Turismo religioso

El Templo Expiatorio de León, la pequeña ‘Notre Dame’ de México

Por su estilo neogótico, este templo es apodado la pequeña "Notre Dame" de México.
El Templo Expiatorio de León, Guanajuato. Foto: Especial
El Templo Expiatorio del Sagrado Corazón de Jesús. Foto: Especial

Cuando el obispo de León, Emeterio Valverde y Téllez bendijo la primera piedra del Templo Expiatorio Diocesano del Sagrado Corazón de Jesús, aquel 8 de julio de 1921, nadie imaginó que, 90 años después, la visita de un Papa a México -Benedicto XVI- sería la motivación para concluirlo en su totalidad, y que finalmente fue inaugurada el 20 de marzo de 2012.

Leer: San Miguel Arcángel: la iglesia más famosa de San Miguel de Allende

Construido con estricto estilo neogótico, con sus rosetones, vitrales, agujas, arcos, columnas y otros elementos arquitectónicos que a no pocos les hacen ver algunas semejanzas con la Catedral de Notre Dame, en París, esta iglesia materializó el anhelo de muchos, pues algunas dificultades alargaron su construcción: primero, una alarmante inundación en 1926, y luego la Guerra Cristera (1926 a 1929).

Pese a todo, la construcción avanzó a lo largo de los años, sin detenerse del todo, de acuerdo con lo que explica el investigador Martín Checa en su estudio Visiones del neogótico mexicano.

Lee: El pueblito que recibe a un millón de devotos de Santo Toribio Romo

El predio original fue cedido por una creyente devota del Sagrado Corazón, llamada Martha Araujo. Los fieles recaudaron fondos, y poco después de su inicio, los arquitectos pensaron que para obtener recursos se podía crear una amplia zona de criptas, aprovechando los 12 metros de profundidad de los cimientos.

A la larga, esto se convirtió en un sello característico de la iglesia, con sus nichos cubiertos de mármol blanco, sus arcos, columnas de mármol verde traído de Guatemala, y su elegante altar.

Templo Expiatorio del Sagrado Corazón de Jesús

Templo Expiatorio del Sagrado Corazón de Jesús

Los detalles

Entre los detalles que cautivan a los visitantes están los vitrales: unos fueron realizados en Encarnación de Díaz, Jalisco, y otros en León, en el taller del arquitecto Rodolfo Gutiérrez.

Muestran varias escenas bíblicas: la Anunciación, el Nacimiento de Cristo, el Calvario, Pentecostés, la Ascensión del Señor, Cristo Rey del Universo y la Basílica de San Pedro, en Roma. Hay uno más que reproduce a la ciudad de León con sus principales edificios e iglesias.

Otro detalle son las puertas de bronce de la fachada, que tienen relieves diseñados por el escultor José Carlos Ituarte González; estos representan la creación y la expulsión de Adán y Eva del paraíso terrenal, la Anunciación, Jesús ante el pueblo de Israel, la Última Cena, la Crucifixión y la Resurrección, entre otros.

La campana mayor, instalada a 13 metros de altura, pesa más de dos toneladas y media, y fue fundida en 1950 por el artesano leonés Tiburcio Medina.

Hoy, el Templo Expiatorio de León es uno de los principales atractivos turísticos de esa ciudad, y una de las iglesias de estilo neogótico más reconocidas del país. anales reparten en Catedral miembros de la pastoral socio-caritativa.

Lee: Tras los pasos de Juan Diego, la ruta para ir al encuentro con la Virgen