¿Qué es la bendición de las gargantas en el día de san Blas? 

El 3 de febrero la Iglesia celebra la fiesta de san Blas, patrono de los laringólogos.
San Blas. Patrono de los enfermos de la garganta.
San Blas. Patrono de los enfermos de la garganta.

¿Sabías que san Blas es el intercesor para quienes padecen enfermedades relacionadas con la garganta y patrono de los laringólogos? Es por ello que hasta la fecha hay parroquias donde se lleva a cabo una bendición de las gargantas en que se invoca la intercesión del santo. 

Leer: 6 santos patronos de causas extrañas y curiosas

¿Quién fue san Blas?

San Blas nació en Armenia en el Siglo IV y era médico de profesión; tenía fama de santidad y por su arraigo al cristianismo se convirtió en obispo de Sebaste, y vivía de manera sencilla, como ermitaño, en una cueva donde recibía a las personas que necesitaban su ayuda espiritual o como médico, y a veces los curaba son su sola bendición. 


En la Edad Media, san Blas ya era un santo muy conocido que llegó a tener hasta 35 templos dedicados a él tanto en oriente y occidente, y llegó a formar parte del grupo de los 14 santos protectores de la Iglesia.

Puedes leer: 3 de febrero: San Blas, patrono contra enfermedades de garganta

Luego de su muerte, san Blas comenzó a ser invocado por los campesinos como intercesor de buenas cosechas, y lo consideraron patrono del clima y de los médicos, pero su fama por hacer milagros se extendió y pronto se sumaron otros gremios a su devoción.

Con el tiempo, se volvió en santo patrono de los zapateros, yeseros, comerciantes, panaderos, músicos y por supuesto, contra el dolor de la garganta, la tos, las hemorragias, de la vesícula, el dolor de muelas, cólicos y para una buena confesión.

La bendición de las gargantas, ¿qué es? 

Cuenta la historia que, en cierta ocasión, san Blas curó a una niña que se ahogaba, pues tenía clavada una espina de pescado que la estaba asfixiando, y él la curó milagrosamente, en presencia de muchos testigos.

Fue a partir del siglo XVI que tomando ese momento como base comenzó la bendición de las gargantas, o bendición para los enfermos de la garganta en el día de San Blas, para ella se pronuncia una oración especial, y en la ceremonia se mantienen dos velas encendidas en forma de cruz ante el cuello del enfermo.

Hasta la fecha hay iglesias que realizan la bendición de las gargantas cada 3 de febrero, fiesta litúrgica del santo.

En estos meses en los que la pandemia de covid-19 ha afectado el sistema respiratorio de millones de personas, la oración y encomienda de la salud a San Blas, como intercesor ante Jesús, ha cobrado relevancia. 

La fiesta litúrgica de San Blas es el 3 de febrero y se le representa como obispo, anciano y barba, junto a un libro, un lobo y un bastón con velas de cera.