Vida Parroquial

Esta es la única iglesia de la CDMX con Misas en latín

La Fraternidad Sacerdotal de San Pedro nació a iniciativa del Papa Juan Pablo II para preservar la celebración en latín.
En esta iglesia, el altar está pegado a la pared y la Misa es en Latín. Foto: María Langarica
En esta iglesia, el altar está pegado a la pared y la Misa es en Latín. Foto: María Langarica

Quien ingrese a la Capilla de la Inmaculada Concepción, en Salto del Agua, se puede dar cuenta desde el primer momento de que ahí hay algo distinto: las mujeres usan velo, el altar está pegado a la pared y el sacerdote celebra la Eucaristía en latín, mirando de frente al Sagrario y en la misma orientación que los fieles.

La Inmaculada Concepción es la única iglesia de la Arquidiócesis de México con la encomienda de atender a la feligresía que prefiere la Misa con la forma extraordinaria del Rito Latino, también conocida como Misa Tridentina o Misa Tradicional, que cayó casi en desuso a partir de 1970, al entrar en vigor el Novus Ordo del Concilio Vaticano II, es decir, la Misa como la conocemos en la actualidad, con el sacerdote de frente a los fieles y celebrada en idiomas nativos.

“Es una comunidad que viene de varios lugares, algunos un poco lejos, y vienen solamente por este motivo, pues les llama la atención esta forma de la Misa”.

“No hay ninguna necesidad de que los fieles entiendan o aprendan latín: tenemos los misales donde pueden leer en español lo que el Padre dice”, explicó el padre Kenneth Fryar, rector de la Inmaculada Concepción, y uno de los dos sacerdotes que atienden a la comunidad, junto al padre Martín Rangel.

Padre Kennet Fryar, rector de la Capilla de la Inmaculada Concepción

Ambos pertenecen a la Fraternidad Sacerdotal de San Pedro, congregación fundada por el Papa san Juan Pablo II en 1988 y que está dedicada a preservar y promover la Misa Tradicional, o Misa Tridentina. En el año 2014 el cardenal Norberto Rivera les encomendó esta capilla para atender a los fieles que tengan preferencia por la forma extraordinaria de la Misa.

“Una de las razones por las cuales se ha fundado la fraternidad es para que esté disponible para los fieles esa forma de Misa. No se obliga a nadie para que todo mundo lo haga así”.

Puedes leer: Las monjas clarisas y la paciencia de preparar rompope

“En otras épocas, la única opción que tenían era acudir a grupos que están separados de la Iglesia (…) ahora, es una gran bendición que las autoridades hayan permitido tener esta forma de Misa de manera legítima”, agregó el presbítero de origen australiano radicado en México.

Las feligresas portan velos durante las ceremonias. Foto: María Langarica

Las feligresas portan velos durante las ceremonias. Foto: María Langarica

En 1984, san Juan Pablo II autorizó la celebración de la Misa Tridentina por solicitud de un grupo de fieles a su obispo. Más tarde, en 2007 su sucesor Benedicto XVI publicó el Motu Proprio Summorum Pontificum, que amplía la autorización a los sacerdotes para celebrar en la forma antigua.

“En términos generales, esta carta apostólica explica que cuando se estableció la forma actual de la Misa, la otra forma quedó como indefinida”.

“Entonces ahí es donde él aclara que no está prohibida, y también es legítima en la Iglesia”.

“Así, en la Iglesia latina existe un solo rito, pero dos formas distintas de la Misa: la que se celebra en el idioma nativo se conoce como la forma ordinaria, y esta forma que utilizamos aquí -en latín- es la forma extraordinaria”.

En la Misa Tradicional destacan, además de la posición del sacerdote, los largos períodos de silencio durante el Canon de la Misa. “Así lo marcan las rúbricas –explica el presbítero-, eso ayuda a los fieles a participar plenamente, ejerciendo su Regio Sacerdocio unidos con el Sacerdote Ministro”.

Por su parte, Kenneth Arenas, uno de los jóvenes que suelen asistir al padre en el servicio del altar, aseguró que este punto es el que más llamó su atención de la Misa Tradicional.

“Además de contemplar el misterio del sacrificio de la Misa, te permite hacer más oración personal”.

Capilla de la Inmaculada Concepción

  • Desde septiembre de 2014 es administrada por padres de la Fraternidad Sacerdotal de San Pedro.
  • Está ubicada en Eje Central Lázaro Cárdenas, número 2, junto a la fuente de Salto del Agua.
  • De lunes a viernes las Misas son a las 12:00 y 19:00 hrs. Sábados, 12:00 y domingos 10:00 y 12:30.