Opinión

Comunidad lasallista, comunidad segura

Durante este mes de abril, la mayoría de los ex alumnos lasallistas celebramos la memoria de San Juan Bautista de la Salle. Manifestamos públicamente nuestra gratitud a este gran santo, fundador de Los Hermanos de las Escuelas Cristianas, y a todos los Hermanos y Maestros nuestros, y en muchos casos de nuestros padres y abuelos.

Ellos nos contagiaron el sentido trascendente de la vida con fe en Dios, amor a la Iglesia y devoción a la Guadalupana. No sólo un buen nivel académico también el gusto por el deporte, el campismo y el alpinismo; el compañerismo, la alegría de vivir, la superación ante las adversidades y retos, la valentía en los peligros, el compromiso evangelizador, el testimonio cristiano y espíritu de servicio, y el amor a la patria. También reforzaron los valores y virtudes que nos inculcaron en nuestras familias, honestidad en el trabajo y rechazo a la corrupción, el amor a la familia y el respeto al matrimonio.

Dos elementos fundamentales del espíritu lasallista que llevamos en nuestra mente, nuestro corazón y nuestras acciones, son la convicción de estar siempre en la Presencia de Dios, y el mantenernos unidos, “INDIVISA MANENT”, en torno a la verdad y los valores superiores.


Ante los ataques y agresiones frecuentes a la Iglesia, a los Sacerdotes, Religiosos y Religiosas y Laicos comprometidos y concretamente en las escuelas católicas, quienes hemos sido formados integralmente en sus aulas, manifestamos nuestro agradecimiento y solidaridad y nuestra colaboración para mantener en alto la misión e importancia de la Educación en los valores del Evangelio en nuestra Patria.

La educación católica en muchos países en diversos momentos, ha sido blanco de crítica, burla y ensañamiento, sea por autoridades o medios de comunicación.

Errores de otras instituciones son minimizados y un problema de algún colegio católico o de sus integrantes es amplificado para hacer daño y demeritar a la Iglesia Católica y sus miembros.

Invitamos a todos a permanecer unidos en la Verdad, la Libertad, el Amor, la Justicia y la Paz. “INDIVISA MANENT” (PERMANECED UNIDOS) que es el mensaje que San Juan Bautista de La Salle nos dejó como herencia.

Compartimos con alegría con los lectores de esta semanario, este Programa que en unión con la Iglesia en México estamos realizando en nuestras Instituciones y que fue dado a conocer en la Fiesta Litúrgica de San Juan Bautista de la Salle, a través de una circular del hermano Pedro Álvarez, Superior de la Provincia Lasallista de Antillas y México.

Comunidad Segura es un programa establecido en los diferentes niveles educativos de las Comunidades Lasallistas, con el objetivo de fortalecer una cultura de prevención y provención en torno a cualquier situación que ponga en riesgo el bienestar y la integridad  de los alumnos y maestros de  la comunidad educativa. Es una respuesta a las necesidades y riesgos actuales, que enfrentan todas las escuelas. Nuestro programa aplica con seriedad las experiencias que hemos vivido y que  han sido aprendizaje para mejorar la Comunidad Segura.

El programa se enfoca en la lucha contra el abuso, acoso, maltrato y cualquier tipo de violencia en las instituciones educativas lasallistas;  busca fortalecer los vínculos entre los integrantes de la  comunidad educativa para establecer relaciones humanas sanas y constructivas, de confianza y respeto,  desde la fe, la fraternidad y el servicio. En el  programa se realizan Jornadas de Comunidad Segura a lo largo del año.

El Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas y sus escuelas tenemos el  compromiso de que la convivencia entre los miembros de la Comunidad  esté caracterizada por los valores cristianos y lasallistas, para  vivir la Misión Educativa Lasallista como una familia que permanece, se apoya y se protege, haciendo de la cultura del encuentro y el cuidado el eje de su espiritualidad-pedagogía fraterna.

Celebramos cada día 19 de mes, bajo la intercesión de San José, el “Día de la Comunidad Segura”, en el que se realizan acciones de sensibilización, formación, orientación y capacitación con  los miembros de la Comunidad Educativa en función del respeto y el cuidado de la dignidad y trascendencia de la persona. Y se enfatiza la atención espiritual y el clima de fe, oración e interiorización, que es relevante en la implementación del Programa.

Los protocolos para  el cuidado en la selección de las vocaciones religiosas y de los colaboradores, los canales de comunicación y atención y el acompañamiento forman parte del Programa Comunidad Segura.

Compartimos en este mes lasallista con la Iglesia en México, para seguir siendo juntos instrumentos de Dios para la reconciliación, la paz y la esperanza.

Agradecemos a los organismos de Iglesia, de las Arquidiócesis y Parroquias, Congregaciones Religiosas y Laicos comprometidos, su presencia, asesoría y acompañamiento para el logro de los objetivos a los que el Papa nos invita en sus mensajes y exhortaciones, particularmente en este Año de la Familia, para hacer de nuestros entornos y Comunidades lugares seguros donde nos cuidamos y animamos.

Comunidad Segura La Salle
https://www.lasalle.org.mx › comunidad-segura

*Jorge de los Cobos Silva es maestro lasallista

Los artículos de opinión son responsabilidad de sus autores y no necesariamente representan el punto de vista de este medio de comunicación