Iglesia en México

El Domingo de Pascua celebra la alegría de la Resurrección

Es día de fiesta, de vivir con asombro la trascendencia de Jesús, como hicieron los discípulos.
Foto: Luis Patricio/Basílica de Guadalupe
Foto: Luis Patricio/Basílica de Guadalupe

La Misa del Domingo de Resurrección, con que culminan los actos litúrgicos de Semana Santa, se celebra en todas las parroquias generalmente al mediodía, y nos invita a ser partícipes de la emoción, alegría y asombró que tuvieron los discípulos y seguidores de Jesús al darse cuenta de que se estaba cumpliendo lo que el Maestro había dicho. ¡La tumba estaba vacía, Él había resucitado!

En esta Eucaristía, no se celebra algo distinto a la de la Vigilia Pascual, sino que es una continuación de ésta. La diferencia, en palabras del padre Juan de Dios Olvera, canónigo de la Basílica de Guadalupe, es que la Vigilia Pascual se enfoca en el instante de la Resurrección, que ocurre en la madrugada según los evangelios.

Mientras que “el sentido de la Misa del domingo ya no es ese instante concreto, sino la hermosura de la Resurrección, en la que testigos privilegiados, como María Magdalena, comienzan a ver y a entender que Jesús venció a la muerte”. Así, está relacionada con la toma de consciencia sorpresiva, pero a la vez alegre y gozosa, de la trascendencia de Jesús.

“Sus seguidores comienzan a recordar que Nuestro Señor había predicho que iba a resucitar, y a comprobar con feliz asombro que se cumplían las Escrituras. Las lecturas propias de esta Misa nos introducen en esa dinámica de ver, de comprobar, de saborear que Jesús ha resucitado”.

Esta Misa es el elemento en que se cimienta la fe del cristiano, y por ello es muy importante; aunque para el padre Juan de Dios, en México no se acostumbra que la celebración continúe más allá de las parroquias, ya que los fieles simplemente se van a casa a vivir un día común.

“Pero para los católicos de países europeos, sobre todo, la Pascua es una celebración muy importante, en la que hacen grandes banquetes, con platillos muy diversos, y al final, como postre, se dan los famosos huevos de Pascua”, explica.

Y si bien es la Misa más importante del día, no es la única. “Primero se tendría que celebrar la Misa de Aurora, después la del día, y todavía hay lugares muy tradicionales en los que al atardecer celebran una Misa con un evangelio especial, el de Lucas 24, referente a los discípulos de Emaús, quienes van tristes pensando que todo ha terminado, y el propio Jesús se les acerca para explicarles las Escrituras. Con esta lectura coronan la hermosura de la Resurrección”.

Puedes leer: Agenda de Semana Santa y Pascua 2019 en la Catedral de México

Cinco tips para celebrar la Pascua

Al ser la fiesta más importante del cristianismo, celebrémosla como tal:

  • Arréglate: como lo haces en la fiesta de Navidad.
  • Decora: tu casa con flores blancas
  • Santifica: tu mesa con el cirio pascual y la Biblia.
  • Comparte: con tu familia un platillo especial.
  • Comunica: la alegría de que ha resucitado ¡Aleluya!