¿Tratar bien a quien me cae mal no es ser hipócrita?

Muchas personas piensan que tratar bien a quienes les caen mal es ser hipócritas; sin embargo, hay una gran diferencia entre ambos conceptos.
¿Qué significa ser hipócrita?
¿Qué significa ser hipócrita?

Cuando a un cristiano se le recuerda que debe tratar bien a los que le caen mal, puede llegar a pensar: pero, ¿no eso ser hipócrita?, ¿no es más honesto dejar ver lo que uno siente que pensar una cosa y hacer otra?

Ante esta disyuntiva, debemos recordar lo que nos dice san Pablo, en el sentido de que la mayor virtud de todas es la caridad (ver 1Cor 13).

Te puede interesar: ¿Debemos orar por nuestros enemigos? Esto dice el Papa Francisco


Es decir: tratar con amabilidad a los que nos caen mal no es hipocresía, es caridad, o sea, amarlos aunque no se lo merezcan, buscar su bien, cumplir la llamada ‘regla de oro’ de Jesús (ver Mt 7,12) y ser con ellos como nos gustaría que ellos fueran con nosotros.

Hay algo de razón en eso de que es más honesto dejar ver lo que uno siente, y desde luego conviene que haya congruencia entre lo que uno piensa, dice y hace, pero siempre y cuando ello no atente contra el respeto que nos deben los demás y la caridad a la que estamos llamados por encima de todo.

Te puede interesar: 5 modos de amar a los enemigos

El poner mala cara, ser déspotas y tratar mal a quienes no nos caen bien podrá ser muy ‘honesto’, pero debemos tener siempre presente que a la hora de entregar cuentas con Dios, seremos examinados, sobre todo, en el amor.