La voz del Papa
rmb

Papa Francisco: La oración es la clave para la unidad de la Iglesia

El Santo Padre aseguró que sólo la oración rompe las cadenas y allana el camino hacia la unidad.
Papa Francisco en la Solemnidad de San Pedro y San Pablo.
Papa Francisco en la Solemnidad de San Pedro y San Pablo.

En el marco de la Solemnidad de San Pedro y San Pablo Apóstoles, el Papa Francisco llamó a todos los católicos a pedir la gracia de rezar unos por otros, pues esa es la clave de la unidad en la Iglesia.

“La unidad es un principio que se activa con la oración, porque la oración permite que el Espíritu Santo intervenga, que abra a la esperanza, que acorte distancias y nos mantenga unidos en las dificultades”, dijo durante la Santa Misa en la Basílica de San Pedro, en la que, como es tradición, bendijo los Palios destinados al Decano del Colegio cardenalicio y a los cincuenta y cuatro arzobispos metropolitanos nombrados en el curso del año.

Leer: Catorce apóstoles

El Papa Francisco recordó que estos grandes apóstoles eran muy diferentes, pero se amaban como hermanos. En los primeros años de la Iglesia, Pedro -agregó el Santo Padre- seguramente tenía motivos para que lo criticaran, pero los discípulos no lo criticaban.

Esos cristianos no culpaban a los demás, sino que oraban. En esa comunidad nadie decía: ‘Si Pedro hubiera sido más prudente, no estaríamos en esta situación’.

“No hablaban mal de él, sino que rezaban por él. No hablaban a sus espaldas, sino que hablaban a Dios. Hoy podemos preguntarnos: ¿Cuidamos nuestra unidad con la oración, nuestra unidad de la Iglesia? ¿Rezamos unos por otros?”. ¿Qué pasaría si rezáramos más y murmuráramos menos, con la lengua un poco más contenida?”.

Orar por los gobernantes

El Papa Francisco también hizo un llamado a los cristianos a orar por todos, especialmente por los que gobiernan.

“Que los juzgue Dios, nosotros recemos por los gobernantes, necesitan oraciones.  Es una tarea que el Señor nos confía. ¿Lo hacemos, o sólo hablamos, insultamos, y se acabó?”

“Dios espera que cuando recemos también nos acordemos de los que no piensan como nosotros, de los que nos han dado con la puerta en las narices, de los que nos cuesta perdonar. Sólo la oración rompe las cadenas, como sucedió a Pedro, sólo la oración allana el camino hacia la unidad”.

Como es tradición, el Santo Padre bendijo los palios arzobispales.

Como es tradición, el Santo Padre bendijo los palios arzobispales.

Una Iglesia Profética

El Papa Francisco aseguró que, para que la Iglesia sea Profética, además de la oración, es necesario el testimonio de los cristianos.

¿Quieres una Iglesia profética? Comienza con servir, y cállate. No la teoría, sino el testimonio. No necesitamos ser ricos, sino amar a los pobres; no ganar para nuestro beneficio, sino gastarnos por los demás”.

“Necesitamos la alegría del mundo venidero; no aquellos proyectos pastorales que parecerían tener en sí mismo su propia eficiencia, como si fuesen sacramentos. Proyectos pastorales eficientes no, sino que necesitamos pastores que entregan su vida como enamorados de Dios. Pedro y Pablo así anunciaron a Jesús, como enamorados”.

Ángelus

Esta mañana, durante el rezo del Ángelus por la Solemnidad de Pedro y Pablo, el Papa francisco llamó a los presentes a preguntarse: ¿Pienso sólo en las necesidades del momento o creo que mi verdadera necesidad es Jesús, que hace de mí un regalo? ¿Cómo construyo mi vida, sobre mis capacidades o sobre el Dios vivo?”.

El Papa dijo a los presentes que hay que pedirle a Dios: no sólo la gracia del momento, sino la gracia de la vida.

“El Evangelio de hoy nos muestra precisamente el diálogo que cambió la vida de Pedro. Se encontró ante la siguiente pregunta de Jesús: ‘Quién dices que soy yo?’. Y respondió: ‘Tú eres el Hijo de Dios vivo’.

Y Jesús contestó: ‘Bienaventurado eres Simón, hijo de Jonás’. Jesús dice bienaventurado, es decir, literalmente, feliz. Tomemos nota: Jesús dice ‘Bienaventurado eres’ a Pedro, que le había dicho ‘Tú eres el Dios vivo’. ¿Cuál es entonces el secreto de una vida dichosa, feliz? Reconocer a Jesús, pero a Jesús como Dios vivo”.

Comentarios