Así fue la peregrinación virtual de la Arquidiócesis de México al Tepeyac

La Arquidiócesis de México realizó su peregrinación anual de forma virtual debido a la pandemia; se abre así el ciclo de peregrinaciones diocesanas en el país.
La tradicional peregrinación anual de la Arquidiócesis Primada de México a la Basílica de Guadalupe fue virtual el 2021.
La tradicional peregrinación anual de la Arquidiócesis Primada de México a la Basílica de Guadalupe fue virtual el 2021.

Por primera vez en la historia, la Arquidiócesis Primada de México realizó su tradicional peregrinación anual de forma virtual; esto, debido a la pandemia de Covid-19 que, en la capital del país, mantiene el semáforo epidemiológico en color rojo, a causa de un incremento inédito en hospitalizaciones y defunciones.

Tras la Guerra Cristera, todos los años la Arquidiócesis de México peregrina el tercer sábado de enero a los pies de la Virgen de Guadalupe, con la finalidad de darle gracias por el caminar de esta Iglesia particular y poner en sus manos los proyectos pastorales del año que inicia.

Leer: ¿Desde cuándo se hacen peregrinaciones a la Basílica de Guadalupe?


Además, con esta peregrinación de la Arquidiócesis Primada de México, se abre el ciclo de peregrinaciones de todas las diócesis del país; sin embargo, debido a la crisis sanitaria, es muy probable que las programadas para los primeros meses del año se realicen también de forma virtual, a fin de evitar el contagio de coronavirus.

Cristo y María caminan con nosotros

Bajo el lema “Cristo vive y camina en medio de nosotros”, la peregrinación a la Insigne y Nacional Basílica de Guadalupe fue pregrabada, y partió, como es tradición, de la ex glorieta de Peralvillo hasta el Tepeyac.

Cada una de las siete zonas territoriales en que está dividida la Arquidiócesis de México participó con reducidas comitivas conformadas por vicarios episcopales, sacerdotes, religiosos y religiosas, seminaristas y fieles laicos, quienes rezaron los misterios luminosos a lo largo de la Calzada de Guadalupe.

Durante el rezo mariano se pidió a la Morenita del Tepeyac por los habitantes de la Ciudad de México, por los más afectados a causa de la pandemia; los jóvenes, las familias cristianas, los y las catequistas, los médicos, enfermeras y personal que trabaja en los hospitales, y por los ministros de la comunión eucarística.

La peregrinación concluyó con la llegada de la representación de la I zona pastoral “Guadalupe”, acompañada por el Vicario de Pastoral, el padre Álvaro Lozano Platonoff, quienes fueron recibidos en las puertas del Atrio de las Américas por el vicerrector de la Basílica, el canónigo Gustavo Watson, y miembros del venerable Cabildo Guadalupano.

Llamados a llevar la Buena Nueva

Tras la peregrinación, el cardenal Carlos Aguiar Retes, arzobispo Primado de México, presidió la Santa Misa, la cual fue concelebrada por por los obispos auxiliares y vicarios episcopales de la Arquidiócesis de México, así como por miembros del Cabildo Guadalupano.

En su homilía, el Sr. Cardenal llamó a las parroquias, rectorías y capillas arquidiocesanas a ser comunidades de discípulos a la manera de Jesús; es decir, invitando a otros con el testimonio de vida, compartiendo con los no creyentes o no practicantes, y abriéndose al diálogo.

“En esta gran Ciudad de México, nuestra Arquidiócesis viene hoy en peregrinación, virtual, pero realmente presente, ante nuestra Madre, María de Guadalupe, para pedirle que como Ella lo hizo, llevemos a su Hijo Jesús a los demás”, dijo.

Te puede interesar: Arzobispo Aguiar: La Biblia es la voz de Dios, viva y eficaz

El cardenal Aguiar Retes pidió también a los fieles católicos dar a conocer la Buena Nueva a los habitantes de la Ciudad de México, mediante los Evangelios, pero también con su estilo de vida, fraterno y solidario, “especialmente con los más pobres y marginados, con los enfermos y los angustiados, con los migrantes y desempleados, con los que han perdido recientemente sus seres queridos, y con los que han sufrido los daños de la pandemia”.

Antes de concluir su homilía, el arzobispo Aguiar Retes invoco el auxilio de Santa María de Guadalupe para que, con su ternura y amor, anime a quienes conforman la Arquidiócesis de México a transmitir la Buena Nueva del Reino de Dios, a los ciudadanos de esta gran Ciudad. “¡Que a todos les demos a conocer: que Cristo vive y camina con nosotros!”

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

Comentarios