Cine: Fahrenheit 451

“El mínimo conocimiento es peligroso”

 

Antonio Rodríguez


Un camión de bomberos avanza a toda prisa, aunque con la sirena en silencio. Los tripulantes, más que verse preocupados, se miran alegres y entonan un cántico que los alienta. Al llegar a la zona de emergencia, se dispersan cual escuadrón de élite, apuntando sus armas estratégicamente. En el domicilio, la amenaza tiene forma de mujer; se trata de una anciana que se encuentra leyendo un libro, quien no se inmuta al saberse rodeada de armas. Su pecado es precisamente ese: ¡leer!

“Montag, que esa inservible anguila se levante”, dice el comandante, señalando a la anciana. Éste, que es el segundo al mando, le pregunta cuántas personas más hay en la casa, sin quitarle el arma del rostro. La mujer no contesta, por lo que le arrebata el libro que tiene entre sus manos y la levanta a fuerza. Los demás bomberos informan que en el piso de arriba hay toda una biblioteca; se les ordena bajar de inmediato los libros y poner un poco de gasolina sobre ellos. Una pequeña flama hará el resto.

Con lo que los bomberos no cuentan, es que la anciana, haciendo frente a todos, enciende un cerrillo y se arroja a los libros para arder con ellos. Montag y los bomberos no dan crédito a lo que sucede.  

Es el futuro, y en ese futuro los bomberos son quienes crean el fuego, y es que tienen como obligación quemar todos los libros que encuentren a su paso, la libre lectura y el libre pensamiento están prohibidos. A los rebeldes que posean libros o que compartan información por internet se les llama “anguilas”, y a quienes se les capture leyendo, se les borra su identidad, dejándolos sin vivienda, sin nombre, sin nada.

Guy Montag (Michael B. Jordan) está pronto a ser ascendido como jefe de bomberos debido a su gran desempeño y a su cercanía con el capita Beatty (Michael Shanon). Dos motivos tienen intranquilo a Montag: robar un libro –ya que no entiende por qué los rebeldes los protegen con tanto celo– y haber conocido a Clarisse (Sofía Boutella) quien le hace ver que la realidad ha sido trastocada, que muchas mentiras se han inventado.

Fahrenheit 451 es la más reciente adaptación de la novela del mismo nombre de Ray Bradbury, de 1953, la cual relata un futuro fracturado en el que el poder gubernamental es enorme; haciendo uso de la televisión educa a la sociedad y evita a toda costa que la lectura se propague. Si bien es cierto que esta adaptación tiene algunos problemas de guión, deja fuera episodios importantes de la novela, e incluso, elimina personajes, vale la pena echarle un vistazo al filme pues provoca en el espectador las ganas de acercarse a la fantástica novela de Bradbury, quien decía: “Hay peores cosas que quemar libros, una de ellas es no leerlos”.

 



Google-news