6 prácticas que abren la puerta al demonio. ¡Advertencias de un exorcista!

Las prácticas del ocultismo, que con frecuencia dan la impresión de ser inofensivas, en realidad pueden ser dañinas.
La adivinación o lectura del tarot es una práctica del ocultismo.
La adivinación o lectura del tarot es una práctica del ocultismo.

Por curiosidad muchas personas se acercan a prácticas del ocultismo, como la brujería, entre otras, sin saber que son peligrosas y una puerta abierta a la acción del demonio, advirtió el padre Andrés López, sacerdote exorcista de la Arquidiócesis Primada de México.

El maligno y sus espíritus pueden actuar de forma ordinaria y extraordinaria, explicó. La acción ordinaria es la tentación, la misma que sufrió Jesús en el desierto cuando fue tentado tres veces por el demonio, que le ofreció poder y riqueza.

Puedes leer: ¿Quién es el demonio? Un exorcista lo explica

El Papa Francisco se ha referido en varias ocasiones a este pasaje para mostrarnos cómo, siguiendo el ejemplo de nuestro Señor Jesús, debemos responder:

“Con el diablo no se dialoga. ¿Qué hizo Jesús con el diablo? Lo alejó (…) nunca utilizó su propia palabra, porque era muy consciente del peligro. En las tres respuestas que da al diablo se defiende con la Palabra de Dios”, aseguró el Papa. 

Pero también existe la acción extraordinaria, es decir, que el demonio actúe contra las personas o contra las cosas. Una puerta abierta para que esto ocurra es practicar el ocultismo, explicó el exorcista.

Es muy peligroso pues no sólo constituye un pecado grave contra el Primer Mandamiento, sino que pone al que lo comete en una situación de enorme fragilidad que puede llevar incluso a la posesión demoníaca.

“Si recurro a estas prácticas rechazo a Dios, lo hiero, porque le estoy diciendo ‘Tú no me bastas, y me meto en un camino no solo de pecado grav, sino queme introduce en todo un ámbito oscuro, donde los demonios pueden ejercer su poder con mucha fuerza”, explicó.

¿Cuáles son las prácticas ocultistas más comunes?

1. Brujería

Acudir con ‘la bruja o el brujo’ para pedirle que ‘les pase el huevo’ o que ‘les pase unas ramas’. Son prácticas supersticiosas comunes incluso en familias católicas.

2. Espiritismo

Consiste básicamente en invocar a los espíritus, a los muertos, para preguntar o pedir cosas. Desde la ouija hasta las sesiones más complejas, que incluyen a un ‘medium’.

3. Adivinación

Muchísimas personas van al mercado, con la ‘señora’, a que le lean las cartas, el tarot, los caracoles, porque queremos saber el futuro, queremos dominarlo.

4. Santería y culto a la muerte

Se invoca y se da culto a diferentes divinidades, aquí entra la idolatría y se realizan muchos rituales que son incompatibles con nuestra fe católica.

5. Neopaganismo

Se han puesto de moda nuevas formas de magia y paganismo, invocación de espíritus del bosque, de la luna. Es terrible porque los jóvenes las aprenden en internet y empiezan a practicar hechizos y rituales desde muy corta edad.

6. Nueva era o New Age

Son prácticas muy atractivas para algunas personas pues se presentan con apariencia de bien. En el new age se habla de ‘seres de luz’, cursos de ángeles o rituales mágicos y supersticiosos.

 

¿Cómo alejar a nuestra familia o amigos del ocultismo?

¿Y si algún miembro de nuestra familia o de nuestros amigos está en los caminos del ocultismo?

El padre Andrés responde: “Con mucha caridad, poco a poco, gradualmente, anunciémosle el Evangelio de Jesús, y que sea la luz del Evangelio la que vaya disipando esas tinieblas para rescatarlos y volverlos a llevar a la verdadera fe”

Compartir