Desde la Fe - Canal RSS - Página de Inicio - Desde la Fehttp://www.desdelafe.mx/apps/article/?z=385 claves para entender el conflicto en Siria
Desde hace siete años, Siria viene enfrentando una ensangrentada guerra que ha dejado miles de muertos y heridos. En este conflicto se han mezclado problemas locales con intereses internacionales, lo que hace complejo el asunto. 

El pasado 14 de abril, Estados Unidos, Francia y Reino Unido lanzaron un nuevo ataque sobre posiciones militares del Estado Sirio, argumentando el supuesto uso de armas químicas por parte del gobierno de Bashar al-Asad, en contra de su población.

Este ataque dificulta cualquier posible negociación y aviva el conflicto que desde hace algunos meses había tenido un respiro, luego de que grupos terroristas del Estado Islámico –quienes han emprendido una cruel persecución de cristianos en Siria, Iraq y Oriente Medio– habían sido expulsados por el Estado Sirio, con el apoyo de Rusia. 

Para entender mejor algunos puntos de esta guerra, los patriarcas y obispos de las iglesias cristianas en Siria nos han dado algunas pistas. En primer lugar, todos coinciden en que la gente de su país está sedienta de paz, por lo que hacen un fuerte llamado a la oración en todo el mundo, sumándose a las intenciones de paz del Papa Francisco. Aquí, cinco claves para entender el conflicto:

1. ¿Qué motivó el ataque?

Sobre las causas que motivaron el ataque del pasado 14 de abril, el obispo de Alepo, Antoine Chahda, nos dice que lo que hicieron Estados Unidos, Francia y Reino Unido contra Siria estaba preparado desde hace tiempo. Quisieron dar un golpe sobre Siria porque quieren tirar al gobierno, pero lo que hicieron fue destruir algunos sitios de Damasco –segunda ciudad en importancia después de Alepo– y en Homs –tercera ciudad más importante de Siria–. De acuerdo con el obispo, derrumbaron monumentos, pero no hubo víctimas mortales. Explica también que el ataque ocurrió antes de que llegara a Siria una delegación internacional para investigar si de verdad había o no armas químicas en manos del gobierno. Y días después, cuando llegó la delegación, descubrió que en realidad no había nada de eso, pero lo que sí encontraron químicos en sitios dominados por los terroristas, lo cual había sido denunciado por el propio gobierno sirio, que había pedido incluso la intervención de la delegación internacional para demostrarlo. “La prensa internacional quiso impresionar y demostrar falsamente lo que no hay en Siria”, dijo.

2. ¿Apoya Siria a su Presidente?

El obispo de Alepo asegura que el gobierno sirio sigue sólido, y la mayoría de sus habitantes están apoyando a su Presidente: “nosotros queremos a nuestro gobierno y a nuestro Presidente, pues gracias a Dios se está liberando Siria de los terroristas. Si el mundo no quiere comprender esa realidad, debe saber que nosotros, como sirios, queremos paz, no queremos terroristas en nuestra tierra; no queremos más muerte, no queremos más víctimas y mártires, sino paz y tranquilidad”. Mons. Antoine Chahda considera importante que el mundo sea consciente de que la paz no llega con la violencia ni con la muerte, sino con la conversación y el intercambio de ideas. “Nosotros somos gente tranquila y queremos la paz para el mundo entero”, insiste.  

3. ¿Cuál es la relación entre cristianos y musulmanes en Siria?

En una reciente entrevista, Mons. Jean Abdo Arbach, obispo de Homs, señalo: “Gracias a Dios la gente tiene coraje, tiene fe en su país. No tiene miedo. La oración nos da fuerza. En la Pascua nosotros estuvimos todos juntos: musulmanes y cristianos festejamos y pedimos por la paz en Siria. Los ciudadanos sirios, la gente en general salió a las calles manifestando su fe y su fuerza.”

4. ¿Qué está haciendo la Iglesia?

Prácticamente desde que inició el conflicto con el autollamado Estado Islámico, la fundación pontificia “Ayuda a la Iglesia Necesitada” ha emprendido una campaña internacional para ayudar a las personas que han sido desplazadas por la guerra y para reconstruir los templos dañados o destruidos. El obispo de Homs, Jean Abdo Arbach, ha dicho: “Nosotros, en Homs, distribuimos apoyos a cuatro mil estudiantes, y esta semana vamos a llegar a 5,400 estudiantes. También estamos en la restauración de casas e iglesias con la ayuda que ofrecen los benefactores de la fundación.” Explicó que a la fecha se han rehabilitado el 80 por ciento de las iglesias y centros donde se imparte el catecismo, los cuales han sido dañados por la guerra. En este contexto, la Lic. Julieta Appendini, directora de la Fundación Ayuda a la Iglesia Necesitada en México, entrevistada, dijo: “Nosotros, como fundación vaticana, seguimos apoyando, tanto la zona en Damasco y a los otros lugares. La fundación sigue invirtiendo mucho dinero para la reconstrucción de casas e iglesias. Lo que nos piden sus obispos es rezar, como lo ha dicho el Papa Francisco. Orar por Siria donde la gente quiere vivir en paz.”

5. ¿Qué piensan los sirios de todo esto?

De acuerdo con las fuentes entrevistadas, la gente quiere despertar temprano para ir a trabajar, vivir en paz y disfrutar la vida en familia, lejos del ruido de las bombas. Lo que más piden los sirios son oraciones para que pronto termine este conflicto, y vuelva la paz.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7642Domingo, 22 de abril de 2018, 14:00 horas
#PrayforSyria
Patriarcas condenan bombardeo

Los patriarcas de las Iglesias en Siria condenaron el ataque que lanzó en días pasados Estados Unidos, Francia y Reino Unido contra las ciudades de Damasco y Homs, en Siria, el cual calificaron como una “brutal agresión” que viola las leyes internacionales y socava el trabajo de la comisión que debía aclarar si el gobierno sirio usó armas químicas contra la ciudad de Duma.

A continuación, algunas declaraciones que emitieron en conjunto el Patriarca Ortodoxo Griego de Antioquía y todo el Oriente, John X; el Patriarca Ortodoxo Sirio de Antioquía y todo el Oriente, Ignatius Aphrem II; y el Patriarca Greco Melquita Católico de Antioquía, Alejandría y Jerusalén, Joseph Absi.

“El ataque viola las leyes internacionales y de la Carta de la ONU porque es un asalto injustificado de parte de países poderosos a los que Siria no causó ningún daño”.

“La acusación contra el ejército sirio de usar armas químicas no está justificada y no está respaldada por pruebas suficientes y claras”.

“Esta brutal agresión destruye las posibilidades de una solución política pacífica, (…) alienta a las organizaciones terroristas y les da impulso para continuar en su terrorismo”.

“Exhortamos a todas las iglesias en los países que participaron en la agresión, a cumplir con sus deberes cristianos, a condenar esta agresión y a llamar a sus gobiernos a comprometerse con la protección de la paz internacional”.


Oración por la paz
Papa Francisco (2014)

Señor, Dios de paz, escucha nuestra súplica.

Hemos intentado muchas veces y durante muchos años resolver nuestros conflictos con nuestras fuerzas, y también con nuestras armas; tantos momentos de hostilidad y de oscuridad; tanta sangre derramada; tantas vidas destrozadas; tantas esperanzas abatidas... Pero nuestros esfuerzos han sido en vano. Ahora, Señor, ayúdanos tú. Danos tú la paz, enséñanos tú la paz, guíanos tú hacia la paz. Abre nuestros ojos y nuestros corazones, y danos la valentía para decir: “¡Nunca más la guerra!”; “con la guerra, todo queda destruido”. Infúndenos el valor de llevar a cabo gestos concretos para construir la paz. Señor, Dios de Abraham y los Profetas, Dios amor que nos has creado y nos llamas a vivir como hermanos, danos la fuerza para ser cada día artesanos de la paz; danos la capacidad de mirar con benevolencia a todos los hermanos que encontramos en nuestro camino. Haznos disponibles para escuchar el clamor de nuestros ciudadanos que nos piden transformar nuestras armas en instrumentos de paz, nuestros temores en confianza y nuestras tensiones en perdón. Mantén encendida en nosotros la llama de la esperanza para tomar con paciente perseverancia opciones de diálogo y reconciliación, para que finalmente triunfe la paz. Y que sean desterradas del corazón de todo hombre estas palabras: división, odio, guerra. Señor, desarma la lengua y las manos, renueva los corazones y las mentes, para que la palabra que nos lleva al encuentro sea siempre “hermano”, y el estilo de nuestra vida se convierta en shalom, paz, salam. Amén.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7644Domingo, 22 de abril de 2018, 14:00 horas
Obispos de México a candidatos presidenciales “Basta de descalificaciones, esperamos propuestas”
En su tradicional mensaje al Pueblo de Dios con motivo de su CV Asamblea Plenaria, los obispos del país exhortaron a los candidatos a la Presidencia de la República, así como a los aspirantes a legislaturas, gubernaturas y presidencias municipales a conocer la realidad que se vive en México, pero sobre todo, a escuchar los anhelos de la población.

Reunidos en su sede de Cuautitlán Izcalli, Estado de México, del 9 al 13 de abril, los pastores se dirigieron a quienes contienden por un cargo de elección popular para invitarlos a aprovechar el momento, a fin de construir conjuntamente propuestas de paz y justicia, con visión de largo plazo, con todos los sectores sociales.

En este sentido, dijeron estar preocupados por las intervenciones que han tenido los candidatos en las campañas, toda vez que han prevalecido las descalificaciones.

“Se esperarían propuestas concretas a problemas reales como la impunidad, la corrupción, la pobreza y desigualdad social, la inseguridad y la violencia”.
CEM


También lanzaron una exhortación a los partidos políticos, a los candidatos y a toda la ciudadanía “a sumar esfuerzos para que prevalezca la propuesta y el compromiso por la transparencia, la legalidad, la honradez, la equidad, el diálogo y la verdad”, así como “evitar la mentira, el fraude, la coacción, la simulación, la violencia, el engaño a los pobres con dádivas pasajeras y todo lo que desvirtúe la democracia”.

Una Iglesia participativa

En el mensaje, que fue leído por el secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano, Alfonso Miranda Guardiola; el arzobispo de Morelia, Carlos Garfias Merlos, y el obispo de Zacatecas, Sigifredo Noriega Barceló, los obispos, por su parte, se comprometieron a animar e impulsar con imparcialidad la participación ciudadana durante el proceso electoral.

Dijeron también estar dispuestos a contribuir a un diálogo nacional en el que se escuchen todas las voces, especialmente de aquellos que sufren violencias e injusticias, por lo que sugirieron un diálogo abierto y propositivo entre los candidatos y la sociedad, para lograr una agenda que se convierta en proyecto de gobierno.

Consideraron que el proceso electoral ofrece un marco favorable para la madurez cívica en nuestra patria, y éste se podrá aprovechar con la participación de todos.

Elecciones-2018

Los días 12 y 13 de abril, los obispos recibieron a los candidatos a la Presidencia Ricardo Anaya (Por México al frente); Andrés Manuel López Obrador (Juntos haremos historia),  José Antonio Meade (Todos por México) y Margarita Zavala Gómez del Campo (Independiente) con la finalidad de conocer sus proyectos de gobierno y compartir opiniones en relación con algunos temas de interés general.


]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7643Domingo, 22 de abril de 2018, 14:00 horas
Luz, la diseñadora de modas que salvó la vida de su hermana
Antes de llegar a la adolescencia, Julia estaba condenada a morir por una falla renal que le fue detectada a los siete años; la única opción para sobrevivir era un trasplante. Luz, su hermana, cuenta lo afortunada que fue al ser compatible –algo que no siempre ocurre–, y convertirse en la donante viva.

Luz, quien es diseñadora de modas, explica a Desde la fe que los primeros síntomas de la enfermedad de su hermana fueron anemia aguda y mucha sed. Fue hasta que notaron que los huesos habían empezado a descalcificarse cuando decidieron ir al médico, quien después de practicarle varios estudios, confirmó una falla renal crónica, y le pronosticó a lo mucho seis meses de vida.

“Urgía un donador para el trasplante de riñón, por lo que no dudé en decir ‘yo’. Cuando te nace del corazón, sólo hay que tener mucha fe, pues no te imaginas lo que esta decisión implica. No tenía idea de lo que hacía, pero era algo superior a mí; mi desesperación era más grande que mi miedo, pues temía perder a mi hermana”.  

¿Donar o no donar?

Para Luz, cuando se habla de trasplantes la mayoría de las personas piensa en un donante fallecido –quizás porque representa el porcentaje más alto de las donaciones–, y es menos conocida la donación que se puede hacer en vida; sin embargo, la ventaja que este tipo de donaciones ofrecen para los enfermos es el alto grado de compatibilidad que hay con su donante, lo que asegura una evolución favorable, a diferencia de quienes reciben órganos de personas fallecidas.

“En vida, las personas entre 18 y 60 años de edad pueden ser donadores; después de la muerte, se consideran aquéllos de entre dos meses a 90 años de edad, dependiendo del estado en que se encuentren los tejidos y órganos”, precisa.

De acuerdo con el Centro Nacional de Trasplantes, hay más de 20 mil personas que están en lista de espera para recibir un trasplante, principalmente de riñón o córnea.


Apunta que los interesados en ser donadores deben llenar un documento oficial que se encuentra en la página www.cenatra.salud.gob.mx, para expresar su consentimiento, el cual no podrá revocarse por un tercero, éste debe ser impreso, y en caso de ser utilizado, tendrá que acompañarse de una copia fotostática de la identificación oficial. También existe la Tarjeta de Donador Voluntario.

 “Es importante saber que no todas las personas que fallecen pueden ser donadoras de órganos, pues se requiere una evaluación médica para ver las condiciones del cuerpo y de cada órgano en específico.

El presidente de la Academia para la Vida del Vaticano, Mons. Vincenzo Paglia, ha dejando en claro que la Iglesia no tiene ningún problema en relación con la donación de órganos.


“Yo creo que la postura de la Iglesia, que promueve la donación de órganos, puede ayudar mucho a quienes necesitan de un trasplante; como en todas las cosas humanas, es necesario tener una actitud atenta, que excluya absolutamente una actitud comercial o cualquier otro interés”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7646Domingo, 22 de abril de 2018, 14:00 horas
Francia entra al rescate de iglesias mexicanas afectadas por los sismos
Tras casi siete meses de los sismos que dejaron importantes afectaciones en monumentos históricos propiedad de la nación, el pasado 16 de abril la Ministra de Cultura francesa, Françoise Nyssen, y su homóloga mexicana, María Cristina García Cepeda, firmaron un acuerdo de cooperación en materia de patrimonio cultural, en el que Francia se comprometió a restaurar dos monumentos emblemáticos que sufrieron deterioros a causa de los movimientos telúricos. 

Los inmuebles que serán intervenidos por el país europeo son la Parroquia de San Bernardino de Siena, en Xochimilco (Ciudad de México), y la Iglesia de San Francisco de Asís, en Puebla, dos inmuebles muy significativos. 

Un grupo de expertos franceses ya ha visitado estos lugares para analizar los daños y las labores de restauración, que habrán de iniciar en los próximos meses, según se tiene previsto.

El Ministerio francés afirmó, a través de un comunicado, que la firma de este acuerdo es “una primera etapa en la estructuración de la cooperación cultural con México”. Este acuerdo de cooperación promueve también los intercambios entre especialistas y profesionales en materia de restauración de monumentos históricos, centrándose en la protección del patrimonio cultural en caso de catástrofes naturales”.

Cabe señalar que en enero pasado la Conferencia del Episcopado Mexicano presentó su Informe de Templos Católicos dañados en septiembre de 2017, mismo que reveló que los movimientos telúricos registrados en el mes patrio afectaron mil 603 monumentos históricos en poder de la Iglesia, los cuales están distribuidos en entidades de la República como la Ciudad de México, el Estado de México, Chiapas, Guerrero, Hidalgo, Morelos, Oaxaca, Puebla, Tabasco, Tlaxcala y Veracruz.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7645Domingo, 22 de abril de 2018, 14:00 horas
El silencio
¿Qué es el silencio? Si tuvieras que dar una definición para un diccionario, ¿cómo definirías el silencio? Pregunté esto a diversas personas, y todas coincidieron en decir que el silencio es ‘ausencia de ruido’, o ‘ausencia de sonido’.

Y hasta hace poquito yo también hubiera dicho lo mismo, pero ya no.

Es que tuve oportunidad de leer un libro maravilloso titulado: ‘El poder del silencio’, escrito por el Cardenal Robert Sarah, quien ocupa un cargo en la Santa Sede, como Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. Lo que ahí plantea lo invita a uno a considerar el silencio de un modo muy distinto al que había acostumbrado.

Dice el Cardenal Sarah: “El silencio no es ausencia. Al contrario, es manifestación de la más intensa de todas las presencias”, la de Dios. Y afirma: “el silencio es el lenguaje de Dios”. ¡Qué interesante concepto! Normalmente pensamos que cuando hay silencio es porque Dios calla, porque no nos oye ni nos hace caso. Pero resulta que no es así. El silencio ¡es el lenguaje de Dios!

Dice el Cardenal Sarah que Dios vive en el silencio, y se expresa en el silencio. 

Y a continuación da una serie de bellos ejemplos. Nos hace volver la mirada a la Naturaleza, y reflexionar cómo ésta se desarrolla en medio del mayor silencio. Un árbol crece, el sol recorre el cielo, un bebé empieza a existir en el seno de su madre, todo en el más absoluto silencio. Incluso hace notar el Cardenal que ante una gran obra de arte, callamos. Nos quedamos admirados, contemplándola en silencio. Dice: “lo extraordinario es siempre silencioso.”

Hace notar el Cardenal que Cristo vino a este mundo en el mayor silencio. “Cuando un sosegado silencio todo lo envolvía, y la noche se encontraba en la mitad de su carrera, Tu Palabra Omnipotente... saltó del cielo, desde el trono real” (Sab 18, 14-15), y que antes de empezar a predicar, Jesús pasó cuarenta días, en silencio, en el desierto.

Menciona que Dios manifiesta Su gracia silenciosamente en los Sacramentos.

Quien recibe el Bautismo o la Ordenación, es transformado interiormente; en la Confesión, el alma queda limpiada; en la Unción de Enfermos, Dios fortalece el alma del enfermo o del anciano; en la Misa, el pan y el vino se convierten en el Cuerpo y la Sangre de Cristo, y todo eso ocurre en silencio. Comenta el Cardenal: “No hay nada más pequeño y más silencioso que Cristo presente en la Hostia.” 

Recuerda que María fue mujer de silencio, y que los santos han amado el silencio. Y es que dice que “Dios logra todo, actúa en toda circunstancia y puede transformarnos interiormente. y lo hace cuando lo esperamos en silencio.” 

Afirma que la gran tragedia de nuestro tiempo es el exceso de ruido que “nos rodea y asalta”, porque mucha gente teme al silencio. Dice que pasa como cuando alguien tiene su cuarto sucio y desarreglado en penumbra, está conforme, pero si prende la luz, ve el cochinero y le da pena. Así también “el silencio, fuerza al hombre a reflexionar sobre su propia vida”. Cuando callamos, escuchamos todos los ruidos que traemos dentro. Necesitamos aprender a silenciarlos.

Denuncia el Cardenal que “nuestro mundo ya no oye a Dios porque está constantemente hablando, a una velocidad y volumen devastadores y para decir nada”, y advierte: “Sin silencio, Dios desaparece en el ruido. Y este ruido se vuelve más obsesivo porque Dios está ausente. A menos que el mundo redescubra el silencio, está perdido. Se dirige hacia la nada.”  

Por ello, recomienda leer la Biblia y orar en silencio, y aprender no sólo a callar, sino a escuchar a Dios, con sencillez y humildad.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7647Domingo, 22 de abril de 2018, 14:00 horas
¿Santo yo?
Sólo Dios es santo

“Santo eres, Señor, y fuente de toda santidad”, le decimos a Dios en la Misa. Dios es el único santo. Es decir, el único ser perfecto en su bondad. En Él no hay falla alguna. De ahí en adelante, todas sus criaturas somos imperfectas, y sólo podemos aspirar a la perfección en la medida en que Dios mismo nos quiere convidar de su santidad. Él nos hace santos.

Para hacernos santos, no escoge a algunos consentidos privilegiados a quienes hace objeto de su favor; él nos escoge a todos con amor de Padre para que todos seamos santos. Absolutamente todos. Es la vocación universal a la santidad.

Allí está el llamado y la gracia para seguirlo, falta nuestro querer. Si queremos, seremos santos. Santo es, pues, el hombre o la mujer que le dice sí a Dios y trata de aprovechar las gracias que Él da en abundancia.

Santos titulados

Hay muchísimos santos. En estos momentos podemos estar codeándonos con algunos de ellos, y ojalá que nos contagiemos de su santidad. 

Algunos dejan una huella que no se borra y que permanece en la vida de la Iglesia. Ellos son hermanos nuestros que nos dan ejemplo con su vida. Nos animan a seguir a Jesús. Nos hacen ver que es posible ser santo.

La comunidad no olvida a sus santos, y los sigue recordando como testimonio del amor de Dios que los santificó. Cuando sucede esto, la Iglesia, después de cerciorarse lo mejor que puede, les da el título oficial de santos, y los añade a la lista. Esto es lo que significa “canonizar”. Pero no sólo ellos son santos, hay muchos, muchos, muchos que lo son, y tú también puedes ser uno.

No tengan miedo

El pasado 9 de abril se publicó la exhortación apostólica del Papa Francisco, Gaudete et exsultate, “sobre el llamado a la santidad en el mundo actual”, la tercera de su pontificado. 

En el texto, el Papa Francisco hace esta aclaración antes de entrar en materia: “No es de esperar en el documento un tratado sobre la santidad, con tantas definiciones y distinciones que podrían enriquecer este importante tema, o con análisis que podrían hacerse acerca de los medios de santificación. Mi humilde objetivo es hacer resonar una vez más el llamado a la santidad, procurando encarnarlo en el contexto actual”. 

Y a través de un video difundido por el Vaticano, se nos dice quiénes son los destinatarios de esta nueva exhortación: “Si eres de los que no se conforman con una existencia mediocre, el papa Francisco ha escrito en estas páginas un mensaje para los que, como tú, viven los riesgos, desafíos y oportunidades de hoy, para los que crían a sus hijos con amor, para los que trabajan para llevar el pan a casa, para los ancianos, para los religiosos, para los que se preparan para enfrentar el futuro, porque todos y cada uno de nosotros estamos llamados a ser santos, también tú, ¿lo sabías?”

Pero para ello –nos aclara– “hay que ser audaz, luchador, humilde y tener sentido del humor. ¡No tengamos miedo a ser santos”.

Exhortaciones apostólicas del Papa Francisco

Evangelii Gaudium (Sobre el anuncio del Evangelio en el mundo actual)
Amoris laetitia, (Sobre el amor en la familia).
Gaudete et exsultate, (Sobre la llamada a la santidad en el mundo contemporáneo).

Descarga la exhortación apostólica Gaudete et Exsultate Aquí
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7635Domingo, 15 de abril de 2018, 14:00 horas
15 frases imperdibles del nuevo documento del Papa
1. Santos “de clase media”

“Me gusta ver la santidad en el pueblo de Dios paciente: a los padres que crían con tanto amor a sus hijos, en esos hombres y mujeres que trabajan para llevar el pan a su casa, en los enfermos, en las religiosas ancianas que siguen sonriendo… Esa es muchas veces la santidad ‘de la puerta de al lado’, de aquellos que viven cerca de nosotros y son un reflejo de la presencia de Dios, o para usar otra expresión, ‘la clase media de la santidad'”.

2. La santidad tiene nombre de mujer “desconocida”

“Dentro de las formas variadas, quiero destacar que el ‘genio femenino’ también se manifiesta en estilos femeninos de santidad, indispensables para reflejar la santidad de Dios en este mundo (…). Pero me interesa recordar a tantas mujeres desconocidas u olvidadas quienes, cada una a su modo, han sostenido y transformado familias y comunidades con la potencia de su testimonio”.

3. ¿Estás casado? Sé santo

“Para ser santos no es necesario ser obispos, sacerdotes, religiosas o religiosos (…) Todos estamos llamados a ser santos viviendo con amor y ofreciendo el propio testimonio en las ocupaciones de cada día, allí donde cada uno se encuentra. ¿Estás casado? Sé santo amando y ocupándote de tu marido o de tu esposa, como Cristo lo hizo con la Iglesia”. 

4. La santidad en los pequeños gestos

“Esta santidad a la que el Señor te llama irá creciendo con pequeños gestos. Por ejemplo: una señora va al mercado a hacer las compras, encuentra a una vecina y comienza a hablar, y vienen las críticas. Pero esta mujer dice en su interior: ‘No, no hablaré mal de nadie’. Este es un paso en la santidad. Luego, en casa, su hijo le pide conversar acerca de sus fantasías, y aunque esté cansada se sienta a su lado y escucha con paciencia y afecto”

5. Los santos no son perfectos

“No todo lo que dice un santo es plenamente fiel al Evangelio, no todo lo que hace es auténtico o perfecto. Lo que hay que contemplar es el conjunto de su vida, su camino entero de santificación, esa figura que refleja algo de Jesucristo y que resulta cuando uno logra componer el sentido de la totalidad de su persona”.

6. Un espíritu de santidad que lo impregne todo

“Nos hace falta un espíritu de santidad que impregne tanto la soledad como el servicio, tanto la intimidad como la tarea evangelizadora, de manera que cada instante sea expresión de amor entregado bajo la mirada del Señor. De este modo, todos los momentos serán escalones en nuestro camino de santificación”.

7. El gnosticismo como enemigo de la santidad

“Cuando alguien tiene respuestas a todas las preguntas, demuestra que no está en un sano camino, y es posible que sea un falso profeta, que usa la religión en beneficio propio, al servicio de sus elucubraciones psicológicas y mentales (…). Con frecuencia se produce una peligrosa confusión: creer que porque sabemos algo o podemos explicarlo con una determinada lógica, ya somos santos, perfectos, mejores que la ‘masa ignorante’”.

8. La tentación del pelagianismo

“Muchas veces la vida de la Iglesia se convierte en una pieza de museo o en una posesión de pocos. Esto ocurre cuando algunos cristianos dan excesiva importancia al cumplimiento de normas, costumbres o estilos. De esa manera, se suele reducir el Evangelio, quitándole su sencillez cautivante y su sal. Es quizás una forma sutil de pelagianismo, porque parece someter la vida de la gracia a estructuras humanas”.

9. Las bienaventuranzas, el carnet del cristiano

“Jesús explicó con toda sencillez qué es ser santos, y lo hizo cuando nos dejó las bienaventuranzas (cf. Mt 5,3-12; Lc 6,20-23). Son como el carnet de identidad del cristiano. Así, si alguno de nosotros se plantea la pregunta: ‘¿Cómo se hace para llegar a ser un buen cristiano?’, la respuesta es sencilla: es necesario hacer, cada uno a su modo, lo que dice Jesús en el sermón de las bienaventuranzas”.

10. El santo reconoce la dignidad del otro

“Cuando encuentro a una persona durmiendo a la intemperie en una noche fría, puedo sentir que ese bulto es un imprevisto que me interrumpe, un delincuente ocioso, un estorbo en mi camino, un aguijón molesto para mi conciencia, un problema que deben resolver los políticos, y quizá hasta una basura que ensucia el espacio público. O puedo reaccionar desde la fe y la caridad, y reconocer en él a un ser humano con mi misma dignidad, a una creatura infinitamente amada por el Padre”.

11. El culto que más agrada

“La oración es preciosa si alimenta una entrega cotidiana de amor. Nuestro culto agrada a Dios cuando allí llevamos los intentos de vivir con generosidad y cuando dejamos que el don de Dios que recibimos en Él se manifieste en la entrega a los hermanos”.

12. No difamarás en redes sociales

“Los cristianos pueden formar parte de redes de violencia verbal a través de internet y de los diversos foros o espacios de intercambio digital. Aun en medios católicos se pueden perder los límites, se suelen naturalizar la difamación y la calumnia, y parece quedar fuera toda ética y respeto por la fama ajena. Así se produce un peligroso dualismo, porque en estas redes se dicen cosas que no serían tolerables en la vida pública, y se busca compensar las propias insatisfacciones descargando con furia los deseos de venganza”.

13. Evitar la violencia verbal

“El santo no gasta sus energías lamentando los errores ajenos, es capaz de hacer silencio ante los defectos de sus hermanos y evita la violencia verbal que arrasa y maltrata, porque no se cree digno de ser duro con los demás”.

14. El santo tiene buen humor

“El santo es capaz de vivir con alegría y sentido del humor. Sin perder el realismo, ilumina a los demás con un espíritu positivo y esperanzado. Ser cristianos es ‘gozo en el Espíritu Santo’ (…). El mal humor no es signo de santidad”.

15. Combate contra “el Malo”

“La vida cristiana es un combate permanente. Se requieren fuerza y valentía para resistir las tentaciones del diablo y anunciar el Evangelio. Esta lucha es muy bella, porque nos permite celebrar cada vez que el Señor vence en nuestra vida”.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7636Domingo, 15 de abril de 2018, 14:00 horas
5 cosas que debes saber sobre la nueva Exhortación Apostólica
1. ¿Qué es una Exhortación Apostólica?

Es un documento escrito por el Papa para exhortar (de ahí su nombre), es decir, para animar, invitar a todos los fieles católicos (es decir, a ti y a mí) a considerar y poner en práctica en nuestra vida de fe, lo que en dicha Exhortación se propone. 

2. ¿Cómo se llama la nueva Exhortación Apostólica escrita por el Papa Francisco?

‘Gaudete et Exsultate’, que significa ‘Alegraos y regocijaos’. 
Recordemos que el idioma oficial de la Santa Sede es el latín, y los documentos reciben su nombre de la frase con la que comienzan. En este caso se trata de una cita tomada del Evangelio según san Mateo (ver Mt 5, 12).

3. ¿De qué trata?

Es un ‘llamado a la santidad en el mundo actual’.

4. ¿Cómo está estructurada?

Consta de cinco capítulos conformados por ciento setenta y siete párrafos numerados (‘numerales’). 
La introducción, que abarca los numerales #1 y #2, plantea el tema y explica que esta Exhortación no es un ‘tratado’, sino más bien un ‘llamado’ a la santidad. 

El primer capítulo (del #3 al #34), plantea en qué consiste dicho llamado a la santidad, y que no se refiere sólo a santos canonizados, sino a los santos anónimos que encontramos todos los días, a los de ‘la puerta de al lado’, a lo que llama ‘la clase media de la santidad’. Y nos invita a no tenerle miedo a la santidad.

El segundo capítulo (del #35 al #62) advierte sobre dos sutiles enemigos de la santidad, dos antiguas herejías que se han vuelto a poner de moda: confiar más en el conocimiento o en la propia voluntad, que en la gracia de Dios. Y nos invita a preguntarnos si hemos caído en ellas.

El tercero (del #63 al #109), inspirado en las enseñanzas de Jesús en el sermón de la montaña, va explicando cada una de las bienaventuranzas, presentándolas como camino de santidad. Y pone particular énfasis en la misericordia.
El cuarto (del #110 al #157) trata sobre la santidad en el mundo actual, y la importancia del aguante, la paciencia, la mansedumbre, la humildad, así como la alegría y el sentido del humor, la audacia y fervor, lo que él llama ‘parresía’. Nos invita a no quedarnos aferrados a nuestras seguridades, sino dejarnos mover, por el Espíritu Santo, hacia las periferias, al encuentro de la humanidad herida. Enfatiza la necesidad de la comunidad, lo indispensable de la oración, la lectura orante de la Palabra de Dios, y la Eucaristía.

El quinto (del #158 al #177) propone tres actitudes: combate espiritual, vigilancia y discernimiento. Deja claro que en nuestro camino de santidad luchamos no sólo contra el mundo y contra nuestra propia fragilidad, sino también contra el diablo. Y que es importante discernir lo que viene de Dios y lo que no. Y termina reconociendo a María como la más santa entre los santos, la que “nos enseña el camino de la santidad y nos acompaña”, y si caemos, “nos lleva en brazos sin juzgarnos”.

5. ¿Dónde la puedes conseguir?

Está disponible en librerías católicas, y en la página web del Vaticano: bit.ly/2uXHYHq
Es importante que la leas, porque ya algunos medios de comunicación están difundiendo que dice lo que no dice. Entérate directamente, no te dejes desinformar.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7637Domingo, 15 de abril de 2018, 14:00 horas
Descanse en paz Mons. Felipe Tejeda García
La III Vicaría Episcopal de la Arquidiócesis de México “San Felipe de Jesús” informó a través de su página en Facebook que la mañana del lunes 9 de abril falleció Mons. Felipe Tejeda García, quien fuera obispo auxiliar de esa zona pastoral.

Recuadro

“Esta mañana, nuestro amigo, hermano y pastor, Mons. Felipe Tejeda, fue llamado a la Casa del Padre. Celebrará ya la Pascua Eterna. Será velado en la casa de los Misioneros del Espíritu Santo, en Atlixco, Puebla. Mañana será cremado. Unidos en oración por él”.

Don Felipe Tejeda 

Nació en Guadalajara, Jalisco, el 21 de enero de 1935. Ingresó al Seminario el 15 de agosto de 1948 con los Misioneros del Espíritu Santo, y realizó el noviciado en 1953. Profesó votos en la solemnidad de la Inmaculada Concepción en1955.

Estudió Filosofía de 1956 a 1958. Durante tres años realizó su magisterio en la Escuela Apostólica de Tlalpan, en la Ciudad de México. Comenzó sus estudios teológicos en 1961 y fue ordenado presbítero por manos de Mons. Octavio Márquez el 4 de junio de 1966 en la Basílica de Guadalupe.

En su ministerio sacerdotal desempeñó los siguientes cargos:

Trabajó un año como profesor del Seminario Menor de los Misioneros del Espíritu Santo en San Luis Potosí; posteriormente, de 1967 a 1969, brindó sus servicios en el Seminario Mayor en San José del Altillo. En la pastoral, de 1969 a 1970 estuvo en la Iglesia de Nuestra Señora de la Soledad en Mérida, Yucatán, y de 1970 a 1972 estuvo en la Parroquia de San Isidro, en Comalcalco.

De regreso a la Arquidiócesis de México, se ocupó de la dirección espiritual de los sacerdotes, y sirvió en la Parroquia de Nuestra Señora de la Encarnación. Fue miembro de la Comunidad de Misioneros del Espíritu Santo en Mexicalzingo; después superior de la misma, y luego párroco. Además, fue Pro-Vicario de la VII Zona Pastoral de la Arquidiócesis de México, primero con Mons. Carlos Talavera (1980-1984), después con Mons. Orozco Lomelí (1984-1990). Fue nombrado Vicario de la misma en 1990, por el Card. Ernesto Corripio Ahumada.

El 26 de julio de 1995, el Card. Norberto Rivera Carrera lo confirmó en su oficio como Vicario de la VII Vicaría. El 5 de enero de 1998, el Primado de México dio a conocer su nombramiento como Vicario Episcopal de la III Zona Pastoral de la Arquidiócesis, de la cual tomó posesión el 24 de marzo de 1998, en la Sede Litúrgica de la Vicaría “San Felipe de Jesús”, en el Santuario de Nuestra Señora de San Juan de los Lagos.

El 4 de marzo de 2000 en la Basílica de Guadalupe fue ordenado Obispo por manos del Emmo. Card. Norberto Rivera Carrera. En el 2010 el papa emérito Benedicto XVI le aceptó su renuncia al cargo por motivos de edad.

¡Descanse en paz!

Recuadro

Foto del tuit del Card. Carlos Aguiar al respecto. Te dejo en la carpeta la imagen, quizás habría que rehacerlo para que se vea claro.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7639Domingo, 15 de abril de 2018, 14:00 horas
Carta de un enfermo de cáncer
En cierta ocasión mi esposa me dijo: “Mira, Salvador, mi situación es parecida a un buzón: del lado en que se deposita la carta, el cartero mira un mundo donde hay luz; pero del otro lado hay silencio, sombra, encierro. Es decir, yo siempre tengo para ti una sonrisa a fin de darte ánimo, me encargo de levantarte, de asearte, y sobre todo, de orar por tu salud con mucha fe. Tú, como enfermo, sientes que tu dolor es muy grande, sin tomar en cuenta que yo no duermo al ver que a mi esposo día a día se le cae el pelo, que va perdiendo peso hasta llegar a los huesos, que vivo con la zozobra de que en cualquier momento se me muera. Tú sientes los efectos de las quimioterapias, que verdaderamente pueden ser espantosos, pero yo veo con impotencia y mortificación cómo mi esposo se dobla de dolor ante las molestas náuseas en cada tratamiento; a veces me siento sola y lloro en silencio, pero tengo siempre una sonrisa para ti”.   

Cuando hablamos de cáncer, generalmente lo hacemos desde el punto de vista del enfermo, o discutimos en torno a la enfermedad; muy pocas veces nos interesamos por lo que vive y siente el acompañante, trátese de un amigo o de un familiar, quien puede estar atravesando por una oscura etapa de crisis e inseguridades, de miedo, ansiedad o estrés.

Lo que me dijo mi esposa me hizo reflexionar sobre el gran trabajo que realizan quienes acompañan o cuidan a los enfermos; son los verdaderos héroes frente a un padecimiento, con su actitud de entrega ante una vida que no esperaban o no deseaban, pero que han acogido con una actitud de amor y servicio: ceden con caridad su tiempo, su dinero y su esfuerzo; viven intensamente el agotador proceso de deterioro del enfermo; esperan con temor e impotencia los comentarios médicos. Ellos son esos bastones benditos que a los enfermos nos permiten caminar dignamente erguidos. 

Jesús decía: “Vayan de dos en dos”, porque sabía que uno cuidaría del otro, que mientras una curaría o predicaría, el otro oraría. Con esta experiencia, he tenido la oportunidad de descubrir muchas cosas en mi acompañante: su solidaridad, su valor, su generosidad, su entusiasmo y su gran actitud de ayuda. Con ella, he aprendido a orar con más fervor. Con ella, he aprendido a aceptar la enfermedad como una oportunidad de crecimiento, y no como castigo de Dios; y mi discapacidad como un apasionante reto para el desarrollo de nuevos talentos, así como a ver en esta etapa un tiempo para la reflexión. 

Con mi esposa he podido comprobar que las personas que realizan este tipo de obras de misericordia sólo pueden sostenerse de pie gracias a la acción del Espíritu Santo. De otra manera no se podría entender. Antes de enfermar, mi formación como scout me impulsaba a servir sin esperar recompensa; entendí entonces que en dar hay mayor satisfacción que en recibir, y encontré en el lema “Siempre listo y bien preparado para servir” el verdadero sentido de la existencia, mismo que se halla en un principio de vida que nos legó Jesús, al señalar: “No he venido para ser servido, sino para servir”. 

Visitar y ayudar al enfermo es una obra piadosa de gran misericordia, que nos permite descubrirnos útiles como hijos de Dios; nos ofrece además la oportunidad de vivir el amor con un sentido espiritual, y encontrar en la vida esa esencia divina para el reencuentro con Dios, con la creación, con uno mismo, con nuestros seres queridos y con nuestra sociedad. A los enfermos, ese auxilio brindado nos permite valorarnos; nos da la oportunidad de aquilatar a las personas, e incluso disfrutar de la enfermedad como una experiencia de servicio, al poder transmitir a otros una actitud de valor, temple y fortaleza, en la búsqueda de la trascendencia. 

Gracias a nuestros acompañantes, los enfermos podemos comprender a cabalidad lo dicho por el Divino Maestro: “No hay amor más grande que dar la vida por los amigos”. Mi más profunda admiración para quien cuida de un enfermo. ¡Honor a quien honor merece!

Recuadro 1

“Quienes acompañan o cuidan a los enfermos son verdaderos héroes frente a un padecimiento; ellos son esos bastones benditos que a los enfermos nos permiten caminar dignamente erguidos”. 

Recuadro 2

“Gracias a nuestros acompañantes, los enfermos podemos comprender a cabalidad lo dicho por el Divino Maestro: ‘No hay amor más grande que dar la vida por los amigos’”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7638Domingo, 15 de abril de 2018, 14:00 horas
Derecho a la misericordia
“Cuanto mayor es el pecador, mayor es el derecho que tiene a Mi misericordia” (Diario #723).
 
“Cuanto mayor es la miseria de un alma, mayor es su derecho a mi misericordia” (Diario # 1182).

Esto lo afirmó Jesús, en revelación privada a santa Faustina Kowalska, la cual la registró en su diario (estupendo libro que conviene leer y releer).

¿Qué significan esas frases?, ¿son acaso una invitación a ser muy pecadores para poder obtener así mucha misericordia? Claro que no. Jesús jamás nos animaría a pecar. Recordemos que los Evangelios narran que siempre le decía a los pecadores: “Vete y no peques más” (ver, por ejemplo: Jn 5, 14; 8, 11).

Entonces, ¿qué quiere decir? 

Para entenderlo primero tenemos que tener claro qué significa ‘misericordia’. La palabra está formada por otras dos: ‘miseria’ y ‘corazón’.

La primera, miseria, no debe ser entendida como la entiende el mundo, como falta de dinero, sino en un sentido espiritual. Nuestras miserias son nuestros pecados, aquello que es contrario a la voluntad de Dios, aquello en lo que caemos y nos avergüenza.

La segunda, corazón, se refiere a poner el corazón en la miseria, es decir, amar a la persona con todo y sus miserias, amarla sin criticarla, sin despreciarla, sin condenarla, aunque tenga muchos defectos, muchos malos hábitos, aunque sea muy pecadora.

Es evidente que para que haya misericordia, primero tiene que haber miseria, y que ante poca miseria se requiere poca misericordia, pero ante mucha miseria se requiere mucha misericordia.

Se entiende entonces que Jesús diga que mientras más pecadora sea una persona más derecho tiene a Su misericordia. Pero queda una duda, ¿qué no la misericordia es un don de Dios, un regalo que da gratuitamente?, ¿cómo puede entonces decir que alguien tiene ‘derecho’ a ella? Es que quiere darnos a entender que Él juzga al revés de nosotros, que solemos pensar que tenemos derecho a algo cuando hacemos méritos, cuando nos hemos esforzado por ganarlo, y entonces nos atrevemos a exigirlo. Jesús quiere expresar que Él actúa de manera opuesta, y que cuando no tenemos ningún mérito, nada de qué presumir, cuando más bajo hemos caído, cuando nos sentimos tan avergonzados de nuestros pecados que no nos atrevemos ni a levantar la mirada (ver Lc 18, 13), y sabemos que no tenemos derecho a exigir nada, Él nos da el derecho a Su misericordia; está dispuesto a comprendernos, a perdonarnos, a acogernos.

Jesús quiere que tengamos claro que nunca debemos sentir que hemos hecho algo tan malo o nos hemos apartado tanto tiempo de Él, que ya no tenemos remedio. Todo lo contrario, siempre podemos confiar que nos espera con los brazos abiertos.

En este Segundo Domingo de Pascua, en que la Iglesia celebra la Fiesta de la Divina Misericordia (solicitada por Jesús a santa Faustina e instituida en el año 2000 por san Papa Juan Pablo II), es significativo que el Evangelio narra el momento en que Jesús instituyó el Sacramento de la Confesión (ver Jn 20, 19-31), cuando dio a Sus discípulos el poder de perdonar pecados (pero no el de adivinarlos, por eso es que debemos confesarlos). Qué bendición que tengamos la posibilidad de recibir la misericordia divina a través de quien en nombre de Jesús nos escucha, nos aconseja, nos perdona y reorienta nuestros pasos en la dirección correcta. 

¿Tenemos derecho a la misericordia? Pues ¡vámonos derecho a obtenerla! En especial en esta Fiesta, en que Jesús prometió que obtendrán el más completo perdón, quienes se confiesen y reciban la Santa Comunión.” (Diario # 1109).
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7626Domingo, 08 de abril de 2018, 14:00 horas
¡Dichosos ustedes!, que creen sin haber visto
Tomás, el apóstol

Cuando leemos en los evangelios los relatos del llamado de algunos apóstoles, nos impresiona la fuerza de la vocación y la generosidad de los que, dejándolo todo, siguieron a Jesús. Juan y Andrés fueron los primeros llamados por Cristo y ellos contagiaron a sus hermanos, conduciéndolos hacia aquél en quien reconocieron como Mesías; así llamó Jesús a Pedro y a Santiago. Por medio de Felipe, Jesús llamó a Bartolomé o Natanael. También se nos narra el llamado emotivo de Mateo, quien lo celebra en compañía de sus colegas, publicanos y pecadores, lo que debió haber sido un gran testimonio. De los demás apóstoles, y entre ellos Tomás, no sabemos cómo los llamó, sólo sabemos que, después de orar a su Padre, los escogió de entre los discípulos.

Judas Tomás Dídimo es más conocido como Tomás, que significa gemelo en hebreo, lo mismo que Dídimo en Griego.

Tomás siguió a Jesús y manifestó incluso su deseo de acompañarlo hasta la muerte. Los apóstoles sabían que las autoridades de Jerusalén lo buscaban para matarlo, y cuando Jesús manifestó su voluntad de ir a Jerusalén, Tomás dijo a los demás apóstoles: “Vayamos también nosotros a morir con Él” (Jn 11, 16), y cuando Jesús se despidió durante su Última Cena, fue Tomás el que preguntó; “Señor, no sabemos a dónde vas, ¿cómo vamos a conocer el camino?” (Jn 14, 5).

Las trampas de la fe

Tomás cree en Jesús, dejándolo todo, lo sigue y lo ama hasta dar su vida por Él y con Él. Sin ninguna duda, Tomás es un hombre de fe, pero la debilidad humana hace que ésta flaquee o se debilite.

El miedo a los judíos hizo que todos los apóstoles, menos Juan, no fueran testigos de la Muerte de Jesús. Ese miedo que los llevó a encerrase les impidió también ser testigos primordiales de su Resurrección. Esos privilegios se les concedieron a la Virgen María y a las discípulas que seguían a Jesús y lo servían; ellas sí fueron testigos de su Muerte y Resurrección. A los apóstoles sólo les quedó creer por el testimonio de ellas.

Pero Tomás era diferente. Pertenecía a esa clase de hombres muy racionales que no quieren ser crédulos y que exigen ver para creer, tocar para convencerse.

Cuando Jesús se aparece, ahora sí, a los apóstoles, Tomás no estaba con ellos y no lo vio. Cuando le platicaron, llenos de alborozo, que habían visto al Resucitado, Tomás no lo creyó; se le hacía imposible y exigió meter sus dedos en las llagas de sus manos y pies, y meter su mano en la herida del costado para poder creer. Él no podía creer lo que no era posible según su lógica.

Jesús lo consecuenta con su paciencia nacida del amor. La fe de Tomás es preciosa para Cristo y lo necesita para que sea Su testigo hasta los fines del mundo. Otra vez se aparece a los apóstoles, pero podríamos decir que se le aparece de manera especial a Tomás, el incrédulo racionalista. Le pide que meta sus dedos y su mano en sus heridas gloriosas, y Tomás se rinde ante la evidencia y tan sólo alcanza a exclamar “Señor mío y Dios mío”, esas mismas palabras con las que por tradición nuestro pueblo confiesa su fe en la presencia real de Jesús en la Eucaristía durante la Consagración. (Jn 20, 19-31) La incredulidad de Tomás nos mereció una alabanza de Jesús: “dichosos nosotros que sin haber visto creemos”.

Testigo de la fe

¿Qué pasó con Tomás después de la ascensión de Jesús al cielo? La tradición nos cuenta que viajó a la India, donde fundo “siete Iglesias y media”, y en donde tuvo la oportunidad, ahora sí, de morir por Cristo.

La semilla que él sembró sigue dando frutos hasta la fecha.

En 1542 el misionero jesuita san Francisco Javier entró en contacto con los cristianos de santo Tomás en la India. Ellos han conservado su fe sembrada por el apóstol antes del año 72, cuando murió mártir en ese lugar el 3 de julio, fecha en que se celebra su fiesta. En la actualidad, el cristianismo es la tercera religión de la India y los cristianos de santo Tomás, en parte, están unidos a la Iglesia Católica con un rito propio llamado Sirio Malabar y con autonomía en la liturgia. Hay más de 7 millones de católicos sirio malabares.

Por si fuera poco, hay una tradición constante desde el siglo XVI que habla de la presencia de santo Tomás en la América precolombina y, según fray Servando Teresa de Mier, héroe liberal, la Virgen de Guadalupe está estampada en la capa de santo Tomás y no en la de Juan Diego. Aquí podemos decir, como santo Tomás, “ver para creer”.

También se le atribuyen dos libros de Evangelios apócrifos que tomaron su nombre para dar autoridad a sus escritos de tendencia nóstica.

Santo Tomás, como los demás apóstoles, es un testimonio vivo de fe y de purificación de la fe, ya que por la debilidad humana se puede flaquear, pero por la misericordia divina la fe se fortalece, se hace testimonial, brilla entre las tinieblas, se siembra y da fruto al que Dios le da crecimiento.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7629Domingo, 08 de abril de 2018, 14:00 horas
Docenario de la Misericordia Divina
Una de las características más consoladoras de Dios es la de Su misericordia infinita. Saber que todo lo que hace está motivado por ella, saber que nos ama a pesar de nuestras miserias y traiciones, es un verdadero ‘apapacho’ para el alma. 

Hace algunos años sentí la inquietud de elaborar algo en torno a este tema para contemplar, como en un Rosario, diversas escenas o ‘misterios’ que mostraran la inagotable misericordia del Señor (recordemos que lo de ‘misterio’ no significa ‘suspenso’ como en las novelas, sino que se refiere a una realidad divina que nos supera). Surgió así lo que llamé: ‘docenario de la Misericordia Divina’, que propone doce puntos de reflexión, enteramente basados en escenas bíblicas, alternados con oraciones y jaculatorias. Lo había compartido sólo con unas cuantas amistades, pero una de ellas me propuso que hoy que la Iglesia celebra la fiesta de la Divina Misericordia lo comparta también contigo, amigo lector, esperando que te ayude a sumergirte deliciosamente en el inagotable mar de la misericordia del Señor. Hélo aquí. 

Los doce Misterios a considerar son:  

1. Jesús se hace hombre. Quiso venir a compartir nuestra condición humana. 

2. Jesús nos pone Su Reino al alcance de la mano. Reino de amor, de paz, de justicia, en el que todos cabemos. 

3. Jesús se compadece y nos enseña muchas cosas. Es el Maestro, el Camino, la Verdad y la Vida, cuya Palabra nos ilumina. 

4. Jesús perdona a los pecadores.  Nunca desprecia a un corazón contrito. 

5. Jesús sana a los enfermos. Del cuerpo y del alma. 

6. Jesús nos da Su Cuerpo y Su Sangre.  Se nos da por alimento; se queda entre nosotros en la Eucaristía. 

7. Jesús nos entrega como madre a María. Nos la comparte para que interceda por nosotros, nos proteja y acompañe. 

8. Jesús muere en la cruz. Nadie tiene amor más grande. 

9. Jesús resucita. Vence a la muerte para darnos vida eterna. 

10. Jesús nos reitera Su amistad incondicional. Se aparece a quien menos lo esperaba o creía merecerlo (a María Magdalena, a Pedro...Su amor por nosotros es gratuito y misericordioso: no depende de nuestros méritos). 

11. Jesús nos confía una misión. Se fía de nosotros –a pesar de nuestras dudas, caídas y miserias– para que vayamos a anunciar al mundo la Buena Nueva. 

12. Jesús nos envía al Espíritu Santo. Que nos hace miembros de Su familia, de Su Iglesia; nos consuela, nos conduce a la Verdad.  

El rezo de este 'docenario' está estructurado de la siguiente manera: 
-Inicia con un 'Señor mío Jesucristo', para disponer el corazón. Luego hay una alabanza a la Trinidad: 'Señor Dios Padre Creador, por Tu misericordia infinita te alabo y te doy gracias; Señor Dios Hijo Redentor, por Tu misericordia infinita te alabo y te doy gracias; Señor Dios Espíritu Santo Consolador, por Tu misericordia infinita te alabo y te doy gracias'. Después se sigue un cierto esquema: 

  • Se enuncia el primer Misterio. 
  • Se dice: 'dad gracias al Señor porque es Bueno, porque es eterna Su misericordia'. 
  • Se considera un momento de reflexión en silencio para saborear la escena propuesta en el Misterio y alabar al Señor o darle gracias o pedirle algo relacionado con ese Misterio particular. Se trata de un momento de diálogo íntimo con Él, indispensable para que esta devoción no se convierta en 'rezo rápido' que se repite sin sentido. 
  • Se cierra este diálogo diciendo: 'Por Tu infinita misericordia, Sagrado Corazón de Jesús, en Ti confío'. 
  • Se ora un Padrenuestro. 
  • Un AveMaría. 
  • Un Gloria (el cortito). 
  • Se concluye diciendo: 'La Misericordia del Señor es eterna; cantaré eternamente la misericordia del Señor'.  

-A continuación se enuncia el segundo Misterio y se sigue de nuevo todo el esquema (de la 'a' a la 'h'). Al terminar los doce Misterios se dice el texto de 2Cor 1, 3-5; “¡Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de las misericordias y Dios de todo consuelo...") y se pide la intercesión de María: 'Madre de gracia y de misericordia, ruega por mí (nosotros) para que sepa (sepamos) recibir y comunicar la misericordia del Señor'. Todo finaliza con este repaso y súplica: 'Señor: Por Tu infinita misericordia te hiciste hombre, nos das Tu Reino, te compadeces y nos enseñas muchas cosas, nos perdonas, nos sanas, nos das Tu Cuerpo y Tu sangre, nos entregaste como madre a María, moriste en la cruz, resucitaste, nos regalas Tu amistad incondicional, nos confías una misión y nos envías Tu Espíritu Santo. No permitas nunca que dudemos de Tu misericordia, ni que nos apartemos de ella jamás. Te lo pedimos y te lo agradecemos a Ti que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén'.

Sobra aclarar que este rezo no pretende sustituir el del Rosario (que es, como afirmaba Juan Pablo II, la mejor devoción que tenemos los católicos, después de la adoración ante el Santísimo), ni otras devociones como la 'Corona de la Misericordia' de Santa Faustina. Sencillamente busca confortar tu corazón y hacerte sentir envuelto y agradecido por la infinita misericordia del Señor. Ojalá lo consiga.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7630Domingo, 08 de abril de 2018, 14:00 horas
Centroáfrica, entre conflictos interminables
El 13 de agosto de 1960, la República Centroafricana obtuvo su independencia de Francia, y desde entonces el país ha tenido diez gobiernos, de los cuales siete han sido por golpe de Estado, dato que da para imaginar la cantidad de masacres que se han registrado en esta nación, así como el caos social en el que ha quedado sumergida, de acuerdo con lo expresado por el P. Ricardo Andrade, sacerdote mexicano, de los Misioneros Combonianos del Corazón de Jesús, quien lleva ya tres años a cargo de una parroquia en la ciudad de Bandoro. En entrevista para Desde la fe, el religioso ofrece detalles sobre la difícil situación por la que atraviesa este país de África.

Refiere que el último golpe de Estado –que tuvo lugar el 13 de marzo de 2013, luego de que al entonces Presidente, Michel Djotodia, se le desbordara el país–, dejó a Centroáfrica en una situación caótica, pues el derrocamiento fue realizado por grupos armados, de los cuales se tiene un repertorio de 14, mismos que ahora luchan por el control. “El Presidente Djotodia, que era de filo musulmán, llegó al poder con el apoyo de la coalición rebelde Séléka; pero no supo controlar a sus fuerzas de seguridad, que empezaron a ir a las casas de los cristianos, católicos o protestantes, para saquearlas, violar a las mujeres y matar a los hombres. Esto originó una revuelta de autodefensas, llamadas anti-balaka, que hicieron frente a los Séleka, y quedaron así conformados esos grupos armados”. 

El P. Andrade explica que, tras el derrocamiento del Presidente Djotodia, hubo un gobierno de transición que organizó los comicios electorales, de los cuales resultó electo un Presidente protestante, Faustin-Archange Touadéra, quien ocupa el cargo desde hace dos años, pero su gobierno es sumamente débil, ya que el ejército se dispersó con la salida del mandatario anterior. “Cundo Tuadéra andaba en campaña para la Presidencia, prometía que su primera acción sería desarmar a estos grupos; pero ya pasaron dos años y todo sigue igual, no ha habido ninguna acción calificada de desarme”. 

Explica que, además, ahora a la violencia interna se suma la ejercida desde el extranjero, ya que de unos años para acá se han hecho estudios, y se ha encontrado que el país es muy rico en recursos naturales, lo que ha despertado la ambición del exterior. “Entre otras cosas, se han descubierto diamantes, oro, petróleo y maderas preciosas, en un país que es como la tercera parte de México, pero donde la población no llega ni a cinco millones de habitantes, de manera que proporcionalmente los centroafricanos son dueños de muchísimos recursos naturales que no se han explotado, y de los cuales diversos países se quieren apropiar”. 

Refiere que en Centroáfrica actualmente hay unos diez mil soldados de Naciones Unidas, de los llamados “Cascos Azules”; sin embargo, eso no significa que la población viva en paz. “Además hay algo que no se puede comprender: la ONU manda a Centroáfrica soldados de diferentes países, como Bangladesh, Pakistán o Marruecos, que son mayoritariamente musulmanes, y éstos con frecuencia, en lugar de apoyar debidamente a la población, van a camuflar abusos de los grupos musulmanes”. 

El sacerdote, originario de Zitácuaro, Michoacán, explica que la parroquia –en la que se encuentran dos padres italianos y él–, tiene unos 20 pueblos a su cargo, todos en condiciones verdaderamente precarias. “Debo decir que la parte más álgida del conflicto ocurrió entre los años 2012 y 2014, poco antes de que yo llegara a Centroáfrica. Así que a los sacerdotes anteriores les tocó lo peor. En el comedor de la parroquia mataron a seis personas, y en el patio a otras tres. A un padre brasileño le aventaron una granada para intimidarlo, porque se resistió a sacar de la parroquia a unos jóvenes que querían asesinar. Pero el padre no cedió y les salvó la vida”. 

Finalmente, el P. Ricardo Andrade señala que, aunque se han detenido un poco ese tipo de situaciones, la paz está muy lejana, y no se vislumbra ninguna salida a la situación que vive Centroáfrica, salvo que la comunidad internacional intervenga con un verdadero propósito de ayuda. “Por ahora, lo que tenemos es un gobierno débil, incapaz de desarmar a nadie, así como la injerencia de fuerzas armadas extranjeras, que nada más velan por sus propios intereses, principalmente Francia”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7631Domingo, 08 de abril de 2018, 14:00 horas
¿Cómo educar y formar la personalidad de mi hijo?
Considero que el primer punto que debemos identificar es: la importancia de ser padres o madres, como los primeros y principales formadores de nuestros hijos. 

No podemos delegar a terceros esta encomienda de Dios, de educar y formar a nuestros tesoros. Si bien podemos apoyarnos con los abuelos, los tíos, nanas, guarderías, el colegio, etc., nadie puede suplir el amor de un papá o de una mamá.

La escuela doméstica es el primer y principal ambiente en el que se obtienen las bases para construir la personalidad, donde se transmiten los valores fundamentales de la persona humana.

Por lo tanto, los primeros y principales educadores son los padres: papá y mamá, todos los apoyos que tengamos deben ir orientados a la educación y formación que papá y mamá hayan decidido. Los abuelos consienten… sí, pero educan bajo las directrices de lo que papá y mamá determinen. 

Como segundo punto a resaltar para formar una personalidad sana en nuestros hijos es la de educar y formar su conciencia; esto lo podemos lograr desarrollando y perfeccionando las facultades superiores de la persona: inteligencia, voluntad y afectividad para alcanzar la madurez.

Este es un proceso multidireccional mediante el cual transmitimos conocimientos, valores, virtudes y costumbres; en una palabra, formas de actuar y decidir en libertad. 

La educación no sólo se produce a través de lo que decimos, sino también de lo que hacemos, así a través de esta formación, las nuevas generaciones asimilan y aprenden los conocimientos, normas de conducta, modos de ser y formas de ver el mundo de generaciones anteriores, creando nuevas sociedades.

El famoso “educar con el ejemplo”.

En esta época de la información y comunicación tenemos a nuestro alcance libros, artículos, foros, grupos de redes sociales, talleres y escuela para padres, además de orientadores y asesores familiares. Por lo tanto, tenemos herramientas necesarias que nos pueden ayudar en nuestra misión de educar y formar a nuestros hijos.

No se trata de ser perfectos; saber reconocer cuando nos equivocamos y dialogar con ellos, es básico.

Sólo donde hay virtud arraigada, templada, equilibrada, hay madurez.

No tengamos miedo a imponer límites, no demos a cuentagotas el amor a nuestros hijos, reconozcamos nuestras propias debilidades. Eduquemos con amor, “suave en la forma, pero firme en el fondo” En un mundo donde seguimos “las modas”, pongamos de “moda” las virtudes. En el libro Educación de las Virtudes Humanas, David Isaacs hace una clara descripción de cómo formar en las virtudes de acuerdo a las edades de los hijos.

Los niños que manifiestan comportamientos difíciles son fácilmente reconocibles desde que nacen. De bebés, son de los que se despiertan muchas veces durante las noches entre llantos. Educar en el orden, genera buena autoestima, da seguridad, amor y satisfacción de sus necesidades primarias. 

Recuadro

Hay que orientar y conducir a los jóvenes a plantearse seriamente el porqué de sus propias vidas, para que lleguen a actuar coherentemente con unos valores”.
 P. Cipriano Sánchez, L.C.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7632Domingo, 08 de abril de 2018, 14:00 horas
¡Cristo ha resucitado!
El domingo por excelencia

La palabra domingo viene del latín dominus, que significa Señor. Al día primero de la semana se le llamó “Día del Señor”, dominica dies, porque el Señor Jesús resucitó este día. Así es que hoy, día en que nos alegramos en la resurrección de Cristo, es el domingo por excelencia, y todos los demás domingos del año hacen eco a este día, convirtiéndose cada uno de ellos en una fiesta pascual, como lo proclaman los fieles en su respuesta a la exclamación del celebrante: “Éste es el misterio de nuestra fe”; “Anunciamos tu muerte y proclamamos tu resurrección, ven Señor Jesús”. Este domingo es el domingo de los domingos, es una fiesta que se prolonga, a partir de hoy, durante cincuenta días, hasta la culminación de la Pascua con la fiesta de Pentecostés. Hoy estamos de fiesta grande, la más grande de los cristianos, porque Cristo ha resucitado. ¡Aleluya!

El Señor resucitó, ¡aleluya!

¡Triste situación la del hombre sometido al imperio de la muerte! La muerte es mala, daña y destruye, divide y quebranta los corazones. La muerte es fatal, a todos nos toca sin excepción, tarde o temprano. La razón de ser del poderío de la muerte es el pecado que destruye el plan de vida que Dios tiene sobre la humanidad. Padecemos la muerte los que hemos pecado.

Jesús, el justo, el inocente, se hace pecado y se somete al poder de la muerte para hacerse en todo semejante a nosotros para liberarnos del pecado y de la misma muerte.

Jesús en la cruz es un perdedor. Ha sido vencido por su enemiga.

Tres días después, un día como hoy, abandona la tumba y ¡vive!. Ha resucitado. Hoy celebramos la victoria de Jesús sobre la ancestral enemiga de la humanidad, la muerte.

Y la victoria de Jesús, camino, verdad y vida, se convierte en victoria de la humanidad toda, que unida a Cristo, primicia de los resucitados, está llamada a resucitar con Cristo. La muerte ha sido vencida.

No busquen entre los muertos al que vive

Las lecturas de los evangelios de este día –teniendo en cuenta que hay tres esquemas de celebración– nos trasmiten la experiencia gozosa de la sorpresa de la resurrección de Cristo. Cada relato nos habla de diferentes reacciones de los amigos de Jesús. Con gracia y simpatía los evangelistas nos dan los detalles de la sorpresa, a veces teñida de incredulidad, de los apóstoles que “vieron y creyeron”.

Las figuras angélicas presentes en el acontecimiento nos dan el mensaje: “No busquen entre los muertos al que vive”.

¡Jesús está vivo!, nuestro Dios no es un Dios muerto, Él vive y camina entre nosotros.

No reconocieron a Jesús

La Magdalena no reconoció a Jesús; lo confundió con un jardinero.

Los discípulos de Emaús lo confundieron con un caminante.

Los Apóstoles, encerrados en el Cenáculo en la noche del domingo, no dieron crédito a sus ojos. Jesús tuvo que mostrar sus credenciales –sus llagas gloriosas– para que le creyeran y dejaran de considerarlo un fantasma, un aparecido. ¡Hasta comió con ellos!

Poco después, a las orillas de lago amado por Jesús, los Apóstoles que pescaban no reconocieron a Jesús que desde la orilla les indicaba que echaran sus redes del otro lado de la barca.

¡Es difícil reconocer a Jesús resucitado! ¡Se parece tanto a un jardinero, a un transeúnte, a un hombre cualquiera! Por eso debemos estar atentos para descubrir a Jesús en cada uno de esos hermanos que están junto a nosotros –prójimos– o que se cruzan accidentalmente en nuestra vida. Es Jesús que pasa.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7620Domingo, 01 de abril de 2018, 14:00 horas
¿Qué es la Comunión Pascual y por qué es tan importante?
Los mandamientos de la santa Madre Iglesia

Ya casi no se enseñan en el Catecismo. Ya no están de moda. Tan sólo los recordamos los de la vieja guardia, los que aprendimos nuestro Catecismo de memoria y los que no lo hemos olvidado aunque, quizás, sin comprenderlo bien.

Nos enseñaban en el Catecismo:

“Los mandamientos de la Santa Madre Iglesia son cinco:
  1. Oír Misa entera los domingos y fiestas de guardar.
  2. Comulgar por lo menos una vez al año, por Pascua Florida.
  3. Confesarse por lo menos una vez al año, por la Cuaresma, o antes si hay peligro de muerte.
  4. Ayunar cuando lo manda la santa Madre Iglesia.
  5. Pagar diezmos y primicias a la santa Madre Iglesia.

Estos mandamientos han regido nuestra vida y nos han ayudado a cumplir nuestras obligaciones de hijos de la santa Madre Iglesia y ¡siguen obligándonos!, aunque las nuevas generaciones no los conozcan.
Todos ellos son fruto de la larga experiencia de la Iglesia que, en cada uno de esos mandatos encierra la sabiduría de siglos al servicio de sus hijos.

Comulgar por Pascua Florida

La Iglesia nos pide comulgar por lo menos una vez al año, y, precisamente, en la Pascua Florida. Se llama “florida” porque se generalizó la costumbre de llamar a la Navidad “Pascuas de Navidad” y a Pentecostés “Pascua Granada” y a la Pascua de la Semana Santa le tocó el nombre de “florida”, por la primavera.

¿Por qué nos pide que comulguemos en este tiempo?

Por la relación de la Pascua, muerte y resurrección de Cristo, con la Eucaristía instituida en la cena pascual de Jesús, su Última Cena, y dada a los apóstoles con el mandato de seguir haciendo eso en memoria de Jesús. Nuestra Misa es la Cena Pascual de la Nueva Alianza en la que Jesús mismo es el Cordero de Dios que se ofrece a sí mismo en sacrificio para que su sangre divina borre los pecados del mundo.

¡Cómo celebrar la Pascua sin participar de la Cena Pascual! Por eso, para dar cumplimiento a la Pascua, la Iglesia nos pide que comulguemos.

Unión con Cristo

Comulgar es recibir a Cristo con quien nos unimos en profunda y personal comunión. De ahí que un amigo de Jesús busque con la máxima frecuencia su unión con el amigo.

La amistad humana nos sirve como modelo a seguir: los amigos se buscan, pasan largos momentos juntos, platican de mil cosas, o simplemente son capaces de estar en silencio juntos, unidos en los mismos sentimientos. El tiempo que pasamos con los amigos pasa volando, y quisiéramos que no terminara, que se prolongara infinitamente. ¿Tú has tenido una amistad así? 

A tales amigos les parecería absurdo un mandato que dijera: “Visitarás a tu amigo por lo menos una vez al año”. ¡Eso es absurdo entre amigos!

Tú eres amigo de Jesús... ¿hace cuánto que no lo recibes?, ¿por qué no lo recibes cada domingo?, ¿por qué no diario?

La comunión nos une a la Iglesia

¿Te has fijado que, después de la consagración, el sacerdote parte la Hostia en dos y, luego, corta un pedacito y lo deposita en la copa, el cáliz, que contiene el vino consagrado? Dicen que ese gesto comenzó en Roma, cuando el Papa celebraba la Misa en San Pedro, y para significar la unión de todos los sacerdotes en el único sacerdocio de Cristo, enviaba un pedacito del pan consagrado por él a cada Iglesia de Roma, en donde el celebrante tomaba el pan consagrado por el Papa y lo depositaba en su cáliz.

La santa Misa celebrada por el sacerdote de tu parroquia no es “su” Misa ni “tu” Misa. La Misa es una acción de la Iglesia toda.

Cuando asistes a Misa el domingo estás manifestando tu pertenencia y tu permanencia en la Iglesia Católica. Cuando comulgas, estás significando tu unión no sólo con Cristo, sino también con la Iglesia. 

La Iglesia es el Cuerpo de Cristo. El pecado nos hace ser miembros muertos o enfermos de ese cuerpo. La comunión, recibida en gracia, nos une al Cuerpo de Cristo como miembros vivos y sanos. Estamos en comunión.

La comunión, expresión de amor

Todos los domingos vemos familias completas que participan en la Misa y comulgan juntos. Su comunión es un signo, que se realiza, del amor de Dios y del amor por Dios.

Por amor, Cristo se nos da en la comunión, porque quiere estar con nosotros hasta el fin del mundo. Cuando la familia comulga, Cristo se hace presente en ese hogar, y todas las acciones familiares, todas, son acciones de Cristo. 

Santa Teresita le pedía a su papá el “beso de Jesús” cuando éste regresaba de comulgar.

Familias católicas, ¡ámense con el amor de Cristo!, su amor se hará eterno como el de Él, y, como el de Él, todo lo perdonará. 

Comulgar juntos es una expresión mutua de amor.

En México tenemos la bella tradición de celebrar todo con una Misa y acudimos a esas celebraciones como signo de amistad. Esa amistad se expresará mejor si no solamente “asistimos” a la Misa, sino también comulgamos con los que celebran.

Los esposos cristianos, los novios, tienen en la Misa y, de manera especial en la comunión eucarística, un medio muy efectivo de manifestarse su legítimo amor: “te amo tanto que comulgo contigo”.

La comunión eucarística se vuelve, también, un regalo al ser amado. Se acostumbraba, y todavía se usa, regalar al amigo un “ramillete espiritual” que consistía en las oraciones, obras buenas, Misas y comuniones que se ofrecían a Dios por la persona amada. “Hoy es tu cumpleaños y comulgué por ti”, es un regalo maravilloso que manifiesta un cariño muy especial.

La Comunión Pascual

La Comunión Pascual es, pues, un sabio mandato de la Iglesia a sus hijos, que nos obliga. Los padres de familia tienen la obligación de llevar a sus hijos a prepararse, mediante la confesión, para recibir la Comunión Pascual.

En la Ciudad de México se ha puesto como tiempo para cumplir con este mandato desde la Vigilia Pascual hasta el 16 de julio, fiesta de Nuestra Señora del Monte Carmelo.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7621Domingo, 01 de abril de 2018, 14:00 horas
¡Feliz Pascua!
En algún momento de aquella madrugada, sucedió lo más extraordinario que ha ocurrido jamás en todo el planeta, y ocurrió silenciosamente, discretamente, ¡sin que nadie se diera cuenta!

El cuerpo muerto de Jesús, envuelto en una sábana y encerrado en un oscuro sepulcro cavado en la roca, desapareció, dejando la sábana que lo cubría, intacta pero ¡vacía!

Estudios realizados en la que ahora es conocida como Sábana Santa, han descubierto que presenta, por una parte, manchas de sangre que coinciden con lo que los Evangelios narran que le sucedió a Jesús en las últimas horas de Su vida: que fue flagelado, coronado de espinas, cargado con el madero de la cruz, que caminó descalzo, fue crucificado y una lanza penetró Su costado. Y, por otra parte, presenta una imagen en negativo, que quedó impresa debido a una intensa radiación de milésimas de segundo, que el propio cuerpo emanó antes de desaparecer, dejando la Sábana acomodada como había estado cuando lo cubría, pero plana, desinflada. ¡Impresionante testigo de la Resurrección de Cristo!

Me pregunto qué estaría sucediendo en el resto del mundo en el instante en que Jesús resucitó, si acaso hubo una como oleada de emoción que toda las gentes sintieron sin explicárselo, si hubo en el interior de su alma una nueva luz, un no sé qué que las llenó de contento; pero lo más probable es que no percibieron que hubiera ocurrido algo fuera de lo normal, y siguieron, como si nada, haciendo lo que estaba haciendo.

No lo supieron, pero ¡todo había cambiado por completo!! 

Jesús le abrió una puerta al sepulcro, ¡una salida!

La muerte, que hasta ese instante había sido devastador final, se volvió umbral.

Calladamente, discretamente, sin que se dieran cuenta ni los vecinos de esa región, ni siquiera el grupo de los elegidos amigos de Jesús, Él realizó el milagro más grande de toda la historia, lo que nunca había ocurrido y que ningún ser humano hubiera podido lograr por sí mismo. Dice una hermosa y antigua homilía, que Jesús, que es la Vida, se dejó tragar por la muerte, y, una vez dentro de ella, la destruyó para siempre.

Qué curioso que algo tan asombroso a tantas personas les ‘pasó de noche’ (literalmente), no lo supieron, y cuando más tarde lo averiguaron, no todas lo creyeron. 

Así sucede con las intervenciones de Dios. Suelen ser tan sutiles que si no nos fijamos, no las captamos. 

Por eso la Iglesia celebra en grande la Pascua, y nos invita a poner atención, a volver la mirada hacia ese acontecimiento, el más impactante de todos los tiempos, para que no nos pase desapercibido el fundamento de nuestro cristianismo: que Jesús no fue simplemente un hombre como tantos, que habló bonito y un día murió, sino que es el Hijo de Dios, que se hizo Hombre para rescatarnos del pecado y de la muerte, anunció que daría Su vida por nuestra salvación, prometió que resucitaría, y ¡lo cumplió! Y por eso creemos en Él y sabemos que todo lo que nos ha prometido es verdad, y que así como resucitó, nos resucitará a nosotros; que no todo se termina en esta vida, sino tenemos la inmerecida posibilidad de ¡disfrutar con Él la eternidad!
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7622Domingo, 01 de abril de 2018, 14:00 horas
La Sábana Santa¿Qué es la Sábana Santa?

La tradición asegura que la Sábana Santa es el lienzo con el que envolvieron a Jesucristo para sepultarlo. Este lienzo mide 4.43 m. de largo y 1.14 m. de ancho.

¿Qué pruebas se le han realizado?

Se ha analizado científicamente la tela, las micropartículas, la sangre y la imagen. Pero además, se le han practicado pruebas de microscopía, análisis químico, fotografía, imagenología por computadora, carbono 14, antropometría, palinología (estudio del polen), radiografía, fluorescencia, espectroscopía, termografía, y reflectancia.

¿Cuáles han sido los resultados?

Los resultados coinciden en que sobre este lienzo se acostó y se cubrió un cadáver, que provocó que quedara impresa una imagen perfecta, fotográfica, en negativo, de cuerpo entero, y tamaño natural, por detrás y por delante. Se trata de un cadáver que perteneció a un hombre alto, de alrededor de 30 años, que vivió en Palestina en el siglo primero y que fue flagelado a la usanza romana, coronado de espinas; un hombre que sufrió múltiples contusiones y heridas, así como un fuerte golpe en la nariz; un hombre que cargó un peso tremendo sobre los hombros, fue crucificado: clavado en los pies y las muñecas, y, ya muerto, fue atravesado por una lanza a la altura del corazón, de cuya herida brotó sangre y un líquido claro (todo lo cual sólo le sucedió a Jesucristo, como narran los Evangelios).

¿Dónde se encontró?

Se tiene conocimiento de que la Sábana Santa fue encontrada por primera vez en una tumba vacía en Jerusalén, a unos pasos de la muralla de la ciudad; fueron san Pedro y san Juan los autores de este hallazgo. Posteriormente, alrededor del año 525, fue hallada en Edessa, hoy Urfa, Turquía, oculta en un nicho encima de la puerta principal de la muralla de la ciudad. Más tarde, en el año 1355, el noble guerrero Godofredo de Charny la obtuvo tras haber realizado una expedición (de la cual no quiso revelar detalle). La Sábana fue exhibida en Lirey, Francia, cerca de París. Desde entonces se conoce su paradero.

¿Dónde está ahora?

La Casa de Saboya, su propietaria anterior, la trasladó a Turín en 1578. Desde entonces se conserva en la Catedral de San Juan Bautista de esa ciudad. La Síndone está protegida por un estuche sofisticado con vidrio antibalas, clima regulado por computadora y sin oxígeno para mantenerla en óptimas condiciones. La próxima exhibición pública está programada para el año 2025. La Sábana Santa pertenece actualmente al papa Francisco, después de que el rey Humberto de Italia se la heredara al papa Juan Pablo II en 1983.

¿Para qué nos sirve la Sábana Santa?

Para darnos una idea de cómo era Jesús físicamente, cómo y cuánto sufrió por nosotros, cómo murió, cómo le sepultaron, cómo resucitó. Es como una fotografía de Jesucristo y de la Resurrección que continúa sirviendo de modelo a los artistas para pintar y esculpir a Nuestro Señor. Nos sirve también para comprender mejor el mensaje de Jesucristo del Evangelio, ya que una imagen vale más que mil palabras. Para nosotros los católicos la Sábana Santa es el Evangelio ilustrado por Jesucristo resucitado, el objeto más valioso sobre la Tierra y el instrumento por excelencia para la evangelización, ya que contiene todo el Misterio Pascual.

¿El Carbono 14 negó la autenticidad de la Síndone?

La prueba del Carbono 14 que se realizó en 1988 a la Sábana Santa arrojó como resultado que ésta tenía su origen en el siglo XIII o XIV, y no en el I como afirma la tradición; sin embargo, los científicos reconocieron que el estudio se llevó a cabo con muchas deficiencias. En el 2005 se dio a conocer que la esquina de la cual se tomaron las tres muestras para la famosa prueba, pertenecía a un remiendo (zurcido invisible) muy posterior a la fecha de su hechura, lo que invalidó la prueba del Carbono 14.

¿Qué más se ha descubierto?

Algunos estudios científico revelaron las huellas de dos monedas diferentes –troqueladas en el año 29 d.C.– sobre los párpados de aquel hombre, con la finalidad de mantenerlos cerrado; cientos de imágenes florales de 28 especies diferentes de plantas que crecen alrededor de Jerusalén y que pudieron ser utilizadas para contrarrestar la esperada descomposición del cadáver, y las huellas de los instrumentos de la Pasión que sepultaron con Jesús por estar ensangrentados y exigirlo así la ley judía.

¿Cuál es la opinión de la Iglesia?

Dado que no se trata de una materia de fe, la Iglesia Católica no tiene competencia específica para pronunciarse sobre estas cuestiones, por lo que encomienda a los científicos la tarea de continuar investigando para encontrar respuestas adecuadas a los interrogantes relacionados con este lienzo.

Conclusión

Este lienzo es tan maravilloso que amerita profundos estudios. Si Jesucristo nos lo legó y justamente las generaciones actuales son las privilegiadas para desentrañar muchos de sus misterios a través de las revelaciones del estudio de la Sábana Santa, ignorar la Síndone es rechazar un tesoro divino que puede ayudarnos a conocer a Jesucristo, amar mejor, ser más felices y llevar a más personas a Él.

“Los signos de Su presencia en la Tierra y las pruebas evidentes de Su amor”.
Papa Pío XI

“Es un extraordinario vestigio de la Pasión del Divino Redentor.” 
Papa Pío XII

“Allí está el dedo de Dios.”
Papa Juan XXIII

“Es la reliquia más importante de toda la historia de la Cristiandad.”
Papa  Pablo VI

“La Sábana Santa, espejo del Evangelio”.
Papa Juan Pablo II

“Es un regalo de Dios para los hombres”.
Papa Benedicto XVI

Recuadro 2

“También yo me pongo con vosotros ante la Sábana Santa. No se trata simplemente de observar, sino de venerar; es una mirada de oración. Y diría aún más: es un dejarse mirar. Este rostro tiene los ojos cerrados, es el rostro de un difunto y, sin embargo, misteriosamente nos mira y, en el silencio, nos habla. Esta imagen –grabada en el lienzo– habla a nuestro corazón y nos lleva a subir al monte del Calvario, a mirar el madero de la cruz, a sumergirnos en el silencio elocuente del amor”. 
Papa Francisco
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7623Domingo, 01 de abril de 2018, 14:00 horas
El Arzobispo Primado visitó el Hospital Infantil “Federico Gómez”
A unas semanas de cumplirse 75 años de su fundación, el Hospital Infantil “Federico Gómez” recibió la visita del Arzobispo Primado de México, Card. Carlos Aguiar Retes, quien sostuvo una reunión con el Director General, Dr. José Alberto García Aranda, con la finalidad de conocer el trabajo que se desarrolla en dicho nosocomio, previo a recorrer las instalaciones y saludar al personal médico y administrativo, así como a las voluntarias, pacientes y familiares de los pequeños.

Durante la reunión –en la que también estuvo presente Carmen Narro Lobo, Presidenta del Comité Coordinador del Voluntariado Nacional de Institutos y Hospitales Sectorizados a la Secretaría de Salud–, el Dr. José Alberto García Aranda, tras platicarle al Card. Aguiar algunos detalles de la visita del Papa Francisco a las instalaciones en febrero de 2016 –y algunos casos providenciales que se dieron tras dicho acontecimiento–, le hizo una breve semblanza histórica del hospital, desde su fundación, en 1943, durante el periodo presidencial de Manuel Ávila Camacho, hasta la actualidad. Posteriormente, le habló sobre el estado actual que guarda la institución, y le explicó por qué es una de las de mayor prestigio en América Latina.

Fundado sobre una ley que obliga a la institución a atender a los niños más desprotegidos en el país, el Hospital Infantil “Federico Gómez” –explicó su Director General– tiene 229 camas, 158 consultorios y casi 3 mil trabajadores, entre los que hay 225 médicos y 790 enfermeras.

Refirió que anualmente se atiende en este hospital a más de 200 mil niños: “en las salas de hospitalización hay más de 7 mil también al año, 50 por ciento de los cuales son intervenidos con cirugías bastante complicadas; anualmente también se registran 3 mil urgencias y se hacen más de un millón de estudios de laboratorio, además de que se practican 25 mil quimioterapias, y 4 mil pacientes de cáncer están viniendo constantemente”.

Asimismo, el Dr. José Alberto García externó que el primer trasplante de riñón que se hizo en América Latina se llevó a cabo en ese hospital, así como el primer trasplante de corazón en México, en 1983, y el primer trasplante de apoyo ventricular de un corazón externo mecánico, el año pasado.

El Dr. José Alberto García destacó que el programa de trasplante hepático del hospital es el más atractivo y exitoso de todo el país. “Las cifras de efectividad en materia de estos trasplantes son iguales o mejores que las que tienen hospitales de Estados Unidos. Y todas estas cirugías de punta se logran con apoyos del Gobierno Federal y algunos externos”. Por otra parte –dijo–, ahora contamos con Casa Angélica, un espacio impulsado por la Primera Dama de México para que tengan dónde pasar la noche aquellas personas que se trasladan a la Ciudad de México para que su pequeño sea atendido en el hospital.

Habló también acerca de la escuela para niños internados, con la finalidad de que no pierdan clases. “Aquí vienen profesoras de la Secretaría de Educación Pública, les validan las materias, y les extienden una constancia con validez oficial. “Los niños cuentan con materiales como pizarrones interactivos, tabletas y pantallas. Tenemos 19 años con este programa. Ahora ya hay 197 aulas distribuidas en diversos hospitales”.

Por otra parte, externó que el patronato paga becas a los médicos mexicanos para que se vayan a estudiar a las mejores partes del mundo: Estados Unidos, Canadá, Francia, España, Alemania, Japón y otros países. “Y estos médicos regresan a darle a nuestros niños la mejor medicina del mundo, y sin ningún costo. Tenemos alrededor de 45 médicos preparados bajo este sistema en los últimos años, y nos mantienen en la punta de la actividad médica del mundo. En investigación tenemos mucha productividad. Contamos, asimismo, con un programa de televisión vía internet, que se lleva a cabo todos los miércoles, mediante sesiones en las que se analizan casos especiales de enfermedad, y por lo cual nos escriben de muchos países”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7624Domingo, 01 de abril de 2018, 14:00 horas
Visita a la VI Vicaría “San José”
“Es necesario crear políticas públicas a favor de la familia”

Como parte de una serie de visitas de reconocimiento que el Arzobispo Primado de México, Card. Carlos Aguiar Retes, está haciendo por las ocho zonas territoriales que conforman la Iglesia capitalina, el pasado 19 de marzo, en que se celebra la fiesta de san José, acudió a la Parroquia la Esperanza de María en la Resurrección del Señor, donde se reunió con el clero, miembros de la vida consagrada, agentes de pastoral y laicos comprometidos de la VI Vicaría Episcopal, cuyo obispo auxiliar, Mons. Crispín Ojeda Márquez, le dio la bienvenida.

Encuentro con el clero

Al inicio de la visita –la segunda en su tipo luego de que en febrero visitara la III Vicaría “San Felipe de Jesús” –, el Card. Aguiar Retes tuvo un espacio de oración con los ministros ordenados de esta zona, a quienes exhortó a dejarse interpelar por la Palabra, y a través de la meditación, suscitar la oración-diálogo con Dios, a fin de descubrir qué les quiere decir Él, ¿para qué les ha dado la vida? y ¿cuál es su vocación y misión?

Posteriormente, el Arzobispo Primado fue informado acerca de la situación actual que guarda la Vicaría, y después respondió a diversas preguntas planteadas por el presbiterio en torno a la seguridad social de los sacerdotes, el papel del laicado, la formación permanente del clero y la importancia de ser una Iglesia en salida. Algunos de los temas en que el Cardenal enfocó mayormente su mensaje fue la importancia de un Plan Diocesano de Pastoral y las unidades pastorales que planea establecer al interior de la Iglesia que peregrina en la Ciudad de México.

Sobre la necesidad de tener un Plan Diocesano de Pastoral, dejó en claro que no puede haber un plan pastoral para cada vicaría; también se refirió a la importancia de generar procesos, pues es indispensable pasar de realizar eventos o acciones pastorales –que sólo influyen en pequeños grupos–, a generar procesos pastorales que ejerzan influencia en toda la sociedad. En este sentido, el Card. Aguiar consideró que la Arquidiócesis de México tiene un enorme potencial en su estructura; sin embargo, es necesario tener organicidad para que sus diferentes células no trabajen aisladamente.

En lo que respecta al tema de las unidades pastorales, externó que el propósito es levantar los límites territoriales para ser, como Iglesia, una unidad pastoral, a través de una fórmula que contempla el Derecho Canónico, en la que se unen parroquias y son atendidas por un equipo sacerdotal. Explicó que, bajo esta forma de organización, en lugar de que cada parroquia tenga sus propios equipos, contarán con un solo equipo para las diferentes pastorales; económicamente, las parroquias con recursos podrán ayudar a las que no los tienen, y se invitará a los sacerdotes de dicha unidad a vivir en una casa común, ya que la soledad en la que viven –dijo– provoca esas tentaciones en las que a veces se cae, de manera que uno de los objetivos es fortalecer la vida espiritual.

Vida consagrada y agentes de pastoral

Durante esta visita, el Card. Aguiar Retes también sostuvo un encuentro con miembros de la Vida Consagrada y con agentes de pastoral de la VI Vicaría, frente a quienes reconoció que hacen falta plataformas que permitan ayudar a los laicos a incidir en ámbitos de la vida pública, social, laboral, cultura y política, ya que hay una gran cantidad de personas cuya intención es hacer el bien en dichas esferas, pero fácilmente son absorbidas por los ámbitos en los que se mueven, y surgen en ellos actitudes de codicia, de envidia, de deseos de poder y todas esas tentaciones a las que no pueden resistir.

Expresó que si bien la familia es la base de la sociedad, en México hacen falta políticas públicas a favor de esta institución. En este sentido, explicó que en Alemania hace 30 años los índices de natalidad iban en picada, y se logró revertir este problema a través de una política pública que consistió en ayudar al Matrimonio estable, con un sobresueldo por mantenerse unidos, con un segundo sobresueldo por tener un hijo, con un tercer sobresueldo por tener un segundo hijo, y con un crédito blando para casa al venir el tercer hijo, lo cual detuvo la caída en los índices de natalidad.

En cuanto a la Vida Consagrada, el Card. Aguiar Retes señaló que es un gran don de Dios para la Iglesia, pues sus carismas son obra y fruto del Espíritu Santo, y son para servir. “Uno de los grandes problemas de la Iglesia en general, es que estamos encontrando caminos por lados distintos. Eso no puede ser. Si están faltando vocaciones es porque no estamos caminando como es debido. El día en que Vida Diocesana y Vida Consagrada caminemos juntos, y que los carismas sean para bien de la sociedad, no van a faltar vocaciones. En la Ciudad de México surgirán vocaciones, pero debemos ponernos a vivir nuestra vida cristiana, porque ahí el Señor siembra”.

Recuadro

La petición que el Card. Aguiar le hizo a San José

DLF Redacción

En enero del 2015, el Papa Francisco hizo público que en su habitación tiene una imagen de san José dormido, bajo la cual, pone –escritos en papeles– los problemas y las dificultades con las que se encuentra. Este 19 de marzo, el propio arzobispo Primado, Card. Carlos Aguiar Retes, ha hecho lo propio al encomendar, al castísimo esposo de la Virgen María, su ministerio episcopal al frente de la Arquidiócesis más grande del mundo.

Lo anterior tuvo lugar este lunes en la Parroquia de la Esperanza de María en la Resurrección del Señor, al sur de la capital, luego de que el obispo auxiliar, Mons. Crispín Ojeda, recordara la anécdota que sobre la figura de san José dormido contó el Santo Padre aquella vez a miles de familias en el marco de su visita a Filipinas, y que en esta ocasión el arzobispo Aguiar tomó al vuelo al señalar: “Yo también, al igual que el Papa Francisco, me encomiendo a san José, y le dejo este recado aquí en esta Vicaría que lo tiene como patrono: que me acompañe, con Jesús y María, en esta misión de conducir al pueblo de Dios de esta gran Arquidiócesis de México”.

Al presidir la solemne Misa con motivo de su primera visita de reconocimiento a esta zona pastoral, el Card. Carlos Aguiar Retes hizo también una petición a las miles de personas que abarrotaron la sede litúrgica de la VI Vicaría: “Como dice el Papa Francisco: ‘no dejen de pedir por mí, porque esta responsabilidad que he recibido desborda las fuerzas naturales, pero con las sobrenaturales podremos salir adelante”.

VI Vicaría “San José”

83 Ministros ordenados diocesanos
47 Ministros ordenados religiosos
2 Diáconos transitorios diocesanos
1 Diáconos transitorio religioso
38 Diáconos permanentes
28 Sacerdotes adscritos 
30 seminaristas originarios de la VI Vicaría

Territorio Vicarial

Delegación Magdalena Contreras (Completa)
Delegación Álvaro Obregón (Excepto la zona norte)
Delegación Tlalpan (Zona centro)
Delegación Coyoacán (Zona sur)

Iglesias

63 Parroquias
25 Rectorías 
112 Capillas 
2 santuarios

Vida Consagrada

78 Comunidades religiosas femeninas
28 Comunidades religiosas masculinas
37 Colegios católicos de inspiración cristiana
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7625Domingo, 01 de abril de 2018, 14:00 horas
¿Qué celebramos este Domingo de Ramos?
¿Qué celebramos?

Los santos evangelios nos narran cómo, el domingo anterior al Viernes Santo, Jesús fue recibido victorioso en la ciudad de Jerusalén. Las narraciones nos hacen sentir que estamos allí, entre la gente que aclama a Jesús. La Liturgia de la Iglesia nos da la oportunidad de aclamar a Cristo como Mesías Salvador y de decirle que es bienvenido como Rey de este mundo en el que tanta falta hace. Las palmas y los ramos son el signo de nuestra aclamación y de la victoria del Señor. Con esta fiesta inicia la Semana Santa. 

¿En que consiste la liturgia?
  • La entrada victoriosa de Jesús a Jerusalén se conmemora en todas las iglesias mediante una procesión solemne. 
  • La procesión inicia con un saludo y una oración del sacerdote en la que pide a Dios conceder a quienes agitan las palmas en honor de Cristo, permanecer unidos a Él. Antes de iniciar, se proclama el Evangelio de la “Entrada del Señor en Jerusalén”, que este año corresponde a (Jn 12,12-16).
  • El celebrante bendice en silencio los ramos de palmas, y después conduce a la gente hacia la iglesia en la que habrá de celebrarse la Misa. 
  • Este día la celebración Eucarística se realiza como de costumbre, salvo que en esta ocasión en lugar de dar lectura al Santo Evangelio, se lee la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

Significado de la procesión 

La procesión nos recuerda que debemos seguir avanzando sin rendirnos ante el cansancio, la fatiga, las penas o los pecados de esta vida. Caminar siempre, avanzar siempre para alcanzar la felicidad eterna que, de algún modo, ya ha iniciado en esta tierra por la fe en Cristo Jesús. Es también una invitación a no rendirnos ante el tedio de la vida, sino a asumir con paz que el camino de la felicidad pasa por la Cruz, pero no por cualquier cruz, sino aquella que se vive por Cristo, con Cristo y en Cristo.


Oración para colocar las palmas benditas 

Bendice Señor nuestro hogar. Que tu Hijo Jesús y la Virgen María reinen en él. Por tu intercesión danos paz, amor y respeto, para que respetándonos y amándonos los sepamos honrar en nuestra vida familiar, Sé Tú, el Rey en nuestro hogar. Amén.

¡Cuidado con la superstición!

Al terminar la Misa los fieles se llevan las palmas benditas a su hogar. Se acostumbra colocarlas detrás de las puertas en forma de cruz. Esto nos debe recordar que Jesús es nuestro Rey y que debemos siempre darle la bienvenida en nuestro hogar. Es importante no hacer de esta costumbre una superstición pensando que por tener una palma bendita, no van a entrar ladrones en nuestra casa y que nos vamos a librar de la mala suerte.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7612Domingo, 25 de marzo de 2018, 14:00 horas
Mapa de la Semana Santa para Niños
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7613Domingo, 25 de marzo de 2018, 14:00 horas
¿Qué hacer el Lunes, Martes y Miércoles santos?
Cuando se habla de Semana Santa por lo general se piensa en el Jueves, Viernes y Sábado santos, pero ésta también abarca el Lunes, Martes y Miércoles santos. Y es que para celebrar la fiesta más grande del cristianismo, debemos prepararnos muy bien. 

Estos tres días nos dan la oportunidad de disponernos a vivir la pasión, muerte y resurrección de Nuestro Señor Jesucristo con verdadera fe y recogimiento. ¿Qué podemos hacer? La respuesta es sencilla: alimentar el espíritu, pues así como nutrimos el cuerpo para tener fuerzas, también el espíritu necesita de alimento a fin de poder escuchar al Señor con mayor claridad. Para ello, te sugerimos llevar a cabo estos cuatro puntos fundamentales:

1. Silencio interior

Si dos personas hablan al mismo tiempo es imposible que puedan entenderse. La Semana Santa es tiempo privilegiado para escuchar a Dios, y por ello, debemos encontrar en este período vacacional los momentos adecuados para guardar silencio y dejar que Él nos hable. 

2. Alimenta tu espíritu

Nutrir nuestro espíritu es fundamental para vivir una Semana Santa llena de abundantes frutos. Te sugerimos conseguir una buena lectura espiritual y darte espacios para escuchar música que enriquezca tu espíritu. En estos días es fundamental que te animes a reconocerte pecador ante Dios, y busques confesarte y acercarte al sacramento de la Eucaristía. 

3. Realiza obras de Caridad 

Date a la tarea de asistir verdaderamente a algún hermano necesitado (de alimento, de escucha, de afecto, de vestido, etc.) y experimenta el gozo tan grande que hay en dar y darse a los demás.

4. Participa en actividades parroquiales 

Durante estos días nuestras parroquias organizan actividades para personas de todas las edades. Destacan las liturgias penitenciales. Participar en estas actividades te enriquecerá el espíritu, pero además te permitirá conocer a tus vecinos y sentir el gozo de saberte miembro vivo de la Iglesia.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7614Domingo, 25 de marzo de 2018, 14:00 horas
¿Qué celebramos el Jueves Santo? (por la mañana)
Durante la Cuaresma hemos usado el color morado para indicar un camino de conversión y penitencia; no hemos cantado el Gloria ni hemos usado flores ni adornos por la austeridad propia del tiempo; pero ahora, de pronto, la liturgia del día nos propone el color blanco para los ornamentos, la abundancia de flores, el canto solemne del Gloria y el repique de campanas. ¿Qué está pasando? ¡Es que estamos de fiesta!, el Jueves Santo es la fiesta de la institución de la Eucaristía y del Sacerdocio Ministerial. 

Día del Sacerdote 

El Jueves Santo se celebra el “Día del sacerdote”, que instituyó Jesús al decirle a los apóstoles, “hagan esto en memoria mía” (1Co. 11, 25b), después de haber celebrado la primer Misa en la Última Cena. 

La Misa Crismal 

En este día está prohibido celebrar la Misa por la mañana. La única celebración permitida es la que realiza el Obispo en unión con todos sus sacerdotes (presbiterio) y el Pueblo de Dios. En esta celebración los presbíteros renuevan sus promesas hechas el día de su ordenación y muestran su profunda unión con el Obispo, Cabeza y Pastor de la Iglesia. 

Los Santos Óleos 

Durante esta solemne celebración el Obispo consagra los Santos Óleos para significar que de Cristo -muerto y resucitado- han brotado los sacramentos de la Iglesia, que dan la vida y la salvación al pueblo redimido por su sangre.  Los Santos Óleos los ha heredado la Iglesia Católica del Antiguo Testamento, en donde vemos cómo Dios pide que se unja con óleo a quienes Él ha elegido y enviado a ejercer un ministerio al servicio del pueblo santo. Son signo del Espíritu Santo derramado sobre la persona para capacitarla a realizar su misión. 

Óleo de los enfermos. Sirve para ungir a los enfermos en peligro de muerte, fortaleciéndolos para luchar por su salud, recobrarla, si es conveniente, y regresar a los acostumbrados deberes. La Unción de los Enfermos es un sacramento que sólo pueden administrar el Obispo y los presbíteros. 

Óleo de los catecúmenos. Catecúmeno es aquella persona que ha solicitado ser admitida en la Iglesia Católica mediante el Bautismo. En la ceremonia bautismal se unge (en el pecho) al catecúmeno para significar la fuerza de Dios necesaria para ser un buen cristiano. 

Santo Crisma. En el Bautismo recibimos la unción con el Santo Crisma (en la frente) que nos configura con Cristo; también se usa en la Confirmación para trasmitir el Espíritu Santo, y en la ordenación sacerdotal y episcopal para indicar una potestad y una consagración. 

IMPORTANTE
Después de la Misa Crismal, los sacerdotes recogen los Santos Óleos para llevarlos a sus parroquias. Para resaltar la importancia de estos, algunos párrocos de los templos cercanos a la Catedral los llevan en procesión con sus fieles; otros organizan la entrega solemne durante la Misa de la tarde. En las iglesias, los Santos Óleos se guardan en un lugar digno, y, si es posible, están expuestos a la veneración del pueblo. Como cada año, se invita a todos los sacerdotes a que realicen una digna celebración en sus parroquias para recibir los Santos Óleos.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7615Domingo, 25 de marzo de 2018, 14:00 horas
¿Qué celebramos el Jueves Santo? (por la tarde)
Misa de la Cena del Señor 

Como a las 5 de la tarde, la Iglesia celebra la Misa de la Cena del Señor, introduciéndose así al Triduo Pascual: pasión, muerte y resurrección (Viernes, Sábado y Domingo de Pascua). Este día hacemos memoria de la Última Cena de Jesús, de su entrega, de su amor sin límites, de la inauguración de la nueva alianza por medio de su sangre derramada en la Cruz, es decir, la institución de la Eucaristía, anuncio del sacrificio de Cristo y de su resurrección. 
¿Se han fijado cómo el sacerdote, antes de impartir la comunión, mostrando la Hostia consagrada, dice, “éste es el Cordero de Dios que quita los pecados del mundo...” ? Pues en ese momento hace referencia al simbolismo del nuevo Cordero sacrificado para librarnos de la muerte y que se nos da en cada Misa que celebramos para que, comulgando, participemos de la nueva Pascua. 

El lavatorio de los pies 

Curiosamente este día, que es la fiesta de la institución de la Eucaristía, la liturgia no nos muestra uno de los Evangelios que narra el acontecimiento y, en cambio, nos pone el Evangelio de san Juan, que es el único evangelista que no nos habla directamente de la institución de la Eucaristía. Este no es un olvido de la liturgia, ya que en la segunda lectura, en palabras de san Pablo, se nos presenta el relato más antiguo que tenemos de la institución de la Eucaristía, escrito antes que los cuatro Evangelios (año 57). 

Es gratificante constatar que ya los primeros cristianos se reunían a celebrar la Misa como nosotros lo hacemos hoy. El Evangelio de Juan nos habla del mandato de la Caridad, unido a la institución de la Eucaristía, como para hacernos ver la presencia de Cristo en este sacramento, que es sinónimo del amor que debe haber entre hermanos y para con los hermanos. 

Este día los sacerdotes de todo el mundo, lavan –en persona de Cristo– los pies a doce fieles (generalmente hermanos necesitados, enfermos, pobres, niños, etc.) que representan a los apóstoles. En la liturgia hay algunas peculiaridades; por ejemplo, se canta el Gloria solemnemente como signo de fiesta y durante su canto repican las campanas, pero terminado ese canto, ya no se vuelven a usar las campanas hasta la Vigilia Pascual. 
Este día de la Divina Institución hagamos un esfuerzo por recibir la sagrada comunión, debidamente preparados. 

El monumento y la urna 

La liturgia pide que, al terminar la Misa de la Cena del Señor, se traslade solemnemente la Eucaristía a un monumento bellamente adornado y se ponga dentro de una urna, cuya llave guarde celosamente el sacerdote. Hasta las doce de la noche los fieles visitan al Santísimo así expuesto para manifestar su fe en la presencia real de Cristo en la Sagrada Eucaristía. A las doce de la noche se desnudan los altares, se reserva el Santísimo en un lugar digno fuera del templo, se quitan todos los adornos y las flores porque comienza el Viernes Santo y la Iglesia está desolada por la pasión de Cristo. 

Todo esto lo hace el sacerdote en total silencio, sin cantos ni oraciones. 

La visita de las siete casas 

Es una tradición popular que no tenía otro significado que el gusto y la curiosidad de la gente que quería visitar los diferentes templos de su localidad para ver la belleza de los monumentos. La tradición le ha dado un nuevo sentido: el de seguir a Jesús en las diferentes estaciones de su pasión, que comenzó esta noche con la agonía en el huerto. 
En algunas parroquias de ambiente tradicional se acostumbra esta noche velar al Divino Preso, poniendo una imagen de Jesús en una cárcel ante la que hacen guardia oran do toda la noche, ellos ya están celebrando el Viernes Santo. 

Indulgencia Plenaria 

La Iglesia concede indulgencia total a los que adoren al Santísimo expuesto en el monumento, por lo menos por media hora, con las condiciones de costumbre: tener la in tención de rechazar el pecado, confesarse o estar en estado de gracia, comulgar y orar por las intenciones del Papa.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7616Domingo, 25 de marzo de 2018, 14:00 horas
¿Qué celebramos el Viernes Santo?
(Por la mañana y tarde)

El Viacrucis

El Viacrucis es un camino de oración que se realiza el Viernes Santo comúnmente en el transcurso de la mañana y que nos adentra en la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo a través de 14 estaciones, que son lugares reservados para orar y meditar, correspondientes a los sucesos más importantes de la pasión y muerte redentora de Jesús. Se dice que desde los primeros siglos los peregrinos de Jerusalén veneraban los lugares santos; sin embargo, el recorrido como tal por los sitios de la pasión fue instituido en el siglo XII por los padres franciscanos. Muchos cristianos en la antigüedad quisieron visitar este camino de la Cruz para recorrerlo y expiar con esta práctica las penas que merecían sus pecados. En la imposibilidad de ir por la distancia, el costo que implicaba, las guerras, etc., el Santo Padre concedió a los franciscanos hacer una representación de estos hechos para que los fieles pudieran sacar el mismo provecho espiritual de la meditación de la Pasión del Señor sin necesidad de ir a Jerusalén. Así, a lo largo de varios siglos fue consolidándose esta práctica hasta que en 1731 el Papa Clemente XII la enriqueció con indulgencias, fijando el número de estaciones en 14. El Papa Benedicto XIV exhortó a todos los sacerdotes a embellecer los templos con el rico tesoro de las estaciones de la Cruz. 

Las 7 palabras de Cristo 

Es una devoción que se realiza por lo general dentro de la representación del Viacrucis, aunque también se puede llevar a cabo al término del mismo en la parroquia. Esta práctica consiste en escuchar la reflexión que hace por lo general el sacerdote en torno de las últimas palabras pronunciadas por Cristo desde la Cruz. Se realiza entre las 12 y las 3 de la tarde del Viernes Santo, y está inspirada en los santos evangelios. (En Eco Semanal te ofrecemos una estupenda reflexión)

La liturgia

El Viernes Santo no se celebra la Misa en ninguna parte del mundo. La celebración litúrgica más importante de ese día se centra en la pasión de Cristo. Se lleva a cabo entre las 3 y las 5 de la tarde. No es una Misa, aunque sí se da en ella la Comunión. 

(Por la noche)

Pésame a la Virgen 

Por la noche del Viernes Santo se acostumbra unirse a la Virgen María reflexionando sobre su dolor y soledad. En ella vemos a un modelo de fortaleza ante la adversidad y de sostén en el dolor. A estos actos se les llama Pésame a la Virgen. Como son actos devocionales no es obligatoria la asistencia a ellos, pero pueden ayudar mucho a profundizar en la pasión y en el ejemplo de María para soportar nuestras pruebas y sufrimientos. 

Procesión del Silencio y Vía Matris 

También son frecuentes las procesiones en silencio que llevan en andas imágenes de Cristo crucificado o de la Virgen María. En esas procesiones se guarda silencio mientras se medita en cómo ofrecer a Dios los propios sufrimientos. 

Hay otra práctica devocional que se conoce como Vía Matris y que, a semejanza del Vía Crucis, nos ayuda a acompañar a María desde el sepulcro de Cristo hasta la soledad de su hogar, pasando por los lugares en donde Cristo padeció. Este tipo de reflexión nos ayuda a preguntarnos qué sentiría María en cada uno de esos lugares y valorar así su acompañamiento de madre amorosa. Como hay cinco misterios del Rosario que nos hacen reflexionar en la pasión y muerte de Cristo, es frecuente que los fieles puedan realizar esta práctica en forma comunitaria o personal. 

Todas estas devociones no están encaminadas a llenarnos de tristeza o de culpa, sino más bien a valorar el sacrificio y amor de Cristo y, sobre todo, a prepararnos para la gozosa resurrección. Por esta razón, el ayuno y la abstinencia también los aceptamos con la esperanza del amor fraterno que tendremos con motivo de la Pascua.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7617Domingo, 25 de marzo de 2018, 14:00 horas
A 5 años de pontificado del Papa Francisco
El pasado 13 de marzo se cumplieron cinco años de pontificado del Papa Francisco. Electo en 2013 como el 266 sucesor de san Pedro –tras la renuncia del Papa Benedicto XVI–, tan solo un mes más tarde, con la finalidad de impulsar la reforma institucional de la Curia Vaticana, creó un Consejo de Cardenales conocido como el “C9”, mismo que ha dado soporte a su ministerio petrino, y gracias al cual el Santo Padre ha logrado transformaciones importantes, aunque todavía existen muchos retos por afrontar. Sobre el balance de su ministerio, habla para Desde al fe Austen Ivereigh, autor de El gran reformador, una biografía imprescindible para quien tenga interés en conocer la figura del primer pontífice nacido en América.

El escritor y periodista británico considera que uno de los puntos más destacables del Santo Padre ha sido su espíritu abierto al cambio, un espíritu misionero, creativo, alegre, energético. “Pienso que en el 2012 la Iglesia estaba en un estado de desolación, ensimismada y triste, abrumada por tantos retos y escándalos; ahora, siento que ha recobrado su razón de ser, ha vuelto a ser importante en el mundo y en sus sociedades, así como un factor trascendental en la diplomacia global. Actualmente no hay figura de la estatura moral y de la influencia que tiene el Papa Francisco”. 

Señala que un segundo punto destacable en el pontificado del Papa ha sido su enseñanza mediante la creación de documentos como Evangelii Gaudium, Laudato si' y Amoris laetitia, cuyos contenidos son sumamente relevantes para los sufrimientos y necesidades actuales de las personas. “Reflejan su preocupación por el entorno de la Iglesia, por la familia, por la naturaleza, por la manera de crear un ambiente más acogedor, alegre y humano. Los tres documentos son una enorme respuesta cristiana a la tristeza de la tecnocracia actual, una especie de mapa sobre la manera en que podemos conducirnos para recuperar la alegría a la que nos invita Dios”. 

Austen Ivereigh señala que otro punto trascendental en el pontificado del Papa Francisco ha sido su forma de ser Iglesia, que parte de su visión latinoamericana asentada en el documento de Aparecida, elaborado en el año 2007. “Bergoglio fue una figura clave en esa reunión; es difícil decir dónde termina él y comienza Aparecida –bromea–. Su pontificado ha universalizado la visión y estilo de Aparecida. Ahora, América Latina es la fuente de la Iglesia universal, bajo un estilo misionero, pastoral, evangelizador, orientado hacia las periferias, atento a los más pobres y a los que sufren. Una visión que se puede resumir en la expresión “conversión pastoral”, de ayuda a las personas para que puedan vivir su fe”.

C9, clave en las reformas de Francisco

En cuanto al tema de las reformas más importantes impulsadas por el Santo Padre hasta el momento, señaló que una de las de mayor notabilidad es la de quitar las trabas que obstaculizan el acceso de la gente a la Iglesia. “A través de los Sínodos se ha buscado la manera de aproximar la Iglesia a la gente en su real entorno actual, a la familia tal cual está, con problemas de divorcio, con el drama del colapso matrimonial. La Iglesia ahora quiere estar cerca de todo eso, acompañar a la persona, ayudarla a descubrir dónde está Dios en su situación”.

Otra de las grandes reformas del Papa es la del propio Sínodo, que se ha convertido –dijo– en un mecanismo de discernimiento genuino. “Los obispos han dejado de sentir que Roma busca dominarlos, y en cambio perciben en la Curia una mentalidad de servicio a la Iglesia Universal, no aquel organismo que se dedicaba a dar órdenes. También destacaría las reformas al Colegio Cardenalicio, una de las más radicales desde el punto de vista estructural, pues no sólo lo ha ampliado en términos de nacionalidades, sino que ha nombrado un cierto porcentaje de cardenales de las periferias, de lugares en que hay muy pocos católicos, de fronteras interreligiosas, de donde hay guerras y sufrimiento”.

“En general –señala–, las reformas han sido más lentas de lo que se esperaba, pero creo que es porque el Papa está buscando que sean duraderas. Pienso que el gran genio de las reformas de Francisco es haber encomendado el diseño de la renovación de la Curia al C9, de tal forma que cuando se reúnan los cardenales en el próximo Cónclave, se van a preguntar qué pueden hacer para sostener sus reformas, no solamente las del Papa. La reforma estructural de la Iglesia ya no es sólo tarea de él, sino del Colegio Cardenalicio; es decir, que él está sembrando para que otros cosechen”. 

Conversión pastoral, un reto pendiente

Al hablar sobre los retos que el Santo Padre tiene en el horizonte, Austen Ivereigh dijo que uno de los más importantes es precisamente el de la conversión pastoral, que es un proceso a muy largo plazo. “Pero también tiene de frente la renovación de la Curia; la integración de la mujer en las esferas de decision-making, sobre todo en el Vaticano; las vocaciones sacerdotales en áreas de misión, y el agilizar y hacer más transparente el proceso judicial en Roma contra los sacerdotes acusados de pedofilia, pues la lentitud del sistema actual deja insatisfechas a las víctimas”.

“No obstante, el principal reto del Papa –dijo finalmente–, es el de seguir introduciendo el discernimiento como una práctica ordinaria de la Iglesia en general, pero de los sacerdotes en particular; una contribución que tal vez no habría hecho otro Papa, porque es algo muy jesuita. Es decir, que podamos ver dónde está Dios, qué llamado nos está haciendo a cada uno de nosotros en nuestra situación particular, qué nos está pidiendo ahora y en este momento concreto. Muchos de los cambios que él está introduciendo van a depender de esto”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7604Domingo, 18 de marzo de 2018, 14:00 horas
Así era san José, ¡que no te mientan!
Muchas personas piensan que cuando el hijo de Dios se hizo hombre, ya desde su más tierna infancia lo sabía todo, comprendía todo, tenía una responsabilidad plena, era capaz de amar sin limitaciones, etc. Sin embargo, no fue así. Al hacerse hombre, el hijo de Dios aceptó que tendría las limitaciones de todo ser humano. Y todo ser humano, sólo poco a poco, va tomando conciencia de quién es él, de qué es el mundo, de cuáles son los valores y todo lo demás. Eso significa que el niño Dios no sabía que era hijo de Dios, no sabía que tenía una misión. Tampoco el joven Jesucristo sabía que era el salvador del mundo, ni que tendría que morir por la humanidad. Por eso dice el evangelio de San Lucas que el niño iba creciendo en sabiduría, estatura y gracia (Lc 2,52). Hacia los doce años, cuando se quedó en el templo y sus padres pensaron que se había perdido, tuvo una primera intuición sobre su personalidad pero, sólo hasta que llegó a la edad adulta y, concretamente hasta los treinta años, supo con claridad su verdadera identidad y misión. Es por eso que la Biblia no narra lo que sucedió entre su infancia y los treinta años, porque vivió una vida ordinaria, una vida común: nada de predicaciones, nada de milagros, nada de cosas extraordinarias. Pero, eso sí, la maravilla de vivir muy bien la vida ordinaria: como hijo de una hermosa familia. 

Lo anterior cambia radicalmente nuestra manera de comprender el papel de María y José como padres porque, si Jesús, desde niño hubiera sabido todo, y hubiera tenido conciencia de todo, su padre y su madre hubieran estado simplemente de adorno. No hubieran tenido que cuidarlo porque Él se protegía solo. No hubieran tenido que enseñarle nada porque Él sabría todo. No hubieran tenido necesidad de corregirlo en sus equivoaciones. Incluso, Él habría hecho los milagros que quisiera para resolver hasta el más mínimo capricho o necesidad: sus alimentos, su ropa, su salud… Pero, no fue así, aunque algunas personas piensen que así haya sido.

En esta visión equivocada tienen un poco de responsabilidad las imágenes que los pintores y escultores han hecho de la Virgen María y de san José porque, con el afán de presentarlos bellos, nunca los han presentado con sudor en la frente, con las manos sucias o con callosidades por tanto trabajar. Han presentado sus vestimentas lujosas y como recién salidas de la tintorería cuando, en realidad, éstas eran seguramente como las de la mayoría de los padres de familia: humildes y desgastadas. Incluso, han presentado su cabello como recién salido de la estética o del salón de belleza. Y todo esto deforma la manera de ver a quienes fungieron como los padres terrenos de Jesús. 

Para ayudar a comprender mejor su papel, harían falta imágenes de María cocinando, lavando, barriendo, cuidando al niño enfermo, con ojeras por no dormir algunas  noches, con gripe, con un simple dolor de cabeza o preocupada porque no siempre tenían lo necesario. Faltan también, imágenes de José en el taller cargando tablas, con un moretón en el dedo por un golpe o con la suciedad provocada, no por el descuido, sino por la jornada de trabajo. Entonces se entendería más que María y José fueron seres humanos reales y maravillosos.

Otro elemento que puede entorpecer nuestra manera de ver a María y a José son las imágenes de la Sagrada Familia rodeada de ángeles servidores, que dan la apariencia de resolver todas sus necesidades y haciéndonos creer que María, ni José movían un solo dedo porque, precisamente, para hacer todo el quehacer y resolver todas las necesidades, estaban los ángeles. 

Ante esta forma equivocada de ver al niño Jesús que no tenía necesidad alguna, y a María y a José sin tener que mover un solo dedo, ¿cómo podría la gente considerarlos verdaderos modelos cuando los padres de familia saben perfectamente el esfuerzo, el trabajo y el sacrificio que se necesitan para mantener, educar, corregir y ayudar a crecer a un hijo?

Por eso es importante recordar que el niño Jesús fue un niño normal que, para desarrollarse plenamente, necesitaba guías para comprender la vida y modelos para parecerse a ellos.

Hay gente que dice que la Biblia habla poco de José porque sólo se le menciona en algunos episodios: cuando decide recibir a María como esposa, cuando, informado por el ángel huye a Egipto para proteger al niño de la matanza de Herodes y, cuando pierden al niño en Jerusalén. Sin embargo, si ponemos atención, nos daremos cuenta que, con pocas palabras, la Biblia dice mucho sobre él. No se necesitan tantas palabras para reconocer su grandeza.
Es suficiente comprender que Dios lo eligió para que hiciera las veces de padre de Jesús y esposo de María, para concluir que tuvo una difícil y valiosa labor. Fue de él de quien Jesús recibió diariamente casa, alimento, vestido y la educación religiosa porque, en el mundo judío, es misión del padre educar y transmitir la fe. Fue de él de quien Jesús aprendió no sólo los valores y un oficio sino, también, a tener responsabilidad, valentía y seguridad como hombre. Fue con su ejemplo como aprendió a ayudar, a obedecer y a tener delicadeza con su madre y con todas las mujeres. Y seguramente, cuando Jesús enseñaba que Dios es como un padre, tenía en su mente y en su corazón la imagen de José. 

Concluyo mi reflexión haciendo alusión a lo que hacen los modelos ante los pintores o escultores. Para que ellos puedan pintarlos o esculpirlos, los modelos no se mueven. Permanecen firmes en su postura. Esto mismo hacen los padres que fungen como modelos para sus hijos: permanecen firmes en sus valores, en sus principios y en sus convicciones. Eso mismo hizo José, en equipo con la Virgen María. Ambos se mantuvieron firmes en dichos elementos, de tal manera que, los que veían a Jesús, refiriéndose a su modo de ser, seguramente exclamaban: ¡Cómo se parece a sus padres! Y, si fueran mexicanos habrían dicho: “¡De tal palo, tal astilla!”
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7605Domingo, 18 de marzo de 2018, 14:00 horas
La UPM da la bienvenida al Card. Aguiar como nuevo Gran Canciller de la institución
El pasado sábado 12 de marzo, el Arzobispo Primado de México, Card. Carlos Aguiar Retes, acudió a la Universidad Pontificia de México (UPM), en el marco de la celebración del Día de la UPM, donde se encontró por primera vez con la comunidad de esta casa de estudios. Tras ser recibido por el Rector de la institución, el P. Mario Ángel Flores, el Card. Aguiar Retes presidió una Santa Eucaristía, en la que puso los trabajos de la universidad en manos de Dios, y externó que una de las misiones de las autoridades es poner en el corazón de los estudiantes los valores del Evangelio.

Al término de la Misa, se llevó un acto académico en el que el P. Mario Ángel Flores dio formalmente la bienvenida al Card. Aguiar Retes como nuevo Gran Canciller de la institución, a través de un discurso en el que le ofreció una reseña histórica de la UPM, desde su origen, en el 1553 –gracias a las gestiones del primer Obispo de México, fray Juan de Zumárraga–, pasando por la clausura de lo que fue la Real y Pontificia Universidad de México, en 1867, hasta su reapertura como Universidad Pontificia en 1982, bajo el pontificado de san Juan Pablo II.

Tras agradecer el apoyo y cercanía que el Card. Norberto Rivera Carrera tuvo con la universidad durante los 15 años que fungió como Gran Canciller, el Rector de la UPM explicó al Arzobispo Primado que dicha casa de estudios trabaja en el desarrollo de propuestas académicas dirigidas a los laicos, para brindarles un mejor y más amplio servicio, a partir de la identidad y vocación de la institución.

Señaló que la UPM está llamada a ser reflejo de la Iglesia mexicana, de su vitalidad, de su pluralismo étnico y cultural, de la riqueza de sus carismas y su vocación de servicio, de la fe sencilla y profunda de nuestro pueblo, y al mismo tiempo de la fe comprometida con las causas sociales y políticas más apremiantes. 

“Lo recibimos con fidelidad a nuestra vocación eclesial y universitaria –dijo finalmente al Card. Aguiar Retes–, con amistad y respeto a su persona, con la confianza que nos da el recuerdo de sus años como profesor en estas aulas y Rector de la Residencia de Alumnos de esta casa hace 20 años. ¡Que su ministerio en medio de nosotros esté lleno de los dones del Espíritu Santo; de la sabiduría de Cristo Jesús, nuestro Maestro y Salvador, y de la misericordia y bondad del Padre! ¡Sea bienvenido a la Universidad Pontificia de México!”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7606Domingo, 18 de marzo de 2018, 14:00 horas
Card. Aguiar: “Sólo cuando varón y mujer se complementan, logran ser imagen de Dios”
Tras su regreso de la Ciudad Eterna donde tuvo un encuentro privado con el Papa Francisco y participó en la Asamblea de la Pontificia Comisión para América Latina, el Card. Carlos Aguiar Retes retomó las celebraciones eucarísticas dominicales en la Insigne y Nacional Basílica de Guadalupe.

En esta ocasión, el Arzobispo Primado se refirió al tema de la complementariedad entre varón y mujer, “necesaria para que el ser humano logre ser imagen de Dios”, apuntó. 

Consideró indispensable recuperar estos modelos de complementariedad entre el varón y mujer, conforme al proyecto de Dios, “porque sólo el varón es auténticamente imagen de Dios cuando se complementa con la mujer, y viceversa”.

Tras señalar que Jesús es un modelo de cómo ejercer la compasión para no quedarnos solamente en esa emotividad que nos causa el dolor ajeno, sino para acercarnos y resolverlo, el Cardenal afirmó que para que esto suceda es indispensable la complementariedad, la ayuda recíproca entre el varón y la mujer. 

Explicó: “Es así como salvaremos el mundo, y es así como podremos librarnos de situaciones lamentables que acontecen en la historia de la humanidad”. Y es que –afirmó– cuando la conducta social se desvía, las consecuencias no son solamente para la generación que toma las decisiones equivocadas, pues tienen una transmisión que se cura años después.

El Arzobispo Primado explicó que es en la complementariedad que el varón y la mujer se hacen fuertes y pueden transmitir la misericordia de Dios. “Por eso –agregó– el proyecto que Dios más ama de los seres que ha creado es el Matrimonio”, donde se forma la familia, “que está en el corazón de nuestro pueblo mexicano como el espacio más íntimo donde se dan las relaciones más fuertes y solidarias, y que luego se extienden a otros grupos”.

Lamentó que en la actualidad a los jóvenes les cueste trabajo llegar al compromiso de contraer matrimonio, pues prefieren disfrutar solamente el sentido de la sexualidad fuera del mismo, sin comprometerse “a lo más hermoso, que es la intimidad y la sexualidad al servicio de la fecundidad, donde se crecen, se fortalecen y se hacen auténticamente presencia de Dios para los demás”.

En la celebración eucarística estuvo presente la Comisión de Vida y Familia de la Arquidiócesis de México, con motivo del Mes de la Familia. 

Destacado: 

“Pidámosle al Señor por las familias para que superen aquellas situaciones donde los esposos ya no se quieren hablar, o donde hay violencia intrafamiliar que rompe el proyecto de Dios”. 
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7607Domingo, 18 de marzo de 2018, 14:00 horas
Tips para ponernos en forma en esta Cuaresma
Hablábamos la semana pasada del entrenamiento que necesitamos para seguirle el paso a Jesús, acompañándolo en esta Cuaresma de camino a la Pascua. Resumiendo: tenemos que ponernos en forma para podernos unir a Él como discípulos. 

Por lo mismo, esta Cuaresma debemos tener nuestra hoja de ruta por escrito con los propósitos que nos hemos propuesto cumplir diariamente. Y puesto que ya sabemos que la Cuaresma es el tiempo adecuado para incrementar la oración, el ayuno, el sacrificio y la caridad, para desprendernos de lo que nos impide la conversión, debemos ejercitarnos diariamente. Por cierto, la conversión no es un cambio inmediato y radical de vida, reservada para unos pocos como san Pablo, por ejemplo. Es más bien una reorientación de nuestro camino de vida, para seguir el camino de Cristo, que siempre está pendiente de nosotros. Él es nuestra brújula.

Y ahora sí, anotemos nuestros propósitos. Sólo ponemos algunos ejemplos, pero seguro que ustedes podrán ser mucho más creativos para caminar al ritmo de Jesús.

Para incrementar la vida de oración, de relación amorosa con el Padre, siguiendo a Cristo.

- Tener la Biblia para que la podamos leer. 

- Definir la hora y el lugar en que voy a orar diariamente, de manera personal, y si es posible ponernos de acuerdo en familia para meditar el Evangelio. 

- Tener señalado de manera previa el o los versículos sobre los que voy a meditar.

- Escribir todos los días lo que descubro de Cristo en el Evangelio y lo que me quiere decir con ello, sacando de esto lo que tengo que trabajar más en mi vida.

- Contemplar  en oración el Vía Crucis por lo menos una vez en la semana.

- Asistir, si es posible, a Misa diariamente durante estos cuarenta días.

Para cumplir con el ayuno, al modo de Cristo.

- Tener claro que no es dejar de comer como un acto masoquista. El ayuno es para darnos la oportunidad de voltear a ver las necesidades de los demás y compartir con ellos mis alimentos. Para ello, como nos dice el Papa, hay que detenerse, mirar y volver, aquí sí de manera literal.

- Dominar nuestro cuerpo como discípulos de Cristo para tener la oportunidad de buscar las cosas de arriba.

- Definir qué es lo que más nos gusta comer, y justamente porque nos gusta, dejarlo. 

- También dicen por ahí que podemos dejar de comer al prójimo con chismes, rumores y maledicencia.

Para sacrificarnos como un modo de imitar a Cristo.

- Buscar mi defecto dominante, porque es ahí donde más debo sacrificarme.

- Hacer actos que contrarresten, por ejemplo, mi soberbia, mi egoísmo, mi sensualidad. Eso sí que cuesta, por lo tanto, es un sacrificio.

- Proponer en concreto qué es lo que voy a hacer para sacrificarme todos los días.
- Perdonar es un sacrificio porque exige de mí un corazón como el de Jesús.


Para vivir con el corazón en la mano, que es la caridad misericordiosa.

- Otra vez escuchar lo que nos dice el Papa Francisco: detenerse, que es hacer un alto en mi diario caminar para no pasar de largo ante las necesidades de los demás; mirar, que en este caso sería observar y analizar qué es lo que otros necesitan de mí; y volver los pasos que sean necesarios para ofrecerles mi apoyo. 

- Habiendo realizado estas tres condiciones, definir día con día, qué es lo que voy a hacer concretamente en lo particular.

- Formar un grupo familiar que se distinga por la caridad en que viven y por acercarse a los que más los necesitan de forma organizada y cálida, llevándoles la buena noticia de que Dios los ama y Jesucristo es nuestro hermano, al que estamos tratando de imitar para llegar a la Pascua eterna. No olvidemos que evangelizar es amar.

- Acercarme a mi parroquia ofreciéndome como discípulo voluntario, como misionero en salida,  para mitigar las necesidades de las personas de la comunidad.

Aprovechemos en estos días que faltan para la Pascua este método práctico para “ponernos en forma”. Todo entrenamiento exige arrojo del que quiere salir adelante en el ascenso a la cima, y si lo que intentamos es ser discípulos de Cristo, nuestro Maestro, el atrevimiento vale la pena. ¡Ánimo! Tú encárgate tan solo de “entrenarte” todos los días, y Dios se encargará de que tu esfuerzo no sea inútil.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7608Domingo, 18 de marzo de 2018, 14:00 horas
“No existe el aborto seguro, la mujer siempre está en grave riesgo”: médico especialista
Durante el año 2016 –según información revelada recientemente por un diario de circulación nacional–, la mala calidad de las pastillas abortivas “Zacafemyl”, que se suministraron en clínicas de la Ciudad de México, provocó graves problemas de salud en al menos 245 mujeres, situación que llevó a las autoridades capitalinas a emplear en 2017 el tipo de medicamento anterior, “Mefaprix”, con el fin de controlar este problema de salud en las personas que deciden abortar. Sin embargo, de acuerdo con el doctor Juan Carlos Balcázar, miembro de la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia, es una falsedad que las complicaciones de salud relacionadas con el aborto hayan quedado atrás, como lo aseguró en entrevista para Desde la fe.

Explicó que las pastillas anteriormente citadas son el nombre comercial de medicamentos que se vienen utilizando desde los años 70 para llevar a cabo esta práctica conocida ahora como Interrupción Legal del embarazo: la mifepristona y el misoprostol; el primero inhibe la hormona que sostiene al producto durante las primeras 12 semanas, y el segundo ocasiona una serie de contracciones para desprender el saco gestacional, además de que rompe vasos y forma un coágulo sanguíneo que expulsa total o parcialmente el producto. “Aquí se halla el primer riesgo –señaló–, pues es imposible controlar el nivel de sangrado que presentarán las pacientes. Como ginecólogos, no podemos mentir a la sociedad diciéndole que hay un método de aborto seguro. Yo, como parte del Equipo de Respuesta Inmediata en Obstetricia, puedo afirmar que hemos tenido a muchas pacientes que llegan en estado de shock debido a la pérdida abrupta de sangre, y otras que incluso han estado en Terapia Intensiva; esos sangrados, conocidos como choques hipovolémicos, pueden originar daños renales o cardiacos”.

Juan Carlos Balcázar expresó que en el Equipo de Respuesta Inmediata, una de las tareas más frecuentes es parar las hemorragias que muchas mujeres presentan tras haberse sometido a un aborto. “Si se puede salvar el útero, lo hacemos, pero en muchas ocasiones tenemos que retirarles la matriz por las perforaciones que se les hacen. Otras veces presentan reacciones adversas a los medicamentos, llamadas choques anafilácticos, que obviamente son más graves en la medida en que el embarazo avanza”.     

Externó que muchas personas tienen la idea de que con la legalización del aborto ya no habrá muertes maternas, lo cual es algo completamente equivocado. “El Early Institute elaboró un estudio en el que arroja datos contundentes, como que a nivel mundial la cuarta causa de muerte materna es el aborto; por país, el promedio de muertes maternas por esta causa es de 6 a 9 por ciento; en México antes teníamos una tasa de 9.2, que con diez años de aborto legal aumento a 10.7; es decir, creció 1.7 puntos porcentuales, lo cual da como resultado un numero altísimo de mujeres víctimas de esta práctica”.

¡Que quede claro –expresó–, la legalización del aborto no va a evitar complicaciones de salud! 

En cuanto al drama psicológico que experimentan las mujeres que deciden abortar, señaló que está comprobado que el aborto puede inducir a un síndrome de depresión, en muchos casos de carácter hormonal, por una baja respuesta de los estrógenos; pero en muchos otros por el sentimiento de culpa. “Además, existe una gran cantidad de mujeres que no desean abortar, pero son obligadas a hacerlo, ya sea por el novio o por otras personas, y en ellas suele ser mucho más fuerte el síndrome de depresión post aborto. También hay quienes, después de abortar, ya no pueden embarazarse, y sufren de por vida por esa mala decisión que tomaron. Está comprobado que las mujeres que abortan tienen más altos índices de depresión, y estos a su vez incrementan las posibilidades de que cometan suicidio, o bien, que atenten contra su cuerpo por el cargo de conciencia”.

Juan Carlos Balcázar señaló que los grupos abortistas se han empeñado en negar la existencia de la vida antes de las doce semanas de gestación, con argumentos muy pobres, sin ninguna validez científica, como el hecho de que en esa etapa el producto no siente dolor. “Le dan todo el sentido de la vida al desarrollo de una corteza cerebral con la que se puede registrar el dolor, cuando sabemos que a la quinta o sexta semana ya está el latido cardiaco. Bajo su lógica, yo podría tomar a una persona, someterla a un proceso de inconciencia por medio de una anestesia, asesinarla, descuartizarla, y luego argumentar ante la justicia que como no sintió no fue un asesinato”. Yo pregunto: ¿si una persona no siente, ya no se le considera un ser vivo?”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7609Domingo, 18 de marzo de 2018, 14:00 horas
10 claves para una familia a prueba de todo
En la cultura occidental, las leyes que favorecen el divorcio han conseguido debilitar en gran medida el Matrimonio, y en consecuencia a la familia; no obstante, cada vez son más los estudios que revelan la importancia de la estabilidad familiar, pues disminuyen potencialmente los casos de violencia, y los niños crecen con mayor estabilidad emocional y afectiva, entre otras cosas. También son muchos los gobiernos que reconocen la importancia de esta estabilidad, pues las familias fuertes actúan como factor de seguridad y cohesión, tanto en lo económico como en lo social. Estos son diez factores que contribuyen a dicha estabilidad, que prácticamente hacen a las familias a prueba de todo:

1. Prepararse para el Matrimonio

Es importante una preparación integral de los novios hacia el Matrimonio, haciendo consciente a la pareja que éste no sirve sólo para satisfacer las necesidades sexuales o afectivas de los esposos, sino que exige la donación del uno al otro, donde desaparece el yo para alcanzar al otro, y servirle y honrarle para siempre, “hasta que la muerte los separe”. Hay que preparar el Matrimonio como algo a muy largo plazo, sin miedo al tiempo. Los matrimonios que se unen en un sentido cortoplacista –“si no va bien, ya lo arreglará el divorcio”– normalmente fracasan.

2. Comprender qué es el amor

No debemos confundir el amor con un sentimiento intenso semejante al “flechazo” que se siente al ser novios. El amor no es un sentimiento que va y viene. El amor va calando en la vida del matrimonio, en las alegrías y en las penas. Y cuando uno cree que el sentimiento se apaga, sigue trabajando por dentro el afán de entrega al otro para hacer más fecundo el amor, para que éste tenga raíces más fuertes. ¿Cómo? Rechazando sentimientos pasajeros que pueden socavar o enflaquecer el amor. Los que sólo entienden el amor como un flechazo, sienten la necesidad de cambiar de pareja a cada flechazo que llegue. Forman parejas inestables.

3. Abrirse a la vida

El amor se consolida si está abierto a la vida, a los hijos. El amor busca perpetuarse en “los demás”, los hijos. Un amor o un Matrimonio cerrado a la vida no puede durar porque allí el amor es ahogado por el egoísmo, que es el enemigo número uno del amor. Esto no quiere decir que no debe existir una paternidad responsable, pero sin trampas, como decía Pablo VI en la encíclica Humanae Vitae.

4. Confiar en el otro

La convivencia en un Matrimonio debe basarse en el diálogo y la confianza. En cuanto al diálogo, éste debe ser sincero, leal y verdadero, no basado en técnicas comunicativas, sino en el cariño y en el amor. Sobre la confianza, cabe recordar que a ésta se opone la sospecha, la deslealtad y la mentira. La confianza quiere decir que te fías de la otra persona, que vives con ella con lealtad y respeto. La confianza da tranquilidad a la pareja. 

5. Establecer reglas 

En las familias tiene que haber reglas de convivencia, y conviene trazarlas de manera clara, pero que nadie quede asfixiado por estas reglas. Reglas demasiado estrictas suelen ser conflictivas en la pareja y con los hijos. Ni demasiado rígidas, ni demasiado laxas.  

6. Practicar el perdón

El perdón es esencial para la estabilidad de la familia. No hay amor si no hay perdón: el amor implica el perdón. En la vida hacemos cosas buenas y menos buenas, acertadas y desacertadas, por eso es necesario saber perdonar. El perdón humano es imperfecto –pues sólo Dios perdona de una manera total– pero no puede ser parcial. No hay nada “imperdonable” ni entre los cónyuges ni con los hijos.

7. Evitar a las peleas

Nunca pelear nunca delante de los hijos. Los hijos quieren mucho a sus padres, y si ven peleas, se les obliga a que se inclinen por uno de los dos, y eso rompe su equilibrio afectivo en la familia.                                

8. Darse tiempo como pareja

Los cónyuges, al igual que la familia, necesitan un espacio y un tiempo para vivir la imprescindible intimidad propia de la familia. Están contra esta intimidad familiar las excesivas horas de trabajo y la rutina diaria.

9. Ser fieles 

El cristianismo aporta la estabilidad de las familias al considerar que el amor de Dios no es inestable, sino que dura para siempre y se proyecta en el Matrimonio y en la familia, de modo que el Matrimonio viene a ser el reflejo del amor esponsal de Cristo con su Iglesia, un amor para siempre, “hasta que la muerte nos separe”. Jesucristo insiste en la fidelidad como Dios quiso el Matrimonio “desde el principio” (Mt, 19, 8). Y para la fidelidad es necesario “ser coherente toda la vida” y no sólo en horas de “exaltación”, sino también en horas de “tribulación” (Homilía de san Juan Pablo II en la catedral de México). 

10. Que Dios ocupe el centro

De nada sirve casarse por la Iglesia, si luego los esposos olvidan a Dios. La gracia del Matrimonio se renueva y se fortalece su unión cuando ambos conyugues ponen en el centro de su familia a Dios, cuando van a Misa, hacen oración, leen y reflexionan juntos la Palabra de Dios, rezan el Rosario, participan en las actividades de su parroquia, realizan algún apostolado a favor de los necesitados. Sólo en Dios hallan la fortaleza para amarse con un amor como el que describe san Pablo 1Cor 13, un amor verdadero y a prueba de todo.

Con información de Aleteia.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7595Domingo, 11 de marzo de 2018, 14:00 horas
Card. Aguiar Retes: “La mujer es especialmente sensible ante las condiciones vulnerabilidad”
Al celebrarse en Roma la Asamblea Plenaria de la Comisión Pontificia para América Latina (CAL), del 6 al 9 de marzo, el pasado jueves el Card. Carlos Aguiar Retes, Arzobispo Primado de México, participó con su ponencia “La Mujer en la solidaridad con los pobres y el cuidado de la casa común”, en la que habló de la naturaleza antropológica de la mujer y su rol en sociedad, como un signo de los tiempos, “de los que Dios se ha valido para revelar a la humanidad una especial ternura y un camino de dignidad para quienes lo acepten”.

Explicó que en los signos de los tiempos la pedagogía de Dios es la de manifestarse en la realidad más precaria del ser humano, así como en situaciones de abatimiento; en la primera cuestión, se reconoce que el ser humano es vulnerable, y en la segunda, que existen circunstancias que lo arrastran a situaciones adversas, lo cual es visible en el Hijo de Dios, quien, al hacerse hombre, asume esa realidad vulnerable de la condición humana, y posteriormente muchas circunstancias, como el egoísmo, lo llevan a condiciones de vulnerabilidad.

El Arzobispo de México señaló que la Encarnación –representada en la imagen de Jesucristo en el pesebre– nos permite contemplar a María unida a la humanidad de su Hijo, lo que deja en claro que el primer rostro que Jesús reconoció, en su condición de vulnerabilidad, fue un rostro de mujer. En este sentido, señaló que la relación de la mujer con las realidades más vulnerables ha sido y es justamente un signo de los tiempos, pues ésta se hace presente en la sociedad dotada de una especial sensibilidad hacia las condiciones de vulnerabilidad humana, y muestra su solidaridad en virtud de ese elemento constitutivo de su naturaleza y de su rol social. 

Explicó que a la mujer le es propia la capacidad de gestar la vida, de manera que “mujer” y “solidaridad con la vida” son elementos concomitantes; y aunada a esta capacidad natural de gestación, se encuentra la identidad de su rol social, que constituye un elemento fundamental de su formación y su progreso en distintos ámbitos, especialmente en el moral. Externó que la mujer es en esencia educadora, pues cuando acompaña este noble proceso, tiene la capacidad de hacer aflorar lo mejor de cada persona, convirtiéndose en baluarte de diversos campos del conocimiento, lo que permite ahondar en el discernimiento de su responsabilidad con el entorno: hoy por hoy, en su figura se sigue haciendo presente el más importante rol social: la educación.

Por otra parte, aseguró que una sana comprensión de la antropología nos permite entender que entre el hombre y la mujer existe una unidad, por su correlación y complemento, y concluir que sus diferencias no son un factor despectivo, sino que potencializan a ambos, los enriquecen y humanizan a la sociedad. Expresó que, bajo esta conciencia, la mujer se solidariza con una justa visión de su ser, que emana de un claro fundamento antropológico, con el cual se puede hacer frente a ideologías que muchas veces disfrazan de derechos criterios que pretenden diluir los roles sociales entre hombres y mujeres, desvaneciendo su identidad y constituyéndolos en meros productos. 

El Card. Aguiar Retes dijo que a la acción solidaria de la mujer, y a su identidad en el entorno social, se agrega una sublime y noble dimensión de la conciencia humana: la fe, que nos lleva al conocimiento de Dios y al reconocimiento del hombre. Explicó que, como en la experiencia de Jesús, la de todos los seres humanos también es ver primero el rostro de una mujer, que aparece confiable y tierno, como un signo de los tiempos, profético para las personas que padecen circunstancias adversas. Señaló que, al mismo tiempo, la especial sensibilidad y compromiso de la mujer con los más vulnerables, es un aporte a las instituciones públicas y privadas, políticas y laborales, pues les revela el rostro de los pobres, así como a los pobres les revela el rostro de Dios. 

Por otra parte, explicó que el Magisterio del Papa Francisco nos ha dado a todos, con fuerza profética, los elementos para que nadie quede excluido de la responsabilidad para con la “casa común”, y tanto el hombre como la mujer tienen esta encomienda de cara a Dios desde la fe, y de cara a la humanidad en su devenir histórico. “Un punto clave en el cuidado de la casa común, que se convierte posiblemente en uno de los más grandes retos para el bienestar de la humanidad y el futuro del planeta, es encontrar la sabiduría de aunar los avances científicos y tecnológicos a los discernimientos éticos, ya que si la política global camina separada de la moral, y se conforma con un mero pragmatismo reflejado en la economía y el mercado, terminará por llevar al colapso la ecología mundial, lo que afectaría a todo ser viviente sobre la tierra”

Finamente, señaló que la mujer guarda una especial relación con la tierra en tanto su capacidad de gestar vida, lo que la hace custodia natural de la misma; sin embargo, la solidaridad de ésta con los pobres y el cuidado de la casa común, requiere de voluntades que generen escuelas de reflexión sobre el tema, para avanzar por caminos de paz y de justicia, conscientes de la responsabilidad e impactos sociales, “de cara a Dios por la fe, y de cara a la humanidad en la historia”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7596Domingo, 11 de marzo de 2018, 14:00 horas
Domingo de la Alegría
Don Dudoso. Buenas, comadrita, ¿cómo está? Aprovecho que la veo para preguntarle algo, tengo una duda.

Doña Teófila: ¡Qué tal, gusto en saludarlo! A ver, dígame.

Don Dudoso: Pues resulta que este domingo fui a Misa y el padre estaba vestido de color de rosa y nos dijeron que era el Domingo de la Alegría, ¿qué no se supone que Cuaresma es un tiempo para pensar en eso que nos dijeron el Miércoles de Ceniza, que somos polvo y al polvo volveremos?, ¿un tiempo para arrepentirnos, confesarnos, hacer pequeños sacrificios, y que el padre debe vestir de color morado?

Doña Teófila: Es que en el Cuarto Domingo de Cuaresma, llamado también Domingo Laetare, que significa ‘alegraos’, se permite que quien preside la Misa use vestiduras rosas en lugar de moradas.

Don Dudoso: Y ¿de qué nos piden que nos alegremos?

Doña Teófila: De que ya vamos a más de la mitad de la Cuaresma, ya está más cerca la Pascua.

Don Dudoso: Ah, tiene lógica, la gente se alegra de que ya no va a hacer penitencia, que puede volver a comer carne o chocolates o lo que sea que dejó durante la Cuaresma, dejar de hacer penitencia y disfrutar las vacaciones de Semana Santa.

Doña Teófila. ¡No! Esa no es la verdadera razón de la alegría. Nos alegra que se acerca el momento de celebrar lo que le da sentido a nuestra fe, que ¡Jesús nos ama tanto que murió por nosotros para rescatarnos del pecado y de la muerte!

Don Dudoso: Ah, tiene razón, eso sí que es lo principal.

Doña Teófila: Y por cierto, como vamos a medio camino de la Cuaresma, también es un buen momento para examinar cómo la estamos viviendo, en especial con relación a la oración, la limosna y la abstinencia. Por ejemplo, si no oramos nunca o casi nunca, debemos esforzarnos por hacerlo diario; si nuestra oración es muy breve, dedicarle más tiempo; si sólo hablamos, aprender a oír a Dios; no sólo pedirle sino agradecerle, alabarlo, y no por cumplir sino de corazón.

Don Dudoso: Y ¿qué tenemos que revisar con relación a la limosna?

Doña Teófila. Dijo el Papa Francisco: ‘desconfío de la limosna que no cuesta y no duele’. Debemos examinar que no estemos conformándonos con lo que nos sobra, sino darnos: dar nuestro tiempo, nuestra atención, nuestro cariño, nuestra ayuda. Acuérdese que Jesús afirmó que “hay más felicidad en dar que en recibir” (Hch 20, 35), y san Pablo dijo que “Dios ama al que da con alegría” (2Cor 9,7).

Don Dudoso: Y sobre la abstinencia?, ¿qué es lo que hay tomar en cuenta?

Doña Teofila: Que nuestras privaciones no estén siendo ‘light’ ni tampoco exageradas; y asegurarnos de que no sólo nos ayuden a crecer espiritualmente, sino también sean de provecho para los demás, por ejemplo, lo que estamos ahorrando por no comer cierto alimento o golosina, regalarlo a una persona necesitada.

Don Dudoso: Pues ahora sí que me dejó tarea, pero creo que vale la pena para llegar bien a la Semana Santa. A su comadre y a mí nos gusta quedarnos a participar en todos los oficios y ya a la otra semana, en Pascua, sí salimos unos días de vacaciones, que al fin que en esos días todavía no hay clases, y nos llevamos a los nietos.

Doña Teófila: ¡Qué bien! Ojalá mucha gente haga como ustedes, se espere a tomar vacaciones en Pascua, y asista a los oficios en Semana Santa, que es un tiempo privilegiado  para ‘cargar pilas’ espirituales y recibir el amor y la gracia de Dios ¡a raudales!
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7597Domingo, 11 de marzo de 2018, 14:00 horas
‘Aguántame que estoy rezando’, una obra teatral que busca transformar tu oración
¿Puede una obra de teatro cambiar tu forma de hacer oración? Al menos así lo afirma Rubén Córdova Torres, escritor y actor de la puesta en escena “Aguántame que estoy rezando”, que se estará presentando en el Telón de Asfalto de la Ciudad de México.

Inspirada en el Padre Nuestro, la oración cristiana por excelencia, la obra cuenta la historia de Max, un joven de 21 años que se esfuerza por cumplir con sus obligaciones como ciudadano y como católico, pero se encuentra en un momento de su vida en el que se siente abrumado.

Una noche –explica el escritor– llega a su recámara muy cansando y con demasiadas preocupaciones, comienza a rezar el Padre Nuestro intentando conciliar el sueño, y pasa algo inesperado: ¡Dios le contesta! Aunque no entiende lo que está ocurriendo, Max tiene una profunda conversación con su Creador, al grado que le hace cambiar su forma de orar.

El escenario en el que tiene lugar esta historia es la habitación del personaje. Explica Rubén Córdova: “lo quisimos hacer de esta manera para mostrar que uno puede hablar con Dios en cualquier lugar; además, la recámara es el espacio más íntimo de cualquier persona. La plática con Dios concluye cuando, después de sanar sus heridas, la conciencia de Max está tranquila y logra dormir”.

En la puesta en escena participan solamente Rubén Córdoba y otro actor que hace la voz de Dios; sin embargo, detrás de ambos se encuentra todo un equipo de producción bien organizado por la compañía teatral Conectarte.

Asegura el escritor que el mensaje principal de la obra es: “perdona y haz el bien”, al tiempo que hace reflexionar al público sobre la importancia de la oración, “ese encuentro con Dios que nos permite tener una reflexión profunda sobre nuestra persona. Además, también nos recuerda que podemos hablar con Él en cualquier parte y frente a cualquier circunstancia”, agregó.

 “Aguántame que estoy rezando” fue estrenada el 5 de noviembre de 2016 en la ciudad de Puebla; posteriormente, el 5 y 6 de mayo en el Instituto Cumbres Lomas, de la Ciudad de México, mientras que en el Telón de Asfalto se presentará el 6, 13 y 20 de marzo próximos.

Rubén Córdova explicó que el reestreno de la obra coincide con el año en el que el papa Francisco ha convocado al Sínodo de los Obispos sobre el tema: Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional.

Para el joven estudiante de la licenciatura en Teatro y Actuación por la Universidad Anáhuac de México, es importante notar “que los jóvenes no sólo nos podemos juntar para salir y divertirnos al ‘antro’, sino también para dar un mensaje que aporte a la sociedad; esto es difícil, pero también podemos hablar de otras maneras de Dios y de la religión”.

La venta de boletos para “Aguántame que estoy rezando”, se realiza a través del sistema Ticket Master.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7598Domingo, 11 de marzo de 2018, 14:00 horas
La orden de San Elías invita a misionar en el Himalaya, Polo Norte y Etiopía
Omnes Gentes Project (OGP) es una importante iniciativa que la orden católica de San Elías lleva a cabo con el objetivo de anunciar el Evangelio en lugares donde aún no se conoce a Jesús; en la actualidad, está enfocado en un proyecto llamado “Tribu”, el cual se conforma por tres misiones: Misión Himalaya, Polo Norte y la Depresión de Danakil. Así lo dijo a Desde la fe su fundador y creador, el P. Federico Highton.  

Explicó que OGP inició su misión el pasado 6 de enero –Fiesta de la Epifanía– con la colaboración de personas de Argentina, Bolivia, España, Hong Kong y Taiwán; “el proyecto consiste en que, a través de esta misión católica, un misionero sea la luz y el Evangelio en aquellos lugares no contactados, que vaya a una de las tribus a predicar la Palabra de Dios para que las personas se conviertan al catolicismo”.

El P. Highton agregó que para llevar a cabo este trabajo se tiene una lista de todas aquellas comunidades donde no se conoce el Evangelio: “es una relación que tiene una mutación permanente debido a las constantes actualizaciones y modificaciones derivadas de la información que arrojan las investigaciones de campo y la consulta a las fuentes de información”. Por lo pronto, los proyectos que ya están en marcha son: Misión del Himalaya, Polo Norte y Depresión de Danakil”.

La Misión Himalaya se realiza en la cordillera que separa las llanuras hindúes de la meseta tibetana conformada por algunas de las montañas más altas del mundo, entre las que destaca el Monte Everest –la más alta del planeta– que abarca varios países: Bhután, Nepal, China e India; se trata de una zona que tiene varios puntos de importancia religiosa para el  Hinduismo, Budismo, Hindu Shaivite y el Islam, entre otros.

Otra más –continúa– es la conocida como la Misión extrema del Polo Norte, ubicada en medio del Océano Ártico, cuyas aguas tienen una profundidad 13,980 pies, una zona en constante cambio que casi siempre está cubierta de hielo marino. “Se dice que la tierra más cercana es la isla Kaffeklubben, cerca de la costa norte de Groenlandia, a unos 700 km de distancia. El lugar más cercano que se encuentra habitado está en la región de QiKiqtaaluk, Nunavut, Canadá, a 817 km del polo”.

Y la última –señaló– es la Misión de Depresión de Danakil con una historia geológica compleja por su ubicación en la unión de tres placas tectónicas originada por la separación de África y Asia, en el norte de Etiopía, cerca de la frontera con Eritrea, lo que es causa de actividad volcánica. “El lugar más caliente de la Tierra en términos de temperaturas promedio durante todo el año. Es uno de los lugares más bajos del planeta, sin lluvia la mayor parte del año, lo que origina que el río Awash se seque y forme una cadena de lagos salados como el Lago Afrera, sin llegar nunca al Océano Índico”.

Para finalizar, el P. Federico Highton dijo que le gustaría que esta tarea no fuera solo de él, sino que su trabajo inspirara a otras iglesias a hacer este tipo de proyectos con sus mismos grupos y congregaciones, a fin de que cumplan con la misión de dar a conocer el Evangelio. “Si bien apreciamos sinceramente el tiempo, el esfuerzo y el interés de cada persona, no podemos responder a todas las solicitudes. Para quienes cumplen con todos los requisitos, el proceso para ser voluntario de OGP tarda de uno a seis meses, siempre en una política de ofrecer oportunidad sin hacer distinción de edad, raza, color, origen, nacionalidad, sexo o discapacidad”. 

Todos los que se quieran sumar pueden contactar al sacerdote a la siguiente dirección electrónica: federicojuanhighton@gmail.com, o por mensaje de watsaap 0091-7478-1794-54.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7599Domingo, 11 de marzo de 2018, 14:00 horas
Estudiante de enfermería representará a María en la 175 representación de Iztapalapa
Este año el Comité Organizador de Semana Santa en Iztapalapa A.C. (COSSIAC) eligió a Zaira Virginia Vargas Zamora, de 19 años de edad, para personificar a la Virgen María en la edición 175 de la Representación de la Pasión y Muerte de Jesús en Iztapalapa, que se llevará a cabo del 25 al 31 de marzo en el Cerro de la Estrella de dicha demarcación. Vargas Zamora, quien fue elegida entre 12 aspirantes a representar a la Madre de Jesús, estudia el primer año de la Licenciatura en Enfermería en la UNAM, y es originaria del barrio de Santa Bárbara.

En entrevista para Desde la fe, externó que fueron varios los motivos que la impulsaron a participar en el concurso de selección realizado por el COSSIAC como aspirante a representar a uno de los personajes de mayor relevancia en este acto de piedad popular, declarado en 2012 Patrimonio Cultural Intangible de la Ciudad de México. 

Uno de las razones que tuvo –explicó– fue que en la edición 150 de la Representación, que tuvo lugar en 1992, su mamá participó con el mismo personaje, y al siguiente año representando a una samaritana; “por eso, desde niña ha sido mi anhelo; me siento bendecida y agradecida con Dios, también con el COSSIAC por haberme dado la oportunidad; la Representación coincide además con los 25 años de la participación de mi mamá”.    

Zaira Virginia Vargas explicó que la preparación física consiste en nadar diariamente –un deporte que practica desde que tenía nueve meses– así que su entrenador es quien la prepara físicamente para que esté en perfectas condiciones y pueda desarrollar bien su personificación. Refirió que también corre entre semana cuando sus horarios escolares se lo permiten; en cuanto a la parte espiritual, la tiene muy bien reforzada, pues es catequista en la Parroquia de Santa Bárbara desde hace tres años, y misionera con los Hermanos Servidores de la Palabra, algo que extrapola en su vida y ahora también en su personaje. 

Agregó que todos los domingos las personas que participarán en la Representación acuden a Misa a las 8:00 horas, y posteriormente toman sesiones de misticismo, en las que se incluyen clases de la historia del pueblo de Iztapalapa; también tendrán un retiro el próximo 23 de marzo. 

La joven estudiante de Enfermería explicó que, para efectos de la elección de quien representaría a la Virgen María, el COSSIAC consideró aspectos como la estatura y la edad; la aspirante debía medir 1.60 metros como mínimo y contar con más de 18 años; además, no debía tener tatuajes ni perforaciones; ser soltera; gozar de buena salud y solvencia económica; tener rasgos físicos de acuerdo con el perfil de la Virgen María; contar con disponibilidad de horario para acudir a los ensayos; tener facilidad de palabra y habilidades histriónicas, así como poseer conocimientos sobre la tradición de Semana Santa en Iztapalapa. 

Para finalizar, Sara Virginia –quien resultó electa de entre de 12 aspirantes, con 22 de los 40 votos posibles–, señaló que con su participación en la edición 175 de la Representación de Iztapalapa, buscará transmitir el amor incondicional de María, “un punto muy importante en la obediencia y en el amor, ya que a pesar de que juzgan a su Hijo, ella sigue y seguirá estando presente para sus juzgadores y para todos nosotros”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7601Domingo, 11 de marzo de 2018, 14:00 horas
Cristo de Iztapalapa 2018: “No es actuación, sino devoción”
Del 25 al 31 de marzo se llevará a cabo en Iztapalapa la 175 edición de la Representación de la Pasión y Muerte de Jesucristo, y será Iván Pedro Estrella Mosco, de 24 años de edad, quien represente a Nuestro Señor. Originario del Barrio de San Pedro, fue elegido de entre diez candidatos que cumplían con los requisitos solicitados por el Comité Organizador (COSSIAC), como ser originario de alguno de los ocho barrios de la delegación, ser soltero y sin compromisos, no tener hijos, tatuajes o perforaciones; medir 1.75 metros de estatura; demostrar ser buen ciudadano; estar bautizado y haber cumplido con los sacramentos de la Primera Comunión y Confirmación, así como tener la solvencia económica para sufragar todos los gastos que se generen de su participación.

Iván Pedro Estrella platicó a Desde la fe que en casa viven su mamá y sus dos hermanas; él y su padre son los únicos varones de la familia. Su participación –dijo– obedece a la fe y a la tradición familiar, motivaciones que lo llevaron a realizar pruebas durante seis años, hasta conseguirlo en esta ocasión. 

Expresó que el deseo de participar es algo que trae desde la cuna; y este año, en que le ha tocado representar a Cristo, le resulta todavía más significativo debido a que su mamá cumplirá 25 años de haber participado como una de las vírgenes. “Mis tíos y abuelos también han participado. Es una tradición que tenemos muy arraigada, no es algo que se nos imponga o se nos inculque, ya se nace con la tradición cuando eres de Iztapalapa”.

El joven ofreció detalles sobre su experiencia en torno al proceso de selección: “Cada año, el COSSIAC lanza la convocatoria, y posteriormente hace un casting para elegir al que mejores actitudes físicas tenga para representar a Jesús; en la prueba corporal y de perfiles, es un requisito indispensable que el aspirante se apegue a las características físicas de Nuestro Señor; también se le hacen pruebas de dicción para saber si tiene voz fuerte, a fin de que pueda escucharse y entenderse el diálogo, así como pruebas físicas y médicas que indiquen su óptimo estado de salud. Ahora se nos pidió un nuevo requisito: un comprobante sobre nuestro estado civil, para verificar que somos solteros, debido a problemas que se han suscitado en este sentido. Los miembros del jurado dan su voto a quienes creen que lo hicieron mejor, y poco a poco van llegando al ganador. Quienes no resultan electos, son colocados en papeles secundarios”.  

“Esto no es una actuación –aclara–; ninguno de nosotros somos actores, tampoco somos unos profesionales. Se trata de un acto de fe y devoción. Es algo personal, cada quien tiene un motivo por el cual está aquí, una razón que se convierte en su impulso, en el motor que nos mantiene en este acto de profunda fe y tradición”. 

Comentó que desde los nueve años de edad ha participado personificando soldados romanos y nazarenos; en 2013, obtuvo un rol más importante dentro del cuadro principal, al representar al apóstol Tadeo, y al cumplir la mayoría de edad decidió inscribirse por vez primera como aspirante al papel principal. “Este año, quedamos como finalistas mi primo y yo; cuando el COSSIAC me eligió, sentí una gran emoción, algo muy bonito, me dieron ganas de llorar; realmente no lo creía, sentía que estaba soñando. Hoy sé que las cosas pasan por algo, Dios sabe por qué las hace así. Todo llega en su momento, fueron seis años de perseguir este sueño, ser parte de un acto de fe al que espero acudan cuando menos el mismo número de espectadores que el año pasado”.

Iván Pedro Estrella explicó que a las semana de haber sido seleccionado comenzó con los ensayos, así como con su preparación física, que consiste en un fuerte entrenamiento; a la par, lleva una preparación mental y emocional, a fin de poder lograr una buena representación de Jesús, “pues no sólo se trata de aprenderse un guión, sino de tener la condición para cargar una cruz de que pesa casi 95 kilos, razón por la que he comenzado a correr dos kilómetros y medio diariamente, desde el Jardín Hidalgo hasta la parte alta del Cerro de la Estrella; mi preparación física está supervisada por un entrenador, mi alimentación por un nutriólogo y mi salud por personal médico”. 

El joven iztapalapense comenta que de igual forma reforzará su lado espiritual con sesiones de misticismo, una corriente de la religión que propone la unión del alma con Dios por diversos medios: ascetismo, devoción, amor, contemplación, etcétera. “No sólo es lograr que se vea bonita la representación de la vida y muerte del hombre más conocido del mundo, Jesús de Nazareth, sino hacer llegar su mensaje de amor incondicional y de valores”.

Hizo hincapié en que la representación de La Pasión en Iztapalapa no es una obra de teatro, sino un exvoto viviente en agradecimiento al Señor de la Cuevita, iniciado en 1843 por el milagro de haber librado a los habitantes de la región del cólera morbus, enfermedad que en septiembre de 1833 provocó la muerte de una gran cantidad de personas. “En aquel año, los habitantes hicieron una procesión al Santuario del Señor de la Cuevita, tras lo cual las muertes disminuyeron. Aunque la enfermedad se detuvo poco después, no fue sino hasta 1843 cuando iniciaron las representaciones en Semana Santa. Para 1944, la obra salió de las iglesias locales para llevarse a cabo en calles y explanadas de la demarcación; desde entonces, ni la Guerra Cristera detuvo la celebración, y su fama se extendió por toda la República Mexicana y el mundo”.

Por ahora, Iván Pedro Estrella Mosco –quien tiene fe en que todo saldrá bien, pese a los nervios que de pronto lo asaltan– alterna su preparación para la 175 edición de la Representación de la Pasión en Iztapalapa con su trabajo como promotor de una institución bancaria, misma que le ha brindado todo el apoyo durante estos meses. Posteriormente, buscará entrar a la universidad para estudiar la carrera de Administración de Empresas.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7600Domingo, 11 de marzo de 2018, 14:00 horas
¿Hijos o perrijos?
Y tuvieron muchos hijos…

Se casaron bien y muy enamorados. Ella con la ilusión de tener un hogar con muchos hijos; él con la ilusión de tener una casa suya, muy suya. Con el salario de los dos consiguieron un departamento en un lugar bonito, lo amueblaron con excelente gusto y lo gozaron. Pero faltaba algo. A ella le faltaban los hijos, a él ese auto nuevo que tanto deseaba. Sensatamente habían quedado de acuerdo en tener hijos con el consentimiento de los dos. Ella consentía, pero él alegaba que primero deberían tener un mayor bienestar económico. Lógicamente el tema del posible hijo provocaba discusiones y alejamientos. Ella necesitaba un hijo; él quería su carro nuevo. Un día, él llegó a su casa con un regalo para su esposa, un adorable perrito para que canalizara sus instintos maternales. Ella cuenta que esa fue la gota que derramó el vaso, y que decidió tener a su hijo aún sin el consentimiento del esposo ¡y se dejó embarazar! Fueron gemelos. Ni qué decir que él se convirtió en un papá orgulloso de sus hijos y que ese matrimonio se salvó del egoísmo.

Los perrijos

El libro del Génesis (2, 19-20) nos dice que Dios creó a los animales para darle a Adán una ayuda adecuada, y no lo fueron. Adán necesitaba una familia, y ésta llegó con Eva que se convirtió en carne de su carne.

Pero el ser humano y los animales han aprendido a convivir, a tal grado que son mutuamente necesarios. 

Para los citadinos la relación con los animales se ve limitada a las mascotas. Un perro, o un gato, o algún otro animalito tienen como misión complementar a una familia, pero nunca sustituir a la familia. Un perro no es un hijo.
La soledad es un mal que aqueja cada vez a más personas. Y no se da únicamente en las personas que viven solas, se puede vivir entre mucha gente y sentirse solos. La ausencia de la convivencia humana puede llevar a buscar la convivencia con una mascota.

Y entonces la mascota se vuelve familia, recibe el amor que se le debería dar a los hijos o a los hermanos, el cuidado y los mimos que se le darían a un hijo.

En los recientes temblores me impresionó ver a la gente salir de sus casas convocada por la alarma sísmica y llevando en sus brazos a sus asustadas mascotas. Indudablemente son miembros de la familia ¡y se lo han ganado!
Hoy en día, dicen, se gasta en alimentos de mascotas más que lo que se gasta en alimentos para niños.

Mascotas vs niños

Mientras que el acoger a mascotas va en auge en los lugares públicos, también va en auge el poner límites a las familias con niños. No se admiten niños.

Sería comprensible, en cierto modo, que estos límites a los niños fueran solamente para proteger la paz y la tranquilidad de los mayores, pero tal parece que el rechazo a los niños no se limita a no aceptarlos en los lugares de convivencia humana, sino a no aceptarlos en las familias.

Hay parejas que se unen con la condición de no tener hijos que limiten su libertad y su bienestar económico. Su decisión se respeta.

El tener hijos, y, sobre todo, el tener muchos hijos parece cosa del pasado, ya no son necesarios, eso está bien en los viejos cuentos infantiles.

Y, mientras tanto, las mascotas siguen ocupando el lugar de los hijos y de los nietos.

Gracias a Dios por las mascotas

Es bueno tener mascotas. Un niño necesita tener un perro o un gato para aprender a ser responsable de alguien, para sentir la fidelidad, lo que es el cariño desinteresado del que es el mejor amigo del hombre. Como que la educación de un niño no está completa si no ha tenido una mascota.

Los ancianos necesitan compañía en su soledad y ésta suelen darla los animalitos, pero no suplen la compañía de los hijos y de los nietos.

Las personas que han decidido vivir solas suelen rodearse de animalitos, pero a ellos mismos les parece triste gastar su amor en animales y no en los seres humanos.

Gracias a Dios por las mascotas, pero no exageremos nuestro amor por ellas, no son hijos, no son personas; complementan, pero no sustituyen el amor humano. 

Rodearnos de mascotas porque no somos capaces de rodearnos de humanos es tan solo una forma de disfrazar nuestros traumas y nuestros egoísmos. ¡Cuántos seres humanos están hambrientos de ese amor que prodigamos a nuestros animalitos!

Salgamos de nuestra soledad no rodeándonos de perros o gatos, sino abriendo la puerta de nuestro corazón a tantos y tantos hermanos nuestros que vagan por el mundo como perritos sin dueño. 
Adopta un perro, sí, pero también adopta a un humano.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7586Domingo, 04 de marzo de 2018, 14:00 horas
Hacia una revalorización del Ministerio de los Exorcismos
“Actualmente, sobre el Ministerio de los Exorcismos pesa una apreciación inexacta por parte de amplios sectores de la Iglesia y de la población en general, debido a la ignorancia o la indiferencia respecto al tema; además, no hay una idea clara por parte de los pastores. De manera que este ministerio es susceptible a interpretaciones inadecuadas, que muchas veces rayan en la fantasía o en lo mítico, lo que le ha restado seriedad y le ha atraído toda clase de descalificaciones”, expresó el P. José Alberto Medel, miembro del Colegio de Exorcistas de la Arquidiócesis de México, quien habló para Desde la fe sobre la importancia de reivindicar este ministerio e integrarlo a la pastoral ordinaria de la Iglesia.

El P. Medel Ortega refirió que incluso el manejo del tema en medios de comunicación suele ser de tintes amarillistas. “Como muestra basta un botón: recientemente apareció en Desde la fe una nota de advertencia sobre un libro en materia de exorcismos, de cuyo análisis se desprendieron errores doctrinales; enseguida, un diario de circulación nacional publicó una nota con un encabezado que decía: ‘El libro que la Iglesia no quiere que leas’. Es decir, ese título refleja la mentalidad con que nos ven; se dan a entender cosas que no son, pareciera que la Iglesia está escondiendo algo, cuando en realidad es la Iglesia la que quiere que se conozca el tema, que se dé información correcta, y se pueda llevar a cabo este ministerio en orden a la salvación de las almas”. 

Sin embargo, aseguró que pese a esa apreciación inexacta respecto al Ministerio de los Exorcismos –que se tiene a nivel mundial–, se ha ido avanzando poco a poco en la materia, y hoy se cuenta con una mejor organización, además de que el servicio de los padres exorcistas se ha venido posicionando. “Es decir, se está caminando hacia una revalorización del ministerio, hacia una organización que toca un punto muy importante: el trabajo en equipo. Desde hace años el ministerio cuenta con el soporte de la Asociación Internacional de Exorcistas; y aunque a nivel local no existen formalmente muchas organizaciones de este tipo, ya se están tratando de conformar, sobre todo para compartir experiencias, intercambiar puntos de vista serios y afrontar desafíos”. 

Externó que entre los avances en la materia que se han logrado a nivel Arquidiócesis, está el que los exorcistas son asesorados por un obispo auxiliar, Carlos Briseño Arch, y por supuesto la publicación del Directorio para la Pastoral de Exorcismos y Oraciones de Liberación y Sanación, que fue promulgado por el Card. Norberto Rivera, cuando aún era Arzobispo Primado, con el objetivo de que la pastoral ordinaria abrace el tema, y coadyuve en la misión sin deformar la fe con supersticiones o malas interpretaciones. 

Sobre este tema, el coordinador del Colegio de Exorcistas de la Arquidiócesis de México, el P. Guillermo Barba, explicó que el “Directorio busca que se prevenga realmente a los fieles sobre las acechanzas ordinarias y extraordinarias del ‘enemigo’, además de que se dé un uso correcto a los objetos de devoción y a los actos de la piedad cristiana”. 

Dijo que es importante que los párrocos sepan cómo atender los casos que se presentan, ya que cuando llegan personas que dicen tener una posesión, sin más las mandan con alguno de los padres exorcistas, quienes están saturados de trabajo. “Es necesario que sepan qué hacer ante estos casos; cuáles pueden atender y cuáles sí deben turnar. Resulta imprescindible tener en cuenta que la Doctrina de la Iglesia afirma que la existencia y acción del demonio pertenece a los datos de la Revelación, cuyos influjos no podemos ignorar; la Iglesia tiene el deber de enseñarlo como siempre lo ha creído, en su justa dimensión; tomar acciones pastorales de prevención, y motivar al respecto una reflexión teológica, científica y multidisciplinar”.

El exorcista señaló que para muchas personas podría tratarse de un tema medieval, cuando la realidad es que el tema del demonio y de los exorcismos es una cuestión de todos los tiempos, que se ha agudizado en nuestros días, por lo cual existe la necesidad de que los fieles reciban atención, “que la Iglesia, como madre, les tienda la mano, pues cuando una persona siente una vejación o influjo del demonio, y un sacerdote por su incredulidad personal no la atiende, ésta, en su necesidad, busca que se resuelva, y tal vez acuda a asociaciones pseudo-religiosas, espiritistas, e incluso de brujería o satánicas, donde se les ofrece sanar su malestar.”

El P. Medel hizo hincapié en que la Arquidiócesis de México, por su estructura interna, goza actualmente de nueve sacerdotes exorcistas, quienes, con el fin de llevar a cabo un trabajo diocesano en la materia, determinaron trabajar en conjunto, lo cual no sólo ha dado como resultado la unificación de criterios o la retroalimentación a partir de experiencias, sino que también ha dado luces a nivel doctrinal y pastoral. “Hace tiempo se le pidió al entonces Arzobispo de México, Card. Norberto Rivera, que el equipo pudiera subir a rango de colegio, y fue así como surgió el Colegio de Exorcistas de la Arquidiócesis México, que se ha convertido en un espacio de crecimiento espiritual, de fortaleza en la fe y de protección común para quienes ejercen este ministerio. Y ya se ha prestado apoyo a otras diócesis. Un caso muy concreto es el del sacerdote exorcista de Ecatepec, quien participa con regularidad en las reuniones de los exorcistas de esta arquidiócesis”.

Señaló que para ser exorcista, se pide, como lo señala el Derecho Canónico, que la persona goce de la gracia del sacerdocio, que sea un presbítero prudente, discreto y con una profunda vida de oración. “Además, no hay que olvidar que el exorcista nato es el obispo de cada diócesis, y es la única autoridad que puede nombrar a un sacerdote para esta misión; de manera que ningún sacerdote, sin la autorización del obispo, puede realizar exorcismos”. 

Finalmente, el P. Barba adelantó que para el próximo encuentro de la Asociación Internacional de Exorcistas, que se realizará en septiembre, se ha invitado al Colegio Mexicano de Exorcistas y es muy probable que se presente el trabajo que se ha hecho en la Arquidiócesis a partir de las orientaciones del Directorio, “que no es un documento exclusivo para algún sector de la Iglesia, sino que está abierto a todo el público, y pugna por que la pastoral ponga interés en la vida de gracia de todos los bautizados, para que lleven una vida interior cerca de Dios, y el diablo no tenga cabida, que no encuentre espacios en la persona para echar a perder el plan de salvación.”
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7589Domingo, 04 de marzo de 2018, 14:00 horas
Autoridad vaticana: “A México, la religión y el arte le brindan la oportunidad de no quedarse vacío”
¿Por qué es importante conservar el arte sacro que tienen no sólo las parroquias, sino todos los inmuebles históricos que administra la Iglesia Católica en México? En entrevista para Desde la fe, Mons. Dario Viganò, Prefecto de la Secretaría de Comunicación del Vaticano, vierte sus puntos de vista al respecto, luego del deterioro que sufrieron incontables obras durante los sismos registrados en septiembre del año pasado.  

Por principio de cuentas, Mons. Viganò consideró que, así como es urgente reconstruir los hogares de quienes lo perdieron todo, y procurar a toda costa que puedan rehacer su vida con normalidad, también es fundamental rescatar el arte cristiano: iglesias, esculturas, pinturas y demás objetos artísticos, ya que son testimonios visibles de la historia de una comunidad. 

“Al reconstruir cada pieza de arte cristiano –abundó– se reconstruye la historia de un pueblo; cada obra ha formado parte de las celebraciones religiosas de la gente; gracias a ellas, podemos transmitir experiencias de fe. ¿Porque debemos reconstruir un bautisterio? Porque a partir de esto, podemos transmitir a nuestros descendientes situaciones personales, como nuestro Bautismo en ese lugar, gracias a lo cual participamos de la vida de Cristo. Como católicos, nuestra responsabilidad es transmitir la historia de generación en generación; de no ser así, el arte sacro quedaría reducido a un bello objeto”. 

Mons. Dario Viganò dijo que quienes gustan del arte sacro, coinciden en que los acervos artísticos de las iglesias gustan tanto a creyentes como a no creyentes, pues ese es el primer fin de todo arte. “Nunca preguntamos si las personas interesadas en conocer el patrimonio de nuestra ciudad son católicas o no; simplemente les recomendamos que visiten las iglesias, en las que prácticamente todo el conjunto de obras expuestas tiene una temática religiosa, que sin duda representa un atractivo cultural, tanto para quienes conviven diariamente en el lugar, como para los visitantes.  

Para finalizar Mons. Viganò dijo que, aunque hay serias afectaciones de las obras artísticas a causa del terremoto, también hay noticias alentadoras, en el sentido de que es posible que se rescate buena parte de los inmuebles. “Sin embargo, para eso es necesario todo el apoyo del Estado y de particulares. Como sociedad, tenemos que participar también, estar dispuestos a colaborar, a prestar trabajo voluntario, para que se preserven estos lugares y todas sus obras. A México, el arte y la religión le brindan futuro, una posibilidad de sobrevivir, de no quedarse vacío; resumen la cultura mestiza, que es parte de la identidad no sólo de este pueblo, sino de toda América”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7590Domingo, 04 de marzo de 2018, 14:00 horas
“La participación de las religiosas en la Iglesia es necesaria e indispensable”
Con motivo del Día Internacional de la Mujer, este próximo 8 de marzo, el semanario Desde la fe platicó con el Vicario Episcopal para la Vida Consagrada de la Arquidiócesis de México, Fray David Alfonso Díaz Corrales, con la finalidad de profundizar sobre la vida consagrada femenina en la capital del país. 

 En este sentido, explicó que en la Ciudad de México existen todas las formas de vida consagrada, excepto el de las eremitas; de esta manera, la vida religiosa femenina está conformada por 180 institutos, dos institutos seculares que tienen la particularidad de estar consagrados, nueve sociedades de Vida Apostólica y 38 monasterios de Vida Contemplativa femenina, lo que hace que un total de casi 4 mil 500 mujeres participen de la vida consagrada en institutos de Derecho Pontificio, y alrededor 600 lo hagan a través de los institutos de Derecho Diocesano o asociaciones que están en proceso de convertirse en institutos de vida religiosa; además de 70 miembros femeninos de institutos seculares, “todas ellas, mujeres entregadas y apasionadas a la causa del reino de Dios y al Evangelio”.
Refirió que las religiosas pertenecientes a la vida contemplativa y a la vida apostólica están involucradas en diferentes pastorales, entre las que se encuentra la educativa, ya que muchos institutos de vida religiosa tienen colegios, o de la salud; otras se enfocan más a la atención de los pobres o de las mujeres en situación de prostitución o de violencia; incluso, hay quienes trabajan en el campo de la pastoral penitenciaria, y otras más en el vocacional. 

Fray David Díaz detalló que, dada la situación propia de la Ciudad de México, por ser la capital del país, muchas superioras han decidido establecer aquí las casas generales o provinciales, es decir, las casas de gobierno de sus diferentes institutos religiosos.

Añadió que, debido al establecimiento de instituciones educativas como la Universidad Pontificia de México, el Instituto de Formación Teológica Intercongregacional de la Vida Consagrada, la Universidad Lumen Gentium y otras universidades privadas, algunas de inspiración religiosa, la Ciudad de México también se ha convertido en un lugar atractivo para la formación permanente de las religiosas.

El Vicario para la Vida Consagrada, quien pertenece a la Orden de los Predicadores, destacó que las mujeres juegan un papel indispensable e importante en la Iglesia: “por la historia se sabe que la mujer consagrada ha jugado un rol decisivo en las tareas de la evangelización y de la pastoral, por eso, hay que animarlas en su consagración a Cristo, para que su entrega a la causa del reino de Dios siga siendo con mucha generosidad, pasión y compromiso”.

“De acuerdo con una encuesta realizada recientemente por el Imdosoc, las religiosas fueron las más apreciadas dentro de la vida de la Iglesia, pues los fieles las consideran muy cercanas a ellos, ya que, aseguran, comparten sus esperanzas, gozos, alegrías, retos y tristezas; por eso su papel es fundamental, necesario e indispensable, y eso hay que valorarlo, agradecerlo, apoyarlo y promoverlo”. 

Para finalizar, Fray David Alfonso Díaz Corrales señaló que en la Arquidiócesis de México hay gran cantidad de carismas que enriquecen a la Iglesia, por eso, el gran reto es hacer que esos carismas trabajen en comunión, pues “cuando entran en comunión adquieren toda su grandeza y enriquecen nuestro caminar”.

Recuadro

“Rindo un homenaje de gratitud a tantas mujeres que no solamente han dicho sí al llamamiento que han recibido de Dios, sino que han asumido ese llamamiento con enorme pasión, por eso la Iglesia debe reconocer desde su corazón, la labor, el trabajo y la consagración de estas mujeres; acompañarlas con nuestras palabras de apoyo y  nuestra oración para que realmente vivan esa consagración desde una profunda feminidad evangélica”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7591Domingo, 04 de marzo de 2018, 14:00 horas
Esta es la canción que un sacerdote le escribió al Card. Carlos Aguiar
Con motivo de la reciente visita del Arzobispo Primado de México, cardenal Carlos Aguiar Retes, a la III Vicaría Episcopal, el P. Miguel Ángel Hernández Cruz, de la iglesia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro en la delegación Venustiano Carranza,  le compuso una canción inspirada en Jesús, Buen Pastor, la cual fue interpretada ese mismo día por su autor, al término de la celebración eucarística.  

El P. Miguel Ángel platicó a Desde la fe que, al enterarse de la designación del Card. Carlos Aguiar Retes como nuevo Arzobispo Primado de México, quiso expresarle toda su admiración y respeto a través de una melodía, la cual escribió en tres meses, y está inspirada en la figura de Jesús, Buen Pastor. “La letra de la canción es muy sencilla, pero está cargada de mucho aprecio y cariño porque es lo que quise expresarle a la figura de nuestro pastor. Para mí, es muy importante ser pastor, porque como sacerdote, así me siento, pastor de las ovejas que el Señor me ha encomendado en esta comunidad”.

Los arreglos musicales –explicó– son de su propia autoría; aunque él toca la guitarra, el contrabajo y un poco de piano, buscó el apoyo de otras personas especializadas en este ámbito para lograr un trabajo de excelente calidad.
El P. Miguel Ángel externó: “al momento de interpretar la canción para el Cardenal vi cómo su rostro expresaba una gran admiración que parecía decir: ‘nunca nadie me había hecho un regalo como éste’. Yo le entregué la canción en una memoria y la letra enmarcada en un cuadro; él me agradeció diciéndome: ‘Padre Miguel Ángel, Dios bendiga tu voz’”.

Para finalizar el P. Miguel Ángel Hernández expresó que el gusto por la música y la composición lo tiene desde que era pequeño, por lo cual ha compuesto varias canciones, algunas que incluso han participado en concursos, mismas que compartirá con toda la Arquidiócesis en un futuro. 

Pastor

P. Miguel Ángel Hernández Cruz 

El Señor te ha llamado,
ha llamado a tu corazón.
El Señor te ha llamado,
a que cumplas su misión,
a que guíes a su pueblo,
y lo lleves hasta Dios.
El Señor te ha llamado
a que seas nuestro pastor.

Desde el vientre de tu madre,
Él te quiso para sí, 
y te hizo sacerdote
cuando tú dijiste sí. 
Sacerdote para siempre
sacerdote del Señor
es por eso que tú eres
nuestro padre y pastor.

Coro
Nuestro pastor, nuestro pastor,
tú serás de este pueblo su pastor.
Nuestro pastor, nuestro pastor,
hombre sabio y sencillo,
ese es nuestro pastor.

Eres amigo de todos,
eres amigo de Dios,
igual al pobre que al rico
tú le das tu bendición,
igual el viejo que el niño,
están en tu corazón,
porque Dios te ha bendecido
Dios te ha hecho un gran pastor.

A pesar de los problemas,
a pesar de la aflicción,
hay un pueblo que te ama,
y que por ti hace oración, 
hay un pueblo que te lleva,
muy dentro del corazón, 
un pueblo que por ti reza,
este es el pueblo de Dios.

Coro
Nuestro pastor, nuestro pastor,
tú serás de este pueblo su pastor.
Nuestro pastor, nuestro pastor,
hombre sabio y sencillo,
ese es nuestro pastor.

Este hombre  que te canta, 
esta humilde canción,
es un hombre que te admira,
y que por ti pide a Dios
un humilde sacerdote
que pide tu bendición,
soy tu hijo sacerdote,
que te admira, buen pastor.

Coro
Nuestro pastor, nuestro pastor,
tú serás de este pueblo su pastor.
Nuestro pastor, nuestro pastor,
hombre sabio y sencillo,
ese es nuestro pastor.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7592Domingo, 04 de marzo de 2018, 14:00 horas
Cenyeliztli, un gran trabajo en favor de la familia
Desde el año 2006 las comunidades parroquiales de la Arquidiócesis de México cuentan con el valioso apoyo de una organización que trabaja en favor del tejido social, mediante la atención a las familias de la capital de la república y la zona conurbada. En entrevista para Desde la fe, Lelis Noriega, Directora de Cenyeliztli A.C., ofrece detalles acerca de este equipo de profesionales que, a través de espacios de capacitación, formación, escucha y terapia, brindan acompañamiento y orientación a personas, a fin de que sus hogares puedan ser ese lugar de encuentro íntimo, seguro y certero, generador de valores y de una sana convivencia social.

Lelis Noriega refiere que la labor de Cenyeliztli comenzó hace unos 12 años, cuando el P. Cipriano Sánchez, quien estaba entonces al frente de la Pastoral Familiar arquidiocesana, se dio cuenta de que lo sacerdotes no tenían tiempo suficiente para atender a toda la gente que se acercaba a las iglesias. “Decidió, pues, crear un grupo para la formación de ‘asesores’, que pudiesen atender a un mayor número de personas que sufren algún problema emocional, o a familias inmersas en conflictos. Elaboró un Plan de Estudios con duración de dos años, a impartirse los sábados. Después de esta preparación, los ‘asesores’ siguen recibiendo formación continua. Actualmente se está formando la décimo octava generación de ‘asesores’, y se cuenta con el apoyo activo de 210, quienes atienden a personas en diferentes parroquias de la capital”. 

Explicó que los ‘asesores’ son personas que por lo general envían los sacerdotes o los grupos de una parroquia, a fin de que posteriormente puedan trabajar con personas de la comunidad, atendiéndolas en espacios que la propia iglesia les asigna; si ven la necesidad de abundar en algún tema, como por ejemplo ‘matrimonios con hijos jóvenes’, se les ayuda en la elaboración de materiales. “Cuando ellos se percatan de que las personas necesitan ayuda un poco más profesional, las canalizan a las oficinas de Cenyeliztli, donde hay 28 terapeutas profesionales, todos con un grado mínimo de maestría, quienes ofrecen sus servicios sin importar credo, economía o alguna otra condición social de la persona; la atención no se cobra, sólo se pide a la persona una aportación económica según sus posibilidades. Cabe señalar que Cenyeliztli no sólo brinda apoyo a la persona que recurre a la asociación; también lo ofrece a sus familiares, pues cualquier problema emocional repercute inevitablemente en la familia”.

Lelis Noriega señaló que el interés de Cenyeliztli por la familia es porque esta institución representa el espacio más importante para la adquisición de valores; “ahí se configura nuestra forma de vida, a partir de los padres, que son el eje de nuestra formación, y pueden ofrecernos perspectivas sanas de la realidad, que nos ayuden a tener buenas relaciones con los demás, así como actitudes de cooperación que podamos aplicar fuera del hogar. Si yo siempre he visto en casa buen trato, buenas conductas, actitudes de solidaridad, de comprensión y tolerancia, así es como me voy a relacionar con los de mi alrededor. Por eso se dice que la familia es la base de la sociedad”.

Sin embargo, señala que también en el seno familiar existen problemas, por situaciones que tal vez alguien no puede entender bien, ya sea con la esposa, con el esposo, con el hermano, con el papá o con cualquier miembro; se siente molesto con lo que está ocurriendo, y por lo mismo adopta un comportamiento determinado frente a esa persona. “Entonces es importante ir sanándolo. A lo mejor ando todo el tiempo de mal humor, pero si me van enseñando las herramientas que tengo para trascender esta situación, seguramente podré redirigirla”. 

La Directora de Cenyeliztli explicó que para poder ayudar a las personas en su crecimiento, la asociación cuenta con tres programas: “Somos tu familia”, que es el que trabaja con los ‘asesores’; “Centro Familiar”, que es el que recae en los terapeutas, “y el tercero es preventivo, se llama ‘Sembrando Valor’; en este se ofrecen cursos en escuelas, parroquias, dependencias de gobierno, empresas y otros espacios; se dan pláticas sobre valores o cambios de actitudes; se previenen problemáticas como acoso sexual o la discriminación. Si en la empresa se detecta un foco rojo sobre determinado problema, nos avisan y nosotros preparamos una presentación o un taller que pueda despertar un poco la conciencia y erradicar situaciones nocivas.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7587Domingo, 04 de marzo de 2018, 14:00 horas
10 ideas sencillas para cambiar en esta Cuaresma
La Cuaresma es un tiempo de gracia y conversión que Dios nos concede. Son 40 días que podemos hacer muy productivos para nuestra vida espiritual y crecimiento interior. Les dejamos algunos consejos muy sencillos y cotidianos para ofrecerle a Dios en esta Cuaresma, y pedirle que nos dé un corazón semejante al suyo.

  1. Busca la paz en las discusiones de familia: Entiende que no siempre el que más hiere al otro tiene más razón. Acostúmbrate a la armonía, a ver al otro tan imperfecto como tú. Buscar la paz en cada discusión es más importante que tener siempre la razón.
  2. No revises tu celular mientras comes o conversas con alguien: ¿Recuerdas cómo es mirar a una persona a los ojos? Encontrarte con alguien no significa estar en el mismo espacio físico que esa persona, implica interesarte en su vida, buscar conocerla, entrar en contacto con su realidad y comprometerte con ella.
  3. No seas grosero… con nadie: Llegó tarde la comida, no hizo las cosas como tú querías, el señor del banco no te trató bien, esa persona no sabe manejar y el tráfico es un completo desastre… No es lo peor del mundo, recupera la paz y recuerda ¿qué haría Jesús en tu lugar?
  4. Cada vez que te sientas enojado con alguien, reza un Padre Nuestro por él: si te es fácil enojarte, también es muy fácil rezar un Ave María o un Padrenuestro. Reza, y vas a ver cómo recuperas un poco de paz y ayudas a esa persona que necesita de tus oraciones.
  5. Cada día acepta un defecto que tienes, y agradece a Dios por él: Tus defectos también son parte de ti mismo, te han hecho reencontrarte con Dios, e incluso ayudado a comprender a otros y apoyarlos. Perdónate y acepta quien eres, Dios ya lo hizo. Comprender que no eres perfecto es el primer paso para ser mejor. Ser santo significa buscar la perfección, pero en el amor.
  6. Di sí cada vez que te pidan compartir algo: si se te hace difícil prestar o compartir algo porque sientes que tus cosas son muy preciadas como para que alguien más las utilice o las disfrute, esta es una gran oportunidad para empezar a desapegarte de lo material y ganar en generosidad.
  7. Escribe en una lista algo por lo que estés agradecido: ¿Si te levantaras mañana sólo con lo que agradeciste hoy? Pon atención: no te falta nada.
  8. Llega temprano a tus citas o clases: en algunas guías “para una buena confesión” resaltan que “robar” también puede ser tiempo. Quizá te has acostumbrado a ser impuntual, quizá crees que tu vida no es tan importante como para sacarle el mayor provecho a cada día o simplemente te da pereza y, como sabes que el otro te va a esperar, no te esfuerzas. Inténtalo esta Cuaresma y verás cuántas virtudes, aparte de la puntualidad, vas a ganar.
  9. Compra sólo lo necesario: son sólo 40 días, te prometo que todo va a estar bien. Y si puedes, te recomiendo hacerlo una práctica constante en tu vida ¡Te va a hacer mucho bien!
  10. Visita a tus familiares enfermos o solos: puede que ya no les hables tanto o puede que no sean tus mejores compañeros, pero ellos siempre van a necesitar un poco de ti. Pide a Dios que te ayude a tener el tiempo, y la paciencia y recuerda que la limosna no sólo es material, Dios te invita a donar tu tiempo y amor.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7577Domingo, 25 de febrero de 2018, 14:00 horas
Trivia sobre la Cuaresma
Comprueba tu conocimiento sobre este tiempo de Cuaresma que estamos viviendo:


1. ¿De dónde se obtiene la ceniza que se impone a los fieles el Miércoles de Ceniza?
a) En México se recolecta del Popocatépetl.
b) De la quema de palmas benditas del Domingo de Ramos.
c) De los restos de santos y beatos incinerados.

2. ¿Qué es ‘Feria de Cuaresma’?
a) Una kermesse que se organiza en las parroquias en lugar de carnaval.
b) Un día ordinario en que no se celebra ninguna fiesta o Solemnidad.
c) Una colecta especial que dura los cuarenta días de la Cuaresma.

3. Durante la Cuaresma no se canta en Misa el Gloria, excepto:
a) El Miércoles de Ceniza.
b) Los domingos.
c) En la Solemnidad de san José.

4. Durante la Cuaresma, no se canta el Aleluya en Misa antes del Evangelio. ¿Hay excepción a esto?
a) No 
b) A veces sí y a veces no.
c) Sí, en la Solemnidad de san José.

5. En el Cuarto Domingo de Cuaresma, en lugar de vestiduras moradas en Misa, quien la preside puede usarlas de color:
a) Negro
b) Rosa
c) Dorado

6. ¿Por qué al Cuarto Domingo de Cuaresma le llaman ‘Laetare’?
a) Porque ese día se celebra a san Laetare.
b) Porque es el Domingo de la Alegría.
c) Porque se comenzó a celebrar en la ciudad de Laetare.

7. ¿Qué diferencia hay entre abstinencia y ayuno?
a) Que la abstinencia obliga ocho días y el ayuno dos.
b) Que la abstinencia obliga a partir de los 14 años, y el ayuno desde los 18 a los 59.
c) Que la abstinencia se puede sustituir por otra práctica y el ayuno no.

8. ¿Quién inventó la Cuaresma?
a) El Papa Cuaresmo II.
b) San Pedro.
c) No se sabe.

9. ¿Qué día termina la Cuaresma?
a) El Domingo de Ramos.
b) El Sábado Santo.
c) El Jueves Santo.

10. En su mensaje de Cuaresma, ¿cuántos puntos propuso el Papa Francisco que observemos en estos cuarenta días?
a) Tres.
b) Cinco.
c) Diez,



RESPUESTAS:
1b. La ceniza se obtiene de quemar las palmas que se bendicen en el Domingo de Ramos. 2b. El Misal llama ‘Feria de Cuaresma’ a un día, de lunes a sábado, dentro de la Cuaresma, en el que no se celebra ninguna fiesta o Solemnidad. 3c. Es el 19 de marzo.  4a. No hay excepciones. 5b. Es para expresar gozo porque ya está más cerca la Pascua. 6b. ‘Laetare’ significa ‘Alegraos’. Así inicia la Misa ese domingo. 7a,b,c. La abstinencia consiste en no comer carne los viernes de Cuaresma, pero se puede sustituir por obras de misericordia. También obliga en Miércoles de Ceniza y Viernes Santo, que además son días de ayuno. Éste consiste en una sola comida, austera, al día, con algo tan ligero por la mañana y noche, que sumado no llega a ser una comida completa. No obliga a enfermos y a mujeres embarazadas o en período de lactancia. 8c. Según san Leo y san Jerónimo, la Cuaresma ya se practicaba en tiempo de los Apóstoles; según algunos historiadores, se comenzó a practicar más tarde. En todo caso, surgió como un tiempo de ayuno y penitencia, para honrar los cuarenta días que pasó Jesús en el desierto y prepararse espiritualmente para celebrar la Pascua. 9c. La Cuaresma llega hasta el Triduo Pascual, que inicia el Jueves Santo por la tarde, con la Misa de la Institución de la Eucaristía. 10a. Propone oración, limosna, y ayuno.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7578Domingo, 25 de febrero de 2018, 14:00 horas
Santo Toribio Romo, protector de los migrantes
Los migrantes que conocen a santo Toribio Romo, mártir originario de los Altos de Jalisco, saben que no tienen nada que temer cuando se encomiendan a él, toda vez que existen infinidad de testimonios de personas que aseguran haber recibido su protección mientras cruzaban el desierto para llegar a los Estados Unidos. La única condición que el santo mexicano les pide luego de brindarles ayuda –afirman– es que algún día regresen a visitar la llamada “Iglesia de la Mesita” en el poblado jalisciense de Santa Ana de Guadalupe, para pedir a Dios por todos aquellos que arriesgan su vida en busca del sueño americano.

Así lo platicó a Desde la fe el rector del Santuario de Santo Toribio Romo, ubicado también en Santa Ana de Guadalupe, el P. Miguel Ángel Padilla, quien además asegura que muchas personas han reconocido en la imagen del santo mexicano a quien en algún momento de su travesía los ayudó. Este domingo, al cumplirse el 90 aniversario de su martirio, su fama sigue creciendo. 

El sacerdote explicó que para quienes desean cruzar al vecino país del norte, regularizar su situación o permanecer allá, la historia del santo sacerdote –quien fue asesinado en 1928 durante la Guerra Cristera–, no es desconocida. Su efectiva intercesión ante Dios se ha dado a conocer de boca en boca, generación tras generación; por eso, cuando los migrantes enfrentan serias dificultades, se encomiendan a él con mucha devoción.

Una vez que la persona logra cruzar la frontera –continuó el P. Padilla–, consigue estabilizar su situación y tiene la oportunidad de regresar a México para dar gracias, en muchos casos, al ver la fotografía de santo Toribio Romo, da testimonio de que lo encontró en su camino y éste le ayudó; entonces se da cuenta de que se trató de un milagro; por eso actualmente es considerado protector de los migrantes. 

“Sigue habiendo mucha gente que busca cruzar la frontera, poco les importan las políticas migratorias de Estados Unidos, o que se levanten muros, o que haya más deportaciones, porque están seguros de que él estará ahí para intervenir en su favor”.

El P. Miguel Ángel Padilla refirió que este fenómeno de fe tiene apenas 20 años. La afluencia de fieles empezó a crecer desde cero, pero poco a poco la figura de santo Toribio se ha ido dando a conocer. Incluso, existen testimonios de migrantes que aseguran haberlo visto con la apariencia física de un ciudadano estadunidense: rubio, blanco, alto y de ojos azules, quien se les apareció para ayudarlos a cruzar el desierto. Por eso no es extraño que cada semana lleguen miles de peregrinos a este santuario para venerarlo en sus reliquias, conservadas en una pequeña urna.

Explicó que el P. Toribio Romo celebró su primera Misa en una pequeña iglesia dedicada a la Virgen de Guadalupe que él mismo mandó a construir. Tras su fusilamiento, ese templo fue el primer lugar donde se colocó su fotografía y donde descansaron sus restos. Al paso del tiempo, gracias a su valiosa intercesión, la presencia de migrantes empezó a desbordarse, al grado que el lugar llegó a ser insuficiente, por lo que el P. Gabriel González comenzó en el 2012 la construcción del nuevo santuario en el que actualmente están depositadas las reliquias del santo mexicano, y que forma parte del corredor turístico-religioso que comprende San Juan de los Lagos, Santa Ana de Guadalupe y San Pedro Esqueda. 

“Sin embargo, nos hemos esforzado por mantener en pie la iglesia que él construyó, y a la que siguen llegando miles de fieles. Por eso hemos hablado con nuestro obispo, Mons. Jorge Alberto Cavazos Arizpe, para que el próximo 23 de mayo, día de la fiesta patronal, nos permita hacer una pequeña celebración para poder llevar del santuario a esta iglesia una reliquia de santo Toribio”.

Para finalizar, el P. Miguel Ángel Padilla explicó que aunque santo Toribio no está reconocido oficialmente como el santo patrono de los migrantes, iglesias de otras diócesis en Jalisco, Michoacán, Oaxaca, Chiapas y Baja California lo reconocen como su protector, porque no sólo ha intervenido ante Dios por la salvación de muchas personas que buscan cruzar la frontera, sino que también ha contribuido al fortalecimiento de las relaciones de cooperación entre organismos comisionados para la salvaguarda de los indocumentados, los cuales a diario conocen historias de este tipo.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7580Domingo, 25 de febrero de 2018, 14:00 horas
Infográfico: La oración de los 5 dedos del Papa Francisco  ]]>http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7583Domingo, 25 de febrero de 2018, 14:00 horasLa la land
Por los solitarios pasillos del planetario municipal, dos jóvenes encantados el uno por el otro, no pueden dejar de mirarse. Él está loco por ella, y ella comparte el sentimiento. Al entrar en la sala de proyecciones –donde en el techo se ilumina de estrellas y planetas– la magia ocurre. El galante caballero deja caer un pañuelo, y para sorpresa de ambos, éste desafía la gravedad y comienza a flotar. Ambos se miran extrañados y él, en un arranque de emoción, sostiene a la bella chica por la cintura y, sin mucho esfuerzo, la levanta por los aires; éste la sigue sin vacilar. Comienzan a bailar románticamente entre las nubes: una metáfora clara y sencilla sobre el amor; ¡Sí! porque estar enamorado es como flotar por los cielos. 

Él se llama Sebastián, es un jazzista nato, toca el piano con maestría, y está empecinado en abrir su propio club en donde el jazz sea natural y expresivo, como debe ser. Ella es Mía, trabaja como camarera en un restaurante, y pasa sus días entre tazas de café y audiciones para películas, pues sueña con ser actriz. Antes de enamorarse hubo algunos encuentros nada gratos, pero una vez que las circunstancias acomodaron sus caminos, lo demás se dio por sí sólo. Ambos se inspiran mutuamente, él está convenció del talento de ella, y ella, a su vez, no le permite separarse de su meta. Pero como en toda relación, y en la vida en general, lo bueno parece durar muy poco; el tiempo no se detiene, y el destino, así como une, también separa. 

La la land, de Damien Chazelle, es el fantástico y enternecedor retrato de una relación amorosa, revestida de coreografías e imágenes que se guardan en la memoria. Chazelle hace un coloridísimo retrato de las relaciones en pareja, y al igual que en Wiplash, su filme anterior, mete a sus personajes en el lugar perfecto, donde ellos quieren estar; les da felicidad auténtica, y después se las arrebata hasta obligarlos a decir “basta”. Al director no le gustan las zonas de confort, y lo vuelve a demostrar en esta cinta.  

“Siempre te voy a amar”, se dice en algún momento del filme a manera de promesa. Las profundas miradas en las cuales Chazelle pone énfasis, son el mayor testigo de esto, pues entiende que en cada amor uno pierde una parte de sí, y a pesar de ello, de los corazones lastimados, un sinnúmero de románticos volverían sin dudar a revivir las viejas glorias, aunque sea un instante, sencillamente porque valió la pena cada risa y cada lágrima. 

Se puede intentar borrar a alguien de la memoria y suprimir pasajes completos de lo vivido, pero sacarlo del corazón y olvidar cómo se sintió, eso es otra historia. “Brindo por los que sueñan; por más tontos que parezcan; brindo por los corazones que ansían; brindo por el lío que hacemos… brindo por los tontos que sueñan; por más locos que parezcan, brindo por los corazones que se aventuran” ... pues ¡Salud!
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7581Domingo, 25 de febrero de 2018, 14:00 horas
Conociendo al Arzobispo de México
Firmeza y temple, la heredad de sus padres

A partir de esta edición se introducirá semanalmente un fragmento de la vida del Card. Carlos Aguiar Retes, del libro Una Iglesia para soñar, de Marilú Esponda.

Don Carlos Aguiar Manjarrez y Doña María Teresa Retes Pérez se conocieron en Tepic, se hicieron novios, se enamoraron perdidamente y decidieron casarse cuando ella tenía 17 años y él 21. Pero las familias de ambos se oponían a que formalizaran su relación siendo tan jóvenes. Para entonces, el papá le había pedido al él que le ayudara en la administración de su negocio, el Hotel Palacio de Tepic. Le tenía toda la confianza.

–Vas a cometer un grave error si te casas tan joven –era la insistencia del padre a Carlos, que era un joven muy responsable, por lo que se entendía que no lo quisiera dejar ir. 

La madre de María Teresa también tenía sus razones para no estar de acuerdo en que se consumara ese matrimonio; para ella, primero debía casarse la hija mayor, Laura, pero ésta no tenía prisa en formar una vida matrimonial, era muy feliz ayudando en ese mismo hotel, donde llevaba la cocina del restaurant. Como no se había casado ninguno de sus cinco hijos, la madre se resistía a que María Teresa, a sus 17 años, se uniera en matrimonio. 

Así, como por ninguno de los dos lados tenían la aprobación para casarse, tuvieron que armar un plan de fuga, y decidieron huir.

Carlos convenció a su padre de que tenía que buscar un trabajo independiente para que, a futuro, su matrimonio no representara una carga para él; éste, sin saber exactamente a qué se refería su hijo, le dio permiso de irse. De esa manera, Carlos se fue a trabajar como agente viajero a Oaxaca, para la compañía de cigarros “El Águila”, que era distribuidora en todo el país. María Teresa lo alcanzó al poco tiempo, sin tener el permiso de sus padres, y se casaron en el templo de Corpus Christi, ubicado en el centro de esa ciudad. Después sólo mandaron a avisar que ya se habían casado.

Formaron un matrimonio unido, con el carácter firme de cada uno, al que Dios bendijo con seis hijos: Teresa (Tessy), Carlos, Mayra, Francisco (Paco), Ana Laura (Analú) y Juan Luis.
Carlos, pues, fue el segundo de seis hermanos. Nació en Tepic, Nayarit, el 9 de enero de 1950, en una casa de provincia con corredores y dos patios, al pie de la Sierra Madre Occidental, vecina de la cordillera Neovolcánica, con un incipiente desarrollo urbano, como vivía la mayoría de las familias nayaritas en esa época. Era un lugar apacible, donde la convivencia diaria estrechaba lazos entre las familias y forjaba comunidades que vivían una religiosidad popular extendida y vívida.

Carlos, con cuatro años de edad, un día decidió que no iría a la escuela. Doña Teresa Retes pensó que no estaba bien que su hijo se rebelara de esa manera y lo amenazó:  

–Si no vas, te encierro en el gallinero.

–Pues no voy –contestó Carlos. 

Después de varias horas encerrado, llegó el padre, Don Carlos Aguiar Manjarrez, y se sorprendió: 

–¿Qué hace el niño ahí metido?

Había ocurrido que, por un despiste, Doña Teresa Retes lo olvidó ahí todo el día, y durante largas horas él no se inmutó; se quedó jugando tranquilamente con las gallinas.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7582Domingo, 25 de febrero de 2018, 14:00 horas
El Card. Aguiar se reúne con colaboradores del semanario ‘Desde la fe’
Luego de su primera reunión con el presbiterio de la Arquidiócesis de México, que se llevó a cabo el pasado lunes en el marco del Retiro de Cuaresma para Sacerdotes 2018, el Arzobispo Primado, Card. Carlos Aguiar Retes, sostuvo un encuentro el pasado martes 13 de febrero con los colaboradores del semanario Desde la fe, al que asistió en compañía de Marilú Esponda Sada, recién nombrada por él como directora de la Oficina de Comunicación Social, en sustitución del P. Hugo Valdemar –quien ocupó el cargo durante 15 años–, y de María del Mar Chapa, quien asistirá a la nueva encargada en la Subdirección; así como del P. Manuel Corral y del P. Mauro Daniel García, dos de sus colaboradores más cercanos.

Además de compartir ideas y reflexiones con el P. Hugo Valdemar, el Card. Aguiar Retes tuvo una amena convivencia con asiduos colaboradores de este medio impreso de comunicación.

Durante el encuentro, el P. Hugo Valdemar dijo haber concluido su trabajo con gran alegría, asegurando que lo llevó a cabo únicamente por amor a Cristo y a la Iglesia. “Ahora, aplaudo el nombramiento que el Sr. Cardenal Aguiar ha hecho de Marilú Esponda como nueva Directora de la Oficina de Comunicación Social, ya que esto habla de la importancia que para él tiene el tema de la comunicación, y de lo que significa para él retomar y fortificar esta área. En este sentido, yo me siento muy agradecido con el Sr. Cardenal, pues ha puesto su interés en este órgano de comunicación, que a nivel diocesano es el más importante de México.

Por su parte, durante su mensaje a los colaboradores de este medio impreso, el Card. Aguiar Retes los invitó a sugerir vías de comunicación, ya que “son tiempos oportunos para hacerlo; lo importante ahora es buscar los caminos para la comunicación interna y externa. No trabajamos para nosotros, sino para lo que Dios quiere que hagamos. Agradezco al P. Hugo, porque desde el primero momento observé su actitud de honestidad, para decir ‘siento que en esta etapa ya crecí, me desarrollé y llegué a un punto en el que debo ser relevado’, lo cual fue un signo de su amor a la Iglesia, de reconocer lo que Dios le va pidiendo en la vida”.

Quiero pues –externó a los colaboradores de Desde la fe–, que sigamos trabajando por la Iglesia, que sigamos siendo esa comunidad de discípulos en el área de la comunicación. “La comunicación es la razón por la que Cristo vino al mundo, para ponerse a dialogar con nosotros los hombres; y lo que nos toca a nosotros es tratar de entender el lenguaje actual, a fin de poder hablar sobre lo que realmente es Jesucristo a quienes lo desconocen. Hemos asumido este reto, articulemos la comunicación interna y la comunicación social de la Arquidiócesis de México. Somos corresponsables de lo que se hace en esta Arquidiócesis, que tiene la potencialidad para influir en el resto del país y en Latinoamérica”.

Al finalizar la reunión, varios de los colaboradores del semanario externaron al P. Hugo Valdemar su agradecimiento y dieron la bienvenida a Marilú Esponda como nueva responsable de la oficina.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7572Miércoles, 21 de febrero de 2018, 12:00 horas
Cuaresma, un tiempo para tomarse en serio
Viejas costumbres católicas

La Cuaresma era todo un acontecimiento para las familias católicas de hace apenas pocos años; se tomaba tan en serio que envolvía en un ambiente especial a toda la familia.

Los papas reunían a los hijos y les pedían que escogieran un sacrificio que harían durante toda la Cuaresma. Algunos ofrecían no comer dulces; otros, encargarse de algún quehacer doméstico que les costaba especial trabajo; otros, levantarse temprano. 

Desde luego, durante la Cuaresma no asistíamos a fiestas ni a espectáculos y, ya durante la Semana Santa, ni siquiera encendíamos la radio ni cantábamos.

Había comida especial de Cuaresma que de alguna manera nos recordaba que debíamos abstenernos de comidas fuera del alcance de los más pobres. La Cuaresma era algo especial; se tomaba en serio.

Preparación a la Pascua

La Cuaresma es un tiempo de preparación a la Pascua. La Pascua de Jesús, su muerte y resurrección, es el acontecimiento cumbre de nuestra historia de la salvación.

¿Cómo celebrar nuestra salvación si estamos todavía encadenados por el pecado y el egoísmo? ¿Cómo celebrar la fiesta de la luz si vivimos todavía en oscuridad? 

Por eso la Iglesia nos propone este tiempo fuerte de conversión, de arrepentimiento, de reparación, de reconciliación y de gracia. 

La Cuaresma nos invita a restaurar en nuestras almas la gracia recibida en el bautismo; por eso el bautismo y su renovación está presente en la ceremonia de la Vigilia Pascual para que vivamos el tiempo pascual como muertos al pecado y resucitados con Cristo a una vida nueva. 

Si vivimos intensamente la Cuaresma podremos vivir esa vida nueva, partiendo de nuestro encuentro con Cristo y de nuestra aceptación de él con todas sus consecuencias.
Vivir la Cuaresma: la oración

La oración es como respirar para un creyente. 

Si los amigos no platican, se acaba la amistad. Si los esposos no dialogan, se enfría el amor. Viven juntos como dos desconocidos.

La Oración es un diálogo con Dios. Debe ser una plática sabrosa en la que nosotros hablamos y él escucha; en la que también él habla y a nosotros nos toca escuchar. Y la oración, como cualquier charla amistosa, exige nuestro tiempo y nuestra privacidad. En este tiempo de Cuaresma sería bueno que buscáramos momentos para estar a solas con Dios. 

A nuestros padres les gusta que sus hijos nos reunamos con ellos para convivir y festejar. Eso es un signo del amor familiar. También a Dios le gusta que nosotros sus hijos nos reunamos con él en su casa para convivir y celebrar. En Cuaresma no dejemos la misa dominical y acudamos con mayor frecuencia a la Iglesia.
Vivir la Cuaresma: el ayuno

El ayuno que pide la Iglesia tiene dos sentidos: uno, es una ayuda para poder elevar nuestro espíritu a Dios sin preocuparnos tanto de qué comeremos o qué

vestiremos; y otro, es una forma de solidaridad con los más necesitados: lo que yo no me como lo entrego a mis hermanos que tienen hambre. 

El ayuno forma el carácter y nos dispone a seguir a Cristo. 

Solamente hay dos días obligatorios de ayuno para los mayores de 18 y hasta los 60: el miércoles de ceniza y el viernes santo; pero nosotros podemos ofrecer voluntariamente otros días de ayuno como signo de penitencia.

La abstinencia, al pie de la letra, consiste en no comer carne, exceptuando los mariscos. (Tampoco se puede comer pollo) Es bueno que la cumplamos como la pide la Iglesia porque es la ocasión de dar testimonio de nuestra fe. El obrero que en el comedor de la fábrica rechaza discretamente la carne que le sirven porque es "vigilia", está dando testimonio de que es católico y de que cumple con su religión. ¡Eso vale mucho! Lo mismo sucede con el estudiante o la secretaria. Están haciendo presente su fe por un medio tan sencillo como no comer carne.

También la abstinencia tiene un sentido social: somos solidarios con los más pobres dándoles lo que nosotros hoy no comemos. 

La abstinencia obliga el miércoles de ceniza y los viernes cuaresmales a todos los mayores de 14 años.
Exceptuando el miércoles de ceniza y el viernes santo en los que es obligatoria la abstinencia, los demás viernes se nos permite cambiar la abstinencia por alguna obra de misericordia o de piedad.

Vivir la Cuaresma: la limosna

Los  musulmanes  tienen  como mandato especial de su religión el dar limosna a los pobres. ¡Nosotros también! 

Si un católico no da limosna, no se salva. Dar limosna consiste en compartir lo poquito a mucho que tenemos y que nuestro trabajo nos ha costado, con los más necesitados. Y eso que tenemos puede ser el dinero y los bienes materiales o puede ser nuestro tiempo, lo que sabemos o lo que hacemos. 

Un profesional que da su servicio gratuitamente, está dando limosna. La Cuaresma es, pues, tiempo de dar limosna y de hacer obras de misericordia. Visitar a los enfermos, a los presos, ser hospitalario, acompañar al que está solo, consolar, aconsejar, soportar, escuchar... ¡tantas obras buenas que nos exige el vivir de hoy!

Vivir la Cuaresma: confesarnos

El mandamiento de la Iglesia dice: "Confesarse por lo menos una vez al año, por la Cuaresma, o antes si hay peligro de muerte" 

Si la Cuaresma es una invitación al encuentro con Dios, a la conversión y al arrepentimiento, supone también una invitación al Sacramento de la Reconciliación, o de la Confesión, instituido por Cristo para el perdón de los pecados cometidos después del bautismo o de la última confesión.

¡Cuidado con decir "yo me confieso directamente con Dios".', porque por algo Jesús quiso dejar a los apóstoles el poder de perdonar los pecados. 

A los sacerdotes nos toca recibirte como lo haría el mismo Padre Dios y, si estás arrepentido, perdonarte, no en nuestro nombre, sino en el de Dios mismo.
Vivir la Cuaresma: los ejercicios espirituales

Asiste en tu parroquia a los ejercicios espirituales o busca que en tu casa se haga un centro de reflexión cuaresmal. Es el tiempo propicio de hacer un alto en el camino y evaluar nuestra vida cristiana para crecer en ella. 
Dios te espera esta Cuaresma.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7571Miércoles, 21 de febrero de 2018, 12:00 horas
Armas espirituales para combatir las tentaciones
Formamos parte de un mundo globalizado en el que las tentaciones son el “pan de cada día”. El tiempo de Cuaresma constituye una oportunidad invaluable para poner en las manos del Señor todo aquello que nos inquieta y nos aleja de Él. A continuación presentamos una serie de consejos que nos permitirán aprovechar este tiempo litúrgico para crecer en el espíritu.

1. Me encomiendo

Recordemos que Dios es amoroso, misericordioso y bondadoso. Él quiere que todos los hombres nos salvemos y esto nos da la confianza para emprender un crecimiento espiritual. Al inicio de esta Cuaresma, pongamos nuestro caminar en las manos de Nuestro Señor Jesucristo y de Santa María de Guadalupe.

2. Fortalezco mi voluntad

Ejercitemos nuestra voluntad mediante pequeños sacrificios y mortificaciones, con una vida austera alejada de los lujos; evitemos la autocomplacencia y las cosas innecesarias, y rechacemos la soberbia, avaricia, lujuria, ira, envida, gula y pereza. Hagamos un gran esfuerzo por ser responsables, puntuales y formales. Todo esto fortalecerá nuestro espíritu para vencer las tentaciones que encontremos en el camino.

3. Permanezco alerta

Las tentaciones aparecen de un momento a otro; no avisan y cuando menos nos damos cuenta, hemos caído en ellas o estamos a punto de cometer un pecado. De ahí la importancia de permanecer alertas para no dejarnos llevar por aquello que nos provoca, nos seduce y nos nubla la vista y la razón para apartarnos del camino del bien. 

4. Me concientizo 

Cuando aparece una tentación, lo primero que debemos hacer es recordar que si Dios permite que seamos tentados por Satanás, es para que crezcamos en espíritu. El Señor jamás nos dejará solos; al contrario, nos dará las fuerzas y las armas necesarias para vencer cualquier tipo de tentación. San Pablo, en la Primera Carta a los Corintios, nos recuerda: “Dios jamás permitirá que seamos tentados por encima de nuestras fuerzas”.

5. Enfrento la tentación

Cuando algo nos provoque o nos seduzca fuertemente, hagamos una pausa en nuestras actividades para preguntarnos seriamente si la acción que estamos a punto de realizar nos aleja o nos acerca a Dios. Si es algo que nos va a apartar del Señor, es el momento de pedirle al Espíritu Santo que no nos permita caer en tentación y nos dé la fuerza y las armas para vencerla. Si permanecemos en Dios, Él permanece en nosotros, y entonces habremos superado las insidias de Satanás.

6. Pido perdón e inicio de nuevo

Si por desgracia caímos en la tentación, no debemos desanimarnos ni “tirar la toalla”, pues se trata precisamente de otra tentación de Satanás, quien ahora nos “tienta” para que abandonemos el camino del bien y perdamos el rumbo de nuestra vida. Cuando esto ocurra, es el momento de estrechar nuestra relación con Dios, pidiéndole perdón y fortaleciendo nuestro espíritu con las prácticas cuaresmales: penitencia, oración y caridad. Recordando que hay más fiesta en el cielo por un pecador que se arrepiente que por 99 justos que no lo necesitan. Entonces la paz inundará nuestro corazón cuando nos percatemos que nuevamente caminamos por la senda del Señor, quien no quiere la muerte del pecador, sino que se arrepienta de corazón y vuelva a la vida de la gracia, del perdón y del amor.

7. Agradezco a Dios

En todos los casos debemos agradecer a Dios por habernos ayudado a vencer la tentación. Esto nos hará más fuertes y nos permitirá estar mejor preparados para enfrentar la siguiente de las muchas tentaciones que Satanás pondrá en nuestro camino, con la única finalidad de apartarnos de nuestro Padre del Cielo.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7570Miércoles, 21 de febrero de 2018, 12:00 horas
5 consejos del Papa para vivir la Cuaresma
Una cita del Evangelio de Mateo que sitúa a Jesús en el Monte de los Olivos –“Al crecer la maldad, se enfriará el amor en la mayoría”– es el punto de partida para el Mensaje de Cuaresma 2018 del Papa Francisco, en el cual ofrece 5 propuestas para que no se apague esta “caridad en los corazones”. Aquí las tienes:

1. Alerta ante los profetas estafadores

El Papa Francisco nos pide estar alerta ante los “falsos profetas” que hoy se esconden detrás de quienes ofrecen “un placer momentáneo, al que se le confunde con la felicidad”: la ilusión del dinero, el falso remedio de la droga, las relaciones de usar y tirar, la vanidad que se esconde tras la mentira y confunde el bien y el mal… ¿Cuál es el consejo del Papa para evitar ser presa de estos encantadores de serpientes? “Aprender a no quedarnos en un nivel inmediato, superficial, sino a reconocer qué cosas son las que dejan en nuestro interior una huella buena y más duradera, porque vienen de Dios”.

2. Evita que el amor se enfríe

El Papa pregunta a los creyentes: “¿Cómo se enfría en nosotros la caridad?”. Y señala algunas elementos, entre los que se encuentra “el rechazo de Dios” que deviene en una violencia con consecuencias inmediatas: rechazar también al “niño por nacer, al anciano enfermo, al huésped de paso, al extranjero, así como al prójimo que corresponde a nuestras expectativas”. Esta frialdad también se traduce para el Santo Padre en desatender el cuidado de la creación y la falta del “entusiasmo misionero” en las comunidades eclesiales. En este punto, recuerda los efectos de este estado de congelación: “la acedia egoísta, el pesimismo estéril, la tentación de aislarse…”.

3. Más tiempo de oración

El Papa apunta cómo la Iglesia en esta Cuaresma propone “el dulce remedio de la oración” como la vía para hacer que “nuestro corazón descubra las mentiras secretas con las cuales nos engañamos a nosotros mismos”. Y en este sentido, nos recuerda que sólo desde ese silencio orante se puede encontrar “finalmente el consuelo de Dios”. Por eso, invita a toda la Iglesia a participar en la iniciativa “24 horas con el Señor”, que se celebrará el 9 y 10 de marzo, en por lo menos una iglesia de cada diócesis del mundo, y que se centrará en el Sacramento de la Reconciliación.

4. La limosna como estilo de vida

“¡Cuánto desearía que la limosna se convirtiera en un auténtico estilo de vida!”. Este deseo del Papa lo expresa con el convencimiento de que la limosna “nos libera de la avidez y nos ayuda a descubrir que el otro es mi hermano: nunca lo que tengo es sólo mío”. Así, insta a los creyentes a “compartir nuestros bienes” como los apóstoles. “Cada limosna es una ocasión para participar en la Providencia de Dios hacia sus hijos”, señala.

5. Un ayuno que despierta

Finalmente, en su mensaje el Papa recomienda dar sentido a la tradicional práctica del ayuno en Cuaresma como un gesto que “debilita nuestra violencia, nos desarma, y constituye una importante ocasión para crecer”. De esta manera, está convencido de que ayuda a todo cristiano a experimentar “lo que sienten aquellos que carecen de lo indispensable y conocen el aguijón del hambre”. ¿Cuál es el remedio? “El ayuno nos despierta, nos hace estar más atentos a Dios y al prójimo”, nos dice, junto con un recordatorio final: “Dios es el único que sacia nuestra hambre”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7569Miércoles, 21 de febrero de 2018, 12:00 horas
Agradecimiento al P. Valdemar por su trabajo al frente de Comunicación Social de la Arquidiócesis de México
Con la satisfacción del deber cumplido…

Quienes colaboramos en la Oficina de Comunicación Social, en el semanario Desde la fe y en el Sistema Informativo de la Arquidiócesis de México, agradecemos sinceramente al P. Hugo Valdemar Romero, quien hoy concluye, tras 15 años de trabajo, su etapa como Director de Comunicación Social del Arzobispado de México. 

El P. Valdemar asumió las riendas de esta oficina en el 2003. No pocas veces enfrentó ataques de políticos, funcionarios, legisladores o consejeros de entidades autónomas, quienes interpusieron  recursos ante instancias administrativas o demandas judiciales para que respondiera por actos que al final resultaron injustificados. 

Con una licenciatura en Ciencias de la Comunicación Social por la Pontificia Universidad Salesiana, al también miembro del Cabildo Metropolitano se le debe en gran medida la actual organización de la oficina de Comunicación Social del Arzobispado y el impulso de uno de los semanarios católicos más importantes e influyentes a nivel nacional. 

Conforme a su espíritu, Comunicación Social del Arzobispado de México, ante  un mundo dividido, fragmentado y polarizado, contribuyó a comunicar libremente y en solidaridad, la Buena Noticia para propiciar la cercanía entre hombres y mujeres de buena  voluntad en la Iglesia que peregrina  en la Arquidiócesis de México. 

El P. Valdemar se va con la satisfacción del deber cumplido y por ser testimonio de fidelidad, compromiso, valentía, entrega y coraje a la labor encomendada. Gracias, padre Hugo.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7573Miércoles, 21 de febrero de 2018, 12:00 horas
Marilú Esponda, nueva Directora de Comunicación Social de la Arquidiócesis
Este lunes 12 de febrero, en el marco del tradicional Retiro de Cuaresma para Sacerdotes, el Card. Carlos Aguiar Retes informó del nombramiento de Marilú Esponda Sada como nueva Directora General de Comunicación Social de la Arquidiócesis de México. 

En entrevista para Desde la fe, Marilú Esponda habla en torno a la responsabilidad que se le ha encomendado, y también sobre a la importancia que tiene para el nuevo Arzobispo Primado de México la comunicación social.

PREGUNTA: ¿Qué significa para ti estar al frente de la Oficina de Comunicación Social de la Arquidiócesis Primada de México.

RESPUESTA: Pues es un gran honor y una responsabilidad aún más grande. Pondré todo de mi parte para estar a la altura de la misión, apoyando, como comunicadora, a don Carlos y a la Arquidiócesis. La comunicación es tarea de servicio, y a eso me dedicaré con pasión.  Si tuviera que destacar algo en concreto, diría que lo más valioso de mi trabajo será escuchar mucho, entender las distintas posturas, asumirlas, valorarlas, empatizar con ellas para poder aportar desde mi posición al mutuo entendimiento, al diálogo social, al bien común. Es, sin duda, un gran reto que me obliga a ejercitar el difícil arte de la escucha.

Para Don Carlos –explica quien fuera Directora de Prensa de la Conferencia del Episcopado Mexicano durante la Presidencia del Card. Aguiar– la comunicación es fundamental para que una institución de cualquier índole pueda lograr sus objetivos. “Por eso incluye a los comunicadores entre los social shapers, como configuradores de la realidad social”. 

Agregó: “Don Carlos sabe que el papel de los comunicadores no se reduce a ser meros testigos o espectadores de lo que pasa. Un comunicador formado, culto y trabajador, no se queda en los hechos: se informa del contexto, investiga las causas que explican lo que sucede y que ayudan a interpretar, y sabe responder a las necesidades e inquietudes de las personas. Así contribuye al progreso social, y contrarresta la labor de los que fomentan el odio o la arrogancia. La información ha de servir para aumentar el conocimiento y respeto del otro. La profesión de un comunicador es muy exigente, y por eso Don Carlos la aprecia, valora y agradece mucho”.


PREGUNTA: Se dice que la Iglesia no ha sabido comunicar el Evangelio a las nuevas generaciones, ¿cómo y con qué herramientas se puede afrontar este reto? 

RESPUESTA: La Iglesia siempre tendrá el reto de comunicar una noticia que es más grande que ella misma: el Evangelio, la realidad de un Amor que nos supera: el Amor hasta el extremo de Dios por los hombres, encarnado en Jesucristo y que sigue transformando la vida de millones de personas al día de hoy. El Evangelio es una realidad transformadora, porque aporta el marco interpretativo que da sentido y plenitud a cada instante de la vida de una persona. Pero a veces no es sencillo descubrir su belleza. Nos la tapan los errores, pecados y equivocaciones de otras personas, católicos que no dan buen ejemplo; y nuestros propios defectos y miserias. Por eso, el Evangelio se transmite con más fuerza a cada nueva generación en la medida que los que seguimos a Jesús vivimos mejor y más coherentemente todo lo que nos propone el Evangelio. Así ha sido siempre en la historia: los grandes evangelizadores han sido los santos. Esto es lo que se le llama ser auténticos discípulos de Jesucristo, meta en la que Don Carlos ha insistido mucho.

Marilú Esponda afirma categórica que una oficina de comunicación eclesial puede y debe estar a la altura de las mejores instituciones del mundo. “Se suele decir que content is King; es decir, que los contenidos son lo más importante, y en eso, la Iglesia tiene un tesoro: un mensaje que hace felices a las personas. Los canales son importantes, pero lo que llevamos a la gente lo es mucho más”, explicó.

Además aseguró estar convencida de que hay que empezar por el público interno, por los de dentro: “escucharlos, comprenderlos y ayudar a que se encarne mejor la identidad. El objetivo es conseguir que cada miembro de la Iglesia, cada bautizado, pueda ser un portavoz veraz del mensaje cristiano, porque lo vive. Después viene una buena comunicación externa que construye, que fomenta el diálogo, que aporta a las distintas necesidades de la sociedad”.
Finalmente, a la pregunta de cómo describiría la relación que el Card. Aguiar espera tener con los medios de comunicación, Esponda Sada dijo estar segura que ésta será de escucha, de diálogo y de construir puentes. “Él mismo lo ha dicho en distintas ocasiones. La última, con motivo de su profesión de fe al llegar a la Ciudad de México: ‘Tengo mucha ilusión en empezar a trabajar en esta querida Ciudad de México, tan compleja y tan rica: sus problemas y sus alegrías; sus miedos e ilusiones; sus inquietudes y satisfacciones. Me interesa tender puentes y abrir espacios para encontrar juntos, mediante el diálogo sincero y abierto, caminos de entendimiento que generen confianza y reconstruyan el estilo de vida de nuestra sociedad’”. 

“Pienso que esta visión marcará el estilo de relación que tendrá también con los medios de comunicación. Nuestra Ciudad de México necesita que todas las instituciones colaboren en beneficio de las personas y de las familias”, concluyó.

¿Quién es Marilú Esponda?

- Maestra en Administración de Empresas por el IPADE Business School. 

-Licenciada en Comunicación por la Universidad Panamericana con Especialidad en Comunicación Institucional. 

-Licenciada en Teología, por la Universidad de la Santa Croce en Roma.

-Ha sido directora de comunicación de distintas instituciones.

-Es socio fundadora de la Agencia Variopinto Comunicación, donde asesora diversas empresas e instituciones sociales y educativas en comunicación estratégica para el logro de sus objetivos.

–Imparte conferencias a nivel internacional sobre Comunicación y Reputación, Liderazgo y Gestión de Intangibles e Innovación.

–Actualmente colabora cada semana en Matutino Express de ForoTv.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7574Miércoles, 21 de febrero de 2018, 12:00 horas
“Soy consciente de la gran responsabilidad”
Agradezco a todos los aquí presentes su compañía, en particular al cardenal Norberto Rivera Carrera, agradeciéndole su labor en estos 22 años y medio, de conducir la Arquidiócesis Primada de México. 

En este primer acto, en el que he expresado públicamente mi profesión de Fe, he renovado mi promesa de fidelidad de servir como Obispo y Pastor, según la tradición de la Iglesia, para asumir jurídicamente la encomienda como Arzobispo Primado de México, les comparto que me siento con plena confianza en Dios, y lleno de esperanza en la generosa respuesta de todos los fieles de esta Arquidiócesis.

El pasado 7 de diciembre se dio a conocer la decisión del Santo Padre para que yo asumiera la responsabilidad como Arzobispo Metropolitano de México, conforme al Derecho Canónico tenía dos meses a partir de ese día, como plazo para definir la fecha del inicio ministerial. 

Inmediatamente me vino a la mente este día 5 de febrero, en que celebramos la solemnidad de San Felipe de Jesús, Patrono de la Arquidiócesis, y al mismo tiempo celebramos el 101 aniversario de la Constitución Federal que rige nuestra vida pública como País. En coincidencia, hoy también entra en vigor la primera Constitución que regirá la vida pública de esta gran Ciudad de México.

Me alegra y me alienta esta significativa doble festividad religiosa y civil. Por una parte San Felipe de Jesús me invita a ser generoso y a dar mi vida sin temor, y con plena confianza en la Providencia Divina.

La dimensión festiva de nuestra Constitución me ofrece poner en práctica, para bien de nuestra sociedad, los derechos humanos universales, y en especial uno de ellos, la libertad de religión o libertad religiosa, que implica la posibilidad de interactuar como Iglesias con todas las Instituciones Oficiales y Privadas para buscar el bien de nuestra sociedad.

La convicción religiosa o de la fe, motiva y orienta la conducta personal del ciudadano, que lo lleva a organizarse con otros para un bien social, y la Constitución establece el marco legal indispensable para la conducta social.

Nuestros problemas y conflictos como sociedad han crecido, y el factor de la globalización los ha vuelto más complejos; sin embargo, la buena voluntad y la disposición de generar los proyectos para superarlos, harán viables los caminos de Reconciliación y Justicia que nos conduzcan a la anhelada equidad social, y tenga como fruto la Paz y Seguridad, para crear un marco de libertad, que permita desarrollar las habilidades y capacidades de los ciudadanos, y así lograr vida digna para todos.

Desde hace casi 22 años he vivido en este gran Valle de México, primero un año en Tlalpan, colaborando todavía como Sacerdote en la Universidad Pontificia de México; luego fui llamado por el Papa San Juan Pablo II para ser el tercer Obispo de Texcoco durante 12 años, donde aprendí a conducir pastoralmente una Diócesis; después el Papa Benedicto XVI me pidió el traslado como tercer Arzobispo de Tlalnepantla, donde he ejercido el ministerio 9 años, cuidando tanto la Comunidad Diocesana como la comunión con las Diócesis sufragáneas; ahora el Papa Francisco, quien en noviembre de 2016 me eligió como Cardenal de la Santa Madre Iglesia, para colaborar con el gobierno universal de la Iglesia, me ha pedido venir a esta Arquidiócesis Primada de México, como trigésimo quinto sucesor de Fray Juan de Zumárraga.
 
Siendo originario de Tepic, Nayarit, ciudad media de estilo provinciano, he vivido aquí en la Valle de México, una experiencia muy enriquecedora, he podido conocer y valorar el impacto de esta Megalópolis, capital del país, principal modelo y polo de desarrollo y transformación social y cultural. Aquí tienen sede los poderes federales y los medios de comunicación social masiva, que determinan las grandes decisiones del país. Lo que sucede aquí repercute en el resto de la nación, y lo que sucede en la Provincia, para ser tenido en cuenta, necesita, la mayoría de las veces, ser manifestado en la capital.

En el Valle de México se encuentran los principales centros generadores de servicios: educación, cultura, salud, comunicación, economía, etc. En ella residen los principales empresarios mexicanos y extranjeros con intereses económicos en el país. La población manifiesta fuertes contrastes sociales y económicos, conserva presencia de origen campesino y provinciano, especialmente en sus sectores populares, donde aún se conservan tradiciones familiares y populares de religiosidad.

Soy consciente de la gran responsabilidad que en este contexto tiene la labor eclesial, que al igual que la ciudad, lo que se haga o se deje de hacer, repercute en el resto del País. Así mismo, es bueno recordar lo mucho que México debe aportar a Latinoamérica y al mundo.

Por eso les pido que me encomienden a Dios, nuestro Padre, para que, siguiendo al Señor Jesús, me acompañe el Espíritu Santo, en el ejercicio de mi ministerio episcopal que hoy inicio en esta Arquidiócesis. Por ello, los invito a unirse en la caravana hacia la el Tepeyac, y acompañarme en la Celebración Eucarística, a los pies de nuestra Madre, María de Guadalupe. 

Muchas gracias a todos Ustedes por su significativa presencia en este acto tan importante y emotivo para mí, y gracias también a los medios de comunicación aquí presentes, por su indispensable labor de transmitir lo sucedido a la sociedad.

¡De nuevo muchas gracias!
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7561Sun, 11 Feb 2018 00:00:00 GMT
“Te entrego un pueblo guadalupano que ama y respeta a sus pastores”
¡La paz sea contigo!, hermano en el Episcopado, cardenal Carlos Aguiar Retes, nominado por el Santo Padre Francisco como Arzobispo Primado de México. 

Doy gracias a Dios nuestro Señor que, en su misericordia divina, me llamó a servir por más de dos décadas a esta entrañable y querida Arquidiócesis del Anáhuac. Hoy, en esta hermosa y majestuosa Catedral, dedicada a la gloriosa Asunción de María a los Cielos, y en la festividad del protomártir san Felipe de Jesús, patrono de esta Arquidiócesis, te doy la más cordial bienvenida, te deseo todo bien en el Señor, y un episcopado lleno de frutos que den gloria al Padre que está en los Cielos.

Querido Cardenal Aguiar, te entrego una arquidiócesis unida, con un pueblo de Dios maravilloso, lleno de fe, movido por la esperanza y participando en la caridad con los más desprotegidos; un pueblo guadalupano que ama y respeta a sus pastores, que reza por ellos y los auxilia en su ministerio. Es cierto que los habitantes de esta gran urbe conforman una sociedad plural, pero la fe sigue permeando sus vidas, la Iglesia sigue contando con buena salud y robustez, gracias a la acción del Espíritu Santo que se hace presente, actuando en las familias y en las comunidades parroquiales.

Te recibe un presbiterio generoso y trabajador, un presbiterio unido al Romano Pontífice y a su obispo, un presbiterio también plural, con una valiosa presencia de religiosos. Los sacerdotes de esta Iglesia Particular cuentan con una gran cantidad de carismas y cualidades que hacen posible el caminar eclesial y pastoral. Junto con el presbiterio existe una notable presencia de la vida consagrada, religiosas y religiosos que contribuyen de manera eficaz y generosa en la construcción del Reino. Un reconocimiento especial merecen las religiosas de vida contemplativa que, con su oración incesante, sostienen la labor de esta arquidiócesis.

Te reciben también tus hermanos en el episcopado: los ocho obispos auxiliares; admirables y abnegados pastores que saben de sinodalidad, de fraternidad y caridad pastoral; no dudes que tendrás en ellos a colaboradores diligentes y responsables en el pastoreo que la Iglesia hoy te encomienda.

Como resultado del Sínodo Arquidiocesano, desde hace 26 años la Arquidiócesis de México es una Iglesia en salida, es una Iglesia que, desde entonces, ha salido a las periferias y vive la misión permanente, una Iglesia que ha formado a sus laicos para ser discípulos y misioneros, y una Iglesia que ha tenido y sigue teniendo como prioridad a los alejados, a las familias, a los jóvenes y a los pobres.

La Arquidiócesis de México ha permanecido fiel a nuestro Señor Jesucristo y a la doctrina perenne de la Iglesia; siempre ha estado unida al Romano Pontífice, ha sido profética y valiente en defender a la familia, el derecho de los no nacidos, el Matrimonio natural, y se ha enfrentado a una mentalidad mundana que quiere imponerse como una dictadura del relativismo y la inmoralidad; también ha ejércido un profetismo social, denunciando atropellos, abusos, corrupción y violencia de grupos y estructuras muy variadas que quisieran una Iglesia muda y sumisa, pero que han encontrado en la Iglesia a una defensora de la justicia y de la paz.

Pero lo más relevante y grandioso que recibes, es la custodia del segundo más valioso ícono sagrado de la cristiandad: la maravillosa imagen de Nuestra Señora de Guadalupe, emperatriz y patrona de América y las Islas Filipinas, corazón del México católico, esperanza, amparo y refugio de todos los que hemos nacido en estas tierras. Esta bendita imagen nos llegó por la mediación de San Juan Diego, nuestro primer indígena canonizado.

Te entrego esta Arquidiócesis tan amada con la satisfacción del siervo que ha dado lo mejor de sí, pero que ha recibido más a cambio: el amor misericordioso de Dios, el amparo de mi amada madre Morenita de Guadalupe y el apoyo y cariño de los fieles laicos de Cristo Jesús; los Obispos, presbíteros, diáconos y un ejercito de consagrados y consagradas. ¿Cómo le pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho? No tengo cómo, sólo con el servicio de mi pobre ministerio, en el que quiero seguir hasta el fin de mis días.

Querido hermano Carlos Aguiar Retes, sé bienvenido a esta gran Arquidiócesis Primada de México; ten por cierto que todos te reciben con alegría y esperanza, y que estarán dispuestos a caminar contigo, sinodalmente, como hasta ahora ha acontecido en esta sede metropolitana, bajo el amparo de María Santísima de Guadalupe. 

Bienvenido, y que Jesús Buen Pastor te anime y fortalezca en la misión que hoy inicias.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7562Domingo, 11 de febrero de 2018, 14:00 horas
¡Gracias! ¡Bienvenido!
Mensaje de los laicos

Eminentísimo Cardenal Don Norberto Rivera

Los laicos y laicas queremos expresarle nuestra gratitud por los años que como Pastor ha guiado al Pueblo de Dios que peregrina en la Ciudad de México. 

Veintidós años de servicio se dicen fácil, pero implicaron esfuerzo, trabajo y visión pastoral. Durante su misión episcopal, se lanzaron semillas, se dieron pasos significativos y cosecharon frutos, especialmente con los laicos. Estamos alegres por el rumbo pastoral por el que condujo a la Arquidiócesis. Sus Orientaciones Pastorales, año con año, pusieron sólidos cimientos para la evangelización y el impulso de los laicos, dando continuidad al II Sínodo.

De 1995 a la fecha los laicos no somos los mismos. Hemos caminado, trabajado y crecido junto a usted. Muchos, nos asumimos protagonistas de la evangelización de las culturas, hemos afianzado nuestra conciencia misionera, haciendo nuestra la Misión Permanente y el compromiso en la vida pública.

En las Orientaciones Pastorales del 2014, usted hablaba de la necesidad de dar más espacio de participación de los laicos, especialmente a la mujer (cf. no. 34 y 65). Le estamos agradecidos por la confianza depositada en numerosos laicos, haciéndonos colaboradores en diversas áreas pastorales y comisiones. Resulta significativo que durante su gobierno pastoral, se hayan realizado varios Congresos de Laicos, encuentros con jóvenes, movimientos y asociaciones laicales, que exista un Consejo de Laicos. Agradecemos especialmente se haya invertido en la formación de agentes. El itinerario formativo de la Arquidiócesis es pionero en México, brinda formación a numerosos bautizados de la Ciudad e incluso es solicitado en otras diócesis. 

Por todo ello, y muchas otras acciones que en este breve espacio no es posible enlistar, los laicos de la Arquidiócesis le reiteramos nuestro reconocimiento y pedimos que Dios lo acompañe con su bendición para la nueva etapa que comienza. ¡Enhorabuena! ¡Y gracias!

Eminentísimo Cardenal Don Carlos Aguiar

Los laicos de esta Arquidiócesis le damos la más cordial bienvenida. Sabemos de su trayectoria, de su talento y experiencia, y estamos alegres por su nombramiento. Lo recibimos con los brazos abiertos como nuestro Pastor.

Queremos que sepa, que en esta diócesis hay muchos laicos y laicas entusiastas, inteligentes, deseosos de aportar y dispuestos a colaborar con usted en hacer realidad el sueño del papa Francisco de ser una Iglesia en salida. Sabemos que el desafío de la Ciudad de México es enorme y de gran complejidad, pero tenemos esperanza. El proyecto pastoral que hemos trabajado nos ha encaminado ya en esa dirección.  

Percibimos que falta mucho por edificar, pero confiamos en que su sabiduría, inteligencia y experiencia nos guiará a renovar e impulsar aún más lo que ya se ha construido en favor de la evangelización, bajo un modelo de Iglesia participativo.

Los laicos estamos orgullosos de nuestra unción bautismal, nos asumimos laicos y laicas en salida y le pedimos nos ayude a abrir mayores espacios de participación, para que, junto con los demás miembros de la Iglesia, seamos partícipes y protagonistas del Reino en la Iglesia y en nuestra Ciudad. Asumimos nuestro llamado a ser levadura en el mundo y queremos soñar en grande para incidir en las realidades necesitadas de justicia, amor, paz y misericordia. Don Carlos ¡cuente con nosotros!
A nombre todos los laicos, la Mtra. Leticia Estrada Silva.

Mensaje del Ministerio Ordenado

“¡Qué bueno es el Señor! Su misericordia permanece para siempre, y su fidelidad por todas las generaciones” (Sal. 100, 5).

Las diócesis en su diversidad y complejidad, somos esta porción del pueblo de Dios guiada por un sucesor de los apóstoles, vínculo necesario de nuestra participación en la gracia y en la vida que Cristo nos da. Hoy nos reunimos en esta Madre Iglesia Catedral como lo que somos, hijos de un mismo padre, para darle gracias a Dios por su misericordia y fidelidad, por proveernos siempre de pastores que nos guíen en esta Iglesia que peregrina en la Arquidiócesis de México.
Como no agradecer a Dios por la persona y el ministerio del Emmo. Sr. Cardenal Norberto Rivera Carrera, por tanto bien que nos ha hecho, con las más simples palabras quisiera expresarle a usted la más grande y sincera gratitud que brota de mi fe. Gracias porque ha sido entre nosotros reflejo del Padre y presencia del Hijo cabeza, pastor, maestro y esposo. Gracias por mostrar bondad, solicitud, misericordia, dulzura, consuelo y autoridad de Padre ante este pueblo. Gracias por ser valiente y generoso como el Buen Pastor, por defender a las ovejas, por ir delante para guiarnos, ir en medio de nosotros para acompañarnos y detrás para que no se perdiera ninguno. Gracias por nunca cansarse de anunciar la palabra de Dios y enseñarnos a defenderla. Gracias por ese amor esponsal, comprometido y abnegado con el que ha permanecido en esta Iglesia particular.

Le agradecemos por administrar la gracia que Cristo nos da por medio de los sacramentos, por confirmarnos en la fe, alentarnos en la esperanza y unirnos en la caridad, por haber hecho partícipes a tantos del don inmerecido del orden sacerdotal y ayudarnos a apreciar tan sublime vocación. Como sacerdote puedo comprender y agradecer a usted por tantos momentos de oración de intercesión por su pueblo, por los tiempos de reflexión y silencios que lo llevaban a la contemplación de la palabra, por su predicación, por sus trabajos apostólicos y pastorales; pero también por haber vivido gozos y esperanzas, angustias y tristezas, por sus motivaciones y sufrimientos, por sus desvelos, por los momentos de gratificación y de incomprensión, por su entrega total por nosotros. Sr. Cardenal, que Dios nuestro padre lo siga colmando de su misericordia y no olvide que siempre nos tendrá cerca y que estaremos orando por usted. Lo encomendamos a Santa María de Guadalupe para que lo acompañe con su protección.

También agradecemos a Dios por su providencia, por permitir tener entre nosotros al Emmo. Sr. Cardenal Carlos Aguiar Retes. Hoy damos gracias por usted, y pedimos gracia junto con usted. Dios lo desarraiga en muchas ocasiones para poner sus pies en movimiento como lo hizo con nuestro padre en la fe (Gn. 12, 1) para asomar sus ojos a un horizonte distinto y deslizar en sus manos una nueva encomienda con la que se sigue experimentando la misericordia de Dios. A él pedimos que nos permita seguir escribiendo con su vida y ministerio la historia de salvación de este pueblo, permítanos ayudarle como colaboradores suyos a ser instrumentos de santificación, maestros de la fe y ministros de la gracia para esta porción del pueblo de Dios que ahora la Madre Iglesia confía a su cuidado. Queremos junto con usted sentir el latido de nuestro pueblo que sigue necesitando de un Dios vivo. Con ello manifestamos nuestra fraterna adhesión y sincera obediencia junto con nuestra oración por su persona y ministerio. También le pedimos a la madre de Dios que lo acompañe en todo momento en esta nueva tarea como pastor. Hoy lo recibimos con mucho cariño.


A nombre del ministerio ordenado, el Pbro. Lic. Mario Alberto Cruz Martínez.

Mensaje de la Vida Consagrada

Doy gracias a Dios sin cesar por vosotros, a causa de la gracia de Dios que os ha sido otorgada en Cristo Jesús (1 Cor, 1,4)

De todo corazón damos gracias a Dios, nuestro Señor, por mirar con ternura y misericordia a nuestra querida Arquidiócesis de México, dándonos Pastores según su corazón. 

Hoy unidos en Cristo, como Iglesia y específicamente a nombre de la Vida Consagrada presente en la Arquidiócesis de México, queremos expresar nuestra profunda gratitud al Emmo. Sr. Cardenal, Norberto Rivera Carrera, Arzobispo emérito de nuestra Arquidiócesis, por su entrega generosa en la misión encomendada a favor del Pueblo de Dios, por permitirnos a la Vida Consagrada, servir al Señor y a nuestros hermanos, desde nuestros carísimas y ministerios, por acompañarnos y alentarnos en nuestra misión evangelizadora. Gracias por su testimonio, su fe, el valor y la confianza vividos, sosteniéndose en fidelidad al Magisterio del Santo Padre, en sus diferentes épocas; respondiendo con audacia, sencillez, firmeza y rectitud, ante los desafíos y acontecimientos de la historia en nuestra Patria. 

Que el Señor, que mira el corazón y conoce todas las acciones, recompense la ofrenda de su vida y de su ministerio en la Arquidiócesis de México; la nostalgia de esta etapa que concluye, lleva nuestra más sincera gratitud y reconocimiento, junto con nuestra oración por sus necesidades e intenciones; que el Espíritu del Señor lo siga asistiendo y fortaleciendo en esta nueva etapa de su vida y vocación; que nuestra Madre Santísima de Guadalupe, pague el cuidado que tuvo en cumplir su mandato, como se lo prometió a su querido hijito Juan Diego; Dios lo bendiga Don Norberto.

Desde el anuncio de su nombramiento al día de hoy, Emmo. Sr. Cardenal, Carlos Aguiar Retes, nuestro corazón se dispone y se congratula al reconocerle como nuestro nuevo Pastor, mediante el cual, el Señor nos apacentará y al mismo tiempo nos enviará al cuidado pastoral y caritativo de nuestros hermanos; aquí estamos Don Carlos, lo recibimos con gran afecto y le decimos: la Vida Consagrada quiere vivir, en comunión con Usted, la expresión y vitalidad de sus carismas, don de Dios para la Iglesia; nos reconocemos en camino, depositarias de un bien que humaniza, como lo dice nuestro amado Papa Francisco en Evangelii Gaudium; nos sabemos apóstoles de Cristo, heraldos del Evangelio de la vida, como Santa María de Guadalupe; nos ubicamos frente a tantos hermanos que, desde su dignidad de hijos de Dios, en situaciones de pobreza material y espiritual, enfermos, migrantes, mujeres, niños, jóvenes, familias, trabajadores, claman vida nueva, paz, justicia, misericordia, en fin, la vida misma de Jesucristo, que es Camino, Verdad y Vida; con Usted, en humildad y alegría, queremos ponernos como instrumentos del Señor, para seguir sembrando la semilla del Reino, desde la comunión, el discernimiento, la escucha atenta de la Palabra y de los signos de los tiempos, desde la constante intención de mantenernos con un espíritu renovado, abierto, dispuesto a salir al encuentro del hermano, en nombre de Dios y de la Iglesia, respondiendo así a las necesidades y miserias que hoy nos aquejan. 

Reciba nuestra adhesión y obediencia, cuente con nuestra oración. Que la vitalidad de Cristo Resucitado, con los dones de su Espíritu, sea la fuerza que anime su interior, fortalezca su misión y lo haga testigo fiel y audaz del Evangelio de la alegría, de la paz, de la justicia, de la integridad en todos los ambientes y circunstancias; rogamos a nuestro Santo Patrón, San Felipe de Jesús, que lo proteja y acompañe en su ministerio y que nuestra Madre Santísima de Guadalupe, Discípula Misionera, lo lleve a dar, como Ella, al verdadero Dios por quien se vive, prodigándole siempre, todo su amor, compasión, auxilio y defensa. ¡Bienvenido a su Arquidiócesis!

A nombre de la Vida Consagrada, R.M. Elva Guadalupe Ruiz Bueno, 
Superiora General de las Hijas de María Inmaculada de Guadalupe.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7563Domingo, 11 de febrero de 2018, 14:00 horas
“Reconstruir el estilo de vida de nuestra sociedad, a partir de la fe”
Llevamos este tesoro en vasijas de barro.

Al celebrar al primer Santo y Mártir mexicano, San Felipe de Jesús, Patrono de esta Arquidiócesis de México, la liturgia presenta tres textos para fundamentar que la entrega generosa al servicio del Evangelio está destinada a trascender. Por ello la muerte, sea en cualquier edad, temprana, madura o anciana, para el discípulo de Cristo, es siempre el paso a la vida eterna.

Esta convicción fundamentada en la experiencia de la vida de Jesús, da a todas las situaciones humanas un sentido de plenitud en la trascendencia, como en efecto expresa el libro de la Sabiduría: Los insensatos pensaban que los justos habían muerto, que su salida de este mundo era una desgracia y su salida de entre nosotros una completa destrucción.

La comunidad de los discípulos de Cristo está llamada a entregar su vida y a ir muriendo para generar en los demás vida, como dice San Pablo: la muerte actúa en nosotros, y en ustedes la vida. Así una generación desaparece, entregando la vida a la siguiente generación.

En este dinamismo, fundamentado en la convicción de la resurrección de Cristo, estamos llamados a afrontar todo tipo de circunstancias, con fe y esperanza, para transformarlas en fuente de vida. Así expresa su experiencia San Pablo: Por eso sufrimos toda clase de pruebas, pero no nos angustiamos. Nos abruman las preocupaciones, pero no nos desesperamos. Nos vemos perseguidos, pero no desamparados; derribados, pero no vencidos.

Sin embargo antes ha dicho el Apóstol: Llevamos este tesoro en vasijas de barro, para que se vea que esta fuerza tan extraordinaria proviene de Dios y no de nosotros mismos.

La toma de conciencia del barro que somos, de nuestra constante fragilidad y muchas limitaciones, es el punto clave para descubrir las maravillas que hace Dios a través de nosotros en los demás, y la auténtica humildad que nos agiganta sin pretenderlo. Tenemos el testimonio del Papa Francisco, cómo desde el inicio de su Ministerio se presentó como pecador, necesitado de la oración y bendición del pueblo; yo también me uno a esa expresión de humildad y les pido desde este primer día, su ayuda y su oración.

Este es el fundamento de nuestra espiritualidad cristiana y la razón de nuestra esperanza, pase lo que pase. En este camino de entrega generosa en favor del prójimo encontramos la vida para nosotros y para los demás; como escuchábamos a Jesús en el Evangelio: el que pierda la vida por mi causa, ése la encontrará.

Les manifiesto mi deseo de seguir la recomendación que el Papa Francisco nos hizo en su vista Pastoral: Sean, por tanto, Obispos capaces de imitar esta libertad de Dios eligiendo cuanto es humilde para hacer visible la majestad de su rostro y de copiar esta paciencia divina en tejer, con el hilo fino de la humanidad que encuentren, aquel hombre nuevo que su país espera. No se dejen llevar por la vana búsqueda de cambiar de pueblo, como si el amor de Dios no tuviese bastante fuerza para cambiarlo.

Hoy nos abruman situaciones que violentan la justicia y la paz, agresiones que denigran nuestra condición de hermanos, y que fomentan una vida de confrontación, discriminación, de menosprecio a la dignidad humana, y que conducen a la angustia, a la tragedia y a la muerte.

Esto no lo queremos nosotros Pueblo de Dios, pero lo vivimos. Hoy más que antes, nos necesitamos para, a partir de la fe, de esta mirada de trascendencia y convicción de la eternidad, reconstruir el estilo de vida de nuestra sociedad, entregarnos generosamente y replantearnos, como generación del siglo XXI, el aporte y los proyectos pastorales y sociales, que necesitamos realizar para dejar a las nuevas generaciones una Ciudad humanizada y humanizante.

Los convoco a todos para afrontar los retos de nuestro tiempo, en comunión y coordinación, descubriendo juntos la tarea que corresponde a cada sector, mediante la escucha recíproca y la puesta en común, en camino sinodal, como lo está pidiendo el Papa Francisco.

Por eso les propongo como objetivo a todos los fieles en general, y a los hombres de buena voluntad asumir la indicación que nos dejó el Papa Francisco en su visita a la Catedral Metropolitana de México: Que las miradas de ustedes, reposadas siempre y solamente en Cristo, sean capaces de contribuir a la unidad de su Pueblo; de favorecer la reconciliación de sus diferencias y la integración de sus diversidades; de promover la solución de sus problemas endógenos; de recordar la medida alta, que México puede alcanzar si aprende a pertenecerse a sí mismo antes que a otros; de ayudar a encontrar soluciones compartidas y sostenibles para sus miserias; de motivar a la entera Nación a no contentarse con menos de cuanto se espera del modo mexicano de habitar el mundo.

Así nos prepararemos para los 500 años del Acontecimiento Guadalupano, y dispondremos nuestra Arquidiócesis, conforme al Proyecto Global 2031-2033, que en el seno de la Conferencia Episcopal, interpretando los signos de los tiempos y las orientaciones pastorales del Papa Francisco, intenta que lleguemos a ser una Iglesia capaz de dar testimonio, de la Misericordia de Dios Padre, de la vida eclesial en comunión y unidad, y de tejer bajo el ejemplo y el amparo de María de Guadalupe una sociedad fraterna y solidaria, que en Cristo genere vida digna para todos.

Hoy al iniciar mi ministerio como Arzobispo de esta Iglesia Primada de México les expreso mi confianza y mi gran esperanza que el Señor hará maravillas entre nosotros.

Mi oración a María de Guadalupe, nuestra querida madre, es que me acompañe siempre en la custodia de esta casa (y no me refiero simplemente a este Santuario) sino al hogar que ella quiere, al estilo de vida fraterna y solidaria de la gran familia de sus hijos que habitan en estas latitudes del Valle de México y sus confines.

Los invito a ponernos de pie, y mirar a María de Guadalupe para juntos saludarla e invocar su auxilio, diciendo: Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7564Domingo, 11 de febrero de 2018, 14:00 horas
“Para cumplir esta misión, me alienta el testimonio de nuestros últimos Pontífices”
Como Ustedes comprenderán, y habrán percibido, este día está siendo muy emotivo y significativo en mi vida. A mis 68 años el Santo Padre Francisco me ha encomendado esta enorme misión de conducir al Pueblo de Dios, que peregrina en esta gran Ciudad de México.
 
Cierto que llego con una experiencia de casi 21 años de episcopado, pero también ya no soy el joven Obispo de 47 años cuando llegué a Texcoco, ni el hombre maduro de 59 años cuando llegué a Tlalnepantla. 

Sin embargo, me alienta el testimonio de nuestros últimos Pontífices que al menos yo he podido conocer y seguir, constato su entrega plena y fecunda, así de San Juan XXIII quien a los 76 años, elegido Papa convocó el Concilio Vaticano II; el Beato Pablo VI elegido a los 65 años le tocó la aplicación del mismo, por la que afrontó la incomprensión de muchos sectores eclesiales, pero le dio vigencia al Concilio; San Juan Pablo II que se desgastó 27 años, proclamando con gran visión profética la necesidad de una Nueva Evangelización, Benedicto XVI, quien a los 78 años asumió el pontificado, y afrontó con firmeza y claridad doctrinal el camino de la renovación eclesial, y ahora al Papa Francisco, quien elegido a los 76 años nos da un fuerte y sorprendente testimonio de generosa entrega y de animación para llevar a término la indispensable renovación de la Iglesia.

Ante esta sucesión de magníficos pontífices, como lo han considerado ya muchos teólogos, pastoralistas, y especialmente historiadores, reconozco en ellos la gracia de Dios, derramada en favor de la Iglesia y de la humanidad. Por eso considero que nosotros los Obispos, mirando a estos sucesores del Apóstol Pedro, encontramos la fortaleza necesaria para llevar a cabo nuestra misión específica, de conducir a una Iglesia particular.

Pero también este día he mirado tantos rostros de distintas latitudes, que expresan el deseo de participar en la vida de la Iglesia, y que me animan a dar lo mejor de mí mismo.

Destaco entre esos rostros los que desde mi infancia me han acompañado, los distintos miembros de mi familia. He descubierto también los rostros de quienes por diversas razones me han brindado su amistad, desde cuando ejercía mi ministerio sacerdotal en Tepic.

Están presentes los rostros del Valle de México, de fieles y amigos de Texcoco mi querida primera Diócesis que me ayudó a ser Obispo. Rostros de Tlalnepantla, donde ahonde en mi ser episcopal, desde un esfuerzo mayor para encontrar los caminos de una Iglesia en comunión. Y otros muchos rostros de fieles de la Provincia Eclesiástica de Tlalnepantla; y sin lugar a dudas, tantos rostros de quienes forman parte de la Arquidiócesis de México. He contemplado sus rostros, considerando el servicio que debo darles.

He mirado también rostros que me consuelan y animan como los de mis hermanos Obispos y Cardenales que me han acompañado este significativo día.

Rostros de Autoridades de distintos niveles de gobierno, que con su presencia me recuerdan la importancia de colaborar para bien de toda la sociedad; y rostros hermanos de otras confesiones religiosas cuya presencia es una esperanza de concretar el Sueño del Papa Francisco: testimoniar al mundo que las religiones son factores de convivencia fraterna y de colaboración en la búsqueda de un orden social justo, acorde a los Derechos Humanos Universales, que sea instrumento para alcanzar la Paz mundial y la conservación de nuestra Casa  común, nuestro Planeta: La Tierra.

Por eso no me queda sino agradecer de corazón la presencia de todos Ustedes en este día. Dios, Nuestro Padre los bendiga abundantemente. 

Gracias por su atención, disfruten la comida y la convivencia. Sin ponerse de pie, les pido un momento de silencio para bendecir los alimentos y este encuentro fraterno.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7565Domingo, 11 de febrero de 2018, 14:00 horas
Oración por don Norberto y por don Carlos
Santa María de Guadalupe, Madre de Dios y Madre nuestra:
Te encomendamos a nuestros queridos Cardenales
don Norberto Rivera Carrera y don Carlos Aguiar Retes.

Ruega por don Norberto,
que veintidós años dirigió
la Arquidiócesis Primada de México,
de la que fue fiel servidor.

Tú conoces cuánto trabajó
por las familias, los jóvenes, los alejados
los seminaristas, los migrantes, los encarcelados.

Sabes, que por su defensa de la doctrina de la Iglesia,
fue objeto de ataques y calumnias, 
y las soportó con ejemplar entereza.

Tú, a quien él tanto ha amado desde niño, 
sigue siendo su inspiración, fortaleza y auxilio.
Hazle saber que le estamos muy agradecidos, 
recompensa con tus bendiciones su entrega, 
y acompáñalo amorosa en su nueva encomienda.

Ruega también por don Carlos
nuevo Arzobispo Primado de México, 
que llega entusiasta a servir, y está feliz 
de ser custodio de tu imagen sagrada.

Que el Espíritu Santo lo ilumine y fortalezca
para cumplir esta formidable tarea
con sabiduría y humildad, alegría y caridad.

Ayúdale a sentirse bienvenido y dale la seguridad
de que el pueblo de Dios que peregrina en esta ciudad,
tiene la disponibilidad de colaborar con él 
siendo una Iglesia misionera y de comunidad.

Lo encomendamos a tu maternal intercesión.
Cúbrelo con tu manto, y dale tu bendición. Amén.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7553Domingo, 4 de febrero de 2018, 14:00 horas
Una Iglesia para servir
Con su Profesión de fe en la Catedral Metropolitana de México y la celebración de la Misa de Inicio de Episcopado en la Basílica de Guadalupe, este lunes 5 de febrero, el Card. Carlos Aguiar Retes emprenderá su peregrinar como cabeza de la Arquidiócesis Primada de México, con lo que se convertirá en el trigésimo sexto sucesor de Fray Juan de Zumárraga y custodio de la sagrada imagen de la Virgen de Guadalupe. Sobre los detalles de la ruta que seguirá su nuevo ministerio episcopal, el Card. Aguiar Retes habló para la comunicadora católica Marilú Esponda, entrevista que recoge en su libro Una Iglesia para soñar.

El nuevo Arzobispo de México señaló que su primer reto es conocer desde la entraña la vida de la Arquidiócesis Primada de México; el segundo, diseñar el camino a partir de la realidad que observe, y el tercero, conformar una iglesia sinodal; es decir, más cercana a la gente, con mayor capacidad de escucha, de discernimiento y toma de decisiones en conjunto. Explicó que el objetivo es lograr lo que ha planteado el Papa Francisco, en el sentido de dejar de ser una Iglesia autorreferencial, y conducirla hacia el servicio a la sociedad, en la que sean escuchadas las voces de toda la comunidad, porque si algo tiene que definir a la Iglesia de Cristo, es la comunión.

El Card. Aguiar Retes reconoció que no es posible saber en cuánto tiempo se puede llegar a ser esa Iglesia que plantea el Santo Padre, ya que esto tiene que ver con el gran misterio de Dios, que siempre considera la libertad del hombre; “de manera que, dependiendo de nuestra respuesta en conjunto, podremos ver que se encienda de repente esa nueva llama; hay que trabajarlo, prepararlo estando cerca de la gente, de los ministros de pastoral; y veremos encenderse la alegría de ser católicos”.  

Externó que es necesario volver, como proféticamente lo pidió el Concilio Vaticano II, a los orígenes de la Iglesia, a su inicio. “La iglesia inició con gran fuerza en un ambiente hedonista, corrompido moralmente, paganizado, porque ese fue el momento que escogió Dios para venir al mundo. Este, el momento que vivimos, que a muchos nos aterra, es el mejor momento para renovar la Iglesia, porque se toca la fragilidad de la humanidad. Así que será más fácil que nos toque la ternura de Dios, que nos toque la misericordia, la comprensión, el perdón. Veníamos de una cultura de cristiandad en la que todos estábamos acostumbrados a cumplir los preceptos y las normas de la Iglesia, pero con eso no necesariamente se caminaba en una vida del Espíritu, sino del cumplimiento”.

Cuestionado por Marilú Esponda sobre el papel de la religión en la vida pública, el otrora Arzobispo de Tlalnepantla refirió que sobre todo en nuestro país se ha despojado a la Iglesia de ese carácter público, y se le ha encajonado mucho en el ámbito de lo privado, con lo cual se le rompe la oportunidad de realizar la misión de Cristo redentor de transmitir a todos que el reino de Dios va establecerse en medio de nosotros, que no es un reino sólo espiritual, sino un proyecto en el que percibimos a Dios en todos los ámbitos de la vida pública y privada. 

Explicó que esa limitación que se ha querido imponer a la Iglesia en México, tiene que ver con la historia reciente del país, correspondiente al siglo XIX, de la prevalencia de una filosofía liberal impulsada por quienes estaban en el poder, con lo que se le causó un gran daño como institución. Señaló que el concepto de la humanidad, desde la óptica de la fe católica, es que todos somos la familia de Dios, de manera que reducirla a la Iglesia al espacio privado significa cercenar totalmente la expresión del mensaje cristiano, amputarle manos, piernas, ojos y corazón, cosa que no se puede permitir, aunque como cristianos se nos persiga con recriminaciones o señalamientos falaces. 

Por otra parte, el Card. Aguiar Retes dijo que es necesario reconocer que, a lo largo de la historia, la Iglesia ha errado caminos algunas veces, y se han cometido injusticias, en nombre de la fe y de la propia Iglesia; “siempre se aducen las mismas pruebas, pero hay que ver que somos una generación nueva, que tenemos una oportunidad nueva. De la misma forma, las historias de los pueblos han tenido algunas caídas o enfrentamientos sociales, como en nuestro caso la Revolución Mexicana, pero no por eso vamos a eliminar o dejar fuera todos los postulados que nos dejó este acontecimiento histórico. Eso sería ilógico. Hay que reencontrarnos, reconciliarnos, darles sus créditos a las nuevas generaciones y no permanecer esclavizados en la historia. Esto es lo que hace falta: entender que la historia es maestra, pero no maestra de esclavos; es maestra para ser libres, para aprender de lo que ya sucedió y volver a darnos la oportunidad”. 

En cuanto a las personas que dicen: “Dios sí, pero la Iglesia no”, aseguró que la Iglesia es decir sí a Dios. “Es muy fácil decir que Dios sí, pero la Iglesia no; se trata de la posición más cómoda que hay, ya que me coloco en una zona sin compromisos, donde yo hago lo que quiero; pero bajo este modo de pensar nunca voy a descubrir realmente a Dios, al verdadero Dios; todo lo que voy a hacer es darle juego a mis ideas y concepciones de Dios. El hombre solamente descubre al verdadero Dios cuando lo descubre en el otro, y para eso es la Iglesia, para descubrirnos”. 

Consideró que hay mucho en qué trabajar, sobre todo en una Arquidiócesis tan grande, que le pone a la vista un gran reto; “pero al mismo tiempo tengo la seguridad de que es el Señor quien me está incorporando en una nueva responsabilidad, y estoy plenamente confiado de que Él me va a ayudar”. Reconoció que uno de sus sueños era terminar en Tlalnepantla, para ver concluidos los trabajos que empezó, como el sueño que tenía de lograr un proceso misionero común entre esa Arquidiócesis y sus siete diócesis sufragáneas; “con el nuevo nombramiento que me hicieron, les dije (a los Obispos de esas diócesis) que ahora habría que hacerlo también con la Ciudad de México”.

Finalmente, a la pregunta de Marilú Esponda sobre qué es lo que le pide a la Virgen de Guadalupe, el Card. Aguiar Retes, externó: “Eso es lo grandioso de esta encomienda que me da el Papa: ser el Arzobispo de México es ser el custodio de la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe, y con esa confianza voy; es decir, si yo la cuido a Ella, que no creo que sea tan difícil cuidarla, tengo plena certeza de que Ella me va a cuidar. Entonces, lo único que le pido yo a Ella, es que, así como yo digo que la Iglesia tiene que ser para servir a los demás y ayudar a la sociedad, la presencia de María de Guadalupe no se puede quedar en la sola Arquidiócesis, tengo que ponerme a disposición y en colaboración con toda la Conferencia del Episcopado Mexicano, e incluso con el Consejo Episcopal Latinoamericano, el CELAM, en este proyecto que, en el marco del quinto centenario de sus apariciones, estamos elaborando”.

Tomado del libro: Una Iglesia para soñar, de Marilú Esponda
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7554Domingo, 4 de febrero de 2018, 14:00 horas
La vida del Card. Carlos Aguiar Retes
Carlos, con cuatro años de edad, decidió que ese día no iría a la escuela. Doña Teresa Retes pensó que no estaba bien que su hijo se rebelara de esa manera y lo amenazó: “Si no vas, te encierro en el gallinero”. “Pues no voy” –contestó Carlos. Después de varias horas encerrado, llegó el padre, Don Carlos Aguiar Manjarrez, y se sorprendió: “¿Qué hace el niño ahí metido?”. Por un despiste, Doña Teresa Retes lo había olvidado ahí todo el día, y durante largas horas él no se inmutó; se quedó jugando tranquilamente con las gallinas.

Carlos era el segundo de seis hermanos. Nació en Tepic, Nayarit, el 9 de enero de 1950, en una casa de provincia con corredores y dos patios, al pie de la Sierra Madre Occidental, vecina de la cordillera Neovolcánica, con un incipiente desarrollo urbano, como vivía la mayoría de las familias nayaritas en esa época. Era un lugar apacible, donde la convivencia diaria estrechaba lazos entre las familias y forjaba las comunidades que vivían una religiosidad popular extendida y vívida.

El padre y la madre

Don Carlos Aguiar Manjarrez y Doña María Teresa Retes Pérez se conocieron en Tepic, se hicieron novios, se enamoraron perdidamente y decidieron casarse cuando ella tenía 17 años y él 21. Pero las familias de ambos se oponían a que formalizaran su relación siendo tan jóvenes. Para entonces, el papá le había pedido a él que le ayudara en la administración de su negocio, el Hotel Palacio de Tepic. Le tenía toda la confianza. “Vas a cometer un grave error si te casas tan joven”, era la insistencia del padre a Carlos. 

Doña Laura, la madre de María Teresa también tenía sus razones para no estar de acuerdo en que se consumara ese matrimonio; para ella, primero debía casarse la hija mayor, Laura, pero ésta no tenía prisa en formar una vida matrimonial. Así, debido a que por ninguno de los dos lados tenían la anuencia para casarse, tuvieron que armar un plan de fuga: Carlos convenció a su padre de que tenía que buscar un trabajo independiente para que, a futuro, su matrimonio no representara una carga para él; éste, sin saber exactamente a qué se refería su hijo, le dio permiso de irse. De esa manera, Carlos se fue a trabajar como agente viajero a Oaxaca, para la compañía de cigarros “El Águila”, que era distribuidora en todo el país. María Teresa lo alcanzó al poco tiempo, y se casaron en el templo de Corpus Christi, ubicado en el centro de esa ciudad. 
Formaron un matrimonio unido, con el carácter firme de cada uno, al que Dios bendijo con seis hijos: Teresa (Tessy), Carlos, Mayra, Francisco (Paco), Ana Laura (Analú) y Juan Luis. Si bien Don Carlos y doña María Teresa tuvieron un largo proceso de adaptación y de entendimiento, nunca faltó el respeto mutuo, además pudieron distribuir muy bien los papeles dentro del matrimonio: Don Carlos fue siempre el responsable de proveer lo necesario para la familia; aunque no todos los tiempos fueron de bonanza, él siempre tuvo cuidado de que nunca les faltara nada; era tenaz en el cumplimiento de sus deberes, de manera que siempre llevó a casa lo necesario. 

Doña María Teresa –Mariate, como le llamaban su familia y sus amistades– fue una mujer de hogar; cuidaba de sus hijos, y siempre estuvo muy atenta a que los seis cumplieran con las obligaciones propias de su edad, sobre todo que estudiaran y que sacaran buenas calificaciones; además, pudo sabiamente distinguir las diferencias de carácter que sus hijos tenían. 

El legado de una abuela

–¡Ven acá, Carlos, que morirás! –gritaba Tessy (la hermana mayor), mientras jugaban “luchitas”. 

Dos años mayor que su hermano, esperaba que él se rindiera por tener menos fuerza; sin embargo, eso nunca ocurrió, a pesar de que en ocasiones lo dejara sin aire y se pusiera completamente rojo. ¡Jamás se rindió! Carlos mostró desde pequeño un temperamento firme y decidido. Mayra, su hermana, de la convivencia diaria recuerda su tenacidad, su orden y su gusto por el futbol. Participaba desde muy pequeño en un equipo de liga infantil, y era muy bueno narrando partidos, acomodaba los muñecos que había en su casa, los ponía jugar en sus posiciones y hacía muy buenas crónicas del juego, detallando los pormenores.

El kínder al que asistía Carlos se encontraba frente a la casa de la abuela materna, Doña Laura, a quien Carlos le tenía un profundo cariño. A Carlos le costaba volver a su casa, por lo que frecuentemente se quedaba a dormir con Doña Laura. Y fue justamente por la influencia de su abuelita que decidió ser monaguillo en su parroquia. Doña Laura fue una persona clave en la infancia de Carlos. Él la quería tanto, que afirmaba que deseaba ser o doctor o sacerdote; lo primero, para que nunca se muriera su abuelita. Cuando ella murió, Carlos tenía siete años de edad, entonces confirmó que sería sacerdote.  

Tessy y Carlos, que eran los hermanos mayores, tenían una afición común: comprar discos y oírlos en la consola. Carlos siempre mantenía sus “acetatos” ordenados, y tenían que escucharlos por orden para que se desgastaran todos por igual. Si en su familia querían oír una canción distinta a la que sonaba, él los conminaba a esperar a que le tocara nuevamente el turno. Las cosas se hacían siempre como él proponía, y con el tiempo, esa terquedad se convirtió en tenacidad.

Cuando hay vocación

Siendo acólito, los padres Agustinos lo invitaron por primera vez al Seminario Menor, pues veían que se tomaba muy en serio sus funciones de monaguillo. Después de volver de la Iglesia, convocaba a sus hermanos y se ponía a predicarles. Éstos iban dejándolo poco a poco para ponerse a jugar en otras cosas; la única “feligresa” que permanecía fiel era Mayra. Un día, Carlos tomó valor, y dijo a su padre con decisión: “Papá, quiero entrar al Seminario”. “No hijo, estás en primaria, tienes que acabarla y después veremos”. Más adelante, fueron los Claretianos quienes lo invitaron, pues ellos atendían el templo más cercano a su casa. Se repitió la historia con ellos, seguramente porque veían que podía tener vocación. El promotor vocacional insistió, pero Don Carlos fue más enfático en su negativa.

Casi por concluir el sexto año, un sacerdote diocesano preguntó en el aula quiénes querían conocer el Seminario. Carlos inmediatamente levantó la mano. La visita al Seminario confirmó lo que venía creciendo en el interior de aquél niño de 11 años, quien lo manifestó nuevamente a su papá. Éste le dijo: “Te mandaré a la Escuela Militar para que te formes bien y tengas muy buena calidad académica”. El padre de Carlos, cuando era joven quería ser militar, así que esperaba ver ese anhelo reflejado en su hijo. Sin embargo, ante la insistencia de Carlos de querer ir al Seminario, le dijo: “Bueno, como mi padre no me dejó estudiar en el Colegio Militar, no quiero que pase contigo lo mismo que conmigo; vete al Seminario…”. 

Donde se convivía bien, pero se comía mal

El 5 de octubre de 1961, bajo un día soleado, tres adolescentes entraron al Seminario Menor de Tepic: Francisco Robles Ortega, ahora Cardenal de Guadalajara; Mario Espinoza, actual Obispo de Mazatlán, y Carlos Aguiar Retes.

Los padres de Carlos sufrían cada vez que lo iban a visitar, pues a su parecer las instalaciones estaban bastante venidas a menos. Además, era de sobra conocido que el Seminario era un lugar donde se convivía bien, pero se comía mal. Los seminaristas dormían en unos galerones que parecían excesivamente rudimentarios. A diferencia de sus estudios de primaria, los del Seminario eran más complicados, y se inclinaban mucho hacia las humanidades: Latín, Griego, Literatura, Oratoria, Retórica, Arte y Cultura, materias que se impartían bajo el método tradicional de educación, en el que la disciplina era la que imperaba, y el Seminario se empeñaba en aumentarla.

Los seminaristas vivían jornadas muy intensas, intercalaban una hora de estudio con una hora de clase, tanto en la mañana como en la tarde. Pasaban ocho horas seguidas dentro del salón. Fue en este tiempo en que Carlos adquirió el gusto por leer libros, y poco a poco se fue haciendo de una amplia cultura general. Al paso de los años, llegó a leer una gran cantidad de obras clásicas: La Ilíada, La Odisea, El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha; obras de Tolstoi, Dostoievski o Dickens. Le entretenía mucho leer también libros sobre humanidades, formación del carácter, psicología aplicada, etcétera.

Apasionado de Los Miserables de Víctor Hugo, su lectura continua le ayudó a profundizar en el dolor humano, además de adquirir una amplitud de lenguaje y la capacidad de relatar de forma espontánea, pues aprendió Literatura de manera práctica, sin estudiarla en un sentido formal. Durante las vacaciones, solía invitar a su hermano Paco a los campamentos con los demás seminaristas a un lugar llamado “El Monte”, una pequeña población llamada Rosa Blanca, a dos mil metros de altura en Ixtlán del Río, un sitio lleno de cucarachas, en el que debían dormir en un petate y bañarse con agua fría del río. Mientras todo esto era para los seminaristas motivo de alegría y diversión, Paco realmente lo sufría. 

En medio del estudio de Filosofía, Latín y Griego, Carlos prestaba servicios como enfermero, y llegó a ser bedel del Seminario, cargo que ocupaban las personas que destacaban por su conducta y buen desempeño. A Carlos le gustaba andar en motocicleta –había recibido una como regalo familiar–, motivo por el que le pedían atender las Misas más difíciles; por ejemplo, iba todos los domingos a la Misa de las 04:30 horas en la Catedral, a la que asistían quienes abrían el mercado de Tepic. De manera que su salida cada domingo era a las 03:45 horas. A pesar de que tuvo algunos accidentes por falta de luz, y de que el frío de esa hora le ponía la nariz helada, siempre estuvo en punto para iniciar.

Llegar a vender piñones

En el año 1969, Carlos fue enviado al Seminario de Montezuma, al Norte de Nuevo México, mismo que había sido construido por el Episcopado norteamericano durante la época de la persecución religiosa en México. El total de alumnos era 363, de los cuales, 45 eran provenientes de Tepic. Durante esa temporada invernal, los pinos dieron piñones, que eran muy bien valorados, pues no se consiguen sino cada cuatro años. En sus ratos libres, los alumnos aprovechaban para ir a recoger kilos y venderlos. Gracias a estos ingresos, triplicaron en unas cuantas tardes su cuota de dos dólares mensuales. Les alcanzaba para comprar refrescos para muchos del Seminario, pues una Coca-Cola costaba en ese entonces 15 centavos de dólar.

Carlos siempre fue muy cuidadoso con su estudio, que hacía con disciplina y constancia, aunque se tomaba tiempo para platicar y convivir. Cuando se propuso estudiar inglés, no dejó nunca su lección diaria; posteriormente aprendería italiano, alemán, y, con un método autodidacta, el francés. Al tiempo que estudiaba en el Seminario de Monteuzma –que era un castillo comparado con el de Tepic–, Carlos hacía deportes: futbol, basquetbol, natación y esquí.

El cierre del castillo

Durante esa época, en la Diócesis de Tepic hubo un cambio muy importante: renunció el entonces Obispo, Don Anastasio Hurtado, y su lugar fue ocupado por Don Adolfo Suárez Rivera.  

Desde 1935 ningún sacerdote de la Diócesis de Tepic había ido a estudiar a Roma, pues Don Anastasio Hurtado decía que quienes iban se volvían soberbios, por eso no mandó a nadie. Hasta que Suárez Rivera visitó a los seminaristas de Tepic que se encontraban en Montezuma, y preguntó a Carlos y a Manuel Olimón –que entonces estudiaban el segundo de Teología–, si después de concluir querían hacer un estudio superior. El Seminario de Montezuma cerró en 1972, un año después de que Carlos se ordenara diácono. La Iglesia de Estados Unidos consideró que ya no era necesario subsidiar los gastos de la Iglesia mexicana; adicionalmente, el Concilio Vaticano II sugería que la formación de los seminaristas se hiciera sin apartarlos de su propio ambiente.

Una nueva cosmovisión

Previo a ir a Roma, Carlos se trasladó al Seminario de Tula, Hidalgo, donde cursó el cuarto año de Teología, de 1972 a 1973. Al estudiar Filosofía, unas de las teorías que más le llamaron la atención fueron las de Teilhard de Chardin, jesuita francés –autor de El fenómeno humano y El medio divino, que antes del Concilio era un teólogo prohibido– quien centraba toda su cosmovisión y antropología en Cristo. No sólo casaba la fe con el mundo natural y la ciencia, sino que proponía un tipo de pensamiento optimista, evolutivo, encarnado, lo cual ayudó a Carlos a rebasar la concepción más ritualista y cultualista de la fe, y a descubrir al verdadero Dios creador.

Carlos Aguiar fue testigo del gobierno pastoral del Papa Paulo VI, quien llevó a feliz término el Concilio Ecuménico Vaticano II, acontecimiento que transformó la vida de la Iglesia, que se presentó al mundo como depositaria de una verdad portadora de paz, amor y libertad, en actitud dialogante y con deseos de servir.
 
Cerrar la brecha

Carlos experimentó una de sus experiencias de vida más profundas al constatar el abismo entre lo que la Iglesia vivía y lo que la Iglesia estaba llamada a ser. Así, cerrar esa brecha, para que la Iglesia pueda cumplir su verdadera misión, fue una de sus principales motivaciones para abrazar definitivamente su vocación al sacerdocio. 

El 22 de abril de 1973, en la Catedral de Tepic, el Obispo Adolfo Suárez Rivera ordenó sacerdote a Carlos Aguiar Retes. Su primer destino pastoral fue una vicaría de un templo ubicado en una colonia muy pobre: la capilla tenía techo de lámina y un gran patio interior de tierra. Carlos quiso mejorar las condiciones del recinto. Su mamá y sus hermanas conseguían ropa y ponían un bazar todos los domingos. Tessy, Mayra y Analú iban a recoger las prendas de vestir con sus amigas y las mamás de sus amigas, la seleccionaban, les ponían precio según la calidad, y las vendían. Resultó un éxito; de ahí obtuvieron muchos recursos para construir un salón parroquial y darle mejor presencia a la capilla.

Un día, tras terminar una reunión con sacerdotes, Don Adolfo Suárez mandó llamar a Carlos y a Manuel, y les informó que irían a estudiar a Roma. 

Abriendo nuevos derroteros

Carlos deseaba estudiar Biblia porque quería profundizar en la manera en que la Teología que había estudiado se fundamentaba en la Sagrada Escritura. Así, estuvo viviendo en el Pontificio Colegio Pío Latino y estudiando en el Pontificio Instituto Bíblico de Roma, de 1974 a 1977, durante el Pontificado de Paulo VI. Su formación como biblista le permitió impregnar sus enseñanzas con la frescura del Evangelio. Lo que vio en sus estudios, lo iba asimilando de una manera natural en su vida diaria. 

Al volver, después de haberse graduado con honores en Roma, a sus 28 años, Carlos Aguiar fue designado Rector del Seminario, cargo que desempeñó hasta 1991. 

Creatividad pastoral

Debido al crecimiento de la ciudad de Tepic, el obispo Suárez Rivera vio la necesidad de ampliar las instalaciones del Seminario Mayor, lo cual fue posible construyéndolas en la carretera a Santa María del Oro. El P. Carlos Aguiar reorganizó por completo el Seminario de Tepic; buscó que se incrementara la vida comunitaria, y se combinara con el trabajo físico. Tuvo la idea de que fuera un instituto auto-sustentable, mediante la ordeña de vacas, la elaboración de quesos y el trabajo en distintos cultivos. A partir de entonces, se veía continuamente a los alumnos con Don Carlos, macheteando en el amplio campo u ordeñando en el establo.  

Como Rector del Seminario, a sus 36 años de edad, a Don Carlos le tocó presidir la Organización de Seminarios Mexicanos (OSMEX), labor que llevó a cabo de 1986 a 1990, y asimismo fue nombrado Vocal de la Directiva de la Organización de Seminarios Latinoamericanos (OSLAM), cargo que desempeñó de 1988 a 1991. 

Un pastor todoterreno

El 28 de mayo de 1997 el Papa Juan Pablo II nombró al P. Carlos Aguiar como Tercer Obispo de Texcoco. Eran conocidos sus logros y su prestigio académico, pero nadie imaginaba cuánto haría crecer esa Diócesis, integrada por los municipios del Estado de México que se encontraban al norte y al este del Valle de México. Inmediatamente conformó su equipo de trabajo, organizó sus Visitas Pastorales para conocer la diócesis sistemáticamente, parroquia por parroquia; y en año y medio había recorrido ya toda la diócesis, pueblo por pueblo y capilla por capilla. Como resultado de esta ardua actividad, ubicó perfectamente las necesidades específicas de las comunidades, en las que sobre todo vio una gran oportunidad pastoral, por lo que dio prioridad a la Pastoral Misionera, para acoger y convocar a los recién llegados.  

El 5 de febrero de 2009, el Papa Benedicto XVI lo nombró Arzobispo de Tlalnepantla. Al llegar a esta Arquidiócesis, Don Carlos Aguiar puso en marcha la Gran Misión que sigue hasta este momento movilizando a más de 40 mil laicos de manera permanente, y ha logrado integrar a las siete diócesis sufragáneas: Cuautitlán, Ecatepec, Teotihuacán, Texcoco, Nezahualcóyotl, Valle de Chalco y Cuautitlán Izcalli.

Durante tres años, Don Carlos Aguiar preparó a la Arquidiócesis de Tlalnepantla para ser una “iglesia en salida” como ha propuesto también ahora el Papa Francisco. En estas misiones ha conseguido que más de mil 500 comunidades estudien los Evangelios con la metodología de la Lectio divina.

Cambio de época

Don Carlos Aguiar Retes es lo que los historiadores llaman un “hombre de época”, y él mismo ha acuñado el concepto de “cambio de época” para referirse a los desafíos pastorales de la Iglesia de los últimos 40 años. “Más allá de teorías e interpretaciones sofisticadas, nuestros jóvenes testimonian que no estamos en una mera época de cambios, sino en un verdadero cambio de época, en el que los grandes referentes de la cultura y de la vida cristiana están siendo cuestionados, afectando la valoración del hombre y su relación con Dios”, afirma el ahora Cardenal.

Él sabe que la Iglesia necesita renovarse para poder hacer frente a los desafíos que presenta el mundo de hoy. El reto está en responder a todas las inquietudes que el mundo tiene de ella. Don Carlos también sabe que no es posible orientar al mundo sin comprenderlo, lo cual exige conocerlo, quererlo e identificarse hasta cierto punto con él, a golpes de proximidad. 

Su nuevo peregrinar

El Papa Francisco lo nombró Arzobispo Primado de México el 7 de diciembre del 2017. Tras suceder al cardenal Norberto Rivera Carrera, se convierte en el trigésimo sexto sucesor de Fray Juan de Zumárraga y custodio de la imagen de la Virgen de Guadalupe del Tepeyac.
El Card. Carlos Cardenal Aguiar Retes, hará su profesión de fe este 5 de febrero a las 10:00 horas en la Catedral Metropolitana de México, y posteriormente celebrará en la Basílica de Guadalupe la Misa de inicio de su ministerio episcopal en la Arquidiócesis Primada de México; esta Eucaristía se llevará a cabo a las 12:30 horas. 


Tomado del libro Una Iglesia para soñar, de Marilú Esponda.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7555Domingo, 4 de febrero de 2018, 14:00 horas
¡Dios me llamó por una apuesta!
Hola, mi nombre es Carlos Herrera Holguín, nací en Ciudad Juárez, Chihuahua. Soy norteño. Mis padres: San Juana Holguín y Jesús Herrera, gozan ya de la Gloria del Señor. 

Crecí en un ambiente religioso, mi infancia fue muy feliz; soy el menor de 13 hermanos (12 hombres y una mujer), por lo que fui un niño seguro y cuidado por todos. ¡Dios me llamó por una apuesta! Así es, aunque no lo creas: participaba yo en el coro de mi parroquia, cuando un amigo me pidió que lo acompañara para llevarlo a un retiro espiritual al Seminario; era el pre-seminario, así que le pedí a mi novia que me acompañara; cuando llegamos, aquél amigo se arrepintió y no quiso quedarse. Le dije: “Oye, ¡tienes que quedarte!, ¿acaso no tienes palabra?” Asustado, me dijo: “Sí, pero me da miedo”. Quise convencerlo de muchas formas, y al final me dijo; “Si tanto insistes, ¿por qué no te quedas tú?” Y retándolo, le dije: “¿Cuánto apuesta a que sí me quedo?” Contestó: “Lo que quieras”. En ese momento recordé que él tenía una bicicleta de montaña que a mí siempre me había gustado mucho, y le dije: “¡te apuesto tu bici de montaña!” Él aceptó. Me quedé en aquel retiro únicamente por ganarle la apuesta. Mi novia me miraba sorprendida; sólo le dije: “es una apuesta, no te preocupes”. 

Fue en ese retiro donde descubrí que Dios quería algo de mí, pues en el transcurso algo pasó, que todo fue cambiando; al final, para las entrevistas con los formadores, me dijeron que había sido aceptado, y que si era mi deseo, podía ingresar. 

Así comenzó la aventura de seguir al Señor. Tres años más tarde falleció mi padre, y tuve que abandonar el Seminario, pues alguien tenía que hacerse cargo de mi madre, que ya era anciana y estaba enferma. Ella fue llamada a la Casa del Padre en el 2008. 

Casi 20 años después, el Señor volvió a encender la llama de la vocación, por lo que tomé la decisión de venir a la Ciudad de México con la finalidad de encontrar una comunidad religiosa, a fin de cumplir el deseo de responderle a Dios. 

Estando en la comunidad, me diagnosticaron cáncer de páncreas, por lo que ya no pude continuar ahí, y después de ganarle la batalla a la enfermedad, ingresé al Seminario Conciliar de México, donde actualmente estudio el tercer año de Teología. Ahora me encuentro sano y terminando los últimos años de formación. 

El camino ha sido duro, pero la recompensa, la alegría y la satisfacción del llamado de Dios, no lo cambio por nada.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7556Domingo, 4 de febrero de 2018, 14:00 horas
Carta al Emmo. Sr. Norberto Cardenal Rivera Carrera
Padre y pastor de nuestra amada Arquidiócesis Primada de México 
 
¡Qué profunda riqueza, sabiduría y conocimiento el de Dios! ¡Qué indescifrables sus juicios y qué insondables sus caminos! (Rm 11,33)

Las palabras del Apóstol de los Gentiles expresan, de forma elocuente, el asombro que generan los designios divinos. El Señor va tejiendo la historia con sutiles y delicadas fibras, y la conduce por caminos intrincados, sorteando los entramados de lo que se antoja una bizarra y compleja geografía. 

Entre el camino hacia Damasco y el camino hacia Roma acontece lo impensable. El propio Estrabón habría quedado pasmado al imaginar una confluencia de rutas, en apariencia tan distantes y ajenas. Pero la geografía de Dios es otra. Es aquella donde no sólo el levante alcanza y encuentra al ocaso, sino que los senderos se conjugan, se trastocan y se funden de manera insólita e inesperada. Lo acontecido en el camino hacia Damasco alcanza su corona en la gran ciudad capital del Imperio, donde el Apóstol debía llegar, para consumar el testimonio de una fe, otrora incipiente, mas ahora ya madura. Frente a esta extraña y a la vez asombrosa geografía de lo divino, en cuyas coordenadas se va tejiendo la historia salvífica, no nos queda sino quitarnos las sandalias. Sólo con los pies descalzos y el corazón desnudo podemos manifestar genuina reverencia y, al mismo tiempo, enorme gratitud. 
Reverencia y gratitud son las que hoy queremos expresar al Señor de la vida y de la historia, por sus designios asombrosos e inescrutables. Porque Él, por su infinita sabiduría y en su intrincada geografía salvífica, quiso conducir a usted, Sr. Cardenal Norberto, por los caminos de la vida y de la historia. Encaminó sus pasos para llegar hasta aquí, y encomendar a su cayado pastoral esta comunidad creyente, la que usted ha venido guiando con solicitud paterna. La suma de muchos antes y después, superan ya dos décadas. Éstas testifican un cúmulo de empeños y esfuerzos denodados, un largo tiempo de servicio que trae a la memoria los años de trabajo fiel y diligente, que Jacob prestó en la casa de Labán (cf. Gn 31,38-41).

Así como el misionero de Tarso, impulsado por el Espíritu transitó por caminos diversos, por los que pregonó sin cansancio la Buena Nueva de Jesús resucitado, y llegó hasta la Capital romana, así también el mismo Espíritu de Dios, lo ha conducido a usted, Sr. Cardenal Norberto, por muchos y variados senderos. Él encaminó sus pasos, desde la profundidad de la Sierra Madre Occidental, hasta la enorme y desafiante capital de esta Nación mexicana. Él lo trajo a nuestra Arquidiócesis Primada, como a Fray Juan de Zumárraga, y a quienes lo han sucedido en el tiempo, para ser testigo del Evangelio y encarnar la caridad del Buen Pastor en esta tierra, especialmente bendecida por la presencia maternal y misionera de Santa María de Guadalupe. 

Ésta, su grey amada, hoy no puede dejar de elevar hasta el cielo una alabanza con gratitud por el don de su persona y ministerio episcopal. Gracias Sr. Cardenal Norberto por sus luchas y desvelos en favor de nuestra Iglesia Particular, aunque éstos no sean siempre reconocidos, comprendidos y valorados. Gracias por estar dispuesto incluso a soportar, a pie firme, mordaces torbellinos de dardos y flechas letales, que se empeñan en oscurecer la Lumen Gentium, opacar su obra, atacar su persona y desestimar su labor pastoral. 

Gracias por ser un Pastor, convencido desde el principio en impulsar el II Sínodo Arquidiocesano, ese faro que ha venido iluminando las acciones pastorales en una urbe tan enorme, compleja y multicultural. Gracias por fortalecer la estructuras eclesiales y abrir caminos de evangelización, que buscan hacer de ésta, una Iglesia en salida. Gracias por cuidar la formación de todos los agentes de pastoral. Por velar para que haya una sana administración de la Casa arquidiocesana. Gracias por confiar en nosotros, sus colaboradores, laicos, religiosas y religiosos, diáconos, presbíteros y, sobre todo en nosotros sus obispos auxiliares, sus amigos y hermanos. Ojalá nunca se sienta defraudado, ni se arrepienta de haber puesto en nosotros su confianza. 

Nuestra oración agradecida sube como incienso a la presencia del Señor (cf. Sal 141,2), por el servicio y testimonio pastoral, que en nombre de Jesucristo, usted ha ejercido al frente de esta porción de su grey amada. Que el mismo que lo llamó y envió, lo fortalezca y acompañe siempre y que cada fracción de tiempo, bajo la mirada maternal de María de Guadalupe, siga siendo un kairós de Dios, en su vida y en su historia.

Y Cuando aparezca el Pastor Supremo, recibirán la corona de gloria que no se marchita. (1 Pe 5,4).

¡GRACIAS POR SIEMPRE, SEÑOR CARDENAL NORBERTO RIVERA CARRERA, PADRE, PASTOR, AMIGO Y HERMANO!
Sus Obispos Auxiliares:

+Florencio Armando Colín Cruz +Carlos Briseño Arch
+Adolfo Miguel Castaño Fonseca +Antonio Ortega Franco
+Jorge Estrada Solórzano +Crispín Ojeda Márquez
+Jesús A. Lerma Nolasco +Andrés Vargas Peña

Arquidiócesis Primada de México
31 de enero de 2018.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7557Domingo, 4 de febrero de 2018, 14:00 horas
Empresa mexicana gana apoyo financiero de Laudato Si’ Challenge
Entre cientos de proyectos, la incubadora de empresas emergentes del Vaticano, Laudato Si’ Challenge, eligió en su primer año de funcionamiento a nueve startups éticas, entre ellas, una mexicana: Protrash, la cual compra basura para reciclar a personas de escasos recursos, pagándoles con dinero electrónico que les permite adquirir comida o medicinas.

Laudato Si’ Challenge es un aceleradora de startups (término que alude a ideas de negocios que están empezando) con un enfoque ético, la cual fue creada a partir de la encíclica del papa Francisco sobre el cuidado de la Casa Común. Esta incubadora fue impulsada por el cardenal ghanés Peter Turkson, prefecto del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral de la Santa Sede, y por un conjunto de empresarios liderados por el norteamericano Eric Harr.

El objetivo general de Laudato Si’ Challenge es apoyar activamente a encontrar, financiar e incubar startups que propongan soluciones al cambio climático y al beneficio de comunidades desfavorecidas en siete categorías: alimentos, agua, energía, conservación, soluciones urbanas, finanzas e industria.

Startup con impacto social

Protrash fue creada para generar una cultura de reciclaje y una fuente de ingresos en todas las comunidades marginadas de México, lo cual es posible mediante el intercambio de residuos reciclables por tarjetas de compra, y ofreciéndoles educación ambiental. Esto ayuda a las personas a generar un ingreso adicional y a desarrollar una cultura ambiental para sus familias.

En entrevista, Yuvia López, una de las fundadoras de Protrash –junto con Mónica López, Andrea García y Valeria Sánchez–, explicó que la dinámica de trabajo consiste en visitar comunidades marginadas en el estado de Jalisco, a cuyos habitantes se les ofrece capacitación medioambiental, se les explica en qué consiste el intercambio y los beneficios que pueden obtener, y se comienza a operar.

“Acudimos una vez por semana a estas comunidades. Llegamos con un camión y una báscula vinculada a una aplicación móvil. La gente ya sabe la hora y día en que recogemos los materiales, mismos que deben estar divididos en cinco categorías: cuatro tipos de plásticos diferentes y aluminio; los pesamos y les damos la equivalencia en dinero, mismo que que se les deposita en una tarjeta electrónica. Ellos pueden hacer uso de la tarjeta en diferentes establecimientos, como farmacias o tiendas de autoservicio”, detalló.

De México al Vaticano

Egresada del Tecnológico de Monterrey, Yuvia López dijo que gracias a que Protrash ganó el concurso Hult Price en el 2016, fue posible acceder a una red de mentores independientes y gente de todo el mundo, entre ellos a Eric Harr, quien es el CEO del Laudato Si’ Challenge, y quien les hizo la invitación a participar. “Atendimos a la convocatoria, y después de pasar varios filtros, finalmente se nos informó que Protrash había logrado ser parte de la aceleradora”.

La startup mexicana aplicó en las categorías relacionadas con pobreza, marginación, deshechos, reciclaje y ciudades urbanas, y de un total de 300 empresas emergentes, de aproximadamente cien países, sólo fueron seleccionadas nueve, entre ellas la mexicana.

Detalló que les fueron entregados cien mil dólares a cambio del 6 al 8% del capital privado de la empresa: “la ‘aceleración’ se realizó entre julio y agosto del año pasado; recibimos asesoría y estuvimos trabajando todos los días con una red de expertos en diferentes áreas. Una vez que concluyó ese proceso, hicimos la presentación en el Vaticano”, comentó.

De México a América Latina

A un año del inicio de operaciones, la startup ha beneficiado a 154 familias. Si bien la empresa sólo cuenta hasta el momento con las cuatro cofundadoras y dos empleados en la ciudad Guadalajara, Jalisco, tiene planes de iniciar operaciones en la Ciudad de México, para lo cual se está buscando personal.

Actualmente se trabaja con seis comunidades en Guadalajara, abarcando los municipios de Zapopan y Tonalá, tres comunidades en cada una de ellas: “para este 2018, pretendemos tener presencia en colonias cercanas a las comunidades en las que ya se trabaja con la finalidad de lograr una radio más grande. Incluso, estamos listos para operar no solo un día a la semana, sino diariamente”.

Para la Ciudad de México –dijo– Protrash deberá iniciar una etapa de estudio antes de comenzar a visitar colonias: “pretendemos estar operando en la capital del país, así como en doce comunidades de Guadalajara en mayo próximo. Incluso, hemos pensado en un modelo de franquicias para podernos expandir más rápido”.

Finalmente, aseguró que Protrash puede aportar mucho a la problemática del medio ambiente que se vive en todo el mundo, “por lo que pretendemos operar en la mayor cantidad de comunidades posible, incluso de América Latina”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7558Domingo, 4 de febrero de 2018, 14:00 horas
En gratitud al Pastor…
La tarde del 26 de julio de 1995, Norberto Rivera Carrera inició un ministerio en actitud de misión y peregrinaje, pero también de gratitud hacia Santa María de Guadalupe y a Dios, quien se fijó en él a pesar de sus limitaciones para realizar semejante tarea: llamado a ser sucesor de Fray Juan de Zumárraga en momentos de profundas transformaciones de una década de retos y dificultades, muy similar a nuestros tiempos, donde las propuestas de reformas y cambios políticos prometían una nueva era de justicia, equidad y participación. A él se le entregaba un gran talento que no debía desperdiciar ni esconder, sino multiplicar.

Los gestos definieron una nueva ruta para la Arquidiócesis de México. Ante Ernesto Corripio Ahumada, el joven Arzobispo tuvo la gran deferencia de inclinarse y besar el anillo, símbolo de la potestad episcopal que ostentó. Símbolos y palabras, que convergieron en la manifestación popular de fe por la acogida, siempre en señal de esperanza por el nuevo pastor. Las crónicas de la época, quizá todavía en el recuerdo de fieles y sacerdotes que lo recibieron, eran de júbilo en lo que implica siempre el comienzo de algo nuevo. 

Clérigos y laicos sostenían símbolos religiosos en sus manos, en señal de optimismo al recibir a quien, como lo llamaron, es “nuestro nuevo Arzobispo”, “portador de la buena nueva”, diría el primer nuncio apostólico. Las opiniones coincidieron en que el mensaje del nuevo Arzobispo fue abierto, incluyente y sensible a las dificultades de violencia y económicas del país, al manifestar la preocupación por la crisis y la vulnerabilidad de sectores desprotegidos.

Iniciaba así un gobierno pastoral dedicado a instruir a través de un magisterio profundo sobre los problemas más urgentes de la Arquidiócesis, como las orientaciones sobre la Nueva Era de 1995, las Cartas a los jóvenes, las Cartas a la familia o las Pastorales sobre el cuidado de los enfermos, la atención a discapacitados y las Orientaciones Pastorales anuales para fortalecer la Misión Permanente en concordancia con los propósitos del II Sínodo de 1992, para poner al día la misión de la Iglesia, o bien documentos que desentrañaron el significado espiritual y de fe, como el dedicado a propósito del Bicentenario del fin de la construcción de Catedral en 2013.

Heredera de un impresionante patrimonio religioso y cultural, la Arquidiócesis de México tiene bajo su cuidado notables edificios y monumentos. Consciente de esta importancia de fe en las piedras que guardan la memoria, Don Norberto impulsó obras importantes de restauración de templos y edificios, la rehabilitación de la Catedral Metropolitana a punto del colapso y el mantenimiento del arte sacro con la inversión de millonarios recursos; la reconstrucción de la antigua Basílica de Guadalupe, abierta al culto desde el año 2000 como Templo Expiatorio de Cristo Rey, santuario especial para la adoración a Jesús Eucaristía.

La modernización de la Universidad Pontificia demuestra el cuidado por una sólida formación intelectual de los estudiantes; la creación de dos seminarios, el Redemptoris Mater del Camino Neocatecumenal y el Hispano de Santa María de Guadalupe, que fortalecieron la formación de las vocaciones, diversificando sus propósitos, no sólo para la propia Arquidiócesis, también en atención espiritual a los migrantes con sacerdotes preparados en México para servir en diferentes diócesis de los Estados Unidos; se consolidó la reorganización arquidiocesana de las zonas de pastoral o vicarías territoriales y la presencia de obispos auxiliares, algunos de ellos promovidos al pastoreo de importantes diócesis del país, sin dejar de lado los cientos de sacerdotes que ha ordenado. Algunas particularidades inciden en la atención de los reclusos en los centros de readaptación social, el fomento del ecumenismo al crear el Consejo Ecuménico de México en mayo de 2015 y la pastoral de la caridad con la instalación de comedores comunitarios para pobres y necesitados.

Su vocación por los medios de comunicación impulsó la creación de órganos arquidiocesanos informativos como la agencia SIAME, Desde la Fe y ECO Semanal, cuyos editoriales han repercutido a nivel nacional e internacional, y la oficina de comunicación que también se encarga de la difusión nacional de L´Osservatore Romano, el semanario del Papa, aspecto importante puesto que desde la Arquidiócesis Primada de México se mantiene informada a la Iglesia católica mexicana de las actividades del Santo Padre.

Don Norberto recobró prácticas piadosas que volvieron a las calles como la procesión de Corpus, la Noche Santa, las procesiones de Navidad y el rezo del santo rosario en lugares multitudinarios, devolviendo tradiciones en decadencia debido al secularismo laicista de una sociedad plural y crítica.

Algunos hechos notables para la Iglesia fueron la celebración del VI Encuentro Mundial de las Familias en la Ciudad de México y la presentación del compendio de Doctrina Social Cristiana, además de las visitas del Papa Juan Pablo II en 1999 para la entrega de la Exhortación Apostólica Postsinodal Ecclesia in America, y en 2002 por la canonización de san Juan Diego, celebración que fue un logro esencial después de las controversias entre defensores de las apariciones y los antiaparicionistas por afirmaciones como las que pretendían a Juan Diego como puro símbolo del indigenismo y ser un personaje ficticio.

La visita del Papa Francisco, en febrero de 2016, abrió expectativas y motivó la esperanza en el pueblo de México, no sin controversias cuando los medios habrían de decir que el Papa y Norberto Rivera estaban en franca confrontación. Fue durante la Misa Crismal del Jueves Santo de 2016 cuando el Cardenal zanjó la cuestión, afirmando su lealtad y obediencia al Santo Padre, quien lo ha distinguido con importantes encargos en la Santa Sede, entre ellos, en la asesoría de los asuntos económicos.

Pero no todo fue color de rosa. Norberto Rivera soportó ataques y difamaciones de grupos radicales de izquierda que lo agredieron personalmente, como aquel 7 de octubre de 2007 al salir de la Catedral. La cadena de agresiones registra los hechos lamentables de irrupción violenta en Catedral, como el de noviembre de 2006, lo que obligó al cierre del recinto y, posteriormente, a su apertura bajo resguardo de la Policía Federal y las fuerzas locales. Igualmente, el 24 de abril de 2011, un grupo fanático interrumpió la celebración de la Misa del domingo de Resurrección, profanando imágenes sagradas, lo que motivó al endurecimiento de medidas de seguridad. Aún hoy, el Cardenal afronta graves problemas de intolerancia contra su persona, y las redes sociales son vehículo de descarga de furia desmedida y agresiva contra él, con acusaciones infundadas. En 2002 escribiría: “Agradezco de corazón a todos los que con la verdad y caridad hacen crítica a la Iglesia ayudando así a su crecimiento y purificación, pero lo que es inaceptable es la sistemática difamación y burla de que es objeto”. 

La evaluación de este largo pontificado podrá generar voces a favor y en contra, pero nunca indiferencia. El Sr. Cardenal afrontó desafíos de la mano de sus colaboradores, problemas más complejos, y donde la Iglesia debe activar su creatividad pastoral y de apertura para la atención de nuevos problemas que no se resuelven con recetas viejas.

Consciente de esta realidad, intuyó que la Iglesia debe cambiar, pero no es responsabilidad de un solo hombre. En 1995 llamó a demostrar gestos de unidad. Cuánto más hoy en una sociedad fragmentada y vacía de identidad ante lo superfluo y vacuo. Esto exige la promoción de novedosos métodos bajo la vitalidad y frescura de la alegría del Evangelio. 

Al final, su ministerio, que es el de Cristo, comienza a abrirse a nuestro juicio para observar el fecundo magisterio y obras conseguidas por el impulso y celo sacerdotales de Norberto Rivera, padre y sacerdote, hermano y servidor para mostrar a Cristo, Luz de las Naciones, conforme lo escrito en el libro del profeta Ezequiel: Ser el Pastor que busca a la oveja perdida, hace volver a la descarriada, cura a la herida, robustece a la débil… Para apacentarlas en la justicia ante el acoso del mal en una sociedad despedazada por la violencia.

Hoy, la Arquidiócesis Primada de México da un justo tributo de agradecimiento al Pastor, quien termina esta misión y peregrinaje con los talentos multiplicados. La célebre homilía de los “Sentimientos Encontrados”, magnífica pieza exegética pronunciada por Mons. Florencio Armando Colín, el 13 de enero de 2018, en Basílica de Guadalupe, sintetizó las características de quien apacentó a la Arquidiócesis por 22 años, “un verdadero y difícil cambio de época” en el cual fue “llamado y ungido” para afrontar problemas con “valentía, firmeza y fortaleza”. Como hace dos décadas, la Iglesia ahora se congrega para dar el justo reconocimiento en agradecimiento por la tenacidad y fe de Don Norberto a pesar de que la tormenta parecía hundir la barca (Mt 4, 39-41) para dar testimonio de aquel quien es Luz de las Naciones (Lc 2, 32), gratitud que se extiende a sus señores padres, don Ramón Rivera Cháidez y doña Soledad Carrera Villanueva; a los sacerdotes y obispos que le impulsaron en su vocación: Mons. José Soledad de Jesús Torres Castañeda, Mons. Antonio López Aviña y el Santo Padre Beato Paulo VI, quien le impuso las manos. 

“Por ello elevamos nuestra oración mediante una profunda acción de gracias para que el Señor, justo juez le recompense todos sus esfuerzos”. Nuestra gratitud hacia usted, Padre y Pastor.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7544Domingo, 28 de enero de 2018, 14:00 horas
Sus prioridades: familia, jóvenes, alejados y vocaciones
Cuando monseñor Norberto Rivera Carrera tomó posesión de la Arquidiócesis de México, en 1995, decidió impulsar las conclusiones del II Sínodo Diocesano que había presidido su antecesor, el cardenal Ernesto Corripio Ahumada. A partir de ese documento, definió las estrategias y prioridades de su gobierno pastoral, sin dejar de atender los cambios radicales en la sociedad y la cultura de la muerte en el convulso Siglo XX y los inicios del XXI. 

La familia 

El cardenal Norberto Rivera se preocupó de manera particular por defender la familia tradicional, poniendo el modelo de la Sagrada Familia en la conciencia de los cristianos. No hay que olvidar que fue severamente criticado por defender con valentía esta institución, como célula base de la sociedad. De igual manera, se opuso a las legislaciones que despenalizaron el aborto, defendiendo la dignidad humana desde el momento de la concepción hasta su muerte natural.

Durante su gobierno pastoral, dio especial importancia al “Mes de la Familia”, celebrando la inauguración y clausura en la Catedral de México. De manera particular, en el 2017 se difundió en todas las parroquias un subsidio titulado “Matrimonio y Familia Camino de Espiritualidad, Amor y Comunión”, inspirado en la exhortación apostólica del Papa Francisco Amoris Laetitia, mismo que actualmente es la base de talleres para familias, preparación de homilías y conferencias sobre el tema.

A través de la Comisión de Pastoral Familiar el cardenal Rivera impulsó también la impartición de talleres y cursos a nivel parroquial, decanal y vicarial, así como retiros espirituales y orientación a los diferentes movimientos que apoyan esta institución. En coordinación con asociaciones civiles como Cenyeliztli, por ejemplo, potenció el programa “Somos tu Familia”, con un crecimiento de asesores capacitados en todas las vicarías, y con el Instituto Juan Pablo II para la Familia promovió el Diplomado en Pastoral Familiar.

También impulsó un taller de capacitación para agentes de retiros espirituales para divorciados vueltos a casar, en colaboración con la Arquidiócesis de Monterrey, y la elaboración de video cápsulas para exaltar los valores de la familia con personajes destacados del deporte, la música, el teatro, la televisión y la academia, entre otras muchas acciones. 

Los jóvenes 

Los jóvenes fue otro de los sectores sociales que el Card. Norberto Rivera tomó como prioridad, por lo que durante su ministerio, decretó una Misión Juvenil para ir al encuentro y atención espiritual de éstos. Recordemos que en su III Visita Pastoral, particularmente, el tema prioritario fueron los jóvenes, con quienes habló e intercambió opiniones sobre la situación de la Iglesia en la Ciudad de México, durante su recorrido por los 52 decanatos de la Arquidiócesis.

A través de la Comisión de Pastoral Juvenil instauró la capacitación de jóvenes mediante cursos de verano, así como talleres en las ocho Vicarías Episcopales, sin desatender la asesoría y acompañamiento a los movimientos juveniles para la elaboración de sus equipos y propuestas formativas. Especial atención puso en la celebración del Día del Joven y Adolescente Creyente, del Día del Joven Católico y de las asambleas de Pastoral Juvenil anuales, a las que nunca dejó de asistir.

Los alejados 

A través de la llamada Misión Permanente, el cardenal Rivera buscó atraer a los alejados de Dios, confiando en el kerigma y en la capacidad y fuerza del laicado para cumplir esta misión.  Desde su llegada a la Arquidiócesis, buscó poner en el centro de la tarea pastoral ordinaria el proceso evangelizador, con un sentido misionero y de índole catecumenal, teniendo como medios privilegiados el testimonio y el diálogo para encarnar en la cultura urbana la Buena Noticia de Jesús. 

Las vocaciones 

Consciente de que un Obispo puede carecer de báculo y mitra, pero nunca de un seminario, como dijo San Rafael Guízar y Valencia, el Card. Rivera se preocupó por las vocaciones sacerdotales y por la conservación del Seminario Conciliar de México, e incluso, creó el Seminario Hispano de Santa María de Guadalupe y el Seminario Redemptoris Mater. 

Para atender el tema de las vocaciones, procuró crear una cultura vocacional en toda la Arquidiócesis de México y redobló esfuerzos para aumentar en número y en calidad las vocaciones sacerdotales para el Seminario, coordinando, a través de la Comisión de Promoción Vocacional, el trabajo de los promotores vocacionales de las ocho vicarías, a partir de un Plan de Pastoral Vocacional quinquenal. Además, creó en la Arquidiócesis dos centros Juveniles y Vocacionales, uno en el Seminario y otro en la I Vicaría Episcopal.

Especial atención puso en las campañas vocacionales anuales para promover las vocaciones sacerdotales y religiosas, así como en los grupos de monaguillos, consciente de que el 80 por ciento de las personas que ingresan al seminario son egresadas de estos grupos. Impulsó también la elaboración de manuales de apoyo para formar a los grupos parroquiales de animación vocacional, y logró la publicación del Primer Catecismo Vocacional, entre otras cosas.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7545Domingo, 28 de enero de 2018, 14:00 horas
Sus hermanos: presos, migrantes y enfermos
Sensible a las distintas realidades que se viven en la Ciudad de México, el cardenal Rivera conoció de primera mano los problemas y preocupaciones de los fieles, compartiendo sus alegrías y tristezas, esto, en gran parte gracias a las tres visitas pastorales que realizó a lo largo y ancho de la Arquidiócesis capitalina.

Presos

No hay que olvidar que el primer lugar que visitó como Arzobispo de México fue un reclusorio, y desde entonces, cada año acudió a celebrar la Santa Misa en los distintos centros penitenciarios de la Ciudad de México. 

A través de la Pastoral Penitenciaria se esforzó por llevar la Buena Nueva a las personas privadas de su libertad y a sus familias, con la finalidad de reintegrarlos en su dignidad de hijos de Dios, mediante un acompañamiento basado en pequeñas comunidades en los once reclusorios para adultos y las cinco comunidades de menores que hay en la capital del país.

En todos estos centros, promovió cursos de crecimiento espiritual y promoción humana, actividades de encuentro con Dios a través de la oración, actividades de adoración y rezos comunitarios, celebraciones eucarísticas y de los sacramentos, retiros espirituales y convivencias. 

De igual forma, cuidó que se ofreciera orientación jurídica y psicológica a los internos, que se estableciera un programa de visitas por parte de las abogadas de la pastoral, así como asesoría gratuita a familiares de presos, auxilio a los internos que no cuentan con el respaldo de la familia, y apoyos en especie en ocasiones especiales. 

Migrantes

Este siempre fue un rubro sensible para el Card. Rivera, ya que su propio padre fue migrante en los EE.UU. Por ello, el Sr. Arzobispo trató este tema con frecuencia en sus homilías, y se reunió en varias ocasiones con comisiones bilaterales de obispos y ONG’s, preocupado por defender la dignidad de estos hermanos. 

A través de la Pastoral Migratoria buscó caminar muy de cerca con las personas migrantes en tránsito, deportados, detenidos, migrantes campesinos en los EE.UU. y familias que se quedan en su lugar de origen. Esto lo hizo a través de varios programas, siendo algunos de los más importantes los siguientes:

El Programa de Atención Inmediata a los Migrantes, mediante el cual buscó proveer de alimentos, hospedaje temporal, llamadas gratuitas, artículos de higiene personal, ropa, atención médica, orientación social y espiritual a los migrantes en tránsito o mexicanos deportados. El Programa de Acompañamiento en la Estación Migratoria, para escuchar y animar a las personas migrantes con el objetivo de fortalecer su fe y esperanza, además de celebrarles Misas y fiestas tradicionales de nuestro país dentro de las estaciones migratorias. También promovió la asesoría legal a los extranjeros para su regularización migratoria, y en la medida de sus posibilidades, apoyo económico para realizar trámites.

Puso especial atención en el Programa de Concientización y Solidaridad con los migrantes y sus familias, promoviendo la celebración anual del Día del Migrante y Refugiados, y gracias a la implementación del Programa de Enlaces y Vinculación, el cardenal Rivera logró establecer una red con otras instancias eclesiales y de la sociedad civil, tanto nacionales e internacionales que apoyan a las personas migrantes.

Enfermos

Como cúspide de una serie de esfuerzos y trabajos anuales, todos los años el Card. Rivera encabezó una peregrinación a la Basílica de Guadalupe en la que participaban grupos laicales a favor de las personas enfermas y sus familias, y en 1996 escribió la Carta Pastoral sobre la Atención a los Enfermos de la Arquidiócesis de México; además, durante sus visitas pastorales acudió a los hospitales capitalinos para atender espiritualmente a los enfermos.

A través de la Pastoral de la Salud, el cardenal Rivera se propuso corregir algunas situaciones particulares, entre ellas, dar facilidades para que los agentes pastorales ingresaran a las unidades hospitalarias sin restricciones; ampliar las acciones no sólo a Meces; corregir el desorden y los abusos en dispensarios parroquiales, y coordinar los trabajos de la Iglesia con las autoridades sanitarias locales.

El cardenal Rivera promovió de manera particular la impartición de cursos en comunión con la UPM, diplomados tanto a nivel domiciliario como hospitalario, la realización de un taller para la atención del duelo con apoyo de los Hermanos Camilianos, y por supuesto, trabajó en la formación de un equipo diocesano de Pastoral de la Salud sólido. Además, hizo alianza en la materia con instituciones como la Pontificia, la Universidad Iberoamericana, la UNAM, el IPN, la Secretaría de Salud Federal, IAPA, Almas, Orden de Malta, Iluminando con amor, Irma, etc.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7546Domingo, 28 de enero de 2018, 14:00 horas
Defensor de los grupos vulnerables y de la dignidad humana
El Card. Norberto Rivera Carrera, a través de Cáritas Arquidiócesis de México, institución que está al servicio de los pobres y necesitados mediante la acción social y como institución de asistencia privada, promovió también diferentes programas para ayudar a adultos mayores, mujeres en situación de vulnerabilidad, niños de la calle, personas con adicciones, discapacitados, migrantes, enfermos, etc.

A través de Cáritas Emergencias, por ejemplo, participó en la atención de situaciones de emergencia no sólo en la Ciudad de México, sino en otras diócesis que le solicitaron la ayuda, tanto de manera directa, como en colaboración con otras instancias similares, eclesiales, civiles y gubernamentales. Además, a través de esta instancia, promovió fuertemente la cultura de la prevención y organización para atender situaciones de riesgo en la Arquidiócesis, a través de la Red Parroquial de Prevención de Riesgos. 

Creó también la Fundación para el Bienestar del Adulto Mayor, cuya finalidad es promover y formar agentes que se comprometan a trabajar en favor de la creación de una mentalidad positiva sobre el fenómeno del envejecimiento y sean capaces de acompañar grupos de adultos mayores en parroquias y en demarcaciones delegacionales.

En tanto, mediante Cáritas Hospitalidad y Servicio buscó atender a la población de calle, migrantes y necesitados en general, en aspectos primarios como alimentación, higiene y salud, así como también en el planteamiento de perspectivas de vida digna, especialmente en cuanto a la capacitación en actividades que les puedan redituar ingresos recurrentes. 

Con el Centro de Formación María Dolores Leal IAP mostró su preocupación por la mujer y la familia, especialmente en situaciones de violencia y marginación, ofreciendo acompañamiento terapéutico a través de procesos individuales, familiares y grupales. Y con la fundación Ama la Vida impulsó la prevención y los procesos terapéuticos a personas adictas, y brindó atención a los pacientes y a sus familias a través de un enfoque psicosocial, con un modelo desarrollado por la propia Cáritas, denominado “ECO2”.  
A través de Cáritas Arquidiócesis de México también operó un banco de alimentos fundado en la Central de Abastos, para la captación, procesamiento y distribución de mermas y alimentos en buen estado, pero que ya no se pueden comercializar. Se desarrolló un modelo nutricional y de aprovechamiento comunitario de los alimentos. 

Por la dignidad de la persona

El Card. Norberto Rivera Carrera tuvo siempre una especial preocupación por la promoción de la dignidad de la persona, así como por la protección y difusión de los derechos humanos, por lo que a través de la Comisión de Justicia y Paz procuró involucrar a la comunidad arquidiocesana en la búsqueda de solución eficaces a los diferentes problemas sociales.  

A través de esta comisión, por ejemplo, promovió acuerdos en este sentido con instituciones públicas, privadas y de la sociedad civil. Además, se realizó un fuerte trabajo de asesoría jurídica con sexo servidoras en el área de la Merced, se ofrecieron talleres de participación ciudadana en años electorales, y se implementaron cursos en parroquias, principalmente en materia de prevención del robo de niños, contra la pederastia y de construcción de paz, entre otros.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7547Domingo, 28 de enero de 2018, 14:00 horas
Su “Morenita”
Tras ser nombrado el 35º sucesor de fray Juan de Zumárraga, el 13 de junio de 1995, y haber recibido el Palio Arzobispal del Papa Juan Pablo II en la Basílica de San Pedro, en Roma, el 26 de julio Mons. Norberto Rivera tomó posesión de la Arquidiócesis de México en la Catedral Metropolitana, y más tarde en la Basílica de Guadalupe. Su homilía fue una verdadera plegaria a la Virgen Morena.

El amor a la Virgen de Guadalupe y a san Juan Diego llevó al Arzobispo de México a integrarlos en su escudo episcopal, y como una gran tradición, el Card. Rivera celebró cada año la Solemne Misa del 12 de diciembre, dedicada a Nuestra Señora de Guadalupe. Promovió con ahínco, tanto en México como en el extranjero, el mensaje de unidad y de amor de la Reina del Cielo, “de nuestra Morenita”, como le llama. 

Un gran recinto para la Reina

El Recinto Guadalupano está compuesto por: la Basílica, el Templo Expiatorio (Antigua Basílica), Parroquia de Capuchinas, con la Iglesia del Pocito y la Parroquia de Indios, Iglesia del Cerrito, Plaza Mariana, Atrio de las Américas y la zona del Fideicomiso. Además, el Santuario de San Juan Diego, ubicado en Insurgentes y Montevideo.

Preocupado por el buen funcionamiento de este gran complejo arquitectónico, pero sobre todo por la atención a los millones de peregrinos que visitan a la Virgen Morena, el Card. Rivera dotó al recinto guadalupano de los elementos jurídicos y humanos necesarios; por ello, actualmente cuenta con el Venerable Cabildo de Guadalupe, y cuenta con el apoyo ministerial de 14 sacerdotes capellanes de coro y 3 diáconos permanentes. 

Cabe recordar que fue el cardenal Rivera quien creó los Estatutos de la Insigne y Nacional Basílica de Guadalupe, que fueron aprobados por el Papa Juan Pablo II. En ellos, suprimió la figura del Abad y creó la de Rector, entre otras cosas. 

De los más visitados del mundo

Sin lugar a dudas, el número de peregrinos que llegan cada año a la Basílica de Guadalupe se ha incrementado en los últimos tiempos. Cifras del Santuario revelan que alrededor de 20 millones de personas visitan anualmente este recinto mariano, lo que lo ha convertido en uno de los más visitados del mundo.

Por ejemplo, cada año, se registra un promedio de 2,300 peregrinaciones programadas, así como una infinidad de peregrinaciones no programadas (de grupos familiares, empresariales, asociaciones, etc. Además, cada vez es mayor el número de visitantes, tanto peregrinos como turistas. 

Además de los servicios de organización de peregrinaciones, Eucaristía, Sacramento de la Reconciliación, Bautismos y Juramentos, en el Recito Guadalupano trabajan diferentes grupos enmarcados dentro de las pastorales Profética, Litúrgica y Socio-caritativa. Destaca, por ejemplo, el servicio que ofrece esta última pastoral, de dar de comer a los peregrinos, así como el consultorios, el módulo de atención paramédica, las despensas, sillas de ruedas, etc. También es de resaltar el rezo del Rosario del Amor Guadalupano, , el día 12 de cada mes, con una asistencia de más de 2,500 personas.

Plaza Mariana

Mención especial merece la Plaza Mariana, uno de los grandes logros del Card. Norberto Rivera Carrera. El 12 de octubre de 2011, la Fundación Carlos Slim entregó la donación de la construcción de la Plaza Mariana a la Basílica de Santa María de Guadalupe, que fue concebida para brindar a los peregrinos que visitan a la Virgen Morena, un nuevo y diferente servicio, con dimensiones más amplias y cómodas. 

Sin embargo, fue hasta el 2016 cuando se concluyen todos los trámites y regularizaciones con las diferentes instancias del Gobierno de la Ciudad de México. A la fecha, Plaza Mariana se encuentra totalmente regularizada ante las autoridades.

La Plaza Mariana cuenta con un columbario en el que ya se está dando atención a los depósitos de cenizas. El estacionamiento de Plaza Mariana, que tiene una capacidad para 305 automóviles, ha tenido una afluencia mensual promedio de 13,175 automóviles, mientras que el Centro de Evangelización de Plaza Mariana se ocupa para eventos y actividades de diversa índole. 

Cabe mencionar que se está preparando, desde el punto de vista museológico y museográfico, así como financiero, el proyecto del nuevo Museo de la Basílica y un Centro de Visitantes.

El ISEG

Bajo el gobierno pastoral del Card. Rivera se creó también el Instituto Superior de Estudios Guadalupanos (ISEG), el cual se ocupa de concientizar sobre el Acontecimiento Guadalupano a todos los voluntarios y empleados de la Basílica. Igualmente, organiza, con el apoyo de la Universidad Pontificia de México (UPM), varios diplomados, con una notable asistencia. También se tiene la Licenciatura en Teología y Cultura Guadalupanas, en coordinación con la Pontificia de México.

Parroquia San Juan Diego en Argentina

El Papa Francisco conoce bien el amor que el Card. Rivera ha tenido siempre a san Juan Diego, pues fue el principal promotor de la causa de canonización, y por ello le hizo una invitación para que el 1 de mayo del 2015 consagrara, en su nombre, la primera Parroquia a San Juan Diego fuera del territorio mexicano. Ésta fue erigida en Buenos Aires, de donde el ahora Pontífice fue arzobispo.

 
Oración de agradecimiento del Card. Rivera a la Virgen de Guadalupe

Al celebrar la tradicional Misa de las Rosas en la Basílica de Guadalupe el pasado 12 de diciembre, el Card. Norberto Rivera Carrera, pronunció esta hermosa oración de agradecimiento a la Morenita del Tepeyac por su ministerio.

“Te amo Madre mía, te amo tanto, tú has sido mi inspiración, mi fortaleza, mi consuelo, mi auxilio, desde el seno de mi madre Soledad, en el amor de mi padre Ramón; tú has estado siempre presente conmigo, te fui conociendo desde ellos, mis padres, quienes me hablaron por primera vez de ti, ellos fueron los que me enseñaron tu rostro bellísimo y lleno de la luz de Dios, a quien traías en tu inmaculado vientre. Gracias Madre mía por estar siempre presente en mi niñez, en mi adolescencia, en mi juventud y en mi adultez; con mis padres, mis hermanos, mis familiares y mis amigos y compañeros. Gracias por ser parte en el llamado que Dios me dio para ser su sacerdote, un llamado que me superaba del todo, pero que llegó a mí con tu venerable aliento, tu maternal ternura, tu auxilio misericordioso. Gracias Madre mía por estar siempre cerca de mí, en todo momento, por alimentar mi fe, confirmarme en mi esperanza y enseñarme el camino del amor verdadero. Gracias por poner a Jesús en mi corazón, en mi vida, en mi sacerdocio. Tú me has inspirado para que seas parte importante en el escudo que me identifica en el servicio en esta Arquidiócesis de México, que se ha visto siempre bendecida por tu bondad en esta historia de Salvación que Dios ha diseñado por medio de ti. Gracias por cada uno de mis hermanos sacerdotes, religiosos, religiosas, la familia que me has regalado, que no estaría completa si no fuera por la presencia y la vida de todos los feligreses, los laicos, los movimientos, las comunidades y las fraternidades que dan su ser y su quehacer en esta amada Arquidiócesis. Gracias, muchas gracias, por todas las personas que aunque no comulgamos en las mismas ideas, ni en la misma fe, estamos unidos como seres humanos en la buena voluntad a favor de la vida humana, en cualquier momento desde su concepción hasta el fin de su existencia, siempre confirmando su dignidad. Gracias por todos y cada uno de los momentos que en esta Arquidiócesis de México pudimos hacer frente, como al Segundo Sínodo y a la Misión Continental, al apostolado de todo nivel y a las visitas pastorales que el Santo Padre, el Papa, nos regaló; así mismo, hicimos frente a las situaciones difíciles tanto aquello creadas por el mismo ser humano, como las que manifestó la naturaleza con toda su fuerza; en esos momentos en donde todos subían su brazo con puño cerrado para guardar silencio y así poder escuchar la vida. Ayúdanos a seguir con el puño en alto para ayudar a todo ser humano a guardar silencio para escuchar la vida de nuestro corazón y la vida de los demás; hacer silencio y detener toda estridencia del pecado y escuchar el murmullo del amor de Dios que nos pide dignificar la vida de todo hermano que nos necesita. Gracias por todos estos años, por cada uno de los momentos vividos en este servicio. Gracias Madre mía, pues tu amor permanece y siempre permanecerá en mi corazón. Gracias Dios mío, Gracias misericordioso Señor del amor”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7548Domingo, 28 de enero de 2018, 14:00 horas
¡Que no falten sacerdotes!
La formación sacerdotal inicial para el clero diocesano se lleva a cabo a través del Seminario Conciliar de México. Sin embargo, durante el gobierno pastoral del Card. Norberto Rivera Carrera se erigieron otros dos seminarios: el Seminario Hispano de Santa María de Guadalupe y el Seminario Misionero Redemptoris Mater. Todos los alumnos convergen para los estudios en la Universidad Católica Lumen Gentium, heredera del antiguo Instituto Superior de Estudios Eclesiásticos. 

Universidad Lumen Gentium 

Bajo el sello de su lema episcopal “Lumen Gentium” (Luz de las naciones), el Card. Rivera Carrera fundó en el año 2001 esta casa de estudios, con el propósito de colaborar activamente en el desarrollo sociocultural del país, mediante una visión académica que tuviera como centro a la persona en todas sus dimensiones, inspirada por el espíritu humanista-católico, y con la capacidad de aportar al diálogo con la cultura mundial. 

Luego de una década de su fundación, la UCLG, que hasta entonces contaba sólo con una sede alojada en un inmueble de la Delegación Xochimilco, se extendió a dos planteles, siempre con el mismo objetivo trazado por el Card. Rivera: ofrecer educación básica, media superior y superior de alta calidad, promoviendo los valores humanos de modo integral y fomentando especialmente el pensamiento cristiano en el ámbito educativo.

Esta casa de estudios se ha distinguido por su identidad  diocesana, su interés por la evangelización de las urbes y sus actividades apostólicas, por lo que cada año se realizan misiones urbanas en la Arquidiócesis de México.

Actualmente en la UCLG se lleva a cabo la formación académica no sólo de los estudiantes del Seminario Conciliar de México, sino también de los del Seminario Hispano Santa María de Guadalupe y de los del Seminario Misionero Redemptoris Mater. 

Seminario Hispano de Santa María de Guadalupe

Sensible al tema de los migrantes, en gran medida por ser hijo de un comerciante que, para sacar adelante a su familia trabajó muchos años como indocumentado en Estados Unidos, el Card. Rivera fundó el 31 de agosto de 1999 el Seminario Hispano Santa María de Guadalupe, en atención a la solicitud de obispos estadounidenses de brindar atención pastoral a migrantes de habla hispana, en el idioma y con apego a la cultura de los latinoamericanos radicados en el vecino país del norte.

La solicitud del episcopado norteamericano a la Iglesia de nuestro país había sido reiterada, y no fue sino hasta que de modo personal el Card. Rivera tomó la iniciativa de responder a tal llamado, cuando se vislumbró la cristalización del proyecto. 

El seminario comenzó a funcionar con la primera generación, correspondiente al ciclo escolar 1999-2000, en la que se matricularon cinco alumnos para el curso de Filosofía. Año tras año la matrícula fue creciendo gradualmente, hasta que en el ciclo 2011-2012 se registró la generación más numerosa, con 37 seminaristas; posterior a esta generación, el alumnado comenzó a disminuir, debido a que las leyes migratorias comenzaron a volverse más estrictas, y varias diócesis norteamericanas desistieron de su labor de envío frente el problema de que muchos aspirantes al seminario no podían poner en regla sus documentos; de manera que el último ciclo, 2016-2017, inició con 18 seminaristas. 

A pesar de las dificultades en las cuestiones migratorias, las estadísticas del seminario muestran que el 95% de los ex alumnos –nacidos tanto en Honduras, como en Ecuador, Haití, Guatemala, El Salvador, Colombia, Venezuela, Argentina y México– ha podido continuar su formación en Estados Unidos con una visa de estudiante, y sólo el 5 por ciento restante no ha logrado ingresar al vecino país del norte por tener algún récord negativo en los archivos migratorios, como es el caso de una deportación.

Seminario Misionero Redemptoris Mater

Como una respuesta a la Nueva Evangelización, entre las iniciativas pastorales emprendidas por el Card. Norberto Rivera Carrera, se encuentra también el Seminario Misionero Arquidiocesano Redemptoris Mater, fruto de la renovación del Concilio Vaticano II.

Fue el 19 de marzo de 1999 cuando el Arzobispo de México erigió canónicamente este seminario en la ciudad, con jóvenes venidos de varias partes de la República y de otras naciones, formados con una particular disponibilidad misionera. 

Como característica propia del Seminario Redemptoris Mater, está la participación activa en el itinerario de formación católica del Camino Neocatecumenal, que favorece la dimensión misionera y multicultural de esta casa arquidiocesana de formación al presbiterado. 

Durante su gobierno pastoral, el Card. Norberto Rivera Carrera se mostró siempre cercano y atento a las necesidades de sus seminarios.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7549Domingo, 28 de enero de 2018, 14:00 horas
Los estafadores de la fe
Los sentimientos más nobles

Nos han educado bien. Nuestros padres supieron infundir en nuestros corazones sentimientos nobles que nos llevan a actuar cuando vemos la necesidad. No necesitamos que haya una catástrofe para que estos sentimientos florezcan, están allí siempre dispuestos a guiar nuestra vida y nuestras acciones.

El dolor y la miseria humana nos mueven a actuar. ¿Quién no se conmueve ante las lágrimas de un niño? Nos conmueve, también, la maternidad, la juventud, la ancianidad ¡y está bien! Es la alarma de la vida que busca soluciones a las desventuras del prójimo.

Dios también nos conmueve. Cuando se nos presenta la oportunidad de ayudar a Dios, lo hacemos con prontitud y generosidad. Le echamos una manita a Dios para construir un templo, para apoyar económicamente a la Iglesia, para sostener un seminario, para colaborar con los misioneros. Nuestra parroquia se sostiene con la ayuda económica que nosotros damos responsablemente. Sentimos bien al ayudar a Dios.

La necesidad de compartir

Dicen que en uno de esos países ricos con cero desempleo, el gobierno mismo contrata limosneros que mendiguen por las calles y las plazas de sus brillantes ciudades para que los ciudadanos no olviden que deben ayudar al prójimo y para que sientan la satisfacción de dar. ¿Será cierto?

Lo que sí es cierto es que siempre habrá pobres entre nosotros y que cada uno de ellos es una invitación a que compartamos lo poquito que tenemos para aliviar su miseria o su dolor.

A las niñas de primera comunión se les ponía una bolsita en su vestido que se llamaba “limosnera” porque para los católicos el recibir la Comunión nos debe llevar necesariamente a comulgar con el prójimo, y en especial con los más pobres. Cuando la niña salía del templo, después de haber recibido a Jesús en la Eucaristía, abría su bolsita y repartía sus moneditas entre esos pobres que nunca faltan a la entrada de nuestras iglesias. ¡Qué bonita costumbre!, ojalá que volvamos a darle ese sentido.

Tenemos necesidad de dar y siempre habrá entre nosotros personas más necesitadas que nosotros mismos.

Limosneros por oficio

Es cierto que hay desempleo. Es cierto que hay enfermos que no pueden trabajar. Es cierto que hay peregrinos asaltados que necesitan una ayuda urgente. Es cierto que hay niños desamparados..., pero también es cierto que hay quienes han hecho de la mendicidad un modo de vivir, explotando los buenos sentimientos de nuestro corazón.
¿Cómo conocerlos? ¡Imposible saberlo!

La estafa de la fe

Los limosneros por oficio son psicólogos naturales que saben cómo despertar la compasión de sus víctimas. Nada raro que algunos recurran a nuestros sentimientos religiosos. Hay quienes piden  porque han prometido mandar celebrar una misa de limosna. Otros ofrecen estampitas ý reliquias de san Judas Tadeo a quienes les den una limosna. En la basílica de Guadalupe hay un grupo de estafadores que, sin pedir permiso, prenden a los peregrinos distintivos o listones y después los obligan, literalmente, a pagar grandes cantidades de dinero que, según ellos, darán como ayuda al santuario. ¡Son estafadores!

En las parroquias recibimos con frecuencia la visita de personas que nos exigen, a los sacerdotes y a los fieles, una ayuda económica cuantiosa con el pretexto de una grave necesidad que no puede esperar. La misma historia se va a contar a otra y a otra parroquia. De eso viven.

¡Son estafadores de la fe!

Tenemos obligación de ayudar

Los limosneros por oficio nos han hecho perder la confianza en la veracidad humana. Lo triste de esto es que nos hemos hecho indiferentes al dolor humano bajo la sospecha de que son estafadores y corremos el peligro de no ayudar a quienes verdaderamente lo necesitan.

Tenemos obligación de ayudar, de ser caritativos y compasivos. ¿Cómo evitaremos que nos engañen?

Mi padre tenía la costumbre de ayudar a todo el que le pedía. “Yo cumplo con dar” nos decía, “allá ellos con Dios si me engañan”

Esa es una buena filosofía, pero tenemos que ser responsables con lo que damos para no fomentar vicios ni fraudes.
Es fácil decir que canalicemos nuestra ayuda por las instituciones de ayuda a los necesitados, pero muchas veces estas instituciones se profesionalizan y atienden a los pobres con frialdad, de una forma impersonal.
Ayudemos, por lo pronto a aquellos que conocemos y que sabemos que necesitan. Hagámoslo con discreción y sin ofender su dignidad.

No siempre lo que se nos pide es dinero, también podemos dar nuestro acompañamiento y apoyo en los momentos de verdadera necesidad.

Para un cristiano el dar es un mandamiento de amor a Cristo, presente en cada uno de nuestros hermanos.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7532Domingo, 21 de enero de 2018, 14:00 horas
Puedo, pero ¿debo?
‘Que puedas hacerlo, no significa que debas hacerlo’.

Me llamó la atención esta frase que leí en un artículo cuyo autor estaba refiriéndose al modo como usamos el dinero. Planteaba que cuando se nos antoja comprar alguna cosa, sea muy barata o tan cara que pueda desbarajustar nuestro presupuesto, solemos preguntarnos si nos alcanza el dinero, y si la respuesta es afirmativa, adquirimos aquella cosa sin pensarlo dos veces. Y él proponía que no sólo nos preguntemos si podemos, sino si debemos comprar aquello, si realmente es indispensable, si no podríamos dar otro uso mejor a nuestro dinero.

Tiene razón. El dinero que gastamos en nosotros es el que no gastamos en los demás. Y tal vez los demás necesitan más que nosotros algo que ese dinero podría comprar.

Cuestionarnos no sólo si podemos, sino si debemos, puede hacernos gastar más sensata y caritativamente nuestro dinero. Pero este cuestionamiento no nada más aplica a cuestiones monetarias, sirve para todo en la vida, y atrevernos a hacerlo realmente podría rescatarnos de muchos pecados, ayudarnos a cambiar costumbres y actitudes egoístas, y evitar malos hábitos que nos afectan a nosotros, a quienes nos rodean e incluso al medio ambiente.

Por ejemplo, si tengo lleno el tinaco de mi casa, puedo dejar abierta la llave mientras me cepillo los dientes, mientras enjabono los trastes, mientras baño al perro, mientras lavo el auto, y desperdiciar litros y litros de agua, pero ¿debo hacerlo? Porque el agua que a mí me sobra es la que a otros les falta.

Puedo pasarme la tarde entera mirando la pantalla de la computadora, de la televisión, del celular, pero ¿debo hacerlo?, porque es tiempo que no empleo para convivir con mi familia, visitar a algún amigo o ayudar a alguien que lo necesita.

Puedo echar basura a la calle, sea un papel o una colilla, o dejar una bolsota frente a la puerta de un vecino, pero ¿debo hacerlo?, porque contribuirá a tapar las coladeras cuando llueva, a contaminar, y en el caso del vecino, a crear molestias y problemas en la comunidad.

Cómo cambiarían las cosas si a lo largo de la jornada nos preguntáramos, no sólo si podemos hacer algo porque tenemos los recursos, el tiempo, la oportunidad y la impunidad, sino si debemos, si será realmente beneficioso para todos. Más ejemplos: ‘Puedo comprar esto, pero ¿debo?’; ‘puedo dedicar mi tiempo libre a esto, pero ¿debo?’; ‘puedo desperdiciar esto, pero ¿debo?’; ‘puedo cerrarle la ventanilla a esta persona que llegó a última hora a hacer su trámite, pero ¿debo?’.

Y si, como personas de fe, le damos a este cuestionamiento un sentido cristiano, preguntándonos qué querría Jesús, descubriremos que el hecho de que algo sea legal no lo hace moral, que sea posible, no lo hace indispensable, y que sea de nuestro agrado no necesariamente es del agrado de Jesús. Por ejemplo: ‘puedo saltarme la Misa, pero ¿debo?’; ‘puedo escatimarle su paga a mi empleado, pero ¿debo?’; ‘puedo platicar este chisme, pero, ¿debo?’; ‘puedo vengarme de alguien que me ofendió, pero ¿debo?; puedo tener relaciones íntimas fuera del matrimonio, pero ¿debo?; ‘puedo abortar si quiero, pero ¿debo?’, ‘puedo decir esta mentira, pero ¿debo?’ 

Cabe decir que la respuesta a la pregunta: ‘¿debo?’ tiene que tomar en cuenta que el fin no justifica los medios, y que nunca debemos optar por hacer algo que sea contrario a la Palabra de Dios y a las enseñanzas de la Iglesia.

En una de sus cartas, en que san Pablo reflexiona que algo puede ser lícito pero no conveniente ni edificante, propone un buen consejo para saber cómo actuar: “Que nadie procure su propio interés, sino el de los demás.” (1 Cor 10, 23-24).
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7533Domingo, 21 de enero de 2018, 14:00 horas
VIFAC compite por el millón de pesos que ofrece Martha Debayle y ‘W Radio’
En el 2010, la reconocida conductora Martha Debayle y W Radio instauraron una tradición de fin de año, que consiste en regalar a sus fieles radioescuchas una lista de productos de marcas reconocidas, a través de un concurso denominado “My Favorite Things”. Los premios van desde computadoras, móviles, artículos de belleza y electrodomésticos, hasta viajes y otros servicios; sin embargo, en el 2017 decidieron cambiar la dinámica para apoyar económicamente a cinco fundaciones que realizan un extraordinario voluntariado en México.

Las fundaciones seleccionadas fueron: VIFAC (mujeres embarazadas en situación de vulnerabilidad); Casa de la Amistad (niños con cáncer); Cadena (reconstrucción de casas); World Vision (niños en pobreza extrema) y Michou y Mau (niños quemados).

La dinámica consiste en que los cuentahabientes (radioescuchas registrados en un micro sitio) voten por la fundación que consideren su favorita, y la ganadora obtendrá un millón de pesos. 

Las votaciones se realizan a través de marthadebayle.com y wradio.com, del 10 al 31 de enero, y la presentación de la fundación ganadora será el viernes 2 de febrero.

Apoyando a mujeres embarazadas desamparadas

Sobre el concurso –que ha generado mucha expectativa entre los radioescuchas de Martha Debayle– habló Susana Vallina, responsable del área de difusión de Vida y Familia A.C. (VIFAC), quien explicó que desde la fundación de la organización, en 1985, se ha ayudado a cambiar el destino de 34,393 mujeres embarazadas en situación de desamparo.

“La asociación –dijo– está respaldada por 33 años de labor, y cientos de historias reales. Queremos seguir ayudando a tantas mujeres que no han tenido la fortuna de muchas otras, en el sentido de haber tenido acceso a una vida libre de violencia, a educación, alimentación, servicios de salud, etc. Hoy sabemos que la suma de voluntades sí puede cambiar la vida de muchas personas”.

Vallina relató que fue a finales de noviembre del año pasado cuando Patricia Vidaña, directora general de VIFAC-México, fue invitada al programa de Martha Debayle para hablar sobre la asociación: “Al saber del impacto de nuestra labor, y conocer las necesidades que instituciones como VIFAC tienen para continuar realizando su labor, Martha Debayle ofreció hacer algo”.  

Fue así que el 13 de diciembre pasado se anunció que por esta ocasión se modificaba la dinámica de “My Favorite Things”, y la conductora dio a conocer las cinco fundaciones elegidas para participar, entre ellas VIFAC, no sin antes dejar en claro que estaba segura de que, al ser organizaciones muy conocidas, cada centavo del premio sería bien administrado y utilizado.

Apoyo integral a futuras madres

Susana Vallina adelantó que, en caso de ganar el concurso, VIFAC lo emplearía para seguir ayudando a más mujeres embarazadas en situación de vulnerabilidad, ofreciéndoles en primer lugar todos los cuidados básicos, como son alojamiento, alimentación y atención médica, así como ayuda para su recuperación física y emocional, regularización escolar, programa de capacitación para el trabajo y proyecto de vida. Recordó que todo el apoyo que se les brinda a ellas y a sus hijos no tiene ningún costo. 

Reconoció que recibir el premio sería “oxígeno puro para VIFAC”, sobre todo en el arranque del 2018, ya que la mayoría de los recursos por convocatorias se comienzan a materializar a partir del segundo trimestre del año.

Dijo también que en VIFAC tienen claro que las cinco organizaciones merecen recibir el apoyo, “porque lo que cada una de ellas hace en su propio rubro, es invaluable. No creemos que una lo merezca más que otra”, señaló.

VIFAC fue fundada en 1985 por Marilú Mariscal de Vilchis, como una asociación sin fines de lucro, y la primera sede que se abrió fue en el Estado de México. Actualmente cuenta con 23 casas hogar en las principales ciudades del país. Desde su creación a la fecha, ha beneficiado no sólo a las más de 34 mil mujeres embarazadas en desamparo, sino a 15,649 bebés nacidos bajo su protección, así como a 6,584 menores que llegaron acompañando a sus madres, y ha integrado a 4,430 bebés a una familia adoptiva.

Adicionalmente al premio del millón de pesos, Martha Debayle y W Radio han abierto la posibilidad de que los radioescuchas puedan donar, a fin de que lo recabado por esta vía se distribuya en partes iguales entre las cinco organizaciones concursantes.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7535Domingo, 21 de enero de 2018, 14:00 horas
Cosas que no debes hacer en Misa y tal vez no lo sabías...
1. No llegues tarde

Recuerda que Dios te está esperando para colmarte de Su amor, darte Su perdón y un abrazo; hablarte al oído, decirte lo que necesitas oír... Te ha apartado un lugar en Su mesa, no lo dejes esperando...

2. No vistas provocativamente

No uses prendas que puedan distraer o provocar (escote, minifalda, shorts, mallas)

3. No entres sin saludar al Señor

Al llegar persígnate. El está allí, feliz de verte. Agradécele haberte invitado.

4. No te dé pena hacer reverencia o genuflexión

Si pasas frente al altar, que representa a Cristo, haz reverencia. Si pasas frente al Sagrario, donde está Cristo, haz genuflexión (toca el suelo con la rodilla). 

5. No masques chicle ni comas o bebas

Sólo se permite agua sola, en caso de necesidad por cuestión de salud.

6. No cruces la pierna

Se considera una postura poco respetuosa. Que tu cuerpo exprese tu devoción.

7. No dejes que una misma persona proclame la Lectura y el Salmo

Si ves que sólo hay un lector o lectora, acomídete a leer, porque las Lecturas y el Salmo deben ser proclamados por distintos lectores (dos entre semana y tres en domingos o días festivos, cuando hay Segunda Lectura).

8. No añadas frases cuando lees las Lecturas o el Salmo.

No leas las letritas rojas ni digas: ‘Primera Lectura’ o ‘Salmo responsorial’, o ‘Segunda Lectura’. Y al final no digas: ‘ésta es la Palabra de Dios’, porque no es explicación, sino rúbrica divina. Sólo di: ‘Palabra de Dios’. Tampoco digas: ‘respondamos al Salmo’; pues no es recitación, el Salmo es en sí la respuesta a la Primera Lectura.

9. Nunca recites el Aleluya 

No te adelantes a decir; ‘Aleluya Aleluya’. Espera unos segundos, y de seguro alguien lo cantará, y si ni el padre ni nadie canta, omítelo, pero nunca lo recites.

10. Antes de la proclamación del Evangelio, no te persignes

Sólo debes signarte (trazar tres cruces pequeñas, en frente, labios y pecho). 

11. No respondas en plural cuando el Credo se hace en forma de preguntas

Quien preside pregunta en plural: ‘¿Creen en Dios Padre Todopoderoso?’ No respondas: ‘sí creemos’, pues la fe es personal. Responde: ‘sí creo’.

12. No recojas la colecta durante la Oración Universal

La colecta se recoge durante la presentación de los dones (cuando todos están sentados y quien preside sirve el vino en el cáliz, bendice a Dios por los dones del pan y el vino, y se purifica las manos).

13. No te levantes durante la presentación de los dones

A veces alguien se levanta y por imitación se levantan otros; tal vez al ver al padre levantar el cáliz y la hostia creen que es la Consagración, pero no lo es. 

14. No te arrodilles apenas termine el ‘Santo’

Hay que esperar a que quien preside la Misa ponga ambas manos por encima del copón y el cáliz y pida al Espíritu Santo que transforme el pan y el vino en Cuerpo y Sangre de Cristo. Ése es el momento de arrodillarse (si hay campanita, es ahí cuando la tocan).

15. No te sientes durante la Consagración 

Si no te puedes hincar, quédate de pie, pero sentarse, a menos que sea por enfermedad o ancianidad, es falta de respeto a Cristo, que se hace presente en el altar.

16. No digas nada en voz alta durante la Consagración

Hay quien en la Consagración dice en voz alta: ‘Señor mío, Dios mío’, pero distrae a quienes están haciendo su propia adoración en silencio. 

17. No digas en voz alta: ‘Por Cristo, con Él y en Él...’

Es parte de la Plegaria Eucarística y sólo le toca decirla a quien preside la Misa. 

18. No te muevas de tu lugar para ir a dar la paz

Sólo debes dar la paz a quienes están junto a ti, no a los de otras bancas. Tampoco aprovechar para ir a felicitar o dar pésame. 

19. No comulgues si no te has preparado

Debes haber guardado el ayuno eucarístico (no haber comido o bebido nada, ni mascado chicle, una hora antes de comulgar), y no tener pecado grave.

20. No te formes a comulgar sólo en la fila del sacerdote

Jesús está presente en la Hostia Consagrada, sin importar si lo da el sacerdote o un Ministro Extraordinario de la Sagrada Comunión, que es una persona que ha recibido una preparación especial, ha sido instituida por el obispo, y cuenta con la autorización de la Iglesia para distribuir la Comunión en Misa y llevarla a ancianos y a enfermos. 

21. Después de comulgar, no platiques con los demás

Tras comulgar, regresa a tu lugar y habla con el Señor, al que acabas de recibir.
Si no pudiste comulgar, haz una Comunión Espiritual y habla con Él.

22. Cuando acabó la distribución de la Comunión no sigas cantando

Se debe terminar el canto con la última persona que comulga, para dar tiempo a que haya un silencio sagrado que permita a cada persona entrar en diálogo con Dios.

23. Que tu celular no sea distracción

Al llegar a la iglesia pon tu celular en silencio. No te pongas a textear ni a hablar por el celular, porque te distraes tú y distraes a los demás. Dedica toda tu atención al Señor, que te está dedicando toda Su atención a ti en esta cita de amor que es la Misa.

24. No desatiendas a tus pequeños

Enséñalos a disfrutar estar en la casa de su Padre Dios, y a saberse comportar.

25. No te salgas antes ni igual que como llegaste

No te pierdas le bendición con la que se te envía al mundo a dar testimonio en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Y sal con un propósito nuevo que haya inspirado en ti el Señor, para edificar en el mundo Su Reino de amor.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7523Domingo, 14 de enero de 2017, 14:00 horas
P. Óscar Fabricio, el sacerdote-bombero
Su caso es único, pues no se tiene conocimiento de algún otro sacerdote mexicano que combine su ministerio con el oficio de bombero. Se llama Óscar Fabricio Martínez Limón, y es vicario de la iglesia del Espíritu Santo, en la Colonia San Román de la Diócesis de Córdoba, Veracruz. 
En entrevista para Desde la fe, el sacerdote asegura que nunca pensó dedicarse a salvar vidas como rescatista, pero ahora considera que también es una manera de servir a Dios, pues de esta forma no lo hace sólo de palabra, sino con hechos, y es que desde hace cuatro años es miembro del Heroico Cuerpo de Bomberos en la Ciudad de Córdoba.

Explica que a cada servicio acude como cualquiera de sus compañeros: con su equipo especial contra incendios, pero también está listo para orar, confesar o impartir el sacramento de la Unción de Enfermos cuando se requiere, y para ello lleva consigo una botella con agua bendita, un recipiente con oleo de enfermos, un rosario y su estola. 

El P. Fabricio está seguro de que Dios le ha dado una personalidad capaz de soportar situaciones difíciles, como por ejemplo, algún deceso, o bien, atender tanto física como espiritualmente a los heridos tras algún accidente. 

Fue en el 2012 cuando un comandante le extendió la invitación de pertenecer a esa agrupación como miembro honorario, y él acepto gustoso. Los habitantes de la zona le han puesto el mote de “Padre Bombero”, y su clave de control interna para la radiofrecuencia de banda civil dentro de la brigada es “El único”.

Para combinar su ministerio con este peligroso oficio se vio inspirado por el P. Francisco J. Krill, quien años atrás fundó una estación de bomberos, así como por algunos sacerdotes-bomberos en Europa y Estados Unidos, sobre todo los que ofrecieron sus servicios tras el ataque del 11 de septiembre del 2001 en Nueva York, donde incluso algunos perdieron la vida.

Para el sacerdote, no ha sido sencillo: “En un principio no le dije nada al Obispo, aunque estaba seguro de que no hacía nada malo. Algunos hermanos sacerdotes sí se espantaron y me desaprobaron, me llamaron loco y adefesio. Con los bomberos pasó lo mismo, aunque fue menos; no obstante, siempre he dejado claro que primero soy sacerdote y después bombero. Con el tiempo me he ganado el respeto y la confianza de mis compañeros y de la gente en general”.

Para finalizar, el P. Óscar consideró que todo sacerdote debe ser entregado y no permitir que nada lo corrompa, seguir las sugerencias del Santo Padre de llegar a todas las periferias existenciales, y para eso es necesario cambiar los esquemas de pensamiento, sin perder la identidad sacerdotal. “Es necesario que lo que se predica se aplique –dice– que no se quede sólo en un sermón, sino en acción; debemos salir, ver a los enfermos, ayudar a los pobres, dar la mano al que está en la desgracia, todo eso se hace con el ejemplo, hay que bajarle al ego, perder el miedo y romper esa barrera, tratar igual al rico, al chofer o al barrendero”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7524Domingo, 14 de enero de 2017, 14:00 horas
El Juguetón, la “travesura” que se convirtió en una gran campaña a favor de la niñez mexicana
El pasado 6 de enero, millones de niños tuvieron la oportunidad de recibir un juguete de Día de Reyes a través de El Juguetón, campaña que inició hace 23 años, cuando unas niñas de Veracruz enviaron una carta al programa A Quien Corresponda, para saber si ahí se podía hacer algo por los Reyes Magos, pues su abuela les había dicho que esta vez no iban a llegar debido a que habían caído en un bache de crisis. Así lo cuenta a Desde la fe el propio conductor del programa, el periodista Jorge Garralda.

Platica que la misma abuelita alguna vez le había dicho a sus nietas que si un día tenían un problema buscaran a Jorge Garralda. “Fue por eso que las niñas, tal vez a manera de travesura en aquella época, hicieron esa carta en la que me platicaban lo que su abuela les había dicho. Yo la leí al aire, y lo que sucedió fue que un hombre que se dedicaba a hacer mueblecitos de casa a escala para muñecas, me dijo que él me donaba unos, que sólo pasáramos por ellos. Los recogimos, y nosotros compramos las muñecas para que las niñas tuvieran con qué jugar”.

Esa ocasión –señala–, un grupo de reporteros se fue a Veracruz; cuando llegaron, las niñas vieron aparecer a los enchalecados de negro, pues así visten todos los reporteros del programa, y se dieron cuenta de la “pachanga” que habían armado, según las propias palabras de ellas. “Corrieron a esconderse, así que la abuela les dijo que se acercaran, y les preguntó qué habían hecho; ahí comenzamos a escuchar su historia. Yo le he llamado a aquel suceso el ‘Juguetón Número Cero’, pero en ese momento no lo vi como El Juguetón, sino como un buen producto que había cumplido en su momento, una buena nota, por decirlo así”.

Jorge Garralda refiere que eso conmovió mucho a los televidentes, y al siguiente año comenzaron a preguntarle que si en esta ocasión no irían a entregar juguetes. “Ahí me di cuenta de que las personas ya veían eso con un interés distinto, así que hicimos una campaña con la gente, para lo que sería el primer Juguetón, y juntamos más de 18 mil juguetes. Después la gente comenzó a exigirlo, todavía como campaña exclusiva de A Quien Corresponda, sin ninguna ambición aparte. La sorpresa para nosotros fue que la campaña comenzó a crecer, crecer y crecer; las personas comenzaron a hacer solicitudes cada vez más grandes de juguetes, y nos dimos cuenta de que existía esa necesidad. Así fue que comenzamos a organizar las rutas de lo que hoy es propiamente El Juguetón”.

Señala que lo que comenzó como un obsequio de Día de Reyes a unas niñas del estado de Veracruz, hoy es ya una campaña internacional, pues se lleva a cabo en diferentes partes de Centroamérica y Estados Unidos, a través de Televisión Azteca, tomando en cuenta la cultura local; “en Estados Unidos, por ejemplo, no hay colecta de juguetes, pues allá los donan empresarios; en México, se hace tanto con el público como con los empresarios, todo mundo dona un juguete, y con ese juguetito vamos teniendo la oportunidad de hacer algo muy bueno”. 

Explica que este año la campaña a nivel nacional cerró con 17 millones 136 mil 158 juguetes, los cuales se entregan en su totalidad el 6 de enero, tanto en casas hogar, como orfelinatos, instituciones de gobierno, presidencias municipales, fundaciones e iglesias de diferentes credos, como se hizo en Catedral Metropolitana de México, donde ya se ha hecho la entrega durante varios años. “El Juguetón se ha vuelto ya una maravillosa tradición, pues niños que antes no recibían regalo de Reyes, hoy lo reciben; u otros que dejaron de recibir porque de pronto la economía resultó insuficiente para que los Reyes llegaran, ahora están contentos porque han vuelto otra vez a sus casas”. 

Finalmente, Jorge Garralda pide a la sociedad jamás olvidarse de que hay muchos niños en México, porque en A Quien Corresponda no lo han olvidado, y “siguen dando mucha lata” para que ellos puedan recibir un obsequio de Día de Reyes. 

“Después de 23 años, llego a ver a personas que cuando eran niños recibieron algún juguete; hoy son hombres y mujeres que guardan un buen recuerdo, en el sentido de que alguien pensó entonces en ellos; muchos siguen en sus comunidades, tienen la oportunidad de ser parte productiva de la sociedad, y con frecuencia vienen también a donar, a devolver esa atención que en su momento se tuvo con ellos. Hay quienes preguntan por qué no obsequiar a los niños ropa, pero eso le corresponde a otras instituciones; a nosotros nos toca dar un juguete, pues es para ellos algo importante, que les despierta la imaginación, que hace que los pequeños se sientan atendidos y reconocidos como lo que son: niños y niñas con deseos de jugar”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7525Domingo, 14 de enero de 2017, 14:00 horas
Oración por la unidad de los cristianos
Señor:

Ponemos en Tus manos
a nuestros amados hermanos separados,
que no son católicos, pero sí cristianos.

Compartimos con ellos el amor por Ti
muévenos a invitarlos a descubrir
Tu presencia real en la Eucaristía,
para que puedan unirse a ti más todavía.

Compartimos con ellos el amor a Tu Palabra,
ilumínanos para ayudarles a comprender
que para no caer en el error al interpretarla
hace falta una autoridad confiable:
la de la Iglesia que Tú fundaste
y a la que enviaste Tu Espíritu Santo para guiarla.

Queremos que puedan descubrir y recibir
Tu gracia en los Sacramentos,
Aprovechar los siglos de sabiduría
de la Tradición y las enseñanzas de los santos.
Valorar el regalo inestimable que nos diste:
al encomendarnos como Madre a Tu Madre María.

Son tantas nuestras coincidencias,
que con Tu ayuda podemos zanjar las diferencias.

Sabemos que la división de la cristiandad
lastima Tu corazón,
queremos ser un solo rebaño, con un solo pastor.

Tú le pediste a Tu Padre que seamos uno,
concédenos alcanzar esa unidad.
Que todos los cristianos caminemos juntos
hacia la santidad,
para que el mundo lo vea, y crea.  Amén

La Iglesia celebra del 18 al 25 de enero la ‘semana de oración por la unidad de los cristianos’.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7526Domingo, 14 de enero de 2017, 14:00 horas
Esquila Misional, información mundial de primera mano
Con el objetivo de informar y formar opinión sobre las realidades de África, hace unos 150 años san Daniel Comboni, fundador de los Misioneros Combonianos del Corazón de Jesús, creó la revista Anales de la fe, que posteriormente adquiriría el nombre de Nigrizia. Al extenderse la labor de la congregación por otras partes del mundo, fueron apareciendo otras publicaciones en colaboración y diálogo con las culturas locales, como ocurrió en México en 1962 con la revista Esquila Misional, y posteriormente con Aguiluchos, dirigida a niños, misma que ya cuenta con 53 años de vida. Sobre estas interesantes publicaciones habla para Desde la fe el editor, P. Jorge García Castillo.

Señala que Esquila Misional, publicación que se imprime desde hace 65 años, empezó como una revista muy sencilla, enfocada principalmente a África, con el objetivo de ofrecer al público lector información veraz sobre el continente, en virtud de que comúnmente lo que se decía eran cosas sesgadas, que pintaban a los países africanos como pueblos bárbaros, atrasados, y dejaban de lado aspectos positivos, tanto culturales como religiosos; nada mencionaban sobre el trabajo de la gente, o la labor desarrollada por los misioneros. “Claro que también debemos hablar sobre las cosas negativas, porque también son realidades que debemos dar a conocer”.

El P. Jorge García explica que Esquila Misional fue abriendo paulatinamente la misión a Latinoamérica y países de Asia y África donde se asentó la congregación, y adquirió el nombre Esquila Misional, Revista Latinoamericana de Información y Animación Misionera, ya que la mayoría de los temas se empezaron a enfocar a esta parte del continente. “Desde sus inicios, la revista se ha venido sosteniendo con las aportaciones de los suscriptores y bienhechores, además de la venta de ejemplares sueltos en nuestras comunidades, o las adquisiciones que hacen grupos de amigos misioneros, que se llevan diez, quince o hasta cincuenta ejemplares para distribuir. En un tiempo intentamos meter publicidad, pero la publicidad te ata, y nosotros queremos seguir siendo una publicación libre”.

La gran riqueza de Esquila Misional –explica– es que manejamos información de primera mano, ya que la congregación cuenta con publicaciones en diversas partes del mundo, y tenemos una política de colaboración, bajo la cual hemos creado una especie de banco de datos de información y fotografías. “Sólo hay que hacer traducciones, pues algunos textos están en inglés, francés, italiano o portugués. La mayoría de los colaboradores pertenecen a Nigrizia, la revista italiana, ya que ahí tienen politólogos, especialistas en el islam, en ecología, en temas de geopolítica, economía y más. Asimismo, cuentan con una publicación para niños llamada Piccolo Missionario”.

Comenta que en África hay alrededor de 60 misioneros mexicanos, mismos que envían colaboraciones que se publican en un diario de misión, mandan también fotografías que se concentran en un banco de imágenes bastante grande. “Cada que vienen por aquí nos dejan mucho material, que sirve también para la retroalimentación”.

En cuanto a Aguiluchos, señala que cuenta con una mayor variedad de temas, sobre actividades, experimentos, conocimientos enciclopédicos de diversos países y cosas culturales; “desde luego, está más enfocada a temas que interesan a los niños, en los que trabaja un equipo de tres personas con amplia experiencia en la materia; para la cuestión artística, tenemos dibujantes y caricaturistas. En contraparte, desde hace 11 años imprimimos un boletín bimestral llamado Misioneros de la Tercera Edad, a manera de subsidio para las personas adultas mayores, a fin de que se unan a la misión desde su sufrimiento, dolor y limitaciones”.

Finalmente, el P. Jorge García Castillo dijo sentirse satisfecho con dicha labor, aunque mantiene el sueño de crecer como revista, y penetrar aún más al mundo de los niños y jóvenes con la publicación dirigida a ellos. “Invito a todos a unirse a esta gran familia de lectores y amigos, a abrir su corazón a nuevos horizontes, a conocer la realidad de otras personas, las necesidades de otros continentes, sus aspectos culturales, religiosos, sociales, políticos. Los invito a ser parte de esta gran cadena de amigos que quieren compartir el Evangelio”. 

Para quien desee suscribirse, puede enviar un mensaje al correo electrónico: combomis@prodigy.net.mx o al Whatsapp 556215-7914.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7527Domingo, 14 de enero de 2017, 14:00 horas
El cáncer, una oportunidad para el reencuentro con Dios
–¿Qué tengo Doctor? 

–Linfoma difuso en cadena ganglionar no operable en tercer nivel. ¿Sabe lo que quiero decir? 

–¡Sí!... ¡Cáncer!

Nadie está exento de morir de una cirrosis hepática, de un sarampión, de influenza, de pulmonía fulminante o de un infarto al miocardio, así como tampoco en un asalto, en un accidente o hasta por un atragantamiento durante una comida familiar, pero hablar de cáncer implica llevar un prolongado proceso que requiere de coraje, pero sobre todo, de la ayuda de Dios.   

En la actualidad, en México diariamente son ingresadas a tratamiento 514 personas enfermas de cáncer; la cifra ha venido en aumento, y se cree que una de las principales causas es el tipo de alimentación: comida rápida, productos transgénicos o adulterados con hormonas, hortalizas regadas con aguas negras o envenenadas por industrias, comida con colorantes y conservadores como el benzoato de sodio, el uso de plásticos calentados en hornos de microondas. Sin embargo, existe una causa de mayor impacto: la contaminación, ya que el aire que respiramos está cargado de sustancias nocivas, como el asbesto, los residuos de las balatas de carros o el tabaco. De todo esto me enteré en el hospital, tras haber recibido la nada grata noticia de mi enfermedad. 

Durante mi primer internamiento, pude leer Cartas para un Guía de Patrulla, de Roland Phipipps, quien escribió una frase que elevó mi espíritu: “No es la victoria lo que te convierte en hombre, sino la lucha”. Y prosigue diciendo: “No te importe caer una y otra vez; levántate rápidamente con valentía, como tantos scouts lo han hecho antes que tú, y como lo harán después… Si luchas y te das cuenta que tus fuerzas son pocas, no te avergüences de pedirle a la Fuerza Superior que esté contigo, porque al igual que David, tendrás la certeza de que vencerás, porque Dios estará de tu lado”.

Con la segunda quimioterapia tuve una complicación que por poco me lleva a la muerte: peritonitis. Ya en el quirófano, mientras el equipo de médicos se preparaba, pensé: “Dios mío, esto está muy mal”. De repente, sin haber ni el más ligero viento, la puerta del quirófano se abrió muy lentamente; supe que el Señor estaba conmigo, le pedí que me tomara de su mano y que dirigiera las del cirujano. Claramente escuché en mi oído: “Estará complicado, pero vas a salir bien”. Durante los 7 días de ayuno y dos de dieta blanda, sobreviví con el pan nuestro de cada día: la Palabra de Jesús, quien me animó a través del libro Un Carpintero, entre el desierto y el mar.

El tiempo ha terminado por darme otra óptica de mi enfermedad, ya que a partir de esta experiencia he tenido la oportunidad de aprender, de conocer el verdadero acompañamiento y el trato con calidad humana. Mi vida ha cambiado de manera radical, tanto económica, como laboral y socialmente, pues por mi condición debo estar mucho tiempo bajo estudios y asistiendo al hospital, pero ha valido la pena si consideramos que he conocido personas extraordinarias, como Bret, un niño de cinco años, hijo de una madre soltera de escasos recursos; cuando era apenas un bebé fue operado del intestino, ya que una gran parte se encontraba necrosada; la operación le bajó las defensas y contrajo un virus que le destrozó el hígado; recibió entonces un trasplante, pero al estar inmunodeprimido le brotó un cáncer con metástasis en pulmón y tuvo que recurrir a ocho quimioterapias. Todo un guerrero, que milagrosamente hoy vive y está en observación.

La enfermedad puede convertirse en algo benéfico, toda vez que nos permite hacer un alto en la vida y reflexionar, perdonar, agradecer, comenzar a amar con un sentido espiritual y tener un reencuentro con Dios. Hace tan sólo unos meses, podía yo subir montañas con mi piolet, y al admirar el valle desde la cumbre daba gracias a Dios por el triunfo de ese día. Ahora mi triunfo es subir la banqueta con mi bastón y disfrutar de un día más, lo cual también agradezco al Señor inmensamente. Si tú eres de los valientes con excelente actitud, que disfrutan de la vida a pesar del cáncer, y tus amigos te dicen: ¡Eres un guerrero!, ¿De qué estás hecho? ¿De roble? ¿De acero? Contéstales solamente, con todo orgullo y dignidad: “¡De Dios!”, porque los verdaderos católicos no tenemos miedo.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7513Domingo, 7 de enero de 2018, 14:00 Horas
La enfermedad nunca tendrá la última palabra
Carolina y Fernando son un joven matrimonio chileno. Llevan 7 años casados y tienen un pequeño hijo de 2 años y medio. Desde el comienzo de su relación, cuando eran novios, pusieron su fe al servicio de los demás, desarrollado un apostolado misionero para jóvenes. Ellos esperaban con ansias la llegada de su primer hijo, pero los diagnósticos médicos indicaban otra cosa. Tras cinco años de dar la pelea, Carolina quedó embarazada de forma milagrosa e inexplicable, pero su embarazo sufrió un vuelco al ser diagnosticada (con siete meses de embarazo) con un cáncer de mama en etapa cuatro, lo que hizo que el parto fuera adelantado varias semanas.

No sólo enfrentaron la enfermedad desde la fe, sino que han sido testigos, en primera fila, de la intervención de Dios de forma sobrenatural contra todo pronóstico, y junto con ello han acompañado a muchas otras personas que han sido diagnosticadas de gravísimas enfermedades, muchas de ellas casi desahuciadas. Su acompañamiento no ha sido sólo desde el consuelo, sino que en varias ocasiones, habiendo orado con fe, han ocurrido inexplicables sanaciones en algunas personas. Cuando Carolina y Fernando hablan de fe y enfermedad, saben en carne propia de lo que están hablando.

Ellos, que han vivido esta experiencia de la mano del Señor, nos quieren compartir desde su testimonio –a manera de pregunta y respuesta–, algunas claves que nos pueden servir para quienes sufren enfermedades y para quienes acompañan a estas personas. 


1. ¿Por qué Dios permite enfermedades así?

Ante un diagnóstico médico que implique dolor físico o cercanía con la muerte, es inevitable  no  preguntarle a Dios: “¿Por qué a mí?” Nosotros, las primeras dos semanas de recibir la noticia del cáncer, se lo preguntamos diariamente entre lágrimas. Hoy, al experimentar cada día con fuerza su amor y misericordia, muchas veces entre dolores físicos intensos, lágrimas y frustración, podemos decir que la enfermedad es una tremenda oportunidad que tenemos de volvernos a Dios, de entablar una relación sincera y profunda con Él, y descubrir que dependemos del Él.  

Respecto a si Dios permite una enfermedad, podemos mencionar dos cosas: no olvidar que Dios es Padre. Pensar que Dios quiere que nos enfermemos es, definitivamente, no conocer a Dios. Una vez le preguntaba a Dios si Él quería sanar a mi esposa, y Él me respondió con la Palabra: –“Fernando, ¿tú desearías una enfermedad para tu hijo? Evidentemente le dije: –“Dios, jamás desearía una enfermedad para mi hijo–. Entonces nuestro Señor  me habló a través de su Palabra : “Si ustedes que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, cuánto más el Padre del cielo…” (Mateo 7, 11).

La enfermedad no tiene la última palabra en nuestras vidas: Quien la tiene es nuestro Señor Jesús; la sanación puede ser instantánea (como nos ha tocado presenciar) o mediante un proceso paulatino de mejora (física y espiritual). El producto final de esta obra de Dios en nosotros es siempre un testimonio para su gloria y parte de su divina voluntad.

2. ¿Qué actitud espiritual es la que Dios espera? 

La disposición que creemos que Dios espera de nosotros es: Fe: es creer en lo que aún no vemos (voy a estar sano). Esperanza: es confiar en Dios y en sus tiempos (si no estoy mejor hoy, lo estaré mañana) Amor: es saber que Dios nos ama, nadie que ama desea el mal para el ser amado. Dios te ama y quiere lo mejor para ti. Dios quiere sanar tu espíritu, tu alma y tu cuerpo. Tener fe en Dios y no en la enfermedad: Jesús es más fuerte que el cáncer, que el Sida, que cualquier enfermedad.

3. Para quienes no tienen fe, la medicina es el único camino; pero para los que tenemos fe, ¿cuál es su rol?

La medicina y los médicos ciertamente también son creados por Dios. Hemos entendido que debemos ser obedientes con los tratamientos y las indicaciones médicas, pero con la claridad de que el alcance de los médicos y de la medicina es limitado, mientras que Dios es ilimitado. Una vez un doctor nos dijo que Carolina tenía pronóstico de tres meses de vida, y le respondí: “Mire doctor, yo no espero de usted un milagro, sé que la medicina tiene limitaciones y usted también, pero confío en su trabajo y espero lo haga lo mejor posible, Dios hará el milagro”. Debemos ser obedientes y discernir. En estos dos años y medio, Dios ha manifestado su amor a través de una infinidad de personas de diferentes equipos de salud, que sin duda han sido la prolongación de su amor en nosotros.

5. ¿Sirve de algo ser católico o da lo mismo?

Ser católico es un regalo de Dios, y claro que sirve. Cuando hay una circunstancia de enfermedad la fe nos dona: Sacerdotes, que acuden a centros de salud, hospitales para administrar los sacramentos (nuestro hijo fue bautizado en la UCI Pediátrica el mismo día de nacido). Visita de Sacerdotes y/o Ministros de la Eucaristía en nuestros hogares, y todos los días el sacerdote puede ofrecer la Eucaristía por la recuperación de la persona enferma.

En nuestro caso, ser católicos nos ha dado la bendición también de tener amigos en la fe que nos han sostenido con su oración. Nuestra parroquia extendió sus brazos como una madre que va en auxilio de su hijo enfermo, los mismos brazos de Jesús acariciándonos, amándonos y entregándonos su paz.

6. ¿Dios quiere sanar? Si es así, ¿cuándo y a quienes?

Dios quiere sanar siempre y quiere sanarnos a todos. De eso no hay duda. Dios no discrimina en amor, Él ama. Ahora, es evidente que algún día tendremos que partir a la casa del Padre, pero Dios quiere que partamos a la casa del Padre, con el alma y el espíritu sanos, pues dice la Palabra que el Señor no quiere que ninguno se pierda. La enfermedad puede ser esa oportunidad de volvernos a Dios, de dejarnos amar por Él. Cuando Jesús le lavaba los pies a sus discípulos, llegando a Pedro, éste le dijo: “no dejaré que me laves los pies”, pero Jesús le respondió, “si no me dejas que te lave los pies entonces no te conoceré en presencia de mi Padre”. Esto significa que es un requisito dejarnos lavar por Dios, dejarnos sanar por Él, su amor sana, y esta sanación no es siempre a nuestro manera. No llegaremos al cielo si no es así. Es obligación ser sanados por Dios, ayer, hoy y mañana.

7. Para los que no sabemos cómo acompañar a alguien enfermo, además de nuestra actitud orante y cercana, ¿qué podemos hacer?

Ante el dolor todos reaccionamos de maneras diferentes. Con un diagnóstico médico desolador, algunos necesitan inmediatamente cercanía de su entorno familiar. Y en otros casos se requiere de unos días o semanas para estar con los más cercanos, llorar, tratar de comprender y buscar respuestas que ante el sufrimiento son difíciles de encontrar.

En nuestra propia experiencia, viviendo esta circunstancia de enfermedad y también visitando y acompañando enfermos, podemos mencionar algunas cosas:

Intenta ponerte en contacto con algún familiar: preguntarle cómo está anímicamente la persona, qué necesita, si es conveniente visitarla, y pedir encarecidamente que le comunique tu preocupación por ella.

Si la persona no desea por el momento recibir visita, busca alguna forma de llegar a ella: a nosotros nos enviaban cartas de puño y letra, cartulinas de colores con textos bíblicos, correos, mensajes y audios de Whatsapp. Estas cosas se agradecen profundamente.

Si accede a la visita, por más grave que esté la persona, no vayas con cara de funeral. Tampoco vayamos con lástima. Dios no nos tiene lástima, nos tiene fe.

En tu primera visita no indagues en el diagnóstico médico: ni tampoco preguntes: ¿Cómo no te hiciste chequeos antes?, ¿algo te hacía pensar que era esta enfermedad? Si la persona lo desea, te confiará lo que siente.

Acompaña con amor: incluso sin hablar mucho, acaricia, abraza, y pregunta: ¿quieres que hagamos una pequeña oración juntos? De todas las visitas que hemos realizado ningún enfermo se ha negado. Incluye a la familia del enfermo, pues ellos también necesitan que se les escuche y entregue cariño.

Nunca dejes de acompañar: muchos, al momento de recibir la noticia de una fuerte enfermedad en un ser querido, tendemos a acompañar mucho al principio, pero después por diversos motivos desaparecemos. No lo hagas, sigue de alguna forma manifestando tu amor, en la recuperación, y sobre todo en el proceso de perseverar en la fe donde se  necesita mucha compañía. 

Nunca perder oportunidad para transmitir fe: ve siempre con una disposición de amor, esperanza y fe. Somos portadores de luz de Cristo, canales de su gracia. El trabajo del demonio es hacernos creer que todo está perdido. 

Actualmente Carolina y Fernando viven en Chile, han sido fundadores de la Fraternidad Tiempo de Milagros, y dedican su tiempo para compartir sobre el poder de Dios en medio de la enfermedad, orando por otros enfermos, formando a quienes los acompañan y animándonos en la fe.

Carolina comenzó este proceso de enfermedad postrada en cama, hoy en día (después de dos años y 6 meses) y contra todo diagnóstico médico, está de pie, caminando sin uso de bastón. Han desaparecido los tumores en el cerebro, los pulmones, las partes óseas (entre ellos el fémur). A pesar de que han sido muchas las sesiones de quimioterapias, jamás ha manifestado efectos adversos que la inhabiliten. Hoy, junto a su marido, Fernando, la enfermedad pasó a segundo plano, y dan gracias a Dios por la vida de su hijo, por poder criarlo juntos, y porque a través de esta enfermedad tan dura pudieron conocer a un Dios vivo, actuante y para quien nada es imposible.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7514Domingo, 7 de enero de 2018, 14:00 Horas
Testimonio: Mi lengua es para alabarte, Señor
Si esto hubiera sido sólo hablar de mí, me habría negado. Pero de Él sí quiero hablar, del Señor, que es mi gozo, mi alegría. ¡Es mi vida!

Mi nombre es Cony, o así me llaman mis compañeras catequistas, quienes en ningún momento me dejaron sola durante la dificultad. Cuando supe que tenía cáncer, le dije a Dios: “Así, Señor, yo me hinco, y te adoro, y te alabo, y te doy gloria. Sólo tú sabes por qué me mandas esto. Si mi enfermedad es para bien de alguien, te la ofrezco; y si me permites, la acepto en sacrificio por tantos niños que sufren. Hágase tu voluntad”. 

Todo empezó hace año y medio, con unas postemillas que me salieron en la lengua; fui a la dentista, quien me dio un antibiótico creyendo que era una infección, pero no se resolvió el problema; pensó que podía ser la muela del juicio, y me la sacó, pero las postemillas seguían. Posteriormente fui con un médico maxilofacial, quien me revisó y tampoco encontró nada.

De pronto –hace unos cuatro meses–, leí en el periódico un artículo sobre el cáncer de boca; no refería gran cosa. Pero comencé a tocar mi lengua con más atención, y un día sentí en ella una bolita. Una bolita que al cabo de una semana creció mucho. No lo comenté con mi familia. Fui pronto a la clínica del Seguro, pasé al dentista, y como temía que se tratara de un problema grave, para ir al grano y sin tantas explicaciones, le dije que la dentista anterior me había dicho que probablemente tenía cáncer de boca. Me revisó y vio que esa bolita se había convertido en una lengüeta de dos centímetros.  

De ahí me mandaron de inmediato al médico maxilofacial de la Clínica 29. Fui y expliqué al doctor lo que ocurría. Me pudo dar cita sólo para la siguiente semana. Acudí en la fecha que me dijo. A los dos días me extrajo tejido y lo mandó a biopsia para que precisaran qué era. Al ver los resultados, confirmó que se trataba de un tumor maligno. Me mandó a Oncología en el Hospital Siglo XXI, adonde llegué con mi diagnóstico, mismo que refería un “carcinoma diferenciado”; como yo no entendía de eso, tenía la esperanza de que “diferenciado” significara sólo una sospecha. Pero no; el médico me explicó que “diferenciado” se refería al cáncer más agresivo que hay. Luego me dijo que me haría otro estudio para no cortarme la lengua sin la seguridad de que era necesario. Quedé pasmada al oír eso. Me mandó por mi tejido a la Clínica 29. Regresé a Oncología y lo entregué. El estudio tardaría 15 días. 

Las únicas que sabían de eso hasta entonces eran mis compañeras catequistas. Decidí decírselo entonces a mi familia. Mi hija y mi yerno me consiguieron cita con otro oncólogo para tener una segunda opinión. Éste confirmó que se trataba de un cáncer sumamente agresivo, pues era del tipo del que se expande, se desprende y se esparce rápidamente. Me dijo que no había tiempo que perder, pues de no ser intervenida, no llegaría a diciembre; además debían practicarme un estudio que arrojaría el lugar preciso del tumor y las zonas de metástasis, sólo que era muy costoso. Yo no tenía dinero para nada de eso. Pero mi hija y mi esposo, dispuestos a costear dichos gastos, se las arreglaron como pudieron. 

Fuimos al hospital de Interlomas donde practicaban ese estudio. Me revisó el médico Jorge Cortés, quien me mandó a hacer otros análisis. El estudio final arrojó que el tumor estaba hasta atrás de la lengua; el médico me reconfirmó la necesidad de que me cortaran parte de ella. Tendría además que tomar radioterapias y quimioterapias, también terapias de foniatría porque ya no iba a poder hablar. 

Tenía, pues, programada la operación para un lunes, pero el viernes anterior me dio gripa, lo que hacía imposible la operación. El doctor me dio una medicina sumamente fuerte para atacar el cuadro gripal, pero no se me quitaba. Así me presenté el lunes, y de pronto ya no tenía gripa. 

Aquel día, el P. Basilio y el P. Jaime, de mi parroquia, me mandaron su bendición; la secretaria me dijo que a esa hora me mandaría a hacer Misa; mi tía me puso en cadenas de oración; otras personas me encomendaron a Dios y prendieron cirios, una catequista se fue a la Basílica a la hora de la operación para pedir a la Virgen de Guadalupe; y mucha, pero mucha gente se hallaba orando. 

Entré, pues, a que me prepararan para la operación. Quería inútilmente acordarme de un canto de alegría. Sin importar lo que pasara, comencé a pedirle a Dios por mi familia. Me anestesiaron. Pensaba en que era el último día que tendría mi lengua; al sentirla, me resistía a caer dormida. Pero de pronto ya no supe de mí. 

Cuando desperté, ahí estaba ahí mi familia. Todos lloraban. Mi hija me dijo emocionada: “Mamá, ¿qué crees? ¡No te quitaron la lengua!”. Al otro día, el médico me dijo que me habían empezado a operar, me quitaron ganglios y arrasaron hasta con una glándula salivar… ¡y nada! ¡No había tumor! Examinaron mi lengua con mucho cuidado… ¡y nada! Por eso tomó la decisión de no cortármela. Lo que el doctor no sabía, era que también él estaba en cadena de oración para que tomara la mejor decisión.  

Sigo teniendo mi lengua para dar gloria a Dios, para hablar de Él, porque, como dije, el Señor es mi gozo, mi alegría. ¡Es mi vida!
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7515Domingo, 7 de enero de 2018, 14:00 Horas
¡Vamos al Tepeyac!

Como es tradición, la Arquidiócesis de México abrirá el ciclo de peregrinaciones de todas las diócesis del país a la Basílica de Guadalupe, por lo que la Comisión de Eventos Multitudinarios y Evangelizadores invita a los sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos de la ciudad capital a gradecer a la Virgen Morena las gracias recibidas durante el 2017 y poner en sus manos los proyectos pastorales del año que apenas comienza.

En entrevista para Desde la fe, habla el P. Héctor Peña García, responsable de esta comisión arquidiocesana. Por principio de cuentas, explica que este año la tradicional peregrinación tendrá lugar el próximo sábado 13 de enero, y como es costumbre, partirá de la Ex Glorieta de Peralvillo hasta el Tepeyac, por Calzada de Guadalupe.

Recordó que los eventos masivos más importantes que se celebran en la Ciudad de México son la Solemnidad de Corpus Christi, que tiene verificativo en mayo o junio; el Rosario Viviente, que se lleva a cabo en el mes de octubre, y esta peregrinación anual, misma que marca el inicio formal de todas las actividades pastorales del año, las cuales se ponen en las manos de la Santísima Virgen de Guadalupe, “quien nos inspira a brindar mejores servicios en todos los sentidos”.

“En esta ocasión –añadió– también agradeceremos a Dios por los dones que recibió esta Iglesia particular en la persona del Card. Norberto Rivera Carrera, a lo largo de 22 años, y pondremos en las manos de nuestra Madre del Cielo el ministerio episcopal del Card. Carlos Aguiar Retes, quien el próximo 5 de febrero tomará posesión de la Arquidiócesis de México”.

El sacerdote precisó que la peregrinación incluye a las ocho Vicarías Episcopales, y cada año una de ellas encabeza el recorrido: “ahora tocará presidir la peregrinación a la V Vicaría ‘San Pedro Apóstol’, encabezada por Mons. Jorge Estrada Solórzano, Vicario Episcopal de esa zona pastoral”.

También refirió que en esta ocasión el evento tendrá un tinte juvenil por estar enmarcado en el Año de la Juventud, que vive la Iglesia en todo el país: “Por ello, los jóvenes irán al frente de cada vicaría junto con su Obispo, y rezarán el Santo Rosario, dirigidos por el Card. Rivera Carrera”. Antes de entrar a la Basílica de Guadalupe, se colocarán a su lado para hacer juntos el ingreso.

Al respecto, el P. Héctor Peña consideró que hoy más que nunca los sacerdotes deben comprometerse más con sus comunidades juveniles, para animarlas, motivarlas, buscar los medios para que asistan a este magno evento y hacer Iglesia, dando testimonio de solidaridad y comunión con su obispo, y expresando juntos la alegría de iniciar un año más.

Recordó que la peregrinación partirá a las 9:00 horas de la Ex Glorieta de Peralvillo; “en esta ocasión los seminaristas del Conciliar llevarán las imágenes de la Virgen de Guadalupe y de San Juan Diego para darle a este evento un sentido vocacional, como lo ha pedido el Papa Francisco; seguirá el coro; luego la V Vicaría, presidiendo la caminata, y por último, las otras siete Vicarías, representadas cada una con un color diferente en su vestimenta a fin de identificarlas”. El P. Héctor Peña García también hizo un llamado a la comunidad arquidiocesana a invitar a más jóvenes y a más gente, no sólo a la peregrinación, sino a acercarse a la Iglesia. “Uno de los problemas de hoy es que carecemos de motivación y de compromiso; hacemos de nuestro servicio una labor limitada ‘a nuestros grupos’, ‘a mi parroquia’, ‘a mi familia’, y eso no es el proyecto de Dios; su verdadero fin es formar comunidades; en nuestro caso, identificarnos como Arquidiócesis de México, retomar como sacerdotes el compromiso de acompañar a nuestros jóvenes y a nuestros laicos, de hacernos uno con ellos, y caminar juntos en el camino de Dios, en el camino de la fe”.

Por último, señaló que asistir a la Peregrinación Anual de la Arquidiócesis de México a la Basílica de Guadalupe implica dejar de lado otras actividades para darle más énfasis a la misión evangelizadora. “Santa María de Guadalupe es la misionera que nos inspira a cada uno de nosotros, con un amor juvenil para ir a las nuevas generaciones, de salir al encuentro con todos nuestros hermanos; peregrinar es precisamente eso, salir y encontrarnos con nuestra Madre del Cielo en esa casa común del Tepeyac, para depositar en ella nuestros proyectos de inicio de año, pero sobre todo, para ser instrumentos del Señor, para ser misioneros en nuestra ciudad, que tanta falta nos hace”.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7516Domingo, 7 de enero de 2018, 14:00 Horas
Las plegarias silenciosas de la Calzada de los Misterios
La Calzada de los Misterios es testigo de incontables peregrinaciones a la Casita Sagrada que pidió la Virgen de Guadalupe para mostrar en ella a su Hijo, y por esta vía, lo mismo han cruzado el enfermo y menesteroso que busca alivio y consuelo de la amorosa Madre que está en el cielo, que virreyes, presidentes, artistas, intelectuales y gente común que, movida por la fe, acude al Santuario del Tepeyac, no como una simple tradición, sino en busca de lo sagrado.  

Los orígenes de la Calzada de los Misterios se pueden encontrar en aquella que conectaba a México–Tenochtitlan con el Cerro del Tepeyac; por lo tanto, tuvo su origen en tiempos prehispánicos, pero la Calzada de los Misterios, como tal, surgió hacia 1604, cuando el Virrey Marqués de Montesclaros, valiéndose de Fray Gerónimo de Zárate y de Fray Juan de Torquemada, aderezó la albarrada que construyó el también Virrey don Luis de Velasco.

Hacia 1675 la Calzada de los Misterios tuvo que ser reparada por el fiscal Francisco Marmolejo y por el doctor y canónigo de la Catedral de México Isidro Sariñana, quienes le dieron una anchura de 16 varas y una longitud de 5,500 varas. Fue en esta fecha cuando adoptó el nombre con el cual la conocemos, debido a la construcción de 15 monumentos o ermitas marianas que, en un principio, se pensó que fueran capillas.

El primero de todos estos torreones fue diseñado por el arquitecto Cristóbal de Medina, quien cobró $1415.00, y este Misterio del Rosario estuvo dedicado a la Encarnación del Divino Verbo. Fue dedicado el 24 de mayo de 1676.

El proyecto global abarcaba la construcción de 15 Misterios Gozosos, Dolorosos y Gloriosos, de los cuales, al paso de los años se han perdido 7: tres eran Dolorosos y cuatro Gloriosos, conforme lo señala el libro La Villa de Guadalupe, Historia, estampas y leyendas, de Horacio Senties R., quien responsabiliza de la destrucción de estos monumentos al tendido de vías del ferrocarril.

En tiempos del presidente Santa Ana, la Calzada de los Misterios y sus puentes también tuvieron algunas modificaciones que corrieron a cargo del ingeniero Carlos Villada en el año 1854. Por fortuna, se conservan códices, mapas, planos, pinturas, litografías y fotografías muy antiguos que permiten reconstruir la historia de esta importante calzada, cuyos monumentos están dedicados todos a la Virgen de Guadalupe, imagen que corona cada una de las torres o misterios, y que son como voces pétreas que dan testimonio de la desbordante fe de un pueblo que ha peregrinado hasta el Tepeyac al paso de más de cuatro siglos.

Los Misterios que actualmente existen son: La Anunciación, que está al comienzo de la Ex Glorieta de Peralvillo; la Visitación, en la esquina con Juventino Rosas; El Nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo, en la esquina de la calle de Beethoven; la Presentación al templo, en Río Consulado; el Niño Jesús predicando a los doctores de la ley, en el Callejón del Trancazo; la Oración en el Huerto de los Olivos, en la esquina con Schumann; la Flagelación, en la esquina con Alfredo y Robles; y la Coronación de la santísima Virgen María, en la esquina con Fray Juan de Zumárraga.

Son incontables las peregrinaciones que por la Calzada de los Misterios han pasado y siguen pasando, algunas tan numerosas que rebasan los cien mil fieles. Aunque por razones de vialidad el sentido de la avenida ha sido modificado, de cualquier forma muchos peregrinos la toman en sentido inverso, mientras que las multitudes que acuden al santuario lo hacen por la Calzada de Guadalupe, que tiene un camellón especialmente diseñado con tal fin, y brinda mayor seguridad a los fieles.

Finalmente, hay que señalar que es una costumbre establecida después de la Guerra Cristera, que todas las diócesis del país peregrinen hasta el Tepeyac encabezadas por sus obispos, y este ciclo de peregrinaciones lo abre cada año la Arquidiócesis Primada de México, durante el mes de enero, con la asistencia del Arzobispo de México, los obispos auxiliares, sacerdotes, seminaristas y miles de fieles laicos.

Este año, la peregrinación de la Arquidiócesis de México a la Basílica de Guadalupe tendrá lugar el próximo sábado 13 de enero.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7517Domingo, 7 de enero de 2018, 14:00 Horas
Sacerdote pide ayuda para que sus ancianitos tengan un lugar propio donde vivir
Desde hace algunos años, la Parroquia de la Asunción de María en la colonia Aculco, delegación Iztacalco, atiende a ancianos que fueron abandonados por sus familiares. Para ello, el responsable del templo, el P. José Guadalupe Jiménez, adaptó la casa parroquial de acuerdo con las necesidades de sus inquilinos; sin embargo, las instalaciones no son las apropiadas para atenderlos de forma óptima, por lo que el sacerdote ahora hace un llamado a algún benefactor que quiera donar un terreno para construir un asilo con las condiciones adecuadas. 

En entrevista para Desde la fe, el P. José Guadalupe Jiménez explica que aunque la parroquia gestiona varios programas de ayuda para las personas de la tercera edad, el proyecto se sostienen principalmente con las donaciones que realizan los fieles de la comunidad y otras personas de buena voluntad.

Recordó que el asilo inició propiamente en otro templo que estaba bajo su responsabilidad, cuando dio albergue a una ancianita que había sido corrida por su sobrina y no tenía dónde vivir: “a partir de ahí –explica– se corrió la voz y comenzaron a llegar más ancianos en busca de ayuda y refugio. Con el paso de los años creció el número de personas, y entonces fuimos requiriendo más ayuda para sufragar los gastos”.

El asilo actualmente opera con un grupo de cinco voluntarios, un trabajo que resulta bastante pesado porque muchos de los ancianos no pueden valerse por sí solos. Por si fuera poco, la población va en aumento, y apenas se dan abasto.

El P. Guadalupe Jiménez detalló que alimento, medicinas, pañales desechables y accesorios para caminar son sólo algunos de los productos que más demanda el cuidado de los ancianos, sin embargo, para todos ellos, la compañía también es vital. “Tratamos de brindar el mayor apoyo posible a los abuelos para que se sientan acompañados, la mayoría de ellos no tuvo hijos o por alguna situación los abandonaron o quedaron solos”. 

Dijo que hace 30 años, cuando inició el asilo, no había necesidad de contratar personal, eran suficientes sólo dos personas, “pero ahora nos vemos en la necesidad de solicitar una cuota a quienes vienen a dejar a sus familiares; en la actualidad atendemos a 29 ancianos y a un sacerdote sordo de 92 años”.

El padre refirió que lleva muchos años atendiendo esta obra gracias a la caridad de la gente, por lo que ya es momento de que tengan un lugar apropiado, donde los ancianos puedan vivir dignamente y sin preocupaciones: “Por eso, a través de este medio, quiero pedir a los lectores su ayuda para conseguir un lugar propio, donde pueda atender a estos ancianos con todos los requerimientos que debe tener un lugar de esta naturaleza; un bienhechor que quiera ser parte de este proyecto, pero que no anteponga el interés económico, pues en eso no estoy de acuerdo; porque esta obra no persigue fines lucrativos, sino caritativos. Por más que el Papa Francisco nos llama a la caridad, el mundo no lo entiende, la caridad la equiparan con una moneda, y es mucho más que eso, la caridad es algo que no se termina de entender, y por lo tanto, con mucho esfuerzo llevamos adelante esta cansada obra”.

Tras reconocer que muchas veces ha estado tentado a decir: “hasta aquí llegó el asilo”, siempre se pregunta qué va pasar con los ancianitos, y mejor redobla los esfuerzos. Para finalizar, el P. Guadalupe Jiménez también hace un llamado a todos los fieles para que lo sigan apoyando para poder sufragar las necesidades.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7518Domingo, 7 de enero de 2018, 14:00 Horas
Año nuevo, vida nueva.
La fiesta litúrgica del primero de enero.

El primero de enero, octava de Navidad, es para la Iglesia la ocasión de celebrar a Santa María, Madre de Dios y de esta manera afirmar el dogma de Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre, ya que a lo largo de la historia hubo y hay quienes le niegan a Jesús ya sea su humanidad, ya sea su divinidad. El niño Jesús, nacido en Belén a quien celebramos en este tiempo de Navidad que estamos viviendo, ya desde su concepción en el seno virginal de María es Dios y hombre verdadero, y María, es, por lo tanto, madre de Dios. De ninguna manera queremos decir que la Virgen María sea madre de la naturaleza divina de Jesús, porque entonces ella misma sería Dios. Jesús es el Verbo encarnado, hecho hombre; la segunda persona de la Santísima Trinidad que existe desde siempre con el Padre y el Espíritu Santo; no ha sido creado como los ángeles y nosotros, es Dios que se hizo hombre en la plenitud de los tiempos. María le dio humanidad; su divinidad es eterna; ambas están presentes en su totalidad en el Niño Jesús, hijo de María.

Celebrando la maternidad de María sobre Jesús, Dios y hombre verdadero, la Iglesia comienza el año nuevo como si lo encomendara a la madre de Jesús, escogida por Dios para la custodia de su Hijo. Bajo su custodia nos ponemos todos nosotros, los hermanos de Jesús que gustamos de llamarla “madre nuestra”.

La Divina Providencia.

A veces nos critican a los católicos porque somos más marianos que cristianos. La fiesta de hoy parece contradecir esta crítica ya que, a pesar de que es una fiesta mariana, el pueblo sobrepone a esta celebración la de la Divina Providencia “que nos da casa, vestido y sustento”

En dos ocasiones se vuelca nuestro pueblo en las iglesias: en el miércoles de ceniza para pedir perdón y en el año nuevo para pedir gracias. Multitudes asisten hoy a la bendición de sus doce velas que encenderán el día primero de cada mes para recordar la providencia divina.

Esta devoción tiene un fuerte arraigo en la religiosidad popular y está representada plásticamente por la imagen de la Santísima Trinidad, presente en todas nuestras iglesias con la clásica alcancía con tres ranuras para la triple limosna de la casa, el vestido y el sustento. Tradicionalmente también, algunos párrocos destinan la colecta de esta alcancía a la providencia sobre los más pobres.

La palabra providencia, del latín, significa ver por. Los papás de la tierra ven por sus hijos, tienen providencia de ellos. Los peregrinos que recorren largas distancias hacia un santuario, encuentran por el camino a personas generosas que les dan de comer o les brindan un lugar seguro para descansar; ellos llaman a estas dádivas “providencia” con el sentido propio de las personas que ven por ellos y con el sentido de que es Dios el que tiene providencia de ellos.

Nuestro pueblo tiene una enorme fe en la providencia divina y sabe que detrás de cada bien que recibimos o que logramos con nuestro trabajo está la mano de Dios generosamente abierta para darnos a sus hijos cosas buenas, como los padres de la tierra. Y nuestro pueblo acude hoy a dar gracias ¡y a pedir más!

Vida nueva.

En los días inmediatos al año nuevo, los sacerdotes en las Iglesias recibimos a mucha gente que acude a jurar como propósito de año nuevo. Juran de no tomar y de no drogarse, pero cada vez hay más gente que jura de no robar y de no ser enojón o violento. Una vez me conmovió un hombre que acudió a jurar que no se vengaría ¡y cumplió!

Indudablemente los juramentos significan la fe de nuestro pueblo que se acepta débil y necesitado de la gracia divina para poder vencer algo que parece ser más fuerte que su voluntad.

En año nuevo hacemos buenos propósitos. Con juramento o sin él, expresados o callados, los buenos propósitos responden a la oportunidad de iniciar una vida nueva presente en la celebración de un año nuevo.

Estos buenos propósitos se ven reforzados por las incontables bendiciones que recibimos de amigos y familiares que nos repiten hasta el cansancio “¡Feliz año nuevo!” Cada buen deseo es una bendición.

Las doce uvas devoradas con prisa antes de las doce campanadas y la sidra con que se brinda es parte de esas costumbres familiares propias o importadas de Estados Unidos con las que la familia se une a celebrar la vida, una nueva oportunidad de vivir que nos brinda Dios providente.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7510Domingo, 31 de diciembre de 2017, 14:00 horas
Un año nuevo para continuar o retomar la ruta
La vida es como un camino, a veces cálido y agradable, otras veces frío e intransitable. En ocasiones nos sentimos seguros, y en ocasiones vamos con gran pesar e incertidumbre; pero, aun así, no podemos más que seguir caminando. Hay días en que en la vida vamos tan de prisa que pareciera que estamos corriendo una carrera, y entonces no nos damos oportunidad de contemplar lo que tenemos por delante, mucho menos lo que vamos dejando atrás. 

A veces vamos tan agotados de correr, pero ni siquiera tenemos claro el porqué de nuestra carrera, y así pasamos un año y otro, deseando que algo cambie, añorando el pasado, buscando un poco de paz, o bien, anhelando concretar aquello que realmente queremos hacer, aquello que hemos venido postergando aunque de pronto veamos la oportunidad de llevarlo a cabo; posponemos nuestros sueños, dejamos para otro día las decisiones importantes, aplazamos la posibilidad de cambio, mantenemos dormidas todas esas cosas que podrían dar sentido a nuestra vida.  

Si es nuestro deseo recorrer con éxito largas distancias, debemos aprender a tomar aire y momentos de descanso cada cierto tramo; debemos revisar periódicamente nuestro mapa, y verificar si estamos o no en la ruta correcta, ubicarla y retomarla todas las veces que sea necesario, aun si eso implica desandar lo andado. 

Toma aire de gratitud. Cada año que inicia es una nueva oportunidad para tomar aire, y, si es preciso, volver a comenzar. Toma aire, detente un momento, voltea hacia atrás y mira con gratitud el recorrido que has hecho. Hazte de una pluma y un papel, y escribe en él todo aquello que tienes que agradecer del año que termina. Agradece a Dios los buenos momentos que pasaste, el tiempo que compartiste con las personas que amas, la salud, la posibilidad de un nuevo trabajo, una nueva escuela, un nuevo proyecto. Agradece también la sensación del sol cálido sobre tu rostro, la suavidad de las sábanas en tu cama, el poder sentarte a la mesa a comer; en fin, agradece a Dios todo lo bueno que ocurrió, eso llena el corazón de alegría y de humildad. ¡No bastaría la vida entera para agradecer a Dios todos los bienes que nos da!

Toma aire de confianza. Dios camina contigo, no te deja solo ni un instante. Está a tu lado, disfrutando lo que tú disfrutas y sufriendo lo que tú sufres, sosteniéndote cuando crees que ya no puedes más, levantándote de tus caídas y animándote un día y otro a continuar. Disfruta su bendita compañía, así como la compañía de todas las personas que amas y hoy por hoy están contigo; tenles siempre muestras de cariño, atenciones, palabras bonitas; un “te amo”, un “te admiro”, un “te agradezco”. 

Toma aire de esperanza. Como dijo el Papa Francisco en su Audiencia General del 28 de diciembre de 2016: “La esperanza abre nuevos horizontes, hace capaz de soñar aquello que ni siquiera es imaginable. La esperanza hace entrar en la oscuridad de un futuro incierto para caminar en la luz. Es bonita la virtud de la esperanza, nos da tanta fuerza para caminar en la vida”.  No pierdas nunca de vista que la meta de tu vida es Dios, encontrarte con Él eternamente; pero aprende a disfrutar las señales de su presencia y de su amor en esta vida. Esas señales serán tu motor para continuar.  Y cuando el camino parezca no tener sentido, pide como Abraham: “Señor, ayúdame a seguir esperando”, y vuelve nuevamente tu mirada hacia Él. Una oración, una comunión espiritual, un acto de contrición, o una muestra de amor y misericordia nacida del corazón, bastarán para abrir nuevamente la puerta al caudal de su gracia, al impulso infinito y silencioso de su amor por ti.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7504Domingo, 31 de diciembre de 2017, 14:00 horas
Consejos para hacer realidad los propósitos de Año Nuevo
Iniciar un nuevo año no debe ser únicamente acostarse por la noche para levantarse al día siguiente, ni cambiar el calendario viejo por el nuevo. El inicio de un nuevo año constituye una oportunidad para hacer proyectos de vida, fortalecer lo positivo o hacer grandes cambios para sacar de nuestra vida lo que es destructivo. No es la vida la que nos marca lo que tenemos que hacer, somos nosotros los que dirigimos la vida y le damos sentido. Nosotros somos los responsables de construir el presente y el futuro. 

¿Cómo construir un Año Nuevo?

Si dejamos que la sabiduría de Dios nos ayude, tendremos mejores resultados. Para ello podemos tomar en cuenta lo que Jesús nos dice en el evangelio de Mateo 7,21,24-29. La primera parte nos recuerda que las palabras no son suficientes para tener logros. Es muy fácil hablar, prometer, decir propósitos, pero lo difícil es ponerlos en práctica. Quizá por eso hay tantas personas que hacen buenos propósitos, pero nunca los ven realizados. Bien decía Jesús: “No todo el que me diga ‘Señor, Señor’, entrará  en el Reino de los cielos, sino el que cumpla la voluntad de mi Padre que está en los cielos.”

Las obras son fundamentales

“Los propósitos y la oración van acompañados de obras”. Con estas palabras comprendemos perfectamente que no es suficiente hacer oración o invocar el nombre de Dios para transformar la vida o hacer frente a los retos  y obstáculos. Hacer un propósito o invocar el nombre de Dios exige tener una actitud de esfuerzo, trabajo y disponibilidad que convierten los pensamientos en acciones.
  
Lo fácil o lo difícil

Lo fácil no cuesta trabajo, no exige constancia ni esfuerzo. Quizá por eso la mayoría de las personas buscan ese camino y se conforman con pocos resultados. Es más fácil estar descansando que hacer algo de provecho; es más fácil pasar año con 6 de calificación que obtener un 10; es más fácil tener la casa sucia que arreglada y presentada; es más fácil relacionarse sólo con los que me caen bien que ampliar mi grupo de conocidos; es más fácil ver la televisión que leer un libro; es más fácil salir a jugar que estudiar o tomar un curso; es más fácil hacerse una operación de liposucción que hacer ejercicio; es más fácil divorciarse que luchar por el matrimonio; es más fácil alimentar sólo el cuerpo que el espíritu. Muchos buscan siempre lo más fácil, lo más cómodo, pero ese no es el camino del éxito ni del crecimiento. Así lo expresa Cristo cuando dice: “El que escucha mis palabras y no las pone en práctica, se parece a un hombre necio que edificó su casa sobre arena. Vino la lluvia, bajaron las crecientes, se desataron los vientos y dieron contra aquella casa y la arrasaron completamente”.

Construyendo sobre arena

Construir sobre arena es fácil. No es necesario hacer una excavación, no es necesario picar piedra. Esa frase representa a quienes quieren obtener algo rápido y sin esfuerzo. Lamentablemente, los resultados de una actitud así no son los mejores. Cristo lo advierte cuando compara la destrucción y ruina de una casa, con el desmoronamiento o ruina a la que llegan muchas personas en su vida por haber buscado un camino fácil. En estos días de inicio de año no faltan algunos cristianos que buscan el éxito de un nuevo año sólo haciendo oración el día último o el día primero, pero todo el año se olvidan de Dios. Tampoco faltan los cristianos que, por ignorancia, creen que siguiendo determinados rituales mágicos estará seguro y mejor el nuevo año. Así, se comen las 12 uvas, se ponen ropa interior roja, prenden velas doradas, colocan cuarzos, colocan figuras de borregos en su casa, pasean maletas, etc. Esperan grandes cambios, pero al cimentar su futuro en supersticiones que son como arena, terminan sin recibir nada, con sus ilusiones y esperanzas destruidas, con el ánimo por los suelos y abatidos por los problemas y dificultades que, como los huracanes y sismos, destruyen las casas mal construidas. ¿Valdrá la pena preparar y provocar nuestra destrucción?

Sobre roca firme

La palabra de Cristo nos invita a esforzarnos, a exigirnos, a trabajar con entusiasmo y constancia, a buscar la sabiduría, a poner nuestra mirada en los valores duraderos y no sólo en las cosas pasajeras, a valorar lo terreno, pero sin dejar de cuidar lo espiritual. Por eso Jesús dice: “El que escucha mis palabras y las pone en práctica, se parece a un hombre prudente que edificó su casa sobre roca. Vino la lluvia, bajaron las crecientes, se desataron los vientos y dieron contra aquella casa, pero no se cayó, porque estaba construida sobre roca. El año nuevo seguramente traerá muchas bendiciones, pero también nos presentará dificultades, retos, problemas, etc. Es importante estar preparados para afrontar todo lo que pudiera querer tambalearnos. Para eso es necesario construir nuestro presente y futuro sobre aquello que, como roca, sea estable, no sea pasajero, fundamente nuestra acción y nuestro pensamiento, fundamente nuestras relaciones personales, fundamente nuestra fe y nuestro actuar.

Planos y proyectos

Así como un arquitecto o ingeniero reflexionan y estudian de la mejor manera cómo van a construir una casa para que sea resistente, hermosa y duradera, así también el cristiano tiene que dedicar un tiempo para hacer un proyecto de vida: ¿Qué quiero para mi presente y mi futuro? ¿Hasta dónde quiero llegar? ¿Qué logros quiero obtener? De acuerdo con sus proyectos, tendrá que marcar los pasos y etapas necesarias para que se conviertan en realidad. Por eso, todo propósito tiene que marcar etapas y distinguirse en propósitos a corto plazo, a mediano plazo y a largo plazo. Las grandes cosas se van logrando poco a poco, pero se van evaluando constantemente. Si no hay un proyecto de vida se camina, pero no se avanza. Si no hay un proyecto de vida no se puede hacer una evaluación. Si no hay un proyecto de vida se puede perder el camino y la meta. Será necesario hacer proyectos personales, de pareja, de familia, para la salud, para la educación e incluso para lo económico.

Constancia

En una construcción no basta colocar la primera piedra. Después del entusiasmo inicial se tiene que continuar hasta el final. Es necesario vencer a la pereza, al deseo de comodidad, y buscar la constancia para luchar con ella. Muchos inician un maratón, pero no lo terminan. Muchos inician un curso y lo dejan a medias. Muchos van la primera semana al gimnasio para desertar después. Muchos leen las primeras páginas de un libro, pero no llegan al final. Muchos inician la lectura de la Biblia para dejarla después abandonada. Sin constancia los propósitos se quedan en palabras o escritos. 

Más allá de los sentimientos y emociones

Los sentimientos y las emociones son bonitos, pero muy fugaces. Cuando nos dejamos llevar por ellos podemos cometer graves errores. Cuando sólo por sentimiento o emoción se casa una pareja, está preparando su fracaso. Cuando por lo mismo se decide una carrera profesional, un trabajo o incluso una religión, lo más seguro es que pronto cambiemos de parecer. Por eso, al hacer los propósitos de año nuevo será necesario hacerlos con toda calma, buscar un tiempo de reflexión profunda, pidiendo la ayuda de Dios, preguntando a nuestros seres queridos en qué consideran que podríamos ser mejores o qué ven en nosotros que no sea lo mejor. Así podremos hacer que nuestros propósitos se conviertan en realidad y sean como una casa que no es derribada por los días que se aproximan.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7506Domingo, 31 de diciembre de 2017, 14:00 horas
2017, un año con la marca de la juventud
Con la XXII Peregrinación Anual de la Arquidiócesis de México a la Basílica de Guadalupe, realizada el 14 de enero, la Iglesia que peregrina por la Ciudad de México inició formalmente sus actividades del 2017. Como ya es tradición, el recorrido inició en la Ex Glorieta de Peralvillo y concluyó a los pies de la “Morenita del Tepeyac”, a quien fueron encomendados todos los planes, proyectos y actividades del año, tanto por parte del Card. Norberto Rivera Carrera, como de sus Obispos Auxiliares, presbíteros, religiosos, religiosas, seminaristas y fieles laicos comprometidos.
En esta ocasión, fueron los seminaristas quienes llevaron en andas las imágenes de la Virgen de Guadalupe y san Juan Diego, para darle a la peregrinación un sentido vocacional, como lo pidió el Papa Francisco, y atención a la constante preocupación del Sr. Cardenal en el sentido impulsar las vocaciones a través de la oración y la acción.

Tras encomendar a la Virgen de Guadalupe las Orientaciones Pastorales 2017, el Card. Rivera Carrera –ahora Administrador Apostólico de la Arquidiócesis–, llamó a la comunidad a implementar programas que respondiesen a las prioridades pastorales, y a construir, mediante la formación específica, equipos eclesiales para la mejora paulatina de las parroquias, con el fin de acompañar las distintas etapas de la vida matrimonial y familiar, y especialmente con el objetivo de ir al encuentro de las nuevas generaciones en sus propios ambientes.

Juguetes, alegría y diversión, para el arranque de año

A nombre de “El Juguetón”, el 6 de enero el Card. Norberto Rivera Carrera obsequió juguetes a los niños que asistieron a la Catedral Metropolitana de México con motivo de la Epifanía, conocida también como la fiesta de los Reyes Magos. Largas filas de niños y niñas, acompañados de sus padres, desfilaron ante el Altar de los Reyes, donde recibieron los obsequios, y donde las sonrisas proliferaron alegrando el recinto catedralicio más importante de México. Una felicitación especial por parte del Card. Rivera recibió el periodista Jorge Garralda, principal promotor de “El Juguetón”, proyecto que en 2018 cumplirá 23 años en acción.

Niñopa, nueva Mayordomía a la luz de Cristo

Como es tradición en la Fiesta de la Candelaria, el 2 de febrero, en la Parroquia de San Bernardino de Siena, Xochimilco, se llevó a cabo el cambio de Mayordomía del Niñopa, acto que se realizó mediante la celebración de una Santa Eucaristía presidida por el Card. Rivera. Recibido con emotivas muestras de cariño por la comunidad xochimilquense, el ahora Administrador Apostólico de la Arquidiócesis externó que sólo con luz es posible admirar la belleza de este mundo que Dios creó, ver sus más variados colores; pero es más necesaria la luz de Cristo, a fin de poder ver bien el rostro de las demás personas, hechas a imagen y semejanza del Creador, para no atropellarlas ni pasar encima de ellas.

Miércoles de Ceniza, un llamado a alcanzar la estatura de Cristo

Para dar inicio a la Cuaresma –tiempo de gracia en el que los fieles católicos se preparan para celebrar la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús–, el 1 de marzo el Card. Rivera presidió la celebración del Miércoles de Ceniza en la Catedral Metropolitana, donde llamó a toda la comunidad a tener nuevas obras de justicia y amor para con el prójimo, y a celebrar la muerte y resurrección del Señor, no como un acontecimiento del pasado, sino como algo que vivimos en la actualidad para que Cristo crezca en nosotros, y para que nosotros alcancemos la estatura de Cristo.

Semana Santa
Domingo de Ramos, el sentido del dolor

El 9 de abril, en Catedral, el Card. Rivera presidió una Misa en conmemoración del Domingo de Ramos. En su homilía, dijo que la Pasión de Jesús es el núcleo del Evangelio, pues nos descubre al Amor más grande, al que nos llevará a enfrentar situaciones dolorosas. En este sentido, citó el caso de un joven que siempre andaba de fiesta en fiesta, hasta que fue herido por una bala. “Un día me animé a ir a su casa –dijo–, y lo encuentro gozoso; le dije: ‘No finjas, expresa todo lo que traes dentro’. Me dijo: ‘Estoy feliz. Antes no encontraba el sentido de mi vida, por eso andaba de pecado en pecado, y nada me satisfacía; ahora he encontrado el sentido de mi vida’. Pareciera absurdo, pero Jesús nos puede llevar a encontrar sentido a ese dolor que ciertamente hallaremos en la vida”. 

Jueves Santo, signo del amor y del servicio

El Jueves Santo, al presidir la Misa por el Memorial de la Cena del Señor –con la que la Iglesia recuerda que Jesús instituyó la Eucaristía y el orden sacerdotal–, el Card. Rivera explicó que la Pascua fue un rito que Jesús celebró con sus padres, y posteriormente con sus discípulos, cuyo significado cambió el día en que iba a ser entregado: “Tomó pan en sus manos, y pronunciando la acción de gracias, lo partió y dijo: ‘Esto es mi cuerpo, que se entrega por ustedes, este cáliz es la nueva alianza que se sella con mi sangre. Hagan esto en memoria mía”. Como es tradición, al término de esta Misa, el Cardenal realizó el rito del “Lavatorio de los Pies” con doce estudiantes del Seminario, reviviendo así el gesto de amor y servicio que Jesús tuvo con sus apóstoles en la Última Cena.

Viernes Santo, dolor y gloria

El Viernes Santo, se llevó a cabo en la Catedral Metropolitana el rito de la Adoración de la Cruz, mediante una ceremonia solemne encabezada por el Card. Rivera quien, en compañía del Cabildo Metropolitano, sacerdotes y seminaristas, entró en silencio al recinto para postrarse ante el altar sin cruz, sin candeleros y sin mantel. Durante la Misa, el Sr. Cardenal dijo que debemos contemplar la Cruz con dolor, pero también llenos de gloria, pues no sólo es el leño donde estuvo clavado Cristo, sino el leño sobre el cual Cristo reinó. 

Vigilia Pascual, la anhelada luz de Cristo

Al presidir la Vigilia Pascual en Catedral, el Card. Rivera recordó a los fieles que durante el Sábado Santo la Iglesia se une junto al sepulcro del Señor meditando su pasión y muerte, sin celebrar el Santo Sacrificio de la Misa. “Hoy, la Vigilia Pascual nos inunda con la densa presencia del Señor resucitado –dijo durante la homilía–, que emerge con toda su fuerza desde las honduras de la muerte para arrastrar tras de sí a todos los que han de participar en la vida eterna”. Explicó que esta celebración nos compromete a defender la luz de Cristo con nuestras palabras y obras. 

La noticia más importante de todos los tiempos 

Al celebrar la Santa Misa el Domingo de Resurrección, el cardenal Rivera dijo que la noticia más importante que el hombre haya podido escuchar y conocer jamás, es que ha resucitado Nuestro Señor Jesucristo, quien sufrió todo un sinfín de tormentos hasta morir en la cruz del Gólgota, para el perdón de nuestros pecados. “¡Aleluya! Demos gracias al Padre porque Jesús ha vencido a la muerte, y con esa victoria también nosotros la venceremos y podremos disfrutar algún día, con Él y con todos los santos, de las moradas que nos tiene preparadas en el cielo”.

A cien años de las apariciones de la Virgen de Fátima

Con una Misa Solemne en Catedral Metropolitana, presidida por el cardenal Rivera, la Arquidiócesis de México se unió a los festejos mundiales por el centenario de las apariciones de la Virgen de Fátima, en Portugal. Al inicio de la Misa, la imagen de la Virgen entró en procesión por el pasillo central, para ser colocada en el presbiterio donde se encontraban ya las reliquias de segundo grado de los pastorcitos Jacinta y Francisco, dos de los tres niños videntes de las apariciones de la Virgen, quienes fueron canonizados ese día en el Santuario de Fátima por el Papa Francisco.

Lamentable suceso
El 15 de mayo, el P. José Miguel Machorro fue víctima de un brutal ataque con arma punzocortante, perpetrado por un individuo originario de San Luis Potosí, de nombre Juan René Silva Martínez, quien se dirigió al Altar del Perdón de la Catedral Metropolitana cuando el sacerdote terminaba de celebrar una Misa y, por motivos que aún se desconocen, arremetió contra él hiriéndolo de gravedad. 

Inmediatamente después de ser apuñalado, el sacerdote recibió los primeros auxilios y fue trasladado en un helicóptero de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina al Hospital Ángeles Mocel, donde, superada la emergencia inicial, comenzaría a recuperarse lentamente. 

Más de un mes después, el 20 de junio, personal de este nosocomio dio a conocer que el sacerdote por fin había podido salir de la Unidad de Cuidados Intensivos y había sido trasladado al Área de Cuidados Intermedios, aunque sus problemas de salud no estaban del todo resueltos; debía ser rehabilitado neurológica y pulmonarmente, y, aun así, existía una gran posibilidad de que quedara con una incapacidad motriz y respiratoria de manera permanente.

Finalmente, después de un largo y doloroso proceso de recuperación, en el que registró severas recaídas, el sacerdote sería declarado con muerte cerebral, y partiría a la Casa del Padre el 3 de agosto, minutos después del mediodía. 

Nueve nuevos sacerdotes 

El 3 de junio el Card. Rivera ordenó en Basílica de Guadalupe a nueve sacerdotes para la Arquidiócesis de México. Sobre este acontecimiento de gracia para la Iglesia capitalina, el P. Abel Tapia, Comisionado para el Diaconado Transitorio, dijo que siempre es un gran gozo saber que, “a pesar de lo que se diga de nuestros queridos jóvenes en el sentido de que hoy viven en un profundo egoísmo, hay aún quienes digan ‘¡Sí quiero!’; se necesitan más vocaciones; sin embargo, más que la cantidad, importa la calidad, calidad en santidad y en esmero para servir a Dios”.

Semanas más tarde, el Card. Rivera ordenaría a 24 nuevos diáconos, 12 de ellos transitorios; es decir, con posibilidad de ser ordenados sacerdotes posteriormente. La Misa de ordenación diaconal tuvo lugar el 24 de junio, también en la Basílica de Guadalupe.

Mons. Antonio Chedraoui, Q.E.P.D.

El 14 de junio fue llamado a la Casa del Padre Don Antonio Chedraoui, Arzobispo Metropolitano de la Iglesia Ortodoxa de Antioquía para México, Venezuela, Centroamérica y el Caribe, un gran líder religioso no sólo en nuestro país y en América Latina, sino en latitudes de Europa y Asia. Cercano a patriarcas de iglesias orientales y a otros líderes religiosos de Oriente Medio, fue una voz autorizada en favor de la paz en la región, principalmente en todo lo relacionado con su natal Líbano. Por su cercanía con la Iglesia Católica, entabló una sincera amistad con el cardenal Rivera, y fue integrante fundador del Consejo Ecuménico de México, y de otras importantes instituciones como la Academia Nacional de Historia y Geografía.

Petición especial por México, en Corpus Christi

En compañía de sus Obispos Auxiliares, presbíteros, religiosos, religiosas y seminaristas, el Card. Rivera acudió a Plaza Tlaxcoaque, donde presidió la Santa Eucaristía previa a la procesión anual que, con motivo de la solemnidad del Corpus Christi, realiza el pueblo fiel capitalino, partiendo de este punto de la Ciudad para llegar a Catedral. Durante su homilía, el Card. Rivera pidió a Nuestro Señor voltear la mirada “hacia nuestro México que vaga inseguro entre tantas interrogantes; hacia el hambre física y espiritual, y hacia el tormento de tantos hermanos nuestros”. 

Sacerdote libró la muerte

A inicios de julio fue perpetrado un nuevo ataque contra un sacerdote, esta vez el mal momento fue para el P. Juan Botello Barrios, encargado de la Parroquia Llagas de Nuestro Señor Jesucristo, quien vivió momentos de verdadera angustia, mismos que compartió con el P. Juan Pablo y un colaborador del templo ubicado en la Delegación Iztacalco. Los atacantes ingresaron a la iglesia con toda la intención de asesinarlo, al confundirlo con alguien más. Tan convencidos estaban ambos sacerdotes de que morirían, que uno al otro se dieron la absolución. Pero a punto de cometer el crimen, los atacantes se percataron de que el sacerdote no era la persona que buscaban, y se marcharon huyendo a bordo de un auto.

XV Aniversario de la canonización de san Juan Diego

Sacerdotes, diáconos, religiosos, religiosas, seminaristas y feligreses se congregaron el 31 de julio en la Parroquia Santa María de Guadalupe, Capuchinas, para celebrar el Decimoquinto Aniversario de la Canonización de san Juan Diego Cuauhtlatoatzin. La ceremonia estuvo encabezada por el Card. Rivera, quien arribó al recinto acompañado por el Obispo Auxiliar de la I Vicaría Episcopal, Mons. Florencio Armando Colín. Durante el acto, el Card. Rivera se dirigió a la Ermita de San Juan Diego para rendir honor al santo patrono de los floristas y los floricultores, para después dar un mensaje respecto a la figura del primer santo indígena: “En san Juan Diego –dijo–, sentimos profundamente la expresión de Jesucristo: ‘Te doy gracias, Señor, porque has ocultado estas cosas a los sabios y entendidos, y se las has revelado a la gente sencilla’”.

Luego de esta celebración, el Card. Rivera presidió una Santa Eucaristía en Basílica, en cuya homilía explicó que el proceso de canonización del indígena macehual fue largo, como todos los procesos de canonización, pues se basó en una gran investigación a todos los niveles: científico, histórico, teológico, filosófico, bíblico, eclesiológico y otros más; “pero todo era necesario a fin de lograr la madurez y profundidad a la que se llegó y, de esta manera, hacer que brillara la luz de la Verdad”.

Pide el Card. Rivera tender la mano a los migrantes

Con motivo del Día del Migrante, que cada año celebra la Iglesia, varios embajadores, cónsules y personal diplomático de distintos países asistieron a la Santa Misa que en Catedral Metropolitana presidió el cardenal Rivera, quien, durante la homilía, llamó a los asistentes a tender la mano a todo aquel hermano que, por sus necesidades económicas o políticas, ha tenido que dejar su país de origen. Por su parte, el embajador de Haití, Guy Lamothe, recordó que, al hablar de migración, hablamos de seres humanos que quieren vivir mejor en la búsqueda de nuevas oportunidades. 

19-S

Los movimientos telúricos 

Con la bandera izada a media asta en el mástil superior de la Catedral de México, en señal de luto por las personas que perdieron la vida en el suroeste del país a causa del sismo registrado el 7 de septiembre, el cardenal Rivera pedía a la comunidad solidarizarse con los damnificados de aquella región. Sólo unos días después, el 19 de septiembre, se registraría otro movimiento telúrico, éste de mayores dimensiones, y con consecuencias catastróficas para los habitantes de la Ciudad de México, donde se desplomaron varios edificios, incluido el Colegio Enrique Rébsamen, entre cuyos escombros quedaron atrapados varios niños, muchos de los cuales fallecieron. 

Colegio Enrique Rébsamen

El miércoles 20 de septiembre, el Card. Rivera, como guía de la Iglesia que peregrina por la Ciudad de México, se dirigió a las instalaciones de la escuela Enrique Rébsamen, donde seguían atrapados bajo los escombros varios niños de prescolar y primaria. Ahí informó, en entrevista a una televisora, que ya trabajaba en coordinar, junto con los Obispos de la Ciudad, diversas labores para acercar ayuda a los lugares más afectados por el movimiento de la tierra. “A nosotros, lo que más nos interesa ahora es ayudar a aquellas gentes que tienen alguna urgencia, a aquellas gentes que necesitan un medicamento, o que necesitan algún alimento o ropa”, señaló.

Labor expedita de Cáritas-Arquidiócesis de México

El P. Enrique Maldonado, Presidente de Cáritas-Arquidiócesis de México, dio a conocer rápidamente las acciones destacadas de la asociación en beneficio de las personas damnificadas por el terremoto, entre las que sobresalen el envío expedito de más de 200 toneladas de víveres a distintos puntos de emergencia, tanto en la Ciudad de México como en Morelos, Oaxaca y Chiapas. El sacerdote agradeció sentidamente “la generosidad que la gente desplegó al salir a las calles a ayudar, mostrando un gran corazón”.

Destacada labor de la VI y VIII Vicarías

En atención a la petición que el Card. Rivera hizo a las Vicarías Episcopales de la Arquidiócesis de México, en el sentido de atender la emergencia ocasionada por los terremotos, el Diácono Dennis Herington, Comisionado de la Pastoral Social de VI Vicaría “San José”, dio a conocer el arduo trabajo realizado por la Iglesia de esta zona pastoral. Señaló que en Santa Rosa Xochiaca, la zona más afectada de la Vicaría, se apoyó inmediatamente con despensas, lonas, picos, palas, carretillas y otras herramientas; “además de colaborar en las tareas de esta zona de la capital, todos los días hemos enviado comida, agua, cobijas, ropa y medicamentos a municipios afectados de Morelos, como San Rafael, San Francisco, Axochiapan, Hueyapan, Jonacatepec, Yecapixtla, Cuautla, Tepalcingo, Yautepec, Tetela, Huejotzingo, Izúcar de Matamoros, Atlixco, San Nicolás Autlán, Colucan, San Pablo Ixtépec, Santa Inés Cuautla, Chinameca y Xochitepec”.

En cuanto a la ayuda brindada por la VIII Vicaría durante la emergencia, cabe señalar que el P. Jesús Alejandro, Vicario de la Parroquia San Bernardino de Siena, apenas pasado el sismo, se dio a la tarea de organizar la ayuda en la zona pastoral, con el apoyo del diácono Beni Bertrand, de alumnos del Seminario Conciliar de México y de jóvenes escultistas, logrando concentrar en una primera etapa una extraordinaria cantidad de víveres, y en una segunda, formando paquetes de despensas que inmediatamente comenzaron a llevar a los damnificados a bordo de camionetas, o de bicitaxis cuando se requería acceder a rincones complicados de la zona, de manera que no quedara nadie sin ayuda. 

Rosario Viviente, por las víctimas 

Ya en octubre, integrantes de las ocho Vicarías Episcopales de la Arquidiócesis de México se dieron cita en la Basílica de Guadalupe para poder participar en el XXVI Rosario Viviente, que fue dedicado a todas las víctimas del sismo del 19-S. En las intenciones se pidió a la Morenita del Tepeyac su intercesión para que los fallecidos encuentren el descanso eterno, para que sus familiares tengan fortaleza ante la pérdida y para que Dios bendiga a todas las personas que mostraron su solidaridad con quienes resultaron afectados. Al final del Rosario Viviente, Mons. Armando Colín, Obispo Auxiliar de la I Vicaría, elogió el trabajo de los jóvenes, quienes se volcaron en ayuda a los damnificados, comprometidos “hombro con hombro”.

Las flores de la esperanza

El 12 de octubre, al presidir la tradicional Misa de la Bendición de las Rosas, el Card. Rivera señaló que los terremotos sacaron lo mejor de los mexicanos, una fuerza enorme de la que el mundo fue testigo, una gran solidaridad, una actitud a favor de los damnificados, que surgió del alma y de la esencia del pueblo de México, “pero especialmente de los jóvenes, quienes manifestaron su gran amor en el rescate de tantas víctimas”. Subrayó que los jóvenes, con su enorme fe e inquebrantable voluntad de ayudar, hicieron crecer flores de esperanza, de solidaridad en el amor. Aseguró que nuestra tierra bendita está en buenas manos, porque “está en manos de jóvenes dispuestos a entregar su vida por los demás”. 

Enfermos y ancianos en peregrinación a la Basílica

El 14 de octubre, un numeroso grupo de enfermos y ancianos llegó a la Basílica de Guadalupe en peregrinación, en compañía de voluntarios, médicos y enfermeras de la Orden de Malta-México. A su arribo, fueron recibidos por el Card. Rivera, quien presidió una Santa Eucaristía en la que dirigió al contingente unas palabras de aliento. Externó que, en los momentos más complicados de la enfermedad, uno llega a sentirse solo, herido por Dios, abandonado por Él, y entonces la única salida es la que tomó Jesús en los momentos de mayor soledad, sabiendo que había cosas que no comprendía: “’Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu’; es esta la única manera de vencer la tentación de sentirnos abandonados por Dios”.
Las “aves de mal agüero”
Del 21 al 23 de noviembre se llevó a cabo, en las instalaciones del Seminario Conciliar, casa Huipulco, la reunión Diocesana Anual, cuyo objetivo fue conocer y valorar el proceso pastoral post-sinodal en su conjunto, e iluminar el desarrollo de una nueva etapa de la Misión Permanente. En su mensaje a Obispos Auxiliares, presbíteros, religiosos, religiosas y representantes de movimientos laicales, dijo que, a las difíciles realidades sociales de la actualidad, se suma ahora la presencia de “aves de mal agüero”, que quieren arrancarnos la esperanza; “sin embargo, podemos ver esto como un punto de arranque, para organizarnos en torno a la dignidad del ser humano, en torno a valores que nos dignifiquen y nos hagan crecer”. 

Nuevo Arzobispo Primado de México

El 7 de diciembre la Santa Sede dio a conocer que el Papa Francisco había aceptado la renuncia del Card. Rivera como Arzobispo Primado de México, y en su lugar había nombrado al Card. Carlos Aguiar Retes, Arzobispo de Tlanepantla hasta antes de su designación, como lo dio a conocer L’Osservatore Romano. El Card. Rivera había interpuesto su renuncia ante el Papa el pasado 6 de julio, al cumplir los 75 años de edad, como lo establece el Derecho Canónico, sin que esto lo desanimara a seguir trabajando con el mismo ahínco para su amada Iglesia en los meses subsecuentes. La Arquidiócesis de México le agradeció sus 22 años de servicio al frente de esta Iglesia particular, así como los innumerables frutos de su trabajo, su firmeza en la fe y su valor para defender la verdad. Al mismo tiempo, la Iglesia que peregrina por la Ciudad de México saludó con alegría la decisión del Papa de designar al Card. Aguiar Retes como nuevo Arzobispo Primado. 

Fiesta litúrgica de san Juan Diego

Con danzas, cantos y todo tipo de representaciones artísticas, el 9 de diciembre en la Antigua Parroquia de indios de la Villa del Tepeyac, fue celebrada la fiesta litúrgica de san Juan Diego Cuauhtlatoatzin. El centro de la celebración fue una Santa Misa presidida por el Card. Rivera, quien, ahora como Administrador Apostólico de la Arquidiócesis, señaló que, en nuestra realidad actual, se requieren seres humanos tocados por el mensaje de amor del Acontecimiento Guadalupano, una civilización enraizada en el verdadero Dios, por quien se vive.

486 Aniversario del Acontecimiento Guadalupano

Los jóvenes

Como cada año, durante los días 11 y 12 de diciembre se registró un arribo masivo de peregrinos nacionales e internacionales a la Basílica de Guadalupe, en el marco de los festejos por el 486 Aniversario de las apariciones de la Morenita del Tepeyac. Y en este año, cuya marca han sido los jóvenes, por su gran valor y actitud solidaria, varios de ellos acudieron a la Basílica a ver a la Virgen para agradecerle por uno u otro motivo, para pedirle su intercesión por alguna necesidad o simplemente para dirigirle unas palabras nacidas del corazón.

“Las Mañanitas” a la Guadalupana

En el primer minuto del 12 de diciembre, miles de personas entonaron para la Guadalupana “Las Mañanitas”, llenando la Basílica de Guadalupe con sus voces cantoras, y sus sentidos agradecimientos por que hoy México está de pie. Tras el canto de “Las Mañanitas”, fue celebrada la Misa solemne, presidida por Mons. Pedro Tapia, quien recordó la participación de incontables jóvenes durante la emergencia ocasionada por los sismos de septiembre. “¡Que la historia proclame a esta generación de jóvenes, bendita entre las generaciones!”, exclamó.

Misa de las Rosas

El Card. Rivera presidió al mediodía del 12 de diciembre la tradicional Misa de las Rosas; en su homilía, aseguró que el Acontecimiento Guadalupano es una perfecta inculturación, que nos libra de todo engaño, traición, mentira o falsedad, que nos quita toda idolatría y error. Explicó que, aunque la Virgen habló en náhuatl con el vidente san Juan Diego, y tomó características indígenas, Ella es madre de todos los pueblos, de todas las naciones y de todas las estirpes, como portadora de un mensaje cuyo centro es su amado Hijo Jesucristo.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7507Domingo, 31 de diciembre de 2017, 14:00 horas
“Brigada Amigos” transforma el dolor en ayuda
A más de tres meses del terremoto del 19 de septiembre, aún son muchas las personas a las que les cuesta trabajo superar aquella desgracia que enlutó al país. Algunos han tenido que buscar apoyo profesional para evitar el estrés postraumático o algo más fuerte, y otros, principalmente quienes perdieron a un ser querido, han tenido que ayudarse y hacerse fuertes entre ellos mismos. Fue así que nació “Brigada Amigos”, una iniciativa pensada y organizada por un padre de familia, médico de profesión, así lo platicó a Desde la fe, “María”, integrante de Brigada Amigos, cuyo hijo fue uno de los 19 pequeños que fallecieron en dicho colegio.

Explica que la iniciativa del doctor fue en honor de todos los niños, pero principalmente en recuerdo de su hijo, quien la noche anterior les había dicho, a él y a su esposa, que si tuviera que escoger papás, los volvería a elegir a ellos, así como lo mucho que los quería, frases que nunca olvidarán. 

El lema de aliento para esta agrupación, conformada no sólo por padres de familia, sino por familiares y amigos de los pequeños, es: “El pasado está pisado, el presente es lo que tenemos y el futuro no se sabe”. 

Comentó que fue en una ocasión –mientras el doctor estaba acompañado por el P. Genaro Chávez, de la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen y San José–, cuando se le ocurrió la idea dar consultas gratuitas un día a la semana con la finalidad de que las personas pudieran canalizar su dolor. Mientras elegía el nicho en el que actualmente reposan los restos de su niño, el sacerdote le sugirió hacerlo en las comunidades afectadas por los sismos. El doctor aceptó, y extendió la invitación a otros colegas suyos. Algunos padres de familia que estaban pasando por la misma situación, así como familiares y amigos de estos, se enteraron y también se sumaron a la iniciativa. 

“A partir de ahí –explica “María”– decidimos continuar con esta labor; por eso  abrimos la página de Facebook “Brigada Amigos”, a fin de invitar a más gente que está viviendo lo mismo que nosotros. Con esta acción queremos mantener vivos a cada uno de nuestros pequeños”.

Detalló que la agrupación brinda ayuda mediante consultas médicas y psicológicas, entrega ropa, despensas, víveres, juguetes y organizan funciones de teatro, dinámicas grupales y proyección de películas, entre otras actividades.

Reconoce que ha sido complicado salir adelante “porque a veces nuestro estado de ánimo está bien, pero otros días no; por eso nos apoyamos entre todos, porque sólo nosotros sabemos lo que sentimos. Hablar es algo muy valioso y da mucho confort emocional y social; sabemos que nada ni nadie nos regresará a nuestros niños, pero tratamos de aprender de eso. Creo que lo más difícil ha sido jugar o hacer actividades con pequeños, pues son momentos muy fuertes, porque recordamos a nuestros hijos; pero a través de esta terapia tratamos de sanar, de revivir los momentos que pasamos con ellos; se trata de ayudar y ayudarnos, de trasformar el dolor en amor, de compartir nuestra propia experiencia, y lo hacemos para salir adelante… en este sentido, el apoyo de nuestros familiares ha sido muy importante”.

Para “María”, sin duda Brigada Amigos les ha traído consuelo, aunque en sus recuerdos aún persisten las imágenes de aquel día: el polvo, el llanto, los perros rescatistas, los vecinos que llegaban con comida, los puños de silencio, los voluntarios que no descansaban para mover las losas y sacar a los niños, las personas que desinteresadamente  no paraban de ayudar, algunas incluso arriesgando su propia vida. 

“Hemos regresado a trabajar, pero tenemos la necesidad de participar de estas actividades con todo el amor y el cariño, como si lo hiciéramos para nuestros hijos; ha sido una terapia difícil, pero nos ha hecho mucho bien”, concluye.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7508Domingo, 31 de diciembre de 2017, 14:00 horas
Terminar y empezar el año con María
‘¿Cómo puedo volver a ser feliz después de esto?’, ‘¿cómo puedo seguir adelante sin derrumbarme?’, ‘¿cómo impedir que esto me amargue el alma de aquí en adelante?’

Son preguntas que se plantea mucha gente cuando le sucede algo tan fuerte y terrible que la sacude interiormente, le hace pensar que a partir de ese momento ya nada será igual: un diagnóstico demoledor, la enfermedad o la muerte de un ser muy querido, una crisis familiar, perder el empleo, quedarse sin lugar para vivir, sin dinero.

Y solamente hay una respuesta: con la ayuda de Dios. Sólo Él nos da la fuerza para sobrevivir minuto a minuto, día a día, las dificultades y tragedias de la vida.

Tenemos el ejemplo de la Virgen María. El Evangelio que se proclama este domingo en que la Iglesia celebra a la Sagrada Familia (ver Lc 2, 22-40), dice que cuando María y José fueron al Templo de Jerusalén a presentar al Niño Jesús, como lo pedía la Ley de Moisés, se encontraron con un anciano llamado Simeón, que supo reconocer en el Niño al Salvador, lo tomó en brazos, profetizó muchas cosas en relación con éste, y al final le anunció a María: “y a ti, una espada te atravesará el alma”.

Decía santa Teresa de Ávila que María le reveló que cuando Simeón pronunció aquellas palabras, Ella tuvo la visión de lo que le sucedería a su Hijo en Su Pasión (ver Relaciones 36, 1). ¡Eso significa que vio que sería traicionado, aprehendido, negado, abofeteado, escupido, coronado de espinas, flagelado, cargado con la cruz, crucificado!

¿Te imaginas lo que fue para Ella pasar del gozo inmenso de tener en brazos a su adorado bebé recién nacido, al horror de contemplar, con brutal realismo, lo que le iba a pasar? Era como para ponerse a llorar, a rogarle a gritos a Dios que no permitiera que aquello sucediera, pero el Evangelio no registra ninguna reacción de María. ¿Por qué? Porque no tuvo ninguna. Aunque aquello era como para estremecerla de pies a cabeza, Ella lo asumió como lo asumía todo: como esclava del Señor, con la conciencia de que si aquello era voluntad de Dios, eso le bastaba para aceptarlo, con la absoluta certeza de que llegado el momento, Él le daría Su gracia para superarlo. 

Y entre tanto, no podía permitirse perder la paz, la confianza, la esperanza. No podía permitir que el temor a lo que en el futuro sucedería, empañara la infinita alegría de criar y disfrutar a su Hijo cada día.

En este 31 de diciembre, en que termina un año que fue terrible para mucha gente, año de pérdidas muy dolorosas, volvamos todos la mirada hacia María, que a pesar de recibir aquella noticia devastadora, logró salir adelante, tomada firmemente de la mano de Dios, y llegado el temido momento de su cumplimiento, pudo mantenerse firme, y acompañar a Jesús en el Calvario y aún al pie de la cruz.

Y no es casualidad que el año civil inicie, como siempre, con la Solemnidad de Santa María, Madre de Dios. 

Se nos invita a volver hacia Ella la mirada, al terminar y al empezar el año, para encomendarnos a su maternal intercesión, con la confianza de saber que comprende nuestra tristeza, nuestra angustia, nuestro dolor, y nos alienta con su ejemplo a seguir adelante valientemente; nos auxilia con su poderosa oración, y nos propone un camino, el mismo que Ella recorrió: avanzar paso a paso, día a día, derrotando todo temor poniendo nuestra mano, confiadamente, en la mano del Señor.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7505Domingo, 31 de diciembre de 2017, 14:00 horas
La mejor Navidad de tu vida
Así, en medio de circunstancias diversas, con penas en el alma, pérdidas atroces, conflictos inefables, vergüenza, miedo, incertidumbre y soledad… ¿Cómo? ¿Con qué ánimo? ¿De qué manera? ¿Con quién o con quiénes celebrar Navidad? Pero que no sea como otras tantas, cuando el despiste nos hizo perder horas en los almacenes o estuvimos sumidos en nuestras tristezas. Nunca más, de prisa, al menos hoy no; no más aflicción por la imagen, la cena y los regalos, y sí una gran audacia para sentir el Poder de Dios interminable. 

Esta noche piensa en quien escribe, en quien reza, en quien mendiga, en quien cierra la puerta y las ventanas, en quien duerme en una cueva, en quien se queda en la esquina del templo porque no se atreve a entrar, en quien trabaja toda la noche, en los reporteros de guerra, enfermos en hospitales, familias en funerarias, niños y ancianos en albergues… Piensa en ellos, y siéntete uno de ellos. No es para sufrir, sino para celebrar, porque Jesús decidió vivir en ellos y en ti, en lo más íntimo de tu ser, y su caricia es lo que te hace vivir, esperar y desear Amor. 

Esta noche, para que sea la mejor Navidad hay que sentir con Jesús lo que con el Padre y el Espíritu Santo, le inspiró a nacer entre gente sencilla que, en lugar de ofrecerle seguridad, compartió con él su pobreza, su hambre y su frío. Si aceptas, sintamos juntos por qué en la historia de Jesús todo fue así, tan diferente a lo que se esperaba. Y porqué hoy sigue siendo distinto a lo que hubiésemos querido que fuera nuestra vida. Sólo con esta contemplación divina y una profunda conexión emocional con Jesús –que se aferra a vivir con nosotros, que insiste en liberarnos y hacernos felices– lograremos un chispazo de libertad en el interior. Y conste que todo afuera puede ser igual o peor... ¿pobres, feos y maltrechos según las expectativas del mundo? Y, en cambio, qué grande es Dios. Jesús nos quiere. Su mirada es la única verdadera. No hay marcha atrás. Al mirar cómo Él nos ve, somos felices. 

Entonces, entendemos por qué su mirada es tan evidente en los más débiles y en los más pobres, cómo hacen los sencillos para amar como Él ama y hablar de cosas lindas desde el fondo del alma, qué hace Jesús en esta tierra llena de sinsabores;  por qué le gustan los ambientes de cinco, seis y siete de calificación con respecto a los dieces de gente “exitosa”, “afamada” e “impecable”; por qué su cuna fue un pesebre y no de oro; qué siente Dios al hacerse humano; por qué no se quedó allá creando y al margen de nuestra pobre vida; por qué insiste en amarnos si nos negamos a creer en Él y muy pocas veces miramos las bellezas de su creación diaria.  

Pues sí, contra toda lógica humana, Dios no se conforma con estallar de Amor para dar vida a cada ser humano: viene, se queda, insiste y nos salva. Vive oculto en el secreto de nuestras emociones, sentimientos, pensamientos, preguntas e inquietudes. Nos deja ser en la historia, y nos bendice. Pone su huella evidente en cada luz y en cada sombra. Nos ama, nos quiere, nos desea y nos añora. Por eso insiste en renovar todos los días la tierra y trabaja en nuestros sueños para limpiar nuestros corazones. 

Esta noche lo vemos como un bebé, pero desde siempre ya existía. Jesús grita con todas sus letras que su madre y sus hermanos son los que escuchan la Palabra de Dios y la cumplen. Él mismo es la Palabra que nos pide que escuchemos. Y dice que su mandamiento es que nos amemos unos a otros como Él nos ama. Por eso, nunca supimos que José o María hubiesen negado su Amor a los amigos de Jesús; y conste que entre ellos había prostitutas, samaritanos, cobradores de impuestos  y publicanos. Todos ellos fueron liberados, cuando al fin captaron el mensaje: humildad para ver, y vivir, conforme a la Verdad… Para vivir en Libertad. 

¿Queremos ser libres? Esto es ser sencillamente humanos: frágiles, ansiosos, inquietos, cambiantes, pero necesitados de Vida para vivir, necesitados de Amor para amar, necesitados del Creador para crear, y no destruirnos jamás, ni a nosotros, ni a los demás. 

¿Lo sientes? Entonces, ahora sí, anda y ve, regala lo que quieras, abriga a quien tiene frío, abraza y consuela a quien tiene miedo, acompaña a quien está solo, da tu amor en lo que das. Es Dios contigo a quien tú das. Eres tú mismo el que se regocija en amar a Dios en ti y en quien abrazas. Y eso es celebrar la mejor fiesta de esta noche. Después, así será todos los días de tu vida, porque siempre hay oportunidad para amar. ¡Feliz Navidad!
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7495Domingo, 24 de diciembre de 2017, 14:00 horas
4 cosas que considerar en Navidad
1. No hay oferta de 2 x 1

En domingo hay que ir a Misa y el 25 de diciembre hay que ir a Misa (son Misas ‘de precepto’, antes llamadas ‘de obligación’). Este año el 24 de diciembre es domingo y ese domingo por la noche se comienza a celebrar la Misa de Navidad. 

Mucha gente se pregunta si puede hacer un ‘2 x 1’ e ir a una sola Misa, el domingo por la noche, que valga como Misa de domingo y como Misa de Navidad. La respuesta es: no. Hay que ir a la Misa del Cuarto Domingo de Adviento, a la cual se puede asistir desde el sábado por la tarde, o el domingo, desde la mañana hasta el mediodía. Y aparte hay que asistir a la Misa de Navidad, a la cual se puede acudir desde el domingo por la tarde, o el lunes, desde la mañana hasta la noche.

Y lo mismo sucederá con la Misa del domingo 31 de diciembre y la Misa de la Solemnidad de Santa María, Madre de Dios, el 1 de enero. Hay que ir a ambas.

No busquemos el modo de ahorrarnos Misas, ¡gocemos el privilegio de encontrarnos en cada una con el Señor, que viene a colmarnos de Su amor!

2.  El 25 de diciembre dura ¡ocho días!

Mucha gente cree que Navidad sólo es el 25 de diciembre, y el 26 guardan los adornos, tiran el arbolito a la basura y se ponen a planear que harán en año nuevo. Pero la Navidad es algo tan grande que no cabe un día para festejarla. Por eso la Iglesia celebra la ‘octava de Navidad’: durante ocho días es como si fuera 25 de diciembre. En Misa se usan los mismos textos litúrgicos del 25.

Si la Iglesia celebra así la Navidad, ¿por qué no nosotros también? Es estupendo quitarle presión al 25, que no todo tenga que ser ese día. Por ejemplo, si miembros de la familia no pudieron estar en la cena navideña, ¡tienen toda una semana para encontrarse!, si una ama de casa no alcanzó a preparar lo que deseaba servir en Navidad, ¡tiene ocho días para cocinar con calma! Si alguien no pudo felicitar a sus amigos en Navidad, ¡está perfectamente a tiempo llamándolos durante la octava!

Generalmente son días de vacaciones, así que sería bonito planear actividades que reúnan a la familia alrededor del Nacimiento, cantar villancicos, orar, celebrar al Señor. 

3. “Hay más felicidad en dar que en recibir” (Hch 20, 35)

En Navidad mucha gente se pregunta: ‘¿a dónde voy a cenar?’, ‘¿qué me voy a poner?’, ‘¿qué platillos ricos voy a disfrutar?’, ¿qué quiero que me regalen?’, ¿qué me irán a dar?’ Pone toda su atención en sí misma, y muy probablemente muchas de las respuestas a sus interrogantes la dejan insatisfecha. En cambio, si cambia de enfoque y se pregunta: ‘¿a qué persona sola puedo invitar a cenar?’, ‘¿qué ropa buena puedo regalar para que alguien estrene algo calientito en Navidad?’, ‘¿con quién puedo compartir lo que voy a cenar?’, ‘¿a quién, que no se lo espera ni puede corresponder, le puedo regalar?’, entonces comprobará que es verdad lo que dijo Jesús, que la mayor felicidad no se siente al recibir, sino al dar.

4. Jesús es la razón de la Navidad

El mundo habla de ‘felices fiestas’, cenas, brindis y regalos, para que la gente se vaya con la finta y se olvide de Jesús, pero ¡Él es la razón de celebrar la Navidad! No hay que olvidarse de celebrarlo, y además de ir a Misa; ofrecerle un regalo; arrullarlo, dedicar tiempo para leer en la Biblia los relatos de Su infancia; contemplarlo en el Nacimiento, orar y agradecerle, de corazón, que se haya encarnado para nuestra salvación.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7496Domingo, 24 de diciembre de 2017, 14:00 horas
¡Feliz Navidad!
¿Qué celebramos en Navidad? Dicen que cuando se hace esta pregunta a un niño de Estados Unidos, él contesta: “Celebramos la venida de Santa Claus”. Y, en efecto, este grotesco personaje, caricatura del obispo de Mira, san Nicolás, tiene mucho más popularidad que el Niño Jesús nacido en Belén.

Yo espero que un niño mexicano todavía sea capaz de contestar que celebramos el nacimiento de Cristo. Es muy fácil decirlo y es muy fácil evocar la imagen de ese acontecimiento, debido a que nos ha entrado por ojos y oídos desde nuestra infancia al contemplar los “nacimientos” de nuestros hogares y al escuchar los villancicos tan bellos que inundan el ambiente en Navidad. ¡Jesús nació en Belén de santa María Virgen!

¿Qué hay detrás de la fiesta de la Navidad?, ¡una historia de amor!; alguien dijo que era la más bella historia de amor jamás contada. Una historia que comienza con el desamor del hombre hacia Dios: el pecado.

El pecado es algo muy feo. Es un acto de deslealtad de parte del hombre hacia Aquél de quien ha recibido todo, desde el ser hasta cada una de las cosas buenas de su vida. 

Es desobediencia a la voluntad de Dios que solamente quiere la felicidad eterna de su criatura, pero tal parece que el hombre sólo sabe buscar su propia felicidad sin importarle la de los demás. Es egoísmo. Eso es el pecado.

No se puede ser pecador y ser amigo de Dios. El pecado forma una gran barrera entre la criatura y su Creador; una barrera hecha por el hombre pero que el hombre solo no puede derribar. El pecado es un delito que merece una sola pena: la condenación eterna.

Ése es el triste panorama del destino del hombre. Pero algo no ha cambiado en ese drama: Dios sigue fiel en el amor a su criatura y tiene un plan para salvarlo.

La verdadera Navidad

No permitamos que nos cambien la Navidad. La Navidad es el gozo espiritual por el nacimiento precisamente del Salvador, es el agradecimiento por haber sido hechos hijos de Dios, es la conciencia de ser hermanos de todos esos hijos de Dios redimidos por Jesús.

Una Navidad materializada y reducida tan sólo a gozar los placeres de una fiesta, no nos traerá más que una alegría pasajera y un vacío en el alma. Vivamos la Navidad como una fiesta del espíritu que se manifiesta en esos signos externos de los que tenemos necesidad para expresar lo que llevamos dentro.

Convivamos con nuestra familia de una forma más íntima; manifestemos, sí, nuestro cariño a los amigos y a los que no lo son, y demos preferencia a esa fiesta por excelencia que es la Misa. Vivir la Misa de la Vigilia de Navidad, la famosa Misa de Gallo, es como si nos uniéramos a los pastores convocados por los ángeles a adorar al Niño que nos ha nacido en la gruta de Belén. Saldremos de la Misa transformados, como si hubiéramos visto al Niño Dios sonreírnos desde los brazos maternales de María. Saldremos de la Misa experimentando un amor diferente a los demás, ya no los amamos nada más por ellos, sino por ser hijos de Dios, nuestros hermanos.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7497Domingo, 24 de diciembre de 2017, 14:00 horas
¿Cómo vivir las fiestas decembrinas cuando hay luto en la familia?
Lamentablemente, el año que termina estuvo marcado por inundaciones y terremotos que enlutaron al país por los cientos de víctimas de las catástrofes, entre las que se contaron varios niños; los familiares ahora vivirán unas fiestas decembrinas con el pesar de sus ausencias. ¿Qué hacer frente a esto? Sobre el tema, Desde la fe platicó con el P. Genaro Chávez Vázquez, párroco de la Iglesia del Carmen y San José, quien desde el 19-S hasta la fecha ha venido acompañando espiritualmente a los familiares de los niños del Colegio Enrique Rébsamen que perdieron la vida bajo los escombros del edificio.

Al respecto, explica que particularmente estas fechas son difíciles para todo aquél que pierde a un familiar en el transcurso del año, por lo que lo primero y más importante es seguir la vida con la fortaleza de la fe y la esperanza cristianas, agradeciendo a Dios los momentos que pudieron disfrutar con la persona ausente. “Para esto, es muy importante fortalecer la fe a través de los ritos de la liturgia, en los sacramentos, que nos hacen palpable el misterio de Dios”.

El P. Genaro Chávez asegura que otra de las cosas importantes es pedir a Dios por nuestros difuntos, como la Iglesia acostumbra en un espíritu cristiano, para que Él los tenga en su santa gloria; “y a nuestros difuntos, pedirles que intercedan ante Dios por nosotros, que seguimos en este peregrinar. Todo lo que hagamos debemos hacerlo con la certeza de que, cumpliendo los mandamientos del Señor, nos volveremos a encontrar con ellos en su bendita presencia”.

En cuanto a lo que se debe hacer en estas fiestas decembrinas, explicó que, para mitigar el dolor, es preciso hacer lo que para la persona ausente era significativo, pues de esta manera se asume que ella está en la presencia de Dios. “Esto desvanece los sentimientos de ira, frustración, tristeza y amargura, porque a través del recuerdo hacemos que de alguna manera siga con nosotros; lo hacemos como un memorial de su vida, de lo que para nosotros significó su presencia. Siempre será difícil atravesar y superar una pérdida, pero enfrentarla es mucho mejor que encerrarse, apartarse de la familia o atormentarse con sentimientos de culpa”.

El P. Genaro Chávez advierte que para los deudos siempre es peligroso seguir sugerencias de personas que, por ignorancia, intentan bloquear su proceso de duelo. “Hay quienes aconsejan tratar de alejar el recuerdo, o reprimir el llanto, o evitar hablar de la persona que ha partido; incluso, hay quienes sugieren tirar sus cosas para que ésta pueda ir a descansar. Si mantenemos sus pertenencias, su recuerdo, si hablamos de ella, es falso que no la estemos dejando ir a descansar. Llorar, recordarla, decir su nombre, hacer lo que le hubiera gustado, es algo reparador. Es preciso hacerlo cuantas veces se sienta la necesidad, para empezar a superar el dolor”.  

Explicó que, tras esto, viene otra etapa en la que nos acostumbramos a vivir con la ausencia, tanto que de pronto pareciera que nos vamos olvidando de ese ser tan querido, pero lo que realmente sucede es que el recuerdo se suaviza. “Siempre recordaremos a la persona, ese recuerdo se volverá parte de nosotros, por lo que nunca debemos dejar de agradecer a Dios por habernos permitido conocerla, por habernos permitido convivir y pasar momentos gratos y entrañables junto a ella”.

Finalmente, señaló que los sacerdotes deben dejar en claro a los deudos que lo que la Iglesia asegura sobre la vida eterna no está apoyado sólo en una doctrina, sino en un dogma de fe como es la Resurrección, en la promesa de Jesús, quien dice: ‘El que cree en mí, aunque haya muerto vivirá para siempre’. “Para los familiares de las víctimas no hay nada más reparador que reflexionar en esas palabras, que el Evangelio confirma cuando Jesús le asegura al ladrón que estará junto a Él ese mismo día en el Paraíso. No se nos pide otra cosa, sino recordar el día de la muerte de ese ser querido como la fecha de su nacimiento al cielo”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7498Domingo, 24 de diciembre de 2017, 14:00 horas
Miguel Sabido, el gran impulsor de la pastorela mexicana
Las fiestas navideñas en México se distinguen, entre otras cosas, por las alegres pastorelas que se representan por todas partes; en este rubro, mucho hay que agradecer a Don Miguel Sabido, quien acaba de cumplir 80 años de edad, y a lo largo de su amplia trayectoria artística ha impulsado insistentemente este género dramático, como también lo ha hecho con el teatro y la telenovela histórica.

Gracias a su padre, Miguel Sabido conoció las representaciones indígenas del teatro evangelizador y las pastorelas, que se caracterizaban porque el diablo era un personaje más bien llorón, quien se lamentaba profundamente porque iba a nacer Jesús en Belén, con lo cual perdería influencia el poder del mal.

Egresado de la carrera de Artes Escénicas en la Facultad de Filosofía y Letras de la UMAM, y con una fuerte vocación por el teatro, Miguel Sabido dio forma a la pastorela de nuestros días, y su propuesta fue bien aceptada, convirtiendo al diablo en un personaje con un toque de comicidad, quien se aparece disfrazado a los pastores que van a adorar al Niño Dios, y les pone en el camino varias tentaciones para evitar que lleguen a su destino: el humilde establo de Belén.

Miguel Sabido es autor de siete pastorelas que se han vuelto clásicas en todo México, y que incluso han inspirado a otros autores. El esquema planteado abarca la Anunciación a la Virgen María; la aparición del ángel a los pastores para anunciarles el nacimiento del Salvador del mundo; su peregrinar hasta el pesebre; la adoración del Niño Dios, e incluso la presencia de los Magos de Oriente. En sus obras, abundan los cantos con responsos, los bailes festivos que permiten interactuar con el público, y las respectivas tentaciones del diablo, quien siempre va acompañado de sus asistentes, también personajes cómicos.

A través de esta fórmula dramática, Miguel Sabido rompió con el rígido esquema europeo de las pastorelas, para crear un género más apegado a las raíces mexicanas y a los tiempos modernos, combinando lo formal con lo festivo.

Entrevistado por Desde la fe, Miguel Sabido comentó que entre los disfraces que usan los diablos que más gustan al público, están el de unos árbitros que organizan un partido de futbol entre los pastores, con el fin de distraerlos para evitar que vayan a Belén a adorar al Niño Dios; el de una vendedora de antojitos y fritangas, que representa el pecado de la gula, o el de rumberas vestidas de lentejuelas, quienes bailan cumbia y mambo, mismas que simbolizan el pecado de la lujuria. Una característica de sus montajes es que los trajes están pintados a mano.

Fue en 1964 cuando comenzaron a hacerse famosas las puestas en escena de Miguel Sabido, en los conventos mexiquenses de Tepotzotlán y Acolman, mismos que cuentan con amplios atrios y espacios abiertos.

Entre las pastorelas de Miguel Sabido sobresalen: Sor Juanita, que evoca a la “Décima Musa” cuando era niña y tenía 5 años de edad, lo que permite a los actores dar a conocer al público algunos villancicos y poemas de Sor Juana Inés de la Cruz; El Ermitaño, con un canon estético muy mexicano, que permite al público conocer poemas como “Suave Patria” de Ramón López Velarde, el Árbol de la Vida que se fabrica en Metepec o el blanco traje de la Tehuana del Istmo de Tehuantepec, así como obras musicales como “Estrellita”, de Manuel M. Ponce, o los poemas de Carlos Pellicer, y otros baluartes de nuestra rica cultura. 

En otra de sus pastorelas destaca el encuentro de los indígenas con los primeros franciscanos, en el Siglo XVI, y en ella se proyecta algo de la estética prehispánica. Escribió una más para ser representada con presos en las cárceles, misma que lleva un mensaje de esperanza, al tiempo que crea un compromiso o juramento para no delinquir más tras obtener su libertad.

Entre los actores y cantantes que han participado en las producciones de Miguel Sabido, figura gente de gran talla como Lucha Villa, Guadalupe Pineda y Virma González, entre otros; además, se ha contado con la participación constante de destacados grupos de ballet folklórico.

Para darle mayor difusión a la Pastorela, Miguel Sabido ha organizado talleres gratuitos en varias entidades del país, y ha dirigido varias compañías de teatro con importantes actores. 

Como parte de los espectáculos organizados por Miguel Sabido, está el rompimiento de las piñatas por parte del público, que entra en convivencia con los actores; el tradicional canto de la Posada, y el compartir una buena taza de ponche en las frías noches invernales en los espacios abiertos.

Miguel Sabido lamenta que la pastorela vaya cayendo en desuso, y esté siendo substituida por cosas ajenas a nuestra cultura. Por fortuna, las pastorelas siguen siendo muy atractivas para el público, que busca oportunidades para participar en esta alegre tradición mexicana.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7499Domingo, 24 de diciembre de 2017, 14:00 horas
Cardenal Aguiar Retes, tres deseos cumplidos
Hace muchos años, un sacerdote le pidió al niño nayarita Carlos Aguiar Retes y a sus compañeros de clase, que en un papel escribieran lo que deseaban ser de adultos. Les especificó que tenían que apuntar tres opciones, y el pequeño las anotó en este orden: piloto, sacerdote y médico. Ya como Arzobispo de Tlalnepantla, cuando en una ocasión contó aquella anécdota de su infancia, alguien le respondió: “Pues logró las tres. Porque una fue la principal, la de ser sacerdote, pero como se sabe, se es médico de las almas, y como obispo, hay que orientar y conducir la barca de la Iglesia”.

Lo anterior se supo por boca del propio cardenal Carlos Aguiar Retes, en una entrevista que le realizó en junio pasado el Vicario Episcopal de la Arquidiócesis de Tlalnepantla, monseñor Carlos Alberto Cardona Ríos, en torno a su vocación. En ella, el recién nombrado Arzobispo de México, recuerda su etapa de monaguillo, su paso por el seminario, e incluso, explica cómo surgió su amistad con el cardenal de Buenos Aires, Jorge Mario Bergoglio, hoy papa Francisco.

Jesús-Eucaristía y la familia

El cardenal Carlos Aguiar Retes no tiene duda de que su vocación se debe en buena parte a su etapa de monaguillo, tanto en un templo cercano a la casa paterna, como con los religiosos agustinos, pero también a un temprano desarrollo de su espiritualidad inculcado por sus padres y su abuela; con esta última, compartía el rezo del santo rosario y las horas santas. “La presencia sacramental de Cristo en las horas santas me impactó de niño; saber que ahí estaba Jesús, lo creí siempre firmemente”, dice.

La familia fue clave en su paso tanto por el Seminario de Tepic como por el de Montezuma, Nuevo México. Asegura que los principios cristianos que le inculcaron sus padres le permitieron una madurez humana y espiritualmente adecuada. “En el seminario, yo veía a los compañeros que flaqueaban con facilidad, y notaba en mí una fortaleza y capacidad de afrontar situaciones adversas con mucha resistencia, no me doblegaba ante las disciplinas tan duras que a veces los formadores de aquella época pedían a los seminaristas; decía: ‘si quiero ser sacerdote, las tengo que pasar’”.

Los estudios de filosofía le habrían ayudado mucho a entender el mundo, especialmente lo que cree y espera el hombre, pero aún no estaba plenamente seguro de que lo suyo fuera el sacerdocio, sino hasta que comenzó a estudiar teología en el Seminario de Montezuma, orientado por los sacerdotes jesuitas, donde llevó a cabo un discernimiento más profundo, a la luz de la espiritualidad ignaciana.

Sí quiero ser sacerdote

“El sacerdocio siempre implica renunciar a la vida de familia y al matrimonio, dos cosas que yo siempre valoré muchísimo, las valoro siempre que veo esas familias tan hermosas; sin embargo, el discernimiento… para saber qué es lo que Dios quería de mí, me hizo tomar una decisión muy fuerte, muy decidida a ser sacerdote”, explica.

A partir de entonces nunca titubeó. Jamás dudó si iba a fallar, si lo iba a lograr o si en el camino iba a romper su ritmo de vida sacerdotal. “En la medida que va pasando el tiempo, eso me ha seguido ayudando muchísimo en mi vida ministerial”.   

Recuerda el Arzobispo de México electo que en aquella etapa de discernimiento, lo que los sacerdotes formadores enseñaban a los seminaristas sobre lo que la Iglesia quería tras el Concilio Vaticano II –que acababa de concluir–, coincidía con lo que él deseaba: “Descubrí que el Concilio era lo que yo quería. Eso me hizo fortalecer plenamente la decisión de solicitar el ministerio sacerdotal. Y el Concilio ha sido la brújula durante todo mi ministerio sacerdotal y ahora en el episcopal”.

Dos pastores, dos amigos

El cardenal Carlos Aguiar Retes convivió con el papa Francisco cuando era arzobispo de Buenos Aires. Recuerda que fue en el 2001 cuando, como Secretario General de la Conferencia del Episcopado Latinoamericano y del Caribe (CELAM), lo conoció por primera vez; posteriormente coincidieron en Roma, en el Sínodo sobre el papel de los obispos en el mundo actual, donde ambos participaron en la misma mesa de trabajo.

Cuenta: “Estando participando en el Sínodo, recibí la noticia de que a mi mamá le habían encontrado cáncer de páncreas, y le daban máximo mes y medio de vida.

Cuando me lo notificaron ya habían pasado tres semanas de aquel diagnóstico, y aún faltaba una semana más de trabajo en el Sínodo. Yo aguanté, pero de pronto mis hermanos me informaron que mi madre se había agravado, y si no viajaba pronto, quizás ya no alcanzaba a ver con vida. En ese momento fui a hablar con el cardenal secretario del Sínodo para explicarle por qué me tenía que retirar. Esa tarde, tuve una reunión con el grupo de trabajo del cual era el secretario, y con toda franqueza les expliqué la situación por la que estaba pasando mi mamá, así como mi decisión de ausentarme y la necesidad de que alguien más continuara con mi trabajo. Cuando me retiraba, sentí que alguien me jaló del brazo, como diciendo ‘detente’. Era el cardenal Bergoglio, quien me dijo: ‘Carlos, nos has dado hoy una expresión que es muy necesaria que se dé en medio de nosotros los clérigos; normalmente, cuando pasa algo como lo que te está pasando, que te vas a tener que ir, los clérigos nada más desaparecen, no dicen nada de qué es lo que están viviendo, y tú hoy nos has comentado lo que estás viviendo, te lo agradezco, cuenta conmigo’”.

Para el Card. Aguiar Retes, fue en ese momento cuando surgió la amistad con el actual Pontífice. A partir de entonces hubo varios encuentros, hasta llegar a la Conferencia de Aparecida, Brasil, cuando volvieron a colaborar juntos, “pero ahora no sólo como compañeros de trabajo, sino como amigos”.

Recuerda que en 2013, cuando lo eligieron Sumo Pontífice, sintió una gran alegría, y se propuso visitarlo en Roma. “Cuando me vio en la puerta, me dijo: ‘Carlos, ¿qué estás haciendo tú aquí’? Para mí, la satisfacción fue escuchar que el Papa me hablaba por mi nombre; anteriormente me había encontrado muchas veces con Juan Pablo II y con Benedicto XVI, pero siempre el trato fue de ‘Su Excelencia’, y escuchar que el Papa me hablaba por mi propio nombre, fue otra cosa”.

Asegura el cardenal Aguiar Retes que aquella amistad de más de cinco lustros continúa ahora con mayor intensidad luego de que el año pasado el Santo Padre lo llamara a formar parte del Colegio Cardenalicio.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7500Domingo, 24 de diciembre de 2017, 14:00 horas
¿Cómo confesarse sin sentir vergüenza?
Un personaje de El americano tranquilo, la novela de Graham Greene (1904-1991), ateo él, y además recalcitrante, dice un día así a un sacerdote, que lo escucha sonriendo:

“-Si yo creyera en Dios, que no es el caso, seguiría aborreciendo la idea de la confesión. ¡Arrodillarse en una de esas cajas! ¡Exhibir el alma ante otra persona! Tiene que disculparme, padre, pero a mí me parece una cosa morbosa, hasta inhumana”.

 La verdad sea dicha, jamás ha sido indispensable arrodillarse en una de esas cajas de las que hablaba aquel hombre; es más, si esas cajas han existido y seguirán existiendo es precisamente para que el sacerdote no sepa quién es el que está confesando sus pecados: para preservar el anonimato del penitente. Si todos tuvieran que confesar sus culpas a cara descubierta, entonces sí que la Iglesia se mostraría inhumana. Pero, puesto que no son pocos los que así piensan sobre este asunto, querría decir algo en torno a él: algo sencillo y sin demasiada importancia. 

En efecto, hay quienes no se confesarían por nada del mundo y que hasta han llegado a decir que, si el sacramento de la Confesión existe, es porque la Iglesia se lo inventó para ejercer sobre sus fieles un control de tipo policíaco, como de llamadas intervenidas o algo así. Sin embargo, si alguien le preguntase a un sacerdote cuál de todas sus actividades diarias le parece la más ingrata, seguramente obtendrá esta respuesta: “Confesar, evidentemente”. Y se comprende, porque eso de estar oyendo historias de faltas y transgresiones no es agradable para nadie. Además, a nadie le gusta la idea de acabar convertido en un vertedero de basura. 
Y, por otra parte, ¿para qué íbamos a querer enterarnos los sacerdotes de cosas que luego no podemos contar? Los chismes son para contarse, pero, puesto que no podemos contarlos luego, la confesión de los pecados no tiene nada de chisme. Porque es preciso saber que si un sacerdote revela aunque sea la cosa más banal e intrascendente de algo que le ha sido confiado bajo secreto, queda al instante excomulgado. Sí, así como se oye: excomulgado.

A veces, cuando se confiesan esposa y esposo, ella en primer lugar y él en segundo, suele decir éste al sacerdote:

-Como ya le dijo mi señora…

Entonces uno tiene que preguntar:

-¿Qué cosa? –O, sea, fingir ignorancia, demencia o amnesia. ¡Uno no sabe nada! ¡A uno no le han dicho nada! 

Hubo en el pasado un rey más celoso que Otelo –Wenceslao IV– que se moría por saber si su mujer, la reina –Sofía de Baviera-, lo engañaba con algún conde, archiduque o chambelán. ¿Y quién podía sacarlo de la duda si no el confesor de ambos? Así que, muy consciente de su poder, le preguntó al confesor:

-¿Mi mujer me engaña? Tengo en mi poder serias pruebas que me lo hacen suponer. Y, por lo demás…

El confesor le explicó que no podía revelar nada de cuanto la reina le había confesado, y que si tenía tantas ganas de saber si lo engañaba, que se lo preguntara a ella.

-¿Alguna pista, por lo menos?

-Ninguna pista –respondió el confesor.

-Recuerde que soy el rey.


-Lo tengo en cuenta.

-¿De manera que no va a hablar?

-No. 

El clérigo fue llevado al suplicio, y hoy es el santo patrón de los confesores. ¿Su nombre? San Juan Nepomuceno (1320-1393), de nacionalidad checa y arzobispo de Praga durante dieciocho turbulentos años. 
Otra cosa que voy a decir puede sonar increíble y maravillosa, pero puedo jurar que es verdadera punto por punto y coma por coma: esto de la Confesión es un misterio, porque cuando veo en la calle a alguna persona que se confesó conmigo a cara descubierta la semana pasada o incluso ayer por la tarde, no consigo recordar lo que me dijo. ¿Qué pecados confesó? ¡Vaya usted a saber! Y esto que digo no es mentira, sino la pura verdad. ¡Y pensar que hay gente que no se confiesa por lo que pueda uno pensar de ella! Pero uno no piensa nada ni recuerda nada.

Una vez, una piadosa mujer, aunque algo conflictiva, me dijo en tono confidencial:

-¿Sabe por qué no me confieso con usted? Porque luego no podría verlo a la cara. No viviría tranquila si yo supiese que usted sabe… ¿Me comprende?

-Despreocúpese –le dije-. Lo que usted me diga hoy, mañana lo habré olvidado. 

La mujer abrió los ojos de tal manera que parecían dos lunas.

-¡Cómo es eso! –exclamó indignada-. ¿Es que los sacerdotes no le dan importancia a lo que los feligreses les confiamos? ¡Dios mío! ¡Y yo que pensaba que nos tomaban en serio!

Estaba enfurecida. Pero, ¿qué podía decirle sino la verdad?

De manera que si alguna razón tenía el personaje de El americano tranquilo al decir que la confesión era una práctica inhumana, no la tenía por el penitente que se arrodilla en esas cajas, como él las llamaba despectivamente, sino por el sacerdote, a quien le gustaría con toda su alma escuchar historias un poco más risueñas. Pero, ¿qué le vamos a hacer, si ésta es una de las cosas que Cristo encargó a su Iglesia? Alguien, pues, las tiene que hacer, y esos somos nosotros, los sacerdotes. ¡Así que nada de miedos, y a confesarse para recibir al niño Dios en esta Navidad!
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7486Domingo, 17 de diciembre de 2017, 14:00 horas
¿Qué viene para la Arquidiócesis con el Card. Aguiar Retes?
El pasado 7 de diciembre el Papa Francisco determinó aceptar la renuncia como Arzobispo de México del Card. Norberto Rivera Carrera, quien quedará como Administrador Apostólico de la Arquidiócesis Primada hasta el 5 de febrero, fecha en que su sustituto, el Card. Carlos Aguiar Retes, tomará posesión del cargo y comenzará su labor pastoral al frente de la arquidiócesis más grande y compleja del mundo… Pero, ¿qué viene para la Iglesia que peregrina por la Ciudad de México? Para dar respuesta a esta amplia interrogante, Desde la fe entrevistó al nuevo Arzobispo.

Desde la fe (DLF): ¿Con qué ánimo recibe usted la encomienda de ser el pastor de la Arquidiócesis más grande del mundo?

Card. Aguiar Retes (CAR): He recibido la noticia de la designación del Santo Padre mediante un diálogo personal con el Nuncio Apostólico de México, S.E.R. Franco Coppola. 

De inmediato me vino a la mente la vez en que fui llamado para ser Obispo de Texcoco, y después de 12 años para ser el Arzobispo de Tlalnepantla; ahora, después de 9 años, para un traslado más como Arzobispo Primado de México. 

Mi experiencia episcopal, de más de 20 años, me dio la confianza para responder afirmativamente, dada la constante manifestación del acompañamiento del Espíritu Santo en el ejercicio de mi ministerio.

DLF: ¿Qué fue lo primero que pensó, que sintió cuando recibió la noticia?

CAR: En primer lugar, la natural preocupación por lo que se deja, mi querida Arquidiócesis de Tlalnepantla, donde he tenido la respuesta positiva a los procesos pastorales que están en marcha.
En segundo lugar, pensé en la enorme responsabilidad de conducir una Iglesia tres veces mayor que la de Tlalnepantla, y con desafíos y retos muy complejos.
Luego me vino a la mente el gozo y la alegría por la hermosa misión de custodiar y velar por nuestra Madre Santa María de Guadalupe, y de favorecer la arraigada devoción y amor de nuestro Pueblo de México a nuestra Santa Madre. Y en este pensamiento encontré mi consuelo.

DLF: Pastoralmente, ¿cuáles son los temas que más le preocupan en la Arquidiócesis de México?

CAR: Indudablemente el proceso de una renovación eclesial para ser una Iglesia en salida, misionera; deseo promoverlo de forma sinodal.

Procurar, mediante un diálogo fraterno, la comunión eclesial entre todos los sectores de la Arquidiócesis, para lograr una Pastoral que incida aportando los valores evangélicos en la transformación de la cultura, que, dado el cambio de época, está en marcha.

Procurar relaciones públicas con los diferentes actores sociales: ciudadanos, empresariales, sindicales o laborales, gubernamentales, políticos, de otras religiones e Iglesias, y en general con quienes estén dispuestos a colaborar y generar las sinergias que ayuden a resolver los grandes problemas de la Ciudad.

DLF: ¿Qué aspectos destacaría del ministerio del cardenal Norberto Rivera al frente de la Arquidiócesis y que, de acuerdo con su criterio, se le debe dar continuidad?

CAR: El cuidado de la salud y jubilación de los Sacerdotes mediante el organismo llamado FRATESA. Continuar y acrecentar la dimensión del Santuario Nacional que logró el Cardenal Norberto Rivera para la Basílica de Guadalupe. Cuidar de los tres Seminarios Mayores existentes: el Conciliar, Redemptoris Mater, y el Hispano- Americano. Mantener y aprovechar la organización de Comunicación Social de la Arquidiócesis (SIAME).

DLF: ¿Qué le representa a usted el hecho de que será ahora el custodio de la sagrada imagen de la Virgen de Guadalupe?

CAR: Representa el consuelo ante la gran responsabilidad, como ya lo dije arriba; y la motivación y confianza en su auxilio divino para el ejercicio de mi Ministerio Episcopal.

DLF: Ha sido usted nombrado el XXXV sucesor del primer Obispo, fray Juan de Zumárraga, y hace más de doscientos años hubo un arzobispo Aguiar y Seijas, ¿qué significado tienen para usted estos aspectos históricos?

CAR: Confieso que jamás me imaginé ser llamado a suceder a tan distinguidos Sucesores de los Apóstoles, de los que tendré mucho que aprender.

DLF: ¿Qué representa gobernar eclesialmente el territorio donde convergen todos los poderes de la nación? 
CAR: Representa la enorme responsabilidad de tejer las mejores relaciones para buscar juntos el bien de nuestra querida Patria.

DLF: Ocupará el cargo a unos cuantos meses de uno de los procesos electorales más complicados de la historia del país, ¿cómo enfrentar esta coyuntura desde el ámbito de la fe?
CAR: Estando abierto al diálogo con todos los actores del proceso, tratando de ser propositivo, y expresando con sinceridad y franqueza las preocupaciones sobre las actuales situaciones de la sociedad mexicana.

DLF: ¿Cuál sería su mensaje para la comunidad de la Arquidiócesis de México?

CAR: El que he hecho público el pasado lunes 11, animando a colaborar en la renovación eclesial que ha propuesto el Papa Francisco a la Iglesia.

DLF: ¿Qué pide usted a su presbiterio y a los religiosos y religiosas que lo apoyarán en su labor pastoral?

CAR: Renovar su vocación, y abrir su corazón a las necesidades de nuestro Pueblo, animados por la confianza en la promesa de Cristo de acompañarnos con el Espíritu Santo; asimismo, buscar juntos las mejores opciones para hacer presente el Reino de Dios entre nosotros.

DLF: ¿Qué pide Usted a sus fieles laicos?

CAR: Participación y escucha recíproca, compartir la fe y la visión de la realidad, interpretar los signos de los tiempos, y, en discernimiento constante, tomar las decisiones en comunión.

DLF: ¿Qué mensaje quiere dar al mundo de la cultura?

CAR: Que tengan siempre presente en la generación de sus proyectos, como principal e indispensable fundamento, la dignidad de la persona humana.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7487Domingo, 17 de diciembre de 2017, 14:00 horas
El conflicto indígena en Chiapas cobra sus primeras víctimas mortales
Un problema de colindancias registrado hace más de cuarenta años por una mala intervención del Estado, generó un grave conflicto entre los pobladores de dos municipios de Chiapas, situación que desde hace un mes tiene a cinco mil indígenas del municipio de Chalchihuitán viviendo en condiciones infrahumanas en las montañas, de las cuales no pueden salir debido a la presencia de un grupo armado del municipio de Chenalhó, que impide que regresen a sus casas y que se les hagan llegar víveres. 

De acuerdo con fray Gonzalo Ituarte Verduzco, Vicario de Justicia y Paz de San Cristóbal de las Casas, la emergencia humanitaria ha llegado a tal grado que ya se han registrado algunas muertes de niños y ancianos, debido a la falta de alimento, pero también al limitado acceso a servicios médicos y medicamentos. 

Tras señalar que la Iglesia local está muy preocupada por esta situación, pues el conflicto entre los pueblos de Chenalhó y Chalchihuitán sigue creciendo, dio a conocer que la dotación de ayuda humanitaria de la diócesis y de la sociedad civil está siendo insuficiente, dada la magnitud de las necesidades y la dificultad para hacerla llegar hasta los desplazados.

El religioso consideró que los acuerdos de las autoridades de Chenalhó de permitir sólo paso peatonal no significaron alivio alguno para la población de Chalchihuitán, pues no permiten el paso seguro de vehículos con víveres, personas y gasolina, además de que continúan los reportes de disparos para provocar miedo y evitar que los desplazados retornen a sus casas.

También afirma que aunque el gobierno estatal ha tomado algunas medidas para atender la emergencia alimentaria y sanitaria, ésta ha sido insuficiente. “Lo más grave es que no se ve que procure un proceso de solución de fondo del conflicto”.

El problema empeora

El conflicto limítrofe entre Chenalhó y Chalchihuitán ha crecido hasta parecer inmanejable. Se ha anunciado como inminente la resolución del Tribunal Agrario sobre este problema, pero a la Diócesis de San Cristóbal de las Casas le preocupa en qué sentido vendrá ésta, pues “no basta un documento de escritorio desde la Ciudad de México, sin un consenso armónico entre los pueblos. Sin esto, las consecuencias pueden ser graves”, advierte.

El Vicario de Justicia y Paz recuerda a las autoridades que la larga historia de este conflicto demuestra que las sentencias judiciales, aisladas de la verdadera atención a los aspectos sociales del problema, no sólo no lo resuelven, sino que lo pueden empeorar. Los habitantes del municipio de Chenalhó ya han advertido que si la resolución definitiva no les favorece, tomarán medidas drásticas en contra de los comuneros de Chalchihuitán.

Por lo pronto, un grupo armado sigue teniendo en estado de sitio al municipio de Chalchihuitán sin que las autoridades estatales y federales intervengan. “Recibimos noticias de que los armados están obteniendo más armas y aumentan sus amenazas. Es imprescindible su contención, desarme y procesamiento judicial para garantizar la desactivación de las causales del desplazamiento forzado en curso”, señala Gonzalo Ituarte. 

Urge una resolución integral

La Iglesia de San Cristóbal de las Casas, cuyo administrador apostólico es monseñor Felipe Arizmendi Esquivel, llama a solucionar de manera integral este conflicto entre Chenalhó y Chalchihuitán, tomando en cuenta los factores culturales, sociales e históricos. 

Ya hubo en el pasado un intento serio de encontrar una solución justa y respetuosa de los derechos de ambos municipios, pero después de aproximadamente dos años de trabajo, ese esfuerzo se abandonó inexplicablemente. 

Por ello, la diócesis considera inaplazable que se concrete e instale una mesa de diálogo, y que los gobiernos federal, estatal y municipales retomen el camino de una solución integral al problema, dado que en esta ocasión el conflicto se ha agravado más que en ninguna otra ocasión por la creciente participación de grupos armados. 

Acciones inmediatas 

La diócesis chiapaneca, a través de su Vicario de Justicia y Paz también exige a las autoridades tres niveles de intervención inmediata: primero, reconocer el conflicto violento y el desplazamiento forzado, imponiendo y garantizando un alto a cualquier acto de violencia, con la consiguiente determinación de responsabilidades de las graves violaciones a los Derechos Humanos y a la Constitución. 

Segundo, garantizar de manera inmediata un convoy de ayuda humanitaria, suficiente y continua, hasta atender al total de las familias desplazadas de ambos municipios y los efectos del desabasto en la población de Chalchihuitán, y por último, hacer un verdadero desagravio a los dos pueblos, puesto que el conflicto surge a partir de la intervención gubernamental federal y es acrecentado por los intereses de partidos políticos. 

www.vidanuevadigital.com
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7488Domingo, 17 de diciembre de 2017, 14:00 horas
Oración de agradecimiento del Card. Rivera a la Virgen de Guadalupe"Te amo Madre mía, te amo tanto, tú has sido mi inspiración, mi fortaleza, mi consuelo, mi auxilio, desde el seno de mi madre Soledad, en el amor de mi padre Ramón; tú has estado siempre presente conmigo, te fui conociendo desde ellos, mis padres, quienes me hablaron por primera vez de ti, ellos fueron los que me enseñaron tu rostro bellísimo y lleno de la luz de Dios, a quien traías en tu inmaculado vientre. Gracias Madre mía por estar siempre presente en mi niñez, en mi adolescencia, en mi juventud y en mi adultez; con mis padres, mis hermanos, mis familiares y mis amigos y compañeros. Gracias por ser parte en el llamado que Dios me dio para ser su sacerdote, un llamado que me superaba del todo, pero que llegó a mí con tu venerable aliento, tu maternal ternura, tu auxilio misericordioso. Gracias Madre mía por estar siempre cerca de mí, en todo momento, por alimentar mi fe, confirmarme en mi esperanza y enseñarme el camino del amor verdadero. Gracias por poner a Jesús en mi corazón, en mi vida, en mi sacerdocio. Tú me has inspirado para que seas parte importante en el escudo que me identifica en el servicio en esta Arquidiócesis de México, que se ha visto siempre bendecida por tu bondad en esta historia de Salvación que Dios ha diseñado por medio de ti. Gracias por cada uno de mis hermanos sacerdotes, religiosos, religiosas, la familia que me has regalado, que no estaría completa si no fuera por la presencia y la vida de todos los feligreses, los laicos, los movimientos, las comunidades y las fraternidades que dan su ser y su quehacer en esta amada Arquidiócesis. Gracias, muchas gracias, por todas las personas que aunque no comulgamos en las mismas ideas, ni en la misma fe, estamos unidos como seres humanos en la buena voluntad a favor de la vida humana, en cualquier momento desde su concepción hasta el fin de su existencia, siempre confirmando su dignidad. Gracias por todos y cada uno de los momentos que en esta Arquidiócesis de México pudimos hacer frente, como al Segundo Sínodo y a la Misión Continental, al apostolado de todo nivel y a las visitas pastorales que el Santo Padre, el Papa, nos regaló; así mismo, hicimos frente a las situaciones difíciles tanto aquellas creadas por el mismo ser humano, como las que manifestó la naturaleza con toda su fuerza; en esos momentos en donde todos subían su brazo con puño cerrado para guardar silencio y así poder escuchar la vida. Ayúdanos a seguir con el puño en alto para ayudar a todo ser humano a guardar silencio para escuchar la vida de nuestro corazón y la vida de los demás; hacer silencio y detener toda estridencia del pecado y escuchar el murmullo del amor de Dios que nos pide dignificar la vida de todo hermano que nos necesita. Gracias por todos estos años, por cada uno de los momentos vividos en este servicio. Gracias Madre mía, pues tu amor permanece y siempre permanecerá en mi corazón. Gracias Dios mío, Gracias misericordioso Señor del amor".

+Norberto Rivera Carrera
Administrador Apostólico de la Arquidiócesis de México 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7489Domingo, 17 de diciembre de 2017, 14:00 horas
¿De qué te alegras?
Doña Teófila: ¡Qué tal compadrito!, ¡gusto en verlo!

Don Dudoso: ¡Hola! Qué bueno que la veo, tengo una duda, mejor dicho dos. ¿Cómo se llama ese como poncho grande o jorongo que usan los sacerdotes en Misa?

Doña Teófila: Casulla.

Don Dudoso: Bueno, pues en la Misa de este domingo, el padre usó una casulla color rosa, ¿qué no el color en Adviento es morado?

Doña Teófila: Sí, pero éste es el Tercer Domingo de Adviento, el Domingo Gaudete, que significa ‘alegraos’, y por eso también se le llama ‘Domingo de la Alegría’, y se permite usar vestiduras color rosa, descansar tantito del morado y expresar así el gozo de sentir ya más cerca la Navidad. Es que a la Iglesia le interesa mucho que reflexionemos en la razón de nuestra alegría. La Antífona de Entrada de esta Misa dominical dice: “Estén siempre alegres en el Señor, les repito, estén alegres. El Señor está cerca.”

Don Dudoso:  No hace falta decirlo, de por sí nos alegramos por la Navidad.

Doña Teófila. No se crea. Hoy en día, muchas cosas nos distraen. Por ejemplo, dígame, de la Navidad ¿qué es lo que más le gusta a Ud. y qué es lo que cree que más le gusta a sus nietos?

Don Dudoso: Ah, pues a mí, que nos juntamos todos en familia a disfrutar la rica cena que prepara mi mujer, y a ellos probablemente recibir regalos.

Doña Teófila: Entonces, si a Ud le dijeran que no va a venir nadie de su familia ni va a haber cena, ¿de todos modos festejaría?

Don Dudoso: No pues ya para qué festejar yo solito, me daría tristeza. Y hambre, je je.

Doña Teófila: Y si a sus nietos les dijeran que esta vez no habrá regalos, ¿qué dirían?

Don Dudoso: No, pues ¡imagínese!, ¡se arma la gorda porque esperan recibir lo que pidieron!

Doña Teófila: ¿Ve Ud cómo la Iglesia tiene razón cuando nos invita hoy a hacer un alto y a recordar que la razón de la alegría es que el Señor está cerca? 

Don Dudoso: Es que nos hemos ido acostumbrando a todo lo demás y ahora ya le damos menos importancia que a lo que verdaderamente cuenta.

Doña Teófila: Sí. Nos hace falta recuperar el sentido de la Navidad. Le comento, por ejemplo, en mi caso, que ya ve que tengo poquito de haber enviudado.

Don Dudoso: Sí, sentimos muchísimo que se nos fuera el compadrito.

Doña Teófila: Imagínese cuánto lo siento yo, que hacíamos todo juntos. Pero aunque me dio mucha tristeza que no estuviera él para ayudarme a poner el Nacimiento, como hacía todos los años, de todos modos lo puse, porque pensé: esto es por Jesús, es para honrar a Jesús. Él es el centro, es la razón de la alegría en Navidad. Es muy importante tener claro esto: si mi razón para alegrarme es la cena navideña, o que celebraré con alguien, o que me darán regalos, y por alguna causa no hay cena o la persona con quien quisiera celebrar no está, o nadie me regala nada, entonces mi ánimo se va para el suelo y pienso: ‘qué horrible es la Navidad’, como esas personas que tratan de evadirla yéndose de viaje o fingiendo que es un día cualquiera. Pero si mi razón para alegrarme es que Jesús nació en Belén, es decir, que Dios me ama tanto que quiso hacerse hombre para venir a salvarme del pecado y de la muerte, y llevarme un día a vivir eternamente con Él en compañía de esos seres amados a los que hoy tanto extraño, entonces siento una auténtica alegría que me permite celebrar, de todo corazón, la Navidad, sin importar lo que ahorita me pueda faltar. 

Don Dudoso: Sí, viéndolo bien, hemos rodeado la Navidad de tanta cosa que ya ni nos acordamos del Festejado, y por eso luego andamos todos achicopalados. Voy a platicarlo con su comadrita, para ver qué podemos cambiar, sobre todo para que nuestras nuevas generaciones no crezcan con la confusión de no saber la razón de festejar la Navidad. 

Doña Teófila: ¡¡Lo felicito! De seguro se les ocurrirá algo bueno. ¡Me lo platican luego!
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7490Domingo, 17 de diciembre de 2017, 14:00 horas
¡Vive las Posadas en familia!
Nos encontramos en una de las épocas litúrgicas más bellas del año: el Adviento. Pero no por lo que materialmente representa, sino por la unión que favorece en las familias, y sobre todo por lo que nos permite compartir como católicos: la llegada del Mesías. 

Es común recordar que en esta temporada navideña vienen las cenas de escuela, trabajo, vecinos y parroquia; intercambios de regalos, adornos, buscar recetas innovadoras y demás; sin embargo, es importante retomar algunas actividades que como familia también nos unan. 

Una actividad que seguro viene a tu mente son las famosas posadas, pero ¿sabemos lo que realmente significan? Ya que no sólo son el pretexto para reunirse con los amigos, sino que  tienen todo un significado importante detrás. Su origen se remonta al poblado de San Agustín de Acolman y los misioneros agustinos, quienes nueve días antes de Noche Buena, reunían a la gente en el atrio de la iglesia para rezar una novena con cantos, y realizar representaciones del Evangelio, así como la entrega de “aguinaldos”. Con el tiempo, la tradición se esparció poco a poco.

Las posadas comienzan a celebrarse desde el 16 de diciembre, precisamente por el rezo de la novena, y para representar cada día como un mes más de la espera de la Virgen. Al terminar las letanías se hace la representación de María y José que “piden posada” en su camino a Belén para la llegada del niño Jesús, dividiendo a la gente dentro y fuera de la casa en que se reúnen para la celebración. Después del canto de la posada se permite la entrada a los peregrinos, dando paso al canto de villancicos, y se termina rompiendo las piñatas y distribuyendo los aguinaldos. 

Lo que debes saber:

• Las piñatas: representan con sus siete picos, los pecados capitales, y al ser golpeada y partida, caen las gracias (frutas y dulces) de haber renunciado al pecado.

• Los aguinaldos: representan las gracias que uno recibe al aceptar la doctrina del amor de Jesús.

Pero, ¿qué puedes hacer con tus hijos? Te propongo esto:

1. Explícale a tus hijos el significado e importancia del Adviento, y con ello las posadas, que permiten la preparación de su corazón para la llegada de Jesús.

2. ¡Hazlos parte de la preparación! Si te toca recibir a los peregrinos o bien llevar algo para compartir, involucra a tus hijos en la organización, ya sea que vayan juntos a comprar las velitas y silbatos para la pedida de posada o los ingredientes para la preparación de la comida. Se sentirán parte de algo tan bello y grande.

Las posadas terminan el 24 de diciembre con la llegada de Jesús, así que aparte del canto para pedir posadas, se cantan villancicos para adorar y arrullar al Niño. En mi casa, acostumbramos también el arrullo al Niño y una actividad llamada “Me quedo contigo”, donde el Niño Jesús, a través de tarjetitas que uno escoge al azar, regala algunos dones a cada persona, hasta que decide entregarse, representado en una imagen, a una persona o familia para estar con ella todo el año, y así para el año siguiente debe devolverse y entregarse a la siguiente familia con quien el Niño Dios quiera quedarse.

Así que ya sabes, más que una oportunidad de estrenar ropa o regalos, las posadas son un medio para prepararnos con alegría y oración para la venida de Jesús, y conmemorar los momentos que María y José pasaron antes del nacimiento de su hijo.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7491Domingo, 17 de diciembre de 2017, 14:00 horas
¿Por qué peregrinamos?
“Todos los caminos llevan a Roma”

Durante la persecución desatada por Nerón contra los cristianos, a san Pedro lo martirizaron clavándolo en una cruz. Él no se consideraba digno de morir como había muerto su Señor Jesús, así que le pidió al verdugo que clavara su cruz de cabeza, y le cumplieron su deseo. Los primeros cristianos recogieron sus restos mortales y los enterraron en una catacumba en la Colina Vaticana, una de las siete colinas sobre las que fue construida Roma. Su tumba comenzó a ser visitada por todos los cristianos de Roma y por los que llegaban desde fuera con el fin de venerar la memoria del santo. Todo esto a pesar de la constante persecución. Cuando llegó la paz de Constantino y los cristianos pudieron dar culto a Dios libremente, el mismo emperador Constantino mandó construir una basílica sobre la tumba de Pedro en la Colina Vaticana, que hasta la fecha es el lugar de peregrinaje más grande del mundo, de tal modo que se decía que “todos los caminos llevan a Roma”. Roma, por Pedro, es la capital del cristianismo y todo católico alberga en su corazón el deseo de acudir alguna vez al Vaticano, donde se puede palpar la catolicidad de la Iglesia. Como esto no es posible, a Juan pablo II se le ocurrió hacer llegar al Papa mismo al mayor número de católicos que él pudo, convirtiéndose así en un Papa peregrino. Un Papa muy cercano a sus fieles.

Los lugares santos

También, desde los primeros años del cristianismo, los lugares santos son un lugar de peregrinación. El católico quiere estar allí, en el lugar mismo donde se encarnó todo un Dios en el seno virginal de María de Nazaret, o quiere ver con sus propios ojos la cueva donde el Hijo de dios nació y fue recostado en el más humilde pesebre en Belén, o quiere meditar junto al Monte Calvario para alegrarse después ante la tumba vacía de Jesús resucitado en Jerusalén. Jesús está vivo, pero como que lo sentimos más cercano allí donde el vivió, predicó, murió y resucitó.

Tierra Santa en nuestra propia tierra

Los cristianos tenemos necesidad de ir, de visitar aquellos lugares que consideramos santos. Lugares de Dios donde Él sale al encuentro del hombre. Lugares de encuentro entre hermanos unidos por una misma fe y un mismo amor. Lugares que Dios hace santos o que nosotros queremos hacer santos dedicándolos a él.

En nuestra patria hay lugares santos, meta de nuestro peregrinar, que hacen de nuestro pueblo “un pueblo que camina”. Desde luego, la Basílica de Guadalupe, imán de los mexicanos pobladores de estas tierras y de todos los “amadores” de la Virgen que vienen de todos los confines del orbe. El Tepeyac camina apresuradamente hacia el primer lugar mundial de peregrinaje.

Chalma, de raíces prehispánicas, es el lugar de peregrinación amado por nuestros pueblos indígenas. 

San Juan de los Lagos, Juquila, Plateros, Zapopan, los Remedios, san Juan Nuevo, el Cubilete, y tantos y tantos lugares que en nuestra patria son visitados constantemente, nos hablan del amor de un pueblo constantemente en búsqueda de lo divino.

¿Por qué peregrinamos?

La peregrinación es un símbolo. Simboliza al cristiano que busca el Reino de Dios. El santuario o el lugar santo que se visita es como el cielo. Vamos hacia el cielo.

Para poder llegar al santuario necesitamos dejar atrás nuestra casa y nuestras ocupaciones. Es el signo de nuestra opción por Dios. Lo dejamos todo para seguirlo. En México se acostumbra peregrinar a pie hacia santuarios muy lejanos que ocupan varios días de camino y hasta meses. Es admirable como hay peregrinos que lo dejan todo para emprender este camino hacia el santuario.

El camino mismo es símbolo del sacrificio, del esfuerzo que implica ganarse el cielo. La larga esperanza de llegar al lugar deseado se ve compensada con la alegría de la llegada. Cuando uno va a pie a Chalma, ¡no se imaginan el gusto que da cuando por fin vemos el santuario cercano!

Los peregrinos acostumbran confesarse y comulgar en el santuario, prenda del banquete celestial. No falta quien haga un juramento de no tomar o no drogarse, como un deseo de prolongar el cielo.

Los mismos recuerditos que adquirimos para llevar de regreso a nuestra casa son la expresión de ese deseo de llevar el cielo con nosotros a nuestros hogares y compartirlo con nuestros seres amados. 

Iglesia peregrina

Cuando los católicos emprendemos la peregrinación nos convertimos en imagen de la Iglesia aquí en la tierra, que es peregrina en busca de su Cabeza allá en el cielo.

La peregrinación no es un paseo ni una ocasión de diversión, aunque para muchos de nosotros sea un verdadero gusto el peregrinar. Debemos hacerla con devoción, en espíritu de conversión, en ambiente de fraternidad, agradecidos por la hospitalidad que nos brindan las personas que nos ofrecen “providencias” en el camino.

Ya en el santuario, encontrémonos con Dios en una reunión íntima, muy familiar, con nuestro Padre del Cielo.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7478Domingo, 10 de diciembre de 2017, 14:00 horas
4 hechos realmente asombrosos sobre la Virgen de Guadalupe
El 12 de diciembre de cada año la Iglesia Católica celebra la Fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe. En ese día en 1531, la Virgen María se apareció por última vez a un indígena llamado Juan Diego, quien fue proclamado santo por el Papa Juan Pablo II.

En uno de sus encuentros, la Virgen María le encargó a san Juan Diego que recogiera en su tilma –una tela muy sencilla– rosas de Castilla que habían florecido a pesar del invierno para que se las presentara al obispo de México, Juan de Zumárraga, como prueba de las apariciones.

Cuando Juan Diego desplegó la tilma con las rosas ante el Obispo, sobre ella estaba impresa la imagen de Nuestra Señora Guadalupe. En los siguientes siete años, miles indígenas se convirtieron al cristianismo.

A continuación te presentamos cuatro hechos realmente asombrosos sobre la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe:
 
1. Tiene cualidades que son imposibles de replicar humanamente

Hecha principalmente de fibras de maguey, una tilma era típicamente de muy baja calidad y tenía una superficie áspera, haciéndola difícil de usar, mucho menos pintar sobre ella una imagen que perdurase. Sin embargo, la imagen aún se conserva intacta y los científicos que la han estudiado insisten en que no se usó ninguna técnica previa para adecuar la superficie.

La superficie es muy suave, como la seda. La parte en donde no está la imagen sigue siendo áspera y tosca.

Más todavía. Los expertos en fotografía infrarroja que estudiaron la tilma a fines de la década de 1970 determinaron que no había trazos de pincel, dando como resultado una imagen que fue plasmada toda al mismo tiempo.

Esto, junto con una cualidad de cambiar ligeramente de colores dependiendo del ángulo en el que una persona la mira, y el hecho de que se determinó que la coloración de la imagen no tiene elementos animales o minerales (los colorantes sintéticos no existían en 1531), generan muchas más preguntas aparentemente incontestables. Eso es asombroso.
 
 
2. La ciencia ha demostrado que no es una pintura

Una de las primeras cosas que dicen los escépticos sobre la imagen es que de alguna forma tiene que ser una falsificación o un fraude, pero todas las veces que se hizo un intento de replicar la imagen, la original nunca parece decolorarse, mientras sus duplicados se han deteriorado en corto tiempo.

Miguel Cabrera, un gran pintor mexicano del S. XVIII que produjo tres de las copias mejor logradas (una para el arzobispo, una para el Papa y una para él, para futuras réplicas) una vez escribió sobre la dificultad de recrear la imagen incluso sobre las mejores superficies. Eso es asombroso.
 
3. La tilma ha mostrado características parecidas a las de un cuerpo humano
 
En 1979, cuando el Dr. Phillip Callahan, un biofísico de la Universidad de Florida (Estados Unidos), estaba analizando la tilma usando tecnología infrarroja, descubrió que el tejido mantiene una temperatura constante de entre 36.6 y 37 grados celsius, la temperatura regular de una persona viva.

Cuando el Dr. Carlos Fernández de Castillo, médico mexicano, examinó la tilma, encontró una flor de cuatro pétalos sobre el vientre de María. Los aztecas llamaban a la flor “Nahui Ollin” y era el símbolo del sol y de la plenitud.

Después de más exámenes, el Dr. Fernández de Castillo concluyó que las dimensiones del cuerpo de Nuestra Señora en la imagen eran los de una madre por dar a luz pronto. El 12 de diciembre está muy cerca de Navidad.

Finalmente, una de las atribuciones más comunes y descubrimientos reportados es el de los ojos de la Virgen en la imagen. El Dr. José Alte Tonsmann, un oftalmólogo peruano, estudió los ojos de la imagen de la Virgen con una magnificación de 2.500 veces y fue capaz de identificar hasta 13 individuos en ambos ojos en diferentes proporciones, así como el ojo humano reflejaría una imagen.

Parecía ser una captura del momento exacto en el que Juan Diego desplegó la tilma ante el obispo Zumárraga. Eso es sorprendente.
 
4. Parece ser indestructible

Dos eventos distintos han amenazado la tilma a través de los siglos. Uno de ellos ocurrió en 1785 y el otro en 1921.

En 1785 un trabajador estaba limpiando el recubrimiento de vidrio cuando accidentalmente derramó solvente de ácido nítrico sobre una gran porción de la imagen. La imagen y el resto de la tilma, que debió haberse corroído casi instantáneamente por el derrame, se auto-restauró con el paso de 30 días, y permanece intacta hasta el día de hoy, con sólo unas pequeñas manchas en lugares en donde no está la imagen.

En 1921, un activista anticlerical escondió dinamita en un jarrón de rosas y lo puso ante la imagen dentro de la Basílica de Guadalupe.

Cuando la bomba explotó, casi todo, desde el piso y el reclinatorio de mármol voló. La destrucción alcanzó incluso a ventanas a 150 metros de distancia.

Sin embargo la imagen y el vidrio a su alrededor permanecieron intactos. El único daño que ocurrió cerca a la tilma fue en un pesado crucifijo de bronce, que terminó doblado hacia atrás.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7479Domingo, 10 de diciembre de 2017, 14:00 horas
¿Sabes qué regalar en esta Navidad?
      Quién sabe cuándo empezó y a quién se le ocurrió eso de que hay que dar regalos en Navidad. La primera comunidad cristiana no lo acostumbraba. Durante siglos, el gozo navideño se centró en lo que debía centrarse: en celebrar el Nacimiento del Salvador. 

Afortunadamente cada vez más familias cristianas están recuperando ese sentido original, y para que sus niños no den más importancia ese día a recibir regalos que a festejar al Niño Dios, se los dan el día de san Nicolás (6 de diciembre), o bien en la Epifanía (mejor conocida como la fiesta de los ‘santos Reyes’, o los ‘Reyes Magos’). 

Sin embargo entre los adultos sigue vigente la costumbre de intercambiar regalos navideños con familiares, amigos, compañeros de escuela o de trabajo y otras personas con las que se ha tenido relación durante el año.

Como personas de fe, sería bueno que nuestros regalos expresen nuestros valores. Por ello conviene que procuremos regalar:

No por compromiso. No demos regalos desganadamente, por obligación, por deber. Se nota a leguas cuando un regalo es para salir del paso. Lo que no se da con amor, no se recibe con amor, ¿qué caso tiene? Dice san Pablo: “no deis de mala gana ni forzado” (2Cor 9, 7)

No para apantallar. No demos regalos con la sola intención de apantallar a quien los reciba, esperando que quede obligado a corresponder, a devolver el favor. No pretendamos comprar a la gente con regalos llamativos y/o costosos. No seamos como aquellos a los que criticó Jesús porque sólo buscan lucirse (ver Mt 23, 5).

No para ofender. No regalemos algo que hará que quien lo reciba se ofenda o se sienta mal, porque es algo que sabe que sabemos que no le gusta, está en mal estado, etc. 

Si alguien nos cae mal, es una hipocresía parecer que somos muy buenos porque le damos un regalo, cuando en realidad se lo damos para fastidiarlo.

No que pueda dañar. No regalemos algo que pueda perjudicar a quien lo recibe. Por ejemplo, en los condominios la gente sale del paso regalando bebidas alcohólicas a los vigilantes, y luego ¡los despiden por embriagarse! Que lo que regalemos no cause problemas, no provoque adicción, no anime a nadie a realizar algo peligroso...

Sí por caridad. Demos regalos a quienes no se los esperan y no pueden corresponder, especialmente a personas de escasos recursos económicos. Parafraseando Mt 25, 40, podemos imaginar que Jesús nos dice: ‘lo que regalasteis a uno de estos hermanos míos más insignificantes, a Mí me lo regalasteis”.

Sí para expresar amor. Jesús dijo: “Si amáis a los que os aman, ¿qué mérito tenéis?” (Lc 6, 32). Demos regalos que expresen que somos capaces de amar a quien no nos ama, de perdonar a quien nos ha ofendido, de expresar nuestro deseo de reconciliarnos con quien ofendimos, con esa persona con quien tuvimos alguna dificultad, tal vez con un pariente a quien no le hablamos, o una amistad de la que nos distanciamos, un vecino pesado, un compañero de trabajo que nos hace la vida difícil...

Sí para darnos. No nos conformemos con dar de lo que tenemos o, peor, de lo que nos sobra, sino de lo que somos. Por ejemplo, si somos buenos para cocinar o para hacer manualidades, regalemos algo hecho por nosotros. También podemos regalar algo muy valioso para nosotros: tiempo; dedicarle una mañana o una tarde a alguien que no sale o nunca recibe visitas, será para esa persona más apreciado que recibir un regalo comprado.

Sí para compartir nuestra fe. Que no nos dé pena regalar un libro, un dvd, un cd, algún objeto de tema religioso, y no sólo a personas creyentes, sino incluso a quienes no comparten nuestra fe. Puede suceder que Dios se valga de nosotros para atraerles hacia Él...

El tiempo vuela, la vida pasa, no sabemos si ésta será nuestra última Navidad o la última de nuestros seres queridos. ¿Qué podemos regalar que haga una diferencia, que siembre algo bueno, que deje un buen recuerdo?
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7480Domingo, 10 de diciembre de 2017, 14:00 horas
Un sacerdote, la primera semilla de mi vocación
Mi nombre es Gabriel Olmedo González, soy el décimo de 11 hermanos; mis padres fueron María Victoria González y Alfonso Salvador Olmedo Ramírez, ambos ya fallecieron. Nací el 6 de octubre de1985 en Santa Martha Acatitla, Iztapalapa. Mi padre falleció de un paro cardiaco en 1995, cuando yo tenía nueve años de edad. En ese año, mi mamá me llevó a la Parroquia de Nuestra Señora de los Ángeles para ser monaguillo, y ahora entiendo que ella le dio una autoridad paterna al párroco, pues le pidió que me llamara la atención si mi conducta, palabras o calificaciones no eran las mejores. 

Este acercamiento con el presbítero José Guadalupe Jiménez Sánchez me ayudó a conocer a Cristo Eucaristía con la oración del Trisagio, que realizaba semana a semana; asimismo, gracias a su cercanía, confianza y cariño pude ir descubriendo el amor al prójimo y el servicio a la Iglesia. Creo que esta es la primera semilla de mi vocación.  

Con el apoyo y entusiasmo del padre José Guadalupe, decidí ingresar al Seminario Conciliar de México para hacer mis estudios de preparatoria. Sin embargo, tras hacer un discernimiento en el Curso Introductorio, decidí hacer una pausa en mi formación, pues tenía el deseo de estudiar una carrera universitaria. Durante siete años estuve fuera del seminario e hice dos cosas al mismo tiempo: por un lado, estudié la licenciatura en Ciencias de la Informática, y por otro, colaboré en Cáritas-Arquidiócesis de México. 

Durante una actividad que estaba realizando en Cáritas, en el Seminario Mayor, volvió a surgir en mí el deseo de ser seminarista, renació en mí aquel anhelo de servir como sacerdote a mi Iglesia, al pueblo santo de Dios. La vida nos puede llevar por varios caminos que Dios nos va señalando a través de las personas y situaciones que se van presentado; Él nos creó libres y es muy respetuoso de esta libertad que nos ha dado. Sin embargo, en los planes que tiene para nosotros es tan perfecto que pone todos los medios para que respondamos a su llamado, y ¡heme aquí!  

Hoy, durante mi caminar en la formación sacerdotal, habiendo terminado Filosofía, curso el tercer año de Teología, y con gran entrega quiero seguir respondiendo a Cristo con un “Sí” certero, fuerte y decidido. Me encomiendo a sus oraciones pidiendo a Dios su auxilio para que cada día me configure más con nuestro Señor Jesucristo.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7481Domingo, 10 de diciembre de 2017, 14:00 horas
La Navidad es Jesús
Hay Navidades y Navidades

Sí, hay Navidades y Navidades, como también hay vidas y vidas. Vidas llenas de sentido y vidas vacías. Podemos vivir nuestra Navidad con su verdadero sentido, o podemos vivirla en un vacío tremendo de Cristo, el protagonista verdadero de este tiempo. 

Una Navidad con Cristo será, como decimos, “una feliz Navidad”. Una Navidad sin Cristo será tan sólo otro tiempo del año, otra de tantas fiestas que pasará por nuestra vida de una forma intrascendente, sin pena ni gloria. Tan sólo será “otra Navidad” como muchas otras que hemos vivido y como muchas otras que viviremos si Dios nos presta vida.

Cuando celebramos una Navidad sin Cristo, podemos entender que haya personas a las que no les gusta este tiempo. No añade nada a su vida, a no ser una serie de compromisos costosos en lo económico y en lo que toca a la salud física.

La Navidad no es, ¡no debería ser!, tan sólo un artículo de consumo, un tiempo fuerte para el comercio y para la industria de la diversión.

Una Navidad Cristiana

La Navidad es la fiesta del nacimiento de Jesús entre nosotros los hombres. Por amor, el Padre Dios nos da a su Hijo único. Por amor, el Hijo unigénito de Dios, hace a un lado sus privilegios divinos y se hace hombre como nosotros los hombres. En todo semejante, menos en el pecado.
Jesús, Dios solidario. Dios con nosotros, nace sin hogar. El más pobre entre los más pobres... por amor.

La Navidad es la fiesta del encuentro de Dios con los hombres. Es la fiesta del Hijo de Dios que se hace hombre para que los hombres nos hagamos hijos de Dios. Hijos de Dios todos, hermanos todos de Jesús y hermanos entre nosotros mismos. La Navidad es, también, la fiesta de la hermandad humana. Es la fiesta de la paz.

Una fiesta íntima

Para que tenga sentido nuestra Navidad, y para que nos guste este tiempo, debemos hacerla un tiempo de intimidad con Dios. De otra manera pasará sin dejar huella en nosotros y sin dejarnos en el alma nada más que un cansancio y una insatisfecha hambre de lo divino.

La Iglesia nos invita a vivir la Navidad a partir de una nueva actitud interior nacida de la contemplación de esa Historia, la más bella jamás contada y vivida, de un hermanito nuestro nacido en Belén, confiado a los hombres por su Padre Dios y puesto en los amorosos y tiernos brazos de su Madre, la virgen María.

La Navidad es una conversión a Jesús. Partimos del hecho de nuestra  opresión  sentida,  de  nuestras  carencias  físicas  y espirituales, de aquello que nos lastima y nos duele. Allí, al cuidado de su Madre, está nuestro Salvador. Jesús significa, precisamente, “Dios salva”.

Ha venido a salvar a los hombre de todos los tiempos y de todos los lugares. También a mí. Ha venido a salvarme en mi tiempo y en mi lugar.

La Navidad es ir a Jesús. Como los pastores y los Reyes Magos. Ir a Jesús llevando nuestra ofrenda, con la seguridad de que Él me llenará de sus regalos. Su regalo es mi salvación, y con la salvación viene la felicidad.

El Adviento

La Iglesia prepara la Navidad con cuatro semanas de oración, de mortificación y de obras buenas a las que llama Adviento. En la liturgia se usa el color morado, que es el signo de la penitencia. Con esto nos indica que para poder recibir a Jesús que nace, es necesario preparar nuestra alma y purificarla para que Él pueda corresponder con su gracia a nuestra disponibilidad. Algo así como preparar nuestro corazón para que nazca en él nuestro Salvador.

Los adornos de Navidad

Es bonito adornar nuestra casa y darle un ambiente navideño. Eso nos indica que estamos llenos de alegría. Pero el adorno necesario es el de nuestra alma. ¿Cómo ponerle guirnaldas, esferas y nochebuenas?

Adornemos nuestra alma con la oración. Una oración tomada en serio, una plática sabrosa con Jesús que nazca desde el fondo de nuestro corazón. Platiquémosle de nosotros y de los que amamos.

También escuchemos lo que Él nos dice guardando silencio, ese silencio al que estamos tan poco acostumbrados los que vivimos en el ruido del mundo.

Para nutrir nuestra oración, para tener de qué platicar, tomemos el Evangelio de San Lucas o cualquier otro texto bíblico que nos ayude a conocer lo que Dios hace por nosotros en esta Navidad.

La Misa dominical es esencial para un católico. Es fuente de gracias divinas y de bendiciones para nosotros y para nuestras familias. Es decir “aquí estoy, todavía pertenezco, todavía soy hijo y hermano”.

En el contexto de la oración están también nuestras tradicionales Posadas. Asiste, organízalas en tu familia y dales ese sentido de oración festiva y llena de esperanza.

Un regalo para Jesús

La Iglesia nos recomienda preparar el nacimiento de Jesús con obras buenas. En Navidad sentimos la necesidad de ser buenos. Nos nace la generosidad.

Hagamos muchos regalos, si podemos, pero no sólo a los que nos sentimos obligados a regalar, ampliemos el sentido de nuestra familia. Hagamos regalos a aquellos nuestros hermanos que más lo necesitan.

Demos compañía a un anciano. Visitemos a un enfermos. Ayudemos a un desempleado. Vayamos a la cárcel a ver a algún amigo o familiar, aunque sea culpable. Demos un buen consejo. Con nuestra presencia y nuestra actitud de escucha, ayudemos al que busca apoyo y consuelo. Reconciliémonos. ¡Obras buenas!, el mejor regalo para Jesús.

¿Y si nos confesamos?

Imaginemos por un momento que Jesús escoge nuestra casa para nacer. ¿Dónde lo pondríamos? Arreglaríamos y limpiaríamos lo mejor posible, le daríamos lo más digno, lo más bonito. 

Pues Jesús ha escogido nuestro corazón para nacer. Él quiere nacer allí en esta Navidad a pesar de nuestra pobreza y de nuestra fealdad. ¡Limpiemos nuestro corazón! La confesión es el mejor adorno de Navidad para nuestra alma.

¡Qué emoción recibir a Jesús en nuestro corazón en la Misa de la Noche Buena!

Queridos papás: aconsejen a sus hijos para que comulguen en la Navidad. El corazón de los niños es el más bello templo para un Dios que nace pequeñito entre los hombres.

¡Feliz Navidad en Cristo!
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7469Domingo, 03 de diciembre de 2017, 14:00 horas
Intercambio de regalos
‘¿Qué hago con esto?’, ‘¡está espantoso!’, ‘¡no es lo que yo quería!’, ‘¡no merezco que me toque algo tan chafa, lo que yo di era mucho mejor!’

Son frases que suele pensar, y a veces, desgraciadamente, decir en voz alta o entre dientes, la gente que en estos días de diciembre participa en un intercambio de regalos navideños entre los miembros de su oficina, o entre sus amistades, o en algún grupo parroquial o de otro tipo del cual forma parte.

En este tipo de intercambios, se acostumbra que cada persona lleve un regalo; los regalos se rifen, y a cada quien le toque alguno. Pero nunca falta quien se queja de que lo que recibió le parece poco, malo o feo.

¿Cómo evitar este descontento?

Hay una solución muy buena: intercambiar regalos espirituales. Ello tiene muchas ventajas. Considera las siguientes:
El valor de los regalos es inestimable, por lo que nadie recibe demasiado poco y nadie queda insatisfecho. 
Es una oportunidad para dar algo que expresa la propia fe. 

Es una manera de no caer en la tentación del consumismo, el materialismo, el dar por apantallar.
Quien da un regalo espiritual da algo muy valioso, pero no gasta nada.

Regalar oraciones, es realizar una de las siete obras espirituales de misericordia.

Un regalo espiritual ayuda a quien lo da y a quien lo recibe, en su camino hacia la santidad.

Organizar un intercambio de regalos espirituales es muy fácil. Sólo hay que seguir los siguientes pasos:

1. Se pide a cada participante, que piense qué regalo espiritual quiere dar. Por ejemplo rezar determinada cantidad de oraciones, u ofrecer la Comunión de cierto número de Misas, u orar durante tales días, o rezar Rosarios o Coronillas de la Misericordia, etc.

2. Se le proporciona a cada participante una hojita o tarjeta para que anote lo que va a regalar y su propio nombre. Por ejemplo: ‘Ofrezco rezar veinte Padrenuestros. firma: Juan’.  ‘Ofrezco pedir por tus intenciones en la Misa de Navidad’, firma: Margarita. ‘Oraré por ti durante un mes’, firma: Pedro.

3. Una vez que todos los participantes han anotado lo que ofrecen de regalo espiritual y su nombre, se meten las hojitas o tarjetas en una bolsa, se revuelven, y cada quien saca una (si saca la misma que dio, la devuelve y saca otra).

4. Los participantes van leyendo en voz alta, uno por uno, lo que les tocó de regalo y el nombre de la persona que se los obsequió. Y conservan la hojita o tarjeta de recuerdo.

5. A su vez, cada participante anota en otro papel lo que ofreció regalar y a qué persona le tocó su regalo. Eso le facilitará recordar ambas cosas y cumplir lo que prometió.

Este tipo de intercambios crea un ambiente muy especial, de unión en el Señor, de amistad espiritual. Los participantes se van felices de saber que alguien orará por ellos, y los hace sentir bien saber que podrán corresponder orando por alguien más. 

Ojalá te animes a intentarlo en tu familia, con tus amigos, en tu comunidad.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7470Domingo, 03 de diciembre de 2017, 14:00 horas
Ritual para encender la Corona de Adviento
¿Qué es el Adviento?

Como señalamos en el artículo anterior, la Navidad es el tiempo en que recordamos el nacimiento del Niño Jesús en Belén, y el Adviento es el tiempo en que la Iglesia se prepara para vivir la Navidad con un gran fruto espiritual.

Como los hombres buenos del Antiguo Testamento, que esperaban al Mesías anunciado por los profetas y hacían oración para que los cielos se abrieran y llovieran al Salvador, así también nosotros vivimos nuestro Adviento en un espíritu de oración para que Jesús nazca realmente en nuestro corazón.

Como la Santísima Virgen María, llevando ya en su dulce vientre al Niño Jesús, va a ayudarle a su anciana prima Santa Isabel, que espera un hijo, así también nosotros preparamos el nacimiento de Jesús, haciendo el bien a los demás. 

¿Qué es la Corona de Adviento?

En nuestra patria tenemos tradiciones muy bellas para preparar la Navidad: poner el nacimiento, las posadas, las pastorelas, los villancicos. 
En otros países hay otras tradiciones y es inevitable que nos contagiemos de  ellas y  adoptemos algunas de sus costumbres como el árbol de Navidad y la Corona de Adviento.

La corona es una costumbre europea que propicia la oración en familia en torno a Cristo. Una corona de pino, adornada con motivos navideños y con cuatro velas (tres moradas y una rosa) que nos sirve para encender una vela cada domingo de Adviento y sentir que poco a poco se van disipando las tinieblas ¡hasta que se enciende Cristo, luz del mundo!

La corona se lleva a bendecir a la Iglesia el primer domingo de Adviento y después se coloca en un lugar digno de la casa, la mesa del comedor por ejemplo, y en torno a ella se reúne la familia a hacer oración.

Oración ante la Corona de Adviento 
Canto: Pueden cantar un villancico o poner una grabación y tratar de seguirla todos juntos. 

Jefe de la casa: En esta familia amamos al Niño Jesús y por eso queremos prepararnos debidamente a su santo nacimiento. Que este momento de oración que hacemos en familia nos ayude a tener nuestro corazón mejor dispuesto para que Jesús nazca en nuestros corazones en esta Navidad.
(En  seguida  uno  de  los  miembros  de  la  familia  enciende solemnemente  la  vela  correspondiente,  de  tal  forma  que  cada domingo se encienda una nueva vela que se unirá a la luz de las demás que se han encendido) 

Aclamación: ¡Ven, ven, Señor, no tardes!
Todos: ¡Ven, ven, que te esperamos!
(Aplausos) 

Lectura: En seguida otros miembro de la familia lee una lectura del Evangelio: 
Primer domingo de Adviento: Marcos: 13,33-37
Segundo domingo: Marcos 1, 1-8.
Tercer domingo: Juan 1, 6-8. 19-28.
Cuarto domingo: Lucas 1, 26-38.
(Si no tienen Biblia pueden leer la lectura del Evangelio de la hoja dominical que se reparte en las Iglesias) 

Reflexión: Conviene hacer algún comentario a la lectura y que, a la luz del Evangelio, busquen juntos lo que Dios les pide como familia. 

Oración: Preparando los caminos del Señor, como familia le pedimos la gracia de saber recibir con agradecimiento todos los regalos que nos ofrece en este tiempo de Navidad:

1. Te  pedimos  por  nuestra  familia,  para  que  llenos  de  tus bendiciones, vivamos en paz y armonía. 

2. Por nuestros familiares y amigos, que sientan tu amorosa presencia en esta Navidad.

3. Por nuestros enfermos y por aquéllos que se sienten afligidos por los problemas, para que reciban tu luz en esta Navidad.
(Añadan otras peticiones) 

Jesús, Hijo de Dios, que quisiste hacerte hombre como nosotros para salvarnos del mal, que en esta Navidad sepamos corresponder a tu amor haciendo la voluntad de tu Padre, con el cual vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén. 

Padre Nuestro... 

Rito de la paz

Señor Jesucristo que viniste a traer tu paz al mundo, danos tu paz. (Se dan la paz con un beso, o un abrazo). 

Ofrecimiento:

(Preparamos la Navidad con nuestra oración, pero también con nuestras obras  buenas.  En  este momento  cada  miembro de la familia ofrece hacer una buena obra en esta semana, dice cual y la anotan en un papelito. Si la obra buena se cumplió se coloca el papelito en la cuna del Niño Jesús en el nacimiento, como paja calientita que acogerá al Niño en la Navidad.) 

Oración final:

Que nuestras responsabilidades terrenas no nos impidan, Señor, prepararnos a la venida de tu Hijo, y que la sabiduría que viene del Cielo nos disponga a recibirlo y a participar de su propia vida. Por nuestro Señor Jesucristo... Amén. 

Canto: Villancico.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7471Domingo, 03 de diciembre de 2017, 14:00 horas
Significado de la Corona de Adviento
Introducción

La Corona de Adviento no es un simple adorno, es una gran herramienta para vivir la Navidad.

En esta época es común ver en las casas una especie de centro de mesa en forma de corona adornada con velas. Este hermoso arreglo, además de ser un elemento decorativo, tiene un sentido muy especial para nosotros los católicos, pues nos ayuda a entender que la Navidad está cerca y que debemos prepararnos espiritualmente para recibir al Niño Dios en nuestra casa. A continuación presentamos los elementos que conforman la tradicional Corona de Adviento y el significado de cada uno de ellos. 

Forma circular

El círculo es una figura geométrica perfecta, es decir que no tiene principio ni fin. De igual manera, la Corona de Adviento tiene forma circular (sin principio ni fin), ya que nos recuerda la eternidad de Dios y nos hace pensar en los miles de años de espera en el Mesías, desde Adán hasta el nacimiento de Jesús, y actualmente en la segunda venida de Cristo, que estamos esperando. 

Follaje verde 

El follaje de la Corona de Adviento puede ser de abeto, pino o algún material artificial verde, color que está relacionado con la virtud de la esperanza. Muchos le dan el significado de un tiempo especial de crecimiento espiritual y de gracia.

Las velas

Cada domingo de Adviento se enciende una vela y se hace una oración acompañada de una lectura bíblica y un villancico. Las velas significan la luz que va disipando las tinieblas pues cada vez que encendemos una se va disminuyendo la oscuridad  hasta que el resplandor de Cristo Jesús, hecho hombre, ilumina todo. Cada vela corresponde a una semana del Adviento. Tres de ellas son de color morado (preferentemente) aunque algunos las utilizan de color blanco, pues simbolizan un tiempo de especial espera y preparación, y la otra de color rosa. Esta última corresponde al tercer domingo de Adviento, y su significado es de alegría y gozo porque ya está cerca el nacimiento de Jesús.

La oración 

La Corona se lleva a bendecir a la Iglesia el primer domingo de Adviento y después se coloca en un lugar digno de la casa, como en la mesa del comedor. Cada domingo de Adviento se reúne la familia en torno a la Corona, preparándose para la Navidad con su oración, pero también con sus buenas obras.  

Breve oración para rezar ante la Corona de Adviento

Rey y Salvador Nuestro: Tú eres nuestra Luz.
Ilumina a nuestra familia y ayúdanos a caminar
unidos en el amor, la fe, la esperanza y la paz,
al encuentro Contigo. ¡Ven Señor Jesús!

El cirio

Durante la cena de Navidad la familia reunida enciende un cirio que se coloca al centro de la Corona de Adviento. El papá y la mamá hacen la oración de gracias pidiendo que el Niño Jesús nazca en el corazón de cada uno de los integrantes de la familia. La luz del cirio nos recuerda que Cristo es la Luz del mundo.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7472Domingo, 03 de diciembre de 2017, 14:00 horas
La Iglesia imparte talleres de participación ciudadana de cara a las Elecciones 2018
Desde la asamblea plenaria de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) celebrada a principios de este mes, todos los obispos del país tienen en sus manos el Manual de Construcción de Ciudadanía. Transformemos nuestro entorno, un texto que va más allá de la denuncia o el análisis electoral o coyuntural.

            Publicado por la Comisión Episcopal para la Pastoral Social (CEM) y el Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana (Imdosoc), se trata de un subsidio a partir del cual todas las diócesis del país comenzarán a realizar talleres para animar la participación de la sociedad, lo cual constituye uno de los principios básicos del pensamiento social cristiano.

“Es un subsidio que nos permite reflexionar sobre estos temas, principalmente en esta época tan importante por el proceso electoral que estamos viviendo y que viviremos de manera más intensa el próximo año”, explicó para Vida Nueva Digital el director general del Imdosoc, Jorge Navarrete Chimés.
 
Más allá de las elecciones

Convencido de que “la apuesta debe ser por construir una ciudadanía responsable y participativa, no sólo en los procesos electorales, sino en todas las formas de participación que incidan en la construcción de un orden social más justo”, como dicta la presentación del manual, Navarrete Chimés afirmó que si bien en el contexto que vive el país es muy importante ejercer el voto, la idea es que los cristianos tengan muy claro que su participación social no solamente tiene que ver con una cuestión coyuntural.

“Buscamos transformar nuestro entorno, como dice el título del manual, y esto sólo es posible desde la construcción de la ciudadanía; en un país como el nuestro, en el que solamente el 5 por ciento de la población participa en algún tipo de organización, es básico proponer y buscar la participación organizada de la sociedad”, dijo.

El manual, que consta de unas 120 páginas, ofrece también una visión general de la política, pero como un espacio privilegiado para servir. “El papa Francisco –refiere el director del Imdosoc– nos dice que una de las formas más importantes de la caridad es la política, no la grilla ni la politiquería en la que muchas veces estamos metidos, dónde sólo se busca el poder por el poder”.

Recordó que desde el pensamiento social cristiano la política se observa de una manera más trascendente, a partir de dos enfoques: por un lado, la invitación a la participación constante de la ciudadanía para transformar las realidades, y por otro, una visión política que incluye la ética en la toma de decisiones.
 
PREGUNTA: ¿Basta un manual para hacer comunidades más participativas y transformadoras de la realidad? ¿Qué hace falta?

RESPUESTA: En primer lugar, se requiere de una mayor conciencia solidaria dentro de nuestra Iglesia; debemos entender que la cuestión social es constitutiva de nuestra fe, que la fe sin obras está muerta, que amar en lo concreto es ser responsable del otro. Hace falta profundizar en estos conceptos. También necesitamos formar comunidades sólidas, comunidades parroquiales que cuiden a las personas y la Casa Común, comunidades parroquiales que arropen a los jóvenes; creo que en ese sentido podemos hacer mucho. El Manual de Construcción de Ciudadanía es simplemente una aportación que hemos hecho en conjunto con la CEPS para tratar de animar la formación de comunidades; sin duda no es suficiente, pero es con lo que podemos aportar, y creemos que aportamos mucho en la reflexión y en la acción.
 
Una herramienta de animación

Sobre la estructura del manual y el mecanismo para llevar a cabo los talleres en las diócesis, explicó que éste contiene una inducción y tres módulos, cada uno con actividades propias. El primer módulo se refiere a la “Práctica religiosa y a la participación ciudadana”; el segundo a la “Persona y su compromiso social”, y el tercero toca el tema de la “Transformación social cristiana”.

Aseguró que se trata de un manual sencillo y práctico que va marcando sus propios tiempos. “Las diócesis interesadas pueden acceder a estos talleres a través de CEPS o del Imdosoc en las respectivas páginas: www.caritasmexicana.org y www.imdosoc.org. “Desde que los obispos recibieron el manual, ya hemos tenido varias solicitudes; lo que estamos haciendo ahora es formar formadores, es decir, reunir grupos que asimilen el manual y lleven a cabo el taller para que ellos puedan replicarlo en otros lugares.

Finalmente, Jorge Navarrete Chimés exhortó a que toda persona que tome este taller aterrice lo aprendido en proyectos concretos para transformar su realidad. “¿Qué van a hacer por su comunidad? ¿Cómo la van a transformar? Puede ser algún proyecto conjunto que puede ir desde recoger la basura hasta cuidar de los chiquillos de la cuadra. Creo que en ese enfoque transformador radica la novedad de este manual”, concluyó.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7474Domingo, 03 de diciembre de 2017, 14:00 horas
Diócesis mexicanas se unen para lanzar un canal católico por internet
Trece diócesis mexicanas se han organizado para producir el canal católico por internet Santa María Reina de La Paz. Flor y Canto, cuyo objetivo es responder a la crisis de contenidos en medios de comunicación que se vive en el país.

Bajo la dirección de Silvia del Valle y asesorados por el obispo de Texcoco, Juan Manuel Mancilla, este proyecto evangelizador –que saldrá a la luz el próximo 12 de diciembre en la página http://florycanto.digital– reunirá a comunicadores de las diócesis de Querétaro, Texcoco, Puebla, Celaya, Monterrey, Chalco, Papantla, Tuxtla Gutiérrez, México, Matamoros, Campeche, Guadalajara y Nezahualcóyotl.

Silvia del Valle explicó que el canal, el cual ha sido consagrado a la Virgen de Guadalupe, es una plataforma por internet no sólo de televisión, sino también radio católica, que busca ofrecer contenidos de calidad, apegados a la Doctrina y al Magisterio de la Iglesia, “con el toque de la Santísima Virgen de Guadalupe, y para toda la familia”.

Detalló que los contenidos serán generados en cada una de las diócesis, pero además contará con la participación de corresponsales en otras más, incluso, en países como Perú y Nicaragua. “Es un esfuerzo de unidad y trabajo voluntario que ha surgido de manera muy rápida, por lo que puedo ver claramente la voluntad de Dios en el proyecto”.

Para la familia, “on demand”

Silvia del Valle apuntó que durante el tiempo de planeación se ha insistido mucho en producir contenidos de calidad para toda la familia, por lo que actualmente se trabaja en que éstos tengan una adecuada clasificación, “porque cada miembro de la familia tiene sus propias necesidades y lenguaje”.

Con la finalidad de cuidar la calidad de los contenidos y que éstos no pierdan el enfoque familiar, Santa María Reina de La Paz. Flor y Canto cuenta con un consejo que evalúa lo que se está produciendo. Dijo: “Por supuesto, queremos tener también una gran interacción con el público, por lo que utilizaremos las redes sociales para retroalimentarnos y perfeccionar el trabajo”.

Explicó que la misión de la plataforma es la misma que tuvo san Juan Diego: “transportar a la Iglesia la alegría, flor y canto, con todo su significado, en una época en la que poco se observan en los medios las flores; es decir, la verdad y los cantos; y la Palabra, o sea, el Evangelio”.
La directora del canal asegura que éste busca ser un medio católico que facilite a la comunidad lo que necesite en las diferentes situaciones de la vida, por lo cual los contenidos estarán disponibles en todo momento. “Tú podrás escoger qué ver a la hora que más te acomode. Cada programa tendrá diferentes capítulos, clasificados por temporadas, para facilitar su localización”. Además, la plataforma permitirá acceder a los contenidos desde cualquier dispositivo móvil o computadora.

Un gran abanico de contenidos

“Al participar tantas diócesis –dijo Silvia del Valle– tendremos una gran diversidad de contenidos. Contar con este abanico de Iglesias particulares nos aporta una riqueza cultural y de contenidos enorme, porque podremos conocer un mismo tema desde diferentes puntos de vista y estilos, siempre apegados a la Doctrina”.

Consideró que esto es muy importante porque en la actualidad “las redes sociales y los medios de comunicación se han subido al carro del relativismo, presentando contenidos nada apegados a la Verdad”. 

También comentó que al estar trabajando en comunión con los obispos, y en total apego a la Doctrina y al Magisterio, Santa María Reina de la Paz. Flor y Canto busca ser una opción confiable de evangelización, “y hacer resonar el acontecimiento que, desde 1531, la Virgen de Guadalupe ha venido suscitando en nuestra patria y en nuestros corazones”.

www.vidanuevadigital.com
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7473Domingo, 03 de diciembre de 2017, 14:00 horas
México es de Cristo Rey
La Iglesia en el tiempo

Desde su fundación por Cristo y por los apóstoles, la Iglesia ha sido no sólo testigo, sino protagonista de la historia del mundo. 

Divina por su fundación y por la guía del Espíritu Santo sobre ella, ha contribuido a sensibilizar al mundo hacia los valores humanos y cristianos. Ella se ha esforzado siempre por pensar y actuar en el mundo como piensa Dios. 

Humana por los que la formamos, ha cometido errores justificados casi siempre por la época, pero por los cuales varios Pontífices han pedido perdón.

Heredera de la misión de enseñar el Evangelio, le toca a la Iglesia saber renunciar a formas caducas de vida para encarnarse en las nuevas formas históricas sin traicionar el Evangelio, dando siempre testimonio del Reino de Dios. 

Triunfante, alabada y aplaudida o criticada y perseguida, ella es protagonista de la historia. A los miembros de ella nos toca orar para que la historia en la que participamos sea una historia de salvación.

Los tiempos cambian

Por razones históricas, a la Iglesia le tocó tener en sus manos no sólo el poder espiritual, sino también el poder temporal. Hubo un tiempo en el que le tocó no sólo gobernar sobre una vasto territorio propio, los Estados Pontificios, sino gobernar y decidir sobre reyes y emperadores, quitando y poniendo, partiendo y repartiendo.

La Revolución Francesa, y ya en particular el famoso liberalismo a través de la masonería, vinieron a cambiar la historia del mundo con un tinte anticlerical muy marcado. 

Fruto de esa tendencia han sido los gobiernos laicos, radicalmente laicos, que no toleran, ya no digamos la influencia de la Iglesia, sino ni siquiera su existencia. 

La Iglesia se vio obligada por la historia a renunciar al poder temporal y a ejercer humildemente, pero con una gran dignidad, el poder espiritual que es su vocación propia. 

Hoy en día la Iglesia no aspira a gobernar ni el mundo ni una nación, pero no deja de aspirar a dar color de Cristo a las leyes y a la vida de cada una de las naciones y de todo el mundo. 

Ella se hace presente hoy, y es respetada en ese papel, como portadora del Evangelio de la paz, de la vida y del respeto a los derechos del hombre.

Un reino diferente

El Reino de Cristo no es temporal. No hay gobiernos católicos, aunque puede haber gobernantes católicos. No acepta hoy la Iglesia ni partidos ni sistemas económicos con el nombre de “católicos”, pero invita a los católicos a intervenir responsablemente en la economía y en el gobierno de una nación con el criterio de la Doctrina Social de la Iglesia. A todo católico, alentado e iluminado por la Iglesia, le toca transformar este mundo en un reino de justicia, de amor y de paz que sea, ya, figura del Reino definitivo de Cristo.

La fiesta de Cristo Rey

A finales del Siglo XIX, los Papas perdieron los Estados Pontificios y se vieron desposeídos del poder temporal. Prisioneros voluntarios en el Vaticano, vieron desaparecer uno a uno los imperios y reinos católicos. Por si fuera poco, vieron surgir otro nuevo sistema económico y político que declaró la guerra a la religión, a la que calificó como “opio del pueblo”. Ese sistema, al paso de los años, fracasó en lo político y en lo económico, y dio lugar a una comprobación histórica: no es posible quitar la religión a un pueblo.

Los inicios del Siglo XX fueron tiempos de persecución y de martirio. El pueblo armenio fue masacrado hasta casi ser borrado del mapa. En la Ciudad de México tenemos un lugar llamado San Jerónimo Lídice en recuerdo de la Ciudad de Lídice que fue arrasada por odio a la religión. 

En México, desde Venustiano Carranza, y ya antes desde Benito Juárez, los liberales desataron una cruenta persecución contra los católicos, tratando de hacernos desaparecer de México. A ellos debemos la introducción de las Iglesias Protestantes que fueron solicitadas para sustituir a la Católica y que recibieron del gobierno liberal todo el apoyo que quisieron, incluyendo la entrega de templos quitados a los católicos. 
Ucrania y Rusia fueron también víctimas de la persecución por la fe. 

En este ambiente de desolación, al Papa Pío XI, en 1921, se le hizo necesario proclamar la festividad litúrgica de Cristo Rey para el domingo último de octubre; después se cambió para el último domingo del tiempo ordinario, a finales de noviembre.

Una fiesta de esperanza

La fiesta de Cristo Rey no es una añoranza del poder temporal de la Iglesia. Es más bien una esperanza para los católicos comprometidos en la transformación de su mundo. Es pedirles que sigan luchando sin perder los ánimos, porque al final verán coronados sus esfuerzos. Es proclamar que creemos que Cristo es Rey de la creación, del universo, del mundo y de sus naciones, y que, uno a uno, sus enemigos irán aceptando su señorío espiritual.

La fiesta de Cristo Rey nos invita a crear un mundo nuevo a partir del cambio en nuestro propio corazón. 
Signo de ese Reino son cada una de las obras buenas que vemos florecer y fructificar a nuestro alrededor, llámense o no “católicas”.

Constructores del reino

Hemos sido llamados a gobernar con Cristo, pueblo de reyes y rey cada uno de nosotros. Nos preocupamos por la buena marcha del Reino, construyendo incansablemente el bienestar de los que están a nuestro alrededor. Toda buena obra es implantar en nuestro mundo el Reino de Cristo.

No podemos olvidar

Los mexicanos no podemos olvidar, no para guardar rencor y para buscar venganza, sino para aprender de ellos y participar de su gozo, que nuestro pueblo es un pueblo de mártires de Cristo Rey. Nuestro compromiso con Cristo está firmado con la sangre de miles y miles de compatriotas nuestros que murieron asesinados con el grito de “¡Viva Cristo Rey!” en sus labios durante la sangrienta persecución del gobierno liberal contra los católicos.

Algunos de ellos ya han sido canonizados como signo y primicia de todos los que murieron por Cristo.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7460Domingo, 26 de noviembre de 2017, 14:00 horas
Dimensión para las Fuerzas Armadas: “Debajo del uniforme hay un ser humano”
La Dimensión para las Fuerzas Armadas de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) es un órgano de apoyo subsidiario que trabaja para impulsar la Pastoral Militar en las diócesis de todo el territorio nacional, dirigida tanto a miembros del Ejército, como de la Armada y de la Policía Federal, quienes son asistidos espiritualmente por un capellán. Sobre el tema, habla para Desde la fe el P. José Fernando Tirado Becerril, Secretario Ejecutivo de dicha dimensión episcopal. 

El sacerdote deja en claro que debajo del uniforme hay un ser humano, con familia, con problemas, con sueños y sentimientos, por lo que la Iglesia no puede permanecer indiferente. “Como Iglesia, tenemos la obligación de estar cerca de ellos, más aún porque son un sector incomprendido de la población, y en ocasiones hasta excluido”.

Explica que, en el caso de México, la Pastoral Militar se ha desarrollado con base en un esfuerzo unilateral de la Iglesia, ya que no existe ningún tipo de convenio con el Estado. “Para llevar a cabo la labor con estos hijos de Dios –quienes tienen todo el derecho a recibir el Evangelio y la vida de gracia–, se tiene que hacer con todo respeto y apego a la ley, por las particularidades de su trabajo o profesión, así como por su estilo de vida, que nos les permite mantenerse fijos en un lugar, sino que se están desplazando constantemente”. 

Y es precisamente esa movilidad constante –señaló– lo que les crea sentimientos de desarraigo, y les representa un obstáculo para recibir los sacramentos. “Por eso se pretende trabajar en esto a través de la Pastoral Sacramental, estableciendo horarios flexibles, e incluso personalizados, para que donde estén se sientan familiarizados; se busca además que sean tratados como hermanos, con respeto y comprensión, a fin de que, a donde quiera que lleguen, se sientan como en un hogar y se encuentren con Dios”.

El P. José Fernando señala que, además, en muchas capellanías se cuenta con grupos de esposas de los militares, a quienes se les brinda apoyos específicos, y se organizan retiros para toda la familia tomando en cuenta sus dificultades de horarios. “Entre otras cosas, se pretende que la formación espiritual ilumine su desempeño, que lo realicen con fe y esperanza, que tengan un sentido trascendente de su servicio y entiendan su misión, la importancia de su trabajo y vocación, que concienticen sus virtudes como militares, que sean conscientes de sus actos, y encuentren en la fe un apoyo durante sus crisis psico-afectivas causada por las situaciones que enfrentan en su labor”. 

Destacó que en la actualidad hay muchas zonas navales y militares que carecen de este servicio que brinda la Iglesia, pues en el país hay sólo 30 capellanes militares, mismos que resultan insuficientes si se considera que existen 12 regiones militares divididas en 46 zonas, así como ocho regiones navales en 14 zonas, lo que en suma equivale a más de 270 mil hijos de Dios que necesitan este tipo de atención, sin contar con los efectivos de la Policía Federal. 

Finalmente, el P. José Fernando Tirado señala que brindarles dirección espiritual es hacerlos sentir que pertenecen a una comunidad, aunque su estilo de vida nómada les reste arraigo. “Ellos se rigen por un reglamento y una disciplina que les impide acercarse a los servicios religiosos que de ordinario se ofrecen en las parroquias; tienen problemas familiares muy particulares, y merecen ser atendidos espiritualmente; pero faltan sacerdotes que se encarguen de esta labor. En este sentido, bien aplican las palabras de nuestro Señor: ‘La mies es mucha y los obreros pocos’; sin duda, necesitamos más de estas capellanías”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7461Domingo, 26 de noviembre de 2017, 14:00 horas
Un “Guadalupe-Reyes” sin vicios
Desde el 12 de diciembre –fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe– y hasta el Día de los Reyes Magos, los mexicanos celebramos una serie de eventos con un profundo contenido religioso; muchos disfrutan estas fechas en medio de un ambiente de amor y armonía familiar, pero otros las ocupan para abonar a la desintegración de sus seres queridos a causa de sus vicios.

Y es que, de forma inconsciente, ven en el llamado “puente Guadalupe-Reyes” una oportunidad para “soltarse el freno”, principalmente en el consumo de alcohol y de drogas, sin pensar en el daño que esto ocasiona a sus seres amados.

¿Por qué no cambiar el “Guadalupe-Reyes” de excesos por un “Guadalupe-Reyes” de amor a la familia?
En este sentido, un buen propósito para estas fiestas navideñas es hacer un “Juramento” ante Dios y ante la Virgen de Guadalupe para apartarnos de los vicios o de cualquier otra práctica o conducta que nos aleja de la familia y nos ocasiona tristeza y desolación.

“Se trata de un propósito personal, humano, iluminado por la fe, en busca del apoyo y el auxilio de la Virgen María de Guadalupe, de San Juan Diego y de Dios”, explica el P. Raymundo Maya Paz, responsable de la Capilla de los Juramentos, ubicada dentro de la Villa de Guadalupe.

El sacerdote considera que el “Juramento” será siempre un buen pilar para apoyarse en la toma de conciencia y en la búsqueda de un camino nuevo en la vida. Sobre todo en esta época en la que se vive un ambiente de escándalos, ruidos, fiestas, gastos y derroches, además de que no falta quien incita al consumo de alcohol y las drogas.

“Debemos tomar las fiestas guadalupanas, el Adviento, las Posadas, la Navidad y el Fin de Año como momentos de encuentro personal, familiar y de reconciliación, no para caer en la fiebre consumista y en los excesos, porque son fechas con mucho contenido religioso”, insiste el P. Maya Paz.

Un gran regalo

Es por eso que “jurar” antes y no hasta enero –cuando ya han pasado las fiestas y se ha caído en todo tipo de excesos– es un gran regalo de amor a Dios, a la Virgen de Guadalupe y, sobre todo, a la familia, que anhela un cambio y quiere pasar una bonita Navidad.

“Es muy difícil cumplir ese propósito en esta temporada, pero resulta algo muy alentador y constructivo para la familia. Sería el mejor regalo para los seres queridos y eso se valora mucho. Es por eso que invitamos a “jurar” a todas las personas que necesitan apoyarse en su fe para hacer el compromiso de vivir en paz las fiestas navideñas”,  asegura el sacerdote.

Un “juramento” efectivo

“A mí me han ayudado mucho. Con ésta son ocho las veces que he venido a ‘jurarle’ a la Virgencita, y Ella me ha dado fuerza para alejarme del alcohol. Ahora, gracias a Dios, vivo dedicado a mi familia y a mi trabajo”, comenta Manuel, quien hizo su juramento acompañado de su esposa y de su pequeño hijo.

Y es que como Manuel, las estadísticas demuestran que más del 70 por ciento de los “jurados” cumplen su compromiso y regresan para renovarlo, explica el P. Maya Paz al señalar que llegan personas de todas las edades y de diferente procedencia a realizar su “juramento”. Lo hacen para no embriagarse, no drogarse, no mentir, no robar, no fumar, no reñir, no ser infieles y, en el caso de los niños, no jugar videojuegos en exceso.
“Vemos personas que vienen con situaciones muy difíciles, de extrema crisis, y aquí llegan en plan de revitalizarse, de darse la oportunidad de cambiar bajo la protección y la bendición de María Santísima de Guadalupe”, expresa.

Entre semana, decenas de personas visitan diariamente la Capilla de los Juramentos, y los fines de semana la cifra asciende a casi 500, aunque en el mes de enero se duplica. “Eso es lo que queremos cambiar, que más personas vengan antes de las fiestas y hagan su compromiso”, insiste el sacerdote.

No hay “permisos”

Finalmente, el P. Maya Paz aclara que no existen los “permisos” como muchas personas creen. “No se valen los permisos, el juramento es ante Dios, y el mejor momento para demostrar el sacrificio es cuando están las tentaciones de los amigos o las fiestas, porque es fácil cumplir en tiempo de bonanza”, sentencia el sacerdote, quien exhorta a los “jurados” a que no echen a perder su promesa, que se acerquen a su Iglesia en caso de que tengan alguna tentación, y que busquen ayuda en instituciones como alcohólicos o narcóticos anónimos.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7462Domingo, 26 de noviembre de 2017, 14:00 horas
Sacerdote de MasterChef 2017: “El sazón viene del cielo”
A mediados de noviembre, el P. Beto, sacerdote de la Diócesis de Ciudad Juárez, se convirtió en el onceavo expulsado del famoso reality show MasterChef 2017. 
Responsable de la parroquia de Corpus Christi en su diócesis, la participación del sacerdote en el programa comenzó el pasado 27 de agosto. El P. Roberto Luna, mejor conocido como P. Beto, explica a Desde la fe que asumió este reto como una oportunidad para evangelizar a través de los medios y dar ejemplo de una Iglesia en salida.
Recuerda que la oportunidad de participar le llegó en noviembre del 2016, cuando una familia de su comunidad parroquial le preguntó si le gustaría participar en las audiciones que se llevarían a cabo en un instituto culinario de dicha entidad; sin pensarlo mucho, el sacerdote hizo su solicitud: “Tuve una cita a finales de diciembre, y en mayo me notificaron que había sido elegido”.
Explica que no lo comentó inmediatamente con su Obispo hasta no estar seguro de que se encontraba entre los 54 concursantes. “Cuando se lo hice saber, el obispo me dijo: ‘¡Adelante!, ¡Adelante!’ En ese momento recordé que el Papa Francisco ha dicho que los medios de comunicación deben servir también para animar, fortalecer y evangelizar. 
Recuerda con emoción que en la primera audición preparó “Codorniz campestre”, pero cuando la juez la probó, no dijo nada: “Fue hasta el final, cuando me hizo pasar al frente junto con otros tres aspirantes, cuando me dijo: ‘es una verdadera pena que tenga que abandonar a sus feligreses; durante un tiempo, no va a ser sotana, sino mandil lo que va a usar, porque usted se queda con nosotros’”.
El P. Beto nunca ha estudiado cocina, sólo había leído algunos recetarios. Cuenta que su gusto empezó desde pequeño, cuando veía cocinar a su papá y a su mamá: “De los 20 años de vida sacerdotal que tengo, sólo 17 he tenido una cocinera, así que he preparado muchísimos platillos a mi gusto. En este sentido, la imagen de mi papá fue fundamental para darme confianza, pues la cocina se me hacía familiar. Esa es mi historia”.

Subrayó que la idea de acercarse a MasterChef también fue para dar a conocer platillos baratos, sencillos, rápidos y con buen sazón, principalmente para los trabajadores de la industria maquiladora, quienes generalmente comen de prisa y no degustan los alimentos, al estilo de vida fronterizo de Ciudad Juárez. “De esta forma –dice– asumí el reto también como una tema de conciencia social, para que la gente no gaste mucho y prepare algo rápido, fácil de comer y nutritivo.

El P. Beto afirma que el sazón viene del cielo. Cuando prepara algo de comer lo hace con la esperanza de que sepa delicioso, y para ello se encomienda a san Pascual Bailón. 

Para finalizar, aseguró que no busca un reconocimiento, sino que, para él, es un compromiso hacer las cosas bien y por gusto, no sólo en la cocina, sino en todos los aspectos de la vida: “recibir halagos no te hace más grande, hay cosas en la vida que se presentan como una encrucijada; cuando esto ocurre, hay que darse la oportunidad de hacer lo que nos gusta, de alcanzar los sueños, que muchas veces se convierten en retos a vencer, y esto se puede lograr con mucha fe y confianza en Dios; todas las experiencias nos enriquecen y nos ayudan a crecer”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7463Domingo, 26 de noviembre de 2017, 14:00 horas
Las estrategias del demonio para apartarnos de la fe
Estas son las ocho estrategias preferidas del demonio para apartarnos de nuestra fe. Él es el padre de la mentira, y por ello no es de extrañarse que en un momento hayas caído en alguna de ellas. ¡Conócelas!

1. El demonio calumnia a Dios

Él habla como lo que es: el “padre de la mentira”. En el comienzo mismo de la historia, lo primero que hizo fue calumniar a Dios: “¿Así que Dios les ha dicho que no coman del fruto de ningún árbol del jardín?” (Génesis 3,1) De la misma forma, ahora quiere presentar la virtud como imposible, y el pecado como fácil. Pero ante eso, Cristo nos alerta: “Entren por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta y amplia es la senda que lleva a la perdición” (Mateo 7,13).

2. Trata de convencer a todos de que él mismo no existe

Tal vez el primero en decirlo expresamente fue Charles Baudelaire: “La mayor astucia del demonio es hacernos creer que no existe.” Ese pensamiento lo han ratificado teólogos serios como José Antonio Sayés, y expertos sobre exorcismos como Valter Cascioli. En su Audiencia del 15 de noviembre de 1972, el Papa Pablo VI afirmó lo que hoy todavía niegan incluso algunos sacerdotes. 

3. Hace creer que la felicidad radica en el tener 

Raíz del pecado original, fue que el demonio provocó la desobediencia a Dios bajo la tentación del poder. El pecado original fue el primero que se cometió, y de él surgieron muchos otros. En ese sentido, San Pablo destaca: “Hagan, pues, morir todo lo que hay de terrenal en ustedes: que nadie cometa inmoralidades sexuales, ni haga cosas impuras, ni siga sus pasiones y malos deseos, ni se deje llevar por la avaricia” (Colosenses 3,5).  

4. Busca mantenernos distraídos, superficiales, cómodos, egoístas y frágiles

Cristo advierte de este peligro en la Parábola del Sembrador: “La semilla sembrada entre espinos representa a los que oyen el mensaje, pero los negocios de esta vida les preocupan demasiado y el amor por las riquezas los engaña. Todo esto ahoga el mensaje y no lo deja dar fruto en ellos” (Mateo 13,22). Al respecto, el Papa Francisco señala que en todos los momentos de la historia, en el ser humano ha estado presente la búsqueda enfermiza de sí mismo, el egoísmo y la concupiscencia, por lo que tenemos que aprender de los santos que nos precedieron y enfrentaron las dificultades de su época.  

5. El demonio trata de quebrarnos mediante el relativismo de valores

Los valores morales no pueden estar sujetos a lo que dicten las mayorías o los grupos en el poder. Cuando era Prefecto para la Doctrina de la Fe, el Card. Joseph Ratzinger aseguró que aceptar el subjetivismo, tanto en el ámbito de la religión como en lo referente a las cuestiones morales, lleva a la destrucción de la sociedad. “Si compete a las mayorías definir las reglas morales, una mayoría podrá imponer mañana reglas contrarias a las de ayer”. 

6. Intenta que perdamos el sentido de la verdad 

A lo largo de la historia, individuos, grupos y organizaciones se han dedicado a cultivar y difundir la mentira, proponiendo que Dios no es la fuente del amor caritativo. El Papa Benedicto XVI aseguraba que un cristianismo que practica la caridad, pero sin hacer de su centro la Verdad, puede confundirse con un conjunto de buenos sentimientos, provechosos para la convivencia social, pero marginales; y de este modo en el mundo no habría un lugar específico para Dios. Así, el amor mismo quedaría reducido a sentimiento, emoción, pasión o capricho, y Dios se convertiría en un simple pensamiento o gusto para consumo privado. 

7. El demonio intenta que pongamos nuestra fe en el progreso y no en Dios

Para Francis Bacon, con el descubrimiento de América y el perfeccionamiento de la técnica, surgió una nueva época, basada en la correlación entre ciencia y praxis, que establece el dominio del hombre sobre la creación. Según esta visión, si bien antes la recuperación de lo que el hombre había perdido al ser expulsado del paraíso se esperaba en la fe en Jesucristo, ahora la “redención” se espera de la correlación entre ciencia y praxis. Esta perspectiva ha influido en la crisis actual de la fe, en una crisis de la esperanza cristiana, como también lo ha señalado el Papa Emérito Benedicto VI.

Y si todo lo anterior fallara…

8. Intentará asustarnos con muestras de persecución 

La persecución abierta es la que ejerce el grupo terrorista autodenominado Estado Islámico, un intento de exclusión forzada de la fe, que, por temor, impide a los padres educar a sus hijos según sus creencias y convicciones. Otro tipo de persecución es aquélla que empieza por normalizar el crimen, como en el caso del aborto; y en cambio criminaliza a quien pretenda impedirlo, relegándolo al aislamiento, persecución que amenaza con demandas y multas, que trata de estandarizar a los jóvenes por la vía de la presión social de alejarse del ridículo; y que por supuesto, ha incluido el secuestro, la tortura,  y la muerte de laicos, sacerdotes y obispos que defienden la vida desde su concepción hasta la muerte natural.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7445Domingo, 05 de noviembre de 2017, 14:00 horas
10 enseñanzas del cura de Ars tras sus combates con el demonio
El Santo Cura de Ars nació en Francia en el año 1786. Se sabe que este santo sacerdote combatió contra el maligno en varias ocasiones. En una de ellas, mientras se preparaba para celebrar la Misa, un hombre le dijo que su dormitorio se estaba incendiando. ¿Cuál fue su respuesta? “El Gruñón está furioso. Cuando no consigue agarrar el pájaro, él quema su jaula”. Entregó la llave para aquellos que iban ayudar a apagar el fuego. Sabía que Satanás quería impedir la misa y no lo permitió. Dios premió su perseverancia delante de las pruebas con un poder extraordinario que le permitía expulsar demonios de las personas poseídas. Su confianza en Dios y fe inamovible nos dan varias lecciones que pueden también ayudarnos en nuestras luchas del día a día en nuestra caminata en esta tierra. Sí, el mal existe; pero, Dios puede más… “¿Quién cómo Dios?”.

1. No imagine que exista un lugar en la tierra donde podamos escapar de la lucha contra el demonio; si tenemos la gracia de Dios, que nunca nos es negada, podemos siempre triunfar.

2. Como el buen soldado no tiene miedo del combate, así el buen cristiano no debe tener miedo de la tentación. Todos los soldados son buenos en el campamento, pero es en el campo de batalla que se ve la diferencia entre corajudos y cobardes.

3. El demonio tienta solamente las almas que quieren salir del pecado y aquellas que están en estado de gracia. Las otras ya le pertenecen, no precisa tentarlas.

4. Una santa se quejó a Jesús después de la tentación, preguntando a Él: “¿dónde estabas, mi Jesús adorable, durante esta horrible tempestad?” A lo que Él le respondió: “Yo estaba bien en medio de su corazón, encantado en verla luchar”.

5. Un cristiano debe siempre estar listo para el combate. Como en tiempo de guerra, tiene siempre centinelas aquí y allí para ver si el enemigo se aproxima. De la misma manera, debemos estar atentos para ver si el enemigo no está preparándonos trampas y, si él viene a tomarnos de sorpresa…

6. Tres cosas son absolutamente necesarias contra la tentación: la oración, para aclararnos; los Sacramentos, para fortalecernos; y la vigilancia para preservarnos.

7. Con nuestros instintos la lucha es raramente de igual a igual: o nuestros instintos nos gobiernan o nosotros gobernamos nuestros instintos. ¡Cómo es triste dejarse llevar por los instintos! Un Cristiano es un noble; él debe, como un gran señor, mandar en sus vasallos.

8. Nuestro Ángel de la Guarda está siempre a nuestro lado, con la pluma en la mano, para escribir nuestras victorias. Precisamos decir todas las mañanas: “Vamos, mi alma, trabajemos para ganar el Cielo”.

9. El demonio deja bien tranquilos a los malos Cristianos; nadie se preocupa con ellos, mas contra aquellos que hacen el bien, él suscita mil calumnias, mil ofensas.

10. La Señal de la Cruz es temida por el demonio porque es por la Cruz que escapamos de él. Es preciso hacer la Señal de la Cruz con mucho respeto. Comenzamos por la cabeza: es el principal, la creación, el Padre; después el corazón: el amor, la vida, la redención, el Hijo; por último, los hombros: la fuerza, el Espíritu Santo. Todo nos recuerda la Cruz. Nosotros mismos somos hechos en forma de Cruz.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7446Domingo, 05 de noviembre de 2017, 14:00 horas
Las graves consecuencias de ver pornografía
De la misma forma en que hay personas más proclives que otras a desarrollar vicios como el alcoholismo o la drogadicción, también hay quienes tienen una mayor propensión a ser víctimas de vicios como la pornografía, una adicción que, al igual que las primeras, tiene sus raíces en heridas del pasado, en experiencias traumáticas como las agresiones sexuales, las frustraciones sociales, el abandono y más. Hoy en día, además, las sociedades están expuestas a una campaña permanente promovida por empresas que, en aras de una supuesta “libertad sexual”, comercializan todo tipo de productos sexuales, que prometen “felicidad” y “plenitud” a los consumidores, cuando la realidad es que lo que les ocasionan son graves daños, parecidos en mucho a los que genera el alcohol o las drogas.

Investigadores de la Universidad de Cambridge, después de realizar un estudio con 64 personas consumidoras de pornografía, concluyeron que sus cerebros se comportaban de manera similar a los de los consumidores de droga, ya que en ambos casos este órgano vital –que rige todas las acciones y comunicaciones de nuestro cuerpo, y es responsable, entre otras cosas, de nuestras emociones– genera una sustancia llamada dopamina, cuya sobreestimulación ocasiona alteraciones relacionadas con conductas de tipo esquizofrénico o de bipolaridad; mientras que la carencia de esta sustancia genera depresión.

Los resultados de los investigadores de la Universidad de Cambridge coinciden con un estudio elaborado por la doctora Nora Volkow, Directora del National Institute on Drug Abuse, de Estados Unidos, en el que se asegura que todo proceso de adicción genera cambios en la plasticidad neuronal, como la disminución de la sensibilidad a las recompensas que antes eran significativas; por ejemplo, la misma dosis de pornografía que una persona adicta consumía en un inicio, al paso del tiempo deja de producirle el mismo placer, por lo que necesita una dosis mayor; y en esa búsqueda de placer, experimenta constantes descargas de dopamina, que pueden dar origen a desórdenes cardiovasculares, renales o endócrinos. Sin contar que el avance de la adicción es una ruta hacia la exploración de nuevas experiencias, cada vez más fuertes, que suelen ser fermento de problemáticas sociales como el lenocinio o la trata de personas. 

Así pues, avanzada la adicción, el consumidor de pornografía –tal como sucede con quien es adicto al alcohol o a las drogas– presenta serias irregularidades de plasticidad neuronal que llegan a otras zonas de la corteza prefrontal, afectando la motivación y el autocontrol; de manera que pierde voluntad; sufre una distorsión de la realidad; lo aquejan sentimientos de culpa que pueden llevarlo a reaccionar con violencia; disminuye su autoestima; padece de desconcentración, lo que puede reducir su aprendizaje y capacidad de memorizar, y aumenta su ansiedad. Pero él no es el único que termina afectado; su adicción daña a las personas de su alrededor: su sentido distorsionado de la sexualidad lo lleva a cosificar o criticar a la pareja; paulatinamente va quedando incapacitado para amarla, y el tiempo que invierte en ver pornografía muy a menudo afecta la unidad familiar.

En resumidas cuentas, la persona adicta a la pornografía sufre daños orgánicos que la destruyen paulatinamente, pero también daños espirituales, por lo que es necesario que tome medidas drásticas, como lo hacen los alcohólicos o drogadictos que están dispuestos a salir de su problema; es decir, que por principio de cuentas debe reconocer su adicción, para partir de una base firme; posteriormente, destruir todo material pornográfico que haya adquirido; romper con amistades que le impidan salir de este vicio, y activar un filtro de alerta en sus dispositivos para evitar quedar expuesto a la “toxicidad” de ese tipo de videos; pero lo más importante, y sin duda lo que lo sacará del problema: leer la Palabra de Dios, que restaura y fortalece, que es vida y transforma; hacer oración, de preferencia ante el Santísimo; rezar el Rosario y consagrarse a la Santísima Virgen María, y confesarse y comulgar.

Asimismo, se pueden buscar estrategias prácticas, como tener una lista de acciones a realizar para el momento en que se presente nuevamente la tentación, como hacer de la convivencia familiar un hábito; buscar enrolarse en actividades de provecho, como el aprendizaje de un idioma, la práctica de un deporte, o el desarrollo de alguna habilidad, como la pintura o la música. 

Si se recae, es menester retomar el propósito, no desalentarse; la salida es difícil, pero totalmente posible con la ayuda de Dios. Jesús dice: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”, así que es momento de reflexionar en el amor que nos debemos tener, para poder amar a los otros como Dios quiere.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7447Domingo, 05 de noviembre de 2017, 14:00 horas
Ganadora de “Carta de mi corazón al Papa” habla sobre su experiencia en Roma
Previo a la visita que el Papa Francisco hizo a México en febrero de 2016, el semanario Desde la fe y la revista Il mio Papa convocaron al público en general al concurso “Carta de mi corazón al Papa”, cuyo premio mayor consistía en un viaje a Roma para dos personas, patrocinado por la agencia de viajes Vía Vaticano. Más de ochocientas cartas se recibieron en la redacción del semanario, mismas que fueron analizadas por especialistas, quienes decidieron otorgar el primer lugar a Daniela Martínez Híjar, quien recientemente ha visto cumplido su sueño de viajar a la “Ciudad Eterna”, y ahora habla para este semanario sobre su gran experiencia.

Daniela, quien padece una enfermedad crónica llamada disautonomía, viajó el mes pasado a Roma, en compañía de su hermano Pablo Cristóbal; originalmente, debía hacerlo en octubre de 2016, pero sufrió algunas complicaciones de salud que hicieron necesario aplazar esa experiencia que deseaba vivir desde mucho tiempo atrás. Explicó a Desde la fe que, por esa razón, y después de algunas otras complicaciones, realizaron dicho viaje con un grupo que visitó Roma del 1 al 3 de octubre de este año: “mi hermano y yo decidimos quedarnos unos días más por nuestra cuenta, pues queríamos asistir a la Audiencia Papal del miércoles 4 de octubre”.

Dijo que para ella es difícil señalar qué aspectos le gustaron más de la “Ciudad Eterna”, cuyo sobrenombre lo tiene bien merecido, pues en un vistazo pudo encontrar extraordinarias edificaciones de diversas épocas conviviendo juntas, además de innumerables reliquias de la cristiandad. “En todo momento sentimos la protección de Dios, y cada lugar nos permitía vivir una experiencia espiritual distinta. Aunque si tuviera que mencionar lugares que me asombraron, citaría las Basílicas Papales, el Coliseo, El Panteón de Agripa, la Basílica de Santa María en Trastévere, la tumba de san Juan Pablo II –tan querido por nosotros–; pero, sobre todo, la Escalera Santa, la misma que subió Nuestro Señor Jesucristo antes de ser juzgado por Pilato, y por la que tuve la oportunidad de subir”. 

Refirió que le gustó mucho poder seguir los pasos del cristianismo desde sus inicios. “La vida de las primeras comunidades de creyentes, la aportación de cada Papa, son algunas de las cosas con las que uno se encuentra en esa ciudad, donde las evidencias hablan. También es evidente la inspiración divina que inundó a algunos artistas para poder comunicar, a través de la belleza, la magnificencia de Dios. Pero lo más sobrecogedor es comprender que, a pesar de la historia romana, tan abundante en asesinatos, saqueos y paganismo, el catolicismo reinó por sobre sus perseguidores: el amor de Jesús, propagado por la religión que convirtió en iguales a patricios y plebeyos, sobrevivió a Nerón, a Atila, a Mussolini y a sí misma, porque, como dice bellamente San Agustín: ‘Donde abundó el pecado, sobreabundó la Gracia’ y, como repite el lema de los Cartujos: ‘Mientras el mundo gira, la Cruz permanece en pie’. 
    
Daniela explicó que la noche anterior a la Audiencia Papal se encontraba triste porque aún no contaban con los boletos para asistir, debido a problemas con el trámite. “Pero mi hermano me dio una gran sorpresa; al ver mi angustia, salió a la calle, habló con alguien, y unos veinte minutos después regresó con dos boletos; se lo hicimos saber a nuestra familia, que nos envió un video en el que se les veía saltando de alegría. Yo estaba muy feliz, aunque ni siquiera imaginaba que al día siguiente el mismo Vicario de Cristo tomaría mi mano. Llegamos a la Plaza de San Pedro el miércoles a temprana hora, por lo que pudimos conseguir buenos lugares; pero me llené de alegría cuando, a punto de iniciar la ceremonia, nos pasaron a un lugar más cercano al Papa debido a mi enfermedad”.

“Al finalizar la Audiencia, en la que el Santo Padre abordó el tema de la esperanza, un hombre vestido de gala nos informó que, terminando el recorrido por la plaza en el “Papamóvil”, el Papa vendría a conocernos. ¡Se desbordó mi emoción! ¡Justo el Día de San Francisco de Asís, a cien años de las Apariciones de Fátima, durante el mes del Santo Rosario, en el lugar donde crucificaron a San Pedro, a mis 33 años de edad!”, señaló. 

Daniela cuenta que cuando vio acercarse al Papa entre la fila de enfermos, no podía creer el privilegio, y pedía al Espíritu Santo que la iluminara para poder decirle algunas palabras, pero al tenerlo enfrente quedó conmocionada y enmudeció. “No imaginaba toda la impresión que me ocasionaría su presencia, porque a pesar de ser uno de los líderes mundiales más importantes, es muy sencillo, y yo creía que hablar con él sería algo muy natural. Pero no fue así. El Papa posee una especie de halo sobrenatural que lo hace impactante, y que me reafirmó que la promesa hecha por Jesús, en el sentido de que el Espíritu Santo vive en la Iglesia Católica y estará con nosotros hasta el fin del mundo por medio de sus sucesores. El Papa me tomó de las manos y me preguntó de dónde veníamos. Yo le respondí, y después sólo atiné a pedirle su bendición. Aunque, de alguna manera, todo lo que quería decirle o preguntarle estaba en la carta que escribí, y que ahí pude entregarle”. 

  Señaló que siente una gran alegría por haber podido realizar algo que anhelaba fuertemente, y una enorme gratitud hacia quienes lo hicieron posible, pero también la gran responsabilidad de seguir transformando su vida. “Estoy entusiasmada por conocer más y más a Nuestro Señor por medio de la oración, las obras de misericordia, los sacramentos y el estudio; pienso cursar la licenciatura en Teología, no sé cuándo lo lograré, pero confío en que Él me mostrará el cómo. Por el momento, planeo abrir un canal en YouTube para compartir algunas respuestas sobre el catolicismo. Estoy convencida de que si comprendiéramos bien la profundidad de la teología cristiana y nos enamoráramos del verdadero Jesús, por nada lo cambiaríamos, pues seríamos inmensamente felices, a pesar de cualquier sufrimiento”.

  Finalmente, Daniela agradeció a sus padres todo el esfuerzo que hicieron para que el viaje se concretara, así como por sus cuidados, sus oraciones y su amor; también envió un agradecimiento al semanario Desde la fe por haber abierto la convocatoria del concurso, así como al P. Miguel Ángel y a la feligresía de la Parroquia del Espíritu Santo de Santa María la Rivera. “Quiero, asimismo, decir algo a los lectores del semanario: ‘No obstante que en diversas partes del mundo haya museos y monumentos preciosos, que resulta un gran gozo conocer, nada se compara con el mayor tesoro universal que tenemos, mismo que me acompañó durante el viaje, y me esperó al regreso, un tesoro mejor que cualquier ruina, templo o reliquia, que supera en Belleza a todo, que nos aguarda con dulzura infinita en las manos de un sacerdote: Jesús mismo, en la Sagrada Comunión”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7448Domingo, 05 de noviembre de 2017, 14:00 horas
Los ‘10 más’ de un sacristán
Nos hemos acostumbrado a ver al sacristán de la iglesia donde asistimos a Misa, pero ¿conocemos y valoramos su trabajo? 
Entrevistamos a algunos sacristanes de la Arquidiócesis de México. Te compartimos sus respuestas para que conozcas un poco más de su labor, y también para pedirte que no te olvides de encomendarlos al Señor.

1. ¿Lo más satisfactorio?

El crecimiento espiritual. Que no sólo me beneficia a mí, sino que me ha ayudado mucho en la relación con mi familia, amigos y conocidos.

2. ¿Lo más cansado?

El horario. Trabaja uno toda la semana, y más los domingos y días festivos. Cuando hay Misa de 7 am hay que madrugar, cuando hay Misa de 9 pm hay que desvelarse.

3. ¿Lo más exigente?

Tener la disposición para hacer lo que te pidan, por ejemplo labores humildes de limpieza, y para ir a donde sea, cambiar de parroquia, de rumbo, de comunidad. Cuando haces mancuerna con el párroco, si lo cambian, te vas con él, a veces muy lejos de casa. 

4. ¿Lo más interesante?

La diversidad de lo que tienes que hacer. A veces te toca hacerle también de monaguillo, o de lector. Nunca sabes qué vas a tener que hacer y eso hace que la labor no sea monótona, siempre hay algo diferente.

5. ¿Lo más conmovedor?

Que a pesar de mis defectos, Dios me haya llamado a servirlo. Me siento muy agradecido. Y no considero que la mía sea simplemente una ‘chamba’, si así fuera, ya hubiera renunciado. Para mí es un apostolado, un servicio a Dios y a mis hermanos. 

6. ¿Lo más desafiante?

El trato con los distintos sacerdotes. Tener capacidad de adaptación, buena voluntad, y ponerme listo para recordar cómo cada uno prefiere que le ayude.

7. ¿Lo más esperado?

Que hubiera cursos de actualización para sacristanes, que pudiéramos tomar para estar cada vez mejor preparados. Que hubiera buen material que pudiéramos leer, estudiar, por ejemplo, un manual. Y reuniones para conocernos entre nosotros, hacernos amigos.

8. ¿Lo más desconocido?

Que no sólo hay varones, sino también sacristanas. Y por cierto excelentes.

9. ¿Lo más entretenido?

El trato con la gente. Por lo general, es muy respetuoso y enriquecedor. Conoce uno a toda clase de personas, hace buenas amistades, aprende.

10. ¿Lo más importante cada día?

Al llegar y al salir, ponerme en las manos de Dios, para pedir por mis seres queridos, agradecerle mi trabajo y encomendárselo.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7450Domingo, 05 de noviembre de 2017, 14:00 horas
¿Qué es lo que hace el sacristán?
Todo está oscuro y en silencio. Todavía no ha llegado la gente. Se oyen unos pasos que se acercan. Se abre la puerta de la iglesia. Es el sacristán que llega a prepararlo todo, tempranito, como siempre.

Lo primero que suele hacer al llegar es orar. Encomendar su jornada al Señor.
Luego realiza las tareas más diversas. Coloca y prende las velas del altar, pone o quita los floreros, prepara en la credenza el Misal y lo que se utilizará en la celebración, instala y prende el micrófono, pone el Leccionario en el ambón y lo deja listo en donde corresponde; pone en el atril la hojita de las peticiones; prepara las vestiduras del sacerdote según el color que corresponde. 

También sabe qué se necesita cuando hay Bautismos, Matrimonios, Primeras Comuniones, y celebraciones especiales, como por ejemplo en Semana Santa,.en las que hay que cuidar muchísimos detalles.

Y si hace falta, tiene la humildad de realizar lo que se necesite. Se acomide a barrer; a recoger y ordenar las hojitas de Misa que deja la gente olvidadas; a apagar y quitar las veladoras gastadas; a sacudir bancas y reclinatorios, y hasta a despegar chicles que algunos maleducados rumiantes dejaron pegados en la parte de abajo de sus asientos.

Cuando llega el celebrante, lo ayuda a revestirse. Y durante la celebración, se mantiene atento, por si le toca sostenerle el libro, ayudarlo en algo o resolver algún imprevisto, como cambiar a toda prisa la pila al micrófono, ir corriendo a traer algo que hace falta,  ajustar el equipo de sonido o de iluminación. Y quién sabe cómo se las ingenia, pero siempre encuentra la solución.

El sacristán sabe dónde está todo, en qué mueble, en qué estante, junto a qué o debajo de qué; conoce cada rincón de la sacristía como la palma de su mano. Entiende lo que es un ‘acetre’, un ‘turiferario’, una ‘píxide’, un ‘corporal’, nombres que la mayoría de la gente desconoce porque suele usar otros (como el ‘casito’ de agua bendita, el ‘chunche’ del incienso, el copón, el mantelito almidonado...). 

Llega a tener tal compenetración con su párroco, que basta que éste le haga un ligero gesto, una mirada, una pequeña inclinación de cabeza, y capta al instante lo que necesita y se apresura a traérselo. Parecería que le leyera el pensamiento. Y si trabaja en una iglesia en la que hay varios sacerdotes, asume sin chistar el reto constante de adaptarse a lo que pide cada uno para tener siempre listo lo que pueda solicitarle.

Otra gran virtud del sacristán es la paciencia, que ejerce constantemente para tratar con afabilidad a toda la gente, que no siempre es amable ni prudente.

Cuando termina la Misa, los feligreses y el padre se van, pero el sacristán se queda, y va y viene, va y viene, atareado, regresando a la sacristía lo empleado en la celebración. Lo guarda todo, y deja preparado lo que se utilizará al día siguiente. Extingue la llama de las velas. Cierra las ventanas. Verifica que no quede nadie. Echa un último vistazo para asegurarse de dejar las cosas en orden; hace una breve oración para agradecerle su jornada a Jesús, y apaga la luz.

Todo queda oscuro y en silencio. Ya se ha ido toda la gente. Se oyen unos pasos que se alejan. Se cierra la puerta de la iglesia. Es el sacristán que se va a descansar, tarde, como siempre.

Recuadro

Pregunté a un sacristán qué era lo que más le gustaba de su oficio. Sin pensarlo dos veces respondió algo muy bello: “Poder servir a Dios y a mis hermanos”. Qué pena que esos hermanos a los que sirve, o sea nosotros, no siempre apreciemos o agradezcamos su abnegada labor. Los sacristanes no suelen recibir de los fieles atenciones, felicitaciones. Alguno comentó entristecido: ‘nadie nos toma en cuenta’. ¡Es hora de hacerles saber que valoramos su entrega!

Va desde aquí un agradecido abrazo a Miguel Ángel, de la rectoría de san Buenaventura; a Francisco Javier, Jorge, Juan y Gabriel, de la parroquia de san Agustín de las Cuevas; y a todos los sacristanes de todas las capillas, rectorías y parroquias que conocemos. Procurémoslos, y oremos diario por ellos. 

Encomendémoslos a san Abundio de Roma, santo sacristán de la Basílica de san Pedro, a quien la Iglesia celebra cada 15 de abril. Y va con ello una propuesta: que en esa fecha se instituya el ‘Día del Sacristán’, para expresarles nuestro reconocimiento y gratitud y festejarlos. 
Por lo pronto, en tu nombre y en el mío, digámosles: ¡Gracias! ¡Que Dios recompense su valioso servicio, y los siga colmando de dones y bendiciones!
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7449Domingo, 05 de noviembre de 2017, 14:00 horas
¿Por qué celebramos a los difuntos?
La conmemoración de Todos los Fieles Difuntos, al día siguiente de la solemnidad de Todos los Santos, fue instituida por san Odilón en Cluny el año 998. Por influjo de los monjes cluniacenses se difundió ampliamente durante el siglo XI; en Roma, sin embargo, se celebra solamente desde el siglo XIV.
(Calendario Romano, 1969) 

Tradición permanente en la Iglesia

Orar por los fieles difuntos es una tradición permanente en la Iglesia, lo mismo que celebrar la santa Misa por ellos. Considerando que la muerte de un cristiano es en realidad su nacimiento al cielo, los primeros cristianos acostumbraron reunirse ante la tumba de sus hermanos difuntos  en el día del aniversario de su muerte y celebraban la Misa por ellos, sobre todo si habían dado testimonio de Cristo con su martirio. Gracias a esa tradición sabemos la fecha del martirio de muchos de nuestros santos.

Pero no sólo se oraba ante el sepulcro de los mártires, sino que también se oraba por los familiares que habían muerto. Santa Mónica, mamá de san Agustín, le pide a su hijo obispo que, al morir, se acuerde de ella junto al altar, dondequiera que estuviera. Ella murió en el 387.

Cuando en México celebramos a los fieles difuntos con una ofrenda de comida en honor a ellos, nos parecemos a los romanos paganos del tiempo de los primeros cristianos que en el último mes del año celebraban a los difuntos preparando una comida y poniendo ante la mesa una silla vacía, pues suponían que el difunto venía a comer con ellos. A esta comida la llamaban “refrigerium”, refrigerio. También los cristianos participaban de este tipo de costumbres, y muy pronto las cristianizaron celebrando por nueve días las “parentalia”, fiesta de los familiares difuntos.

Como vemos, orar por los difuntos es una costumbre profundamente enraizada en nuestra tradición.

Siguen siendo miembros de la Iglesia

Al celebrar a los fieles difuntos al día siguiente de la celebración de Todos los Santos la Iglesia nos quiere enseñar que tanto los que ya están en el cielo, santos todos ellos aunque no estén canonizados, como los que están en el purgatorio, siguen siendo miembros de la Iglesia. Entre nosotros hay una comunicación de dones que se llama “Comunión de los santos”. Seguimos unidos a Cristo por el Espíritu Santo, seguimos siendo hermanos, hijos de un mismo Padre.

Los amamos ayudándolos

Creemos los católicos en el purgatorio. El purgatorio es ya el cielo... pero todavía no. A la presencia de Dios sólo llega lo santo, lo limpio. Ante Él no debe haber ni la más mínima sombra del pecado. Por los méritos de Jesús se nos perdonan nuestros pecados. Los sacramentos del Bautismo, de la Reconciliación y de la Unción de los Enfermos son el signo ordinario del perdón generoso de Dios. De una forma extraordinaria, un acto de contrición bien hecho nos obtiene el perdón. Perdonados nuestros pecados, de nuestra parte queda pendiente un acto de justicia: reparar el daño causado. Lo reparamos mediante la penitencia. Pero a veces lo que nos queda de vida no es suficiente para hacer penitencia y si morimos nos salvamos, sí, pero tenemos todavía esa penitencia, pena temporal, que pagar. Eso es el purgatorio.

La “Comunión de los santos” se aplica aquí al poder los vivos ayudar a los del purgatorio a liberarse de esa sombra de pecado que les impide estar ya en la presencia de Dios. Ofrecemos por nuestros difuntos oraciones, obras buenas e indulgencias concedidas por la Iglesia y aplicadas a alguna obra especialmente importante. Por cierto, la Iglesia concede indulgencia total aplicable a los fieles difuntos a quienes vayan a Misa durante el novenario de los difuntos o visite y ore en un panteón.

¡Qué consolador saber que todavía podemos demostrar nuestro amor a nuestros seres queridos muertos mediante estos regalos que nos aporta nuestra fe!

Ellos están con nosotros

Creemos en la presencia moral de nuestros difuntos en nuestra vida; no una presencia macabra para asustar, sino una presencia amable  y solidaria. Creemos que la amistad permanece después de la muerte y que, de hecho, se hace más pura duradera.

Nosotros también preparamos una ofrenda, un banquete delicioso para nuestros difuntos y al amanecer del día 2 de noviembre corremos a ver si nos visitaron nuestros seres queridos llevándose el aroma de nuestras ofrendas.

Creemos también que algún día estaremos junto a ellos en la casa de nuestro Padre en el cielo a donde Jesús ha ido a prepararnos una habitación.

Creemos en que sus cuerpos que regresaron al seno de la madre tierra duermen en espera del día de la resurrección. Ésa es nuestra fe.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7436Domingo, 29 de octubre de 2017, 14:00 horas
Todo lo que debes saber sobre los difuntos
Cada año, durante las celebraciones en honor de los difuntos vemos una mezcla de ideas y creencias que en ocasiones pueden confundir a los cristianos y poner en peligro su fe. Aquí te ofrecemos la respuesta a las preguntas más frecuentes sobre este tema:

¿Es necesario ponerles comida a los difuntos?

Los alimentos son para satisfacer el hambre del cuerpo. Si el cuerpo ya ha muerto no necesita de alimentos, ni tampoco de otros elementos como vestido o medicina. En algunas culturas que no conocen el Evangelio creen que las almas siguen necesitadas de alimento y que vagan hambrientas y sedientas por el mundo. Preocupados por esa idea,  sus familiares les ofrecen alimento el día de los muertos. Pero, pensemos un poco. Si las almas necesitaran alimento, entonces ¿Por qué no ofrecérselos durante todo el año? ¿Por qué dejar a los familiares difuntos “morirse de hambre” durante todo el año? Afortunadamente la predicación de Cristo nos ha enseñado que los fieles difuntos que ya están con Dios no necesitan nada material porque Dios les da la felicidad y el descanso eterno. En todo caso, si algunos difuntos aún se encuentran en el purgatorio, no necesitan de cosas materiales, sino de nuestra oración y de la celebración de la Santa Misa por ellos.  

¿Es cierto que los difuntos vienen al mundo en dos fechas?

El día 1 de noviembre la Iglesia “festeja y celebra” a los difuntos que, después de haberse purificado de sus pecados, ya viven en plenitud con Dios. Por eso se le conoce como el día de “Todos los Santos” y es un día de fiesta. El día 2 tiene un sentido totalmente distinto porque la Iglesia “conmemora y ora” por los difuntos que aún se encuentran en proceso de purificación (Purgatorio) y no han llegado al encuentro pleno y definitivo con Dios. Algunas personas creen que el día 1 es día de los difuntos niños y el día 2 de los adultos. El origen de esa creencia está en la mentalidad prehispánica que creía que los muertos regresaban a la tierra en el noveno mes del calendario solar azteca, correspondiente al inicio del mes de agosto. Los vivos organizaban fiestas en su honor dedicando los primeros días a los difuntos niños y los posteriores a los adultos. Para ayudarles a recordar el camino, les marcaban el camino con luces y flores de vivo color amarillo (Cempaxóchitl). Luego los recibían en casa con una ofrenda elaborada con sus  alimentos y bebidas favoritas. La creencia anterior se modificó con la llegada de los misioneros católicos. La fecha de agosto se cambió por la del calendario cristiano que recuerda a los fieles difuntos los días 1 y 2 de noviembre. La mezcla de creencias prehispánicas y cristianas causó confusión en algunos y así surgió la idea equivocada de que los “difuntos chiquitos” visitan la Tierra el día 1 y los adultos el día siguiente. La Biblia nos enseña que después de la muerte los difuntos inician otra vida distinta en la que ya no necesitan alimento ni bebida. Al estar cerca de la plenitud de Dios no necesitan viajar como almas tristes, solas y hambrientas. Por eso, los cristianos podemos poner una ofrenda para rendirles un homenaje, darle gracias a Dios por todo el bien que hicieron en esta Tierra y orar por ellos, pero no para que se alimenten y sacien su hambre. La ofrenda puede ser un signo de la alegría eterna que gozan ellos y de la comunión que volveremos a tener con ellos en la Vida Eterna.

¿Los difuntos siguen viviendo en este mundo?

No. El mundo material y terreno es para el desarrollo de la vida humana. Cuando la persona muere, su cuerpo o sus restos permanecen en el mundo pero su espíritu se encuentra con Dios para recibir un juicio sobre su vida. Por este juicio sobre sus obras y virtudes, la persona merecerá el cielo o el infierno, o una etapa transitoria llamada purgatorio. Es falso que Dios permita que las almas vaguen por el mundo sin definir su situación final.

¿Cómo puedo ayudar a los difuntos que están en el Purgatorio?

Existen diversas maneras: la oración, la aplicación de la Santa Misa por ellos y también todo aquello que podamos ofrecer a Dios en sacrificio. Otra manera de ayudar son las llamadas indulgencias. Estas se obtienen mediante la Confesión, celebración de la Misa, comunión, oración y sacrificios. 

¿Con las Misas del novenario un difunto supera la etapa del Purgatorio?

Cada persona tiene su historia personal. Cuando un difunto muere en gracia total, sin ningún pecado o deuda, se encuentra con Dios inmediatamente porque no tiene ningún impedimento. Pero si una persona bautizada no muere en gracia total o no realizó las buenas acciones esperadas, tendrá que purificarse según su propio caso. Por poner un ejemplo. Quien asistió a la celebración de la Santa Misa todos los domingos de su vida superará más pronto el purgatorio que quien casi no asistía a Misa. Este último tendrá que purificar esa deuda. Por eso no se puede decir que el novenario es como un ritual mágico con el que el difunto se libra del Purgatorio automáticamente. Cada persona necesita la ayuda espiritual según su caso. Y hay que recordar que la celebración de la Misa por los difuntos nunca sale sobrando y es, además, una obra de misericordia. A veces hacemos mucho por los vivos pero se nos olvida pedir por los difuntos.

¿A qué se le llama el ánima sola?

Muchos fieles oran constantemente por los difuntos, pero no sólo por sus familiares o conocidos sino por todos en general. Con el deseo de ayudar a los difuntos del Purgatorio que necesitan más oración, piden por el alma más necesitada o más sola. No es que en el Purgatorio se encuentre sola o abandonada, sino lo que se entiende es que quizás no tiene quien pida por ella. La solidaridad cristiana y el deseo de ayudar a los difuntos más necesitados hizo surgir la devoción a la llamada “Anima Sola”. Es creencia popular que quienes oran por las ánimas, almas o difuntos y les ayudan a superar el Purgatorio, reciben en agradecimiento alguna gracia o milagro. Esto puede ser posible porque quienes se han purificado y ya están con Dios tienen un nivel de santidad con el que pueden interceder por nosotros.

¿Es cierto que la cremación está prohibida por la Iglesia?

Muchos cristianos continúan con la costumbre de sepultar a sus difuntos. Pero esto no significa que la cremación esté prohibida por la Iglesia. Razones personales, falta de perpetuidad en los panteones, lejanía e inseguridad de cementerios son causa de que actualmente muchos prefieran cremar a sus difuntos y después colocar sus restos en una cripta parroquial. La cremación está permitida, siempre y cuando se realice con respeto para los restos del difunto.

¿Dios permite a los difuntos realizar venganzas o espantos?

Una vez terminada la etapa terrena del ser humano su espíritu deja este mundo. Aunque la fantasía popular piense que quienes murieron enojados o por causa de la maldad desean regresar al mundo para vengarse y hacer justicia, esto es incompatible con la doctrina cristiana. Dios no puede permitir a un difunto ocasionar daño a los vivos y hacer su propia justicia. Después de la muerte, Dios es el único que realiza la justicia y da a cada uno lo que merece.

¿Pueden los muertos jalar los pies?

Si el alma o espíritu se separa del cuerpo, el alma deja de tener huesos, músculos, etc. para poder tocar a las personas. Por lo tanto es imposible que un difunto pueda tocar, jalar o mover a una persona. Es muy común que las personas miedosas y sugestionables sientan que alguien las toca o les jala los pies, pero ¿Permitiría Dios a un difunto hacer travesuras? o ¿Qué supuesto mensaje pretendería dar el difunto haciendo eso?

¿Es cierto que un muerto se le puede subir a alguien?

Algunas personas dicen que sienten que cuando están acostadas o dormidas “se les sube el muerto”. La mayoría de ellas son miedosas y sugestionables. Es muy común que cuando alguien está presionado por problemas refleje durante el periodo de sueño su angustia y esta se manifieste en sensaciones de opresión del pecho o sensación de falta de aire. Por eso cuando las personas despiertan tienen la sensación de que tuvieron un peso encima.

¿Es cierto que una persona que murió embrujada no puede descansar?

Algunos dicen que quien murió embrujado o con alguna maldición no puede descansar, pero esto es falso. El eterno descanso y la vida eterna para los difuntos no depende de las supuestas brujerías o magias del ser humano, sino de las buenas acciones del cristiano y de la redención que nos ofrece Cristo. Nunca puede ser más grande el poder humano que el de Dios.

¿Los fantasmas son almas en pena?

Cuando escuchamos una grabación con la voz de alguien, no nos confundimos. Sabemos que no es la persona sino sólo su voz grabada en una cinta o un disco. Los fantasmas no son el alma de la persona. Podríamos decir que son como una huella de la persona, pero no la persona. Algo así como la voz de alguien que escuchamos en una grabación. Es su voz pero no es la persona. Los fantasmas serían algo así como la energía que queda de la persona después de su muerte. Esa energía puede ser vista o escuchada por gentes muy sensibles. Pero no se trata de la persona. 

¿Me puedo comunicar con los muertos?

Muchos se han querido comunicar con los difuntos por no aceptar la muerte con fe, para satisfacer dependencias, emociones enfermizas o incluso caprichos económicos. Para ello han inventado elementos como la Ouija o las sesiones de espiritismo. Lamentablemente sus intentos los han hecho caer en la trampa de charlatanes que les han quitado su dinero o han abierto puertas al maligno. Quienes dicen poder hablar con los difuntos para asuntos mundanos ¿cómo comprueban que pueden hacerlo? Generalmente se aprovechan del deseo de los dolientes para inventar todo tipo de fantasías. Pero, por otra parte, ¿cómo saben que están comunicándose con un difunto y no con un ser demoníaco? Recordemos que el maligno puede engañar y presentarse como un difunto para alejarnos de Dios. Por otra parte, esta práctica esta prohibida y condenada por la Sagrada Escritura: “No sea hallado quien practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero, ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos. Porque es abominación para Yavé cualquiera que hace estas cosas” (Deuteronomio 18:10-12a). La fe católica nos enseña a aceptar la separación entre el mundo terreno y el de los difuntos: “Dejen que los muertos entierren a sus muertos”, pero además nos enseña que podemos comunicarnos y unirnos con ellos mediante la oración, en acción de gracias y alabanza a Dios.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7437Domingo, 29 de octubre de 2017, 14:00 horas
Opinión: Reconstruyamos con firmeza… nuestra vida de Fe
Tenemos noticia de que numerosos templos –tanto de la CdMx como de diversas poblaciones de provincia- sufrieron las consecuencias de los terremotos del pasado mes de septiembre. Torres, cúpulas, atrios, casas parroquiales quedaron dañadas o destruidas. Ahí está significado un patrimonio religioso e histórico de nuestra patria, ahí está manifiesta la fe y la devoción de tantos hermanos de ayer y de hoy. Estamos llamados a levantarnos y renovarnos también en nuestra vida de fe, en ese ámbito que nos conecta con Dios y que nos vincula a todos los hombres, según nos cuestiona el apóstol San Juan: ¿cómo dices que amas a Dios a quien no ves, si no amas a tu hermano a quien si ves? (1 Jn 4, 20)

La geografía nacional se distingue no sólo por montañas y ríos, o por selvas y desiertos. También hay una identidad “espiritual” que se proyecta en templos, santuarios, ermitas, que hablan de la fe, la tradición y devoción. Si bien conservamos un gran sentido de lo sagrado y de la fe, hemos de reconocer que también ahí necesitamos una reconstrucción; no podemos quedarnos igual que antes, hemos de renovar, purificar y fortalecer lo que nos lleva a confesar a Dios como Padre de todos y que al mismo tiempo nos vincula como hermanos. Te comparto cinco puntos que ciertamente ayudarán a reconstruir con firmeza nuestra vida de fe.

1.- Cuando hablamos de fe –virtud teologal- estamos entendiendo “la aceptación de lo que Dios nos enseña y nos pide porque sabemos que nos ama”. Así de sencillo y así de profundo. Si es aceptación entonces nadie la impone ni la exige; si su contenido es la voluntad divina nos estamos anclando con el Creador y Padre de todos; si estamos ciertos de su amor a prueba de todo entonces no habrá cosa alguna que escape a su bondad. Si acaso seguimos pensando que Dios se olvidó de nosotros o que nos castiga con los fenómenos propios de la naturaleza, seguramente nuestra fe está muy pobre y dañada, seguramente ha faltado conocer más en serio lo que es Dios y el proyecto que tiene para nosotros, sus hijos. ¡Todo lo que ha pasado es oportunidad para retomar el catecismo más elemental y recordar que Dios nos ha creado para que le conozcamos y le amemos, le sirvamos en esta vida y le gocemos en la eternidad!

2.- Vivir la fe implica vivirla en unión y participación con la comunidad de bautizados, con los que caminan a nuestro lado como feligreses o como pastores. Imposible aceptar a Cristo sin la comunidad que él mismo constituyó, pues no pasaría de ser un líder abstracto y mítico. Imposible tener una fe “personal”, “a contentillo”, no es fe, es capricho y relativismo. Es la Iglesia el ámbito propio y natural de la fe en Jesucristo. Recordemos que Él mismo llamó a doce para que estuvieran con él, para enviarlos a predicar y para darles autoridad y servir a sus hermanos (Mc 3, 14; Jn 21, 15-17). ¡Todo lo que ha pasado es oportunidad para renovar nuestra pertenencia a la Iglesia, para vincularnos más a un grupo o movimiento apostólico, para vivir la fe en comunión con nuestros pastores!

3.- En casa aprendimos a recitar “El Ángel de la guarda” y fue la abuelita o nuestros padres quienes nos enseñaron a bendecir los alimentos y a dar gracias a Dios por tenerlos. Pero el trajín cotidiano, las prisas de la ciudad, la invasión de los aparatos electrónicos y tantos otros factores nos llevan a olvidar que todo nos viene de Dios y que con la plegaria le pedimos y le damos gracias. Si nuestra fe sale a relucir únicamente cuando estamos presionados o en apuros, tal parece que sería una fe como de botiquín: solo lo buscamos en la emergencia. ¡Todo lo que sucedió es oportunidad para agradecer a Dios y para implorar su fuerza ante la adversidad! Un buen propósito luego de los sismos sería que participáramos atenta y puntualmente en la Misa Dominical, así como la oración familiar y cotidiana. 

4.- Quien tiene fe debe ponerse en movimiento para encontrarse con los más necesitados. Una fe auténtica y viva se nota cuando vamos por la vida haciendo el bien, como lo hizo Jesús. Yo creo que todos los que aportaron tiempo, alimentos, servicio, cualidades y habilidades en el momento de la emergencia sísmica, de alguna manera se encontraron con Dios, con Jesús. Él dijo que lo encontraríamos en el hambriento y el enfermo, en el sediento y el que necesitaba casa. ¡Todo lo que pasó es ocasión para crecer en la fe y en la caridad, virtudes hermanas que nos llevan a Dios y a los demás! 

 5.- Los que siguen a Jesús lo hacen motivados por su palabra y su ejemplo. Y lo hacen en un acto de fe y de amor. Hay quienes lo siguen en su vocación como esposos y padres de familia, hay quienes lo siguen en una misión de servicio humano y profesional como médicos, maestros, consejeros. También hay quienes lo siguen en la entrega total al trabajo evangelizador como religiosas o sacerdotes. Si te atreves a reconstruir con firmeza tu vida de fe, te darás cuenta que Dios te está llamando a una tarea específica y especial, concreta y permanente, pues la fe no es cuestión de un ratito ni es moda pasajera, la fe es para ti, es para siempre, es para encontrarte con Dios y con los demás. Recuerda lo que dice San Pablo a los romanos (8,28): “¡Sabemos que Dios dispone todas las cosas para bien de los que lo aman, a quienes Él ha escogido y llamado!"

 
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7438Domingo, 29 de octubre de 2017, 14:00 horas
7 cosas que no hay que decir a quien está en duelo
Como esta semana la Iglesia conmemora a todos los fieles difuntos, puede resultar oportuno reflexionar lo siguiente: Cuando fallece un ser querido, no toda la gente que se acerca con buena voluntad tratando de apoyar a los deudos sabe qué decirles, y a veces dice cosas que en lugar de consolar, lastiman. Por eso conviene tomar en cuenta esta pequeña lista de lo que no se debe decir a quien está en duelo. (Todas las frases citadas son auténticas. Cualquier parecido con la realidad no es mera coincidencia...).

1. ‘¡Ya está en el cielo!’ ‘¡Qué maravilloso!’ ‘¡Ya descansó!’

Nadie puede asegurar que el alma de un difunto ya esté en el cielo. En contadas excepciones, por ejemplo cuando murió san Juan Pablo II o la Madre Teresa de Calcuta, se puede pensar que se fueron a la Casa del Padre en viaje directo y sin escalas. Pero en todos los demás casos cabe suponer que la persona que falleció, por buena que haya sido, tenía defectos y miserias, pecados y culpas por esos pecados, que necesitará purificar en el Purgatorio.
Mucha gente querría poder consultar en alguna parte, el ‘status’ de sus difuntos, como cuando se checa en una página web en dónde está un paquete que se ha enviado, si está en tránsito o ya fue entregado. Pero no es una buena idea. Viviríamos angustiados, y además incluso se prestaría para discriminar: ‘esa novia no te conviene, tiene varios parientes en el infierno’; ‘pues mis ancestros están todos en el Cielo, ¿y, los tuyos?, ¿a poco todavía siguen en el Purgatorio?’

Gracias a Dios no lo sabemos, así que no hay que pretender que sí, porque puede suceder que por suponer que un difunto esté en el Cielo, ya nadie pida por él y se vea privado de oraciones y Misas de las que está muy necesitado.

2. ‘Lo vas a extrañar!’, ‘lo peor ¡vendrá después!’ ‘¡a ver cómo te las arreglas sin él!’
Ese tipo de frases negativas, pueden ser ciertas, pero también son imprudentes. Se pueden pensar, pero no se deben decir, porque no ayuda en nada a la persona en duelo, que se le plantee que su futuro se vislumbra todavía más negro.

3. ‘¿Qué vas a hacer con x cosa? Si necesitas, conozco a alguien que querría comprarla...’

Hay personas a las que les gustaría que las esquelas además de anunciar el sensible fallecimiento de fulano de tal, incluyeran un ‘aviso oportuno: ‘el difunto dejó un amplio departamento de dos recámaras y un baño, sala comedor, cocina integral y cuarto de servicio; calle arbolada, interesados llamar al teléfono...’
Pero es muy doloroso para los deudos pensar en desprenderse de algo que perteneció a la persona fallecida, así que no es momento para plantearles compraventas.

4. ‘No llores, tienes que ser fuerte’

Llorar es parte del proceso natural del duelo, no se le debe pedir a la persona que sufre, que embotelle sus sentimientos, porque le hará daño, puede incluso llegar a enfermarse.
Por incómodo que les resulte a quienes le rodean verle llorar, hay que permitirle desahogarse. 

5. ‘Ya me lo contaste’

La persona en duelo suele repetirse, insistir en algún tema que le preocupa, repasar lo que pasó. Hay que tenerle paciencia. La famosa ‘orejaterapia’ que propuso el Papa Francisco, viene aquí muy al caso, porque a la persona le hace bien hablar con alguien que la oiga, no que la interrumpa para platicar que le sucedió algo igual o peor, ni para darle consejos, ni para decirle qué debe hacer o cómo se debe sentir. Necesita simplemente ser escuchada.

6. No decir nada

Hay quien por temor a irla a ‘regar’ opta por no presentarse y/o por no decir nada, pero su ausencia y su silencio duelen a quienes esperaban recibir de su parte algún consuelo. Si hay gran amistad, nada sustituye la presencia, un abrazo, un apretón de manos. Si no es posible ir, se puede llamar o enviar un correo electrónico, o aunque sea un mensaje en el celular, para hacer saber a los deudos que les acompaña con el corazón y con su oración.

7. ‘Échale ganas’, ‘ya, supéralo’, ‘olvídalo, ya no pienses en eso’.

Cada persona vive el duelo de manera particular, no se le puede pedir que lo acorte o apresure. No es saludable interrumpirlo, es como cubrir una herida que en lugar de dejarse sanar, se tapa para no verla, puede infectarse. Hay que darle el tiempo que necesite para que, con la gracia de Dios, y mucho apoyo y comprensión, pueda ir superando la dolorosa ausencia de su difunto, y adaptándose a su nueva situación.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7439Domingo, 29 de octubre de 2017, 14:00 horas
¿Por qué orar la Liturgia de las Horas? El director espiritual del Seminario lo explica
Aunque la oración a nivel personal es completamente necesaria para estar en constante contacto con Dios, la Iglesia Católica ha organizado un conjunto de oraciones, a partir de la Palabra del Señor, que lleva por nombre la Liturgia de las Horas, para que todos los bautizados las recemos a un mismo tiempo a determinadas horas de nuestra jornada –aunque físicamente alguien pueda estar solo–, haciendo un alto en nuestras labores cotidianas para consagrar a nuestro Creador los momentos clave del día. Sobre la importancia de rezar este Oficio Divino, habla para Desde la fe el P. Luis Manuel Pérez Raygoza, Comisionado de la Arquidiócesis de México para las Cusas de los Santos y Coordinador del Área Espiritual del Seminario Conciliar.

El P. Pérez Raygoza explicó que la Liturgia de las Horas tiene un antecedente remoto en la oración que hacía el pueblo hebrero, ya que toda la oración hebrea estaba construida con base en los Salmos, a partir de los cuales también oraba Nuestro Señor Jesús. “Obviamente no se llamaba Liturgia de las Horas, pero la Iglesia adoptó esa manera de orar desde sus primeros pasos en la historia; posteriormente, esta forma de hacer oración se fue configurando de una manera diferente, a partir de la revelación del misterio de Jesús.

Señaló que lo que conocemos hoy como la Liturgia de las Horas es una oración de la Iglesia Universal, y por lo tanto un patrimonio espiritual que concierne a todos los fieles. “Normalmente la asociamos con los ministros ordenados, o con los religiosos y religiosas; sin embargo, es una forma de orar a la cual estamos invitados todos los miembros de la Iglesia, una oración bellísima construida a partir de Salmos, Antífonas y Cantos a nuestro Dios, cuya finalidad es que todos los bautizados unamos la voz a Nuestro Señor Jesucristo, quien, sentado a la derecha del Padre, intercede por los cristianos, y en general por todo el mundo”.

El también canónigo de la Catedral de México refirió que la Liturgia de las Horas debe su nombre a que con ella se eleva la alabanza, la acción de gracias y las peticiones de toda la Iglesia durante las principales horas de la jornada. “Tenemos, por principio de cuentas, las Laudes Matutinas, que consisten en albar a Dios al despuntar el día, a través de Salmos y distintos cánticos; luego hay tres horas intermedias: a media mañana, que es la Hora Tercia; al mediodía, la Hora Sexta, y en la tarde, la Hora Nona, momentos del día en que se santifica la jornada de trabajo humana. Después, cuando acaba el día vienen las Vísperas, y finalmente, previo a nuestro descanso nocturno, se rezan las Completas. Así, se está en permanente comunicación con el Señor, en permanente alabanza a Él, y en permanente intercesión”.

Dijo que, si bien la oración individual es totalmente necesaria, el hacer oración en conjunto, a determinadas horas y en muchos lugares al mismo tiempo, es un signo de que, como fieles, reconocemos que el Señor es el creador del tiempo y de la historia, que Cristo es el Alfa y el Omega, el principio y el fin; tal es el caso de la Liturgia de las Horas, en la que orientamos todos los momentos de nuestra jornada hacia Él, y Él mismo está presente en esos instantes importantes que se van sucediendo en nuestra jornada. “A diferencia de las oraciones a nivel personal, la Liturgia de las Horas es una oración solemne, pública y comunitaria, aún si se reza de manera individual; no está hecha a título personal de quien la hace, sino que es la oración de toda la Iglesia, que se reza a nombre de la Iglesia y en la que se pide por la Iglesia”.

Finalmente, explicó que la Liturgia de las Horas es en realidad el ejercicio de Nuestro Señor Jesucristo, ya que es Él quien en ese momento está orando, de manera que cuando alguien la reza, lo que hace es unir su voz a la oración del mismo Jesús, por tal razón es una oración de enorme relevancia dentro de la Iglesia. “Yo quisiera alentar a los lectores a que se animen a conocer este modo de hacer oración, a valorarlo y a unirse a Él; hay muchas comunidades laicales y lugares muy específicos en nuestra Arquidiócesis, como la Catedral Metropolitana y la Basílica de Guadalupe, donde diariamente se celebra esta oración. Frecuenten estos lugares y participen de esta bellísima forma de orar”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7440Domingo, 29 de octubre de 2017, 14:00 horas
¿Cómo reaccionas ante la muerte?
En nuestra cultura, la muerte es algo muy “comentado”. Se hace tan normal oír, leer o ver las notas rojas, donde la muerte aparece como algo anónimo e impersonal; se habla de ella banalizándola, mostrándola sin pudor, privándola de su carácter dramático y enigmático. Ah, pero hablar de ella con seriedad resulta incómodo e inoportuno; es mejor no tocar el tema o dejarlo para después, porque afrontarlo sería ponerme seriamente ante mi propia muerte, y tal vez escuchar una voz que me llama por mí propio nombre. Todo esto ¿no reflejará la angustia del hombre de hoy, y un miedo a enfrentar el sentido último de la vida?

“Los días de muertos”, una costumbre mexicana

Los mexicas
El nacimiento y la muerte son momentos importantes en la vida de todos los pueblos; por lo mismo han sido objeto de celebraciones de diverso tipo de acuerdo al proceso histórico de cada cultura.

El culto a los muertos en México se remonta por lo menos a 1800 años a.C, culto que fue evolucionando hasta tener gran auge durante la supremacía de los mexicas que eran considerados como el “pueblo de la muerte”. Su filosofía sobre la muerte y la inmortalidad quedó plasmada en un sinnúmero de poemas, que reflejan que la vida no es más que un momento pasajero y la muerte una especie de despertar del sueño presente.

En el calendario mexica existían dos meses dedicados a las festividades de los muertos. El mes noveno o fiesta de los muertecitos y el mes décimo o gran fiesta de los difuntos, fecha en que se sacrificaban seres humanos para dar solemnidad al festejo.

La celebración empezaba con los preparativos –meses antes– y el día de la fiesta se invocaba a los espíritus de los ancestros, para compartir con ellos los buenos frutos de la tierra. El culto continuaba con la colocación de la ofrenda en el altar familiar que pretendía estrechar los vínculos existentes entre los vivos y los muertos.

Época colonial

Con la conquista española, en el siglo XVI se introdujo en México el terror a la muerte. Los cráneos que adornaban el Tzompantli en México Tenochtitlan o en los altares de Tlatelolco desaparecen, para reaparecer más tarde al pie de los altares y cruces atriales, con un significado completamente diverso: la muerte había sido vencida por la cruz de Cristo. 

Fue en la época colonial cuando se empezó a representar a la muerte como un esqueleto en diferentes posturas, portando en la diestra una guadaña, simbolizando con ello por un lado, la fragilidad que puede terminar con un simple “gudañazo” en cualquier momento, y por otro, que esto puede acaecer a cualquiera, pues la muerte “no respeta” a nadie. Hay que tener en cuenta que se trata de una representación cultural, que nada tenía que ver con el culto demoniaco que ahora se le tributa a esta misma imagen, mal llamada “santa muerte”.

Siglos XVIII – XX

En el siglo XVIII la muerte dejó de ser algo terrorífico para representarse como una figura de ballet o como un personaje amable. A finales del siglo XIX y principios del XX, José Guadalupe Posada, maestro de grabado, reanimó su homenaje dándole un toque humorístico. En esta época surgen diversas revistas en los que se publicaban versos conocidos como "calaveras", que ridiculizaban por alguna de sus actuaciones a los personajes del gobierno o gente notable de la sociedad.

En nuestros días, aquí en nuestro México, lindo querido, en muchas comunidades se celebra de modo muy sentido “la fiesta de los muertos”, pero, hemos de ser sinceros, en ocasiones de modo sincretista. Como si se deseara, no al modo de la fe, sino al de los antiguos mexicas entrar ese día “en contacto” con los muertos, con nuestros seres queridos que ya no están con nosotros, a través de “una ofrenda”, eclipsando así completamente la solemnidad de todos los santos y dando más relieve a la memoria de todos los difuntos. 

Me han preguntado varias veces si es católico poner en estas fechas un altar para los muertos, si se pone como lo hacían los antiguos mexicas, la respuesta es NO. Sin embargo, vemos a lo largo de la historia como intrépidos y santos misioneros siempre trataron de inculturizar la fe, tomando celebraciones paganas y cristianizándolas como es el caso de la misma celebración de la Navidad.

Utilizar nuestro arte e ingenio para plastificar el misterio del más allá, para alejar el miedo a la muerte, o mejor el miedo al morir, recordarme a través de un “altar de muertos” que puedo hacer por mis difuntos una gran obra de misericordia: orar a Dios Trino por su salvación; hacer una buena confesión y participar en la santa Misa, para ganar por ellos la indulgencia plenaria, etc.; así, un altar de muertos daría mucho fruto y estaría muy lejos de la distorsión que de esta conmemoración ha hecho el Halloween que se ha desvirtuado hasta llegar a ser una invocación a los demonios. 

¿Cómo surge la conmemoración litúrgica de los fieles difuntos?

El mes de noviembre es un mes eclesial. Los tres estados de la única Iglesia: la gloriosa que es la del cielo, la que se está purificando y la de la tierra –que se unen y compenetran cada día en la santa Misa– de manera especial, en estos días, se estrechan para realizar un intercambio de bienes.

A nuestros difuntos les deseamos: 1. El "descanso eterno", descanso que no se debe concebir como aburrimiento, sino como el ocio fecundo en la gloria del Padre. 2. La "luz eterna", la caridad inextinguible en la presencia de Dios. 3. "la paz". Los textos litúrgicos hablan del "refrigerio". Por lo que, para acelerar el goce de estos bienes a quienes de ellos estén privados, nació la idea de la "conmemoración de los fieles difuntos".

La costumbre primitiva del aniversario familiar se transformó en aniversario general. San Odilón, abad de Cluny, en Francia, determinó hacia el año 1000 (998) que en todos sus monasterios, dado que el día 1 de noviembre se celebraba la fiesta de todos los santos, el día 2 se tuviera un recuerdo de todos los difuntos. De los monasterios cluniacenses la idea se fue extendiendo poco a poco a la Iglesia entera, y así se instituyó una fiesta universal y de precepto, que hoy celebramos como conmemoración.

Todos los que somos de Cristo formamos una sociedad, en la que hay interdependencia, reciprocidad de servicios y de influencias, comunidad de bienes, en una palabra, unidad de vida. Este dogma es el que pone en nuestras manos la suerte de los muertos, y porque nuestros méritos son tan pequeños, viene Cristo en nuestra ayuda, poniendo a nuestra disposición sus méritos infinitos.

La muerte, para el cristiano

En la Biblia

En el Antiguo Testamento no hay un único modo de concebir la muerte, sino una multiplicidad de diversas perspectivas que reflejan las fases progresivas de la revelación. Dios ha creado al hombre como ser caduco y mortal, la muerte es parte del ritmo vital, pero es imposible que Dios la haya "creado" (Sab 1,13), puesto que la acción creadora divina es "arrancar" y "salvar" del caos y de la muerte. Al final no habrá más muerte (Ap 21,4). Dios es el Dios de la vida (Sal 8,11; Jos 3,10; Jer 10,10). Para la Biblia la muerte es el momento de plena realización de sí mismo, lo que importa de verdad es lo que acontece en la vida. En toda la Sagrada Escritura la muerte es a veces personificada como una fuerza ciega y cruel; aunque se pone más el acento en el "morir" como proceso y acontecimiento que en la "muerte"; por lo que ésta se coloca en una perspectiva existencial concreta.

La muerte, principio de transfiguración

Existencialmente y fuera de Cristo la muerte es la contradicción absoluta que está incrustada en nuestro ser como la "posibilidad de lo imposible", tiene un sentido trágico y desgarrador, es sentida como un castigo, como "pena y el salario del pecado" (Rm 6,23) porque hiere el querer vivir en su impulso más indestructible. Tal como experimentamos la muerte, por ser fruto del pecado, es dura, espantosa, fuente de angustia y desesperación, es el enemigo por definición, el último enemigo que vencerá el Señor (1Cor 15,26, 44-54; Ap 20,14-15).

Para el cristiano, su muerte es un morir con Cristo, Cristo ha muerto y nos ha liberado de la condenación, nos ha librado de la muerte eterna y del miedo que encadena al esclavo del pecado (Hb 2,14-15); "Él nos ha amado y se ha entregado por nosotros" (cf. Gal 2,20; Ef 5,2.5). Nuestra muerte se abre a la salvación y a la resurrección. Ese será el momento en que toda nuestra existencia se una para tomar su sentido definitivo, será el acto con el que la gracia de Cristo selle la vida humana para llevarla a la eternidad. La muerte es la misteriosa eclosión de la criatura nueva en Jesucristo (Jn 6,40.50 cf. 54). Así ésta para el cristiano es principio de transfiguración, ella no puede separarse de Jesucristo (Rm 8,31ss), al contrario, inaugura la comunión inmediata y plena con Él.

La muerte del cristiano es un doble misterio: de Cristo y de la Iglesia; no sólo es personal, es eclesial, porque es la de un miembro. Dios no llama a morir sin que la libertad haya preparado su respuesta. Si la muerte es la hora del juicio, es igualmente el acto supremo de nuestra libertad; la escogemos tal como la queremos. El último engendramiento en nosotros es el acto de morir. El primer nacimiento se acaba en el segundo. Para el cristiano esta muerte no es definitiva, él sabe que resucitará, porque espera en Dios y no quedará defraudado para siempre.

Muerte, "Tu recuerdo me ayuda a vivir de prisa"

Pero mientras vive, el cristiano es un ser “dividido”: lleva siempre en sí la posibilidad de pecar gravemente y la herida de las faltas cotidianas. No conoce la hora ni la calidad de su muerte. La muerte es siempre posibilidad de condenación o reconciliación. El cristiano sabe bien que su muerte está ya vencida, pero en Jesucristo solamente; y todo depende de la profundidad de su inserción a Él.

Qué lejos está esta perspectiva de la “Cultura de la muerte” que lleva al aborto, a la eutanasia y al suicidio. No. Para el cristiano, pensar en la muerte es pensar en la vida.

No hay nada que nos enseñe tanto a vivir como pensar en nuestro último día. A la luz de este día se descubre que vivir corre prisa, como decía Martín Descalzo: “Hay que quererse mucho en esta tierra, el poco tiempo que se nos conceda. No vale la pena ignorarse y desconocerse para luego lamentar, tras la partida, el no haberse querido suficientemente. Yo hablo de la muerte, porque en lugar de amedrentarme me acicatea, porque en lugar de apocarme, me da unas tremendas ganas de vivir y de amar”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7441Domingo, 29 de octubre de 2017, 14:00 horas
Durante la emergencia, Misioneras Servidoras de la Palabra ayudaron en Morelos, Oaxaca y CDMX
Como fue conocido a nivel mundial, tras los terremotos del 7 y 19 de septiembre en nuestro país se desplegó de manera espontánea la increíble fueza de la solidaridad; actos de heroismo por parte de rescatistas y de la propia ciudadanía mostraron un rostro de México con el que poco se nos había identificado; nuestros jóvenes, que parecián adormilados, con entusiasmo demostraron sus más grandes valores yendo al encuentro de quienes requerían ayuda, todo lo cual quedó por encima del panorama de pesimismo por el que atraviesa nuestra nación, debido a los secuestros, la violencia, los asaltos, la corrupción; “¡es decir, que en nuestro México sí hay esperanza!”, expresó a Desde la fe la hermana Gloria Rodríguez, Misionera Servidora de la Palabra.

Dijo que, en el contexto de la emergencia, también pudimos observar la manera en que los  representantes de diversas comunidades religiosas, clérigos y laicos comprometidos, se dieron cita para ir al  encuentro de quien más lo necesitaba a fin de brindarle ayuda. En este sentido, destacó la presencia de  los Misioneros Servidores de la Palabra (en sus ramas varonil y femenina), quienes se hicieron presentes para brindar ayuda a los damnificados de Morelos, Puebla, Oaxaca y Ciudad de México; “esta actividad no es para nosotros, o no debería, ser algo extraordinario, sino una misión constante de la Iglesia, que tiene el deber de ser luz y sal en medio del mundo”.

Sañaló que la Congregación ha tratado de brindar un tipo de ayuda integral, ya que Dios, en su infinita bondad, les ha permitido hacerlo. “Todo ser humano necesita tanto la ayuda material como la espiritual, por eso lo primero que hicimos fue abrir centros de acopio para concentrar víveres y llevarlos directamente a las personas necesitadas, procurando una adecuada distribución”. 

La hermana Gloria Rodríguez explicó que también ayudaron a remover escombros y a ordenar algunas de las casas de las personas afectadas, entre muchas otras labores. “Pero esto es sólo el principio. ¡No basta. Es necesaria la colaboración del gobierno para que los hermanos que han perdido sus bienes materiales puedan tener un hogar digno a la brevedad posible.

En cuanto a la ayuda espiritual, refirió que han visto con mucha alegría que las personas, aún en medio de una situación tan crítica, son capaces de elevar una oración, y eso lo han constatado en algunos de los hogares que visitaron: en los testimonios de personas que no podían dormir, que estaban nerviosas, agresivas, como reacción a lo que habían vivido. “Al rezar con ellas el Rosario o la Coronilla de la Misericordia, o participar en la Celebración Eucarística, muchas de ellas han recuperado la estabilidad”.

Para finalizar, la hermana Gloria Rodríguez explicó que, como parte de su carisma, los Servidores de la Palabra buscan el equilibrio entre la oración y la acción, sirviendo a Jesucristo con amor, generosidad y sacrificio; por eso, mientras trabajan procuran mantenerse en oración. “En este contexto, algo de lo que llamó la atención de los muchos voluntarios que ayudaban a sacar escombros de viviendas en Totolapan (Morelos), fue el escucharnos rezar el Rosario mientras trabajábamos. Esta oración fue también propicia entre los familiares que esperaban noticias de quienes quedaron atrapados entre los escombros en la Ciudad de México. Y como nuestro lema es ‘Evangelizar a los laicos para evangelizar con ellos’, siempre procuramos trabajar ‘mano a mano’ con quienes comparten nuestro carisma y con todo hombre de buena voluntad, pues la primera forma de predicación la constituye un claro testimonio de Cristo.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7427Domingo, 22 de octubre de 2017, 14:00 horas
Razones para las misiones
Un sitio de internet publicó un artículo muy interesante, en el cual el autor hacía notar que los católicos acostumbramos usar ciertas palabras o expresiones que aprendimos desde chicos, pero que a los jóvenes y adultos que están apenas descubriendo, o redescubriendo la fe católica, les suenan rarísimas y no tienen idea de a qué se refieren. 

Mencionaba numerosos ejemplos de palabras y frases, y explicaba lo que algunas personas creían que significaban (en algunos casos ello era muy chistoso), y luego aclaraba lo que en realidad significaban.

Sorprendentemente, dicha lista incluía la frase ‘ir de misión’. Decía que es muy común que en la Iglesia se escuche que se está organizando ‘una misión’, o que jóvenes van a ir ‘de misión’, en Semana Santa, pero que cuando se le preguntó a quienes no estaban familiarizados con ese término qué significaba, la mayoría lo relacionó con ‘Misión imposible’, una serie de televisión muy popular en el siglo pasado, que hace pocos años fue llevada a la pantalla grande, y cuya trama incluye espionaje, intrigas y toda clase de aventuras. Pero eso no es lo que la Iglesia entiende por ‘misión’.  

El Catecismo de la Iglesia Católica dice que la Iglesia recibió de Cristo “la misión de anunciar y establecer en todos los pueblos el Reino de Cristo y de Dios.” (C.E.C. # 768). ¿Qué implica esto? Enviar personas (misioneros) que prediquen la Palabra de Dios, que acerquen a la gente a los Sacramentos, que la ayuden a tener un encuentro personal con el Señor. 

¿Y por qué querría la Iglesia hacer semejante cosa, sobre todo en estos tiempos en que prevalece la mentalidad de ‘vive y deja vivir’, en los que incluso se ve mal, se considera ‘políticamente incorrecto’, poco respetuoso, ‘inadmisible imposición’, que alguien comparta con otros su fe?

Tiene la Iglesia, y las ha tenido desde sus comienzos, al menos dos poderosas razones para ello.

La primera es que el propio Cristo se lo mandó. Al final del Evangelio según san Mateo, vemos que Jesús dice a Sus discípulos: “Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que Yo os he mandado. Y he aquí que Yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo” (Mt 28, 19).

Habla de hacer discípulos “a todas las gentes”. No vienen letritas chiquitas que digan: ‘aplican restricciones: esto no incluye a los que parezcan muy contentos como están, a los de otras religiones o a los que puedan incomodarse si les hablan de Mí...”.  El Señor pide anunciarlo a “todas las gentes”.

¿Pero no es eso un atropello hacia sus creencias?, ¿no es mejor dejar que cada quien crea lo que se le dé la gana? La respuesta nos lleva a la segunda razón que hay para la misión: que cuando se tiene la Verdad, así, con mayúscula, se tiene también la obligación de compartirla.

Según la mentalidad, muy extendida actualmente, de que todas las religiones son iguales, entonces no es aceptable que una pretenda imponerse a las demás. Ah, pero si no todas son iguales, si algunas son producto de la imaginación humana, y sólo una es revelada por Dios, entonces se vuelve no sólo admisible, sino imperativo, indispensable, anunciarla, darla a conocer. Porque no se está simplemente buscando que alguien cambie sus creencias por otras semejantes, sino que alguien salga del error, y conozca a Aquél que dijo de Sí mismo: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida” (Jn 14,6). 

No es tarea fácil, sobre todo en estos tiempos en que los cristianos son la población que más sufre, desde burlas y persecución hasta injusticia, tortura y asesinato. 

Requiere valor compartir la propia fe, sea a nivel personal, en una charla familiar o entre amigos o colegas no creyentes, o sea en un país en el que tener Biblia es un delito que se paga con la muerte. 

Por eso la Iglesia celebra este domingo el DOMUND, el Domingo Mundial de las Misiones, en el que pide urgente apoyo, económico y de oraciones, para sostener los esfuerzos de los misioneros que en todo el mundo lo arriesgan todo, con tal de que otros puedan conocer a Cristo, acoger Su amor en su corazón y experimentar el gozo y la paz de vivir su vida como camino de salvación.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7428Domingo, 22 de octubre de 2017, 14:00 horas
Domingo Mundial de las Misiones
¿Conocen el trabajo que hace un misionero?

¿Por qué es importante que todos los hombres conozcan, acepten y vivan a Cristo?

Cuando Jesús, una vez resucitado, tiene que regresar junto a su Padre del cielo, se despide de sus discípulos y les deja una misión: predicar el Evangelio. El evangelio de san Marcos nos habla de esta escena tan importante para nosotros, los que seguimos a Jesús. Mc 16, 15-20.

Tierra de misión

El mundo ha cambiado rápidamente en nuestros días. Hemos pasado de una sociedad que se confesaba cristiana, católica, a una sociedad indiferente a la religión y, a veces, antagónica, contraria. Antes la labor pastoral de los sacerdotes era conservar e ilustrar la fe del pueblo. Todos eran católicos y no hacía falta más. En esos tiempos se veía con admiración a aquellos hombres y mujeres que dejaban su patria para ira a tierras extrañas, casi siempre exóticas, a predicar el Evangelio a los paganos que no conocían a Jesús. 

Leíamos con emoción sus aventuras en esas revistas de Misiones que tanto se difunden todavía en nuestros días. ¡Cuántos jóvenes se sintieron llamados a irse de misioneros por la lectura de esas revistas!

Una de esas jóvenes, buena católica, miembro del coro de su Iglesia y de la Congregación Mariana, se sintió llamada a ser misionera en la India. Se llamaba Inés y pertenecía a una familia albanesa residente en Yugoslavia. Es nuestra Teresa de Calcuta, servidora de los más pobres entre los pobres.

Ella misma, cuando una jovencita motivada por la labor de la santa le pidió que le permitiera ir con ella a Calcuta, le respondió sabiamente: “Búscate tu propia Calcuta”.

Hoy, en efecto, todo el mundo es Calcuta, todo el mundo es tierra de misión. 

Ya no necesitamos ir a esas románticas tierras de paganos para predicar el Evangelio a los que no lo conocen. Aquí mismo, en nuestra patria, en nuestra Ciudad, en nuestro barrio, ¡en nuestra casa!, hay personas indiferentes que necesitan que se les despierte su sensibilidad para poder comprometerse con Cristo. Y esto es importante, es cuestión de vida o muerte; es cuestión de salvación o condenación.

Todos somos misioneros

¿Se han preguntado ustedes alguna vez el porqué de tener fe viviendo en un mundo indiferente?, indudablemente es un privilegio de parte de Dios, el dador de la fe. Pero es un privilegio que implica una responsabilidad: hablar de Aquél a quien seguimos y que nos ha hecho felices, con una felicidad que no dan los bienes materiales de esta tierra.

La Iglesia es misionera porque ha sido enviada por Jesús a predicar el Evangelio. Y la Iglesia no somos nada más los sacerdotes y las religiosas. Ustedes son Iglesia, ustedes son misioneros.

¿Y cómo ser misioneros si no sabemos?

¡Claro que saben!, y, de hecho, muchos de ustedes han sabido ser excelentes misioneros al interior de su hogar. ¿Acaso sus hijos no han sido evangelizados por ustedes?

Se evangeliza, ante todo, por el testimonio. No se trata tanto de hablar de Cristo sino de vivir como Cristo. Para hablar de Cristo basta aprender una doctrina, para vivir como Cristo se necesita un constante esfuerzo apoyado por la gracia divina. Un ejemplo arrastra más que mil palabras.

Pero también es necesario ilustrar el testimonio hablando de Aquél, Cristo, que lo motiva e inspira.

Hablar de Cristo implica conocerlo.
El conocimiento de Jesús comienza por esa oración que ustedes practican con toda sencillez en la que se ponen en las manos de Dios con la confianza de los hijos pequeños. Orar es platicar con Dios y conocerlo como a un amigo muy frecuentado.

Lo demás es fácil. Es agradable hablar de los buenos amigos.

Conocer a Cristo también significa penetrar en su Evangelio, enseñado y predicado por los sacerdotes y por los laicos más preparados en las iglesias y en las casas. En tu parroquia hay algunas personas que se reúnen a estudiar el Evangelio para después ir a predicarlo a los hermanos. ¿Por qué no se unen ustedes a ese grupo y se preparan más para hacer más fructífera su labor? 

Ellos se llaman, y son, “Misioneros Parroquiales” y están comprometidos en una Misión Permanente que responde a la urgencia de un mundo al que ya no le interesa Jesús. Allí hay un lugar para ustedes.
Las misiones ad gentes

La preocupación por los que no conocen a Jesús en nuestra propia casa no impide que también nos preocupemos por los de tierras lejanas que ni siquiera han escuchado hablar de Él.

La iglesia destina numerosos elementos, valiosos por su preparación y entrega, a las Misiones “ad Gentes”, es decir, en nuestro idioma, las Misiones entre los Gentiles, los paganos que adoran a falsos dioses y no conocen el Evangelio.

La labor de los misioneros es muy difícil, sobre todo en los países en que las leyes prohíben su misión de predicar. ¡Predican con su silencio! No hablan, ¡actúan!

Así predicaba Teresa de Calcuta: sirviendo desinteresadamente a los ancianos, a los enfermos y a los niños desamparados. Calladamente, sin afán de convertirlos con palabras de esas que son muy bonitas, pero que no sirven de nada sin un testimonio que les de fundamento.

Los misioneros van hoy a tierras extrañas a servir a los hermanos más necesitados, y con perseverancia y paciencia logran que algunos, por fin, pregunten: “¿Quién es Jesús?”, y entonces, sólo hasta entonces, comienzan a hablar de Cristo.

¡Cuánto necesitan esos misioneros de nuestras oraciones y de nuestra ayuda! Colabora con ellos en su misión, desde aquí.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7429Domingo, 22 de octubre de 2017, 14:00 horas
6 cosas que tal vez no sabías de la muerte de San Juan Pablo II
Este domingo 22 de octubre celebramos la fiesta litúrgica de San Juan Pablo II, el Papa peregrino que viajó por el mundo y se convirtió en uno de los líderes más influyentes del siglo XX. El Pontífice permaneció en la Cátedra de San Pedro 26 años y 5 meses, siendo el suyo el tercer pontificado más largo en los más de 2 mil años de historia de la Iglesia.

Aquí 6 cosas que tal vez no sabías sobre su muerte.

1. Murió de un colapso cardiocirculatorio

San Juan Pablo II falleció el 2 de abril de 2005 a las 09:37 p.m. (hora de Roma) en la víspera del Domingo de la Misericordia, una fiesta establecida durante su pontificado. Sufrió un “choque séptico con colapso cardiocirculatorio debido a una infección, ya detectada, de vías urinarias”. Así lo detalló un exhaustivo informe sobre su agonía y muerte realizado en el Vaticano.
Durante la última semana de vida recibió comida procesada a través de un tubo nasal. Los doctores decían que los problemas en la ingesta de alimentos y en la respiración del Papa de 84 años, eran consecuencia de la enfermedad de Parkinson.
 

2. Su funeral duplicó la población de Roma 

A su funeral asistieron 75 jefes de Estado, incluyendo presidentes, príncipes y otras autoridades. La población de Roma se duplicó durante ese evento y los asistentes esperaron más de 24 horas para verlo en cuerpo presente.

Cuando la Plaza de San Pedro estuvo al tope de su capacidad, todo quedó completamente en silencio.

3. Sus últimas palabras fueron en polaco

El informe del Vaticano precisa que seis horas antes de su muerte, Juan Pablo II dijo en polaco, “con una voz muy débil y con palabras murmuradas: 'Déjame ir a la casa del Padre'”. 
El diario La Repubblica, de Roma, citó a un sacerdote polaco, Jarek Cielecki, diciendo que el Papa murió “un instante” después de pronunciar con gran esfuerzo la palabra “amén”.

4. Escuchaba la oración de los fieles días antes de su muerte

Miles de fieles se reunieron para orar en voz alta y hacer vigilia en la Plaza de San Pedro en los días previos a su muerte. 

El entonces Arzobispo de Cracovia y Secretario Personal de Juan Pablo II durante más de 40 años, Cardenal Stanislaw Dziwisz, aseguró que el Papa escuchaba las oraciones de la multitud.

5. Sumamente enfermo dio una última bendición desde su ventana

Tras su fallido y conmovedor intento de dar la bendición Urbi et Orbi el último domingo de Pascua de 2005, que arrancó los aplausos y el llanto de los fieles reunidos en la Plaza de San Pedro, el Papa Juan Pablo II –que después de su segunda hospitalización sufría déficit nutricional y marcada debilidad– volvió a asomarse a la ventana de su habitación el miércoles 30 de marzo para dar la bendición.

Este nuevo intento tampoco tuvo éxito. Aquella comparecencia “fue la última estación pública de su doloroso Vía Crucis”, dice el documento vaticano.

6. “Concelebró” una Misa en su agonía

El informe del Vaticano detalló que los ojos de Juan Pablo II estaban prácticamente cerrados durante una Misa celebrada al pie de su cama en la tarde del 31 de marzo de 2005.

“Pero en el momento de la consagración, débilmente levantó su mano derecha dos veces, es decir, cuando se eleva el pan y el vino. Hizo un gesto indicando que estaba tratando de golpear su pecho durante la recitación de la oración del Cordero de Dios”.

Ese día el Cardenal Marian Jaworski, amigo íntimo desde que ambos eran jóvenes sacerdotes en Polonia, le administró el sacramento de la unción de los enfermos. 
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7430Sun, 22 Oct 2017 00:00:00 GMT
Urgen religiosas misioneras para escuela católica en La India
El P. Federico de la Cruz, de la Orden de los Misioneros de San Elías, a través de Desde la fe ha hecho una urgente invitación a las religiosas misioneras mexicanas que quieran participar en su programa de evangelización y educación en una escuela católica al norte de La India, en una región que, desde un punto de vista biogeográfico, pertenece a la Meseta Tibetana, y cuenta con 43 mil habitantes.

El sacerdote –de origen argentino e incardinado a la Diócesis de Frejüs-Toulon (Francia)–, explicó que su aldea misional se encuentra en un valle, lo que permite tener un clima benévolo. Señaló que en estas tierras se mezclan habitantes de ascendencia hindú con población de origen tibetano, quienes han profesado tradicionalmente la religión budista, aunque en los últimos años se han incrementado las minorías cristianas debido al esfuerzo de misioneros de otros países. 

Externó que la aldea es el úinico asentamiento de la Iglesia Católica, un puesto de avanzada misional que se encuentra más allá de las líneas enemigas y distante de la frontera, por lo que a los costados hay inmensos e incalculables territorios donde no hay un ápice de catolicismo; fuera de ese territorio, es imposible encontrar siquiera un hogar católico: el 98 por ciento de las almas profesan el budismo tibetano; por este motivo, su propósito es “comenzar a sembrar la Iglesia Católica por primera vez en la historia de ese lugar”. 

Refirió que ahí sólo hay dos escuelas: una pública, que es atea, y la otra de carácter privado, que es donde se imparte la enseñanza católica: se trata de una escuela primaria con un albergue para alumnos, misma que está bajo el patronazgo de San José, y hasta la fecha es atendida por dos hermanas locales, una de ellas de 80 años de edad y la otra más de 60. Dijo que, por la avanzada edad de ambas, la autoridad local le ha pedido a él asumir la Dirección de dicha escuela, pues las religiosas en breve tendrán que renunciar a ella.

El P. Federido de la Cruz S.E., explicó que las autoridades ya le entregaron toda la documentación, y que ha decidido aceptar la encomienda de hacerse cargo de la escuela, porque de lo contrario la Iglesia Católica perderá una gran oportunidad para predicar a Jesucristo. El problema –explicó–, es que no contará con personal que se haga cargo de la enseñanza, de manera que ha optado por hacer un llamado urgente para que acudan religiosas, principalmente con carisma de vocación magisterial, a fin de que enseñen en la escuela la parte académica y la santa fe católica, y además atiendan el albergue de los niños”.

Refirió que el idioma oficial de la escuela es el inglés, y que las necesidades de hospedaje y alimentación son cubiertas por la Iglesia. Puntualizó que la fecha límite para confirmar su asistencia vence el 1 de noviembre. 

“Es una misión que pide heroísmo, para la mayor gloria de Dios y para la salvación eterna de los más pobres de los más pobres, no es fácil para las mujeres, deben tener mucho sentido maternal y tener el gran deseo de hacer grandes cosas por Cristo Rey, por estos niños paganos campesinos de las remotas montañas del Himalaya, humanamente dudo que alguna congregación acepte pero la gracia me obliga a esperar ‘contra toda esperanza’ que el Espíritu Santo infunda en los corazones de alguna superiora santa ansias amorosas de venir a la Meseta Tibetana a adorar a Dios y encaminar a más hijos de Dios para el Cielo”.

Las religiosas (o aspirantes) interesadas, pueden ponerse en conatcto con el P. Federico de la Cruz a la siguiente dirección electrónica: federicojuanhighton@gmail.com 
O por mensaje de WhatsAapp al: 00 91 747 817 94 54

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7431Domingo, 22 de octubre de 2017, 14:00 horas
“SOS Cristianos de Oriente”, ayuda a personas en zonas de conflicto
La Organización No Gubernamental “SOS Cristianos de Oriente” fue fundada en el año 2013 en Paris, Francia, con el objetivo de ayudar a los cristianos que viven en zonas de conflicto, donde  muchos de ellos son perseguidos o han perdido todos sus bienes. Para que éstos puedan permanecer en sus hogares, la ONG les proporciona asistencia humanitaria y les ayuda a reconstruir sus viviendas a través de las diferentes misiones realizadas por voluntarios.

Desde la fe platicó con Bertos Esch, quien trabajó para “SOS Cristianos de Oriente” en Irak, desde enero hasta agosto de este año, a fin de conocer cuál fue su experiencia en esta organización, qué lo motivó a participar y cómo es la vida de un voluntario en uno de los territorios más riesgoso para cualquier ser humano, sobre todo si se forma parte de alguna minoría religiosa, como sucede con los católicos. 

Bertos Esch expresó que comenzó a trabajar como voluntario en la ONG por la necesidad que sintió de ayudar y compartir su tiempo con todos esos cristianos católicos –a quienes, dijo, no puede dejar de considerar sus hermanos– que se encuentran países de mayorías musulmanas, en medio de zonas de conflicto, donde se sufre toda clase de estragos inimaginables y se vive en constante peligro. “Al pensar en todo lo anterior, decidí buscar un lugar donde pudiera ubicarme y ser más útil; así, puse a consideración Irak o Siria, y elegí el primero porque para ingresar no necesitaba Visa”.

Esch señaló que “SOS Cristianos de Oriente” se preocupa por la seguridad de todos sus voluntarios en zonas de conflicto. “Es importante que las personas sepan que, aunque estamos en un país en guerra, no estamos ubicados en zonas de riesgo mortal; sin embargo, siempre es recomendable guardar todas las precauciones posibles, lo cual se aprende durante el entrenamiento que proporciona la organización al voluntariado. Antes de salir de Francia se nos enseña todo lo que debemos conocer sobre seguridad, qué hacer ante una contingencia y cómo reaccionar para protegernos y proteger a los demás. En caso de cualquier emergencia,  tienen todas las precauciones necesarias para evacuarte inmediatamente”.  

Agregó que durante su estancia en Irak desempeño varias funciones, desde las administrativas hasta las operativas, en las que definía, planificaba y dirigía las actividades de un equipo de voluntarios a su cargo. “Personalmente, era responsable de varios proyectos relacionados con la reconstrucción y el reinicio de la vida en los pueblos, lo cual se trabajaba en equipo con los habitantes de ahí. Aún quedan muchas cosas por hacer; para lograrlo, se necesitan más y más personas que quieran apoyarnos. El dinero viene de la ayuda humanitaria, pero es importante tener más mano de obra en Irak para gestionar los proyectos, más gente que desee compartir su tiempo con los refugiados, a fin de demostrarles que nos importan; pero también para dar testimonio al mundo entero de lo que ahí sucede”.

Bertos Esch pidió a los mexicanos una oración por todos los cristianos Irakies que se hallan en esa zona, en la que, aunque se han calmado los conflictos, aún no se puede hablar de una paz absoluta. “El peligro sigue ahí; los cristianos de Medio Oriente realmente necesitan nuestra ayuda, simplemente no debemos ignorar ni olvidar lo que sucede allá, porque la indiferencia provoca que puedan ocurrir cosas semejantes en otros lugares”.

Para finalizar, Bertos Esch dijo que le gustaría que más gente se capacitara, se entrenara y se animara para ayudar en Irak. “Ha sido una gran experiencia pasar ocho meses sirviendo a esa gente que lo necesita, eso me ha hecho sentir vivo, útil, pero sobre todo hijo de Dios, solidario con mis hermanos. Ojalá más personas se animaran a dar un poco de su tiempo y de sí mismos”. 

Para conocer más sobre “SOS Chrétiens d'Orient” ingresar a www.soschretiensdorient.fr, y en Facebook: SOS Chrétiens d'Orient.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7432Domingo, 22 de octubre de 2017, 14:00 horas
Cuatro consejos de santa Teresa
La Iglesia suele celebrar a santa Teresa de Ávila el 15 de octubre, pero este año esa fecha cae en domingo, por lo cual se da preferencia a la Misa dominical. 

Ello no impide que nos encomendemos a ella, y que recordemos cuatro valioso consejos que nos da esta gran santa que es Doctora de la Iglesia por la importancia de sus escritos y enseñanzas.

1. Orar

“Gran bien hace Dios a un alma que la dispone para tener oración... y si en ella persevera, por pecados y tentaciones y caídas de mil maneras que ponga el demonio, en fin, tengo por cierto la saca el Señor a puerto de salvación, como me ha sacado a mí...

...De lo que yo tengo experiencia puedo decir, y es que por males que haga quien ha comenzado a orar, no deje de orar, pues la oración es el medio por donde puede tornarse a remediar, y sin ella será más dificultoso. 

...Y no le tiente el demonio, como a mí, a dejarla por humildad...

...Y quien no ha comenzado a orar, por amor del Señor le ruego yo no carezca de tanto bien...

...no es otra cosa la oración mental, a mi parecer, sino tratar de amistad, estando muchas veces tratando a solas con Quien sabemos nos ama.” (Libro de la vida, cap. 8, #4-5).

2. Amar y temer

“Tomad este aviso, que no es mío, sino de vuestro Maestro: procurad caminar con amor y temor. Y yo os aseguro: el amor os hará apresurar los pasos; el temor os hará ir mirando adónde ponéis los pies para no caer...

Quien de veras ama a Dios, todo lo bueno ama, todo lo bueno quiere, todo lo bueno favorece, todo lo bueno alaba, con los buenos se junta, siempre los defiende, todas las virtudes abraza; no ama sino verdades y cosa que sea digna de amar. ..” (Camino de perfección, cap. 69, 1.3).

3. No hablar mal 

“No tratar mal de nadie, por poco que fuese... no querer ni decir de otra persona lo que no querría dijesen de mí... A donde yo estaba (los demás) tenían seguras las espaldas...”. (Libro de la Vida, cap. 6, #3).

4.  Andar en verdad

“Andemos en verdad delante de Dios y de las gentes, de cuantas maneras pudiéremos; en especial, no queriendo nos tenga por mejores de lo que somos, y en nuestras obras dando a Dios lo que es suyo y a nosotros lo que es nuestro, y procurando sacar en todo la verdad y así tener en poco este mundo, que es todo mentira y falsedad, y como tal no es durable. 

Una vez estaba yo considerando por qué razón nuestro Señor es tan amigo de esta virtud de la humildad... Porque Dios es suma Verdad, y la humildad es andar en verdad.”  (Sexta morada, cap. 10, #7-8).

Esto es sólo una probadita microscópica de lo escrito por esta gran santa, entre cuyas obras se cuentan, el ‘Libro de la Vida’, autobiográfico; el ‘Camino de perfección’; las ‘Moradas del Castillo Interior’ y ‘Cuentas de conciencia’, con valiosos consejos espirituales; ‘Exclamaciones’ y ‘Poesías’, de una gran belleza; el libro de las ‘Fundaciones’, con que reformó su orden del Carmelo; las ‘Constituciones’ de su orden, y cientos de cartas. ¡No te las pierdas! Busca en internet: ‘obras completas de santa Teresa de Ávila’. Están disponibles gratuitamente.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7418Domingo, 15 de octubre de 2017, 14:00 horas
¡Ya son santos! Los tres niños mártires de Tlaxcala
Tlaxcala está de fiesta
Este 15 de octubre, en el Vaticano, el Papa Francisco ha puesto en la lista de los santos a los tres niños mártires de Tlaxcala, Cristobalito, Antonio y Juan. Aunque el martirio de estos tres nuevos cristianos sucedió en el S. XVI, la comunidad católica guardó siempre la memoria de ellos, y sus contemporáneos dejaron por escrito testimonio de su martirio, de tal modo que la memoria de estos niños está vigente en su Estado y en la República.

Tlaxcala está de fiesta, México también, y la Iglesia toda se enriquece con el testimonio de estos primeros mártires de la evangelización en México.

Los Tlaxcaltecas en la historia
En nuestro afán nacionalista y antiespañol hemos aceptado páginas de nuestra historia falseadas o, por lo menos, mal interpretadas; y así, consideramos que los tlaxcaltecas fueron traidores a México porque colaboraron con los españoles en la conquista de la gran Tenochtitlán, capital del imperio Azteca, con la que nos identificamos.

México, en ese tiempo, era un país poblado por diferentes pueblos sin conciencia de unidad y, mucho menos, de nacionalidad. El imperio Azteca, con presencia en todo ese territorio, se distinguía por ejercer un dominio de terror y de violencia. Ciertamente no era querido por los pueblos avasallados por la fuerza y despojados metódicamente no sólo de sus bienes materiales, sino de sus ciudadanos, hombres y mujeres, requeridos por los aztecas para alimentar a sus dioses y, de paso, a ellos mismos.

Tlaxcala estaba en guerra con los aztecas. Cuando los españoles solicitan su ayuda para vencerlos, los tlaxcaltecas aceptan, pues ven la oportunidad de librarse de un enemigo que les hace mucho daño. No son traidores, son libertadores.

Los tlaxcaltecas y otros pueblos indígenas aliados a Cortés, son los verdaderos conquistadores de la gran Tenochtitlán, a la que difícilmente podrían haber vencido los españoles solos, pues eran apenas un puñado.

Los españoles no vieron a sus aliados tlaxcaltecas como vencidos, los declararon hidalgos con el derecho a anteponer la palabra “don” a sus nombres de pila, les permitieron andar armados y montar a caballo y los liberaron de tributos. 

Los tlaxcaltecas fueron conquistadores en la conquista por la espada.

Los Tlaxcaltecas en la conquista espiritual  

El ser aliados de los conquistadores les trajo ventajas inmediatas porque fueron los primeros beneficiarios de los adelantos traídos de Europa, tanto en nuevas formas de agricultura como en la organización de sus pueblos en torno a la Iglesia y al mercado. Aprendieron a vivir de una forma nueva en aquel país.

En adelante los españoles pedirían la colaboración de los tlaxcaltecas, no para conquistar nuevas tierras, sino para fundar nuevos pueblos en los que los tlaxcaltecas servían como modelo de organización para los indígenas recién sometidos, que así aprendían a arar, a cultivar, a tener animales útiles y, sobre todo, a ser cristianos. Los tlaxcaltecas evangelizaban con su presencia.

Muchos pueblos de México, de Centroamérica y de lo que hoy son los Estados Unidos fueron fundados por los tlaxcaltecas acompañantes de los misioneros que conquistaban con la cruz, más que con la espada.

También los niños
Por órdenes de la corona española no se podía obligar a los indios a ser cristianos. Tenía que ser un acto plenamente libre y debidamente preparado con una catequesis muy sencilla debido al desconocimiento de los mutuos idiomas, barrera que los misioneros vencieron casi de inmediato, con acciones como la publicación de vocabularios y gramáticas de las lenguas de los pueblos con los que hacían contacto.

Ante la dificultad de convertir a los adultos, los misioneros franciscanos recurrieron a las escuelas para niños, prestando especial atención a los hijos de los principales, para preparar así a los ciudadanos cristianos del futuro.

A estas escuelas asistieron nuestros tres niños mártires. Se hicieron cristianos y se convirtieron en evangelizadores.

San Cristobalito

Cristóbal era un indio noble, hijo de un cacique y heredero de su señorío, fue enviado junto con sus medios hermanos a la escuela de los franciscanos allá por el año de 1524; para 1527, ya bautizado, era un cristiano convencido y horrorizado del paganismo de su primera infancia que aún practicaban sus padres.

Trató de convertir a su padre para que se alejara de los ídolos y de la embriaguez, pero no obtuvo resultado con las palabras. Entonces, movido por su celo, destruyó los ídolos y derramó el pulque con el que se embriagaba su padre. Fue golpeado hasta morir y arrojado a una hoguera. Tenía doce o trece años.

Santos Antonio y Juan

Antonio era hijo y heredero de un cacique. Fue enviado con un criado suyo, Juan, a la escuela franciscana, donde ambos fueron bautizados.

En 1529 pasó por Tlaxcala, rumbo a Oaxaca, un fraile dominico llamado Bernardino Minaya quien, de acuerdo con la costumbre, pidió a los franciscanos que le asignaran a algunos nuevos cristianos que le ayudaran como intérpretes y como testimonio en la misión que tenía asignada.

Antonio y Juan se ofrecieron como voluntarios junto con otro compañero llamado Diego que los sobrevivió. 
En Tecali y Cuautlinchán, Puebla, Antonio y Juan fueron asesinados por paganos indignados porque se les quitaban sus ídolos.

Es tiempo de los jóvenes

Nuestro tiempo está cayendo en la indiferencia ante la religión y, de forma muy marcada, ante la Iglesia.

Y no es que nos estemos haciendo paganos, porque guardamos en el corazón el amor a Dios y el amor a la Madre de Dios, pero poco a poco la ignorancia, la falta de evangelización, va causando daño a este México hasta ahora siempre fiel.

Hoy necesitamos niños y jóvenes convencidos de su cristianismo y entusiastas de su Iglesia. Es tiempo de que ellos nos evangelicen más con su presencia que con su palabra.

De la mano con sus padres, con sus maestros cristianos y con sus catequistas, los niños y los jóvenes deben ser nuestros maestros de esa materia que es la más importante de nuestra vida: cómo ganar el Reino de los Cielos.

Prestemos mayor atención a la educación cristiana de los niños en las escuelas católicas, en el catecismo y, sobre todo, en el hogar. Ellos son capaces de amar a Cristo hasta el testimonio valiente de una vida ofrecida por Él.

Maestros en medio de nosotros, los niños y los jóvenes están allí como modelos de lo que Jesús espera de cada uno de nosotros; ellos nos contagian con su juventud y hacen que nuestras almas vuelvan a ser como las de los niños y, por lo tanto, capaces del Reino de los Cielos.

La valentía de nuestros pequeños mártires de Tlaxcala debe contagiarnos y animarnos a vivir un cristianismo más presente en nuestro mundo de hoy.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7419Domingo, 15 de octubre de 2017, 14:00 horas
Júbilo en Tlaxcala, por la canonización de los niños Cristóbal, Antonio y Juan
Con la canonización de los niños tlaxcaltecas Cristóbal, Antonio y Juan, protomártires de México y de América, llevada a cabo en Roma por el Papa Francisco este 15 de octubre, la Diócesis de Tlaxcala tiene el honor de recibir el reconocimiento de la santidad de tres de sus hijos, pequeños, frágiles y de corazón generoso, motivo por el cual el Obispo, Mons. Julio César Salcedo, dijo a la comunidad del estado que Jesucristo le hace un llamado, a través de estos tres pequeños mártires, a asumir con mayor fuerza la misión de la Iglesia: la evangelización.

A través de un comunicado, Mons. Julio César Salcedo dio a conocer que los Niños Mártires, quienes también serán nombrados “patronos de la niñez mexicana”, fueron discípulos misioneros de Jesús, y anunciaron con su vida y su palabra la misericordia de Dios. “Son los más grandes hijos que ha tenido la Iglesia de Tlaxcala, un signo para todos de llevar adelante la Pastoral de la Misericordia. La vida y la Pastoral de la Diócesis de Tlaxcala tendrán un antes y un después de la canonización”.

Señaló que la comunidad debe estar dispuesta a confesar a Cristo ante el mundo; “los protomártires se comprometieron y murieron por la evangelización de los pueblos indígenas, y la consolidación de las costumbres de vida cristiana, a fin de construir una sociedad inspirada en la justicia y en la promoción humana, por eso se colocan en perfecta consonancia con las principales líneas del Papa Francisco a la invitación hecha por él, de que la Iglesia salga de sí misma para encontrarse con los demás; es la dinámica del éxodo y del don de salir de sí, del caminar y del sembrar continuamente, ir siempre más allá”. 

Destacó que, en la Escuela de los Misioneros, los Niños Mártires asumieron sin miedo y con claridad su misión evangelizadora; aunque habrían podido vivir su fe en la intimidad y seguridad de la familia, prefirieron manifestarla abiertamente como catequistas, misioneros y evangelizadores, para buscar a los lejanos e invitar a los excluídos; “con su sacrificio, regaron la tierra en la que se implantó el cristianismo”. 

Mons. Julio César Salcedo externó que, ante los numerosos problemas que actualmente deben enfrentar los jóvenes, como la desintegración familiar, la desconfianza en el sistema socio-económico y en la política, el relativismo moral y otros, la Iglesia ha ido a su encuentro para responderles. “En el ánimo de servicio, y ayudándoles a formar familias estables, el Papa Francisco ha exhortado a los jóvenes a no dejarse robar la esperanza… De alguna forma, los Niños Mártires de Tlaxcala ofrecieron su vida por estas razones; a través de su ejemplo, los jóvenes podrán encontrar motivaciones para ofrecer generosas energías evangélicas en la familia, en la escuela y en la sociedad”.

Por su parte, el Vocero de la Diócesis, P. Cristóbal Gaspariano Tela, en entrevista para Desde la fe comentó que las parroquias, organizadas por decanatos, han hecho velaciones diarias, que concluyen este domingo en un ambiente festivo y de oración por los tres nuevos Santos, con alabanzas, grupos de animación, pláticas, proyecciones de video, verbenas populares y buena convivencia. 

Dijo que hoy en día se necesita que en México surjan discípulos misioneros, con una gran experiencia y celo de compartir la fe; sobre todo, que puedan usar las nuevas tecnologías, para que en estos momentos en que la nación atraviesa momentos difíciles, puedan ser misioneros creativos, de paz y de esperanza.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7420Domingo, 15 de octubre de 2017, 14:00 horas
Regnum Christi lanza página web sobre su apostolado en Tierra Santa
En el marco del II Encuentro “Juntos por México”, celebrado el pasado fin de semana en la ciudad de Querétaro, Mons. Faustino Armendáriz, Obispo de esa diócesis y responsable de los laicos en el Episcopado Mexicano, inauguró la página www.terrasanctamexico.org, a través de la cual el movimiento Regnum Christi informa de su trabajo en Tierra Santa. 

De acuerdo con este movimiento laical, los medios de comunicación en todo el mundo han crecido estratégicamente, por lo que este sitio web constituye una herramienta que ayudará a la comunidad católica a enriquecer su fe y a comprometerse con la Iglesia y con la sociedad. 

“La Tierra Santa es el territorio geográfico que comprende los sitios en los cuales se desarrollaron pasajes de la Biblia, tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento, específicamente es la tierra donde Jesús vivió y predicó”, explica a través de un boletín de prensa.

Y agrega: “Una peregrinación a Tierra Santa es un viaje especial, que no sólo es de ocio ni de turismo, es un viaje espiritual en el cual se recorren las huellas de Jesús, justo en el mismo lugar donde se hizo presente, convirtiéndose en un viaje obligado para todos aquellos devotos cristianos”.

Por ello, a través de este sitio web especializado, se ofrece información sobre el Voluntariado en Magdala: “Magdala es un descubrimiento arqueológico hecho por un sacerdote mexicano, el P. Juan María Solana, el hallazgo de un lugar santo del Siglo I, en Tierra Santa; se trata de la tierra de María Magdalena”.

También se brinda información sobre la Renovación Sacerdotal en Tierra Santa: “Una vida de sacerdotes –explica el movimiento– puede ser muy exigente, con sólo administrar una parroquia.Por ello, cada sacerdote debe esforzarse por mantener fresca su experiencia del amor de Cristo en su vida, ya que es la fuente de su vocación. Una excelente manera de renovar su experiencia de Cristo y su sacerdocio, es caminar en sus pasos con la renovación sacerdotal de Tierra Santa”.

Además, la página cuenta con una tienda online donde se venden productos traídos de Israel y de la marca Magdala, con envío a toda la República Mexicana.

Otra de las actividades sobre las cuales se ofrece información en la página web recientemente lanzada, son los Ejercicios Espirituales Itinerantes. Explica Regnum Christi: “Son unos días de peregrinación con especial atención en el encuentro con Dios. Se llevan a cabo en la Tierra de la Biblia para vivir los misterios y los mensajes en su lugar original”. Así como de las “Peregrinaciones a Tierra Santa”, coordinado con la agencia de peregrinaciones New Gate Tours.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7421Domingo, 15 de octubre de 2017, 14:00 horas
Experto de la UNAM: “Cuidado con charlatanes que hablan de sismos en redes sociales”.
La noche del 7 de septiembre se registró en nuestro país uno de los sismos más intensos de los que se tienen registro, afectando principalmente la región sur de México; su magnitud en la escala de Richter fue apenas de un decimo más que el de 1985; sin embargo, en esta escala, ese pequeño aumento implica mucha más energía liberada. Fue realmente un suceso alarmante, desgraciadamente hay personas que aprovechan estas situaciones de alarma social para obtener notoriedad, tal es el caso de un personaje que se da el título de profesor y se hace llamar Alex Backman, quien asegura en redes sociales que dicho sismo tuvo su origen en la actividad solar, y que vendrán otros de mayor magnitud. Sobre el tema, habla para Desde la fe Adolfo Orozco Torres, investigador del Instituto de Geofísica de la UNAM.

Señaló que el fin de esta persona es únicamente obtener notoriedad y aumentar sus ratings buscando la manera de engañar a mucha gente que desconoce el tema científico, algo que es totalmente entendible, pues no todo mundo se ha dedicado a la ciencia. “Obviamente, el del origen de los sismos es un tema para expertos, y como no hay tantos, este tipo de personajes aprovechan la ocasión para sembrar confusión, asustar la gente con ‘noticias’ de conspiraciones científicas, o de armas secretas capaces de destruir el planeta, y de otras charlatanerías como esas”.

Orozco Torres afirmó que en este tenor han sido vertidos los comentarios del tal Prof. Alex Backman, quien aseguró que si la comunidad científica se ha empeñado en ocultar que el sismo tuvo su origen en la actividad solar, es sólo por temor de los científicos a perder sus empleos. “Este ‘profesor’ aparenta seriedad al hablar con una pantalla detrás, en la que muestra los reportes del Servicio de Alerta Americano que está monitoreando continuamente el Sol; él cita los reportes de las manchas solares que se ven en la pantalla, los datos del viento solar y otras cuestiones; pero esto no lo convierte en un experto sobre el sol, la actividad solar y los efectos que estos fenómenos pueden producir en la Tierra”.

Mi actividad profesional durante 42 años en el Instituto de Geofísica de la UNAM –indicó–, consistió precisamente en estudiar el ciclo solar y su influencia sobre el campo magnético de la Tierra. “Por supuesto que hay efectos. Cuando las grandes ráfagas solares impactan a la Tierra, pueden producir hermosas auroras, interrumpir las comunicaciones satelitales, generar las llamadas tormentas magnéticas, que nunca sentimos, ya que son perturbaciones mínimas del campo magnético sólo medibles por instrumentos muy precisos. La actividad solar también puede provocar apagones en latitudes elevadas, como Nueva York o Canadá,  por sobrecargar las líneas de transmisión eléctrica, pero hasta ahí”.

El también presidente del Centro Mexicano de Sindonología explicó que, si bien la energía que transportan las ráfagas solares es muy grande, se dispersa en volúmenes tan inmensos que es realmente ínfima la afectación que le pueden generar a la Tierra; “prácticamente se llegan a producir sólo los efectos que ya he mencionado”. “Por otra parte, la cantidad de energía liberada en un terremoto es inmensamente superior a la que el sol nos puede entregar en sus periodos de máxima actividad. ¡No hay comparación! Estamos hablando de que la diferencia es enorme: es mil millones de veces más intenso un terremoto que los efectos de la actividad solar en la Tierra”.

Señaló que entre los charlatanes es común acusar a la ciencia de rechazarlos por supuestos intereses económicos, políticos o de prestigio personal. “Se trata de la cantaleta de siempre: ‘Me persiguen, me ignoran, me bloquean porque revelo sus sucios intereses y sus engaños a la sociedad, y no quieren perder sus privilegios’. Es así como se curan en salud de las críticas y descalificaciones que saben que se les harán por sus infundadas declaraciones”.

Lamentó que en el terreno de las redes sociales este tipo de charlatanes pueda generar tanto daño, debido al deseo de muchas personas de buena voluntad que se sienten obligadas a difundir ‘noticias’ aparentemente importantes, a fin de ayudar a sus diversos contactos. “De eso se aprovechan, saben que mientras más grave sea la supuesta amenaza que ‘desvelan’, pueden engañar y causar pánico y angustia entre la sociedad. Hay que tener mucho cuidado y precaución en el uso de estas magníficas herramientas de comunicación, y averiguar bien las fuentes de la información, para no seguirle el juego a esos pseudocientíficos que sólo buscan lucrar con la credibilidad de las personas”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7422Domingo, 15 de octubre de 2017, 14:00 horas
Reconstruyamos con firmeza… el Corazón

La conversación particular de los pasados días –entre familiares y amigos, entre vecinos y compañeros de trabajo- ciertamente ha versado sobre la típica pregunta: ¿Y dónde te agarró el temblor?  Y todos tuvimos necesidad de externar no sólo las circunstancias físicas de donde estábamos, sino también los sentimientos y pensamientos que surgieron en ese momento y en los días siguientes. Sin embargo, parece que no es suficiente sólo platicar y desahogarse. Quedarnos ahí sería como tomar una fotografía del momento y ya. Es necesario retomar lo más propio y personal –el corazón- para reconstruirlo, para consolidarlo, para hacer más fuerte ante cualquier adversidad. Te propongo algunos pequeños y sencillos pasos; ojalá ayuden a reconstruir con firmeza… tu corazón.

1.- Con sencillez recordemos que con la palabra “corazón” nos referimos al centro personal, emocional, del ser humano, a nuestro ser más íntimo, a la fuente de nuestras relaciones afectivas con los demás, al lugar en donde el ser humano es él mismo y en donde se experimenta como soberano y dueño absoluto. Y con sencillez reconozcamos que ahí también nos afectaron los sismos: ¿quién no palpó su fragilidad y vulnerabilidad ante las fuerzas de la naturaleza?, ¿quién no se sintió necesitado de una protección realmente segura?, ¿quién no se vio ante la posibilidad –mayor o menor- de que se viniera abajo su propio ser y existencia? Como un primer punto, te recomiendo que hagas un poco de silencio y vuelvas a tu propio Corazón, a lo secreto de tu ser, y te aceptes como un ser vulnerable y frágil. No te aferres –falsamente- a que tú no sentiste nada.

2.- Los sentimientos y los afectos son como el agua: nos pueden dar vida y frescura, limpieza y salud. Pero si no los atendemos debidamente también pueden ser –como el agua contaminada- vehículo de enfermedad y parásitos, de destrucción y muerte. Así que reconstruir con fuerza el corazón significa que hemos de procurar el cultivo de los más nobles y bellos sentimientos, aquellos que nos dan un corazón auténticamente humano. Si nos quedamos culpando a Dios de lo sucedido, si pensamos que ya no podremos seguir adelante, que el futuro va a ser muy difícil, si nos da la impresión de que los demás no nos entienden porque no sufrieron lo mismo, es porque tal vez se ha estancado el agua sucia en nuestro corazón. Para reconstruir el corazón, bien te podría ayudar que escribas puntualmente esos sentimientos y los des a leer a una persona de toda tu confianza. Cuando el propio corazón se acerca libre y profundamente a otro, sin duda se fortalecerá. 

3.- La vida y nuestro mundo nos ha dado tantas oportunidades y ventajas: tardes bellas y amigos sinceros, sensaciones y experiencias que nos llenan de gozo, sabores exquisitos y sonidos maravillosos, ¡sabernos vivos y queridos ya es una gran bendición¡  De ahí que te recomiendo que hagas también una lista de tantos bellos recuerdos y experiencias ¡y la compartas con alegría!: al compartir la luz de una pequeña llama se multiplica el resplandor, es entonces cuando la obscuridad es vencida.

4.- Acabo de leer que los antiguos mexicanos definían a la persona como “in ixtli, in yólotl”, es decir, como aquel que tiene rostro y corazón, como aquel que es dueño de su voluntad y sus sentimientos, como aquel que tiene un corazón firme y un rostro sin miedo de mostrarlo. Y veo que muchas veces nos da miedo mostrar un corazón frágil y un rostro lloroso. No siempre estamos bien y menos después de un terremoto; pero mostrarnos tal como somos ciertamente nos dará fuerza para ser mejores, para levantarnos, para sostener a otros en su fragilidad. No tengas miedo de mostrar tu fragilidad, pero tampoco te quedes como perpetua víctima a quien todos deben atender.

 5.- Jesús dijo: “Donde está tu tesoro, ahí está tu corazón” (Mt 6, 21). Y yo creo que los sismos o el huracán podrán quitarnos cosas que cuestan mucho dinero, pero lo auténticamente valioso, lo que Dios nos da, lo más propio, íntimo y personal que somos y tenemos, eso nadie nos lo podrá arrebatar. Así que para reconstruir con fuerza el corazón, nada mejor que ponernos una y otra vez en las manos de Dios, aceptando su Voluntad y pidiendo la luz necesaria para comprenderla debidamente. No olvido lo que me dijo una anciana en San Gregorio Atlapulco: “Padre, perdimos todo pero no la fe en Dios”. Ella tiene un tesoro muy grande y ahí tiene su corazón fortalecido.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7423Domingo, 15 de octubre de 2017, 14:00 horas
Rosario por México
Iniciamos octubre, mes que la Iglesia dedica al Santo Rosario, porque celebramos a Nuestra Señora del Rosario el día siete. Encomendemos a Dios nuestra patria, por medio de las manos amorosas de Santa María de Guadalupe.

He aquí una propuesta para rezar el Rosario por México: 

Para iniciar nos persignamos y hacemos un acto de contrición. Luego rezamos Credo, Padrenuestro y Avemaría por las intenciones del Papa. Después se anuncia cada Misterio. Y aquí cabe hacer algo especial: Que luego de anunciar cada Misterio, no se empiece de inmediato con el Padrenuestro y las diez Avemarías, sino que se guarde silencio durante un minuto. No se trata aquí de ese ‘minuto de silencio’ por los difuntos, sino de un minuto de silencio en que cada uno pueda traer a la memoria, o si prefiere, releer, la escena del Evangelio a la que se refiere el Misterio, y dejar que el Espíritu Santo lo ilumine y le haga notar algún detalle en particular que le pueda servir para relacionarlo con lo que está viviendo. Por ejemplo, en el primer Misterio gozoso, la Anunciación del Ángel a María, en ese minuto de silencio, quizá el Espíritu Santo mueva a alguien que está triste, a recordar que el Ángel dijo a María que se alegrara porque el Señor estaba con Ella, y encuentre consuelo sabiendo que el Señor le acompaña y consuela en su duelo. Y a otra persona, que quizá está posponiendo hacer algo que Dios le pide, el Espíritu puede hacerle reflexionar que María dijo sí, sin condiciones, y eso le anime a decirle también sí. El minuto de silencio reflexivo abre la puerta para que el Santo Rosario no sea un rezo apresurado y repetitivo, sino una rica meditación, de gran fruto espiritual, del Evangelio contenido en sus Misterios. 

Luego de lo reflexionado, podemos dialogar con María, pedir su ayuda, y entonces sí, rezar el Padrenuestro y las Avemarías, teniendo en mente lo reflexionado y orado. 

A continuación se presentan algunos ejemplos de lo que se puede rezar en cada Misterio. Puedes utilizarlos o hacer los tuyos propios.

MISTERIOS GOZOSOS

1. La Anunciación del Ángel a María (Lc 1, 26-38)
María: Estamos tristes por tantas situaciones dolorosas que vivimos en nuestro país. Ayúdanos a sentir como tú, que Dios está con nosotros, es nuestra alegría y consuelo.

2. La Visitación de María a Isabel (Lc 1, 39-56)
María: Enséñanos a ir, como tú, presurosos, a ayudar a otros. Que como Isabel podamos ver a Jesús en quien viene a nuestro encuentro, y que los demás lo vean en nosotros.

3. El Nacimiento de Jesús en Belén (Lc 2, 1-20)
María: que diste a luz a Jesús en una cueva oscura, pídele que nazca en los corazones oscurecidos por el miedo, el dolor, la desesperanza, la ira, el rencor, y los llene de paz.

4. La Presentación del Niño en el Templo (Lc 2, 22-38)
María: Que las iglesias dañadas o derrumbadas, puedan ser restauradas y seguir siendo lugar de encuentro con Dios y los hermanos, en que seamos fortalecidos y confortados. 

5.  El Niño Jesús perdido y hallado en el Templo (Lc 2, 41-50)
María: Que quienes han perdido seres queridos, en los desastres naturales que hemos padecido, no pierdan la esperanza de reencontrarlos un día en el Cielo.

MISTERIOS LUMINOSOS

1. El Bautismo de Jesús en el Jordán (Mt 3, 13-17)
María: Juan el Bautista dijo que Jesús es el Cordero de Dios que quita los pecados del mundo. Que sepamos reconocer nuestros pecados y acudir a Él a ser perdonados.

2. La autorrevelación de Jesús en las bodas de Caná (Jn 2, 1-11)
María: A ti que en aquella boda intercediste ante Jesús, te encomendamos a los damnificados, a los más pobres y necesitados, para que las pongas en manos del Señor.

3. El anuncio del Reino de Dios y la invitación a la conversión (Mc 1, 14-15)
María: Jesús nos trajo Su Reino de amor, paz, perdón, justicia, verdad, ayúdanos a habitarlo y edificarlo en nuestra Patria, con verdadera fe, esperanza y caridad.

4. La Transfiguración (Lc 9, 28-36)
María: Jesús concedió a Sus apóstoles ver Su Gloria antes de Su Pasión; pídele que Su gracia nos ilumine y nos sostenga en medio de toda tribulación.

5. La Institución de la Eucaristía (Lc 9, 28-36)
María: Jesús nos dejó Su Presencia Real en la Eucaristía, ayúdanos a abrirnos a ese don. y que sea para nosotros alimento para nuestra vida y nuestra salvación.

MISTERIOS DOLOROSOS

1. La oración de Jesús en el Huerto (Lc 22, 39-46)
María: Que como Jesús en el Huerto, sepamos en todo momento y dificultad, amoldar nuestra voluntad a la del Padre y quedar en paz.

2. La flagelación del Señor (Jn 19, 1)
María: Ruega que quien sufre el flagelo de la injusticia y la violencia, no caiga en odio, desesperación o venganza, sino luche, con valor y mansedumbre, por la justicia y la paz.

3. Jesús coronado de espinas (Mt 27, 27-30)
María: Que la autoridad no abuse de su poder, no retenga lo destinado a los necesitados, y la ayuda siga llegando para que las gentes y comunidades se puedan recuperar. 

4. Jesús con la cruz a cuestas camino del Calvario (Jn 19, 16)
María: Ruega por quienes cargan una pesada cruz de dolor, hambre, pobreza, pérdida de seres queridos, casas e iglesias, que Jesús les ayude con su carga y les dé fortaleza.

5.  Crucifixión y Muerte de Nuestro Señor (Lc 23, 33-46)
María: Desde la cruz, Jesús nos dio Su perdón y nos encomendó a ti, nuestra Madre. Ruega para que México se mantenga siempre en tu regazo, bajo tu maternal protección.

MISTERIOS GLORIOSOS

1. Resurrección del Hijo de Dios (Lc 24, 1-8)
María: Jesús derrotó la muerte con Su Resurrección. Que trabajemos por nuestra patria con la meta y esperanza de alcanzar la patria eterna.

2. Ascensión del Señor a los Cielos (Lc 24, 50-52; Hch 1, 6-11)
María: Ruega por la conversión de alejados y no creyentes. Que en México sepamos ver a Jesús como Sus apóstoles después de la Ascensión, con mirada de fe y con el corazón.

3. Venida del Espíritu Santo descendió sobre María y los Apóstoles (Hch 2, 1-4)
María: Ruega al Espíritu Santo que derrame en nuestro país todos Sus dones y renueve nuestros corazones para ser testigos siempre fieles de Su amor.

4. Asunción de Nuestra Señora a los Cielos (Sal 16, 9-11; 45, 14-16)
María: A ti que desde el cielo intercedes por nosotros con amor maternal, te encomendamos a México, para que le pidas a tu Hijo que lo libre de todo mal.

5. Coronación de la Santísima Virgen como Reina de Cielo y Tierra (Ap 12, 1)
María: Esclava del Señor, Reina del Cielo, que los mexicanos sepamos imitar tu humildad, recordemos que Dios es nuestro Señor, y luchemos por alcanzar la santidad.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7409Domingo, 8 de octubre de 2017, 14:00 horas
Anatomía del secuestro
Una amiga mía, vendedora de libros usados, me decía hace poco:

-Antes del terremoto no lo sabía, pero ahora lo sé: soy rica. ¡Mi casa fue de las que no se cayeron! 

El terremoto la hizo pensar no en lo que se había perdido, sino en lo que aún se conservaba. Y entre lo que se conservaba estaba su casa, llena de libros viejos y raros. 

Y siguió diciéndome: 

-¿Por qué tienen que suceder estas cosas para darse uno cuenta de lo que tiene, de lo que le queda? 

Y me puse a pensar que con los terremotos sucede como con los secuestros…

Se habla de secuestro, por ejemplo, cuando una persona, contra su voluntad, es arrebatada de su ámbito vital para no ser devuelta a él más que a cambio de cierta suma de dinero. (Esta suma, por lo demás, suele ser siempre grande: llega a tener tantos unos y ceros –el lenguaje binario en su máxima expresión- que al hombre de la calle le resulta imposible imaginarla). 

El secuestro se diferencia del rapto en que este último puede no estar motivado por la obtención rápida de dinero, en tanto que aquél, por el contrario, casi siempre lo está. 

Como se sabe, una de las más antiguas modalidades del matrimonio fue el llamado “matrimonio por rapto”. Cuando un hombre trepaba a una mujer a la grupa de su cabalgadura y la sacaba –con violencia o sin ella– de la influencia familiar, de la casa paterna, dicha mujer era considerada entonces esposa legítima del raptor. Dirá usted, tal vez, que era ésta una manera demasiado cavernícola de contraer matrimonio; no obstante, durante siglos y siglos tal fue el modo de casarse más extendido. Para no ir tan lejos, recuérdese que fue gracias a uno de estos raptos amorosos que dio inicio la llamada cultura occidental, cuando Helena –contra su voluntad o con ella: esto se halla todavía en discusión– fue raptada por Paris, según se cuenta en La Ilíada.

¿Modalidad cavernícola? Acaso sí, aunque no tanto, sobre todo si se piensa que la llamada luna de miel de nuestros días no es otra cosa que la pervivencia del antiguo rapto mediante el cual el hombre se llevaba a la mujer a tierras lejanas para disfrutar de su amor sin ningún tipo de intervenciones paternas, recomendaciones maternas o imponderables del mismo estilo. ¿La luna de miel es entonces un rapto? Sí, señor: un rapto verdadero, aunque con fecha fijada de liberación.

Sin embargo, el secuestro, propiamente dicho, tiene que ver de manera directa, ya lo dijimos pero volvemos a decirlo ahora– con el dinero. 

-¿Cómo fue? 

Ésta es la pregunta que todos hacemos a quien nos llega con la triste noticia de que un individuo ha sido secuestrado, para luego agregar: 

-¿Y cuánto piden? 

Como si nos quedara bien claro qué era lo que buscaban exactamente los delincuentes al hacer lo que hicieron.

-Diez millones -oímos que responde nuestro interlocutor. 

¿Diez millones? No nos imaginamos tamaña cantidad: semejante apilación de ceros no entra en nuestra cabeza. Ni siquiera nos es posible concebir una cifra semejante. No obstante, es verdad: diez millones (de pesos, de dólares o de euros, lo mismo da) es la cantidad que piden los secuestradores para devolver a su víctima a su hábitat natural, a su vida cotidiana. Y en este punto surge una pregunta: ¿tanto vale entonces nuestra vida cotidiana?

Es posible que la víctima sufriera de migrañas continuas, o que incluso estuviera afectada por un asma nada fácil de sobrellevar; que sufriera de continuas depresiones, o que padeciera sencillamente del corazón. Esto es algo que no importa y que los criminales ni siquiera se preguntan. No dicen, por ejemplo: 

-¿Aceptarán sus familiares darnos la cantidad que pedimos? Pues este hombre, a lo que se ve, no está muy sano que digamos. ¡Bien a las claras se nota que la muerte, desde hace tiempo, no le quita el ojo de encima! 

No, nada de esto se preguntan los secuestradores, sino que dicen con plena seguridad: 
-Tu vida de siempre a cambio de diez millones. 

Es decir: “Tu asma, tu bronquitis, tu pastilla para los nervios a cambio de esa suma. ¿De acuerdo?”. 

¿Habíamos caído en la cuenta del gran valor de nuestra vida cotidiana, de nuestra existencia tal y como la hemos vivido hasta el día de hoy, con sus molestias y sus incomodidades, con sus grandes frustraciones y sus pequeñas alegrías? En ocasiones nos quejamos de ella diciendo que es aburrida, insípida, monótona y absurda. ¡Pero cuánto daríamos por volverla a tener cuando alguien amenaza con quitárnosla! 

Justo cuando está a punto de morir, el rey Berenguer, personaje inolvidable del teatro de Eugène Ionesco (1912-1994), reconoce: “¡Ah, la vida!... Echas a andar, tomas una cesta, vas a hacer las compras. Sacas el portamonedas, pagas, te dan el vuelto. En el mercado hay alimentos de todos los colores: lechugas verdes, cerezas rojas, uvas doradas, berenjenas violetas… ¡todo el arco-iris! Extraordinario, increíble. Un cuento de hadas… También es hermoso aburrirse, y encolerizarse, y no encolerizarse, y estar descontento, y estar contento, y resignarse, y protestar. Se agita uno, y hablas y te hablan, tocas y te tocan. Una magia todo ello, una fiesta continua”… 

Pero el rey se muere y ahora lamenta no haber asistido nunca a  esa fiesta cotidiana de la que, sin embargo, todos los días recibió –sin atenderla– una discreta invitación.
¡Qué lástima que sean los secuestradores, esos criminales, quienes nos den la noticia del valor inapreciable de nuestra vida, esa vida que en ocasiones vivimos con desgano e incluso maldiciéndola! ¡Qué lástima que sea gracias a estos malandrines que podamos entrever cómo se puede ser feliz sin saberlo, cómo lo somos sin que se lo digamos a nadie y a veces ni notándolo nosotros mismos!
Gracias a un terremoto, pues, es posible que uno se dé cuenta de lo que le queda; y que los hombres podemos volver a ser hermanos, como cuando Dios estaba en el corazón de todos y era llamado por todos Padre nuestro…
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7410Domingo, 8 de octubre de 2017, 14:00 horas
Testimonio: Bajo los escombros, primero la fe
La noche del miércoles 20 de septiembre, tras el sismo de 7.1 grados que sacudió diversos estados de la República Mexicana, causando numerosas muertes y daños materiales, tres personas fueron rescatadas de entre los escombros del edificio que se ubicaba en Álvaro Obregón, Núm. 286, en la colonia Roma de la Ciudad de México; Paulina Gómez, Lucía Zamora e Isaac Ayala han narrado su experiencia debajo de lo que ellos sentían como una tumba de concreto. Paulina fue rescatada después de las 21:00 horas, Lucía veinte minutos después, y enseguida Isaac.

Paulina narra que, como cualquier día, el 19 de septiembre se presentó en su trabajo en el cuarto piso de ese edificio, donde trabajaba como psicóloga en el área laboral; participó con sus compañeros en el simulacro de terremoto que se llevó a cabo horas antes, acto en el que bajó por las escaleras de emergencia. Dos horas después comenzó realmente a temblar; ella quiso evitar las escaleras porque las había sentido inseguras, pero un compañero que trataba de tranquilizarla la convenció de ir hacia allá. De pronto, Paulina vio que el techo se le iba a caer encima, al mismo tiempo sintió que se abría el piso, y después se vio en “la oscuridad total”.

Señala que abajo, entre los escombros, se oían gritos, llantos y desesperación; conforme pasaban las horas pensaba más en sus seres cercanos, en la gente de allá afuera que quería volver a ver. Explica que si la losa no cayó sobre su cabeza fue debido a que ahí había un fierro y una maceta que lo impidieron. Refiere que en la maceta había unas hojitas que masticaba para poder hacer un poco de saliva; y así, durante 36 horas tuvo que esperar la ayuda, sintiéndose animada por la voz de Lucía, quien trabajaba en el tercer piso, uno abajo, y había quedado cubierta por escombros junto a Isaac Ayala; a éstos, lo que les salvó la vida fue una silla que detuvo el techo.
“Creo en Dios…

Lucía, por su parte, ha señalado que trabajaba en el tercer piso como mercadóloga; cuando comenzó el movimiento telúrico, se precipitó con otros compañeros rumbo a la salida de emergencia, cuando de pronto vio que el techo comenzaba a desplomarse; se llevó las manos a la cabeza, y en cuestión de segundos se vio enterrada. Lucía intentaba respirar, pero sus pulmones sólo se llevaban de polvo, y sus manos sólo tocaban escombros y vidrios. “La oscuridad era aterradora, no sé cómo describirla, no se veía absolutamente nada. Lo que creo profundamente es que, si hubiera dado medio paso adelante o hacia atrás, me hubiera muerto”, ha relatado.

Como a Paulina, los rescatistas pudieron sacarla de entre los escombros después de 30 horas de trabajo, a través de un hoyo de más de cinco metros de profundidad; al momento de su rescate sonreía como si no hubiera estado tantas horas ahí abajo. Toneladas de cemento se habían desplomado encima de ella, pero ni siquiera un raspón le ocasionaron. Tras su rescate, Lucía se ha preguntado por qué ella sigue aquí, cuando otros compañeros más jóvenes murieron. “Creo en Dios, y también me agarré de esa fe en Él. Le dije: ‘Yo sé que tú quieres algo más para mí’”.

Agradecido con Dios

Isaac Ayala, quien, como Lucía, trabajaba en el tercer piso, señala que estar bajo los escombros para él era como estar en una tumba. Isaac, quien trabajaba haciendo labores de limpieza y algunos encargos, refiere que el 19 de septiembre conoció a una señora que justo ese día había entrado a trabajar ahí preparando ensaladas; ella lo invitó a probar una, pero ya no se pudo porque en ese momento comenzó el terremoto.

Cuenta que la señora atravesó la puerta delante de él y de Lucía en dirección a la escalera de emergencia, y en ese momento cayó la loza y la aplastó; la señora aún duro unos cinco minutos viva junto a sus pies, después murió. Al lado de él había quedado Lucía, con quien convivió por más de treinta horas en esa pesada oscuridad, rezando a veces, o gritando cuando la ayuda se escuchaba cercana. Finalmente, los tres fueron rescatados, Paulina con una fractura en el pie, mientras que Lucía e Isaac completamente ilesos. “Yo estoy agradeciéndole a Dios la oportunidad que me dio, es como si yo hubiera nacido otra vez, como recién nacido”, señala Isaac.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7411Domingo, 8 de octubre de 2017, 14:00 horas
Reconstruyamos con firmeza… el hogar

La etapa de reconstrucción va desplazando a la emergencia inmediata. Ahora es tiempo de reconstruir con firmeza no sólo los muros y los techos, sino –sobre todo- el hogar, es decir, el espacio vital y ambiente humano que constituye nuestro entorno real de vida. En estas líneas te planteo algunos puntos que podrán servir de guía para fortalecer el hogar y sin duda nos reportarán beneficios inmediatos y cercanos.

1.- Es muy cierto que nos pasamos buena parte de la vida trabajando y ahorrando para conseguir una casa, un lugar estable y digno para vivir. Pero también es cierto que con frecuencia descuidamos la construcción del hogar, es decir, del ambiente humano y familiar que da sentido a nuestra existencia como individuos. No es difícil saludar con afecto y atención cuando nos vamos a la escuela o al trabajo; tampoco es difícil informar a dónde vamos y a qué hora regresaremos. ¿Es mucho decir que el hogar se construye desde un saludo cariñoso, desde una mirada cálida y directa a los ojos? Si recibes con gusto una visita, no dejes de recibir con igual gusto a quien forma parte de tu familia.

2.- Una casa o departamento siempre necesitan una revisión y/o renovación periódica de los diversos componentes: el baño, la instalación de gas, el techo, las bisagras y las cerraduras, las ventanas, la pintura de la fachada, etc. Llamamos al fontanero, al carpintero, o les dedicamos tiempo y atención para que todo siga funcionando bien. Algo parecido necesitamos quienes formamos un hogar: el diálogo conyugal como mantenimiento mayor, el juego con los hijos pequeños como lubricación de cerraduras, el trabajo doméstico compartido con los hijos adolescentes como si el carpintero nos visitara, la responsabilidad delegada en los hijos jóvenes como cuando se debe sustituir una ventana. ¡Nuestro hogar necesita la “cariñoterapia”!  

3.- Ten mucho cuidado con los invasores de la casa que pueden convertirse en plaga: desde mosquitos y arañas, hormigas y polillas, hasta cucarachas y ratas de todo tipo (¡glup!). Pero ten más cuidado con los invasores del hogar, que suelen ser más sutiles y hasta consentimos que nos invadan: la televisión y sus imágenes encadenantes (luego no te dejan ni comer ni dormir en paz), los vendedores de miedos o falsas ilusiones (unos te venden el fin del mundo con todas sus angustias y otros te venden un dios que te colmará de riquezas y bienestares). Otros invasores del hogar se dedican a sembrar dudas, sospechas, desconfianzas, violencia encubierta, chantajes.  Así como te gusta una casa limpia ordenada, ciertamente te gustará un hogar en cariño y confianza, en diálogo y concordia.

4.- El Papa Francisco mencionó tres palabras claves en toda familia, casi como para escribirlas en la puerta de entrada y mirarlas (¡y vivirlas!) siempre. Tales palabras deberían ser cotidianas y afectuosas, pues las relaciones intrafamiliares siempre están en constante desgaste.  He aquí las tres palabras y tú sigue sacando conclusiones: 1) “con permiso”, 2) “muchas gracias”, 3) “perdóname”.

5.- Construir sobre roca firme es decisión de un hombre sabio. Así nos lo recordó Jesús en una de sus parábolas, cuando animaba a tomar en serio su enseñanza, cuando les instaba a poner en práctica su mensaje. Quien construye sobre roca no temerá la fuerza de los vientos, ni el caudal, ni la intensidad de la lluvia. De ahí que un material esencial para reconstruir nuestro hogar es la Palabra de Dios; con ella nos aseguramos de seguir el mejor proyecto de familia, con ella hay un norte seguro, con ella tenemos asegurada la presencia de Dios. Así que participar en la Santa Misa todos los domingos, o leer en familia y reflexionar un texto del Evangelio, o la bendición y acción de gracias por los alimentos, son caminos eficaces para reconstruir con firmeza el hogar.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7412Domingo, 8 de octubre de 2017, 14:00 horas
Un millón de mexicanos rezando, ¿por qué no?
Más de lo mismo

Como refieren mis adorables lectoras y aguantadores lectores, todavía no salimos de la destrucción, recomposición, endoso de culpabilidades y falsedades mediáticas provocadas por los sismos en la ciudad de México, Oaxaca y Chiapas, cuando ya se anuncia la entrada de un nuevo huracán.

Las evidentes y justísimas muestras de agradecimiento a los rescatistas españoles, franceses, peruanos y de muchas partes del mundo, son una respuesta elemental que los mexicanos debemos a esos héroes sembradores de esperanza. Era, no solo esperar a que algún conocido o familiar cercano se encontrara con vida. Era también la esperanza de encontrar un cuerpo por el que rezar, por el que ubicar un sitio para recordarlo.

Es, sin embargo, lamentable, que algunos medios de comunicación se regodeen en culpar a alguien, en convertir a alguien en “el perro del mal” necesario, para que “el gran público” deje de lado la corrupción, la impunidad y los señalamientos que, irremediablemente caen y siguen cayendo sobre una autoridad que sigue mostrándose frágil ante una crisis de proporciones enormes.

Las ayudas

Ciertamente, han sido muchas notas describiendo la ayuda recibida, estimulando y reconociendo la heroicidad de quienes se ofrecen para empacar y distribuir los apoyos, para trasladarlos y hacerlos llegar a quienes en verdad, los necesitan. 

Las redes sociales también consignan el aún presente y notorio grado de desconfianza en las estrategias gubernamentales, porque, a pesar de que existen líneas de distribución coordinadas por gente honesta y capaz, la nota que vende es la de los personajes que se revisten de candidez angelical y sublime, “donando” dinero que no es suyo –y exigiendo a otros partidos que hagan lo mismo-  o etiquetando los empaques de las ayudas, con algún logotipo institucional que les reporte fama….y votos para la elección presidencial.

Descerebrados

No faltan los descerebrados jacobinos que comen curas y monjas al mojo de ajo, que piden con flamígeras narrativas, el cadalso para los eclesiásticos “que no ayudan”, cuando cualquier estudiante de periodismo sabe que, no hay información que soporte ese infundio.

La “ otra ayuda”

Uno de mis amabilísimos lectores le hace llegar a este escribano una propuesta: ¿Por qué no nos organizamos para pedir “la otra ayuda”, la más efectiva, tal y como lo están haciendo ahora los polacos?

En esa tierra “Semper Fidelis”, como le llamaba San Juan Pablo II, un millón de compatriotas cubrirán la frontera para rezar el Rosario y pedir la protección de la Virgen. Se trata de no dejar un solo espacio sin estar bajo la protección de María Reina.

La fecha es propicia: en octubre se celebra a la Virgen del Rosario y los éxitos en la batalla de Lepanto, además del centenario de las apariciones de Fátima.

No es beatería

No es beatería ni propuesta de alguna “rata de sacristía”. Es unirnos para pedir a Dios, para encomendar a la Patria mexicana y ponerla en los brazos amorosos de María de Guadalupe.

Vamos, ni siquiera es limitativo para católicos. Judíos, anglicanos, protestantes, evangélicos, budistas o sintoístas podemos enriquecer la cadena humana de oración por la paz en nuestro México y en el mundo. Ya lo hizo y lo logró con éxito el Papa Francisco, reuniendo en Asís, la tierra del “hermano lobo”, a más de una veintena de líderes religiosos.

¿Qué pasaría si un millón de mexicanos nos congregáramos a rezar el Rosario en las fronteras de este país? Lo “peor” que podría pasar es que, los mexicanos demostráramos que somos capaces de unirnos, no sólo en las desgracias. Que somos capaces de sembrar esperanza. Que creemos en la paz y en la solidaridad con quienes menos pueden, menos tienen o menos saben. Que no hay dificultad tan grande que no necesite una oración; y que no hay oración pequeña que no sea capaz de sacudir el corazón de hombres y mujeres de buena voluntad. ¿Por qué no?
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7413Domingo, 8 de octubre de 2017, 14:00 horas
Tembló para grandes, chicos y chiquitos
Los temblores nos afectan a todos, sin importar la edad o el género, todos lo sentimos, con más o menos conciencia de lo que está sucediendo y de lo que nos podría suceder, con más o menos miedo de morir y con más o menos conciencia de querer vivir, pero nadie se escapa. Afecta nuestra mente y deja a nuestro cerebro frente a una gran labor de reorganización interna pero no es lo mismo un cerebro de 5 meses que uno de 5 años, otro de 15 o bien uno de 50, por lo que el sentir, la afectación y las estrategias de reacomodamiento no serán las mismas y es importante entender cada etapa para poder acompañar y apoyar al bebé, niño o adolescente en su proceso de recuperación, como papás, abuelos, familia o maestros. No podemos reorganizar sus mentes por ellos, ese es trabajo de cada cerebro, tenga la edad que tenga.

Los adultos somos polines para apuntalar y sostener a los niños y jóvenes en su proceso de recuperación que como en los adultos, usualmente tomará una o dos semanas a un mes o mes y medio. 

En todas las edades, existen 5 acciones que podemos ofrecerles como apoyo: contener y dar seguridad; calmar y relajar la tensión; informar con claridad y tranquilidad de la realidad, normalizar las conductas y reacciones de cada uno ante situaciones tan inusuales y consolar restableciendo las rutinas cotidianas. 

De 0 a 3 años, el niño es como una esponjita que percibe detalladamente lo que lo rodea y absorbe la tensión de su ambiente como un primer diálogo antes de saber hablar y expresar plenamente cómo se siente. El niño no formula aún conceptos de muerte ni de peligro y no sabe que es un temblor, pero sabe que la ausencia o distancia de quienes lo cuidan son una amenaza para su supervivencia por lo que desarrollan relaciones de apego (seguro o inseguro) y el contacto piel a piel desde recién nacidos e incluso desde antes, les permite a través del contacto físico detectar la receptividad o tensión del adulto que es percibida como rechazo y riesgo. Para contener al niño es importante demostrarle cariño y ofrecerle mayor contacto físico (apapachos, abrazos) sin dejarlo que se aferre todo el tiempo ni aferrarnos nosotros a él para calmarnos. Cada adulto debe tratar de auto-regularse lo mejor posible antes de cargar al niño, pero si no fue posible antes/durante el temblor por la emergencia, entonces ofrecerle después contactos de tranquilidad. Contener no significa que el niño no grite o llore, pero sin desbordarse angustiosamente o dejarlo golpearse o lastimarse como forma de tratar de calmar esas sensaciones. De igual forma, no es un problema que el niño nos vea llorar o asustados, pero si será angustioso si nos ve fuera de control o ausentes. Ofrecerle tiempos para calmarse y relajarse con un baño, un masajito, cantándole o jugando. A toda edad se le explica lo que acaba de pasar de forma simple: el bebé no entenderá las palabras, pero si intuirá nuestro deseo de comunicarle algo y nuestra intención global descifrando nuestro lenguaje no verbal (gestos, expresiones, tono de voz…). 

Con los niños de dos o tres años podemos decirle “La Tierra se movió”, “Hay que salir porque se pueden caer cosas y nos pueden lastimar”, “Puede moverse otra vez”. Es probable que en los siguientes días el niño pueda tener dificultades para dormir por la tensión del ambiente, esté más irritable o demandante, llore más, parezca retroceder en algún aprendizaje, pierda el control de esfínteres ya adquirido, sobre todo de noche o haga más berrinches y se sienta más frustrado lo que lo puede llevar a culpar a quien esté a su lado y decirle “ya no te quiero” como descarga. En ese contexto uno puede ser más flexible con las reglas en casa, pero sin perder ciertos límites: no se vale lastimarse o pegar o romper cosas. 

De 3 a 6 años, el niño empieza a ser más independiente y por tanto más sociable, pero a nivel pensamiento aún no separa totalmente la fantasía de la realidad, lo que él piensa de lo que sucede o piensan y sienten los demás. Sabe que existe la muerte como en los cuentos o películas y es algo como dormir y por lo tanto cree que es pasajero y reversible. A esta edad los niños viven el temblor con su comportamiento normal y algunas conductas más marcadas como hablar o callar más, presentar más miedos y pesadillas al dormir y pedir dormirse con sus papás, o miedos al ir al baño solos o alejarse de sus seres queridos y figuras de apego. A esta edad para contener al niño es importante que coma, duerma, juegue y darle muestras de cariño y apapacho. Para calmar y relajar el estrés se le puede leer un cuento, cantar sus canciones favoritas, jugar con su peluche o juguete consentido, incluso con su amigo imaginario si tiene uno. Informarle lo sucedido en lenguaje sencillo para su edad y responder con sinceridad a sus dudas y preguntas: no se trata de evitar explicarle las consecuencias, pero tampoco requiere conocer o ver un exceso de detalles que alimenten su fantasía con imágenes aterradoras. También ayuda que pueda nombrar sus emociones y/o dibujarlas o expresarlas al jugar al temblor o al velorio si le tocó asistir a alguno. El juego es el espacio donde el niño puede expresar con libertad y sanamente lo que piensa y siente por lo que es natural y correcto que trate de jugar las situaciones traumáticas para así digerirlas. Si el niño se muestra más irritable o agresivo, no criticarlo ni regañarlo, pero no permitir que transgreda los límites fundamentales: no se vale lastimarse o pegar o romper cosas. 

De 6 a 9 años, el niño adquiere mayor madurez en sus conocimientos y capacidad de compresión y análisis del mundo que lo rodea. Ya saben que la muerte es irreversible y saben que sus padres no son inmortales, aunque por lo general aún no tienen conciencia de que ellos algún día también morirán por lo que la preocupación se centra más en los padres y seres queridos más que en ellos mismos. También es fundamental tomar en cuenta que ya han desarrollado suficiente criterio de realidad para detectar incongruencias en el discurso del adulto como “no pasa nada” y ven que sí está pasando porque hay una ruptura en las conductas cotidianas de los adultos y en sus rutinas. Si perciben incongruencias, entenderán que lo correcto es ocultar las emociones y esto los aísla más y expone internamente al no poder usar al adulto-polín. En esta etapa de desarrollo, los niños pueden mostrarse más agitados, irritables, perder cierta autonomía, expresar miedo cuando salen sus padres o cuidadores, miedo a estar “solos” aunque sea en su cuarto jugando. Pueden presentar pensamientos repetitivos de lo ocurrido o verse más alertas de lo usual al entorno, tener pesadillas y dificultad para dormir o escaparse en el sueño y dormir de más. Aquí es importante darle seguridad al niño mostrándole como no es la primera vez que algo le da miedo o lo asusta y lo ha podido resolver. Validar que no nos gusta sentirnos así, pero sentir miedo es importante porque nos ayuda a cuidarnos y protegernos. Ayudarlo a calmarse sin mentirle “ya no va a pasar nada” o “si te calmas, todo va a estar bien”, sino “yo estoy aquí para ayudarte a estar más tranquilo/a y que todo sea lo mejor posible poco a poco” y buscar las actividades que relajen al niño. Para poder informarle es fundamental que el niño ya haya podido calmarse y esté relajado para reactivar su capacidad de pensar y analizar la información. Si está aún en modo reflejo, no captará la información y posteriormente se mostrará desfasado o como si no hubiera prestado atención y será más cansado para el adulto. A esta edad es importante asegurarse que no mal entiendan alguna respuesta y darles respuestas a sus dudas fáciles, cortas y claras. Cuanto más rodeo le demos a una respuesta, más la haremos amenazante. Nuevamente es importante ayudarle a poder poner palabras en sus emociones y decirle que es normal si tiene emociones contradictorias al mismo tiempo o emociones que le parecen sin sentido unas con otras. Puede sentir rabia, incredulidad, tristeza, vulnerabilidad. Anticiparle que poco a poco irán pasando estas emociones pero que en un inicio pueden durar varios días porque entender lo que pasó es complicado. Al consolarlo evitar frases como “vas a estar bien” y mejor decirle “poco a poco te vas a sentir mejor y yo estaré aquí para que te sientas lo mejor posible”. 

De 9 a 12-13 años, el preadolescente, medio niño, medio adolescente puede buscar afrontar la situación de manera más individual e interna o de manera más dependiente e infantil y puede oscilar de una conducta a otra y ahí empieza el arte de seguir ese ritmo para acompañarlo en su desarrollo en general y específicamente en la recuperación del temblor. A esta edad, les cuesta naturalmente gestionar sus emociones por el inicio de los cambios físicos y hormonales y en una situación de crisis les será más complicado enfrentar sus emociones por lo que buscarán distraerse y hacer como si nada, poniendo una defensa evitativa de lo que les provoca ansiedad. Esto puede hacer que se vean poco sensibles y comprensivos con los demás o con los nuevos ritmos de los cotidianos. Dentro de esta inestabilidad interna, a nivel intelectual ya comprenden que la muerte es irreversible para todo ser vivo, incluidos ellos mismos cuando envejezcan, por lo que se activa el miedo a morir o ganas de vivir porque aún les falta mucho. Esta conciencia puede expresarse con hiperactividad y mal humor. La adolescente llora con mal genio lo que no logra llorar con lágrimas de tristeza. Ante esta angustia tratan de evadirse y buscar el consuelo en el grupo de sus pares. Es importante darles tiempos para aislarse y tiempos con sus amigos para que grupo se auto-regulen y dejar la puerta abierta para cuando necesiten hablar o información. De preferencia dejarles tomar la iniciativa de acercarse a hablar y observarlos de lejos pero no dejarlos solos porque ya empiezan a tener conductas más impulsivas y de posible riesgo. Si no pueden dormir, no forzarlos a acostarse y dormir, más bien dejarlos un tiempo que busquen autorregularse. Cabe señalar que los jueguitos en los celulares o aparatos electrónicos tienen un efecto de calmar algo la ansiedad por lo que es probable que busquen estar más tiempo del que de por sí tienen conectados en los aparatos que con la realidad o las personas. También otra forma de evasión del contacto es encerrarse o replegarse en su cuarto o en sus audífonos. Es importante darles tiempo de no pensar y calmarse para después dar también tiempos de información e incluso retomar varias veces el tema para no saturarlos en explicarles todo de una sola vez, pero alternando los tiempos de aislamiento y repliegue con los tiempos de explicación y respuestas de dudas en función de cada chico/a. Explicarles que todas esas sensaciones y malestar atípico que pueden tener es normal y que la situación sí es preocupante y que uno no tiene tiempo de pensar qué hacer en esos momentos porque reacciona más por reflejo como cuando tocamos algo que quema y de inmediato quitamos la mano.

En los adolescentes, se observan las respuestas mistas entre las de la etapa anterior y mecanismos de defensa como en los adultos desde la pérdida de memoria y el uso del cerebro instintivo que desconecta al cerebro racional para actuar más rápido y el desconcierto ante este poder perder el control del entorno que tiemble y de uno mismo que no puede pensar. Aquí el apoyo consiste más en observar señales y conductas de malestar, escuchar pensamientos, reacciones, dudas y conectar al adolescente con sus redes de apoyo familiar, escolar y social. 
Por último, a preadolescentes y adolescentes mayormente les puede dar consuelo agruparse con sus amigos y decidir una estrategia de apoyo para los damnificados como participar en algún centro de acopio escolar, por ejemplo.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7414Domingo, 8 de octubre de 2017, 14:00 horas
¿Dónde estaba Dios?
Un cuento

Esto es un cuento. No sucedió. Mucho menos está en la Biblia ni es parte de nuestra religión; es tan sólo una ficción que nos puede ayudar a respondernos algunas dudas que nos asaltan.

Hace mucho, mucho tiempo, cuando todavía no había ayeres y comenzaban los hoy, en el sexto día de la creación Dios decidió hacer al hombre y estuvo todo el día pensando y pensando cómo lo haría.

En eso se presentó el Adversario, y como gran maestro del engaño, fingió que le interesaba aquella última obra de Dios y trató de convencer a Dios para que no creara al hombre, según él, por bien del hombre.

Olvídate del hombre, le decía a Dios, sólo te dará problemas, te ofenderá con el pecado y pondrá de cabeza este universo en el que te has esforzado tanto; además, pobrecita creatura, tendrá que vivir en un mundo difícil. Se va a congelar en los polos y se va a asar en los desiertos; morirá en las sequías y se ahogará en las inundaciones; los ciclones lo arrancarán de la tierra y los terremotos lo aplastarán; lo exterminarán en las guerras y morirá en las epidemias. Pobrecito hombre, mejor no lo crees. Y el Adversario trataba de convencer a Dios porque se moría de envidia por aquella creatura que sería la predilecta del Creador.

Y Dios se asomó al mañana y vio a su creatura el hombre, y vio que pecaba, pero que era redimido, que aprendía a vivir entre la nieve y que se sentía tan feliz como el que vivía en el desierto, y vio que sobrevivía a las sequías y a las inundaciones, que reconstruía sus ciudades destruidas por los ciclones y los terremotos, que encontraba la cura contra las enfermedades y retardaba la muerte, que era capaz de inventar bombas que destruían ciudades enteras en un dos por tres, pero que también era capaz de firmar la paz y de ayudar a los que antes habían sido sus enemigos. Vio el mañana y se sintió orgulloso del hombre porque él, Dios, sabía el secreto de su fuerza y de su amor a la vida.

Y esa tarde Dios creo al hombre y lo hizo a su imagen y semejanza, ese es el secreto de la fortaleza del hombre. Y al día siguiente descansó. El Adversario se fue indignado y todavía no se le pasa el coraje.

Otro cuento

Había una vez unos papás que tuvieron un hijo al que querían tanto, pero tanto que trataban de protegerlo de todo dolor. Se turnaban para evitar que los zancudos lo picaran o las moscas lo molestaran, no lo dejaban llorar, le adivinaban el pensamiento y le daban de comer más de la cuenta por si las dudas, lo atiborraban de medicinas si llegaba a enfermarse y siempre lo traían amorosamente en brazos. El niño creció y llegó el momento en que trató de caminar, pero sus papás no lo dejaron porque tenían miedo de que se cayera y se hiciera daño, así que aquel niño creció y creció, engordó y engordó, y como no caminaba dependía absolutamente del amor de sus padres. 

Y esto no es cuento

Dios es un buen papá. Ama a sus hijos los hombres y es providente con ellos, pero también les permite ser. Las dificultades, el dolor y el sufrimiento templan al hombre y lo hacen crecer y desarrollarse. Cada paso que da el hombre es fruto de la necesidad. El hombre es fruto de la historia y poco a poco, poco a poquísimo, va aprendiendo a ser cada vez más una imagen de Dios.

Cuando nosotros los hijos de Dios sufrimos una calamidad, no es porque Dios nos castigue por nuestros pecados olvidándose de que somos sus hijos, es o porque nosotros mismos causamos el mal, como la guerra o el hambre, o porque somos víctimas de las leyes de la naturaleza. Dios no nos manda los terremotos ni los ciclones y, en último caso, Dios no quiere que muramos. Ese mal es parte de este mundo en el que vivimos y es un mal contra el que debemos luchar y aprender a vencerlo.

El milagro

Dios puede hacer un milagro. Un milagro es un hecho maravilloso, extraordinario, en el que se suspenden las leyes naturales o se superan, por eso sólo Dios puede hacer milagros. Pero si Dios siempre hiciera milagros ya no serían milagros, y las leyes naturales saldrían sobrando y seríamos como ese niño al que sus padres no permitieron que caminara.

¿Dónde estaba Dios cuando tembló?

Jesús dice que son benditos de su padre los que le dan de comer o lo socorren y que esto pasa cuando damos de comer o socorremos a un necesitado. Jesús es el que tiene hambre, sed, está desnudo, se quedó sin casa, está preso, está enfermo, está aplastado entre los escombros o formado en la fila de los que esperan un poco de agua o de despensa.
Cuando tembló Dios estaba en medio de nosotros y lloraba nuestras lágrimas.

El milagro de la solidaridad

En este terremoto nosotros vimos el milagro de Dios en los miles de voluntarios que se hicieron solidarios con los que sufren, porque todo bien pensar y todo bien actuar vienen de Dios. Dios mueve al hombre a la fraternidad y a la ayuda del prójimo y ese es un hermoso milagro.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7400Domingo, 01 de octubre de 2017, 14:00 horas
Últimas palabras
‘¡Ésas pudieron ser mis últimas palabras!’, decía atormentado un amigo, que platicaba en una reunión que durante el terremoto, quiso salir a toda prisa de su oficina y cuando intentaba abrir la puerta, dijo una palabrota porque se le cayó el llavero al piso, luego dijo otra cuando se confundió y metió en la cerradura la llave que no era. Entre las prisas y los nervios, así se desahogaba, y cuando por fin logró salir sano y salvo del edificio, que por cierto quedó cuarteado, se puso a considerar que pudo haber fallecido, y le dio pena pensar que sus últimas palabras antes de encontrarse con Dios, podían haber sido sólo malas palabras.

Le dijimos que Dios es comprensivo y misericordioso, y hubiera entendido que su susto lo hubiera hecho soltar aquel repertorio tan ‘florido’, pero lo que nos compartió dio pie para que nos quedáramos reflexionando.

<