El fraile que aprovechó el Adviento para luchar por los indígenas de América

Fray Antón de Montesino aprovechó el 2do. de Adviento para hacer una prédica que es el precedente de los derechos humanos en América.
Fray Antón de Montesino y el adviento
Foto: Especial

Hace 511 años, justo el segundo Domingo de Adviento, un predicador de la Orden de los Dominicos llamado Fray Antón de Montesino, abrió un camino de justicia al tratar de recuperar la dignidad de los indios como personas humanas. Fue el primero en alzar la voz en su defensa por lo que es el precursor de los Derechos Humanos en América.

Tras él, siguieron otros humanistas, entre ellos, Fray Bartolomé de las Casas, quien llegaría a ser obispo en Chiapas, y uno de los mejores informantes de la vida y obra de Antón de Montesino.

El escenario de nuestra historia fue el modesto púlpito de la Iglesia Mayor en la isla caribeña “La Española”, hoy, Santo Domingo, y se trató de un sermón que explicaba uno de los Evangelios de San Juan, y mediante el cual, Fray Antón de Montesino, con el respaldo de su superior y de todos los dominicos de la isla, se dibujó a sí mismo como “una voz predicando en el desierto”, ante los oídos sordos de quienes sobre explotaban a los indios al punto de que propiciaron su exterminio en el Caribe.

Montesino les echó en cara a los terratenientes su desmedida ambición, el trabajo forzado de los indios en las minas para extraer oro y su fatiga bajo un sol ardiente en los campos de cultivo donde eran explotados, por igual, ancianos, mujeres y niños. También les reprochó la mala alimentación que padecían los naturales, su desinterés por el bienestar y la salud, su apatía para que estas personas recibieran educación y fueran introducidos en la fe de Cristo.

Te puede interesar: Las frases más bellas del Papa Francisco para el Adviento

Aquella voz en el desierto fue el primer grito de justicia que se escuchó en el Nuevo Mundo.

Era la antesala de la Navidad, el segundo domingo de Adviento, cuando se dio el primer paso hacia el reconocimiento de la dignidad de los indios, por el simple hecho de haber sido creados por Dios. A partir de su autoridad moral y religiosa, el predicador advirtió a los hacendados que vivían en pecado mortal y les aseguró que, a causa de la posesión de indios, del maltrato y de la explotación de esas gentes, todos ellos estaban en peligro de la condenación eterna de sus almas.

Con estas palabras y otras acciones, Fray Antón de Montesino y la primera comunidad de dominicos de América, pasaron a la historia al lado de otros grandes humanistas de su tiempo, como Erasmo de Rotterdam, Juan Luis Vives, el dominico Francisco de Vitoria, o Fray Bartolomé de las Casas, quien conoció y escuchó las predicas de aquellos religiosos que en “La Española” que iniciaron, no una leyenda negra, sino un camino de justicia, reconciliación, verdad y paz.

Desde entonces, Fray Antón Montesino es símbolo de la defensa de la justicia y de los Derechos Humanos, como lo afirmó la Conferencia del Episcopado Dominicano el 27 de febrero 2011.

Te puede interesar: Adviento, tiempo de despertar

¿Quién fue Fray Antón de Montesino?

Antón de Montesino nació en España, en 1475. Ingresó a la Orden de los Predicadores en el convento de San Esteban en Salamanca donde hizo sus estudios, y al terminar su noviciado, profesó como religioso el 1° de julio de 1502, año en el que llegaron a “La Isabela” los primeros franciscanos.

Ya como sacerdote, fue asignado al Real Convento de Santo Tomás de Ávila en 1509, que era de reciente construcción, en compañía de fray Pedro de Córdoba, fray Bernardo de Santo Domingo, fray Tomás de Fuentes y fray Domingo Velázquez.

Tras haber iniciado la defensa de los indios en “La Española”, se enemistó con los isleños quienes lo acusaron de predicar “en contra de los intereses de la Corona” y desprestigiado, regresó a su patria para defenderse de las calumnias y abogar por los aborígenes frente al rey y su Consejo.

Antón de Montesino jamás abandonó su ideario porque, además, estaba comprometido por mandato de la santa obediencia que le impuso su Vicario Fray Pedro de Córdoba. Montesino también misionó en San Juan (Puerto Rico), donde se enfermó y falleció en Venezuela el 27 de junio de 1540.

Compartir