Desde la Fe - Canal RSS - Notas y Artículos de Interéshttp://www.desdelafe.mx/apps/article/?z=41¿Por qué sólo dos de los tres Pastorcitos de la Virgen de Fátima serán canonizados?
El Papa Francisco canonizará este 13 de mayo a Jacinta y Francisco Marto, dos de los tres niños videntes en las apariciones de la Virgen María en Fátima, Portugal, las cuales se registraron en 1917, razón por la que estamos en el centenario de aquellos milagrosos acontecimientos. 

Las apariciones, reconocidas por la Iglesia, tuvieron lugar en un momento político donde la Iglesia local era perseguida en medio de las tensiones internacionales de las dos guerras mundiales.

La biografía de ambos niños podía resumirse en pocas líneas: Francisco Marto nació el 11 de junio de 1908; fue hijo de Manuel y Olimpia de Jesús Marto, y tenía 9 años de edad al momento de las apariciones; aún no había hecho la Primera Comunión. En octubre de 1918, Francisco cayó enfermo, y tras una dolorosa agonía, falleció el 4 de abril de 1919.

Jacinta, por su parte, era la hermana menor de Francisco. Ella nació el 11 de marzo de 1910, y al momento de las apariciones tenía 7 años de edad. Ella fue quien le reveló a su madre que habían tenido una aparición de la Virgen en la “Cova da Iria”. Un año después de aquel suceso, enfermó de una neumonía bronquial que con los años se fue complicando, hasta morir la noche del 20 de febrero de 1920.

En una de las pláticas de los pastores con la Virgen María, Jacinta le preguntó si su hermano iría al cielo, a lo que Ella respondió que sí, pero que antes tendría que rezar varios rosarios. La Virgen también les anunció que ambos morirían jóvenes, y sus sufrimientos fueron ofrecidos a la Virgen para consolar a Jesús.

El Papa Juan Pablo II los beatificó el 13 de mayo del 2000, y ahora serán canonizados por el Papa Francisco tras ser aprobado un milagro por su intercesión, que consiste en la curación inexplicable de un niño brasileño. 

La tercera vidente de las apariciones fue sor Lucía dos Santos, quien nació el 22 de marzo de 1907; era hija de Antonio y María Rosa dos Santos. Lucía era prima de Francisco y Jacinta, y era la mayor de los tres pastores videntes de Fátima. La Virgen le pidió que aprendiera a escribir.

En 1921, ella ingresó a un convento de las Hermanas Doroteas del Villar en Oporto, a petición del obispo, mientras se hacían las investigaciones de las apariciones. Entonces ella tenía 14 años de edad, y en 1946 finalmente profesó como religiosa con las Carmelitas Descalzas, con quienes permaneció hasta su muerte en 2005, a los 97 años de edad. 

El 13 de febrero de 2008, el cardenal José Saraiva Martins anunció el inicio de su proceso de beatificación en la Comisión Pontificia para las Causas de los Santos. Un proceso diferente al de sus primos.

Los restos mortales de los tres pastores se encuentran actualmente en el Santuario de Fátima, a donde cada año acuden millones de peregrinos, y también ha recibido la visita de varios pontífices, entre ellos: san Juan Pablo II, Benedicto XVI y esta vez, Francisco.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=7214Domingo, 07 de mayo de 2017, 14:00 horas
¿Por qué fracasó el Pasito Perrón?En febrero pasado comenzó a circular en internet una noticia falsa en el sentido de que obispos y sacerdotes pedían cárcel para el autor de un video que se viralizó, en el que se ponía a la imagen de un Niño Dios a bailar el famoso Pasito Perrón; dicha nota malintencionada sobre la supuesta postura de la Iglesia causó el enojo de personas, quienes, “indignadísimas”, se sumaron pronto a una invitación lanzada a través de Facebook para concentrarse el sábado 22 de abril en el Zócalo capitalino, llevando imágenes del Niño Dios y poniéndolas a bailar al ritmo de esa canción, convocatoria a la que se registraron más de 29 mil personas, pero ninguna llegó. ¿Por qué fracasó esto que pretendía ser un evento masivo? El P. Rubén Sandoval Meneses, Director de la Comisión de Piedad y Religiosidad Popular de la Curia Arquidiocesana, nos comparte su opinión. 

Para el sacerdote, la imagen del Niño Dios, junto con la Santa Cruz y la Virgen de Guadalupe, son las tres imágenes por excelencia en el culto y la religiosidad del pueblo mexicano; en la primera de las cuales la comunidad reconoce a Cristo redentor, al Hijo de Dios, en torno al cual se ha arraigado una de las devociones más hermosas, populares, tradicionales y festivas de nuestro país. “De manera que ni siquiera es la primera vez que se exhibe la imagen del Niño Dios moviéndose al ritmo de alguna pieza musical; en Xochimilco, por ejemplo, hay fiestas en las que toda la comunidad entra a la iglesia bailando con sus imágenes, en un fandango realizado al son de grandes orquestas, porque así se le rinde culto, así lo reconoce como Hijo de Dios, y en lo único que hay que seguir trabajando es en la Evangelización, para que en estas celebraciones se purifique cada vez más la enseñanza de la Iglesia y cobren mayor fuerza los valores del Evangelio y de la cruz”.

Considera que tal vez muchos de los que confirmaron su asistencia ni siquiera lo hicieron con una mala intención, sino por divertirse o hacer fiesta a la imagen. “Simplemente a veces somos inconscientes de lo que hacemos, como sucede cuando un niño pequeño dice majaderías a su mamá, y todos se ríen y le dicen: “¡ay qué bonito nene, qué gracioso!”, y éste se alegra también, ya que no entiende que fue un insulto, sino que creyó festejar a su mamá con esas palabras que repitió al escucharlas de alguien más. Es decir, aunque no está bien que el niño insulte a su mamá, cuenta mucho la intención”.

En este sentido, relata que tiempo atrás, en Tepepan, se comenzó a hacer un jubileo llevando la Santa Eucaristía por colonias, calles y casas, cuidando que, con tanto traslado y movimiento, no se cayera en una falta de respeto a Nuestro Señor, por lo que todos los días él visitaba las comunidades en las que el Santísimo quedaba expuesto. “Lo llevamos un día a una colonia proletaria llamada Tierra Nueva, que contaba con unas cuantas casas, y ahí nos organizamos y le improvisamos una capillita de lámina para que estuviera todo el día. Cuando llegué a vigilarlo, encontré frente a la capilla a muchos jovencitos jugando futbol, aventando gritos y pelotazos por todos lados. Yo me escandalicé, les llamé y les pregunté si sabían quién nos estaba visitando en la colonia. ‘Sí, padre –me dijeron–; es Dios que está con nosotros’. Les dije que si lo sabían, por qué entonces se ponían a jugar futbol delante de Él. Me respondieron que le estaban ofreciendo a Dios un torneíto de futbol. Es decir, todo depende de la intención”.

Finalmente, el P. Rubén Sandoval señala que si grupos contrarios a la Iglesia se ponen a lanzar convocatorias para ofender a Nuestro Señor Jesucristo, no hay que darles cabida, lo cual se consigue no poniéndonos a discutir con ellos, pues es gente que sólo tiene la intención de fastidiar; “no hay que atravesar calles por donde los perros hacen ruido, y pronto se silencian”. “Si esa era la intención de los convocantes, debían saber primero que quien tiene un niño Dios es porque es católico, le guarda respeto a su imagen y no la iba a llevar a dar ese espectáculo”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=7204Domingo, 30 de abril de 2017, 14:00 horas
7 COSAS QUE DEBES SABER sobre la Coronilla de la Misericordia1. ¿QUÉ es la Coronilla de la Misericordia?

Es una breve oración dirigida a Dios Padre, para pedirle, por mediación de Su Hijo, nuestro Señor Jesucristo, misericordia por nuestros pecados y los del mundo entero.

2. ¿QUIÉN la hizo y quién puede rezarla?

Jesús se la dictó a santa Faustina Kowalska, religiosa polaca, en 1935.
Pueden rezarla personas de cualquier edad y condición, porque es una oración sencilla y fácil de aprender.

3. ¿CÓMO se reza?

Se puede emplear un Rosario. Inicia con acto de contrición, Padrenuestro, Avemaría y el Credo de los Apóstoles. En las cuentas grandes se dice: ‘Padre eterno, te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu amadísimo Hijo nuestro Señor Jesucristo, como propiciación de nuestros pecados y los del mundo entero.’

Y en cada una de las cinco decenas de cuentas pequeñas se reza: ‘Por Su dolorosa Pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero’.

Al final se reza tres veces: ‘Santo Dios, Santo Fuerte, Santo e Inmortal, ten misericordia de nosotros y del mundo entero.’ Y se puede añadir esta jaculatoria: ‘Oh, Sangre y Agua que brotasteis del Sagrado Corazón de Jesús como una fuente de misericordia, en vos confío.’

En esta dirección viene paso a paso cómo se reza la Coronilla, incluso con las letras de Padrenuestro, Avemaría y Credo, por si no se las sabe quien quiera rezar la Coronilla. Guárdala en tu celular, para tenerla a mano cuando tú o alguien la pueda necesitar:  bit.ly/1WvcsqS

4. ¿CUÁNDO se reza?

Santa Faustina la rezaba a todas horas, pero en especial a las tres de la tarde, Hora de la Misericordia, cuando brotaron del costado de Jesús, muerto en la cruz, sangre y agua (como muestra la imagen que Jesús pidió pintar, bendecir y difundir). No importa la hora, lo importante es rezarla. Sólo toma cinco minutos.

5. ¿DÓNDE se reza?

En dondequiera que estés, y si no tienes Rosario a mano, puedes llevar con los dedos la cuenta de las oraciones.

6. ¿POR QUÉ rezarla?

Porque Jesús pidió que la recemos.

7. ¿PARA QUÉ rezarla?

Para obtener las extraordinarias gracias que Jesús prometió. Por ejemplo, dijo que sería Misericordioso con quien la rezara aunque fuera una vez, y que cuando se rezara la Coronilla junto a un moribundo, Él tendría misericordia de su alma.

Santa Faustina obtuvo grandes favores del Señor rezando la Coronilla, por ejemplo, que se calmara una terrible tempestad; que se convirtieran pecadores empedernidos; ayudar a almas a salir del Purgatorio, etc.
San Juan Pablo II fue quien canonizó a santa Faustina e instituyó la fiesta que el Señor pidió: este Segundo Domingo de Pascua es el ‘Domingo de la Misericordia’. Quien ese día rece la Coronilla puede obtener indulgencia plenaria, (cumpliendo las acostumbradas condiciones de confesarse, comulgar y orar por las intenciones del Papa), y la puede aplicar para sí o para un difunto. ¡Qué regalo!, ¡vale la pena aprovecharlo!
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=7195Domingo, 23 de abril de 2017, 14:00 horas
Viacrucis El Camino de la Cruz de los migrantes Oración preparatoria

Jesús, tú estás presente en cada uno de nuestros hermanos los hombres; de manera especial en los más pequeños. En ellos podemos encontrarte a ti, necesitado de nosotros, y a ellos los encuentras tú, movido por tu amor que salva y libera. Queremos recorrer con nuestros hermanos migrantes tu eterno camino hacia la cruz, su camino hacia la cruz y hacia la resurrección.

I Estación
Jesús es condenado a muerte


Oración

Como tú, Jesús, nuestros migrantes han sido sentenciados por el poderoso porque son acusados de criminales, violadores y narcotraficantes. Como tú, ellos son inocentes.

II Estación
Jesús carga con la cruz

Oración

Nuestra cruz, Jesús, sigue siendo tu cruz. Es la cruz de los que dejan su hogar y su familia porque tienen hambre y van en busca de un pan honrado, es la de los que salen huyendo de su patria por la violencia y la inseguridad.

III Estación
Jesús cae por primera vez

Oración

La debilidad y el cansancio te han hecho caer y aquel suelo áspero te brinda un instante de reposo, tan sólo un instante. En su camino de la cruz, los migrantes encuentran un descanso en la hospitalidad de los albergues que la caridad de los cristianos ha organizado a lo largo de sus caminos. Son un instante de reposo, tan solo un instante porque deben continuar su Viacrucis.

IV Estación
Jesús se encuentra con su Madre

Oración

Jesús, tu mamá fue para ti un consuelo en el camino y sigue siéndolo para los que van a otras tierras. Allí se encontrarán a tu misma madre, la madre que ellos aprendieron a amar en su hogar. Ya no estarán solos en tierra extraña.

V Estación
Simón de Cirene ayuda a Jesús

Oración

Jesús, el Cireneo, por un momento, llevó sobre sus hombros tu cruz redentora. También hoy hay Cireneos que voluntariamente toman tu cruz para aliviar el camino de los migrantes. Es la Iglesia en México y en Estados Unidos, son las organizaciones de católicos y de protestantes, son las organizaciones civiles que prestan su voz a los que no la tienen. Ellos son hoy tu Cireneo.


VI Estación
La Verónica limpia el rostro de Jesús

Oración

¡Qué valiente mujer esa a la que llamamos la Verónica! El amor a ti le dio alas a su ánimo y venció el miedo. Como esas monjitas, tus monjitas, que han convertido su convento en un albergue para mujeres migrantes. ¡Muéstrales tu rostro, Jesús!

VII Estación
Jesús cae por segunda vez

Oración

Jesús, son muchas las penas y los dolores de tu camino hacia el Calvario. Caes por segunda vez vencido por el cansancio. ¡Y te vuelves a levantar! Qué triste que a los hombres nos guste hacer leña del árbol caído. Nos aprovechamos de los migrantes en su desamparo y les quitamos lo poquito que traen, los secuestramos y exigimos rescate, los esclavizamos y violamos a sus mujeres. ¿Tendremos perdón de Dios?

VIII Estación
Jesús se encuentra con las mujeres de Jerusalén

Oración

Junto a las vías del tren, cada día, un grupo de mujeres lanzan alimentos y agua a los migrantes que viajan encaramados peligrosamente en los vagones del ferrocarril. Ellas son compasivas y generosas como aquellas mujeres a las que tú consolaste en la vía dolorosa.

IX Estación
Jesús cae por tercera vez

Oración

Tu tercera caída, Jesús, tal vez marcó el final de tu camino ya en el monte Calvario. Un migrante es un criminal para nuestros gobiernos. Se le persigue y se le mete a la cárcel en espera de regresarlo a su país. ¡Metemos a la cárcel a los que buscan el pan de cada día! Allí termina todo para ellos. Se les acabó su esperanza.

X Estación
Jesús es despojado de sus vestiduras

Oración

Ellos también son despojados, Jesús, cada vez que las autoridades los arrestan y los regresan a sus países de origen, dejando atrás no sólo sus pocos bienes materiales, sino a sus seres amados, a su esposa o esposo, a sus hijos. Regresan sin nada, más pobres que cuando se fueron.

XI Estación
Jesús es clavado en la cruz

Oración

La cruz era signo de ignominia; tú la hiciste signo de salvación. Las líneas de la frontera con el país de Norte están sembradas de cruces. Son signos de muerte, pero también de protesta contra la injusticia de las instituciones. Algún día serán signos de una vida nueva, de una vida digna. Hoy tan sólo son cruces de muerte.

XII Estación
Jesús muere en la cruz

Oración

Al pie de tu cruz, Jesús, estaban tu Madre, algunas amigas y un amigo. No estabas solo. Al pie de la cruz mortal de los migrantes no hay nadie. Hasta los coyotes huyen y los abandonan bajo el sol del desierto. Yo lo vi, Jesús, lo pasaron por televisión. Vi la muerte de un migrante que se ahogaba en el río tratando de pasar al otro lado. Lo vimos todos en las noticias. ¿Lloramos?

XIII Estación
Jesús es bajado de la cruz

Oración

Descansa en paz, Jesús, te lo mereces. Descansa en los brazos de tu mamá, como cuando eras un bebé. El sueño de la muerte también puede ser dulce. Cuando los migrantes, por fin, cruzan la frontera, se convierten en indocumentados e ilegales. Son esclavizados y despojados de su dignidad. No descansan, viven otro Calvario. Hacinados en viviendas indignas, alcoholizados en busca de un momento de libertad, atemorizados continuamente por la despiadada búsqueda de las autoridades, escondidos en la clandestinidad y soñando siempre en un hogar al que no regresarán.

XIV Estación
Jesús es sepultado

Oración

Jesús, tu tumba fue tu última morada y ni siquiera era tuya, era la dádiva generosa de un hombre rico que te amaba. Tú que no tenías donde reposar tu cabeza, tampoco tuviste una tumba propia. En el país del Norte, la tierra prometida que mana dólares, algunos hombres buenos han declarado santuarios a sus ciudades y a sus iglesias, pero ni siquiera allí los indocumentados encuentran descanso. Las leyes son implacables, no los quieren en la tierra prometida.

XV Estación
¡Resucitó!

Oración

Tu Viacrucis, Jesús, es una historia con un final feliz. Es tu victoria sobre la muerte. Es tu nueva vida gloriosa en la que estás siempre con nosotros hasta la consumación de los siglos. ¿Cuál sería la Pascua gloriosa de los que caminan el camino de la cruz en busca de una vida mejor? Un final feliz podría ser la milagrosa hospitalidad de un pueblo que se haga consciente de sus orígenes de migrantes. Un final más feliz sería el que cada patria de la que provienen fuera una buena madre capaz de dar de comer a sus hijos sin que tuvieran que salir de casa. Son finales que quedan en la esperanza.]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=7180Domingo, 9 de abril de 2017, 14:00 horas
Muerte del sacerdote indígena engrosa la vergonzosa lista de sacerdotes asesinadosEl pasado 27 de marzo fue asesinado de un impacto de bala en la cabeza el P. Felipe Altamirano Carrillo, sacerdote indígena perteneciente a la Prelatura del Nayar, en Nayarit; de acuerdo con el Centro Católico Multimedial (CCM), se trata del segundo homicidio que se comete contra un sacerdote en este año, luego de que en enero fuera privado de la vida el P. Joaquín Hernández Cifuentes, perteneciente a la Diócesis de Saltillo. Sobre el reciente crimen contra el sacerdote de la etnia Cora, habla para Desde la fe Mons. José de Jesús González Hernández, O.F.M, Obispo de la Prelatura.

    Comenta que, como ha ocurrido en otras Iglesias particulares del país, ahora tocó a la Prelatura del Nayar sufrir las consecuencias del deterioro social que se vive en México. “La comunidad se encuentra consternada. Cada vez que asesinan a un miembro de una familia cercana, nos desmoralizamos mucho, nos entristecemos; ahora ha sido privado de la vida el P. Felipe, y no nos queda más que pedir a Dios que nos ayude a recobrar el aliento”.

    Señala que las autoridades aún no han precisado el móvil del asesinato, aunque señalaron que, de acuerdo con la escena del crimen, se trató de un intento de asalto. “El P. Felipe celebraba Misa los domingos en una comunidad lejana a la sede parroquial; allá se quedaba a dormir y se regresaba el lunes por la mañana. Justo de allá venía; llevaba apenas unos kilómetros de recorrido, cuando integrantes de dicha comunidad escucharon disparos de arma de fuego; se corrió pronto el rumor de que habían sido disparados contra la camioneta pick-up que conducía el sacerdote, y fue entonces que nos comenzaron a llamar para preguntarnos si sabíamos algo. Poco más tarde se confirmó la noticia de que el P. Felipe había sido la víctima”.

    Explica que los criminales colocaron una barricada de piedras para estorbar el paso a la camioneta, pero al parecer la pick-up aún iba en marcha cuando el sacerdote recibió el impacto de bala, éste perdió el control del vehículo y fue a estrellarse contra un muro. “En la caja trasera de la camioneta venían dos personas, quienes quedaron heridas cuando ésta se estrelló. Ninguna de las dos quiere hablar mucho sobre lo que ocurrió; al parecer están muy asustadas, aunque tampoco podemos descartar que hayan sido amenazadas. No lo sabemos en realidad. Por lo pronto, la policía está llevando a cabo las investigaciones; confiamos en que hagan un buen trabajo, que reporten a la brevedad los avances del caso y que se haga justicia”.

El Obispo del Nayar comenta que lamentablemente el asesinato del P. Felipe no es un caso aislado en el país. “En México los sacerdotes tenemos que cuidarnos. Si bien la mayoría de las personas aún nos respeta por la labor que realizamos, ahora hay quienes, quizás bajo el influjo de las drogas, no reparan en quién es la víctima. “Sin embargo, nuestra misión, ante esta situación de decadencia social que se ha dado en México, es buscar la reconciliación entre unos y otros; aunque a veces resulte difícil, debemos tener ojos de amor y de perdón, de ternura y de misericordia, tanto para los que sufren una tragedia como para los victimarios. No podemos pensar en venganza, sino en justicia, y pedir por la conversión de esas personas”.

Finalmente, señala que tanto los miembros de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), como el Arzobispo de Guadalajara, Card. Robles Ortega, y Obispos de diversas diócesis del país, le han manifestado su cercanía y solidaridad ante los hechos, a la vez que rezan por la reconciliación de todos como nación, y para que se acaben los males como la corrupción, que da pie a tantas otras problemáticas sociales.

Cabe señalar que, al conocer de este crimen tan lamentable, la CEM emitió inmediatamente un comunicado en el que expresó sus condolencias a Mons. José de Jesús González, al clero, a miembros de la Vida Consagrada y a los fieles laicos de la Prelatura del Nayar, así como a los padres y familiares del P. Felipe Altamirano. “En estos momentos –señala el texto– en que nuevamente un sacerdote católico es alcanzado por el crimen, dirigimos nuestra mirada a Cristo Resucitado, quien nos confiere la fuerza para luchar por la construcción de un mundo reconciliado y en paz, justo y fraterno. La muerte no es el final del mensaje de amor que nos trajo nuestro Salvador, sino la vida en plenitud. Con su sacerdocio, el Padre Felipe encarnó estas certezas que nos da la fe”.

De acuerdo con el CCM, durante los últimos 26 años en México se han registrado 63 atentados contra miembros de la Iglesia Católica, de los cuales 59 son crímenes arteros, dos corresponden a sacerdotes que siguen en calidad de desaparecidos y dos secuestros frustrados. Las cifras indican que de 1990 a 2017, la lista la encabeza un cardenal, 43 sacerdotes, un diácono, 4 religiosos, 9 laicos comprometidos y una periodista católica. Esta lista vergonzosa se ha visto engrosada ahora con el asesinato del sacerdote indígena Felipe Altamirano Carrillo.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=7172Domingo, 2 de abril de 2017, 14:00 horas
Hagamos un buen examen de concienciaHacer un examen de conciencia siempre es difícil, pues a nadie le gusta admitir sus errores; sin embargo, el hacerlo es importante como un paso previo a la Confesión. A continuación te presentamos una pequeña guía para que lo puedas realizar de una manera más fácil. Pide a Dios la gracia para ser lo más sincero posible al responder.

¿Qué hago con Dios?

¿Estoy insertado en la Iglesia, medio de salvación? ¿Realmente pertenezco a ella?
¿Soy coherente con lo que creo?
¿Tengo doble moral, una como piensa un católico y otra como piensa el mundo?
¿Renuncio a mis convicciones cristianas por conveniencia o respeto al qué dirán?
¿Estudio mi doctrina, leo, asisto a cursos, consulto?
¿Me escandalizo por la humanidad de la Iglesia y me convierto en perseguidor?
¿Voy a Misa los domingos, comulgo, me confieso con frecuencia?

¿Qué he hecho de la vida de los demás?

¿Honro a mis padres, les doy compañía, ayuda, respeto, atención, cuidado?
¿Amo a mi cónyuge como a mí mismo?, ¿Soy feliz haciéndolo feliz?
¿Soy fiel hasta de pensamiento?
¿Tomo mi paternidad en serio y doy tiempo, mucho tiempo, a estar con mis hijos?
¿Cultivo la amistad con mis hermanos y demás familiares?
¿Soy buen amigo?
¿Trato con respeto y educación a las personas con las que trabajo y a las que sirvo?
¿Soy justo con los que dependen de mi autoridad?
¿He caído en la corrupción?
¿Soy verás y digno de confianza?
¿Soy honrado?
¿Doy gratuitamente algún servicio, comparto lo que tengo, lo que sé y lo que soy?


¿Qué he hecho de mi vida?

Ante Dios, que me la ha dado, ¿me siento satisfecho de lo que he hecho de mi vida?
¿He actuado honestamente en mis elecciones importantes?
¿He procurado mi crecimiento físico, intelectual y espiritual?
¿Cuido mi salud, mi descanso, mi esparcimiento?
¿Cumplo con mi religión y trato de hacerla vida?
¿Domino mi ira y procuro educar mi carácter sobre todo en mi trato con las personas a las que tengo mayor confianza y cariño?
¿Trato de estar de buen humor, de ser positivo, evitando la amargura, la depresión, la tristeza?
¿Tomo las cosas con calma y evito la desesperación?
¿He caído en alguna dependencia que me quita la libertad?
¿Soy esclavo de mis sentimientos, gustos o pasiones?
¿Realizo actos impuros conmigo mismo o con otros?
¿Consumo pornografía o veo de manera impura a otras personas?
¿Obedezco el plan de Dios para la sexualidad en mi estado de vida?
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=7159Domingo, 26 de marzo de 2017, 14:00 horas
“Día del Niño por Nacer”, próximo 25 de marzo

    Mons. Pedro Agustín señala que luego de que esta celebración fuera instituida en Argentina por el mandatario de aquel entonces, se fue extendiendo a diversos países, y la Iglesia mundial lo comenzó a asumir para crear conciencia sobre la importancia de la vida. “Hay en esto una feliz coincidencia, ya que precisamente el 25 de marzo en la Iglesia se celebra la Concepción de Nuestro Señor Jesucristo en el vientre de María Santísima, y entonces se empatan una celebración de carácter eclesiástico con una de carácter civil, basada ésta en algo demostrado por la ciencia: la vida del ser humano empieza desde el momento mismo de la concepción”.

    En este sentido, explica que hace 2 mil años Dios dejó asentado de manera divina, lo que la ciencia ha venido demostrando, sobre todo con científicos como el francés Jérôme Lejeune, el llamado padre de la genética moderna, quien demostró que desde el momento de la fecundación queda recogida en una célula toda la información necesaria y suficiente con que la vida da inicio. Agregó que para discutir sobre el tema, hay que tener claridad en el punto de vista científico; “por otra parte, hay quienes aducen que lo que argumentamos nosotros son principios religiosos. ¡Y Claro que son religiosos!, porque amamos a Dios y al hombre, y respetamos la vida; lo digo en cuanto a químico y en cuanto a sacerdote que soy”.

     Mons. Pedro Agustín comenta que generalmente el Día del Niño por Nacer la Conferencia del Episcopado Mexicano emite un comunicado cuyo fin es que la sociedad cobre conciencia sobre la importancia de respetar la vida. “Posteriormente, en abril, diversos grupos o asociaciones se organizan para pronunciarse al respecto, lo cual es muy importante, sobre todo en esta época en la que muchos dicen actuar en nombre del amor y a favor de la humanidad, pero en la que como nunca se ha atentado en contra de la vida, debido a supuestos principios dictados por la llamada ideología de género, y promovidos desde instancias internacionales como la ONU. Por esta razón es importante celebrar el Día del Niño por Nacer”.

    Destacó asimismo la labor de Derechos del Concebido A.C., instancia que está por cumplir 10 años de haber sido fundada, y en la que se ha trabajado encomiablemente por difundir principios básicos a favor del niño en el vientre materno, que llaman a respetar la vida, a la mujer y a la familia.

    Finalmente, sobre la Norma Oficial Mexicana 046, con la que se pretende reformar la Ley General de Acceso a una Vida sin Violencia, a fin de obligar a los médicos a practicar el aborto en caso de violación, Mons. Pedro Agustín señala que se está intentando tomar como centro del problema el niño que está en el vientre materno, y se está dejando de lado el delito de la violación.

“Existe un mal enfoque, es en el violador en quien debe caer todo el rigor de la ley, y no en el ser humano que viene en camino, al que, sin ser culpable de nada y sin juicio de por medio, se le condena a muerte, y a una muerte atroz, con premeditación, alevosía y ventaja. Por otra parte, no interesa a las autoridades que a la mujer se le dañe física, psicológica y afectivamente; se trata de una iniciativa que, por injusta, se convierte en perversa”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=7152Domingo, 19 de marzo de 2017, 14:00 horas
¿Tienes problemas para conciliar el sueño por la noche?¿En ocasiones tienes problemas para dormir por las noches? El Arzobispo de Baltimore, Estados Unidos, Mons. William Edward Lori, aseguró que la Iglesia “ha resuelto esto desde hace mucho tiempo”, y tiene una “oración oficial”.

En un artículo titulado “Cómo acabar el día”, explicó que “la Liturgia de las Horas, también conocida como Oficio Divino o Breviario, marca las horas del día con oración: mañana, mediodía, tarde y noche”, y destacó que tanto “obispos, sacerdote y diáconos están obligados a rezarlo, pero todos somos alentados a rezarlo también”.

La última oración del día –recordó– se llama “Completas”, y “es una forma de hacer completo nuestro día”.

“Esta oración consiste en un examen de conciencia, un himno en el que le pedimos a Dios que esté con nosotros durante la noche, un salmo que habla sobre recordar a Dios y su misericordia incluso en la noche, y luego el plato fuerte: el Cántico de Simeón”.

El Arzobispo de Baltimore recordó que “en la bella escena en el Evangelio de san Lucas donde María y José llevan al Niño Jesús al Templo en Jerusalén para dedicarlo al Señor, se encuentran con un laico llamado Simeón”.
Simeón –destacó– era “un hombre de oración” que esperaba la llegada del Mesías, y “cuyo corazón estaba lleno de esperanza en todo lo que Dios había prometido”.

“Cuando Simeón tomó al Niño Jesús en sus brazos, sus ojos de fe fueron abiertos y supo que sostenía al Salvador esperado por tanto tiempo”.

“Lleno del Espíritu Santo” –dijo el Obispo– Simeón “pronunció este cántico, que forma la parte central de la oración de la noche de la Iglesia: ‘Ahora, Señor, según tu promesa, puedes dejar a tu siervo irse en paz. Porque mis ojos han visto a tu Salvador, a quien has presentado ante todos los pueblos: luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel’”.

“¡Qué bella oración para ofrecer cuando el trabajo de cada día llega a su final! En vez de rumiar en mis preocupaciones o revivir algún contratiempo que el día ha traído, encuentro que cuando verdaderamente me concentro sobre el significado de este cántico, soy más capaz de poner todo el día en su propia perspectiva”, concluyó.

Si deseas comenzar a orar con la Liturgia de las Horas, puedes descargar en tu teléfono celular o tableta electrónica alguna de las muchas aplicaciones disponibles para Android o iOS. También puedes adquirirla en cualquier librería católica.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=7142Domingo, 12 de marzo de 2017, 14:00 horas
¿Qué pasa si no recibo la ceniza?
¿Cuál es el origen de la costumbre de imponer ceniza sobre nuestras cabezas al inicio de la Cuaresma? Es una costumbre muy antigua que se originó ligada al Sacramento de la Reconciliación. Hasta antes del siglo VII, cuando un pecador deseaba recibir la absolución de sus pecados, se acercaba al sacerdote, quien lo escuchaba en privado y después lo recibía, junto con otros penitentes, en la Iglesia en donde en una ceremonia especial, al inicio de la Cuaresma, le imponía un vestido llamado silicio, hecho con pelos de cabra y que debió haber sido muy rasposo, y después de derramar ceniza sobre su cabeza, lo aceptaba a un grupo u orden de los penitentes que durante cuarenta días ayunaban, hacían servicios a la comunidad, daban limosna a los pobres y oraban intensamente para hacer penitencia por sus pecados. Toda la comunidad oraba por ellos y, por fin, el Jueves Santo, eran reconciliados y reinsertados en la comunidad. Todavía vemos restos de esta costumbre en España y en algunos países de herencia hispánica con los grupos de penitentes que participan encapuchados en las ceremonias de la Semana Santa.

Cuando el Sacramento de la Reconciliación dejó de celebrarse en forma comunitaria y se hizo más frecuente, entonces la ceremonia de la ceniza se generalizó para todos los fieles, reconociéndonos así como una Iglesia necesitada del perdón de Dios.
 
¿Qué significa la ceniza?

En el Antiguo Testamento vemos cómo el imponer ceniza sobre la cabeza tenía un significado de arrepentimiento por las faltas cometidas y de dolor y vergüenza. Esta costumbre fue tomada por los católicos para significar precisamente esos mismos sentimientos.

El que toma ceniza se confiesa públicamente como pecador. Manifiesta que está arrepentido. Da testimonio de su vergüenza y de su dolor por haber ofendido a Dios y a los hijos de Dios. Le pide a la comunidad y a todos los que ven la ceniza sobre su cabeza que oren por él para que se arrepienta. Se compromete a un cambio de vida con la ayuda de Dios. Se dispone a vivir un tiempo especial de penitencia mediante el ayuno, las obras de caridad y la oración. Manifiesta que está dispuesto a recibir el Sacramento de la Reconciliación durante la Cuaresma, para poder vivir la Pascua como hijo de Dios.

¿Tenemos obligación de confesarnos?

La Iglesia sigue teniendo un mandamiento para quienes somos católicos: “Confesarse por lo menos una vez al año, por la Cuaresma”.

Se nos pide a los sacerdotes que facilitemos este sacramento a los fieles e, incluso, en esta Arquidiócesis, el Arzobispo nos autoriza a todos los sacerdotes a perdonar algunas censuras de excomunión que ordinariamente están reservadas a él o algunos sacerdotes designados por él; como, por ejemplo, perdonar a los que cayeron en excomunión por haber participado en un aborto.

Como familia podemos comprometernos a asistir juntos a la imposición de la ceniza, procurando participar en la ceremonia completa y no sólo hacer cola para recibirla e irnos cuanto antes.

Una vez que recibamos la ceniza, comprometernos a vivir nuestra Cuaresma en un espíritu de penitencia, poniéndonos de acuerdo en cómo vamos a cumplir con lo que nos manda la Iglesia sobre el ayuno, la abstinencia, las obras de caridad y la oración.

Podemos comprometernos a acudir como familia a recibir el Sacramento de la Reconciliación.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=7123Domingo, 26 de febrero de 2017, 14:00 horas
Honores a la bandera, ¿respeto o idolatría?
Por decreto del Presidente Lázaro Cárdenas, en 1940 se celebró por primera vez de manera oficial el Día de la Bandera Mexicana, habiendo elegido para esta festividad nacional el 24 de febrero, en memoria del día de la proclamación del Plan de Iguala, llevada a cabo por Agustín de Iturbide en 1821, suceso en el que se enarboló la bandera de las tres garantías, considerada nuestro primer símbolo patrio.

Este 24 de febrero, los mexicanos, residentes en el país y el extranjero, rendiremos honores una vez más a nuestra bandera; sobre la importancia de honrar esta insignia de nuestra nación, habla para Desde la fe el P. José Leonardo García, párroco de la Capellanía Militar Cristo Rey de la Paz.

El P. Leonardo García señala que, si hay confesiones religiosas que prohíben a sus miembros rendir honores a la bandera, es porque de raíz anteponen su comodidad al cumplimiento de sus compromisos cívicos y sociales, malinterpretando la Palabra de Dios bajo el argumento de que la Biblia condena la adoración de ídolos.

“Hay que explicarles que la bandera no es un ídolo, y que venerarla tampoco es adoración. La bandera es un símbolo de identidad que nos invita a ver por nuestros hermanos, a actuar a favor de la comunidad, lo cual es una manera de llevar a cabo la voluntad de Dios en nuestro entorno particular. Recordemos ese principio que dice: ‘¡Viva Cristo Rey, en mi corazón, en mi casa y en mi patria!’”.  

Asegura que quien no tiene religión, y encima le falta amor por su patria, normalmente carece de una visión social. “Si como católico no tengo identidad con mi parroquia, y como mexicano no tengo un compromiso con mi prójimo, entonces es fácil que me desatienda de las necesidades de mis hermanos; si en cambio, llevo ambos valores en el corazón, puedo ser un elemento útil para el crecimiento social. Sin fe y sin amor por nuestra patria y por nuestros símbolos, somos un país fácilmente dominable”.

Señala que eso en gran medida es lo que está ocurriendo en México, pues muchos mexicanos nos hemos acostumbrado a vivir de un modo tal que ni los actos de corrupción ni las faltas cívicas nos alarman, pensamos que son normales. “Yo tengo 30 años de ser sacerdote, y en todo este tiempo jamás una persona me ha confesado pasarse los altos, o dar mordidas, o estacionarse en tercera fila frente a las escuelas. Esos son pecados sociales, pero tal parece que son modos inteligentes y apropiados de hacer las cosas. No son faltas insignificantes, pues anteponen el interés particular a los derechos de terceros; es decir, lastiman el tejido social, nos dejan divididos ante intereses extranjeros. Recordemos esta otra máxima: ‘¡Divide y vencerás!’”.

El P. Leonardo García señala que un político, servidor público o persona civil que desprecia el valor de su bandera, y de las cosas que nos identifican como sociedad, es muy probable que se deje llevar por el remolino de la corrupción. “Por más que en principio se diga ‘hombre recto’, seguramente se encontrará con trabas que lo harán convencerse de que lo mejor y más cómodo es obrar de manera incorrecta. ¡Esto tiene que cambiar! En el Ejército hay una gran cantidad de soldados católicos, y qué gusto da ver que muchos de ellos cuentan con esos dos tipos de valores: los que se les inculca en la Iglesia y los que aprenden como servidores de la nación”.

Explicó que la Iglesia y el Ejército son instituciones totalmente compatibles, pues, contrario a lo que se piensa, la primera misión de los soldados no radica en el uso de las armas para la guerra, sino en el servicio a la nación, en defender a la patria de intereses externos que puedan originar un caos social, en ser custodios de nuestras familias; “por esa razón también se preparan para momentos de desastres naturales”. 

Finalmente, dijo que, como católicos, debemos trabajar más por nuestra patria, asumir nuestros compromisos sociales, identificarnos con los colores de nuestra bandera, dejarnos atrapar por nuestra historia y transmitirla a nuestros niños, inculcarles el amor por nuestra tierra, por Santa María de Guadalupe y por Nuestro Señor Jesucristo.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=7114Domingo, 19 de febrero de 2017, 14:00 horas
La Virginidad de María
Cualquiera podría pensar que las desafortunadas afirmaciones de una religiosa dominica la semana pasada, negando la virginidad de María, podrían ser un caso aislado, que no son sintomáticas y que no afectan la fe de la Iglesia Católica; sin embargo, hasta en el pueblo más diminuto donde llega el internet esto ha sido “noticia”, y así se muestra una vez más la universal difusión de imágenes y palabras, y la repercusión que esto tiene en los ánimos y la fe de los sencillos, por usar un término evangélico.

Aunque en el Código de Derecho Canónico se dice expresamente que quien niega una verdad de fe queda excomulgado al manifestar públicamente su incredulidad con respecto a una verdad de fe definida (Canon 751), no parece que lo que ha hecho esta religiosa sea una negación pertinaz de una verdad que ha de creerse con fe divina y católica, pues no se ha mantenido pertinazmente en la negación de ella, sino que ha intentado enmendar sus dichos, también con expresiones poco afortunadas, pero lo ha hecho. Es muy difícil pensar que una religiosa de Santo Domingo quisiera expresamente en público manifestarse como una hereje formal, aunque haya incurrido en la herejía materialmente. Más bien, esto es una luz roja que invita a todos los consagrados a evitar la ignorancia con respecto a las verdades de la fe, es decir, que en la vida consagrada se ha de insistir en una formación intelectual más sólida por un lado, y por otro, en promover un gran amor a María, Madre de Dios y madre nuestra, y a trabajar en la formación de las nuevas generaciones, en su formación afectiva y en el crecimiento en la virtudes religiosas que han de caracterizar a todo consagrado.

Hablemos algo acerca de las verdades de nuestra fe en genera, y en particular de la verdad sobre la Virginidad de María.

La fe, como contenido, es la revelación pública de Dios. Él nos da a conocer lo que es necesario para nuestra salvación, nos dice quién es Él, quiénes somos nosotros y qué tenemos que hacer para llegar a Él; o sea, cómo vivir para salvarnos. La plenitud de esta revelación es  Jesucristo nuestro Señor, el Hijo de Dios encarnado, quien ha querido dejar la verdad revelada en manos de sus apóstoles, dándoles el encargo de custodiarla, interpretarla auténticamente y enseñarla. Los sucesores de los apóstoles que son el conjunto de la totalidad de los obispos en comunión con el sucesor de Pedro que es su cabeza, son quienes constituyen el Magisterio de la Iglesia y quienes han “heredado” esta triple tarea con respecto a la revelación. Ellos nos han enseñado a lo largo de los siglos esta fe, lo que hemos de creer y lo han plasmado sintéticamente en el Credo; por ejemplo, en el símbolo de los apóstoles, sobre la segunda persona de la santísima Trinidad se nos dice: “Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen”; y en el Credo Niceno-constantinopolitano, que es más explicativo, se afirma: “Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho; que por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación bajó del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre”.

Así, la Iglesia desde sus orígenes ha afirmado la singular participación de María de Nazareth en la historia de la salvación, llegando a formular con precisión su maternidad divina, como obra del Espíritu Santo (definida como verdad de fe el año 431 en el concilio de Éfeso) y posteriormente su virginidad perpetua, a partir del testimonio común de la tradición patrística, que es testigo primario de la Sagrada Tradición, y del testimonio de la literatura apócrifa (que es simple tradición humana) que se ha sumado con sus relatos tiernos y fantasiosos a la explicación de la perpetua virginidad de María; convicción de fe tan firme ya a finales del siglo IV que a quien la negaba quedaba excomulgado, como fue el caso de un obispo de nombre Benoso, quien en el año 390 afirmó que María había tenido más hijos, y con todo y ser obispo, fue excomulgado.

En el Concilio de Calcedonia (año 451) se habló del nacimiento del salvador mencionando explícitamente la Virginidad de María: el Hijo de Dios ha “nacido de Santa María Virgen”, y el Segundo Concilio de Constantinopla (año 553) agrega un detalle más, explica que el Verbo se encarnó “de la Santa y gloriosa Madre de Dios y siempre virgen María”.

Así, en el Primer Concilio de Letrán (año 649) en el Canon tercero se afirmó: “Si alguno no confiesa de acuerdo con los Santos Padres, propiamente y según verdad, por Madre de Dios a la santa y siempre virgen María, como quiera que concibió en los últimos tiempos sin semen, por obra del Espíritu Santo, al mismo Dios Verbo, propia y verdaderamente, que antes de todos los siglos nació de Dios Padre, e incorruptiblemente le engendró, permaneciendo ella, aún después del parto, en su virginidad indisoluble, sea anatema” (Dz 256).

La fórmula expresada por este Concilio, aun siendo local, es considerada como verdadera definición dogmática ex cátedra del Papa Martín I, quien propuso la doctrina de la Virginidad perpetua de María como condición para estar en comunión de fe con la Sede Romana. Doctrina que, no sólo nunca ha cambiado, sino que ha sido confirmada y profundizada posteriormente.

El Catecismo de la Iglesia Católica con mucha precisión nos dice en el Número 499: “La profundización de la fe en la maternidad virginal ha llevado a la Iglesia a confesar la virginidad real y perpetua de María (Cf. DS 427) incluso en el parto del Hijo de Dios hecho hombre (Cf. DS 291; 294; 442; 503; 571; 1880). En efecto, el nacimiento de Cristo “lejos de disminuir consagró la integridad virginal” de su madre (LG 57). La liturgia de la Iglesia celebra a María como la “Aeiparthenos”, la “siempre-virgen” (Cf. LG 52)”.

Y en los números del 502 al 507 explica: “La mirada de la fe, unida al conjunto de la Revelación, puede descubrir las razones misteriosas por las que Dios, en su designio salvífico, quiso que su Hijo naciera de una virgen. Estas razones se refieren tanto a la persona y a la misión redentora de Cristo como a la aceptación por María de esta misión para con los hombres”.

“La virginidad de María manifiesta la iniciativa absoluta de Dios en la Encarnación. Jesús no tiene como Padre más que a Dios (Cf. Lc 2, 48-49)” (CEC 503). “Jesús, el nuevo Adán, inaugura por su concepción virginal el nuevo nacimiento de los hijos de adopción en el Espíritu Santo por la fe” (CEC 505).

Además, la Virginidad perpetua de María tiene su razón de ser con respecto a toda la Iglesia, así lo señala el Concilio Vaticano II: María es a la vez virgen y madre porque ella es la figura y la más perfecta realización de la Iglesia (cf. LG 63).

Nos queda claro primero, que María es Virgen a la hora de concebir a Jesús, por obra del Espíritu Santo (Lc 1,34- 35; CEC 504); segundo, que es virgen en el parto (cf. DS 291; 294; 442; 503; 571; 1880), los santos padres hacían una comparación expresando que Jesús traspasó el cuerpo de su madre como la luz traspasa el vidrio sin romperlo, como un anticipo del poder de traspasar toda materia que obtuvo después de resucitado en su cuerpo glorioso. Pero, tercero, ¿continuó siendo virgen después de parto? ¿Ella tuvo contacto con José para engendrar más hijos? Vamos: Hay un texto del Evangelio de Mateo (1,25) que podría prestarse a confusión, José “tomó consigo a su mujer y no la conoció hasta que ella dio a luz un hijo y le puso por nombre Jesús”.

Expliquemos: La palabra hasta en español indica el término de una acción o un tiempo, suponiendo que después se hará lo contrario (ejemplo: “yo no como hasta las 2 de la tarde”, se entiende que después de las 2 empiezo a comer); en hebreo y griego no es así, el término hasta significa una acción que no se ha realizado hasta ese momento, sin importar lo que se hará después. Veamos otros dos ejemplos en la Escritura que nos ayudan a entender este hasta; en 2Sm 6,23 se cuenta que Mikal, mujer de David, “no tuvo hijos hasta el día de su muerte” eso no quiere decir que después sí los tuvo. Igualmente Jesús en Mateo 28,20 nos prometió: “yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo”, esto no quiere decir que después no va a estar.

Luego entonces, podemos afirmar con toda seguridad que ese “no la conoció”, no termina con el nacimiento del salvador, sino que continúa hasta la muerte. Así, la virginidad perpetua de María, como dirá el Concilio Vaticano II, es signo de fe  “no adulterada por duda alguna” (LG 63). Virginidad que es también signo de su entrega total a Dios (cf. 1Co 7, 34-35). “Su fe es la que le hace llegar a ser la madre del Salvador: ‘Más bienaventurada es María al recibir a Cristo por la fe que al concebir en su seno la carne de Cristo’ (S. Agustín, virg. 3)” (CEC 506).

También argumentan algunos contra la virginidad de María textos del Evangelio que hablan de hermanos de Jesús. Veamos lo que dice el Catecismo: “A esto se objeta a veces que la Escritura menciona unos hermanos y hermanas de Jesús (Cf. Mc 3, 31-55; 6, 3; 1 Co 9, 5; Ga 1, 19). La Iglesia siempre ha entendido estos pasajes como no referidos a otros hijos de la Virgen María; en efecto, Santiago y José "hermanos de Jesús" (Mt 13, 55) son los hijos de una María discípula de Cristo (Cf. Mt 27, 56) que se designa de manera significativa como "la otra María" (Mt 28, 1). Se trata de parientes próximos de Jesús, según una expresión conocida del Antiguo Testamento (Cf. Gn 13, 8; 14, 16; 29, 15; etc.)” (CEC 500), pues no existía la palabra primo y se utilizaba en general la palabra hermano para designar todos estos parientes.

Ignorar toda esta doctrina, o al menos la que nos presenta el Catecismo, negando la virginidad post-parto de María para un católico y más para un consagrado es realmente grave, pero eso, como decíamos, sólo el síntoma, es como la fiebre, que necesita un análisis profundo para descubrir la enfermedad que en el fondo la está produciendo, análisis que no podemos dispensarnos, no vaya a ser una pandemia que esté protestantizando a la Iglesia Católica para acabar lentamente con ella.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=7115Domingo, 19 de febrero de 2017, 14:00 horas
No dejemos que la voz del Papa se apague: Card. Suárez IndaEl Card. Alberto Suárez Inda, Arzobispo Emérito de Morelia, concedió una entrevista a Desde la fe al cumplirse un año de la visita de Su Santidad el Papa Francisco a México.

    En Morelia, el Santo Padre celebró el 16 de febrero un encuentro con jóvenes en el Estadio “José María Morelos y Pavón”, a quienes les dijo que es mentira que la única forma de vivir es dejando la vida en manos del narcotráfico.

Al respecto, el Card. Suárez Inda considera que aquella visita fue un gran impulso para que los jóvenes de México tuvieran un compromiso más fuerte en su vida cristiana y en su participación social, de manera que, a un año de distancia, está presente y está viva la figura del Papa. “Seguimos muy agradecidos, pero al mismo tiempo no debemos dejar que se apague esta voz, y que siga siendo realmente un sacudir de la conciencia de todos”.

Fue en Morelia donde el Santo Padre se dirigió a los jóvenes con estas palabras: “Jesús nunca nos invitaría a ser sicarios, sino que nos llama a ser discípulos. Él nunca nos mandaría a la muerte, sino que todo en Él es una invitación a la vida”.

En este sentido, el Sr. Cardenal consideró que los jóvenes siempre tendrán el reto enorme de afrontar las dificultades sin desalentarse, pero consideró que hoy en día éstos son más alegres y valientes para manifestar su fe, con una actitud apostólica que contagia a otros para hacer un verdadero apostolado: “yo he tenido experiencias muy buenas, muy positivas con los muchachos, que hoy están dispuestos a hacer ese lío positivo y sano, a armar una revolución, que es la revolución de la paz, la revolución del amor”.

Mons. Suárez Inda aseguró que los jóvenes de hoy tienen una riqueza que se podría capitalizar, y ser motivo de gozo y esperanza para las generaciones mayores; “debemos valorarlos e impulsarlos para que den todo de sí”.

Fue también en Morelia donde el Papa Francisco, en una Misa con sacerdotes, religiosas, religiosos, consagrados y seminaristas, invitó a estos a no caer en una vida de resignación que paraliza. Sobre este tema, el Card. Suárez Inda consideró que el sacerdote, independientemente de su edad, debe tener sensibilidad para estar con los jóvenes y transmitirles alegría y esperanza, no recibirlos con regaños, sino tratarlos con cariño, ser su guía.

Por último, también se refirió a la vocación al Matrimonio: “Se trata de un llamado a la fidelidad, a una vida de sacrificio. Desgraciadamente muchos no lo ven así, sino como algo a prueba, como algo que fácilmente puede frustrarse si no funciona. Para mí la vocación al Matrimonio es tan fundamental como la vocación a la vida consagrada, pues en la Iglesia, sin familia, no podemos formar el pueblo de Dios”, concluyó.]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=7107Domingo, 12 de febrero de 2017, 14:00 horas
A un año del “Hay que echarle ganas”“La invitación a ‘echarle ganas’ que nos hizo el Papa Francisco hace un año nos sigue animando ante todos estos acontecimientos que estamos viviendo en el país. Necesitamos fortaleza, no sólo para aguantar esta cruz, sino para estar de pie y para poder hacer camino”, así lo dijo a Desde la fe el arzobispo de Tuxtla Gutiérrez, Mons. Fabio Martínez Castilla, quien fue anfitrión del Papa Francisco el 15 de febrero de hace un año.

    En aquella ocasión, el Santo Padre celebró su encuentro con las Familias en el Estadio “Víctor Manuel Reyna” en Tuxtla Gutiérrez, donde su mensaje estuvo marcado por la frase “Echarle ganas”, atribuida a un niño chiapaneco con discapacidad física.

Al respecto, Mons. Martínez asegura que tras aquel encuentro, las familias y los jóvenes chiapanecos fortalecieron sin duda su fe, porque despertaron su conciencia cristiana. No obstante, dejó en claro que aún falta mucho por hacer: “Aún se puede observar la explotación de niños, muchos de los cuales trabajan en las calles; hay trata de personas, violencia familiar y la pobreza ha crecido; muchas cosas tienen que superarse”.

El Arzobispo de Tuxtla Gutiérrez consideró que si medimos a México a través de sus problemas, después de un año de aquel acontecimiento, la respuesta sería que estamos peor; pero si lo evaluamos por el despertar de la conciencia que provocó, “podríamos decir que estamos mejor, porque se nos ha despertado el corazón y se nos han abierto los ojos”.

Dijo que ahora México tiene claro que el futuro lo tenemos que construir entre todos, y todos debemos comprometernos. “A la Iglesia, en particular, le hace falta trabajar más, pero siento que ha crecido en unidad. El avance es lento, pero vamos por buen camino”.

En cuanto a los laicos, señaló que hay un despertar comprometido, y eso ha valido la pena “porque el monstruo de la corrupción es grande, y hay que vencerlo; está en todos los niveles, pero se hace más evidente cuando vienen las campañas electorales, donde se juega con la pobreza y la necesidad del pueblo; la gente se deja llevar por las promesas y las ofertas, y eso es lo que nos tiene estancados. Por eso es importante formar muy bien la conciencia de nuestro pueblo”.

Por último, Mons. Fabio Martínez Castilla dijo que hoy más que nunca vale la pena todo el esfuerzo que se haga como sociedad para construir juntos un México mejor, un México digno, una casa común para todos.]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=7108Domingo, 12 de febrero de 2017, 14:00 horas
Develarán en Ciudad Juárez monumental estatua del PapaEl próximo 17 de febrero se cumplirá un año de que el Papa Francisco visitó Ciudad Juárez, en lo que fue su último día de actividades de su recorrido por varios estados de nuestro país; durante esta jornada acudió al Centro de Readaptación Social Número 3, donde se reunió con internos y sus familiares; también asistió al Colegio de Bachilleres donde habló con empresarios y trabajadores, y finalmente se trasladó a los terrenos de la antigua Feria Expo, donde presidió una Santa Eucaristía, a la que asistieron migrantes y víctimas de la violencia. Ahora, habla para Desde la fe Mons. José Guadalupe Torres Campos, Obispo de esta Diócesis.

Mons. José Guadalupe Torres recuerda que con la visita del Santo Padre a la entidad, la comunidad se sintió privilegiada por poder escuchar sus palabras. Señaló que en ese entonces el Papa Francisco tocó temas muy importantes para el bien de la ciudad, en los que desde entonces se ha venido trabajando: “el compromiso que nosotros adquirimos fue con Dios, y por eso, en primer lugar nos hemos esforzado en trabajar con el tema de la migración; y en este sentido, la Casa del Migrante ha emitido ya una circular en la que declaró que toda nuestra Diócesis es “casa del migrante”, en vista de una posible emergencia humanitaria por la probable repatriación de muchos hermanos nuestros, debido a las políticas que se están implementando en Estados Unidos.

En cuanto al tema de las personas privadas de su libertad, señaló que aún quedan muchos pendientes, sobre todo en materia de Pastoral Penitenciaria. “Sin embargo, se ha reactivado una casa que sirve para albergar a sus familiares, donde también atendemos a víctimas de la violencia, ya que son cosas que se pueden trabajar a la par. Tenemos el objetivo de crear en las parroquias de todos nuestros decanatos centros de ayuda, de consejería, de sanación, de consuelo y perdón, para ayudar a quienes se han visto afectados por la violencia”.

Refirió que, por otra parte, se ha estado reuniendo periódicamente con empresarios para reforzar la Pastoral del Trabajo en la Diócesis, a fin de atender el problema de los obreros que trabajan como esclavos, con horarios inhumanos, a veces hasta triples turnos, sin que pueda quedarse en casa alguien que atienda a los hijos. “Tenemos el compromiso de seguir fortaleciendo la unidad conseguida entre obreros y grupos de la política empresarial; se está realizando un curso en el que participan empresarios, sobre la Doctrina de la Iglesia y el liderazgo católico, en el que se toca el tema del valor y la dignidad de la persona”.

Mons. José Guadalupe Torres señala que el 17 de febrero se presentará un libro conmemorativo, evento al que asistirán personas relacionadas con la educación, el mundo empresarial y la Iglesia; además, en el predio de la antigua Feria Expo se develará una estatua del Papa de más de cinco metros, hecha por un escultor juarense y proporcionada por un grupo de empresarios. “Esperamos que este aniversario nos inyecte aún más el compromiso que adquirimos con los mensajes, conceptos e ideas del Papa]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=7109Domingo, 12 de febrero de 2017, 14:00 horas
La Constitución de 1917 y el papel de la Iglesia
Este 5 de febrero se celebra el centenario de la actual Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, documento que aprobó en Querétaro el Congreso Constituyente convocado por el Primer Jefe del Ejército Constitucionalista Don Venustiano Carranza. Esta Constitución Política, que entró en vigor el 1 de mayo de 1917, reformó a la existente de 1857.

La Constitución de 1917 resume de alguna manera los principales postulados de la Revolución Mexicana, por ejemplo, el ideal agrario zapatista que aparece en el Artículo 27; pero además, destaca, en todo el volumen, un alto contenido social y el fortalecimiento del Estado.

Esta fue la primera Constitución de la historia en incluir los “derechos sociales”, pues fue promulgada dos años antes que la Constitución de Weimar de 1919. Para darle forma a la Constitución, los diputados consultaron las principales legislaciones existentes.

Entre los documentos que analizaron los legisladores figura la Encíclica del Papa León XIII titulada Rerum Novarum, fechada el 15 de mayo de 1891, primera encíclica social de la Iglesia. En ella, el Santo Padre trató de conciliar los asuntos concernientes al capital y al trabajo, de modo que fijó los compromisos éticos y morales tanto para los empresarios como para los trabajadores, abordando temas como los sindicatos y el derecho a huelga; los horarios laborales y el derecho al descanso; la salud social y los partidos políticos.

Esta encíclica, que obedecía a “las cosas nuevas” y a los cambios políticos de aquellos años, tuvo difusión y repercusión en todo el mundo, incluyendo a México, sobre todo en la redacción del Artículo 123 que se refiere a que toda persona tiene derecho a un trabajo digno y socialmente útil.

En entrevista para Desde la fe, Dr. Jorge Adame, investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, señaló que dicha encíclica “había sido difundida de forma muy amplia, sobre todo en periódicos, lo que generó un movimiento social de discusión en México entre 1900 y 1912, principalmente en lo referente al salario y los seguros por accidentes laborales”.

El Dr. Adame explica que “en el Congreso Constituyente, el principal promotor de estos principios fue el Dip. Victorio Góngora, quien había estudiado la Doctrina Social Cristiana en Bélgica, y participó en la Comisión que dio forma al Artículo 123 de la Constitución Política.”

Otros de los temas en los que influyó este documento pontificio fueron la participación de utilidades de las empresas, y en el principio de que los conflictos laborales se pueden resolver de manera armónica y con justicia.

Antes de que se aprobara en México la Constitución de 1917, la Iglesia Católica ya había puesto en marcha algunas de las propuestas de esta encíclica, sobre todo en la formación de sindicatos, bolsas de ahorro, cooperativas de trabajadores, organización social, y entre las personas que promovieron estos rubros se puede mencionar al santo mexicano Cristóbal Magallanes, quien fundó un asilo, un hospicio, y promovió artes y oficios, así como la construcción de la presa “La Candelaria” en Totatiche, Jalisco.

El Dr. Jorge Adame también considera que la Rerum Novarum pudo haber influido en la redacción del Artículo 27 de la Constitución que habla de la propiedad de la tierra, “sobre todo en lo referente a la fracción racional de los latifundios, y en el respeto y la promoción de la propiedad agraria”.  

De este modo, la Doctrina Social de la Iglesia quedó reflejada en la Constitución Política, que este 5 de febrero cumple un siglo de que fuera promulgada.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=7097Domingo, 5 de febrero de 2017, 14:00 horas
Echan a andar plebiscito para frenar el “antidemocrático” proyecto constitucional de la Ciudad de México
En rueda de prensa llevada a cabo este 17 de enero, integrantes del Frente Nacional por la Familia (FNF) dieron a conocer que la sociedad y las organizaciones de la sociedad civil que salieron a las calles en septiembre de 2016 en defensa de la familia, se han pronunciado por un plebiscito para detener el actual proyecto de Constitución de la Ciudad de México, por ser profundamente “antidemocrático y anticonstitucional”.

Señalaron que hay un acto no consumado por parte del Jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Manera, ya que cuando la Asamblea Constituyente le entregue el proyecto de Constitución aprobado, él tiene tiempo para promulgarlo y publicarlo, pero antes debe ordenar que se haga una consulta ciudadana.

  “Por tal razón, el Comité Ciudadano por el Plebiscito, conformado por Ciudad Posible, FNF-CDMX, Red Familia, Comisión Mexicana de Derechos Humanos, Coordinadora Ciudadana, Unión de Padres de Familia-CDMX y el Consejo Mexicano de Abogados, anunciaron el inicio de la recolección de las más de 30 mil firmas requeridas para reclamar que la ciudadanía sea escuchada, y presentaron el sitio web www.constitucionate.org, plataforma en la cual se puede descargar el formato de recolección y se ofrece información de puntos de entrega”.

Los integrantes del FNF aseguraron que en la elaboración del proyecto no se atendieron las principales demandas de la sociedad en torno a la vida, la familia, la economía, la productividad y el espíritu emprendedor, la generación de empleos, la ecología, la justicia y la seguridad. Asimismo, señalaron que en la redacción realizada por los autodenominados “notables” –a quienes nombraron incondicionales del Jefe de Gobierno y la ideología de su partido–, no se invitó a expertos constitucionalistas, ni a las academias, colegios profesionales, empresas y trabajadores, ni a organizaciones sociales.

Por tal razón, afirmaron que la conformación de la Asamblea Constituyente se llevó a cabo a través de un proceso antidemocrático, ya que de 100 constituyentes, 40 fueron impuestos a espaldas de los ciudadanos, 12 por los ejecutivos federal y de la capital, y los otros 28 designados por las Cámaras, en contra del espíritu del constituyente de 1917, en el que todos fueron electos.

  En virtud de esta situación, convocaron a la ciudadanía a una movilización política y a adoptar un compromiso social para estar al tanto del proceso y del plebiscito, que es el recurso jurídico inmediato para poner en manos de los ciudadanos el proyecto de Constitución, así como el nombramiento de los constituyentes. Advirtieron que “si esto se rechaza será evidente que al gobierno de la CDMX no le importan los sentimientos y necesidades de la ciudadanía”.

  “Que quede claro –puntualizaron–: el plebiscito que impulsamos hoy es la base ciudadana para nuevas medidas: controversias constitucionales, acciones de inconstitucionalidad, voto de castigo social, amparos y revocación de mandato. Si Miguel Ángel Mancera quiere ser realmente candidato a la Presidencia, que demuestre su vocación democrática aceptando el plebiscito al que está obligado. Si los partidos políticos quieren salir de su tumba en la Ciudad de México, solamente podrá ser escuchando al ciudadano”.

Finalmente, invitaron a toda la sociedad civil, hastiada de gobiernos que no escuchan, a que alcen la voz para exigir por la vía democrática este plebiscito. “Hacemos este llamamiento a cámaras empresariales, universidades y tecnológicos, agrupaciones sociales, líderes vecinales y a todos los que se sientan identificados con esta causa”. 
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=7077Domingo, 22 de enero de 2017, 14:00 horas
Aborto y ConfesiónAborto y confusión, podría titularse esta nota, porque a partir de que fue dada a conocer la nueva Carta Apostólica “Miseria et misera” (Miseria y miserable), que publicó el Papa Francisco, muchos medios de comunicación han generado una gran desinformación con respecto a la decisión del Sumo Pontífice de volver permanente una autorización que concedió durante el Jubileo de la Misericordia, con relación a la absolución del pecado de aborto. Por ello vale la pena hacer la siguiente aclaración:

1. ¿Qué enseña la Iglesia Católica respecto al aborto?


Que es un pecado grave (pecado mortal), que provoca la automática ex-comunión de quien se lo practica, y de quien de una u otra manera colabora o participa en ello.

2. El Papa Francisco ¿ha cambiado esa enseñanza?

No. En el párrafo #12 de su última Carta Apostólica lo deja bien claro: “Quiero enfatizar con todas mis fuerzas que el aborto es un pecado grave, porque pone fin a una vida humana inocente.”

3. ¿Qué es lo que ha cambiado el Papa Francisco?


Antes del Jubileo de la Misericordia, sólo los obispos tenían la facultad de confesar y absolver a quienes habían abortado o participado en un aborto. Durante el Jubileo, el Papa concedió dicha facultad a todos los sacerdotes. Ahora, terminado el Jubileo, ha decidido que conserven esa facultad.

4. Quien aborta o participa en un aborto, ¿sigue estando automáticamente ex-comulgado?

Sí, por considerarse éste un pecado muy grave. La única diferencia es que antes sólo el obispo podía levantar dicha ex-comunión, y ahora podrán hacerlo todos los sacerdotes.

5. ¿No se corre también el riesgo de facilitar que alguien pueda abortar y confesarse una y otra vez, ya que ahora ambas cosas se consiguen tan fácilmente?


Para recibir la absolución es indispensable que haya verdadero arrepentimiento y firme propósito de enmienda. Si alguien tiene propósito de volver a abortar, entonces no está cumpliendo con los requerimientos para recibir este Sacramento.

6. ¿Qué motivó al Papa Francisco a tomar esa decisión?

Su deseo de que quien ha cometido ese grave pecado pueda acercarse más fácilmente al Sacramento de la Confesión; que no tenga la complicación de buscar a un obispo, sino pueda confesarse con cualquier sacerdote. Probablemente supo del gran fruto que se obtuvo durante el Año Santo, en que muchas personas que habían abortado o participado en un aborto, que no se habían atrevido a ir a confesarse con un obispo, y cargaban con aquella tremenda culpa, sí se animaron a confesarse con un sacerdote, y experimentaron el perdón y el gozo de quedar reconciliadas con Dios y con la Iglesia. Quiso el Papa que no se terminara esa posibilidad. Sin duda fue una decisión motivada por la caridad.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=7013Domingo, 27 de noviembre de 2016, 14:00 horas
El confesor y el psicoanalista
A veces ocurre que el columnista no tiene nada que decir y preferiría callar. ¿Quién, que escriba, no ha experimentado alguna vez esta especie de impotencia? Tener que elegir un tema para luego desarrollarlo es una agonía que sólo pueden comprender los que escriben no esporádicamente, sino cada semana durante años y años. 

Mientras pienso, pues, en el tema –un tema que no haya tocado antes, nunca, porque hasta eso hay que cuidar–, me viene a la memoria una palabra perteneciente al vocabulario de la retórica: inventio. 

Inventio, para los antiguos maestros de elocuencia, no era inventar, como generalmente se piensa, sino encontrar. Y como hace poco, en mis paseos por el mundo de los libros me he encontrado con dos textos espléndidos acerca de los confesores y los psicoanalistas, ahora se los endilgaré al lector esperando que disfrute leyéndolos, tanto como yo disfruté meditándolos y transcribiéndolos. 

“En principio, ir regularmente al terapeuta es seguramente un fenómeno americano. Pero también entre nosotros los alemanes aumenta. Probablemente este fenómeno tenga sus raíces en la pérdida de relaciones interpersonales firmes. Antes era posible dialogar mucho con el amigo o la amiga, o con un sacerdote en la conversación de ayuda espiritual o en la confesión. En la actualidad ya no es algo tan natural: cada vez tenemos menos tiempo para nosotros y para un buen intercambio. 

“Lo mismo se aplica para la ayuda espiritual, en la cual la actividad ajetreada torna imposible una buena conversación… Hemos dejado que la confesión degenere en un ritual vacío; a la verdadera confesión corresponde el diálogo. Pero en las confesiones de masa el diálogo queda a mitad de camino. La confesión sería seguramente para muchas personas en nuestros días un buen ofrecimiento para hablar de sus lados de sombra y sobre su culpa, y experimentar en la absolución la aceptación incondicional de Dios… La confesión continúa siendo un importante ofrecimiento sanador de la Iglesia reconocido en nuestros días también por algunos psicoterapeutas. Por este motivo, sería bueno que descubriéramos nuevamente la dimensión psicoterapéutica del sacramento de la confesión. La gente acudiría con mayor frecuencia al padre confesor”.

Esto fue lo que respondió el famoso benedictino alemán Anselm Grün a un par de amigos suyos –Jan Paulas y Jaroslav Sebek– que lo entrevistaron para hacer un libro con sus respuestas en el año 2002. 

Sin embargo, mucho antes de esta fecha, en 1938, un enteradísimo obispo húngaro llamado Tihamer Thót –muerto un año después, en 1939– ya se había referido a este mismo asunto en uno de sus libros, donde escribió así:

“Visitando Goethe en cierta ocasión a un enfermo, dijo: ‘Un día –es decir, en los tiempos católicos, antes de la Reforma–, otros se encargaban de quitarle peso a la conciencia. Hoy la conciencia ha de hacerlo sola, y se consume inútilmente, gastando sus fuerzas para poner orden dentro de sí misma. Nunca hubiera debido suprimirse la confesión’.
“La confesión, realmente, en un medio tan incomparable de la vida religiosa y de la educación espiritual, que hoy día la desean aún aquellas sectas que, desgajadas del catolicismo, la suprimieron.

“Siempre que me encuentro con hombres que se agitan con los arduos problemas de la vida, y no van a confesarse, me acuerdo de Clemens Brentano, el célebre poeta alemán que, atormentado por dudas espirituales, buscaba el descanso sin poderlo hallar. Una de sus conocidas, la hija de un pastor protestante, Lucía Hensel –que más tarde se convirtió al catolicismo–, dijo una vez al hombre desesperado: ‘¡Usted es católico! ¡Usted tiene que ser hombre feliz! ¡Ustedes tienen la confesión!’…

“No hace mucho tiempo que se levantaban acusaciones en masa contra la confesión y la moral católicas, afirmando que aquello era un ‘potro de tormento’, una ‘cámara de tortura’, un ‘matadero espiritual’, y que ésta no es moralmente admisible. Y he aquí que hoy día son precisamente los psicoanalistas los que se ponen a confesar, pero con tal insistencia, con tales tormentos y con preguntas tan inverosímiles, que ni aun el más famoso casuista lo habría podido soñar.

“La cosa es clara: todo lo que ahora se quiere hacer pasar por un gran descubrimiento del psicoanálisis (Individualpsychologie, Affektpsychologie, Tiefenpsichologie, etcétera: ‘psicología individual’, ‘psicología de los afectos’, ‘psicología de las profundidades’), aunque no con nombres tan altisonantes, pero sí en cuanto a su esencia, se practica ya hace dos milenios en el sacramento de la confesión. 

“¿No es una gloria de la religión católica el haber declarado obligatoria hace ya siglos la confesión sincera de ese gran peso del pecado, que abruma nuestras almas, siglos antes de ser conocida la tesis de la moderna psicología? ¿Qué tesis? Que las grandes impresiones y los grandes secretos, ahogados dentro de nosotros mismos como fieras encerradas en un sótano, rugen en el fondo de nuestra alma, la roen, la consumen y pueden conducir al más completo desquiciamiento de los nervios y a la locura; pues no hay descaso posible hasta que salen fuera y nos vemos libres de su furor, comunicándonos con otro” (Cristiano en el siglo XX).

Interesante. Incluso muy interesante, ¿no es así? Por lo menos, dará qué pensar a los que utilizan la expresión “verdugo chino” para referirse al confesor, y nada dicen, por el contrario, del psicoanalista, que pregunta cosas que un confesor no preguntaría ni aunque lo ahorcaran. Bueno, pues así están las cosas en nuestro pequeño planeta, achatado y girador.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6994Domingo, 13 de noviembre de 2016, 14:00 horas
¿Los católicos ponemos altar de muertos?
En nuestra cultura, la muerte es algo muy comentado. Se hace tan normal oír, leer o ver las notas rojas, donde la muerte aparece como algo anónimo e impersonal; se habla de ella banalizándola, mostrándola sin pudor, privándola de su carácter dramático y enigmático. Ah, pero hablar de ella con seriedad resulta incómodo e inoportuno; es mejor no tocar el tema o dejarlo para después, porque afrontarlo sería ponerme seriamente ante mi propia muerte, y tal vez escuchar una voz que me llama por mi propio nombre. Todo esto ¿no reflejará la angustia del hombre de hoy, y un miedo a enfrentar el sentido último de la vida?


“Los días de muertos”

El nacimiento y la muerte son momentos importantes en la vida de todos los pueblos; por lo mismo, han sido objeto de celebraciones de diversos tipos, de acuerdo con el proceso histórico de cada cultura.

El culto a los muertos en México se remonta por lo menos a 1800 años a.C., culto que fue evolucionando hasta tener gran auge durante la supremacía de los mexicas, que eran considerados como el “pueblo de la muerte”. Su filosofía sobre la muerte y la inmortalidad quedó plasmada en un sinnúmero de poemas que reflejan que la vida no es más que un momento pasajero, y la muerte una especie de despertar del sueño presente.

En el calendario mexica existían dos meses dedicados a las festividades de los muertos. El mes noveno –o fiesta de los muertecitos– y el mes décimo –o gran fiesta de los difuntos–, fecha en que se sacrificaban seres humanos para dar solemnidad al festejo.

La celebración empezaba meses antes con los preparativos, y el día de la fiesta se invocaba a los espíritus de los ancestros para compartir con ellos los buenos frutos de la tierra. El culto continuaba con la colocación de la ofrenda en el altar familiar que pretendía estrechar los vínculos existentes entre los vivos y los muertos.


Época colonial

Con la conquista española, en el siglo XVI, se introdujo en México el terror a la muerte. Los cráneos que adornaban el Tzompantli en México-Tenochtitlan o en los altares de Tlatelolco desaparecieron, para reaparecer más tarde a pie de los altares y cruces atriales, con un significado completamente diverso: la muerte había sido vencida por la Cruz de Cristo. 

Fue en la época colonial cuando se empezó a representar a la muerte como un esqueleto en diferentes posturas, portando en la diestra una guadaña, simbolizando con ello, por un lado, la fragilidad que puede terminar con un simple “gudañazo” en cualquier momento, y por otro, que esto puede acaecer a cualquiera, pues la muerte “no respeta” a nadie. Hay que tener en cuenta que se trata de una representación cultural, que nada tenía que ver con el culto demoniaco que ahora se le tributa a esta misma imagen, mal llamada “santa muerte”.


Siglos XVIII -XX

En el siglo XVIII la muerte dejó de ser algo terrorífico para representarse como una figura de ballet o como un personaje amable. A finales del siglo XIX y principios del XX, José Guadalupe Posada, maestro del grabado, reanimó su homenaje dándole un toque humorístico. En esta época surgieron diversas revistas en las que se publicaban versos conocidos como “calaveras”", que ridiculizaban, por alguna de sus actuaciones, a los personajes del gobierno o gente notable de la sociedad.

En nuestros días, aquí en nuestro México, lindo y querido, en muchas comunidades se celebra de modo muy sentido “la fiesta de los muertos”, pero, hemos de ser sinceros, en ocasiones, de modo sincretista. Como si se deseara, no al modo de la fe, sino al de los antiguos mexicas, entrar ese día “en contacto” con los muertos, con nuestros seres queridos que ya no están con nosotros, a través de “una ofrenda”, eclipsando así completamente la solemnidad de todos los santos y dando más relieve a la memoria de todos los difuntos. 

Me han preguntado varias veces si es católico poner en estas fechas un altar para los muertos. Si se coloca como lo hacían los antiguos mexicas, la respuesta es NO. Sin embargo, vemos, a lo largo de la historia, cómo intrépidos y santos misioneros siempre trataron de inculturizar la fe, tomando celebraciones paganas y cristianizándolas, como es el caso de la misma celebración de la Navidad.

Utilizar nuestro arte e ingenio para plastificar el misterio del más allá, para alejar el miedo a la muerte, o mejor el miedo al morir, recordarme a través de un “altar de muertos” que puedo hacer por mis difuntos una gran obra de misericordia: orar a Dios Trino por su salvación; hacer una buena confesión y participar en la santa Misa para ganar por ellos la indulgencia plenaria, etc.; así, un altar de muertos daría mucho fruto y estaría muy lejos de la distorsión que de esta conmemoración ha hecho el Halloween que se ha desvirtuado hasta llegar a ser una invocación a los demonios.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6975Domingo, 30 de octubre de 2016, 14:00 horas
Ofrenda de muertos con sentido cristiano
Flor de cempoalxóchitl: representa al sol, símbolo de Dios que hace florecer la vida de las almas. Proclama la vida eterna como don de Dios. 


Cruz de cempoalxóchitl: la cruz florida sobre el altar significa que todos los caminos, los cuatro puntos cardinales, los brazos de la cruz, llevan a Dios, el centro donde se cruzan los brazos. Nos habla también de la redención de Cristo, vencedor de la muerte.


Velas: significan la iluminación del camino para que las almas lleguen a disfrutar de la luz divina. En un cirio encendido la Iglesia simboliza la resurrección de Cristo en la Pascua.


Vaso con agua: es signo del agua viva para nunca tener sed. La gracia, participación de la vida divina, también se simboliza con el agua, de la cual tenemos sed.


Copal: une la tierra con el cielo. Con el incienso, la Iglesia simboliza la oración, la alabanza grata a Dios que llega a su presencia.


Comida: se pone porque creemos que nuestros muertos viven. Los invitamos a comer porque los amamos. Es un signo de comunión, lo cual no significa que nuestros difuntos bajen a comer.
Pan de muerto: nos recuerda el pan de maíz y amaranto, semilla de la alegría, hecho en forma de huesos, que comían nuestros antepasados para significar que los que morían daban vida a los que quedaban. Hoy comemos el Pan de Vida, la Eucaristía, presencia real de Cristo, que murió para que tuviéramos vida.


Plato con sal: referencia al Bautismo en el que se daba a los niños un poco de sal para saborear a Cristo.


Imágenes: los retratos de los seres queridos a quienes se dedica la ofrenda y las imágenes religiosas manifiestan, una vez más, la comunión de los santos.


Conclusión 
La ofrenda es un rito que se repite año con año y que se aprende desde niño. No se cuestiona, se hace. Los jóvenes se avergüenzan de las costumbres de sus padres y, en el fondo, de su sangre y de su raza. Prefieren disfrazarse de Drácula o de Morticia. Se desarraigan. Algunos padres de familia dejan de poner su ofrenda ante la incomprensión y burla de sus hijos, mientras que algunos ancianos continúan poniéndola a escondidas en algún rincón de su habitación. 


¡Que esta bella tradición jamás se pierda!
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6976Domingo, 30 de octubre de 2016, 14:00 horas
Fieles difuntos, ¿cómo puedo ayudarlos a llegar a Dios?
Tradición permanente 

Orar por los fieles difuntos es una tradición permanente en la Iglesia, lo mismo que celebrar la santa Misa por ellos. Considerando que la muerte de un cristiano es en realidad su nacimiento al cielo, los primeros cristianos acostumbraron reunirse ante la tumba de sus hermanos difuntos  en el día del aniversario de su muerte y celebraban la Misa por ellos, sobre todo si habían dado testimonio de Cristo con su martirio. Gracias a esa tradición sabemos la fecha del martirio de muchos de nuestros santos.

Pero no sólo se oraba ante el sepulcro de los mártires, sino que también se oraba por los familiares que habían muerto. Santa Mónica, mamá de san Agustín, le pidió a su hijo obispo que, al morir, se acordara de ella junto al altar, dondequiera que estuviera. Ella murió en el año 387.

Cuando en México celebramos a los fieles difuntos con una ofrenda de comida en honor a ellos, nos parecemos a los romanos paganos del tiempo de los primeros cristianos que en el último mes del año celebraban a los difuntos preparando una comida y poniendo ante la mesa una silla vacía, pues suponían que el difunto venía a comer con ellos. A esta comida la llamaban “refrigerium”, refrigerio. También los cristianos participaban de este tipo de costumbres y muy pronto las cristianizaron celebrando por nueve días las “parentalia”, fiesta de los familiares difuntos.

Como vemos, orar por los difuntos es una costumbre profundamente enraizada en nuestra tradición.

Siguen siendo miembros de la Iglesia

Al celebrar a los fieles difuntos al día siguiente de la celebración de Todos los Santos, la Iglesia nos quiere enseñar que tanto los que ya están en el Cielo (santos todos ellos aunque no estén canonizados), como los que están en el Purgatorio, siguen siendo miembros de la Iglesia. Entre nosotros hay una comunicación de dones que se llama “Comunión de los santos”. Seguimos unidos a Cristo por el Espíritu Santo, seguimos siendo hermanos, hijos de un mismo Padre.

Los amamos ayudándolos

Creemos los católicos en el Purgatorio. El Purgatorio es ya el Cielo... pero todavía no. A la presencia de Dios sólo llega lo santo, lo limpio. Ante Él no debe haber ni la más mínima sombra del pecado. Por los méritos de Jesús se nos perdonan nuestros pecados. Los sacramentos del Bautismo, de la Reconciliación y de la Unción de los Enfermos son el signo ordinario del perdón generoso de Dios. De una forma extraordinaria, un acto de contrición bien hecho nos obtiene el perdón. Perdonados nuestros pecados, de nuestra parte queda pendiente un acto de justicia: reparar el daño causado. Lo reparamos mediante la penitencia. Pero a veces lo que nos queda de vida no es suficiente para hacer penitencia y si morimos nos salvamos, sí, pero tenemos todavía esa penitencia, pena temporal, que pagar. Eso es el purgatorio.

La comunión de los santos se aplica aquí al poder los vivos ayudar a los del Purgatorio a liberarse de esa sombra de pecado que les impide estar ya en la presencia de Dios. Ofrecemos por nuestros difuntos oraciones, obras buenas e indulgencias concedidas por la Iglesia y aplicadas a alguna obra especialmente importante. Por cierto, la Iglesia concede indulgencia total aplicable a los fieles difuntos a quienes vayan a Misa durante el novenario de los difuntos o visite y ore en un panteón.

¡Qué consolador saber que todavía podemos demostrar nuestro amor a nuestros seres queridos muertos mediante estos regalos que nos aporta nuestra fe!

Ellos están con nosotros

Creemos en la presencia moral de nuestros difuntos en nuestra vida; no una presencia macabra para asustar, sino una presencia amable y solidaria. Creemos que la amistad permanece después de la muerte y que, de hecho, se hace más pura y duradera.

Creemos también que algún día estaremos junto a ellos en la casa de nuestro Padre en el Cielo, a donde Jesús ha ido a prepararnos una habitación.

Creemos que sus cuerpos que regresaron al seno de la madre tierra duermen en espera del día de la Resurrección. Ésa es nuestra fe.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6977Domingo, 30 de octubre de 2016, 14:00 horas
El milagro que lo llevó a los altares
Una recién nacida desahuciada, en quien los doctores de diversos hospitales agotaron todas las posibilidades médicas, hoy, luego de 7 años, es un vivo milagro gracias a la intercesión del niño cristero José Sánchez del Río, quien será canonizado por el Papa Francisco en Roma este domingo 16 de octubre. Desde la fe platicó con Paulina Gálvez Ávila, madre de la pequeña Ximena, para conocer y compartir su testimonio de fe.

La señora Paulina Gálvez contó que su bebé nació en septiembre de 2008, y a los dos meses presentó tuberculosis, infarto cerebral, meningitis, ataques epilépticos, y le tuvieron que cortar un pedazo de pulmón. “Comenzaron los peores momentos de mi vida, con la terrible incertidumbre de no saber si mi hija moriría; me vi en la necesidad de pedir al P. Agustín Patiño que la bautizara en el mismo hospital, el de Santa María de Sahuayo, en Michoacán”.

Dijo que el día en que le informaron que ya no había nada qué hacer por la vida de su hija, ella se sintió morir, pero no se dio por vencida y pensó en Dios como su única esperanza. “Cuando vi entrar a mi bebé a terapia intensiva, pensé que podría ser la última vez que la vería con vida. Los doctores la indujeron en coma por 72 horas. Con la imagen del niño “Joselito” en la mano, le pedí con toda la fuerza de mi fe que intercediera ante Dios para que la salvara, que me hiciera el milagro de que viviera”.

Externó que, al día siguiente, cuando entró a la sala de terapia intensiva, vio a su bebé y se percató de que movía una piernita. “En ese momento el corazón me dio un salto. Al segundo día parpadeó; busqué al doctor inmediatamente para avisarle sobre las reacciones de Ximena, pero no me creyó, y como respuesta me dijo que esos movimientos eran provocados por el equipo médico de reanimación al que ella estaba conectada a través de diferentes aparatos; insistió en que no había esperanza, y que mi hija estaba ya en estado vegetal”.

La señora Paulina Gálvez dijo que, para asombro de todos, Ximena comenzó a reaccionar, a moverse; con la manita apretaba su dedo, mientras los doctores Rosendo Sánchez, Lucy Martínez y otro de apellido Capistrano observaban sorprendidos todo lo que sucedía. “Me pidieron guardar la calma. Querían examinar a Ximena para comprobar que no hubiera secuelas por el infarto cerebral y la meningitis. Le hicieron cuantos estudios creyeron pertinentes. Y al final constataron que mi hija milagrosamente había sanado por completo. Días después la dieron de alta. ¡Si esto no es un milagro, no sé cómo se le podría llamar!”.

Por último, Paulina Gálvez Ávila dijo que la imagen de José Sánchez del Río le había sido enviada por unos familiares a su domicilió cuando residía en Estados Unidos, y que gracias a la sanación de Ximena, hoy todos los que fueron testigos de lo ocurrido difunden la vida del niño que este domingo será canonizado, y cuya causa fue postulada por el P. Fidel González y el P. Antonio Berumen.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6958Domingo, 16 de octubre de 2016, 14:00 horas
Así fue el martirio de Joselito
Recientemente, Desde la fe platicó con el P. Fidel González Fernández, de nacionalidad española, postulador de la Causa de Canonización de José Sánchez del Río, conocido como el “Niño Cristero” o “Joselito”, quien, la noche del 10 de febrero de 1928, a los 14 años de edad, al grito de “¡Viva Cristo Rey! ¡Viva la Virgen de Guadalupe!”, dio su vida valerosamente frente a los federales que intentaban disuadirlo de sus creencias. 

El P. Fidel González explicó a este periódico que José Sánchez del Río era un cristiano bautizado y confirmado, como tantos otros jóvenes de la época, quien fue perseguido por haberse unido, junto con sus hermanos mayores, a la Cristiada, con lo cual sus padres no estaban de acuerdo. “Los mismos dirigentes del movimiento en esa localidad coincidían en que era muy joven y no medía las penalidades a las que iba a ser sometido de ser capturado, entre ellas, la muerte”.

Añadió que el muchacho se mantuvo firme en ser admitido, y lo logró bajo la condición de fungir como cocinero, portabandera y clarinetista. “Pero no fue el único; durante los tres años que se mantuvo esta guerra, hubo más jóvenes de su edad que hicieron lo mismo y que corrieron la misma suerte”.

El P. Fidel González considera que “un joven de la edad de Joselito muestra el gran potencial de un testimonio cristiano, ante un martirio que no se limitó sólo a lo verbal; también fue físico y psicológico. Los federales utilizaron a su familia, se escudaron en ella como materia prima para un intercambio chantajista y de extorsión emocional, a fin de que, a través de diversas artimañas, el mártir abandonara su fe, algo que no consiguieron”.

Explicó que sus captores pidieron a la familia un rescate de cinco mil pesos oro para presionar al niño, situación a la que se opuso, pidiendo a sus padres no ceder, ya que él “estaba dispuesto a morir por Cristo Rey”.

Destacó la claridad en la fe del niño: “una fe que no se compraba ni se vendía por nada del mundo; con esta actitud demostró que la vida no es mercancía, que prefería la muerte antes de renegar de Cristo, que era la esencia de su vida. El precio por mantener invicta su fe fue algo sádico y duro”.  

Detalló que se le practicaron varios interrogatorios y se le intentó persuadir de que abandonara su fe en Cristo, pero ante su negativa, fue llevado con el alto mando, ubicado en un hotel cercano, para convencerlo bajo métodos más severos: lo sobajaron, lo torturaron y le desollaron los pies. “El joven siempre mostró una fortaleza extraordinaria, y nunca dejó de exclamar ‘¡Viva Cristo Rey! ¡Viva la Virgen de Guadalupe!’, lo que motivó que le rompieran la boca, mandíbula y dientes de un culatazo. 

No obstante –dijo– Joselito continuó balbuceando sus consignas, así que fue conducido al Panteón Municipal, donde volvieron a ofrecerle libertad a cambio de renunciar a los motivos de su detención. Esto sólo hizo que él se reafirmara confeso de su fe cristiana y católica, volviendo a exclamar ‘¡Viva Cristo Rey! ¡Viva la Virgen de Guadalupe!’ Lo golpearon una vez más, y en ese momento el dirigente del pelotón de fusilamiento sacó el revólver, le dio un par de tiros en la nuca y lo remató en la sien”, relató el postulador. 

Dijo que existen varias versiones sobre la tumba de Joselito; algunas inverosímiles, dado el fuerte martirio al que fue sometido, como el hecho de que habría sido él mismo quien cavó su tumba en medio del panteón, junto a un árbol que aún existe. “Lo importante es que esa fosa existió, y que ahí lo echaron cuando fue ejecutado; el sepulturero cubrió el cuerpo de tierra y, una vez que se marcharon los soldados, él mismo lo sacó, lo envolvió en una sábana y volvió enterrarlo, pero ya protegido.”

Explicó que tiempo después los restos de Joselito fueron exhumados para trasladarlos a la Iglesia de Santiago, donde años antes lo habían recluido y martirizado; fue en este proceso cuando se encontraron las balas que se le habían alojado en el cráneo.

“Su fusilamiento se realizó a altas horas para que la gente no se enterara; los habitantes de la localidad veían todo a través de las rendijas de sus ventanas y puertas. Sahuayo era una población católica, en la que muchas personas apoyaban a los cristeros; la gente vio al niño pasar camino al panteón, rodeado de aquel grupo de soldados que lo llevaba a la muerte. Mucha de esa gente recogió la sangre que iba dejando a su paso, como sucedía en la Iglesia primitiva, cuando recogían las huellas de sus mártires. Así fue en síntesis la historia de su martirio”, explicó el P. Fidel González.

Finalmente, el sacerdote consideró a José Sánchez del Río como un mártir de la libertad debido a que luchaba por uno de los derechos fundamentales: la libertad de religión. “Todos los derechos fundamentales son naturales, no los otorga el Estado; este únicamente los protege, y así como debe defender la libertad de religión, también debe hacerlo con el derecho a la educación y el derecho a la vida”, concluyó. 
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6957Domingo, 16 de octubre de 2016, 14:00 horas
El niño valiente
José fue un niño travieso y alegre que jugaba a las canicas con sus amigos, y corría por las calles de Sahuayo, Michoacán, tirando con su resortera; montaba a caballo y estaba acostumbrado a la vida campestre, donde la fe y la caridad se practicaban como lo transmitían los padres de familia y la Iglesia.

Tenía 13 años cuando estalló la Guerra Cristera, con la que el Gobierno Federal declaró como enemigos a muerte a todos los ministros de la Iglesia Católica y a sus seguidores. Los dos hermanos de José se unieron a las fuerzas cristeras, y aunque él también deseaba unirse, su madre no lo permitió. Ante ello, José insistió en decirle cuánto quería tener la oportunidad de participar, tanto por su amor a Jesucristo y a la Virgen María, como por esto que le dijo a su madre: “… mamá, nunca ha sido tan fácil ganarse el cielo como ahora”. José confiaba plenamente en que, si moría, llegaría directamente ante Dios, y finalmente le aceptaron como portador del estandarte de la Virgen de Guadalupe.

En el transcurso de un combate entre cristeros y fuerzas federales, el caballo del jefe del batallón cristero cayó muerto. José le ofreció su propio caballo diciéndole “Sálvese usted, yo no hago falta, y usted sí.” El niño logró que se salvara el jefe, quien quedó muy conmovido por el gesto de valentía y generosidad del muchacho. José fue hecho prisionero, al igual que otros cristeros.

Desde la cárcel pudo enviarle una carta a su mamá, diciéndole: “Creo que voy a morir, pero nada importa, mamá. Resígnate a la voluntad de Dios, que yo muero muy contento, porque estoy en la raya al lado de nuestro Dios… y diles a mis hermanos que sigan el ejemplo de su hermano el más chico, y mándame la bendición”.

Fue torturado para que renegara de Dios, pero no lo hizo. Le llevaron caminando herido hasta donde le mataron, pero lejos de quejarse, gritaba: “Viva Cristo Rey”. Murió con el tiro de gracia. Los habitantes del pueblo nunca habían presenciado algo semejante; los mismos soldados estaban admirados de tanta valentía de aquel muchacho que el viernes 10 de febrero de 1928 fue hecho mártir de Cristo Rey, entrando en la Gloria de Dios.

¡San José Sánchez del Río, ruega por todos los niños de México!
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6959Domingo, 16 de octubre de 2016, 14:00 horas
Empresa de anticonceptivos, detrás de la ONU: ex consultora
En entrevista para el programa informativo TVN, de la televisión panameña, la ecuatoriana Amparo Medina Guerrero, ex consultora del Fondo de Población de la ONU (UNFPA) y ahora expositora internacional sobre desarrollo humano, habló de la razón que ha impulsado a un órgano tan importante como las Naciones Unidas a implementar en Latinoamérica un programa común basado en la ideología de género; esto de acuerdo con su experiencia como colaboradora de esta organización, donde tuvo oportunidad de conocer el tema a fondo.

Tras mostrar los contratos que demuestran su trabajo como consultora de la UNFPA, Medina Guerrero señala que fue socia estratégica para la aplicación de un proyecto, con el cual se pretende imponer leyes que tienen como base la ideología de género, mismo que al tiempo le fue generando una gran preocupación. 

“Esto viene fabricado, embotellado para toda América Latina; es un programa que se ha creado bajo un marco institucional diseñado desde las Naciones Unidas, a solicitud de la más grande empresa de anticonceptivos, que ejerce poder sobre este órgano. Esta empresa busca transformar el proceso educativo, y obligarnos a comprar esos productos. Venden a 0.035 centavos de dólar cada preservativo, y se pueden comprar por paquetes de 144 unidades en la propia página de la ONU; ellos tienen la intención de obligarnos a colocar dispensadores de anticonceptivos en las escuelas. Solamente ganando 10 centavos por preservativo, ¡cuánto estarán ganando!”, señaló. 

Aseguró que la molestia que el UNFPA tiene con ella, es que cuando trabajó en ese órgano de la ONU, presentó un informe en el que afirmó que la metodología usada no estaba funcionando, pues se estaban quintuplicando los embarazos adolescentes y se estaba presentando un mayor número de casos de enfermedades de transmisión sexual. “No existe un solo anticonceptivo que impida el contagio de enfermedades como el Virus del Papiloma Humano o el herpes, ya que éstas pueden transmitirse piel a piel, a través del simple sudor”. 

Externó que el problema de la llamada “salud sexual y reproductiva”, es que cuando a niños de 10 o 12 años se les acerca un preservativo, lo que se le está diciendo es que ya puede usarlo, sin ofrecerle pautas para tomar decisiones acertadas, sin generar propuestas para que el adolescente sea un ser humano asertivo, capaz de discernir qué le hace bien y qué le hace mal a la edad que tiene, y sin importar si tiene o no la madurez para asumir la responsabilidad de sus decisiones.

“El plan es entregar a los niños y jóvenes muestras gratis –explicó–, para que luego se conviertan en consumidores. A partir de una muestra gratis, se garantiza un cliente por muchos años. Además, ellos conocen las consecuencias, y por eso también venden vacunas para evitar las enfermedades de transmisión sexual, vacunas que ni siquiera funcionan. Nos están engañando totalmente. Ellos mismos venden los equipos para realizar abortos, e impulsan leyes que favorecen esta práctica, sin contar con que también venden las partes de los bebés”. 

Medina Guerrero señaló que lo que se conoce ahora como “salud sexual y reproductiva” y “teoría de género”, son dos ideologías que buscan mercantilizar a los seres humanos en función del placer, y romper todos los esquemas naturales y biológicos, lo cual ha provocado casos como el ocurrido en Canadá, cuando un hombre de 54 años, padre de seis hijos, un día dijo querer ser una niña de seis años, se declaró en abandono y quiso ser dado en adopción, lo cual tuvo que aceptar el Estado, cuyas leyes funcionan con base en la ideología de género; o como el sucedido en Estados Unidos, cuando una señora señaló que no necesitaba de nadie, porque ella sola podía darse placer, y logró así legalizar el “matrimonio de la mismidad”, o el de la mujer inglesa que quiso casarse con su delfín y pudo hacerlo bajo la ley. “En la vida debe haber límites, a fin de formar seres humanos responsables y asertivos; es también un tema de ciudadanía”. 
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6949Domingo, 09 de octubre de 2016, 14:00 horas
Un santo que habla con tu ángel de la guarda
En 1887, en Pietrelcina, pueblito de Italia, nació Francisco Forgione, un niño travieso pero piadoso que asistía a Misa y le pedía mucho a Dios poder ver a Jesús y a María. Su mamá contaba que aquel pequeño hablaba con el ángel de la guarda de algunas personas, y que no era nada extraño para él. A los 16 años ingresó al convento de frailes capuchinos para ser ordenado sacerdote y hacerse llamar “Fraile Pío” en honor a San Pío V, un Papa muy humilde.

Un día brotó sangre de las manos y pies de Fray Pío. Sus superiores, asustados, le enviaron al médico, pues la sangre seguía saliendo y no cicatrizaba; sólo se percibía un aroma delicioso. “¡Son las heridas de Cristo crucificado!”, resolvieron los frailes, y le llamaron “estigmas”.

A pesar de estos estigmas, el Padre Pío –como también le llamaban– se dedicó a su labor; celebraba la Santa Misa y confesaba; pronto comenzó a saberse que el Padre Pío también conocía los problemas de las personas antes de hablar con ellas, y que podía estar en dos lugares a la vez (bilocación); así, su fama de santidad creció. Lo visitaban muchas personas y le tomaban fotos, pues empezaron a suceder milagros por su intercesión. Algunos decían que el Padre Pío había ido a visitarlos a su casa cuando en realidad no había salido del convento. Otros decían que en plena guerra, cuando intentaban bombardear un lugar cercano al convento, el Padre Pío apareció en el cielo frente a los aviones, los cuales tuvieron que girar en otra dirección y no pudieron cumplir su misión. En una ocasión, el encargado de aquel ataque aéreo llegó al convento y se encontró con todos los frailes. El Padre Pío lo vio y le reclamó muy enojado: “¿porqué quería acabar con todos nosotros?”. Aquel hombre lo reconoció y salió huyendo. 

Fray Pío murió a los 81 años, pero sigue hablando con nuestro ángel de la guarda. Este 23 de septiembre, en su fiesta, ¿tú qué le pedirías? Seguro le hablará de ti a Dios.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6923Domingo, 18 de septiembre de 2016, 14:00 horas
Así como hay compraventa y arrendamiento, puede haber Matrimonio y asociaciones afectivas
En el mismo foro, el Dr. Jorge Adame Goddard, quien es investigador de tiempo completo del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, dictó una conferencia titulada “Familia y Derecho en el México de hoy”, en la cual explicó que en México se tiene un grave error desde 1859 con una de las Leyes de Reforma, en la cual se decía que el Matrimonio va a tener los efectos y la validez que determinen las leyes, dejando ver que el Matrimonio es algo que los legisladores construyen, pero pueden cambiar a su antojo.

El Dr. Adame llamó a superar este esquema y tratar de entender qué es el Matrimonio atendiendo a la realidad de la persona humana. Para ello, citó tres tipos de relaciones humanas a las Aristóteles se hacía referencia: amistades de conveniencia, entre personas que se sirven unas a otras; amistades placenteras entre amigos, y amistades honestas, en las cuales se quiere a la persona por sí misma.

“¿Qué es el Matrimonio? –continuó–. Es una forma de amistad honesta. Y por eso, por su naturaleza, es indisoluble, por toda la vida, mientras dura la persona. 

En este sentido, dijo que el Matrimonio, por su propia naturaleza, está orientado a la procreación, y por lo tanto, es entre varón y mujer. Puede haber asociaciones de personas del mismo sexo, con un carácter de amistad placentera o útil, y pueden hacer un convenio de convivir por tiempo indefinido, pero no son Matrimonio porque no pueden procrear. De tal modo que, para que haya Matrimonio, debe haber posibilidad de procreación”. 

Sobre las medidas que la sociedad civil puede tomar ante el riesgo que corre la institución familiar y el Matrimonio, explicó que la SCJN puede cambiar su jurisprudencia voluntariamente, pero si no lo hace –señaló– lo que podemos hacer una reforma al artículo cuarto de la Constitución que diga que el Estado protege la familia fundada en el Matrimonio entre varón y mujer, sin perjuicio de que pueda reconocer derechos a sociedades afectivas de otro tipo. 

“Para que no se piense que estamos discriminando a nadie, como no lo estamos haciendo. Simplemente las sociedades son diferentes según el fin. Si hay una asociación que tiene como fin la procreación, tiene que ser de hombre y mujer; si no tiene fin la procreación, es otra cosa y no deben tener el mismo nombre. Así como hay compraventa y arrendamiento, debe haber Matrimonio y asociación afectivas libres, pero no darle el mismo nombre porque genera confusión”. 
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6925Domingo, 18 de septiembre de 2016, 14:00 horas
La espiritualidad de la Madre Teresa de Calcuta
La Madre Teresa de Calcuta será canonizada por el Papa Francisco este 4 de septiembre, en el Vaticano. Son muchas las enseñanzas y buenos ejemplos que nos dejó en el camino que la llevó a la santidad, y en cuyo eje se encuentran la fe, el amor y la caridad al prójimo.

Ella decía: lo que han recibido de manera gratuita, denlo de manera gratuita, y así, en su oración cotidiana, encontró la necesidad de descubrir a Cristo en los enfermos, los pobres y los que más sufren. Ella decía: “Cuando damos no estamos regalando algo que nos pertenece, sino devolviendo algo de lo que nos han dado.”

Madre Teresa sostenía que “el mayor pecado de la humanidad es la ausencia del amor y de la caridad, la terrible indiferencia con el prójimo que, al borde del camino, está expuesto a la explotación, la corrupción, la indigencia y la enfermedad.”

Ella pensaba que el amor es una forma de expresar al otro: tú existes, y decía que el pobre es ante todo una persona, y hablaba del riesgo que enfrentan los pobres cuando llegan a la extrema miseria, que pueden perder la noción de que son seres humanos. 

A las religiosas de su congregación, con frecuencia aconsejaba: “Para entender y ayudar a quienes carecen de todo, debemos vivir como ellos. La diferencia está en que nuestros pobres lo son por fuerza; nosotras por elección.”

La Madre Teresa de Calcuta se identificaba con los pobres, comía lo mismo que ellos y vestía con la mayor sencillez, y compartía con ellos sonrisas porque esto comunica la alegría de Dios. Ella pregonaba que servir a Dios es servir a los hombres. “Dios ama al que lo da con alegría”, repetía con frecuencia.

La Madre Teresa pensaba que la Congregación de las Hermanas Misioneras de la Caridad era una obra de la Providencia, y jamás se refirió a la orden que fundó como algo propio.

Consideraba que la paz no puede reinar entre los hombres mientras que no reine en cada uno; es decir, si cada quien no observa en sí mismo el orden querido por Dios, y aseguraba que no querer a Cristo es la causa del sufrimiento hoy día en el mundo. “La barbarie de las guerras ha marcado los espíritus con un odio sordo que sólo el perdón, la caridad y el amor pueden combatir”, decía.

La Madre Teresa de Calcuta, en una ocasión, describió lo que es ser santa: “significa: yo me despojaré de todo lo que no es de Dios; despojaré y vaciaré mi corazón de todas las cosas materiales; viviré en la pobreza y el desasimiento. Renunciaré a mi propia voluntad, a mis inclinaciones, a mis caprichos, a mis deseos, y me haré una esclava dedicada a la voluntad de Dios.”

A lo largo de su vida, la Madre Teresa de Calcuta recibió varios premios importantes por su trabajo y dedicación con los pobres y enfermos, entre ellos, el Nobel de la Paz y el Nehrú, pero sin duda, el más grande de todos fue  la gloria eterna, el poder gozar por siempre de la amorosa presencia de Dios.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6909Domingo, 04 de septiembre de 2016, 14:00 horas
Nomofobia... nueva enfermedad

La nomofobia es el miedo incontrolable a salir de casa sin el teléfono celular. El término, que es una abreviatura de la expresión inglesa “no-mobile-phone-phobia”, fue acuñado durante un estudio ordenado por la Oficina de Correos Británica al Instituto Demoscópico YouGov con la finalidad de estimar la ansiedad que sufren los usuarios de telefonía celular.


El estudio fue realizado en España, y demostró que en la actualidad muchos usuarios de teléfonos celulares tienden a sentir ansiedad cuando “pierden su aparato celular, se les agota la batería o el crédito, o no tienen cobertura de la red”. En porcentajes, las mujeres son superadas por los hombres, quienes sufren más estrés cuando se encuentran con el equipo apagado. Así lo señaló a Desde la fe Leticia Coronado Estrada, licenciada en Pedagogía.


La especialista explica que se trata de un mal nuevo, que surge con el vertiginoso avance de la tecnología: “un individuo aún no se ha familiarizado con un determinado invento cuando ya existe otro; ante esto, muchas investigaciones demuestran que los niveles de estrés de una persona con nomofobia son equiparables con los nervios que se sienten antes de la visita al dentista, y que el hecho de estar ‘aislado’ de las posibles llamadas o mensajes de familiares y amigos podría crear altos niveles de ansiedad. Son realmente pocos casos en los que el uso del aparato tenga una justificación laboral”.


Externó que vivir en un mundo hedonista, donde lo que más importa es satisfacer nuestros deseos inmediatos, nos hace olvidar la posibilidad de una convivencia construida en el respeto, la tolerancia, la frustración y la paciencia: “los niños y jóvenes se han acostumbrado a recibir todo al instante, y eso hace que sean, hoy por hoy, el grupo más vulnerable: menores cuyos padres se ausentan el día entero por cuestiones laborales, pero que cuentan con el celular más revolucionado. Por otra parte, cabe señalar que muchas personas solas se sienten acompañadas con el hecho de tener en la mano, en el bolso o en el bolsillo, un teléfono celular; sin embargo, es preciso señalar que todos, sin excepción, estamos expuestos a este padecimiento.”


Asimismo, Coronado Estrada explicó algunos síntomas de este trastorno, como son la ansiedad, taquicardias, pensamientos obsesivos, dolor de cabeza y dolor de estómago, que están relacionados con la falta del celular en combinación con otros problemas emocionales, como el sentimiento de soledad, baja autoestima, ocio, inseguridad, incapacidad para establecer relaciones, miedo y angustia, así como la falta de opciones laborales, escolares, deportivas, sociales y de desarrollo personal.


Agregó que el diagnóstico podemos saberlo de manera inmediata si contestamos a unas simples preguntas, como lo hacen en algunos grupos de autoayuda: ¿llevas tu teléfono celular a todas partes y lo utilizas en todo momento, hasta para comer y dormir?, ¿conversas por el teléfono celular con quienes convives a diario?, ¿te provoca angustia quedarte sin saldo, batería o servicio de internet?, ¿mensajeas mientras caminas, conduces, subes o bajas escaleras, esperas el transporte público? Si la respuesta es afirmativa para al menos una de estas preguntas, podrías declararte nomofóbico o nomofóbica.


“Al crearnos a su imagen y semejanza –expresó la pedagoga–, Dios nos dota de ‘medicinas’, como la inteligencia, voluntad, libertad y los valores que nos ayudan a combatir muchos males que nos aquejan; algunos de ellos son la prudencia, autocontrol, el orden, la disciplina, la responsabilidad y la moderación. No podemos perder de vista que hablamos de una enfermedad adictiva, por lo que el paciente no sólo se afecta a él mismo, sino a todas las personas que le rodean; por ello requerirá de mucha espiritualidad y fe en Dios, y deberá llevar un programa de recuperación semejante al de “Sólo por hoy”, como el que ofrecen los programas de Alcohólicos Anónimos”.


Por último, Coronado Estrada afirmó que las consecuencias de usar el celular obsesivamente pueden ser desde pequeños accidentes hasta la pérdida de la vida, sin poder evitar situaciones como obtener bajas calificaciones o exposición de niños a la pornografía, entre otras. “Muchas son las actividades, como conducir, cruzar calles o bajar escaleras, que requieren de toda la atención de la persona, de manera que no debe haber distracciones de por medio; de lo contrario, las consecuencias pueden ser fatales”, concluyó.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6887Domingo, 21 de agosto de 2016, 14:00 horas
Cayó sobre él un camión de basura; sobrevivió para dar testimonio de Dios
En 1986, en el seno de una familia ejemplar, nació José Villela, quien desde muy temprana edad se interesó por la Medicina, carrera en la que años más tarde fijaría su objetivo. Comenzaría sus estudios médicos en 1995, pero un lustro después, a poco de concluir la carrera, un accidente transformaría su mundo, mas no podría arrancarle el coraje y la entrega para cumplir sus metas tal como siempre las había soñado.

Al término de su jornada laboral, José Villela conducía de regreso a casa, cuando un semáforo detuvo su avance; en espera de que se encendiera la luz verde, un camión de basura cayó desde el segundo piso del Periférico sobre el automóvil. El resultado de este accidente parecía una muerte segura; pero milagrosamente no lo fue, aunque el impacto le dejó una lesión en la médula espinal que le ocasionó parálisis permanente; pese a esto, jamás ha dejado de luchar por mantenerse sano y lograr la mayor independencia posible. Pero sobre todo, es de admirar la alegría y la gran fe de este gran guerrero de la vida.

José Villela, quien actualmente cuenta con 29 años de edad, refiere a Desde la fe que el accidente ocurrió en el cruce de Rómulo O’Farril y Periférico, en la Ciudad de México, sin que de momento él supiera lo que sucedía, ya que sólo sintió un golpe muy fuerte y se percató de que no podía moverse y de que no sentía gran parte del cuerpo. “Escuché que comenzaban a llegar personas, posteriormente también oí a los integrantes del equipo de rescate, quienes me sacaron del automóvil con mucho esfuerzo después de diez o quince minutos de estar atrapado, tiempo en el que estuve totalmente consciente.

Comenta que durante esos minutos pensó muchas cosas, sobre todo que estaba a punto de morir, ya que el auto olía bastante a gasolina y había riesgo de que estallara. “Sin embargo, me vino a la mente Dios. Le pedí que me ayudara porque tenía mucho miedo de que ahí fuera a terminar mi vida; le dije no quería que fuera el final, que me concediera cumplir todos mis sueños. Desde pequeño yo tenía fe en Él, porque la fe fue un regalo Suyo que me inculcaron mis padres; y la manera en que quedó el coche, así como lo cerca que estuvo una llanta de aplastarme la cabeza, lo único que me dicen es que el hecho de que haya sobrevivido fue realmente un milagro. Yo creo que me protegió la Virgen de Guadalupe, porque había una estampa de ella en la visera de mi lado”.

Después de que me sacaron del auto –relata José Villela–, me regresaron al hospital del que había salido; volví al mismo servicio, sólo que ahora en una circunstancia distinta. “Me hicieron estudios y lo que se concluyó fue que había una fractura en la quinta vértebra cervical, y que tenía lesionada la médula espinal; eso explicaba por qué no podía sentir ni moverme de la clavícula para abajo, todo el cuerpo prácticamente. Al principio no lo podía procesar, pero poco a poco me fue cayendo el veinte de la gravedad del accidente, y pude dar gracias a Dios de que me mantuviera con vida”.  

Señala que el accidente cambió su mundo en muchos aspectos, pues tuvo que comenzar a vivir con una discapacidad permanente, lo cual no es nada fácil, pues se requieren cuidados especiales, desplazarse en una silla de ruedas y sortear diversas dificultades. “Pero también mi vida se transformó en un sentido positivo, pues una experiencia así te hace valorar mucho más las cosas sencillas, te das cuenta de que el solo hecho de estar vivo ya es un hermoso milagro; aprendes a dimensionar los problemas, a no ahogarte en un vaso de agua, a no quejarte de cosas sin importancia, a darte cuenta de que lo verdaderamente importante es la familia y la fe en Dios. Con espíritu de fortaleza continué con mis sueños, acabé la carrera, estudié una especialidad y aún tengo muchas metas por delante”.  

Finalmente, José Villela manda un mensaje a todas las personas: “No hay que dejarse vencer jamás; todos tenemos distintos problemas; todos, de alguna manera, vivimos con nuestro propio “camión de basura”, y lo primero es no quedarnos debajo de él, sino poner más empeño a nuestros planes y proyectos; pero, sobre todo, utilizar las experiencias difíciles de la vida para acercarnos a Dios, quien transforma en positivas todas las cosas”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6849Domingo, 17 de julio de 2016, 14:00 horas
¿Por qué la Iglesia se opone a la iniciativa del Presidente que promueve el “matrimonio igualitario”?
Es muy común que cuando un niño sale por primera vez al kínder o a la escuela, su mamá lo llene de recomendaciones (que si hace frío no se quite el sweater, que si hace calor no se asolee; que coma lo que le preparó y no lo intercambie por comida ‘chatarra’, que no beba agua de la llave, que si un compañerito estornuda, no se le acerque), todas nacidas de su corazón amoroso de madre, que no quiere que su hijito se enferme.

Y no importa si sus consejos son o no bien recibidos, ella los hace de todos modos.

Así pasa con la Iglesia. Ella, como Madre, se preocupa por todos sus hijos, quiere que estén lo mejor posible, y si percibe que corren algún riesgo, se los advierte.

Es el caso del llamado ‘matrimonio igualitario’.

La Iglesia se opone porque no quiere que nadie sufra los daños que este tipo de unión suele provocar: daños a la salud espiritual, psicológica y física.

Consideremos en este número el daño a la salud física.

El cuerpo humano no está diseñado para la relación homosexual.

La mujer tiene una cavidad especialmente preparada para la relación sexual, que se lubrica para facilitar la penetración, resiste la fricción, segrega sustancias que protegen al cuerpo femenino de posibles infecciones presentes en el semen.

En cambio, el ano del hombre no está diseñado para recibir, sólo para expeler. Su membrana es delicada, se desgarra con facilidad y carece de protección contra agentes externos que pudieran infectarlo. El miembro que penetra el ano lo lastima severamente pudiendo causar sangrados e infecciones.

También en el sexo lésbico puede haber contagio de enfermedades de transmisión sexual, así como daños por la penetración de objetos que sustituyen el miembro masculino.

Según informe del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre VIH/SIDA, emitido hace dos años, los hombres que tienen sexo con otros hombres son los principales propagadores de enfermedades de transmisión sexual.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) reportaron que en 2010, “los hombres que tienen sexo con hombres sumaron el 78 por ciento de nuevas infecciones de VIH entre los hombres y el 63 por ciento de todas las nuevas infecciones”.

Más del 50 por ciento de las personas con atracción al mismo sexo que sostienen relaciones sexuales contraerán algún tipo de enfermedad de transmisión sexual: VIH, herpes, papiloma humano, sífilis, gonorrea, etc.

Se convierte en un problema de salud pública porque una parte importantes de personas homosexuales reconoce tener adicción al sexo, e inclinación hacia un estilo de vida promiscuo.

Aun sabiendo esto, la Iglesia insiste como pedía san Pablo, a tiempo y a destiempo, en que la continencia es la única solución.

Y cabe añadir, que así como sucede cuando el niño al que su mamá hizo recomendaciones, no las sigue y se enferma, que ella no lo rechaza sino lo atiende amorosamente, también la Iglesia Católica dedica su amoroso cuidado maternal a los homosexuales que enferman por tener relaciones sexuales.

Por ejemplo, cuando surgieron los primeros enfermos de SIDA y nadie se les quería acercar, no los ayudaron quienes aplaudían su estilo de vida, ni los que critican a la Iglesia por oponerse al uso del condón (del que se sabe que deja pasar virus microscópicos así que realmente no ofrece segura protección), los ayudó la Iglesia Católica, que les abrió las puertas en sus centros de salud atendidos por religiosas y un caritativo personal, que les dio atención digna hasta el final. Hasta hoy en día la Iglesia Católica es la institución que más hace por los enfermos de SIDA a nivel mundial.

La Iglesia no odia a los homosexuales, los ama, y sufre si ellos sufren, por eso se opone el ‘matrimonio igualitario’, porque quienes participan en este tipo de unión tienen una altísima probabilidad de sufrir los daños enumerados anteriormente.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6850Domingo, 17 de julio de 2016, 14:00 horas
Peña, en favor de minorías y contra la mayoría de los mexicanos: Card. Sandoval Íñiguez
A través de una videograbación que circula en redes sociales, el Arzobispo Emérito de Guadalajara, Card. Juan Sandoval Iñiguez, se ha manifestado en torno al tema del llamado “matrimonio igualitario”, que recientemente el Presidente de México, Enrique Peña Nieto, presentará como una iniciativa de ley ante el Congreso, así como sobre el uso y consumo de la mariguana, tema que en abril pasado fue abordado por el Ejecutivo en el seno de la Organización de las Naciones Unidas.

El Card. Emérito considera que en el país hay problemas mucho más graves que tratar ambas cuestiones, como la pobreza creciente, la corrupción generalizada, la actividad delictiva de los cárteles, los asesinatos, los secuestros, la deficiencia en la calidad educativa o el descontento y politización de los maestros. “¿Cómo es posible que el Presidente de México se ocupe de estas cosas, con las que seguramente pretende ganar alguna popularidad, y descuide los grandes problemas que nos agobian?”.

Asimismo, opina que las decisiones de Peña Nieto responden a imposiciones del extranjero, como parte de una agenda internacional para acabar con la moral, con el Matrimonio como obra de Dios, en la que se presiona a los gobiernos débiles y endeudados como México, a gobiernos desarticulados y sin la capacidad de ofrecer resistencia a andanadas de inmoralidades. “¿O será acaso –me pregunto yo– una distracción? ¿Habrá otras movidas peores por ahí y nos estén distrayendo con el ‘matrimonio’ de estas personas? Los homosexuales tienen el derecho de vivir como quieran, de escoger lo que quieran, y el gobierno les puede dar alguna forma jurídica para sus asociaciones, pero el Matrimonio es otra cosa, es la unión entre un hombre y una mujer”,

Dijo que, con ambas mociones –la del matrimonio igualitario y la del uso y consumo de la marihuana–, el Presidente de México está en favor de una minoría y en contra de la mayoría del pueblo de México, una mayoría que es sensata y tiene la cabeza en su lugar. “Acerca de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), me llama la atención que, de un tiempo para acá, este órgano no sólo juzgue, sino que también legisle; hace mociones y propuestas, además de que sofoca la democracia pidiendo a la Iglesia que se calle, que no opine. La Iglesia es una abstracción, pero lo concreto somos los católicos, que representamos una mayoría y tenemos derecho de hablar, pues vivimos en un régimen democrático, aunque nuestra democracia sólo sea de fachada. Cuando se llegue a un Estado totalitario, hacia el cual camina México a pasos agigantados, a lo mejor veremos si nos callamos”.

Para el Arzobispo Emérito de Guadalajara, el hecho de que el Presidente de México tome medidas en cumplimiento de una orden de la SCJN, como ocurrió con la iniciativa que presentó sobre los llamados “matrimonios igualitarios”, es señal de un extravío por parte de los poderes del Congreso, en perjuicio de México, donde ahora, además de los males que se padecen, las autoridades atentan contra el Matrimonio como el Señor lo pensó: “la sociedad más antigua, anterior a los gobiernos, la sociedad primitiva, más provechosa y sana para la humanidad; la familia, con padre, madre e hijos, donde la vida se da y donde la vida se cuida con amor y con responsabilidad”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6798Domingo, 05 de junio de 2016, 14:00 horas
La batalla final entre el Señor y Satanás será sobre la Familia y el Matrimonio
El 16 de febrero del 2008, el cardenal Carlo Caffara, entonces Arzobispo de Bolonia, Italia, después de una Misa celebrada en la tumba de San Pío de Pietrelcina, concedió una entrevista a una televisora local, en la que abordó el tema de una profecía de Sor Lucía dos Santos, la vidente de Fátima, que habla acerca “La batalla final entre El Señor y el reino de Satanás”.

El Card. Caffarra explicó que san Juan Pablo II le dio la instrucción de planear y establecer el Instituto Pontificio para los Estudios del Matrimonio y la Familia, y al comienzo de dicho trabajo encomendado le escribió precisamente una carta a Sor Lucía de Fátima a través de su obispo, ya que él no podía hacerlo directamente. 

“Inexplicablemente –narró a la televisora–, ya que no esperaba una respuesta, viendo que sólo había pedido sus oraciones, recibí una larga carta con su firma, la cual ahora se encuentra en los archivos del Instituto. En ella encontramos escrito: ‘La batalla final entre el Señor y el reino de Satanás será acerca del Matrimonio y de la Familia. No teman, añadió,  porque cualquiera que actúe a favor de la santidad del Matrimonio y de la Familia siempre será combatido y enfrentado en todas las formas, porque ésta es la cuestión fundamental. Después concluyó: sin embargo, Nuestra Señora ya ha aplastado su cabeza’”.

El Card. Carlo Caffara explicó después que, hablando también con Juan Pablo II, uno podía sentir que la familia era el punto medular, ya que toca el fundamento de la creación, la verdad de la relación entre el hombre y la mujer entre las generaciones. Si el pilar fundamental es trastocado, todo el edificio se colapsa y ahora vemos esto, porque estamos justo en este punto y lo sabemos”. 

Concluyó: “me conmuevo cuando leo las mejores biografías del Padre Pío acerca de cómo este hombre estuvo tan atento a la santidad del Matrimonio y a la santidad de los esposos, incluso, con justificable rigor en ocasiones”.

Recuadro

“Tomen conciencia de que el Santo Matrimonio no es cosa de ustedes. Es Dios el que los necesita unidos para hacer un gran bien en este mundo. Es Dios el que cuenta con cada uno de ustedes y por ello nunca les faltará su gracia para vivirlo conforme a los planes que Dios tenga para ustedes. No son dos, sino tres. El tercero es Dios y debe ser el centro. Siempre que lo quitéis del centro, el mundo se pondrá en su lugar y vuestro Santo Matrimonio peligrará”.

Padre Pío de Pietrelcina
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6789Domingo, 29 de mayo de 2016, 14:00 horas
“Asmodeo”, el demonio que hoy ataca a la familia: exorcista
El padre exorcista César Truqui, quien participó en el reciente Curso de Exorcismo y Oración de Liberación, llevado a cabo en Roma, afirmó que en el mundo actual se mueve un demonio bíblico especializado en atacar a la familia, pues cualquier cosa que afecte a la familia –entre ellas el divorcio–, es agradable al Diablo. El referido demonio –dijo el sacerdote—, se llama “Asmodeo”; fue quien mató a siete maridos de Sara, y quien fue condenado al desierto por san Rafael Arcángel.  

Asegura que el demonio “Asmodeo” ahora se hace presente en muchos exorcismos, como en varios de los practicados por el P. Amorth y el P. Francesco Bamonte. “Recuerdo a una pareja de jóvenes muy unida, que quería enlazarse en Matrimonio; no obstante, ella debía someterse a un exorcismo para ser liberada. Así, durante el exorcismo, el Demonio estaba furioso y pedía al P. Amorth impedir el Matrimonio, amenazándolo con que de no hacerlo, mataría a la joven. Obviamente era una amenaza del ‘mentiroso’, que de hecho no ocurrió”.

El sacerdote afirma que el Diablo también busca atacar a la familia a través de las ideologías y de los estilos de vida y pensamiento individualistas que han seducido a la sociedad, y entre los cuales se encuentra la difusión del divorcio. 

“Se piensa: ‘si no me gusta más mi marido, el divorcio me hará estar mejor’, pero olvidan las consecuencias sobre los hijos y la sociedad; esta mentalidad contraria a la familia es agradable al Diablo: él sabe que un hombre solo y sin puntos de referencia es manipulable e inestable”. 

El P. Truqui dice que en lo personal, aún hoy que ya cuenta con 50 años de edad, siente alivio y coraje para seguir adelante sólo de pensar que su madre y su padre se aman; “en cambio, los hijos de padres separados son más frágiles e indecisos”. 

La opinión del P. Truqui concuerda con el discurso que el Papa Francisco ofreció a la Renovación Carismática en julio del año pasado en el estadio olímpico de Roma ante 52 mil personas, en el que señaló que el Demonio busca destruir a las familias, pues es en éstas donde Jesús crece, en medio del amor de los cónyuges y en la vida de los hijos. “Por esto el enemigo ataca tanto a la familia –aseguró el Santo Padre–, por esto no la quiere, por eso busca destruirla y que el amor no esté ahí”. 

El Sumo Pontífice recordó en aquel entonces que las familias son iglesias domésticas, y pidió al Señor que las bendiga y las haga fuertes en la actual crisis, en que el Diablo quiere destruirlas. 

Con información de ACI Prensa
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6790Domingo, 29 de mayo de 2016, 14:00 horas
El trabajo: ¿bendición o castigo?
Si te ganaras el premio gordo de la Lotería, ¿qué sería lo primero que harías?, ¿renunciar a tu trabajo para vivir en permanente vacación?

A esta pregunta mucha gente responde que sí, sin pensarlo dos veces, porque desgraciadamente tiene un trabajo que detesta, pues hace algo para lo que no tiene facilidad, o no le reconocen su esfuerzo, o la maltratan, o no le pagan lo justo. 

Por el pecado del hombre, el trabajo se ha convertido, en demasiados casos, en fuente de terrible explotación e injusticias, y quienes lo padecen así, lógicamente viven agobiados, anhelando poder tener aunque sea unos días de asueto, y desde luego alcanzar lo más pronto posible, si acaso fuera posible, la añorada y siempre insuficiente jubilación.

Pero el ser humano no fue creado para quedarse de brazos cruzados, para lo que en italiano llaman: ‘il dolce far niente’ (el dulce no hacer nada). Lo comprobamos cuando logramos tomar vacaciones: el primer día quizá nos tumbamos ante un bello paisaje y no hacemos nada, pero al día siguiente empezamos a aburrirnos e inquietarnos y no tardamos en ponernos a discurrir qué podemos hacer.

Es que tenemos la tendencia natural de obrar, de trabajar.

En el libro del Génesis se narra poéticamente que Dios creó el universo en seis días, es decir, que trabajó (ver Gen 1-2,3); que creó al ser humano “a Su imagen y semejanza” (Gen 1,27), y que lo primero que le encomendó fue trabajar: lo puso en el jardín del Edén y le pidió: “labrarlo y cuidarlo” (Gen Gen 2,15). Así que antes de que entrara el pecado en el mundo, cuando el hombre gozaba feliz del paraíso, ¡ya existía el trabajo! Queda claro que Dios lo pensó como bendición.

Y cuando Adán y Eva pecaron, y Dios le dijo a él que en adelante obtendría con esfuerzo los frutos de la tierra, y comería su pan con el sudor de su frente (ver Gen 3, 19), no le estaba imponiendo el trabajo como castigo. Castigo hubiera sido prohibirle seguir trabajando, mandarlo a pararse en un rincón y quedarse allí, ocioso para siempre. El castigo consistió en que de ahí en adelante Adán no tendría todo tan fácil, tan a su alcance, sino que debería esforzarse, y mucho, por obtenerlo.

Y como todos los correctivos que aplica Dios, fue para bien del propio corregido, pues lo desafió a ingeniárselas para desarrollar al máximo sus capacidades. Queda claro que en la Biblia el trabajo no es calamidad sino oportunidad. 

Jesús dijo: “Mi Padre trabaja y Yo también trabajo” (Jn 5,17), y no sólo Su Padre en el cielo, también Su padre en la tierra. Si el trabajo fuera castigo, Dios hubiera librado a José de trabajar, pero no lo hizo, ni a éste se le ocurrió pedírselo. Sin duda se sintió privilegiado de seguir trabajando y enseñó a Jesús a trabajar, y por eso muchos los conocían como el “carpintero” (Mc 6,3) y el “hijo del carpintero” (Mt 13, 55), y por eso en este domingo 1° de mayo, la Iglesia lo celebra como san José obrero.

Encomendémonos a su intercesión, para que a nadie le falte trabajo, y todo trabajo sea, conforme al plan original del Creador, para gloria Suya, bien del trabajador y edificación del Reino de Dios.

Dice el Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica: “Para el hombre, el trabajo es un deber y un derecho, mediante el cual colabora con Dios Creador. En efecto, trabajando con empeño y competencia, la persona actualiza las capacidades inscritas en su naturaleza, exalta los dones del Creador y los talentos recibidos; procura su sustento y el de su familia y sirve a la comunidad humana. Por otra parte, con la gracia de Dios, el trabajo puede ser un medio de santificación y de colaboración con Cristo, para la salvación de los demás.” (CCEC #513).
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6750Domingo, 01 de mayo de 2016, 14:00 horas
México podría tener un santo exorcista
El P. Juan Manuel Martín del Campo, sacerdote mexicano dedicado a practicar exorcismos en la Arquidiócesis de Xalapa, dio un paso importante hacia los altares gracias a la aprobación del Papa Francisco, quien tras evaluar sus virtudes heroicas, le otorgó el título de Venerable, lo que reafirma que el sacerdote vivió y murió con fama de santidad. 

El P. Rafael González, responsable de las Causas de los Santos en la Arquidiócesis de Xalapa, explicó a Desde la fe que ya se trabaja en la recopilación de los argumentos para cumplir con los requisitos de la fase romana del proceso. 
Desde septiembre pasado han estado muy atentos a la normatividad que debe seguirse con la Congregación Pontificia para la Causa de los Santos: “Estamos muy contentos porque se analizó la positio de la causa del P. Martín del Campo, y fue aprobada por unanimidad, con lo que se acepta que el sacerdote vivió y murió con fama de santidad. Eso es un gran avance porque el proceso de beatificación ha superado una etapa más”.

Y es que –explica el P. González– una vez reconocido como Venerable, resta un paso más, que es el milagro atribuible a su intercesión, para ser reconocido como beato de la Iglesia Católica. 

En este sentido, el Postulador explicó que hay muchos casos que se presentan como hechos prodigiosos, pero la Iglesia Católica tiene que ser muy cuidadosa para documentar cada uno, ya que hay que despejar todo tipo de incógnitas. “Se requiere confirmar la presencia de un milagro, una curación inexplicable o hecho prodigioso, que ofrezca, mediante la obra de Dios, la certeza al Santo Padre para que lo eleve al honor de los altares como beato”.

Consideró que esto sería una verdadera gracia de Dios, porque el P. Juan Manuel fue un sacerdote muy conocido en Xalapa en virtud de su santidad, y cada vez aumenta más la devoción de los feligreses al llamado “sacerdote exorcista”.  

Refirió que ya hay un presunto milagro en Xalapa, pero falta la opinión de los médicos. Si éstos lo consideraran como milagro, tomaría de dos a tres años concluir el proceso de beatificación.

El P. Juan Manuel Martín del Campo murió en 1996, e inmediatamente los fieles empezaron a dirigirle cartas al entonces arzobispo de Xalapa, Mons. Sergio Obeso Rivera, a quien le pedían que iniciara el proceso de canonización. “Al principio, Mons. Obeso se negó prudentemente, haciéndoles saber que había que esperar cinco años después del deceso. Con la llegada de Mons. Hipólito Reyes a la Arquidiócesis, se ordenó abrir el proceso informativo del P. Martín del Campo, y así inició la indagatoria a través de un proceso formal”.

Cabe señalar que un beato es un ser humano que ha sido beatificado por la Iglesia Católica por haber llevado una vida cristianamente ejemplar, digna de ser recordada, y que recibe culto público en determinados actos o lugares. 

¿Quién fue el P. Juan Manuel Martín?

El P. Juan Manuel Martín del Campo nació en Lagos de Moreno, Jalisco, el 14 de diciembre de 1917. Murió en Xalapa el 13 de agosto de 1996. Fue párroco de la Iglesia de San Jerónimo durante 10 años, y fundador del Colegio México en Coatepec.

Juan Manuel Martín del Campo estudió en el Seminario de Veracruz en la década de los 30, cuando esta institución se hallaba en la clandestinidad debido a la persecución religiosa que estaba al mando del gobernador de Veracruz, Adalberto Tejeda.

En medio de la persecución en el seminario, el Santo Obispo Guízar y Valencia lo nombró coordinador del grupo de alumnos que compraba los víveres para los estudiantes de la institución, cuya existencia estaba prohibida por las leyes de ese entonces en México.

Solía pasar sus vacaciones en el seminario y ayudaba a San Rafael Guízar y Valencia a recorrer las periferias de la ciudad para dar comida a los pobres, visitar a los enfermos y para colaborar con él en la celebración de la Misa.

El 16 de julio de 1939 recibió el ministerio del acolitado de manos del Obispo sucesor de San Rafael, Mons. Manuel Pío López Estrada, y fue ordenado sacerdote el 21 de diciembre de 1940.
Fue exorcista de la diócesis de Xalapa entre 1987 y 1995.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6752Domingo, 01 de mayo de 2016, 14:00 horas
México, fu fe te ha salvadoMonstruoso, perverso, catastrófico, el peor en la historia del planeta, así fue descrito el huracán Patricia cuando se dirigía hacia las costas mexicanas del Pacífico.
Y no lo decían ignorantes alarmistas, lo definían así los mayores expertos, los que sabían de qué estaban hablando, los funcionarios del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos y de la Organización Meteorológica Mundial.

Y es que según la escala Saffir-Simpson, el huracán más destructivo es el de categoría 5 (que tiene vientos de 240 kilómetros por hora, y potencial para arrancar árboles de cuajo, destruir viviendas, hacer volar vehículos y desde luego personas), pero los vientos de Patricia rebasaban los 300 km x hora, y sus rachas superaban los 400 km x hora. 
Se dijo que si existiera una categoría 6, Patricia la hubiera alcanzado, y tal vez rebasado, y que sólo se le podía comparar con un tifón que provocó la muerte de más de seis mil personas en Asia hace unos años.

La proximidad de este feroz huracán provocó temor en el país, que de inmediato se preparó para recibirlo. 
Se tomaron todas las medidas de seguridad, se echaron a andar todos los protocolos de emergencia en las costas donde se preveía que tocaría tierra.
En México y en todo el mundo, las gentes seguían atentas, a través de los medios de comunicación, el avance lento y amenazador de este temible fenómeno meteorológico. 
Pero muchas de ellas no sólo se limitaron a poner atención, hicieron algo más, mucho más: oración.

Fue impresionante la rapidez con la que se multiplicaron y difundieron en redes sociales las peticiones de orar por México. 
En facebook, por ejemplo, pude constatar cómo no sólo páginas católicas nacionales e internacionales, sino muchas otras, pedían orar por México, e incluso publicaban oraciones escritas especialmente para suplicar la poderosa intervención de Dios y la intercesión de Santa María de Guadalupe. Y no se diga en twitter y en mensajes por celular, las peticiones de oración iban y venían a la velocidad del rayo, llegaban y eran compartidas en cuestión de segundos, por miles, por millones de personas. 

En todo el planeta se elevaron fervorosas plegarias por México.
Y Dios las escuchó.
Desvió ligeramente el huracán, lo suficiente para que no tocara tierra en una zona densamente poblada, y luego lo hizo topar con montañas que lo degradaron hasta reducirle al mínimo su destructor potencial.

La víspera, los expertos se declararon muy sorprendidos de que el huracán hubiera pasado, en cuestión de pocas horas, de la categoría uno a la categoría cinco. Ahora se declaraban más sorprendidos de que aún en menos tiempo el huracán hubiera pasado de categoría cinco a tormenta tropical.
Alguien comentó: ‘fue como si una mano invisible le hubiera puesto un alto’.
Pues sí, fue exactamente lo que sucedió.

Aquél, a quien el viento y el mar obedecen (ver Mc 4, 35-41) les puso un ‘hasta aquí’.
Para Él no es imposible ni desacostumbrado. Santa Faustina escribió en su diario que durante una tormenta huracanada, rezó la Coronilla de la Divina Misericordia y la tormenta cesó (ver diario # 1731). Numerosos santos y santas a lo largo de la historia han clamado a Dios en peligros semejantes y sus pueblos y comunidades han salido bien librados.
Sin embargo nunca faltan quienes dudan. Hubo quien se quejó: ‘nos espantaron en balde, ni era para tanto’. Un político, con su típico cuidado de no atribuir nada a la intervención divina, declaró: ‘la Naturaleza hizo que Patricia se introdujera en la montaña’ (curioso considerar impensable creer en Dios, pero no tener empacho en atribuir a la ‘Naturaleza’ características que sólo podría tener ¡si fuera diosa!).

Afortunadamente, los mensajes que ahora circulan por las redes muestran que somos muchos más quienes captamos claramente qué sucedió, y sabemos que no fue la casualidad, ni la ‘Naturaleza’, ni el ‘destino’ lo que nos libró del huracán. Fue Dios. Como dice el salmista: “Si el Señor no hubiera estado de nuestra parte...nos habrían arrollado las aguas, llegándonos el torrente hasta el cuello...hemos salvado la vida...Nuestro auxilio es el nombre del Señor, que hizo el cielo y la tierra.” (Sal 124, 1.5.7a.8).
¡Conocemos y comprobamos el poder de la oración, agradecemos la intervención divina y a nuestra amada Guadalupana, su maternal intercesión!

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6489Domingo, 1 de noviembre de 2015 14:00 horas
Descubren turbio negocio del aborto
Ingenio y coraje (entendido como valor y como enojo), tuvieron en ‘The Center for Medical Progress’ (Centro para el Progreso Médico), para atreverse a realizar un operativo encubierto para desenmascarar el turbio negocio de ‘Planned Parenthood Federation of America’ (Federación Americana de Paternidad Planeada), que vende órganos y tejidos de fetos obtenidos en abortos que realiza.

Enviaron investigadores que, simulando ser ejecutivos de una compañía procuradora de tejido fetal, se reunieron con altos directivos de PPFA, videograbándolos ocultamente*. Difundieron los videos, revelando lo siguiente:

1. A la mujer le dicen que aborta sólo células, pero venden lo abortado como lo que es: partes de un ser humano no nacido y destazado.

2. PPFA gana millones de dólares comercializando fetos y partes de fetos abortados. Cobra entre 340 y 550 dólares por ‘espécimen’, sin importar quién los compra ni con qué fin (¿antropogafia?, ¿cosmetología?, ¿oscuros rituales?, ¿experimentos nazis?). Una funcionaria admitió obtener ‘un gran ingreso de esto’. Otra bromeó: ‘el dinero no me interesa, pero ¡quiero un lamborghini!’ 

3.PPFA busca incrementar los abortos para incrementar sus ventas diarias de tejido fetal. Incluso realizan abortos de 24 semanas (6 meses de embarazo). Una directora afirmó: ‘Muchos prometen tejido por volumen y no pueden cumplir. Nosotros sí’. Y ‘todo lo que ofrecemos es fresco’.

4. Es un negocio establecido, con formato para ordenar por email dando clic en opciones como ‘¿Qué tipo de tejido le gustaría ordenar? (cerebro, corazón, corazón con venas y arterias, pulmones, hígado, tiroides, intestinos...). ¿Qué número de especímenes desea? ¿Qué rango gestacional? ¿Enviar el mismo día? 

5. Quieren tejido bueno y abundante. Una directora lamentaba: ‘Hay doctores que no saben, nos envían un coágulo de sangre en lugar de hígado, llega derretido, ¿se arrastró fuera del contenedor? Ja ja. Si obtenemos 50 hígados por semana, somos felices’.

6. Buscan obtener fetos intactos. Aseguran: ‘Lo más caro es el tejido intacto, porque es difícil conseguirlo. Las técnicas actuales destazan o aplastan. El abdomen siempre sale abierto y lo de adentro pésimo.’. Una directora se ufanaba: ‘somos muy buenos obteniendo corazón, pulmón, hígado; no aplastamos tórax, sino abajo o arriba.’. Otra aseguraba: ‘si dialogas con quien realiza el procedimiento, cambia la técnica para asegurar el éxito. Ayer, ya sabía qué partes necesitaba, adapté los casos a mis necesidades’. “Se trata de emplear una técnica menos ‘crunchy’...” (menos ‘apachurradora’). ‘Fuera del calvarium (la cabeza) que es lo más grande, lo demás puede salir intacto...y si se saca al espécimen con los pies primero, obtienes calvarium intacto’. Entre bocados de ensalada y sorbos de vino, con escalofriante ligereza, comentaba: ‘mucha gente quiere hígado, y por eso se hace el procedimiento con ultrasonido, para ver dónde meten el fórceps... Las extremidades; no sé para qué las quieran, tal vez por el músculo. Se venden por docena.’

7. Saben que hacen algo indebido; y son discretos pues temen: ‘los encabezados de los diarios serían un desastre’.  “No queremos que digan ‘esta clínica vende tejido, obtiene dinero de esto’...”  ‘Sabemos lo que hacemos, pero cuidemos cómo hablamos de eso, digamos que es para investigación, no para negocio’, “seamos ‘políticamente correctos’; no queremos un montón de gente abofeteándonos’, 

En un laboratorio de PPFA los investigadores preguntaron: ¿‘tienen algo fresco?’ Les respondieron, riendo: ‘tuvimos un largo día, todo está mezclado en una bolsa’. La sacaron del refri y vaciaron restos de fetos: brazos, manos, piernas, ojos, tejido diverso, todavía sangrante. Comentaron: ‘El cerebro es muy frágil, lo más difícil de enviar, y por favor, que la cabeza vaya con los ojos cerrados, ja ja ja, no queremos que abran la caja y digan: ¡aaahh!. “No todos quieren saber de dónde vienen las partes, dicen: ‘queremos extremidades, pero sin manos o pies’, ja ja ja, pues el personal se espanta o conmueve.”

8. PPFA está organizada como franquicia, con muchos afiliados que llevan su nombre, así que si se denuncia que una clínica vende partes de fetos, sólo cae esa clínica, no toda la organización. 

Al difundirse los videos, mucha gente, escandalizada pidió al gobierno ya no subsidiar a PPFA, y compañías que la patrocinaban, retiraron su apoyo. Ahora está bajo investigación, pero sigue funcionando. Dice: ‘no nos preocupamos, confiamos en nuestros abogados.’

Este caso nos mueve a considerar que posiblemente lo mismo sucede en México.

Aquí las clínicas de abortos reciben financiamiento de EUA en dólares, y a más abortos, más dinero. ¿Por qué? Tal vez porque no sólo compran material empleado en abortos, sino satisfacen la cada vez mayor demanda de partes de fetos para comercializarlas. ¿Se preocupará alguien por averiguarlo?


*Videos completos en:  bit.ly/1O9B6Wv
Valiente denuncia de senador norteamericano en el Congreso: bit.ly/1VPIicC
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6465Mon, 19 Oct 2015 00:00:00 GMT
Patriarca caldeo pide acciones concretas para ayudar a cristianos en Oriente Medio
El patriarca caldeo, Mons. Louis Rafael Sako, hizo un nuevo llamado a Occidente para que haga acciones concretas a favor de los cristianos perseguidos y condenados a muerte en Irak y Siria. 
“La comunidad internacional sólo observa y lanza condenas contra el Estado Islámico (ISIS), pero no toma acciones concretas para detener a este grupo terrorista”, dijo.
La Fundación de la Santa Sede, Ayuda a la Iglesia que Sufre, retoma este llamado urgente en favor de “la minoría más frágil y un objetivo directo de ataque del Estado Islámico”, y a través de una campaña intensa de solidaridad, viene atendiendo a una numerosa población de refugiados en la ciudad de Erbil, en el Kurdistán iraquí, donde se han adaptado contenedores como viviendas, y también proporciona escuela a los niños cristianos.
El Patriarca Caldeo ha dicho: “queremos una acción seria para detener al Estado Islámico y también más orden en Oriente Medio: Irán, Libia, Siria, Yemen y Líbano.” 
Mons. Sako lamentó que las autoridades de Irak envíen ejércitos a combatir a Anbar, Ramadi y Mosul; pero descuidan la seguridad en Bagdad. “Es realmente un desastre. He pedido al gobierno que proteja las áreas donde hay cristianos: en dos semanas, cuatro cristianos fueron secuestrados, dos asesinados a pesar de haber pagado un enorme rescate”, explicó. 
Los cristianos que han huido de la persecución con las manos vacías requieren de la solidaridad externa para poder sobrevivir, y de esta manera, que el cristianismo no desaparezca en aquellas latitudes como pretende el grupo terrorista ISIS. “Es una situación muy triste”, concluyó el Patriarca Caldeo.
A través de la Fundación Ayuda a la Iglesia que Sufre, AIS, se promueven oraciones por estas personas, y gracias a las donaciones, se les hacen llegar recursos.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6372Lunes 3 de Agosto del 2015
El obispo que murió desnudo
Prácticamente ningún informativo rescató la historia del obispo Alejandro Labaka, mártir capuchino en Ecuador, mientras el Papa Francisco se encontraba de visita en ese país sudamericano. Nadie quiso recordar a este misionero español que literalmente entregó la vida por dar testimonio de la fe y la caridad cristiana entre los pueblos nativos de la amazonia ecuatoriana.
Gracias al relato en Vida Nueva de José Antonio Recalde, vicepostulador de la causa de canonización de monseñor Labaka, podemos confirmar que ese deseo manifestado por el Papa Francisco en Ecuador (“La evangelización puede ser vehículo de unidad de aspiraciones, sensibilidades, ilusiones y hasta de ciertas utopías”), tiene historias de carne y hueso como la del obispo Labaka.
Alejandro Labaka Ugarte nació en España, se formó con los frailes capuchinos y aunque suspendió sus estudios debido a la Guerra Civil Española, fue ordenado y enviado a China, a la misión de Pingliang en 1947; tras la revolución comunista de 1951, él y los misioneros comenzaron a ser perseguidos sistemáticamente y, finalmente, expulsados. Permaneció un año en España e inmediatamente puso camino hacia Ecuador en 1954.
Allí fue nombrado superior provincial y, posteriormente, prefecto apostólico de Aguarico, una misión creada por Pío XII para atender a más de 300 mil personas, la mayoría de las cuales eran huaoranis, una tribu ancestral, aislada, agresiva y resentida con ‘la civilización’ que los explotó salvajemente. En 1956, cinco misioneros evangélicos perdieron la vida intentando establecer contacto con ellos. Como prefecto apostólico (nombrado en 1965), Labaka atendió junto a sus misioneros religiosos y seglares esta realidad; incluso, tras su participación en el Concilio Vaticano II, asumió el compromiso de evangelizar con medios aún más pobres: puso en manos del nuncio de Ecuador algunos de los bienes de los frailes, incluida una avioneta, tierras y una granja altamente productiva. El desprendimiento de bienes provocó la salida de varios misioneros y conflictos no menores en la congregación, así que Labaka –a pesar de haber escrito al Papa Paulo VI la posibilidad de perder la vida en la misión con los huaoranis– solicitó ser relevado en su cargo como prefecto apostólico y rehacer su vida como simple fraile misionero para atender a los huaoranis.
Aquí es donde empieza la verdadera historia de Labaka entre los huaoranis que contamos en Vida Nueva, cómo se encuentra con ellos, cómo se gana su confianza, cómo fecunda el Misterio cristiano entre este pueblo que ha optado por el aislamiento voluntario, cómo aquel 21 de julio de 1987, junto a la monja Inés Arango toman ese helicóptero para seguir en búsqueda de las periferias indígenas de la Amazonia, cómo fueron recibidos por las mujeres y niños tagaeri; y cómo, a la llegada de los cazadores, Labaka y Arango recibieron el martirio último en la desnudez de su opción misionera.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6370Lunes 3 de Agosto del 2015
Un milagro de coincidenciasEscribió Blais Pascal (1623-1662), el gran pensador francés: “Veo los pavorosos espacios del universo y me veo también a mí mismo clavado en una esquina de esta vasta extensión sin que sepa por qué me encuentro aquí en vez de en otra parte, ni por qué el poco tiempo que se me ha dado para vivir lo tenga que utilizar justamente ahora y no en otro momento de la eternidad que me ha precedido o que me seguirá”.
Es verdad: ¿por qué? ¿Por qué nací en México, país del que no sabría la existencia de buscarla en los periódicos italianos, rusos o polacos? ¿Por qué nací en Tamazunchale, esa pequeña ciudad que aparece en una de las novelas de Ray Bradbury como sinónimo de lejanía? Antes de escribirla, el famoso escritor seguramente se puso a buscar en un mapamundi el nombre más raro e impronunciable de todos y, según se ve, ninguno le pareció más a propósito que éste: “Pasó todo el verano en México, finalizando sus estudios de literatura española, aprendiendo el idioma, viajando con humildes peones o en ómnibus, escribiendo cartas abrasadas desde Tamazunchale», dice un personaje de La muerte es un asunto solitario. ¡Qué emoción me produjo leer este párrafo! Pues bien, de allí soy yo. ¿Por qué? ¿Por qué fui hijo de estos padres, hermano de estos cuatro seres tan extraños como yo, sobrino de estos tíos y tías?, ¿por qué nací con este cuerpo y estos ojos, con estos complejos y estas cualidades? ¿Por qué no nací, por ejemplo, en la Constantinopla del siglo IV para haber conocido en persona a Juan Crisóstomo? ¿Por qué no fui un esclavo en la Roma imperial o un pastor en las montañas de Judea? ¿Por qué, en cambio, tuve que nacer en un siglo casi moribundo, el vigésimo de la era cristiana? ¿Por qué se me dio conocer la televisión, el teléfono celular, el x-box, el ipod y el Internet? ¿Por qué no nací en los tiempos de los trágicos griegos o mientras se construían las pirámides de Egipto? ¿Por qué soy este que soy y no otro que nació en la lejana Tasmania hace diez mil quinientos años?
¡Misterio! ¡No lo sé! Pero todo esto pudo ser; mejor dicho, todos estos pude ser. Si la historia, como dijo un personaje de Shakespeare, fuese el cuento contado por un idiota, quizá habría más de una razón para no estar conforme con mi suerte y gritarle al destino: “¿Por qué tengo que ser este que soy?”. Pero sé que la historia la gobierna Dios y que todo lo que se encuentra en torno a mí ha sido elegido por Él con delicadeza y sumo cuidado. 
Él ha querido que yo fuera. Y que fuera este que soy. Me quiso en este rincón llamado San Luis Potosí –del que habla también Erskine Caldwell, el novelista norteamericano, en un libro autobiográfico–, y en este tiempo concreto que se designa con el número 2015. Quiere que ame este lugar y este tiempo no porque sean los mejores del mundo o de la historia, sino porque son los míos. Son mi situación. Estoy situado, pero también sitiado. Vivir es estar en permanente estado de sitio, no poder rebasar ciertas fronteras ni traspasar determinados límites. No se puede ser al mismo tiempo gordo y flaco, rubio y moreno, alto y chaparro, uno y el infinito. Se es siempre uno por vez y sólo una vez. 
El Dios que me quiso, quiso también que de los siete mil millones de seres que pueblan el planeta conociera sólo a unos cuantos, a esos que comparten conmigo, según el decir de Pascal, este pedazo de mundo y este momento de la eternidad. Es más, ¿no será que he nacido en este momento y en este lugar sólo para encontrarme con estos pocos seres que amo: seres que, por lo demás, también pudieron existir  en otra latitud y en otra era?
Cuando me toca asistir en calidad de sacerdote al Matrimonio religioso de alguna pareja, me gusta hacerle a los jóvenes contrayentes algunas preguntas: 
–Imagínense –les digo– lo que hubiera pasado de haber nacido uno de ustedes, por ejemplo, en Kazajstán. ¿Cómo se habrían conocido? 
Cuando escuchan esto, mis jóvenes amigos casi siempre se voltean a ver el uno al otro –el uno a la otra: esto hay que aclararlo– con ojos desorbitados. 
–Pero no vayamos tan lejos: supongamos que los dos hubieran nacido donde lo hicieron, pero uno hoy y el otro hace doscientos años… 
Entonces vuelven a mirarse con el mismo sentimiento de terror teñido de angustia. 
–Bien, ya que no fue así, den gracias a Dios por el hecho de que hayan podido encontrarse y quererse, pues todo encuentro es un don del cielo, es decir, un milagro. Agradezcan a Dios de todo corazón el que los haya hecho nacer en el lugar y en el tiempo que eran necesarios para que el encuentro entre ustedes dos pudiera producirse. 
Sí, un milagro de coincidencias: eso y no otra cosa es el amor. Un juego maravilloso que se inventó la Providencia para hacer felices a los hombres. 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6332Wed, 08 Jul 2015 00:00:00 GMT
No Matarás Hace unos días, el Papa Francisco escribió una hermosa carta que la Iglesia llama “Encíclica”, en la que nos habla sobre el cuidado que todos los seres humanos debemos tener por nuestro planeta. El Papa nos recuerda que Dios nos dejó la responsabilidad de proteger la naturaleza, cuidando los árboles, los océanos, los animales, el aire, y todo lo que contiene nuestro mundo.
El Quinto Mandamiento de la Ley de Dios, dice: “No matarás”. Quizá en las noticias has escuchado con tristeza que muchas personas matan, que hay violencia, destrucción y guerra en diferentes partes del mundo. ¡El mal quiere que nos destruyamos entre nosotros, desobedeciendo lo que Dios nos pide!
Seguramente tú jamás has pensado en desobedecer este mandamiento de Dios porque sabes que la vida es un regalo muy sagrado de Él, y que todo hombre y mujer, incluso los que están por nacer, son un regalo enviado por Dios a este mundo. Sin embargo, también hay modos en que, sin saberlo, estamos faltando a este mandamiento.
Precisamente, la carta del Papa dice que si destruimos la naturaleza, estaremos destruyendo la vida: al desperdiciar el agua, quitamos a otros la oportunidad de beberla; al tirar basura en banquetas o baldíos, propagamos focos de infección y enfermedades; cuando cortamos un árbol o quemamos basura, quitamos oxígeno puro e intoxicamos nuestros pulmones; cuando capturamos animales para venderlos o no atendemos a nuestras mascotas, estamos haciéndonos parte de la destrucción del planeta. En una palabra: estamos “matando” con algunas de nuestras acciones.
“Hay que cuidar de la casa de todos”, dice el Papa. Y al decir “No matarás”, Dios nos pide no provocar, ni siquiera indirectamente, la muerte de otros con nuestra falta de compromiso con el medio ambiente.
¡Vamos a cuidar de nuestro planeta! Sembremos árboles, cuidemos el agua, no tiremos basura en las calles ni maltratemos a los animales. Dios es muy claro al decirnos: “No matarás”.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6327Martes 7 de Julio del 2015
Los niños deben tener derechos, no ser un derecho.Hace un par de años, en París, Francia, se llevó a cabo una manifestación masiva denominada “Marcha para todos”, en la que cerca de millón y medio de personas exigieron al gobierno socialista de François Hollande retirar el proyecto de ley que promovía el llamado “matrimonio homosexual” y el derecho de las parejas gay a la adopción de niños. 
Entre las personas que participaron en aquella marcha estuvieron Nathalie de Williencourt, fundadora de Homovox, una de las organizaciones gay más grandes de Francia, y Benoit Talleu, un joven vietnamita adoptado desde pequeño por padres franceses; ambos fueron parte del circulo de oradores que ofrecieron sus puntos de vista durante la concentración.
Nathalie de Williencourt explicó que las reivindicaciones hechas por parte de grupos homosexuales, en el sentido de que a las “parejas gay” se les debe reconocer el derecho de adopción, no necesariamente representan los intereses de la mayoría de los homosexuales de su país. “Por principio de cuentas, el matrimonio homosexual no tiene ningún sentido, es una falsa reivindicación de la fecundidad, puesto que dos personas no pueden dar origen a la vida; el derecho no puede reinventar los lazos de filiación, que fundamentan nuestra sociedad y sobre todo protegen al niño”.
“Soy francesa –aseguró De Williencourt–, soy homosexual y tengo muchos amigos homosexuales; por eso puedo decir que la mayoría de los homosexuales no estamos interesados en el matrimonio ni en la adopción de niños; no queremos ser tratados del mismo modo que los heterosexuales, porque tenemos nuestras características muy particulares; lo que queremos es equidad, respeto y justicia”. 
Por su parte, Benoit Talleu, miembro de la Asociación para Niños Adoptados, quien para entonces contaba con 17 años de edad, se dijo harto de escuchar a las personas hablar sobre el derecho que deben tener las parejas homosexuales de adoptar niños, de una manera que pareciera que lo último en importancia son los adoptados. “Si preguntas a estos niños qué quieren, ellos sólo tienen una respuesta: ¡un papá y una mamá! Los niños que van a ser dados en adopción reconocen la palabra “padre” y “madre”, y sueñan con tenerlos tarde o temprano, los imaginan y los esperan. Y por eso debemos decirlo claro: un huérfano necesita un papá y una mamá; en cambio, la parejas homosexuales o estériles quieren un niño; pero entre “necesitar” y “querer”, hay mucha diferencia.
Señaló que la adopción no es para hacer papás y mamás, no es para que los adultos se sientan bien. “¡No somos un remedio para la esterilidad! ¡No somos medicinas! ¡No estamos aquí para consolarte por no tener hijos! ¡No somos un premio! ¡No somos un derecho! No hables como si tuvieras derecho a nosotros. ¡Eso es violentar nuestra identidad!
Talleu comentó que otorgar a parejas del mismo sexo “el derecho a nosotros” es una irresponsabilidad, y que, debido al interés superior del menor, el hecho de negarles la adopción, no es un acto de discriminación para las “parejas gay”. ¡No tiene nada que ver! “¡Todos nacemos de un hombre y una mujer! ¡Y los adoptantes deben ser un hombre y una mujer! Lo otro es una injusticia. Los homosexuales pueden enamorarse, eso es cosa de ellos, ¡pero eso no cambia las necesidades de un niño! Mucho se dice que las cosas han evolucionado; pero para nosotros en Francia, que somos una gran democracia, los niños deben tener derechos, no ser un derecho”.
Pese a los discursos de Williencourt y Benoit en 2013, y subsecuentes manifestaciones masivas realizadas en defensa de los niños, el gobierno de Hollande siguió adelante con sus proyectos de ley. Sin embargo, el padre Daniel Ange, una de las figuras más queridas del catolicismo francés, señala que el hecho de salir a las calles a manifestarse no ha sido inútil, ya que se ha hecho reflexionar a muchos ciudadanos que hasta antes sólo conocían los proyectos de ley que el gobierno deseaba imponer.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6326Lunes 6 de Julio del 2015
"Matrimonio gay"obra de Satanás DLF Redacción
A principios del 2015 fueron aprobados por el Parlamento Europeo las uniones y los matrimonios entre personas del mismo sexo. Hace casi un mes, la Suprema Corte de Justicia de la Nación los aprobó en México, y la semana pasada sucedió lo mismo en Estados Unidos de América. 
Ante esta situación, una de las voces más valientes y proféticas ha sido la del Card. Carlo Caffarra, arzobispo de Bolonia y miembro del Pontificio Consejo para la Familia y de la Pontificia Academia para la Vida, quien recientemente concedió una entrevista al sitio de noticias por internet www.tempi.it en la que explica por qué la ideología de género y las políticas anti-familia parecen tan fuertes hoy en día. “He llegado a la siguiente respuesta –dice el Cardenal–: todo esto es una obra diabólica”. 
El Card. Carlo Caffarra explica con profundidad lo que subyace al fondo de la aprobación de los “matrimonios entre homosexuales”. Se refiere principalmente a Europa, pero lo mismo se puede aplicar para otros países que irresponsablemente han aprobado estos falsos derechos: 
“Me han surgido distintos pensamientos –explica–, el primero ha sido éste: es el fin. Europa se está muriendo y tal vez ni siquiera tiene ganas de vivir, pues no ha habido civilización que haya sobrevivido al ensalzamiento de la homosexualidad… tan es así, que las únicas realidades civiles, llamémoslas de esta manera, que han resistido muchos milenios, han sido los dos únicos pueblos que han contestado la homosexualidad: el pueblo judío y el pueblo cristiano. ¿Dónde están los asirios? ¿dónde los babilonios?”, se pregunta.

Satanás y su acción destructiva
Señala el Cardenal italiano que su “segundo pensamiento ante estos hechos es: “¿cómo es posible que en la mente del hombre se oscurezcan evidencias tan originarias? Y he llegado a la siguiente respuesta: todo esto es una obra diabólica”.
Considera que “se trata del último desafío que el Diablo lanza a Dios creador, diciéndole: ‘Yo te enseño cómo construyo una creación alternativa a la tuya, y verás que los hombres dirán: ‘se está mejor así’. Tú les prometes libertad, yo les propongo el arbitrio. Tú les das amor, yo les ofrezco emociones. Tu quieres la justicia, yo la igualdad perfecta que anula toda diferencia… estamos, por consiguiente, frente a la intención diabólica de edificar una creación alternativa, desafiando a Dios con la intención de que el hombre acabe pensando que se está mejor así”. 
Y aclara: “¿Por qué digo ‘creación alternativa’? Porque si nosotros volvemos, como Jesús nos pide, al principio, al diseño original, a cómo Dios pensó la creación, vemos que este gran edificio que es la creación se rige sobre dos columnas: la relación hombre-mujer (la pareja) y el trabajo humano. Nosotros estamos hablando ahora de la primera columna, pero también la segunda se está destruyendo”.
Sin embargo, el Cardenal asegura que, al final, esta fuerza destructiva de la creación no triunfará: “Dios es paciente y misericordioso. Y a quien le pregunta ‘¿hasta cuándo?’, el Señor pide esperar, y le dice: ‘Hasta que el número de los elegidos no esté completo… Yo pienso que no hay fuerza más poderosa que el acto redentor de Cristo”.

El papel de los Obispos y los esposos
“Yo, como pastor –se pregunta el Card. Caffarra–, ¿cómo puedo ayudar a mi gente, a mi pueblo, a custodiar en la mente y en la conciencia moral la visión originaria? ¿Cómo puedo impedir el oscurecimiento de los corazones?” Y responde: “Pienso en lo que normalmente se hace en el mundo cuando hay que enfrentarse a una pandemia. Los organismos públicos responsables de la salud de los ciudadanos, ¿qué hacen? Actúan siempre siguiendo dos directrices. La primera es curar a quien está enfermo e intentar salvarlo. La segunda, no menos importante e incluso decisiva, es intentar entender el porqué y cuáles son las causas de la pandemia para poder elaborar una estrategia de victoria”. 
En este sentido, afirma que los actores que habrán de sacar adelante esta tarea son fundamentalmente dos: los pastores de la Iglesia, más concretamente los obispos, y los esposos cristianos. Primero los pastores de la Iglesia, porque existen para esto; han recibido una consagración cuyo fin es éste, y la potencia de Cristo está en ellos. Y en segundo lugar los esposos. 
Explica el que si ambos actores consiguen guiar a la persona hasta la escucha interior, la habrán salvado. “Porque el corazón no engaña. La Iglesia ha enseñado siempre su gran tesis dogmática: el pecado no ha corrompido radicalmente al hombre. El hombre ha hecho desastres enormes, pero la imagen de Dios ha permanecido; si perdemos este aliado, que es el corazón humano, entonces estaremos perdidos, pues el corazón humano es aliado del Evangelio, porque el corazón humano ha sido creado en Cristo, en correspondencia con Cristo”.

No podemos callarnos
Finalmente, respecto a las manifestaciones en defensa del matrimonio y la familia que se han registrado recientemente en diferentes partes del mundo, especialmente en Roma, donde más de un millón de personas salieron a las calles, el cardenal Carlo Caffarra lo considera algo positivo, porque “no podemos callarnos, pues ¡ay de nosotros! si el Señor nos reprendiera con las palabras del profeta: ‘todos son perros mudos, perros que no pueden ladrar’ (Is 56:10). Lo sabemos, en los sistemas democráticos la deliberación política se basa en el sistema de la mayoría. Y me parece bien, porque las cabezas es mejor contarlas que cortarlas. Pero frente a estos hechos no hay mayoría que pueda hacerme callar. En caso contrario, sería un perro que no ladra. 
El Card. Caffarra concluye que, en su opinión, las manifestaciones son algo obligado. “Al día siguiente tal vez el Congreso saque una ley que reconozca las uniones entre personas del mismo sexo. Que lo haga, pero debe saber que es algo profundamente injusto. Cuando el Señor le dice al profeta Ezequiel: ‘Tú adviértele al malvado’, parece que el profeta responde: ‘Sí, pero no me escuchan’. Si tú no le adviertes, si no hablas para advertir al malvado que abandone su mala conducta, a fin de que viva, él, el malvado, morirá por su culpa, pero de su sangre yo te pediré cuentas a ti. Si por el contrario adviertes al malvado y él no se aparta de su maldad y de su mala conducta, morirá él por su culpa, pero tú habrás salvado tu vida” (Ez 3: 18-19).

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6323Lunes 6 de Julio del 2015
Conversión ecológica
El Papa Francisco nos invita a tener una ‘conversión ecológica’, es decir, abandonar malos hábitos que perjudican al medio ambiente, y cambiarlos por otros que sean beneficiosos para todos, para el planeta, para los demás y para nosotros.
De su Encíclica ‘Laudato si’, podemos extraer estas diez propuestas:

1. Que cada uno reconozca sus propias maneras de dañar el planeta, y se arrepienta de sus pecados, grandes y pequeños, de su manera particular de contribuir a la destrucción de la creación divina.
2. Abandonar el estilo de vida consumista, conformarse con menos, vivir con sobriedad.
3. Evitar el uso de plástico.
4. Evitar el desperdicio de agua, reducir su consumo.
5. Separar los residuos, en orgánicos e inorgánicos.
6. Cocinar sólo lo que se va a comer, no desperdiciar alimentos.
7. Reciclar, reutilizar.
8. Usar transporte público o compartir un vehículo entre varias personas.
9. Plantar árboles.
10. Apagar las luces que no se usan.

Y tomando en cuenta ciertas costumbres que solemos tener, podemos añadir también estas otras diez propuestas:

1. No dejar en la calle las heces del perro que sacamos a pasear.
2. No escupir en la calle.
3. No tirar basura ni colillas de cigarro en la calle.
4. No dejar abierta la llave del agua al lavarse los dientes, ni al enjabonar trastes o ropa.
5. No lavar el coche con manguera, sino con una cubeta de agua,
6. No regar las plantas al mediodía cuando el sol evapora el agua, sino al atardecer.
7. Afinar el vehículo para que no emita humo.
8. No quemar llantas.
9. No tirar pilas, baterías y desechos electrónicos a la basura.
10.  
(La décima está en blanco para que tú decidas qué será lo que vas a cambiar...)


Para un recuadrito:
Pide el Papa que recuperemos el sentido de asombro ante todo lo que recibimos del Señor, y propone que nos acostumbremos a dar gracias a Dios antes y después de sentarnos a consumir nuestros alimentos. 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6317Miercoles, 01 de julio de 2015
Conoce la nueva encíclica del Papa FranciscoEl Papa Francisco recién publicó su nueva carta Encíclica ‘Laudato si’ (Alabado seas).
A grandes rasgos, éste es su contenido:

INTRODUCCIÓN
Dice el Papa que san Francisco de Asís llamaba ‘hermana’ a la tierra, y nosotros nos sentimos sus dueños y la explotamos; que el efecto del pecado se advierte en la enfermedad del medio ambiente. Como Juan XXIII, que dedicó una encíclica a todos los hombres de buena voluntad, él dedica ésta a todos los habitantes del planeta.
Recuerda la preocupación de sus predecesores por el deterioro del medio ambiente, y pide que cada persona se arrepienta de sus propios pecados contra la creación divina.
Dice que la preocupación por la naturaleza va ligada a la justicia hacia los pobres, y propone entablar relaciones fraternas y no de explotación. 

CAPÍTULO PRIMERO, Lo que le está pasando a nuestra casa.
Denuncia el Papa la contaminación de aire, tierra, agua, por basura, desechos tóxicos, emanación de gases. Critica la ‘cultura del descarte’, que excluye personas y convierte a las cosas en basura. Advierte del calentamiento global y sus efectos. Lamenta el desigual acceso al agua potable; la destrucción y desaparición de animales y vegetales; que al planear obras no se considera cómo afectan. Reconoce que algunos países avanzan en preservar zonas, y otros sólo buscan su interés.
Dice que el hombre no debe vivir en condiciones insalubres, privado del contacto con la naturaleza. Advierte que la comunicación por internet sustituye la relación real con los demás; que el ser humano y el ambiente se deterioran juntos, y que los más afectados son los más débiles. Lamenta la irresponsabilidad e indiferencia hacia este tema.

CAPÍTULO SEGUNDO, El Evangelio de la creación.
Explica que fe y razón ofrecen un diálogo productivo; que la fe ilumina toda realidad humana. Hace notar la sabiduría de textos bíblicos que muestran que el mundo nos fue encomendado, nos llaman a establecer relaciones fraternas con todas las criaturas, y a contemplar y preservar la belleza de la creación.

CAPÍTULO TERCERO, Raíz humana de la crisis ecológica.
Dice el Papa que el deterioro de la ecología va a la par del deterioro de la sociedad. Hace notar que la tecnología ha logrado maravillas, pero su poder daña si domina y explota. Denuncia males sociales: egoísmo, consumismo, cultura del descarte, relativismo. Propone valorar cada vida creada por Dios, desde su concepción, y respetarla, y el sentido del trabajo. Comenta experimentos con animales y manipulación genética. Propone haya espacios de discusión donde afectados por obras que alteran el medio ambiente, sean escuchados.

CAPÍTULO CUARTO, Una ecología integral
Dice el Papa que no hay dos crisis, ambiental y social, sino una sola. Que la ecología  supone cuidar el patrimonio cultural, histórico, artístico; proteger las culturas aborígenes; procurar calidad de vida en ciudades y el contacto con la naturaleza. Denuncia la grave escasez de vivienda. Considera a la familia como la base de la sociedad. Invita a preguntarnos qué mundo dejamos a las siguientes generaciones.

CAPÍTULO QUINTO, Algunas línea de orientación y acción
Pide el Papa consenso mundial para resolver la crisis ecológica. Menciona logros y fallos de movimientos mundiales. Lamenta contaminación de aire y mar, y la pobreza. Propone se organicen grupos que defiendan su entorno de la depredación. Dice que hay que redefinir el concepto de progreso, tomando en cuenta el bienestar integral del ser humano. Pide a los creyentes ser coherentes.

CAPÍTULO SEXTO, Educación y espiritualidad ecológica
Propone el Papa cambios de vida. Abandonar consumismo compulsivo. Propone educación ambiental que no sólo informe sino cree hábitos. Dice que es en familia se aprende a amar y a cuidar la vida. Propone una ‘conversión ecológica’: no sólo reconocer lo hecho contra el planeta, sino arrepentirse y cambiar. Asegura que ‘menos es más’: acumular cosas distrae el corazón e impide disfrutar la vida. Propone vivir con sobriedad y humildad; reconocer nuestra dependencia de otros, revalorar los signos de amor, dar gracias a Dios antes y después de las comidas. Considera los Sacramentos medios privilegiados para encontrarnos con el Creador. Alaba el descanso dominical cuyo centro es la Eucaristía. Nos invita a alabar a la Trinidad al contemplar la creación, y pedirle ayuda a María para ‘mirar este mundo con ojos más sabios’. Nos invita a caminar cantando, y a que ‘la preocupación por este planeta no nos quite el gozo de la esperanza’ (#244).
Dos bellísimas oraciones cierran esta importante Encíclica que el Papa Francisco escribió para ti. ¡No te la pierdas!

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6316Miercoles, 01 de julio de 2015
Eso no es matrimonioLa Suprema Corte de Justicia de la Nación determinó: “La Ley de cualquier entidad federativa que, por un lado, considere que la finalidad del matrimonio es la procreación y/o que lo defina como el que se celebra entre un hombre y una mujer, es inconstitucional”. Se ordenó la publicación de esta jurisprudencia, que tendrá que ser acatada en todo el país.
Dicen los Ministros que definir el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer, constituye una “enunciación discriminatoria en su mera expresión", pues afirman que "bajo ninguna circunstancia se puede negar o restringir a nadie un derecho con base en su orientación sexual".
Es verdad que a nadie se le puede prohibir cohabitar con quien quiera, del sexo que sea; a nadie se le puede impedir que conviva, incluso sexualmente, con quien sea de su misma orientación sexual. Dios nos hizo libres, incluso para pecar, para destruirnos, para degradarnos. Debemos, por ello, respetar a todo mundo y a nadie discriminar, sea de la tendencia sexual que sea. Es pecado despreciar o condenar a alguien por la forma como vive su género; toda homofobia es reprobable. Pero eso de identificar lo que en todas las culturas se ha entendido por matrimonio, como la unión entre un hombre y una mujer, con cualquier otra cohabitación sexual, es tener una visión muy simplista, acomodaticia y legalista; es carecer de bases morales sólidas y permanentes; es querer cambiar la configuración sexuada de la humanidad. A esas cohabitaciones se les puede llamar como quieran, pero no es un matrimonio, como lo hemos entendido en todos los tiempos y en todas las culturas. Los Ministros, con su visión legalista, quieren hacer a un lado lo que es obvio: un hombre no fecunda ni complementa a otro hombre, ni una mujer a otra mujer.
El apóstol Pablo tiene expresiones muy duras contra quienes, desde aquellos tiempos, desviaban el buen uso de su naturaleza: "Desde el cielo nos amenaza la indignación de Dios por todas las maldades e injusticias de aquellos que sofocan la verdad con el mal... Se perdieron en sus razonamientos y su conciencia cegada se convirtió en tinieblas... Por eso Dios dejó que fueran presa de pasiones vergonzosas: ahora sus mujeres cambian sus relaciones sexuales por relaciones contra la naturaleza. Los hombres, así mismo, dejan la relación natural con la mujer y se apasionan los unos por los otros; practican torpezas varones con varones, y así reciben en su propia persona el castigo merecido por su aberración" (Rom 1,18-28).
No faltará quien diga que recordar esto es una incitación a la homofobia y nos amenace con la ley que protege a quienes van por caminos distintos. Nada de eso. Una cosa es tener en cuenta la Palabra de Dios que nos señala la verdad y el bien, para quien quiera seguirla, y otra incitar a la violencia. Por otra parte, la ley civil nos protege también a los ministros de culto, pues "las asociaciones religiosas tendrán derecho a ... propagar su doctrina" (Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público, Artículo 9, III).
Diga lo que diga la Suprema Corte, los cristianos tenemos un camino más seguro. Nosotros nos basamos, como criterio último, en lo que dice la Palabra de Dios. Si otros no la quieren seguir, los respetamos; pero los creyentes hemos de obedecer a Dios antes que a los hombres. Nuestra moral y nuestros criterios no dependen del vaivén de los tiempos, sino que se asientan en lo que está inscrito por Dios en la misma conformación de los seres humanos: hay sólo hombres y mujeres, no hay otros sexos.
*Obispo de San Cristóbal de las Casas

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6313Mon, 29 Jun 2015 00:00:00 GMT
Cielo y Tierra Oración por los papás
Padre eterno, de quien procede toda paternidad:
Ponemos en Tus manos amorosas a los papás.

Cólmalos de Tu amor y bendiciones.
Dales un corazón como el Tuyo
fuerte y tierno, sabio y compasivo,
capaz de reír y de llorar, 
que no tema mostrar vulnerabilidad.

A los papás que no quieren
al hijo no nacido que han engendrado
comunícales Tu amor por la vida
para que no le impidan nacer
ni se desentiendan de su cuidado.

A los papás que tienen que criar solos a sus hijos,
a los que están lejos de su familia,
a los migrantes, presos, damnificados, 
perseguidos, refugiados,
sostenlos, socórrelos, acompáñalos.

A los papás enfermos, ancianos, maltratados,
abandonados, que pasan necesidad,
que sufren por un hijo en problemas,
por haberlo perdido, por vivir en soledad,
abrázalos, consuélalos, acompáñalos.

A los papás difuntos tómales en cuenta
el bien que hicieron, 
perdónales sus faltas y recíbelos en el cielo

Bendice a los papás
por estar siempre dispuestos a escuchar,
por su paciencia para enseñar,
por disimular sus sacrificios,
por su apoyo y su perdón incondicional,
por amar sin esperar agradecimiento,
por darlo todo sin buscar reconocimiento,
por vivir y comunicar fe, esperanza y caridad, 
y ser imagen de Tu amor paternal.

Concédeles aprender de Jesús a volver a Ti la mirada
y abandonarse a Tu voluntad sin reservarse nada,
dejarse conducir por el Espíritu Santo 
hallar en san José ejemplo e intercesión,
y en Santa María de Guadalupe
refugio, consejo y maternal protección. Amén.
 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6296Sun, 21 Jun 2015 00:00:00 GMT
¡Gracias, papá!Para que Jesús fuera creciendo en edad y sabiduría, fue necesario que su padre adoptivo, san José, estuviera a su lado trabajando, asistiendo fielmente a santa María, su esposa; resguardando la casa, reparando lo dañado en el hogar, durmiendo poco en situaciones de peligro o angustia y enseñando al pequeño Jesús a trabajar con empeño, con amor, para llegar a ser todo un hombre justo y bueno.
Tal como san José, nuestros papás tienen el sagrado oficio de ser tronco del árbol de nuestra familia: papá significa amor, sabiduría, disciplina, liderazgo y muchas otras virtudes. Por ello, Dios concede que un padre de familia tenga fortaleza, vigor, astucia y mucho celo por su familia, y a pesar de que a veces papá sea callado o serio, que esté bastante ocupado o parezca severo, Dios ha sembrado en él mucha ternura, cariño y deseos de ver que su hogar crezca como un robusto árbol que destaque por su altura y firmeza.
Ahora que se acerca el Día del Padre, fiesta que estaremos celebrando el próximo 21 de junio, hagamos que papá se sienta animado por nuestra oración, cariño y respeto.

Actividad
En un trozo de cartulina, dibuja con pintura de agua color café el tronco de un árbol alto. Consigue también pintura verde oscuro, y con tus manos, plasma el follaje sobre el tronco. Si tienes hermanos, que cada uno de ellos estampe también su mano en ese tronco, a manera de ramas, con un color más claro o distinto. Escribe al pie del tronco, entre las raíces, el nombre de papá.
Recorta o enmarca esa pintura y antes de dársela como regalo del Día del Padre, reza un momento pidiendo a Dios que cuide el corazón de tu papá para que siga siendo custodio de tu familia, que sea feliz y que disfrute mucho de las alegrías que tú puedas darle.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6291Junio 16 de junio de 2015
Cielo y Tierra
A veces en una familia se da una racha de fiestas que vienen una tras otra; que un cumpleaños, que un aniversario, que un día del santo, y entonces un día sí y al otro también, se reúnen parientes y amigos a festejar a alguno de ellos. Es bonito celebrar, pero pasarse la vida de fiesta en fiesta sería agotador, por eso tarde o temprano hay que retomar la rutina diaria.
Y, contra lo que podría pensarse, eso no significa aburrirse.
La normalidad de la vida cotidiana nos reta a prestar mucha atención, para saber captar, cada día, razones para la alegría que tal vez no resulten tan evidentes como cuando hay fiesta, pero que sin duda están ahí y no son poca cosa.
Sucede en nuestra pequeña familia, y sucede también en la gran familia de Dios.
Como Iglesia, acabamos de pasar una racha muy festiva, luego de cuarenta días de celebrar la Pascua, celebramos la Ascensión, al siguiente domingo, Pentecostés, al siguiente la Santísima Trinidad, hemos ido ¡de fiesta en fiesta!, y por fin este domingo pasado, retomamos el llamado ‘Tiempo Ordinario’, que nos permite no sólo retomar el ritmo normal de la vida cotidiana, sino nos invita a descubrir allí a Dios.
Decía san Pablo: “Nosotros no ponemos la mira en lo que se ve, sino en lo que no se ve, porque lo que se ve es transitorio y lo que no se ve es eterno” (2Cor 4, 18).
¡Una estupenda propuesta para vivir el Tiempo Ordinario!
¿Qué significa poner la mira en lo que no se ve? 
Implica, de entrada, no conformarnos con lo poco que captan nuestros ojos físicos, sino ampliar nuestro horizonte al infinito, contemplándolo todo con los ojos del alma, que, más allá de lo material, perciben lo espiritual.
Vivir así permite contemplar, por encima de una realidad limitada y chata, que podría llenarnos de desánimo, una realidad ilimitada, eterna, que renueva nuestra esperanza.
Y cabe aclarar que vivir con la mirada en lo eterno, no implica andar flotando por las nubes ni desentenderse de este mundo, sino vivir lo cotidiano en perspectiva de eternidad, reordenar las prioridades, poner las cosas en su justa dimensión, ser conscientes de que nuestra realidad es más de lo que se ve, que no estamos limitados ni destinados a este mundo; implica mantener a lo largo de cada jornada, lo que san Francisco de Sales llamaba ‘la conciencia de la presencia de Dios’, es decir, ser conscientes de que no vamos solos por la vida, sino que nos acompaña en todo momento Aquel que dijo que estaría con nosotros todos los días hasta el fin del mundo (ver Mt 28, 20).
Se comprende así la necesidad de ir al menos cada ocho días a Misa, porque allí, como en ninguna otra parte, renovamos nuestra capacidad de ver más allá de lo que se ve, y nos hacemos cada vez más sensibles a la intervención amorosa de Dios en nuestra vida, al modo discreto pero innegable como se comunica con nosotros y nos da Su perdón, Su Palabra, Su Presencia Real en la Eucaristía, Su abrazo en la comunidad con la que compartimos nuestra fe, nuestras penas y alegrías. 
Ver lo que no se ve, no es otra cosa que considerar cada momento de nuestro diario existir como una oportunidad para descubrir cómo el Señor nos manifiesta Su cercanía, Su voluntad, Su amor.


 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6287Mon, 15 Jun 2015 00:00:00 GMT
Sagrado Corazón, ¡conoce las confidencias de Jesús!Un signo muy conocido
Dibujar un corazón ha venido a significar el amor. Una persona enamorada no resiste la tentación de expresar su amor al ser amado mediante el dibujo de un corazón en sus cuadernos, o en un muro, o tallado con una navaja sobre un árbol (¡pobre árbol!). Y si el amor es mal correspondido, atravesará su corazón con una flecha y le pintará grandes gotas de sangre para indicar que sufre.
En las playeras de promoción turística se ha hecho común ver, por ejemplo: “yo _ a México”, y ya sabemos que significa “yo amo a México”.
También tenemos frases como: “con todo mi corazón”, “con el corazón en la mano”, “me llegó al corazón” o “también yo tengo mi corazoncito”. Le hemos atribuido al corazón la facultad humana de amar.
Jesús también quiere usar el lenguaje humano de los signos para hacernos comprender su amor y, entonces, nos muestra Su corazón ardiendo en llamas, herido con una lanza, coronado de espinas y unido a la Cruz. ¡Pobre corazón enamorado y tan mal correspondido!

Confidencias entre amigos
Jesús nos ama a todos. Por todos murió en la Cruz. Absolutamente por todos los humanos habidos y por haber. Pero siempre hay por ahí personas a las que uno estima más porque encuentra uno en ellas una mayor correspondencia. ¡Ni modo, ese es el amor al modo humano!, y Jesús, con todo y ser un Dios completo, no deja de ser, también, un hombre completo. Él ama al modo divino, pero su amor tiene expresiones muy humanas.
Nada raro que encontremos personas privilegiadas con una amistad más profunda con Cristo. Podemos decir, para que no pensemos que es injusto, que ese privilegio no depende solamente de Jesús, sino también de la correspondencia personal a la amistad de Cristo. Si yo quiero hablar con alguien y no me escucha, lógico es que busque a otra persona a la que le agrade escucharme. Jesús tiene, así, sus amigos, sus mejores amigos. Se llaman “santos”. Y entre ellos ha habido quienes platican con Jesús como tú y yo platicamos con algún buen amigo. ¡Qué bella amistad!

Santa Margarita María Alacoque
Una de esas buenas amigas fue santa Margarita María, una sencilla monjita de la Visitación que dedicaba sus días a adorar a Jesús.
En diciembre de 1673 tuvo la dicha de platicar con Jesús de tú a tú, como una amiga que recibe las confidencias de su amigo. Estas revelaciones se prolongaron a lo largo de un año y medio, sin propaganda ni escándalo. Dicen que las compañeras religiosas nunca se dieron cuenta de esas visiones y que se admiraron mucho cuando, después de muerta Margarita, supieron que ella había sido la escogida para revelar el amor del Corazón de Cristo.

Las confidencias de Jesús
Jesús murió por los pecados del mundo. Todo el dolor de la crucifixión lo causó el pecado.
Jesús, sentado a la derecha del Padre, ya en la gloria, humanamente hablando, no ha dejado de padecer por nuestros pecados. Eso es lo que significa su corazón sangrante. Podríamos pensar que ese dolor lo causan los grandes pecados de nuestro mundo: las guerras de odio y ambición, las injusticias, los sin techo, el narcotráfico, la sexualidad sin freno, la violencia creciente. Sí, sin duda que todo eso es doloroso para Jesús, pero no es de eso de lo que Jesús se queja con su amiga Margarita: ¡Él se queja de la indiferencia de aquellos que estamos más allegados a Él!, ¡como tú y como yo!
Porque tú y yo amamos a Jesús, no hay duda. Nos sentimos amigos de Él y hasta estaríamos dispuestos a hacer por Él lo que nos pidiera. ¡Pero qué tibia es nuestra amistad!, ¡qué pocos signos de amor le damos a Jesús!

La fiesta del Sagrado Corazón
A santa Margarita le pidió la fiesta del Sagrado Corazón, y la Iglesia la autorizó y la dispuso para todo el mundo católico.
Le pidió que difundiera la imagen del Sagrado Corazón y prometió, a quienes la entronizaran en sus hogares el vivir en paz y armonía.
Le pidió que durante nueve primeros viernes de mes nos acercáramos devotamente y en estado de gracia a recibir la Comunión y prometió, a quienes así lo hicieran, la gracia de no morir sin arrepentimiento. ¡Nada menos!
Le pidió una hora santa de adoración al Santísimo los jueves anteriores al viernes primero, y prometió ablandar los corazones más duros, dándoles fervor y conversión.

Devoción reparadora
Esta devoción tiene un sentido reparador. Con nuestra amistad tratamos de reparar el daño y la tristeza causados al Corazón de Jesús por nuestra indiferencia y deslealtad.
Por muchos siglos, el pueblo sencillo ha tomado esta devoción con amor, y ha recibido a cambio un tesoro infinito de gracias nacidas de la fuente inagotable de amor del Corazón de Jesús.
Parte de esta devoción es el pertenecer al Apostolado de la Oración, que ahora ha venido a menos porque estamos tan enamorados de la acción que no alcanzamos a comprender la eficacia de la oración. Cada mes, el Papa encomienda a este apostolado una intención para que hagan oración por ella. Esto es propio de almas contemplativas, de esas que saben ser amigas de Jesús, y a todos nos conviene aprender a serlo.
Recuperemos o iniciemos esta devoción al Sagrado Corazón como una forma de acrecentar nuestra amistad con Él y de darle sentido a las obras buenas que hacemos día a día.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6280Fri, 12 Jun 2015 00:00:00 GMT
Eduardo Verástegui llama a ‘perdonar’ y ‘amar’ en grandeEl actor y productor mexicano Eduardo Verástegui se encuentra en nuestro país para promocionar su más reciente película titulada Little Boy (El gran pequeño), que hasta el momento ha sido vista por más de tres millones de mexicanos y se ha mantenido, gracias al gusto del público, en el segundo lugar de cartelera, superando producciones americanas.
En entrevista para Desde la fe, Eduardo Verástegui aseguró que esta historia busca motivar y despertar los corazones de niños y adultos, ya que la infancia es la base de todo ser humano. Consideró que la niñez marca el futuro de toda persona, por lo que invitó a volver a ella y no caer en el mundo ‘adulto’ que materializa, corrompe y destruye.
“Despertar al niño interior es uno de los objetivos de esta película; a pesar de ser adultos, debemos rescatar nuestra inocencia, pureza y esa gran capacidad de amar y perdonar; Dios quiere que seamos como niños y vivamos contentos”, expresó.
Verástegui, quien se declara orgullosamente católico, explicó que la realización de la cinta le tomó más de cinco años y se enfrentó a grandes retos; sin embargo, como la misma película lo muestra, “la fe mueve montañas”. 
“Rescatar los valores humanos y universales es una de tantas misiones de esta cinta, que también es un homenaje a la figura paterna; por eso invito a que se reúnan en familia o entre amigos y la vean. A pesar de ser una persona religiosa, yo quiero que toda la gente, creyente o no, vea la película y rescate lo bueno y verdadero que con tanto amor hicimos todo el equipo de Little Boy”, exhortó.
Asimismo, refirió que este proyecto busca dar esperanza a las personas para que luchen por sus sueños, sin importar el tiempo y sacrificio que estos impliquen.
“Todos tenemos que cumplir una lista que Dios nos da para vivir en plenitud y ser felices, pero lo más importante es amar y perdonar en grande, con ello todo será más fácil”, recordó el actor.
Verástegui señaló que lo más difícil fue encontrar al protagonista de la historia, que se desarrolla en un pequeño pueblo de California, en los años 40 del siglo pasado, marcados por la II Guerra Mundial.
El filme narra las aventuras de Pepper, un niño al que todos subestiman debido a su baja estatura, y cuya idílica vida familiar se ve truncada cuando el papá es reclutado para pelear en el frente del Pacífico Sur.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6276Wed, 10 Jun 2015 00:00:00 GMT
La LujuriaEl lujurioso es, ante todo, un descuartizador. En las personas no ve más que cuerpos, y de esos cuerpos sólo unas cuantas partes: las que ya sabemos. Al menos es casi seguro que el hígado o la tiroides de su víctima (llamémosla así) no le interesan en modo alguno. Para él, el mundo es una gigantesca carnicería en la que compra únicamente las piezas con las que se sacia su apetito, pues llevarse a casa el animal entero (así habla él: mediante comparaciones zoológicas) le causa un profundo horror: ¿qué haría con el resto? 
En Los excluidos, una de las últimas novelas de Elfriede Jelinek (premio Nobel de Literatura 2004) aparece una mujer así: le gusta acostarse con hombres, pero a la hora de hacerlo los prefiere sin rostro, sin alma y sin nombre: sólo un cuerpo –dice–, sólo un cuerpo y nada más: tal es lo que necesito, lo único que deseo.
Al lujurioso ni siquiera le pasa por la cabeza que el ser por el que arde pueda tener alma, sentimientos, o, en fin, una de esas cosas que difícilmente pueden ser notadas a simple vista. Para decirlo ya, lo que está más allá de la piel está también más allá de su interés.
La imagen del perro que se detiene ante el poste es la más a propósito para describir al lujurioso: si se detiene un momento no es porque sienta por el poste eso que con suma vaguedad se expresa con la palabra algo, sino simplemente porque le quedaba de paso. Y, de este modo, una vez hecho lo suyo recobra su posición normal y echa a correr. De ninguna manera entraba en sus planes crear con el poste una relación, iniciar lo que se llama una historia.
He aquí los hábitos sexuales de Hans-Peter Dallow, personaje sacado de una de las novelas de Christoph Hein, el escritor alemán; juzgue usted si nos hallamos ante un lujurioso o no: “Tras cada visita al bar se acostaba con una mujer distinta, pero nunca se quedaba toda la noche. No quería despertar al lado de una desconocida; tenía miedo del desencanto que trae la mañana, de la visión de una cara sin maquillaje y para él espantosa. Cambiaba de restaurante con frecuencia, y también para evitar reencontrarse una noche con alguna conocida”.
¿Volver a verlas? ¡Por nada del mundo! Así como no conservamos para el recuerdo la jeringa hipodérmica con la que nos inyectaron por primera vez cuando éramos niños y teníamos fiebre, así tampoco el lujurioso suele recordar con excesiva nostalgia a aquella que finalmente cedió y a la que en el fondo desprecia. “Después de todo, fue demasiado fácil”, dice para sus adentros o a sus amigos más íntimos. Y la arroja de su vida, como tiró nuestra madre, hace mucho tiempo, la jeringa contaminada. Abenhazam de Córdoba tenía razón cuando observó: “El primero que tiene en poco a la adúltera es el que con ella cometió adulterio”.  
No volver a ver a sus víctimas es para el lujurioso algo esencial. ¿Qué pasaría si llegara a encariñarse de ella? No quiere ni pensarlo. La sola idea le causa horror. Porque encariñarse significa, de alguna manera, correr el riesgo de comprometerse, y a él los compromisos no le van.
“Me gusta divertirme con las mujeres. Lo hago a menudo y voy de una a otra porque no amo a ninguna. Sólo amo sus cuerpos”, confiesa Wilfred Ingram a uno de sus amigos en Cada hombre en su noche, la novela de Julien Green. No pocas  mujeres suspiraban por él porque tenía una bella sonrisa y un cuerpo espigado; incluso, en ocasiones, “le decían que lo amaban en los momentos en los que uno es capaz de decir cualquier cosa, pero no le escribían, porque él no les daba su dirección, en previsión a las dificultades que pudieran surgir”.
El lujurioso no vive enamorado, sino sólo excitado; no se enternece ante la dulzura de un carácter o la belleza de un rostro: él, como se dice, va siempre al grano, es decir, a lo que hay debajo (anatómicamente hablando, claro está) de ese rostro que ni siquiera ve.
En una canción que se puso de moda hace no mucho, encontramos en sólo cuatro renglones la filosofía del lujurioso; hela aquí:

Son las 12, hasta las 5 te utilizaré;
no hace falta que mañana te vuelva a ver;
sólo un coche necesito para volver,
ciao, cariño, esta noche lo he pasado bien.
(Ella baila sola, Amores de barra)

Para el lujurioso la persona es siempre un medio, nunca un fin. Entretenerse demasiado con un ser es para él una inútil pérdida de tiempo. Sin embargo, y esto hay que confesarlo, rostros bellos el lujurioso los encontrará por doquier; cuerpos atractivos nunca faltarán a su mirada ni aun en la calle menos transcurrida. ¿Estará por eso condenado a ir de una flor a otra como una abeja en un jardín? Que tenga cuidado, pues corre el riesgo de perderse entre la variedad y, al final, quedarse muy solo. En el fondo, nadie disfruta siendo para el otro únicamente un brazo o una pierna, un pedazo de carne que se compra por gramos…


]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6275Wed, 10 Jun 2015 00:00:00 GMT
Charlie, Charlie, ¿funciona?Se ha vuelto viral
Internet está creando un nuevo lenguaje y le está dando otros sentidos a nuestras viejas palabras; un ejemplo es el término “viral”, que se refiere a una idea que se difunde ampliamente en los medios de comunicación, principalmente en las redes. Algo así como un virus que se propaga en una epidemia incontrolable. 
Uno de los fenómenos virales de este momento es un juego escolar llamado “Charlie, Charlie”. Se juega principalmente en los recreos, cuando los niños se reúnen a descansar y a reponer sus fuerzas. 
Sobre una hoja en blanco dividida en cuatro, escriben en cada esquina, alternando, las palabras “sí” y “no”, y luego ponen sobre ella dos lápices en forma de cruz. El lápiz colocado encima queda en equilibrio sin que ninguno de sus extremos toque la hoja. En seguida, los participantes “invocan la presencia de Charlie”, supuestamente un niño muerto trágicamente, al que preguntan: “Charlie, Charlie, ¿estás aquí?”. Entonces, según los niños, el lápiz superior se mueve sin que nadie lo toque, y señala el sí o el no. Si señaló el sí, se abre la puerta a una serie de preguntas que los niños esperan que conteste con un sí o un no indicados por el movimiento del lápiz. Al terminar el juego deberán despedirse de Charlie y agradecerle su participación, porque si no lo hacen, “el fantasma de Charlie no los dejará en paz”.

Nada nuevo bajo el sol 
Estos niños, quizá sin saberlo, no hacen más que repetir un juego muy viejo que ya jugaban sus papás en la escuela, sólo que entonces se invocaba a una niña llamada Cleo, y se usaban una tijeras y un listón. Sus abuelos jugaban con una medalla colgando de un hilo o de una cadenita a la que hacían oscilar sobre las dos contestaciones clásicas y, desde el siglo XIX en que se puso de moda el espiritismo, se usa ese “juguete” llamado ouija que hoy se compra en cualquier supermercado.
Todos estos juegos son solamente la misma manifestación del hombre hambriento por conocer su futuro y por conocer los secretos de esta vida y de la otra.

¿Funciona el juego?
¡No! Los supuestos movimientos provocados por los espíritus son ocasionados por la ley de la gravedad o por algo que se llama efecto ideomotor; es decir, que la persona que maneja el artefacto, consciente o inconscientemente, provoca físicamente el movimiento atribuido a los espíritus.
Pero el problema no es si el método empleado para invocar al más allá es efectivo o no; el problema es que lo invoquemos. Invocar a los muertos se llama nigromancia, e invocar al demonio es satanismo. El primer mandamiento nos prohíbe esa invocación.

Permitir o educar
Hay papás que están ausentes de la vida de sus hijos y no se preocupan por lo que hacen, no por falta de amor, sino porque no se dan tiempo para platicar con ellos. Pero hay papás que conocen muy bien a sus hijos y hasta les adivinan el pensamiento porque conviven permanentemente con ellos.
¿Qué deben hacer si se dan cuenta de que sus hijos juegan a Charlie, Charlie?
Una actitud negativa sería el no hacer caso a la situación y verla como un juego sin importancia. Sin una orientación oportuna se les están abriendo las puertas a la superstición tan común en nuestra cultura: esos niños serán víctimas de charlatanes que les leerán la mano, las cartas, las pirámides, les harán trabajos de hechicería, de sanación, limpias, y todas esas prácticas supersticiosas que nos dañan.
No hacer caso a estos juegos es, también, abrir la puerta a enfermedades de la mente, y lo más grave de todo, a la intervención del demonio en la propia vida.

Aprovechar la oportunidad
Sin exageraciones y sin perder de vista que para los niños no es más que un juego, es la oportunidad para explicarles, por una parte, que esas cosas son supercherías, que tienen una explicación científica y lógica, y que no se deben dejar engañar; y por otra parte, hablarles de que Dios, dueño del pasado, del presente y del futuro, es un Padre lleno de amor que tiene para nosotros el mejor de los futuros si sabemos actuar de acuerdo con su amor, y que querer invocar a los espíritus o saber el futuro es algo contrario a la voluntad de Dios.
Hacerles ver que nosotros, con la ayuda de Dios, somos los arquitectos de nuestro destino y que no necesitamos saber qué es lo que nos espera.

Doctrina de la Iglesia 
El Catecismo de la Iglesia Católica (2116) nos dice: Todas las formas de adivinación deben rechazarse: el recurso a Satán o a los demonios, la evocación de los muertos, y otras prácticas que equivocadamente se supone "desvelan" el porvenir (Cf. Dt 18, 10; Jr 29, 8). La consulta de horóscopos, la astrología, la quiromancia, la interpretación de presagios y de suertes, los fenómenos de visión, el recurso a "mediums" encierran una voluntad de poder sobre el tiempo, la historia y, finalmente, los hombres, a la vez que un deseo de granjearse la protección de poderes ocultos. Están en contradicción con el honor y el respeto, mezclados de temor amoroso, que debemos solamente a Dios.




]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6268Mon, 08 Jun 2015 00:00:00 GMT
El Sagrado Corazón de Jesús Junio es un mes muy especial que la Iglesia Católica dedica al Sagrado Corazón de Jesús: un mes para confirmar nuestro amor a Cristo; para sentirnos muy queridos por Él, y para demostrarle con buenas acciones nuestra gratitud por haber dado su vida en la Cruz por nosotros. 
Si buscas en tu casa o en la parroquia la imagen del Sagrado Corazón de Jesús, notarás algo peculiar en Su Corazón: tiene una corona de espinas que le rodea y le hiere cada que nos alejamos de su mandamiento, que es “Amarnos los unos a los otros”. Pero también tiene una Cruz radiante que nos recuerda que ese Corazón es capaz de vencerlo todo, incluso la muerte. Y tiene fuego porque su Corazón arde en deseos de abrazarnos, de querernos y nunca dejarnos solos.
¡Qué Corazón tan bueno es el de Jesús!, tanto que la herida que le hicieron al crucificarlo quedó abierta para que ahí entremos todos y quedemos bien protegidos por Él. ¿Te gustaría que ese corazón abierto de Jesús te proteja a ti y a tu familia todos los días? Sólo hay que invocarlo con mucha fe y amor.
Consigue un poco de papel crepé rojo, traza algunos corazones como el de Jesús y  recórtalos con ayuda de un adulto. Dentro de cada corazón escribe esta plegaria: “Sagrado Corazón de Jesús, en ti confío”, pégalos en algunos lugares de tu casa, en la portada de tus cuadernos, y regálalos a quien tú quieras, para que cada uno, al verlo, repita: “Sagrado Corazón de Jesús, en ti confío”. 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6251Fri, 05 Jun 2015 00:00:00 GMT
Eucaristía¡ ¿Qué tanto sabes?1. ¿Qué es la Eucaristía?

Es el sacramento del Cuerpo y Sangre de Jesucristo bajo las apariencias de pan y de vino, instituido por Él en la Última Cena. Se ofrece por nosotros en la Santa Misa y es el alimento que nos da la vida divina cuando comulgamos.

 

2. ¿Quién es el ministro de la Eucaristía?

a) De la consagración: el sacerdote (obispo y presbítero).

b) De la distribución: el obispo, el sacerdote, el diácono, el acólito instituido y el ministro extraordinario, quienes manifiestan con su respeto, delicadeza, y sentido de adoración al distribuirla, que allí está Cristo presente.

 

3. ¿Quién es el sujeto de la Eucaristía? Es decir, ¿quién puede comulgar?

La persona viva, bautizada, que no tenga pecado mortal.

 

4. ¿Cuál es la materia de la Eucaristía?

El pan de trigo sin levadura y el vino de uva. No se puede consagrar ninguna otra materia.

 

5. ¿Cuáles son las palabras que consagran el pan y el vino?

Del pan: “Tomen y coman todos de él, porque esto es mi Cuerpo, que será entregado por ustedes”.

Del vino: “Tomen y beban todos de él, porque esto es el cáliz de mi Sangre, Sangre de la alianza nueva y eterna que será derramada por ustedes y por muchos para el perdón de los pecados. Hagan esto en conmemoración mía”.

 

6. ¿Cómo está Jesús en la Eucaristía y cuánto dura su presencia en el pan y vino?

“’En el Santísimo sacramento de la Eucaristía están ‘contenidos verdadera, real y substancialmente el Cuerpo y la Sangre junto con el alma y la divinidad de nuestro Señor Jesucristo, y, por consiguiente, Cristo entero’ (Cc. de Trento: DS 1651). En la Eucaristía ‘Cristo, Dios y hombre, se hace totalmente presente’ (Mysterium Fidei 39)” (Catecismo 1374) y su presencia dura en cada partícula o gota hasta que las especies no pierdan sus propiedades. Por ejemplo, cuando comulgo, recibo verdaderamente a Jesucristo, con su Cuerpo, Sangre, alma y divinidad, y esta presencia sacramental dura en mi boca, hasta que se deshace la hostia dejando paso a la vida divina con la que queda colmada mi alma cuando comulgo con las disposiciones adecuadas.

 

7.- ¿Qué actitudes debo tener ante la Eucaristía?

Entre otras, al menos estas tres:

a)      Actitud de gran respeto, pues ella es “el sol del mundo cristiano, el alma de la fe, el centro de la religión católica […] es el compendio de todo lo bueno, de todo lo bello que hay en la Iglesia de Dios” (San Leonardo de Porto Mauricio).

b)      Actitud de honra y adoración. Honremos dignamente a Dios en la Eucaristía, reconociendo que el Hijo encarnado está ahí verdaderamente presente, y adoremos este precioso tesoro, pues en la Eucaristía está Cristo, crucificado y resucitado, “cordero de Dios que quita el pecado del mundo”.

c)      Actitud de gratitud. Por el regalo tan grande que Dios ha puesto en nuestras manos. Dios mismo que se nos da.

 

8. ¿Cuáles son las disposiciones para comulgar?

Disposiciones internas

a)      Tener una recta intención, de manera que la razón que nos mueva a comulgar sea el deseo de unirnos más íntimamente a Jesucristo.

b)      Atención y recogimiento durante cada una de las partes de la Santa Misa que nos disponen a recibir la Eucaristía.

c)      Ofrecernos a nosotros mismos con las especies del pan y el vino, en unión al sacrificio redentor de Cristo.

d)      Deseos de estar en comunión con todo el cuerpo místico de Cristo, que es la Iglesia.

e)      Estar en estado de gracia.

Disposiciones externas

a)      Actitud de profundo respeto, teniendo conciencia de la presencia real, verdadera y substancial de Nuestro Señor Jesucristo.

b)      Asistir con vestimenta adecuada a la grandeza de la celebración, pues esto manifiesta la conciencia que se tiene de ella. Por eso, conviene evitar chanclas, shorts, escotes o minifaldas.

c)      Se puede comulgar de rodillas o de pie. La postura de rodillas ya implica máxima reverencia, cuando se hace de pie, debe hacerse una reverencia, inclinación, antes de recibir la comunión.

d)      Guardar el ayuno eucarístico. No beber ni comer nada –ni siquiera chiclie o dulce– una hora antes de comulgar. Se permite tomar medicinas y agua simple.

 

9. ¿Cuáles son los efectos espirituales de la comunión (con buena disposición)?

a)      Realiza la comunión de vida con Dios y la unidad del Pueblo de Dios (Catecismo 1325).

b)      Es el antídoto que nos libera de nuestras faltas cotidianas y nos preserva de pecados mortales (Catecismo 1436). Perdona los pecados veniales (Catecismo 1416).

c)      Sustenta la vida espiritual, aumenta la vida divina en nosotros, la desarrolla, y renueva la gracia recibida en el Bautismo (Cf. Catecismo 1392).

d)      Nos santifica y alimenta a través de su gracia nutritiva.

e)      Restaura la pérdida de fuerzas, fortalece la caridad, reaviva nuestro amor y nos hace capaces de romper los lazos desordenados con las criaturas y practicar todas las virtudes (Cf. Catecismo1394).

 

10. ¿Me puede hacer daño la comunión?

Sí, cuando se recibe en pecado mortal:

a)      Habiendo faltado gravemente a cualquiera de los 10  mandamientos.

b)      Habiendo cometido algún pecado grave de los llamados capitales: soberbia, avaricia, lujuria, gula, envidia, ira y pereza.

c)      Viviendo en estado de pecado mortal, por ejemplo: vivir conyugalmente sin haber recibido el sacramento del matrimonio, o en unión conyugal fuera del orden natural.

d)      Habiendo atentado contra la vida –directamente o por complicidad–:

o   En su concepción por el uso de métodos anticonceptivos artificiales.

o   Por el aborto, que causa excomunión ipso facto, que sólo puede ser perdonado por el obispo o por quien él delegue.

o   Por la eutanasia.

La recepción de la comunión en estado de pecado mortal se llama sacrilegio, quien así comulga, no discierne lo que está recibiendo y san Pablo afirma que: “come y bebe su propia condenación(1Cor 11,28-29).

 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6266Thu, 04 Jun 2015 00:00:00 GMT
Mons. Óscar Romero nos invita a la reconciliación“La voz del nuevo beato sigue resonando hoy para recordarnos que la Iglesia, con vocación de hermanos en torno a su Señor, es familia de Dios, en la que no puede haber ninguna división”. Estas palabras del Papa Francisco resumen el significado de la beatificación de monseñor Óscar Arnulfo Romero, que tuvo lugar el pasado sábado 23 de marzo en la capital de El Salvador.
La ceremonia, encabezada por el Card. Ángelo Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos y representante del Santo Padre, se convirtió en una fiesta de fe y esperanza para el pueblo salvadoreño y para todo el continente. Participaron seis cardenales, más de cien arzobispos y obispos, mil 400 sacerdotes, mandatarios y jefes de estado latinoamericanos, líderes de otras iglesias cristianas, y más de 300 mil fieles.
“Fue un momento pletórico, espectacular, una experiencia de fe intensa, de amor profundo, en el que la gente se unió. Mons. Romero es para nosotros una palabra de Dios que nos invita a la vida, a la reconciliación, a la paz, a la unidad, a dar de verdad”, describió en entrevista para Desde la fe Mons. Rafael Urrutia, canciller de la Curia de San salvador y postulador diocesano de la causa de canonización de Mons. Romero.
La beatificación del arzobispo de San Salvador, asesinado mientras celebraba Misa el 24 de marzo de 1980, por los llamados “escuadrones de la muerte” durante la guerra civil en El Salvador, “es el reconocimiento de una vida íntegra dedicada a Dios y a un hombre que vivó la verdad del Evangelio y que pronunció la verdad de Jesucristo al mundo”, apuntó.
En una carta enviada al arzobispo de San Salvador, Mons. José Luis Escobar Alas, el Papa Francisco señala que Mons. Romero “supo ver el egoísmo que se esconde en quienes no quieren ceder de lo suyo para que alcance a los demás. Y, con corazón de padre, se preocupó de las mayorías pobres, pidiendo a los poderosos que convirtiesen las armas en hoces para el trabajo”.
“A esto es a lo que está llamada hoy la Iglesia en El Salvador, en América y en el mundo entero: a ser rica en misericordia, a convertirse en levadura de reconciliación para la sociedad”, agrega.
Y eso es lo que viene ahora para la Iglesia en ese pequeño país centroamericano, “un tiempo de reconciliación, de verdad y de paz; nuestro mensaje es que reconstruyamos el país, que seamos artesanos de la paz, mediante la solidaridad fraterna con la presencia de una Iglesia viva que predica el Evangelio y llama a la conversión, y más allá de El Salvador queremos ser un espacio de búsqueda de la verdad y de la defensa de los más pobres”, señala Mons. Rafael Urrutia.
En ese sentido, apuntó que la figura y las enseñanzas del nuevo beato siguen siendo muy actuales. “La Iglesia, más que nunca, debe convertirse como Mons. Romero en la conciencia social de este país, donde sigue presente la violencia, la inseguridad y se necesita de una voz autorizada que invite a la conversión y a la vida”. 
Mons. Urrutia reconoció que el Papa Francisco fue determinante para la beatificación de Mons. Romero después de un largo proceso. “Él conoce der cercana la historia de América Latina con todos sus conflictos, la represión que hubo, la pobreza, pero sobre todo es un hombre de mucha fe, que ha querido una Iglesia que esté en medio del pueblo. Esto lo identifica con Mons. Romero”.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6261Sat, 06 Jun 2015 00:00:00 GMT
La PerezaLa pereza, según la definió Santo Tomás de Aquino, es la tristitia de bono spirituali, o sea, una de las variantes de la tristeza. El perezoso es, ante todo, un hombre triste. Nada es capaz de reclamar su interés, su atención ni su energía. 
- Anda -le dice uno de sus amigos-, hagamos esto hoy mismo. 
- Mañana -le responde el perezoso. 
- ¿Y por qué mañana?
-¿Y por qué hoy?
Vive postergándolo todo, dejándolo para después; para un después que, como en el caso del avaro, nunca llegará. El perezoso no se entusiasma con nada, y cuando camina una pierna va pidiéndole permiso a la otra para adelantársele. Sus movimientos son siempre lentos y torpes; todo su ser está como drogado por una sustancia de la que ignoramos el nombre pero que seguramente es secretada por la desesperanza. De hecho, según Melchor Cano (1509-1560), maestro de filosofía en la venerable Universidad de Salamanca, la pereza es hija de la melancolía: «Nace de la poca esperanza de alcanzar lo que se desea».
«La maldad de la pereza no radica simplemente en el descuido del deber, aunque éste puede ser un síntoma –escribió a su vez Evelyn Waugh (1903-1966), el novelista inglés-, sino en el rechazo de la alegría. Se relaciona con la desesperación».
«El sexto combate –dice Casiano- es contra el vicio que los griegos llamaban acedía, y que nosotros podemos traducir por tedio, disgusto o ansiedad del corazón. Tiene cierto parentesco con la tristeza y lo experimentan particularmente los solitarios. A ellos, en efecto, ataca de una manera especial esta pasión, y por lo común con una violencia extraordinaria. Sobre todo le atormenta al monje hacia la hora sexta. Entre los ancianos se le designa con el nombre de el demonio del mediodía» (Instituciones X, 1).
El hombre atediado no deja de hacerse a sí mismo esta pregunta: ¿Para qué? Todo le parece inútil, absurdo y sin sentido.
Sin embargo, cometeríamos para con él una injusticia si no aludiéramos a sus grandes talentos intelectuales, a su penetrante agudeza psicológica y, casi diríamos, hasta a su olfato metafísico. El atediado hace (y se hace) inteligentes preguntas; son sus respuestas, más bien, las que no siempre saben mostrarse a la altura de las circunstancias. He aquí, por ejemplo, lo que me decía hace tiempo uno de ellos: «Supongamos que hago esto y lo otro; que todos los días me levanto a las 5,30 de la mañana para ir al trabajo, que me esfuerzo por ser honrado y diligente; en fin, que soy lo que suele llamarse un trabajador modelo. Bien, ¿me podría usted decir qué sucederá con todo esto después de mi muerte?». Puesto que vamos a morirnos, pensaba, nada compensa una sola gota de nuestro sudor. Su inquietud, claro, era legítima (vamos a morirnos), pero en vez de ganarle la batalla al tiempo apresurándose a hacer lo que tenía que hacer, se limitaba a cruzar los brazos. He aquí una muestra de la agilidad mental que suele caracterizar al perezoso:
A Nasrudín le gustaba quedarse dormido hasta muy tarde, casi hasta el mediodía, cosa que su mujer no dejaba de reprocharle. «La vida, querido –le decía ésta- es de los que se levantan temprano». Pero Nasrudín no quería saber nada y se limitaba a decir desde su cama: «Esas son tonterías». Cierta mañana la esposa fue a donde su marido roncaba a pierna suelta, lo despertó con violentas sacudidas y le comunicó la noticia de que se había encontrado en la calle una moneda de oro.
-Te felicito –dijo Nasrudín sin reprimir un largo y ruidoso bostezo.
-¿Lo ves? La vida es de los que se levantan temprano.
-Nada de eso –replicó Nasrudín-. Si pensaras un poco caerías en la cuenta de que esa moneda la perdió uno que cometió la tontería de levantarse antes que tú. –Y acomodando la almohada a la redondez de su cabeza, se volvió a dormir.
Lo que no se le ocurrió a Nasrudín es que la moneda acaso hubiera estado perdida en la calle desde la noche anterior, pero eso a él no le importaba: él se daba por satisfecho con su juego de palabras. ¡Ay, si sólo jugara con las palabras! Pero no: además juega con el tiempo, y es justamente por eso que el perezoso se expone demasiado; por lo menos un riesgo corre, y es el de llegar a la muerte con las manos vacías. Puesto que es mortal, debería apresurarse y no dejar todo para un mañana en el que quizá ya no estará.
«Si el hombre fuese inmortal –dice Viktor E. Frankl en uno de sus libros (Psicoanálisis y existencialismo)-, podría con razón demorar cada uno de sus actos hasta el infinito, no tendría el menor interés en realizarlos precisamente ahora, podría dejarlos perfectamente para mañana o pasado mañana, para dentro de un año o de diez. En cambio, viviendo como vivimos en presencia de la muerte, nos vemos obligados a aprovechar el tiempo de vida de que disponemos y a no dejar pasar de balde, desperdiciándolas, las ocasiones que sólo se brindan una única vez y cuya suma finita compone la vida».

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6256Tue, 02 Jun 2015 00:00:00 GMT
La GulaCasiano llamó a este vicio “concupiscencia del paladar” (Instituciones V, 5), y tal vez nadie haya explicado mejor sus efectos que el señor Vortigen, el goloso personaje de un breve relato de Patrick Leigh-Fermor: “Los pecados espirituales –dice– pueden agobiar la conciencia, atormentarnos sin pausa, convertir el alma en un yermo, el corazón en una piedra. ¡Ay, y lo hacen! Pero no nos estropean la presión sanguínea, ni nos destrozan el hígado”. 
Mientras que la tristeza, la envidia, la soberbia y la avaricia corroen la salud del alma, la gula toma un rodeo y se abalanza para minar la salud del cuerpo. ¿Y dónde está el héroe que pueda cultivar la amabilidad y la cortesía entre los dolores de una muela cariada? “El mito de Prometeo significa que toda la tristeza del mundo reside en el hígado. Pero, ¿quién se atrevería a reconocer una verdad tan humilde?”, se pregunta el novelista François Mauriac en su novela Nudo de víboras. Un solo dolor de estómago, con tal de que sea lo suficientemente fuerte, basta para hacernos desesperar del universo. El hombre es una extraña mezcla de alma y cuerpo, y allí donde duele el cuerpo empezará a doler también el alma. 
Quien ha leído a Ignace Lepp (1908-1966) se frota los ojos para convencerse de que no está viendo visiones al leer lo que este famoso pensador escribió en uno de sus libros: “Se recomienda, particularmente a los intelectuales, los tomates crudos, ricos en vitamina C; además, no tienen necesidad de comer mucha carne. En el queso encontrarán las sustancias grasas indispensables en igual cantidad pero de mayor calidad. Como postre, ha de preferirse la fruta a cualquier clase de tortas. Todos los dietistas recomiendan no beber con las comidas, sino después de comer”, etcétera, etcétera, etcétera. Pues sí, son palabras suyas, tomadas de El intelectual y el arte de vivir. Ahora bien, ¿cómo es posible que un escritor de vuelos tan altos haya descendido al nivel de ponerse a hablar de los efectos de la vitamina C? No nos admiremos: los libros de Séneca y de otros filósofos de la antigüedad están llenos de recomendaciones semejantes: también la filosofía sufre cuando el filósofo ha dormido mal a causa de una cena demasiado pesada. ¿Cuántas páginas fundamentales para la justa comprensión de la existencia quedarían sin ser escritas sólo porque a nuestros pensadores les dolía el bajo vientre? Es preciso, pues, reconocerlo con humildad: también la sabiduría sufre cuando sus amigos cenan más de lo debido.  
He aquí algunos fragmentos de lo que Evagrio Póntico (345-399) dejó escrito acerca de la gula, este vicio capital: “Quien domina el propio estómago hace disminuir las pasiones; al contrario, quien es subyugado por la comida incrementa los placeres. Como la leña es alimento del fuego, así la comida es alimento del estómago. La mucha leña alienta una gran llama y la abundancia de comida nutre la concupiscencia. La llama se extingue cuando hay menos leña y la penuria en la comida apaga la concupiscencia... El deseo de comida engendra desobediencia y una deleitosa degustación arroja del paraíso. Un vientre indigente prepara para una oración vigilante; por el contrario, un vientre bien lleno invita a un sueño largo. Una mente sobria se alcanza con una dieta muy magra, mientras que una vida llena de delicadezas arroja la mente al abismo. La oración del ayunante es como el pollito que vuela más alto que un águila mientras que la del glotón está envuelta en las tinieblas. La nube esconde los rayos del sol y la digestión pesada de los alimentos ofusca la mente”. 
Los filósofos escolásticos, tan amantes de las distinciones y las sutilezas, afirmaban que de cinco maneras se comete el pecado de gula: 1) Por comer sin tener necesidad, 2) o con demasiado condimento, 3) o en demasiada cantidad, 4) o con demasiada ansiedad, 5) o entre demasiada alharaca. Acaso exageraran un poco, como exageró sin duda Jean Anthelme Brillat-Savarin cuando dijo en su Fisiología del gusto (1825) que “el hombre es lo que come”; lo que sí es verdad, en todo caso, es que nada de lo que coma dejará de afectarle para bien o para mal hoy mismo por la noche o mañana por la mañana. 
“El monje –escribe Casiano– deberá ponerse en guardia contra la gula mediante una triple observancia. Ante todo deberá esperar, para comer, la hora fijada; luego, se contentará con una cantidad prudencial, no permitiéndose llegar hasta el exceso; por último, comerá de cualesquiera manjares y especialmente de los que puedan obtenerse a un precio módico” (Instituciones V, 23). 
En realidad, yendo al fondo del problema, de lo que se trata es de domesticar el vientre, de modo que éste no nos impida aplicarnos a cosas más subidas. Ahora bien, que la gula sea un pecado no debe inducirnos a creer que el cristianismo es enemigo del comer y del beber. Nada de eso. Cuando uno lee las obras de los Padres, queda fascinado a causa de la humanidad y dulzura de sus consejos. Véase, por ejemplo, éste que San Efrén el Sirio dio una vez a un joven monje: “Si un hermano viene a ti, regocíjate con él. Salúdalo. Saluda sus manos y sus pies. No lo molestes con preguntas como: ‘¿De dónde vienes?’, porque está escrito: De esta manera, algunos han recibido ángeles en su morada sin saberlo. Luego come con él. Y si estás bajo compromiso de ayuno, quiébralo. Debes regocijarte con él, y estar contento. Haz lo más que puedas para que te bendiga tres veces, para que la bendición del ángel que entró con él caiga sobre ti”.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6220Tue, 26 May 2015 00:00:00 GMT
Don de lenguas, ¿falso o verdadero?Actualmente muchos fieles dudan del llamado “don de lenguas” que el Espíritu Santo concede a algunos bautizados, principalmente porque en ocasiones, quienes lo tienen, lo utilizan con fines personales, para llamar la atención o para promoverse, lo que va en contra de lo que Dios busca al concederlo.
Primero que nada, debemos explicar que el don de lenguas se manifiesta de tres maneras, básicamente: 
1.  Como un don milagroso para hablar un idioma o lengua que no se ha aprendido por la vía natural. Este don se manifestó en Pentecostés, cuando los apóstoles quedaron llenos del Espíritu Santo y se pusieron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les concedía expresarse (Hechos 2,4). San Agustín explica que en el comienzo de la Iglesia este don era necesario para que el Evangelio se comunicara rápidamente a todas las naciones. Pero cuando la Iglesia ya hablaba los diferentes lenguajes (por medios naturales), el don se hizo menos necesario. Santo Tomás, en su Suma Teológica, coincide en que este don milagroso de lenguas no es tan común como lo era antes (cf. II-II, q. 176 a. 1).
2.  Como un don para profetizar en un lenguaje ininteligible o desconocido por los presente. Estas palabras pueden ser interpretadas por alguien que tenga el don de interpretación, ya sea porque conoce el lenguaje naturalmente o por un don especial. Entonces el mensaje edifica a la Iglesia. Según san Pablo, estos dones (de lenguas y su interpretación), son parte del don de profecía, pero advierte que debe estar sometido al orden de la Iglesia. No deben, por ejemplo, varias personas hablar en este tipo de lenguas al mismo tiempo.
3. Orar en lenguas. Este don es muy diferente a los otros dos, pues por medio de él se expresa, con sonidos ininteligibles, la devoción que no se puede poner en palabras. 
En entrevista para Desde la fe, el P. Ernesto Torres, de la Diócesis de Dallas, Estados Unidos, y quien ha asesorado al Movimiento de la Renovación Carismática en el Espíritu Santo por más 25 años, habla sobre la oración en lenguas, diciendo que es un don por el cual el Espíritu Santo asiste en la oración a las personas, particularmente en la alabanza. San Pablo enseña: “Igualmente, el mismo Espíritu viene en ayuda de nuestra debilidad porque no sabemos orar como es debido; pero es Espíritu intercede por nosotros con gemidos inefables. Y el que sondea los corazones conoce el deseo del Espíritu y sabe que su intercesión en favor de los santos está de acuerdo con la voluntad divina” (Romanos 8, 26-27).
Para el P. Torres, la oración es la forma más importante en la que se manifiesta el don de lenguas. “Es una forma de oración que viene del corazón; es decir, nadie la entiende, ni siquiera la persona que la hace. Es una comunicación íntima entre la persona y Dios, pues a veces en la profundidad de nuestra oración y meditación, el corazón contiene muchísimos sentimientos que ni las palabras logran expresar”.
Explica que no es una lengua humana, es más bien una especie de sonido no entendible que sale de la boca de la persona, pero que expresa un profundo amor a Dios en alabanza y en adoración: “son sonidos que salen de los labios, en una forma de oración muy profunda”.
El P. Ernesto Torres afirma que pocas personas tienen este don de oración en lenguas. “Cuando éstas se encuentran empapadas del amor de Dios, su corazón no puede contenerse, y reza en alabanza, en adoración y en agradecimiento a Dios. La persona no ora por su propia cuenta, sino que, impulsada por el Espíritu Santo, de pronto siente la necesidad de elevar su mente, pensamiento y corazón hacia Dios. No todo el tiempo se tiene el don de lenguas, sale de vez en cuando; nadie puede pretender tenerlo, nadie lo controla, es el poder del Espíritu Santo”.
El sacerdote, quien es responsable de la Parroquia de la Divina Misericordia en Mesquite, Texas, explica que la primera vez que esto le ocurrió se espantó, por lo que se negaba a aceptar el don que el Espíritu Santo le había concedido, porque parecía que no tenía sentido, “pero cuando comencé a experimentar la presencia profunda y fuerte de Dios, lo entendí”. Por ello, deja en claro que nadie debe esforzarse en tener dicho don, pues debe venir de Dios. “Si Dios le quiere dar ese don a una persona, se lo da. Depende del Señor permitir a una persona entrar en profunda comunicación con Él”. 
Advierte que algunas personas utilizan dicho don para llamar la atención y hacerse notar en las comunidades, beneficiándose posteriormente de ello, por lo que aclara que de ninguna manera la oración en lenguas es señal de santidad ni de salvación, sino solamente una forma de comunicación espiritual, milagrosa y profunda que Dios permite. 
“La Iglesia enseña que ningún don es más importantes que el del amor. ‘Aunque hablara las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo amor, soy como bronce que suena o címbalo que retiñe’” (1Co 13, 1).
Continúa: “Cuando una persona se da cuenta que Dios le ha concedido este don, debe entenderlo como una forma de oración, y ésta debe ser muy seria, solemne, que no perturbe a otras personas. Debe ir a un lugar privado para hablar con Dios sin perturbar a los demás. Eso es muy importante. No se puede rezar en lenguas durante la Misa, por ejemplo”.
Reconoce que hay algunos grupos cuyos carismas están enfocados a la invocación constante al Espíritu Santo. En este sentido, afirma: “Éstos deben estar guiados por sus párrocos, por sus obispos, para evitar que sus reuniones sean un teatro, un espectáculo”.
Finalmente, sintetiza: “Dice un amigo sacerdote que la oración en lenguas es un sonido de amor, como cuando una madre cuchichea con su bebé. Es una expresión de amor. Nosotros somos como niños delante de Dios, y lo dejamos hablar así también con nosotros, pero nunca –eso es lo que necesitamos enfatizar–, se debe hacer para atraer la atención hacia uno ni para provocar espectáculo o teatro. Es una oración profunda y se respeta”.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6211Mon, 25 May 2015 00:00:00 GMT
"Se mata por que se estorba" Mona. Óscar Romero,mártir por odio a la fe “El que se compromete con los pobres tiene que recorrer el mismo destino de los pobres: ser desaparecidos, ser torturados, ser capturados, aparecer cadáveres”. Palabras de monseñor Óscar Romero, el nuevo beato proclamado santo desde su muerte violenta en un país lacerado, agonizante por el poder de los que hacían gobierno en El Salvador. Su elevación a los altares este 23 de mayo es una proclamación moderna de esperanza en medio de la violencia de los sistemas económicos generadores de millones de sufrientes. 
La violencia fue amenaza cotidiana para el obispo de los pobres. Durante su  ministerio habría recibido constantes avisos como el acaecido en aquella capilla, el 24 de marzo de 1980. Su muerte fue como la de muchos más, los sacerdotes eran perseguidos y asesinados; los activistas, silenciados, y la violación de los derechos humanos, constante. Identificarse como defensor de la dignidad de la persona era equivalente a ser subversivo, enemigo del régimen y del poder. Ante esta violencia, monseñor Romero preguntaría por qué se persigue y asesina, por qué el ser humano toma las armas contra sus semejantes. En 1979 dijo la causa obvia de esa vorágine destructiva: Se mata porque se estorba.
Para Mons. Romero, sacerdotes y fieles asesinados son mártires en el sentido popular, hombres y mujeres predicadores de la encarnación en la pobreza que van a los límites peligrosos donde incomodan y molestan al gobierno, al establishment, a los señores y capos, a los líderes corruptos, a los políticos podridos y hacedores del mal, a los mercenarios comerciantes de la dignidad de las personas, a los clérigos apáticos y acomodaticios. Como Romero, los mártires populares apuntan y denuncian recibiendo la palma de martirio a la manera de Cristo. Y más allá, el mártir de América pregunta sobre la condición moral y espiritual de estos mártires: “Y si tuvieron sus manchas, ¿quién no las tiene hermanos? ¿Qué hombre no tiene de qué arrepentirse? El hecho de haber dejado que les quitaran la vida, su persecución y tortura, el sufrimiento y la forma violenta que arrebató sus existencias, afirmaría, son tan valiosos como el mismo bautismo de sangre que los ha purificado, son los cristianos, verdaderos seguidores de Cristo, el único y real líder de la liberación, del camino que lleva a la Vida Eterna”.
Muchos hacen de Cristo un aliado para justificar la prosperidad en base a una religión de los elegidos y predilectos cuyo nivel de riqueza es la medida de la bendición divina; otros ven en Jesús el sutil pañuelito donde se enjugan culpas, sin la mínima intención de conversión, mirando por el bienestar propio y de los amados, pero nunca de los sufrientes; poseen a Cristo como bandera política, eslogan atractivo, los demás son rivales, estorbos para el éxito del poder, no importa si es necesario aniquilar y desaparecer.
Los intereses de los pequeños, de los pobres –no sólo en el sentido material o pecuniario– son los mismos que los de Cristo. Como afirmó Romero, el poder es antagónico al mensaje de Cristo predicado por la Iglesia como signo de contradicción, una Iglesia sin privilegios y separada de los intereses, de la gloria y la vanidad. En esa perspectiva, será libre para juzgar, para vivir en profecía y ser perseguida hasta el martirio como diría el 11 de marzo de 1979:
La persecución es una nota característica de la autenticidad de la Iglesia. Que una Iglesia que no sufre persecución, sino que está disfrutando de privilegios y el apoyo de las cosas de la tierra, ¡tengan miedo!, no es la verdadera Iglesia de Jesucristo. Esto no quiere decir que sea normal esta vida de martirio y de sufrimiento, de miedo y de persecución, sino que debe significar el espíritu del cristiano. No estar con la Iglesia únicamente cuando las cosas andan bien, sino que seguir a Jesucristo con el entusiasmo de aquel apóstol que decía: “Si es necesario muramos con él”.

¿Quién fue Mons. Óscar Arnulfo Romero?
Nació en El Salvador el 15 de agosto de 1917. Era el segundo de ocho hermanos; su padre se llamaban Santos y su madre Guadalupe. Formaban una familia humilde y modesta.
A los 14 años entró al Seminario Menor de San Miguel y allí permaneció durante seis años. En 1937 ingresó al Seminario Mayor de San José de la Montaña en San Salvador. Fue ordenado sacerdote en Roma el 4 de abril de 1942, donde continuó para hacer su tesis doctoral. Interrumpió sus estudios debido a la Segunda Guerra Mundial por lo cual regresó a El Salvador.
Vivió en el Seminario Mayor, regido por los padres jesuitas, donde conoció al P. Rutilio Grande. Fue nombrado Obispo de la Diócesis de Santiago de María, San Miguel, y tomó posesión el 14 de diciembre de 1974. Fue ahí donde “comenzó a ver de cerca la realidad de pobreza y miseria en que vivían la mayor parte de campesinos”.
El 23 de febrero de 1977 fue nombrado arzobispo de San Salvador en medio de un ambiente de injusticias, represión e incertidumbre. El 12 de marzo de ese mismo año es asesinado el P. Rutilio Grande lo cual le causó a un gran impacto. Monseñor Romero recogió las sugerencias del clero y celebró una Misa en Catedral como signo de unidad de la Iglesia y de repudio a la muerte de su amigo, a pesar de que la Nunciatura le aconseja desistir. Monseñor Romero decidió acompañar al pueblo en su calvario de miseria y muerte.
Creó una oficina de derechos humanos y abrió las puertas de la Iglesia para dar refugio a los campesinos que huían de la represión. Monseñor celebraba todos los domingos la Eucaristía en Catedral, y el pueblo lo llamó “la voz de los sin voz”.
Su vida terminó el 24 de marzo de 1980 mientras celebraba Misa a las 18:15 horas en la capilla del Hospital Divina Providencia en San Salvador, que fue su hogar en los tres años que duró su ministerio. La noticia de su asesinato fue dada en los medios de comunicación por monseñor Ricardo Urioste, diciendo “El pueblo bueno de El Salvador está de luto, han matado a monseñor Romero”.
Este 23 de mayo fue beatificado en El Salvador.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6216Sábado 23 de Mayo de 2014
A 15 años de la canonización de 25 mexicanosEste 21 de mayo se cumplirán 15 años de que fueran canonizados en Roma por Juan Pablo II, san Cristóbal Magallanes y sus 24 compañeros mártires, quienes fueron ascendidos a los altares al lado del P. José María Yermo y Parres, y la primera santa mexicana María de Jesús Sacramentado Venegas. Aquella celebración religiosa tuvo lugar en el día dedicado a México en el contexto del Gran Jubileo del 2000.
Este grupo de 27 santos es el más numeroso de mexicanos que, en un solo día, hayan sido inscritos en el Canon de los Santos. El día de la ceremonia, incontables peregrinos mexicanos llenaron la Plaza de San Pedro, en el Vaticano. 
San Cristóbal Magallanes y sus compañeros mártires dieron su vida por la fe durante el episodio conocido como la Guerra Cristera, que tuvo lugar entre 1926 y 1929, a excepción de san David Galván, quien fue asesinado en Guadalajara, Jalisco, durante la Revolución Mexicana, luego de un enfrentamiento armado que dejó numerosos heridos, a los que intentó prestarles ayuda espiritual.
De este mismo grupo, la mayor parte de ellos fueron sacerdotes y religiosos, pero también hay laicos como san Manuel Morales, san Salvador Lara Puente y san David Roldán Lara, quienes pertenecían a la Acción Católica Mexicana.
En aquellos difíciles años de persecución religiosa, muchas personas fueron asesinadas a causa de la intolerancia religiosa derivada de leyes anticlericales y del odio a la fe cristiana por parte de algunos caudillos, militares y gobernantes. 
Hay otro grupo de 13 mártires que fueron beatificados en Guadalajara durante el pontificado de Benedicto XVI, en el que también hay religiosos y laicos, y existen muchas causas más que se siguen en distintas diócesis, y que corresponden a la misma etapa de nuestra historia. El siglo XX fue el que dio más santos y beatos a México, y fue Juan Pablo II quien los elevó a los altares. 
El grupo de Cristóbal Magallanes y sus 24 compañeros mártires provenían de Jalisco, Michoacán, Durango, Guerrero, Guanajuato, Chihuahua y Zacatecas, que fueron entidades donde incontables personas se levantaron en armas para defender su fe; sin embargo, ninguno de estos santos incurrieron en actos violentos, por el contrario, fueron víctimas.
Los demás santos de esta lista son: Román Adame, Rodrigo Aguilar, Julio Álvarez, Luis Batis, Agustín Caloca, Mateo Correa, Atilano Cruz, Miguel de la Mora, Pedro Esqueda, Margarito Flores, José Isabel Flores Varela, Pedro de Jesús Maldonado, Jesús Méndez Montoya, Justino Orona, Sabas Reyes, José María Robles Hurtado, Toribio Romo, Jenaro Sánchez, David Uribe Velasco y Tranquilino Ubiarco.
En cuanto al P. Yermo y Parres (1851-1904), nació en el Estado de México y falleció en la ciudad de Puebla; fundó el asilo del Sagrado Corazón, escuelas y orfanatos, así como la congregación “Siervas del Sagrado Corazón de Jesús y de los Pobres”, y dedicó su vida a la atención de los más necesitados, sobre todo en el Estado de Guanajuato. Fue beatificado en la Basílica de Guadalupe en 1990, por Juan Pablo II.
Por su parte, Santa María de Jesús Sacramentado Venegas (1868-1959) fue una religiosa ejemplar que dedicó su vida a la atención de los enfermos en el hospital que ella misma abrió, luego de fundar la Congregación de las Hijas del Sagrado Corazón de Jesús, cuyas constituciones fueron aprobadas en 1930.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6196Miércoles 20 de Mayo de 2014
La avaricia“Recuerda esto, querida mía; recuérdalo siempre: sin dinero no hay nada que hacer”, dijo en varias ocasiones el señor Grandet a su hija Eugène en una novela de Balzac (1799-1850). El dinero es para el avaro la cosa más importante. Todo lo que quiere de la vida se resume en este simple verbo que no acepta conjugar más que en primera persona: poseer.
El avaro de otros tiempos, según nos aseguran Dickens y Molière, solía levantarse de madrugada para contemplar en gozo solitario el oscuro resplandor de sus monedas de oro. Las acariciaba, las mordía, se dirigía a ellas empleando cariñosos epítetos y las volvía a contar una vez más. Con la desaparición de los metales finos, el procedimiento de los nuevos tacaños ha cambiado un tanto en la forma, aunque en el fondo permanece idéntico. También éste, a determinadas horas del día o de la noche, abre su caja fuerte y se pone a contemplar sus acciones, sus títulos de propiedad y los estados de su boleta bancaria. Ya no cuenta monedas, pero sí los ceros en el papel, y al ver cómo van éstos alineándose uno detrás de otro –siempre a la derecha– siente la misma satisfacción de su ávido predecesor. 
Todo avaro asegura acumular hoy para disfrutar mañana. En realidad ese mañana nunca llega. Vive según el viejo truco del tendero que colocó al fondo de su negocio un letrero que decía: “Hoy no fío, mañana sí”, pero como no quitaba el letrero tampoco fiaba nunca. Cuando el avaro habla del mañana, habla de otro siglo, de un tiempo remoto y mítico que nunca llegará. 
En El crimen de Kiralessa, una espléndida novela de mediados de siglo, Constantin Virgil Gheorghiu (1916-1992), el escritor rumano, pinta el retrato perfecto del avaro al describir los hábitos pecuniarios de un tal Haralamp Halipam: “No tenía familia ni amigos, y desde su más tierna infancia fue amontonando todas las monedas que pasaban por sus manos... Llegó a tener calderos llenos de monedas de cobre, plata, oro y aluminio. Una vez llenas, enterraba las vasijas con la absoluta seguridad de que jamás las desenterraría. ¿Para qué, si él no necesitaba dinero? Su felicidad consistía en vivir pensando que era verdaderamente rico, pues todo aquel dinero era suyo”.
“La codicia –diagnostica Casiano– engendra un frenesí que aumenta más y más con la riqueza. Pero no termina aquí la tragedia. En su imaginación va forjándose insensiblemente el pensamiento de que le aguarda una vida larga, con una vejez cuajada de enfermedades de todo género; enfermedades que no podrá superar a esos años, si no cuenta de antemano con una suma considerable de dinero, que debe reunir ahora en la juventud” (Instituciones VII, 7). 
¿Para qué sirve, pues, lo que el avaro acumula con tanta pasión? Para nada. Pensemos en el hombre más rico del mundo. Se calcula que, hasta el día de hoy, su fortuna asciende a los 80 mil millones de dólares; lo que quiere decir que, si gastase un millón de dólares diarios, no se acabaría su dinero en 200 años. Ahora bien, ¿esperará vivir tanto este señor? Es claro que no, a menos que esté loco. ¡Pero, ay, es tan bello ser rico! Además, ¿quién ha dicho que el avaro acumula para vivir? Nada de eso: él acumula por acumular. 
He aquí otro extraño caso de avaricia, aunque quizá más sutil que el anterior. Una vez, según cuenta D’Alembert, hubo en París un hombre que coleccionaba libros de astronomía. Ora compraba uno aquí, ora otro allá; luego los encuadernaba espléndidamente, y por último, cuando tenía necesidad de consultar alguno, para no maltratarlo, iba a pedirlo prestado a la biblioteca pública de su ciudad o a alguno de sus conocidos.
Una cosa suele olvidar el avaro: que los hombres estamos hechos de tal manera que mientras vivamos no haremos otra cosa que trabajar para los demás, querámoslo o no. Todo lo que hemos hecho o ahorrado, con nuestra muerte pasará a otras manos. ¿A qué manos? Vivir es trabajar para los demás, y esto es algo que el avaro debería tener siempre presente, repetírselo doscientas mil veces al día todos los días para no olvidarlo. Nada de lo que haya acumulado se irá con él. Y si piensa, como los emperadores chinos, que la solución está en hacerse enterrar con sus tesoros, que recuerde que existe una profesión llamada Arqueología, y que tarde o temprano alguien hará lo que suele llamarse “un significativo descubrimiento”. En realidad, lo que no demos libremente, vendrá la muerte y nos lo quitará. Si san Martín se hubiera rehusado a dar parte de su capa a aquel mendigo que tiritaba de frío en el camino, acaso habría llegado a su casa con ella, y hoy no tendríamos ni capa ni santo. Es la donación voluntaria de lo que de todas formas vamos a perder lo que hace la diferencia. 
Y el joven rico del Evangelio (Cf. Marcos 10, 17-31), ¿no fuera hoy un santo venerado en todas partes de haberse atrevido a renunciar a sus bienes? Pero no lo hizo porque era muy rico, y optó por marcharse triste. Y, así, por querer salvar sus bienes se perdió a sí mismo. Qué lástima, qué pena, pero siempre sucede así. 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6195Mon, 18 May 2015 00:00:00 GMT
La soberbiaLa soberbia, dice el dominico Melchor Cano (1509-1560) en su Tratado de la victoria de sí mismo, es “el apetito desordenado de la propia excelencia”. El soberbio quiere ser siempre el primero en todo. Cuando toma la palabra (acaso el verbo arrebatar y no tomar sea en su caso el más apropiado), no hace otra cosa que referirse a lo único de lo que vale la pena hablar en este mundo: él mismo. Apenas su interlocutor abre la boca, el soberbio lo interrumpe para decir: “Eso no es nada. Yo...” Y si por alguna extraña razón lo deja pronunciar más de dos frases seguidas, el soberbio no lo escucha, pues se encuentra pensando en lo que replicará a continuación. Sus diálogos no son en el fondo más que monólogos alguna vez interrumpidos. Así como todos los caminos llevan a Roma, así todas sus conversaciones llevan a él. Al final, los demás lo escuchan por pura compasión si no es que por obligación, pero, en todo caso, nunca por gusto. Como el pez, este infortunado muere siempre por su propia boca.

La soberbia, decía Casiano, es el más sutil de los vicios capitales, y es por esto: “A unos –explica– insufló el orgullo porque son pacientes y sufridos en el trabajo; a otros, porque son prontos en la obediencia; a aquéllos, porque superan en humildad a los demás. Tienta a éste por su ciencia, a aquél por sus lecturas, a un tercero por la duración prolongada de sus vigilias… En suma, los otros vicios se oponen claramente a las virtudes contrarias y hacen la guerra frente a frente y cara a cara. Por eso contamos con mayor facilidad para vencerlas, así como para ponernos en guardia contra ellas. Pero ésta se desliza insensiblemente y se confunde con las virtudes” (Instituciones XI, 6-8). 

El soberbio es siempre el más inteligente, el más astuto y el menos ordinario de los seres que se mueven por las autopistas del planeta. Si alguna vez habla de su “pobre persona”, lo hace únicamente para fingir una humildad que no tiene, para suscitar una simpatía que en el fondo le será siempre negada. 

«-¡Ah! ¡Ah! ¡Ah! ¡He aquí la visita de un admirador! –dijo el vanidoso agitando su sombrero cuando vio llegar al Principito. (El Principito buscaba un amigo y lo que encontró fue un hombre que sólo quería aplausos).

»-Buenos días –dijo el Principito-. Tienes un sombrero extraño. 

»-Es para saludar –respondió el vanidoso-. Es para saludar cuando me aclaman... Golpea tus manos una contra la otra.

»El Principito golpeó sus manos una contra la otra. El vanidoso saludó humildemente, levantando su sombrero.

»-¿Verdaderamente me admiras mucho? –preguntó el vanidoso.

»-¿Qué significa admirar?

»-Admirar significa reconocer que yo soy el hombre más hermoso, el mejor vestido, el más rico y el más inteligente del planeta.

»-¡Pero tú estás solo en tu planeta!

»-Dame ese gusto. ¡Admírame, no obstante!

»-Te admiro –dijo el Principito. Y se fue».

¿Quién podía estarse allí toda la vida aplaudiendo? Si el vanidoso se hubiera olvidado de sí mismo aunque sólo fuera por un día, o por unas cuantas horas, otro habría sido el final de la historia. Pero el hombre no quería amigos, sino sólo adoradores. 

Aparte de llevar a la soledad y a la mentira, la soberbia lleva también a la envidia y a la ira. “¿Cómo es que este hombre insignificante ha llegado a ser mi superior? ¡No es posible, me rebelo ante semejante injusticia!”, dice el envidioso casi al punto de la histeria. Le es difícil aceptar que otro que no sea él haya podido llegar a semejantes alturas. Después de tales reflexiones se deja llevar como un niño por los raíles de la maledicencia y el bisbiseo. “¿A qué no saben ustedes cómo discurre la vida privada de nuestro jefe? Pues bien, déjenme decirles algo de lo que acabo de enterarme...”. Es la única manera que tiene de vengarse de él por ser tan afortunado.

Pero pensemos en esto: antes de que el soberbio llegara a este mundo, la gente se las arreglaba bastante bien para vivir sin él; cuando se vaya, igual de bien se las arreglará: he aquí una verdad que haría muy bien en tomar en cuenta. Existe la muerte, ese “lecho donde todos tienen que acostarse”, que decía Sófocles. ¿Y no es verdad que morir significa de alguna manera ser olvidados? Pues bien, ¿quién se acordará de nuestro personaje al cabo de diez, veinte o cincuenta años? Todas sus palabras se habrán ido con el viento, y de su fisonomía, por muy bella que haya sido, no quedará sino un recuerdo bastante borroso e impreciso. Contra soberbia, humildad, decían los antiguos catecismos. La palabra humildad viene de humus, que significa polvo. Hombre humilde no es el que se pasa la vida mirando al suelo, sino el que sabe que está hecho de polvo y que al polvo volverá: que en esta vida no es más que un peregrino al que un día u otro le será revocado el exilio y tendrá que volver a la casa de la que una vez salió. Entonces, por lo menos aquí, será como uno de esos soldados que lucharon en la guerra de Troya al que ya nadie recuerda, y de ese yo que tan sublime parecía nadie hablará más. Nadie. Todos lo habrán olvidado. Es una lástima, sí, pero ¿qué le vamos a hacer?


]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6176Wed, 13 May 2015 00:00:00 GMT
El Papa ve su sueño realizado: Parroquia San Juan Diego Se ha cumplido el sueño del Papa Francisco de ver concluida la parroquia dedicada a san Juan Diego en Buenos Aires, Argentina, que él comenzó cuando era Arzobispo de esa ciudad. Esto coincidieron en señalar los cardenales Norberto Rivera Carrera, arzobispo de México, y el arzobispo de Buenos Aires, Mario Aurelio Poli, quienes agradecieron al Santo Padre Francisco el haber pensado en el indígena vidente del Tepeyac para dedicarle un templo y ponerlo como ejemplo de humildad y sencillez ante los fieles de esta localidad suramericana.
Durante la Misa de consagración del templo, el Papa Francisco hizo llegar un mensaje en el que expresaba: “Por medio de estas líneas quiero hacerme cercano y rezar junto a ustedes. Les agradezco todo lo que han hecho, todo el camino andado, tanta paciencia y esfuerzo. Recuerdo con alegría las Misas celebradas en los meses de diciembre al aire libre. Muchos rostros y nombres para agradecer me vienen a la memoria el día de hoy, pero si empiezo a hacer la lista, además de ser larga, corro el riesgo de olvidarme de alguno… rezo por ustedes y por favor les pido que lo hagan por mí.” 
Por su parte, el cardenal Norberto Rivera, quien celebró la Misa de consagración del templo, dijo que “la Virgen de Guadalupe y san Juan Diego no son exclusivos de México, porque Ella se hizo presente para todos los moradores de estas tierras. Ojalá que a través de Santa María de Guadalupe todos tengamos un mayor conocimiento de Jesucristo”.
En cardenal Mario Aurelio Poli agradeció la presencia del cardenal Rivera Carrera en Argentina y, entrevistado, dijo que el Papa Francisco preguntaba con frecuencia sobre los avances en la construcción del templo: “Tenemos esa alegría, que el Papa Francisco tiene hoy un gozo en Roma, y seguramente le enviarán las imágenes al Vaticano y verá con alegría la inauguración de esta parroquia que él inició. Este templo, sin duda, unirá más al pueblo mexicano y a los devotos de la Virgen de Guadalupe aquí en Argentina. San Juan Diego será un hermoso puente de fraternidad con lo más austral del continente. Será un puente en los dos hemisferios.”
El Embajador de México en Argentina, Fernando Jorge Castro, habló en entrevista para Desde la fe de la hermandad entre ambos países, en este caso, a través de la fe: “los vínculos entre dos pueblos no sólo se dan a través de las autoridades gubernamentales, sino también de las eclesiásticas y de la fe”, dijo.
En la ceremonia religiosa estuvieron presentes dos cardenales, cuatro obispos y unos 30 sacerdotes, algunos de ellos mexicanos, como el Rector de la Basílica de Guadalupe, Mons. Enrique Glennie y Raymundo Maya, párroco de Santa María de Guadalupe Capuchinas, así como unas dos mil personas que participaron en la Santa Misa en el atrio y desde la calle, pues el templo tiene capacidad para unas 700 personas. Por esta razón se colocó una pantalla gigante y se transmitió la ceremonia en circuito cerrado. Muchos de los presentes acudieron con imágenes de la Virgen de Guadalupe y de san Juan Diego, en andas, provenientes de 40 parroquias. 
También asistieron peregrinos de México, como la agrupación laical Unión de Voluntades, y algunas autoridades del gobierno de Buenos Aires, entre ellos, el Jefe de la Policía Metropolitana, Sr. Horacio Alberto Jiménez, y otros funcionarios.
Al término de la celebración Eucarística hubo un convivio familiar con mucho folclor, pues se presentaron varios grupos, entre ellos, un mariachi. 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6175Tue, 12 May 2015 00:00:00 GMT
Lo que necesitas Saber del jubileo de la Misericordia Esta semana la Santa Sede presentó los detalles del Jubileo Extraordinario de la Misericordia, que tendrá lugar del 8 diciembre de 2015 al 20 noviembre de 2016. A continuación presentamos una serie de preguntas y respuestas para explicar a nuestros lectores en qué consistirá este gran evento.

1. ¿Por qué el Papa Francisco ha convocado a este jubileo?
Porque la Iglesia vive un deseo inagotable de brindar misericordia, fruto de haber experimentado la infinita misericordia del Padre. Durante este jubileo se desarrollará un calendario de celebraciones con varios eventos.

2. ¿Dónde se celebrará el Jubileo de la Misericordia?
El Papa desea que este Jubileo sea vivido tanto en Roma como en las Iglesias locales; las iniciativas propuestas desde Roma bucarán complementar y no sobreponerse a las actividades que se organicen en las Iglesias particulares.

3. ¿Hay alguna novedad con relación con los otros jubileos?
Por primera vez en la historia de los Jubileos se ofrece la posibilidad de abrir la Puerta Santa –Puerta de la Misericordia– también en cada una de las diócesis, especialmente en la Catedral o en otra iglesia significativa para los fieles. 

4. ¿Qué significado tiene el logotipo del Jubileo de la Misericordia?
El logo es un compendio teológico de la misericordia. Con el lema: “Misericordiosos como el Padre”, muestra al Hijo que carga sobre sus hombros al hombre extraviado. El dibujo se ha realizado en modo tal de destacar el Buen Pastor que toca en profundidad la carne del hombre, y lo hace con un amor capaz de cambiarle la vida. 

5. ¿Se convocará a diferentes sectores como en el Gran Jubileo del 2000? 
Los organizadores han propuesto algunas fechas para congregar a diferentes sectores: del 19 al 21 de enero, a quienes sirven en los santuarios y en las peregrinaciones; el 3 de abril, a los creyentes y movimientos que se identifican con la espiritualidad de la misericordia (movimientos, asociaciones, institutos religiosos); el 4 de septiembre a todo el mundo caritativo; el 9 de octubre, al mundo de la espiritualidad mariana para celebrar la Madre de la Misericordia; el 24 de abril, a los adolescentes y jóvenes; el 29 de mayo para los diáconos, que por vocación y ministerio están llamados a presidir la caridad en la vida de la comunidad cristiana; el 3 de junio, en el 160 aniversario de la Fiesta del Sagrado Corazón, se celebrará el Jubileo de los sacerdotes; el 25 de septiembre estará dedicado a los catequistas, el 12 de junio a todos los enfermos, y el 6 de noviembre a los reclusos.

6. ¿El Papa realizará algún signo especial?
Durante este año, el Papa Francisco irá algunas ''periferias'' existenciales para testimoniar en persona la cercanía y la atención a los pobres, a los que sufren, a los marginados y a cuantos tienen necesidad de ternura. Se pedirá a los obispos y a los sacerdotes realizar en sus propias diócesis el mismo signo, en comunión con el Papa.

7. ¿Se tiene prevista la asistencia de fieles a Roma?
Muchos peregrinos irán a Roma solos. Para ellos se alistarán algunas iglesias del centro histórico donde podrán encontrar acogida y vivir momentos de oración y de preparación para atravesar la Puerta Santa con la disposición espiritual más apropiada al evento jubilar. 

8. ¿Cómo podemos seguir los preparativos y desarrollo del Año Jubilar?
El sitio web oficial del Jubileo ya ha sido publicado: www.iubilaeummisericordiae.va, accesible también a través de la dirección www.im.va. El sitio estará disponible en siete idiomas: Italiano, inglés, español, portugués, francés, alemán y polaco. Allí se podrá encontrar la información oficial sobre el calendario de los principales eventos públicos, las indicaciones para participar en los eventos con el Santo Padre y toda comunicación oficial relativa al Jubileo. Mediante este instrumento, las Diócesis también podrán recibir información y sugerencias pastorales, inscribirse para dar a conocer su intención de peregrinar y compartir las iniciativas diocesanas. 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6172Mon, 11 May 2015 00:00:00 GMT
La Envidia “La envidia –definió San Agustín (354-430)– es un dolor del ánimo que ocurre cuando vemos que alguien, a quien consideramos indigno, alcanza un bien, aun cuando nosotros no lo procurásemos”. 
Para decirlo con nuestra palabras, una persona envidiosa es aquella a la que le duele en el alma, en el corazón, en los tuétanos y en todo el cuerpo la prosperidad, los talentos y los pequeños y grandes éxitos de cierta persona a la que conoce y a la que en el fondo quisiera parecerse. 
El envidioso trabaja metódicamente y no fija su mirada sino en uno a la vez. “De entre todos los nombres que envidie –observa perspicazmente Angus Wilson (1913-1991)–, siempre habrá uno que lo persiga y amargue adonde quiera que vaya”. Uno, no dos. De éste ha llegado a saberlo todo, o casi todo. No es improbable que conozca su número telefónico, el día de su cumpleaños, el nombre de sus hijos, el password de su cuenta en Yahoo! y hasta la clave secreta de sus tarjetas bancarias.
El envidioso no ve a su rival: lo espía. Lleva una cuenta mental exactísima de las veces que el jefe le palmeó en el hombro, de las veces que le sonrió la secretaria de a lado (de quien antes ni siquiera había notado la existencia, pero a la que en adelante tratará de seducir para que a él también le sonría), de la cantidad de llamadas que recibió en el transcurso de una mañana y de muchas otras cosas igual de insignificantes–. De él se podría decir que nada del envidiado le es ajeno. Cuenta sus idas y venidas, hace preguntas aparentemente inocentes a terceros acerca de su vida privada y finge un desinterés rayano en la insolencia cuando se refiere a aquél al que secretamente admira. Dice a sus amigos a la hora del café: 
–Tengo entendido que... ¿Cómo me dijeron que se llamaba? 
Finge que ni siquiera lo conoce, que ni siquiera recuerda su nombre, pero, ¡ay!, si todos supieran...
Si a éste le aumentan el sueldo, el envidioso se queja del suyo, que siempre le parecerá miserable; si se compró un automóvil más nuevo o más caro que el que ya tenía, al envidioso le duele, porque, según él, nunca ha tenido uno igual y, al parecer, ni lo tendrá. “¿Por qué la vida es tan madre con unos y tan madrastra con otros?”, se pregunta lleno de rabia al estrujar un papel. Si el otro tiene los ojos azules, el envidioso increpa a la naturaleza por haberle dado a él, precisamente a él, unos ojos ordinariamente negros. Si oye que alguien alaba alguna virtud o hazaña de su enemigo, el envidioso interviene de inmediato para poner remedio: “¡Oh! –exclama–, no es para tanto. Es verdad que no podemos restar méritos a ese individuo, pero debemos tomar en cuenta que, dadas las circunstancias...” En el fondo también él está de acuerdo con todo lo que dice el panegirista, pues no en balde admira a su contrario.
La envidia empequeñece al hombre, decía Casiano, y esto lo explicaba del siguiente modo: “El envidioso, por lo mismo que se abandona a la envidia, demuestra su pequeñez y complejo de inferioridad, ya que su envidia atestigua que es mayor aquel cuya prosperidad le entristece y saca de quicio” (Instituciones V, 22). 
En la misma medida en que se dedica a observar al otro, el envidioso deja de observarse a sí mismo. Sabe de las riquezas que ha recibido aquél –el afortunado, el enemigo–, pero de las que ha recibido él no sabe absolutamente nada. Éstas se le escapan, no las ve, le pasan inadvertidas. “¿Cuáles riquezas?”, pregunta indignado cuando alguien le menciona alguna de ellas. Porque su rival es rico, él se imagina a sí mismo necesariamente pobre: su riqueza lo empobrece. Si aquél tiene una casa bonita y espaciosa, éste no piensa en la suya, que también podría ser bonita y espaciosa: a él le desagrada por el hecho de ser suya, como desea la otra por el hecho de ser ajena. 
Una observación más: el envidioso puede ser todo lo tenaz que se quiera, pero es, en el fondo, muy poco original: no innova ni inventa, sino que se limita a repetir lo que ha visto que el otro, su envidiado, suele hacer. Como puede, y si puede, frecuenta los mismos clubes, maneja los mismos autos, fuma la misma marca de cigarrillos y compra las mismas marcas tanto de corbatas como de pantalones y perfumes. Lo único que no hace, por evidentes motivos de decoro y dignidad, es reírse de los mismos chistes.   
Los viejos tratados de ascética y moral decían que la envidia faltaba a la caridad, pues en vez de alegrarse de la prosperidad del prójimo se entristecía. Pienso que más que faltar a la caridad, la envidia falta a la justicia. En el fondo, el envidioso piensa siempre que Dios es injusto por haber repartido sus bienes de manera muy desigual. A los otros les ha dado mucho, mientras que a él no le ha dado absolutamente nada. 
Confesaba al final de su vida el personaje de una novela de Silvina Bullrich (1915-1990), la novelista argentina: “Mi error fue creerme más mediocre de lo que soy”. Pues bien, tal es el error de todo envidioso: creerse más mediocre de lo que es. Ya lo hemos dicho: su vicio lo empequeñece; hace de él un lamentable enano espiritual.


]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6160Wed, 06 May 2015 00:00:00 GMT
Mayo, mes de María Estamos iniciando Mayo, mes que está consagrado a la Virgen María. Estos 31 días se dedican a la Madre de Dios porque en este tiempo los campos lucen hermosos, llenos de flores, tan bellos como la Virgen, y qué mejor regalo a nuestra Madre del cielo que ofrecerle flores durante todo el mes.
Hace no mucho tiempo, durante el mes de Mayo, se rezaba en todas las parroquias el Santo Rosario, la oración más querida por la Virgen María. Además de ello, los niños que asistían al templo le ofrecían flores entre cada misterio.
Durante este mes, se celebra también a la Virgen María en las fiestas de Nuestra Señora de Fátima, María Auxiliadora, Nuestra Señora del Sagrado Corazón y la Visitación de la Virgen María. En Mayo también se festeja a todas las mamás y abuelitas en honor a quien es la Madre de Dios.
Como puedes ver, durante todo el mes honramos a la Virgen María. Una pequeña ofrenda que puedes hacerle es colocar en algún lugar especial de la casa su imagen junto con algunas flores frescas; o bien, ofrecerle flores de papel de china que tú mismo puedes hacer con ayuda de tu mamá, pues seguramente ella sabrá hacerlas. 
Así honrarás a María y a tu mamá también porque aprenderás y convivirán juntos con esta bella actividad, pues seguramente ella sabrá elaborarlas.
Es el mes de Mayo, celebremos y honremos a la Virgen María, nuestra querida Madre del cielo. ¡Felicidades!

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6142Mon, 04 May 2015 00:00:00 GMT
Pidan...¿lo que quieran?‘Que me gane la lotería’, ‘que nunca me enferme’, ‘que esos vecinos que me caen mal se muden a Timbuctú’, ‘que el que me la hizo, me la pague’...
Estas peticiones u otras parecidas seguramente encabezarían la lista que le presentaríamos a Dios si entendiéramos al pie de la letra lo que dicen dos frases tomadas de las lecturas que se proclaman este domingo en Misa. 
En la Primera Lectura, asegura san Juan, refiriéndose a Dios: “ciertamente obtendremos de Él todo lo que le pidamos” (1Jn 3, 22), y en el Evangelio, Jesús afirma: “pidan lo que quieran y se les concederá” (Jn 15, 7).
No faltan quienes con base en estas solas frases, creen y predican que se puede obtener de Dios lo que sea, que nomás hay que pedírselo; y cuando a alguien esto no le resulta, le reprochan: ‘es que te faltó pedirlo con convicción’, como si pedir pensando ‘sí-me-lo-dará-sí-me-lo-dará-sí-me-lo-dará’, garantizara obtenerlo.
Se malinterpretan esos textos cuando se sacan de su contexto.
Ni san Juan ni Jesús prometen que Dios cumplirá todas nuestras ocurrencias y caprichos. 
Ambos ponen condiciones.
Dice san Juan que si “cumplimos los mandamientos de Dios y hacemos lo que le agrada”, Dios nos concederá lo que le pidamos.
Y Jesús también plantea algo semejante, dice que si permanecemos en Él, y Sus palabras permanecen en nosotros, nos concederá lo que pidamos.
Aquí pasa como cuando leemos una oferta y con letras pequeñitas y hasta abajo dice: ‘aplican restricciones’, como quien dice, la oferta no es tan amplia ni tan incondicional como parece, conseguirla tiene, como decimos en México, sus ‘asegunes’.
No se promete conceder todo a quien sea, sino a quien cumpla los mandamientos de Dios, quien haga lo que a Dios le agrada, quien permanezca en Él.
¿Por qué esas condiciones?
No es porque Dios no quiera atender las peticiones de los que no cumplen Sus mandamientos; a lo largo de la Biblia y de nuestra propia historia, comprobamos una y otra vez, que siempre está dispuesto a hacer el bien, a buenos y a malos.
Lo que sucede es que sólo se le puede conceder lo que pida a quien cumpla esas condiciones, porque una persona así jamás pediría algo que vaya en contra de la voluntad de Dios, jamás pretendería saber mejor que Dios lo que le conviene, jamás se emberrincharía exigiendo algo que desagradara a Dios.
Y así, por ejemplo, no pediría ganarse la lotería, porque no buscaría acumular bienes materiales y apegarse a ellos; no pediría no enfermarse nunca, porque sabría que una enfermedad puede ser para bien, para crecer en humildad, paciencia, compasión, amor, y que un sufrimiento unido al de Cristo, se vuelve redentor; no pediría que sus vecinos desaparecieran, sino fortaleza y mansedumbre para soportarlos; no pediría venganza para quien le ha hecho algo malo, sino capacidad para perdonarlo.
Si supiéramos siempre pedir conforme a Su voluntad, Dios concedería siempre lo que le pidiéramos.
 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6144Sun, 03 May 2015 00:00:00 GMT
La devoción a la Santa Cruz / Santa Elena y la Santa Cruz La Cruz es muy importante para nosotros los mexicanos y le tenemos un gran amor por su presencia en nuestra historia, incluso antes de la venida de los españoles y del cristianismo. 
¿Conocen Huatulco? Allí existe una leyenda sobre un anciano de raza blanca que llegó hace unos dos mil años cargando una cruz y que la plantó frente a la playa, anunciando a los indios que en ella estaba el remedio de todos sus males. Allí se veneraba todavía, cuando en 1587 arribó un pirata inglés llamado Thomas Cavendisch quien, después de saquear y destruir todo lo que pudo, trató también de destruir la santa Cruz. Intentó cortarla y no pudo, la amarró a su barco y a toda vela intentó arrancarla de cuajo y no pudo, finalmente la untó de brea y le prendió fuego, y no ardió. Cuentan que los indios recogían las astillas de la dañada cruz y las usaban como medicina, y de allí en adelante se fueron acabando la cruz hasta que el arzobispo de Oaxaca, Don Eulogio Willow, la recogió en 1895 y la llevó a la catedral de Oaxaca en donde se venera en una de sus capillas; en su lugar plantó otra cruz de madera y allí está.
¿Conocen la costumbre de levantar la cruz al noveno día de la muerte de un ser querido? Pues esa es, también, una costumbre anterior a la conquista, ya que para los indios la Cruz significa el encuentro de Dios con el hombre.
Los españoles nos trajeron la cruz de Cristo y la colocaron en todas partes donde podían. Hernán Cortés plantaba una cruz en lugar de los ídolos que destruía en los templos y pirámides que conquistaba. Por cierto que a los indios les parecía muy fea la cruz de madera sin ningún adorno, y entonces la enfloraban y adornaban lo más posible. Los misioneros plantaban la cruz en los atrios, la hacían de piedra y dejaban que los indios la adornaran con el rostro de Jesús y con los signos de la Pasión. 
El 3 de mayo, en cada pueblo, después de velar y “vestir” la cruz, se llevaba en procesión y se plantaba en la cumbre de algún cerro cercano. Casi todos los pueblos tienen un cerro de la Cruz o del Calvario. Dicen que el rey de España mandó que todas las obras arquitectónicas de la Nueva España fueran rematadas por una cruz sobre el globo terráqueo y que de ahí viene la costumbre de que nuestros albañiles coloquen su cruz bellamente adornada y bendecida en la obra en construcción y hagan fiesta y comida.
Es tan importante para nosotros la Cruz, que nuestros obispos mexicanos pidieron al Papa que pudiéramos seguir celebrando el 3 de mayo a la fiesta de la Santa Cruz en lugar del 14 de septiembre, como lo marca el nuevo calendario litúrgico.
Este día honramos la Santa Cruz y en ella adoramos al crucificado que por amor aceptó morir por nosotros; nos gloriamos de la Cruz de nuestro Señor Jesucristo, como dice san Pablo (Gal 6, 14). 



Santa Elena y la Santa Cruz
Santa Elena fue la madre del emperador que concedió la libertad a los cristianos, después de tres siglos de persecución, y según la tradición, logró encontrar la Santa Cruz de Cristo en Jerusalén.
Nació en el año 270 en Bitinia (hacia el sur de Rusia), hasta donde llegó un general muy famoso del ejército romano, llamado Constancio Cloro, quien se casó con ella. De su matrimonio nació un niño llamado Constantino.
Años más tarde, el emperador de Roma, Maximiliano, ofreció a Constancio Cloro nombrarlo su más cercano colaborador, pero con la condición de que dejara a su esposa Elena y se casara con su hija. Constancio aceptó, y nuestra santa se vio obligada a vivir en el abandono durante 14 años. Pero esto mismo la llevó a practicar una vida de santidad.
Al morir Constancio Cloro, el ejército proclamó emperador a Constantino, hijo que el general había tenido con Elena, y después de una gran victoria obtenida contra los enemigos en el puente Milvio en Roma (antes de la cual se cuenta que Constantino vio en sueños que Cristo le mostraba una cruz y le decía: ‘Con este signo vencerás’), el nuevo emperador decretó que la religión católica tendría en adelante plena libertad (año 313) y con ese decreto terminaron tres siglos de crueles y sangrientas persecuciones que los emperadores romanos habían hecho contra la Iglesia de Cristo.
Constantino amaba inmensamente a su madre Elena y la nombró emperatriz, dándole autoridad para emplear el dinero del gobierno en obras buenas. Elena, que se había convertido al cristianismo, se fue a Jerusalén con gente que su hijo le proporcionó, se dedicó a excavar en el sitio donde se encontraba el monte Calvario, y ahí encontró la Cruz en la cual habían crucificado a Jesucristo (por eso la pintan con una cruz en la mano).
Dice San Ambrosio que Santa Elena, aunque era la madre del emperador, vestía siempre con mucha sencillez y se mezclaba con la gente pobre y aprovechaba todo el dinero que su hijo le daba para hacer limosnas entre los necesitados. Que era sumamente piadosa y pasaba muchas horas en el templo rezando.
En Tierra Santa, hizo construir tres templos: uno en el Calvario, otro en el monte de los Olivos y el tercero en Belén.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6143Sun, 03 May 2015 00:00:00 GMT
Testimonio de un misionero en IrakLa Misa y el rezo del Santo Rosario sostienen a cientos de cristianos que sufren en Irak persecución, discriminación y muerte a causa de su fe, explica en entrevista a Desde la fe Dominik Kustra, miembro de Ayuda a la Iglesia que Sufre (AIS), quien ha sido misionero en los campos de refugiados en distintos países de Medio Oriente.
Luego de que familias enteras fueran expulsadas de Mosul y Qaraqosh en el verano del año pasado por los yihadistas del Estado Islámico (ISIS) por rechazar convertirse al Islam, los cristianos han tenido que refugiarse en diferentes comunidades de Irak para “rescatar lo único valioso que tienen y que los mantienen vivos: su fe”.
Así lo describe Dominik, quien pasó la Navidad del 2014 en un campamento de refugiados en el Kurdistán iraquí, lo que le permitió experimentar en carne propia la dramática situación a la que se enfrentan diariamente millones de niños, mujeres, hombres y ancianos que han perdido todo, excepto su fe.
“En casas de campañas viven diez o más personas, las familias no tienen intimidad, los niños no cuentan con escuelas ni lugares de recreación, y qué decir de los ancianos enfermos, pues ellos no pueden creer lo que ven. Es un panorama desolador que no sólo se vive en Irak, sino en otras muchas otras regiones”, reveló.
En Irak, los cristianos son generalmente caldeos o sirios: católicos caldeos, católicos sirios. Hace 15 años había alrededor de un millón ochocientos mil cristianos. Ahora se calcula que no llegan a trescientos mil.
“Solamente en el Kurdistán, donde pasamos la Navidad, hay unos 120 mil cristianos refugiados en edificios que no terminaron de construirse y donde sus iglesias fueron bombardeadas, quemadas y las imágenes sagradas destruidas, pero a pesar de ello se respira perdón y esperanza”, comenta Dominik, quien es de origen polaco. 
Explica: “La caridad es fundamental en estos momentos, tanto material como espiritual, pues son los únicos recursos con los que cuentan: la ayuda del prójimo en la oración y en sus donativos. Por eso si pueden donar cinco o diez pesos, bendito sea Dios”, exhorta este misionero de la fundación AIS. 
Cabe mencionar que en Occidente es difícil entender esta situación, pues ir a Misa, participar en procesiones o llevar un crucifijo puesto, resulta un acto tan cotidiano y ordinario que no implica ningún sacrificio o delito, pero existen países como Arabia Saudita en donde se tiene estrictamente prohíbo cualquier símbolo religioso de inspiración cristiana y toda ley humana está sujeta al Corán.
Dominik Kustra aprovecha este medio para describir el dolor que representa, en países como Egipto, China, Corea, Siria, Nigeria, etc., ser bautizados y creer en Jesucristo como Hijo de Dios, pues “ellos no viven una fe como complemento, sino realmente la fe es el motor de su vida y están dispuestos a defenderla en nombre de Dios”.
Actualmente Dominik Kustra se encuentra en México promoviendo la campaña de AIS para ayudar a los cristianos perseguidos”.
Informes: www.ayudaalaiglesiaquesufre.mx o al teléfono: (55) 4161-3331.


]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6118Wed, 29 Apr 2015 00:00:00 GMT
La tristeza ¡Ah, la tristeza! “Por todas partes nos acosa –escribe Casiano– a través de mil incidentes y circunstancias diversas. Si le alojamos en nuestra alma, nos aparta en seguida de la contemplación divina, nos despoja de toda pureza y nos derriba, dejándonos a ras de tierra”. Así es: el hombre triste es un hombre caído. 
“En este estado no nos es posible orar con la alegría acostumbrada, y una inapetencia espiritual nos invade. Nos fastidian las lecciones santas, nos impide ser pacíficos y afables con nuestros hermanos; las mismas ocupaciones y ejercicios espirituales nos parecen desabridos y nos llenan de impaciencia; nos hallamos desprovistos de todo consejo razonable… Diríase que nos hemos convertido en hombres insensatos, faltos de razón y sin criterio. Más: como embriagados por el vino. Nuestro espíritu se hunde, y una desesperación penosísima se cierne sobre nuestro corazón” (Instituciones IX, 1).
¡Dios mío, y pensar que este diagnóstico fue hecho hace 1600 años! La tristeza nos hace no encontrarle gusto a nada, además de volvernos hombres y mujeres sumamente irritables y antipáticos. ¡La gente triste no es amable! “Del mismo modo –sigue diciendo nuestro autor– que la polilla horada el vestido y la carcoma la madera, así la tristeza corroe el corazón del hombre” (Instituciones IX, 2). Y aún dice más: “La tristeza tiene una sola ventaja: que puede inducir al alma a rectificar su vida y enmendar los vicios; pero la tristeza diabólica es diametralmente opuesta. Ésta es áspera, impaciente, dura, llena de amargor y disgusto, y le caracteriza también una especie de fatal desesperación” (Instituciones IX, 10-11).  
El hombre triste, para decirlo ya, está siempre celebrando exequias. Nunca una sonrisa, una carcajada abierta, espontánea, liberadora. El pasado lo acongoja, el presente lo deprime y el futuro le causa espanto. No vive la vida, sino que la ve vivir. Cuando alguien le pide que se alegre, ya que, pese a todo, la vida es una fiesta, él responde que es posible que lo sea, pero que en todo caso él no ha recibido invitación alguna para asistir a ella. Su más grata compañía es la soledad. En realidad, no quiere sino una sola cosa: que lo dejen en paz. Cuando lo invitan a salir, él siempre se pone malo: a través de un largo y paciente entrenamiento ha aprendido a convertir su cuerpo en un aliado. Sus seres queridos revolotean cariñosamente a su alrededor, pero él no los nota, y cuando se le mueren ni siquiera hace ver que los extraña. Vive como drogado por esa sustancia mencionada en la Odisea que, según Homero, “una vez mezclada con el vino impedía a quien la bebiese derramar en todo el día una lágrima, incluso aunque hubiese perdido a sus padres o ante ojos hubiera visto caer degollado a un hermano o a un hijo querido”.
¿Pecado la tristeza? Sí, porque aleja y aparta. Nada hay más solitario ni más débil que un hombre triste. Todas las tentaciones acechan al hombre cabizbajo. Como es sabido, los suicidios no se fraguan en las plazas, sino en los cuartos cerrados bajo siete llaves. Tal es la razón por la que los maestros espirituales de la antigüedad cristiana temían tanto al monje eternamente triste, al religioso siempre apesadumbrado: porque era capaz de todo. 
La tristeza acaba por trastornar a quien se entrega a ella. El doctor Claude Miéville, médico jefe de uno de los más importantes centros psiquiátricos de Suiza, hizo una vez la siguiente observación: que, a la larga, la tristeza crónica acaba llevando a la locura. “Creo –escribió en uno de sus libros– que la locura es este corte, esta ruptura con los demás, no sólo con la sociedad, sino con todo: encerrarse en un mundo que se cierra sobre sí mismo”. 
La tristeza no es nunca inofensiva. Pero que los maestros espirituales de la antigüedad cristiana la consideraran un vicio es ya, por paradójico que esto pueda parecer, una buena noticia, pues significa que más que una enfermedad del temperamento o del carácter es un mal hábito de la afectividad o de la voluntad, y que por lo tanto es posible luchar contra ella. 
Romano Guardini (1885-1968), maestro indiscutible en el complicado arte de vivir y hombre que hubo de luchar toda su vida contra este pecado, da a sus hermanos tristes el siguiente consejo: “Por la noche, al acostarnos, digámonos tranquilos y confiados: mañana viviré alegre. Imaginémonos a nosotros mismos caminar alegres, erguidos a lo largo del día; trabajar, jugar, tratar con la gente con el alma henchida de gozo. “¡Así seré mañana todo el día!”. Digámonos esto varias veces. Es éste un pensamiento creador, que actuará toda la noche en el alma bajito, pero firme, como los duendes de los cuentos”.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6117Tue, 28 Apr 2015 00:00:00 GMT
¿Tienen los niños derechos sexuales? Mucho se habla en la actualidad de que los niños y jóvenes pueden disfrutar sin restricción alguna de los mismos derechos que los adultos, incluyendo los llamados derechos sexuales y reproductivos, “pues su corta edad –suele argumentarse– no los hace personas a medias o incompletas”; bajo esta premisa, se señala entre otras cosas que los niños y los jóvenes tienen derecho a disfrutar de una vida sexual saludable y placentera; a ejercer su preferencia sexual sin discriminación, y acceder a métodos anticonceptivos seguros, asequibles y de calidad. ¿Pero que implican estas disposiciones en materia de derechos humanos para nuestros niños y jóvenes? Al respecto, habla para Desde la fe el Dr. Rodrigo Iván Cortés Jiménez, experto en la materia. 
Sobre el tema, el doctor Cortés Jiménez –quien a mediados de abril participó en la 48 Sesión de la Comisión de Desarrollo y Población de Naciones Unidas– señala que si hay algo alarmante es que en la Ciudad de México se haya aprobado una ley que contempla un rango de edad muy amplio para la juventud, ya que si se considera “joven” a todo ciudadano que tenga entre 10 y 29 años, y no se hacen distinciones por edad en materia de los llamados “derechos sexuales y reproductivos”, nos encontramos frente a una normatividad perversa, entre cuyos excesos está el derecho al cambio de sexo, que implica una operación quirúrgica, misma que además debe ser pagada por el gobierno con cargo al erario público. “Esto, entre otras cosas, implica el ordenamiento legal aprobado, que afortunadamente aún falta ser promulgado por el Ejecutivo local”, comenta.
Pero lo más grave de esta ley –asegura el Dr. Cortés Jiménez–, es que excluye la tutela de los hijos por parte de los padres, en aras de dar cumplimiento a esos denominados “derechos sexuales y reproductivos”, que no aparecen ni en nuestra Carta Magna ni en ningún tratado vinculante a nivel internacional. “La norma, como está escrita, deja sin posibilidad a los padres para orientar a sus hijos en este sentido, pues estarían violando su derecho a ejercer su sexualidad libremente”. 
El también catedrático en Filosofía Política y Social comenta que a nivel federal el Presidente de México, Enrique Peña Nieto, mediante una iniciativa enviada al Congreso de la Unión propuso el ejercicio de esta clase de derechos, lo cual provocó un fuerte debate en el Senado de la República y posteriormente en la Cámara de Diputados, instancia que recibió una firme exigencia por parte de organizaciones de la sociedad civil, que por principio de cuentas demandaron eliminar la expresión “derechos sexuales y reproductivos”; en virtud de esto, los principales grupos parlamentarios determinaron excluirla de la iniciativa original. En la Cámara de Senadores se ratificó esta exclusión, y quedó muy clara la postura de México en cuanto al tema, una postura soberana expresada a través de ambas cámaras del Congreso de la Unión”.
En el plano internacional, externó que recientemente, en la 48 Sesión de la Comisión de Desarrollo y Población de Naciones Unidas, hubo países como Argentina, Estados Unidos y Noruega que insistían en considerar esos derechos como normas internacionales, lo cual fue un punto de discusión en el que no hubo consenso y este órgano internacional de manera histórica se quedó sin documento conclusivo.  “La Santa Sede, Bielorrusia, el grupo de países africanos y el de árabes demandaron enfáticamente que se quitara el tema de los derechos sexuales y reproductivos de la mesa de discusión; en cuanto a la delegación mexicana, dado que había división, existía el riesgo de que se sumara a los países que proponían incluir en la normatividad internacional tales derechos; pero finalmente se optó por no suscribir el punto”. 
El doctor Cortés Jiménez dijo que, más allá de que finalmente México se haya abstenido de pronunciarse en favor de tal iniciativa, a nivel nacional resulta preocupante que en materia de población, como por ejemplo en la llamada Estrategia Nacional de Prevención del Embarazo Adolescente, se mantenga la expresión “derechos sexuales y reproductivos”, pues transgrede lo acordado por el Congreso de la Unión. “Esta expresión ha sido impulsada, en contra de la soberanía nacional, por grupos defensores de los llamados derechos LGTB y por algunas fuerzas políticas, argumentando falsamente que es una disposición legal de corte internacional. Ya vimos lo que ocurrió en la Comisión de Desarrollo y Población, donde no se obtuvo ningún consenso ni se pudo llegar a un documento conclusivo, principalmente porque no se avala esta expresión”.
“De manera que en nuestro país –aseguró– nadie puede apelar jurídicamente al término ‘derechos sexuales y reproductivos’ de los niños y jóvenes, pues ni a nivel nacional ni a nivel internacional existe un documento vinculante que lo respalde; se trata de un engaño, una insistencia por parte de grupos con intereses muy específicos.  Esto responde, por un lado, a una severa ideologización de grupos radicales, y por otro, a intereses económicos de las industrias que están detrás de esto, principalmente la farmacéutica. ¡Es un terrible negocio!”. 
Dijo que para dar solución al problema deben prevalecer los criterios reconocidos a nivel internacional, contenidos en distintos documentos de la ONU que sí son vinculantes, donde se reconoce que el bienestar de los niños y niñas va de la mano del derecho y el deber de los padres a educar y velar por el desarrollo de sus hijos, atendiendo lo que es el crecimiento y las diversas etapas. “No es lo mismo educar sexualmente a un niño de cinco años, que a un adolescente de 15 ni que a un joven de 29; tampoco se pueden desvincular todas las funciones que tiene la sexualidad en la persona humana con el fin de reducirla a un mero placer”, finalizó. 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6114Mon, 27 Apr 2015 00:00:00 GMT
¿Por qué la devoción a María?Luego de haber realizado más de setenta mil exorcismos, el padre Gabrielle Amorth, fundador y presidente honorario de la Asociación Internacional de Exorcistas, exorcista oficial en Roma, afirma que el demonio le tiene odio feroz a la Virgen María.
El obispo de Nigeria declaró que Jesucristo le dejó ver que el rezo del Santo Rosario es un instrumento poderosísimo para terminar con la violencia de Boko Haram, un grupo islámico radical y sanguinario que se ha dedicado a perseguir, secuestrar, torturar, aterrorizar y asesinar miles y miles de cristianos de ése y otros países.
Scott Hahn, ex presbiteriano convertido al catolicismo, prolífico autor y actual profesor de teología en una universidad católica en EUA, cuenta que empezar a rezar el Rosario marcó una gran diferencia en su vida y lo ayudó en su conversión.
Tres testimonios muy distintos y una misma conclusión: A la Virgen María Dios le ha concedido un poder muy especial, capaz de vencer al demonio y de convertir los corazones.
Los católicos lo sabemos y por ello nos acogemos confiados a su guía y protección.
Pero hay muchas personas que no lo saben, y lamentablemente se pierden de su maternal intercesión.
Por eso, y aprovechando que iniciamos mayo, mes tradicionalmente mariano, vale la pena recordar al menos siete razones de nuestra devoción a María. 
1. María es Madre de Jesucristo.
Lo dice en la Biblia (ver Mt 1,16.18;2,11; Lc 1, 42-43).
2. María vive en el cielo, al lado de su Hijo.
Los católicos creemos que fue asunta al cielo en cuerpo y alma, pero para quienes no aceptan lo que no está en la Biblia (aunque la propia Biblia no pide eso), hay un argumento bíblico: Jesús afirma que “para Dios todos viven, porque no es un Dios de muertos sino de vivos” (Lc 20,38), así que María está viva y en el cielo.
3. María nos comprende y nos ayuda.
Como ser humano, como mujer, nos comprende perfectamente. Y los Evangelios la muestran siempre atenta a las necesidades de los demás y siempre dispuesta a ayudar: por ej: en cuanto se entera de que su anciana prima está embarazada, va presurosa a apoyarla (ver Lc 1, 36.39-40), y en cuanto se da cuenta de que en cierta boda faltaba el vino, avisó a Jesús (ver Jn 2,3).
4. María es nuestra Madre.
Desde la cruz, Jesús encomendó a María al discípulo amado (ver 19, 25-27), y en él, a todos nosotros.
5. María intercede por nosotros.
No acudimos a Ella como si fuera diosa, nuestra devoción no es idolatría. Le pedimos, como en el Avemaría que ‘ruegue por nosotros’, a ¿quién? a Dios.
En revelaciones y apariciones como la de la Virgen de Guadalupe, María nos ha declarado su amor maternal y ofrecido su intercesión. En la Biblia dice que “hay un solo mediador entre Dios y los hombres: Cristo Jesús” (1Tim 2,5), pero ello no quita que María pueda interceder por nosotros ante su Hijo, al igual que tú o yo podemos orar por otros, como pide la Biblia (ver St 5, 16; 1Tim 2,1).
6. María obtiene de Jesús cuanto le pide.
En el Antiguo Testamento vemos que la mujer más poderosa de un reino no era la esposa del rey (solían tener muchas), sino su madre (ver, por ej: 1Re 1). En el Evangelio vemos que también María, Madre del Rey, tiene el poder de obtener de su Hijo lo que le pide. En la boda de Caná, Jesús acepta intervenir, sólo porque Su Madre se lo pidió (ver Jn 2,6-11).
Hay quien dice que Jesús no tenía consideración a María porque en dos ocasiones la llamó ‘mujer’ en lugar de ‘mamá’, a lo que cabe responder que, como judío, Jesús sin duda cumplió el mandamiento de honrar al padre y a la madre (ver Ex 20,12). Llamar a María ‘mujer’ no era señal de desprecio, todo lo contrario, era encumbrarla a una posición universal, expresar que Ella es la nueva Eva, y que si por una mujer, Eva, nos vino el pecado y la muerte, por otra ‘mujer’, María, nos viene la redención, por medio de su Hijo.
7. María nos lleva hacia Dios.
La verdadera devoción a María, no se queda en Ella, sino nos conduce hacia Dios. María no quiere nada para sí, Ella nos presenta a Jesús y siempre nos pide: “hagan lo que Él les diga” (Jn 2,5). Acercarnos a Ella es acercarnos a Él, amarla para amarlo a Él.


]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6113Mon, 27 Apr 2015 00:00:00 GMT
EditorialCerca de 18 millones de jóvenes podrán votar por primera vez el próximo 7 de junio. De los 82 millones de ciudadanos registrados en el Padrón Electoral, el 30 por ciento son jóvenes entre 18 a 29 años. Un sector atractivo, lleno de esperanzas y anhelos, que lucha por un mundo mejor y un país más justo donde sus reclamos y carencias sean atendidas; son jóvenes capaces de construir un futuro mejor, en quienes se vislumbran oportunidades magníficas para acabar con la corrupción e injusticia lacerantes.
En la carrera por el poder, es tentador atraerlos con promesas tramposas que al final resultan decepcionantes porque nunca se concretan, sólo son instrumentos de la demagogia para que los partidos alcancen las tan anheladas cuotas de poder, de las que son verdaderos vividores a costa de la pobreza del pueblo.
No distraigamos la atención de los jóvenes de aquello que realmente es importante. ¿Cómo generar confianza en un partido corrupto que, en la capital del país, ha propiciado el deprecio de la vida y la destrucción de la dignidad de mujeres jóvenes por la primacía de agendas abortistas asesinas de más de 135 mil seres humanos? ¿Es digno de confianza afirmar el derecho a la salud de todos los hombres y mujeres y, por otro lado, manipular a los jóvenes para tolerar y regular el consumo libre de mariguana, causando gravísimos daños a la salud? ¿Qué opinan los padres de familia –que también votan– de esta intención criminal de causar daños irreversibles a sus hijos? ¿Lo permitirán impunemente? ¿Es ético prometer wi-fi gratis cuando es un derecho en el artículo 6º de la Constitución y garantizado por el Estado? ¿Es auténtico promover “comisiones de la verdad” cuando representantes populares son opacos, están sostenidos por el crimen organizado –como la “desgraciada pareja imperial de Iguala”– o cuando vemos a candidatos en la Ciudad de México chapulineando de jefaturas delegaciones a curules en la Asamblea Legislativa, afianzando cacicazgos territoriales, imperios mafiosos y voraces de poder que en nada reflejan las aspiraciones de la juventud libre y participativa? ¿Por qué engañar al prometer el incremento del salario mínimo si el año pasado el Distrito Federal tuvo la mayor tasa de desempleo, superior a la media nacional, siendo los jóvenes los más perjudicados? 
Hoy más que nunca los jóvenes deben ser muy cuidadosos al emitir su voto por aquellos candidatos y partidos capaces de responder a los problemas de empleo y educación, que eleven la calidad de vida y de salud, motiven promesas reales para vivir en la certidumbre beneficiosa de todos los seres humanos, aun de los no nacidos. Que su voto sea por partidos y candidatos honestos, respetuosos de la vida y de la dignidad humana, promotores de la solidaridad, capaces de una amplísima generación de ideas para el fomento del desarrollo integral y del servicio público como vocación, y no por quienes luchan por el poder lucrando con sus ilusiones. 


]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6119Sun, 26 Apr 2015 00:00:00 GMT
¿Te gustaría ser sacerdote?¿Sabías que en México actualmente vivimos más de 112 millónes de personas? Y cada una requiere: agua, alimentación, casa y muchos servicios para subsistir. Además de esto, cada uno necesita de un sacerdote para recibir los Sacramentos y atención espiritual constante. 
En México hay 16 mil 234 sacerdotes; realmente son muy pocos en comparación con la cantidad de habitantes que deben atender y cuidar en nuestro país.
Jesús, el Buen Pastor, envió a sus discípulos, es decir, a sus amigos y seguidores, a ir por todo el mundo a rescatar las almas atormentadas por el mal, tal como hace un pastor que aleja a los lobos que amenazan su rebaño. Y son muchas, muchísimas almas las que necesitan esa ayuda, no sólo en México sino en el mundo entero, por eso Cristo sigue invitándonos a ser pastores junto con Él. 
Si algún muchacho se siente llamado por Cristo a colaborar como sacerdote, ingresará al seminario (que significa semillero) para prepararse intelectual y espiritualmente. Además, aprenderá a convivir y a servir a sus hermanos, imitando así a Jesucristo, el Buen Pastor. 
Niños, jóvenes, adultos, ancianos, enfermos, abandonados, pobres, migrantes, muchos están esperando ser atendidos por el Buen Pastor. Quizás tú puedas ayudarle siendo sacerdote para cuidar de su rebaño. ¿Te gustaría ser sacerdote?
Pregunta a tu catequista qué se necesita para ser sacerdote. De ser posible, organicen una visita al Seminario o a la Casa de Formación donde tu párroco se prearó para ser pastor del rebaño de Cristo.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6115Sun, 26 Apr 2015 00:00:00 GMT
Los pecados capitales son ochoHace muchos, muchos años, un monje piadoso llamado Casiano (350-432) se propuso realizar una lista de todos aquellos vicios o pecados que, según la experiencia de los Padres, eran los más peligrosos para la vida espiritual de sus hermanos monjes. Ahora bien, dicha lista, según él, no debía ser demasiado larga, pues nadie, al menos de manera personal, es lo suficientemente fuerte como para luchar contra un ejército; “el que mucho abarca, poco aprieta”, dice el refrán. La clave estaba, pues, en individuar un número reducido de malas acciones, pero que fueran, por decirlo así, como la causa y el origen de todas las demás. Abofetear a un semejante es sin duda una gran falta, pero nadie abofetea a otro si no es movido por la ira o por la envidia; así pues, es con éstas con las que hay que habérselas y no con nuestra mano. Siguiendo tan lógico razonamiento, nuestro monje concluyó que eran ocho, y no más, los miembros de ese ejército temible que había que combatir y derrotar. Éstos eran la envidia, la soberbia, la avaricia, la gula, la pereza, la lujuria, la ira y la tristeza, pecados que con el tiempo fueron llamados capitales. ¿Por qué capitales? Porque por entonces se hablaba (y hasta se reía) en latín, y caput en esta lengua hoy casi moribunda quiere decir cabeza. En otras palabras, dichos pecados fueron llamados así no porque fueran terribles en sí mismos, sino porque eran cabeza y origen de otros muchos pecados. “Pienso extenderme –escribe en el prefacio de sus Instituciones– sobre el origen y las causas de los vicios capitales –que los Padres cuentan en número de ocho-, y la manera de extirparlos, con arreglo a sus enseñanzas”.
Así pues, al principio eran ocho. Pero porque el número 7 es un número altamente simbólico (es el resultado de la suma de 3+4, es decir, de los números que simbolizan el cielo y la tierra: el dígito que compendia lo humano y lo divino), se llegó a la conclusión de que Casiano había añadido a su lista un pecado que no era tan capital después de todo: la tristeza. De este modo, el número de los pecados capitales se igualó al de los sacramentos y la tristeza salió a la calle absuelta de toda culpa. (Esto acaeció, según ciertos estudiosos del medioevo entre los cuales hay que citar nada menos que a Jacques Le Goff, alrededor del siglo XII, siglo en el que los cristianos podían ya ser terriblemente tristes sin sentir por ello ningún remordimiento). 
En los artículos que siguen propongo que la tristeza vuelva a ser pecado como lo fue durante doce siglos. Hay que culpabilizarla y prohibirla sobre todo hoy, cuando no vemos a nuestro alrededor más que angustia y depresión. Es pecado estar tristes: lo dijo siempre la tradición cristiana y hay que volver a decirlo en el año 2015 para que no se nos olvide. 
Jesús fue alegre, y los que dicen que no rió se equivocan. ¿Cómo que no rió nunca? ¡Que no me vengan a mí con esas cosas! Pero no nos demoremos y refirámonos cuanto antes al hombre triste: éste no se alegra por nada, lo cual es ya bastante peligroso; pues, ¿cómo podría agradecerle a Dios el haberlo traído a la existencia si no ve en ella más que males por todas partes? 
“La tristeza es un gusano del corazón –escribe Evagrio Póntico (345-399), contemporáneo de Casiano– que se come a la madre que lo ha engendrado... El monje triste no conoce la alegría espiritual, como aquel que tiene una fuerte fiebre no reconoce el sabor de la miel. El monje triste no sabrá cómo mover la mente hacia la contemplación ni brota de él una oración pura: la tristeza es un impedimento para todo bien... La tristeza embrutece la mente dedicada a la contemplación; la luz del sol no llega a los abismos marinos y la visión de la luz no alumbra el corazón entristecido; dulce es para todos los hombres la salida del sol, pero incluso esto desagrada el alma triste”. 
La tristeza es un peligro para el monje tanto como para el cristiano de a pie; es un impedimento para la contemplación como lo es también para la acción: es un impedimento para todo bien. Por eso se hace necesario, sobre todo hoy, defenderse contra ella con uñas y dientes. 
“Si Dios es amor es también humor –escribió una vez, muy acertadamente, a mi ver, Roger Poudrier–, para que tu acto de fe pueda desplegarse en una sonora carcajada para gloria del Padre. Si Dios fuera triste, ¡qué triste Dios!... El que ha creado la risa, ¿no se reirá? Ha llegado pues el momento de reír. Llora tus pecados, pero ríete del pecador que eres. Deshazte en lágrimas por tus miserias, pero que la misericordia de Dios te devuelva la alegría y el alborozo”. 
Que así sea.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6094Miercoles 22 de Abril de 2015
Aumenta 400% asesinato de sacerdotes en el presente gobiernoLa violencia en contra de los sacerdotes en México ha aumentado en un 400% en los dos primeros años del presente gobierno, comparado con el mismo periodo del gobierno de Felipe Calderón, pues con el asesinato del P. Francisco Javier Gutiérrez Díaz, cuyo cuerpo fue encontrado sin vida el 7 de abril, son ya diez los sacerdotes asesinados de forma violenta durante la actual administración, en tanto que dos se encuentran desaparecidos.
De acuerdo con el último reporte de homicidios contra clérigos del Centro Católico Multimedial (CCM), que dirige el P. Omar Sotelo Aguilar, la tendencia de atentados contra sacerdotes continúa al alza, registrándose un incremento de 120% tan solo en los primeros cuatro meses del tercer año de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, en comparación con todo el tercer año de la administración anterior. 
“Sólo en los dos primeros años de gobierno, 10 sacerdotes perdieron la vida y dos están desaparecidos, y lo más preocupante es la manera violenta en la que han sido asesinados”, destacó el P. Omar Sotelo.
Muestra de ello es el caso del P. Francisco Javier Gutiérrez Díaz, de 60 años de edad, cuyo cuerpo fue encontrado con impactos de bala en la cabeza, abandonado por sus agresores a la orilla de un camino en el municipio de Salvatierra, Guanajuato.
Cabe mencionar que la lista de Agentes de Pastoral que han perdido la vida de 1990 a 2015, incluye un Cardenal, 36 sacerdotes, un diácono, cuatro religiosos, cinco laicos y una periodista católica.
“Ante estos hechos dolorosos, resumimos que la población en México vive serias dificultades de seguridad en distintas zonas geográficas del país. En particular, los ataques contra religiosos en lo que va de la presente administración del Presidente Peña Nieto, son una clara manifestación del incremento de este fenómeno que lastima a todo el país. La muerte de un mexicano, sea cual sea su función, lastima a todos”, concluye el informe del Centro Católico Multimedial.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6093Tue, 21 Apr 2015 00:00:00 GMT
Otro sacerdote asesinado; “era un gran hombre”El P. Francisco Javier Gutiérrez Díaz, asesinado a principios de este mes en el municipio de Salvatierra, Guanajuato, era un sacerdote muy valioso: trabajador, incansable, entregado; un hombre que, a través de su palabra y testimonio, transformaba a la gente.
Así lo describe el superior general de la Confraternidad de los Operarios del Reino de Cristo (CORC), el P. José Antonio Gómez Elisea, a la que pertenecía el P. Francisco.
Explicó que la trayectoria de 29 años de ministerio del P. Francisco Javier estuvo llena de entrega generosa y en unión en la fe para la construcción del Reino.
“Era un sacerdote noble, bondadoso, inteligente, con un gran don para el consejo ante el dolor y el sufrimiento, para orientar y aconsejar, que se daba hasta el sacrificio, celebraba la Eucaristía con gran entrega, y ahora le ha tocado entregar su cuerpo de manera muy dolorosa”, añadió.
Al referirse a los sentimientos de los miembros de la Confraternidad de los Operarios del Reino de Cristo ante el homicidio de P. Francisco Javier, el superior general expresó que son de “gran tristeza, pero siempre abiertos al amor y al perdón para los autores del asesinato”.
“También nuestro sentimiento es de impotencia porque quienes lo han matado lo hicieron con saña, con mucho odio, y eso refleja la sociedad en la que estamos viviendo; él era un gran sacerdote, no le hacía daño a nadie y ya son muchos sacerdotes los que están muriendo en esas condiciones”, destacó.
El P. Gómez Elisea consideró que las autoridades de justicia tendrán que hacer lo que les corresponde para esclarecer el asesinato del sacerdote: “nuestro papel es siempre de amor y de perdón, no buscamos más que la paz”.
 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6092Martes 21 deAbril de 2015
¿Qué es un Obispo?Después de que Jesús resucitó, pidió a sus amigos los apóstoles ir por todo el mundo llevando sus enseñanzas, brindando amor y ayuda a la gente. Les pidió también tener mucho cariño en el cuidado de las almas y les dio la capacidad de perdonar los pecados a las personas. 
Así lo hicieron los apóstoles quienes, a su vez, transmitieron esta encomienda a otros, haciendo crecer la Iglesia. Los sucesores de los apóstoles recibieron el nombre de OBISPOS, es decir, líderes o custodios, ya que deben cuidar de sus hermanos sacerdotes y del pueblo encomendado a ellos. Al Obispo también se le identifica como Pastor, porque es responsable de la Iglesia junto con el Papa y sus otros hermanos obispos.
Un Obispo porta símbolos que distinguen su dignidad: el ANILLO, que simboliza que está unido como esposo de la Iglesia. Una CRUZ pectoral con la que manifiesta su deseo de estar siempre crucificado con Cristo, dando la vida por sus ovejas. El SOLIDEO es pequeño y cubre la parte superior de su cabeza; sólo se lo quita delante de Dios, es decir ante Cristo presente en la Eucaristía. La MITRA simboliza una corona que resplandece la santidad y que por su altura invita al Obispo a sobresalir de entre los demás precisamente en la santidad. El BÁCULO es el signo del Pastor que dirige el rebaño. 
Actividad
1. Reviste al Obispo con sus símbolos.
2. Pregunta a tu párroco el nombre de tu Obispo y proponte visitarlo o hacer oración por él, ya que su labor es ardua y requiere de nuestro cariño y plegarias

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6091Martes 21 deAbril de 2015
¿Existen los fantasmas?Los aparecidos
Casi todo el mundo ha visto a un aparecido o conoce a alguien que lo ha visto. Los aparecidos forman parte de nuestra cultura mexicana y, seguramente, de la cultura de todos los pueblos del mundo. Los muertos que se aparecen  han contribuido a la literatura y ahora contribuyen al cine que ha sabido explotar esa rica veta popular y, desgraciadamente, ha contribuido a añadir notas extravagantes a las creencias populares. Hollywood tiene su propia teología dictada por las ganancias económicas que le producen sus películas.
El hecho es que muchos creen firmemente en que los difuntos se aparecen y el tema forma parte de las sabrosas charlas en las que cada participante compite por contar la historia más espeluznante para quitar el sueño a los timoratos anónimos que jamás reconocerán que el miedo no los dejó dormir.
¿Existen los aparecidos o fantasmas?

Doctrina de la Iglesia
Entendemos por fantasma la aparición de un difunto desprovisto de su cuerpo físico pero perceptibles por todos los sentidos o por alguno de ellos.
La Iglesia, como doctrina segura, nos enseña que el ser humano puede hacer actos meritorios mientras tiene tiempo; cuando se le acaba el tiempo, con la muerte, ya no puede hacer nada por su propia salvación.
Nos enseña que cuando morimos, inmediatamente somos juzgados por Dios y destinados de acuerdo con nuestra voluntad manifestada libremente mientras vivíamos. Nosotros elegimos el vivir eternamente con Dios o el vivir sin Dios.
Enseña también la Iglesia Católica la existencia del Purgatorio, un estado de vida en el que nuestra alma se purifica antes de contemplar a Dios. De algún modo, el Purgatorio ya es el cielo porque implica que ya estamos salvados y esperamos la plenitud del cielo que nos coheredó Jesús.
La benditas almas del purgatorio necesitan de nuestros sufragios para poder purificarse y los que vivimos consideramos que es una obra de misericordia no sólo orar por nuestros difuntos, sino hacer obras buenas en nombre de ellos para “sacarlos” del purgatorio.
En ningún momento nos habla la Iglesia de fantasmas que se aparecen para pedirnos arreglar algún asunto que haya quedado pendiente durante su vida; pero, por otra parte, la Iglesia acepta que en algún momento un muerto puede aparecerse a los vivos.
Por ejemplo, Moisés se le aparece a Cristo en su transfiguración junto con Elías, que según la Biblia, fue arrebatado al cielo en cuerpo y alma.
Pero, por otra parte el mismo Jesús nos cuenta la parábola del pobre Lázaro y la petición del rico de que Lázaro vaya a avisarle a sus hermanos que hay un infierno para que se conviertan y el Padre Abraham se niega a enviar a Lázaro diciéndole que tienen a Moisés y a los profetas y que si no les hacen caso tampoco le harán caso a Lázaro aunque se les aparezca.
¿Es posible que un muerto se aparezca? Es posible que lo haga con un permiso de Dios, pero debemos pensar que Dios toma las cosas muy en serio y que no va a permitir que los fantasmas de los muertos pululen en nuestro mundo real.
Buscar otras explicaciones
El hecho es que muchas personas dignas de todo crédito han visto aparecidos y que este fenómeno se da con mucha, con muchísima frecuencia y que, en justicia, no podemos decir que esas personas mienten. ¿Qué es lo que sucede?
Desde el S. XIX ha surgido el interés por dar a estas apariciones una respuesta lógica y, si es posible, una respuesta científica y así ha surgido una disciplina, que todavía no es ciencia, que se llama Parapsicología. Esta disciplina no es una tomadura de pelo por más que muchos charlatanes se llamen parapsicólogos.
Los más serios de entre ellos explican que estos fenómenos son producto de espíritus ¡encarnados!, es decir que somos los que aún vivimos los que causamos este tipo de fenómenos por el poder de nuestra mente y por la acción del subconsciente que nos hace jugarretas. Podemos producir fantasmas que no solamente nosotros vemos, sino que los ven también los que están con nosotros.
Creer en fantasmas no va contra nuestra fe, aunque sí va contra el primer mandamiento el invocar a los muertos y pedirles que contesten a preguntas dictadas por nuestra curiosidad. Esto se llama nigromancia y es una práctica común entre los espiritistas y entre los espiritualistas trinitarios marianos y por eso ya no se consideran católicos ni cristianos.
A nivel más sencillo está la ouija, que no es un juego de salón, y que algunos juegan con la ilusión de entablar comunicación con un muerto o con el demonio mismo. Por eso un católico no puede “jugar” este juego tan peligroso.
Seguiremos viendo fantasmas y seguiremos encontrándonos con personas que los ven, lo único que podemos hacer es recomendarles que hagan oración por sus muertitos para que encuentren el eterno descanso.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6089Mon, 20 Apr 2015 00:00:00 GMT
¿Qué sabes de la Pascua?1. ¿Qué significa Pascua?
a) Paz.  b) Paso.  c) Pesca.
2. La Pascua no se celebra cada año el mismo día porque:
a) Depende del calendario lunar.  b) Depende del calendario solar.  c) Depende de la fecha que le asigne el Papa.
3. ¿Qué representa el Cirio Pascual?
a) La conversión de los pecadores.  b) Los siete Sacramentos.  c) La luz de Cristo.
4. En Misa, se omiten en Cuaresma y se cantan en Pascua:
a) Gloria y Aleluya.  b) Gloria y Credo.  c) Aleluya y Santo.
5. En Pascua, el acetre contiene:
a) El Santo Crisma con que se unge a los catecúmenos que reciben el Bautismo.  b) El agua bendita con que se rocía a la asamblea.  c) La cera que gotea del Cirio Pascual.
6. A la aspersión con agua bendita se le llama: 
a) Aspersar.  b) Asperjar.  c) Asperger.
7. Color litúrgico de la Pascua:
a) Morado.  b) Verde.  c) Blanco.
8. Se reza en lugar del Ángelus durante el Tiempo Pascual:
a) Magnificat.  b) Regina Coelli.  c) Avemaría. 
9. Qué fiestas y Solemnidades se celebran durante el Tiempo Pascual: 
a) Divina Misericordia, Ascensión del Señor y Pentecostés.  b) Pentecostés, Santísima Trinidad y Corpus Christi.  c) Santísima Trinidad, Corpus Christi y Sagrado Corazón de Jesús.
10. Terminado el Tiempo de Pascua, sigue:
a) El Tiempo Postpascual.  b) El Adviento.  c) El Tiempo Ordinario.

RESPUESTAS: 
1b. En Pascua los judíos celebran el paso de la esclavitud a la libertad, cuando Dios los sacó de Egipto para conducirlos a la Tierra Prometida. Los cristianos celebramos en Pascua el paso de la muerte a la vida, la Resurrección de Cristo.
2a. Celebramos Pascua el domingo después de la primera luna llena de primavera.
3c. La luz de Cristo Resucitado, que nos rescata de la tiniebla del pecado y de la muerte. El cirio representa a Cristo, por eso se le traza una cruz, las letras ‘alfa’ y ‘omega’, primera y última del alfabeto griego, para significar que Él es nuestro principio y nuestro fin, y se le incrustan cinco granos de incienso por sus cinco llagas.
4a. En la Vigilia Pascual se encienden las luces y se echan al vuelo las campanas para entonar el Gloria. Y también el Aleluya se canta gozosamente.
5b. Acetre se llama el recipiente para el agua bendita. Durante las Misas dominicales del Tiempo Pascual, se suele sustituir el Acto Penitencial por aspersión de agua bendita.
6b,c. Ambas formas son correctas (por cierto, asperjar se conjuga como el verbo ‘amar’, y asperger se conjuga como el verbo ‘comer’).
7c. El blanco representa a Dios. Se emplea en Navidad, en Pascua y en la mayor parte de las fiestas y Solemnidades.
8b. Reina del Cielo, alégrate, aleluya. Porque el Señor, a quien has merecido llevar, aleluya. Resucitó según Su Palabra, aleluya. Ruega al Señor por nosotros, aleluya. Gózate y alégrate, Virgen María, aleluya. Porque verdaderamente ha resucitado el Señor, aleluya. Oremos: Oh Dios, que por la Resurrección de Tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo, has llenado el mundo de alegría, concédenos, por intercesión de Su Madre, la siempre Virgen María, llegar a alcanzar los gozos eternos. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén. (del apéndice del Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, p. 168).
9a. La Divina Misericordia, el Segundo Domingo de Pascua. La Ascensión del Señor, el sexto Domingo de Pascua, y Pentecostés, el domingo siguiente, que cierra el Tiempo Pascual.
10c. Se retoma el Tiempo Ordinario, que se interrumpió el Miércoles de Ceniza, y que termina cuando inicia el Adviento.

EVALUACIÓN:
10-9 aciertos: ¡Felicidades! Conoces bien y seguramente disfrutas mucho la celebración de la Pascua.
8-6 aciertos: Enhorabuena, se ve que tienes idea, pero ¡no te conformes!, profundiza.
5-3 aciertos: ¡Ánimo! Se nota que algo sabes pero te falta conocer mejor lo relativo a la Pascua. ¡Échale ganas a conocer más acerca de tu fe!
2-0 aciertos: ¿Qué te pasó? ¡Cristo resucitó! ¡No te quedes sin conocer acerca de la noticia más sensacional de la historia y la celebración más grande para los cristianos!

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6088Mon, 20 Apr 2015 00:00:00 GMT
Viacrucis de los mártiresEste Viacrucis es un homenaje a los 21 cristianos coptos de Egipto, decapitados en febrero del 2015 por el Estado Islámico (ISIS) en Libia, “por el solo hecho de ser cristianos”, como denunció el Papa Francisco, quien no ha perdido ocasión para recordar al mundo que la sangre vertida de nuestros hermanos en la fe es un testimonio vivo: “sean católicos, ortodoxos, coptos, luteranos, no interesa: son cristianos, y la sangre es la misma, la sangre confiesa a Cristo”.
Esta Semana Santa de 2015, el Card. Norberto Rivera Carrera y el Venerable Cabildo Metropolitano desean animar al presbiterio de la Arquidiócesis de México a difundir entre los fieles y a rezar en sus comunidades este Viacrucis, que no solamente es un merecido reconocimiento a estos 21 mártires y las miles de personas que en los últimos años han perdido la vida por profesar la fe cristiana –especialmente en Asia y África–, sino una manera de hacer conciencia entre los fieles de la terrible realidad que enfrentan nuestros hermanos en otras partes del mundo.  
El sanguinario asesinato de los 21 egipcios coptos, sujetados con esposas y llevados en fila para ser decapitados a la orilla del mar, ha sido un hecho terrorífico que ha dado la vuelta al mundo y ante el cual ningún cristiano puede quedar indiferente. Estos hermanos nuestros habían sido secuestrados entre diciembre y enero del 2014 en Libia, y en un video de cinco minutos de duración, titulado Un mensaje firmado con sangre a la nación de la cruz, aparecen a orillas del mar, vestidos de color naranja y pronunciando el nombre de Jesús antes de que el despiadado acero acabara con sus vidas.
“El nombre de Jesús fue la última palabra surgida de los labios de aquellos mártires, quienes, al igual que en el martirio de los primeros cristianos, se han confiado en las manos de Aquél que poco después los iba a recibir. Y así han celebrado su victoria, la victoria que ningún asesino les podrá arrebatar. Ese nombre susurrado en el último momento es el sello de su martirio”. Así lo describió el Obispo copto católico de Guiza, Egipto, Mons. Anba Antonios Aziz Mina.
Hoy, estos 21 hombres asesinados por las milicias del califato islámico han entrado a formar parte del martirologio de la Iglesia copta, y serán recordados y venerados cada 15 de febrero, día en que el Estado Islámico hizo público el vídeo de su salvaje asesinato. 
Estos son los nombres de los 21 mártires coptos degollados en Libia por los verdugos del califato:
Milad Saber Mounir Adly Saad, soltero.
Sameh Salah Farouq, casado, con un hijo.
Ezzat Boshra Nassif, casado, con un hijo de cuatro años.
Mina Shehata Awad, soltero.
Louqa Nagati Anis Abdou, casado, con un hijo de diez meses.
Essam Baddar Samir Ishaq, soltero.
Hany Abdal-Massih Salib, casado, con tres hijas y un hijo.
Guergues Milad Sanyut, soltero.
Tawadraus Youssef Tawadraus, casado, con tres hijos.
Kyrillos Boschra Fawzy, soltero.
Magued Soliman Shehata, casado, con dos hijas y un hijo.
Mina Fayez Aziz, soltero.
Samouïl Alham Wilson, casado, con tres hijos, de seis, cuatro y dos años.
Bishoï Stephanos Kamel, soltero.
Samouïl Stephanos Kamel, soltero.
Malak Abram Sanyut, casado, con tres niños.
Milad Makin Zaky, casado, con una hija.
Abanub Ayyad Ateyya Shehata, soltero.
Guergues Samir Megally Zakher, soltero.
Youssef Shukry Younan, soltero.
Malak Farag Ibrahim,  casado, con una niña.

En su memoria…

Modo de rezar el Viacrucis

Oración inicial
¡Oh, Padre Santo!, tus fieles cristianos quieren hacer memoria de la pasión de tu hijo dando voz a los mártires asesinados por odio a la fe. Recibe nuestras humildes plegarias como aceptaste la sangre de quienes marcados por el bautismo dieron testimonio de su fe en Jesucristo, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Jaculatoria antes de cada estación
“Te adoramos, ¡oh, Cristo!, y te bendecimos, porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo y a mí pecador”.

Jaculatoria después de cada estación
“¡Por tu Cruz y Resurrección nos redimiste, salvador del mundo sálvanos!”. 

Oración Final
Recibe, Señor, nuestra oración, y por la intercesión de tus santos mártires concédenos fortaleza en las tribulaciones, valor en las persecuciones y la dulce esperanza de resucitar con tu Hijo Jesucristo que vive y reina, inmortal y glorioso, por los siglos de los siglos Amén. 







Viacrucis de los mártires cristianos cotos

I Estación. Jesús es condenado a muerte
Señor Jesús, también nosotros hemos sido condenados a muerte, también contra nosotros ha intervenido el odio homicida de Satanás; él  ha sembrado la ira en el corazón de nuestros enemigos, quienes nos han sentenciado a ser degollados por el "delito" de creer en ti, Señor. Como tú, también temblamos de miedo ante la hora del martirio, también hemos pasado por la tristeza y la angustia de Getsemaní, pero pese a nuestra debilidad, tenemos la certeza de que no nos abandonarás, de que al pronunciar tu nombre a la hora de la muerte, nos abrirás las puertas del paraíso. 

II Estación. Jesús carga con la Cruz
Señor, tus palabras son contundentes: el que quiera ser mi discípulo que se niegue a sí mismo, que tome su cruz y me siga. El día de nuestro bautismo fuimos signados con tu cruz victoriosa, nacimos del agua y del Espíritu Santo, fuimos marcados para la inmortalidad, dejamos de pertenecernos y sabemos que tú eres nuestra vida, que ninguna otra vida vale la pena fuera de ti. Sí, Jesús, nos abrazamos amorosos a tu santa cruz, y la queremos llevar contigo hasta el martirio.

III Estación. Jesús cae por primera vez
Señor, ante la hora de la muerte, sólo podemos pensar en lo que ha sido nuestra vida, tú la conoces bien, marcada por la debilidad humana, pero nos consuela saber que tú, sin haber pecado, padeciste nuestra fragilidad, también suplicaste con llantos y gemidos al que te podía librar de la muerte, y no te salvó; tampoco nosotros seremos librados, sin embargo, tenemos la certeza de que al invocar tu nombre nos auxiliarás, atravesaremos confiados las puertas del abismo porque tú estás con nosotros, tu vara y tu cayado nos dan seguridad. 

IV Estación. Jesús encuentra a su madre.
En sus ojos encontraste la fuerza para continuar, en su mirada inmensa y pura hallaste un mar de comprensión, tú y ella se fundieron en uno solo, en un solo amor, en un solo dolor. Tu nombre y el de ella son nuestro amparo, son nuestro refugio, la fuente de nuestra alegría, en ellos hallamos el valor para no renegar de nuestra fe. Tu madre nos mira y se va el miedo, nos sustraemos del horror y de la afrenta. ¡Oh, madre de Dios, ampáranos, ve cómo temblamos de pavor y abrázanos, deja que nos recostemos como un niño en tu regazo!

V Estación. Simón de Cirene ayuda a Jesús a cargar la Cruz
Como tú, Varón de dolores y sabedor de dolencias, nos sentimos solos, abandonados, pero tu Espíritu Santo ha sido nuestro consuelo, nos ha hecho saber que nuestro Cirineo era el mundo cristiano que nos sostenía con su oración, suplicando para nosotros la gracia de no claudicar ante el martirio, y hoy estamos llenos de esa fuerza, incluso alegres de ayudarte a llevar la cruz, la misma que mañana será nuestra victoria.

VI Estación. La Verónica enjuga el rostro de Jesús
Nuestras madres y esposas han roto el cerco de los violentos, ellas nos enjugan el rostro del sufrimiento con sus oraciones y sus lágrimas; ellas no maldicen, rezan por nosotros y por nuestros enemigos; a veces las vemos en sueños abrazándonos, consolándonos y animándonos al martirio. 
No teman, no renegaremos de Jesús, no nos avergonzaremos de su nombre; sigan orando, sigan consolando, sigan perdonando, que nadie manche su corazón de cristianas, que nada ni nadie les arranque la fe.

VII Estación. Jesús cae por segunda vez
Tu caída nos conmueve y nos consuela, ¡es tan difícil no titubear! También nos hemos preguntado si no es absurdo perder la vida, esta vida que, aunque breve, también la amamos, nos preguntamos si vale la pena este sacrificio, el no volver a abrazar a nuestros padres, besar a nuestras mujeres y no ver crecer a nuestros hijos, pero nos levantamos de la incertidumbre y estamos resueltos a seguir el camino. Señor, que sirva nuestro sacrificio para fortalecer a los débiles, que sirva nuestro martirio para que el mundo incrédulo vuelva a creer.

VIII Estación. Jesús consuela a las mujeres de Jerusalén
Jesús, no te olvides de nuestras mujeres, de nuestras madres y nuestras hijas, sólo tú puedes consolarlas, sólo tú puedes darles la certeza de que no moriremos, de que un día, en tu gloria, las volveremos a abrazar; diles nuestras palabras dulces al oído, convéncelas de que no hay amor más grande y sublime que el tuyo, llénalas de misericordia y compasión por nuestros verdugos; después de las lágrimas cólmalas de alegría, dales tu paz a cambio del dolor, sé tú el sostén de nuestros huérfanos y nuestras viudas. 

IX Estación. Jesús cae por tercera vez
No nos avergonzamos de nuestras dudas y miedos, somos barro transformado en carne, estamos marcados por el pecado de Adán, y tú nos enseñas, manso y dulce Señor, a no temer a la fragilidad, cuanto más débiles más necesitamos de tu misericordia, cuanto más pequeños más necesitados de tu piedad. Tu caída, Jesús, nos hace levantarnos, sentimos que nos faltan las fuerzas pero tú nos vuelves a sostener, te seguimos sufrientes y nos haces saber que en la obediencia está la verdadera libertad.

X Estación. Jesús es despojado de sus vestiduras
Te despojaste de tu divinidad y te hiciste hombre, siendo rico te hiciste pobre por nosotros. Varón de dolores, fuiste despreciado y humillado pero como manso cordero no abriste la boca. Así, nosotros formados en fila a la orilla del mar recorremos contigo el camino del despojo y la humillación, nuestros verdugos nos han arrebatado todo, pero te tenemos a ti: no nos abandones, no nos desampares, ven aprisa a socorrernos, ven a cubrir nuestra desnudez, ayúdanos a creer que sólo quien pierde la vida la gana, que el camino de la Cruz es el único que conduce a la gloria. 

XI Estación. Jesús es crucificado
Tú, nuestro Sumo Sacerdote, también tuviste miedo al tormento, tú también suplicaste que de ser posible fuera apartado el cáliz del dolor, pero el Padre quiso tu sacrificio, no te libró de la Cruz porque es la prueba de que realmente nos amas. Tú tampoco, Señor misericordioso, nos librarás de la muerte, hoy que nos han dado la sentencia fatal comprendemos que pides de nosotros la prueba suprema del martirio; bien sabes, Señor Crucificado, que no somos dignos, pero aquí están nuestros cuerpos, tómalos como hostias vivas, aquí está nuestra sangre, a punto de ser vertida en el mar, que se expanda por los océanos con las olas y  que sirva con la tuya para la salvación del mundo.

XII Estación. Jesús muere en la Cruz
Tú diste la vida por nosotros y hoy nosotros la damos por ti, gracias por concedernos este don, gracias por la palma victoriosa del martirio. Venga la muerte, que viniendo de ti se convierte en vida; venga el tormento, que sufrido por ti se transforma en dicha; venga la crueldad, que será un instante a cambio de la eternidad. Ya no tememos al odio y su violencia embrutecida, moriremos pidiendo el perdón para nuestros enemigos, y repitiendo como una obsesión: ¡Jesús, Jesús, Jesús!

XIII Estación. Jesús es bajado de la Cruz
No tendremos el honor de ser sepultados, nuestros cuerpos tendidos y decapitados sobre la playa serán arrojados y profanados, no estarán nuestras mujeres para los ritos funerarios, ni cerrarán nuestros ojos por última vez, seremos expuestos como advertencia y escarmiento; pero eso no importa, viviremos en el recuerdo de nuestros hermanos cristianos, y deseamos que nuestro martirio fortalezca la fe de la Iglesia. No bajamos, como tú, Señor, al misterio de la muerte, subimos a la casa del Padre, donde nos has preparado una morada para reinar contigo para siempre. 

XIV Estación. Jesús es sepultado.
Tú bajaste al abismo, nosotros ascendemos al cielo; tú descendiste a los infiernos, nosotros subimos a la gloria, ¡qué cara pagaste nuestra redención! Que no lloren nuestras madres y esposas, que no se aflijan nuestros hijos, nuestra muerte es una grandiosa victoria: venció el amor, no el odio; ganó el perdón, no la venganza, porque al final triunfaste Tú. Recibe nuestros tormentos, Señor, acepta nuestra humilde inmolación; sea nuestra sangre purificada por el martirio savia de cristianos nuevos, fuerza para los que sufren persecución. ¡Salve Rey Crucificado, Jesús Nuestra Gloria y Salvación!

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6067Miercoles, 01 de abril de 2015
Semana Santa, día a díaLa Semana Santa no es como cualquier semana del año. No porque haya vacaciones o actos de piedad en las calles, sino porque celebramos los grandes misterios de la vida del Señor. Ésta, o es una semana de oración, o no es nada. Por esta razón les ofrecemos una sencilla guía de lo que conmemoramos cada uno de estos días y de qué manera podemos participar en la Iglesia. 

Domingo de Ramos 
(o de la Pasión del Señor)
Con esta celebración inicia la Semana Mayor o Semana Santa, que culmina con el Domingo de Pascua o de Resurrección. 
Jesús iba cada año a Jerusalén para celebrar la fiesta de la Pascua, con la que el pueblo de Israel recordaba que gracias a la ayuda de Dios y la mediación de Moisés, había dejado la esclavitud de Egipto. Por eso le llamaban Pascua, porque era el paso de la esclavitud a la libertad. 
En su último viaje a Jerusalén, cuando tenía 33 años, Jesús entró en la ciudad montado en un burrito; Él sabía que le iban a matar, pero quiso que se cumplieran las profecías. Cuando la gente que creía en Él lo vio entrar, lo recibió con gran alegría, agitando en su honor ramos de olivo. 
Por esa razón, con la Misa del Domingo de Ramos los cristianos recordamos la entrada de Jesucristo en Jerusalén y lo aclamamos diciendo: Hosanna, cuyo significado es algo parecido a ¡Viva! o ¡Bravo! Las palmas que se bendicen en la Iglesia son un signo de que reconocemos a Jesucristo como nuestro rey, lo aceptamos en nuestra vida y nos comprometemos con Él a construir su reino. 
Esta Misa tiene dos aspectos contrastantes. Por una parte, la celebración comienza con la alegría y la aclamación con palmas, pero por otra, se hace la Lectura de la Pasión, con la que hacemos presente lo que estaremos celebrando en los días siguientes. 

Lunes, Martes y Miércoles santos
Cuando se habla de Semana Santa por lo general se piensa en Jueves, Viernes y Sábado santos, pero la llamada Semana Mayor también abarca Lunes, Martes y Miércoles. Estos tres días nos dan la oportunidad de disponer nuestro espíritu para vivir la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo con verdadera fe y recogimiento. ¿Qué se recomienda hacer en estos días? 1. Disponer nuestro espíritu y abrir el corazón para escuchar la Palabra de Dios. 2. Reflexionar sobre la vida que nos ha regalado Dios. La meditación nos debe ayudar a entender dónde nos encontramos y hacia dónde debemos caminar, según la voluntad del Señor. 3. Aprovechar estos días para acercarnos al sacramento de la Reconciliación, donde se experimenta el gran amor misericordioso del Padre bueno que nos espera para darnos el perdón.

Jueves Santo

La Misa Crismal (por la mañana)
Por la mañana se realiza la Misa del Santo Crisma o Bendición de los Santos Óleos. A las 9:00 hrs. se reúnen todos los sacerdotes en torno a su Obispo y celebran juntos la Eucaristía. En esa Misa los sacerdotes renuevan sus promesas sacerdotales. También en este contexto, el Obispo bendice y consagra los santos óleos, que sirven para administrar los sacramentos. Son de tres tipos: Óleo de los Catecúmenos. Sirve para ungir el pecho o espalda de las personas que se bautizan, y que es el signo de la ayuda, fuerza y protección que Dios da al bautizado para luchar contra el mal. El Santo Crisma. La Sagrada Escritura nos menciona que a los reyes y profetas se les  “ungía” con un aceite perfumado para “consagrarlos”. Ya que todo bautizado tiene que asemejarse a Cristo para que pueda llamar Padre a Dios, el día del Bautismo es ungido con este crisma en la cabeza. El crisma también se recibe en la frente el día de la Confirmación para recibir plenamente el Espíritu Santo. Asimismo, se pone en las manos del sacerdote el día de su ordenación y en la cabeza del obispo el día de su consagración. También con el crisma se consagran las iglesias y otros objetos de uso sagrado. Óleo de los Enfermos. Se utiliza en el sacramento de la Unción de los Enfermos. La unción significa para el enfermo que Dios está con él, no sólo para acompañarlo, sino para ayudarlo en su sufrimiento. 

La Misa de la Cena del Señor (por la tarde)
Siguiendo el mandato de Jesucristo, los sacerdotes celebran al caer la tarde la Misa de la Institución de la Eucaristía o Misa de la Cena del Señor y realizan también, como acto de humildad y servicio, el lavatorio de los pies. En la intimidad de la Ultima Cena, pocas horas antes de su muerte, Jesús nos entregó su vida en el pan y en el vino consagrados, es decir su cuerpo y su sangre, pues mientras cenaba les dijo a sus discípulos que Él estaría con nosotros hasta el final de los tiempos, cada vez que repitiéramos lo que Él hizo en ese momento. Sus palabras fueron “Tomen y coman porque esto es mi cuerpo. Tomen y beban porque éste es el cáliz de mi sangre”. Así instituyó la Eucaristía y les dio a los apóstoles y sus sucesores el mandato de celebrar siempre el sacrificio eucarístico en memoria suya. También, durante la Última Cena, Jesús les lavó los pies a sus discípulos. En aquel tiempo, el lavatorio lo hacía uno de los sirvientes de la casa y nunca el anfitrión. Sin embargo Jesús, el “maestro”, lavó los pies a sus discípulos porque quiso enseñarnos a servir. En las catedrales, el Jueves Santo el Obispo lava los pies a 12 seminaristas como un signo de servicio y de humildad que quiere dar a toda la ciudad, preocupándose de que existan sacerdotes suficientes para el cuidado pastoral.


Viernes Santo
En este día todos los cristianos recordamos con una fe profunda el gran gesto de amor que Jesús nos ofrece al dar su vida por nosotros en la cruz. Es día de oración y reflexión; de ayuno y abstinencia. Es el único día del año en que no se celebra Misa porque la Iglesia está de luto. El viernes santo los altares de las iglesias están desnudos, es decir, sin manteles, sin flores, e incluso no se tocan las campanas; en su lugar la Iglesia hace uso de un instrumento de madera para acompañar las procesiones o hacer el llamado a las celebraciones. La celebración más importante de este día es la que se realiza en las iglesias generalmente entre las 3 y las 6 de la tarde. Se compone de las siguientes partes: Liturgia de la palabra, Oración universal, Adoración de la santa cruz y la Sagrada Comunión.


Sábado Santo
(de la muerte del Señor)
Este día los cristianos nos encontramos en espera silenciosa junto al sepulcro. El altar está desnudo, las campanas calladas y las luces apagadas. El sagrario, abierto y vacío; la Cruz sigue en el templo desde ayer. Dios ha querido vencer con su propio dolor el mal de la humanidad. Ahora resplandece el misterio de la Cruz y en este aire contemplativo se respira un ambiente de fervorosa espera, llena de paz y cargada de esperanza.

La Vigilia Pascual (por la noche)
Aunque la celebración de la Pascua de Resurrección debería realizarse en las primeras horas del domingo, la Iglesia inicia la celebración el sábado a la caída del sol para culminar en los primeros momentos del domingo. En esta celebración se tienen siete lecturas del Antiguo Testamento y dos del Nuevo para que todos los cristianos recordemos que Dios cumplió todas sus promesas y las seguirá cumpliendo. La Vigilia Pascual está llena de signos, entre ellos la bendición del Fuego Nuevo, con el que se enciende el Cirio Pascual. El cirio es signo de Cristo resucitado que vence la oscuridad del pecado y la muerte. Otro signo es el Pregón Pascual. Se llama así a un hermoso canto con el que se anuncia solemnemente la resurrección de Cristo. Este pregón lo canta el sacerdote o un diácono cuando ya todos tienen sus velas encendidas. El tercer signo es la Bendición del Agua. Hay que recordar que en la antigüedad sólo había un día para los bautismos. Ese día era el día de la resurrección de Cristo. Se bautizaba en ese día porque así se comprendía mejor que quien se bautiza se une a Cristo muerto y resucitado. Por esa razón se quedó la costumbre de bendecir el agua y se le llama “agua de gloria” porque Cristo abrió la gloria el día de la Pascua. Si en la celebración hay bautismos se bautiza con esa agua, pero si no hay, entonces se rocía con el agua bendita a todas las personas para que recuerden su Bautismo. Antes de rociarlos se les pide que renueven las promesas de su bautismo y vuelvan a renunciar al mal. 
La celebración de Pascua inicia el Sábado por la noche y continúa todo el Domingo siguiente. Sería muy conveniente que, así como celebramos la Navidad con una cena o comida especial, también celebráramos la Pascua, porque es la fiesta más importante de nuestra fe. El tiempo de Pascua dura 50 días hasta la fiesta de Pentecostés. Todo ese tiempo el sacerdote viste de blanco en la Misa, color de fiesta. Si la cuaresma que fue tiempo de preparación duró 40 días, el tiempo de fiesta tiene que durar más y por eso la Pascua dura 50 días.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6061Domingo, 27 de marzo de 2015
El verdadero descanso de Semana SantaImpacta una anécdota sobre Juan Pablo II.
Durante un viaje volvió exhausto a donde se hospedaba. Todos pensaron que iría directo al comedor y luego a tomar una merecida siesta, pero entró a la capilla. Pasó tres horas en oración y salió con brío renovado a seguir su apretado itinerario.
Su alimento fue espiritual. Descansó más orando que durmiendo.
Recordamos cuando los apóstoles preguntaron a Jesús si compraban algo para comer y respondió: “Yo tengo un alimento que vosotros no conocéis” (Jn 4,32). Pensaron que alguien le trajo comida, pero se refería a otro tipo de alimento: cumplir la voluntad de Su Padre (ver Jn 4, 34).
Empezamos Semana Santa, y mucha gente justifica salir a vacacionar diciendo: ‘es el único tiempo que tenemos para descansar’.
Cabría responder: ‘¿quieres de veras descansar?, entonces quédate a participar y obtendrás un descanso que no se compara con ningún otro porque será no sólo del cuerpo sino del alma.
Preguntémonos: ¿de qué necesitamos descansar?, ¿del ajetreo de la vida cotidiana?, ¿del agobio de las presiones?, ¿de una mala racha de problemas y dificultades? De eso no se descansa tendido al sol untado de bronceador, es como ponerle pausa a una película de horror; para descansar hay que dedicar tiempo de calidad al Señor.
¿Por qué? Porque repasar lo que Jesús dijo, lo que hizo, lo que padeció por amor a nosotros, a mí y a ti, nos desagobia y da una nueva perspectiva para vivir la vida con renovada esperanza, fortaleza, paz y alegría.
Y así, por ejemplo, el Jueves Santo por la mañana, mientras tal vez muchos que se fueron de vacaciones exclamen: ‘¡qué horror, está llenísimo!’, nosotros diremos: ‘¡qué maravilla, está llenísimo!’, al contemplar la Catedral abarrotada de sacerdotes que concelebrarán la Misa Crismal y renovarán sus votos. Nos descansará el alma saber que contaremos con ellos para administrarnos los Sacramentos. Y al ver las grandes vasijas con Santos Óleos que serán bendecidos y distribuidos a parroquias, nos alegrará saberlos destinados a quién sabe cuántos Bautismos, Confirmaciones y Ordenaciones; y que con ellos nuestros enfermos, ancianos y moribundos serán ungidos y fortalecidos.
Y en la tarde, en la Misa de la Institución de la Eucaristía, mientras muchos que se fueron de vacaciones se agobiarán por no tener más dinero para gastar más, ir a más y mejores lugares, a nosotros nos descansará el alma saber que para encontrarnos con Dios necesitamos menos, no más, que lo hallamos en el servicio y en la humildad.
Y mientras muchos vacacionistas lamentarán el alto precio de sus alimentos, nosotros nos dispondremos a participar, gratuita e inmerecidamente del banquete más excelso. Y mientras muchos admiran las maravillas de la Creación, estaremos comulgando ¡al mismísimo Creador!
Y el viernes, mientras a muchos tal vez les arruine sus vacaciones un robo o un temporal, nosotros sabremos que estaremos bien sin importar lo que nos toque vivir porque podemos ponerlo todo en las manos del Señor, que asume todas nuestras miserias y pecados, que nos perdona y nos enseña a perdonar, que nos redime por amor.
Y mientras muchos lamentarás que su alegría termine al acabar el período vacacional, a nosotros nos descansará el alma saber que Jesús dio Su vida para ofrecernos una felicidad que no tendrá final. 
Y el sábado por la noche, mientras muchos tal vez se dejarán deslumbrar por las luces de ‘antros’ y de tiendas, a nosotros nos confortará dejarnos iluminar, en la Vigilia Pascual, por Aquel que es la Luz verdadera; escuchar la historia de Su amor por nosotros, renovar nuestras promesas bautismales, acoger al Resucitado en la Eucaristía y recibir Su gracia vivificante a raudales.
Muchos regresarán a casa cansados y gastados. Nosotros en cambio nos sentiremos renovados por haber acompañado al Señor en Su Pasión, y estaremos bien dispuestos a salir, ahora sí, a celebrar con alegría Su Resurrección.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6059Sun, 29 Mar 2015 00:00:00 GMT
Mons. Óscar Romero abre la posibilidad de que más mártires sean canonizados La confirmación de la tan esperada beatificación de Mons. Óscar Arnulfo Romero, que tendrá lugar el próximo 23 de mayo, ha llenado de alegría a toda la Iglesia en América, especialmente al pueblo salvadoreño. Este gran acontecimiento será una enorme bendición, pues significa el paso del Señor por este país centroamericano, y servirá para que el pueblo se reconcilie y pueda vivir en paz, fraternidad, justicia y verdad, según el arzobispo de San Salvador, Mons. José Luis Escobar, quien fue entrevistado por el semanario Desde la fe.
Mons. Romero, conocido como “La voz de los sin voz” y “Santo de la calle” fue asesinado en marzo de 1980, mientras oficiaba Misa en el Capilla del Hospital de la Divina Providencia, en la capital de El Salvador. El pasado 3 de febrero el Papa Francisco firmó el decreto de su beatificación, reconociendo su martirio por odio a la fe.
La ceremonia en la que Mons. Romero será elevado a los altares se celebrará en la Plaza del Divino Salvador del Mundo, de la capital salvadoreña, y será presidida por el prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, el Card. Ángelo Amato. “Es algo inédito, será el más grande evento que hemos tenido en El Salvador”, dijo el arzobispo Escobar a este semanario.
–¿Cómo ha recibido El Salvador la noticia de la beatificación de Mons. Romero, después de 35 años de haber ocurrido el asesinato?
–Con inmensa alegría; la figura de Mons. Romero cada vez es más aquerida por los salvadoreños, pero había personas que no estaban de acuerdo y esto retardó el proceso; sin embargo, en la actualidad podemos ver una mayor aceptación. En un tiempo la figura de Mons. Romero estaba envuelta en la política partidista; algunos lo ocupaban para sentirse representados en su lucha y otros para atacar a sus enemigos y a él mismo; se volvía una bandera discutida, y esto no era justo porque ante todo Mons. Romero era un pastor que no hacía más que defender la fe, la verdad y la justicia desde el Evangelio.
–¿Qué significa que el decreto de la beatificación de Mons. Romero se refiera a él como mártir por odio a la fe?
–Es muy significativo porque todo lo que hizo Mons. Romero fue en un sentido de la fe, y con esto se abre la posibilidad de canonización de tantos sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos mártires que fueron víctimas del periodo de violencia y crisis social por la represión de los gobiernos militares en El Salvador. Ya iniciamos el proceso del P. Rutilio Grande, quien fue asesinado tres años antes de Mons. Romero, el 12 de marzo de 1977, suceso que marcó su quehacer pastoral. El motivo de la muerte de ambos pastores es muy similar: su predicación en defensa de los derechos de los pobres. 
–¿Cuál es el aporte de la beatificación de Mons. Romero a la sociedad salvadoreña?
–Es una especial bendición de Dios; es el paso del Señor por nuestro país y quisiéramos verlo como símbolo de reconciliación, por eso nos alegra que su figura cada vez sea más universal, más unificadora del pueblo; cada vez son más las personas que conociendo verdaderamente a Mons. Romero se adhieren a él y lo invocan con fe, y pensamos que, primero Dios, su beatificación servirá efectivamente para que el pueblo se reconcilie y podamos vivir en paz, en fraternidad, en justicia y en verdad.
–¿Qué enseñanza deja Mons. Romero al pueblo salvadoreño y al mundo?
–Su gran enseñanza es sin duda el amor a Dios traducido en amor a los pobres,  concretizado en ellos, es la fe de ver a Dios reflejado en los necesitados, es una forma concreta, auténtica y actual de vivir el Evangelio.
–¿Su ejemplo marca el camino de la Iglesia salvadoreña?
–Evidentemente es así, la figura de Mons. Romero marca un antes y un después en la Iglesia de toda América Latina y el mundo, y ahora, al verlo subir a los altares, se confirma más la validez de su testimonio. En nuestro país toda la Iglesia se siente motivada por su ejemplo a una actitud cercana, de servicio, sencilla con la gente, con el pueblo, pero sobre todo con los pobres.
–¿Cuál es su mensaje con motivo de la canonización de Mons. Romero?
–Ante todo, quiero expresar de corazón nuestra gratitud inmensa no sólo a su Santidad el Papa y a la Iglesia por haber llevado adelante este proceso, sino a todo el mundo, porque en todas partes se expresa cariño por Mons. Romero, eso nos alegra, nos complace tanto y estamos inmensamente agradecidos; también quiero invitar a todos a que pongamos en práctica las enseñanzas de Mons. Romero, que su testimonio nos sirva a todos de modelo para ser auténticos cristianos, para vivir el Evangelio principalmente en beneficio de los más pobres. 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6056Wed, 25 Mar 2015 00:00:00 GMT
El Diablo está castigando a México: Papa Francisco“Yo pienso que a México el Diablo lo castiga con mucha bronca. Por esto. Creo que el Diablo no le perdona a México que Ella (la Virgen de Guadalupe) haya mostrado ahí a su Hijo… Yo creo que el Diablo le pasó la boleta histórica a México ¿no? Y por eso todas estas cosas, usted ve que en la historia siempre han aparecido focos de conflicto grave”.
Así respondió el Papa Francisco a la escritora y periodista Valentina Alazraki en una larga entrevista concedida desde el Vaticano a Televisa, la cual tuvo lugar en un salón de la residencia Santa Marta donde el Santo Padre lleva a cabo las reuniones de gobierno. Este recinto se encuentra presidido por una majestuosa imagen de la Virgen de Guadalupe que le fue regalada al Sumo Pontífice por el cardenal Norberto Rivera Carrera, arzobispo de México. 
De esta manera, bajo la mirada de la Morenita del Tepeyac, el Vicario de Cristo opinó sobre diversos temas, entre ellos, la situación de violencia en nuestro país y el término ‘mexicanización’; la Virgen de Guadalupe y su posible vista a tierras aztecas; el flagelo del narcotráfico y la situación de los migrantes, así como la reforma a la Curia Romana y el Sínodo de la Familia.

Todos somos responsables 
Sobre la violencia que azota a México, al Papa Francisco le queda claro que el Demonio está dañando a nuestro país porque no soporta que la Morenita del Tepeyac haya decidido quedarse aquí. “Esto lo sabe Usted muy bien –le dijo a la periodista– Usted va a encontrar a mexicanos católicos, no católicos, ateos, pero todos guadalupanos. Es decir, todos se sienten hijos. Hijos de la que trajo al Salvador, al que destruyó al Demonio”.
En torno a la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa y a pregunta expresa sobre la responsabilidad del gobierno federal, el Santo Padre dijo: “Todos tenemos de alguna manera la culpa o, al menos, el no hacernos cargo del sufrimiento. Hay gente que está bien y quizás la muerte de estos chicos no les llegó, les resbaló. ‘Bueno a mí no me tocó, gracias a Dios que no me tocó’. Pero la mayoría del pueblo mexicano es solidario. Y esa es una de las virtudes que tienen ustedes. Y creo que todos tienen que poner el hombro ahí, para resolver esto de alguna manera… O sea el echarle la culpa a un solo sector, a una sola persona, a un solo grupo, es infantil”.

No se puede visitar México a pedacitos
La pregunta obligada de la periodista fue por qué había decidido no visitar nuestro país este año. Al respecto, el Papa Francisco refirió que pensaba hacerlo, incluso quería entrar en los Estados Unidos –país que visitará en septiembre próximo– por la frontera mexicana. “Pero, si yo iba a Ciudad Juárez, por ejemplo, y entraba desde ahí, o a Morelia, y entraba desde ahí, se iba a armar un poco de barullo: ¡Cómo va ahí y no viene a ver a la Señora, a la Madre! Además –reconoció el Papa– no se puede visitar México de a pedacitos. México requiere una semana. O sea que yo prometo un viaje a México como se lo merece y no a la apurada y de paso. Por eso decidí no entrar por México”.

América no está huérfana
Al hablar de la Virgen de Guadalupe, el Papa Francisco afirmó que la Morenita del Tepeyac ha traspasado los límites de México para convertirse en la unidad del pueblo americano: “América no es huérfana. Tiene una Madre. Una Madre que nos trae a Jesús. O sea, la Salvación que es Cristo viene por una mujer, y quiso Ella demostrarlo a través de su mestizaje que lo traía a México de una manera especial. Y elige un hijo de esa cultura para manifestarse (san Juan Diego). No elige un chico español, o un colonizador, o una señora coqueta, no, no. Un simple hombre, casado, humilde. Entonces para mí, Ella es Madre… fuente de unidad cultural, puerta hacia la santidad, en medio de tanto pecado y de tanta injusticia, y tanta explotación y tanta muerte, es Madre, ¿no? Entonces eso es lo que yo siento cuando la veo”.

Todo en paz con la ‘mexicanización’
Finalmente, sobre  la “mexicanización”, término que utilizó el Papa Francisco en una carta dirigida a un amigo argentino, lo cual desató recientemente gran polémica en nuestro país, el Santo Padre explicó que dicho término no tiene nada que ver con la dignidad de México. Como cuando hablamos de la “balcanización”, ni los serbios, ni los macedonios, ni los croatas se nos enojan… Levantó pólvora, pero la mayoría, por las estadísticas que me llegaron, que hicieron algunos periodistas de allá, el noventa por ciento del pueblo mexicano no se sintió ofendido por eso. Lo cual me alegra. Para mí habría sido un gran dolor que se interpretara de esa manera ¿no? El mismo gobierno, después de haber preguntado, aceptó las explicaciones. Estas que son las verdaderas ¿no? Y todo en paz. O sea eso no me cerró las puertas a México. Voy a ir a México”.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6053Mon, 23 Mar 2015 00:00:00 GMT
Mel Gibson, un actor fervientemente católicoEl 3 de enero de 1956 nace en Nueva York el actor y director cinematográfico Mel Columcille Gerard Gibson, sexto de 12 hermanos de una familia católica, hijos del norteamericano Hutton Gibson y de la irlandesa Anne Patricia Reilly. 
En 1968, la numerosa familia del también productor –cuyos primeros nombres provienen de los santos irlandeses san Moel y san Colm-Cille–, se mudó a Sydney Australia, por motivos económicos, donde comenzó a practicar afanosamente el rugby a nivel colegial, sin saber que años más tarde su gran pasión sería el séptimo arte y su ideal de vida, la defensa de la fe católica.
En 1995, a sus 39 años de edad, Mel Gibson conquistó el Oscar como director por la película Corazón valiente y ganó fama como actor en la saga Mad Max; siete años más tarde, actuó en películas con un fuerte contenido espiritual, como en Cuando éramos soldados, cuyo eje de acción son los horrores de la guerra, y Señales, que relata la historia de un cura que pierde la fe y la redescubre con mayor fervor. En el año 2004 dirigió su proyecto cinematográfico más aclamado y controversial, La Pasión, una versión de las últimas horas de Jesucristo, narrada en latín y en arameo. 
Si bien Mel Gibson ha dedicado largas horas de su vida al Cine y conocido en el medio a numerosos actores con quienes ha mantenido relación, ha declarado que no tiene ningún deseo por asistir a sus fiestas o reuniones, y que no suele pasar tiempo con ellos, ya que lo que más le gusta hacer en sus tiempos libres es estar al lado de su familia en su rancho, en Australia, y ocuparse él mismo de todas las labores que ahí se requieren. 
Asegura que las cosas mundanas son ajenas a sus intereses, y que las fórmulas de la Biblia son sencillas para vivir en paz: no robar, no matar, no tener relaciones sexuales con la mujer de otro. “Cuando una persona quiebra uno de estos preceptos, se pone a nada de romper los demás y así echa a perder su vida”. 
Gibsón, su esposa y sus siete hijos asisten asiduamente a la iglesia de la Sagrada Familia en el centro del predio de Malibú –conocido localmente como St. Mel’s–, donde la Misa es en latín. El matrimonio adora fervorosamente a Dios y por un principio de la fe católica hace frecuentemente obras de caridad, como cuando se rodó en Veracruz, México, la cinta Apocalypto, que donó dinero para las personas más pobre de la región a fin de ayudarles a construir sus casas.   

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6042Wed, 18 Mar 2015 00:00:00 GMT
El Obispo que ‘wasapea’ con los jóvenesAnte la propuesta del Papa Francisco de utilizar los medios de comunicación, y en especial internet, como instrumentos de unión entre los seres humanos, la Iglesia Católica en México ha venido dando pasos importantes en esta labor, que tiene como objetivo fortalecer la cultura del encuentro y la solidaridad a través de medios digitales. Como botón de muestra, el Obispo de Piedras Negras, Coahuila, Mons. Alonso Gerardo Garza Treviño, habló para Desde la fe sobre el foro “Chateando con el Obispo”, que instrumentó con el fin de que jóvenes de la entidad tuvieran la oportunidad de conversar con él y resolver toda clase de dudas a través de la red social WhatsApp.   
Sobre el particular, Mons. Garza Treviño externó que la idea surgió de la necesidad de que jóvenes pertenecientes a las parroquias de la Diócesis contaran con un espacio para hablar sobre temas que generalmente no se atreven a exponer en público, por lo que la Pastoral Juvenil de la Diócesis convocó a un grupo de 130 jóvenes a asistir a un lugar en el que se dispusieron teléfonos inteligentes, para que todos pudieran escribir sin inhibición sus dudas y comentarios a través de WhatsApp. Externó que los jóvenes se dividieron en mesas de diez y se conectaron con él a través de esta red social, por la que, tras una breve charla, comenzaron a plantear sus inquietudes, mismas que, ante la elevada participación, se fueron clasificando por temas y ordenando de acuerdo con la similitud de planteamientos para responder a todas sin necesidad de hacerlo una por una.
“Las participaciones se dividieron en tres campos: el primero fue totalmente personal, y en éste hicieron preguntas relacionadas con el noviazgo, la amistad, la sexualidad, los estudios y la política, entre otros temas. El segundo campo se acotó a su situación familiar, en él plantearon toda clase de conflictos con sus padres y hermanos. Y el tercer campo tuvo que ver con sus inquietudes en materia de la pastoral de los grupos, en él abordaron su formación religiosa, el seguimiento a Cristo, cuestiones sobre el Evangelio, el tipo de asesoría que se les brinda, el acompañamiento que reciben de los sacerdotes, lo que ellos esperan de la Iglesia y lo que la Iglesia espera de ellos”, comentó Mons. Garza Treviño.
Aseguró que de no haber utilizado este mecanismo de trabajo la mayoría de los jóvenes no se habría atrevido a exponer sus inquietudes, pues se habrían sentido intimidados por la presencia de los otros; en cambio, de esta manera ni uno solo se quedó sin participar y la cantidad de preguntas llegó a cuatrocientas. “Lo mejor fue que todos estaban muy atentos a las respuestas, pues tenían un interés real en resolver sus dudas. Fue una jornada muy intensa, interesante y atractiva para ellos, por lo cual se tiene contemplada la posibilidad de abrirla a jóvenes de otras entidades la próxima vez que se realice, aprovechando que las redes sociales permiten la comunicación a distancia, así que, en dado caso, ya no habrá necesidad de reunirnos en un sitio específico, pues bastará con que todos nos conectemos a determinada hora desde nuestras comunidades o casas a través de WhatsApp”. 
El Obispo de Piedras Negras dijo que las redes sociales son una herramienta muy útil para la Iglesia, a través de éstas se puede compartir y discutir el Evangelio y tratar los problemas que interesan a los jóvenes. “Nuestro primer objetivo es que todas las parroquias de la Diócesis cuenten con una Pastoral de la Comunicación, cuyos miembros lancen a través de las redes sociales muchos mensajes e iniciativas; yo estoy totalmente convencido de que el uso de estos medios de comunicación no sólo es conveniente, sino necesario, porque en la actualidad para muchos jóvenes lo que no está en las redes no existe, y no puede ser que Jesús no exista para ellos, así que Jesús debe estar en las redes.
Finalmente comentó que otra gran experiencia que ha tenido con adolescentes a partir del uso de las redes sociales, es que varios de los que han recibido el sacramento de la Confirmación se han mantenido en contacto con él a través de Facebook, y mediante esta herramienta de comunicación le comparten sus experiencias y le manifiestan sus dudas.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6038Tue, 17 Mar 2015 00:00:00 GMT
¿Qué son las tentaciones?Durante esta Cuaresma seguramente escucharás en la Misa la invitación de tu sacerdote a ser fuerte para “vencer las tentaciones”. Pero, ¿qué son las tentaciones? ¿de qué se trata?
Una tentación no es otra cosa que ese deseo de realizar algo que inmediatamente parece agradable, pero que muy probablemente te causará algún tipo de daño.
Las tentaciones son la mejor arma del Diablo, y con ellas quiere separarnos del bien; es decir, quiere alejarnos de Dios para llevarnos a la oscuridad y a la tristeza. Así que debes prepararte para enfrentarlas desde ahora:
1. Cuando escuches dentro de ti una voz que te dice “cuidado, es peligroso”, pregunta a tus papás o catequista si se trata de una tentación y cómo puedes vencerla.
2. Las tentaciones te hablan en secreto, diciéndote “que nadie se entere” o “escóndete para que nadie se dé cuenta”.
3. Las tentaciones también estarán insistiendo en que hagas las cosas más fáciles y sin esfuerzo (haciendo trampa o engañando), pero eso es una mentira, pues todo lo que hacemos requiere de esfuerzo y empeño.
4. Por último, las tentaciones se llaman unas a otras: si una logra convencerte, vendrán otras enseguida hasta apartarte de Dios: ¡no te dejes derrotar!
Cuando las tentaciones quieran conquistar tu corazón, pide a los ángeles y a los santos que te ayuden: ¡Dios no te dejara sólo en esta batalla!

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6037Luneas, 16 de marzo de 2015
Odino, el hombre que le cantó a cuatro PapasDivertido, soñador, amante de la música y sobre todo de la poesía, es como se describe este joven cantautor de origen argentino llamado Odino Faccia, quien el 27 de abril del año pasado cantó en la canonización de los Papas Juan Pablo II y Juan XXIII.
En entrevista para Desde la fe, Faccia explica que aquel evento fue uno de los más importantes en su vida, pues lo marcó tanto artística como humanamente. “Fui el único artista latino que le cantó a cuatro Papas (Así se le conoció a aquella ceremonia porque además de los dos Pontífices que fueron elevados a los altares también estuvieron presentes el Papa Emérito Benedicto XVI y el Papa Francisco), para mí fue un honor sobre todo, porque la canción Busca la paz está basada en textos que Juan Pablo II escribió cuando era joven”.
Odino Faccia, quien fue nombrado embajador de “La Voz por la Paz en el mundo” por el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, explica que el legado de Juan Pablo II en su carrera artística ha sido un regalo de Dios, pues nunca pensó obtener tanto, y no habla de bienes materiales, sino de experiencias y momentos únicos como poder conocer y estar con el Papa Francisco, quien de propia voz le ha pedido trabajar por una cultura de la paz y del respeto.
“Las cosas para Dios no tienen límites, la canción Busca la paz lleva el mensaje de amor que en vida nos transmitió nuestro querido san Juan Pablo II y que no podían quedarse escondido entre líneas, necesitaban de armonía y luz, y qué mejor día para darlo a conocer que cuando fue elevado a los altares ”, explica Faccia.
Considera que llevar este proyecto, el de cantar por una cultura de la paz, no ha sido nada sencillo, pues tuvo que tocar muchas puertas antes de que estuviera frente a millones de personas en la Plaza de San Pedro. 
“Siempre me ha gustado hacer algo por el mundo, soy una persona creyente que reza a Dios todas las noches por la vida, por la paz. Soy un joven que toma su misión a través de la música para sembrar esperanza en los corazones solos y tristes”, expresó.
Odino Faccia también participó en el “Partido Interreligioso por la Paz” celebrado en el estadio Olímpico de Roma, donde tuvo la oportunidad de clausurar el evento con algunos de los temas de su más reciente disco “Puedes”, el cual incluye la canción Busca la paz.
Cabe destacar que el cantautor también se presentó en el 2011 en el Estadio Azteca durante el Homenaje a Juan Pablo II, y frente a 70 mil personas expresó su devoción por el Papa viajero y agradeció su intercesión para traerlo a tierras mexicanas.
“Fue la primera vez que canté esta canción; me pareció extraordinario darla a conocer en México por el cariño que este pueblo le guarda al Papa Juan Pablo II, son de esos momentos en los que ves la mano de Dios que señala tu camino a seguir”, expresó.
Actualmente Odino Faccia está en pláticas para llevar algunos de los textos del Papa Francisco a la música, además de que ya se encuentra trabajando en el “Himno por la paz” que se dará a conocer en cuatro idiomas.
El disco de Odino Faccia se encuentra a la venta en tiendas departamentales en la Ciudad de México.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6029Tue, 10 Mar 2015 00:00:00 GMT
¿Por qué debo rezar el Viacrucis?¿Por qué debo rezar el Viacrucis?

P. Rogelio Alcántara

“Tuve que arreglar tal asunto, pero fue un verdadero viacrucis”. Identificamos la palabra con mucho sufrimiento y grandes penas. El origen de esta palabra es cristiano, se refiere al camino que recorrió Nuestro Salvador Jesucristo con la Cruz a cuestas hacia el calvario, donde fue crucificado y levantado en alto.
El Viacrucis, o vía dolorosa, recuerda 14 momentos de la Pasión de Nuestro Señor que van desde el juicio ante Pilato hasta la sepultura de Jesús. Muchas escenificaciones la recuerdan (como la de Iztapalapa, aquí en la Ciudad de México) y nosotros seguramente hemos participado alguna vez en este acto devocional el Viernes Santo. Sin embargo, la meditación de la Pasión de Jesús no es sólo para ese día o los viernes de Cuaresma, sino para cualquier día del año, porque “contemplando los sufrimientos de Jesús empezamos a odiar el pecado y deseamos la salvación de todos los hombres” (María Simma).
Muchos cristianos en la antigüedad quisieron visitar este camino de la Cruz para recorrerlo y expiar con esta práctica las penas que merecían sus pecados. En la imposibilidad de ir por la distancia, el costo que implicaba, las guerras, etc., el Santo Padre concedió a los franciscanos hacer una representación de estos hechos para que los fieles pudieran sacar el mismo provecho espiritual de la meditación de la Pasión del Señor sin necesidad de ir a Jerusalén. Así, a lo largo de varios siglos fue consolidándose esta práctica hasta que en 1731 el Papa Clemente XII la enriqueció con indulgencias, fijando el número de estaciones en 14. El Papa Benedicto XIV exhortó a todos los sacerdotes a embellecer los templos con el rico tesoro de las estaciones de la Cruz. El Papa Clemente XIV extendió en 1773 la misma indulgencia a quienes, impedidos de hacer las Estaciones en la iglesia, rezaran frente a un crucifijo, por ejemplo, los enfermos, los que están en el mar, en prisión y otros. 
La actual legislación sobre las indulgencias (Enchiridion Indulgentiarium Normae et Concessiones) publicada en 1986, dice que “se concede indulgencia plenaria a los fieles cristianos que devotamente hacen las Estaciones de la Cruz”.
Los requisitos son: 
1. Deben hacerse ante Estaciones de la Cruz erigidas según la ley canónica. 
2. Debe haber 14 cruces. Para ayudar a la devoción, las cruces pueden tener las imágenes que representan las estaciones de la Pasión. 
3. En cada Estación se hace una lectura y se acompaña con oraciones vocales. 
Pero se puede hacer sólo meditando devotamente la Pasión y Muerte del Señor en general. 
4. Se requiere el movimiento de una Estación a la otra cuando esto sea posible. 
5. Las personas que están legítimamente impedidas de cumplir con los requisitos mencionados, pueden obtener indulgencias si al menos pasan algún tiempo, por ejemplo, quince minutos en la lectura devota y la meditación de la Pasión y Muerte de nuestro Señor Jesucristo. 
6. Otros ejercicios de devoción son equivalentes a las Estaciones de la Cruz, aun en cuanto a indulgencias, si éstos nos recuerdan la Pasión y Muerte del Señor y están aprobados por una autoridad competente.

Hay que recordar que las condiciones para ganar una indulgencia plenaria son: “la confesión sacramental, la comunión eucarística y la oración por las intenciones del Romano Pontífice. Se requiere además, que se excluya todo afecto al pecado, incluso venial” (PABLO VI, Constitución Apostólica Indulgentiarum Doctrina, sobre la revisión de las indulgencias, Norma 6).
Con el rezo del Viacrucis se obtienen además diversas gracias, siempre que se haga con devoción, solo o acompañado; sobre todo se obtendrán gracias para la propia conversión y la salvación de muchas almas. A pesar de esto constatamos que el Viacrucis se reza muy poco porque con frecuencia pensamos que se debe rezar como se hace el Viernes Santo en muchas de las comunidades parroquiales, con citas bíblicas, meditaciones, exhortaciones, oraciones, cantos y procesión; rezarlo así nos llevaría varias horas y con las tantas ocupaciones que tenemos pensamos que es imposible y se deja como un acto devocional para la Semana Santa. Pero en realidad rezar el Viacrucis me podría llevar menos tiempo que rezar el Rosario.
Lo esencial de esta oración es recordar los momentos más significativos de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo. Bastaría enunciar la estación, rezar alguna jaculatoria, recordar lo que Jesús pasó en ese momento, pedirle que nos conceda alguna gracia por lo que Él sufrió, concluir con otra jaculatoria y pasar a la siguiente estación; rezarlo de esta manera nos podría llevar menos de 20 min. ¡Inténtalo! Rezar en cada estación un Padrenuestro, una Avemaría y un Gloria, o hacer un canto, es opcional. No es necesario  hacerlo en la iglesia, se puede hacer en casa mirando una Cruz o las Estaciones en algún librito devocional.
En la página 7 de esta edición te proponemos un modo básico de rezarlo. 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6025Mon, 09 Mar 2015 00:00:00 GMT
¿Cómo se reza el Viacrucis?Rezar el viacrucis es muy fácil y sólo nos ocupa unos cuantos minutos; sin embargo, pocas personas saben rezarlo, por lo que aquí te ofrecemos un esquema básico para hacerlo. 

Oración inicial
Señor, concédeme compartir contigo el camino de la Cruz, penetrar en tus pensamientos y sentimientos: ¿Qué pensabas, qué sentías cuando cargabas la Cruz por la humanidad, por mí? No sé si llegue a comprender lo que significó para Ti esta vía dolorosa. Sin embargo, desde mi pequeñez me atrevo a caminar contigo estas estaciones, dejándome impresionar por la contemplación de tu misterio, buscando tu mirada de dolor, de agonía, de muerte, de paz.

Jaculatoria antes y después de cada estación
Antes de cada estación: “Te adoramos oh Cristo y te bendecimos, porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo y a mí pecador”.
Después de cada estación: “¡Por tu Cruz y Resurrección nos redimiste, salvador del mundo sálvanos!”. 

I Estación. Jesús es juzgado, acusado falsamente, calumniado, abandonado por los suyos e injustamente condenado a muerte.
Oración. Guardaste silencio. ¡Oh Jesús silencioso, enséñame a callar, y a guardar silencio incluso en el sufrimiento!

II Estación. Jesús es cargado con la Cruz. Con gran amor la abraza. En ella expiará nuestros pecados. Piensa en nosotros y camina hacia el Calvario.
Oración. Jesús enséñame a comprender tus palabras: “Si alguno quiere venir en pos de mí, QUE TOME SU CRUZ.”

III Estación. Jesús no puede más; las fuerzas se le terminan y cae.
Oración. Jesús dame fuerzas para no quedarme nunca caído. Anima mis desalientos.

IV Estación. Jesús encuentra a su Madre. El dolor de ver sufrir a su madre le abre nuevas zonas de dolor en su corazón. Sin embargo, al mismo tiempo, toparse con una mirada amorosa es un consuelo.
Oración. María, que venciendo todo respeto humano fuiste capaz de consolar a tu Hijo en el camino del Calvario, que pueda experimentar tu mirada en mis dificultades y aflicciones.

V Estación. Simón de Cirene ayuda a Jesús a llevar la Cruz.
Oración. Jesús, así como Simón te ayudó a cargar la Cruz; ayúdame tú en mis flaquezas y debilidades.

VI Estación. El rostro desfigurado de Jesús, conmueve el corazón de una mujer y con un lienzo lo enjuga cuidadosamente.
Oración. Jesús, graba en mi corazón tu imagen y que siempre la tenga presente.

VII Estación. Jesús, bajo el peso de la Cruz, cae por segunda vez.
Oración. Jesús, ¡que no te cansen mis constantes recaídas!

VIII Estación. El Señor no acepta la vana compasión de las hijas de Jerusalén.
Oración. Jesús, haz que aprenda que llevar tu Cruz vale mucho más que todos los honores de la tierra.

IX Estación. Jesús cae por tercera vez.
Oración. Jesús, que no pierda la esperanza cuando experimento que tu Cruz implica no parecer valiente y esforzado en el sufrimiento y ser por esto más despreciado.

X Estación. El Señor es despojado de sus vestiduras.
Oración. Jesús, despojado de todo, por mi amor. Haz que me desprenda, por tu amor, de todas las creaturas para que Tú seas mi único tesoro.

XI Estación. El Señor es clavado en la Cruz.
Oración. Jesús, que te dejaste clavar en la Cruz sin quejarte, concédeme nunca quejarme por cosas inútiles de nada, ni de nadie, ni interiormente.

XII Estación. El Señor muere en la Cruz.
Oración. Jesús, concédeme aceptar de todo corazón el tipo de muerte que hayas pensado para mí, y aceptarla con todas sus angustias, penas y dolores. Concédeme en esos momentos unirme a tu muerte y ofrecer la mía como consumación de mi camino hacia Ti, aquí en la tierra.

XIII Estación. Bajan el cuerpo inerte de Jesús y lo recibe María en sus brazos.
Oración. Jesús, que pueda estar en los brazos de María en los momentos más difíciles de mi vida y experimentar la protección maternal de tu santa Madre.

XIV Estación. Depositan a Jesús en el sepulcro y María se queda con Juan.
Oración. Madre mía que, así como Juan te hizo compañía como un hijo, yo pueda estar siempre en tu compañía con los mismos sentimientos que estuvo contigo el discípulo amado de Jesús.

(Opcional: XV Estación. Jesús resucita 
Oración. Señor, que tu resurrección sea el motor de vida, la energía de mis pensamientos y acciones).

Oración final
Señor, que la meditación de tus dolores y sufrimientos doblegue mi soberbia, ablande mi corazón y lo disponga a recibir tu inagotable amor y perdón. Que consciente de mis caídas y defectos, en medio de mis penas y de mis trabajos, te busque siempre y que, contemplando tu corazón abierto y herido por mí, pueda lanzarme como una gotita de agua en él y me pierda para siempre en la inmensidad infinita de tu misericordia. Amén.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6022Mon, 09 Mar 2015 00:00:00 GMT
¿Qué es indispensable en una familia católica?En estos tiempos en que hay tantos ataques contra la familia, y los medios de comunicación nos presentan como ideales o normales situaciones que atentan contra la unidad e integridad física y moral de los miembros de las familias, podemos preguntarnos, ¿qué necesita una familia católica para mantenerse unida, conservar viva su fe y dar testimonio cristiano a los demás?
Diversos estudios realizados en diócesis de todo el mundo, coinciden en que hay tres actividades indispensables para los miembros de toda familia católica:
1. Orar unidos.
Dicen que: ‘la familia que reza unida, permanece unida’. Es vital hallar tiempo para que la familia se reúna a orar. Puede rezar el Rosario, relacionando cada Misterio con las intenciones de cada uno; puede leer, meditar y comentar algún texto bíblico, por ejemplo de los que se proclaman ese día en Misa; puede hacer oración de alabanza, de gratitud, de petición. Y es muy rico si cuando alguien pide algo, los demás no están esperando que se calle para hacer su propia petición, sino acogen y oran por esa petición. Por ejemplo, una hija pide que le vaya bien en su examen; su papá pide que el Espíritu Santo la ilumine; su mamá pide que la mantenga tranquila; su hermanito pide que saque diez; así, quien pide algo se siente sostenido, no sólo por Dios, sino por su familia.
Hoy en día mucha gente, sobre todo joven, cuando tiene un problema se embriaga, se droga, trata de evadirse por puertas falsas porque no sabe qué hacer. En cambio quien pertenece a una familia que ora diario, enfrenta la vida de otra manera, con la certeza de que está en las manos amorosas de Dios y cuenta con la valiosa intercesión familiar.

2. Ir juntos a la Iglesia
Es ideal poder ir juntos a la Misa dominical, pero si no es posible, hay que procurar ir juntos a Misa otro día, por ejemplo entre semana, antes o después de la escuela o el trabajo. Y desde luego, asistir juntos a los oficios de Semana Santa, y en Pascua vacacionar.
También es importante darse tiempo para ir a visitar a Jesús presente en la Eucaristía.
Una vez en una velada eucarística en una capilla, estuvo el Santísimo expuesto toda la noche, y a eso de las dos de la mañana llegaron papás y una hija que por su ropa se ve que regresaban de una fiesta; entraron, se arrodillaron, se quedaron un ratito en silencio, luego hicieron juntos en voz baja una oración y salieron. ¡Qué bello!, antes de irse a descansar se acordaron de pasar un momentito a adorar al Señor. Esos papás enseñan con el ejemplo.
También es importante acudir juntos a la iglesia a los eventos que ésta organiza. Cursos, retiros, charlas, para preparase mejor, y también conciertos, fiestas, kermesses. que permiten conocer a otras familias con las que se puede hacer buena amistad, compartir la fe, apoyarse mutuamente con oración.

3.  Realizar juntos obras de misericordia
El Papa Francisco anima a la Iglesia, a la familia, a los creyentes, a no encerrarnos en nosotros mismos, sino salir al encuentro de otros para ayudar.
Es pues fundamental ejercer como familia verdadera caridad.
No sólo una o dos veces al año donar ropa, juguetes o cosas útiles que no usa, sino comprometerse en algún apostolado, servicio, misión, que pueda realizar todos sus miembros. Ello los une, porque cada uno ayuda en lo que puede y todos se apoyan; les permite valorar más lo que tienen, y les da un corazón sensible, capaz de compadecerse ante las necesidades ajenas y hacer lo que pueda para remediarlas.
La familia que unida ora, acude a la iglesia y realiza obras de misericordia, enfrentará, como todas, problemas y dificultades, pero no lidiará con ellos como otras, en la evasión, el pleito, la desintegración, sino con la serenidad de saberse unida y siempre sostenida por la gracia y el amor del Señor.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6009Sun, 01 Mar 2015 00:00:00 GMT
Agelus DominicalYA QUE OTROS HABLARÁN sobre temas habituales de Cuaresma, me propuse –y avisé– hacer una minúscula investigación sobre tres santos cuyos centenarios estamos celebrando durante el año 2015; además, me parece hemos descuidado la vida y obras de quienes nos han precedido hasta el heroísmo en la vivencia de la fe y por eso en estos domingos cuaresmeños hablaré sobre san Felipe Neri, santa Teresa de Jesús y san Juan Bosco… HABRÁ QUE DECIR, sin embargo, que a quienes la Iglesia reconoce como santos y los inscribe en el catálogo oficial (que se llama “Martirologio”), distan mucho de ser meros héroes al estilo en que nos han habituado los discursos políticos, las crónicas periodísticas, las leyendas urbanas, los relatos literarios, los mitos didácticos y las historias de las abuelitas… TÚ Y YO, Y TODOS LOS que llegamos a este mundo tenemos un papá y una mamá que, además de darnos la vida, nos dan educación, nos infunden la fe, nos trasmiten una cultura, nos heredan desde siempre unos rasgos psicológicos, afectivos, morales, humanos, que conforman nuestra propia personalidad: ¡gracias a Dios todos somos hijos de nuestro papá y nuestra mamá!… FELIPE NERI TUVO como papás a Francisco y Lucrecia; Teresa Sánchez fue hija de Alonso y Beatriz; mientras que Juan Melchor Bosco tuvo como padres a Francisco Luis y Margarita; yo no sé cuál es el nombre de tus papás, querido lector, pero no estaría mal que mencionando a los padres de ilustres santos, también des gracias a Dios por tus propios progenitores: ¡Dios quiera que un día también los mencionen en una columna parecida a ésta!... LLEGABA A SER HABITUAL que la historia de grandes personajes estuviera enmarcada –desde sus orígenes– con signos maravillosos, con premoniciones fantásticas, con indicios de lo que un día llegarían a ser, pero creo que eso no va más allá de la leyenda y hasta de la mera fantasía; así que si acaso Felipe, Teresa o Juan, nacieron con un tufillo de santos chiquitos, sin duda sería el mismo con el que nacen todos los niños que llegan a este mundo…  QUIENES HEMOS TENIDO la fortuna de contar con hermanos, ciertamente vemos en ellos a compañeros cercanísimos en el camino de la vida; ¡claro!, los hermanos también llegan a ser competidores, modelos, confidentes ¡y hasta adversarios! (¿se acuerdan de Caín y Abel?); ser hermano mayor o menor nos coloca en posición privilegiada porque no estamos solos, porque aprendemos o enseñamos, porque vamos creciendo en la responsabilidad y la colaboración… FELIPE TUVO TRES hermanos, Teresa contó con dos medios hermanos y otros diez ¡completos!; a Juan Melchor le contamos un hermano carnal y dos medios hermanos (¡qué modo de hablar tan fraccionado!, yo espero que tú, querido lector, no tengas hermanos de un tercio, o de siete octavos)… DIOS ME CONCEDIÓ tener nueve hermanos, y si lo comento no es para presumir o quejarme, sino para que también cuentes los tuyos, y recuentes las anécdotas, las travesuras, las aventuras, los sinsabores y las alegrías que se han vivido y compartido con esos “regalotes” que Dios mismo nos dio en cada hermano… ESO DE CONTAR HISTORIAS ajenas puede quedarse en argumento de telenovela; cuando viendo la historia de otros repasamos la propia, podemos ir sacando semejanzas y diferencias, redescubrimos ventajas y riesgos, valoramos lo propio viendo lo ajeno, así que seguiré contando la historia de Felipe, de Teresa y de Juan pero remitiéndonos a lo tuyo y a lo mío… HAY UNA EXTRAÑA coincidencia en los santos que ahora estamos conociendo más, pues los tres vivieron la orfandad antes de que concluyera su infancia, un hecho que sin duda los enfrentó a la vida con más ganas, con más responsabilidad, con más desafíos por afrontar, tal vez con algunos huecos difíciles de llenar… COMO BIEN PUEDES ver, san Felipe Neri, santa Teresa de Jesús y san Juan Bosco, no fueron sino hijos comunes y corrientes, como tú y como yo, pero las historias pronto comenzarán a diferenciarse con detalles e incidentes que ya contaré en el siguiente capítulo… POR LO PRONTO te diré que Felipe nació el 21 de Julio de 1515 en Florencia (Italia), Teresa el 28 de marzo del mismo año en Gotarrendura o en Ávila (España), y Juan Melchor el 16 de agosto de 1815 en una población que se llamaba I Becchi, pero que ahora se llama Castelnuovo Don Bosco, ya te imaginarás por qué… BIEN TE DIRÍA CUÁNDO y dónde nací yo merito, pero informándotelo casi me comprometería a invitarte a la pachanga y al pastel en mi cumpleaños; mejor -¡mucho mejor!- revisa cuánto falta para el tuyo y ve preparando la fiesta para que invites a los cuates, y entre ellos, también invitas a Felipe, a Teresa y a Juan Melchor…

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6003Sun, 22 Feb 2015 00:00:00 GMT
¡Nuestros Mártires! Han muerto como los primeros mártires de la Iglesia, pronunciando el nombre de Jesús, afirmó el Obispo copto católico de Guiza (Egipto), Mons. Anba Antonios Aziz Mina, al referirse a los 21 cristianos decapitados por el Estado Islámico (ISIS) en Libia, el pasado fin de semana.
En declaraciones a la agencia Fides, el obispo de 60 años señaló que “el vídeo que muestra su ejecución ha sido montado como una escalofriante puesta en escena cinematográfica con la intención de sembrar el terror. Sin embargo, en ese producto diabólico de horror sangriento, se puede ver que algunos de los mártires, en el momento de su bárbara ejecución, repiten: ‘Señor Jesucristo’”.
“El nombre de Jesús ha sido la última palabra surgida de los labios de los mártires. Al igual que en la Pasión de los primeros mártires, se han confiado en las manos de Aquél que poco después los iba a recibir. Y así han celebrado su victoria, la victoria que ningún asesino les podrá arrebatar. Ese nombre susurrado en el último momento es como el sello de su martirio”, afirmó Mons. Azis.
Cabe recordar que los cristianos coptos egipcios habían sido secuestrados entre diciembre y enero en Libia, y en el video de cinco minutos de duración titulado “Un mensaje firmado con sangre a la nación de la cruz”, aparecen vestidos de color naranja y rezan antes de morir.
Además, uno de los asesinos afirma en inglés: “Pueblo, recientemente nos vieron en la colinas de Sham y la tierra de Dabiq, cortando cabezas que han cargado con la cruz durante mucho tiempo, llenos de pesar contra el islam y los musulmanes. Hoy estamos al sur de Roma, en la tierra del islam, en Libia, enviando otro mensaje”.
Ante el bárbaro asesinato, el gobierno de Egipto declaró siete días de luto nacional, mientras que en varias diócesis del mundo los fieles llevaron a cabo ayunos y vigilias de oración por los fallecidos.
En tanto, el presidente de Egipto, Abdel Fattah al-Sisi, ha aprobado la construcción de una iglesia en la ciudad de Minya, la región de la que provenían la mayoría de las víctimas, mientras que numerosas personalidades ya han lanzado la propuesta de dedicar el templo a los 21 cristianos.

Dolor del Papa
Por su parte, el Papa Francisco expresó el lunes su dolor por el asesinato de 21 cristianos coptos de Egipto, decapitados por el Estado Islámico (ISIS) en Libia. “Fueron asesinados por el solo hecho de ser cristianos”, denunció el Pontífice.
El Santo Padre manifestó su pesar de la siguiente manera: “Me permito recurrir a mi lengua materna para expresar un hondo y triste sentimiento. Hoy pude leer la ejecución de esos 20,21, 22 cristianos coptos. Solamente decía ‘Jesús ayúdame’. Fueron asesinados por el sólo hecho de ser cristianos”.
“La sangre de nuestros hermanos cristianos es un testimonio que grita. Sean católicos, ortodoxos, coptos, luteranos, no interesa: son cristianos. Y la sangre es la misma, la sangre confiesa a Cristo”, expresó Francisco.
“Recordando a estos hermanos que han sido muertos por el sólo hecho de confesar a Cristo, pido que nos animemos mutuamente a seguir adelante con este ecumenismo que nos está alentando el ecumenismo de la sangre. Los mártires son de todos los cristianos, recemos unos por los otros”, señaló.
El Papa también pidió seguir buscando modos todavía más eficaces, para superar “viejos prejuicios y encontrar nuevas formas de intensa colaboración”. Señaló que la fe y el testimonio cristiano se enfrentan a desafíos tales, que sólo uniendo nuestros esfuerzos podremos hacer un servicio efectivo a la familia humana y permitir a la luz de Cristo llegar a todos los rincones oscuros de nuestro corazón y de nuestro mundo.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6002Sun, 22 Feb 2015 00:00:00 GMT
¿Cuaresma domesticada?“Ya llegó la Cuaresma, qué lata lo de no comer carne, pero bueno, no importa, es cosa de procurar pasar para el viernes el día en que de por sí comemos pescado en casa, y ¡qué atracones de mariscos me esperan!”; “ya llegó la Cuaresma, aprovecho para vaciar mi clóset de lo que ya no sirve, a ver a quién se lo dono”; “ya llegó la Cuaresma, no voy a ver tele, pero no importa porque de todos modos no hay nada bueno que ver, y me queda la pantalla de mi teléfono, de mi compu, de mi tablet”; “ya llegó la Cuaresma, no comeré golosinas, aprovecho para hacer dieta, a ver si bajo unos kilitos que me sobran”; “ya llegó la Cuaresma, tenemos tiempo para ir pensando a qué playa vamos en Semana Santa”.
Estas y otras frases que la gente suele decir cuando llega la Cuaresma, expresan una triste realidad: que no estamos aprovechando este período de cuarenta días para vivir una verdadera conversión, un cambio que reoriente nuestros pasos hacia Dios, sino que nos disponemos a vivir una Cuaresma cuidadosamente ‘domesticada’ para que no se salga de los estrechos límites que le hemos impuesto y no nos moleste o incomode más allá de lo estrictamente necesario.
Iniciamos la Cuaresma con aprensión, sus cuarenta días nos parecen ¡eternos!, y cuando llega su final (siempre más pronto de lo que imaginamos), nos sentimos aliviados de ya no tener que ‘mortificarnos’, pero la verdad es que no nos mortificamos mucho, y tarde se nos hace para retomar los hábitos que dejamos en pausa el Miércoles de Ceniza. ¿Qué sucede año con año? Que dejamos pasar los días de este ‘tiempo fuerte’ que la Iglesia dispuso para nuestro crecimiento espiritual, y seguimos siendo los mismos de antes, ni crecemos ni cambiamos realmente en nada.
¿Qué podemos hacer al respecto?
Sólo hay un remedio: atrevernos a dejar que nuestra Cuaresma se escape del limitado confinamiento en que acostumbramos encerrarla, y le permitamos que nos rete a ir más allá, a hacer lo que nunca antes hemos hecho.
Atrevámonos a vivir una Cuaresma diferente, que nos saque de nuestra ‘zona de confort’, que nos haga experimentar lo que se siente depender no de nuestros recursos, sino de la Providencia Divina, de la misericordia de Dios.
El Papa Francisco pide que la Iglesia salga a la periferia, que no se quede encerrada en sí misma. Pues bien, eso de la periferia cabría aplicarlo también para nuestro modo de vivir la Cuaresma. Ojalá nos animemos a vivirla en la periferia de nuestra seguridad, en la periferia de nuestra rutina, en la periferia de lo que hacemos siempre, y hagamos ahora algo más, algo que nos desinstale, nos ‘desapoltrone’, nos inquiete, nos mueva el tapete y nos permita tomarnos más firmemente de la mano de Dios y ver más de cerca los ojos de nuestros hermanos.
Atrevámonos a preguntarle al Señor cómo quiere que vivamos esta Cuaresma, y aceptemos si nos propone algo tal vez muy diferente a lo que acostumbramos, algo que nos haga decir: ‘jamás imaginé que haría esto’. Y así, por ejemplo, con relación a la oración, tal vez deberemos intentar una manera o lugar o frecuencia distintos para orar; con respecto a la limosna no habremos de conformarnos con dar dinero ni lo que nos sobra, sino ofrecernos como voluntarios en algún centro donde haya quien nos necesite, o vayamos de misiones; en lo que toca a la abstinencia, que no sólo nos privemos de algo sino vayamos a compartirlo con los demás.
Este año no nos resignemos a que otra vez la Cuaresma llegue y se vaya sin pena ni gloria, sino disfrutemos cada día y diario hagamos algo que nos permita convertirla en bien aprovechada oportunidad para vivir y compartir nuestra fe, esperanza y caridad.
 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6001Sun, 22 Feb 2015 00:00:00 GMT
Faculta el Card. Rivera a sacerdotes para perdonar en Cuaresma el abortoCon el propósito de favorecer la experiencia de la conversión y la gracia de la reconciliación durante el tiempo de Cuaresma, el Card. Rivera Carrera ha facultado a todos los sacerdotes de la Arquidiócesis de México para perdonar, en nombre de Cristo, algunos pecados reservados a los Obispos, como es el caso del aborto.
La Cuaresma –que este año dará inicio el 18 de febrero, Miércoles de Ceniza– es un tiempo de renovación para la Iglesia, para las comunidades y para cada creyente. Es por ello que el cardenal Norberto Rivera Carrera invita a todo el presbiterio y fieles laicos a disponerse para vivir fructuosamente este tiempo de gracia.

Perdón del aborto
La grave falta del aborto, contemplada en el Canon 138, establece que “quien procure el aborto, si éste se produce, incurre en excomunión latae sententiae”. Sin embargo, de acuerdo a la disposición emitida por el Arzobispo de México, durante la Cuaresma todas aquellas personas que hayan participado directa o indirectamente en un aborto pueden acercarse a sus parroquias para confesarse y buscar el perdón sacramental.
En tiempo ordinario, esta facultad corresponde a los obispos y a algunos sacerdotes que cuentan con facultades especiales permanentes, quienes se encuentran en la Catedral Metropolitana, en la Basílica de Guadalupe y en cada una de las Vicarías Episcopales.

Recomendaciones
En la circular –que va dirigida a sacerdotes, religiosos y fieles laicos– el Card. Rivera también llama a poner en práctica las siguientes recomendaciones para vivir este tiempo:
• Organizar de manera eficaz las celebraciones y actividades cuaresmales.
• Que los sacerdotes ofrezcan pláticas cuaresmales para ayudar a los fieles a vivir fructuosamente este tiempo.
• Que la imposición de la ceniza, signo con el que comienza el caminar cuaresmal, se realice, de ser posible, dentro de la celebración Eucarística o bien en celebraciones de la Palabra, para que los fieles puedan captar el sentido auténtico de este signo. En este sentido, la circular aclara que no se deben usar corchos o instrumentos para la imposición de la misma, pues esto no es compatible con el significado y naturaleza de un sacramental.
• Tener presente que las privaciones voluntarias pueden ayudar a aliviar las necesidades de los desvalidos, pues de este modo se vive la actitud de la caridad cristiana al compartir algo de lo que se tiene.
• Observar juntamente el ayuno y la abstinencia el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo, y los demás viernes de Cuaresma solo la abstinencia, la cual puede ser conmutada por una obra de caridad, de piedad u otro sacrificio voluntario significativo. Cabe recordar que el ayuno obliga a quienes hayan cumplido 18 años hasta los 59, y la abstinencia desde los 14 años en adelante, sin límite de edad.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=6000Thu, 19 Feb 2015 00:00:00 GMT
Catedral anuncia prédicas de CuaresmaCon motivo de la Cuaresma 2015, el Venerable Cabildo de la Catedral Metropolitana de México ofrecerá una serie de predicaciones que tendrán lugar en el Altar del Perdón, y que serán impartidas por el Canónigo Teólogo Julián López Amozurrutia.
Estas reflexiones estarán basadas en los libros y meditaciones de santa Teresa de Ávila, quien fue la primera Doctora de la Iglesia, y a quien se le recuerda al cumplirse los 500 años de su nacimiento, además de que el Papa Francisco dedicó este 2015 a los miembros de la Vida Consagrada. 
El Cango. Julián López explicó que santa Teresa de Ávila dejó un riquísimo testamento espiritual, que ha llevado por el camino de la santidad a san Juan de la Cruz, santa Teresita del Niño Jesús o santa Teresa de los Andes; pero además, sus conceptos han sido útiles durante siglos para otras congregaciones religiosas, y por supuesto, para los laicos. 
El Canónigo Teólogo de la Catedral dijo que “se trata de una de las mujeres más notables que ha tenido la Iglesia, por lo que se reflexionará a partir de su vida espiritual, una mujer reformadora, de gran visión y temple”.
Estas prédicas darán inicio el primer sábado de Cuaresma; es decir, el 21 de febrero; las otras fechas serán: 28 de febrero, 7 de marzo, 14 de marzo, 21 de marzo y 28 de marzo. Todas las charlas tendrán lugar a las 17:00 horas.
Los temas seleccionados son: “El aposento donde un Rey se deleita”; “Sólo podía pensar en Cristo como hombre”; “Andar en verdad”; “Los ojos en sus esposos, él los ha de sustentar”; “La medida es la del amor”; “Tener una santa osadía, que Dios ayuda a los fuertes”.
Se trata del segundo ciclo de predicaciones que organiza el Venerable Cabildo en la Catedral, tras la exitosa experiencia que se tuvo con las prédicas de Adviento el año pasado.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=5999Thu, 19 Feb 2015 00:00:00 GMT
Padre Couttolenc, adiós al egregio humanistaCuando el doctor Tarcisio Herrera Zapién contestó el discurso del P. Gustavo Couttolenc Cortés, al tomar su Silla en la Academia Mexicana de la Lengua el 27 de agosto de 1998, indicó cuál fue la porción del rebaño que tocó pastorear al gran humanista fallecido el pasado 7 de febrero en el Seminario Conciliar de México. Más de dos mil seminaristas fueron formados por un hombre de letras y sacerdote que hizo teología en la poesía. En ese discurso, Herrera Zapién trajo a colación uno de sus poemas sobre la vocación, “Dar la Vida”, que en el párrafo inicial dice:

Soy pastor al cuidado del rebaño;
mi cayado se yergue tembloroso
 cuando miro los lobos al acoso
y pretenden causarle cualquier daño…
 
Eso distinguió a Gustavo Couttolenc Cortés, ordenado sacerdote en 1947 por imposición de manos del Siervo de Dios Luis María Martínez. No hizo una vida parroquial, pero desde 1948, y aún antes de ser formar parte del orden de los presbíteros, tuvo la responsabilidad de conducir a los futuros sacerdotes, acompañarlos, pastorearlos, a enseñarles la vida de comunidad y eso se dedicó hasta que las fuerzas se lo permitieron. Fue hombre excepcional que vivió para las Letras. Preparatoriano y Universitario, desde 1967 realizó la licenciatura en Letras Hispánicas consumándola con el doctorado recibido en 1977 por una tesis titulada “La Poesía Existencial de Miguel Hernández”. (UNAM, 1979).
La vida de don Gustavo Couttolenc conjugó este amor por las Letras haciendo presente al Verbo. En 1987, en el prólogo de “Viñedo Sangriento” abordó el significado de la poesía religiosa para adentrarse en la pasión, muerte y resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, y a la Virgen María, “Vid preciosa de cuyo tronco brotó el sarmiento culminado en racimo salvífico”. No sólo es poesía dedicada al amado Maestro, también insistió en la coherencia existencial, trabajar la vida con alegría “porque nos sabemos conocidos y amados por Aquel que nos pide una actitud semejante para con los hermanos”. 
  En 1997, su amado Seminario Conciliar de México realizó un merecido homenaje en ocasión de sus Bodas de Oro sacerdotales con la edición de “Viento de la Aurora” cerrando la serie de cuatro poemarios publicados desde 1984: Trébol de Angustia, Acuario y Acuarelas y Viñedo Sangriento. A manera de prólogo, otro de los grandes humanistas del Seminario Conciliar, don Alfonso Castro Pallares (1921-2006), prodigó alabanzas a la obra del homenajeado describiendo como páginas de fuego, sus letras al Amado. Decía Castro Pallares: “Tu Evangelio es la vida pasajera y tu único mandamiento es el amor…” Con esa misma fuerza, el padre Jesús Guízar dedicó un ensayo literario, “Raíces de la fuerza metafórica en la obra de Gustavo Couttolenc”, edición bajo el cuidado del actual vicerrector del Seminario Conciliar de México, el padre Eduardo Lozano. Guízar presenta en la obra esa “parte del mundo metafórico” de Couttolenc, las raíces poéticas y el uso de la palabra florecida como diría Eduardo Lozano. 
  La obra de Gustavo Couttolenc proyectó como signo de la trascendencia en el más puro ejercicio del espíritu humano. Una clave de esta prolija obra del humanista está en Viñedo Sangriento. ¿Por qué escribir en sonetos? ¿Por qué el verso, la metáfora, los endecasílabos como recipientes del sentimiento y pensamiento? Sencillamente para abrir horizontes, para hacer volar al espíritu, que calaran en cada alma por él formada. Si eso sucediese, escribió en julio de 1987, “veré colmados mis esfuerzos y seré feliz”.
  La existencia terrena de Gustavo Couttolenc Cortés, nacido en Uruapan el 6 de diciembre de 1921, llegó a su fin después de una fecunda longevidad formando generaciones y generaciones de seminaristas, sacerdotes o no, a quienes acrisoló el temple humano y el espíritu. Vivió sencillo, oculto, de cara a Dios en el Semillero al cual le dijo “vívero, plantío floreciente, donde brotarían plantas de amplio ramaje…”, una existencia que  tendrá el último homenaje de la Iglesia Arquidiocesana agradecida por una lumbrera que tardará en encender en las siguientes generaciones. No hubo homenajes en Bellas Artes, ni procesiones, no llegaron mandatarios ignorantes de la lengua ni iletrados que montaron guardias adustas y adornadas. Couttolenc murió discreto, pero sabedor de que un día la Pascua habría de llegar, como describió en “Viento de la Aurora”:
 
¿Cuándo? 
Podrá venir mi pascua a cualquier hora
Ignorada por mí durante el viaje;
Sin tener en la senda algún anclaje,
Nos reclama la cita sin demora. 
Incansable me tira y me devora
Sin dejar que la prisa se relaje,
Ya segando noblezas de linaje
O rindiendo al plebeyo triunfadora. 
Al dejar despedido nuestro mundo,
Habrá que revisar haber y debe
Con miras a colmar todo segundo. 
¿Será al anochecer? ¿Será en el día?
¿En el largo padecer o pena breve?
Nada importa, si llega mi alegría.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=5990Wed, 18 Feb 2015 00:00:00 GMT
Parábola cuaresmalEl mejor gimnasio del mundo repartió al azar diez membresías para que la gente pudiera asistir cinco semanas gratis y aprovechar cuanto ofrecía: aparatos, albercas, pistas, clases, asesoría deportiva y nutricional, etc.
Cada membresía incluía una pulserita para ser identificado como miembro distinguido. 
Las membresías llegaron a los más diversos destinatarios, por ejemplo a:
1. Alguien que se indignó al recibirla: ‘¡cómo es posible que crean que necesito hacer ejercicio!, ¡así estoy bien!, la rompió y tiró a la basura. 2. Alguien que de inmediato se puso la pulserita para lucirla frente a su familia y amistades, pero nunca acudió al gimnasio. 3. Alguien que pensó: ‘¡qué flojera!, ¡me choca hacer ejercicio!, bueno, ni modo, voy a ir para no desperdiciarla, pero luego vuelvo a pasar el día como me gusta: echado y comiendo frente a la tele. 4. Alguien que fue a averiguar qué era lo mínimo que tenía que hacer para aprovechar la promoción, ¿tal vez levantar pesas de 100 gramos o un ratito de bicicleta cada semana? 5. Alguien que se dijo: ‘no necesito ir, aquí en casa puedo tener lo mismo, y con chatarra se fabricó aparatos parecidos, pero no funcionaban bien. 6. Alguien que no captó que el sentido de ir al gimnasio era tener buena condición física para disfrutar la vida, lo creyó un fin en sí mismo, y se la pasaba allí desde que amanecía hasta que anochecía. 7. Alguien que queriendo parecer gran deportista, se inscribió a todas las clases, subió a todos los aparatos y acabó molido. 8. Alguien que no fue para hacer ejercicio, sino para conocer gente y conseguir pareja. 9. Y alguien que se puso feliz porque pensó que era la oportunidad para abandonar su vida sedentaria y la comida chatarra, y no sólo cinco semanas, sino de ahí en adelante, disfrutar de ejercicio diario y comida saludable.
Toda proporción guardada, esto se parece mucho a lo que ocurre en la Iglesia cada Cuaresma. Invita (y no sólo a diez personas sino a sus más de mil millones de miembros), a aprovechar cinco semanas para ponerse en buena forma espiritual, pero su invitación llega a mucha gente que reacciona igual que la que recibió la membresía del gimnasio, por ejemplo, a: 1. Alguien que no se reconoce necesitado de conversión, no cree que deba cambiar en nada ni arrepentirse de nada. 2. Alguien que se conforma con ir el Miércoles de Ceniza a ponerse ceniza para que se sepa que es católico pero luego ni realiza prácticas cuaresmales ni se para por la iglesia. 3. Alguien que considera la Cuaresma un paréntesis, una simple pausa para interrumpir ciertos hábitos, vicios o excesos en los que suele caer, y retomarlos después, sin cambiar en nada. 4. Alguien que se conforma con cumplir lo mínimo, no come carne los viernes y punto. 5. Alguien que cree que puede, sin ayuda de la Iglesia, crecer espiritualmente, y desaprovecha la gracia de Dios en la Confesión, en la Eucaristía, en la asamblea reunida. 6. Alguien que cree que asistir a Misa y realizar prácticas piadosas es un fin en sí mismo, que basta con hacer eso y ya cumplió, no capta que es un medio para ponerse en buena forma espiritual y salir a amar, a perdonar, a darse a los demás. 7. Alguien que se las da de muy piadoso y comprometido en la fe, se la vive en la iglesia, pero sólo para ser visto, pura apariencia que no se sostiene en su vida cotidiana. 8. Alguien que acude a Misa y a los eventos de la Iglesia sólo a socializar, a ver y ser visto. 9. Y alguien que aprovecha al máximo la Cuaresma como una gran oportunidad para crecer espiritualmente, mediante la oración, la lectura meditada de la Palabra, la Confesión, la Eucaristía, la participación en charlas y retiros y sobre todo, la práctica de la caridad.
Quizá a esta altura estés pensando: ‘dijo que eran diez invitaciones, y le faltó comentar la décima’. ¡Tienes razón! Es que esa invitación te la envía la Iglesia ¡a ti! 
Te toca decidir ¿qué harás con ella?

 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=5986Tue, 17 Feb 2015 00:00:00 GMT
¿Cómo preparar la mejor Pascua de tu vida?Con el Miércoles de Ceniza inicia la Cuaresma, preparación para la Pascua, celebración de los misterios centrales de nuestra fe: Pasión, Muerte, Sepultura y Resurrección de Nuestro Salvador Jesucristo. Pero hay quien se pregunta: ¿por qué una preparación tan larga? Hasta el dicho lo dice: “es tan largo como la Cuaresma”. Porque el fruto que podemos obtener de la celebración de la Pascua depende de nuestra disposición interior y ésta de una serie de ejercicios que necesitan tiempo. De hecho el cristianismo, al ser vida, requiere de ejercicio, y la Cuaresma es como entrar a un gimnasio en el que puedo intencional e intensivamente ejercitarme de tal manera que llegue con la mejor disposición de espíritu a celebrar la Pascua y obtener de ella sus frutos.
Así es, la disposición viene por los ejercicios del espíritu. Y ¿cómo ejercitarlo?
Nuestra alma espiritual tiene dos facultades superiores: entendimiento (o inteligencia) y voluntad; ejercitarse en ellas es ejercitar el espíritu. Podríamos ejercitar estas facultades para cosas malas, pero esto en lugar de disponer el alma a las cosas de Dios, la indispone, la hace pesada, la esclaviza. 
Veamos algunos ejemplos de los ejercicios espirituales que nos llevan a Dios.
• Ejercicios espirituales del entendimiento: la oración, la lectura espiritual, la reflexión (personal o compartida), la audición de charlas, conferencias, retiros, etc.
• Ejercicios espirituales de la voluntad: actos de domino de sí mismo, o en favor de otros, en miras a la moderación, la austeridad y/o el ayuno en: 
a) La alimentación (reducirme a lo necesario en comida y bebida), 
b) La locución (hablar sólo lo preciso, movido únicamente por caridad u obediencia); 
c) La audición (no escuchar cosas placenteras: música, canciones, pláticas, etc., que me turban o me dañan); 
d) La sensibilidad física; 
e) La mirada (evitar ver lo que pueda dañarme en televisión, internet o medios de comunicación en general etc.). 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=5987Mon, 16 Feb 2015 00:00:00 GMT
Capillas en el Tren Suburbano, para acercar el Evangelio a los usuarios Recientemente, la Diócesis de Cuautitlán, en el Estado de México, instaló capillas en las plazas comerciales que dan acceso a las estaciones del Tren Suburbano: Cuautitlán, Tultitlán y Lechería, a fin de acercar a la gente su labor evangelizadora y hacer presente a Cristo en este medio de transporte, así como para que los transeúntes cuenten con espacios de oración y meditación, donde también puedan hablar con un sacerdote y expresarle sus dudas e inquietudes. 
En entrevista para Desde la fe, el obispo de Cuautitlán, Mons. Guillermo Ortiz Mondragón, externó que la instalación de estas capillas responde a que, en principio, el sentido misionero del Plan de Pastoral de la Diócesis es el de salir de los templos e ir al encuentro de la gente, para trabajar con ella en sus distintas realidades. 
Comentó que eso, y el hecho de que una persona ―no católica, cabe señalar― ofreciera a la Iglesia estos espacios, bajo el convencimiento de que el mundo necesita tener cerca a Dios, dieron origen a la instalación de estas capillas, la de San Francisco Asís, en la estación Lechería; la de San Antonio de Padua, en Tultitlán, y la de San Juan Diego, en Cuautitlán, cuyo diseño estuvo a cargo del P. Jaime Vélez, responsable de la Dimensión de Arte Sacro de la Diócesis. 
Mons. Ortiz Mondragón dijo que cuando se instalaron dichas capillas sintió un profundo gozo y agradecimiento hacia Dios; aunque hubo sacerdotes que, habituados a estar en sus parroquias, sintieron extraño el hecho de tener que ir a un lugar donde no había una feligresía estable, y donde, suponían, asistiría muy poca gente. 
“Yo les pedí que lo tomaran como un día de descanso, para leer y hacer meditación; pero al ver ellos que acudían muchas personas a Misa, y que otras tantas se acercaban para confesarse o simplemente para platicar, se dieron cuenta de que valía la pena estar ahí”, comentó. 
Explicó que a estas capillas llegan numerosas personas que llevaban años sin acercarse a la Iglesia, y que hay mucha gente agradecida por su presencia en esos lugares. “Desde luego, hay personas que ven esto con otros ojos, ya que, al no tener la fe católica, se acercan en una actitud un tanto agresiva, como intentando crear una discusión sobre la apertura de estos espacio”, comentó Mons. Guillermo Ortiz. 
El también encargado de la Dimensión Episcopal de Movilidad Humana señaló que, para sacar adelante esta labor, las tres vicarías de la diócesis se organizan para que todos los días haya sacerdotes en las capillas, sacerdotes que llevan a cabo una labor pastoral de persona a persona; es decir, que atienden a quien se acercan, ya sea para platicar, para hacer algún trámite relativo a los Sacramentos o para confesarse. 
“Conforme las personas van conociendo la disposición que hay por parte de la Iglesia y sobre todo encontrando ahí a Cristo, se van acercando en un número mucho mayor. Además, anexo a las capillas hay una cafetería, que sirve como espacio de encuentro, donde se ofrece un café muy bueno y bocadillos que hacen las religiosas contemplativas. También estamos poniendo poco a poco una librería para venta y lectura de material”, comentó. 
Para finalizar la entrevista, Mons. Ortiz Mondragón habló de un espació distinto a estas capillas, pero que al igual debe atender: la Casa del Migrante San Juan Diego ―construida también por el P. Jaime Vélez―, en Huehuetoca, un municipio de la Diócesis que se ubica dentro del trayecto de los migrantes. Externó que dicha casa, al ser una responsabilidad de toda la Diócesis, cada parroquia tiene el compromiso de apoyar un día con alimento a los migrantes, a quienes también los laicos deben visitar y llevarles ropa y zapatos. Asimismo, se les ofrece desde una cama hasta asesoría psicológica y jurídica, para lo cual se cuenta con la colaboración de las autoridades de Migración, de los cuerpos de seguridad tanto municipal como estatal, de Médicos sin Frontera y de la Secretaría de Salud del estado. 


]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=5964Wed, 28 Jan 2015 00:00:00 GMT
¿Te van a operar?, ¡Ponte en las manos de Dios!Tradición apostólica de los católicos
Si está enfermo alguno de ustedes, que llame a los presbíteros de la Iglesia, para que oren por él y lo unjan con óleo en el nombre del Señor. La oración que nace de la fe salvará al enfermo, el Señor lo aliviará, y si tuviera pecados, le serán perdonados. (Sant 5, 14-15), así nos dice el apóstol Santiago en su carta, y eso nos permite ver que el ungir a los enfermos es una costumbre que data desde los mismos apóstoles y que esa Unción es un sacramento instituido por Cristo para darnos la salud del cuerpo y del alma.
 
Miedo a la Unción
Aceptamos la utilidad y la necesidad de este sacramento que forma parte de nuestra cultura católica; pero para algunos es algo que debe posponerse lo más posible porque se tiene la idea de que es la extremaunción, es decir, el último Sacramento antes de morir, y de allí a pensar que es para que se muera hay un solo paso. Incluso, hay quienes llaman al sacerdote para que unja a un enfermo que sufre de larga agonía para que ya pueda descansar, para que se muera.
 
Es un sacramento que da la vida
La Unción de los Enfermos fue instituida por Jesús cuando mandaba a los apóstoles a predicar el Evangelio, a visitar a los enfermos y a curarlos. (Cfr Mac 6, 13) La salud física del enfermo es una buena noticia, un Evangelio, que recibe el cristiano cuando más lo necesita, ya que la enfermedad hace que nos sintamos sumamente necesitados de Dios y de los demás. La Unción tiene también el efecto de perdonar los pecados y regresar la gracia perdida por ellos.
Los sacerdotes tenemos la oportunidad de ver cómo muchos enfermos, incluso desahuciados, recobran la salud por la santa Unción. Es la fe de la Iglesia la que consigue la salud del cuerpo.
 
Un cambio de mentalidad
Gracias a Dios va habiendo un cambio de mentalidad entre nosotros los cristianos respecto a este sacramento de la Unción. Hoy en día vemos cómo los enfermos buscan ser ungidos tan pronto como sienten que están en peligro de muerte. En mi parroquia acostumbramos que cuando alguien va a ser operado es ungido en la Misa comunitaria, y todos pedimos por su salud. Cuando se va al hospital va lleno de confianza en Dios y dispuesto a luchar contra su enfermedad. También acostumbramos ungir a los ancianos cuando sienten que su edad avanzada es anuncio de su muerte.
Sin embargo, notamos que hay un abuso en las llamadas Misas de sanación que se celebran periódicamente en algunos templos, ya que acuden a ser ungidos, algunos que no están enfermos de gravedad y otros que cada mes reciben este Sacramento, cuando la Iglesia nos enseña que solamente debe recibirse una sola vez en una enfermedad, a no ser que haya una recaída.
 
Lo que debe ser 
Tan pronto como nos sintamos gravemente enfermos, no necesariamente en peligro de muerte, debemos acudir al presbítero o al obispo, no al diácono porque no puede ungir, para recibir debidamente preparados este Sacramento: si guardamos cama, pidamos a algún familiar que vaya por el sacerdote para que nos unja. Atención: no importa que no estemos casados por la Iglesia o que vivamos en adulterio.
Los presbíteros y los obispos tenemos la obligación grave, gravísima, de acudir a ver a un enfermo que solicita la Unción, pero los fieles deben ayudar a que se nos haga posible realizar esas visitas cuando lo solicitan.
Deben acudir a la parroquia donde vive el enfermo; en el caso de los enfermos hospitalizados, deberán acudir a la parroquia más próxima al hospital. Si no hay urgencia, permitan que el sacerdote acuerde el momento oportuno para ir a ver al enfermo. Si hay urgencia, el sacerdote tratará de acudir lo más pronto posible. Los fieles no están obligados a dar a los sacerdotes algún estipendio económico por su visita, ni siquiera por concepto de gastos de transporte. La Iglesia dispone esta medida para evitar que algún enfermo se abstenga de llamar al sacerdote por no tener dinero.
Si el párroco se niega a acudir, recurran al sacerdote de la parroquia vecina y, por favor, notifiquen al obispo la negativa del sacerdote, ya que esto es una falta grave.
No busquen al sacerdote conocido, pero que vive de extremo a extremo de la ciudad; busquen al sacerdote más cercano.
Algunos sacerdotes tienen miedo de ser asaltados o hasta secuestrados, pero ese es el riesgo de ser sacerdote, aunque por prudencia pueden hacerse acompañar de algunos feligreses de su parroquia.
Lógicamente hay emergencia que nadie puede prevenir, pero en la mayor parte de las ocasiones se debe llamar al sacerdote tan pronto como un enfermo comienza a estar grave. Denle la oportunidad a su enfermo de estar consciente en el momento de recibir estos sacramentos y no se esperen a que haya caído en la inconsciencia. Los familiares cercanos tienen obligación grave de buscar el auxilio espiritual para su enfermo.
 


]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=5945Sun, 25 Jan 2015 00:00:00 GMT
¡Fray Junípero Serra a los altares!El beato fray Junípero Serra Ferrer será canonizado en septiembre próximo en Estados Unidos. Así lo dio a conocer el Papa Francisco en una conferencia de prensa durante su reciente viaje a Sri Lanka y Filipinas.
La canonización será posible sin que medie un milagro como es tradición, pues el Santo Padre tiene la facultad de decretarlo; aunque este misionero español goza de fama de santidad y su obra habla de su gran labor evangelizadora. 
Junípero Serra Ferrer nació el 24 de noviembre de 1713 en la villa de Petra de Mallorca; en 1749 se embarcó en Cádiz hacia la Nueva España, donde estuvo en el Colegio de Misioneros de San Fernando, antes de ser enviado a la Sierra Gorda de Querétaro.
En la misión Santiago Jalpán evangelizó indígenas durante nueve años y luego regresó a la Ciudad de México, desde donde partió con destino a la Alta California, encabezando un grupo de 16 frailes; era julio de 1767.
Como responsable de la zona, fray Junípero impulsó la creación de varios pueblos misión. Al momento de su muerte, el 28 de agosto de 1784, los nueve asentamientos establecidos por él acogían a unos cinco mil 800 nativos, la mayoría bautizados.
De estas poblaciones surgieron más tarde grandes ciudades de California como Los Ángeles, San Diego, San Francisco y Sacramento.
Los restos de Fray Junípero Serra yacen en la Basílica de la Misión de San Carlos en California.
En Estados Unidos es considerado uno de los “padres de la patria” y es el único personaje no norteamericano que está presente en el Capitolio de Washington, desde que en 1931 fuera propuesto por el propio estado de California. En 1988, Juan Pablo II lo beatificó en reconocimiento a su labor evangelizadora en esas tierras durante el siglo XVIII.
Inspirados en Fr. Junípero Serra, existen los llamados Club Serra, un movimiento apostólico que surgió en 1934, preocupado por el crecimiento del catolicismo en los Estados Unidos, y cuyos miembros se dedican a la promoción y acompañamiento de las vocaciones al sacerdocio.

Celebran el anuncio en México 
Fray Marcelo Ruiz Romero, párroco de la iglesia de San Fernando, el histórico templo de México donde vivió el beato fray Junípero Serra, expresó su júbilo por el anuncio de la próxima canonización.
“Nos da muchísimo gusto saber que el Santo Padre ha tomado esta decisión. De este templo que también fue colegio, San Fernando, fue de donde salieron muchos hermanos a trabajar en misiones y a evangelizar las Californias. Nos da mucha alegría que se le reconozca la vida de santidad y, en ese sentido, se le haga justicia al beato fray Junípero”.
Reconoció que tenían conocimiento de que el Papa Francisco deseaba canonizarlo, e incluso mencionó que había venido un sacerdote de los Estados Unidos a investigar sobre la obra de fray Junípero en la iglesia de San Fernando.
“No tenemos ni una sola reliquia de él, ni un solo papel. Solo una escultura en cantera hecha en tiempos modernos, la cual es muy apreciada por los fieles”, dijo. Sin embargo, hay algunos documentos suscritos por Fray Junípero en el Archivo General de la Nación.
El Colegio de San Fernando tenía un seminario central, con cátedras de Gramática, Artes, Filosofía y Teología, pero con las leyes de Reforma, la comunidad del colegio se dispersó, lo cual causó la pérdida de todas sus misiones en la Alta California, y el Colegio de San Fernando ¬–excepto la iglesia– quedó destruido. 
  El obispo de Querétaro, Mons. Faustino Armendáriz Jiménez, anunció también en conferencia de prensa su alegría por la próxima canonización del beato que misionó en la Sierra Gorda de la entidad, y dio a conocer una catequesis dirigida a difundir la biografía de este misionero español.
“En la sierra ha dejado plasmada su huella en las diferentes misiones, cinco templos, pero peinó toda la Sierra Gorda en su celo que tenía por la salvación de las almas, fue construyendo y realizando su misterio pascual, se desempeñó en las rancherías más alejadas de la sierra”, dijo el Obispo.
También se refirió a la importancia de que Querétaro cuente próximamente con un santo que estuvo involucrado en su historia, pues fray Junípero vivió en dicha entidad antes de partir al norte de México a evangelizar las Californias y fundar misiones.
“Fue un héroe de la evangelización, un apóstol de las familias, un enamorado de Dios, vio en los indígenas, en los pobres, a la persona de Jesús”, y señaló que Querétaro tendrá como reto descubrir, a través de la imagen de fray Junípero Serra, la presencia de Cristo, y que los católicos acudan a su intercesión.




]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=5947Fri, 23 Jan 2015 00:00:00 GMT
Ordinario extraordinarioCielo y Tierra
Ordinario extraordinario
Alejandra María Sosa Elízaga

Su nombre es engañoso, puede hacer pensar que es aburrido, común y corriente, que en él no sucede nada interesante o divertido, pero ¡no es así!, está ¡lleno de sorpresas y de oportunidades para quien las sepa descubrir y aprovechar!
Me refiero al llamado ‘Tiempo Ordinario’, que inicia este domingo en que termina el Tiempo de Navidad.
Hay quien cree que se trata de un borrón y cuenta nueva, y que una vez que se guarden el Nacimiento y los adornos, es hora de olvidarse de lo ocurrido en Navidad, hasta el próximo diciembre.
Pero no es así.
En el Tiempo Ordinario no hay corte, hay continuidad. 
No es un tiempo para olvidar sino para recordar. ¿Recordar qué? Lo que reflexionamos en Adviento y Navidad. 
Y no sólo recordarlo, sino imitarlo, vivirlo.
En las pasadas semanas, fuimos repasando hechos extraordinarios que les sucedieron a diversas personas, y las vimos reaccionar, responder.
Recibimos así valiosas lecciones, invaluables ejemplos, de María, de José, de los pastores, de los Magos de Oriente...
Incluso también aprendimos de Herodes y de su corte de ‘sabios’, lo que no se debe hacer.
Nos toca ahora a nosotros poner en práctica lo aprendido.
Hacer de nuestro tiempo ordinario un tiempo extraordinario en el que, como María, como José, como los pastores y los Magos, sepamos ser sensibles a la presencia de Dios en nuestra vida, decirle siempre sí, dejarnos mover, transformar, conducir por Él.
No sé si te ocurre como a mí, que luego de que aparentemente ya guardé todo lo navideño, a los pocos o muchos días me topo cuando menos me lo espero, con algún travieso adornito navideño que logró quedarse fuera. 
Puede parecer fuera de tiempo hallar una esfera en febrero o en julio, pero en realidad es siempre oportuno; es un recordatorio de que lo vivido en Navidad no puede quedar en el olvido, como en un cajón; que hay que tenerlo presente para hacer extraordinaria nuestra vida ordinaria, para que siga iluminando nuestro corazón.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=5932Mon, 12 Jan 2015 00:00:00 GMT
La fe de Manuel CapetilloLa fe de Manuel Capetillo

Miriam Apolinar
El ex actor y torero, Manuel Capetillo, uno de los artistas más codiciados de las telenovelas de los años 80, ha recorrido México, Estados Unidos y países de Centro y Sudamérica para llevar un mensaje de paz, predicando la palabra de Dios.
Haber tocado fondo en una crisis depresiva por el asesinato de un amigo y no encontrar respuestas en el tarot, los horóscopos, el esoterismo y la llamada metafísica, convirtió a Manuel Capetillo al catolicismo.
En entrevista para Desde la fe, el actor habló de su amor por la Santísima Virgen María y su devoción por el Santo Rosario, asegurando que es la única arma para estar en gracia con Dios y combatir al enemigo.
“Hace 20 años tuve mi encuentro personal con Jesucristo. Después de tener todo en la vida: fama, dinero, éxito, algo faltaba en mi interior, y solo Dios me lo dio: amor y paz; pero no aquella paz que proviene del hombre, sino del Poder de lo Alto, gracias a Él ahora soy un hombre pleno, dedicado en tiempo completo a propagar su Reino”, expresó.
Capetillo asegura que estar en conexión con el mundo no implica alejarse de Dios; todo lo contrario, requiere despertar cada día con gusto y agradecido por la oportunidad de un nuevo día, ya que “cada persona tiene una misión destinada; la mía era dejar el mundo de la farándula para ser misionero de paz y de justicia”.
El ex actor cuenta que su conversión no fue nada sencilla, pues años atrás hizo uso del esoterismo y las limpias, por lo que tuvo que recurrir varias veces al Sacramento de la Reconciliación. “Yo era de esos que decía: ¿para qué confesarnos con un sacerdote si Dios lo sabe todo?; pero cuando el sacerdote me dio la absolución y dijo: ‘Vete y no vuelvas a pecar’, sentí cómo se liberaba mi alma del pecado y mi corazón se llenaba de gozo y paz. Ese día mis ojos se llenaron de lágrimas de felicidad; estaba volviendo a nacer”, externó.
Esta conversión vino de la mano de la Santísima Virgen María, de quien, en varios momentos de oración y adoración frente a Jesús-Eucaristía, escuché su llamado. “Ella pulió mi corazón y sanó mis heridas –que según ya no tenía–; bajo su enseñanza me puse de rodillas y me entregué a la oración a través del Santo Rosario, el cuál rezo en familia y en todo momento”.
Manuel Capetillo asegura que México y el mundo atraviesan por momentos catastróficos, que atentan contra la familia, la vida humana, la vida sacerdotal y religiosa; por tal motivo, exhorta a hacer cenáculos de oración en cada casa. 
“Leer la Palabra de Dios en familia y motivar a nuestros hijos desde pequeños a conocer las riquezas de la Iglesia Católica es nuestro deber como hijos de Dios; rescatar nuestros valores cristianos en este mundo secularizado es obligación de todo católico”, afirmó.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=5916Sun, 11 Jan 2015 00:00:00 GMT
Agradezcamos al Papa por pensar en México”: Mons. Suárez Inda, nuevo cardenal mexicanoAgradezcamos al Papa por pensar en México”: 
Mons. Suárez Inda, nuevo cardenal mexicano

Vladimir Alcántara
El pasado domingo 4 de enero, al finalizar el rezo del Ángelus, ante miles de personas congregadas en la Plaza de San Pedro en el Vaticano, el Papa Francisco dio a conocer los nombres de 20 obispos que serán creados cardenales en el Consistorio que se llevará a cabo el próximo 14 de febrero. Entre los nuevos cardenales se encuentra Mons. Alberto Suárez Inda, arzobispo de Morelia.
En entrevista para Desde la fe, Mons. Suárez Inda reconoció que su designación como nuevo Cardenal es algo que no esperaba, pues su deseo en realidad era que el Papa Francisco aceptara su carta de jubilación por motivos de edad; sin embargo, ahora le pide un nuevo servicio, lo cual representa el llamado de Dios a una entrega más, a otro periodo de trabajo, a participar en lo que le pida Su Santidad Francisco en beneficio de la Iglesia de Jesucristo. 
“Recibí la noticia con gran sorpresa y temor, pero sobre todo, con mucha gratitud, pues es un signo de cariño del Papa Francisco a México, a Michoacán, y a mi pobre persona”, externó. 
Sobre el hecho de que el Papa Francisco lo haya elegido a él como Cardenal, y no a un arzobispo perteneciente a una de las llamadas “sedes cardenalicias”, Mons. Suárez Inda comentó que para Su Santidad Francisco no existen tales sedes cardenalicias, lo cual se puede observar en que no nombró Cardenal ni al Arzobispo de Turín, ni al Arzobispo de Toledo, ni al Arzobispo de Chicago. 
Explicó: “Es un Papa con mucha libertad que elige a quien él quiere y cuando quiere, y que prefiere a los pobres y las periferias, como él dice; es un hombre de espíritu evangélico que rompe con protocolos y tradiciones”.
Por otra parte, comentó que durante la pasada visita Ad Limina pudo hablar con el Papa Francisco sobre diversos aspectos relacionados con el estado de Michoacán, por ejemplo, de toda la riqueza espiritual y humana que hay en la entidad, una región donde la mayoría de la gente es muy noble y trabajadora, y si bien hay muchos que emigran a Estados Unidos, son personas que llevan allá un testimonio de su fe, de su amor al trabajo y a la familia. 
Comentó que existe una imagen tal de Michoacán, que pareciera que la gente del estado estuviera viviendo en condiciones inhumanas. Es cierto ¬–dijo– que existen problemas como el de la corrupción, la impunidad y el asentamiento de grupos de gente infame que secuestran personas y utilizan a jóvenes como sicarios, seduciéndolos con un poco de dinero, para lo cual aprovechan sus condiciones de ignorancia y de miseria, pero es un fenómeno que también se detecta en otras partes del país. 
En cuanto a la entidad ¬–precisó– este problema se da sobre todo en algunas zonas, como en la Diócesis de Apatzingán y en Lázaro Cárdenas; aunque también ahora en la ciudad de Morelia, donde hay gente que ha llegado refugiándose en el anonimato con la intención de cometer prácticas delictivas. 
“Tristemente es algo que compartimos también con la periferia de la ciudad de México, con otras ciudades del norte del país, y no se diga con el estado de Guerrero. El problema es que hay una gran degeneración por falta de conciencia moral y por la falta de educación desde la familia, desde la escuela y desde la parroquia. Así que el reto es formar a las nuevas generaciones con una conciencia más recta, y sobre todo con un sentido de amor al sacrificio, ya que éste en la actualidad resulta repugnante para la gente, cuando en realidad es una prueba del verdadero amor y una fuente de felicidad”, agregó.
Mons. Suárez Inda envió un mensaje al pueblo de México: “Agradezcamos al Papa Francisco por pensar en nuestra patria, y renovemos nuestro compromiso de verdaderos cristianos, no sólo de nombre, sino de testimonio. Pidamos a Dios por el Papa Francisco, y esperemos que un día pueda visitar nuestro país, que pronto se haga realidad esto que él mismo ha expresado como un deseo”. 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=5917Fri, 09 Jan 2015 00:00:00 GMT
Mensaje de Navidad 0 0 1 706 3886 COSAM 32 9 4583 14.0

 

 

 

 

“Dios habló de muchas maneras y en muchas ocasiones por medio de los profetas, pero ahora nos ha hablado por medio de su Hijo”

Estamos en la era de la comunicación y pareciera que un mensaje de Navidad más vendría a unirse al ya de por sí desbordado maremágnum de palabras que inundan a nuestra ciudad. La palabra es la expresión  del pensamiento, por lo tanto, dentro de nuestro mundo es producto del ser humano. Sin embargo, nuestra fe nos ayuda a comprender que existe una Palabra, la Palabra con mayúsculas, por quien fueron creadas todas las cosas. La Palabra que está misteriosamente presente desde el principio del Universo, orquestando la gran maravilla de relaciones entre todos los seres que la componemos.

Navidad tiene un significado particular para cada persona, esto es innegable, pero su origen sólo puede ser uno, el hecho de que la Palabra eterna del Padre, el Hijo Unigénito de Dios, se hizo hombre y puso su morada entre nosotros. Así pues, este mensaje de Navidad no es una palabra más, pretende ser más bien una palabra que haga llegar a los corazones, los hogares, los barrios y colonias de nuestra Capital del país a Nuestro Señor Jesucristo que, habiendo nacido humildemente en Belén, es, para nosotros los católicos del siglo veintiuno, el Señor de la Historia. En particular deseo, junto con mi Consejo Episcopal y agentes que servimos a la gran comunidad que peregrina en esta Arquidiócesis de México, expresar con toda certeza que nuestro Distrito Federal, nuestro país y nuestro mundo tiene un futuro venturoso, entre nosotros se está gestando el Reino de Dios, que es reino de paz, alegría, bondad, justicia y sobre todo un reino de amor gratuito y que involucra a todos, creyentes y no creyentes.

Este deseo que expresamos no es un deseo simplemente humano. Pretende ser, más bien, la comunicación del testimonio, constatado ya por muchas generaciones, de que la Providencia de Dios nunca abandona a sus hijos. Dios, al enviarnos a su Hijo al mundo, confirmó y ha seguido confirmando por muchas generaciones, que su voluntad no radica en la muerte de los pecadores, sino en que nos convirtamos para tener vida.

Esta Navidad, para nuestra Arquidiócesis, requiere más que nunca de nuestra conversión, sobre todo en lo que respecta a la confianza en el poder de Dios Providente. Esta confianza en la Divina Providencia es el único sustento que nos librará de la angustia por el presente y el futuro, será el detonante efectivo de proyectos e iniciativas sencillas que nos permitan acercarnos unos a otros con ánimo de construir juntos, conscientes de los retos que implica vivir en una sociedad tan compleja como la nuestra. Por ello, les invito a acoger la paz, la alegría, la bondad y demás dones que Dios quiera traernos en esta Navidad con un corazón creyente y comprometido, no solamente en compromisos personales o individuales, pues la coyuntura que vivimos exige que en muchos órdenes e instancias promovamos la colaboración, el entendimiento, incluso con aquellos a quienes tememos, a quienes no conocemos o no hacemos caso simplemente porque se encuentran en otra condición social, civil o ideológica.

En particular, nuestro saludo navideño quiere alcanzar a las comunidades parroquiales, esas comunidades que están formadas por familias, grupos, movimientos y pequeñas comunidades que día a día ponen en práctica la confianza en Dios. Es en estos niveles donde se encarna con más frescura la alegría, la concordia y la construcción de la verdadera paz, pues es en el día a día de la vivencia de la fe cristiana que se genera la presencia de Jesús amigo incomparable especialmente en las nuevas generaciones. Si hemos de hacer efectiva la Navidad, es allí por donde tenemos que comenzar para que estas vivencias irradien nuestros centros laborales, nuestras escuelas, nuestras calles y centros de encuentro social. Si Dios hubiera querido cambiar al mundo de otra manera, lo hubiera podido hacer, pero escogió nacer pobre y en un portal. Con ello nos da la muestra de que los recursos materiales no son elementos determinantes para cambiar al mundo, lo que resulta insustituible es la presencia de Dios entre nosotros, acompañando por el camino de fe de un papá y una mamá que gestan a la futura generación con esfuerzo y compromiso fervoroso.

Concluyo este saludo encomendando a todos a Dios y recordándoles que la práctica de nuestra fe es la mayor y más bella expresión de que somos libres para vivir nuestras vidas y así responder a la coyuntura histórica que nos toca afrontar.

 

 

Cardenal Norberto Rivera Carrera

Arzobispo Primado de México

 

 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=5885Sun, 28 Dec 2014 00:00:00 GMT
Justo reconocimiento a la diplomacia vaticana 0 0 1 718 3950 COSAM 32 9 4659 14.0

 

Desde 1964, la Ciudad del Vaticano figura en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) como un Estado observador permanente sin derecho a voto; no obstante, el éxito de la diplomacia de la Santa Sede es irrefutable.

Fueron los propios presidentes de Estados Unidos y Cuba quienes reconocieron el trabajo realizado por el Papa Francisco en la anunciada reanudación de relaciones diplomáticas entre ambos países. Muchos lo habían intentado desde hace más de medio siglo, pero fue una carta del Santo Padre la que permitió dar este enorme paso a favor de la paz, la justicia y del diálogo continental y fraterno en América.

El Vaticano ingresó a la ONU como observador hace 50 años; sin embargo, ya el Papa Juan XXIII, con su encíclica Pacem in Terris, del 11 de abril de 1963, en plena Guerra Fría, trataba de influir en las grandes potencias a favor de la paz. Un año antes, la crisis de los misiles en la isla caribeña, provenientes de la Unión Soviética, representaban una amenaza desestabilizadora, no sólo para la región, sino para el mundo entero.

El primer Papa en visitar Cuba fue Juan Pablo II, en 1998, acontecimiento relevante si se toma en cuenta que él había influido en la caída del Muro de Berlín y en el fin del comunismo y la desintegración de la URSS. Su discurso en Cuba se podía resumir con estas palabras: “Que Cuba se abra al mundo, y el mundo a Cuba”; se pronunciaba entonces a favor de que el bloqueo comercial impuesto por Estados Unidos llegara a su conclusión.

Benedicto XVI también estuvo en la isla en el 2012; dijo entonces que “Cuba necesitaba cambios”, y pidió a los cubanos luchar por una sociedad abierta, renovada, mejor y más digna del hombre”. Asimismo, se pronunció en contra del bloqueo económico.

Los encuentros de ambos Pontífices con autoridades y el pueblo cubano dieron frutos evidentes: Fidel Castro solicitó la presencia en la isla de la Congregación de las Misioneras de la Caridad de la Madre Teresa de Calcuta, y facilitó un inmueble en el Centro Histórico de La Habana para albergar al Convento de Santa Brígida. El día de su inauguración, la Superiora General, la Hermana Tecla, y el Comandante, caminaron juntos tomados del brazo por las instalaciones.

El gobierno socialista también favoreció a las Iglesias Ortodoxa Griega y a la Ortodoxa Rusa con la construcción de templos y la apertura de un seminario. Hubo otros logros como la declaratoria del Día feriado del Jueves Santo y la Navidad. Dos personajes clave en el diálogo Estado-Iglesia en Cuba fueron el Cardenal de La Habana, Jaime Ortega, y el historiador y director de La Habana Patrimonial, Eusebio Leal, quien es católico.

A pesar del diálogo interrumpido entre Cuba y los Estados Unidos desde 1961, durante las visitas de los dos Pontífices se suavizaron las restricciones de los Estados Unidos hacia sus ciudadanos que deseaban asistir a los eventos de los dos Papas. Las conferencias episcopales de ambos países han desarrollado una labor permanente de reconciliación y perdón.

Finalmente, la carta que escribió el Papa Francisco, y sobre todo su ejemplo de sencillez, amabilidad y sensibilidad hacia los problemas de América, fueron factores detonantes para que los presidentes Obama y Castro hablaran por teléfono durante una hora el pasado 16 de diciembre.

Había antecedentes propicios de buena voluntad entre ambos gobernantes, que se hicieron visibles cuando el presidente Obama le dio la mano a Raúl Castro en el funeral de Nelson Mandela, en diciembre de 2013, y cuando Cuba ofreció sus pistas aéreas como puente de ayuda a Haití, luego del terremoto.

El Papa Francisco recibió en 2012 en el Vaticano a las delegaciones diplomáticas de ambos países, de modo que el trabajo continuo, a lo largo de varias décadas, al fin dio este exitoso fruto.

Ciertamente falta camino para que se ponga fin al embargo económico que pesa sobre la isla, y esto dependerá del comportamiento que se tenga en materias de derechos humanos y democracia; la decisión será del Congreso de Estados Unidos porque el embargo está tipificado como Ley.

Estaría incompleta esta reflexión sobre la diplomacia de la Santa Sede si olvidáramos el esfuerzo realizado por el Papa Francisco desde el inicio de su pontificado, cuando, luego de visitar Tierra Santa, intentó reconciliar a Israel con Palestina, y reunió en los jardines vaticanos al presidente de Israel Shimon Peres y a Mahmoud Abbas, presidente de Palestina, quienes oraron juntos por la paz.

Esta no es la primera vez que la diplomacia de la Santa Sede tiene éxitos de gran talla; recordemos que san Juan Pablo II evitó una guerra entre Chile y Argentina por la posesión del Canal de Beagle, en 1984.

 

 

 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=5881Sun, 28 Dec 2014 00:00:00 GMT
Las posadas
Cruzando montañas y áridos lugares sobre un burrito, la Virgen María y su esposo san José fueron hacia Judea. María estaba a punto de ser madre, por lo que tuvo que soportar el largo y cansado viaje hacia su destino. Al pasar por un pequeño pueblito llamado Belén, le llegó la hora de dar a luz a la joven mujer, y José, muy preocupado, tocó de puerta en puerta para que les dieran “posada”; es decir, les permitieran alojarse aquella fría noche y así recibir al Niño Jesús en lugar calientito.
Es por ello que nueve días antes de la Navidad, recordamos ese episodio de la Virgen María y san José pidiendo posada. Los primeros frailes en nuestro país celebraban nueve Misas y terminaban con una fiesta en honor al Niño Jesús. Más tarde, esas celebraciones recibieron el nombre de “Posadas” y fueron enriquecidas con algunos elementos como:
Los Santos Peregrinos: Son las imágenes de la Virgen María y san José sobre un burrito. Estas imágenes las cargan los niños que participan en las Posadas.
Cantos: Los participantes entonan una canción en la que narran cómo José iba pidiendo posada desde afuera de una casa, diciendo: “En el nombre del cielo, os pido posada…” Adentro de la casa, otras personas responde con excusas para no alojarlos, por ejemplo: “Aquí no es Mesón (casa de huéspedes), sigan adelante…”
Velitas: Con nuestras velitas, nosotros vamos iluminando el camino de los “Santos Peregrinos”, acompañándoles en la noche. La luz de nuestras velas representa también nuestra fe en Jesús, hijo de Dios.
Piñatas: Originalmente se trataba de ollas forradas con papel de colores para que lucieran hermosas; tenían forma de estrella de siete picos, para representar los siete pecados capitales. Al romperlas, se entonan cantos que recuerdan cómo no debemos distraernos en la lucha contra el pecado, pues de lo contrario, “se pierde el camino…”
Aguinaldos: La fruta y dulces se nos entregan en recompensa por dar posada a los “Santos Peregrinos”, como una muestra de gratitud por parte del Niño Dios, o bien, como una recompensa por mantenernos firmes en la fe durante todo el año que está por concluir.

Si te invitan a una Posada, recuerda que es un momento para decirle a Jesús, María y José que tienes el corazón dispuesto a recibirlos y que deseas que en esta Navidad brille en ti la luz del amor de Dios.

 
 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=5849Mon, 15 Dec 2014 00:00:00 GMT
Reflexión para la Tercera Semana de Adviento

“Estad siempre alegres en el Señor; os lo repito; estad alegres. El Señor está cerca” (Flp 4, 4-5).
Con este llamado de san Pablo, que se proclama como Antífona de Entrada, inicia la Misa en este Tercer Domingo de Adviento, que es llamado ‘Domingo Gaudete’, (palabra en latín que significa: ‘alegraos’, y por eso a este domingo también se le conoce como ‘domingo de la alegría’, se suaviza un poquito el color morado propio del Adviento y el celebrante puede usar vestiduras rosadas). 
Se trata de expresar alegría porque ya se acerca el Señor, alegría que no sólo se refiere a que ya falta menos para Navidad, sino también a que cada día que pasa nos acercamos más al encuentro definitivo con el Señor, con Aquel que nos ama, que nos comprende, que nos juzga con misericordia y que quiere nuestra salvación.
Y si hay por allí alguien a quien pensar en el encuentro con el Señor le provoca temor, porque le da miedo salir reprobado a la hora de entregarle muy malas cuentas, cabe recordarle que está a buena hora para cambiar de rumbo, reorientar sus pasos hacia Dios y comenzar a vivir cumpliendo Su voluntad.
Y Su voluntad para nosotros este domingo es que nos alegremos. 
Con tantas malas noticias en el mundo, en el país, y quizá también en nuestras comunidades y familias, podría parecer una cruel broma que se nos invite a alegrarnos, ¿cómo?, ¿por qué podríamos alegrarnos?, ¿es posible alegrarse en medio de tantas razones para el desaliento, el enojo, la indignación, la desesperanza? 
¡Sí lo es! 
Desde luego, la primera y fundamental razón para nuestra alegría es la que dice el profeta Isaías en la Primera Lectura. “Me alegro en el Señor con toda el alma y me lleno de júbilo en mi Dios” (Is 61,10). 
Se nos invita a alegrarnos en el Señor. ¿Cómo se hace eso? 
Cabría considerar al menos tres formas:
1. Ser conscientes de todo lo que Dios ha hecho por nosotros: que nos dio la vida, cuanto somos y tenemos; que nos ama sin que lo merezcamos; que nos asiste y colma con Su gracia y que nos invita a vivir con Él eternamente. Meditar en ello nos deja siempre gozosos.
2. Ya que el Señor es la fuente de nuestra alegría, ¡acudir a saciarnos en esa fuente! Acercarnos a Él, a pedirle perdón en la Confesión, a recibir Su abrazo, Su Palabra, a Él mismo en la Eucaristía; darnos tiempo para hablar con Él, y también para escucharlo, para estar con Él, adorándolo y disfrutando Su amorosa cercanía.
3. Alegrarnos en Dios que está en los demás, descubrirlo y amarlo en ellos, en especial, en los más necesitados. Y al respecto, cabe hacer la siguiente:
PROPUESTA:
En esta tercera semana de Adviento, responde al llamado a la alegría, poniendo en práctica una fórmula infalible que nos dio el propio Jesús, y que por cierto es la única frase Suya que no aparece en ningún Evangelio (lo sé porque un día pasé largo rato revisando ‘concordancias bíblicas’ a ver si la encontraba y ¡nada!, hasta que ¡por fin di con ella!, ¿sabes dónde? en Hechos de los Apóstoles). Nos la transmite san Pablo:
“Hay que tener presentes las palabras del Señor Jesús, que dijo: ‘Mayor felicidad hay en dar que en recibir’...” (Hch 20, 35).
No compres regalos sólo para quien también te puede regalar, y menos para obtener favores o apantallar. Estás a buen tiempo para comprar o preparar, en la medida de tus posibilidades, regalos para darlos anónimamente a alguien que esté en necesidad. 
Atrévete a regalar por el gusto de dar, por amor a Dios y a los demás, con generosidad, y experimentarás la verdadera alegría de la Navidad.
 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=5847Sun, 14 Dec 2014 00:00:00 GMT
Siempre hay riesgo de estallido social: Arzobispo de Acapulco
Mons. Carlos Garfias Merlos asegura que las manifestaciones sociales actuales son todavía un llamado a las autoridades, a fin de que atiendan sus demandas. 

Los brotes de violencia que se han registrado en nuestra nación han hecho surgir expresiones sociales como las manifestaciones multitudinarias, pero no necesariamente representan un estallido social como tal, pues son todavía un llamado a las autoridades a fin de que atiendan sus demandas. 
Así lo declaró en entrevista para Desde la fe, Mons. Carlos Garfias Merlos, arzobispo de Acapulco, pues consideró que “si la gente quisiera hacer una guerrilla, desde hace mucho la habría hecho”, aunque reconoció que el estallido social siempre es un riesgo debido a que no existe un mecanismo efectivo de control gubernamental que establezca y haga valer los límites para quienes se manifiestan con excesos, afectando así a la ciudadanía. 
El Arzobispo reconoció que los recientes acontecimientos suscitados en Iguala –tras la desaparición de los 43 estudiantes normalistas– han generado que se mezclen muchos grupos “y que de ellos surjan quienes practican el vandalismo y ocasionan daños a terceros”. 
En este sentido, recordó que el llamado de la Iglesia siempre ha sido y seguirá siendo en favor de la participación y la corresponsabilidad ciudadana, y destacó las expresiones concretas de la gente, en el sentido de que desea organizarse y colaborar, “manifestaciones sociales que deben ser tomadas en cuenta por el gobierno”, dijo.
En este contexto, llamó a los diferentes sectores de la sociedad a asumir su responsabilidad: “quienes tienen la responsabilidad de legislar, legislen; y quienes tienen la responsabilidad de hacer justicia, que la hagan”. 
De acuerdo con la experiencia que ha tenido en Acapulco, dijo: “Cuando se convoca a la sociedad, la gente va”. Añadió que, como miembro del Consejo Ciudadano de Seguridad y Desarrollo Económico, y del Consejo para la Restauración de Guerrero, se ha percatado de que este fenómeno de participación se vive en todo México. 
Por otra parte, dejó en claro que existe una gran incertidumbre respecto a qué grupos son los que generan la violencia, lo cual “es necesario aclarar”. Ante estos brotes de violencia –dijo–, es que el Estado reacciona enviando sus fuerzas de seguridad, “pero no se genera ninguna seguridad, porque de todos modos siguen los enfrentamientos, sigue la violencia”. 
Recordó que, como Iglesia, en el caso concreto de la Arquidiócesis de Acapulco, se está capacitando gente para atender a las víctimas de la violencia, con un enfoque de construcción de paz, en lo que son ya 15 centros de escucha; se está implementando también un proyecto de construcción de paz en colaboración con la Pastoral Diocesana, y se está realizando un proyecto ampliado que incluya a los diez organismos diocesanos, a fin de que se construya la paz con la feligresía y en medio de la sociedad. 
La iglesia –insistió– entre sus líneas a seguir tiene la del diálogo social, mismo que se ha visto favorecido con la aparición de redes por la paz, que han creado un esquema de trabajo en el que el diálogo es un instrumento que involucra a toda la sociedad, sean personas jóvenes, estudiantes, profesionistas, obreros, empresarios o políticos; pero principalmente, representa una herramienta útil entre el gobierno y los grupos inconformes. 
El arzobispo de Acapulco recordó que se ha presentado ya un libro de acompañamiento integral a las víctimas de la violencia en la entidad, que sistematiza la experiencia de trabajo que se ha tenido a partir de un marco teórico, psicológico, teológico, espiritual, que fundamenta todo el proceso. 
Agregó que a este manual seguirán otros tres, que contendrán las herramientas que se han estado utilizando para capacitar a las personas que están al frente; es decir, psicólogos, sacerdotes, trabajadores sociales, encargados de los centros de escucha y miembros de la comunidad que hacen posible que estos centros funcionen. 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=5851Sat, 13 Dec 2014 00:00:00 GMT
La crisis del Papa y la virgen de Guadalupe
El gran carisma del Papa Francisco sólo se puede entender desde sus orígenes y formación, en cuyos detalles ahonda el periodista argentino Armando Rubén Puente, en su obra La vida oculta de Bergoglio, en la que comparte historias inéditas de la vida del Santo Padre. 
Uno de estos relatos es precisamente sobre aquellos años en los que el padre Jorge Mario Bergoglio –ahora Papa Francisco– pasó oculto en la Provincia de Córdoba (Argentina), en donde padeció una grave y prolongada crisis interior, tras dejar de ser Provincial para Argentina de la Compañía de Jesús, cargo que ocupó a los 36 años.
Se encontraba en la Residencia Mayor que la Compañía tenía en esa capital, ubicada en la calle Caseros 141; el sacerdote –quien había cumplido para entonces los 52 años– se limitaba a servir en el templo anexo celebrando Misa y confesando. 
Se trataba de una gran crisis interior que lo hizo aferrarse a lo que decía san Ignacio de Loyola: “Dado por supuesto que en la desolación no debemos cambiar los primeros propósitos, aprovecha mucho reaccionar intensamente contra la misma desolación como, por ejemplo, insistir más en la oración y meditación, en examinarse mucho, y en alargarnos en algún modo conveniente de hacer penitencia”. 
En la habitación que se le había asignado, y ante el Santísimo, pasó muchas horas orando y recordado su infancia, sus padres y sus abuelos inmigrantes. 
El sacerdote jesuita Carlos Carranza, asegura que el padre Bergoglio no quería más que dedicarse a orar, de tal manera que lo creían enfermo; tanto, que el director de la residencia, el P. José Antonio Sojo, preocupado y sabiendo que dormía poco y mal, le ofreció cambiarlo de habitación a una interior, para que no le molestara el ruido de la calle y pudiera descansar, pero el P. Bergoglio no quiso.
Sus hermanos religiosos sentían mucha pena por él, pues se pasaba horas sentado en la galería de la casa mirando el vacío, con la mirada perdida. 
La doctora Selva Tissera, quien lo atendía de sus dolencias, fue quien le llevó al padre Bergoglio una imagen de la Virgen de Guadalupe. “Estaba preocupada por la salud y estado emocional del padre Bergoglio y por eso le traje de México una medalla de la Virgen de Guadalupe, que compré cuando visité el santuario de la Patrona de América. Cuando se la di, Bergoglio se emocionó al punto de que se le empañaron los ojos y se la colgó al cuello”. 
Más tarde, él mismo reconocería que desde aquel momento cambió su vida.
El padre Jorge Bergoglio sabía muy bien que su problema era “que tenía el corazón dolido, herido, rencoroso, incapaz de perdonar”. Sabía que “hay cosas que no se pueden borrar y que perdonar es mirarlas desde otra óptica, redimensionar la ofensa, esa llaga”, que “el fundamento de todo perdón es imitar a Dios”, que “aunque no podamos disimular o pasar por alto una ofensa, como hace Él en su perfección y santidad infinita, lo que sí podemos es dejar pasar un poco el tiempo, aguantar el dolor, padecer con paciencia la ofensa, el agravio, la injusticia, hasta que llegue el momento en que –con la ayuda de Dios– mudemos el corazón, cambiemos el corazón de piedra en uno de carne, como dice el profeta Ezequiel, como Dios quiere. Es un trabajo que solo Él puede hacer en la medida que uno se ponga a tiro, con ese esfuerzo ascético de pedir perdón, de reconocer mis culpas, que había fallado, en lugar de intentar cobrar las cosas que podían haberme hecho”.

Asegura el periodista Armando Rubén que Bergoglio sentía que estaba en el exilio hasta que se dio cuenta, poco a poco, que era “una mala nostalgia, en la que se vuelve atrás y se pierde la esperanza”.
“En aquellos dos años dedicados casi exclusivamente a meditar, orar y confesar, Bergoglio experimentó la misericordia y conoció los grandes sufrimientos de muchos que acudían confesarse, mujeres que habían abortado, prostitutas, y otras muchas personas castigadas por circunstancias de la vida. Conoció un mundo distinto a aquel en el que se había movido durante veinte años y tuvo que aprender una pastoral diferente”.
La lección de aquella crisis, la explicaría más tarde con las siguientes palabras: “Debemos transitar en paciencia, sobre todo ante el fracaso y el pecado, cuando nos damos cuenta de que quebramos nuestro propio límite”. 
Fueron, pues, esos años oscuros en los que aprendió mucho como pastor, fueron clave para la formación de ese corazón de pastor que lo ha convertido en un líder espiritual tan distinto a otros y tan cercano a la gente, como se le conoce en la actualidad.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=5848Fri, 12 Dec 2014 00:00:00 GMT
Cielo y Tierra:Reflexión para la Segunda Semana de Adviento 0 0 1 540 2974 COSAM 24 7 3507 14.0 96 800x600

Si estuvieras al pie de un monte, tal vez se te ocurriría sentarte a contemplarlo, o caminar por sus veredas, o escalarlo si acaso está empinado, o tomarle fotos o video, pero casi casi te puedo asegurar que no se te ocurriría aplanarlo.

¿Por qué no?

Porque sabrías que es una tarea imposible para ti. Si lo intentaras con las manos, no habrías alcanzado a arrancar unos cuantos pedazos de tierra y piedras, y ya los dedos te estarían doliendo y probablemente sangrando. Si lo intentaras con una pala, ¡no acabarías nunca! y además habría partes que ni a palazos lograrías desprender. Si lo intentaras con dinamita, te arriesgarías a volar tú en pedazos o a que te descalabrara una lluvia de piedritas y piedrotas. Y en cualquiera de esos casos, no lograrías realmente aplanar nada, pues lo que quitaras de un lado tendrías que pasarlo a otro, y si al final consiguieras aplanar un monte, te quedaría al ladito, otro del mismo tamaño. ¡Esfuerzo inútil!

Queda claro que no servimos como aplanadores de montes, ¡qué bueno que no nos dedicamos a eso!

Pero entonces, ¿por qué en la Primera Lectura que se proclama este domingo en Misa (ver Is 40, 1-5 9-11), resuena una voz que nos propone construir “una calzada para nuestro Dios”, para lo cual nos pide que “todo monte y colina se rebajen”?

¿De veras espera que hagamos eso?, ¿nosotros?

¿Por qué nos pide un imposible?

Quizá, en primer lugar, para invitarnos a reconocer que por nosotros mismos no podemos lograrlo; siempre es útil derribarnos de nuestra autosuficiencia.

Y en segundo lugar, porque aunque eso de rebajar montes y colinas no parece realizable, en realidad sí lo es.

Lo descubrimos en otro texto, también de Isaías (que por cierto se proclama este próximo jueves en Misa; ver Is 41, 13-20).

Dice Dios, por boca del profeta: “Yo, el Señor, te tengo asido por la diestra y Yo mismo soy el que te ayuda...

...Mira: te he convertido en rastrillo nuevo de dientes dobles; triturarás y pulverizarás los montes, convertirás en paja menuda las colinas. Las aventarás y se irán con el viento y el torbellino las dispersará.

Por nosotros mismos no podríamos rebajarle ni un cachito a un monte, ¡ah, pero con la ayuda de Dios que nos fortalece, nos sostiene, nos vuelve como un rastrillo nuevo (es decir, no usado no viejito ni gastado, sino relucientemente nuevo y además de dientes ¡dobles!, ¡qué mandíbulas de tiburón ni qué ocho cuartos!), entonces, qué nos duran las montañas, las colinas! ¡Podemos volverlas polvo que se dispersa en el aire y queda en nada!

En este Segundo Domingo de Adviento, se nos invita a darle una buena revisada a la orografía de nuestro corazón, para detectar si tenemos por ahí montañas que es necesario aplanar: montañas de egoísmo o vanidad; montañas de odio, rencor y deseos de venganza; montañas de indiferencia hacia los necesitados; montañas de tristezas y desánimos...

Y si las hay, que aceptemos la ayuda de Aquel que tiene el poder de hacer lo que no podemos lograr por nosotros mismos: triturarlas, molerlas, arrojarlas al viento, y deshacer para siempre esas moles tras las que nos escondíamos, que nos servían de escudo y de barrera para alejarnos de los demás y del Señor, que quiere siempre venir a nuestro encuentro por el camino llano del amor.

 

PROPUESTA:

En este Segundo Domingo de Adviento, haz un buen examen de conciencia, detecta esas montañas que necesitas aplanar para prepararte al encuentro del Señor, pídele que te ayude a lograrlo con Su gracia; y haz una confesión general, con un buen confesor.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=5841Domngo, 07 de Diciembre de 2014
Cuento de Adviento 0 0 1 388 2140 COSAM 17 5 2523 14.0

El comienzo del Adviento me ha traído a la memoria, una vez más, este cuento:

Martín era un humilde zapatero de un pequeño pueblo de montaña. Vivía solo. Hacía años que había enviudado y sus hijos habían marchado a la ciudad en busca de trabajo.

Martín            , cada noche, antes de ir a dormir, leía un fragmento de los evangelios frente al fuego del hogar. Aquella noche se despertó sobresaltado. Había oído claramente una voz que le decía. “Martín, mañana Dios vendrá a verte”. Se levantó, pero no había nadie en la casa, ni fuera, claro está, a esas horas de la fría noche...

Se levantó muy temprano y barrió y adecentó su taller de zapatería. Dios debía encontrarlo todo perfecto. Y se puso a trabajar delante de la ventana para ver quién pasaba por la calle. Al cabo de un rato vio pasar un vagabundo vestido de harapos y descalzo. Compadecido, se levantó inmediatamente, lo hizo entrar en su casa para que se calentara un rato junto al fuego. Le dio una taza de leche caliente y le preparó un paquete con pan, queso y fruta, para el camino y le regaló unos zapatos.

Llevaba otro rato trabajando cuando vio pasar a una joven viuda con su pequeño, muertos de frío. También los hizo pasar. Como ya era mediodía, los sentó a la mesa y sacó el puchero de la sopa excelente que había preparado por si Dios se quería quedar a comer. Además fue a buscar un abrigo de su mujer y otro de unos de sus hijos, y se los dio para que no pasaran más frío.

Pasó la tarde y Martín se entristeció porque Dios no aparecía. Sonó la campana de la puerta y se giró alegre creyendo que era Dios. La puerta se abrió con algo de violencia y entró dando tumbos el borracho del pueblo.

– ¡Sólo faltaba éste! Mira, que si ahora llega Dios... –se dijo el zapatero.

– Tengo sed –exclamó el borracho.

Y Martín, acomodándolo en la mesa, le sacó una jarra de agua y puso delante de él un plato con la sopa que quedaba.

Cuando el borracho marchó ya era muy de noche. Y Martín estaba muy triste. Dios no había venido. Se sentó ante el fuego del hogar. Tomó los Evangelios y aquel día los abrió al azar. Y leyó: ‘Porque tuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber, estaba desnudo y me vestiste... Cada vez que lo hiciste con uno de mis pequeños, a mí me lo hiciste...’

Se le iluminó el rostro al pobre zapatero. ¡Claro que Dios le había visitado! ¡No una vez, sino tres veces! Y Martín, aquella noche, se durmió pensando que era el hombre más feliz del mundo...".

El Adviento es la esperanza de la venida de Dios que de muchas formas nos visita.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=5832Sun, 30 Nov 2014 00:00:00 GMT
Hacia la Navidad 0 0 1 195 1077 COSAM 8 2 1270 14.0

Este domingo tus papás llevarán a bendecir la “Corona de Adviento” a la Iglesia, y lo harán porque forma parte de los preparativos para vivir la Navidad, fecha en que celebramos el nacimiento de Jesús, el Niño Dios.

Pero, ¿qué significa la Corona de Adviento? Esta corona tiene forma circular perfecta –es decir: no tiene principio ni fin–, tal como Dios, que es Eterno.

El follaje verde que la cubre tiene que ver con “la esperanza”, esto es, la alegría de saber que vendrá algo maravilloso, y cada domingo de Adviento se enciende una de las cuatro velas que tiene la corona, de tal manera que poco a poco se van disipando las tinieblas por el nacimiento de Cristo.

Así, cada domingo podrás reunirte con tu familia en torno a la corona, y juntos, encender la vela correspondiente haciendo una oración.

Te invitamos a que vivas el Adviento con una sencilla dinámica familiar:

1. Consigue un par de hojas color amarillo o crema; recórtalas, formando tiras no muy delgadas con ayuda de tus papás.

2. Repártelas a tu familia: cada miembro podrá anotar en ellas una buena obra a realizar. 

3. Esos papelitos se irán guardando, y si se cumplieron las buenas obras, se podrán colocar junto al Niño Dios en el Nacimiento, como paja calientita para recibirlo en Navidad.

 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=5831Sun, 30 Nov 2014 00:00:00 GMT
¿Qué es el Adviento? 0 0 1 493 2717 COSAM 22 6 3204 14.0

 

 Antes de Cristo, el pueblo Hebreo fue un pueblo muy sufrido. Pequeñito e indefenso en medio de grandes naciones, se vio muchas veces esclavizado, deportado, invadido, despojado. Lo único que lo sostenía era su religión y, como una verdad religiosa, su esperanza de un personaje prometido por sus profetas: el Mesías.

Mesías, en hebreo, o Cristo, en griego, es una palabra que significa “ungido” y se refiere a un hombre elegido por Dios, lleno de Su Espíritu y ungido para ser sacerdote, profeta y rey. Él sería el liberador de Israel.

Desde luego, cada miembro de ese pueblo tenía un concepto diferente de cómo sería ese Mesías. Deseaban unos que fuera un rey guerrero que hiciera de Israel un pueblo poderoso y dominador. Otros lo esperaban como a un próspero jefe que los enriqueciera y diera prosperidad a su pueblo.

Ese tipo de Mesías quizás hubiera resuelto histórica y momentáneamente el problema de la esclavitud de Israel, pero no resolvería el fondo del problema: el cambio de corazón.

Unos cuantos en Israel, a los que suele llamarse “el resto”, tenían una visión más espiritual del Mesías que habría de venir, e intuían un Reino de paz, amor y justicia. A ellos pertenecían los que, movidos por el Espíritu, reconocieron en Jesús al Mesías Salvador.

 

¡Por fin llegó!

En la plenitud de los tiempos, el Hijo de Dios se hizo hombre en el seno virginal de María y, para que se cumpliera la profecía, nació en el pueblo de Belén. Allí acudieron los pastores, avisados por los ángeles, a adorar a su Mesías y también lo Magos de Oriente, conducidos por un lucero, para adorar al rey salvador del mundo, de todo el mundo.

Cada Navidad nosotros nos unimos a estos hombres en el gozo del Mesías esperado y nacido en Belén.

 

Nuestra espera

Nosotros, el nuevo pueblo de Dios, redimido por la sangre del Mesías, ya no esperamos, ciertamente, el nacimiento de Jesús en Belén, aunque cada año lo celebramos con gran júbilo, pero sí estamos, también, en actitud de espera.

El Señor volverá, lo prometió, y lo esperamos con anhelo.

La segunda venida del Mesías se identifica con el fin del mundo y sobre esto se ha contado tanto, que nuestro pueblo sencillo tiene verdadero pavor, terror, ante este acontecimiento.

Los primeros cristianos creían ya próxima la segunda venida de Jesús ¡y la pedían!; para ellos no era un acontecimiento indeseable y temible, sino el reencuentro con el amigo. Ellos tenían una oración, brevísima pero expresiva, que decía “maranatha, Jesús”, ¡ven, Señor Jesús!

También nosotros debemos ver más ese aspecto del reencuentro con el Salvador y hacer nuestra la oración de los primeros cristianos: ¡ven, Señor Jesús!

La Iglesia nos propone antes del 25 de diciembre, fiesta del nacimiento de Jesús o Navidad, un tiempo de preparación de cuatro domingos que se llaman Adviento, que quiere decir “venida”.

Durante este tiempo de Adviento nos unimos a la Virgen María en su espera del Hijo que ya lleva en su seno.

Entramos al ambiente de la espera del Mesías anunciado por los profetas en el Antiguo Testamento y entrevemos el tiempo de paz que inauguraría el Príncipe de la Paz.

Pero también expresamos nuestra propia espera, esperanza, de la segunda venida de Jesús.


 

¿Cómo nos preparamos?

 

Durante los cuatro domingos de Adviento nos preparamos en un ambiente de oración intensa, tanto litúrgica como personal, concretizada en la santa Misa, en la corona de Adviento, en el Nacimiento y en las Posadas que son, ante todo, un novenario de oración que nos prepara a la alegría de la Navidad.

            También nos preparamos mediante las buenas obras que en este tiempo navideño se nos facilitan por el ambiente de amor que se respira. Hacemos muchos regalos y enviamos tarjetas, muchos de ellos por compromiso, por cierto interés. ¿Por qué no dar un regalo a alguien a quien no estamos obligados a dar y que vemos que lo necesita, ya sea en lo material o en lo afectivo?

¿Por qué no enviar una tarjeta a alguien que no la espera pero que se sentiría feliz de recibirla de nosotros?

¿Por qué no disponer de alguna pequeña cantidad de nuestro aguinaldo, ya tan repartido, para socorrer alguna necesidad sin ninguna obligación, simplemente porque deseamos ayudar?

Podríamos dar a toda nuestra Navidad un sentido más espiritual para que la alegría fuera realmente sincera, salida del corazón, y perdurara más allá de esas fiestas navideñas.

El ruido, el color, el brillo de la Navidad comercial nos impiden captar el mensaje de paz y recibir las bendiciones del cielo.

Hagamos de nuestro Adviento el tiempo de silencio interior propicio para comprender el maravilloso misterio de un Dios que se hace hombre, como la Virgen María que guardaba en su corazón lo sucedido en Belén.

 

¿Qué esperamos?

El Adviento también nos lleva a reflexionar sobre nuestra propia espera. ¿Qué tipo de Mesías esperamos?

Podemos decir que un Mesías que nos traiga los valores del Reino de Dios, pero ¿seríamos sinceros?

Si analizamos nuestras oraciones y lo que pedimos de ordinario a Dios, nos daremos cuenta de que también estamos en espera de un Mesías que nos saque de pobres y que nos llene de bienes meramente materiales.

¿No sentimos la necesidad de una paz interior?

¿No nos hace falta la verdadera felicidad que viene de hacer la voluntad del Padre?

¿No sentimos la tristeza de la soledad en medio de tanta gente?

¡Pidamos, entonces, los bienes del espíritu que son los únicos que realmente nos hacen libres!

Adviento invita a abrir nuestra alma, tierra sedienta, al rocío que viene del cielo a fecundarla para que reverdezca con la vida de la gracia y florezca y de frutos en abundancia.

Los frutos de los dones del cielo son la paz y la alegría; esa alegría sincera que nos permitirá gozar plenamente de la Navidad en compañía de aquellos a los que amamos. 

 

 



]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=5830Sun, 30 Nov 2014 00:00:00 GMT
Ritual para encender la Corona de Adviento 0 0 1 541 2977 COSAM 24 7 3511 14.0

 

¿Qué es la Corona de Adviento?

En nuestra patria tenemos tradiciones muy bellas para preparar la Navidad: poner el Nacimiento, las Posadas, las pastorelas, los villancicos.

En otros países hay otras tradiciones y es inevitable que nos contagiemos de  ellas y  adoptemos algunas de sus costumbres como el árbol de Navidad y la Corona de Adviento.

La corona es una costumbre europea que propicia la oración en familia en torno a Cristo. Una corona de pino, adornada con motivos navideños y con cuatro velas (tres moradas y una rosa) que nos sirve para encender una vela cada domingo de Adviento y sentir que poco a poco se van disipando las tinieblas ¡hasta que se enciende Cristo, luz del mundo!

La corona se lleva a bendecir a la Iglesia el primer domingo de Adviento y después se coloca en un lugar digno de la casa, la mesa del comedor por ejemplo, y en torno a ella se reúne la familia a hacer oración.

 

Oración ante la Corona de Adviento

Canto: Pueden cantar un villancico o poner una grabación y tratar de seguirla todos juntos.

Jefe de la casa: En esta familia amamos al Niño Jesús y por eso queremos prepararnos debidamente a su santo nacimiento. Que este momento de oración que hacemos en familia nos ayude a tener nuestro corazón mejor dispuesto para que Jesús nazca en nuestros corazones en esta Navidad.

(En  seguida  uno  de  los  miembros  de  la  familia  enciende solemnemente  la  vela  correspondiente,  de  tal  forma  que  cada domingo se encienda una nueva vela que se unirá a la luz de las demás que se han encendido)

 

Aclamación: ¡Ven, ven, Señor, no tardes!

Todos: ¡Ven, ven, que te esperamos!

(Aplausos)

 

Lectura: En seguida otros miembro de la familia lee una lectura del Evangelio:

Primer Domingo: Marcos 13, 33-37.

Segundo Domingo: Marcos 1, 1-8.

Tercer Domingo: Juan 1, 6-8.19-28.

Cuarto Domingo: Lucas 1, 26-38.

(Si no tienen Biblia pueden leer la lectura del Evangelio de la hoja dominical que se reparte en las Iglesias)

 

Reflexión: Conviene que hagan algún comentario a la lectura y que, a la luz del Evangelio, busquen juntos lo que Dios les pide como familia.

 

Oración: Preparando los caminos del Señor, como familia le pedimos la gracia de saber recibir agradecidos todos los regalos que nos ofrece en este tiempo de Navidad:

 

1. Te  pedimos  por  nuestra  familia,  para  que  llenos  de  tus bendiciones, vivamos en paz y armonía.

2. Por nuestros familiares y amigos, que sientan tu amorosa presencia en esta Navidad.

3. Por nuestros enfermos y por aquellos que se sienten afligidos por los problemas, para que reciban tu luz en esta Navidad.

(Añadan otras peticiones)

 

Jesús, Hijo de Dios, que quisiste hacerte hombre como nosotros para salvarnos del mal, que en esta Navidad sepamos corresponder a tu amor haciendo la voluntad de tu Padre, con el cual vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

 

Padre Nuestro...

 

Rito de la paz

Señor Jesucristo que viniste a traer tu paz al mundo, danos tu paz.

(Se dan la paz con un beso, o un abrazo)

 

Ofrecimiento:

(Preparamos la Navidad con nuestra oración, pero también con nuestras obras  buenas.  En  este momento  cada  miembro de la familia ofrece hacer una buena obra, la cual deberá cumplir para preparar su corazón para recibir a Jesús.

 

Oración final:

Que nuestras responsabilidades terrenas no nos impidan, Señor, prepararnos a la venida de tu Hijo, y que la sabiduría que viene del Cielo nos disponga a recibirlo y a participar de su propia vida. Por nuestro Señor Jesucristo... Amén.

 

Canto: Villancico.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=5829Sun, 30 Nov 2014 00:00:00 GMT
5 propósitos para vivir el AdvientoJesús dijo: “Yo nací y vine al mundo para ser testigo de la verdad. Todo el que es de la verdad, escucha Mi voz” (Jn 18, 37).

Es significativo que de todas las razones que podía haber dado, diga que vino a este mundo a ser: “testigo de la verdad”, y más aún, que se identificara con la verdad.

Quiere decir que conocer y seguir la verdad es algo fundamental, que nos conduce al encuentro con Dios.

Con razón Su enemigo es llamado ‘príncipe de la mentira’, y no se cansa de engañar, nunca deja de intentar convencernos de que lo bueno es malo y lo malo bueno, no cesa en su afán de hacernos creer que mentir no tiene consecuencias, que es conveniente, a veces incluso hasta ‘piadoso’, y nos rodea de voces que nos invitan a ignorar, torcer y ocultar la verdad.

La Iglesia Católica nos advierte de lo que llama la ‘dictadura del relativismo’, en la que cada persona se rige por su ‘propia verdad’, distinta y muchas veces opuesta a la de los otros, sin darse cuenta de que la verdad no puede contradecirse a sí misma, por lo que tantas supuestas ‘verdades’ son, en realidad, una gran mentira.

Así pues, en este domingo en que inicia el Adviento, cuatro semanas para prepararnos a celebrar el nacimiento de Jesús, propongámonos cada día:

 

1. Ser veraces. No mentir, aunque nos cueste. Y decir siempre la verdad con amor.

 

2. Detectar la mentira. No dejarnos guiar por los criterios del mundo, lo que está de moda, lo ‘políticamente correcto’, lo que plantean los medios de comunicación. Examinarlo, cuestionarlo, descubrir su oculta intención.

 

3. Defender la verdad. Cuando captemos que se difunde una mentira, hacer lo posible por difundir la verdad.

 

4. Ayudar a quienes nos rodean a salir del error. Por ej. al que está mal informado acerca de la fe católica, ayudarle a conocerla.

 

5. Cada noche examinar nuestro día con relación a la verdad: ¿fui veraz?, ¿dije verdades a medias?, ¿engañé a otros?, ¿‘glorifiqué’ la mentira?, ¿por qué?, ¿qué me indujo a ello y cómo puedo evitarlo en adelante?

 

Si detectamos que mentimos, pidamos Dios que nos perdone y nos dé Su gracia para no volver a caer.

 

Esforcémonos en este Adviento por apartarnos de toda mentira y reorientar nuestros pasos hacia Aquel que es el Camino, la Verdad y la Vida.

 

 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=5828Sun, 30 Nov 2014 00:00:00 GMT
Papa Francisco celebrará a la Virgen de Guadalupe 0 0 1 576 3173 COSAM 26 7 3742 14.0

 

La festividad de Nuestra Señora de Guadalupe se vivirá de manera especial el próximo 12 de diciembre, cuando el Papa Francisco presida en la Basílica de San Pedro del Vaticano, una celebración Eucarística en honor a la Reina de México y Emperatriz de América, junto con el arzobispo de México, cardenal Norberto Rivera Carrera, y un nutrido grupo de obispos y cardenales de la Curia Romana y de todo el continente.

Durante la celebración se pedirá la intercesión de la Virgen Morena “para la evangelización de sus pueblos, para su crecimiento en humanidad y para la construcción de condiciones de paz, justicia y unidad entre sus naciones hermanas”, informó la Pontificia Comisión para América Latina.

Esta será la segunda vez en que un Sumo Pontífice conmemore en la basílica vaticana la Solemnidad de Santa María de Guadalupe. El primero fue Benedicto XVI, el 12 de diciembre de 2011, cuando aprovechó para dar a conocer su visita apostólica a México del 23 al 25 de marzo de 2012.

Sin embargo, en esta ocasión el acontecimiento tiene especial significado y repercusión por el hecho de que la ceremonia será presidida por el primer Papa latinoamericano, quien además ha mostrado siempre una devoción muy profunda por la Virgen del Tepeyac.

Cabe recordar que durante la visita Ad Limina Apostolorum que realizaron los obispos mexicanos a la Santa Sede el pasado mes de mayo, el Santo Padre le envió su “saludo de hijo” y pidió a los obispos que la custodien como su más “precioso tesoro”.

Asimismo, el año pasado, en la vigilia de la fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe, afirmó: “la aparición de la imagen de la Virgen en la tilma de Juan Diego fue un signo profético de un abrazo, el abrazo de María a todos los habitantes de las vastas tierras americanas, a los que ya estaban allí y a los que llegarían después”.

También, con motivo de la Peregrinación-Encuentro que se realizó en la Basílica de Guadalupe del 9 al 12 de noviembre de 2013, con la participación nueve cardenales y más de 80 obispos de todo el continente, el Santo Padre envió un ramillete de rosas de oro a la Guadalupana.

 

El programa

La Eucaristía dedicada a la Virgen de Guadalupe en el Vaticano dará inicio a las 18:00 horas, estará acompañada por los cantos de la “Misa Criolla” del compositor argentino Ariel Ramírez, y será teletransmitida a varios países del continente.

Previamente, a 16:45 horas, ingresarán a la Basílica de San Pedro las banderas de todas las naciones del continente y rendirán homenaje a la imagen de la Morenita, para dar paso al rezo del “Rosario del Amor Guadalupano” y una oración de Adviento acompañada con cánticos de la tradición popular latinoamericana.

El “Rosario del Amor Guadalupano”, que tradicionalmente se reza el día 12 de cada mes en el Santuario del Tepeyac, se hará completo en la Basílica Vaticana –a petición del Papa Francisco– con sus ocho misterios, dedicados a los siete sacramentos y a “la Iglesia, sacramento de salvación”, explicó Mons. Eduardo Chávez Sánchez, canónigo de la Basílica de Guadalupe y director del Instituto Superior de Estudios Guadalupanos (ISEG).

Añadió que el 13 de diciembre, el ISEG tendrá a su cargo el “Evento Guadalupano” que ha organizado la Comisión Pontificia para América Latina en el auditorio del Augustinianum, en  el que participarán unas mil personas, entre cardenales y obispos de la Curia Romana y de toda América, así como representantes de los más importantes grupos de laicos.

“Es una gran responsabilidad para México, porque es llevar  al mundo entero el mensaje inculturado, universal de la Virgen de Guadalupe, desde el punto de vista científico, teológico, que es tan actual por la sed de justicia, solidaridad, hermandad y paz que tanto necesitamos en el mundo”, concluyó.

 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=5825Wed, 12 Nov 2014 00:00:00 GMT
Cielo y Tierra: Suicidio asistido


Escapar es un buen instinto, cuando escapamos de algún peligro, pero puede ser  tentación de evasión cuando evitamos algo que debíamos asumir.

Hace días se suicidó Brittany Maynard, de 29 años. Los médicos diagnosticaron cáncer cerebral y seis meses de vida. Se mudó a Oregon, donde es legal el suicidio asistido, anunció su intención de matarse, y difundió en la red un video elaborado por una fundación que en su nombre promueve que quitarse la vida demuestra dignidad, compasión y gran valor.

La tergiversación de estos tres conceptos exige reflexión.

¿Qué es la dignidad?, ¿una actitud que puedes perder? ¡No! La dignidad no depende de la salud o de la edad; viene de ser creados por Dios a Su imagen y semejanza; de ser, por nuestro Bautismo, ¡hijos amadísimos de Dios! Ni el dolor ni los años pueden alterar eso. Lo digno no es rechazar la vida, sino agradecerla, y vivirla plenamente de principio a fin.

¿Qué es la compasión? Padecer con el otro, acompañar su sufrimiento con amor.

No se puede quitar la vida por compasión. El ser humano no es un perrito del que el veterinario dice: ‘lo vamos a dormir para que ya no sufra’. No nos gusta sufrir, pero si unimos nuestro sufrimiento al de Cristo, adquiere un valor incalculable, ¡se vuelve redentor! El sufrimiento permite a quien lo padece, purificarse, desapegarse de muchas cosas. Aun un paciente en coma no es un ‘vegetal’, ¡quién sabe qué está pasando en esa alma, a la que Dios le está dando tiempo para convertirse!, y si los parientes, por una mal entendida compasión le aplican la eutanasia, no lo ayudan, ¡al contrario!, ¡lo mandan a entregar cuentas antes de estar listo!

Y si es el paciente quien elige suicidarse por ‘compasión’, para no ser ‘una carga’, priva a quienes le iban a atender, de hacer un gran servicio de caridad que Dios les hubiera tomado muy en cuenta para el perdón de sus pecados.

La mamá de Brittany declaró: ‘no es asunto mío decirle cómo vivir, ni cómo morir’.

A veces los parientes aprueban que su pariente se suicide porque se ahorran idas al hospital y gastos médicos. Eso no es compasión.

Por último, ¿qué es el valor?, valentía para enfrentar algo difícil. El suicida no muestra valor sino cobardía. No enfrenta, evade; escapa de su vida; pero nadie puede colarse así al final feliz. Lo que no pagó en esta vida, lo pagará en la eterna, y con intereses...

La víspera de suicidarse Brittany declaró sentir que era demasiado pronto, pero lo hizo; se presionó a cumplir lo prometido. Qué pena que no se dio tiempo. Muchos pacientes a los que les dan semanas o meses de vida, viven años e incluso ¡se curan!

La tentación de suicidarse ataca sobre todo a quien no tiene fe.

En su último mensaje Brittany pide: ‘rieguen buena energía’. ¡Qué disparate!

Es evidente que quien no tiene a Dios está a oscuras.

En cambio, cuando se tiene fe, la tentación de escapar cuando las cosas se ponen difíciles, se disipa contemplando a Aquel que pudiendo escapar no escapó; Aquel, que pudiendo huir cuando venían a aprehenderlo, no huyó; que pudiendo evitar el suplicio de la cruz, se dejó clavar en ella, para asumir hasta las últimas consecuencias nuestra realidad, la más dolorosa, espantosa, negra, la que más nos aterraba por irremediable, y la iluminó y le dio sentido, final.

La verdadera dignidad, compasión y valor, no está en quitarse la vida, sino en aceptarla como venga, y vivirla de principio a fin, de la mano del Señor.


]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=5820Sun, 02 Nov 2014 00:00:00 GMT
El beato Pablo VI y México 0 0 1 705 3879 COSAM 32 9 4575 14.0

 

Este domingo 19 de octubre ha sido proclamado como Beato el Papa Pablo VI, durante la solemne celebración Eucarística presidida por el Papa Francisco en Roma. Podemos decir que la Iglesia ha sido privilegiada por la gracia de Dios con los obispos de Roma durante el siglo XX. Con esta beatificación, son ya cuatro que llevan el sello de santidad en su ministerio: san Pío X, san Juan XXIII, san Juan Pablo II y ahora el beato Pablo VI. Todos ellos muy cercanos a nuestro tiempo y algunos de ellos, incluso, han marcado nuestra historia personal.

El momento más importante de Pablo VI fue el Concilio Vaticano II, ya que, cuando apenas iniciaba este gran acontecimiento de la Iglesia en 1963, fue elegido sucesor de Pedro, como obispo de Roma, ante la muerte de Juan XXIII. Las bases estaban puestas, el trabajo estaba por hacerse. Le tocó no solo dar el impulso fuerte al Concilio, sino también la orientación definitiva. Su elección llegó en el momento oportuno: un hombre sólidamente preparado, con grandes relaciones con el mundo de la cultura y la política. Una personalidad acostumbrada al diálogo con destacadas cualidades para construir acuerdos; con una inteligencia perspicaz y un toque de audacia. Frágil en su constitución física, fuerte en su espiritualidad y convicciones.

Le tocó vivir el entusiasmo de una Iglesia que se renovaba desde dentro, dejando de lado estructuras y pensamientos anquilosados, cambiando estilos caducos, abriendo caminos nuevos, redescubriendo la novedad del Evangelio. Pocos momentos de la historia han sido tan significativos y fecundos en la vida de la Iglesia como los breves años del Concilio Vaticano II: encuentro del episcopado mundial rodeado de sus mejores teólogos, cercanía de todas las confesiones cristianas con un espíritu de fraternidad que culminó con el abrazo entre Pablo VI y el Patriarca Atenágoras en Jerusalén: mil años de separación superados en un instante. El mundo de la cultura, de la ciencia y la política fue movido también por la renovación que se daba en la Iglesia. Grandes y emotivas experiencias que quedarían plasmadas en textos extraordinarios que siguen marcando nuestra historia. Dijo muy bien Juan Pablo II  que el Espíritu Santo preparó a la Iglesia en este Concilio para el siglo XXI.

Sin embargo, Pablo VI experimentó también el drama de los extremos que se generan en todo momento de transformación: Siempre hay quienes prefieren que nada cambie y todo siga siendo igual y quienes quieren que todo cambie y no quede nada del pasado: que nada cambie o que todo cambie, posturas extremas y conflictivas. Se necesitaba una personalidad con mirada profunda que supiera conservar el equilibrio y dirigir con sabiduría y prudencia todo el proceso, ese fue Pablo VI. Un sufrimiento del alma y del corazón le acompañó todo el tiempo después del Concilio a causa de la Iglesia dividida entre los llamados tradicionalistas y los progresistas. Unos y otros desafiaban el auténtico sentido de la vida cristiana, que debe vivir con fidelidad la Tradición genuina que desde los apóstoles de Cristo debe permanecer inmutable, pero al mismo tiempo debe estar abierta a la novedad que suscita Espíritu Santo en todo tiempo.

Pablo VI fue un hombre universal: impulsado por los tiempos modernos fue el Sumo Pontífice que comenzó a recorrer el mundo: Sus viajes le llevaron a Nueva York para hablar en la ONU a los dirigentes del mundo entero: llegó a América Latina en 1968 para inaugurar la reunión de CELAM en Medellín, Colombia que cambió para siempre el rostro de la Iglesia Latinoamericana. Visitó Portugal y llegaría hasta la India y varios lugares europeos.

Fue un hombre de su patria y de su continente, pero también supo hacerse presente de muchas formas en nuestro país: nombró al segundo cardenal mexicano, el entonces Arzobispo Primado de México, Don Miguel Darío  Miranda, y al tercero, el Arzobispo de Guadalajara, Don José Salazar. Estuvo especialmente presente entre nosotros a través de la Virgen de Guadalupe: Le envió como regalo en 1966 una rosa de oro, mandó un saludo especial para celebrar los 75 años de su coronación pontificia y, finalmente, se hizo representar mediante un enviado especial en el traslado de la imagen guadalupana a la nueva basílica en 1976.  Estaba programada a la distancia una visita a nuestro país para presidir la histórica reunión de los obispos latinoamericanos en Puebla, originalmente programada en 1978. La enfermedad primero y la muerte después cancelaron esta posibilidad. Mucho debemos seguir aprendiendo del pensamiento y virtudes de este Beato del siglo XX. 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=5794Sun, 19 Oct 2014 00:00:00 GMT
“No hay fractura en el Sínodo”, asegura Card. Robles Ortega 0 0 1 613 3373 COSAM 28 7 3979 14.0

·       El Arzobispo de Guadalajara ha tenido una importante participación en la III Asamblea Extraordinaria del  Sínodo de Obispos, como uno de los moderadores de los dos círculos menores.

La publicación de la Relatio post disceptationem, un resumen sobre las intervenciones durante la primera semana de trabajo de la III Asamblea Extraordinaria del Sínodo de Obispos sobre la Familia,  que se llevó a cabo en el Vaticano del 5 al 9 de octubre de 2014, ha provocado una serie de reacciones y discusiones encontradas en los medios de comunicación.

En entrevista con la agencia Vatican Insider, el cardenal José Francisco Robles Ortega, arzobispo de Guadalajara y presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) –quien ha desempeñado un importante papel en el desarrollo del Sínodo–, explica de forma sencilla y ecuánime el objetivo de dicho documento que, asegura, no ha causado ningún problema grave de ruptura o fractura en la Asamblea, como lo han pretendido reportar algunos medios.

Señala que el documento de trabajo que resume los discursos de la primera semana del Sínodo de los Obispos “tiene limitaciones, pero es una ‘fotografía fiel’ de lo dicho por los padres sinodales”, y agregó que no ha tenido la oportunidad de captar voces divergentes en la asamblea plenaria: “yo no veo un problema grave de ruptura o fractura en el Sínodo”.

El Card. Robles Ortega, quien fue elegido como moderador de uno de los dos círculos menores (Ibericus “A”), los grupos lingüísticos que han trabajado en mejorar el contenido de la relación después de las alocuciones, explica que el documento sintetiza todas las intervenciones en el aula, que puede tener carencias y limitaciones, pero que  “lo importante es que se trata de un texto provisional, de trabajo”. Añadió que ahora en los círculos menores, se están señalando y reiterando los puntos, que se considera fueron claramente expresados en el aula sinodal y que no aparecen en la Relatio post disceptationem.

Manifestó que con esto “se trata de enriquecer, a partir de ese documento, las propuestas para la relación final del Sínodo, que va a ser el siguiente documento. Sabemos que esas contribuciones que salgan del aporte de los círculos menores, deberán volver a las diócesis para ser estudiadas, enriquecidas, corregidas y ya que regresen a Roma, se va a construir el documento para preparar la Asamblea Ordinaria del Sínodo del 2015. Nuestra labor en los círculos es señalar las carencias, añadir lo que no está y se pone a la consideración de la Asamblea plenaria para su votación”.

Al referirse algunos aspectos que le faltarían al documento o que habrían de modificarse, puso como ejemplo el énfasis que se ha puesto en el tema de los divorciados vueltos a casar y de los homosexuales, que sí fueron abordados con profundidad.

“Existen otras situaciones que hieren a la familia y al Matrimonio que no están suficientemente asumidas o reflejadas, como que se capitalizó y se centró de más la atención en eso, dejando de lado otros aspectos. Están claros para todos los padres sinodales el magisterio y la doctrina de la Iglesia, la enseñanza permanece firme, asumida y reiterada, pero la inquietud es cómo, desde ahí, responder a las realidades que vive la familia en este momento”, destaca.

Sobre lo salvable de la “Relatio” afirma que “todo” porque es un documento que refleja el trabajo de los padres sinodales, que desde su punto de vista y en su grupo de trabajo se asume como una “fotografía” honesta de los trabajos de la asamblea, aunque como reconoce “tiene limitaciones, que estamos ocupados en retomar los puntos que falta y volverlos a señalar”.

El presidente del Episcopado Mexicano manifiesta en la entrevista que en el aporte del Sínodo “se va a reflejar el esfuerzo que hicimos los sinodales, junto con el Papa, de asumir las respuestas de toda la Iglesia al cuestionario, de tratar de estructurarlas, de darles una jerarquía y dejar abierto el camino para que esto se siga profundizando en las diócesis”.

 

 

 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=5792Sun, 19 Oct 2014 00:00:00 GMT
Misión sostenida

Cielo y Tierra

           

Cuando todos se están yendo, ellos van llegando o ya están allí y no se van.

Cuando todos dicen ‘más vale aquí corrió que aquí quedó’, ellos dicen ‘aquí me quedo’.

Cuando Dios pregunta: “¿A quién enviaré, quién irá de parte mía?” (Is 6,8a), ellos levantan la mano, dan un paso al frente y le responden: “aquí estoy yo, envíame a mí” (Is 6, 8b).

Y no lo dicen de dientes para afuera, sino con todo el corazón, y aún sabiendo que lo que están ofreciendo puede no sólo ser difícil y agotador, sino peligroso.

Me refiero a los misioneros, a esos laicos, religiosos, sacerdotes y obispos que se atreven a poner todos sus talentos y capacidades al servicio de los más necesitados, generalmente en países lejanos, en áreas de extrema pobreza, donde la violencia, epidemias y demás riesgos fatales han hecho huir a mucha gente.

Nosotros nos enteramos por las noticias, de las terribles persecuciones, matanzas y atrocidades contra los cristianos en Irak, Nigeria y otros países; ellos las viven en carne propia todos los días, y pudiendo irse se quedan a ayudar.

Nosotros leemos horrorizados que no hay vacuna contra el ébola, que miles han muerto de esta temible epidemia; ellos conocen a los enfermos porque los han atendido con heroica caridad, y no pocos han sido contagiados y han muerto.

De los lugares más remotos y empobrecidos del planeta nos llega la información de terremotos, huracanes, sequías, guerras, masacres, y el espanto nos dura el breve tiempo que dura la noticia en la pantalla, o hasta que damos vuelta a la página del periódico; para ellos ese espanto dura veinticuatro horas, trescientos sesenta y cinco días del año.

Lo viven voluntariamente para hacer allí presente a Dios; prestarle su mirada, su sonrisa, sus manos; para que Él consuele, fortalezca, ilumine; use su voz para comunicar Su Palabra, y evangelizar, como pide Jesús en el Evangelio, “a todos los pueblos” (Mt 28,19).

¿Cómo logran resistir?, ¿qué los sostiene?

Desde luego en primerísimo lugar, la gracia de Dios.

Aquel que los llamó a esa exigente pero bellísima vocación, les da lo necesario para vivirla.

Pero también podemos sostenerlos nosotros:

Primero con oración. Oremos todos los días por los misioneros, incluyamos su intención en Misa; en el Santo Rosario; ante el Santísimo; en familia.

Segundo, con sacrificio. Ofrezcamos a Dios por ellos las molestias y sufrimientos de cada día. ¿Tienes sed? Ofrécela por los misioneros que caminan kilómetros bajo el sol; ¿tienes un dolor? en lo que se quita, ofrécelo a Dios por los misioneros enfermos que ayudan a otros. Santa Teresita del Niño Jesús nunca salió de su convento, pero es santa patrona de los misioneros, porque ofreció por ellos su sufrimiento. ¡Imitémosla!

Hay un programa pontificio: ‘Unión de Enfermos Misioneros’, que anima a los pacientes a unir sus sufrimientos a los de Cristo, en favor de la misión de la Iglesia entre los no cristianos. Conócela en: www.ompemexico.org.mx

Tercero, con dinero. Muchas órdenes religiosas misioneras tienen cuenta bancaria, apoyémoslas depositando donativos, y por supuesto, este domingo 19, en que la Iglesia celebra el Domund, Domingo Mundial de las Misiones, y cuanto se colecte en Misa será para misiones, ¡aprovechemos esta oportunidad para ayudar!

Desde el inicio de la Iglesia hombres y mujeres se han dejado enviar por el Señor para anunciar la Buena Nueva de Su amor; que su entrega y heroísmo no sólo despierten nuestra admiración sino nos mueva a sostener su extraordinaria misión.


]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=5781Sun, 19 Oct 2014 00:00:00 GMT
Los 5 puntos clave que el Sínodo ya ha tratado 0 0 1 522 2871 COSAM 23 6 3387 14.0


La respuesta a los desafíos de la familia va tomando forma. Todo lo que los Obispos del Sínodo analizaron hasta ahora, se resume en cinco puntos.

 

1. COMUNICACIÓN

El primero es cómo comunicar bien el atractivo de la familia. La forma en que la Iglesia se  expresa debe dejar atrás las condenas.

 

2. LEY DE LA GRADUALIDAD

El segundo punto consiste en respetar la llamada “ley de la gradualidad”. Esta expresión se refiere al camino único que cada persona recorre hacia Dios. Para algunos es inmediato. Para otros, en cambio, es más lento.

 

3. NO ATACAR

Varios participantes pidieron que se reconozcan los elementos positivos que también hay en el matrimonio civil, como el compromiso o la educación de los hijos. Además pidieron centrarse en lo positivo sobre la familia en vez de subrayar lo negativo.

 

4. SEXUALIDAD Y ESPIRITUALIDAD

Los obispos también se preguntaron sobre cómo mostrar en positivo la sexualidad humana, el Matrimonio como camino de santidad.

 

5. APRENDER DE LA HISTORIA

Los obispos hablaron cómo la doctrina católica sobre el Matrimonio ha evolucionado a lo largo de la historia. Analizaron los resultados sociales de la relación entre Iglesia y familia, y cómo mantenerla viva también en el momento presente.

 

Reacciones

“Ejemplos prácticos de los problemas de la familia, en México y en muchos otros países del mundo, son la falta de los jóvenes a aspirar a la formación de una familia estable y permanente; al joven se le dificulta entender la indisolubilidad de Matrimonio religioso en el amor para toda la vida. También registramos que los jóvenes no buscan tener hijos, al contrario, tratan de reducir el número de ellos; existe además la violencia, el abandono de la educación eclesiástica, así como el abandono de los hijos porque los padres tienen que trabajar”.

CARD. JOSÉ FRANCISCO ROBLES,

Arzobispo de Guadalajara

 

“Mirar a la familia con esperanza y misericordia, anunciando su valor y su belleza, ya que no es un ‘modelo fuera de curso’. Y a pesar de las dificultades y factores disgregadores, tales como el divorcio, el aborto, la violencia, la pobreza, el abuso, la pesadilla de la precariedad, el desequilibrio causado por las migraciones, la familia es siempre una ‘escuela de humanidad’.

CARD. PETER ERDÖ

Relator general del Sínodo de los Obispos.

 

“Tantas otras situaciones exigen nuestra atención y caridad pastoral, las diversas formas de violencia y abuso a nivel psicológico, físico y sexual, en detrimento de las mujeres y, sobre todo de los niños, que interpelan fuertemente no sólo la sociedad, sino también a la Iglesia misma”.

CARD. RAYMUNDO DAMASCENO

Arzobispo de Aparecida.

 

“Hace falta una preparación para casarse. Si uno hace dos años o tres de noviciado para entrar en vida consagrada, pues lo mismo, el Matrimonio no se puede improvisar. Habrá que desarrollar esto más”.

CARD. MARC OUELLET

Arzobispo de Quebec.

 

“El principal problema presente en la Iglesia a propósito de la familia no es el pequeño número de los divorciados vueltos a casar que desean acercarse a la comunión eucarística, sino ‘el gran número de bautizados que se casan civilmente y de casados sacramentalmente que no viven ni el matrimonio ni la vida matrimonial en sintonía con la vida cristiana y con las enseñanzas de la Iglesia”.

CARD. GERHARD MÜLLER

Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la fe.

 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=5772Sun, 12 Oct 2014 00:00:00 GMT
Gobierno abandona a los pobres afectados por Odile 0 0 1 742 4081 COSAM 34 9 4814 14.0

 

 “Hay un contraste entre lo que el Gobierno Federal informa con noticias triunfalistas, con lo que verdaderamente se vive en Baja California Sur tras el paso del huracán Odile, donde comunidades enteras continúan devastadas”.

            Y es que –explica el P. Patricio Sarlat, secretario Ejecutivo de Cáritas Mexicana– al igual que el año pasado en Acapulco, los ojos están puestos sólo en la zona turística.

Dijo que “al parecer hay un interés del Gobierno Federal de manifestar a la opinión pública que se está levantando muy rápido la zona de desastre, pero el Obispo, los padres, la comunidad y los agentes de pastoral que han ido a auxiliar en la emergencia, dan testimonio de que las colonias populares y marginadas están todavía muy necesitadas del primer auxilio”.

            Consideró que si bien el Gobierno ha tomado un papel protagónico tras el desastre, pues le ha tocado distribuir los víveres y gestionar los recursos para la recuperación de la industria hotelera, la Iglesia Católica se ha abocado a la atención de las necesidades básicas de la población marginada, toda vez que su estructura le permite conocer de primera mano la situación que viven estas comunidades en las periferias.

            La ayuda económica que ha recibido la Diócesis de La Paz, que agrupa los municipios de La Paz, Comondú, Loreto, Los Cabos y Mulegé, ha sido a través de depósitos a las cuentas de Cáritas Mexicana o directamente a la Cáritas local. Sin embargo –reconoce el P. Sarlat– los recursos han fluido más lentamente, en comparación con el año pasado, cuando Acapulco se vio afectado por los huracanes Ingrid y Manuel.

Sólo en la cuenta de Cáritas Mexicana, al cierre de esta edición, las instituciones eclesiales y el público en general habían depositado 186,799 pesos, de los cuales, casi la mitad ya han sido transferidos a Cáritas La Paz.

Explica el P. Sarlat: “Estamos esperando que caigan más recursos de las diócesis que están organizando colectas especiales. Una vez que se tenga este dinero, junto con la Cáritas La Paz haremos proyectos específicos para atender algunas de las siguientes fases, que suelen ser las más olvidadas: la rehabilitación, la reconstrucción y la prevención”.

“La ayuda en especie se está recomendando sólo a las diócesis cercanas a Mazatlán, pero es necesario recordarles que es el Ejército el responsable de la distribución de la misma, lo cual no garantiza que ésta llegue a las organizaciones de Iglesia y, por lo tanto, a las comunidades más pobres del estado”.

            El P. Sarlat explicó la importancia de donar recursos económicos: “Éstos ayudan, en primer lugar, a reactivar la economía local, y evita que haya malos manejos o corrupción en la distribución de víveres. Asimismo, los recursos económicos permiten que las comunidades afectadas compren lo que realmente necesitan.

Por su parte, el P. David Ojeda, responsable de Cáritas La Paz, explicó que en la cuenta bancaria de la diócesis han recibido para este fin alrededor de 600 mil pesos, lo que ha permitido dar una respuesta pronta y efectiva a los lugareños.

“La ayuda económica abarata mucho los costos. Por ejemplo, para enviar víveres, de Tijuana a La Paz, vía terrestre, se lleva casi un día de traslado; por barco, 17 horas cruzando de Mazatlán a La Paz. Esto encarece mucho el envío de la ayuda”.

Explicó que los recursos económicos permiten a la Iglesia agilizar las compras y reactivar la economía local. “Prácticamente todas las tiendas de la zona están funcionado, después del desabasto inicial que se dio a causa de las compras de pánico y el saqueo”.

Confirmó: “El gobierno sigue distribuyendo la ayuda en especie, pero debería hacer llegar el producto a quien verdaderamente lo necesita. La entrega debe ser efectiva, justa, casa por casa. En este sentido, debemos recordar que la estructura de la Iglesia sí permite detectar muy bien al afectado, vía parroquias, vía decanatos, vía capillas, e incluso vía Ministros Extraordinarios de la Comunión que conocen todos los rincones del estado”.

El P. Ojeda explica que las parroquias solicitan a Cáritas local despensas para entregar a las personas damnificadas: “A veces las armamos aquí y se envían, pero cuando esto urge, se les hace llegar el dinero y el párroco se hace cargo de comprar las despensas y distribuirlas”.

Finalmente, aseguró que todavía hay muchas comunidades afectadas, sobre todo las rancherías, pues “se destrozan los caminos, crecen los arroyos, y es donde tenemos complicaciones para hacerles llegar la ayuda. Pero, gracias a Dios, la Iglesia ha podido estar en todos estos lugares, conocemos de su situación gracias a los padres, y estamos trabajando con ellos tal como nos lo ha pedido el obispo Miguel Ángel Alba Díaz.

 

Donativo económicos a las siguientes cuentas:

Bancomer: 00145692105 

Banamex: 00117157911

RAZON SOCIAL:  CÁRITAS DE B.C.S., A.C.

 

 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=5767Sun, 12 Oct 2014 00:00:00 GMT
Lectio Divina: “¡Invitado!” 0 0 1 742 4087 COSAM 34 9 4820 14.0

Lectura del Santo Evangelio

En aquel tiempo, de nuevo tomó Jesús la palabra y habló en parábolas a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo: “El reino de los cielos se parece a un rey que celebraba la boda de su hijo. Mandó criados para que avisaran a los convidados a la boda, pero no quisieron ir. Volvió a mandar criados, encargándoles que les dijeran: “Tengo preparado el banquete, he matado terneros y reses cebadas, y todo está a punto. Vengan a la boda”. Los convidados no hicieron caso; uno se marchó a sus tierras, otro a sus negocios; los demás les echaron mano a los criados y los maltrataron hasta matarlos. El rey montó en cólera, envió sus tropas, que acabaron con aquellos asesinos y prendieron fuego a la ciudad. Luego dijo a sus criados: “La boda está preparada, pero los convidados no se la merecían. Vayan ahora a los cruces de los caminos, y a todos los que encuentren, invítenlos a la boda”. Los criados salieron a los caminos y reunieron a todos los que encontraron, malos y buenos. La sala del banquete se llenó de comensales. Cuando el rey entró a saludar a los comensales, reparó en uno que no llevaba traje de fiesta y le dijo: “Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin vestirte de fiesta?” El otro no abrió la boca. Entonces el rey dijo a los camareros: “Átenlo de pies y manos y arrójenlo fuera, a las tinieblas. Allí será el llanto y el rechinar de dientes”. Porque muchos son los llamados y pocos los escogidos”. (Mateo 22,1-14)

 

¡Invitado!

 

Lectura

Dos escenas. La invitación y el banquete. Un gran acontecimiento: la boda del hijo del rey. En ambos momentos, una desproporción, un quiebre dramático de la lógica. Así son las parábolas. En la primera escena, el rechazo a un personaje respetable y amable, el asentarse en un pretexto cualquiera para indicar que no interesa el acontecimiento. Como consecuencia: la fulminación de aquellos ingratos. Y la invitación entonces a los alejados, a quienes viven en el cruce de los caminos –seguramente indignos pecadores, pero convidados por la gentileza del anfitrión–. En la segunda escena, ya en la efervescencia de la celebración, al llegar la atención cuidadosa del rey, un durísimo castigo a quien se presentó a la fiesta sin el traje adecuado. Se intuye de nuevo un desinterés ofensivo: estar ahí sin las debidas disposiciones, a pesar de la generosidad amabilísima del señor. Finalmente, una sentencia misteriosa: muchos son los llamados, pocos los escogidos.

 

Meditación

El significado de la enseñanza es vigente, como el amor de Dios. Hemos sido convidados a la alianza. El banquete nupcial es el hecho inmerecido de la obra de la salvación. ¿Entendemos en realidad la munificencia divina? Se nos ha preparado una fiesta. ¿Cómo es posible que tantos la rechacen; más aún, que los primeros invitados, los que recibieron la gracia original de ser elegidos, la hayan mirado con desdén? Para nosotros, los que llegamos sorpresivamente a ser llamados cuando menos lo esperábamos, ello debe convertirse en una perenne gratitud. ¡Hemos sido invitados! La fiesta de la salvación desborda: la sala está llena. La fineza de quien nos congrega se manifiesta en su palabra de salvación y en el platillo exquisito que nos ofrece. Aquí estamos hoy, como Iglesia, en la celebración continua de la vida, del amor, de la gracia. Y sin embargo, recibimos también una advertencia. El traje de fiesta es obligatorio. Ante tantos gestos delicados del amor de Dios, hemos de tener nosotros mismos la precaución de aportar lo que nos toca: una disposición real de participar. Lo contrario sería una palmaria ingratitud ante el amor. ¡No usemos el nombre de Dios en vano, no dejemos de santificar el tiempo santo, no profanemos nuestro bautismo, no ejerzamos violencia contra los hermanos, no paguemos mal por bien!

 

Oración

¡Padre del cielo, nos has concedido estar presentes en la dignación de tu amor, ser partícipes de tu obra de salvación! No estamos a la altura de tu bondad, lo sabemos. Pero no queremos desatender tu invitación, ni ser groseros ante tu cortesía. Aquí estamos, pero el ropaje de nuestra carne se ha manchado. ¡Haznos dignos Tú, por la sangre de tu Hijo, por el don del Espíritu, del traje de fiesta que sólo puede provenir de tu misma generosidad! Ansiamos tu cercanía, deseamos disfrutar de tu amable cercanía. No lo merecemos, y sin embargo, nos has llamado desde los más remotos cruces de los caminos humanos para incorporarnos a tu círculo. ¡Vístenos Tú del ropaje de la vida nueva! ¡Queremos estar bien dispuestos para alegrarnos contigo!

 

Contemplación

Percibo la mirada del buen Padre Dios feliz de verme presente en la fiesta de la vida y de la gracia. Deseo responderle a su incansable finura.

 

Acción

Tendré gestos delicados con el buen Dios, que no deja de manifestarme su amor. Agradeceré su ternura, responderé amor con amor.

 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=5762Sun, 12 Oct 2014 00:00:00 GMT
Senado otorga doctorado Honoris Causa a Mons. Diego Monroy 0 0 1 352 1939 COSAM 16 4 2287 14.0

 En su discurso de agradecimiento, afirma que “México bien vale la entrega de nuestras vidas”.

·       

Monseñor Diego Monroy Ponce, ex rector de la Basílica de Guadalupe, recibió un doctorado Honoris Causa por parte del Senado de la República, como un reconocimiento a su “excelente desempeño y destacado liderazgo en su labor altruista, cultural y social”. El evento tuvo lugar el pasado 2 de octubre, en el auditorio Octavio Paz de la Cámara de Senadores.

Durante su discurso de agradecimiento, Mons. Diego Monroy dijo: “Recibo honrado esta distinción desde mi elemental y orgullosa condición de ciudadano, desde luego, pero también desde la investidura pastoral y cristiana que ejerzo desde hace casi 40 años. El que habla, Diego Monroy Ponce, ha sido un miembro de base de la sociedad mexicana, también un ministro del culto, sí, pero sobre todo un amigo cercano de los hombres y mujeres de fe y de toda condición y credos.”

Luego hizo referencia a su trabajo pastoral entre el año 2000 y el 2010, cuando tuvo la responsabilidad de ser Rector del santuario mariano más visitado del mundo, en el Tepeyac, donde acuden millones de fieles: “Pude palpar y tomar el pulso a nuestro país, comprender mejor una realidad de facetas conmovedoras, de grandezas y paradojas, una realidad que a menudo no vemos, pero que requiere del concurso de todos. Puedo asegurarles que la mejor enseñanza que entonces obtuve, está centrada en un mensaje vivificador que ahora quisiera compartir con ustedes: México también es un país de profundos valores, México bien vale la entrega de nuestras vidas, México es un patrimonio del mundo, México, también, necesita reflexión y acciones conjuntas.”

            Finalmente, Mons. Diego Monroy evocó algunas palabras de Fray Vasco de Quiroga, “Tata Vasco”, quien escribió en 1535 en defensa de los indios de Nueva España: “A las obras de paz y amor responderán los indios con paz y buena voluntad y ante las fuerzas y violencias de la guerra, que no sólo les compete a ellos, como a nosotros, es hora de suscribir con todos un nuevo pacto: edificar comunidad para que tengamos instituciones”.

Mons. Diego Monroy recibió un reconocimiento similar el pasado 31 de julio, “por transmitir su filosofía de paz por el mundo”, por parte del Museo Soumaya de la Fundación Carlos Slim.

 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=5756Sun, 12 Oct 2014 00:00:00 GMT
Felices para siempre

Cielo y Tierra

Alejandra María Sosa Elízaga*

 

‘Y fueron felices para siempre’.

Es la frase final de los cuentos que terminan cuando la pareja protagonista se casa.

Y a mucha gente le suena a cuento de hadas eso de ser ‘felices para siempre’, pero pensándolo bien no es imposible, se puede lograr, siempre y cuando los novios se casen motivados por ese objetivo, que implica necesariamente dos aspectos:

1. Buscar hacer feliz al cónyuge

Hay quien piensa: ‘me casaré con ella porque me va a hacer feliz, es buena ama de casa, es guapa, la puedo presumir en fiestas de la oficina’; ‘me casaré con él porque me hará feliz, gana bien, es guapo, mis amigas me envidiarán’.

Pero si el ama de casa se desafana del quehacer, a la guapa le salen arruguitas o arrugotas, el que gana bien pierde el empleo o la salud, o al guapo le sale panza, sus cónyuges considerarán: ‘ya no me hace feliz, mejor me busco a alguien más’.

Por eso hay quienes no se casan sino viven juntos, para dejar la puerta abierta y salir corriendo a la primera oportunidad. ¡Se ha entendido el asunto enteramente al revés!

Quien desea casarse no debe hacerlo para que su pareja lo haga feliz, sino porque ¡la ama tanto que quiere dedicarse a hacerla feliz!

Si ésa es su motivación, puede prometer, y cumplir, serle fiel en lo próspero y en lo adverso, en la salud y en la enfermedad, amarla y respetarla todos los días de su vida.

No le hace si se pone gordita, si se queda calvo, si se enferma, si envejece.

Si cada uno se dedica a hacer feliz al otro, serán ambos felices, a pesar de las dificultades y problemas que vayan enfrentando.

Pero, ¿qué hay del ‘para siempre’? ¿Cómo puede alguien ser feliz tanto tiempo?

Aquí entra el segundo aspecto, necesariamente ligado al anterior:

2. Buscar la santificación del cónyuge

Hay que procurar que sea feliz, pero no sólo en este mundo sino en la vida eterna; que alcance la santidad, es decir, la perfección del amor; que crezca en la fe y en la esperanza, y se mantenga en amistad con Dios y con el corazón abierto a recibir Su gracia.

Es una meta altísima, e imposible de lograr sin ayuda divina.

De ahí que sea indispensable recibir el Sacramento del Matrimonio.

Hay quien dice: ‘para amar a mi pareja no necesito un papelito, ni ir a la iglesia y gastar en fiesta’.

Tal vez no necesiten papel ni fiesta, pero sí necesitan la gracia divina que les ayude a amar cuando humanamente ya no den más. Atenerse a sus solas fuerzas ¡es arriesgarse a quedar defraudados!

Y tal vez alguien piense que casarse por la Iglesia no es garantía, pues muchas parejas casadas por la Iglesia se divorcian, a lo que cabe responder que, como todos los Sacramentos, signos sensibles del amor de Dios que actúan eficazmente en nosotros, no son imposición, requieren nuestra colaboración.

No basta recibir la gracia del Matrimonio, hay que cultivarla.

Que los esposos oren diario juntos; asistan a Misa, se confiesen; lean la Palabra; visiten el Santísimo; recen el Rosario; acudan a charlas y retiros para matrimonios, cultiven su vida de fe.

Si hacen esto, no sólo estarán edificando su felicidad en esta vida, sino en la siguiente, y tendrán la seguridad de alcanzar lo que a otros les parecía imposible: ser felices para siempre.


]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=5754Sun, 12 Oct 2014 00:00:00 GMT
¿Las mascotas van al cielo? 0 0 1 716 3944 COSAM 32 9 4651 14.0

 

Mi Chuchis

Era una perrita callejera enferma y coja que mi hermana recogió y adoptó. Parecía maltecita y llegó a lucir bonita y se hizo querer. En ese tiempo mi mamá, ya muy anciana, estaba limitada en sus movimientos y encontró en la Chuchis una excelente compañía. A mí me ganó el corazón porque no se iba a dormir hasta que yo me retiraba a descansar, entonces consideraba el animalito que terminaba su trabajo y se dormía muy tranquila. La perrita envejeció dándonos cariño y recibiéndolo de cada uno de nosotros hasta que se murió de viejita. Nos dolió mucho y dejó un huequito en nuestra familia. Fue tan buena, tan buena, que “se merecía el cielo”.

 

A partir de una anécdota

Cuentan que a un famoso obispo, en una reunión social, una dama le preguntó que si su mascota recién muerta iría al cielo. El obispo, en broma, le dijo que Dios se las arreglaría para que cuando la dama fuera al cielo su gozo fuera completo. Otra dama que detestaba a los animales manifestó su inconformidad diciendo que si los perros iban al cielo qué pasaría con aquellos a los que no les gustaban los animales. Dicen que el obispo contestó: “no se preocupe, los que no aman a los animales no van al cielo”.

Amamos tanto a nuestras mascotas que las consideramos miembros de la familia y quisiéramos que al morir también ellas fueran al cielo. No faltan los dueños de mascotas muertas que desean que se celebre misa por su eterno descanso y que llevan las cenizas para que el sacerdote las bendiga. En qué apuros nos vemos para explicarle a los dolientes que su animalito amado no tiene una vida sobrenatural y que no hay necesidad de orar por él. Ellos nos dicen que fue muy bueno y que casi, casi, era humano.

 

Lo que creemos los católicos

En el Génesis (2,18) leemos que Dios creó los animales como compañía y ayuda para el hombre. La historia de la humanidad nos enseña cómo ese mismo hombre aprendió a convivir con los animales y los hizo parte de su vida. Dicen los que saben que el primer animal domesticado fue el perro, después vinieron las ovejas, las vacas, el caballo, el camello, el noble burro y otros animales que conviven con nosotros. Dicen que el gato no se domestica, que tan sólo hace un trato con los humanos pero que sigue conservando su libertad, ¡vaya usted a saber!

El hecho es que aún en nuestros días necesitamos de los animales para nuestro sustento, para que nos ayuden en nuestro trabajo y para que nos hagan compañía. ¡Gracias a Dios por tan hermoso regalo!

Pero los hombres somos crueles con los animales y nos portamos mal con ellos, por eso ha sido necesario que la comunidad ponga leyes que los proteja del maltrato.

La Iglesia nos enseña también que es pecado la crueldad con los animales y con la creación en general. San Francisco de Asís que amaba mucho a su Padre Dios, amaba también a las creaturas de Dios y las consideraba sus hermanas. Por eso el día de san Francisco es también el día universal de los animales y él es patrono de la ecología.

 

El alma de los animales

Nuestra mascota, cualquiera que sea, es casi, casi humana; pero no es humana.

El alma del hombre sobrevive a la muerte del cuerpo porque es el mismo espíritu divino insuflado por Dios a su creatura (Gen 2, 7) para hacerlo a su imagen y semejanza. El hombre tiene comienzo, Dios le crea una alma nuevecita cuando sus padres le crean un cuerpo, pero el hombre es inmortal. Muere su cuerpo y descansa hasta el día de la resurrección el que se volverá a unir con su alma. El alma humana, al morir el cuerpo, sigue viviendo.

Los animales no son humanos, no son imagen y semejanza de Dios, aunque reflejan maravillosamente la bondad de Dios. Al morir, también muere el alma que les daba vida.

Ya sólo permanecen en nuestro recuerdo agradecido porque en ellos vislumbramos la providencia del Creador que nos los dio como compañía y ayuda.

 

No exageren

El amor que algunas personas tienen a sus mascotas nos hace pensar que sufren de una carencia de amor humano. A mí me encantan los esposos que, en lugar de adoptar perros, adopta niños y los aman como sus verdaderos padres.

Nuestros animalitos merecen cariño, pero no deberían distraer el amor debido a nuestros semejantes.

Cada vez que vemos a una persona exageradamente encariñada de su perro o de su gato debemos reflexionar sobre el vacío de afecto humano que sufre y preguntarnos si nosotros no podríamos poner nuestro granito de arena para llenar ese vacío con nuestro amor humano.

Mientras tanto, nuestra fe y nuestro amor a Dios como Padre, nos deben llevar a amar y respetar la naturaleza toda, obra de nuestro mismo Creador y hermanada a nosotros por habitar esta misma casa que es nuestro mundo.

 

 

 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=5750Sun, 12 Oct 2014 00:00:00 GMT
Recaban fondos para enviar a sacerdotes mexicanos a especializarse en Roma 0 0 1 737 4059 COSAM 33 9 4787 14.0


Más comunidades de México saldrían beneficiadas si contaran con sacerdotes graduados en universidades de Roma. Fraterna, Institución de Asistencia Privada (IAP) lo hace posible, y da a conocer su campaña 2014 entre los fieles católicos, a realizarse en el periodo octubre-noviembre, a fin de obtener los recursos necesarios para pagarles la transportación aérea a poco más de 50 sacerdotes de las distintas diócesis de México, además de apoyar a las Iglesias particulares que carecen de medios económicos para sufragar los gastos de manutención durante su estancia académica.

            Fabiola Ampudia Marín, presidenta de Fraterna, IAP, explica que cualquier persona de buena voluntad puede sumarse a esta campaña de recaudación de fondos, que utiliza la Institución para proseguir las labores que emprendió hace casi 30 años, con la guía del arzobispo de Yucatán, Mons. Emilio Berlie Belaunzarán, a partir de que se comprometió a financiar el traslado de sacerdotes, y ofrecerles alojamiento en el Pontificio Colegio Mexicano (PCM) mientras realizan sus estudios en universidades de Roma.

            Cada año, el PCM aloja a 120 sacerdotes del clero diocesano, en tanto completan su formación que puede ser por dos o tres años. De ese lugar, salen cada día a tomar sus cursos en instituciones de educación superior, como pueden ser la Pontificia Universidad Lateranense, Università Pontificia Salesiana, Pontificio Ateneo Regina Apostolorum, Pontificia Universidad Gregoriana o Pontificia Universidad de la Santa Cruz, para tomar sus cursos de especialidades, como: Educación, Comunicación, Sagradas Escrituras, Teología, Catecismo, áreas de Sociología o Pastoral.

Los números hablan de los resultados que la Institución ha acumulado desde su fundación: de los más de mil 900 egresados del PCM, Fraterna ha apoyado a alrededor de  mil 100, de los cuales 59 han sido elevados a la dignidad de Obispos o Arzobispos, y uno más a Cardenal; mientras que un importante porcentaje de sus egresados regresan a México a desempeñarse como directores de seminarios menores y mayores en sus diócesis de procedencia.

Los sacerdotes que viajan a estudiar son seleccionados por Obispos, de acuerdo con las necesidades pastorales de su respectiva diócesis; actualmente, hay un porcentaje representativo de egresados del PCM que atienden la Pastoral Socio-Comunitaria, y ejercen liderazgo en aspectos clave, como: salud, alimentación, escuelas parroquiales, atención a personas en situación de calle, niños desamparados, adultos mayores, Pastoral Penitenciaria, al igual que en la docencia.

Por lo anterior, resulta importante que más fieles católicos conozcan y apoyen la labor de Fraterna, institución que distribuirá trípticos durante esta campaña, en los que cada donador puede indicar la cantidad que desea aportar por semana, mes o año, así como la tarjeta de crédito a la que puede realizarse el cargo, porque “Fraterna, IAP, coadyuva a que los sacerdotes se especialicen mediante apoyos financieros”, afirma la contadora Fabiola Ampudia Marín.

Mientras que el Ing. Jorge Senderos, miembro del Patronato de Fraterna, expresa que “los sacerdotes adquieren mucha experiencia en Roma, al descubrir nuevas propuestas para la evangelización en medio de la convivencia cotidiana con colegas de otras partes del mundo”, y añade que la Institución cubrió apenas en agosto pasado el importe de 59 boletos de avión, para igual número de sacerdotes que se trasladaron a Roma, a razón de mil dólares por cada uno.

            La presidenta de Fraterna afirma que los beneficios de contar con sacerdotes especializados, se perciben cuando ellos regresan como líderes que impactan positivamente a las comunidades del país. Observa, asimismo, que una de las labores más destacadas de Fraterna en la última década ha sido brindar recursos económicos a 130 sacerdotes provenientes de las Diócesis más necesitadas de México; es por ello que “solicitamos más apoyos de fieles católicos”.

Se tiene programado que esta campaña dure ocho semanas, “tiempo en que queremos llegar a los corazones de personas de buena fe, porque sin donadores Fraterna no existiría. Cualquiera que sea tu aportación económica, es bien recibida. Los donativos son deducibles de impuestos”, agrega la presidenta de la Institución.

Solicita más información en los teléfonos: (55) 5211-3218 o 5256-0284; al correo electrónico: fraterna.iap@gmail.com o en el sitio web: www.fraterna.org.mx donde se indica cómo aportar donativos con cargo a tu tarjeta de crédito. También puedes donar por vía depósito bancario o transferencia electrónica, a las siguientes cuentas a nombre de: Fraterna, IAP.

 

Banamex

Cta. 70084245877

Clabe: 002180700842458779

Suc. 242, Oaxaca 108, Col. Roma.

HSBC

Cta. 4006907182

Clabe: 021180040069071829

Suc. 3009, Glorieta Vértiz.

 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=41&a=5745Sun, 05 Oct 2014 00:00:00 GMT
Rosario Viviente 0 0 1 607 3344 COSAM 27 7 3944 14.0 96 800x600