Padre Andrii, un sacerdote en Ucrania que narra los horrores de la guerra

¿Cómo cambió la vida de los habitantes de Ucrania? Así es el conflicto visto desde los ojos de un sacerdote.
El sacerdote ucraniano Andrii Shestak narra cómo es vivir entre los horrores de la guerra. Foto: Especial.
El sacerdote ucraniano Andrii Shestak narra cómo es vivir entre los horrores de la guerra. Foto: Especial.

Transcurridas casi dos semanas desde aquel 24 de febrero, en que Ucrania despertó sobresaltada por los feroces sonidos de la guerra, el padre Andrii Shestak, director de la Escuela de Periodismo y Comunicación de la Universidad Católica de Ucrania, habla para Desde la fe sobre la drástica manera en que ha cambiado la vida para los ucranianos, y la esperanza de una nación que a todas horas eleva sus oraciones a Dios para que las armas callen sus voces asesinas de una vez y para siempre.

Puedes leer: ¿Qué dijo la Virgen de Fátima sobre Rusia? ¿Está ocurriendo ahora?

El aviso matutino de la guerra

El padre Andrii Shestak platica que fue a las 7:00 horas de aquella fatídica mañana del 24 de febrero, cuando recibió una llamada de un profesor, quien le informaba entre lágrimas que la guerra había comenzado. “¿Qué haremos ahora?”, le preguntó aquel profesor. Y no sería la única persona que le hiciera preguntas en ese sentido.


“¿Qué hacer ahora? ¿Como vivir? ¿Qué será mañana? Estás eran las preguntas que me hacían muchas personas que se angustiaban a cada disparo, cada golpe de cañón, a cada muerte de un niño o de un ciudadano pacífico; o durante el bombardeo a Kiev, a Kharkiv o cualquier otra ciudad”, señala el padre Andrii Shestak.

El mundo en vilo por la situación en Ucrania. Foto: Especial.

Ucrania vive hoy los horrores de la guerra Foto: Especial.

Una situación impensable

Ciertamente, el pueblo ucraniano desde antes sentía el peligro de posibles operaciones militares rusas en el país; sin embargo, la mayoría de la gente esperaba que se tratara de acciones intermitentes en las autoproclamadas repúblicas independientes de Donetsk y Lugansk (en el Dombás), así como en una parte de Crimea.

“Era para todos impensable -asegura el padre Andrii Shestak- ver una escalada de violencia en la capital del país; una guerra en pleno, para la cual ninguno de los civiles estaba preparado. Sin embargo, a estas alturas Ucrania se encuentra totalmente transformada: si bien se ha registrado una huida en masa, los que permanecen están dispuestos a ayudar a los militares a defender la nación”.

Un pueblo que clama a Dios

El padre Andrii Shestak señala que nunca como ahora los ucranianos invocan al Todopoderoso, y no sólo en conversaciones cotidianas, sino en los medios de comunicación y en las redes sociales.

“Los conductores de los medios de comunicación llaman constantemente a los ciudadanos no sólo a apoyar al ejército, sino también a orar. La televisión de la Iglesia Greco-Católica, por ejemplo, ha puesto en marcha tres programas que se transmiten las 24 horas los 7 días de la semana: ‘Rezo del Rosario’, ‘Oración de Jesús’ y la ‘Oración del Mundo’”.

Guerra entre Rusia y Ucrania, como David contra Goliat.

Ucrania, un pueblo que ora en medio de los horrores de la guerra.

El papel de la Iglesia

Sobre la labor de la Iglesia en medio del conflicto, el padre Andrii Shestak explica que alrededor de dos docenas de templos en la ciudad de Lviv sirven actualmente como refugios de personas que han migrado hacia el interior.

“Prácticamente todas las iglesias de Lviv abrieron centros de acogida de ayuda humanitaria y centros de refugio. Los recursos humanitarios reunidos pasan de Lviv a las ciudades que están siendo bombardeadas. Conozco personalmente parroquias que envían ayuda todos los días, como la Parroquia de la Navidad de Juan Bautista, en Wyniki, cerca de Lviv, que ha servido ejemplarmente a la comunidad. Pero como esta historia ha miles hoy en todo el país”.

La Iglesia ucraniana, en en primera línea para enfrentar la desgracia.

Las parroquias se han convertido en centros de acopio para mitigar los sufrimientos en medio de los horrores de la guerra.

Señala que los momentos de oración y súplica a Dios por un milagro se han vuelto realmente increíbles, pues los ciudadanos son conscientes de que “básicamente estamos luchando como David contra Goliat”.

El padre Andrii Shestak asegura que la oración mundial ha rendido ya sus primeros frutos, pues -como recién le dijo un capellán-, de ser un pueblo que amaneció atemorizado por la guerra, se ha convertido en un país que lucha sin miedo por la dignidad, la libertad y la soberanía nacional.

“Los ciudadanos no se quejan, sienten la fuerza de la oración, con la que unánimemente se les apoya. Esto es verdaderamente un ejemplo de la fuerza de Dios”.

Aprendizajes en medio de la guerra

El padre Andrii Shestak platica que tanto los estudiantes como los empleados de la Universidad Católica de Ucrania trabajan unidos en estos momentos especialmente difíciles para el país. Refiere que, aunque el Internet sigue funcionando en Ucrania, la comunidad está enfocada en el aprendizaje social, pues la institución ha transformado los espacios del campus en organizaciones de voluntarios, y los estudiantes participan en iniciativas de apoyo y orientación social.

En cuanto a los alumnos de la carrera de Periodismo y Comunicación de Medios -refiere el padre Andrii Shestak-, se han dado a la tarea de generar noticias, conversaciones e historias para ser publicadas en diferentes plataformas dentro y fuera de Ucrania.

Universidad Católica de Ucrania.

Estudiantes de Periodismo de la Universidad Católica de Ucrania buscan enterar al mundo sobre los horrores de la guerra.

“Tenemos un centro de medios en el campus, con representantes de alrededor de 70 medios de comunicación globales, incluidos “Deutsche Welle”, “Sky News”, “RAI” y muchos otros. Nuestros medios de comunicación trabajan con la máxima diligencia informando sobre el bombardeo permanente, la crueldad de los agresores y nuestras pequeñas victorias”.

Volodymyr Zelensky

El padre Andrii Shestak asegura que La movilización y la transformación que tuvo lugar en Ucrania durante los últimos días es realmente un milagro, pues el sentido de identidad nacional ha aumentado más que en los últimos 30 años.

“A pesar de que muchos de nosotros, particularmente en los círculos intelectuales, no apoyamos la designación en las urnas de Volodymyr Zelensky como presidente de Ucrania, la figura en la que se ha convertido merece hoy todo nuestro respeto. Se trata de un hombre diligente, que ha permanecido hasta el día de hoy en la capital ucraniana, protegiéndola hasta el final”.

“¡Dios salve a Ucrania!”

Señala que los ciudadanos, en general, se refugian en sótanos durante las noches; mientras que los bombardeos y los bombardeos se siguen convirtiendo en una terrible amenaza que ya se ha vuelto una rutina.

“Quiero hacer un llamado a todo el mundo -finaliza el padre Andrii Shestak-: Ucrania necesita de su ayuda, de sus oraciones, de su apoyo humanitario e informativo. Necesitamos que informen sobre Ucrania desde sus dispositivos o redes sociales, en sus conversaciones privadas o durante las protestas pacíficas. ¡Dios salve a Ucrania ya todos los que viven en paz y con honor!”.