Evangelio del día y reflexión breve – 3 de junio de 2022

¿Qué responderías a Jesús si hoy te preguntara si lo amas? ¿Podrías sustentar tu afirmación con alguna o algunas de tus obras?
Evangelio del día (Juan 21, 15-19).
Evangelio del día (Juan 21, 15-19).

Evangelio del día

El Evangelio del día (Juan 21, 15-19). En aquel tiempo, le preguntó Jesús a Simón Pedro: “Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos?” Él le contestó: “Sí, Señor, tú sabes que te quiero”. Jesús le dijo: “Apacienta mis corderos”.

Por segunda vez le preguntó: “Simón, hijo de Juan, ¿me amas?” Él le respondió: “Sí, Señor, tú sabes que te quiero”. Jesús le dijo: “Pastorea mis ovejas”.

Por tercera vez le preguntó: “Simón, hijo de Juan, ¿me quieres?” Pedro se entristeció de que Jesús le hubiera preguntado por tercera vez si lo quería, y le contestó: “Señor, tú lo sabes todo; tú bien sabes que te quiero”. Jesús le dijo: “Apacienta mis ovejas.

Yo te aseguro: cuando eras joven, tú mismo te ceñías la ropa e ibas a donde querías; pero cuando seas viejo, extenderás los brazos y otro te ceñirá y te llevará a donde no quieras”. Esto se lo dijo para indicarle con qué género de muerte habría de glorificar a Dios. Después le dijo: “Sígueme’’.

Puedes leer: El Evangelio de San Mateo, ¿qué es y qué nos enseña?

Reflexión:

Sobre el Evangelio del día. Al concluir este largo período -desde la Cuaresma hasta Pentecostés-, la Liturgia nos presenta la despedida de Jesús a Pedro con una pregunta trascendental.

Así, si después de todo este camino que hemos hecho, Jesús nos preguntara a nosotros: “¿Me amas más que los demás que trabajan contigo, o más que tus hermanos, o más que tu propia vida?” ¿Cuál sería tu respuesta?

Todo este camino realizado ha buscado que crezcamos en el amor a Jesús, el cual debe manifestarse de manera concreta en los que nos rodean. ¿Podrías decir que tu amor a Jesús es notorio en la comunidad y entre los miembros de tu casa?

Pídele al Espíritu Santo, fuente del amor, que te conceda un gran amor por Jesús y por el Reino, que sea tan grande y tan perfecto que los demás lo noten y, viendo tus buenas obras, crean en Jesús y en su amor.

Con información de Pastoral de la Cultura UPAEP

Compartir