Opinión

Ángelus dominical: Dios nos conduce hacia fuentes de aguas tranquilas

ME HUBIERA GUSTADO mucho -sin duda- pasar algunos días junto al mar (estaban casi a punto de invitarme pero no lo hicieron) pues así como dice la sabiduría popular que “en el mar la vida es más sabrosa”, yo le añado que en el mar se pueden ahogar las penas, que en el mar nadan sirenas, y en las olas sí que se goza…

TODAS LAS OCASIONES que he podido estar cerca de grandes masas de agua (lagos, océanos, ríos, nubes y hasta en albercas, pozas o géiseres) siento una fascinación y gusto comparables no sé a qué cosa, al punto que no quisiera sino seguir ahí; bueno, con decirles que hasta me dan ganas de inventar un sistema de regadera continua reciclable para poder durar más de cinco minutos y no usar más agua de la conveniente…

Puedes leer: El Buen Pastor da la vida por sus ovejas


CON LA SEQUÍA propia de estos meses, cualquier chisguete o chipichipi que venga del cielo se agradece, aunque solo sea para alebrestar más el calor, aunque solo ensucie el automóvil o aunque únicamente sirviera para recordar que llueve de arriba para abajo; desde aquí yo quisiera recordarle a san Pedro que muchos campos y bosques, tantos cerros, arbustos, árboles, pájaros, insectos y hasta techos, desaguaderos y hasta albañales, ya extrañan un poco -al menos- de agua…

COMO BUSCA LA CIERVA corrientes de agua -así dice el salmo 42- así mi alma te busca, Dios mío; y el salmo 23 (conocido como el salmo del Buen Pastor) nos recuerda que Dios mismo nos conduce hacia fuentes de aguas tranquilas, para que podamos restaurar las fuerzas; y el salmo 28 (hay una preciosa versión moderna cantada) nos dice que “sobre los mares resuena la voz de Dios, sentado está el Señor sobre la tempestad”, ¡ah!, no por nada los aztecas imaginaban el cielo como abundancia de agua…

ES EN UN MAR -un mar cálido, sereno, suavidad y alimento- que cada ser humano se prepara para ver la luz de este mundo al nacer, luego de 9 meses del placentero mar de la placenta maternal; y en ese mar original y originario, Dios ya nos conocía por nuestro nombre (¡por favor lee y medita el salmo 139, sobre todo los primeros 16 versículos!)…

EN LAS AGUAS PROFUNDAS extremas nace y crece la vida: me sorprende -por ejemplo- una bacteria llamada “methanocaldococcus jannaschii”, aislada en una fuente hidrotermal submarina, que es capaz de estar viva en donde cualquier otro organismo prácticamente estaría muerto; o lo que han descubierto hace un par de meses investigadores británicos debajo de los hielos de la Antártida (¡900 metros de profundidad!)…

TE TRANSCRIBO directamente lo que ha dicho el Dr. Huw Griffiths sobre los hallazgos: “Este descubrimiento es uno de esos afortunados accidentes que empuja las ideas en una dirección diferente y nos muestra que la vida marina antártica es increíblemente especial y está increíblemente adaptada a un mundo helado”; por supuesto que los biogeógrafos no encontraron ahí evidencia directa de Dios, pero ¿quién más pudo diseñar y poner todo eso en tal lugar?…

NO HE TENIDO oportunidad de estar en un mar helado, pero también me llenaría de emoción y gusto ver tales aguas y su fuerza, su prodigalidad, su anchura y color; por cierto, estoy recordando una película del año 2012, basada en hechos reales de 1988, y titulada “Una aventura extraordinaria”; la vi hace mes y medio y te la recomiendo casi diciendo: la vida y el agua son del hombre, porque el hombre y su vida son del agua…

Puedes leer: ¿Por qué Jesús dijo que daba la vida voluntariamente?

EL PROFETA EZEQUIEL tuvo una visión singular (capítulo 47): del templo de Dios nacía una fuente que paulatinamente se volvía torrente de aguas puras y purificadoras, tal visión se puede (¡y se debe!) complementar con lo que Jesús dice de sí mismo, y como no hay aquí tanto espacio ni amplitud para explicar, por favor lee el evangelio de san Juan (7, 37-40) y ya tendrás motivo para seguir hablando y saboreando un agua como ninguna…

EL PRÓXIMO 27 de abril (cuarto martes de Pascua), en la parroquia de San Simón Tolnáhuac tendremos lo que llamamos “Noche Santa”, y no es otra cosa que un tiempo y espacio dedicado a orar y reflexionar en torno a Jesús Eucaristía, a Jesús Agua Viva, a Jesús que nos prometió que manarían de nuestro interior torrentes de agua viva…

SI TE ES POSIBLE venir en vivo y a todo color, hazlo con todos los protocolos preventivos (estamos cerca del metro Tlatelolco y más cerca del metrobús Tolnáhuac), iniciaremos a las 19 y concluiremos a las 22 horas; si prefieres seguirnos desde tu hogar, búscanos en el “feis” con la dirección @nochesantamx; o si te animas a conectarte vía “zoom”, escribe un mensaje en “whastapp” al 5513558184 con la palabra nochesanta04 y te enviaremos oportunamente la liga para estar virtualmente unidos…

 

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

Comentarios