El Papa explica las diferencias entre el enamoramiento y el amor maduro

Tomando como ejemplo la figura de san José, el Papa habló a novios y recién casado sobre la importancia que tiene para los matrimonios el pasar del enamoramiento al amor maduro.
Con la figura de san José, el Papa explicó las diferencias entre el enamoramiento y el amor maduro.
Con la figura de san José, el Papa explicó las diferencias entre el enamoramiento y el amor maduro.

Este 1 de diciembre, el Papa Francisco quiso continuar su ciclo de catequesis sobre la figura de san José dirigiendo un mensaje a los novios y a los recién casados, en el que habló sobre necesario paso del enamoramiento al amor maduro.

Puedes leer: Claves del viaje del Papa Francisco a Chipre y Grecia

Para hablar ejemplificar este importante salto que hay que dar en la vida, señaló que en el antiguo Israel el matrimonio comprendía dos fases: la primera: el noviazgo oficial, en que la mujer, desde un año antes de casarse, era considerada de hecho “mujer” prometida del esposo; y la segunda: el traslado de la casa paterna a la casa del esposo.

“De ahí -dijo-, que el hecho de que antes de estar juntos Ella se encontrara encinta, exponía a la Virgen a la acusación de adulterio, lo que le imponía el acto de repudio, con consecuencias civiles y penales”.

Sin embargo -explicó el Papa Francisco-, san José, que había escuchado la voz de Dios en un sueño, y sentía un verdadero amor por María, decide no someterla a la humillación pública, sino que elige el camino de la discreción.

“¡Qué importante es para cada uno de nosotros -observó Francisco- cultivar una vida justa y al mismo tiempo sentirnos siempre necesitados de la ayuda de Dios, para poder ampliar nuestros horizontes y considerar las circunstancias de la vida desde un punto de vista diferente, más amplio!”

Pasar del enamoramiento al amor maduro

El Papa Francisco señaló que muy a menudo nuestra vida no es como la habíamos imaginado, sobre todo en las relaciones de amor, en las que es necesario pasar del enamoramiento a amor maduro.

“El enamoramiento está marcada por un cierto encanto, que nos hace vivir inmersos en un imaginario que a menudo no corresponde con la realidad de los hechos. Sin embargo, es precisamente cuando el enamoramiento, con sus expectativas, parece terminar, cuando suele llegar el amor verdadero”.

Dijo que amar no es pretender que la vida del otro corresponda con nuestra imaginación, sino elegir en plena libertad tomar la responsabilidad de la vida tal como se nos ofrece. “Es por esto por lo que san José nos da una lección importante: elige a María “con los ojos abiertos”.

El peligro de la “guerra fría” entre los esposos

El Santo Padre indicó que los novios cristianos están llamados a testimoniar un amor como el de los padres de Jesús, que tenga la valentía de pasar de las lógicas del enamoramiento a las del amor maduro.

“El amor del noviazgo es un poco -si se me permite decirlo- romántico. Lo han vivido todos, pero luego llega el amor maduro, el de todos los días, el del trabajo, la llegada de los hijos… Y a veces ese romanticismo desaparece un poco”.

En este sentido, señaló que los desacuerdos entre los esposos han sucedido desde los tiempos de Adán y Eva. Lo importante -advirtió- es nunca terminar el día sin hacer las paces, pues la “guerra fría” del día siguiente es muy peligrosa. “No permitan que el día después comience una guerra”.

“En definitiva -concluyó el Papa Francisco en su catequesis de hoy sobre la figura de san José-, este paso del enamoramiento al amor maduro, es una lección exigente, pero es necesario recorrer este camino”:

Oración del Papa a san José por los novios y recién casados

“San José, tú que has amado a María con libertad, y has elegido renunciar a tu imaginario para hacer espacio a la realidad, ayuda a cada uno de nosotros a dejarnos sorprender por Dios y a acoger la vida no como un imprevisto del que defendernos, sino como un misterio que esconde el secreto de la verdadera alegría. Obtén para todos los novios cristianos la alegría y la radicalidad, pero conservando siempre la conciencia de que solo la misericordia y el perdón hacen posible el amor. Amén.”

Con información de Vatican News

Compartir




Publicidad