¿Sabías que el internet puede convertirse en una herramienta para pecar? En esta edición te explicamos cómo es que, arropados en la confidencialidad de las pantallas, muchas veces nos ofendemos a nosotros mismos, a los demás, y lo que es peor, a Dios.
Comentarios