Opinión

¿Cómo evitar el populismo autoritario?

Como parte de un conversatorio titulado “La sociedad civil organizada, freno del populismo autoritario”, en el que participé en mi calidad de Presidente de la UNPF y miembro del grupo organizador y promotor del Movimiento Misión Rescate México, platicamos de la participación ciudadana y las libertades democráticas en nuestro país. Si siempre habían existido esas libertades en el sistema político mexicano, si hoy hay más o menos libertades para participar, etc.

Con la premisa de que, a menor participación ciudadana, mayor la tentación y probabilidad del autoritarismo del gobierno en turno y viceversa, llegaron a mi memoria las 20 lecciones que nos dejaron los totalitarismos del siglo XX descritas por Timothy Snyder en su libro: Sobre la tiranía, mismas que recomiendo ahora para ponerle un alto a cualquier dictadura ideológica, sea esta de género, de un gobierno en específico, o de cualquier otra.

Te puede interesar: Educar desde la verdad

En el programa mencioné las primeras cinco, mismas que describo sucintamente a continuación:

1ª. No obedezcas por anticipado. Es decir, no te entregues, no te ofrezcas, no les ayudes porque todas las dictaduras van midiendo el terreno, poco a poco, para saber cuánta reacción o cuántos aliados van a encontrar en el camino. Porque “un número suficiente de personas brindaron voluntariamente sus servicios a los nuevos líderes, tanto los nazis como los comunistas se dieron cuenta de que podían avanzar rápidamente hacia un cambio total de régimen. Y después ya resultó imposible revertir los primeros e irresponsables actos de conformidad”.

2ª. Defiende las instituciones. La segunda lección de Snyder nos pide evitar que las instituciones se nos desmoronen entre los dedos. Y lo pide Snyder porque es consciente que las instituciones no se pueden defender solas y porque “Son las instituciones las que nos ayudan a conservar la decencia”, perder las instituciones es corromper a la sociedad, es truncarle su futuro, es ponerla a expensas del capricho del gobernante en turno. “A veces se priva a las instituciones de vitalidad y de funciones, se las convierte en un simulacro de lo que eran antaño, de modo que se ajustan al nuevo orden en vez de resistirse a él”. Por eso, adopta una institución, adhiérete a ella y defiéndela.

3ª. Cuidado con el estado de partido único. La historia nos ha enseñado que “Un partido envalentonado por un resultado electoral favorable, o motivado por la ideología, o ambas cosas, podía cambiar el sistema desde dentro”, por eso, Snyder sugiere dos cosas: “Apoya el sistema multipartidista y defiende las normas de las elecciones democráticas”, pues recuerda que “Cualquier convocatoria electoral puede ser la última, o por lo menos la última para el votante durante el resto de su vida”.

4ª. Asume tu responsabilidad por el aspecto del mundo. No se refiere a un asunto de estética o a un asunto de medio ambiente; sino al entorno y los símbolos que ese entorno reflejan. Símbolos que pueden sostener un autoritarismo o una dictadura no deben ser tolerados. De la Ideología que sea. “En la Unión Soviética, en tiempos de Iósif Stalin, los carteles de propaganda retrataban a los agricultores prósperos como cerdos -una deshumanización que, en un escenario rural, claramente sugiere la matanza”. De hecho,  “Tras poner a los campesinos más pobres en contra de los más ricos, el poder soviético requisó las tierras de todo el mundo para las nuevas granjas colectivizadas”.

5ª. Recuerda la ética profesional. Lo que hizo Snyder en esta quinta lección fue recordarnos la gran trascendencia que tienen los valores, la ética de las personas, en especial, de los profesionistas, de los empresarios, de los políticos, de los líderes sociales, en el ejercicio de su profesión. Porque “Cuando los líderes políticos dan mal ejemplo, el compromiso profesional con las buenas prácticas adquiere mayor importancia”. “Si los abogados hubieran cumplido la norma de que no puede haber ejecución sin juicio, si los médicos hubieran aceptado la regla de que no puede practicarse una operación sin consentimiento, si los empresarios hubieran acatado la prohibición de la esclavitud, si los burócratas se hubieran negado a realizar el papeleo  que tuviera que ver con el asesinato, el régimen nazi habría tenido muchas más dificultades para cometer las atrocidades por las que lo recordamos”.

La fórmula no tiene pierde: impulsemos la participación ciudadana para evitar la tentación del autoritarismo hoy y siempre.

Leonardo García Camarena es Presidente Nacional de la Unión Nacional de Padres de Familia

Los textos de nuestra sección de opinión son responsabilidad del autor y no necesariamente representan el punto de vista de Desde la fe.

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

 

Comentarios