Al orar entra a lo íntimo de tu corazón

Leer más
COLUMNA

Cielo y tierra

Dale las gracias

En el día del papá, lo que sirve, y perdura más allá de lo que pueda durar un objeto regalado, es expresarle por qué le damos las gracias.

12 junio, 2024
POR:
Autor

Es escritora católica y creadora del sitio web Ediciones 72, colaboradora de Desde La Fe por más de 25 años. 

‘Dale las gracias a papá’ Es una frase que ha estado sonando y resonando últimamente en anuncios comerciales que proponen: dale las gracias a papá regalándole -y allí mencionan el producto que venden- .

Es lógico que quieran aprovechar el ‘día del padre’ para hacer negocio, es lo suyo. Pero lo que proponen, agradecer obsequiando algo material, por fino o caro que sea, no sirve realmente para dar las gracias a papá. Lo que sirve, y perdura más allá de lo que pueda durar un objeto regalado, es expresarle por qué se le damos las gracias.

NEWSLETTER
Recibe nuestro boletín semanal 

Qué actitudes, ejemplos, ayudas, enseñanzas, detalles y detallazos le agradecemos. Y decírselo por escrito, pero no en un mensajito de Whats app que se le va a quedar perdido detrás de los siguientes mensajitos que le enviemos, sino decírselo usando una cosa que ya casi no se usa, y vale la pena rescatar, que se llama ‘carta’ y se escribe a mano, con una pluma, sobre una hoja de papel que podrá atesorar y releer muchas veces (y seguramente lo hará).

Y si ese papá al que queremos agradecer ya fue llamado a la presencia de Dios, igual le podemos mostrar nuestra gratitud. Sea que esté en el Purgatorio o en el Cielo, su alma vive. Podemos orar por él, mandar celebrar Misas, rezar el Santo Rosario.



Y ya puestos en plan de agradecer a papá, no podemos olvidar al primero y más importante: a Dios Padre, nuestro Creador, del que, como dice san Pablo: “procede toda paternidad” (Ef 3, 14), al que le debemos todo y al que hemos de agradecerle continuamente todo, y no sólo con palabras de gratitud, sino con lo que más le puede agradar: que amemos y que nos esforcemos por cumplir, con prontitud y alegría, no sólo en este día, sino siempre, Su voluntad.

Más artículos del autor: En casa con el Sagrado Corazón

Visita la página de Alejandra Sosa: Ediciones 72




Autor

Es escritora católica y creadora del sitio web Ediciones 72, colaboradora de Desde La Fe por más de 25 años. 

NEWSLETTER

Recibe nuestro boletín semanal