Opinión

Ángelus dominical: La auténtica libertad

EL TEMA DE LA LIBERTAD estuvo en boga hace algunos días, sobre todo referido a la manifestación de las ideas, de las opiniones, del modo de pensar de quien sea; si me permiten, afirmo lo siguiente: la auténtica libertad siempre debe estar a favor del crecimiento del ser humano, del respeto entre los pueblos, del fomento de valores fundamentales y universales, de otro modo NO es libertad…

Y PARA COMPLEMENTAR lo anterior -y tomando un lenguaje casi en términos negativos- diré lo siguiente: el ejercicio de la libertad también debe ordenarse en combatir la miseria y la barbarie, en desterrar las injustas desigualdades, el cancelar la opresión y la mentira, el abuso y la enemistad entre las personas y entre las naciones, que si con la libertad destruyo ¡para eso NO es la libertad!…


NO ACABAMOS DE entender el auténtico concepto de libertad si lo dejamos solo en la capacidad y la posibilidad de hacer lo que se me pegue mi regalada gana, y menos cuando mi regalada gana está marcada por mi desganada voluntad y mi absurdo capricho, o al menos por un egoísmo disfrazado o una ambición camuflada…

ENTIENDO QUE PONEMOS algunos apellidos a la libertad y entonces hablamos de libertad de culto, libertad de movimiento, libertad de expresión, libertad de prensa, libertad de autodeterminación de los pueblos, y así por el estilo; en el fondo, es UNA la libertad y su concreción es múltiple; y en cualquiera de los puntos -lo sigo afirmando- debe estar enfocada en el crecimiento y la superación, ¡jamás la denigración y el apocamiento!…

Y VAYAN AQUÍ algunos casos concretos y precisos para aplicar -ojalá que quieras hacerlo- lo que estoy afirmando: que si las televisoras del país vecino (EUA) cortaron la transmisión de un mensaje presidencial tendencioso fue una afrenta a la libertad de expresión, yo digo que no, pues nadie está obligado a transportar basura para perjudicar a un tercero; que si la legalización para el consumo lúdico de la marihuana es un ejercicio de libertad, de plano digo que no, pues es la autoridad civil es quien debe favorecer el crecimiento y salud de los individuos, y no quitar tales o cuales sanciones para que deje de ser punible un acto que a las vistas conduce a mayores adicciones con todas sus nefastas consecuencias…

MUCHO MAL HA OCASIONADO considerar la libertad sólo como la capacidad para elegir entre el bien y el mal (esa es una visión maniquea y parcializada, por no decir “amañada”); es necesario considerar que la libertad -como cualquier otro valor- se compagina con lo constructivo y valioso, con lo noble e insigne, con lo que eleva y dignifica; si la libertad se orienta hacia un mal, es muy parecido a utilizar una medicina para envenenarme…

SIGAMOS VIENDO QUE la auténtica libertad -por natural movimiento- es la capacidad de elección entre dos valores diversos, entre opciones que nos conducen a un bien mayor; tal vez ubicados ante un extremo indeseado, la libertad deba elegir entre dos males y entonces -si se decide con sensatez- deberemos escoger el mal menor…

SÉ QUE EL TEMA no es ni fácil ni rápido como para agotarlo en un breve espacio; sé que habrá situaciones y casos difíciles en donde habrá que matizar y precisar; sé que no puedo pretender que cuanto estoy afirmando deba ser aceptado a rajatabla por toditos-todos; pero también sé que si no nos esforzamos por ponemos sensatos y claros, lógicos y positivos, pues acabaremos queriendo justificar el capricho y la sinrazón, la facilidad y la superficialidad…

TAREA DE QUIEN tiene una responsabilidad o una autoridad, siempre será dilucidar y discernir los medios y los fines, de modo que se orienten hacia el bien común, hacia el bien particular y hacia el bien estable de la familia y la sociedad; tarea que con frecuencia es ardua y difícil, pero jamás infructuosa ni vana, pues está destinada a rendir frutos que se traducen en civilidad, en cultura, en progreso y genuino bienestar; y para ejemplo, basta preguntar a un médico para qué hizo un juramento llamado “hipocrático”…

CONTRARIA A LA LIBERTAD ponemos siempre la esclavitud; y a ésta la veo rampante cuando nos dejamos llevar por lo más fácil o superficial, cuando preferimos un gozo pasajero y superficial y olvidamos el deber y la entrega noble al bien propio y ajeno, cuando sucumbimos a la ambición y no damos paso a la generosidad, cuando preferimos la bajeza y perdemos los ideales…

NADIE ES TAN ESCLAVO como quien termina por besar sus cadenas; nadie se ha denigrado tanto como cuando prefiere perder una de las características que nos asemeja a Dios mismo, que es eterna y totalmente libre para amar, para crear, para perdonar, para habernos hecho a su imagen y semejanza…

HOY ES EL ÚLTIMO domingo del año litúrgico y celebramos a Jesucristo como Rey del Universo; éste es un título que no se queda en escenografía de castillos, cetros, coronas y vestidos medievales; con tal afirmación proclamamos que Jesús nos ha marcado en auténtico camino de la libertad y ¿recuerdas lo que afirmó Jesús a los que habían creído en Él?: “Conocerán la verdad, y la verdad los hará libres” (Jn 8,32)…

 

 

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

 

 

Comentarios