Firmas

4 puntos para entender el acuerdo entre China y el Vaticano

China, católicos

El pasado 22 de septiembre, la Santa Sede y la República Popular China llegaron a un acuerdo provisional en el cual el Papa Francisco readmite a la plena comunión eclesial a los Obispos ordenados por el gobierno chino.

Con la firma de este histórico acuerdo, se avanza en la relación entre el dragón asiático y la Santa Sede. ¿Por qué es tan importante este acuerdo? Te explicamos.

1. La Iglesia Patriótica vs la Iglesia “clandestina”

El gobierno chino reconoce a la religión católica como una de las cinco creencias religiosas oficiales. Los católicos conforman aproximadamente 1% de la población china: 14 millones de chinos, de acuerdo con estimaciones.

Sin embargo, el gobierno chino ha endurecido las tácticas de control sobre las prácticas religiosas. En marzo de este año, entraron en vigor una serie de regulaciones que prohíben a los católicos llevar a sus hijos a misa, peregrinar y difundir cualquier contenido religioso fuera de las plataformas oficiales del gobierno.

En China existen dos Iglesias: la Iglesia Patriótica, que es afín al gobierno y —antes de la firma de este acuerdo— no reconocía ni es reconocida por el Vaticano, y la Iglesia romana o “clandestina” que reconoce la autoridad de Roma y el Papa.

Con el acuerdo firmado este 22 de septiembre, la Iglesia Patriótica —considerada la iglesia “oficial” de China— reconoce al Papa Francisco como jefe único de la institución, pero, en un comunicado difundido este 23 de septiembre, expresó lealtad al Partido Comunista.

2. Obispos ordenados sin Mandato Pontificio

Los obispos Mons. Giuseppe Guo Jincai; Mons. Giuseppe Huang Bingzhang; Mons. Paolo Lei Shiyin; Mons. Giuseppe Liu Xinhong; Mons. Giuseppe Ma Yinglin; Mons. Giuseppe Yue Fusheng; Mons. Vincenzo Zhan Silu y Mons. Antonio Tu Shihua (fallecido el 4 de enero de 2017) fueron nombrados por el gobierno chino sin aval del Vaticano.

Con el acuerdo firmado, estos obispos son reconocidos oficialmente por el Vaticano, a su vez que China acepta que el Papa tenga poder de decisión sobre la designación de los prelados en las más de 140 diócesis de su territorio.

3. Acuerdo pastoral, no político

A pesar de las implicaciones políticas, el Vaticano hizo énfasis en que se trata de un acuerdo temporal que tiene como objetivo la consolidación de la paz.

El objetivo de la Santa Sede es un objetivo pastoral, es decir, es ayudar a las iglesias locales para que gocen de condiciones de mayor libertad, de mayor autonomía, de una posibilidad de una mejor organización, y así se dediquen al anuncio del Evangelio y a contribuir al desarrollo integral de la sociedad y de la persona”, dice Pietro Parolin, secretario de Estado de la Santa Sede, en un video.

4. Nueva etapa de negociaciones

Las relaciones entre China y el Vaticano se rompieron en 1951, cuando el entonces presidente, Mao Zedong, expulsó del país a los misioneros católicos y al Nuncio Apostólico de la Santa Sede.

Este acuerdo sienta las condiciones necesarias para una cooperación más amplia a nivel bilateral pues, de acuerdo con el portavoz del Papa, Greg Burke, se trata del resultado de diálogo y paciencia por parte de ambos actores, además de que “no es el final de un proceso, sino el comienzo”.

Leer: Acuerdo China – Santa Sede: Caminando por un campo de minas