Iglesia en el mundo
rmb

Mons. Gomez: Cuando Dios nos mira, no ve el color de piel

El presidente de los Obispos de Estados Unidos elevó una oración por George Floyd y sus familiares.
Monseñor José H. Gómez, Arzobispo de Los Angeles en la Basílica de Guadalupe. Foto: María Langarica
Monseñor José H. Gómez, Arzobispo de Los Angeles en la Basílica de Guadalupe. Foto: María Langarica

Monseñor José Gomez, presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB, por sus siglas en inglés), elevó una oración por George Floyd, afroamericano asesinado en Minneapolis, y aseguró que el racismo es un pecado, pues Dios ve más allá del color de piel o el idioma que hablamos.

Queremos orar juntos hoy por George Floyd, quien fue asesinado esta semana, y por su familia. Y oremos por todos los que están trabajando para poner fin a la injusticia del racismo en nuestra sociedad”, aseguró Monseñor Gómez al celebrar la Misa por la Solemnidad de Pentecostés en la Catedral de Nuestra Señora de Los Ángeles.

George Floyd fue arrestado por un operativo policiaco que investigaba un crimen de falsificación. Un video muestra a uno de los cuatro policías que lo detuvieron con una rodilla sobre su cuello, mientras él imploraba que le permitieran respirar. Después de varios minutos, Floyd perdió la conciencia y fue llevado por paramédicos a un hospital, donde se le declaró muerto.

Leer: “Estamos destrozados e indignados”: Obispos de Estados Unidos

Monseñor Gómez reflexionó sobre el asesinato de George Floyd a la luz de la Solemnidad de Pentecostés. El también Arzobispo de los Ángeles recordó que cuando el Espíritu Santo descendió sobre Santa María y los apóstoles todos comenzaron a hablar en ‘distintas lenguas’. Y todos los que estaban en Jerusalén en ese tiempo pudieron entender lo que decían. “Este es el bello sueño de nuestro Creador para la raza humana”, señaló.

Cuando Dios nos mira, Él ve más allá del color de nuestra piel, o de los países de donde venimos, o del idioma que hablamos. Dios solo ve a sus hijos, a sus amados hijos y a sus amadas hijas”.

Comentarios