Vida Parroquial

El teatro unió a los fieles de esta parroquia en Azcapotzalco

Conoce al grupo de teatro de la Parroquia de San Juan de los Lagos y San Antonio de Padua.
Grupo de teatro Karol Wojtyla. Foto: Ricardo Sánchez
Grupo de teatro Karol Wojtyla. Foto: Ricardo Sánchez

Cuando Magdalena Díaz tenía 15 años y vio en teatro la Bella y la Bestia supo que quería participar en una obra. 20 años después conoció al sacerdote Antonio Lerma Salazar quien se volvió su cómplice en el arte.

“¿Qué le parece si montamos en la parroquia El Gran Teatro del Mundo de Calderón de la Barca?, fue la invitación de Magdalena que tan sólo unos días después recibió una respuesta mayor a la que esperaba cuando el padre le llamó y le dijo que ya tenía listo el proyecto.

Leer: San Agustín, la parroquia que conquista almas con la música

Con esta escena inició el grupo de teatro Karol Wojtyla que presenta sus obras en el salón aledaño a la parroquia de San Juan de los Lagos y San Antonio de Padua en Azcapotzalco. Tienen 9 años de existencia y en cada uno han interpretado una obra.

Su temporada de funciones es de agosto a octubre; sin embargo, los preparativos inician desde febrero: la elección de la obra, estudio del libreto, creación del escenario y vestuario, así como los ensayos.

“Todo lo hacemos por la gracia de Dios, porque nos gusta, no somos actores profesionales. Por ejemplo, las maquillistas son mamás de algunos integrantes”, explica Rodrigo Tovar, uno de los actores. En estos años este grupo de más de 20 personas ha dividido bien sus roles, hay actores, staff, iluminadores, creadores del escenario y un musicalizador, Rubén Díaz, éste último es músico profesional.

Unión familiar

Rodrigo Tovar estaba atribulado por varios problemas familiares. Ese día que pasó a la parroquia notó como el padre Lerma lo vio en la lejanía, se acercó y lo invitó a su grupo de teatro. El joven se negó, pero no olvidó la invitación y la curiosidad lo hizo regresar. Ha sido el estelar de varias de sus obras.

“Han sido 9 maravillosos años, he aprendido sobre Dios y he aprendido de mis compañeros. Hay algunas personas que luego de la obra se me acercan y me dicen: ‘gracias, me identifiqué con tu personaje, me identifiqué contigo’”.

Desde su inicio, el grupo surgió como una forma de evangelizar a la comunidad, las obras que eligen tienen un mensaje espiritual, incluso cuatro de ellas han sido originales del padre Antonio Lerma. Los integrantes son conocidos, familiares, feligreses e incluso parte del mismo público y hay tres niños con discapacidad. “Aquí han encontrado amor y diversión, están esperando el día de la obra y salen felices”, explica María del Carmen Rocha, maquillista.

Espejo de dos caras

El padre Antonio Lerma actualmente vive en Honduras, pero continúa ligado al grupo, tanto que la obra que presentan esta temporada, Espejo de dos caras, la escribió él. Le hizo llegar el libreto al grupo y Astrid González, de 19 años, fue la encargada de dirigirla.

“Es un cuento para niños, se desarrolla en Perú y relata como el alma de Don Roque -un hombre ambicioso- logra llegar al cielo al seguir la guía de Santa Rosa de Lima y San Martín de Porres”, explica. Es la primera que dirige y ha sido todo un reto, comenta.

Para el padre Victoriano de Jesús, actual encargado de Pastoral Juvenil en esta parroquia, es un gusto contar con un grupo de teatro tan sólido. “Yo creo que en toda la Iglesia son necesarias estas iniciativas de los jóvenes y laicos donde se evangeliza no solo por las celebraciones sacramentales, sino por el deporte, el arte y el teatro. Buscamos que siga creciendo y que lleguen más personas que quieran ayudar”

Las funciones son los sábados a las 20:00 horas y domingos a las 13:00 horas, hasta el 19 de octubre. La parroquia está en Campo las Piedras #70 en Azcapotzalco. Es de cooperación voluntaria.

Si te interesa conocer más sobre el proyecto contacta a Magadalena Díaz al teléfono 55 2891 5163.