Sabías que
rmb

¿Qué es el amor según la Biblia?

Para la Biblia, el amor es mucho más que un sentimiento.
El amor según la Biblia. Foto: Dimitri Conejo/Cathopic
El amor según la Biblia. Foto: Dimitri Conejo/Cathopic

“Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios. El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor. En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él”. 1 Jn 4, 7-9.

Preguntar por el amor parece casi una perogrullada, algo que se sabe tan bien que resulta absurdo preguntarlo. Sin embargo, a poco de profundizar en las respuestas que suelen darse a la pregunta, nos daremos cuenta que el asunto no resulta tan evidente. Algunos dicen; “el amor es una serie de reacciones químicas ante un estímulo”, otros dicen que “el amor es algo indefinible” y otros más que “el amor es un sentimiento”. Todo esto está en nuestra cultura, el 14 de febrero es símbolo de lo que se piensa sobre el amor.

Leer: ¿Por qué en la fiesta de san Valentín se celebra el Día del Amor?

Sin embargo, para la Biblia, Palabra de Dios que rige la existencia del cristiano, el amor es algo totalmente distinto. La cita bíblica que hemos puesto al inicio de esta nota será nuestra guía en esta breve reflexión. En primer lugar, el texto nos dice que “el amor es de Dios”; es decir, pertenece a Él y de Él proviene. La fuente del amor es divina, no humana. Por lo tanto, no puede ser un sentimiento porque los sentimientos y emociones son pasajeros, momentáneos.

Tampoco puede reducirse a la mera bioquímica del cerebro o a los efluvios hormonales, su origen está en Dios y no en la naturaleza humana. Después se nos dice que “todo el que ama es nacido de Dios y conoce a Dios…porque Dios es amor”. Su esencia, su naturaleza es amor. La identidad, la naturaleza determina la acción, la conducta. Dios no sabe, ni puede, ni quiere hacer otra cosa que amar. El amor no es pues “algo indefinible”, abstracto y ambiguo, el amor tiene nombre y apellido; Padre, Hijo y Espíritu Santo. Pero aquí no para la maravilla, porque la buena noticia es que el hombre ha sido creado como imagen y semejanza de ese Dios, y por lo tanto, está llamado a reproducir, a actualizar en su contexto vital, en la historia que le ha tocado vivir, en su mundo relacional el modo de ser de Dios.

Leer: 10 frases de la Biblia sobre el amor de Dios

Pero para que el ser humano pueda amar como Dios, es necesario que previamente que el amor divino se manifieste y comunique en todo su esplendor. Ese amor se llama “encarnación”, Dios mismo que en la persona de su Hijo amado se hace en todo semejante a los hombres, menos en el pecado (porque el pecado no pertenece a la naturaleza humana, es un añadido). Y al hacerlo asume en su Misterio divino la naturaleza humana empecatada para sanarla y llevarla consigo al mismo interior del Misterio de la Trinidad Santa. Es decir, el Hijo se encarna para que tengamos vida y lo hace precisamente entregando su Vida en servicio de amor, de lucha hasta la muerte por llevarnos a la plenitud, a la libertad, al gozo.

Ahora sí que sabemos lo que es el amor según la Biblia: es la opción fundamental por vivir como Cristo, pasar por el mundo haciendo el bien y liberando a los hombres de las garras del mal, del sufrimiento, de la opresión, de las ideologías que destruyen y dividen, obstaculizando la comunión con Dios y entre los hombres. Claro que los sentimientos son bienvenidos en el amor, cuando te mueven hacia el bien de los demás, pero ellos no son el amor.

*Jorge Arévalo Nájera es Director de la Dimensión de Biblia y Extensión Formativa de la Arquidiócesis Primada de México.

 

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

Comentarios