Opinión

Ángelus dominical: ¡terrícolas extraordinarios!

EL SIGLO XX TRAJO -entre otras manías locas de gente sobrada de ocio- un afán por encontrar marcianos merodeando en los cielos terrícolas, y junto con tal afán, también se multiplicó el número de estafadores que encontraron pasto abundante en tantos con fiebres sensacionalistas, que se engolosinan con supuestas hechos que rebasan lo increíble y su absurdo de pilón…

EL SIGLO XX TAMBIÉN trajo -¡benditos impulsos de científicos que tienen su tiempo muy recortado!- un afán por explorar más allá de la atmósfera pero de manera presencial, ya no sólo con telescopios y a puro cálculo, sino en vivo y a todo color; te diré lo siguiente como para seguir admirado por los avances: cuando el hombre llegó a la Luna, yo todavía ni sabía en qué mundo había nacido…

EL JUEVES PASADO partió hacia el planeta Marte una serie de máquinas que -entre otras cosas- buscarán marcianos en Marte, es decir, los buscarán en su lugar de origen; y no te hagas bolas por adelantado, pues es tan terrícola un japonés, un mexicano o un chileno, como lo es una jirafa, una amiba o un tiburón…

NO ME EXTRAÑARÍA que encontraran marcianos en su propio ambiente (vivos o muertos, no lo sé, por ahora que siga la expectativa), sabiendo que el planeta rojo tiene características que podrían favorecer la vida; y valga como argumento a favor el hecho de que aquí mismo, en nuestro planeta, hemos encontrado vida en dónde menos nos lo hubiéramos podido imaginar: bacterias en el cráter de volcanes submarinos, alimentándose de metano…

DEJEMOS QUE LLEGUE el año 2021, el mes de febrero, el día 18, fecha en que la máquina lanzada llegue a la superficie marciana y la historia seguirá escribiéndose; deseamos el éxito completo, mismo que va aparejado con un sin fin de riesgos y contratiempos (¡a las pocas horas del despegue hubo un rato de desconcierto!); pero déjame que te dé algo por adelantado con el recuerdo de lo que sucedió luego del viernes 3 de agosto de 1492, cuando Cristóbal Colón partió del Puerto de Palos y se lanzó a cruzar el mar, sin tener cierto -con toda precisión- su destino…

EN EFECTO, SON OTROS tiempos, otras circunstancias, otros métodos y herramientas, pero no podemos cerrarnos ni a la sorpresa, ni a lo imprevisible, ni a nada, pues como buenos científicos que solemos ser los aficionados a esta columna, hasta que no concluya la investigación nos quedaremos satisfechos y apenas por un ratito, que ya estaremos levando anclas para el siguiente viaje interplanetario…

VOLVAMOS AL ENTORNO más cercano y digamos que uno de los terrícolas que más nos ha inquietado y trastocado el ritmo de vida planetaria es -sin duda- el COVID-19, al punto que ya estamos esperando sus mutaciones cuando todavía ni siquiera hemos terminado de conocerlo a suficiencia; y el interés en tamaño bichito se acrecienta no sólo por sus estragos, sino porque nos damos cuenta que el conocimiento y dominio de nuestro planeta aún sigue en pañales…

LES COMPARTO QUE salí a las jardineras del atrio a cosechar hojas de “diente de león”, humilde planta que la tenemos por maleza pero que favorece el sistema inmunológico al acelerar la síntesis del interferón-alfa, que no es sino una proteína que pone en alerta las defensas naturales que provee el organismo ante agentes patógenos; no digo que la plantita sea absoluta medicina ni nada por el estilo, pero además de su sabor peculiar (un poco amargo) la fresca abundancia debido a las lluvias la hace más atractiva…

HAY DIEZ TERRÍCOLAS en la Arquidiócesis de México que el próximo jueves 6 de agosto dejarán de ser diáconos porque serán ordenados presbíteros; hicieron falta muchos años de estudio y preparación, de oración y adiestramiento, para que estos jóvenes vengan a inyectar sangre nueva entre los sacerdotes que ya estamos en función; te invito que le des gracias a Dios por su vocación y ojalá tengas oportunidad de seguir la celebración a través de las redes sociales…

NACIÓ EN INGLATERRA en la última década del siglo XX, de nombre Carlo, hijo de padres italianos, murió en la primera década del siglo XXI, sin llegar siquiera a la mayoría de edad; se trata del así llamado “ciber-apóstol de la Eucaristía”, Carlo Acutis, que dedicó su corta vida a hacer el bien como menos lo imaginas; su madre misma se asombró de ver a tanta gente en el funeral de su hijo (indigentes, emigrantes, menesterosos, pordioseros, a los que sirvió de modo muy discreto)…

MUY HÁBIL Y CAPAZ para la informática, dedicó sus ratos libres a elaborar materiales de divulgación sobre los milagros eucarísticos, de ahí el apodo conque es conocido; y lo que mucho me sorprende es su aplomo y firmeza ante el dolor y la muerte, ¡si yo lograra al menos tener un 0,002% de su claridad, ya me podría dar por dichoso!…

CARLO ACUTIS SERÁ beatificado el sábado 10 de octubre en la Basílica de San Francisco, en Asís, en donde él mismo pidió ser enterrado (te puedo invitar, pero los viajes están restringidos); transcribo una frase suya como para que te limpies bien los ojos, que ha mí me ha servido con ganas: “Todos los hombres nacen como originales, pero muchos mueren como fotocopias” (eso se llama ser excelente terrícola del siglo XXI)…

 

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

Comentarios