Cristo Redentor de Brasil se viste de médico en honor al personal de salud

La proyección fue un homenaje a todo el personal sanitario que trabaja para combatir la pandemia de coronavirus COVID-19.
El Cristo Redentor de Brasil se "vistió" de médico.
El Cristo Redentor de Brasil se "vistió" de médico.

El Cristo Redentor de Brasil, la monumental imagen de Cristo con los brazos abiertos que se encuentra en lo alto del cerro Corcovado, en Río de Janeiro, fue iluminada con una bata de médico, como un signo de apoyo a todo el personal sanitario internacional que está consagrando su vida y dando todos sus esfuerzos en la lucha contra la pandemia del coronavirus COVID-19.

Leer: Rosarios de Esperanza; por enfermos de COVID-19 y por los médicos

Miles de personas observaron, a través de los medios de comunicación, a este Cristo de 38 metros de altura alentar a médicos, enfermeras, camilleros, personal de limpieza, científicos y a todos aquellos que están luchando por evitar más contagios y dando asistencia a incontables enfermos.


Sobre la bata de médico de este Cristo se agregaron las palabras “gracias y esperanza”, escritas en varios idiomas, y la frase: “Quédense en casa, por nosotros, por todos. Estamos juntos”.

Las imágenes en honor al personal médico fueron proyectadas en el Cristo del Corcovado, en Brasil.

Las imágenes en honor al personal médico fueron proyectadas en el Cristo del Corcovado, en Brasil.

En días pasados, sobre la imagen del Cristo Redentor de Brasil también se proyectaron las banderas de todos los países que se están visto afectados por el COVID-19, además de la leyenda #OremosJuntos.

El Cristo Redentor también es conocido con el nombre de Cristo del Corcovado. Se empezó a construir en 1921 por el escultor francés Paul Landowski y fue terminada en 10 años, con motivo del centenario de la independencia de Brasil. Su peso aproximado es de mil 145 toneladas y está construida en granito.

Esta escultura, visible desde toda la bahía, cada año es visitada por miles de turistas y es un ícono de Brasil, que ha sido visitado por muchas personalidades, entre ellas, San Juan Pablo II y por el cardenal Eugenio Pacelli, antes de que fuera designado como el Papa Pío XII.