Escuela para padres

3 consejos del Papa Francisco para vivir mejor en familia

El Papa Francisco nos comparte unos consejos para mejorar el ambiente familiar.
El Papa Francisco. Foto: Archivo
El Papa Francisco. Foto: Archivo

Para el Papa Francisco, existen tres palabras que abren el camino para vivir en paz en todo ambiente, pero en especial en la familia: permiso, gracias, perdón.

Leer: 8 consejos del Papa Francisco para un Matrimonio feliz

1. El Permiso

Sobre el Permiso, el Vicario de Cristo dijo que “cuando nos preocupamos por pedir gentilmente también aquello que quizás pensamos que podemos pretender, nosotros ponemos una verdadera protección para el espíritu de la convivencia matrimonial y familiar… ¡También el Señor pide el permiso para entrar! No lo olvidemos. Antes de hacer una cosa en familia, lleguemos todos a un acuerdo. Esto es educado y lleno de amor. Y esto hace tanto bien a las familias”.

2. Las Gracias

Al referirse a las Gracias, el Papa recordó que “la gentileza y la capacidad de agradecer son vistas como un signo de debilidad, e incluso provocan desconfianza”. Esta tendencia debe ser contrastada en el seno mismo de la familia. Debemos ser firmes en la educación a la gratitud, al reconocimiento: la dignidad de la persona y la justicia social pasan ambas por aquí. Si la vida familiar descuida este estilo, también la vida social lo perderá.

Leer: ¿Cómo cuidar nuestro medio ambiente en familia?

3. El Perdón

Finalmente, sobre el Perdón, dijo: “Palabra difícil, cierto, sin embargo tan necesaria. Cuando falta, pequeñas grietas se ensanchan –también sin quererlo– hasta transformarse en fosos profundos. Por eso, en la oración que Jesús nos enseñó, el “Padre Nuestro” –que resume todas las peticiones esenciales para nuestra vida–, encontramos esta expresión: “Perdona nuestras ofensas, como nosotros perdonamos a los que nos han ofendido” (Mt 6,12). Reconocer que hemos cometido una falta y estar deseosos de restituir lo que se ha quitado –respeto, sinceridad, amor– nos hace dignos del perdón. Y así se detiene la infección.

“En la vida matrimonial se pelea tantas veces… también ¡“vuelan los platos” eh! Pero les doy un consejo: nunca terminen la jornada sin hacer las paces”, concluyó.