México

“San Judas Tadeo no es Dios”

San Judas Tadeo
  • La devoción a San Judas Tadeo no tiene que ver ni con cuestiones mágicas, ni amuletos.

Por Abimael César Juárez

Desde la década de los 80 del siglo pasado, en que la devoción a San Judas comenzó a atraer a más y más jóvenes, que prontamente se acogían a su protección al considerarlo un ‘santo valedor’, los padres claretianos de la iglesia de San Hipólito y San Casiano empezaron a hacer esfuerzos para limpiarla del sentido esotérico que se le dio, y encausar el fervor religioso mediante una gran labor de evangelización.

El P. Alejandro Cerón asegura que constantemente explica a la gente que venerar a San Judas nada tiene que ver con seguir esas cadenas de oración que amenazan con traer grandes males a las personas que no las continúen, y tampoco tiene que ver con cuestiones mágicas, ni amuletos, ni con la Santa Muerte. Pero sobre todo señala, se ha tratado de formar conciencia en los jóvenes en el sentido de que San Judas Tadeo no es Dios, porque muchos así lo creen, y así viven su devoción, de una manera totalmente equivocada e infructuosa.

Dentro de las Celebraciones Eucarísticas, se invita siempre a la comunidad a reflexionar sobre la vida y ejemplo de este santo tan venerado. A través de varios medios, como volantes, pendones y la propia liturgia, se les insiste que San Judas, si bien propone un modelo de comportamiento a imitar, no dirige a voluntad la vida de nadie, que ser un verdadero devoto de él significa asumir que es una guía para llegar a Jesús, y vivir y proclamar el Evangelio de la forma en que él lo hizo.

Por otra parte dice, a las personas que se oponen a que jóvenes adictos formen parte de la comunidad de San Hipólito, se les recuerda que Jesús recibió a pecadores y rechazados, a leprosos, a recaudadores de impuestos y a otras personas mal vistas por la sociedad, porque eran quienes más lo necesitaban.

Leer:La historia oculta detrás de San Judas Tadeo