Para la Iglesia, algunos objetos, lugares o personas se consideran sagrados, y atentar contra ellos se considera sacrilegio. Aprende más sobre esto en esta edición.