Papa Francisco: Oración, amor y servicio, cualidades de los cristianos

El Santo Padre aseguró que, en las sociedades donde la presencia de Dios se diluye, los cristianos debemos responder con oración y testimonio.
El Papa Francisco abraza a una niña en la Audiencia General. Foto: Vatican Media.
El Papa Francisco abraza a una niña en la Audiencia General. Foto: Vatican Media.

El Papa Francisco aseguró que la oración, el testimonio de amor y el servicio son dos cualidades que deben distinguir a todos los cristianos.

Leer: ¿Por qué es importante la oración? El Papa Francisco nos explica

En primera instancia, en su catequesis de este miércoles aseguró que el Pueblo de Dios está llamado a “Rezar, peregrinar, hacer penitencia y, en todo esto, sentir la paz y la alegría del Señor”.


El Santo Padre aseguró que esto es importante recordarlo particularmente en el Continente Europeo, donde –lamentó-, “la presencia de Dios se diluye”.

“Lo vemos todos los días: la presencia de Dios se diluye por el consumismo y los ‘vapores’ de un pensamiento único —una cosa rara pero real— fruto de la mezcla de viejas y nuevas ideologías”.

Todo esto, aseguró el Santo Padre, nos aleja de la familiaridad con el Señor. Pero destacó también otra cualidad que debe caracterizar a los discípulos de Jesús: el espíritu de servicio.

“También en tal contexto, la respuesta que sana viene de la oración, del testimonio y del amor humilde. El amor humilde que sirve. Retomemos esta idea: el cristiano está para servir”.

Recuerdo de su Viaje Apostólico

El Papa Francisco dedicó su mensaje en la Audiencia General para agradecer a todos los que hicieron posible su viaje a Budapest y Eslovaquia.

Leer: El Papa Francisco se despide de Eslovaquia: “Los llevo en mi corazón”

Francisco recordó la Misa conclusiva del Congreso Eucarístico Internacional, sus encuentros con las diversas iglesias cristianas, los judíos, los jóvenes, los más vulnerables, los creyentes de otras religiones, indicó el camino de la fraternidad: construir juntos el futuro con esperanza.

“Queridos hermanos y hermanas, esta esperanza, esta esperanza de Evangelio que he podido ver en el viaje, se realiza, se hace concreta solo si se declina con otra palabra: juntos. La esperanza no decepciona nunca, la esperanza nunca va sola, sino juntos”.

“Y después de este viaje, en mi corazón hay un gran ‘gracias’. Gracias a los obispos, y gracias a las autoridades civiles, gracias al presidente de Hungría y a la presidenta de Eslovaquia; gracias a todos los colaboradores en la organización; gracias a los muchos voluntarios; gracias a cada uno de los que han rezado”, finalizó.

Con información de Vatican News.

Comentarios