Iglesia en el mundo

Una capilla sobre ruedas busca feligreses en las calles de Uruguay

La idea es llevar esta curiosa capilla a las calles para ofrecer atención espiritual a los fieles.
Capilla Rodante
capilla rodante

Si los fieles no van a la iglesia, la iglesia va a los fieles. Bajo esta premisa, el sacerdote uruguayo Omar Franca, Párroco de Santa Bernardita, en Montevideo, decidió habilitar un pequeño camión como capilla rodante, con el objetivo de recorrer las diversas ferias vecinales (mercados rodantes) del barrio de Malvín Nuevo, donde se ofrece una amplia oferta de quesos, pescados y embutidos.

Leer: El templo protestante que se convirtió en catedral católica 

“Tenemos mucha expectativa de que muchos vecinos que tal vez no vienen a la iglesia, pero son creyentes y católicos, puedan sentir que la iglesia se les acerca a través de esta capilla rodante”, dijo en declaraciones al diario uruguayo El País.

La capilla tiene una biblia, imágenes religiosas, libros para orar y un par de sillas, donde los vecinos del barrio podrán tener un momento de oración. En lugar de puertas, tiene una cortina que permite el recogimiento espiritual de los vecinos.

“Le da una cierta intimidad al que está adentro. Tiene dos ventanas laterales adelante que brinda luz al interior”, agregó.

Además, si así lo desean, el padre Franca estará disponible en el asiento del conductor para escuchar a la feligresía.

“Puede subir cualquier persona y sentarse en el asiento del acompañante y dialogar conmigo, ya sea para confesarse o para recibir cualquier asesoramiento espiritual que precise”, agregó.

La Capilla Rodante de la Parroquia de Santa Bernardita fue inaugurada este 4 de agosto, día de San Juan María Vianney, patrono de los sacerdotes.