A 500 años de su llegada, ¿quiénes son los franciscanos y cuál es su carisma?

Leer más

¿Cuál es la diferencia entre un beato y un santo?

La diferencia entre beato y santo radica, principalmente, en la forma en la que se les rinde culto a cada uno.

28 mayo, 2024
¿Cuál es la diferencia entre un beato y un santo?
La diferencia entre beato y santo radica en la forma en la que se les rendirles culto.
Creatividad de Publicidad

La diferencia entre beato y santo radica en que, al primero, la Iglesia permite que se le profese culto público únicamente en ciertos lugares o medios, como pueden ser los lugares en donde vivió y murió el candidato, o en la congregación religiosa a la cual perteneció.

En tanto, al santo se le puede rendir culto de manera universal, sin restricciones.

La beatificación es el rito mediante el cual un Siervo de Dios es elevado a los altares, poniéndolo como modelo de vida cristiana. Con este ritual, la Iglesia permite su culto y este es un paso intermedio para la llegar a la canonización.

Leer: Estos son los 4 pasos de la Iglesia para proclamar santo a una persona

Los procedimientos para que la Iglesia declare a un candidato o Siervo de Dios como beato o santo están estipulados en la Constitución Apostólica Sivinus perfectionis Magister del 23 de enero de 1983, referente a las Causas de los Santos, y está contemplada en el Código de Derecho Canónico, en su Apéndice III.



Las canonizaciones encierras cuatro pasos, en los cuales, los candidatos a los altares son llamados Siervos de Dios, venerables, beatos y santos.

En términos históricos, durante las 10 oleadas de persecución que tuvieron lugar en el imperio romano antes de que Constantino decretara la libertad de culto en el siglo IV, las beatificaciones las hacía la propia comunidad de cristianos que eran testigos del martirio de muchos fieles, pero con los años, los pontífices fueron asumiendo esta responsabilidad y a inicios del siglo XII, la intervención de los papas era más frecuente en la proclamación de los beatos y santos.

Urbano VIII introdujo reformas radicales en los procesos de beatificación y canonización, mimos que fueron publicados en 1642, en un volumen de 63 páginas.





Autor

Periodista decano en la fuente religiosa. 

Tik Tok

Tik Tok
Tik Tok

NEWSLETTER

Recibe nuestro boletín semanal