Sólo hay dos maneras de vivir la Navidad: con Jesús o sin Él. Depende de cada uno que esta Navidad sea un momento de gracia o se convierta en una fiesta sin sentido.