Desde la Fe - Canal RSS - Para niños como tu - Vive y experimenta el amor de Dioshttp://www.desdelafe.mx/apps/article/?z=48Día del niñoHoy celebramos el Día del Niño en nuestra patria. Como en todas estas fiestas, no debemos pensar que nada más hoy honramos a nuestros niños y que todos los demás días del año nos olvidamos de ellos. Los niños deben estar siempre presentes en nuestra vida y ocupan en ella el lugar más importante.

Jesús y los niños

Los niños son muy importantes para Jesús. El Evangelio nos cuenta que una vez los apóstoles regañaban a los niños porque querían estar con Jesús, y no lo dejaban en paz; entonces Él regañó a los apóstoles y les dijo “dejen que los niños se acerquen a mí, porque de ellos es el Reino de los cielos; y el que quiera entrar al cielo, tendrá que hacerse como niño”.

Y en otra ocasión los apóstoles estaban discutiendo sobre quién de ellos era el más importante. Como no se ponían de acuerdo, le preguntaron a Jesús, y entonces Él llamó a un niño que andaba por allí jugando, lo puso en medio de ellos, y les dijo: “éste es el más importante en el Reino”.

Son tan importantes los niños que Él dice que “el que recibe a un niño, a mí me recibe” y que “los ángeles de los niños ven a Dios cara a cara”.

También dijo que “¡ay del que escandalice a uno de estos niños; más le valiera que le amarraran al cuello una rueda de molino y lo echaran al mar”.

Como ven, los niños son muy importantes para Dios.

¿Por qué?

En primer lugar porque los niños son los más necesitados entre los humanos. Todo lo reciben de otros  porque son muy pequeños. Por eso Dios, a través de la naturaleza misma, les ha querido dar una familia que vea por ellos y los acompañe en su crecimiento desde la infancia hasta su madurez, cuando les toque a ellos iniciar una nueva familia. Lo que los niños reciben ahora lo darán, con mucho cariño, a sus hijos cuando los tengan. ¡Así es la vida, y qué bueno que sea así!

Pero también porque son buenos

Jesús ve la bondad de los niños y nos los pone como maestros. Al cielo sólo entran los niños y los que han aprendido a ser como ellos.

Cuando van creciendo, desean parecer más grandes. Tienen ansias por dejar de ser niños. ¡Qué bueno!, así tiene que ser, pero, por favor, cuando sean mayores, traten de conservar lo bueno que tuvieron de niños.
La inocencia de los niños no debe confundirse con ignorancia. La inocencia consiste en no tener culpa por haber hecho algo malo. Y los niños son buenos.

Son generosos, saben perdonar, tienen confianza en las personas a las que aman; si los motivan son generosos, no les gustan las mentiras, sufren por la violencia y por la crueldad, son abiertos y saben ser buenos amigos, y, sobre todo, aman mucho a Dios y tratan de conocerlo más.

Dios les dio una familia

Un niño necesita de su familia mientras se hace mayor. A veces no tienen familia y sufren mucho porque no es lo mismo crecer como huérfano. También duele mucho cuando falta el papá o la mamá. Por eso es tan importante que cuando los niños crezcan y se casen, procuren dar a sus hijos su propio papá y su propia mamá. El Matrimonio es para siempre, por el bien de los esposos y de los hijos.

Cuando Dios decidió regalarnos a su propio Hijo para que se hiciera hombre como nosotros, le dio una propia mamá en la Virgen María, y le pidió a san José que le ayudara a criar a Jesús. Jesús tuvo, pues, su Sagrada Familia que es modelo para todas nuestras familias.

A los niños les encanta conocer sus derechos, pero vivir en familia tiene sus propias obligaciones. El niño debe obedecer a sus padres, aunque ellos no estén presentes. Debe tomar en serio su escuela porque es su futuro. Debe convivir en paz con sus hermanos, amándolos y respetándoles sus derechos. Debe ayudar en la familia en los trabajos que vaya pudiendo hacer. Debe colaborar con los papás en la educación y cuidado de sus hermanos. Todo esto en un clima de afecto y confianza.

En la Iglesia

En la Parroquia los niños también son importantes y debemos esforzarnos en que participen y se formen para ser buenos cristianos. También es su familia en la que se reúnen con sus demás hermanos, hijos de Dios.

¡Felicidades por su día!
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=7206Domingo, 30 de abril de 2017, 14:00 horas
CUENTO: La guardiana del sueñoGabriel, Lucía, y su pequeña Sofía, se bajaron del taxi frente a la casa de los papás de Lucía. Desde que se casaron, hace ya seis años, se pusieron de acuerdo en pasar la Navidad con sus respectivos papás, alternando año con año. A Gabriel le gustaba pasar la Navidad en la casa paterna de su esposa porque allí se vivían mejor las tradiciones que en su propio hogar ya se habían perdido. A él le agradaban esas tradiciones y estaba decidido a conservarlas en su nueva familia.

El recibimiento no fue especialmente solemne por parte de la familia de Lucía; no era necesario, ya que los seguían considerando como si vivieran allí y como si ella nunca se hubiera ido. Ellos mismos se sentían en casa. A Sofía, su pequeña de cinco años, la recibieron sus primos, e inmediatamente la integraron a sus juegos. Ella se sentía a gusto aunque entre ellos no era la reina y la trataban sin miramientos.

Siguiendo la costumbre, toda la familia, incluyendo nueras, yernos y nietos, se dirigió al templo cercano a participar en esa Misa de Gallo, que ya no era de gallo porque la celebraban muy temprano, y vivieron devotamente el misterio del amor de Dios a los hombres que lo hizo hacerse hombre como nosotros. Al terminar la Misa arrullaron la imagen familiar del Niño Dios, y los abuelos organizaron a los nietos para que a cada uno le tocara arrullar al Niño por lo menos un ratito. Sofía abría muy bien los ojos y contemplaba aquella imagen infantil depositada en sus bracitos, y trataba de cantarle el A la ro-ro-ró, siguiendo a toda la comunidad. Al terminar la ceremonia, toda la familia llevó entre luces de velitas y de bengalas la imagen del Niño a su hogar, y allí celebraron el rito familiar de acostarlo en el pesebre junto a su Madre y a san José. Los ojos de Sofía captaban cada detalle y lo guardaba en su corazón. Así se aprenden las tradiciones.

La cena culminó esa noche santa en la que hubo brindis y regalos para todos. Poco a poco los que tenían que irse fueron desfilando por la puerta, despidiéndose como si no quisieran irse.

Gabriel y Lucía despertaron a su niña, la abrigaron y la llevaron a despedirse de sus abuelos. La abuela desapareció un segundo y reapareció radiante llevando una bella imagen del Niño Jesús que depositó en las manos de su nieta. Era su regalo de Navidad, un regalo para toda la vida, un regalo como el que ella había recibido cuando era niña y que todavía conservaba y acostaba cada año en su nacimiento. Así se inician las tradiciones.

A Sofía se le saltaban los ojos contemplando a aquel Niño Jesús que ahora era suyo y al que se apresuró a arropar con su propia chamarra, así, muy cerquita de su corazón que palpitaba acelerado por la emoción. Miles de gracias y de besos fueron su regalo a la radiante abuela, y se marcharon a casita en un taxi desvelado que por fin atinó a pasar.

Al llegar Lucía tomó al Niño Jesús de los bracitos de su hija y lo acostó en una cuna improvisada con escarcha y pelo de ángel debajo del arbolito de Navidad. Ellos no habían puesto nacimiento.

Sofía no quería irse a dormir, pero su mamá se la llevó cargando, le puso la pijama, la acostó y después del beso de buenas noches la dejó bien cobijadita en su camita, y se fue a dormir.

Gabriel y Lucía se despertaron tarde aquel día de Navidad extrañados de que en esta ocasión no los hubiera despertado su niña, ansiosa por abrir sus regalos. Lucía corrió a la cama de su hija y no la encontró. Alarmados se pusieron a buscar a su niña y no buscaron mucho porque su departamento era chiquitito, la encontraron acurrucada debajo del arbolito de Navidad con el Niño Jesús en brazos. No había querido dejarlo solo, sin una mamá que lo cuidara.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=7044Domingo, 25 de diciembre de 2016, 14:00 horas
CUENTO: Mexicano—¡Mexicano! —le gritó uno de los salvadoreños desde la sala, entre las risas y las pláticas de por allá.
Pero él hizo como que no oía. No tenía ganas de salir de la cocina, aunque ya no aguantara el olor del barbecue que le habían echado al pavo, del que ya nadie parecía acordarse. Encendió el televisor colocado encima del refrigerador, y luego también un cigarro, aunque sin saber fumar, sólo por imitación. En pantalla pasaban un anuncio navideño, de ropa o algo así; no tenía ganas de saber de qué era. “Mexicano”, le había llamado aquella voz alcoholizada. Había ahí, en esa reunión, otros tres mexicanos; pero él era el único de apellido “Mexicano”, por eso se dirigían a él de ese modo. De por sí, en el país casi no había conocido a nadie con ese apellido. Además de él, solamente a dos: su padre adoptivo, muerto ya, y su hijo, quien había sido bautizado como Juan Antonio Mexicano López, y de quien no sabía nada desde hacía seis meses, cuando dejó de comunicarse y mandar dólares a Tlaxcala. La última vez que llamó para allá, había pensado decirle a Lupe: “Vende canarios y olvídense de mí”, pero le faltó valor, y después sólo se hizo el que se lo había tragado la tierra. Al venirse a Estados Unidos, cuando Juanito tenía apenas dos meses, había dejado unos doscientos canarios, y así como era Lupe de luchona, algo podría hacer con esos pájaros para comer; además vivían ya en la casa su mamá y dos tíos que eran buenos para el trabajo. Pero ni siquiera le había dejado el criadero por buena gente, sino porque ya nadie compraba pájaros, ni por más amarillos que fueran.

—¿Dónde está pues el Mexicano? —dijo ahora una mujer también desde por allá, pero sin entrar a buscarlo.

Era Patsy, la portorriqueña. A ella se le había ocurrido por la mañana que podían arrullar esa noche al Niño Dios como se hacía en otros lugares, de ese modo lo dijo antes de advertir que ella no se sabía ningún canto. Además, cuando lo dijo, lo dijo como burlándose de lo mexicano, porque ya había comenzado a tomar, y cuando estaba así se le subía lo dizque americana. ¿Y cómo iba a saber ella de esos cantos, si ese era el país de las libertades? Y el Niño Dios… sí, el Niño Dios estorbaba a todo eso, a los placeres, a hablar de motores y volantes, de condados donde se divierte uno de noche. Estorbaba, pensó, como estorba todo lo que no es desechable, contimás faltando cinco minutos para la medianoche, contimás todavía cuando uno tiene 26 de edad, y ha conocido de cerquita una sociedad moderna, y ha tomado muchas cervezas, y el llanto de un niño quiere venir desde lo lejos, acompañado del canto de esos canarios que no se venden. Acompañado también de pobreza, y de tierra, y de cuartos que se hablan porque no hay puertas.

—¡Acá está! —dijo ahora otro de los salvadoreños asomándose a la cocina. Pero tal cara le debió haber visto, que hizo señas a todos los de la sala para que mejor lo dejaran en paz.

Él, Mexicano, destapó una cerveza más. Escuchó que en la sala chocaban las botellas. Y después otra media hora de pláticas inútiles, como las de los canarios, como las de esos canarios que ya no se podían vender, y que por nada dejaban de hacer escándalo. Apenas le quitaba uno la cobija a la jaula y empezaban todos a platicar al mismo tiempo, cada uno con su tema, porque los pájaros habrían estado pensando que decían cosas, y que otros las entendían. ¿Si no para qué decían tanto? Casi que también parecían borrachos. Pero a Juanito le gustaba oírlos; apenas tenía un mes de nacido, de repente dejaba de llorar, paraba oídos a los canarios y como que quería reírse, a lo mejor porque le traían paz. Para eso servían al menos, para callar el llanto de aquel niño que había sacado su color de piel, y su cabello negro y con entradas, y los ojos enchinados como los de la mamá; y al que hacía seis meses él había decidido cambiar por una vida moderna, mintiéndose a sí mismo de que la Lupe, con lo luchona que era, podía sacarlo adelante.

Y mientras eso pensaba, oyó de pronto que allá afuera, en la sala, la Patsy, que por extraña razón iba en serio con lo del arrullo al Niño Dios, comenzaba a organizarlo, aunque ya pasara bastante de la medianoche. A él ya no lo molestaban. Otro de los mexicanos dijo que se sabía un canto. Y comenzaban ya con el arrullo. El mexicano aquel, a la verdad, nomás se sabía una estrofa del canto, y de lo mismo no salían. Duerme y no llores. Era el mismo canto que se sabía bien la abuelita de Lupe, y que cantaba siempre en esa fecha.

Se presentó por fin en la sala, y a señas pidió tomar una punta de la cobija con que se hacía el arrullo, y comenzó a cantarlo; casi que lo recordaba completo. Los demás lo seguían con el estribillo. Y de pronto, mientras cantaba, las lágrimas comenzaron a rodarle por los pómulos y se le alargaron hasta el cuello; no podía quitar los ojos del Niñito Dios, que de repente, como un milagro, comenzaba a parecerse mucho a aquél, a aquél que había dejado durmiendo al arrullo de los canarios, era muy igual: sus manos regordetas como dos hermosas estrellas de cinco picos, sus mejillas chapeadas como las de “La Lupe”, y su sonrisa tan niña, una sonrisa como de paz. No dejaría de llorar ni al hacerse de su abrigo y salirse de ahí para irse a dormir. Ni al llegar tres días después al país. Ni al oír el canto de tanto pájaro. Ni al llamar a la puerta. Ni al hincarse arrepentido y sentir en la cabeza las manos de la Lupe, quien lloraba de alegría por saber que estaba vivo.]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=7046Domingo, 25 de diciembre de 2016, 14:00 horas
CUENTO: Navidad criollaEvens apenas recuerda a su madre. Recostado boca arriba, sobre las cobijas que los mayores pusieron en medio del patio del albergue, contempla una despejada noche de luna llena, y medita. Intenta recordarla. Imagina su piel negra y su sonrisa brillante; piensa que debió tener brazos largos y fuertes, aunque quizá cansados de tanto llevarlo. Piensa que, si ella aún estuviera, cada mañana sentiría sus manos grandes y tibias sobre su rostro para despertarlo.

Sus recuerdos más claros, sin embargo, eran el tazón de arroz y salchichas que comió junto a los mayores el día que Mickenson y él ya no tuvieron que compartir el mismo asiento en los autobuses; y las palabras de Emmanuel cada vez que llegaban a un nuevo refugio de migrantes: “Descansamos un poco y luego saldremos”. También recordaba con mucha claridad el día que le preguntó a Emmanuel si era su padre, y él le dijo que no, mientras lo subía al tren.

Una vez, Evens escuchó a uno de los mayores decir que su madre había muerto en Brasil hacía mucho tiempo. Esa noche lloró mucho y se sentía confundido. Creía recordar cada vez que durmió sobre el brazo de su madre mientras un arrullo metálico se internaba en el espesor de la selva. Evens siempre intentó recordar su rostro o su voz, trató de veras. Pero sólo le venían imágenes de su piel, la sensación de su tibia respiración sobre su pelo y sus brazos, que debieron ser fuertes y anchos, para cargarlo todos esos días y todas esas noches de las que casi no recordaba nada. Aquella noche, Mickenson intentó consolarlo, le dijo que su madre los esperaba en San Diego.

—Mamá nos espera allá. Nos espera a los dos. Ya lo verás hermano— decía. Pero Mickenson no era su hermano.

Eso lo supo cuando Emmanuel salió temprano con Mickenson y regresó, solo, hasta el atardecer. “Mick se ha ido ya con su madre”; fue todo lo que dijo y no volvieron a hablar del tema.

Evens ahora tiene un tarjetón con su nombre escrito en él. Emmanuel le dice que pronto estarán con los demás. Evens ignora quiénes serán “los demás”; él siempre se ha sentido parte de “los demás”. Siempre ha viajado con los demás, ha comido con los demás y ha escuchado con los demás la tranquilidad de tantas noches en el camino. Ahora mismo, por ejemplo, Evens entra con los demás en un amplio salón blanco con un crucifijo empotrado en la pared. Ha estado en otros salones semejantes y por eso se siente tranquilo. Le acercan una silla y se sienta. Es amplia.

Al atardecer comienzan a llegar los otros. Sonríen mientras entregan abrigos, suéteres y pants a los demás. Una mujer le ofrece un gorro a Emmanuel y él dice “¡Gracias! ¡Gracias! ¡Gracias!” A él le regalan una chamarra, algunos dulces y un muñeco de Supermán. En el salón se escucha música y entra un buen aroma a guisado. Los demás dicen que es Navidad, y Emmanuel le explica que celebran la noche en que María dio a luz a Jesús, el Salvador.

Evens mira la oscuridad a través de la ventana e imagina que la noche abraza ese salón y a todos quienes están, por eso se siente arropado. Piensa que, si Mickenson estuviera allí con él, ambos cabrían perfectamente en la silla y le regalaría un dulce.

*El 12 de enero del 2010, un terremoto destruyó buena parte de Haití y dejó un saldo de más de 220 mil muertes. Decenas de miles de damnificados huyeron a Brasil que les tendió la mano para albergarlos provisionalmente; pero, tras un golpe de estado contra la presidenta brasileña, se acabó la hospitalidad con los refugiados y éstos comenzaron a desplazarse a Estados Unidos. Los migrantes haitianos hoy deben cruzar siete países para solicitar asilo en Norteamérica, en medio de serias dificultades de salubridad, alimentarias y de seguridad. El 22 de septiembre pasado, EU reanudó la deportación de haitianos provocando que casi 5 mil migrantes apenas vivan en una burbuja de incertidumbre hacinados a las puertas de las puertas internacionales. ONG’s estiman que, en 2017, otros 8 mil haitianos cruzarán el continente contra todo pronóstico de éxito.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=7047Domingo, 25 de diciembre de 2016, 14:00 horas
Santa Cecilia, patrona de los músicosTodas las artes son bellas, pero la música tiene el privilegio de ser una de las expresiones más comunes, ya que a todos nos gusta escuchar el sonido armonioso de los instrumentos, acompañando alabanzas, alegrando una fiesta o relajándonos.

La Iglesia utiliza la música como compañera de su tesoro más grande, es decir, la Santa Misa: órganos, coros, estudiantinas y grupos musicales participan en las parroquias resaltando la belleza y solemnidad de la celebración, con miles de obras musicales compuestas con amor y belleza para Dios.

Se cuenta que una joven de la nobleza romana llamada Cecilia, mientras contraía matrimonio con otro joven llamado Valeriano, bajo el sonido de los instrumentos, cantaba de alegría en su interior pidiendo a Dios conservarla siempre pura y feliz. Cecilia no tocaba ningún instrumento, pero disfrutaba las delicias de la música. Es por ello que se le representa siempre acompañada de algún instrumento de cuerdas u órgano.
Muchos santos han disfrutado de la música y otros más han compuesto piezas bellísimas, como el santo obispo mexicano Rafael Guízar y Valencia (autor de Oh Virgen Santa). De Santa Cecilia quizá se conoce poco, pero si fue capaz de cantar a Dios con el corazón aún siendo martirizada, es digna de ser reconocida como la Santa protectora de la música y de sus intérpretes.

Este 22 de noviembre, día de Santa Cecilia, puedes pedirle que cuide a tus artistas favoritos y dedicarle una bella canción. ¡Santa Cecilia, ruega por nosotros!
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=7005Domingo, 20 de noviembre de 2016, 14:00 horas
¿Qué es un obispo?
¿Te has dado cuenta que en todas las Misas el sacerdote pide a Dios por los obispos, y nos pide a nosotros orar por ellos? Pero ¿quiénes son los obispos?, ¿cuál es su papel en la Iglesia? Te lo contaré:

Después de que Jesucristo resucitó y subió al cielo para estar al lado de Dios Padre, los apóstoles continuaron valientemente su misión, llevando por todo el mundo el mensaje de Amor que su Maestro les había enseñado.

Pero como el número de fieles crecía cada vez más, los apóstoles fueron eligiendo sucesores para que continuaran cuidando las almas de quienes habían abrazado la fe en Jesucristo. A estos sucesores se les conoce con el nombre de “obispos”, palabra que significa “vigilante”, pues, en general, son los responsables de vigilar que el Pueblo de Dios vaya por buen camino.

Ellos, como guías y custodios del “rebaño”, se preocupan de que ninguna de sus ovejas se extravíe; cuidan también de que las enseñanzas de Jesús no sean alteradas o malinterpretadas, y son maestros que enseñan con el propio ejemplo. Además, son la autoridad de la Iglesia y ejemplo de oración, pues es ahí donde escuchan al Espíritu Santo que les indica cómo guiar a su grey, es decir, a sus fieles.

Ser obispo no es cosa fácil: es una responsabilidad muy delicada que requiere sabiduría, autoridad y mucho amor a Jesucristo y a su Iglesia. Y es por ello que los obispos necesitan de nuestra oración, necesitan que continuamente le pidamos a Dios que siga iluminándolos para que no se cansen en su labor y sigan humildemente cuidando de nosotros.

¿Sabes cómo se llama el obispo de tu ciudad? Pregúntale al sacerdote de tu parroquia y haz el propósito de conocerlo, de saludarlo con tu familia, pero sobre todo, de hacer oración por él, pues esta semana todos los obispos de México estuvieron reunidos para compartir experiencias y ver la mejor manera de cuidar de nosotros.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=6995Domingo, 13 de noviembre de 2016, 14:00 horas
San Martín Caballero, soldado de Dios
En el año 337, bajo el frío invierno del poblado de Amiens, en Francia, un hombre en harapos, casi desnudo y temblando de frío, pedía en balde una limosna o mendrugo para comer, pero nadie había en la calle. Sólo un soldado del Ejército Romano que pasa por ahí; compadecido por la situación de aquel hombre, cortó con su espada la mitad de su capa para dársela. No la dio toda, pues la capa pertenecía al ejército al que servía fielmente. 

Aquella misma noche, el buen soldado fue visitado por alguien muy especial: Jesucristo, quien vistiendo la media capa que el militar había regalado al mendigo, le dijo con dulce voz: “Gracias, Martín”.

Martín, el soldado romano de 21 años, tomó la decisión de retirarse del ejército y hacerse bautizar como seguidor de Cristo, pero obviamente no se lo permitieron porque era un buen combatiente. Sucedió entonces que, cuando los romanos se alistaban a combatir a los invasores bárbaros, el emperador César Juliano visitó a su ejército para darle a cada uno de los soldados un incentivo económico antes de la batalla. Al llegar a Martín, éste le dijo: “César, he luchado por ti, permite que ahora luche por Dios. Yo soy soldado de Cristo, y no me es lícito seguir en el ejército ni aceptar tu dinero”.

En el Ejército Romano no estaba permitida la deserción, por lo que el emperador podía haber mandado ejecutar al soldado, pero Martín era apreciado por todos, y de hacerlo, bajaría la moral y ocasionaría descontento en la tropa en víspera de la batalla. Por ello, el emperador prefirió burlarse de él, diciéndole: “Los bárbaros nos atacarán mañana y tu actitud, querido Martín, parece movida por el miedo más que por tu fe. Dices ser cristiano por miedo de enfrentarte y derramar sangre”. Martín le respondió: “Mañana déjeme en primera línea de batalla, sin armas, sin escudo y sin casco, así le probaré mi valor y fidelidad, y le demostraré que el miedo que tengo no es a morir, sino a derramar la sangre de otros hombres”. Y así acordaron.

Sin embargo, no hubo necesidad de ello, pues, increíblemente, los bárbaros se rindieron antes de iniciar la batalla. Los legionarios dicen que fue el miedo ante el numeroso Ejército Romano, pero lo que realmente les espantó fue el saber, por sus espías, que los romanos estaban tan seguros de la victoria que había soldados que acudirían al combate sin armas. El César permitió entonces a Martín dejar la vida militar, y así, aquel buen soldado llegó a ser Obispo, defensor fiel de la fe en Cristo, y el santo patrono de los soldados y de aquéllos que dan cobijo al prójimo desamparado.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=6988Domingo, 06 de noviembre de 2016, 14:00 horas
El niño valiente
José fue un niño travieso y alegre que jugaba a las canicas con sus amigos, y corría por las calles de Sahuayo, Michoacán, tirando con su resortera; montaba a caballo y estaba acostumbrado a la vida campestre, donde la fe y la caridad se practicaban como lo transmitían los padres de familia y la Iglesia.

Tenía 13 años cuando estalló la Guerra Cristera, con la que el Gobierno Federal declaró como enemigos a muerte a todos los ministros de la Iglesia Católica y a sus seguidores. Los dos hermanos de José se unieron a las fuerzas cristeras, y aunque él también deseaba unirse, su madre no lo permitió. Ante ello, José insistió en decirle cuánto quería tener la oportunidad de participar, tanto por su amor a Jesucristo y a la Virgen María, como por esto que le dijo a su madre: “… mamá, nunca ha sido tan fácil ganarse el cielo como ahora”. José confiaba plenamente en que, si moría, llegaría directamente ante Dios, y finalmente le aceptaron como portador del estandarte de la Virgen de Guadalupe.

En el transcurso de un combate entre cristeros y fuerzas federales, el caballo del jefe del batallón cristero cayó muerto. José le ofreció su propio caballo diciéndole “Sálvese usted, yo no hago falta, y usted sí.” El niño logró que se salvara el jefe, quien quedó muy conmovido por el gesto de valentía y generosidad del muchacho. José fue hecho prisionero, al igual que otros cristeros.

Desde la cárcel pudo enviarle una carta a su mamá, diciéndole: “Creo que voy a morir, pero nada importa, mamá. Resígnate a la voluntad de Dios, que yo muero muy contento, porque estoy en la raya al lado de nuestro Dios… y diles a mis hermanos que sigan el ejemplo de su hermano el más chico, y mándame la bendición”.

Fue torturado para que renegara de Dios, pero no lo hizo. Le llevaron caminando herido hasta donde le mataron, pero lejos de quejarse, gritaba: “Viva Cristo Rey”. Murió con el tiro de gracia. Los habitantes del pueblo nunca habían presenciado algo semejante; los mismos soldados estaban admirados de tanta valentía de aquel muchacho que el viernes 10 de febrero de 1928 fue hecho mártir de Cristo Rey, entrando en la Gloria de Dios.

¡San José Sánchez del Río, ruega por todos los niños de México!
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=6959Domingo, 16 de octubre de 2016, 14:00 horas
Defensora de la vida
“Soy albanesa de sangre, por vocación pertenezco al mundo, pero mi corazón pertenece completo a Jesús”. Así respondía a los periodistas una mujer anciana, bajita, de hábito humilde que vagaba por los basureros y calles de la India en busca de niños y niñas abandonados a su suerte.

“Madre Teresa”, le llamaban sus discípulas, otras mujeres que, con ella, fundaron la obra de las Misioneras de la Caridad, con la finalidad de ayudar a los más pobres entre los pobres. 

Madre Teresa y las Misioneras de la Caridad recorrían Calcuta y otras ciudades atendiendo a los enfermos, niños y familias pobres. Era común, en aquel tiempo, que las madres pobres abandonaran a sus recién nacidos por falta de recursos: y si se trataba de niñas, tristemente preferían que murieran para que no sufrieran cosas peores.

En una ocasión, Madre Teresa escuchó que Jesús le decía: “Ven y sé mi luz... buscando necesitados de Amor”, y se convenció de amar mucho. Así comenzó a fundar casas donde los niños abandonados se alimentaban y recuperaban para luego ser adoptados por familias que los amaban tanto como las Misioneras de la Caridad.

“Si saben de alguna mujer que no quiera tener a su hijo o quiere abortar, convénzala para que me traiga a ese niño. Yo lo amaré, viendo en él el Amor de Dios”. Esas fueron las palabras que la misionera de los más pobres dijo al mundo al recibir el premio Nobel de la Paz en 1979. Además dijo que “si se acepta que una madre mate a su propio hijo, ¿cómo podremos decirle a otros que no se maten?” Y no dejó de buscar, de cuidar y amar a niños, pobres y olvidados, poniendo en riesgo su propia salud hasta el final: “amando hasta que duela”.

Hoy la Iglesia está de fiesta porque la Madre Teresa ha sido reconocida como santa, defensora de la vida de los niños y de los más pobres entre los pobres.

Santa Teresa de Calcuta, ¡enséñanos a amar como tú!
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=6906Domingo, 04 de septiembre de 2016, 14:00 horas
El que persevera alcanza
En el norte de África, en el año 332, nació una pequeñita llamada Mónica. Le encantaba hacer oración porque eso le daba mucha paz y alegría. Creció y contrajo Matrimonio con un hombre bueno, pero de carácter muy fuerte. Su esposo le gritaba y la amenazaba como solían hacerlo todos los demás hombres de aquella época, pero nunca le hizo daño porque ella siempre le pedía a Dios que la ira y el mal genio de su esposo disminuyeran.  Y así ocurría.

Tuvieron tres hijos, el mayor de ellos era Agustín. Mónica oraba todos los días y le pedía a Dios que Agustín se corrigiera, pues aunque era inteligente y siempre buscaba una explicación a todas las cosas, era muy travieso y desordenado. Tan fuerte fue la oración de su madre, que Agustín no sólo mejoró su conducta, sino que llegó a dejar todos sus vicios y seguir las enseñanzas de Cristo, hasta ser Obispo, uno de los más sabios y santos.

Mónica fue una esposa y madre paciente. Y Agustín un hijo rebelde, que fue transformado por Dios para alcanzar la Verdad que buscaba, gracias a la incansable oración de su mamá. Ellos son dos grandes santos que festejamos el 27 y 28 de agosto, respectivamente. 

"Es imposible que un hijo se pierda entre tantas lágrimas y oración".
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=6893Domingo, 21 de agosto de 2016, 14:00 horas
El Templo de Dios

Dios nos ha regalado un cuerpo maravilloso. Millones de células trabajan en él para que podamos ver los colores, disfrutar los aromas y sabores, escuchar música o sentir los abrazos de mamá y de papá; y es tan inteligente nuestro cuerpo, que por sí mismo se cura cuando algo le ha lastimado o hecho daño. 
Nuestro cuerpo es un regalo que da felicidad, no sólo a nosotros mismos, sino a los demás. Por ejemplo: a mamá, cuando te cargó por primera vez; a papá, cuando pudiste ayudarlo con algunas herramientas; a ti, cuando alcanzaste aquello que te parecía tan alto, y a muchas otras personas cuando juegas con ellas, las escuchas, les hablas o las cuidas en su enfermedad. Dios nos dio este cuerpo para sentir y para brindar felicidad, para ayudar y dejarnos ayudar, para hacerse presente Él mismo en nuestras buenas obras que realizamos cada día, y para que, creciendo fuertes y sanos, tengamos algún día la capacidad de colaborar con Él en el surgimiento de nuevas vidas: las de nuestros hijos.
Dios quiso darnos este cuerpo y habita en él desde nuestro Bautismo. Por eso debemos conservarlo puro, sano y limpio. 
En su sexto mandamiento, Dios nos ha pedido no realizar “actos impuros”, es decir, nada que robe la pureza y la bondad de nuestro templo, ya que el mal, queriendo hacernos daño, nos engaña haciéndonos pensar que nuestro cuerpo es como un “cosa” que se tiene y utiliza egoístamente, y esto no es así. Si somos egoístas con nuestro cuerpo, pensando solamente en nosotros mismos, en nuestra comodidad y placer, incluso haciendo uso de los demás para este fin, estamos faltando a este mandamiento.
Debemos cuidar la pureza de nuestro cuerpo, del templo que Dios nos ha dado y que Él mismo habita. Hay que defenderlo, no dejando que nadie robe su pureza; ni siquiera nosotros mismos con nuestros pensamientos o acciones: ejercita tu cuerpo, aliméntalo sanamente y haz buenas obras con él. Dios te lo dio para eso.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=6368Lunes 3 de Agosto del 2015
Honrarás a tu padre y a tu madreDentro de los Diez Mandamientos de la Ley de Dios, el cuarto nos pide: “honra a tu padre y a tu madre”. La palabra honrar significa tener respeto y consideración hacia una persona.
Desde que nacimos, nuestros padres han estado atentos a todo lo que necesitamos: alimento, ropa, medicinas, diversión, etc. Mientras estudiamos, nos ayudan con las tareas y buscan proporcionarnos todo lo necesario para nuestro óptimo aprendizaje. Pero hay algo todavía más importante: aunque llegamos a equivocarnos o causarles un fuerte disgusto, siempre nos perdonan y dan apoyo, porque somos sus hijos; no nos abandonan, e incluso, una vez casados, seguirán pendientes de nosotros .
Dentro de algunos años, cuando seas adulto, tus padres serán mayores, y quizá ya no podrán hacer muchas cosas como ahora; y aunque tú ya no vivas con ellos, puedes ayudarlos visitándolos, solventándoles algunos gastos o tal vez ayudándoles en su aseo, vistiéndolos o dándoles de comer, tal como ellos hicieron contigo muchos años atrás.
Honrar a papá y mamá es un mandamiento que debemos cumplir ahora y mañana: y para saber qué tanto lo estamos haciendo, responde en secreto a estas preguntas, y busca cambiar en lo que estés mal.
1. ¿Desobedezco a mis padres?
2. ¿Les falto el respeto?
3. ¿Me avergüenzo de ellos?
4. ¿Les digo mentiras?, 
5. ¿Aprovecho todo lo que me dan: (escuela, domingo, tiempo)?
6. ¿Les he dicho que los amo?

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=6304Mon, 22 Jun 2015 00:00:00 GMT
¡Gracias, papá!Para que Jesús fuera creciendo en edad y sabiduría, fue necesario que su padre adoptivo, san José, estuviera a su lado trabajando, asistiendo fielmente a santa María, su esposa; resguardando la casa, reparando lo dañado en el hogar, durmiendo poco en situaciones de peligro o angustia y enseñando al pequeño Jesús a trabajar con empeño, con amor, para llegar a ser todo un hombre justo y bueno.
Tal como san José, nuestros papás tienen el sagrado oficio de ser tronco del árbol de nuestra familia: papá significa amor, sabiduría, disciplina, liderazgo y muchas otras virtudes. Por ello, Dios concede que un padre de familia tenga fortaleza, vigor, astucia y mucho celo por su familia, y a pesar de que a veces papá sea callado o serio, que esté bastante ocupado o parezca severo, Dios ha sembrado en él mucha ternura, cariño y deseos de ver que su hogar crezca como un robusto árbol que destaque por su altura y firmeza.
Ahora que se acerca el Día del Padre, fiesta que estaremos celebrando el próximo 21 de junio, hagamos que papá se sienta animado por nuestra oración, cariño y respeto.

Actividad
En un trozo de cartulina, dibuja con pintura de agua color café el tronco de un árbol alto. Consigue también pintura verde oscuro, y con tus manos, plasma el follaje sobre el tronco. Si tienes hermanos, que cada uno de ellos estampe también su mano en ese tronco, a manera de ramas, con un color más claro o distinto. Escribe al pie del tronco, entre las raíces, el nombre de papá.
Recorta o enmarca esa pintura y antes de dársela como regalo del Día del Padre, reza un momento pidiendo a Dios que cuide el corazón de tu papá para que siga siendo custodio de tu familia, que sea feliz y que disfrute mucho de las alegrías que tú puedas darle.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=6291Junio 16 de junio de 2015
¿Quién hace los milagros?Muchas veces has escuchado la palabra “milagro”, que se origina de la acción de “mirar algo con asombro” porque no puede explicarse o entenderse. Se utiliza cuando ocurre un evento que altera el ritmo de las cosas o modifica lo esperado. Pero, ¿por qué sucede y quién lo realiza?
Durante su vida, Cristo realizó muchos milagros: multiplicó los panes, curó enfermos, aplacó tempestades y devolvió la vida a quienes ya habían fallecido. Esos milagros tenían siempre la finalidad de ayudar a otros, y Cristo los hizo por amor a nosotros.
Cuando Jesús hacía un milagro, primero platicaba con Dios Padre, y no dejaba de explicar a los presentes que realizaba el milagro para que reconocieran a su Padre Dios que actuaba en Él y que lo realizaba con la autoridad misma de Él. ¡Muchos creían al ver los milagros!
Más tarde, los discípulos y los apóstoles comenzaron también a realizar milagros por autoridad de Cristo, que es Dios: haciendo siempre oración y pidiendo en Su nombre, se realizaba el milagro. Esto significa claramente que Dios es “el autor” de todos los milagros. 
Muchos hombres y mujeres piden ayuda a Dios para nuestro beneficio. Eso les ha hecho ser reconocidos como “santos”, porque antes de pedir por ellos mismos, se preocupan y piden por otros. Así, desde el cielo y delante de Dios, los santos interceden por ti cuando se lo pides para que Dios realice un milagro. 
Dios no deja de hacer milagros cuando su finalidad es ayudar a otros, porque en todo milagro viene la firma del amor de Dios. Por eso no debemos pedir milagros huecos ni egoístas que busquen comodidad o lujos, sino que ayuden a otros a creer en Dios, a creer en el amor, porque Dios es amor.
¿Quieres pedir un milagro a Dios? Pídelo con ayuda del santo de tu devoción, con toda confianza, porque a eso nos invita Jesús: “Pidan y se les dará”, y “lo que pidan en mi nombre, mi Padre se los concederá”.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=6193Tue, 19 May 2015 00:00:00 GMT
!Un regalo para el maestro!En México, el 15 de mayo celebramos el “Día del Maestro”, fiesta con la que se reconoce a quienes dan su vida educando a niños, jóvenes y adultos.
En 1950 el Papa Pío XII declaró a san Juan Bautista Lasalle, un sacerdote francés que enseñaba con amor a niños pobres, como el patrono de los educadores. En México, cada 15 de mayo se otorga un reconocimiento a los educadores más destacados del país que lleva el nombre del maestro José Vasconcelos, gran católico mexicano que impulsó la educación en nuestro país, haciendo de los maestros un “ejército de misioneros de la cultura y la paz”.
La labor de un maestro es similar a la actitud que mostró Jesucristo con sus discípulos (sus alumnos): requiere cariño, paciencia, dedicación, compromiso y frecuente preparación para educar, formar y orientar a sus alumnos. Por ello vamos a reconocerlos y decirles con un breve detalle lo mucho que valoramos su labor.
Toma un trozo de cartulina blanca y, con ayuda de tus papás, recorta una tira no muy delgada, similar a un separador de libros (pregunta a mamá si no sabes qué es). Dibuja al frente una bella cruz, adórnala y coloréala como tú quieras. Detrás de tu dibujo escribe algo bonito que quieras decirle a tu maestro (lo que más te gusta de sus clases, disculparte por no echarle ganas, un pensamiento) o las siguientes líneas: “Soy parte de tu cruz cotidiana: sobre ti llevas la cruz de quien aprenderá a ser justo, honesto y bueno. Sé el mejor ejemplo de tus enseñanzas, habla con la verdad de tus conocimientos y moldea un mundo mejor, sembrando tu sabiduría en mi corazón, Maestro(a)”.
No olvides poner tu nombre y la fecha. Mamá te ayudará con el detalle de hacerle un pequeño ojuelo para sujetarle un listón. ¡Felicidades, maestros!

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=6185Thu, 14 May 2015 00:00:00 GMT
¿Qué son las tentaciones?Durante esta Cuaresma seguramente escucharás en la Misa la invitación de tu sacerdote a ser fuerte para “vencer las tentaciones”. Pero, ¿qué son las tentaciones? ¿de qué se trata?
Una tentación no es otra cosa que ese deseo de realizar algo que inmediatamente parece agradable, pero que muy probablemente te causará algún tipo de daño.
Las tentaciones son la mejor arma del Diablo, y con ellas quiere separarnos del bien; es decir, quiere alejarnos de Dios para llevarnos a la oscuridad y a la tristeza. Así que debes prepararte para enfrentarlas desde ahora:
1. Cuando escuches dentro de ti una voz que te dice “cuidado, es peligroso”, pregunta a tus papás o catequista si se trata de una tentación y cómo puedes vencerla.
2. Las tentaciones te hablan en secreto, diciéndote “que nadie se entere” o “escóndete para que nadie se dé cuenta”.
3. Las tentaciones también estarán insistiendo en que hagas las cosas más fáciles y sin esfuerzo (haciendo trampa o engañando), pero eso es una mentira, pues todo lo que hacemos requiere de esfuerzo y empeño.
4. Por último, las tentaciones se llaman unas a otras: si una logra convencerte, vendrán otras enseguida hasta apartarte de Dios: ¡no te dejes derrotar!
Cuando las tentaciones quieran conquistar tu corazón, pide a los ángeles y a los santos que te ayuden: ¡Dios no te dejara sólo en esta batalla!

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=6037Luneas, 16 de marzo de 2015
Quieres ser amigo de Jesús?Aquellos niños y niñas con los que la pasamos bien, con quienes nos agrada jugar, hacer la tarea o simplemente platicar a la hora del recreo, decimos que son especiales para nosotros porque les vamos tomando cariño. A ellos les llamamos “Amigos”.
“Amigo” tiene un significado muy especial: viene de “amicus”, una antigua palabra latina que se forma de otras dos: “anima”, que significa alma, y “custos” que quiere decir custodio o guardián. Al decir “amigo” nos referimos a aquella persona en quien confiamos, en quien nos apoyamos, y que está dispuesta a ayudarnos en todo momento.
Tener amigos es “tener un tesoro”, y por lo tanto, hay que cuidarlos. De hecho, Jesús nos enseñó cómo la amistad va más allá de meras palabras.
Cuando Jesús comenzó a llamar a sus discípulos, éstos fueron conociéndolo, supieron dónde vivía, lo que le gustaba y cómo se divertía. Y fueron haciéndose amigos: confiaban plenamente entre ellos, y aprendían de Jesús todo lo que sabía. Jugaban, corrían, a algunos les cambió el nombre por uno más simpático: todo lo que hacen los amigos. 
En una ocasión, los amigos de Jesús lo abandonaron: tuvieron miedo de las cosas que se decían de Él y sobre todo de la condena que le habían impuesto: la muerte. Jesús, en lugar de enojarse con ellos y dejar perder esa amistad, fue a buscarlos después de resucitar: y como un verdadero amigo, los perdonó, los abrazó, volvió a convivir con ellos y les invitó a ser siempre sus amigos. 
Ahora que se acerca el Día de la Amistad, no olvides dar un abrazo muy fuerte a quienes son tus amigos, ¿y porqué no? Ir a buscar a aquellos con los que alguna vez te molestaste para que vuelvan a convivir como antes.
Jesús dijo que si hacemos todo lo que Él nos enseñó, seríamos sus amigos para siempre: ¿Te gustaría? 
Comienza por preguntar a tus papás, a tu catequista o a tu párroco, qué tienes que hacer para ser amigo de Jesús… escúchalos y empieza a buscar la Amistad de Jesús.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=5976Sat, 07 Feb 2015 00:00:00 GMT
Un regalo para el Niño DiosUn regalo para el Niño Dios

Mauricio Carmona Rodríguez 
Después de su nacimiento, el Niño Jesús debía ser presentado al templo de Dios junto con su madre para realizar los tradicionales ritos religiosos, que consistían en dar gracias a Dios por el nacimiento de un niño y para que la mujer pudiera incorporarse nuevamente a sus actividades tras el gran esfuerzo de ser madre.
Para recordar este acontecimiento, cada 2 de febrero llevamos la imagen del Niñito Dios al templo, muy bien arreglado y vestido como para una fiesta, la fiesta de su Presentación. Lo llevamos acompañados de algunas velas (llamadas también candelas) porque Jesús representa ‘Luz para el mundo’ con sus enseñanzas, porque ilumina con su amor. Por eso le hacemos a Él una fiesta muy bonita, nos reunimos con amigos y familiares para comer tamales, algo muy típico en las celebraciones en nuestra patria.
“La fiesta de la Presentación del Niño Jesús al templo”, también llamada “Día de la Candelaria”, nos permite sentirnos protectores de ese pequeño indefenso que ha venido a rescatarnos del mal. Y así como María y José cumplieron con la ley de su tiempo –que pedía dar alguna ofrenda por los niños y, de esta manera, consagrarlos a Él– en nuestros días seguimos conservando la bella tradición de llevar a la parroquia a nuestros niños y niñas cuando cumplen tres años de edad. 
Pero en el mundo existen muchos niños que viven sin sus papás desde muy pequeños, ellos son cuidados en orfanatos o casas de atención donde no tienen todos los recursos para ser felices. Jesús nos enseñó que debemos amarnos y ayudarnos mutuamente, y qué mejor ocasión que el “Día de la Candelaria” para dar un poco de nosotros a esos otros niños a los que no se les hace fiesta.

Actividad
Investiga con tus papás si existe alguna casa de cuidado de niños cerca de tu domicilio. Consulta si puedes dar alguna donación: pañales, ropita, biberones u otras cosas. Cuando la imagen del Niño Dios de tu familia esté en el lugar que le corresponde, pon entre sus manitas el nombre del lugar al que has dado tu ayuda, será tu regalo para Él y seguramente le harás muy feliz.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=5970Sun, 01 Feb 2015 00:00:00 GMT
¿Qué significa santificar las fiestas?Cuando te invitan a una fiesta, te preparas de tal forma que llegas a tiempo, muy bien arreglado, e incluso con un regalo para el anfitrión.
Una fiesta es un momento que nos permite convivir con alegría; compartimos los alimentos y platicamos con los invitados, jugamos, cantamos y bailamos. En pocas palabras, una fiesta da alegría a los que asisten a ella.
Para Dios, las fiestas también son importantes, incluso nos ha pedido “santificarlas” en el tercero de sus mandamientos; y es que Él ha permitido que todos los domingos tengamos una fiesta, que es nada menos que la Santa Misa. 
¿Y por qué la Misa es una fiesta? Porque en la Misa celebramos con gran alegría la resurrección de Jesucristo, celebramos cómo venció a la muerte y cómo, de esta manera, nos abrió las puertas del Cielo. En la fiesta de la Misa nos reunimos y cantamos a Dios, lo saludamos, le obsequiamos parte de nuestro trabajo en las ofrendas y comemos del banquete que nos brinda, que es el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo, su Hijo.
El domingo es el día perfecto para esta fiesta porque es día de descanso. Dios también descansó al terminar de crear el mundo, y en nuestro día de descanso tenemos tiempo para acudir a Misa a alabar a Dios, para darle gracias por los dones recibidos durante la semana y los que recibiremos en un futuro. Y al dar ese tiempo a Dios, estamos “santificando” el domingo, santificando Su día de fiesta.
El tercer mandamiento entonces nos pide ir con mucha alegría y gusto a la fiesta de Dios; y así como nos preparamos para las demás fiestas, así también debemos ir a Misa, con una actitud festiva, a cantar, a adorar y a agradecer a Dios.
Además de los domingo, ¿qué otros días son de fiesta?
El 1 de enero, que celebramos a la Virgen María, Madre de Dios.
El 29 de junio, fiesta de San Pedro y a San Pablo, y que es también día del Papa.
El 1 de noviembre, fiesta de Todos los Santos.
El 8 de diciembre festejamos la Inmaculada Concepción de la Virgen María, cuando ella dijo “sí” a Dios para ser la madre de Jesucristo.
El 25 de diciembre, que es la fiesta de la Navidad, el Nacimiento de Jesucristo.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=5962Wed, 28 Jan 2015 00:00:00 GMT
¿Qué pasa en la Misa?¿Qué pasa en la Misa?

La Misa es la Gran Celebración de la Iglesia porque nos reúne a escuchar la Palabra de Dios y recordar la Cena en que Cristo nos dejó su Cuerpo y su Sangre. Cada momento de la Misa es muy importante y especial, como verás a continuación: 

Al iniciar:
 Nos reunimos y saludamos todos bajo la mirada de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, porque en todo lo que sucederá dentro de la Misa estará presente Dios.

Acto Penitencial y Gloria:
Decimos “Señor, ten piedad”, pidiendo a Dios que perdone nuestros errores, nuestras fallas hacia otros o hacia nosotros mismos por el pecado. Y como su Amor es tan grande y nos perdona, le cantamos “Gloria” alabando su Poder y la Paz que nos brinda.

Lectura de la Palabra.
Dios nos habla y por eso escucharemos lecturas bíblicas, de profetas o apóstoles donde Él busca salvar a su pueblo, o quiere enseñarnos a ser mejores. Cantamos un “salmo”, una alabanza poética a Dios y también escuchamos a Jesucristo en el Santo Evangelio.

Homilía:
El sacerdote que está presidiendo nuestra Misa y que ha estudiado la Palabra de Dios, hará una “homilía”, una reflexión para explicarnos lo que Dios quiere decirnos en las lecturas. Nos animará y nos dará los consejos necesarios para mejorar nuestros pasos.

Ofertorio:
Nosotros “ofrecemos” a Dios nuestro trabajo diario en el pan y el vino que llegan al Altar. Al dar un poco de nuestro dinero o alguna ofrenda en la Misa, damos parte de nuestro esfuerzo diario a Dios y Él lo recibe junto con nuestras oraciones.

Consagración:
Bajo las manos del sacerdote y con la oración de todos, el Espíritu de Dios desciende y permite que el pan y el vino se transformen en el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo. El sacerdote eleva uno y otro, y de rodillas le adoramos junto con los ángeles y los santos que en ese momento no vemos, pero están ahí, diciendo junto con nosotros: “Señor mío y Dios mío”.

Comunión:
Tal como nos enseñó Jesús y unidos como hermanos rezamos a Dios diciéndole “Padre Nuestro”, enseguida nos deseamos “la Paz del Señor” porque así pidió Jesús que lo hiciéramos. Y al encontrarnos todos en esa alegría y disposición, pasamos a recibir el Cuerpo y la Sangre de Cristo en la comunión.

Al terminar la Misa el padre nos dice: “pueden ir en paz”, porque iremos nada menos que con Dios en nuestros corazones a continuar nuestra labor en el mundo, y con Él a nuestro lado, irán también sus santos y sus ángeles para que alcancemos cada día la felicidad.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=5939Sun, 18 Jan 2015 00:00:00 GMT
¡Gracias, san Antonio Abad!¡Gracias, san Antonio Abad!

Mauricio Carmona Rodríguez
Hace muchos años vivía un muchacho rico que había quedado huérfano. Con todo el dinero que tenía, no necesitaba trabajar, y los amigos que le rodeaban sólo le acompañaban para sacar provecho de su fortuna.
Un día, aquel muchacho de nombre Antonio, se topó con un par de ermitaños, hombres que vivían en la soledad y el silencio del desierto. Le explicaron que la felicidad no se encontraba en las riquezas, ropajes o palacios, sino en la oración y la tranquilidad del alma. Le hablaron de Jesucristo, de cómo oraba en el desierto y de cómo pedía, a quienes le seguían, encontrar la paz perdonando a aquellos que les ofendían, y amando a todos por igual.
Antonio quiso encontrar la felicidad de la que hablaba Jesús, y de inmediato regaló su fortuna a los pobres y siguió a aquellos hombres que vivían a las afueras de la ciudad. Todos los días hacían oración contemplando a Dios en la naturaleza. 
Un día, caminando en soledad, Antonio se topó con un jabalí herido. Con mucho cariño lo curó y alimentó para que sanara. Ese jabalí tuvo crías y junto con ellas acompañó por largo tiempo a Antonio. Se dice que ayudó a muchos otros animales, incluso a un león, y por eso aprendió a dar amor y cuidar de la naturaleza.
Antonio también aconsejó a muchos hombres y mujeres, por lo que fue llamado “Abad”, es decir, dirigente y consejero.
Si tú tienes una mascota, debes dar gracias a Dios por contar con un santo que la cuida: san Antonio Abad. Y tú, al querer y cuidar a tus mascotas y procurar su limpieza y alimento, estás imitando a ese gran santo que la Iglesia recordará el próximo 17 de enero.
Pregunta si en tu parroquia se realizará la tradicional bendición de las mascotas para que asistas ese día con ellas, y así des gracias a Dios por la alegría que recibes de tus animalitos.


]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=5915Thu, 08 Jan 2015 00:00:00 GMT
¡Cuida tu Año Nuevo! 0 0 1 229 1265 COSAM 10 2 1492 14.0

 

Estamos por terminar el año y seguramente tu familia se está preparando para celebrar una gran fiesta. En realidad, lo que nos emociona a todos es el inicio de un “Año Nuevo”, la oportunidad que Dios nos da de iniciarlo y disfrutarlo con nuestros seres queridos y amigos.

El Año Nuevo es algo así como uno de esos cuadernos que tus papás te compran al inicio del ciclo escolar: se antoja cuidarlo, comienzas a escribir en él con la mayor delicadeza y elegancia, quieres que se vea limpio, ordenado y muy bonito. Y precisamente es así como debemos iniciar este año 2015: con buenos propósitos, buscando el modo de ser mejores cada día: estudiar más, ayudar en los quehaceres de la casa, cuidar el uniforme escolar, no pelear, proteger a nuestros hermanitos más pequeños, etc.

Durante los primeros segundos del año, mientras “suenan las campanas” que indican las 12:00 de la noche, todos intercambian abrazos. ¿Qué te parece si en esta ocasión, al llegar la hora, en cada abrazo también le dices a la persona cuál es tu propósito hacia ella? Puede ser visitarla más seguido, platicar más tiempo, prestarle tus juguetes, ayudarle en sus quehaceres, etc. Piensa tus propósitos y anótalos para que no se te olviden.

Y para ti, elige cinco propósitos, escríbelos y pégalos en la puerta de tu cuarto para que todos los días, antes de ir a la escuela o hacer tus deberes, los leas, pero sobre todo, recuerdes que debes cumplir con ellos para ser más agradable a los ojos de Dios.

¡Feliz Año Nuevo!

 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=5887Sun, 07 Dec 2014 00:00:00 GMT
Las posadas
Cruzando montañas y áridos lugares sobre un burrito, la Virgen María y su esposo san José fueron hacia Judea. María estaba a punto de ser madre, por lo que tuvo que soportar el largo y cansado viaje hacia su destino. Al pasar por un pequeño pueblito llamado Belén, le llegó la hora de dar a luz a la joven mujer, y José, muy preocupado, tocó de puerta en puerta para que les dieran “posada”; es decir, les permitieran alojarse aquella fría noche y así recibir al Niño Jesús en lugar calientito.
Es por ello que nueve días antes de la Navidad, recordamos ese episodio de la Virgen María y san José pidiendo posada. Los primeros frailes en nuestro país celebraban nueve Misas y terminaban con una fiesta en honor al Niño Jesús. Más tarde, esas celebraciones recibieron el nombre de “Posadas” y fueron enriquecidas con algunos elementos como:
Los Santos Peregrinos: Son las imágenes de la Virgen María y san José sobre un burrito. Estas imágenes las cargan los niños que participan en las Posadas.
Cantos: Los participantes entonan una canción en la que narran cómo José iba pidiendo posada desde afuera de una casa, diciendo: “En el nombre del cielo, os pido posada…” Adentro de la casa, otras personas responde con excusas para no alojarlos, por ejemplo: “Aquí no es Mesón (casa de huéspedes), sigan adelante…”
Velitas: Con nuestras velitas, nosotros vamos iluminando el camino de los “Santos Peregrinos”, acompañándoles en la noche. La luz de nuestras velas representa también nuestra fe en Jesús, hijo de Dios.
Piñatas: Originalmente se trataba de ollas forradas con papel de colores para que lucieran hermosas; tenían forma de estrella de siete picos, para representar los siete pecados capitales. Al romperlas, se entonan cantos que recuerdan cómo no debemos distraernos en la lucha contra el pecado, pues de lo contrario, “se pierde el camino…”
Aguinaldos: La fruta y dulces se nos entregan en recompensa por dar posada a los “Santos Peregrinos”, como una muestra de gratitud por parte del Niño Dios, o bien, como una recompensa por mantenernos firmes en la fe durante todo el año que está por concluir.

Si te invitan a una Posada, recuerda que es un momento para decirle a Jesús, María y José que tienes el corazón dispuesto a recibirlos y que deseas que en esta Navidad brille en ti la luz del amor de Dios.

 
 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=5849Mon, 15 Dec 2014 00:00:00 GMT
Misioneros 0 0 1 329 1810 COSAM 15 4 2135 14.0

Antes de subir al Cielo, Jesús pidió a sus amigos los apóstoles ir “por todo el mundo” hablando sobre las cosas que habían visto y oído: sobre cómo había sido crucificado y cómo, al tercer día, venció a la muerte. También les pidió que le dijeran a la gente que Dios abre las puertas del Cielo a todos los que acepten Su Amor y se bauticen en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

A ese encargo, se le llama “Misión”, porque significa que “se envía a alguien” a cumplir un encargo. Y los apóstoles lo cumplieron: fueron por todos lados predicando a Jesús y bautizando a la gente. Pero no sólo eso, también pasaban haciendo el bien como lo hizo Jesús, ayudando a los pobres, a los enfermos y a los tristes.

En nuestros días, muchos siguen llevando la “Buena Noticia” de Jesús: sacerdotes, religiosas –a quienes con cariño llamamos monjitas–, y muchos hombres y mujeres que hacen el bien, imitando a Jesús: los que enseñan en escuelas rurales, los que atienden enfermos en zonas alejadísimas, los que dan ayuda económica o en despensa a los que no tienen qué comer, o los que defienden los derechos de los más débiles; es decir, todos estamos involucrados en la “Misión”, en ir a predicar a Jesús con nuestras palabras y acciones.

 

Tú, aun siendo pequeño, puedes ser un buen misionero:

1. Si en tu escuela procuras ser amigo de todos y evitar siempre los pleitos o burlas entre compañeros. Jesús siempre habló de amarnos los unos a los otros y tú puedes ponerlo en práctica.

2. Si te empeñas en tus clases y desde ahora te esfuerzas en ser un alumno de buenas calificaciones para llegar a ser un profesional que ayude a los demás (médico, maestro, abogado, sacerdote, religiosa).

3. Si cada domingo motivas a tu familia a no faltar a Misa, ya que estás fomentando que todos se acerquen a vivir la Palabra de Dios y se alimenten del Cuerpo y Sangre de Cristo.

4. Si cada día haces oración, no sólo por ti, sino por los que sufren: por los enfermos, por los que no creen en Dios y por los que no lo conocen.

Celebremos que sigue habiendo misioneros en el mundo: no olvides que tú también puedes unirte a ellos ¡aquí y ahora!

 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=5790Sun, 19 Oct 2014 00:00:00 GMT
¡Cuidemos la naturaleza! 0 0 1 347 1910 COSAM 15 4 2253 14.0

 

Muchos de nuestros amigos y familiares tienen una mascota en casa, y quizás tú mismo tengas una. Como sabes, tu mascota requiere muchos cuidados y atención por parte de tu familia.

“Mascota”, es una palabra de origen francés y hace referencia a un “animal de compañía”, lo que significa que dentro de la familia tiene un lugar muy especial, ya que los acompaña en su vida diaria, convive con todos, y por tanto, se le procura cariño, alimento y bienestar.

Una mascota motiva la salud, la responsabilidad y el modo de convivir con otras personas: por ejemplo, al salir a pasear con su mascota, el dueño se ejercita también, los mayores no pierden el sentido de responsabilidad y de actividad al cuidarla, o tú, al jugar con ella, adquieres una mejor capacidad de convivencia e interacción.

Así que, como puedes ver, Dios ha sido muy bueno al darnos la oportunidad de convivir y cuidar de una parte de su creación: los animales domésticos. Sin embargo, hay otros modos de ser responsables y compartir el cuidado de la naturaleza, aún sin una mascota, pero igual de importante:

 

1. Si por falta de espacio u otras causas no tienes una mascota, puedes hacerte responsable de cuidar ese arbolito que está afuera de tu casa: es un ser vivo que también requiere cuidados para crecer alto y fuerte. ¿O qué tal si plantas uno? Así los dos crecerán juntos.

 

2. ¿Qué te parece si cuidas de alguna de las plantas favoritas de mamá? Por sus muchos quehaceres, tal vez no puede darle toda la atención que merece, pero si te involucras, esas plantas estarán siempre bellas.

 

3. Y sin ir más lejos: si por tu casa hay un parque o jardín donde habitan pajaritos o ardillas, puedes ofrecerles un poco de alpiste o semillas para que coman, pero sin intentar capturarlos, ya que lo único que lograrás es su sufrimiento.

 

4. Finalmente, si encuentras un animalito que aparentemente está solo o “vive en la calle”, sin necesidad de llevarlo a casa, puedes ofrecerle un poco de agua y comida, y pedir ayuda a tus papás para que lo reporten a la Protección de Animales: así estarás colaborando con la naturaleza también.

 

¡Somos responsables del cuidado de la naturaleza!, Dios la creó y nos la entregó para ser felices con ella: a ti, como a todos, nos toca protegerla.

 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=5766Sun, 12 Oct 2014 00:00:00 GMT
Mi ángel de la guarda 0 0 1 250 1378 COSAM 11 3 1625 14.0

 

¿Sabías que a cada uno de nosotros nos acompaña un ángel? Cuando Dios creó todo, quiso también crear millones de ángeles: seres de luz que no tienen cuerpo como nosotros, pero que están siempre delante de Dios para servirlo y hablar con Él.

La palabra “ángel” significa “mensajero”, es decir, el que lleva y trae noticias, ya sea de nosotros a Dios o bien de Dios para nosotros. 

Y como la humanidad es lo que Dios más quiere, Él mismo ha deseado enviar a un ángel delante de nosotros, para que nos proteja en el camino y nos conduzca, tal como lo hizo con san Pedro, el primer Papa de la historia, a quien mandó un ángel para liberarlo de la cárcel estando injustamente preso.

Y así como los ángeles ayudaron a estos y a otros muchos hombres, cada uno de nosotros tiene un ángel al que llamamos “ángel de la guarda”, porque su oficio, su trabajo, es nuestro cuidado y vigilancia.

El ángel de la guarda será siempre tu amigo, no sólo ahora que eres pequeño, sino también cuando seas adulto, y aunque no lo veas, ten la seguridad de que está muy pendiente de lo que haces cada día.

Si necesitas decirle algo a Dios, habla con tu ángel de la guarda para que le lleve tu mensaje. Todos los días, reza al ángel de la guarda y platica con él, porque también él te dirá muchas cosas de parte de Dios, como lo hace esa “vocecita interna” que te dice “esto no está bien” o “mejor haz esto otro”. Esa seguramente es la voz de tu ángel.

Así que al despertar, antes de dormir, o cuando te sientas en peligro y no sepas qué hacer, tú o tus papás, hermanos, abuelitos y amigos, pueden hacer esta oración a su ángel de la guarda:

 

 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=5722Sun, 28 Sep 2014 00:00:00 GMT
Mi ángel de la guarda 0 0 1 254 1401 COSAM 11 3 1652 14.0


¿Sabías que a cada uno de nosotros nos acompaña un ángel? Cuando Dios creó todo, quiso también crear millones de ángeles: seres de luz que no tienen cuerpo como nosotros, pero que están siempre delante de Dios para servirlo y hablar con Él.

La palabra “ángel” significa “mensajero”, es decir, el que lleva y trae noticias, ya sea de nosotros a Dios o bien de Dios para nosotros. 

Y como la humanidad es lo que Dios más quiere, Él mismo ha deseado enviar a un ángel delante de nosotros, para que nos proteja en el camino y nos conduzca, tal como lo hizo con san Pedro, el primer Papa de la historia, a quien mandó un ángel para liberarlo de la cárcel estando injustamente preso.

Y así como los ángeles ayudaron a estos y a otros muchos hombres, cada uno de nosotros tiene un ángel al que llamamos “ángel de la guarda”, porque su oficio, su trabajo, es nuestro cuidado y vigilancia.

El ángel de la guarda será siempre tu amigo, no sólo ahora que eres pequeño, sino también cuando seas adulto, y aunque no lo veas, ten la seguridad de que está muy pendiente de lo que haces cada día.

Si necesitas decirle algo a Dios, habla con tu ángel de la guarda para que le lleve tu mensaje. Todos los días, reza al ángel de la guarda y platica con él, porque también él te dirá muchas cosas de parte de Dios, como lo hace esa “vocecita interna” que te dice “esto no está bien” o “mejor haz esto otro”. Esa seguramente es la voz de tu ángel.

Así que al despertar, antes de dormir, o cuando te sientas en peligro y no sepas qué hacer, tú o tus papás, hermanos, abuelitos y amigos, pueden hacer esta oración a su ángel de la guarda:

 

 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=5721Sun, 28 Sep 2014 00:00:00 GMT
¿Qué hacer en estas vacaciones? 0 0 1 139 769 COSAM 6 1 907 14.0

Quizá tengas mucho tiempo libre en estas vacaciones, y es que de eso se trata este tiempo: descansar y modificar tus actividades cotidianas. Sin embargo, no quiere decir que este periodo lo pases en cama sin moverte o sin hacer nada. Además de continuar ayudando en casa, durante estos días puedes realizar actividades que no requieran muchos recursos y que te permitirán desarrollar habilidades nuevas y divertidas.

A continuación te sugerimos algunas:

 

Artista: Con pintura o lápices, haz un cuadro de Jesús ó de María. Al terminar colócalo lugar muy especial de casa.

Artesano: Con algunas cuentas, ligas, o hilos de color puedes hacer “Rosarios”. Obséquialos a tu familia. También puedes venderlos para reunir un poco de dinero para tus útiles escolares.

Agradecido: Hacer oración al despertar, antes de dormir, e incluso a cualquier hora del día, fortalece tu espíritu y acerca más tu corazón a Dios.

 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=5638Sun, 03 Aug 2014 00:00:00 GMT
¿Por qué los mexicanos amamos a la Virgen de Guadalupe? 0 0 1 340 1875 COSAM 15 4 2211 14.0

 

Seguramente en tu casa has visto alguna imagen de la Virgen de Guadalupe. Casi todos los católicos, en México, la tenemos en un lugar muy especial. De hecho, hay un santuario muy bonito en el que puedes contemplarla: la Basílica de Guadalupe, en el Tepeyac.

Pero, ¿por qué es la Virgen de Guadalupe tan especial para nosotros? Primero hay que entender que Ella es María, la Madre de Jesús. Y como toda madre, cuidó de Él, lo amó, lo protegió de todo lo malo y nunca le negó su cariño ni sus abrazos. Y Jesús también amó mucho a su mamá: la obedecía, la escuchaba y la ayudaba en todo.

Tanto es el amor que Jesús tiene por nosotros, que cuando estaba en la Cruz nos dejó encomendados al cuidado de su Madre para que todos los hombres compartiéramos el amor, el cariño y los cuidados de su propia mamá.

Añas más tarde, luego de su vida en la tierra, María fue elevada en cuerpo y alma al Cielo, donde está con su hijo Jesús. Ella sigue pendiente de nosotros, sus hijos, y busca la manera de hacerse cercana a todos. Por eso, en una ocasión, se presentó a un indio de nombre Juan Diego para pedir que le construyeran “una casita” en México, donde todos pudiéramos acudir a Ella. Su imagen quedó milagrosamente plasmada en las ropas de aquel indito santo y tiempo después inició la construcción de una casita que hoy se ha convertido en la Basílica de Guadalupe. Por eso es que los mexicanos la queremos tanto y cada año muchísimas personas la visitan en su casa para saludarla y orar ante Ella. Su imagen también está en nuestras casas: porque sabemos que Ella sigue siendo nuestra protectora y defensora.

¿Te gustaría pedir a la Virgen María de Guadalupe su cariño y protección?

Procura en estos días de vacaciones visitar con tus papás la Basílica de Guadalupe. Sobre la puerta de su casa están escritas las palabras que Ella dijo a Juan Diego: “¿No estoy yo aquí que soy tu madre?” Así que, con esa confianza en que no dejará de escuchar tus peticiones, puede decirle la siguiente oración: “Dulce Madre, no te alejes, tu vista de mí no apartes. Ven conmigo a todas partes, y nunca solo me dejes. Ya que me proteges tanto, como verdadera Madre, haz que me bendiga el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Amén”.

 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=5617Sun, 27 Jul 2014 00:00:00 GMT
¿Por qué se casaron tus papás?

Hubo una vez un muchacho que conoció a una chica. Ambos disfrutaban pasar tiempo juntos platicando, caminando o simplemente escuchando música. Si uno de los dos estaba triste, el otro se encargaba de animarle. Cuando uno de ellos estaba feliz, compartía esa felicidad con el otro. Y como ambos se dieron cuenta que al estar juntos eran muy felices, decidieron unirse en Matrimonio para compartir su amor.

Lo mismo ocurrió con tus papás: mamá y papá eran como esos muchachos que se sentían atraídos; es decir, llamados a conocerse y a compartir sus ilusiones, tristezas y sueños, y alcanzar la felicidad mediante el amor. Y como el amor se manifiesta en la ayuda, en la comprensión y en el apoyo mutuo, decidieron casarse.

Es así que un día, ante Dios, se aceptaron libremente, tal y como son. Prometieron a Dios que se cuidarían los dos, que se respetarían y serían fieles en todo momento; es decir, que aunque hubiera momentos difíciles, tristes o de lejanía, no dejarían de amarse nunca.

Y como el amor no se detiene y siempre quiere “amar mucho más”, su amor se extendió hacia los hijos que tendrían. Por eso el Matrimonio es un “hogar de Amor”, porque ahí hay cariño, apoyo y fidelidad. A Dios le gusta esa unión y por eso nunca dejará de cuidarla y bendecirla.

¿Quieres saber más sobre el Matrimonio? ¡Vamos a pedirle ayuda a tus padres!

1. Pregunta a mamá y a papá cómo se fueron dando cuenta que se amaban y por qué decidieron unirse en Matrimonio.

2. Pídeles que te lleven a la iglesia en donde celebraron su Matrimonio. Vayan juntos e imagina cómo fue ese momento maravilloso para sus vidas.

3. Pregunten en la parroquia si aún se encuentra el sacerdote que celebró su Matrimonio, y de ser posible, platiquen con él: dale las gracias por haber presidido su unión y pídele que les dé su bendición nuevamente, ahora como la familia que son.

4. Finalmente, pide a tus papás que frente al Altar recuerden y se digan aquellas palabras con que se unieron en Matrimonio. ¡Será muy emocionante! No olvides darles las gracias con un beso, por demostrarte cada día lo que significa “amar”.

 

 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=5593Sun, 20 Jul 2014 00:00:00 GMT
¿Qué es un sacerdote? 0 0 1 314 1732 COSAM 14 4 2042 14.0

Dios sabe que necesitamos de Su ayuda, de Su perdón y Su bendición. Por eso, Jesús, al estar con nosotros, llamó a varios muchachos para que lo siguieran. Los hizo sus discípulos para enseñarles cómo es el Amor de Dios, y les pidió ir por el mundo llevando ese Amor a todos los hombres. Aquellos muchachos continuaron con esa misión después de que Cristo subió al Cielo: enseñaban como Jesús, amaban como Él, atendían a los enfermos, a los pecadores y “partían en el pan” entre los hermanos, tal como hizo Jesús en la Última Cena.

Hoy en día, llamamos “sacerdotes” a los que continúan aquella labor entre nosotros: muchachos que se han sentido llamados a servir con el mismo amor de Cristo hacia los pobres, a los pecadores, los tristes y los enfermos. Para hacerlo, necesitan prepararse varios años: estudian, hacen oración y responden positivamente a lo que Dios les va pidiendo cada día porque quieren ser “otro Cristo” entre nosotros. Por eso al sacerdote lo respetamos y queremos, porque es un hombre elegido por Dios. Y ha recibido la autoridad para ayudarnos, para perdonar nuestros pecados en nombre de Dios y darnos los Sacramentos que nos llenan de la bendición de Dios. Demos gracias por nuestros sacerdotes! ¡Hagamos oración por ellos y pidamos que de nuestra familia también surja un sacerdote.

 

Actividad

Un sacerdote debe revestirse de Dios, vamos a aprender cómo lo hace:

1. Sobre su ropa, coloca una túnica blanca llamada “Alba”, que simboliza la inocencia y pureza del corazón de un sacerdote.

2. El Alba es atada por un “cíngulo”, o cinturón que representa “la castidad”, es decir, que sólo está atado al Amor de Cristo por la Iglesia.

3. Luego, sobre sus hombros se coloca la “estola” que es signo de autoridad y del poder que Cristo le concedió. Siempre debe usarla para oficiar la Misa o para celebrar cualquier Sacramento.

4. Finalmente se coloca la “Casulla” que significa “pequeña casa”, y que representa la santidad del sacerdote que es cobijado por Dios y que quiere cobijarnos a todos bajo el santo Amor de Dios.

 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=5558Sun, 13 Jul 2014 00:00:00 GMT
Tu familia es una bendición 0 0 1 253 1394 COSAM 11 3 1644 14.0

Tener una familia es una “bendición”, algo muy bueno que Dios quiere darnos a cada uno de nosotros. Cada familia es distinta. Algunas tienen muchos miembros, y otras tienen pocos: mamá, papá, hermanos, abuelos, tíos, primos, sobrinos, etc. De la familia, sin importar su tamaño, recibimos amor de primera mano, ya que cada uno de los integrantes cuida de los otros con mucho cariño. Una familia también es escuela, porque de nuestros padres y hermanos vamos aprendiendo algo nuevo cada día. La familia es nuestro hogar, porque en ella podemos platicar, jugar, descansar y comer. Toda familia da protección: no deja a ninguno de sus integrantes en la soledad, no lo olvida ni lo rechaza, por el contrario, siempre tiene los brazos abiertos para decir “te quiero”, “ánimo”. ¿Verdad que la familiar es una bendición?

 

¡Vamos a dar gracias por nuestra familia!

1. Consigue una bolsa pequeña de papel craft. Dobla un poco la parte superior de la misma, tal como se muestra en el dibujo. Busca un trozo de papel rojo, que nos servirá para formar el techo.

 

2. Dobla el papel rojo por la mitad y, con ayuda de tus papás, recorta las orillas. Pégala sobre la parte doblada de la bolsa para formar el techo.

 

3. Dibuja a los miembros de tu familia sobre la bolsa, y coloréalos. No olvides dibujar también la puerta, las ventanas y otros detalles.

 

4. Cuando hayas terminado, reúne a tus seres queridos y muéstrales tu casita. Colóquenla en un lugar que todos frecuenten y, tomándose de las manos, recen el “Padre Nuestro” para dar gracias a Dios por tu familia y por todas las bendiciones que recibes de Él. Al final, pueden darse todos un gran abrazo.

 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=5514Sun, 06 Jul 2014 00:00:00 GMT
¿Y tú de qué lado estás?

Todos estamos llamados a ser felices, porque Dios nos creó para compartir juntos la felicidad. Sin embargo, “el mal” detesta la felicidad. No quiere compartir nada con Dios y busca la manera de que nadie sea feliz, y por eso utiliza herramientas como el engaño, la mentira, el odio y el enojo.

Al enemigo de Dios lo conocemos con el nombre de “Satanás”, que significa: “adversario”, “enemigo”, “acusador”, y en muchas ocasiones logra su cometido haciéndonos creer que Dios no nos ama ni nos cuida. Esto hace que nos alejemos de nuestro Padre del Cielo y que poco a poco nos sintamos infelices. ¡Es un enemigo muy astuto!

Por eso debemos estar alertas. En cada cosa que hagamos, pongamos mucha atención para no caer en la trampa del “Maligno”. Elige bien lo que debes hacer para estar de parte de Dios que es Amor, y no del lado del enemigo, que nos trae la infelicidad.

Revisa estos consejos que te pueden ayudar a estar del lado correcto:

1. Siempre habla con la verdad, pues mentir trae problemas y disgustos.

2. Obedece a tus mayores, pues ellos saben lo que te conviene.

3. Termina tus deberes, pues la pereza lo deja todo a medias y no hay recompensa.

4. Evita las peleas, pues hieren a ambas partes, tanto interior como exteriormente.

5. Pide siempre ayuda a Dios, pues solo Él tiene las respuestas correctas para ti.

 

Recuerda que la felicidad sólo se encuentra en Dios.

 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=5492Sun, 29 Jun 2014 00:00:00 GMT
El regalo de papá

Papá es un ser lleno de amor que es capaz de dar todo por su familia, desde sacrificar diariamente su horario en pesadas jornadas de trabajo, destinar su salario para las compras del hogar, defender a la familia con valentía, hasta convertirse en electricista, plomero, jardinero, carpintero y cocinero cada vez que así se requiera en casa. Papá hace de todo, y lo hace siempre por amor, tal como Dios Padre, quien cuida con mucho amor a cada uno de nosotros sus hijos.

Y como papá da su amor gratuitamente, ¡nada mejor que hacerle un obsequio que consiste en muchos regalos gratuitos! ¿Qué opinas?

Pues vamos a celebrar a papá con una pequeña tira de cupones que él podrá ir usando a lo largo del año. Los “cupones” o “vales” son regalos escritos que se hacen efectivos cada vez que los usas. Sólo sigue las instrucciones.

1. Toma una hoja de papel y dóblala a lo ancho varias veces hasta que te queden varias tiras no muy delgadas.

2. Con mucho cuidado, córtalas una por una, y cuando estén listas, también córtalas por la mitad.

3. Pide a mamá que te ayude y engrapa por un extremo todas las tiras para que queden como un pequeño cuadernito.

4. Comienza a escribir en cada una de ellas lo que puedes regalarle a papá, por ejemplo: “Vale para ayudar a papá a lavar el coche”, “Vale para limpiar con papá el patio”, “Vale para estar juntos toda una tarde”. Ah, pero no olvides hacer otros vales como: “Vale por un fuerte abrazo”, “Vale para rezar por papá”, y también “Vale por otra cuponera”.

Así será papá quien elija lo que quiere que le regales cada día y disfrute la cuponera y los pequeños regalitos durante todo el año.

 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=5478Sun, 15 Jun 2014 00:00:00 GMT
La fiesta del Espíritu SantoLa fiesta del Espíritu Santo

 

Hoy es día de “Pentecostés” y recordamos el momento en que Jesús, después de subir al cielo, envió el Espíritu Santo a sus discípulos como una nueva presencia suya en medio de su Iglesia, es decir, en medio de nosotros. Desde entonces, es el Espíritu Santo el que nos da Sabiduría y Fortaleza ante las dificultades; Consejo y Ciencia ante las dudas y tentaciones, y Piedad, Santo Temor y Entendimiento para siempre buscar a Dios como lo más importante en nuestras vidas. El Espíritu Santo da, a quien lo pide, estos dones que nos permiten caminar felices por la vida, compartiendo sus frutos de Paz, Alegría, Amor, Paciencia, Bondad, Comprensión, Castidad, Fidelidad y Mansedumbre entre todos los hombres.

A continuación vamos a pedir al Espíritu Santo que nos ayude con sus siete dones a vivir correctamente imitando a Jesús, ya que Él cumplió con lo que Dios Padre pedía, ayudado siempre por el Espíritu Santo.

 

Actividad

1. Enciende una vela: el fuego nos recuerda la luz que viene del Espíritu Santo para iluminar el corazón.

2. Invita (invoca) al Espíritu Santo diciendo: “Ven, Espíritu Santo. Llena los corazones de tus fieles, y enciende en ellos el fuego de tu Amor. Envía, Señor tu Espíritu, que renueve la faz de la tierra”.

3. Habla con Él en silencio sin que se te olvide pedir su Sabiduría, Consejo, Entendimiento, Fortaleza, Piedad, Ciencia y Santo Temor de alejarte de Dios.

4. Al terminar apaga tu vela y dale las gracias a Jesús por habernos enviado al Espíritu Santo.

 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=5449Sun, 08 Jun 2014 00:00:00 GMT
El Sagrado Corazón de Jesús 

El Sagrado Corazón de Jesús

 

Estamos iniciando el mes de junio, y la Iglesia lo dedica al Sagrado Corazón de Jesús con la finalidad de que los católicos lo veneremos, lo honremos y nos sintamos invitados a imitarlo y demostrarle con nuestras acciones que lo amamos por el gran amor que Él nos tiene. Por ello, durante estos días te invitamos a preguntarte a ti mismo: ¿Qué haría Jesús si estuviera en tu lugar? Esa pregunta siempre hay que hacerla ante cualquier situación en casa, en la escuela, ante tus amigos, etc. ¿Por qué? Porque es bueno pedir a Jesús que nos aconseje si lo que vamos a hacer nos aleja o acerca a su enseñanza: Amarnos los unos a los otros como Él nos ha amado.

 

Vamos a hacer una actividad que nos ayude a pensar e invocar a Jesús en cada momento.

 

1.- Busca en casa o con algún familiar tuyo, una imagen del Sagrado Corazón de Jesús, y fíjate en la forma que tiene su corazón.

 

2.- Ésta acompañado de una corona de espinas porque se duele cada que nosotros nos alejamos de su ejemplo, pero también tiene una cruz radiante que nos recuerda que Él es capaz de vencerlo todo, incluso la muerte.

 

3.- Ahora consigue un poco de papel crepe rojo y dibuja 30 corazones parecidos a los de la imagen y que puedas recortar ayudado por un adulto.

 

4.- En el interior de cada corazón escribe: “Jesús manso y humilde de corazón, haz mi corazón semejante al tuyo”

 

5.- Pega un corazón cerca de los apagadores de tu casa, en la puerta, en tus cuadernos, en cada lugar que pases o uses a diario, para que cada que lo veas, hagas la oración y así sea Jesús quien reciba la oración y te ayude a actuar como a Él le agrada.

 

 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=5417Sun, 01 Jun 2014 00:00:00 GMT
¡Aleluya! ¡Jesús, el Señor, ha resucitado!¡Aleluya!

¡Jesús, el Señor, ha resucitado!

 

Mauricio Carmona Rodríguez

Estamos muy felices porque Jesús ha vencido a la muerte y ahora vive eternamente. ¿No te parece una gran noticia? ¡Imagínate la alegría de su mamá al enterarse! Por eso vamos a rezarle a Ella todos los días, durante toda esta semana, una oración muy antigua de la Iglesia que se llama Regina Coeli Letare (así se llama en latín). A continuación te compartimos esta hermosa oración en la que hay que decir: “¡Aleluya!”, que es nuestro grito de alegría.

Lee cada cuadro en familia y en cada uno recen la oración: “Dios te salve”.

Al final, con tus propias palabras, felicita a María porque su Hijo ha resucitado y dile que pida por ti y por tu familia a Jesús.

 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=5269Sun, 20 Apr 2014 00:00:00 GMT
El mapa de la Semana Santa para niños
http://bit.ly/1qW8suH
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=5266Sun, 13 Apr 2014 00:00:00 GMT
Dar con alegría, puede hacerte santoDar con alegría, puede hacerte santo

 

Mauricio Carmona R.

¿Cuántas veces has visto a personas mayores o niños que piden una moneda o algo para comer? Son muchos los que en las calles, camiones, parques o fuera de las iglesias piden “limosna”, es decir, piden que tengamos “compasión” de ellos, que los ayudemos a tratar de remediar su sufrimiento. El dar limosna no es algo que nos haga superiores a ellos, por el contrario, nos “santifica” porque aquello que tenemos lo compartimos sin pedir nada a cambio, lo damos con gusto porque ellos necesitan de nosotros. Todos podemos dar limosna porque Jesús nos enseñó a no ser egoístas, sino a compartirlo todo con amor. Tú mismo estás agradando a Dios al ayudar a otros que sufren hambre o necesidad, tal como hicieron estos santos.

 

¿Podrías hacer algo parecido a estos santos? Dios te tendrá muy presente y sabrá recompensar tu amor hacia los necesitados.

 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=5215Sat, 05 Apr 2014 00:00:00 GMT
Aprendiendo a “hablar” con DiosAprendiendo a “hablar” con Dios

 

Mauricio Carmona

Para que otra persona sepa de ti, necesitas comunicarte con ella. Esta comunicación puede darse haciendo señas o movimientos con tu cuerpo -como cuando eras bebé-; escribiendo una carta o un mensaje de texto en el teléfono -si la persona no está frente a ti-, haciendo un dibujo o simplemente hablando. Siempre estamos en comunicación con los demás porque lo necesitamos. ¡También necesitamos estar en comunicación con Dios! Jesús nos enseñó a comunicarnos con Dios con algo muy sencillo pero a la vez, muy grande y hermoso: “La oración”. La Oración es hablar a Dios con la misma confianza que hablamos a nuestros papás o amigos; hablarle a Él con la seguridad de que está frente a nosotros -aunque no lo veamos- y que nos escucha siempre, aunque hablemos muy bajito o solo con el pensamiento. Y es que a Dios le gusta que le hablemos todos los días, porque quiere saber cómo nos fue; quiere saber en qué puede ayudarnos o que necesitamos de Él. La oración nos permite también alabarlo, es decir, darle gracias por todo lo bueno que tenemos: nuestros papás, mis hermanitos, por nuestros abuelitos, los amigos, la escuela y otras muchas cosas buenas. La oración nos mantiene unidos a Dios y puede hacerse en cualquier momento del día. ¿Qué te parece? ¿Quieres intentarlo?

 

Cómo hacer oración:

A continuación verás cómo Jesús nos enseñó a hacer Oración. Repite las mismas palabras de cada cuadro y después comienza a hablarle tú con tus propias palabras.

¡Vamos a hacer oración!

 

 

 

 

 

 

 

 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=5165Sun, 23 Mar 2014 00:00:00 GMT
La vestidura blanca¿Sabes por qué el día de tu Bautismo, tu Confirmación y tu Primera Comunión vas vestido de blanco?
Algunos creen que el blanco es símbolo de pureza o de alegría. Sin embargo, es mucho más que eso.

El día de nuestro Bautismo nos convertimos en hijos de Dios y en cristianos. Los cristianos somos los que seguimos a Cristo. Ese día el sacerdote nos colocó una vestidura blanca y nos dijo: Que esta vestidura blanca, sea para ti el símbolo de tu nueva dignidad de cristiano.

Nos la puso encima de nuestra ropa, de modo que los demás dejaron de ver nuestros pantalones y nuestra camisa, para ver a una nueva persona, a un cristiano. Aunque después esa tela nos la quitaron, la dignidad de cristiano permanece para siempre. Entonces tenemos que pensar si cuando vamos por la calle la gente puede ver que somos seguidores de Jesús o más bien para nada ven eso.
Para identificar con más claridad tus actitudes, hagamos la siguiente actividad. Vas a necesitar dos hojas de papel, tijeras, pintura digital anaranjada y amarilla, dos platitos para la pintura y un plumón negro.

Recorta 18 cuadros de 5*5 cm. aproximadamente. Coloca un poco de pintura anaranjada en un platito y mete tu dedo pulgar.
Marca tu huella en 9 tarjetas. Luego has lo mismo con la otra pintura. Déjalas secar. Ya que estén secas, dibuja en las huellas anaranjadas, las siguientes actitudes: culpo a otro, pongo pretextos para no ayudar, me quejo, me harto, me pongo triste, no comparto, hago berrinche y me enojo, miento, tengo resentimientos y deseos de vengarme.

En las huellas amarillas dibuja las actitudes contrarias, que son las que muestran que somos seguidores de Jesús: me responsabilizo, pregunto en qué puedo ayudar, agradezco lo que tengo, tengo paciencia, me mantengo alegre, comparto, escucho con calma, digo la verdad, perdono.

Coloca estas tarjetas junto al espejo donde siempre te miras. Imagina que este espejo es capaz de ver el interior de tu corazón y de reflejar la actitud que tú tienes.

Varias veces al día asómate a él, revisa tus tarjetas y escoge la que mejor refleja tu actitud. Coloca la tarjeta en el espejo y mira si cada día te pareces más a Jesús o al contrario.
Jesús quiere que hagas las cosas como Él, para que puedas vivir feliz y ser un verdadero cristiano. Quiere que siempre elijamos lo mejor.
Entonces vamos a poner atención a nuestras actitudes, para siempre elegir ser como Jesús

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=3631Domingo 23 de Septiembre de 2012 12:30hrs.
Vive y experimenta el amor de Dios : El armadillo 

¿Sabías que existe un animal que siempre trae su escudo puesto? Es el armadillo.

Es un mamífero acorazado. Su armadura está constituida por un mosaico de pequeñas placas óseas que se desarrollan en la capa inferior de la piel o dermis, y están recubiertas de epidermis córnea. Constituye un sistema de protección contra los depredadores; en algunas especies,está protegida incluso la cola.

 

Explicación

En todas las especies, excepto en el caso del armadillo gigante, las placas forman un escudo de una sola pieza sobre los hombros y otro sobre los cuartos traseros. La parte media del cuerpo del animal está recubierta por unas placas que forman bandas transversales articuladas entre sí, es decir, que están unidas por una piel blanda. Gracias a esto, algunas especies, como el armadillo de tres bandas, pueden enrollarse hasta formar una bola completamente acorazada y cubrir la única zona del cuerpo que se halla desprotegida: el abdomen. De esa forma, no pueden atacarlo. Por eso no tiene ningún depredador.

Esta especie se encuentra desde el sur de Estados Unidos hasta el norte de Argentina.

Son animales de cuerpo robusto, con patas cortas y musculosas que les permiten moverse con cierta rapidez. Las extremidades poseen garras semejantes a uñas y el armadillo las utiliza para conseguir su alimento o para excavar madrigueras. Sus hábitos son nocturnos y se alimenta de insectos, gusanos, pequeños vertebrados y, a veces, carroña. Puede vivir tanto en selvas como en zonas abiertas. La hembra suele tener una camada numerosa, de hasta 12 crías en algunos casos; sin embargo, un número reducido de especies paren una sola cría. En Sudamérica, en estratos geológicos correspondientes al pleistoceno, se han hallado restos fósiles de grupos extinguidos cercanos a los armadillos: los gliptodontes. 

 

Conclusión

Dios quiere que siempre tengamos nuestro escudo puesto, para que así nada ni nadie pueda atacarnos ni separarnos de su amor. Ama y perdona como Dios lo hace, para que vivas feliz.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=3454Domingo 12 de Agosto de 2012 12:30 hrs
Vive y experimenta al amor de Dios : Un escudo contra las heridas¿Sabías que existe un escudo para que las demás personas no puedan herir tu interior? ¡Así como lees! Ese escudo se llama “perdón” y funciona de la siguiente manera.

Experimento
Consigue una caja de cartón, dibuja en ella un escudo y recórtalo. 
Junta varias pelotas ligeras y pídele a alguien que te las aviente, mientras tú corres de un lado para otro, protegiéndote con el escudo de cartón. ¿Verdad que no logró lastimarte?

Explicación 
Las pelotas representan las cosas que hacen los demás y que muchas veces nos lastiman. Si tú caminas por la vida sin escudo, seguramente resultarás herido. Para saber si tienes puesto el escudo del perdón, contesta las siguientes preguntas.
¿Te la pasas enojado y quejándote de todo?
¿Le echas la culpa a los demás de lo que te pasa?
¿Le dejas de hablar a la gente que te ha hecho algo malo?
¿Sólo piensas en hacerle daño a alguien?
Entre más respuestas afirmativas tengas, quiere decir que no tienes puesto el escudo, o bien, que éste es muy pequeño. 
Por eso, pídele a Dios que te ayude a perdonar a todo aquel te ofenda para que puedas perdonarlo. De esa forma tendrás tu escudo siempre contigo y no habrá nada ni nadie que te pueda herir.

Conclusión
Nuestro mejor ejemplo es Jesús. Cuando estaba en la cruz, no dejó que el odio, el rencor o el enojo entraran en su corazón; al contrario, le dijo a su Padre: “Perdónalos porque no saben lo que hacen”.
Lo mismo le pasa a quien tiene puesto su escudo del perdón. No ofende a nadie, no insulta, no busca el mal ni se alegra cuando le pasa algo malo al otro. Siempre busca el bien de los demás, ayudándolos y haciéndolos felices, aunque los otros no lo hagan con él.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=3424Domingo 05 de Agosto de 2012 12:30 hrs
¿Te gusta dibujar?Desde la Fe invita a todos los niños hasta de 12 años de edad, a participar en un concurso de dibujo sobre san Felipe de Jesús.
Bases:
1. Deberán realizar un dibujo en papel o cartulina tamaño carta, inspirado en algún momento de la vida de san Felipe de Jesús. 
A los niños que no conocen la biografía del santo, se les recomienda leerla en forma de cuentito en la colección ‘Vidas Ejemplares’ editada por la Obra Nacional de la Buena Prensa, o bien, en internet en: bit.ly/NxlEDE
2. La técnica es libre. Pueden usarse crayolas, lápices de colores, pinturas de agua, plumones, según el gusto de cada autor.
3. El dibujo deberá traer en la parte de atrás los siguientes datos:
Título del dibujo. 
Nombre y edad de su autor;
Teléfono y dirección.
4. Los dibujos pueden ser entregados en las oficinas de Desde la fe, en Casa Miranda, San Juan de Dios 222-C. Colonia Villa Lázaro Cárdenas. CP.14370 México, D.F. Delegación Tlalpan.
5. La inscripción queda abierta a partir de la publicación de esta convocatoria, y se cerrará el día 31 de octubre. Los dibujos enviados por correo deberán tener sello anterior a esta fecha para tener derecho a participar.
Premios
6. Todos los participantes recibirán diploma. 
7. Habrá un jurado calificador que premiará los mejores dibujos.
8. Los dibujos serán exhibidos en la Catedral de México.
9. También serán publicados en Desde la fe y en las páginas de internet de Desde la fe y del Sistema Informativo de la Arquidiócesis de México. www.siame.mx

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=3420Domingo 05 de Agosto de 2012 12:30 hrs
Vive y experimenta al amor de Dios : ¿Dios perdona mucho o poquito?¿Por qué en la oración del Padre nuestro le decimos a Dios: perdona nuestros pecados, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden?

Material
Para comprenderlo, vamos a necesitar un tubo de cartón, una hoja, tijeras y un lápiz.

Instrucciones 
Imagina que el tubo de cartón es un conducto para perdonar. A través de este conducto tú perdonas a los demás, pero también Dios te perdona. 
Ahora trata de recordar si estás enojado con alguien y piensa si todavía le guardas rencor. Si es así, dibuja a esa persona en la hoja de papel, asegurando que el tamaño de la figura sea más grande que el diámetro del tubo. Recorta la figura y colócala encima del tubo de cartón, como si fuera una tapa. Presiónala suavemente para que ésta se vaya metiendo al tubo. 
Haz lo mismo con todas las personas a las que, por una u otra razón, les guardas rencor. Cada figura de papel presiona a la anterior hasta que el tubo se va llenando. Luego, intenta asomarte por el otro lado del tubo y trata de ver si a través del mismo aún pasa algo de luz. Si has metido muchas figuras, te será prácticamente imposible. No verás nada.

Conclusión
Si en nuestro conducto de perdón están atoradas todas las personas que no podemos perdonar, significa que sólo sabemos perdonar poquito. Por ejemplo, si estás enojado con tu mamá y no la perdonas, la tienes atorada en tu conducto de perdón. Lo mismo pasa con todas las personas que no has logrado perdonar.
Y si tu conducto del perdón está obstruido, ¿por dónde quieres que pase el perdón de Dios? Necesitas destaparlo, comenzar a perdonar a todas las personas que te han hecho algún daño. Para lograrlo no estás solo, Dios mismo te ayuda a perdonar. Sólo pídeselo y verás que pronto podrás ver a través de ese tubo.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=3387Domingo 29 de Julio de 2012 12:30 hrs
Vive y experimenta el amor de DiosErika Padilla
¿Has sentido que alguien te ha tratado injustamente, que no te merecías lo que te hizo o lo que dijo de ti?
¿Alguna vez alguien te ha amenazado y sentiste tanto miedo, que hiciste lo que te pidió aunque tú no querías?
¿El miedo fue tan grande que querías esconderte, meterte en una caja para que nadie te viera?
Eso pasa porque es muy fácil infundir miedo, sobre todo cuando el otro es más fuerte, más alto o más grande que tú.
Pero ¿tú crees que Dios quiere que vivas con miedo? ¡Claro que no!
Por eso, aunque veas que quien te molesta es más grande, más alto y más fuerte que tú, no dejes que el miedo entre en tu corazón.
¿Cómo puedes lograrlo? Sintiendo el gran amor que Dios te tiene.
Para que tú mismo lo veas, observa la siguiente figura y contesta: ¿El punto rojo está adentro o afuera del cubo?

IMAGEN
 

Míralo fijamente por un buen rato hasta que lo hagas cambiar de posición.
Si el punto rojo es el miedo, sácalo de tu corazón. ¿Cómo lo vas a lograr? Sintiendo el amor que Dios te tiene. Si no lo has sentido, pídele que te deje sentirlo. 
Dios siempre está con nosotros y nos ayuda a cambiar de posición si nos dejamos ayudar por Él. Haz la prueba. Cuando tengas un problema con alguien y sientas ganas de meterte en una caja, pídele a Dios que te ayude a cambiar de posición y vas a ver que en lugar de estar adentro de la caja, lleno de miedo, estarás afuera, libre y lleno de amor.  Por eso, siempre ve con Dios a todos lados y recuerda que Él quiere llenarte de su amor. 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=3354Domingo 22 de Julio de 2012 12:30hrs
Vive y experimenta al amor de DiosHola amiguito, hoy quiero empezar esta sección haciéndote una pregunta. Antes de responder, piensa muy bien tu respuesta: Cuando piensas que te has portado bien y las cosas no salen como tú quieres, ¿cómo actúas? ¿te enojas?

Pues bien, muchos niños no sólo se molestan con ellos mismos, sino que incluso se llegan a enojar con Dios. Pero al hacerlo desaprovechan una gran oportunidad para aprender una lección.

Tú no te enojes con Dios ni te alejes de su amor; al contrario, acércate más a Él y pídele que te permita aprender de esa lección.

¿Pero qué tipo de lecciones enseña Dios? ¿A caso de matemáticas, de español, de biología o de geografía?

No. Dios nos enseña lecciones de amor para que siempre amemos como Él: con un amor que no pone condiciones, que siempre es fiel, que no pide nada a cambio, que se mantiene firme, que es capaz de sacrificarse por el otro.

Cuando algo no salga como tú quieres, piensa si es una oportunidad para amar como te ama Dios. Descúbrelo con este experimento.

 

Materiales

Necesitas dos pelotas de ping-pong, un popote, hilo, tijeras y cinta adhesiva.

 

Instrucciones

Corta dos tramos de hilo de 20 centímetros. Amárralos de algún lugar alto, de tal manera que queden a la altura de tu cabeza, y deja entre ellos 10 centímetros de separación. Pega con cinta adhesiva cada una de las pelotas de ping-pong en la punta de cada hilo. Ahora toma el popote y colócalo en tu boca. Sostenlo en medio de las pelotas y camina hacia atrás hasta quedar a unos 10 centímetros detrás de las pelotas. Sopla fuertemente.

 

Conclusión

¿Qué pasó con las pelotas? Cuando soplas entre las pelotas disminuyes la presión del aire que hay entre ellas, y el aire con presión alta que está a los lados de las pelotas, las empuja hasta juntarlas.

Imagina que tú eres una de las pelotas y que la otra representa la forma en que Dios quiere que ames. Cada vez que aparezca algo desagradable en tu vida, será como esa corriente de aire. Si la pones en el lugar correcto, es decir, con la actitud correcta, queriendo aprender en lugar de alejarte de la otra pelota (enojarte), te acercarás a ella y serás cada vez más como Dios quiere que seas. 

¡Inténtalo!

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=3304Domingo 15 de Julio de 2012 12:30 hrs
Vive y experimenta al amor de Dios : Por encima del miedo
¡Hola amiguito! En esta ocasión seguiremos hablando de ciertos tipos de miedos y cómo podemos acabar con ellos. Pero antes recuerda que hay miedos que nunca debemos perder, por ejemplo, miedo a tirarnos por la ventana o desde la azotea; miedo a agarrar un alacrán, miedo a atravesar corriendo la calle; y, desde luego, miedo a alejarnos de Dios.
Pero hay otros con los que sí debemos terminar. Por ejemplo, el miedo a la oscuridad, a la noche o a alguna persona. Si estos miedos no te permiten estar tranquilo y ser feliz, lo primero que debes hacer es platicarlo con tus papás, pero también con Dios. Con tus papás y con Dios debes tener siempre mucha confianza. 
A Diosito, en particular, pídele que te deje experimentar su amor. Cuando logres sentir ese amor no habrá nada ni nadie que te dé miedo.

Experimento
Pero velo tú mismo con este experimento. Necesitarás pinturas de varios colores (incluido el negro), un pincel, un botecito con agua y dos hojas de papel. También una crayola roja y unas tijeras. 

Instrucciones
Dibuja con el pincel rayas de diferentes colores (excepto negras) en el papel. Cada rayita representará una cosa que te gusta hacer. Si hay muchas otras cosas que te agradan y ya utilizaste todos los colores, mézclalos para crear nuevos tonos. Recuerda enjuagar el pincel cada vez que utilices un color nuevo. Ahora moja el pincel en el color negro e imagina que éste representa al miedo. Haz un rayón que pase por encima de todas las rayas que has pintado. ¿Verdad que el miedo lo descompone todo? 
Pero aún no terminamos. Toma la otra hoja y dibuja con la crayola roja un corazón que sea más grande que el rayón negro. Ilumínalo completamente con la crayola. Este corazón representa el amor de Dios. Recórtalo y ponlo encima del rayón. ¿Viste? ¡El amor de Dios vence al miedo!

Conclusión
Abre tu corazón al amor de Dios. En todo momento piensa que Dios te creó porque te ama. Dios hizo el sol, las estrellas, las flores, los animales y tu fruta favorita para demostrarte su amor. No dejes que el miedo invada tu corazón. Siempre por encima del miedo está el amor de Dios. ¡Experiméntalo!


]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=3274Domingo 7 de Julio de 2012
Vive y experimenta el amor de DiosHola amigo, ¿alguna vez has pensado en la existencia de un antídoto contra el miedo? Sería maravilloso encontrarlo, ¿no crees?
Y es que al igual que a ti, también a mí algunos miedos me paralizan, no me dejan ser feliz. Me impiden hacer muchas cosas y realizar otras que no quiero hacer.

Pero lo más malo del miedo es que no nos permite experimentar el amor que Dios siente por nosotros.
¡Pero, qué crees! Sí hay un antídoto. La Biblia nos dice que el “amor perfecto expulsa el miedo”.
¿Pero qué es eso del “amor perfecto”? Pues al amor de Dios que no espera nada a cambio.

Por eso, para no sentir miedo necesitamos dejamos amar por Dios. Confiar en que nos ama tal y como somos, y que siempre quiere lo mejor para nosotros. 

Aunque estemos viviendo algo doloroso, debemos confiar en Dios, pues Él puede rescatarnos de ahí y ayudarnos a darle un nuevo sentido a eso que vivimos. 

En lugar de ir hacia la izquierda, Dios nos puede hacer ir a la derecha, pues Él no desaprovecha nada de lo que nos pasa, y hasta de lo malo saca cosas buenas. 
Pero para que eso ocurra, necesitamos confiar en Él.

Experimento
Mira la siguiente figura y fíjate ¿en qué dirección apuntan las flechas?¿Ves flechas oscuras que señalan a la izquierda o flechas claras que señalan a la derecha?

Conclusión
El cerebro puede escoger dos modos distintos de mirar esta imagen, porque no tiene suficientes detalles de color y sombras que le ayuden a señalar qué forma es la correcta.
Lo mismo pasa con nuestra vida, siempre tenemos dos maneras diferentes de verla, con miedo, que no nos deja avanzar y siempre nos hace mirar hacia atrás (flechas oscuras), o con el amor de Dios, que siempre nos hace crecer y mirar hacia delante (flechas claras).Tú eliges.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=3248Domingo 1 de julio del 2012 12:30 hrs.
¡Pintemos el cielo!Vamos a dibujar

Vas a necesitar una hora de papel y crayolas o lápices de colores. Este ejercicio hazlo en tu casa de noche, para que no puedas ver el cielo.

 

Instrucciones

Vas a dibujar el cielo que viste por la mañana. Para ello, extiende el papel y usa las crayolas o los lápices de colores.

Tal vez el cielo haya estado blanco, gris, gris obscuro, negro, azul claro, azul obscuro; con nubes: pocas, algunas o ninguna. ¿El sol estaba brillando o se podía ver la luna.

Ahora pregúntate cómo te sientes en comparación con el cielo: ¿chiquito o grande? Dibújate así en el papel.

A la mañana siguiente observa el cielo. ¿Hay alguna diferencia entre el cielo que acabas de ver y el que dibujaste?

 

Los regalos de Dios

Los seres humanos debemos aprender a observar cuidadosamente lo que vemos todos los días, pues no siempre miramos con cuidado. Principalmente debemos poner atención en todos los regalos que nos da Dios, pues son muestra de su amor.

¿Tú qué crees que podemos hacer para estar más atentos y experimentar con mayor claridad el amor de Dios?

Dios quiere que sepas cuánto te ama y que, de esa misma forma, te dejes amar por Él.

Tu corazón tiene un hueco muy grande que sólo un amor enorme puede llenar: el amor de Dios. Es un amor tan grande que supera por mucho el amor que tus papás sienten por ti o tú por ellos.

Para que te des una idea de qué tan grande es, Dios usó el cielo para compararlo con su amor. Él dice: “Como se alzan los cielos por encima de la tierra, así de grande es mi amor para quienes me buscan”. Salmo 103, 11

 

Conclusión

¿Qué tan grande es el amor de Dios por ti? ¿Crees que algo podría separarnos del amor de Dios? Sí, sólo una cosa: nosotros mismos cuando no nos dejamos amar por Él.

 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=3215Lunes 25 de junio del 2012 15:00 hrs.
Una colección hermosaDios ha hecho tantas maravillas que, si nos detuviéramos a examinar con detalle cada una de ellas, nos quedaríamos admirados y agradecidos por la perfección y hermosura con que las ha creado. 

Te propongo que este domingo hagamos una colección de cosas hermosas que queremos conservar, para que podamos verlas detalladamente, y nuestros amigos o familiares también puedan observarlas. 

Cuando miremos cada una de ellas, todos podemos decir: “Vio Dios que estaba bien”. Esas son las palabras que Él mismo dijo cuando las creó.

Material 

Vas a necesitar una canastita, unas tijeras, una lupa y una charola. 

Instrucciones

1. Pide que te lleven a un jardín o a un parque y usa tu lupa para observar hojas, flores, troncos, pasto, piedras, etc. Fíjate en los detalles de cada una de esas cosas.

2. Recoge ahora pequeños objetos en la canasta.

3. Cuando hayas terminado, ponlos en la charola y clasifícalos como vivientes y no vivientes: hojas, hierbas, flores, pasto, gusanos, hormigas, piedras. O clasifícalos como hechos por Dios o por el hombre. O por tamaño o por color.

4. Señala el primer objeto y pregúntate: ¿por qué lo trajiste?, ¿qué fue lo que te llamó la atención de ese objeto? 

5. Ahora separa con cuidado los objetos que son útiles para el hombre de aquellos que no lo son.

Conclusión 

¿Ya te diste cuenta que todos son útiles?

Así es, unos nos sirven como alimento, otros como medicina, otros para construir casas, otros para hacer papel, muebles, herramientas, lápices, gomas, ropa, etc. Incluso, aquellos objetos que tú crees que son basura, se pueden reciclar para sacarles más provecho. 

Y es que cuando Dios creó todas las cosas, hizo los planetas y el sol; creó las montañas, los ríos, los mares, los minerales, las plantas, los animales, etc. Y cuando todo estaba listo, llamó a sus invitados de honor: al hombre y a la mujer, para que los disfrutaran y los cuidaran.

Dios te ha dado todo porque te ama muchísimo. ¿Qué le quieres decir hoy a Dios?
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=3186Domingo 17 de junio del 2012 12:30 hrs.
Vive y experimenta el amor a Dios / El mural de la Creación¿Te has dado cuenta de lo maravilloso y hermoso que es todo lo que Dios ha creado?

¿Te has detenido a ver una flor?

¿Le has agradecido a Dios el color de las flores, sus formas y su olor?

¿Te has dado cuenta que las hojas tienen diferentes formas?

¿Sabes por qué son verdes las plantas?

Bueno, pues te explico que la mayoría de las plantas son verdes porque contienen un pigmento de ese color llamado clorofila, que es el que les permite elaborar su propio alimento. ¿Cómo? De la siguiente manera: las células verdes de las hojas absorben la energía del sol y con ella transforman la humedad del aire y el bióxido de carbono en alimento. Asimismo, las raíces captan los minerales y el agua del suelo y de la lluvia, y la transforman en la fécula y el azúcar que la planta necesita para crecer. Este proceso de producción de alimento se llama fotosíntesis. ¿Verdad que es asombroso?

Para que apreciemos más la belleza de las flores y las hojas, hagamos un mural. 

Material 

Para eso vas a necesitar: una canasta, un pliego de papel kraft tamaño doble carta, pintura vegetal de varios colores, un rodillo para pintura, una charolita de unicel, un mantel de plástico para no ensuciar la mesa y un trapo húmedo.

Instrucciones

Sal al jardín y recoge hojas y flores caídas. Extiende el mantel sobre la mesa. Coloca un poco de pintura en la charolita de unicel y pásale el rodillo varias veces. Toma una hoja o una flor y ponla sobre la charola, píntala con el rodillo. Tómala con cuidado y ponla sobre el papel kraft, con la pintura hacia abajo. Presiónala ligeramente, para que se marque como un sello. Haz lo mismo con las demás hojas y flores y con los otros colores de pintura.

Al finalizar tendrás un cuadro de la Creación hecho con lo que Dios nos da. Así, lleno de alegría, dale gracias a Dios por todo lo que nos regala.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=3162Domingo 10 de junio del 2012 12:30 hrs.
Caminar hacia DiosEl camino hacia Dios nos hace cada vez más guapos, porque nos vamos pareciendo más a Él. Si algún día sientes que caes o que retrocedes en el camino, no te desesperes, porque ahí está Dios para mostrarte cuánto te ama, para perdonarte y para darte el valor de seguir adelante.

Nunca digas: “Yo jamás podré ser como Dios quiere”, porque, si tú se lo pides, Él te hará nuevo cada día.

Cuando algo te ponga muy triste, piensa que por lo menos hay dos cosas que Dios te ha dado, y por las cuales debes brincar de alegría: tu vida y su amor.

¡Pero aún hay más!

Toma una flor y mírala con detenimiento. ¿Verdad que es hermosa? Dios te manda flores todos los días para que sonrías. Toma ahora un libro o entra a internet y busca algunos animales: primero un delfín. Dios lo hizo con una piel tan suave como las berenjenas, lisa, brillante, sin pelo ni escamas ni arrugas, para que el cielo azul y las nubes blancas se puedan reflejar en su piel.

La lengua del tigre es tan grande y áspera, que parece una lija. En cambio, la de la jirafa es tan larga, que con ella puede lamer sus orejas. La del oso hormiguero es delgada y pegajosa para poder atrapar su comida y llega a medir hasta 60 cm.
La tuya la necesitas para comer, pues la lengua coloca el alimento entre las muelas para que puedas masticarlo hasta hacerlo puré. También la usas para saborear todo lo que comes. La necesitas para hablar, sobre todo para decir la “d”, la “l”, la “n”, la “r”, la “rr” y la “t”. 

Pero Dios también nos dio la lengua para poder alabar, cantarle y platicar con Él todos los días, y nos hizo con un corazón grande para que su amor pueda reflejarse en nosotros.

Estemos atentos para reconocer y agradecerle todas las muestras de amor que Él nos da.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=3133Domingo 03 de junio del 2012 12:30 hrs.
¡Tenemos una misión!Jesús resucitado se presentó en medio de sus discípulos, que estaban llenos de miedo, y les dijo: “La paz esté con ustedes”. Ellos ya no tuvieron miedo y se llenaron de alegría.

Jesús también les dijo: “La paz esté con ustedes. Como el Padre me ha enviado, así también los envío Yo”.  Sopló sobre ellos y les dijo: “Reciban el Espíritu Santo”.
Desde ese momento, todos tenemos una misión, y es la misma que el Padre le dio a Jesús: llevar su paz a los demás. ¿Cómo lo podemos hacer?

Imaginemos que la paz de Jesús está en una botella y nadie la destapa. De esta manera nunca llegará a los demás. Necesitamos de tu ayuda para que salga.

Experimento

Hagamos el siguiente experimento: en una botella de plástico de 1 litro, que tenga la boca ancha, pon medio litro de agua y 2 cucharaditas de jabón líquido para trastes. No la agites.

Piensa que en la botella está la paz de Jesús, que no saldrá de ahí hasta que tú hagas algo. Inserta un popote en la botella, justo debajo de la superficie del agua, y sopla a través del popote tan fuerte como puedas. Ten mucho cuidado de no beber por el popote. Se formarán montones de burbujas.

Al soplar, igual que Jesús, quieres que el Espíritu Santo y su paz lleguen a los que están con miedo, tristes, con enojo, a los que no han encontrado a Jesús. Luego acércate a las personas que veas que no tienen paz y dales una burbuja diciéndoles: ¡Que la paz de Jesús esté contigo!

Conclusión

A partir de este domingo, que celebramos que Jesús envió al Espíritu Santo, estemos felices porque Jesús, que resucitó y venció a la muerte, nos ama con un amor que nada puede vencer y nos da su propio Espíritu y su paz para ser felices. ¡Soplemos para que llegue a todos!
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=3102Domingo 27 de mayo del 2012 12:30 hrs.
Vive y experimenta el amor a Dios / Jesús nos levantaEste domingo celebramos la Ascensión de Jesús al Cielo.
Nos dice la Biblia que, después de resucitar y presentarse vivo ante sus apóstoles y otros discípulos, Jesús se fue al Cielo y está sentado a la derecha de Dios Padre. Eso significa que Jesús está en el lugar más importante de todo el Universo, junto a Papá Dios.

Pero Jesús nos ama tanto que desde ese lugar sigue cuidando de nosotros, haciendo todo lo posible para llevarnos a Él y que podamos gozar para siempre de su presencia.

¿Quieres comprobarlo?

Materiales

Necesitarás: papel, un globo, tijeras y un amigo que te quiera prestar su pelo.

Instrucciones

Recorta con las tijeras 2 o 3 figuras de papel de unos 2 centímetros de altura. Coloca estas figuras en el pelo de tu amigo. Infla el globo y pásalo por encima de las figuras de papel. ¿Qué pasó? Nada.

Ahora quita las figuras de papel y frota el globo con el pelo de tu amigo hasta que empieces a oír pequeños sonidos. Coloca nuevamente las figuras de papel en su pelo y pasa el globo encima de ellas.

¿Qué sucedió ahora? Las figuras se levantan al acercarles el globo.
 
¿Sabes por qué?

Cuando frotas el globo con el pelo, uno de los dos se carga positivamente y el otro negativamente. Al colocar las figuras de papel, éstas toman la carga del pelo. Al acercarles el globo con la otra carga, se forma un campo electrostático entre las figuras y el globo, que es lo que levanta los papelitos.
Jesús es el único que ha vencido a la muerte y ha resucitado. Él es el único que tiene vida eterna y que nos la puede comunicar. Él es el único que está sentado a la derecha del Padre. Él es el único que, al acercarse a nosotros, nos puede levantar y darnos la vida nueva. Es el único que nos puede llevar al Cielo para estar con nuestro Padre. El chiste es creer en Él.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=3067Domingo 20 de mayo del 2012 12:30 hrs.
Vive y experimenta el amor a Dios / Empápate de JesúsAmiguitos, hoy Jesús nos dice: “Como el Padre me ama, así Yo los amo. Permanezcan en mi amor. Si cumplen mis mandamientos permanecen en mi amor… Éste es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros como Yo los he amado. Nadie tiene amor más grande a sus amigos, que el que da la vida por ellos”.

Pero, ¿cómo podemos permanecer en el amor de Jesús? Pues amando como Él nos ama; es decir, dando la vida por los demás. Sabemos bien que no es fácil amar así, pero Jesús mismo nos ayuda, pues Él es quien nos ama primero, y lo hace con el mismo amor con el que lo ama el Padre.

En otras palabras, el amor del Padre alimenta y fortalece el amor de Jesús, y con ese mismo amor Jesús quiere que amemos a los demás. Por eso necesitamos dejarnos amar mucho por Jesús, empaparnos de su amor como una esponja.
Porque si nuestro corazón está en otro lado, se sentirá triste, solo y decepcionado. En cambio, si nuestro corazón está con Jesús, estará lleno de gozo.

Experimento

¿Quieres ver un ejemplo? Necesitas dos esponjas, dos platos hondos, agua y colorante vegetal, por lo menos de dos colores.

Instrucciones

Agrega agua en los platos hasta las dos terceras partes de su capacidad. Agrega un poco de colorante vegetal de distinto color en cada plato. Coloca una esponja en cada plato y déjalas ahí 15 minutos.

Observa: ¡tus esponjas están pintadas!
 
Exprímelas y verás que el agua también sigue pintada.

Las esponjas succionan el agua y junto con ella el colorante, por eso se pintaron. Así sucede con nosotros, nuestro corazón sacará lo que le hemos metido dentro. Si dejamos que la mentira, el rencor, el enojo, las groserías entren a nuestro corazón, eso será lo que llevaremos a los demás. En cambio, si lo abrimos al amor de Jesús, amaremos como Él ama y daremos mucho fruto. ¿En cuál de los dos platos está tu corazón? Ponlo siempre en el de Jesús.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=3039Domingo 13 de mayo del 2012 12:30 hrs.
Déjate pintar por JesúsJesús nos dice: “Yo soy la vid y ustedes las ramas. El que permanece en Mí y Yo en él, ése da fruto abundante, porque sin Mí nada pueden hacer”.

Experimento 

Consigue dos botellas de plástico, colorante vegetal y un cuadrito de cartulina de 4x4 centímetros. Ve a la cocina y llena una de las botellas con agua fría y la otra con agua caliente. Ponle unas gotas de colorante al agua caliente, hasta que quede bien pintada. Tapa la botella, agítala y colócala en el fregadero. Ahora quítale la tapa.

Después, tapa la botella de agua fría con la cartulina. Pon tu mano encima de la cartulina y con mucho cuidado voltea la botella de agua fría y ponla encima de la otra botella. Asegúrate que las boquillas estén bien alineadas. Con mucho cuidado, pero rápido, quita la cartulina. Verás que el agua pintada comienza a pintar el agua transparente.

Como el calor se mueve siempre hacia lo frío, las moléculas del agua caliente se mueven más que las del agua fría, por eso el agua caliente se expande y va ocupando el lugar del agua fría. A este movimiento se le llama convección. Así es como el calor se mueve en todos los líquidos y en los gases.

Conclusión

Si nosotros somos el agua transparente, no basta decir que estamos unidos a Jesús. Porque aún cuando las botellas estaban juntas, no se comunicaban porque la cartulina se los impedía. Por lo tanto, necesitamos permanecer en Jesús, estando abiertos a que Él nos transforme y que su Palabra permanezca en nosotros, como cuando quitamos la cartulina. Sólo así podremos dar mucho fruto. Pero mientras no dejemos que su Palabra permanezca en nuestro corazón, no podremos hacer nada, seguiremos transparentes, pasando desapercibidos, sin que nadie nos note, viviendo una vida inútil, sin dar fruto.
 
¡Jesús nos invita a que demos fruto, y fruto muy abundante!
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=3025Domingo 06 de mayo del 2012 12:30 hrs.
Vive y experimenta el amor a Dios / ¿Cuánto conoces a Jesús?Hola amigos, hoy Jesús nos dice: “Yo soy el buen pastor porque conozco a mis ovejas y ellas me conocen a Mí, así como el Padre me conoce a Mí y Yo conozco al Padre.

¿Cuánto crees que el Padre conoce a Jesús? Y ¿cuánto crees que Jesús conoce a su Padre? Pues ¡muchísimo!, ¡claro!

Ahora, ¿cuánto crees que Jesús te conoce? ¡Muchísimo!, también. Y ¿cuánto crees que tú conoces a Jesús?

Experimento 

Observa bien esta imagen de Jesús.

Ahora consigue una hoja de papel blanco, un lápiz, una goma (por si tienes que borrar), cinta adhesiva y una ventana.

Toma un papel y dóblalo a la mitad. Luego desdóblalo. La raya que te quedó marcada en el papel colócala justo encima de la mitad de la cara de Jesús. Para que ya no se te mueva, pégala con cinta adhesiva.

Coloca ahora la imagen con la hoja en una ventana en la que esté entrando la luz del sol para que puedas calcar la imagen. Sólo calca una mitad.

Despega el papel de la imagen y voltéala. Dobla el papel a la mitad, en el mismo lugar donde lo habías doblado y sin darle la vuelta, trata de dibujar la otra mitad de la cara. ¿Te quedó igual?

Conclusión 

Jesús quiere que seamos igual que Él. Por eso, Él nos habla, para que escuchemos su voz y lo sigamos. Él nos da su Palabra y nosotros le damos nuestros oídos y nuestro corazón. Jesús nos dio su vida y nosotros le damos la nuestra. Jesús pone una mitad del dibujo y nosotros el resto. Por eso cada día debemos hacer que nuestra vida sea más parecida a Jesús, haciendo las cosas como Él las hace, diciendo lo que Él dice, pensando lo que Él piensa, soñando lo que Él sueña, deseando ser como Él es.

Si todavía no conoces mucho a Jesús, entonces no dejes de ir a la catequesis. Ahí encontrarás a Jesús y también aprenderás a amar como Él ama.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=2971Domingo 29 de abril del 2012 12:30 hrs.
Vive y experimenta el amor de Dios¿Te gustaría hacer una bola de nieve?

Vas a necesitar talco, una charola, una lata de 15 cm. de altura, cinta adhesiva, ¼ de  taza de agua, colorante vegetal, un gotero y una cuchara.

Instrucciones

Coloca una capa delgada de talco sobre la superficie de la charola. Coloca la charola y la lata encima de la mesa. Levanta una de las orillas de la charola y apóyala en la lata. Pega la charola a la lata con la cinta adhesiva. Mezcla 10 gotas de colorante con el agua y revuelve. Llena el gotero con esta agua. Asegúrate que cuando aprietes el gotero sólo caiga una gota a la vez. Practícalo varias veces.

Coloca ahora una gota de agua en el extremo levantado de la charola, pero sin tocarla. Deja rodar la gota hacia abajo y verás que se cubre de talco y parece una bola de nieve. Echa otra gota. Trata de que caiga encima de la anterior, para que se unan y formen sólo una bola.Ahora mete tu dedo en la bola y se deshará, porque esta bola de nieve era fantasma.

Conclusión

Cuando Jesús se presentó resucitado en medio de sus discípulos, ellos pensaron que era un fantasma.Pero no es así. Jesús no es un fantasma, Jesús está vivo. Por eso Él mismo les pidió a sus discípulos que lo tocaran. ¡Y sí pudieron tocarlo!

Es más, hasta les pidió un pedazo de pescado para comérselo y Él lo tomó y se puso a comer delante de ellos.

Hoy, igual que a sus discípulos, Jesús nos dice: “No tengas miedo, soy Yo. No tengas dudas, Yo he resucitado. No soy un fantasma. Estoy vivo, y vivo para siempre. No volveré a morir, tengo una vida eterna y esa vida la quiero compartir contigo”.

También a nosotros hoy nos toca creer que Jesús resucitó y ser testigos de su presencia en nuestra vida. Nos toca decirle: “Jesús yo creo en Ti”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=2964Domingo 22 de abril del 2012 12:30 hrs.
Vive y experimenta el amor de DiosHoy celebramos el Domingo de la Divina Misericordia con el que la Iglesia nos recuerda que el amor de Dios será siempre más grande que nuestros pecados. La imagen que caracteriza esta fiesta es la Jesús, de cuyo pecho salen dos rayos de luz, uno rojo y otro blanco, que representan la sangre y el agua que brotaron de su costado, como fuente de su misericordia, cuando murió en la cruz. 

La Iglesia quiere que este día sea una oportunidad para acercarnos a Dios. Y si lo hacemos, podremos escuchar que nos dice: ‘¡No tengas miedo de nada. Yo estoy siempre contigo!’. 

¡Así es!A pesar de que Jesús murió por nuestros pecados no nos guarda rencor; al contrario, nos ama más que nadie. Pero no sólo eso: debes saber que ¡Jesús no está muerto, está vivo! ¡Jesús resucitó! ¿No te parece que todo está al revés?

Bueno, pues si tú crees en Jesús, tú también debes vivir al revés de lo que dice la gente. Cuando te dicen: no perdones. Jesús te dice: perdona siempre. Cuando te dicen: ama sólo a los que te caen bien. Jesús te dice: ama a tus enemigos. Cuando te dicen: está muerto. Jesús te dice: está vivo.

Practiquemos

En un día de revés, todo se hace al revés. Cuando camines, hazlo de espaldas. Cuando te vistas, ponte lo de adelante para atrás y lo de dentro hacia fuera. Si es de día, di buenas noches. En lugar de desayunar, cena. Cuando te pregunten algo y quieras decir no, mejor responde sí. Lee empezando por el final. Canta una canción al revés. Cuando alguien te haga enojar, dale un fuerte abrazo. Y sólo cuando algo te haga feliz, quédate feliz.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=2933Domingo 15 de abril del 2012 12:30 hrs.
Vive y experimenta el amor de Dios¡Jesús ha resucitado!

¿Qué nos dice la Biblia?

El domingo, fueron algunas mujeres al sepulcro, cuando todavía estaba oscuro, y vieron la piedra quitada del sepulcro. Por eso pensaron que alguien se había llevado el cuerpo de Jesús.María Magdalena fue por Pedro y otro discípulo, y al llegar al sepulcro, vieron los lienzos en el suelo, y el sudario que cubrió la cabeza de Jesús, doblado en un lugar aparte. Al ver la sábana y los lienzos doblados, comprendieron que Jesús había resucitado de entre los muertos.

¿Qué entendemos nosotros?

¡Jesús ha resucitado! ¡Ha vencido a la muerte! Él tiene poder para dar su vida y recobrarla de nuevo, para ya nunca volver a morir.Él no ha desaparecido, no ha dejado de existir, sino que ahora vive con una vida eterna.
Para que no olvides esto, vamos a hacer un experimento. 

Material 

Necesitas un plato hondo, agua, una bolsa de plástico y cinta adhesiva.

Instrucciones

Coloca sólo un poquito de agua en el plato. Luego pon la bolsa encima del plato, estírala y pégala con la cinta adhesiva alrededor del plato.Déjala así unas horas en el sol.

Conclusiones

Verás que el plato está casi seco y en cambio hay unas gotitas en el plástico.El agua que estaba en el plato se evaporó con el calor. Ese vapor quedó atrapado en el plástico y ahí se condensó, formando las gotitas que ves.

¡La misma cantidad de agua que había en el plato, ahora está en el plástico!Lo mismo sucedió con el cuerpo de Jesús. Lo metieron al sepulcro y luego ya no estaba. Pero no es que haya desaparecido ni que haya dejado de existir, sino que cambió a otra realidad. Él sabe que no se va a perder, sino que tiene poder para dar su vida y para recobrarla de nuevo. Ahora Jesús tiene un cuerpo glorioso y una vida que no acabará.
¿Tú también crees en tu corazón que Jesús resucitó?
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=2907Domingo 08 de abril del 2012 12:30 hrs.
Vive y experimenta el amor de Dios / Semillas que dan vidaJesús: Hola amigos. Muchos me preguntan: ¿por qué tuve que morir? ¿Por qué no sólo ganarle al malo? Pero yo les aseguro que si el grano de trigo, sembrado en la tierra, no muere, queda infecundo; pero si muere, producirá mucho fruto.  Pero de qué me serviría quedarme con mi vida, si no puedo dar más. En cambio, si doy mi vida, les estoy demostrando a todos ustedes que los amo más que a Mí mismo. Y además, Yo sé que tengo el poder para ganarle al malo, porque en Mi la vida es más fuerte que la muerte. Y Yo tengo el poder para vencerlo. El creía que podía vencerme, matándome. Y aunque morí, resucité y vencí al malo para siempre. Igual que Yo, ustedes deben estar dispuestos a dar su vida por amor a Dios y por amor a los hombres. No necesariamente muriendo en la cruz, sino cada día que hacen algo por los demás, que ayudan a otros, que se sacrifican por otros. Y mi Padre les dará la vida eterna. Sé que no es fácil, pero al final el fruto es muy abundante. ¿Quieren verlo?

Material 

Necesitan un vaso de plástico, algodón, semillas de frijol, agua y mucha paciencia.

Instrucciones 

Coloca las semillas dentro del algodón y ponlo adentro del vaso. Ponle un poco de agua, cuidando que no quede empapado. Deja el vaso junto a una ventana y espera. Cada dos días vuelve a regar tus semillas.

Conclusión

Después de una semana, destapa el algodón y mira cómo están las semillas. Tal vez ¡ya empezaron a abrirse! Igual que el grano de trigo que cae en la tierra, se va abriendo para morir y poder dar mucho fruto, así también estas semillas, se van a ir abriendo para ir dando lugar al tallo, luego a la planta y de la planta saldrán muchos frijoles nuevos. Cuando morimos, nos transformamos para dar mucho fruto.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=2831Domingo 25 de marzo de 2012 12:30 hrs.
¿Tú sabes qué es la fe?La fe es una llave que sirve para abrir una puerta: la puerta del Reino de Dios. Sin fe todas las cosas de Dios nos quedan ocultas, no podemos verlas ni entenderlas. Es como si estuviéramos ciegos.

¿Dónde podemos conseguir la llave de la fe? Esta nos la da Dios de regalo el día de nuestro Bautismo.Entre más fe nos da Dios, más confianza le tenemos a Él, incluso más que a cualquier otra persona o nosotros mismos.

A muchos de los santos Dios les ha pedido que hagan cosas que ellos creen que son imposibles. Pero finalmente las logran hacer porque creen en Dios y se dejan ayudar por Él: sanan enfermos, multiplican la comida, detienen guerras y epidemias, y muchas cosas más.

Lo malo es que mucha gente cree que no necesita la fe, que con su inteligencia y su capacidad puede hacerlo todo. ¡Pero están muy equivocados! ¿Quieres comprobarlo?

Material

Vas a necesitar una pelota suave, dos paliacates y un amigo.

Instrucciones

Párate frente a tu amigo y da 3 pasos para atrás. Lánzale la pelota para que la cache, y viceversa. Háganlo 10 veces. Ahora cada quien tápese un ojo con el paliacate y vuelvan a lanzarse la pelota. Verán que con un solo ojo es difícil atraparla, pues tu ojo ve una imagen plana,sin profundidad, no sabe si la pelota está lejos o cerca.
Ahora tápense los dos ojos y vuelvan a lanzarse la pelota. ¿Verdad que es imposible cacharla?Por eso es que necesitamos los ojos de la fe, para poder hacer lo que Dios nos pida, aunque nos parezca imposible, porque para Dios todo es posible. Así es que desde hoy pídele a Dios que aumente tu fe, para que no estés ciego a las cosas de Dios y para que puedas verlas con tanta claridad como si estuvieras viendo con tus dos ojos.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=2734Domingo, 04 de marzo de 2012 12:30 hrs
Tienes una misiónDios nos ama tanto que nos dio una misión desde antes de que fuéramos formados en el vientre de nuestra mami. (Jeremías 1, 5). Por eso ningún niño es igual. Cada uno es especial. Algunos somos buenos en unas cosas y algunos en otras. Y cuando todos nos ayudamos, poniendo cada uno lo mejor de cada quien, logramos cosas increíbles.El hecho de que seamos diferentes nos enriquece a todos. Es lo mismo que pasa con las papilas gustativas de nuestra lengua. Si todas fueran iguales, no podríamos percibir tantos sabores. ¿Quieres probarlo?

Material

Una cucharita. Tres vasos. Tres cotonetes. Un espejo. Azúcar, sal y vinagre.

Instrucciones

Coloca la misma cantidad de agua purificada en cada uno de los tres vasos. Agrega una cucharadita de sal al primero, una de azúcar al segundo y una de vinagre al tercero. Pon un cotonete en cada vaso. Después, colócate frente al espejo y saca la lengua. Apoya el cotonete con vinagre en el centro de la lengua. ¿Sientes algo? ¿Y si lo apoyas en la punta? ¿Y en los costados?Haz lo mismo con los otros dos cotonetes.
En el centro de la lengua no se percibe ningún sabor, pero en los costados y en la punta sí. Tu lengua está cubierta por papilas gustativas que nos permiten reconocer los sabores. Las papilas para sabores salados y dulces están en la parte delantera. Para los ácidos, en los costados. Y las que reconocenlos sabores amargos están en la parte trasera.

Conclusión

Conoce las cosas para las que eres bueno y dale gracias a Dios. Luego ponlas al servicio de los demás. Por ejemplo, si eres bueno en matemáticas, ayuda a un compañero que no las entienda. Si eres bueno para el futbol, entrena con un amigo que no sepa jugar. Si eres buena para el baile, enséñale pasos a una amiga que no sepa bailar. ¡Haz una lista de todas tus cualidades y piensa cómo puedes servir a otros!

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=2697Domingo, 26 de febrero de 2012 12:30 hrs.
¿Cuántos cabellos tengo?Dios está tan pendiente de nosotros que “hasta los cabellos de nuestra cabeza los tiene contados” (Mateo 10, 30) ¿Puedes imaginarlo? Sin embargo, muchas veces no nos damos cuenta de ello. Por ejemplo, cuando algo nos sale bien, ni siquiera le agradecemos o se lo achacamos a la suerte. Por eso necesitamos ser más sensibles al amor de Dios, esforzándonos por agradecerle todo lo bueno que nos pasa en el día.

Experimento

Necesitamos 4 lápices con la punta afilada; 1 regla plana, y cinta adhesiva. También vamos a necesitar un amigo.

Instrucciones

1. En un extremo de la regla pega con la cinta dos lápices con la punta viendo hacia el mismo lado. Estos deben sobresalir de la regla. Sepáralos 5 cm. uno del otro. En el otro extremo de la regla, pega del mismo modo los otros dos lápices, pero separándolos 2 cm. uno del otro.
2. Toca suavemente la parte superior del brazo de tu amigo con los lápices que están más separados, y pregúntale cuántas puntas siente. Luego apoya en el mismo lugar los lápices que están más juntos y hazle la misma pregunta.
3. Pídele que extienda su dedo índice y repite el experimento, tocándolo primero con los lápices separados y luego con los lápices más juntos. Pregúntale cuántas puntas siente.

Conclusión

Verás que la parte superior del brazo sólo percibe las puntas cuando están muy separadas, en cambio, el dedo sí percibe las puntas cercanas. Esto es porque en nuestro brazo hay menos nervios que en nuestros dedos. Esto nos enseña que tenemos que esforzarnos por ser más sensibles al amor de Papá Dios, pues de lo contrario, aunque Él nos dé muchas muestras de su amor, sólo vamos a sentir una o dos.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=2660Domingo, 19 de febrero de 2012 12:30 hrs.
Sin marcaEl amor que Dios te tiene no se acaba nunca. No importa lo que tú hagas, Él siempre te espera, porque te ama. Piensa en la ofensa más grande que le has hecho a Dios, algo que tú creas que de verdad lo puso triste. Consigue una hoja de papel, un lápiz, una goma y una almohada.

¿Ya tienes todo tu material?

Pues manos a la obra:
1. En la hoja de papel vas a hacer un rayón muy fuerte. Ese rayón representa la ofensa que le hiciste a Dios.
2. Ahora toma la goma y borra ese rayón.
3. Observa que a pesar de haberlo borrado aún queda una marca en el papel.
Esa marca es la huella que dejó la ofensa que le hiciste a Dios. Eso es lo que pasa en nuestro corazón. Cuando alguien nos ofende no se nos olvida, a veces nos sigue doliendo. Pero, ¿tú crees que Dios quiere que vivamos marcados por las ofensas y el dolor? ¡Claro que no!
Por eso Dios nos enseña a perdonar y Él mismo nos perdona con un amor gigante.

¿Listo para probarlo?

1. Toma la almohada. Colócala en el piso, lejos de cualquier cosa que se pueda romper.
2. Cierra tu puño y golpea la almohada con todas tus fuerzas.
3. ¿Ves que la almohada se hunde? Esa es la huella de tu ofensa.
4. Ahora toma la almohada y abrázala con todas tus fuerzas. Ese es el perdón que le estás pidiendo a Dios.
6. ¡La almohada ha perdido la huella de tu ofensa y sólo conserva la huella de tu amor!
7. Así es el amor de Dios. Es para siempre, porque Él es muy bueno.

Ahora pídele perdón a Dios, sabiendo que Él te perdonará, porque su amor por ti es para siempre. Así como Dios perdona, Él también quiere que nosotros perdonemos.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=810Domingo, 12 de febrero de 2012 12:30 hrs.
¿Desde cuándo crees que Dios te ama?El tiempo

¿Desde cuándo crees que Dios te ama?

Desde antes de que tú nacieras. Desde antes de la creación del mundo. Desde antes de que definiera el tamaño y los materiales de los cuales iba a estar hecho el sol. Desde antes de que empezara a brillar. ¡Es decir, desde hace mucho tiempo! Se cree que el sol empezó a brillar hace aproximadamente 5 mil millones de años, cuando una nube de gas y polvo que flotaba en el espacio disminuyó poco a poco de tamaño y se hizo más densa. Al encogerse, su centro se calentó tanto que empezó a brillar.

¿Puede imaginar que desde hace más de 5 mil millones de años Dios ya pensaba en ti y te ama? Para que te des una idea de cuánto son 5 mil millones de años, vamos a construir un reloj de sol. Éste sólo te permitirá medir un día de 24 horas.

 

Materiales

Vas a necesitar: una cartulina blanca, un compás, un lápiz con punta afiliada, unas tijeras, una pluma, una bolita de plastilina, un reloj y un lugar soleado con tierra blanda o pasto.

Instrucciones

1. Con ayuda del compás dibuja en la cartulina un círculo de 15 centímetros de diámetro. Marca el centro del círculo con el lápiz.

2. Recorta el círculo con las tijeras.

3. Coloca el centro del círculo encima de la bolita de plastilina y encaja ahí el lápiz afilado. Debe quedarte vertical.

4. Lleva el círculo al lugar soleado. Encaja el lápiz en la tierra blanda o el pasto. Debe atravesar la bolita de plastilina.

5. Observa la sombra que proyecta el lápiz sobre la cartulina.

6. La sombra del reloj de sol se va a mover conforme éste se vaya moviendo en el cielo, debido a que la Tierra gira. Cuando el sol está en el punto más alto del cielo, aproximadamente a las 12 del día, la sombra del lápiz será muy corta. En la mañana y en la tarde, cuando el sol esté más bajo, la sombra será más larga.

7. En tu reloj, ve siguiendo las horas, cada hora en punto, para marcar en la cartulina la posición de la sombra del lápiz y la hora que le corresponde.

 

¿Verdad que el seguir las 24 horas de un día es mucho tiempo?

Ahora imagina cuántos son 5 mil millones de años. Equivale a girar la cartulina 1,825,000,000 veces. ¿Vas a intentarlo?

Y Dios nos ama desde antes, por eso nos dice: “Con amor eterno, te he compadecido”. Isaías 54, 8. Eso significa que su amor no se acaba nunca, es eterno. Nada lo agota. Nada puede hacer que se acabe. ¡Sí que eres muy amado! ¡Y te ama nada menos que el Creador de todo lo que existe! ¡Qué afortunado eres!

 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=783Domingo, 05 de febrero de 2012 12:30 hrs.
La flor sedienta

La flor sedienta

Dios nos ama tanto, que no quiere vernos tristes y sin amor.

Tanta es la felicidad de Dios, que cuando tú te acercas a Él y le pides que te ame te dice:

“Me lleno de inmensa alegría por ti, te renuevo por mi amor”. Sofonías 3,17

Dios no sólo nos ama, sino que nos renueva, nos vuelve a hacer nuevos con su amor. De esa manera, podemos experimentar su amor y ser como Él nos pensó.

Para comprobarlo necesitarás: 

Una hoja de papel blanco, una regla, un compás, un lápiz, plumones, tijeras, un plato extendido y agua.

Haz un círculo de 16 cm de diámetro en la hoja. Adentro del círculo dibuja una flor como ésta, asegurándote de que todos los pétalos toquen el círculo.

Colorea la flor, usando tus colores preferidos.

Luego corta la flor con cuidado.

Dobla cada pétalo hacia el centro de la flor y velos encimando uno sobre el otro.

Imagina que la flor cerró sus pétalos porque estaba triste o enojada, sedienta del amor de Dios.

Las flores necesitan agua para vivir, que captan del suelo y de la lluvia, a través de sus raíces y de sus hojas. También necesitan el bióxido de carbono que absorben a través de sus hojas y que con la energía del Sol transforman en alimento. A este proceso de producción de alimento se le llama fotosíntesis.

Sin alimento la flor se marchita y muere. Igual nosotros nos marchitamos cuando no nos sentimos amados con un amor que no nos pide nada a cambio, que pase lo que pase es firme, que no nos falla, que siempre está disponible, que nos espera.

Cuando la flor se acerca al agua, es decir al amor de Dios, Él la llena de su amor y la renueva, ¿quieres verlo?

Vierte un poco de agua en el plato y pon a flotar la flor en medio del plato.

¡Mira como la flor está abriendo sus pétalos!

El papel absorbe el agua y se expande, haciendo que la flor ¡se abra!

Lo mismo hace el amor de Dios en nosotros. Compruébalo tú mismo. Acércate a Él y deja que Él te llene de su amor y te renueve. Tendrás tanta alegría en tu corazón, que hasta brincarás de gusto. 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=752Domingo, 29 de enero de 2012 12:30 hrs.
Como el cielo1. Como el cielo

Dios quiere que lo conozcamos y que experimentemos su amor, pero eso es dificilísimo para nosotros solos, pues en vez de estar atentos a Dios, estamos pendientes de lo que los demás nos hacen o nos dicen. Por ejemplo, si mi mamá hoy me regaña y hasta me grita, voy a estar tan asustado y triste que ni siquiera me voy a fijar en lo hermoso que está el cielo. A veces, cuando me pasa eso, siento que ella no me quiere y que nadie más me quiere. Pero eso no es cierto. Mi mamá me quiere y sobretodo Dios me ama muchísimo. Sin embargo, las apariencias me engañan.

¡Vamos a demostrarlo!

Necesitarás: papel, un lápiz, plumones de colores, pegamento, un vaso y tijeras.
1. En el papel marca dos círculos utilizando el vaso.
2. Recorta los dos círculos.
3. En uno de los dos círculos dibuja una jaula como la que aparece en la figura. En el otro círculo dibuja y colorea un pájaro.
4. Ponle pegamento a la parte de atrás de uno de los círculos.
5. Pega ahí la parte alta del lápiz, donde está la goma, como si fuera el palito de una paleta, y del otro lado pega el otro círculo. Te quedará el lápiz en medio de los dos círculos. El pájaro de un lado y la jaula del otro.
6. Cuando el pegamento esté seco, coloca el lápiz entre tus manos y frótalas para que el lápiz gire rápidamente.

¡Parece que el pájaro está dentro de la jaula!

Los dibujos se mueven tan rápido que nuestro cerebro mezcla las imágenes, logrando que parezca que el pájaro se mete a la jaula. La manera en la que vemos y sentimos las cosas, no siempre es real ni verdadera.

Algo que sí es real y verdadero es el amor que Dios te tiene. A través del siguiente experimento, tú mismo descubrirás y experimentarás el amor que Dios tiene por ti. Para que te des una idea de qué tan grande es, el Salmo nos dice:
“Como se alzan los cielos por encima de la tierra, así de grande es mi amor para quienes me buscan”. Salmo 103, 11

Entonces sal de tu casa y asómate a ver qué tan alto está el cielo. La exósfera se encuentra a 100 km. del suelo.

Con un carrete de hilo mide tu estatura. Continúa midiéndola tantas veces como sea necesaria para llegar a 100 km. de hilo. Si mides 1:30m. tendrías que medir tu estatura 76,923 veces. ¡Uf! Sí que es mucho, ¿verdad?

¡Pues así de grande es el amor que Dios te tiene a ti!

Erika María Padilla Rubio
© ® Derechos Reservados Palabra y Obra A.C.
www.palabrayobra.org

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=48&a=724Domingo, 22 de enero de 2012 12:30 hrs.