6 características de los “empresarios con olor a oveja”, según el Papa

El Papa Francisco aseguró que no sólo los obispos y sacerdotes deben tener olor a oveja, sino también los empresarios y líderes empresariales.
El Papa Francisco pide a los empresario tener olor a oveja
El Papa Francisco pide a los empresario tener olor a oveja

Al recibir este sábado en audiencia a un grupo de 90 empresarios franceses que viajaron en peregrinación a Roma, el Papa Francisco los exhortó a tener “el olor a oveja”, interesándose por la vida de sus propios empleados y preocupándose por sus dificultades y esperanzas, puesto que “a autoridad es servicio”, les dijo.

Te puede interesar: Las 12 intenciones de oración del Papa Francisco para 2022

De acuerdo con su discurso pronunciado en la Sala Clementina del Palacio Apostólico, el Santo Padre destaca por lo menos seis características que deben tener los líderes empresariales cristianos:

6 características de empresarios con olor a oveja

1. En un mundo marcado por el individualismo, la indiferencia y la marginación de las personas más vulnerables –dijo– los empresarios y líderes empresariales cristianos buscan servir a todos y no sólo a los intereses privados o de los círculos restringidos.

2. Para ellos, el bien común es motivo de preocupación, un ideal en el marco de sus responsabilidades profesionales, pese a que éstas a menudo deben ajustarse a las obligaciones impuestas por los sistemas económicos y financieros que no tienen en cuenta los principios evangélicos de la justicia social y de la caridad.

3. La misión del dirigente cristiano –recordó– se asemeja, en muchos aspectos, a la del pastor, del que Jesús es el modelo, y que sabe ir delante del rebaño para indicar el camino, sabe estar en el medio para ver lo que ocurre allí, y también sabe estar detrás, para asegurarse de que nadie pierde el contacto.

Te puede interesar: ¿Por qué a Jesús se le llama el ‘Verbo’? El Papa Francisco lo explica

4. El empresario con olor a oveja –continuó– está cerca de quienes colaboran con ellos en todos los niveles; se interesa por sus vidas, se da cuenta de sus dificultades, de sus sufrimientos, de sus inquietudes, pero también de sus alegrías, proyectos y esperanzas.

5. Además, considera con atención el lugar asignado a todas las personas de su empresa, incluidas aquellas cuyas funciones podrían parecer de menor importancia.

6. Y finalmente, el empresario cristiano mantiene la mirada fija en Jesucristo con la oferta del trabajo diario, y no duda “invocar al Espíritu Santo para que guíe sus decisiones.

El Papa Francisco les recordó a los empresarios franceses que a menudo exhorta a los sacerdotes y a los obispos a tener el olor de las ovejas, a sumergirse en la realidad de cuantos les han sido encomendados, conocerlos, hacerse cercanos a ellos. “¡Creo que este consejo también se aplica a ustedes!”, les dijo.

Con información de Vatican News