Arquidiócesis

Boletín Informativo – 14 diciembre 2018

El Cardenal Carlos Aguiar Retes, Arzobispo Primado de México, se reunió este 14 de diciembre con periodistas de la fuente religiosa.
Escudo Arquidiócesis de México.
Escudo Arquidiócesis de México._

El Cardenal Carlos Aguiar Retes, Arzobispo Primado de México, se reunió este 14 de diciembre con periodistas de la fuente religiosa para compartir un desayuno con motivo de la Navidad, así como para hablar acerca de diversos temas de actualidad, como el desempeño de los nuevos gobiernos federal y capitalino, los altos salarios de algunos servidores públicos, y la necesidad de contar con una Iglesia unida, entre otros asuntos de interés.

En su mensaje inicial a los representantes de los medios de comunicación, señaló que sería muy bueno dar difusión a las acciones que la Iglesia lleva a cabo en beneficio de la sociedad, algunas de las cuales ha venido conociendo de cerca durante sus visitas a hospitales y reclusorios capitalinos. Como ejemplo, habló de la labor de la Congregación de los Agustinos Recoletos en favor de los familiares de los pacientes del Hospital “Federico Gómez”, muchos de los cuales vienen de otras entidades de la República y necesitan un lugar donde descansar o comer.

En cuanto al proyecto que está en marcha sobre la conformación de tres nuevas diócesis que se desprenderían de la estructura actual de la Arquidiócesis de México, el Cardenal Aguiar Retes señaló que se trata de una necesidad debido a las particularidades, sobre todo en cuanto al arraigo de tradiciones, de las zonas episcopales elegidas para dicha transformación: Vicaría I (Azcapotzalco), Vicaría II (Iztapalapa), y Vicaría VIII (Xochimilco, Tláhuac, Milpa Alta), mismas que, junto con las cinco Vicarías Episcopales que restarían de la Arquidiócesis de México, formarían la Provincia Eclesiástica de México.

Explicó que actualmente la Provincia Eclesiástica de México está conformada por la Arquidiócesis Primada y por cuatro diócesis sufragáneas: Atlacomulco, Cuernavaca, Tenancingo y Toluca, lo cual resulta inconveniente por la disparidad de contextos sociales, pues mientras la Iglesia capitalina está preocupada por los grandes desafíos que presenta una ciudad hecha al estilo de las grandes ciudades del mundo, las otras iglesias están enfocadas en las necesidades del campo y otras cuestiones propias de una provincia, lo que complica la homologación de los procesos pastorales.

Con la conformación de la nueva Provincia Eclesiástica –explicó–, a partir del desmembramiento de la estructura arquidiocesana actual, lejos de generarse una división, se generaría una sana unidad mediante siete factores: la homologación de procesos pastorales, la operación de un solo seminario, el funcionamiento de un mismo tribunal eclesiástico, un solo sistema de pensión y de salud para los sacerdotes, el mismo régimen de asesoría fiscal y jurídica, y una solo tipo de relación conjunta con las autoridades civiles. Dijo que por ahora sólo se está a la espera de que la Santa Sede emita su respuesta de aceptación a este proyecto, que podría llegar en el segundo semestre de 2019.

Por otra parte, señaló que si bien el 80 por ciento de los habitantes de la ciudad son católicos, el reto es que los valores cristianos logren emerger, para lo cual es necesario trabajar en comunión y no de manera aislada, a fin de alcanzar una influencia más positiva. Los habitantes de la Ciudad de México –externó– tienen valores, lo cual se pudo constatar en acontecimiento como el sismo de septiembre de 2017 y el reciente éxodo de migrantes centroamericanos que transitó por el territorio capitalino; sin embargo, es necesario pasar de la ayuda solidaria en situaciones urgentes, a la práctica de los valores en la cotidianidad de la vida citadina.  

En cuanto a la labor del nuevo Gobierno de la Ciudad, encabezado por Claudia Shemibaum, y actual el Gobierno Federal, dirigido por Andrés Manuel López Obrador, señaló que es muy pronto para evaluar las consecuencias, positivas o negativas, de las decisiones tomadas sobre la base de las promesas que hicieron durante las campañas electorales. Para esto –externó–, habría que esperar por lo menos un año.

Otro tema que tocó el Card. Aguiar Retes, fue el de los altos sueldos de algunos funcionarios de gobierno, como los que reciben los integrantes de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Al respecto, dijo que, como señala la Biblia: “El buey que trilla tiene derecho a comer”; sin embargo, en México existe una desigualdad muy grande de salarios, misma que está buscando acortar el nuevo Gobierno de la República, una labor para la cual se necesita tiempo y paciencia, pues no es una cuestión tan fácil.

Ya lo he dicho –señaló en este mismo sentido–: hay tres factores que son raíz de nuestros problemas: el primero, la crisis de la familia, que origina que el ser humano carezca de la experiencia del amor solidario; en cambio, cuando mamá, papá e hijos comparten en medio de la austeridad, hasta lo poquito alcanza para todos; el segundo, la desigualdad social, que impide a muchos ciudadanos abrirse camino a una vida digna, y tercero, la crisis en educación, que impide a las personas desarrollar y poner en práctica las propias habilidades para el desarrollo personal.