La voz del Papa

Papa Francisco: Las cárceles representan la cultura del descarte

El Papa Francisco dio un discurso a los responsables de la pastoral penitenciaria.
El Papa Francisco durante la liturgia penitenciaria en Panamá. Foto: JMJ 2019
El Papa Francisco durante la liturgia penitenciaria en Panamá. Foto: JMJ 2019

El Papa Francisco aseguró que situación de las cárceles sintetiza “la cultura del descarte” presente en nuestras sociedades, ya que son un reflejo de nuestra realidad social y consecuencia de nuestro egoísmo e indiferencia.

Este viernes 8 de noviembre, el Pontífice se dirigió a los responsables de la pastoral penitenciaria, en el marco de su encuentro internacional. En su mensaje, el Papa recordó que tenemos una deuda social con los descartados, y los motivo a promover “un desarrollo humano integral” que reduzca las circunstancias de acciones ilícitas.

Leer: ¿Por qué la Iglesia debe preocuparse por los presos?

El Santo Padre aseguró que “es más fácil reprimir que educar”, “negar la injusticia presente en la sociedad” y “crear estos espacios para encerrar en el olvido a los infractores”, que “ofrecer igualdad de oportunidades de desarrollo a todos los ciudadanos”.

El Papa también constató que los lugares de detención “no pocas veces fracasan en el objetivo de promover los procesos de reinserción”. Esto porque “carecen de recursos suficientes que permitan atender los problemas sociales, psicológicos y familiares” que experimentan las personas detenidas.

Leer: ¿Por qué al Papa le gusta visitar las cárceles?

La verdadera reinserción social, aseguró, “comienza garantizando oportunidades de desarrollo, educación, trabajos dignos, acceso a la salud, así como generando espacios públicos de participación ciudadana”.

La situación en que se encuentra la persona al salir de la prisión también fue abordada en el discurso: muchas veces al salir de la prisión, la persona se enfrenta a un mundo que le es ajeno, y que además no lo reconoce digno de confianza, llegando incluso a excluirlo de la posibilidad de trabajar para obtener un digno sustento.

Te puede interesar: La Megamisión llega a los reclusorios de la CDMX

“Si estos hermanos y hermanas han pagado ya la pena por el mal cometido, ¿por qué se pone sobre sus hombros un nuevo castigo social con el rechazo y la indiferencia?”, advirtió el Papa Francisco.

Con información de Vatican News