Iglesia en el mundo

Inicia la JMJ en Panamá, la Virgen como modelo a seguir

El arzobispo de Panamá espera este encuentro sea un bálsamo para la difícil situación que viven muchos jóvenes.
Foto: Jesús Huertas / Jornada Mundial de la Juventud
Foto: Jesús Huertas / Jornada Mundial de la Juventud

Hoy dio inicio en Panamá la Jornada Mundial de la Juventud 2019, bajo el lema: “He aquí la sierva del Señor, hágase en mí según tu palabra”.

En la Misa de bienvenida, monseñor José Domingo Ulloa Mendieta, arzobispo de Panamá, agradeció a los participantes por haber aceptado el llamado de la Virgen, bajo la advocación de Santa María la Antigua, pues fue la primera diócesis en tierra firme en que se esparció el Evangelio por el continente americano.

“La Virgen María, la jovencita de Nazaret, es un modelo confiable para seguir por su disponibilidad y servicio al plan de Dios. Es aquella joven que se atrevió a dar el sí al proyecto de Dios, no temió, a pesar de lo que implicaba eso en medio los riesgos que esto significaba en esos momentos”, señaló durante su homilía.

Lee: La agenda del Papa Francisco para la Jornada Mundial de la Juventud

Asimismo, dio gracias al Papa Francisco por darles la oportunidad de hacer una Jornada para la juventud de las “periferias existenciales y geográficas”. “Anhelamos que sea un bálsamo para la difícil situación con la que conviven sin esperanzas muchos de ellos, especialmente la juventud indígena y afrodescendiente, la juventud que migra por la casi nula respuesta de sus países de origen, que los lanzan a cifrar sus esperanzas en otros países, exponiéndolos al narcotráfico, la trata humana, la delincuencia y tantos otros males sociales”, expresó el arzobispo panameño.

También hizo un llamado para que en Panamá se den las condiciones propicias para que puedan convivir entre sus pares “compartiendo sueños, esperanzas y proyectos que, por la fuerza del Espíritu Santo, los comprometan a hacer la revolución del amor, que no será fácil, pero tampoco imposible si la confianza la colocamos en Dios”.

Ulloa Mendieta exhortó a los jóvenes para que este encuentro los lleve a una confrontación consigo mismos y con el adoctrinamiento del sistema de antivalores muy común y que está sustentado en la búsqueda de una falsa felicidad.

“Sabemos que al igual que en los tiempos de Jesús, los jóvenes buscan testigos, referentes llenos de contenido y experiencia; con camino recorrido a pie, con kilometraje, y no un Dios aprendido e intelectualizado; ustedes buscan de quien les muestre con su vida a Dios, y no quien les hable de Él”.

Juventud indígenas y afrodescendientes

Monseñor Ulloa recordó que antes de la JMJ, jóvenes indígenas y afrodescendientes han tenido encuentros previos para sus realidades específicas, lo cual marca un hito, pues se les ha dado un espacio específico a estas problemáticas.

“Ellos representan un significativo número de la población del continente, que viven en situación de exclusión y discriminación, que los ubican en la marginalidad y la pobreza”, puntualizó.

Detalló que, como herramienta de formación y acompañamiento durante esta jornada, se regalará el DOCAT (Doctrina Social de la Iglesia Católica) en libro y aplicación.

Concluyó que todo está preparado para vivir la fiesta del amor de Dios. “Pero no olviden que quien nos va a llevar de su mano, será María, y el Papa Francisco como vicario de Jesucristo, nos afianzará y confirmará en la fe”.