Desde la Fe - Canal RSS - Página de Inicio - Desde la Fehttp://www.desdelafe.mx/apps/article/?z=38¿Desde cuándo no te confiesas?Los que se acercan al sacramento de la penitencia obtienen el perdón de la ofensa hecha a Dios por la misericordia de Él, y al mismo tiempo se reconcilian con la Iglesia, a la que, pecando, ofendieron, la cual, con caridad, con ejemplos y con oraciones, les ayuda en su conversión. (Lumen Gentium 11)

¿Crisis?

¡Ya nadie se confiesa!, ¡es un sacramento que ya pasó de moda!, ¡los confesionarios están vacíos!

Esta puede ser la primera impresión que tenemos, incluso los sacerdotes, cuando vemos la poca afluencia de penitentes para confesarse.

Hay un antes y un después.

Antes en todas las Misas había sacerdotes que confesaban, y a la gente se le hacía fácil ir a Misa, y de una vez confesarse.

Hoy, ya no podemos darnos el lujo de confesar en las misas por la sencilla razón de que no tenemos suficientes sacerdotes para confesar, pero vemos con gusto que en las parroquias, en las que sí hay confesores, las filas de penitentes no se acaban.

Es difícil que los fieles acudan a la parroquia en horarios de confesiones fuera de la Misa, es algo en lo que tenemos que esforzarnos los sacerdotes para lograr que vuelvan a acostumbrarse.

La reconciliación

La celebración comunitaria del Sacramento de la Reconciliación ha abierto la puerta a que, por ejemplo ahora en Cuaresma, la comunidad se reconozca como pecadora necesitada de reconciliación. En estas ceremonias no se debe dar la absolución a toda la comunidad, sino que el, o los sacerdotes, deben escuchar a cada uno de los fieles en confesión y deben dar la absolución a cada uno en particular.

A raíz de que se publicó el ritual de la celebración comunitaria del Sacramento de la Reconciliación ha habido algunos abusos de parte de sacerdotes que dan la absolución a todos los fieles antes de la celebración de la Misa, siendo que el mismo ritual pide que sólo se haga con permiso del obispo y por una grave necesidad.

También es un abuso pedirle a los fieles que se arrepientan de sus pecados y que, sin confesión previa, se acerquen tranquilamente a comulgar.

¿Qué pide la Iglesia?

La doctrina de la Iglesia es muy sencilla: si hemos tenido la desgracia de caer en un pecado grave, después de un arrepentimiento sincero, debemos acudir al confesor para que nos absuelva con el signo de la reconciliación en el sacramento de la Confesión.

En caso de peligro de muerte, en ausencia del sacerdote, la Iglesia nos motiva al arrepentimiento sincero para obtener el perdón de Dios.

Nos pide la Iglesia a los sacerdotes que desempeñemos el servicio de escuchar en confesión a los fieles y que nos comportemos como imágenes del Padre Dios que acoge lleno de amor a su hijo pródigo.

El rostro amable de la Confesión

Si el confesor se parece al Padre Dios que regresa la dignidad perdida al hijo que ha pecado y lo reintegra a una familia que lo acepta llena de amor, entonces confesarse será algo reconfortante, algo que buscaremos cuando tengamos necesidad de ponernos en paz con nosotros mismos, con Dios y con nuestro prójimo.

Al elegir un confesor, si podemos, evitemos a aquellos que consideran este sacramento como un castigo o una venganza divina, y busquemos a los que saben escuchar comprensivamente y a los que tienen tiempo para oírnos.

Evitemos las confesiones aceleradas “antes de la Misa”, a la corre y corre.

No confundamos la dirección espiritual con la confesión aunque, dado a que los fieles no suelen tener director espiritual ni saben lo que es eso, el confesor tendrá que saber dar a sus fieles la orientación necesaria para su crecimiento espiritual.

La confesión debe ser frecuente ¡aunque no haya pecados graves!, ya que este sacramento también acrecienta la gracia y santifica.

No olvidemos que la Iglesia exige a los sacerdotes el absoluto secreto sobre lo escuchado en confesión.
Ahora que estamos en Cuaresma, informémonos a qué horas confiesan en nuestra parroquia y hagamos planes para ir en familia a confesarnos.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7156Domingo, 26 de marzo de 2017, 14:00 horas
Hagamos un buen examen de concienciaHacer un examen de conciencia siempre es difícil, pues a nadie le gusta admitir sus errores; sin embargo, el hacerlo es importante como un paso previo a la Confesión. A continuación te presentamos una pequeña guía para que lo puedas realizar de una manera más fácil. Pide a Dios la gracia para ser lo más sincero posible al responder.

¿Qué hago con Dios?

¿Estoy insertado en la Iglesia, medio de salvación? ¿Realmente pertenezco a ella?
¿Soy coherente con lo que creo?
¿Tengo doble moral, una como piensa un católico y otra como piensa el mundo?
¿Renuncio a mis convicciones cristianas por conveniencia o respeto al qué dirán?
¿Estudio mi doctrina, leo, asisto a cursos, consulto?
¿Me escandalizo por la humanidad de la Iglesia y me convierto en perseguidor?
¿Voy a Misa los domingos, comulgo, me confieso con frecuencia?

¿Qué he hecho de la vida de los demás?

¿Honro a mis padres, les doy compañía, ayuda, respeto, atención, cuidado?
¿Amo a mi cónyuge como a mí mismo?, ¿Soy feliz haciéndolo feliz?
¿Soy fiel hasta de pensamiento?
¿Tomo mi paternidad en serio y doy tiempo, mucho tiempo, a estar con mis hijos?
¿Cultivo la amistad con mis hermanos y demás familiares?
¿Soy buen amigo?
¿Trato con respeto y educación a las personas con las que trabajo y a las que sirvo?
¿Soy justo con los que dependen de mi autoridad?
¿He caído en la corrupción?
¿Soy verás y digno de confianza?
¿Soy honrado?
¿Doy gratuitamente algún servicio, comparto lo que tengo, lo que sé y lo que soy?


¿Qué he hecho de mi vida?

Ante Dios, que me la ha dado, ¿me siento satisfecho de lo que he hecho de mi vida?
¿He actuado honestamente en mis elecciones importantes?
¿He procurado mi crecimiento físico, intelectual y espiritual?
¿Cuido mi salud, mi descanso, mi esparcimiento?
¿Cumplo con mi religión y trato de hacerla vida?
¿Domino mi ira y procuro educar mi carácter sobre todo en mi trato con las personas a las que tengo mayor confianza y cariño?
¿Trato de estar de buen humor, de ser positivo, evitando la amargura, la depresión, la tristeza?
¿Tomo las cosas con calma y evito la desesperación?
¿He caído en alguna dependencia que me quita la libertad?
¿Soy esclavo de mis sentimientos, gustos o pasiones?
¿Realizo actos impuros conmigo mismo o con otros?
¿Consumo pornografía o veo de manera impura a otras personas?
¿Obedezco el plan de Dios para la sexualidad en mi estado de vida?
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7159Domingo, 26 de marzo de 2017, 14:00 horas
¿Por qué me tengo que confesar con un sacerdote?‘¿Por qué me tengo que confesar con un sacerdote, que tal vez es más pecador que yo?’, preguntaba el otro día una persona, renuente a acudir al Sacramento de la Confesión.

A la primera parte de esa pregunta, cabe dar, al menos, tres respuestas:

1. La primera y más contundente de todas es que Jesús mismo lo quiso así.

Cuando resucitó y se apareció a Sus discípulos, les deseó la paz, sopló sobre ellos, y les dijo: “Recibid el Espíritu Santo. A quienes perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos” (Jn 20, 22-23).

De este pasaje vale la pena notar tres cosas:

a) El gesto de Jesús de soplar, es muy significativo. Recordemos que Dios sopló el aliento de vida en las narices del primer hombre (ver Gen 2,7). Aquí está instituyendo un Sacramento que también dará nueva vida, en este caso al alma del pecador, al serle perdonado su pecado.

b) Jesús pudo enviar a Sus discípulos a invitar a la gente a confesarse directamente con Dios, pero no hizo eso.

c) El Señor les dio a Sus discípulos el poder de perdonar, en Su nombre, los pecados, pero no les dio el poder de adivinarlos, por lo que resulta evidente que quien deseaba obtener el perdón, debía confesarlos. Ese pasaje bíblico muestra el momento en que Jesús mismo instituyó el Sacramento de la Confesión.
Más adelante, san Pablo afirma: “Dios...nos reconcilió consigo por Cristo y nos confió el ministerio de la reconciliación” (2 Cor 5, 18).

2. La segunda razón, es que acudir a confesarse con un sacerdote, es sumamente sanador. Permite experimentar el extraordinario alivio de reconocer humildemente y confesar lo que estuvo mal; desahogarse con otro ser humano del que se puede estar seguro que no contará lo que oyó en la Confesión; recibir buen consejo; penitencia que ayude a expiar la culpa, y gracia de Dios que fortalece para no volver a caer en lo mismo.

Supongamos que alguien ha cometido un grave pecado, y le pesa en la conciencia, trae eso cargando. ¿Qué opciones tiene?

a) Puede pedirle directamente perdón a Dios, y quedarse siempre con la duda de si recibió de veras el perdón o sólo se lo imaginó.

b) Puede desahogarse contándoselo a su familia, que puede reaccionar muy mal, tal vez su cónyuge se quiera separar y sus hijos alejar.

c) Puede decírselo en confidencia a su mejor amigo, quien probablemente se escandalizará, no querrá continuar su amistad, y además lo platicará a sus cuates y esposa, con lo cual se armará un terrible chismerío que quién sabe en qué irá a parar.

d) Puede irse a confesar, recibir la absolución y experimentar la paz sin igual que da tener la seguridad de haber sido perdonado. También podrá quedarse tranquilo de que el confesor no va a platicarle a nadie lo que le confesó, y además recibirá consejo, penitencia y la gracia de Dios que le ayudarán a superar su pecado. Evidentemente ésta es la mejor opción.

A la segunda parte de la pregunta, cabe dar tres respuestas:

1. Quién acude al Sacramento de la Reconciliación, se está confesando con Dios. El sacerdote es simplemente un mediador.

2. El Sacramento de la Reconciliación no depende de la santidad del confesor, sino de Dios, por lo que da lo mismo que el confesor sea un gran santo o un gran pecador.

3. El hecho de que el confesor sea pecador, le permite comprender a quien peca. Por ejemplo, podemos suponer que san Pedro debe haber sido un confesor muy compasivo, pues como el mismo cayó, comprendía muy bien a quien había caído.

La Iglesia nos pide confesarnos al menos una vez al año, en Cuaresma. Dejemos de poner pretextos, busquemos un buen confesor y permitámosle ser, como Dios quiere, un medio por el cual recibamos Su perdón y Su amor.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7160Domingo, 26 de marzo de 2017, 14:00 horas
6 consejos para alcanzar la santidadBasándose en la vida de los santos, el Arzobispo de Los Ángeles, Mons. José Gómez, ha hecho una recopilación de seis prácticas que pueden ayudar a alcanzar la santidad. A continuación te las compartimos.

1. Ser conscientes de la presencia de Dios.
Es necesario tener contacto con Dios a través de una sencilla oración al comenzar y al terminar el día. En la mañana se le ofrece el día a Dios, y en la tarde se reflexiona sobre lo que se hizo en la jornada. La finalidad es tener la certeza de que estamos vivos bajo la mirada amorosa de Dios, y que con su gracia es posible hacer todo por amor a Él.

2. Darse un tiempo todos los días para orar.
Durante el día es bueno alejarse por algunos minutos de las labores cotidianas, para estar en soledad y quietud con el Señor. El propósito de la oración es llevar al hombre a la presencia del Dios vivo en una actitud de humildad, de amor y alabanza. Se recomienda en particular repetir el nombre de Jesús durante el día. “Es una hermosa y poderosa oración”.

3. Leer todos los días un pasaje del Evangelio.
Podemos realizar la Lectio Divina. Esta consiste en leer un pasaje del Evangelio y meditarlo en oración, preguntando: Dios, ¿qué me dices en este pasaje? ¿Qué me estás pidiendo hacer? Sólo se puede conocer a Jesús a través de sus enseñanzas y de su vida que están reflejadas en el Evangelio. Mientras más recemos con los Evangelios, tendremos más ‘mente de Cristo’. Sus pensamientos y sentimientos, viendo la realidad a través de sus ojos.

4. Asistir con frecuencia a la Eucaristía.
Frecuentemente debemos encontrarnos con Cristo y buscar oportunidades para orar y adorarlo en el Santísimo Sacramento. Lo ideal es ir a Misa durante los días de la semana, además del domingo. Esto ayuda a tomar más conciencia de la presencia de Dios. La relación con Él va creciendo cada vez más y se transforma en una profunda amistad.

5. Hacer un examen de conciencia diario y confesarse con frecuencia
La Confesión frecuente brinda una sensación de liberación y paz en el alma cuando los pecados son perdonados. Es sorprendente cómo actúa la gracia de Dios en la vida de la gente a través de este Sacramento.

6. Realizar obras espirituales y materiales de misericordia
Amar es la forma de imitar a Cristo. Necesitamos amar a los otros como Jesús nos ama, comenzando por la gente que está más cerca. Empezar por nuestras familias y luego salir. Debemos servir a Dios a través de los pobres, los abandonados y los vulnerables.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7149Domingo, 12 de marzo de 2017, 14:00 horas
¿Quiénes pueden encomendarse a san José?Aprovechando que ya gozan de la presencia de Dios, pedimos a los santos que rueguen por nosotros, y tomamos muy en cuenta las características de cada uno, por ejemplo a qué se dedicaba, cómo era su carácter, algunas anécdotas, de qué murió, e incluso qué milagros concedió Dios por su medio, para elegir a qué santo encomendamos nuestras distintas necesidades.

Como esta semana festejaremos a san José, cuya Solemnidad la Iglesia celebra cada 19 de marzo (excepto ahora, que por coincidir con el Tercer Domingo de Cuaresma, será trasladada al lunes 20), tal vez nos preguntamos: ¿quiénes se pueden encomendar a él?
He aquí 10 respuestas.

1. Quienes anhelan tener sus virtudes: Ser justos (no justicieros): dar a cada uno lo que le corresponde (con criterio de misericordia); ser discretos, no alardear, no presumir; obedecer la voluntad de Dios con prontitud y alegría, y estar cerca de Jesús y María.

2. Los que se sienten indignos de un llamado que les hace Dios (sea a una vocación, un nombramiento, un ministerio, participar de algún apostolado, etc.).

Recordemos que cuando san José se dio cuenta de que María estaba embarazada, pensó en dejarla. Pero no porque creyera que le había sido infiel, imposible pensar mal de Ella, que irradiaba pureza. Fue porque comprendió que había sido elegida para ser la Virgen que concebiría a un hijo, anunciada por el profeta Isaías, y no se sintió digno de participar en ese plan de Dios. Hasta que el Ángel se le apareció y le dijo que no temiera tomar por esposa a María por estar Ella embarazada por obra del Espíritu Santo, ya que había sido elegido para ser su marido y padre adoptivo del hijo de Dios. (una más detallada explicación, en la clase 3 de mi curso gratuito sobre el Evangelio según san Mateo, (bit.ly/2nblZry). Quienes quieren ponerse al servicio de Dios, pero no se sienten suficientemente buenos o capacitados, pueden pedirle ayuda para comprender que si Dios los llama, los sostendrá con Su gracia, sólo deben, como José, obedecer y confiar.

3. San José fue el mejor novio y tuvo la mejor novia del mundo, así que los papás que anhelan que sus hijos encuentren una buena novia, un buen novio que los ame y respete, pueden pedir su intercesión. También los propios novios, pueden pedirle ayuda para vivir su noviazgo en castidad.

4. Las madres solteras pueden encomendarse a san José, que supo acoger y proteger a María, embarazada, con la que se había desposado, pero todavía no casado.

5. Los migrantes, refugiados, exiliados, y todos los que se ven obligados a dejar su patria para ir a empezar de ceros en un país extranjero, pueden encomendarse a san José, que tuvo que huir a Egipto con María y el Niño, y tardaron años en poder volver.

6. Los cristianos perseguidos, hoy son el grupo más discriminado, acosado, torturado y asesinado en todo el mundo. Pueden encomendarse a san José, que sabe lo que es tener que huir de quien odia a Jesús y quiere acabar con los que son de Él.

7. Los obreros y en general todos los trabajadores, pueden encomendarse a san José, que supo ganar su sustento y el de su familia, trabajando como carpintero.

8. Las familias pueden encomendarse a san José, jefe de la Sagrada Familia, para que las ayude a imitar ésta y mantenerse unidas.

9. Los moribundos, o quienes los asisten, pueden pedir a san José que les auxilie en su agonía y les ayude a morir como murió él, en los brazos de Jesús y de María.

10. Todos los que desean conocer y estar cerca de Jesús y de María, pueden encomendarse a san José, que supo acoger a cuantos los visitaban, desde los humildes pastores, hasta los Magos de Oriente, y a todos facilitó esa anhelada cercanía.

A estas alturas de la lista ya te habrás dado cuenta de que ¡todos podemos encomendarnos a san José! Pidámosle, en especial, que nos ayude a amar y a servir más y mejor cada día a Jesús y a María.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7150Domingo, 19 de marzo de 2017, 14:00 horas
Y... ¿cómo está tu familia?INSTRUCCIONES
Elija una opción por cada una de las siguientes preguntas y al terminar el cuestionario verifique el apartado final para saber qué tan unida y cercana a Dios está su familia.

1. ¿Con qué frecuencia conversan como familia?
a) Todos los días.
b) Una o dos veces por semana.
c) Rara vez.
d) Nunca.

2. ¿Las manifestaciones de cariño forman parte de su vida cotidiana?
a) Siempre
b) A veces.
c) Pocas veces.
d) Nunca.

3. ¿Pueden conversar y sostener una plática sin discutir?
a) Sin ningún problema.
b) Con cierta facilidad.
c) Difícilmente.
d) Imposible.

4. ¿Aceptan los defectos de cada uno y saben sobrellevarlos?
a) Sin ningún problema.
b) Con cierta facilidad.
c) Difícilmente.
d) Imposible.

5. ¿Con qué frecuencia comparten sus preocupaciones en familia?
a) Todos los días.
b) Una vez al mes.
c) Rara vez.
d) Nunca.

6. ¿Con qué frecuencia se reúnen para celebrar algún acontecimiento familiar?
a) Por lo menos una vez cada dos meses.
b) Una vez cada seis meses.
c) Una vez al año.
d) Nunca.

7. ¿Las decisiones que afectan a la familia se toman en conjunto?
a) Siempre.
b) A veces.
c) Pocas veces.
d) Nunca.

8. Ante una adversidad o algún problema familiar, ¿cómo reaccionan?
a) Se solidarizan y apoyan todos.
b) Se interesan, pero no apoyan.
c) Sólo se informan.
d) Son indiferentes.

9. ¿Cada miembro de la familia realiza alguno de los quehaceres del hogar?
a) Siempre.
b) A veces.
c) Pocas veces.
d) Nunca.

10. ¿Cada miembro de la familia cumple sus propias responsabilidades?
a) Siempre
b) A veces.
c) Pocas veces.
d) Nunca.

11. ¿Con qué frecuencia eligen pasar tiempo juntos para divertirse en familia?
a) Todos los días.
b) Una o dos veces por semana.
c) Rara vez.
d) Nunca.

12. Cuándo salen de paseo o de vacaciones, ¿cómo lo hacen?
a) Toda la familia junta.
b) Los papás y algunos hijos.
c) Sólo los papás
d) Todos por separado.

13. Las personas ancianas en su familia son consideradas:
a) Una bendición.
b) Fáciles de sobrellevar.
c) Difíciles de sobrellevar.
d) Una carga para la familia

14. ¿Con qué frecuencia invitan a otras personas a compartir su mesa familiar?
a) Siempre.
b) Casi siempre.
c) Rara vez.
d) Nunca.

15. ¿Con qué frecuencia ayudan, como familia, a personas necesitadas?
a) Una vez por semana.
b) Una vez al mes.
c) Rara vez.
d) Nunca.

16. En las pláticas en familia, ¿qué lugar ocupa la promoción de los valores católicos?
a) Importante.
b) Más o menos importante.
c) Secundario.
d) Intrascendente.
17. ¿Cuáles son los temas que acostumbran platicar en familia?
a) Cuestiones edificantes.
b) Problemas sociales o familiares.
c) Nos quejamos de todo.
d) Criticamos a otras personas.

18. ¿Hacen oración juntos?
a) Todos los días.
b) Una vez a la semana.
c) Algunas veces.
d) Nunca.

19. ¿Con qué frecuencia asisten a Misa en familia?
a) Cada ocho días.
b) Una vez al mes.
c) Rara vez.
d) Nunca.

20. ¿Con qué frecuencia comparten su fe como familia, por ejemplo leyendo juntos la Palabra, compartiendo su experiencia de Dios o hablando de temas espirituales?
a) Siempre.
b) Frecuentemente.
c) Rara vez.
d) Nunca.

Conclusiones
Si los incisos “a” fueron mayoría. ¡Felicidades! Tu resultado es muy bueno. Se nota que Dios es el centro de tu familia y que en Él encuentran la fuente de su amor y de su unión. Procuren seguir por ese buen camino y buscar nuevas maneras de continuar creciendo juntos como católicos y como miembros de una familia llamados no sólo a amarse mutuamente sino llamados también a compartir ese amor con otros.

Si los incisos “b” fueron mayoría. Tu resultado es bueno, aunque no tan favorable como hubieras querido porque hay por allí algunos puntos que necesitan atender o reforzar para darle a su vida familiar ese empujoncito que le falta para crecer en unidad y en fe. Te sugerimos organizar actividades en familia que involucren ayudar a otros, y también dedicar más tiempo a fortalecer como familia su relación con Dios.

Si los incisos “c” fueron mayoría. Tu resultado necesita mejorar. Se nota que las preocupaciones de la vida cotidiana están afectando la unidad de tu familia y su relación con Dios. No permitan que eso suceda. Conversa con tus familiares al respecto y acuerden acciones que puedan realizar para reparar esto, en especial pasar más tiempo juntos, esforzarse por dar a cada uno de sus miembros la atención personal y el cariño que necesitan, y sobre todo, dejar que Dios ocupe el centro para que todo lo demás adquiera su justa proporción.

Si los incisos “d” fueron mayoría. Hay muchos problemas en tu familia, pero nada que no se pueda corregir con la ayuda de Dios. Lo más importante es no desesperarse, ir atacando un problema cada vez. Y por encima de todo urge mejorar su relación con Dios. Si no puedes hablarle a tu familia de Dios, háblale a Dios de tu familia. Únete con otros miembros que deseen hacerlo y encomiéndala todos los días a la Sagrada Familia.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7151Domingo, 19 de marzo de 2017, 14:00 horas
“Día del Niño por Nacer”, próximo 25 de marzo

    Mons. Pedro Agustín señala que luego de que esta celebración fuera instituida en Argentina por el mandatario de aquel entonces, se fue extendiendo a diversos países, y la Iglesia mundial lo comenzó a asumir para crear conciencia sobre la importancia de la vida. “Hay en esto una feliz coincidencia, ya que precisamente el 25 de marzo en la Iglesia se celebra la Concepción de Nuestro Señor Jesucristo en el vientre de María Santísima, y entonces se empatan una celebración de carácter eclesiástico con una de carácter civil, basada ésta en algo demostrado por la ciencia: la vida del ser humano empieza desde el momento mismo de la concepción”.

    En este sentido, explica que hace 2 mil años Dios dejó asentado de manera divina, lo que la ciencia ha venido demostrando, sobre todo con científicos como el francés Jérôme Lejeune, el llamado padre de la genética moderna, quien demostró que desde el momento de la fecundación queda recogida en una célula toda la información necesaria y suficiente con que la vida da inicio. Agregó que para discutir sobre el tema, hay que tener claridad en el punto de vista científico; “por otra parte, hay quienes aducen que lo que argumentamos nosotros son principios religiosos. ¡Y Claro que son religiosos!, porque amamos a Dios y al hombre, y respetamos la vida; lo digo en cuanto a químico y en cuanto a sacerdote que soy”.

     Mons. Pedro Agustín comenta que generalmente el Día del Niño por Nacer la Conferencia del Episcopado Mexicano emite un comunicado cuyo fin es que la sociedad cobre conciencia sobre la importancia de respetar la vida. “Posteriormente, en abril, diversos grupos o asociaciones se organizan para pronunciarse al respecto, lo cual es muy importante, sobre todo en esta época en la que muchos dicen actuar en nombre del amor y a favor de la humanidad, pero en la que como nunca se ha atentado en contra de la vida, debido a supuestos principios dictados por la llamada ideología de género, y promovidos desde instancias internacionales como la ONU. Por esta razón es importante celebrar el Día del Niño por Nacer”.

    Destacó asimismo la labor de Derechos del Concebido A.C., instancia que está por cumplir 10 años de haber sido fundada, y en la que se ha trabajado encomiablemente por difundir principios básicos a favor del niño en el vientre materno, que llaman a respetar la vida, a la mujer y a la familia.

    Finalmente, sobre la Norma Oficial Mexicana 046, con la que se pretende reformar la Ley General de Acceso a una Vida sin Violencia, a fin de obligar a los médicos a practicar el aborto en caso de violación, Mons. Pedro Agustín señala que se está intentando tomar como centro del problema el niño que está en el vientre materno, y se está dejando de lado el delito de la violación.

“Existe un mal enfoque, es en el violador en quien debe caer todo el rigor de la ley, y no en el ser humano que viene en camino, al que, sin ser culpable de nada y sin juicio de por medio, se le condena a muerte, y a una muerte atroz, con premeditación, alevosía y ventaja. Por otra parte, no interesa a las autoridades que a la mujer se le dañe física, psicológica y afectivamente; se trata de una iniciativa que, por injusta, se convierte en perversa”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7152Domingo, 19 de marzo de 2017, 14:00 horas
¿En quién o en qué pones tu fe?Amigos que gustan de enviarse por las redes sociales mensajitos en los que comparten su fe católica, envían también ‘cadenas’ con un mensaje que pide realizar ciertos rituales y reenviarlo. Promete: ‘algo bueno te pasará’, o amenaza: ‘si no lo reenvías, una desgracia te ocurrirá’. Los amigos que los reciben dicen que no creen en esas cosas, pero a su vez los reenvían, ‘por si acaso’.

Un empresario que trae un crucifijo al cuello, tiene una estatua de Buda en su despacho.

Las paredes de la casa de una familia que comulga cada domingo, están tapizadas de cuadros y posters de deidades hindúes.

Un ministro ordenado va a un centro de la ‘Nueva Era’ a recibir una ‘terapia’ de ‘aceites aromáticos energizados’, para que la supuesta ‘serpiente de luz’ que anida en la base de su columna suba a su ‘tercer ojo’ y le quite la tos (pero sólo le quita su dinero).

Unos vacacionistas acuden al spa del hotel, y se retiran su escapulario para que les pongan piedras calientes en la espalda, dizque para relajarse alineándose sus supuestas ‘chakras’.

En un centro de espiritualidad, ofrecen yoga, clases para ‘conocer el nombre del Ángel de la Guarda’, cursos de eneagrama, de ‘milagros’, oración centrante, meditación trascendental.

Un vendedor ambulante vende llaveros de patas de conejo afuera de la parroquia a la que asiste diariamente.

Un conductor cuelga un Rosario del retrovisor de su vehículo, para que ‘le vaya bien’, no para rezarlo.

En la librería de una orden religiosa, venden cuadernos para que niños y adultos se entretengan coloreando ‘mandalas’ hindúes.

Un grupo de deudos asiste al novenario por su difunto y va con una supuesta ‘médium’ para una ‘sesión espiritista’ en la que pretende invocar el espíritu del difunto.

Una guía de un taller que enseña a la gente a orar, invita a sus amigas a rezar al ‘ángel de la abundancia’, y a usar prendas interiores rojas en año nuevo.

Unos estudiantes de la universidad de una congregación religiosa, no tienen en su cuarto un misal, pero sí un manual dizque de ‘metafísica’ al que obedecen religiosamente, y diario encienden velas lilas para encomendarse al ‘rayo morado’ y a la ‘llama violeta’.

Un escritor brasileño que se ostenta como cristiano, cuyos libros se venden por millones, confiesa en su autobiografía que hizo un pacto con el diablo.

Una señora deja en una mesa de la iglesia un altero de hojas en las que se asegura que Dios cumplirá lo que le pidan si repiten ciertas oraciones y sacan cien copias.

Un joven trae colgado al cuello una cruz de san Benito, la Medalla Milagrosa, y un montón de amuletos, y si ve un gato negro, se le rompe un espejo, o pasa bajo una escalera, ‘toca madera’.

Una enferma va a que le pongan la Unción de Enfermos, y a una terapia de ‘reiki’.

Unos adolescentes que asisten a un colegio religioso, juegan a la ouija en el recreo.

Una catequista que busca novio, junta trece moneditas y pone una estatua de san Antonio de cabeza. Su mamá, que quiere vender pronto su casa, entierra una estatua de san José en el jardín. Su papá, que quiere asegurar el favor de la Divina Providencia, acude cada día primero a echar tres monedas en la alcancía de la iglesia.

Una pareja de novios que se va a casar por la Iglesia, quiere saber si le irá bien en su matrimonio, se lo pregunta al ‘i ching’. Y para que no llueva el día de su boda, entierran un cuchillo en el jardín.

Unos recién casados entronizan al Sagrado Corazón en su hogar, pero decoran la casa para que haya ‘buena vibra’ según el ‘feng shui’, y ponen una escoba detrás de la puerta.

En una tiendita tienen una imagen de la Virgen de Guadalupe, pero también una corona de ajos, una herradura, una planta de sábila con moñitos rojos y un elefante con la trompa levantada.

Un terapeuta que ofrece consulta gratuita en el dispensario de una capilla, ofrece también sesiones de hipnosis para que sus pacientes puedan recordar sus supuestas ‘vidas pasadas’.

Una productora realiza un video sobre las intenciones de oración del Papa, y en la última escena pone unas manos que sostienen símbolos de diversas religiones, uno de los cuales es un crucifijo, dando a entender que Cristo es uno más, igual que todos.

Un niño que entró a un concurso de cocina, se persignó e ‘hizo changuitos’ (cruzó los dedos), y cuando fue elegido, recibió una cuchara de madera. En adelante, en cada reto se encomendó a su cuchara para pedirle éxito (por si quieren saberlo: perdió).

Unos papás envían a sus hijos al catecismo en enero, pero en noviembre decoran su casa para festejar Halloween, disfrazan a sus niños de diablos y brujas, espectros y demás enemigos de Dios, y en diciembre la llenan de imágenes de Santa Claus, duendes y renos, y mienten a sus niños enseñándoles a esperar, no al Niño Dios, sino la supuesta llegada de Santa Claus.

Una señora que es muy devota del Rosario, tiene sobre su chimenea un retrato gigante de un gurú hindú que decía que él era Jesucristo, Buda y Mahoma.

Un tanatólogo da en un convento un retiro para personas en duelo, y engaña a los asistentes diciéndoles que existe la reencarnación.

Una empleada muy devota de san Judas, aconseja a su patrona, que está pasando por problemas, que se encomiende a él, y para mejores resultados, se ‘haga una limpia’.

En un puesto de artesanías venden imágenes de la Virgen y de santos, pero también de la ‘santa muerte’, y borregos con ‘lana’ para año nuevo.

Un conocido intelectual se reconoce como católico para justificar difundir en sus redes sociales frases de famosos filósofos, psicólogos y escritores anticatólicos.

Unas amigas a las que les encanta ir juntas a charlas y cursos en su iglesia, les encanta también ir juntas a que les echen las cartas, les lean la mano, el café.

Un empleado que cada año se ausentaba para ir a algún santuario en peregrinación, es despedido, no por faltar al trabajo, sino porque gastaba mucho en llamadas telefónicas a un número que dice los horóscopos.

Una joven que viste imágenes del Niño Dios para el 2 de febrero, muestra en su catálogo las ropitas propias de alguna advocación, pero también para disfrazarlo de amuleto ‘niño del éxito y la prosperidad’, ‘niño de la suerte’ (con una diadema de moneditas de oro alrededor de la frente), ‘ángel del amor’, y ángel de la abundancia’ (con un cuerno lleno de semillas en la mano).

Un canal católico de televisión promociona una película cuyos protagonistas abandonan la fe y abrazan las creencias paganas de quienes se supone habían ido a evangelizar.

Tal vez alguien se pregunte el por qué de todos estos ejemplos, qué tienen de particular o extraordinario, si suenan como algo común y corriente que sucede diario.

La respuesta es que, en todos los casos, los protagonistas son católicos, personas que, por una parte, dicen tener fe en Dios y creer en Jesús, acuden a la iglesia y tal vez incluso participan en algún ministerio, pero por otra parte caen en la idolatría, y no sólo confían, sino alientan a otros a confiar en piedras, pirámides, amuletos, rituales mágicos, filosofías ajenas y opuestas al cristianismo, deidades falsas, y cuanta superstición y superchería les pasa por enfrente.

En un mal entendido ecumenismo, creen que pueden navegar entre dos aguas, pero se equivocan.

En la Biblia leemos que Dios dice de Sí mismo que es un Dios celoso (ver Ex 34, 14),

hemos de adorarlo sólo a Él, hemos de seguirlo sólo a Él, hacer sólo lo que nos pide Él.

Recordemos que cuando el pueblo judío atravesó el desierto durante cuarenta años, Dios dio a Moisés una serie de leyes muy estrictas para evitar que Su pueblo se mezclara con los pueblos paganos de los lugares por donde iba pasando en su camino hacia la tierra prometida. No debían ir a sus templos, ni adorar a sus ídolos, ni casarse entre sí, vamos, ni siquiera entrar a sus casas o comer todo lo que ellos comían. Puede parecer drástico, pero ayudó a preservar la fe y la identidad del pueblo, que de otro modo se hubiera diluido en el camino.

Hoy en día, tal vez necesitamos algo así, nos hace falta volver a tener muy claro que hay cosas que el mundo ofrece, que no podemos admitir, con las que no podemos coquetear, porque son opuestas a los principios cristianos, y, si les damos entrada, poco a poco, sin que nos demos cuenta, nos abrimos a un modo de pensar que nos van apartando de Dios y de Su Iglesia.

Jesús es muy enfático cuando afirma: “Nadie puede servir a dos amos.” (Mt 6, 24). Se refiere a que no se puede servir a Dios y al dinero, pero su frase tal vez podría aplicarse en este caso. No podemos decir que somos de Cristo, si Él no es nuestro único Señor.

Pidámosle que nos ayude a resistir la tentación de poner en alguien o en algo más nuestra esperanza. Que podamos decir, como el salmista: “Sólo en Dios he puesto mi confianza” (Sal 62, 1).
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7140Domingo, 12 de marzo de 2017, 14:00 horas
El pecado del aborto y su absolución, lo explica un Misionero de la MisericordiaEste año, al emitir su recordatorio anual sobre las normas básicas para la Cuaresma, la Arquidiócesis Primada de México por primera vez omitió referir que para este tiempo litúrgico todos los sacerdotes estaban facultados para absolver el pecado del aborto, reservado de ordinario para los Obispos y, durante el pasado Año Jubilar, también para los Misioneros de la Misericordia; la razón es porque el Papa Francisco, en su Carta Apostólica Misericordia et Misera ha ampliado esta facultad a todos los sacerdotes, no sólo para estos 40 días, sino de manera indefinida. Sobre esta disposición pontificia, habla para Desde la fe Fray Pablo Jaramillo Escobar, nombrado en febrero de 2016 Misionero de la Misericordia por el Santo Padre.

     Comenta que la razón por la que anteriormente la facultad de perdonar, en nombre de Dios, el pecado del aborto, estaba reservada a Obispos, y más recientemente a los Misioneros de la Misericordia, es la gravedad de la falta, pues se trata de un asesinato. “Pero además es un asesinato en una situación muy concreta, pues se trata de la vida en sus inicios, en el que la víctima no tiene oportunidad de defenderse; es decir, un crimen cometido con premeditación, alevosía y ventaja contra un ser totalmente indefenso, cometido en el vientre de la madre; lo que en principio debería ser el lugar más seguro para una nueva vida, termina siendo el peor de los peligros. Era ésta la razón de tal determinación”. 

Sobre la decisión del Papa Francisco de facultar a todos los sacerdotes para absolver este pecado de manera indefinida, Fray Pablo Jaramillo considera que el Papa tomó esta decisión por una cuestión de carácter pastoral. “El pecado del aborto trae en sí mismo consecuencias terribles para las personas que lo cometen; una vez que se va creando conciencia del crimen cometido, deriva para la mujer en uno de los mayores dolores, lo cual se complica cuando no encuentra a alguien que la absuelva de su culpa en nombre de Dios o de Cristo Jesús, y en muchos casos comienza a alejarse de la Iglesia”.

Por otra parte, señala que si alguien acude a un confesionario por un dolor tan grande, es en primer lugar porque necesita reconciliarse con Dios, cuya misericordia no tiene límites, siempre y cuando la persona confiese arrepentida su falta. “En este sentido, muchas personas, efectivamente, pueden llegar a sentirse indultadas por Dios, quien jamás volverá a pedirle cuentas de ese pecado, ni en esta vida ni en la otra, porque esa es una promesa suya, la del perdón absoluto; sin embargo, frecuentemente ocurre que la persona no puede reconciliarse consigo misma, lo cual le hace posteriormente volver a dudar del perdón de Dios. Entonces, lo que la persona debe hacer es realizar actos de misericordia con otras personas, para poder experimentar firmemente la misericordia del Señor”.

Fray Pablo Jaramillo explica que para el caso concreto del aborto, el acto de misericordia que la persona debe realizar para sanar totalmente las heridas internas es enseñar a los que no saben, comprometiéndose seriamente con la defensa de la vida desde su concepción hasta su muerte natural; custodiando, educando sanamente y acompañando a los que ya han nacido; hablando con mujeres que deseen abortar para hacerles ver la gravedad del hecho; rezando frente  los abortorios, adonde acuden personas que quizás sólo necesiten ser escuchadas para cambiar su decisión, o comprometiéndose con movimientos pro-vida.

“Muchas veces –señala– quien las escucha es la persona menos indicada, la que las engaña diciéndoles que no va a pasar nada si aborta; frecuentemente se trata de la persona directamente implicada, es decir, el varón, quien, si no es alguien responsable o tiene otro compromiso, les presenta esa opción como la mejor, lo cual sólo demuestra que no quiere a la mujer, que nunca la ha querido y que nunca la querrá”.

    Finalmente, Fray Pablo Jaramillo señala que frente a un embarazo, lo primero que la mujer debe hacer es dar gracias a Dios, en las circunstancias que se haya dado y sea cual sea su situación. “En segundo lugar, si no quieren o no se consideran capaces de hacerse cargo de una nueva vida, una vez que el bebé nazca, denlo en adopción o busquen otra alternativa; pero el aborto jamás puede ser una opción”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7143Domingo, 12 de marzo de 2017, 14:00 horas
¿Tienes problemas para conciliar el sueño por la noche?¿En ocasiones tienes problemas para dormir por las noches? El Arzobispo de Baltimore, Estados Unidos, Mons. William Edward Lori, aseguró que la Iglesia “ha resuelto esto desde hace mucho tiempo”, y tiene una “oración oficial”.

En un artículo titulado “Cómo acabar el día”, explicó que “la Liturgia de las Horas, también conocida como Oficio Divino o Breviario, marca las horas del día con oración: mañana, mediodía, tarde y noche”, y destacó que tanto “obispos, sacerdote y diáconos están obligados a rezarlo, pero todos somos alentados a rezarlo también”.

La última oración del día –recordó– se llama “Completas”, y “es una forma de hacer completo nuestro día”.

“Esta oración consiste en un examen de conciencia, un himno en el que le pedimos a Dios que esté con nosotros durante la noche, un salmo que habla sobre recordar a Dios y su misericordia incluso en la noche, y luego el plato fuerte: el Cántico de Simeón”.

El Arzobispo de Baltimore recordó que “en la bella escena en el Evangelio de san Lucas donde María y José llevan al Niño Jesús al Templo en Jerusalén para dedicarlo al Señor, se encuentran con un laico llamado Simeón”.
Simeón –destacó– era “un hombre de oración” que esperaba la llegada del Mesías, y “cuyo corazón estaba lleno de esperanza en todo lo que Dios había prometido”.

“Cuando Simeón tomó al Niño Jesús en sus brazos, sus ojos de fe fueron abiertos y supo que sostenía al Salvador esperado por tanto tiempo”.

“Lleno del Espíritu Santo” –dijo el Obispo– Simeón “pronunció este cántico, que forma la parte central de la oración de la noche de la Iglesia: ‘Ahora, Señor, según tu promesa, puedes dejar a tu siervo irse en paz. Porque mis ojos han visto a tu Salvador, a quien has presentado ante todos los pueblos: luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel’”.

“¡Qué bella oración para ofrecer cuando el trabajo de cada día llega a su final! En vez de rumiar en mis preocupaciones o revivir algún contratiempo que el día ha traído, encuentro que cuando verdaderamente me concentro sobre el significado de este cántico, soy más capaz de poner todo el día en su propia perspectiva”, concluyó.

Si deseas comenzar a orar con la Liturgia de las Horas, puedes descargar en tu teléfono celular o tableta electrónica alguna de las muchas aplicaciones disponibles para Android o iOS. También puedes adquirirla en cualquier librería católica.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7142Domingo, 12 de marzo de 2017, 14:00 horas
¿Existen los extraterrestres?
Nuevos mundos

Los científicos nos asombran día a día con nuevos descubrimientos que son fruto de largos estudios y que sirven, a final de cuentas, para beneficio de la humanidad o, por lo menos, para satisfacer esa hambre interminable de conocer qué caracteriza a nuestra especie humana. En días pasados, la NASA anunció el descubrimiento –fuera de nuestra galaxia– de una estrella con un sistema de seis o siete planetas semejantes a la tierra, de los cuales tres serían habitables. No han asegurado que en ellos pueda haber condiciones para la vida, pero afirman que los estudios continuarán y que se darán a conocer los resultados.

Esta noticia ha venido a alentar los deseos de muchos humanos de que haya vida inteligente en algún otro lugar del universo, como si fuera el anhelo de tener hermanos que nos acompañen en nuestra historia.

Dicen que no estamos solos


Cada vez hay más personas convencidas de que no estamos solos y de que un mundo nos vigila. Aducen que los extraterrestres han estado presentes, y están, en la historia del hombre, y presentan como prueba cuanta maravilla inexplicable encuentran entre las ruinas de las pasadas civilizaciones.
No faltan los que observan los cielos en busca de esas maravillosas naves supuestamente extraterrestres que en México llamamos platillos voladores u OVNIS, objetos voladores no identificados. Aseguran, además, que hay un complot entre los gobiernos del mundo para ocultar a los pueblos la existencia de los extraterrestres.

Para arrimar leña al fuego, en Internet, en la Televisión y, sobre todo, en el cine, han creado toda una cultura en torno a los extraterrestres, y organizan infinidad de exitosas convenciones de creyentes.

No podemos negar que el cine ha aportado personajes, a veces terroríficos y a veces amables, que ya forman parte del folkcor internacional. ¿Quién puede olvidar el tierno personaje de ET o las emocionantes aventuras de los Hombres de Negro? No olvidemos que algunos de nuestros superhéroes son extraterrestres y que nos parecen súper reales porque nos han acompañado desde nuestra niñez.

En el ámbito de la religión también hay sectas que confiesan tener contacto con extraterrestres que prometen extraerlos de la tierra y llevarlos a otros planetas cuando venga el final del mundo.

Estamos preparados para la noticia de que sí hay extraterrestres, y la esperamos con amor de hermanos.

Y el Papa, ¿qué dice?


En octubre de 2015, el periódico Paris Match le hizo una entrevista al Papa, entrevista que hoy se ha vuelto a publicar, y en la que le preguntaron si existen los extraterrestres.

“En verdad no sé cómo comenzar a responderle. Hasta ahora, el conocimiento científico siempre ha excluido que haya en el universo rastros de otros seres pensantes. Dicho esto, ¡hasta el descubrimiento de América no se imaginaba que existiera!”, respondió el Santo Padre a la periodista Caroline Pigozzi.

El Pontífice explicó que “en todo caso se debe dar la palabra a los sabios, teniendo siempre en cuenta que el Creador es infinitamente más grande que nuestros conocimientos”.

“De eso sí estoy seguro, que el Universo y el mundo en el que vivimos no son el fruto del azar, del caos, sino de una inteligencia divina, del amor de un Dios que nos ama, nos ha creado, nos ha querido y nunca nos ha dejado solos”.

“De esto también estoy seguro, que Jesucristo, el hijo de Dios, se ha encarnado y ha muerto en la cruz para salvarnos del pecado, a nosotros los hombres, y que ha resucitado y vencido a la muerte”, agregó.

Prudentemente, el Papa Francisco afirmó lo que enseña la Iglesia: No le toca a la fe, a la Iglesia, decir si hay o no hay extraterrestres; es problema científico.

Si los hubiera, también serían creaturas de Dios.

Si los hubiera, también estarían llamados a la salvación.

En mayo de 2015, en una homilía desde Santa Marta, su casa, el Papa, medio en broma y medio en serio, dijo: “Si, por ejemplo, mañana una expedición de marcianos viene aquí y uno dice: ‘Quiero ser bautizado’, ¿Qué pasaría? Marcianos, ¿verdad? Verde, con largas narices y orejas grandes, como en los dibujos de los niños”, reflexionó Su Santidad. “Cuando el Señor nos muestra el camino, quiénes somos nosotros para decir: ‘¡No, Señor, no es prudente! No, vamos a hacerlo de otra manera’. ¿Quiénes somos para cerrar las puertas?”, insistió el Papa.

Es decir, si hubiera extraterrestres, las puertas de la Iglesia estarían abiertas también para ellos.

Pero, ¡mucha atención!, el Papa nunca ha dicho que haya o no haya extraterrestres porque no le toca a él decirlo ni es parte de la Doctrina de la Iglesia.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7131Domingo, 05 de marzo de 2017, 14:00 horas
¿Sabes mortificarte?
'Mortificación' es una de esas palabras que, la verdad, a nadie le gusta. Suena a una desafortunada combinación de muerto y momificación, así que cuando llega la Cuaresma y con ella la invitación a mortificarnos, mucha gente no quiere ni pensar en eso.

La verdad es que la mortificación bien entendida no tiene nada que ver con muertos o momias, todo lo contrario, tiene que ver con la vida y el modo de vivirla más plenamente. Si el término nos suena a 'muerte' es porque en efecto, toda mortificación exige morir, hablando figurativamente, para dar el paso hacia una vida nueva.

¿Qué es una ‘mortificación'?, ¿en qué consiste? En renunciar o posponer el disfrutar de algún bien. En un mundo que nos invita a satisfacer, de inmediato si es posible, hasta el menor de nuestros antojos, necesidades y caprichos, la mortificación nos invita a experimentar voluntariamente cierta incomodidad o molestia; al posponer o rechazar, con prudencia y en la medida de lo posible, la satisfacción de algún deseo lícito. 

Hay quien considera que eso de mortificarse es una especie de masoquismo pasado de moda que no tiene sentido, pero entonces viene la Iglesia, año tras año, especialmente en Cuaresma, a recordarnos que la mortificación no es una práctica obsoleta, todo lo contrario, es un excelente camino de santificación. ¿Por qué? Porque nos ayuda en cuatro aspectos:

1. Para cultivar uno de los más ricos frutos del Espíritu Santo: el dominio propio La mortificación nos enseña a no ceder al primer impulso, nos ayuda a crecer en el control de nosotros mismos, lo cual repercute positivamente en toda nuestra vida, nos hace capaces de reaccionar con mayor paciencia a las circunstancias adversas. Nos hace experimentar que es posible tener paz aun cuando no se cumple aquello que deseamos. Nos entrena para resistir las tentaciones y no ceder al pecado.

2. Para reparar los propios pecados

La mortificación puede ser ofrecida a Dios como sacrificio en reparación por los propios pecados. Es una especie de contrapeso en una balanza que se había inclinado demasiado hacia el lado de la pereza, el egoísmo y la autocomplacencia.

3. Para interceder por otros. 

La mortificación también puede ser ofrecida a Dios en reparación por los pecados de otros. Es ésta una práctica muy agradable a Sus ojos, porque está inspirada en un auténtico amor fraterno. Se debe amar mucho para estar dispuestos a padecer alguna incomodidad por el bien de los demás.
4. Para expresarle nuestro amor a Dios

Es la manera más perfecta de mortificación, pues no busca otra cosa que darle a Dios el regalo de nuestro esfuerzo, sin otra intención que la de mostrarle así nuestro amor por Él.

Cabe comentar que las mortificaciones desagradan muchísimo al demonio, por lo que siempre sucede que cuando alguien se propone realizar alguna mortificación, de inmediato surge una vocecita en su interior que le hace pensar que es algo desagradable, o que no va a poder, o que no tiene caso porque Dios ni se entera, en fin, que empiezan a surgir las razones y justificaciones para dejar aquello por la paz. 

En ese caso, no hay que ceder a la tentación, sino tomarse más firmemente de la mano del Señor, y, como aconsejaba san Ignacio de Loyola, hacer lo opuesto a lo que sugiere el tentador. Con ello, le sale el ‘tiro por la culata’, y deja de molestar.

Jesús dijo que quien quisiera seguirlo tiene que negarse a sí mismo y tomar su cruz (ver Mt 16, 24). La práctica de sanas mortificaciones es una buena manera, entre otras, de responder a esta invitación de Jesús.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7132Domingo, 05 de marzo de 2017, 14:00 horas
La mujer debe cumplir su papel con dignidad: Unión Femenina Católica Mexicana
“La mujer debe asumir con orgullo su feminidad y reafirmar su autoestima; formar a las nuevas generaciones en el seno familiar y llevar con toda dignidad su importante papel en la sociedad”, señaló la Lic. María del Rosario Alba García, Presidenta Nacional de la Unión Femenina Católica Mexicana (UFCM), con motivo del Día de la Mujer, que se celebrará este miércoles 8 de marzo.

Entrevistada por Desde la fe, explicó que incluso en los países más desarrollados, tanto en los ámbitos urbano como rural, se presentan actos de franca discriminación, falta de equidad y absoluta desventaja laboral en perjuicio de las mujeres, “por lo que es necesario unirse y estar juntas para exigir y luchar por estos derechos.”

“La mujer tiene capacidad probada para desempeñarse en cualquier plano de la sociedad”, sin embargo –dijo– en la práctica, ésta se encuentra en franca desventaja, sobre todo en materia laboral y salarial.

Consideró que es necesario despertar la conciencia de la gente, sobre el papel que debe tener la mujer en la sociedad, y para que el hombre no vea en ella una competencia sino una compañera. “No nos podemos quedar sentadas sin hacer nada para mejorar la situación de la mujer”, reiteró.

Autora de varios libros, la Lic. María del Rosario Alba dijo que es responsabilidad de los gobiernos fortalecer a las familias porque es ahí donde se dan las primeras enseñanzas a los hijos, donde se empieza a moldear a los ciudadanos y donde se reciben los valores que han prevalecido durante varias generaciones. En este sentido, dijo que los programas oficiales de enseñanza no deben ser opuestos a estos principios, como en realidad está ocurriendo, movidos por grupos minoritarios que son promotores de ideologías contrarias a la familia y que obedecen a intereses particulares.

“Es en la familia desde donde se puede empezar a cambiar todos los vicios y males que aquejan al país, entre ellos la corrupción, para construir un México y un mundo mejor”, dijo.

La Unión Femenina Católica Mexicana, fundada el 12 de septiembre de 1912, actualmente está integrada por unas 25 mil mujeres de distintas edades; a lo largo de su historia, ha sido promotora del papel de la mujer en la sociedad y ha luchado por su desarrollo integral y sus derechos en todo el país, sin importar la condición económica o la edad de las personas.

En 1929, esta agrupación se incorporó a la Acción Católica Mexicana y ambos movimientos estuvieron presentes y de manera muy activa, incluso en circunstancias tan difíciles como la Revolución Mexicana o durante la etapa de persecución religiosa, conocida como la Cristiada, donde las mujeres fueron mediadoras ante las autoridades, gestoras de paz, defensoras de la familia, la infancia y la juventud, así como de la libertad religiosa y la justicia.

La Lic. María del Rosario Alba también señaló que entre la juventud de hoy prevalece un sentimiento de abandono por falta de oportunidades escolares, laborales y de sana recreación y esparcimiento, lo que conduce a la pérdida de valores, del interés por la superación personal, y finalmente, los expone a caer en actos delictivos, el narcotráfico y en el pandillerismo. 

Finalmente, condenó los actos de violencia contra la mujer, los feminicidios que se cometen con frecuencia, la falta de apoyo a la maternidad y el desprecio legislativo que se tiene hacia la vida de los recién concebidos.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7134Domingo, 05 de marzo de 2017, 14:00 horas
La Cuaresma en pleno siglo XXI
Actualmente muchas personas se preguntan: ¿todavía tiene vigencia la Cuaresma?, ¿tienen sentido sus ritos y prácticas?, ¿vale la pena vivirla en este mundo moderno?

Descuidando lo esencial

Gracias a la ciencia, el hombre puede gozar del bienestar que le ofrecen los instrumentos, máquinas y materiales que él ha desarrollado de forma maravillosa; sin embargo, resulta verdaderamente penoso que ese mismo hombre se haya estancado en su crecimiento personal.
Es increíble que el hombre pueda conocer satélites o planetas lejanos, pero no se preocupe por hacer un viaje hacia lo más profundo de su interior; que pueda manejar automóviles, pero no su propia vida; que haya inventado detergentes poderosos, pero no se preocupe por limpiar su interior; que pueda compartir miles de datos por internet, pero que no sea capaz de compartir su vida interna. Como podemos ver, no basta crecer en la ciencia, en la técnica o en lo económico cuando se descuida lo esencial.

Atención especializada

Para el ser humano no es suficiente crecer en conocimientos, en bienes económicos o en confort, cuando no se crece en el amor. Por ello, así como tenemos que acudir al dentista, por lo menos una vez al año, o hacernos un chequeo general con un médico para evitar enfermedades graves que nos pongan en peligro, así también nuestra vida interna necesita un chequeo, un mantenimiento, una atención especial. 

Tiempo de cambio

La Cuaresma es ese tiempo especial de chequeo, mantenimiento y atención porque propicia la reflexión y el análisis que nos permiten reconocer nuestros logros, pero también nuestros pequeños “baches”, “tumorcitos”, “desviaciones” o “peligros” espirituales.

Cuando aceptamos que tenemos errores, desviaciones del buen camino, ofensas a Dios y al prójimo, estamos dando el primer paso para remediarlas; el siguiente consiste en hacer conciencia de ese mal, lo que nos lleva al arrepentimiento.

Sin embargo, no es suficiente reconocer los errores o pecados y tampoco basta el arrepentimiento, si no iniciamos ese proceso de cambio al que solemos llamar “conversión”. Cuesta mucho trabajo enmendar este camino, pero es posible con la ayuda de Dios y la oración de la comunidad.

La Cuaresma es el camino

Si queremos seguir creciendo en nuestra vida espiritual y comunitaria, la Cuaresma nos ofrece un camino espléndido para la reflexión, el arrepentimiento y así llegar a la conversión. Por eso la Cuaresma inicia cuando reconocemos nuestras limitaciones y nuestro pecado, poniendo ceniza sobre nuestra cabeza. Continúa con el arrepentimiento que nos hace ofrecer sacrificios como la vigilia y el ayuno, y va culminando con nuestra conversión que se manifiesta en nuestras buenas obras.

Siempre actual para el verdadero cristiano

Para quien comprende estas cosas, la Cuaresma tiene un verdadero sentido. De nada sirven los ritos o los signos cuando no se está convencido de que cada día es una oportunidad para mejorar y acercarnos a Dios y a nuestros semejantes.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7122Domingo, 26 de febrero de 2017, 14:00 horas
¿Qué pasa si no recibo la ceniza?
¿Cuál es el origen de la costumbre de imponer ceniza sobre nuestras cabezas al inicio de la Cuaresma? Es una costumbre muy antigua que se originó ligada al Sacramento de la Reconciliación. Hasta antes del siglo VII, cuando un pecador deseaba recibir la absolución de sus pecados, se acercaba al sacerdote, quien lo escuchaba en privado y después lo recibía, junto con otros penitentes, en la Iglesia en donde en una ceremonia especial, al inicio de la Cuaresma, le imponía un vestido llamado silicio, hecho con pelos de cabra y que debió haber sido muy rasposo, y después de derramar ceniza sobre su cabeza, lo aceptaba a un grupo u orden de los penitentes que durante cuarenta días ayunaban, hacían servicios a la comunidad, daban limosna a los pobres y oraban intensamente para hacer penitencia por sus pecados. Toda la comunidad oraba por ellos y, por fin, el Jueves Santo, eran reconciliados y reinsertados en la comunidad. Todavía vemos restos de esta costumbre en España y en algunos países de herencia hispánica con los grupos de penitentes que participan encapuchados en las ceremonias de la Semana Santa.

Cuando el Sacramento de la Reconciliación dejó de celebrarse en forma comunitaria y se hizo más frecuente, entonces la ceremonia de la ceniza se generalizó para todos los fieles, reconociéndonos así como una Iglesia necesitada del perdón de Dios.
 
¿Qué significa la ceniza?

En el Antiguo Testamento vemos cómo el imponer ceniza sobre la cabeza tenía un significado de arrepentimiento por las faltas cometidas y de dolor y vergüenza. Esta costumbre fue tomada por los católicos para significar precisamente esos mismos sentimientos.

El que toma ceniza se confiesa públicamente como pecador. Manifiesta que está arrepentido. Da testimonio de su vergüenza y de su dolor por haber ofendido a Dios y a los hijos de Dios. Le pide a la comunidad y a todos los que ven la ceniza sobre su cabeza que oren por él para que se arrepienta. Se compromete a un cambio de vida con la ayuda de Dios. Se dispone a vivir un tiempo especial de penitencia mediante el ayuno, las obras de caridad y la oración. Manifiesta que está dispuesto a recibir el Sacramento de la Reconciliación durante la Cuaresma, para poder vivir la Pascua como hijo de Dios.

¿Tenemos obligación de confesarnos?

La Iglesia sigue teniendo un mandamiento para quienes somos católicos: “Confesarse por lo menos una vez al año, por la Cuaresma”.

Se nos pide a los sacerdotes que facilitemos este sacramento a los fieles e, incluso, en esta Arquidiócesis, el Arzobispo nos autoriza a todos los sacerdotes a perdonar algunas censuras de excomunión que ordinariamente están reservadas a él o algunos sacerdotes designados por él; como, por ejemplo, perdonar a los que cayeron en excomunión por haber participado en un aborto.

Como familia podemos comprometernos a asistir juntos a la imposición de la ceniza, procurando participar en la ceremonia completa y no sólo hacer cola para recibirla e irnos cuanto antes.

Una vez que recibamos la ceniza, comprometernos a vivir nuestra Cuaresma en un espíritu de penitencia, poniéndonos de acuerdo en cómo vamos a cumplir con lo que nos manda la Iglesia sobre el ayuno, la abstinencia, las obras de caridad y la oración.

Podemos comprometernos a acudir como familia a recibir el Sacramento de la Reconciliación.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7123Domingo, 26 de febrero de 2017, 14:00 horas
101 maneras para vivir la Cuaresma
La Cuaresma es un tiempo de preparación a la Pascua de Jesús, su muerte y resurrección, acontecimiento cumbre de nuestra salvación.

Pero, ¿cómo celebrar nuestra salvación si estamos todavía encadenados por el pecado y el egoísmo? ¿Cómo celebrar la fiesta de la luz si vivimos todavía en oscuridad?

Por eso, la Iglesia nos propone la Cuaresma como tiempo fuerte de conversión, de arrepentimiento, de reparación, de reconciliación y de gracia.

En esta edición te proponemos 101 acciones sencillas que puedes realizar en esta Cuaresma, y que te ayudarán a vivir de manera más intensa este tiempo de conversión como preparación a la gran fiesta de la Pascua.

1. Repite constantemente una pequeña oración a lo largo del día. Puede ser: “Señor, ten misericordia de mí”, o “Jesús, confío en Ti”. También puede usar sus propias palabras.

2. Escribe diariamente al menos tres cosas por las que estás agradecido con Dios. Distintas cada día.

3. Ora todos los días por la gente que te hace pasar un mal rato. ¡Hay días en los que estas personas sobreabundan!

4. Repite continuamente las palabras de san Ignacio de Loyola: “Toma y recibe toda mi libertad, Señor”.

5. Utiliza tu imaginación al hacer oración. Imagínate a ti mismo como una de las personas que están frente a Jesús en una escena de los Evangelios. Imagina tu respuesta y reacción al mensaje que has escuchado de Jesús.

6. Haz una lectura pausada de alguno de los cuatro relatos de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús. Por ejemplo, puedes leer Mt 26-28

7. Ora mientras realizas alguna actividad por los demás. Por ejemplo, cuando haces la comida, limpias la casa o le ayudas a tu hijo a hacer la tarea. Hazla con amor y ofrécela a Dios.

8. Haz oración mientras realiza una caminata.

9. Date tiempo para estar en silencio por un momento, para vaciarte de las distracciones y para abrir tu corazón a Dios.

10. Participa en uno de los servicios religiosos que tu parroquia ha organizado. Las parroquias suelen organizar retiros y otras actividades en este tiempo de Cuaresma.

11. Ora junto con tu familia antes de comer. Nunca olvides rezar por las personas que no tienen la posibilidad de llevar alimento a sus mesas.

12. Ora mientras realizas tus quehaceres.

13. Cuando escuches o veas noticias respecto a alguien que está en problemas, ora por esa persona. Invita a tus hijos a que oren también por ella.

14. Cuando estés en el mercado ora por los campesinos y todas aquellas personas que hacen posible que los alimentos lleguen hasta tu mesa.

15. Al acostarte, destina un momento para orar por aquellas personas que no tienen hogar y que esa noche dormirán en la calle.

16. Deja que la frase de alguna alabanza se repita en tu mente como una forma de oración. Busca que tenga un significado especial para ti.

17. Reza diariamente el Rosario y otras oraciones que son parte de la tradición católica. Date cuenta que estás uniendo tu voz a la de millones de personas que han orado estas plegarias a lo largo de los siglos.

18. Bendice a tus hijos y a otros miembros de la familia cuando se retiren o regresen a casa. Traza sobre su frente la señal de la cruz.

19. Ora en los momentos de mayor tráfico, especialmente cuando te encuentres con un mal conductor. Ora por él o ella, y pídale a Dios que le ayude a mantener la calma a lo largo del día.

20. Haz oración mientras estás haciendo fila o esperando por algo en alguna oficina de gobierno o privada. Ora por esas personas que atienden a gente todo el día.

21. Ora contemplando algo bello de la naturaleza,  y dale gracias al Creador.

22. Si en tu casa o trabajo puedes escuchar las campanas de alguna iglesia, ora al escucharlas. Si no te es posible, ora al momento de escuchar otro sonido, por ejemplo, al timbrar del teléfono, cuando ladra algún perro o cuando suena el toque de salida en una escuela cercana.

23. Ora al escuchar el ruido de una sirena de ambulancia o policía. Ora por las personas que posiblemente estén en problemas serios.

24. Haz oración por las personas que necesitas perdonar y que te cuesta mucho trabajo hacerlo. Pide que disfruten las bendiciones que tú mismo esperas recibir de Dios.

25. Eleva una oración a Dios que te ayude a pedir perdón a las personas que has herido de una u otra manera.

26. Ora por la persona que te ha ayudado de alguna forma en tu vida espiritual, ya sea que esté viva o haya fallecido.

27. Ora mientras llevas a pasear a tu mascota.

28. Si tocas un instrumento musical, toca diariamente alguna alabanza para el Señor.

29. Ora mientras creas algo con tus manos con cualquier tipo de material, papel, plastilina, acuarelas, etc. Haz algo creativo cada día de la Cuaresma, y hazlo para dar gloria a Dios.

30. Ora por aquella persona desconocida que, en ese preciso momento, está al borde del suicidio. Pide a Dios que la ayude a valorar su vida.

31. Escoge a un miembro de tu familia y ora por él o ella a lo largo del día. Elije uno diariamente.

32. Asiste a Misa siempre que puedas hacerlo. La Eucaristía es la oración más grande que tenemos los católicos y es un lugar seguro para encontrarte con Jesús.

33. Por las noches, date un momento para agradecerle a Dios las gracias y bendiciones que recibiste a lo largo del día.

34. Ayuna de pensamientos negativos.

35. Ayuna de comer por comer.

36. Ayuna de trabajar demasiado. Dale tiempo a tu familia.

37. Al menos el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo, ayuna como manda la Iglesia, es decir, desayunar y cenar muy ligero, y una comida sencilla por la tarde.

38. Ayuna de ver tu programa favorito durante una semana o durante toda la Cuaresma.

39. Ayuna del ruido. Mantén el silencio en casa durante una hora por la mañana y por la noche, como una forma de dar la bienvenida a la presencia de Dios en tu vida y en tu hogar.

40. Durante la Cuaresma reflexiona en cómo somos tentados por los pecados capitales (soberbia, avaricia, envidia, ira, lujuria, gula y pereza) y en el efecto que generan en nuestra vida diaria.

41. Ayuna de llenar tu agenda de actividades. Deja un tiempo libre para ti y para Dios.

42. Ayuna de fiestas.

43. Ayuna de los hábitos aparentemente inofensivos, pero que te meten en problemas.

44. Ayuna de la luz. Siéntate cerca de una veladora y apaga las luces de tu casa. Recuerda que Jesús es la luz del mundo.

45. Escoge un día para ayunar de utilizar aparatos electrónicos. Imagina que vives en tiempos de Jesús.

46. Ayuna de juzgar a los demás. Mientras intentas evitarlo, nota la frecuencia con que te sientes inclinado a este comportamiento a lo largo del día.

47. Ayuna de dejar todo para después. Si tiene una responsabilidad, pídele a Dios que te ayude a cumplirla.

48. Ayuna de querer que los demás cumplan tu voluntad.

49. Ayuna de llamadas telefónicas irrelevantes durante un día.

50. Ayuna de escuchar música y date tiempo de escuchar los sonidos de la naturaleza que te rodea.

51. Si tiendes a aislarte de los demás, ayuna de los comportamientos individualistas.

52. Ayuna de silenciar la alarma de tu reloj. Levántate y dedica ese tiempo a la oración.

53. Ayuna de comer postres.

54. Ayuna de consumismo. No compres absolutamente nada durante un día.

55. Ayuna de conducir rápido. Utiliza un medio alternativo de transporte, ya sea caminar, tomar el autobús o utilizar tu bicicleta.

56. Ayuna de saludar a los demás por rutina e interésate por saber de veras cómo están.

57. Ayuna de la flojera de participar en las actividades cuaresmales de tu parroquia.

58. Ayuna de criticar a los demás verbalmente o en silencio. Procura entenderlos.

59. Si te es posible, ayuna de enviar mensajes de texto por lo menos un día.

60. Ayuna de estarte quejando. Descubre la cantidad de veces que te ves tentado a quejarte.

61. Ayuna de evadir los problemas o de ahogarte en un vaso de agua.

62. Ayuna de estarte comparando con los demás. Esto lleva a la desolación y la separación de los demás.

63. Ayuna de buscar el reconocimiento por lo bueno que haces.

64. Ayuna de preocuparte. Confía en Dios.

65. Ayuna por un día de la necesidad de querer controlar todo lo que ocurre a tu alrededor. Pon tus necesidades en manos de Dios.

66. Ayuna del hábito, sustancia, práctica o actitud que obstaculiza tu crecimiento en tu relación con Dios.

67. Ofrécete como voluntario en tu parroquia para ayudar a las personas necesitadas.

68. Como familia, busquen y apoyen una organización caritativa. En tu parroquia te pueden orientar.

69. Restrinjan sus gastos y dediquen lo ahorrado a una obra caritativa.

70. Permanezcan atentos para ayudar a quienes viven aislados o se auto aíslan.

71. Envíen una tarjeta de saludo a un pariente o amigo que esté confinado en casa.

72. Llamen o visiten a un amigo o conocido que recientemente haya sufrido la muerte de un ser querido.

73. Preparen un pastel para agradecer a algún vecino o conocido algo que haya hecho recientemente por ustedes.

74. Realicen juntos alguna tarea que a alguien de su familia le cueste mucho trabajo hacer.

75. Sonríe con sinceridad y amplitud a alguna persona que veas que se encuentra triste o desanimada.

76. Busca en tu ropero lo que ya no usas y que está en buen estado para que la dones a un centro caritativo.

77. Preparen en familia algo de comer y llévenlo a algún comedor comunitario.

78. Al comprar tu mandado, compra algo extra para donarlo al dispensario parroquial.

79. Dona a alguna escuela, hospital o biblioteca libros que ya no utilices.

80. Lee un libro para un niño, ya sea en tu familia o en un centro escolar.

81. Planta un árbol que beneficie a las generaciones futuras.

82. Escribe una carta a tus representantes en el Congreso de la Unión pidiendo que promuevan una legislación específica en favor de tu comunidad.

83. Como matrimonio, seleccionen una organización que ayude a niños que tengan la misma edad de sus hijos. Inclúyanlos en la búsqueda y recaudación de fondos.

84. Ayuden a alguna persona que vive confinada en casa, de manera que pueda mantenerse en comunicación con los demás. Pueden enseñarle a utilizar el correo electrónico o algún dispositivo que le permita enviar mensajes de texto.

85. Dile una cosa agradable a un compañero de trabajo, a un vecino o  alguien de tu familia. Comienza por la persona con la cual puedas tener algún resentimiento.

86. No te limites a darle una moneda a quien pide limosna. Date tiempo para platicar y conocerle.

87. Habla menos y escucha más. Da a otros toda tu atención.

88. Sea en el trabajo o en tu lugar de descanso, busca incluir a quienes están o se sienten desplazados.

89. Cada día de la Cuaresma regala una cosa que ya no necesites, aunque sea pequeña.

90. Limpia un área común en tu lugar de trabajo, en la colonia o en tu hogar. Hazlo como un regalo para los demás.

91. Invita a una persona que viva sola a compartir una cena con tu familia.

92. Sé más cortés en tu actitud, palabras y acciones durante la Cuaresma.

93. Apoya los esfuerzos parroquiales de dar la bienvenida a quienes llegan por vez primera o a quienes desean unirse o re-unirse a esa parroquia. Mucha gente se siente desconectada y se beneficiaría mucho de una inclusión o invitación.

94. Identifica los esfuerzos que hace la Cáritas parroquial por las personas necesitadas. ¡Únete a esos esfuerzos!

95. Cuando vayas a comprar tu mandado, pregúntele a algún vecino o persona enferma si desea que le traigas algo.

96. Antes o después de un período en el que estarás sumamente ocupado, separa un tiempo considerable para estar con tu familia y dedícales toda tu atención.

97. Limpia la basura que hay en el parque de tu comunidad, de tal manera que lo dejes mejor de lo que lo encontraste.

98. Escribe una carta a un periódico para expresar tu punto de vista acerca de tus valores cristianos y de la importancia que tienen para ti.

99. Reconoce tus propias necesidades y atiéndalas. Algunas veces los padres de familia están muy acostumbrados a controlar todo de tal manera que no reconocen sus propias necesidades. Da a otros la oportunidad de que te ayuden de vez en cuando.

Finalmente, sé consciente de que cualquier cosa que hagas durante la Cuaresma es una respuesta a la iniciativa divina que busca ayudarnos. Dios es el primero que desea ayudarnos, y nuestras actividades cuaresmales tienen precisamente esa finalidad, el ayudarnos a ser más conscientes de la presencia y acción divina entre nosotros. Por lo tanto . . .

100. Responde a la invitación del Papa Francisco para esta Cuaresma y dedica tiempo a leer y reflexionar la Palabra de Dios.

101. Reúne a tu familia y realiza tu propia lista de prácticas. Es una excelente manera de ayudar a cada uno de los miembros a mantener la atención en la espiritualidad propia del tiempo y a decidir lo que pueden.

Con información de: Oleada Joven
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7124Domingo, 26 de febrero de 2017, 14:00 horas
Signos de la Cuaresma
Los cristianos tenemos signos que nos recuerdan nuestras limitaciones, caídas, errores y pecados. Son signos de dolor y arrepentimiento como la ceniza, la ausencia de flores y cantos solemnes, el alejamiento de los banquetes mediante una alimentación austera y el color morado. A continuación explicamos cada uno de ellos.

LA CENIZA. Era un signo penitencial en la vida del pueblo de Israel, donde cubrirse de ceniza la cabeza y vestirse con una tela áspera, representaba una mortificación profunda. Actualmente, al inicio de la Cuaresma, los cristianos acudimos al templo para recibir ceniza en la frente, como signo de dolor por nuestros pecados, lo cual nos debe llevar a tomar una actitud de humildad y penitencia interior. La ceniza también nos recuerda que todo lo creado se vuelve polvo y ceniza; esto nos debe hacer reflexionar sobre la importancia de darle un nuevo giro a nuestra vida teniendo como centro a Dios. La ceniza se obtiene de la quema de palmas y ramos que se bendijeron el Domingo de Ramos del año anterior. Este año, la Iglesia Católica celebrará el Miércoles de Ceniza este 1 de marzo.

EL COLOR MORADO. La Cuaresma es un tiempo especial y muy importante para la vida de todo cristiano. La liturgia nos ayuda a entender mejor el sentido del tiempo que estamos viviendo y lo hace a través de los colores que se utilizan en los ornamento y en las vestiduras. Para el tiempo de Cuaresma se utiliza el color morado que es símbolo de penitencia, de conversión, de cambio, de una renovación que nos invita a entrar en un clima de oración, de ayuno y de penitencia. Durante los 40 días que dura este periodo, la Iglesia utiliza el color morado en sus celebraciones, excepto en la festividad de san José, el 19 de marzo, y de la Encarnación de Nuestro Señor Jesucristo, el 25 de marzo.

SUPRESIÓN DE CANTOS.
Durante el tiempo de Cuaresma también se suprimen los cantos festivos en las iglesias como parte de la austeridad del tiempo. La omisión del Himno del Gloria que alaba y glorifica a Dios, nos debe llevar a la reflexión para vivir estos momentos con más recogimiento. De igual forma se sustituye el “Aleluya”, que significa “Alabar al Señor”, por el “Honor y gloria a ti, Señor Jesús”.

SUPRESIÓN DE FLORES.
Este tiempo de austeridad se manifiesta también en la supresión de las flores, lo que se nota en los altares y en todo el templo. Esta sobriedad nos debe preparar para vivir con alegría, con gozo y júbilo la Pascua, la gran fiesta de la Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo. No debemos olvidar que las normas litúrgicas nos ayudan a vivir plenamente lo que creemos y ponerlo de manifiesto por medio de nuestra vida cotidiana.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7125Domingo, 26 de febrero de 2017, 14:00 horas
Editorial: Terrorismo migratorio
Donald Trump amenazó como candidato, y ahora lo cumple como Presidente de los Estados Unidos: los mexicanos indocumentados, todos, sin excepción, serán deportados. Pero no sólo aquéllos que tienen algún antecedente penal –lo cual podría ser comprensible–, sino cualquiera que haya ingresado sin papeles, no importa si es un trabajador ejemplar, si paga sus impuestos y es parte del desarrollo de ese país. Todo mexicano indocumentado será deportado sin miramiento alguno, sin ningún respeto a su dignidad humana, sin tomar en cuenta sus derechos fundamentales, sin importar en qué situación quede su familia. Todos serán tratados como criminales y enviados a México; pero no sólo eso, también serán devueltos a nuestro país los inmigrantes no mexicanos que hayan cruzado por nuestro territorio.

Lo que hace el señor Trump, no es sólo la aplicación de un legalismo inhumano, sino un verdadero acto de terror. ¿Qué otro nombre se puede dar a las órdenes ejecutivas del presidente norteamericano, que autoriza realizar redadas de indocumentados, dando autoridad a todo policía local para actuar como agente migratorio?

Nuestros hermanos indocumentados tienen miedo, sus hijos sufren una verdadera sicosis, mientras las autoridades mexicanas no aciertan a actuar, no hacen más que declaraciones y promesas; son tibias sus reacciones, muestran también miedo, y peor aún, sumisión. Siguen esperando a que el mandatario norteamericano entre en razón, cuando ha demostrado, desde que era candidato, que lo suyo, su método, es justamente la sinrazón.

Nuestro gobierno continúa explicando lo del gasolinazo mientras el país arde en la violencia, la inestabilidad económica y la obscena corrupción; mientras nuestros hermanos inmigrantes no tienen quién los defienda ni a quién acudir; están huérfanos y no saben qué hacer, pues no confían en un gobierno que es el causante de su exilio; es más, se han dado cuenta que a la clase política no le interesa su suerte.

Mientras los partidos políticos y los altos funcionarios reciben inmoralmente miles de millones de pesos, y el gobierno gasta de forma irresponsable millonadas en su fallida publicidad, apenas se dan, sin hacer llegar los recursos a los consulados, unas migajas –mil millones de pesos– para atender esta emergencia humanitaria. Eso es lo que valen para el gobierno todos los mexicanos que anualmente envían casi 30 mil millones de dólares para aliviar la miseria de incontables de familias a las que nuestra clase política no ha sido capaz de brindar un desarrollo digno.

La cobardía no es prudencia, ni la estridencia es virtud; sin embargo, no vemos firmeza en la defensa de nuestra soberanía; no vemos dignidad en el trato con nuestro vecino del norte; no vemos estrategias eficaces para ayudar a nuestros connacionales; no vemos altura ni inteligencia en los responsables de atender esta crisis humanitaria. Se necesita pericia, experiencia, no aprendices donde hace falta verdaderos maestros del arte de la diplomacia, y sensibilidad humana y política.

Las comisiones episcopales de México y Estados Unidos hacen un gran esfuerzo por atender esta crisis. El Papa Francisco ha hecho varios pronunciamientos, manifestando su preocupación, y ha unido a estas dos iglesias para que trabajen juntas en favor de los indocumentados, pero hace falta mucho más, y se echa de menos no sólo la solidaridad nacional, sino también la solidaridad internacional para poner un freno al racismo, al odio y al terrorismo del indigno presidente norteamericano.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7128Domingo, 26 de febrero de 2017, 14:00 horas
Los 10 NO del noviazgo
Un buen matrimonio depende en gran parte de un buen noviazgo, de que él y ella aprovechen bien ese tiempo para conocerse. Además de amor, ¿qué se necesita para tener un buen noviazgo? He aquí diez recomendaciones que conviene considerar:

1. NO dejar fuera a Dios

Antes que nada, pregúntale a Dios si tu vocación es el matrimonio. Consulta un director espiritual. Cuando creas haber conocido a la persona indicada, oren juntos, vayan juntos a Misa, encomiéndense a Dios y a María. Antes de casarse, acudan a un retiro para novios. Y después no se atengan a sus solas míseras fuerzas para amarse: no se vayan a vivir juntos ni se unan sólo por lo civil, sino mediante el Sacramento del Matrimonio, para recibir de Dios la gracia sobrenatural de ser fieles y amarse mutuamente como Dios los ama.

2. NO engañar.

Esto abarca dos aspectos. Primero: no finjas lo que no eres. No digas que te gusta lo que no te gusta, que haces lo que nunca haces, etc. sólo para ser como crees que tu novia o novio espera que seas. Descubrirá tu engaño al casarse, y puede ser motivo para separarse. Sé tú mismo, tú misma. Si no es compatible contigo, ni modo, no fuerces las cosas, ya encontrarás a quien lo sea. Recuerda que ‘siempre hay un roto para un descosido’. Y, segundo: no seas infiel. La infidelidad en el noviazgo es motivo para terminar la relación, porque los novios infieles, suelen ser cónyuges infieles.

3. NO querer cambiar al otro

Hay quien piensa: ‘mi pareja tiene esta forma de ser, o este hábito, o este vicio que no me agrada, pero yo la voy a cambiar’. Es una falsa expectativa. La gente no suele cambiar. El introvertido nunca se volverá extrovertido; la parlanchina no sabrá quedarse callada; el novio que nunca se acomide a ayudar será un marido haragán; la novia desaliñada será una esposa de bata y pantuflas. Y las características que te molestan en el noviazgo, en el matrimonio pueden aumentar y resultarte intolerables. O le aceptas como es, o no te cases.

4. NO justificar lo injustificable

Si en el noviazgo, cuando se supone que están enamorados y desea complacerte, tiene desatenciones, te deja esperándole y no se disculpa; se la pasa viendo el celular, llega tarde, no te pregunta cómo estás, te calla, te critica, en el matrimonio será peor. No busques pretextos para justificar sus malas actitudes, busca mejor otra pareja.

5. NO violencia.

Si en el noviazgo ya hay gritos, malos modos, insultos y hasta golpes, ¡hay que salir huyendo! Un novio que te levanta la voz, será un esposo que te levantará la mano; una novia que te humilla ante tus amigos, será una esposa que te humillará ante tus hijos. ¿A qué arriesgarse a casarse con alguien que puede poner en riesgo tu integridad y la de tu familia?

6. NO relaciones sexuales

El sexo es fabuloso. Decir esto parecería razón para practicarlo en el noviazgo, pero es justo lo contrario: puede hacer que una pareja crea que son compatibles, cuando en realidad sólo lo son en la cama. Un amante habilidoso no necesariamente es un buen esposo. Y hay muchos momentos en el matrimonio en que no será posible tener relaciones sexuales, así que si el sexo es lo único que los une, su relación irá a pique.

Una amiga me contó que su hija fue a confesarse de haber tenido relaciones sexuales con su novio, y el padre le dijo: ‘si se aman, no es pecado.’ Sorprende semejante respuesta, porque Jesús menciona, en la lista de maldades que manchan al hombre, la fornicación, es decir, la relación sexual fuera del matrimonio (ver Mc 7, 14-23). La relación sexual está pensada para ser una donación total entre esposos que prometen, con la gracia de Dios, amarse toda la vida. No hay que banalizarla adelantándola, ni arriesgarse a un embarazo no deseado. Y, sobre todo, no hay que olvidar que para unos novios católicos tener relaciones sexuales pre-matrimoniales no es algo que alguien pueda autorizar por encima de la Palabra de Dios y de la Iglesia, que enseñan que es pecado (ver Catecismo de la Iglesia Católica #1755; 1852; 2353).

7. NO desoír opiniones y consejos

Por tener una visión desde fuera, puede suceder que tus familiares y amigos capten actitudes de tu pareja que tú no has percibido. ‘ay, mijita, tu novio toma demasiado’, ‘ay, hijo, ella trata muy feo a su mamá’, ‘oye, amiga, como que tu novio es ojo alegre, lo he visto coqueteando...’; ‘híjole carnal, me late que esa chava sólo te busca por tu dinero, se la pasa haciéndote gastar...’; ‘uy, le vi fumando mariguana.’ Presta atención, no cierres los oídos. En los procesos de declaración de nulidad matrimonial, suelen preguntar cuál era la opinión de quienes rodeaban a los novios. Y es casi seguro que hubo muchas críticas que fueron desoídas...

8. NO suponer, mejor preguntar

El noviazgo es un tiempo para conocerse, para hablar, hablar y hablar de todos los temas habidos y por haber, para preguntar. Muchos matrimonios se rompen porque no descubrieron a tiempo que pensaban muy distinto: ‘¡creí que sí querías tener hijos!’; ‘¡no pensé que te molestara que trabaje!’; ‘¡no sabía que tu mamá vendría a vivir con nosotros!’. Más vale dialogar que lamentar.

9. NO dejar de considerar a la familia

No sólo hay que fijarse en la pareja, sino en su familia. ¿Cómo es?, ¿cómo se llevan sus miembros entre sí?, ¿cuáles son sus valores? Recuerda que muy probablemente tendrás que convivir con ellos en Navidad, año nuevo, cumpleaños, aniversarios, algunos fines de semana, etc. Sus papás serán abuelos de tus hijos, y tus cuñados, sus tíos; querrán pasar tiempo con ellos, ¿qué clase de ejemplo les darán? ¿Es ésta la familia a la que quieres pertenecer?, ¿o vas a discutir y a pelearte cada vez que tu cónyuge la quiera ver?

10. NO sólo buscar ‘que te haga feliz’

Muchos se casan pensando: ‘ésta me hará feliz’ (porque es bonita y puede lucirla en las fiestas de la oficina, o porque cocina rico, o es hacendosa), o éste me hará feliz, (porque es tan guapo que sus amigas la envidiarán; o porque gana tanto que podrá darle una vida de lujos). Buscan la pareja que los haga felices. Pero si la bonita se pone fea o se enferma, al guapo le sale panza, o pierde la chamba, ya no ‘hace feliz’, es hora de descartarlo. La motivación para casarse no debe ser: ‘que me haga feliz’, sino ‘quiero hacerle feliz’. Y qué mayor felicidad que santificarse mutuamente para llegar al cielo. Si tanto él como ella dicen: ‘le amo tanto que quiero dedicarme a que sea feliz aquí y por toda la eternidad’, eso sí que con la ayuda de Dios, se puede lograr pase lo que pase, en la salud y en la enfermedad, en lo próspero y en lo adverso, hasta que la muerte los separe en este mundo y puedan reencontrarse en la vida eterna para siempre.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7113Domingo, 19 de febrero de 2017, 14:00 horas
Honores a la bandera, ¿respeto o idolatría?
Por decreto del Presidente Lázaro Cárdenas, en 1940 se celebró por primera vez de manera oficial el Día de la Bandera Mexicana, habiendo elegido para esta festividad nacional el 24 de febrero, en memoria del día de la proclamación del Plan de Iguala, llevada a cabo por Agustín de Iturbide en 1821, suceso en el que se enarboló la bandera de las tres garantías, considerada nuestro primer símbolo patrio.

Este 24 de febrero, los mexicanos, residentes en el país y el extranjero, rendiremos honores una vez más a nuestra bandera; sobre la importancia de honrar esta insignia de nuestra nación, habla para Desde la fe el P. José Leonardo García, párroco de la Capellanía Militar Cristo Rey de la Paz.

El P. Leonardo García señala que, si hay confesiones religiosas que prohíben a sus miembros rendir honores a la bandera, es porque de raíz anteponen su comodidad al cumplimiento de sus compromisos cívicos y sociales, malinterpretando la Palabra de Dios bajo el argumento de que la Biblia condena la adoración de ídolos.

“Hay que explicarles que la bandera no es un ídolo, y que venerarla tampoco es adoración. La bandera es un símbolo de identidad que nos invita a ver por nuestros hermanos, a actuar a favor de la comunidad, lo cual es una manera de llevar a cabo la voluntad de Dios en nuestro entorno particular. Recordemos ese principio que dice: ‘¡Viva Cristo Rey, en mi corazón, en mi casa y en mi patria!’”.  

Asegura que quien no tiene religión, y encima le falta amor por su patria, normalmente carece de una visión social. “Si como católico no tengo identidad con mi parroquia, y como mexicano no tengo un compromiso con mi prójimo, entonces es fácil que me desatienda de las necesidades de mis hermanos; si en cambio, llevo ambos valores en el corazón, puedo ser un elemento útil para el crecimiento social. Sin fe y sin amor por nuestra patria y por nuestros símbolos, somos un país fácilmente dominable”.

Señala que eso en gran medida es lo que está ocurriendo en México, pues muchos mexicanos nos hemos acostumbrado a vivir de un modo tal que ni los actos de corrupción ni las faltas cívicas nos alarman, pensamos que son normales. “Yo tengo 30 años de ser sacerdote, y en todo este tiempo jamás una persona me ha confesado pasarse los altos, o dar mordidas, o estacionarse en tercera fila frente a las escuelas. Esos son pecados sociales, pero tal parece que son modos inteligentes y apropiados de hacer las cosas. No son faltas insignificantes, pues anteponen el interés particular a los derechos de terceros; es decir, lastiman el tejido social, nos dejan divididos ante intereses extranjeros. Recordemos esta otra máxima: ‘¡Divide y vencerás!’”.

El P. Leonardo García señala que un político, servidor público o persona civil que desprecia el valor de su bandera, y de las cosas que nos identifican como sociedad, es muy probable que se deje llevar por el remolino de la corrupción. “Por más que en principio se diga ‘hombre recto’, seguramente se encontrará con trabas que lo harán convencerse de que lo mejor y más cómodo es obrar de manera incorrecta. ¡Esto tiene que cambiar! En el Ejército hay una gran cantidad de soldados católicos, y qué gusto da ver que muchos de ellos cuentan con esos dos tipos de valores: los que se les inculca en la Iglesia y los que aprenden como servidores de la nación”.

Explicó que la Iglesia y el Ejército son instituciones totalmente compatibles, pues, contrario a lo que se piensa, la primera misión de los soldados no radica en el uso de las armas para la guerra, sino en el servicio a la nación, en defender a la patria de intereses externos que puedan originar un caos social, en ser custodios de nuestras familias; “por esa razón también se preparan para momentos de desastres naturales”. 

Finalmente, dijo que, como católicos, debemos trabajar más por nuestra patria, asumir nuestros compromisos sociales, identificarnos con los colores de nuestra bandera, dejarnos atrapar por nuestra historia y transmitirla a nuestros niños, inculcarles el amor por nuestra tierra, por Santa María de Guadalupe y por Nuestro Señor Jesucristo.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7114Domingo, 19 de febrero de 2017, 14:00 horas
La Virginidad de María
Cualquiera podría pensar que las desafortunadas afirmaciones de una religiosa dominica la semana pasada, negando la virginidad de María, podrían ser un caso aislado, que no son sintomáticas y que no afectan la fe de la Iglesia Católica; sin embargo, hasta en el pueblo más diminuto donde llega el internet esto ha sido “noticia”, y así se muestra una vez más la universal difusión de imágenes y palabras, y la repercusión que esto tiene en los ánimos y la fe de los sencillos, por usar un término evangélico.

Aunque en el Código de Derecho Canónico se dice expresamente que quien niega una verdad de fe queda excomulgado al manifestar públicamente su incredulidad con respecto a una verdad de fe definida (Canon 751), no parece que lo que ha hecho esta religiosa sea una negación pertinaz de una verdad que ha de creerse con fe divina y católica, pues no se ha mantenido pertinazmente en la negación de ella, sino que ha intentado enmendar sus dichos, también con expresiones poco afortunadas, pero lo ha hecho. Es muy difícil pensar que una religiosa de Santo Domingo quisiera expresamente en público manifestarse como una hereje formal, aunque haya incurrido en la herejía materialmente. Más bien, esto es una luz roja que invita a todos los consagrados a evitar la ignorancia con respecto a las verdades de la fe, es decir, que en la vida consagrada se ha de insistir en una formación intelectual más sólida por un lado, y por otro, en promover un gran amor a María, Madre de Dios y madre nuestra, y a trabajar en la formación de las nuevas generaciones, en su formación afectiva y en el crecimiento en la virtudes religiosas que han de caracterizar a todo consagrado.

Hablemos algo acerca de las verdades de nuestra fe en genera, y en particular de la verdad sobre la Virginidad de María.

La fe, como contenido, es la revelación pública de Dios. Él nos da a conocer lo que es necesario para nuestra salvación, nos dice quién es Él, quiénes somos nosotros y qué tenemos que hacer para llegar a Él; o sea, cómo vivir para salvarnos. La plenitud de esta revelación es  Jesucristo nuestro Señor, el Hijo de Dios encarnado, quien ha querido dejar la verdad revelada en manos de sus apóstoles, dándoles el encargo de custodiarla, interpretarla auténticamente y enseñarla. Los sucesores de los apóstoles que son el conjunto de la totalidad de los obispos en comunión con el sucesor de Pedro que es su cabeza, son quienes constituyen el Magisterio de la Iglesia y quienes han “heredado” esta triple tarea con respecto a la revelación. Ellos nos han enseñado a lo largo de los siglos esta fe, lo que hemos de creer y lo han plasmado sintéticamente en el Credo; por ejemplo, en el símbolo de los apóstoles, sobre la segunda persona de la santísima Trinidad se nos dice: “Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen”; y en el Credo Niceno-constantinopolitano, que es más explicativo, se afirma: “Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho; que por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación bajó del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre”.

Así, la Iglesia desde sus orígenes ha afirmado la singular participación de María de Nazareth en la historia de la salvación, llegando a formular con precisión su maternidad divina, como obra del Espíritu Santo (definida como verdad de fe el año 431 en el concilio de Éfeso) y posteriormente su virginidad perpetua, a partir del testimonio común de la tradición patrística, que es testigo primario de la Sagrada Tradición, y del testimonio de la literatura apócrifa (que es simple tradición humana) que se ha sumado con sus relatos tiernos y fantasiosos a la explicación de la perpetua virginidad de María; convicción de fe tan firme ya a finales del siglo IV que a quien la negaba quedaba excomulgado, como fue el caso de un obispo de nombre Benoso, quien en el año 390 afirmó que María había tenido más hijos, y con todo y ser obispo, fue excomulgado.

En el Concilio de Calcedonia (año 451) se habló del nacimiento del salvador mencionando explícitamente la Virginidad de María: el Hijo de Dios ha “nacido de Santa María Virgen”, y el Segundo Concilio de Constantinopla (año 553) agrega un detalle más, explica que el Verbo se encarnó “de la Santa y gloriosa Madre de Dios y siempre virgen María”.

Así, en el Primer Concilio de Letrán (año 649) en el Canon tercero se afirmó: “Si alguno no confiesa de acuerdo con los Santos Padres, propiamente y según verdad, por Madre de Dios a la santa y siempre virgen María, como quiera que concibió en los últimos tiempos sin semen, por obra del Espíritu Santo, al mismo Dios Verbo, propia y verdaderamente, que antes de todos los siglos nació de Dios Padre, e incorruptiblemente le engendró, permaneciendo ella, aún después del parto, en su virginidad indisoluble, sea anatema” (Dz 256).

La fórmula expresada por este Concilio, aun siendo local, es considerada como verdadera definición dogmática ex cátedra del Papa Martín I, quien propuso la doctrina de la Virginidad perpetua de María como condición para estar en comunión de fe con la Sede Romana. Doctrina que, no sólo nunca ha cambiado, sino que ha sido confirmada y profundizada posteriormente.

El Catecismo de la Iglesia Católica con mucha precisión nos dice en el Número 499: “La profundización de la fe en la maternidad virginal ha llevado a la Iglesia a confesar la virginidad real y perpetua de María (Cf. DS 427) incluso en el parto del Hijo de Dios hecho hombre (Cf. DS 291; 294; 442; 503; 571; 1880). En efecto, el nacimiento de Cristo “lejos de disminuir consagró la integridad virginal” de su madre (LG 57). La liturgia de la Iglesia celebra a María como la “Aeiparthenos”, la “siempre-virgen” (Cf. LG 52)”.

Y en los números del 502 al 507 explica: “La mirada de la fe, unida al conjunto de la Revelación, puede descubrir las razones misteriosas por las que Dios, en su designio salvífico, quiso que su Hijo naciera de una virgen. Estas razones se refieren tanto a la persona y a la misión redentora de Cristo como a la aceptación por María de esta misión para con los hombres”.

“La virginidad de María manifiesta la iniciativa absoluta de Dios en la Encarnación. Jesús no tiene como Padre más que a Dios (Cf. Lc 2, 48-49)” (CEC 503). “Jesús, el nuevo Adán, inaugura por su concepción virginal el nuevo nacimiento de los hijos de adopción en el Espíritu Santo por la fe” (CEC 505).

Además, la Virginidad perpetua de María tiene su razón de ser con respecto a toda la Iglesia, así lo señala el Concilio Vaticano II: María es a la vez virgen y madre porque ella es la figura y la más perfecta realización de la Iglesia (cf. LG 63).

Nos queda claro primero, que María es Virgen a la hora de concebir a Jesús, por obra del Espíritu Santo (Lc 1,34- 35; CEC 504); segundo, que es virgen en el parto (cf. DS 291; 294; 442; 503; 571; 1880), los santos padres hacían una comparación expresando que Jesús traspasó el cuerpo de su madre como la luz traspasa el vidrio sin romperlo, como un anticipo del poder de traspasar toda materia que obtuvo después de resucitado en su cuerpo glorioso. Pero, tercero, ¿continuó siendo virgen después de parto? ¿Ella tuvo contacto con José para engendrar más hijos? Vamos: Hay un texto del Evangelio de Mateo (1,25) que podría prestarse a confusión, José “tomó consigo a su mujer y no la conoció hasta que ella dio a luz un hijo y le puso por nombre Jesús”.

Expliquemos: La palabra hasta en español indica el término de una acción o un tiempo, suponiendo que después se hará lo contrario (ejemplo: “yo no como hasta las 2 de la tarde”, se entiende que después de las 2 empiezo a comer); en hebreo y griego no es así, el término hasta significa una acción que no se ha realizado hasta ese momento, sin importar lo que se hará después. Veamos otros dos ejemplos en la Escritura que nos ayudan a entender este hasta; en 2Sm 6,23 se cuenta que Mikal, mujer de David, “no tuvo hijos hasta el día de su muerte” eso no quiere decir que después sí los tuvo. Igualmente Jesús en Mateo 28,20 nos prometió: “yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo”, esto no quiere decir que después no va a estar.

Luego entonces, podemos afirmar con toda seguridad que ese “no la conoció”, no termina con el nacimiento del salvador, sino que continúa hasta la muerte. Así, la virginidad perpetua de María, como dirá el Concilio Vaticano II, es signo de fe  “no adulterada por duda alguna” (LG 63). Virginidad que es también signo de su entrega total a Dios (cf. 1Co 7, 34-35). “Su fe es la que le hace llegar a ser la madre del Salvador: ‘Más bienaventurada es María al recibir a Cristo por la fe que al concebir en su seno la carne de Cristo’ (S. Agustín, virg. 3)” (CEC 506).

También argumentan algunos contra la virginidad de María textos del Evangelio que hablan de hermanos de Jesús. Veamos lo que dice el Catecismo: “A esto se objeta a veces que la Escritura menciona unos hermanos y hermanas de Jesús (Cf. Mc 3, 31-55; 6, 3; 1 Co 9, 5; Ga 1, 19). La Iglesia siempre ha entendido estos pasajes como no referidos a otros hijos de la Virgen María; en efecto, Santiago y José "hermanos de Jesús" (Mt 13, 55) son los hijos de una María discípula de Cristo (Cf. Mt 27, 56) que se designa de manera significativa como "la otra María" (Mt 28, 1). Se trata de parientes próximos de Jesús, según una expresión conocida del Antiguo Testamento (Cf. Gn 13, 8; 14, 16; 29, 15; etc.)” (CEC 500), pues no existía la palabra primo y se utilizaba en general la palabra hermano para designar todos estos parientes.

Ignorar toda esta doctrina, o al menos la que nos presenta el Catecismo, negando la virginidad post-parto de María para un católico y más para un consagrado es realmente grave, pero eso, como decíamos, sólo el síntoma, es como la fiebre, que necesita un análisis profundo para descubrir la enfermedad que en el fondo la está produciendo, análisis que no podemos dispensarnos, no vaya a ser una pandemia que esté protestantizando a la Iglesia Católica para acabar lentamente con ella.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7115Domingo, 19 de febrero de 2017, 14:00 horas
Millennials católicos, ¿qué los distingue de los demás?
Los millennials son jóvenes pertenecientes a una generación caracterizada por el conocimiento y la facilidad con la que se mueven en el mundo de la tecnología y las redes sociales. Por eso, muchos quisieran ser como ellos, aunque otros les temen. Lo que es un echo es que pocos los comprenden. Su participación en el mundo actual tiene gran relevancia porque a través de la tecnología han roto las barreras del tiempo y el espacio. Basta recordar que su Santidad el Papa Francisco se ha convertido en usuario de estas herramientas tecnológicas para mantenerse cercano a ellos.

La pedagoga Leticia Coronado Estrada, platicó a Desde la fe sobre esta generación de jóvenes que nacieron entre 1984 y 2004, según los clasifican algunos autores. Explica que, al crecer como niños sobreprotegidos en una infancia de padres ausentes, suelen sentirse especiales; están acostumbrados a que la familia les celebre todo el tiempo sus cualidades, y a su mal comportamiento simplemente se le considera un error común de su generación, del cual fácilmente pueden ser disculpados.

Para ella, los medios de comunicación han sido una pieza clave para hacerlos aún más especiales: “no podemos negar que estos aparatos influyen de manera sorprendente en el desarrollo de su creatividad y en su comportamiento, al grado de convertirlos en constructores de mundos en línea y escenarios virtuales en donde ellos son los dueños y el centro de atracción, creándoles un hedonismo virtual que fácilmente los envuelve en un egocentrismo real”.

Leticia Coronado señaló que de esta situación, que en un principio pareciera mala, se puede sacar mucho provecho utilizando su habilidad en las nuevas tecnologías para la construcción del bien común, incluso en la Iglesia.

Recomendó, en primer lugar, no estar encima de ellos, dejarlos que piensen y actúen libremente, que hagan sus propias propuestas para que aprendan a solucionar y a resolver sus problemas cotidianos en el ambiente que los rodea; “de esta manera les hacemos entender que no todo es virtual”.

“También es importante abrir canales de comunicación a su mismo nivel, con información clara, determinar las actividades para las que son aptos y llevarlas a cabo de acuerdo con sus métodos, tiempo y espacios”, añadió.

Millennials católicos


Leticia Coronado explicó que entre los millennials también hay quienes profesan la fe católica.

En este sentido, dijo que éstos se diferencian de los demás porque tienen más fe, algo que generaciones anteriores nunca tuvieron. “Estos jóvenes católicos no se limitan y buscan siempre ir más allá; hoy podemos ver páginas donde difunden sus actividades, gustos y aficiones; comparten fotografías a través de sus redes sociales, crean foros y convocan a la unidad para la promoción de su propia fe católica a través de las aplicaciones para móviles”. No obstante, para muchos de ellos, la Misa es sólo una excusa que los adultos utilizan para justificarse y no para actuar ante las problemáticas que se viven en el mundo actual.

    Por otra parte, en comparación con otros de su generación, los millennials católicos se sienten más protegidos porque encuentran su refugio en Dios, pues desde pequeños a muchos de ellos los enseñaron a recurrir a Él.

De un modo diferente


Sobre el trato que se les debe dar, la especialista explicó que, ante la ausencia de sus padres, y el hecho de que no acepten reglas sino sólo ser supervisados en lo que hacen, es importante que los padres los orienten para que asuman las consecuencias de su actuar y, tarde o temprano, aprendan a elegir positivamente en la vida.

“Es importante que entendamos que se trata de una generación de niños abandonados, que han crecido juntos en las actividades después de la escuela o en el deporte, y del resto se han encargado los medios de comunicación y la tecnología. A ellos les gusta encontrarse y chatear en foros públicos. En suma, es sólo un modo diferente de hacer las cosas”.

Para finalizar, Leticia Coronado dijo que, como todos los seres humanos, los millennials buscan sentirse apreciados, tienen una imperiosa necesidad de ser advertidos, queridos y contactados a nivel personal. Para ellos es muy importante ser reconocidos, algo que no obstante puede ser peligroso cuando buscan dicha aprobación dentro de un mundo cada vez más oscuro, pues demasiados jóvenes han querido sentirse abrazados y lo han hecho con las personas equivocadas.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7117Domingo, 19 de febrero de 2017, 14:00 horas
5 razones para creer en DiosNuestra fe cristiana es una virtud sobrenatural por la que creemos firmemente lo que Dios ha revelado y la Iglesia nos enseña como tal; sin embargo, independientemente de este aspecto sobrenatural, existen motivos de credibilidad, es decir, razones y argumentos que demuestran que es plenamente razonable creer, por ejemplo, en la divinidad de Jesucristo y, por consiguiente, en el catolicismo. ¿Cuáles son algunos de estos motivos de credibilidad que sostienen nuestra fe? Aquí les compartimos cinco:

1. La antigüedad de la Iglesia


La Iglesia fue fundada por Jesucristo, no mediante un acto único y solemne sino por una serie de actos tales como la elección de los doce apóstoles, la institución de la Eucaristía, el poder de atar y desatar, la sucesión apostólica, el llamamiento de Pedro y su primacía sobre los demás, el poder de perdonar los pecados y la venida del Espíritu Santo en Pentecostés. Desde aquellos primeros tiempos hasta la actualidad han transcurrido 2000 años y la Iglesia sigue incólume. No existe en la historia una institución que haya sobrevivido veinte siglos, atravesando crisis, ataques interiores y exteriores, persecuciones, censuras, corrupción ocasional o conductas objetables en algunos de sus miembros. Por debajo de todas estas debilidades humanas, Dios ha mantenido a flote la nave de Pedro.

2. Los milagros Eucarísticos

Todo milagro es un hecho producido por una intervención especial de Dios, que escapa al orden de las causas naturales por Él establecidas y está destinado a un fin espiritual. Los milagros eucarísticos, como su nombre lo indica, son aquellas acciones extraordinarias de Dios relacionadas con la Eucaristía. Como sabemos, la Eucaristía es el sacramento por el cual toda la sustancia del pan y del vino se convierten respectivamente en el Cuerpo y la Sangre de Cristo, bajo las apariencias del pan y del vino.

A lo largo de la historia han sucedido numerosos milagros de este tipo, pero más allá de los relatos, aquellos que pueden percibirse actualmente son las hostias incorruptas, sangrantes y/o transformadas en carne humana. Varios científicos han realizado análisis sobre las hostias y han podido comprobar, no sin espasmo, la inexplicable conservación de las mismas pese al paso de los siglos o el cambio del pan por sangre y tejidos humanos.

Algunos de los milagros eucarísticos más reconocidos son el de Lanciano, ocurrido alrededor del año 700 o el de Ferrara acontecido en 1171, ambos en Italia.

3. Los cuerpos incorruptos de los santos

Se trata de cuerpos humanos que después de la muerte no presentan signos de descomposición a pesar de no haber sido embalsamados o recibido un tratamiento para su conservación. La omnipotencia de Dios se nos revela de forma sensible a través de la preservación de los restos humanos de hombres y mujeres que han vivido una extraordinaria santidad y que, de seguir su cauce biológico, deberían haber atravesado un proceso de desintegración.

Santa Bernardita de Soubirous, santa Catalina de Labouré o san Juan de la Cruz son unos de los tantos cuerpos que pueden observarse en excepcional estado de conservación.

4. El testimonio de los santos y santas mártires

Los santos mártires son cristianos que han preferido la muerte y el sufrimiento a la renuncia de la fe en Jesucristo. A través de su heroicidad pretenden demostrar la veracidad de las enseñanzas de Cristo y se unen a Él en la Caridad. La virtud de la fortaleza que entraña el martirio nos demuestra la acción de Dios sosteniendo la voluntad humana.

De igual forma, muchísimos otros cristianos no han tenido el don de morir por Cristo, pero han vivido para Él hasta en el más pequeño de los detalles cotidianos. Estos santos brindan igualmente un fuerte testimonio de vida cristiana por las virtudes que encarnan, por su sacrificio y su abnegación. Su coherencia y perseverancia en el bien nos muestran que están en compañía de Cristo y nos invitan a acercarnos a Él.   

Santos y santos mártires los ha habido por millares en el pasado y los hay actualmente. Son los frutos admirables producidos por el cristianismo.

5. La actuación del demonio

Si bien este motivo de credibilidad es contrario a la voluntad de Dios, las diferentes formas de acción demoníaca ponen de manifiesto la veracidad de la Revelación sobrenatural. La Biblia nos previene de los influjos del príncipe de este mundo ya desde el Génesis y su accionar atraviesa toda la historia del hombre. Todo accionar demoníaco es de carácter preternatural, es decir, una actuación que va más allá del obrar de la naturaleza del universo material, pero que no tiene un carácter sobrenatural (rango de acción sólo reservada a Dios).

Según el padre José Antonio Fortea, pueden distinguirse tres tipos de actuación. La infestación, que se produce cuando los signos de una presencia demoníaca se manifiestan sólo en un lugar, objeto u animal. La influencia es el fenómeno por el que un demonio ejerce cierta influencia sobre el cuerpo o la mente de una persona, pero sin llegar a poseer su cuerpo. Finalmente, la posesión se da cuando un espíritu maligno reside en una persona y en determinados momentos puede hablar y moverse a través de ella sin que ésta pueda evitarlo. La posesión es el caso más extremo de acción demoníaca y su preternaturalidad se evidencia en el poseso, que habla lenguas desconocidas o muertas, manifiesta una fuerza extraordinaria y/o tiene conocimiento de cosas escondidas u ocultas.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7118Domingo, 19 de febrero de 2017, 14:00 horas
¿Te acuerdas de cuando vino el Papa?¡Sí, claro!’, ‘¡sí, cómo no!’

Fueron las respuestas que más dieron diversas personas a las que les pregunté si se acordaban de cuando vino el Papa. También pregunté qué era lo que más recordaban.

Es que durante su visita hubo un verdadero bombardeo informativo, se hablaba de él en el radio, la tele, las redes sociales; abundaban los videos, las fotos, los mensajes de texto con sus palabras, sus discursos, sus homilías, y además la gente se movilizaba de un lado a otro para poder verlo ‘en vivo y en directo’: que si cuando pasara por tal calle, que si en la Basílica, que si en el Zócalo, que si en un estadio, en fin que fue un evento que a mucha gente le ‘sobrecargó los circuitos’.

Pero ahora que ha pasado justo un año de la visita de Francisco, y ya se calló el ruidero de las multitudes que aplaudían y coreaban porras, los gritos de los emocionados reporteros, los ‘sesudos’ comentarios de los analistas, y ya casi nadie menciona el hecho, ahora que, como quien dice, se aquietaron las aguas, y se puede ver el fondo, resulta interesante saber qué se sedimentó ahí, qué le dejó a cada uno esa visita.

Éstas fueron algunas de las respuestas que recibí:

Una señora me dijo: “Tengo la bendición de tener todavía a mis papás, que están viejitos, y viven conmigo. Los quiero mucho, pero a veces hacen estropicios, por lo mismo que ya están grandes, o platican lo mismo muchas veces. Entonces me acuerdo de la ‘escuchaterapia’ y la ‘cariñoterapia’ que recomendó el Papa, y en lugar de impacientarme o regañarlos, les doy un apapacho y los sigo escuchando y atendiendo.”

“A mí lo que se me quedó bien grabado, hasta me lo aprendí, -dijo un joven estudiante- fue eso de que ‘en el arte de ascender, el triunfo no está en no caer, sino en no permanecer caído’, y me ha servido ‘un buen’ para ‘echarle ganas’, y no desanimarme ni mandar todo a volar cuando las cosas me salen mal.”

Un doctor compartió conmovido lo que recordó: “Cuando aquella jovencita enferma de cáncer le cantó el Avemaría, y él se detuvo a escucharla poniéndole toda su atención.

Me impactaron dos cosas. Que a pesar de su apretada agenda, no se siguió caminando, sino se paró ahí, como si pudiera dedicarle todo el tiempo del mundo. Los médicos no dedicamos suficiente tiempo a nuestros pacientes, los atendemos con prisa, los interrumpimos, no dejamos que nos platiquen cómo se sienten. Y lo otro que me quedó es que seguramente esa niña hubiera querido darle regalos al Papa, pero no tenía nada más que su canto, y fue lo que le dio. Y él supo captarlo y valorarlo. Y en ese momento entendí que no debo tener expectativas de lo que los demás me deben dar, o cómo deben ser mi esposa, mis hijas, sino más bien valorar y recibir lo que buenamente me pueden dar. Y he procurado cumplirlo y me ha hecho mucho bien.”

Una joven, entre risas, me confió: “¡Pues a mí me encantó la ‘regañiza’ que le puso a ese chavo que se estaba ‘agandallando’ lo que el Papa estaba regalando! Me encantó ver que es de carne y hueso, que sabe enojarse ante una injusticia, y sobre todo, eso de ‘¡no seas egoísta, no seas egoísta!’ me resuena en la cabeza cada vez que quiero hacer algo nomás pensando en mí y no en los demás”.

Una viejita declaró: “Me emocionó ver su amor por los indígenas, por los presos, por los necesitados. Y me conquistó cuando supe que lo único que pidió fue tener un ratito para orar a solas ante nuestra Madrecita del Tepeyac, y ¡qué impresión el silencio que se hizo, tanto dentro como afuera, en ese momento! Pensé: ahora sí que el Papa es mexicano, porque si es guadalupano, ¡es nuestro hermano!”.

Hubo quienes no supieron decir algo específico que les hubiera llamado la atención de la visita del Papa, pero su mirada se llenaba de nostalgia, suspiraban, sonreían, y decían: “¡todo!, que haya ‘cruzado el charco’ para venirnos a ver, que nos quiera, que pida por nosotros”. Muchos concluían: “Ahora nos toca a nosotros seguir pidiendo por él”.]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7104Domingo, 12 de febrero de 2017, 14:00 horas
Catedral, Basílica y Hospital Federico Gómez, testigos históricos de la visita del PapaA un año de la Visita Pastoral que el Papa Francisco hizo a nuestro país, el P. Julián López Amozurrutia, Canónigo Teólogo de la Catedral Metropolitana de México, se traslada al pasado para revivir aquel acontecimiento de gracia, y habla para Desde la fe sobre algunos aspectos importantes de las actividades que llevó a cabo el Santo Padre durante su estadía en la capital del país.

    Al abordar el tema de la reunión que el Papa sostuvo con los Obispos en dicho recinto histórico, en la que les dijo: “Si tienen que pelearse, peléense, si tienen que decirse cosas, díganselas como hombres, en la cara, pero mantengan la unidad del cuerpo episcopal”, el P. Julián López dejó en claro que ese no era el mensaje central de su discurso, aunque muchos medios de comunicación así lo vieron. “Evidentemente, como cualquier grupo de seres humanos, los Obispos tienen distintas maneras de ver las cosas, y probablemente él contaba con alguna información particular acerca de la relación entre ellos, por eso habría hecho esa declaración que tuvo mucho colorido a nivel mediático; sin embargo, lo realmente digno de atención de aquel mensaje, era la pedagogía pastoral en el sentido de aprender a ser Obispos mirando a la Virgen de Guadalupe, a ejercer un compromiso con el pueblo de Dios”.

    Explicó que dirigió dicho mensaje a los Obispos en un momento preciso, en el que se sentía que el pueblo de México estaba muy desanimado, y lo que pretendía era ayudar a los pastores a ser un germen de esperanza poniendo la mirada en Guadalupe, como él mismo lo haría poco más tarde en la Basílica, al estar más de 20 minutos frente a su imagen. “Incluso, a un año resulta difícil evaluar el impacto que habrían tenido en los Obispos aquellas palabras del Papa; pero tengo la impresión de que quienes participaron no sólo en esa, sino en todas las actividades que llevó a cabo el Papa en la Ciudad, mantienen muy viva la memoria de lo acontecido; su imagen mirando a la Virgen nos ha marcado y guiado a la reflexión”.

    En aquel entonces el Santo Padre también habló sobre el fenómeno de la corrupción que se vive en México, y en este sentido el Canónigo Teólogo de la Catedral lamentó que sea un tema que sigue muy presente. “Es conocido que México tiene una estructura culturalmente corrupta; de manera que el Papa, al estar informado de esto, y consciente de que cada vez existen más contrastes sociales, hizo un llamado urgente; pero no sólo a combatir la corrupción que hay en los distintos niveles de gobierno, sino a la corrupción que el mexicano en general tiene como un modo de funcionar, la cual es necesario superar.

    El P. Julián López se refirió también al mensaje que el Santo Padre dirigió a médicos del Hospital Pediátrico Federico Gómez, en el que les agradeció su ayuda a los niños con cariñoterapia; “en este sentido, señaló que hay varias expresiones del Papa en ese tenor, como la “pastoral de la ternura” o la “escuchoterapia”. “La escucha, el cariño, la ternura, son elementos que el Papa nos hace ver con el ejemplo; habló de ‘cariñoterapia’, pero no sólo nos explicó el término, sino que se acercó a una pequeña y se dejó conmover hasta las lágrimas por su testimonio; es un estilo de pastoral que el Papa nos invita a tomar”.

Finalmente, el P. Julián López refirió que el momento que más conserva de la Visita del Papa Francisco a México es su entrada a Catedral; “fue un momento realmente bello: el sonar de las trompetas, la compañía del Sr. Cardenal; un momento histórico, pero también simbólico: la Iglesia de México en comunión con Pedro, con el pastor de la Iglesia Universal”.]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7105Domingo, 12 de febrero de 2017, 14:00 horas
Ecatepec, cuando el Papa lloróEl Papa Francisco eligió Ecatepec para celebrar una Misa multitudinaria debido a sus características sociales y demográficas. Ecatepec de Morelos cuenta con 550 colonias, unidades habitacionales, barrios y siete pueblos. Además, es un municipio que se caracteriza por tener algunas zonas industriales que dan empleo a la población; sin embargo, es considerado uno de los sitios más poblados e inseguros de México.

Ecatepec es un municipio que creció entre el desorden y el caos urbano, y actualmente concentra a más de tres millones de personas. En esta localidad, el domingo 14 de febrero del 2016, el Papa Francisco lloró al pronunciar estas palabras: “¡Esta tierra tiene sabor guadalupano! Virgen Santa, ayúdanos a resplandecer en la fe, en la justicia y en el amor a los pobres”.

En entrevista para Desde la fe, Mons. Óscar Roberto Domínguez Couttolec, Obispo de Ecatepec, asegura que a un año de la visita del Santo Padre a esa diócesis, la Iglesia en México, en particular la Iglesia que preside, está más comprometida con la misión, bajo un método prospectivo que obliga a los pastores a salir para ver cuáles son los problemas que hay en cada zona, en cada parroquia, y para conocer con exactitud a la población.

Explicó que el proceso no ha sido sencillo, pues se necesita cambiar todo un sistema social: “me refiero al sistema educativo, económico, de salud, etc. Los empresarios, el gobierno, todos, deben colaborar desde su ámbito; nosotros, como Iglesia, tenemos que dar acompañamiento, eso es lo que nos toca. Cambiar un sistema de tantos años no se hace de la noche a la mañana”.

En Ecatepec, hace un año, el Santo Padre pidió hacer de México una tierra de oportunidades, donde no haya necesidad de emigrar a causa del oportunismo de unos pocos, y donde no haya que llorar la ausencia de niños y jóvenes que son atraídos por el narcotráfico.

Al respecto, Mons. Domínguez precisó que casi un 30 por ciento de la población total del municipio son jóvenes: “los jóvenes son una fuerte preocupación. Por medio de la Pastoral Juvenil lo primero que buscamos es que logren tener identidad. Mucha gente llega aquí a establecerse con su propia cultura, esto, sumado a los problemas que ya hay aquí, provoca choques culturales muy fuertes. De ahí la importancia de reforzar la identidad de los jóvenes, como mexicanos, pero también como católicos”.

Mons. Domínguez dejó en claro que como pastores les queda claro que deben ser un reflejo de la Luz de Cristo. “En la medida en que yo, con mis actitudes, sea un reflejo de esa Luz, puedo evangelizar; no puedo reflejar una luz que no tengo. En mi forma de vida la gente tiene que ver reflejada la persona de Jesucristo”.]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7106Domingo, 12 de febrero de 2017, 14:00 horas
No dejemos que la voz del Papa se apague: Card. Suárez IndaEl Card. Alberto Suárez Inda, Arzobispo Emérito de Morelia, concedió una entrevista a Desde la fe al cumplirse un año de la visita de Su Santidad el Papa Francisco a México.

    En Morelia, el Santo Padre celebró el 16 de febrero un encuentro con jóvenes en el Estadio “José María Morelos y Pavón”, a quienes les dijo que es mentira que la única forma de vivir es dejando la vida en manos del narcotráfico.

Al respecto, el Card. Suárez Inda considera que aquella visita fue un gran impulso para que los jóvenes de México tuvieran un compromiso más fuerte en su vida cristiana y en su participación social, de manera que, a un año de distancia, está presente y está viva la figura del Papa. “Seguimos muy agradecidos, pero al mismo tiempo no debemos dejar que se apague esta voz, y que siga siendo realmente un sacudir de la conciencia de todos”.

Fue en Morelia donde el Santo Padre se dirigió a los jóvenes con estas palabras: “Jesús nunca nos invitaría a ser sicarios, sino que nos llama a ser discípulos. Él nunca nos mandaría a la muerte, sino que todo en Él es una invitación a la vida”.

En este sentido, el Sr. Cardenal consideró que los jóvenes siempre tendrán el reto enorme de afrontar las dificultades sin desalentarse, pero consideró que hoy en día éstos son más alegres y valientes para manifestar su fe, con una actitud apostólica que contagia a otros para hacer un verdadero apostolado: “yo he tenido experiencias muy buenas, muy positivas con los muchachos, que hoy están dispuestos a hacer ese lío positivo y sano, a armar una revolución, que es la revolución de la paz, la revolución del amor”.

Mons. Suárez Inda aseguró que los jóvenes de hoy tienen una riqueza que se podría capitalizar, y ser motivo de gozo y esperanza para las generaciones mayores; “debemos valorarlos e impulsarlos para que den todo de sí”.

Fue también en Morelia donde el Papa Francisco, en una Misa con sacerdotes, religiosas, religiosos, consagrados y seminaristas, invitó a estos a no caer en una vida de resignación que paraliza. Sobre este tema, el Card. Suárez Inda consideró que el sacerdote, independientemente de su edad, debe tener sensibilidad para estar con los jóvenes y transmitirles alegría y esperanza, no recibirlos con regaños, sino tratarlos con cariño, ser su guía.

Por último, también se refirió a la vocación al Matrimonio: “Se trata de un llamado a la fidelidad, a una vida de sacrificio. Desgraciadamente muchos no lo ven así, sino como algo a prueba, como algo que fácilmente puede frustrarse si no funciona. Para mí la vocación al Matrimonio es tan fundamental como la vocación a la vida consagrada, pues en la Iglesia, sin familia, no podemos formar el pueblo de Dios”, concluyó.]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7107Domingo, 12 de febrero de 2017, 14:00 horas
A un año del “Hay que echarle ganas”“La invitación a ‘echarle ganas’ que nos hizo el Papa Francisco hace un año nos sigue animando ante todos estos acontecimientos que estamos viviendo en el país. Necesitamos fortaleza, no sólo para aguantar esta cruz, sino para estar de pie y para poder hacer camino”, así lo dijo a Desde la fe el arzobispo de Tuxtla Gutiérrez, Mons. Fabio Martínez Castilla, quien fue anfitrión del Papa Francisco el 15 de febrero de hace un año.

    En aquella ocasión, el Santo Padre celebró su encuentro con las Familias en el Estadio “Víctor Manuel Reyna” en Tuxtla Gutiérrez, donde su mensaje estuvo marcado por la frase “Echarle ganas”, atribuida a un niño chiapaneco con discapacidad física.

Al respecto, Mons. Martínez asegura que tras aquel encuentro, las familias y los jóvenes chiapanecos fortalecieron sin duda su fe, porque despertaron su conciencia cristiana. No obstante, dejó en claro que aún falta mucho por hacer: “Aún se puede observar la explotación de niños, muchos de los cuales trabajan en las calles; hay trata de personas, violencia familiar y la pobreza ha crecido; muchas cosas tienen que superarse”.

El Arzobispo de Tuxtla Gutiérrez consideró que si medimos a México a través de sus problemas, después de un año de aquel acontecimiento, la respuesta sería que estamos peor; pero si lo evaluamos por el despertar de la conciencia que provocó, “podríamos decir que estamos mejor, porque se nos ha despertado el corazón y se nos han abierto los ojos”.

Dijo que ahora México tiene claro que el futuro lo tenemos que construir entre todos, y todos debemos comprometernos. “A la Iglesia, en particular, le hace falta trabajar más, pero siento que ha crecido en unidad. El avance es lento, pero vamos por buen camino”.

En cuanto a los laicos, señaló que hay un despertar comprometido, y eso ha valido la pena “porque el monstruo de la corrupción es grande, y hay que vencerlo; está en todos los niveles, pero se hace más evidente cuando vienen las campañas electorales, donde se juega con la pobreza y la necesidad del pueblo; la gente se deja llevar por las promesas y las ofertas, y eso es lo que nos tiene estancados. Por eso es importante formar muy bien la conciencia de nuestro pueblo”.

Por último, Mons. Fabio Martínez Castilla dijo que hoy más que nunca vale la pena todo el esfuerzo que se haga como sociedad para construir juntos un México mejor, un México digno, una casa común para todos.]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7108Domingo, 12 de febrero de 2017, 14:00 horas
Develarán en Ciudad Juárez monumental estatua del PapaEl próximo 17 de febrero se cumplirá un año de que el Papa Francisco visitó Ciudad Juárez, en lo que fue su último día de actividades de su recorrido por varios estados de nuestro país; durante esta jornada acudió al Centro de Readaptación Social Número 3, donde se reunió con internos y sus familiares; también asistió al Colegio de Bachilleres donde habló con empresarios y trabajadores, y finalmente se trasladó a los terrenos de la antigua Feria Expo, donde presidió una Santa Eucaristía, a la que asistieron migrantes y víctimas de la violencia. Ahora, habla para Desde la fe Mons. José Guadalupe Torres Campos, Obispo de esta Diócesis.

Mons. José Guadalupe Torres recuerda que con la visita del Santo Padre a la entidad, la comunidad se sintió privilegiada por poder escuchar sus palabras. Señaló que en ese entonces el Papa Francisco tocó temas muy importantes para el bien de la ciudad, en los que desde entonces se ha venido trabajando: “el compromiso que nosotros adquirimos fue con Dios, y por eso, en primer lugar nos hemos esforzado en trabajar con el tema de la migración; y en este sentido, la Casa del Migrante ha emitido ya una circular en la que declaró que toda nuestra Diócesis es “casa del migrante”, en vista de una posible emergencia humanitaria por la probable repatriación de muchos hermanos nuestros, debido a las políticas que se están implementando en Estados Unidos.

En cuanto al tema de las personas privadas de su libertad, señaló que aún quedan muchos pendientes, sobre todo en materia de Pastoral Penitenciaria. “Sin embargo, se ha reactivado una casa que sirve para albergar a sus familiares, donde también atendemos a víctimas de la violencia, ya que son cosas que se pueden trabajar a la par. Tenemos el objetivo de crear en las parroquias de todos nuestros decanatos centros de ayuda, de consejería, de sanación, de consuelo y perdón, para ayudar a quienes se han visto afectados por la violencia”.

Refirió que, por otra parte, se ha estado reuniendo periódicamente con empresarios para reforzar la Pastoral del Trabajo en la Diócesis, a fin de atender el problema de los obreros que trabajan como esclavos, con horarios inhumanos, a veces hasta triples turnos, sin que pueda quedarse en casa alguien que atienda a los hijos. “Tenemos el compromiso de seguir fortaleciendo la unidad conseguida entre obreros y grupos de la política empresarial; se está realizando un curso en el que participan empresarios, sobre la Doctrina de la Iglesia y el liderazgo católico, en el que se toca el tema del valor y la dignidad de la persona”.

Mons. José Guadalupe Torres señala que el 17 de febrero se presentará un libro conmemorativo, evento al que asistirán personas relacionadas con la educación, el mundo empresarial y la Iglesia; además, en el predio de la antigua Feria Expo se develará una estatua del Papa de más de cinco metros, hecha por un escultor juarense y proporcionada por un grupo de empresarios. “Esperamos que este aniversario nos inyecte aún más el compromiso que adquirimos con los mensajes, conceptos e ideas del Papa]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7109Domingo, 12 de febrero de 2017, 14:00 horas
La fascinante historia de san Felipe de Jesús
Un santo chilango

En 1572, en la muy noble y leal Ciudad de México, hijo de un matrimonio español emigrado a México, nació Felipe de las Casas. En la Catedral de México, en la nave izquierda, junto a la capilla dedicada a san Felipe de Jesús, se exhibe una gran pila bautismal de piedra custodiada por una reja de madera dorada que, según la tradición, fue en la que bautizaron a nuestro santo.

Un niño travieso

En su tierna infancia tenía Felipe una nana negra, a usanza de esa época, que era víctima de todas sus travesuras, pero que lo amaba a pesar de todo. Cuentan que la mamá de Felipe, exasperada por las travesuras de su hijo, exclamaba: “¡Ay mi Felipillo santo!”. Y la buena nana negra contestaba: “¿Felipillo santo?; ¡cuando la higuera reverdezca!”.

Se refería a una higuera seca que había en la huerta de la casa familiar.

Mimado por sus padres y por la fortuna, el famoso Felipillo no sentaba cabeza. Educado por los jesuitas, manifestó su deseo de hacerse fraile franciscano dieguino, ¡pero no aguantó y se escapó del noviciado!

Con el deseo de labrarle un futuro en su profesión, su padre, platero, lo envió a Filipinas para ver si la emigración le ayudaba a hacerse hombre de bien, como a él mismo le había ayudado.

Filipinas

El pan ajeno hace al hijo bueno, y Filipinas fue para Felipe la oportunidad de tomar en serio los negocios de su padre de la tierra. Pero también comenzó a tomar en serio los negocios de su padre del Cielo. Tan en serio que ingresó de nuevo a la Orden Franciscana y, ahora sí, fue un fraile ejemplar.

Con el deseo de ser ordenado sacerdote en México, para regocijo de sus padres, pidió permiso y fue enviado a nuestro país.

Llamado a ser testigo

Se embarcó, pues, el joven fray Felipe lleno de ilusiones por volver a su amada tierra, pero el hombre pone y Dios dispone. Dios lo llamó a un destino que a los ojos de la fe era mucho más glorioso. Iba para México y una tempestad desvió su barco ¡a Japón!, allí su vocación a la santidad llegaría a su plenitud.

Japón

Taicosama era emperador de Japón cuando Felipe naufragó en sus costas. Este emperador estaba decidido a erradicar el cristianismo, y en 1587 ordenó la expulsión de los jesuitas. Estos heroicos soldados de Cristo decidieron no abandonar a sus comunidades apenas nacientes y decidieron quedarse. En 1593 recibieron el refuerzo de quince franciscanos españoles. El emperador tomó esto como un reto, y en 1596 mandó matar a todos los cristianos.

Arrestaron a 24 cristianos: tres hermanos jesuitas japoneses, presididos por Pablo Miki; tres sacerdotes franciscanos, tres frailes, todos españoles, exceptuando a nuestro Felipe; y quince laicos terciarios franciscanos, entre ellos algunos niños.

Durante semanas fueron llevados de pueblo en pueblo y maltratados para escarmiento de los posibles simpatizantes del cristianismo. Finalmente fueron llevados a Nagasaki, donde fueron crucificados de cara al mar, el 5 de febrero de 1597.

La higuera

Cuentan que en la casa paterna, la nana negra de Felipe entró llena de gozo a la casa gritando “¡Felipillo santo, Felipillo santo!”.

La higuera había reverdecido.
Fue el primer mexicano canonizado y es patrono de la juventud creyente.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7095Domingo, 5 de febrero de 2017, 14:00 horas
La decisión de Felipe
Un hombre armado con tremenda pistola entró en una parroquia justo cuando el padre iba saliendo de la sacristía para celebrar Misa. Mostrado su arma, se plantó frente a la asamblea y gritó: ‘¡a ver, %&#*, ¡¡que pasen aquí al frente los que estén dispuestos a morir por Cristo!!’

Por un instante, la gente se quedó paralizada de miedo. Pero en eso alguien se adelantó, y luego alguien más, y así, poco a poco, varias mujeres y algunos hombres avanzaron al frente, mientras el resto de los asistentes aprovecharon para salir despavoridos.

Cuando sólo estaban los que se atrevieron a quedarse, el hombre guardó su pistolota y dijo al sacerdote: ‘ahora sí, padre, ya se largaron los hipócritas, ya puede comenzar la Misa’.

Quien nos contó esa anécdota en un retiro, nos preguntó cómo hubiéramos reaccionado si hubiéramos estado allí, y nadie supo qué responder, porque se dice fácil: ‘yo hubiera sido de los que pasaron al frente’, pero a la mera hora, quién sabe, puede ganarle el miedo. Le sucedió a san Pedro, que en la Última Cena aseguró estar dispuesto a morir por su Señor; cuando Jesús fue aprehendido, lo siguió de lejos, y cuando le preguntaron si lo conocía, lo negó, no una, sino ¡tres veces!

Y es que animarse a dar la vida, implica vencer el arraigado instinto básico de conservación. Se necesita estar muy convencido, tener una muy poderosa razón.

Recordaba esto al leer la biografía de san Felipe de Jesús, primer santo mexicano, al que la Iglesia celebra este 5 de febrero.

Había vivido en Manila, Filipinas, donde entró al seminario, y venía a México, con la ilusión de recibir la ordenación sacerdotal rodeado de sus seres queridos y ejercerla en su patria, pero el barco naufragó, y él y sus compañeros fueron a dar a Japón. Se quedaron ahí unas semanas, contentos de poder ayudar a los misioneros que vivían allí. Pero había una feroz persecución religiosa, y el gobierno ordenó la detención y ejecución de todos los misioneros.

Por ser náufragos que iban, como quien dice, de paso, Felipe y sus compañeros de barco podían escapar a esa condena y embarcarse de nuevo hacia México. Eso hicieron sus compañeros, pero Felipe tomó la decisión de quedarse y padecer el martirio junto con los residentes misioneros.

Podía haberse librado, pensar: ‘¡de la que me salvé!’, decir: ‘¡ahí se ven!’ y apresurarse a venir, como estaba originalmente planeado. Hacía mucho tiempo que no veía a su familia y amigos, y anhelaba con toda el alma ser ordenado presbítero. Tenía apenas veinticuatro años, la vida entera por delante para realizar su labor pastoral y hacer mucho bien. Contaba no con pretextos, sino con justificaciones válidas para regresarse, pero eligió quedarse.

Su decisión le acarreó que le cortaran la oreja, lo pasearan por las calles para recibir burlas, y finalmente lo crucificaran y atravesaran con dos lanzas.

Algunos tal vez consideren que se equivocó, que cometió una tontería, una locura, que desperdició su juventud, que cometió un error al no elegir vivir para poner sus dones al servicio del Señor.

¿Por qué lo hizo?, ¿cuál fue su poderosa razón?, ¿qué lo movió a decidir quedarse y sufrir, pudiéndolo evadir?

La respuesta la dio él mismo, en una carta que, con el alma muy serena, escribió a sus papás la noche antes de morir: “la verdadera vida, por la que vale la pena vivir, es la vida eterna”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7096Domingo, 5 de febrero de 2017, 14:00 horas
La Constitución de 1917 y el papel de la Iglesia
Este 5 de febrero se celebra el centenario de la actual Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, documento que aprobó en Querétaro el Congreso Constituyente convocado por el Primer Jefe del Ejército Constitucionalista Don Venustiano Carranza. Esta Constitución Política, que entró en vigor el 1 de mayo de 1917, reformó a la existente de 1857.

La Constitución de 1917 resume de alguna manera los principales postulados de la Revolución Mexicana, por ejemplo, el ideal agrario zapatista que aparece en el Artículo 27; pero además, destaca, en todo el volumen, un alto contenido social y el fortalecimiento del Estado.

Esta fue la primera Constitución de la historia en incluir los “derechos sociales”, pues fue promulgada dos años antes que la Constitución de Weimar de 1919. Para darle forma a la Constitución, los diputados consultaron las principales legislaciones existentes.

Entre los documentos que analizaron los legisladores figura la Encíclica del Papa León XIII titulada Rerum Novarum, fechada el 15 de mayo de 1891, primera encíclica social de la Iglesia. En ella, el Santo Padre trató de conciliar los asuntos concernientes al capital y al trabajo, de modo que fijó los compromisos éticos y morales tanto para los empresarios como para los trabajadores, abordando temas como los sindicatos y el derecho a huelga; los horarios laborales y el derecho al descanso; la salud social y los partidos políticos.

Esta encíclica, que obedecía a “las cosas nuevas” y a los cambios políticos de aquellos años, tuvo difusión y repercusión en todo el mundo, incluyendo a México, sobre todo en la redacción del Artículo 123 que se refiere a que toda persona tiene derecho a un trabajo digno y socialmente útil.

En entrevista para Desde la fe, Dr. Jorge Adame, investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, señaló que dicha encíclica “había sido difundida de forma muy amplia, sobre todo en periódicos, lo que generó un movimiento social de discusión en México entre 1900 y 1912, principalmente en lo referente al salario y los seguros por accidentes laborales”.

El Dr. Adame explica que “en el Congreso Constituyente, el principal promotor de estos principios fue el Dip. Victorio Góngora, quien había estudiado la Doctrina Social Cristiana en Bélgica, y participó en la Comisión que dio forma al Artículo 123 de la Constitución Política.”

Otros de los temas en los que influyó este documento pontificio fueron la participación de utilidades de las empresas, y en el principio de que los conflictos laborales se pueden resolver de manera armónica y con justicia.

Antes de que se aprobara en México la Constitución de 1917, la Iglesia Católica ya había puesto en marcha algunas de las propuestas de esta encíclica, sobre todo en la formación de sindicatos, bolsas de ahorro, cooperativas de trabajadores, organización social, y entre las personas que promovieron estos rubros se puede mencionar al santo mexicano Cristóbal Magallanes, quien fundó un asilo, un hospicio, y promovió artes y oficios, así como la construcción de la presa “La Candelaria” en Totatiche, Jalisco.

El Dr. Jorge Adame también considera que la Rerum Novarum pudo haber influido en la redacción del Artículo 27 de la Constitución que habla de la propiedad de la tierra, “sobre todo en lo referente a la fracción racional de los latifundios, y en el respeto y la promoción de la propiedad agraria”.  

De este modo, la Doctrina Social de la Iglesia quedó reflejada en la Constitución Política, que este 5 de febrero cumple un siglo de que fuera promulgada.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7097Domingo, 5 de febrero de 2017, 14:00 horas
¡Comprobado!, donde se adora al Santísimo, disminuye la criminalidad
Desde la fe platicó esta semana con el sacerdote argentino Patricio Hileman, quien se ha dedicado a fundar capillas de adoración perpetua en distintos países. El sacerdote afirma categórico que la gracia divina se derrama en los lugares donde se abren estos recintos sagrados, como ha sucedido recientemente en Ciudad Juárez.

La disminución en la tasa de criminalidad en ciudades donde se lleva a cabo la adoración perpetua al Santísimo Sacramento no es un invento –asegura– pues está probado con estadísticas. “Lo importante ahora es que estos centros cobren más fuerza en las iglesias”.

El P. Hileman explicó que la adoración perpetua, como tal, surgió gracias al Papa Juan Pablo II durante el Congreso Internacional de Sevilla en 1993. El ahora santo fue el primer interesado en que esta práctica fuera asumida con ahinco por los obispos, sacerdotes y comunidades católicas en sus parroquias, como una respuesta a la tercera parte del secreto de Fátima –el cuál él mismo hizo público–, que advertía sobre una guerra, sin armas, en contra de la Iglesia, la Eucaristía y los sacerdotes, como sucede en la actualidad. Incluso, esto motivó a que san Juan Pablo II abriera la primera capilla en el Vaticano, donde hasta el día de hoy religiosas velan y hacen oración durante toda la noche.

Precisó que san Juan Pablo II pidió personalmente al Obispo de Tailandia, Mons. Juan Bosco Manat que se organizara y abriera mil capillas en América Latina. “Fue así como surgió una comunidad de sacerdotes dedicados exclusivamente a la adoración perpetua; se trata de los Misioneros de Nuestra Señora del Santísimo Sacramento, que se dedican de tiempo completo a este fin”.

El P. Hileman, por ser el único hispanoparlante, recibió de esta comunidad dicha encomienda. “Mucha gente desconoce que hay personas que se turnan para adorar a Dios las 24 horas del día, de forma ininterrumpida, en el Santísimo Sacramento”.

El sacerdote reveló que en México –donde la comunidad tiene presencia desde hace trece años– el objetivo ha sido superado: “Hasta el momento hemos abierto 650 capillas y esperamos tener por lo menos mil en este país; en Argentina hay 250. Entre ambos países ya hemos abierto casi mil capillas. Consideramos que esto es gracias a la intercesión de la Virgen de Guadalupe, quien ama tanto a esta tierra”.

Dijo que, de alguna manera, en estos recintos se atiende el llamado del Papa Francisco en el sentido de que las iglesias estén abiertas las 24:00 horas, los 365 días del año, porque por encima de la inseguridad y del miedo, hay sacerdotes y laicos que son fieles adoradores de Jesús sacramentado.

Destacó que los adoradores más comprometidos son los que salen a misionar por las calles para dar a conocer a las personas que existen este tipo de capillas; también dijo que muchos prefieren adorar a Jesús de madrugada; acuden en ese horario por la tranquilidad y el silencio que se vive, lo que también les permite sentir una mayor cercanía con el Señor.

“En Ciudad Juárez, en particular, hemos visto que borrachitos, drogadictos y asesinos se convierten, son transformados; incluso, familias enteras que se encuentran destruidas vuelven a encontrarse con Cristo”.

Para concluir, el P. Hileman recordó que uno de los principales motivos que inspiraron la apertura de estas capillas en América Latina, fue la Virgen de Guadalupe: “En el Nican Mopohua, la Virgen de Guadalupe pidió una casita pequeña donde su hijo fuera adorado día y noche por todo su pueblo: “cuando una ciudad adora a Dios día y noche, ésta se transforma. Es un hecho comprobado”, aseveró.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7098Domingo, 5 de febrero de 2017, 14:00 horas
Asilo de ancianos pide auxilio
Hace 23 años, al toque de puerta de una anciana en la Parroquia Nuestra Señora de los Ángeles, en la colonia Ejército de Oriente, el P. José Guadalupe Jiménez inició una obra de caridad que muy pronto se convertiría en un asilo para ancianos, quienes hasta la fecha siguen necesitando del apoyo de una sociedad que muy poco se ocupa de ellos, que parece cerrar los ojos y el corazón a las necesidades de quienes ya no tienen fuerza para valerse por sí solos. Sobre este asilo, que aún instalado en otra sede sigue llevando el nombre de aquella parroquia, habla para Desde la fe el sacerdote fundador.

    Cuenta el P. José Guadalupe que aquella anciana fue echada de casa por su sobrina, así que, al no contar con nadie más, decidió recibirla y hacerle un espacio en la parroquia. “Pronto se fue corriendo la voz, y comenzaron a llegar otras ancianas, una tras otra; luego también hombres; de repente ya eran 20, luego 30, y llegué a tener hasta 38 ancianos. Era muy difícil tomar la responsabilidad de atenderlos, pero no podía dejarlos en el abandono. Les fui acomodando un lugar para que cupieran. Es cierto que la Iglesia debe ver por los más necesitados, esa es su esencia, pero si no contamos con recursos económicos es muy difícil adquirir pañales, medicamentos, canasta básica, o pagar servicios médicos, gastos funerales, entierros”.

    Relata que unos años después de que comenzó esta obra, fue cambiado a la Parroquia Asunción de María, en la colonia Aculco, y además de los gastos que implicaba el sostenimiento de los ancianos tuvo que hacerse cargo de la edificación de todo el espacio, pues prácticamente no había nada. “Ahora son 27 los ancianos que están en el asilo; la mitad son personas abandonadas, y a la otra mitad la familia las trae cuando realmente les es imposible hacerse cargo de ellas. A éstas les cobramos una cuota; actualmente, para el mantenimiento de un anciano se requiere mínimo unos 4 mil pesos mensuales, ya que incluso se deben contratar personas que los cuiden; pero a veces sólo pueden dar 2 mil quinientos pesos o menos”.

    El sacerdote asegura que muchas veces el DIF le envía ancianitos, argumentando que sus asilos están saturados. “Si hay lugar, pues lo recibo, pero eso implica tener que estar buscando más recursos para su sostenimiento. Hay gente que nos apoya con despensa, y lo agradecemos mucho; pero no es suficiente. Lo que más traen es ropa usada, sólo que eso no nos sirve; al contrario, a veces viene con chinches o pulgas, y ha sido un problema para fumigar el espacio. Yo les pido que den lo que nazca de su corazón, pero que sea algo que los ancianitos puedan utilizar, y sobre todo que sea algo nuevo”.

    Lo que más necesito ahora –indica– es una casa para ellos, independiente de la parroquia, ya que si yo fuera movido a otra iglesia me los tendría que llevar y adecuarles nuevamente un espacio. “¡Esto es un llamado de auxilio, porque ya necesitan un lugar fijo! Además, el Card. Norberto Rivera me ha pedido que ya haga los trámites legales para formalizar el asilo. Y esto es bueno, para que a mi muerte no haya problemas. Aquí, como se va pudiendo, ya todo funciona, pero no hay documentos que le den soporte legal como asilo”.

    Yo lo primero que pido a las personas –finaliza el P. José Guadalupe– es que tengan mejores sentimientos para sus ancianos, que les den lo mejor, que no se cansen de atenderlos en casa, para que después no anden queriendo organizarles el velorio más elegante; el cariño se les debe demostrar en vida. “Y pido a todos los ciudadanos que, si está en sus manos, realicen un donativo o se hagan un espacio para convivir con alguno de nuestros ancianos; el Señor se los devolverá con creces. Él nos habla todos los días a través de personas necesitadas; pero comúnmente estamos tan distraídos que no nos damos cuenta de que pasa frente a nosotros y lo despreciamos. Si alguien desea realizar un donativo, puede depositar en la cuenta Bancomer 00113555909, o traerlo directamente a la Parroquia Asunción de María, Veracruz 14, pueblo de Aculco, Del. Iztapalapa”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7099Domingo, 5 de febrero de 2017, 14:00 horas
5 ideas básicas para vestir al Niño DiosEn nuestro pueblo hay una gran devoción al Niño Jesús, y en todos los hogares hay una imagen de Él que nos ayuda a vivir el tiempo santo de la Navidad. En Noche Buena, llevamos la imagen a la Misa de Gallo y, al final de la celebración, los padrinos la arrullan y la llevan a acostar en el pesebre (puesto en el Nacimiento) entre las imágenes de María y José. Pasado el 6 de enero, fiesta de los Reyes Magos, los padrinos recogen la imagen del Niño y la llevan a su casa donde la visten primorosamente para llevarla a presentar al templo el 2 de febrero, Día de la Candelaria. Todo esto se hace entre sencillas fiestas familiares en las que no faltan los tradicionales tamales y atole.

Sin embargo, la bondad de esta tradición desmerece cuando en lugar de fijarnos en lo más importante nos quedamos en lo secundario. Y es que se le ha dado exagerada importancia al tipo de ropa que va a llevar la imagen del Niño ¡y eso no tiene importancia!

Esa exageración también nos ha llevado a vestir al Niño de diferentes modelos, entre los que no faltan los de santos, ángeles o pontífices. Esta deformación de la tradición sería digna de risa si no fuera porque es una falta de respeto involuntaria. Por eso, hoy queremos compartirte estas cinco ideas básicas para vestir a tu Niño Dios.

  • La figura del Niño no es un muñeco. Representa a Jesús, es decir a Dios hecho Hombre cuando era Niño. Ello implica que se le debe tratar con respeto.
  • Hay quien dice que el Niño ‘se enoja’ si no estrena ropa, lo cual es absurdo. La figura es simplemente una imagen, que no ve ni oye ni siente. Ni siquiera el verdadero Niño Jesús se enojaría por algo tan frívolo, si Él vino al mundo y se dejó envolver en pañales (ver Lc 2,7), ¿cómo se iba a molestar si no le cambian el guardarropa?
  • Dado que la imagen representa a Jesús recién nacido, sólo hay dos maneras adecuadas de vestirlo: una es con ropita propia de bebé, y la otra es destacando alguno de los atributos que le celebra la Iglesia, por ejemplo, como Sagrado Corazón, Señor de la Divina Misericordia, Buen Pastor, Cristo Rey, Cristo Sacerdote, etc. Hacerlo así constituye una bella devoción y promueve un culto adecuado al Señor.
  • Quienes visten Niños Dios, están tan organizados que cuentan con ‘catálogos’ que muestran los diversos trajecitos que se le pueden poner. Al respecto, cabe decir lo siguiente: El sentido de vestir al Niño Jesús es justamente eso, vestirlo, no disfrazarlo. ¿Cuál es la diferencia? Se le viste cuando se le pone un traje adecuado a Su dignidad de Hijo de Dios. Se le disfraza cuando se le viste de criatura, es decir, de un ser inferior a Él. Y así como a los papás les hace mucha gracia que sus niños salgan vestidos de animalitos o de flores en un festival escolar, hay gente a la que le parece muy simpático ver la imagen del Niño Dios como san Juditas, san Charbel, san Juan Diego, Papa Francisco, Ángel de la Guarda, san Miguel Arcángel, futbolista, etc. pero no se trata de disfrazarlo para que se vea chistoso, sino de honrarlo, porque representa a Dios.
  • El catálogo también ofrece trajes de ‘Niño del éxito y la prosperidad’ y ‘Niño de la suerte’, con moneditas de oro; ‘Ángel de la abundancia’, con un ‘cuerno lleno de dinero; ‘Ángel del amor’ con un corazón rojo en la mano, etc. Son aberraciones que convierten la imagen en una especie de ‘amuleto’ que supuestamente garantiza aquello que representa (éxito, dinero, suerte, amor). Quien lo viste así cae en una superstición, es decir, comete el pecado de pretender manipular a Dios.

Conclusión

El remedio a esto tiene que venir por partida doble: que quienes visten Niños Dios, quiten de sus catálogos las fotos de trajes que no hacen verdadero honor a la dignidad de Quien representan, y que quienes llevan su Niño a vestir, nunca elijan dichos trajes. Y si a al leer esto alguien piensa: ‘¡en la torre!, ¡mandé vestir mi Niño de lo que no debía!’, todavía tiene arreglo: puede quitarle las alitas o las moneditas o lo que sea que lo identifica con lo que no debe, y dejarlo simplemente con lo que lo haga lucir como lo que es, imagen de Jesús Niño, una representación que merece y despierte ternura y devoción.

Sigamos con nuestro amor a Dios, a Cristo y a los santos. Aprovechemos que las imágenes nos hacen sentir más su presencia. Sintamos que Cristo es parte de nuestra familia, pero no caigamos en errores que desvíen nuestra fe y se conviertan en motivo para que los católicos seamos criticados como idólatras.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7086Domingo, 29 de enero de 2017, 14:00 horas
A oscurasEsa frase se refiere a Jesús, en el Evangelio que se proclama este 2 de febrero en la fiesta de la Presentación del Señor (popularmente conocida como la ‘Candelaria’, porque la Misa comienza con una procesión de candelas, es decir, de velas encendidas).

La pronunció Simeón, un anciano al que Dios le había prometido que no moriría sin ver al Salvador, y en efecto, lo vio cuando María y José llevaron al Templo al Niño, a los cuarenta días de nacido (ver Lc 2, 22-40).

¿Qué quiso decir?, ¿por qué llamó así a Jesús? Fue un anuncio profético, se anticipó a lo que el propio Jesús diría, años más tarde, de Sí mismo: “Yo soy la luz del mundo, el que me siga, no caminará en la oscuridad, sino que tendrá la luz de la vida” (Jn 8, 12).

Jesús es Luz de las naciones, pero desgraciadamente rechazan Su luz cada vez más naciones.

Se cumple lo que dice san Juan en el prólogo de su Evangelio: “La Palabra era la luz verdadera que ilumina a todo hombre que viene a este mundo. En el mundo estaba, y el mundo fue hecho por ella, y el mundo no la conoció. Vino a su casa, y los suyos no la recibieron” (Jn 1, 9-11).

Y ya se sabe que quien da la espalda a la luz, camina sobre su propia sombra, por lo que no es de extrañar, que el mundo se esté quedando a oscuras.

A oscuras las familias que ya no rezan juntas ni van a Misa.

A oscuras las escuelas, en las que está prohibida la religión, en las que no enseñan a los niños su dignidad de amados hijos de Dios.

A oscuras la política, que a quienes la ejercen les permite olvidar el ‘no mentirás, no codiciarás, no robarás, no matarás...’.

A oscuras la cultura, que llama ‘evento educativo’ a realizar exposiciones blasfemas o misas negras.
 
A oscuras las plazas, en las que destruyen o quitan la cruz de los atrios y de las cúpulas, no sea que a alguien le pueda incomodar verlas al pasar.

A oscuras los medios de comunicación, dedicados a desinformar, distorsionar las noticias relativas a la Iglesia, criticarla, burlarse y atacarla.

A oscuras las pantallas que promueven la adicción a la pornografía, al alcohol, a las drogas, a la violencia.

A oscuras quienes no ven en el vientre materno o en el anciano o enfermo terminal, a un ser humano al que es inadmisible descartar.

A oscuras quienes no quieren descubrir en el enemigo a un hermano al que hay que amar y perdonar, no aterrorizar y exterminar.

A oscuras quienes no buscan servir al otro, sino servirse del otro.

A oscuras quienes no quieren distinguir lo verdadero de lo falso, lo justo de lo injusto, lo que los puede salvar y lo que los puede perder.

A oscuras los que se dejan llevar por sus instintos, por lo que quieren al momento, sin considerar si está bien o esta mal.

A oscuras los que engañándose dicen, como denuncia el salmista: “ no hay Dios que me pida cuentas” (Sal 10,4).
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7087Domingo, 29 de enero de 2017, 14:00 horas
Reza el Santo Rosario y sé testigo de un “Milagro por México”La Conferencia del Episcopado Mexicano y la Comisión Episcopal para Laicos (DELAI) dieron a conocer la campaña: “Rosario, milagro por México”, un proyecto que inició el 12 de diciembre de 2016 en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, con el estreno de la aplicación (App) “Milagro por México” que busca involucrar a más personas en el rezo del Santo Rosario con una sola intención: obtener de Dios, por intercesión de la Virgen María, la paz en nuestro país.

    “La aplicación se puede descargar de forma gratuita en cualquier teléfono celular”, señala Luis Carlos Frías, uno de los creadores de la App, quien además explicó para Desde la fe que el proyecto surgió de un grupo de fieles laicos jaliscienses con el objetivo de que el ofrecimiento de “rosas” a la Virgen, que son las Avemaría, se hiciera a nivel nacional a través de esta herramienta tecnológica.

Refirió que con esta iniciativa se busca la conversión y transformación de México, dada la situación tan grave y compleja por la que atraviesa el país: “la problemática que vivimos es la que nos mueve a pedir a Dios, por intercesión de su Santísima Madre, en su advocación de Guadalupe, un nuevo milagro a través del rezo del Santo Rosario”.

Explicó que el Rosario no es una oración intimista, ajena a la realidad o desvinculada del compromiso social cristiano; tampoco es una solución mágica, “por el contrario, el Rosario nos pone en contacto íntimo con los misterios de la vida de Nuestro Señor Jesucristo y su Madre Santísima, y al mismo tiempo nos compromete en la intención del milagro que se ha solicitado, a saber, el amor, la unión y la paz de México”.

Luis Carlos Frías señaló que esta campaña ha crecido y ganado apoyos gracias a empresarios que se han unido para financiar la operación, miles de personas que la han descargado, y sacerdotes y obispos que la han utilizado y promovido en espera de alcanzar el favor de Dios.

Señaló que la pretensión es que la campaña se haga a nivel nacional porque el objetivo así lo exige, y para lograrlo, han contratado varias agencias de publicidad, logística, análisis, opinión e investigación en medios, lo que les ha permitido ver el impacto que éste podría tener. “Arrancamos en el Occidente; estamos por iniciar en el norte, continuaremos en la zona Bajío y centro, y finalizaremos en el sur”.

Luis Carlos Frías agregó que, antes de dar inicio a la campaña, la agencia de investigación les indicó que se iban a encontrar con muchas personas que no frecuentan los sacramentos. “Desde un principio buscamos romper esta condición; por eso nos abrimos a formas de difusión más allá de las típicas que se utilizan en campañas de eclesiales. Queremos que el Santo Rosario sea una gran herramienta de bendición, conocida, amada y practicada por todos los católicos”.

Para finalizar, Luis Carlos Frías explicó las instrucciones para bajar la App, la cual está disponible en Google Play para dispositivos Android, y en Apple Store para dispositivos iOS (Apple); una vez que se ha descargado en el dispositivo móvil, hay que registrarse; elegir la meta diaria de rosas (AveMarías) que se quiere ofrecer a la Santísima Virgen, y programar los recordatorios correspondientes. La App emitirá una alarma diaria a la hora que cada quien configure. “Invitamos a todas las personas de buena voluntad a que se sumen; es por México, por nosotros, por nuestras familias. La oración confiada y el compromiso social perseverante son dos caras de la misma moneda. Esto es lo que ‘Rosario, milagro por México’ se ha propuesto, para que, entre todos, con el favor de Dios, y el patrocinio de nuestra Madre del Cielo, podamos lograrlo. La campaña concluirá el 12 de diciembre de 2017”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7088Domingo, 29 de enero de 2017, 14:00 horas
Card. Sandoval pide al gobierno federal reconsiderar aumento al precio de la gasolina“¿Por qué el pueblo tiene que pagar siempre los platos rotos? ¿Por qué le han de cargar al pueblo todo el peso de la ineficiencia y de la corrupción de los que dirigen el país?” Estas fueron las preguntas que lanzó el cardenal Juan Sandoval Íñiguez, Arzobispo Emérito de Guadalajara, al gobierno federal sobre el tema del gasolinazo en un reciente video difundido en el canal de YouTube de la Arquidiócesis de Guadalajara.

El Cardenal tapatío consideró que todas las explicaciones al aumento del combustible son ofensivas para la dignidad del pueblo mexicano y dejan clara la poca sensibilidad de los políticos, por lo que pidió reconsiderar el aumento. “Sube la gasolina, como ha subido todo, y entonces quieren que el pueblo se amarre más la cintura, que ya la tiene muy delgada, que pase hambre, y que, con la sangre del pueblo, se nivele un poco el presupuesto”.

Expresó de forma rotunda: “No cabe duda que la corrupción y la torpeza arruinaron esta industria nacional. México, de ser productor de petróleo, ahora es importador, porque las plantas de petróleo crudo, las refinerías, ya no están trabajando, porque entre el gobierno y el sindicado saquearon la empresa”.

El Arzobispo Emérito hizo hincapié en que la causa del desastre es la torpeza y el saqueo con que se ha manejado la paraestatal. En este sentido, lamentó que la industria del petróleo haya hecho pobre a los mexicanos, mientras que a otros pueblos esta misma industria los ha hecho salir adelante.

El cardenal Íñiguez dijo que las explicaciones que ha dado el gobierno sobre el gasolinazo ofenden al pueblo: “casi casi tenemos que agradecer esta alza en la gasolina; juzgan al pueblo de muy tonto”. En este sentido, consideró que no se puede comparar el precio de la gasolina mexicana con la de Suecia –argumento que ha utilizado el gobierno federal–porque los salarios son incomparables.

Explicó además que la gasolina que se importa a México proviene de los Estados Unidos, pero que ésta debería costar alrededor de 8 pesos por litro; sin embargo, se paga en 16 “porque de cada litro son 7 u 8 pesos para el gobierno… es un impuesto, sobre impuesto, sobre impuesto, que nunca se acaba”.

Dijo que “la solución a todo esto es que dejaran de robar y que devolvieran lo que han robado, que no es poco. ¿dónde están esos millones y millones con los que han saqueado al país; que dejaran de darse esos sueldos fabulosos y esos bonos… los diputados y senadores se llevan los centavos alegremente, como si en el país no hicieran falta, y el pueblo va a la miseria, va al hambre”.

Reprochó a la clase política no tomar en cuenta que en México hay 60 millones de pobres; “han fijado el salario mínimo en 80 pesos, y lo consideran como un triunfo, un gran beneficio al pueblo; es ridículo lo que dan al pueblo, y mucho con lo que se quedan para enriquecimiento y para tapar los graves errores que se han cometido… cómo quisiéramos políticos patriotas que no entregaran la riqueza del país”.

Respecto al malestar que existe por el alza al combustible, el Cardenal exhortó a los mexicanos a evitar la violencia; “que el pueblo se manifieste, está en su derecho; que haga marchas pacíficas para manifestar su disgusto, es correcto. Estamos en una democracia y es derecho del pueblo manifestarse cuando no está de acuerdo con sus gobernantes; y los gobernantes, por su parte, deben estar más cerca del pueblo, ser sensibles a la situación del pueblo, y además consultarlo. Eso es democracia. Lo demás es una dictadura cruel, una dictadura de partido, una dictadura de una camarilla donde se van pasando los cargos y la costumbre de robar”.

Finalmente, el cardenal Juan Sandoval llamó a los mexicanos a voltear los ojos a Dios: “Humanamente no se ve por dónde en este momento, porque los gobernantes naturalmente no van a poner remedio, pero tendrían que cambiar, convertirse profundamente y desprenderse de lo que tienen y han tomado malamente. Pero si nosotros no tenemos la solución, Dios sí la tiene; Él sí sabe qué hacer con nosotros; en su providencia infinita y amorosa puede sacarnos de este embrollo en el que estamos”.

“También volvamos los ojos a la Virgen Santísima, Nuestra Madre Santísima de Guadalupe, para que nos mantenga como hermanos, sensatos, unidos, patriotas y buscando una mejor solución para tantos males que afligen al pueblo pobre, al pueblo de esta nación tan sufrida”, concluyó.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7089Domingo, 29 de enero de 2017, 14:00 horas
¡Plebiscito para frenar el proyecto de Constitución de la CDMX! ¡Es la hora de los ciudadanos!Por considerar que el proceso para la integración y aprobación del proyecto de Constitución de la Ciudad de México es antidemocrático y anticonstitucional, organizaciones de la sociedad civil han comenzado la recolección de firmas para abrir paso a un plebiscito que permita frenar la imposición de esta nueva normatividad. Sobre esta respuesta de la sociedad civil al ejercicio ilegítimo de dicho proceso, habla para Desde la fe José Luis Luege Tamargo, miembro del Partido Acción Nacional y Presidente de la asociación Ciudad Posible.

Al respecto, comenta que el proceso estuvo viciado de origen por dos razones; la primera, porque se le confirió al actual Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, una atribución, carente de algún fundamento constitucional, para que elaborara y presentara el proyecto; y segundo, porque la distribución de integrantes de la Asamblea Constituyente estuvo totalmente amañada desde el inicio, ya que se determinó que el 40 por ciento de sus integrantes fuera elegido bajo una fórmula de designación, lo cual dio mayorías artificiales; es decir, que se impusieron diputados al margen de la votación; “todo estuvo calculado para el que el PRI y el PRD tuvieran mayoría en todos los casos”.
 
“En cuanto al primer punto –explica Luege Tamargo–, no es el Jefe de Gobierno quien debe elaborar ni presentar el proyecto, sino la Asamblea Constituyente, misma que debe convocar a expertos, colegios, academias y constitucionalistas para su integración, pues son quienes tienen conocimiento profundo de las leyes y de las problemáticas que aquejan a la Ciudad. Respecto al segundo punto, las cámaras de Senadores y Diputados, así como el Presidente de la República, tuvieron la prerrogativa de designar a algunos de los constituyentes; de manera que, como el PRI tiene mayoría en ambas cámaras, y contó además con los seis miembros elegidos por el Ejecutivo Federal, dicho partido quedó representado por 22 diputados en la Asamblea Constituyente, pese a que en votación sólo obtuvo cinco; algo similar ocurrió con el PRD, que en votación obtuvo 19, pero bajo esa fórmula de designación llegó a 29 diputados”.

Señala que, por otra parte, para la elaboración del documento el Jefe de Gobierno designó a un grupo de 28 personas a quienes llamó “notables”, entre los cuales no había constitucionalistas, no estaban representadas las Cámaras y no había miembros ni del Colegio de México, ni del Colegio de Abogados, ni del Colegio de Ingenieros, ni de ninguna otra institución que pudiera hacer aportaciones de calidad al proyecto. “Era un grupo más bien de carácter ideológico, tendencioso, sin ninguna pluralidad”.

Comenta Luege Tamargo que a la etapa de conformación de la Asamblea Constituyente siguió la etapa de presentación de iniciativas ciudadanas por parte de asociaciones civiles y ciudadanos independientes. “En esta etapa, las Comisiones no admitieron una sola iniciativa que tocara temas fundamentales como la vida o la cuestión de los llamados ‘matrimonios igualitarios’, iniciativas que fueron presentadas por organizaciones como el Frente Nacional por la Familia (FNF), Red Familia y muchas otras católicas o cristianas. Hubo diputados que, aunque con reservas, impulsaron algunas de estas iniciativas, tanto del PES, como del PAN, del PRI y del PEVEM, pero ninguna fue discutida en el pleno, violentando totalmente el proceso de discusión democrática necesario para la elaboración de la Constitución. ¡Han dejado a la ciudadanía en un absoluto estado de indefensión!”.

Es por eso –señala el Presidente de Ciudad Posible– que convocamos a los ciudadanos a participar en este ejercicio ciudadano que organizaciones de la sociedad civil estamos pidiendo que se lleve a cabo para frenar el proyecto de Constitución. “El plebiscito es una figura establecida en la Ley de Participación Ciudadana, a la que debe convocar el propio Jefe de Gobierno antes de aprobar el proyecto de Constitución, a partir de la presentación de cierto número de firmas que respalden la medida. La Ley establece que, para la realización del plebiscitó, debe firmar el 0.4 por ciento de los electores en la lista nominal, lo cual nos da una cantidad de alrededor de 30 mil firmas. Eso es lo que se requiere”.

Explica que para la obtención de firmas se está distribuyendo, a través de internet, formatos que las personas pueden bajar e imprimir, para ser entregados a más tardar el día 30 de enero en las oficinas de Red Familia, Hipólito Taine, 205 B, Polanco, o acudir a esta dirección a firmar directamente, ya que las firmas electrónicas no son válidas para tal efecto; la firma tiene que ser autógrafa. “El formato tiene un encabezado donde se establece el motivo, y en la parte inferior contiene el aviso de privacidad; el elector debe poner su nombre completo, perfectamente legible, y la clave que aparece en el frente de la credencial para votar; debe ser de la Ciudad de México, no puede ser de la zona conurbada, y la firma tiene que ser la misma que aparece en la credencial del INE”.

Señala que se está convocando a firmar a través de muchas organizaciones, como el FNF, la Coordinadora Ciudadana, y Ciudad Posible. “Además estamos buscando a autoridades de las principales universidades católicas, como la Universidad Lasalle, la Intercontinental, la Panamericana y la Anáhuac; también estamos convocando a parroquias, a la Escuela de Pastora. No debemos permitir que se nos imponga una Constitución diseñada desde el esquema de la ideología de género, misma que se pretende llevar hasta las escuelas sin importar el tipo de educación que los padres hayan elegido para sus hijos”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7090Domingo, 29 de enero de 2017, 14:00 horas
San Juan de los Lagos, ¿en la CDMX?El Santuario de Nuestra Señora de San Juan de los Lagos en la Ciudad de México, mejor conocido como la “Sanjuanita”, se prepara para celebrar a su santa patrona en el marco de la  Fiesta de la Candelaria, el próximo 2 de febrero, y como cada año, se espera una gran afluencia de peregrinos que, por diferentes circunstancias, no pudieron viajar a la Catedral de San Juan de los Lagos en Jalisco, y llegan a esta iglesia para demostrar su amor a la Virgen María o a pagar su manda.

En entrevista para Desde la fe, el párroco, P. Sergio Ortiz Dehesa, explicó que cada año son muchas las peregrinaciones que salen desde este santuario capitalino hacia San Juan de los Lagos, y las personas que por diferentes motivos no pueden viajar hasta allá, con esa misma devoción visitan esta iglesia.

“Tiene el mismo valor realizar aquí su manda, si no pueden ir hasta allá. Siempre le explico a la gente que Dios no quiere poner cargas pesadas sobre nuestros hombros, no quiere meternos en conflictos ni tribulaciones; lo que Él quiere es que experimentemos su amor, su compasión, su ternura; eso lo tenemos en cualquier iglesia”.

Precisó que la primera peregrinación a pie sale de la parroquia hacia Jalisco el 6 de enero, para llegar el 2 de febrero; “nosotros los asistimos con cartas de presentación para los párrocos de los poblados donde van a pernoctar, a fin de que les brinden facilidades para realizar su travesía”. 

Por su parte, el P. Silvestre Herrera, vicario del templo, explicó que, a pesar de existir alrededor de 12 lugares consagrados a esta advocación mariana en la Ciudad de México, el Santuario de Nuestra Señora de San Juan de los Lagos, ubicada en la colonia 20 de Noviembre, delegación Venustiano Carranza, es la referencia directa del recinto jalisciense en la capital del país.

Comentó que los domingos son los días más concurridos ante el arribo de cientos de visitantes provenientes de diferentes estados que quieren participar en la celebración de la Misa o pagar alguna manda; no obstante, en cualquier fecha hay una gran afluencia de personas; “también vienen en grupos; cuando es así, solicitan permiso anticipado para que el párroco los pueda recibir, celebre la Santa Misa o permita que otro sacerdote lo haga”.

El P. Silvestre Herrera detalló que la iglesia tiene dos imágenes de la Santísima Virgen de San Juan de los Lagos; una se encuentra en el Presbiterio, y la otra fue traída directamente de San Juan de los Lagos; ésta se halla en el costado derecho del edificio, junto a la pila bautismal, y funge como imagen peregrina.

Para finalizar, el P. Silvestre Herrera invitó a los devotos de la Virgen de San Juan de los Lagos a disfrutar y vivir dichos festejos. Explicó que el 2 de febrero se entonarán las tradicionales mañanitas a las 7:00 horas, y a las 8:00 horas iniciará la primera de tres celebraciones, la cual será ofrecida por la comunidad; a las 12:00 horas se celebrará otra más por los bienhechores, y a las 17:00 horas iniciará la bendición de los Niños Dios. Finalmente, a las 19:00 horas se celebrará Santa Eucaristía presidida por el señor Obispo de la tercera Vicaría, Mons. Alfonso Miguel Castaño Fonseca, para finalizar con una verbena popular y un espectáculo de fuegos artificiales.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7091Domingo, 29 de enero de 2017, 14:00 horas
Echan a andar plebiscito para frenar el “antidemocrático” proyecto constitucional de la Ciudad de México
En rueda de prensa llevada a cabo este 17 de enero, integrantes del Frente Nacional por la Familia (FNF) dieron a conocer que la sociedad y las organizaciones de la sociedad civil que salieron a las calles en septiembre de 2016 en defensa de la familia, se han pronunciado por un plebiscito para detener el actual proyecto de Constitución de la Ciudad de México, por ser profundamente “antidemocrático y anticonstitucional”.

Señalaron que hay un acto no consumado por parte del Jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Manera, ya que cuando la Asamblea Constituyente le entregue el proyecto de Constitución aprobado, él tiene tiempo para promulgarlo y publicarlo, pero antes debe ordenar que se haga una consulta ciudadana.

  “Por tal razón, el Comité Ciudadano por el Plebiscito, conformado por Ciudad Posible, FNF-CDMX, Red Familia, Comisión Mexicana de Derechos Humanos, Coordinadora Ciudadana, Unión de Padres de Familia-CDMX y el Consejo Mexicano de Abogados, anunciaron el inicio de la recolección de las más de 30 mil firmas requeridas para reclamar que la ciudadanía sea escuchada, y presentaron el sitio web www.constitucionate.org, plataforma en la cual se puede descargar el formato de recolección y se ofrece información de puntos de entrega”.

Los integrantes del FNF aseguraron que en la elaboración del proyecto no se atendieron las principales demandas de la sociedad en torno a la vida, la familia, la economía, la productividad y el espíritu emprendedor, la generación de empleos, la ecología, la justicia y la seguridad. Asimismo, señalaron que en la redacción realizada por los autodenominados “notables” –a quienes nombraron incondicionales del Jefe de Gobierno y la ideología de su partido–, no se invitó a expertos constitucionalistas, ni a las academias, colegios profesionales, empresas y trabajadores, ni a organizaciones sociales.

Por tal razón, afirmaron que la conformación de la Asamblea Constituyente se llevó a cabo a través de un proceso antidemocrático, ya que de 100 constituyentes, 40 fueron impuestos a espaldas de los ciudadanos, 12 por los ejecutivos federal y de la capital, y los otros 28 designados por las Cámaras, en contra del espíritu del constituyente de 1917, en el que todos fueron electos.

  En virtud de esta situación, convocaron a la ciudadanía a una movilización política y a adoptar un compromiso social para estar al tanto del proceso y del plebiscito, que es el recurso jurídico inmediato para poner en manos de los ciudadanos el proyecto de Constitución, así como el nombramiento de los constituyentes. Advirtieron que “si esto se rechaza será evidente que al gobierno de la CDMX no le importan los sentimientos y necesidades de la ciudadanía”.

  “Que quede claro –puntualizaron–: el plebiscito que impulsamos hoy es la base ciudadana para nuevas medidas: controversias constitucionales, acciones de inconstitucionalidad, voto de castigo social, amparos y revocación de mandato. Si Miguel Ángel Mancera quiere ser realmente candidato a la Presidencia, que demuestre su vocación democrática aceptando el plebiscito al que está obligado. Si los partidos políticos quieren salir de su tumba en la Ciudad de México, solamente podrá ser escuchando al ciudadano”.

Finalmente, invitaron a toda la sociedad civil, hastiada de gobiernos que no escuchan, a que alcen la voz para exigir por la vía democrática este plebiscito. “Hacemos este llamamiento a cámaras empresariales, universidades y tecnológicos, agrupaciones sociales, líderes vecinales y a todos los que se sientan identificados con esta causa”. 
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7077Domingo, 22 de enero de 2017, 14:00 horas
El otro Francisco
Cuando en ambientes católicos alguien dice: ‘Francisco’, se piensa en san Francisco de Asís, o bien en el Papa, pero hay otro Francisco al que vale la pena conocer porque es extraordinario: san Francisco de Sales, Obispo de Ginebra, Fundador de la orden de la Visitación y, por su sabiduría y la importancia de sus escritos, Doctor de la Iglesia, y cuya fiesta celebramos cada 24 de enero. Te comparto mis razones para admirarlo y quererlo, a ver si te animo a conocerlo:

1. Era muy enojón.

‘¿Quéee?’, preguntarás, ‘¿con esa razón quieres animarme a conocerlo?, ¡si para enojones me bastan y sobran los de mi familia!’, a lo que respondo: lo admirable es que san Francisco supo dominarse, al grado de ser llamado el ‘santo de la amabilidad’ pues logró tratar a todos con dulzura y caridad. Y lo bueno fue que ¡contó cómo le hizo! No hay como recibir ayuda de quien estuvo donde estás, y conoce la salida...

2. Era alegre y tenía un gran sentido del humor.

No regañaba ni desanimaba a nadie. Sus consejos eran siempre positivos. Hay un excelente libro: ‘A las fuentes de la alegría con san Francisco de Sales’, con textos del santo, que es una delicia leer y aplicar, para crecer en alegría y en santidad.

3. Era un gran director espiritual.

Sus cartas y sermones publicados en más de once volúmenes dan testimonio de que era un agudo observador de la naturaleza humana, en especial la femenina, y daba excelentes consejos, prácticos, aterrizados, sensatos. Su libro ‘Introducción a la vida devota’ (que todavía se vende en librerías religiosas y se consigue gratuito en internet), reúne lo mejor de esos consejos, ¡no te lo puedes perder!

4. Era ejemplo de ‘Iglesia en salida’.

Antes de que el Papa Francisco propusiera que la Iglesia saliera al encuentro de la gente, ya lo hacía su santo ‘tocayo’. Cuando muy a su pesar, pues era muy humilde, fue nombrado obispo, lo enviaron a una ciudad cuya población era más del noventa por ciento protestante. Como la gente no iba a oírlo para no ser vista oyendo a un predicador católico, él ideó un plan genial: escribió en hojitas las verdades de la fe católica, con un estilo muy sencillo, y, aprovechando los recursos ‘modernos’ de su tiempo, la recién inventada imprenta, imprimía las hojitas (por eso se le nombró santo patrono de escritores, periodistas y editores católicos), y salía de madrugada a echarlas debajo de las puertas, para que la gente pudiera leerlas y reflexionarlas en casa, sin ser vista. Resultó. En poco tiempo la ciudad era ya noventa por ciento católica. Fue un formidable apologeta (defensor de la fe), y sus hojitas, publicadas en su libro ‘Controversias’, siguen siendo de mucha ayuda para la evangelización.

5. Fundó la orden de la Visitación

Captó que había muchas mujeres que querrían ser religiosas, pero eran de avanzada edad o carecían de salud o fuerza para cumplir la rígida disciplina de un convento, y no eran admitidas en ninguno. Entonces fundó una orden para acogerlas. Fue un éxito. A esa orden perteneció santa Margarita María Alacoque, quien propagó la devoción al Sagrado Corazón de Jesús, y en sus monasterios se realizan retiros dominicales de media mañana para ingresar a la Archicofradía de la Guardia de Honor del Sagrado Corazón de Jesús, cuyos miembros ofrecen una hora al día, sin alterar sus ocupaciones habituales, para amar, glorificar y reparar las ofensas al Sagrado Corazón de Jesús, una hermosa práctica que obtiene muchas gracias y bendiciones.

¡Ya se acabó el espacio y quedaron muchas razones más sin mencionar! Tendrás que descubrir las tuyas propias. Para ello te recomiendo mucho el libro ‘San Francisco de Sales’, del p. Eliécer Sálesman, que escribe tan sabroso, que te encantará leerlo. Verás que te despertará no sólo la admiración sino la devoción a este querido santo.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7078Domingo, 22 de enero de 2017, 14:00 horas
San Francisco te regala 8 consejos para la Confesión ]]>http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7079Domingo, 22 de enero de 2017, 14:00 horas¿Sabes qué devoción corresponde a cada mes?Según una piadosa tradición, la Iglesia dedica cada mes del año a una distinta devoción.

¿Sabes a qué mes corresponde cada una? Averígualo. Coloca en el paréntesis de cada mes, la letra de la devoción a la que creas que está dedicado ese mes (puede haber dos en un mismo mes). Cuando termines la lista mira las respuestas.

1. Enero (    )
2. Febrero (    )
3. Marzo (    )
4. Abril (    )
5. Mayo (    )
6. Junio (    )
7. Julio (    )
8. Agosto (    )
9. Septiembre (    )
10. Octubre (    )
11. Noviembre (    )
12. Diciembre (    )

(a) san José; (b) La Biblia; (c) La Preciosa Sangre de Cristo;  (d) La infancia de Jesús;  (e) El Sagrado Corazón de Jesús; (f) La Sagrada Familia (g) El Purísimo Corazón de María;  (h) La Resurrección; (i) Las almas del Purgatorio; (j) María; (k) El Santísimo Nombre de Jesús; (l) Los Dolores de la Virgen; (m) El Santo Rosario; (n) Las Misiones.

Respuestas:

No en todos los países tiene las mismas devociones para cada mes. Por ejemplo en algunos, enero se dedica a Jesús Niño; febrero se dedica a la Santísima Trinidad, etc. Así que si respondiste algo distinto a lo que aparece aquí pero sabes que así se celebra en otro país, da tu respuesta por buena.
1 (k) Para honrar el Nombre que está sobre todo nombre (ver Fl 2,9). En ese mes se celebra la fiesta del Santísimo Nombre de Jesús, el 3 de enero.
2 (f) Porque el día 2 de este mes se celebra cuando María y José presentaron a Jesús en el Templo. Y para honrar que Jesús quiso nacer en el seno de una familia.
3 (a) Su fiesta se celebra como Solemnidad el 19 de marzo (este año, como cae en domingo, se celebrará el lunes 20 de marzo).
4 (h) Para celebrar el gozo de la Pascua, el paso de la muerte a la vida.
5 (j) En mayo se festeja a las mamás, con cuánta más razón a nuestra Madre María. Y se acostumbra ofrecerle flores.
6 (e). Esta Solemnidad suele celebrarse en junio. Este año será el 23.
7 (c) Porque se suele celebrar esta fiesta el primer domingo del mes.
8 (g) Para conmemorar que el día 5 fue la dedicación de la Basílica de Santa María la Mayor, en Roma, y también la Solemnidad de la Asunción de María, el día 15.
9 (b) Para conmemorar que en ese mes se imprimió la primera Biblia. También (l), porque en México se acostumbra recordar los Dolores de la Virgen, con el Altar de Dolores el 15 de septiembre.
10 (m) En este mes se celebra a Nuestra Señora del Santo Rosario, el día 7, y también (n) por el Domingo Mundial de las Misiones (DOMUND), que este año será el 22.
11 (i) Porque este mes se conmemora a todos los fieles difuntos, el día 2.
12 (d) Porque en este mes se celebra el Nacimiento de Jesús.

Evaluación:

De 12 a 10 aciertos:
¡Muchas felicidades! Se nota que conoces estas devociones. Ahora compártelas. De 9 a 7 aciertos: ¡Enhorabuena! Se ve que no te son ajenas estas tradiciones. De 6 a 4 aciertos: Le atinaste a la mitad. No te conformes, sigue conociendo nuestras devociones. De 3 a 1 aciertos: Aquí entre nos, ¿atinaste
de ‘chiripada’ o sí supiste tres respuestas? 0 aciertos: No tenías ni idea, ¿verdad?, bueno, no te preocupes, ya te enteraste. Ahora sigue informándote.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7069Mon, 16 Jan 2017 00:00:00 GMT
¿Compartes los alimentos con tus hijos? Mira de lo que te estás perdiendoLa vida acelerada de las familias modernas ha provocado que en los últimos años haya decaído de forma dramática la costumbre de reunirse a la mesa entre semana para compartir los alimentos. Cada vez es más frecuente que los niños desayunen, coman o cenen frente al televisor o atendiendo su celular o tableta electrónica. Sin embargo, sentarse a la mesa con los hijos es, hoy en día, una de las mejores formas de invertir el tiempo.

Fue por ello que hace seis años nació en la Universidad de Harvard el “Proyecto Cenas en Familia”, cuya cofundadora, la terapeuta familiar Anne Fishel, no sólo afirma que los diferentes momentos del día en que se comparten los alimentos, especialmente las cenas, son los eventos de la rutina familiar que más dividendos producen, sino que se atreve a asegurar que si las familias se reunieran continuamente en el desayuno, comida o cena, su trabajo como terapeuta familiar sería innecesario, pues está demostrado que los miembros de las familias que lo hacen padecen menos estrés y se sienten mucho más unidos.

    La especialista ha encontrado muchas otras ventajas en las familias que tienen esta costumbre. Destaca, por ejemplo, que “al llegar a la adolescencia, los hijos son menos propensos a padecer desórdenes alimenticios o depresión, así como a abusar de ciertas sustancias o a ejercer de forma precoz su sexualidad”.

Por si fuera poco, la Dra. Fishel añade un par de datos por demás interesantes: “La conversación que tiene lugar alrededor de la mesa incrementa de un modo significativo el vocabulario de los niños, incluso más que leerles cuentos antes de dormir, y, además, mejora su rendimiento escolar”.

El proyecto de la Universidad de Harvard (www.thefamilydinnerproject.org) busca sacar el máximo partido de todo lo que ocurre alrededor de la mesa familiar. Por una parte, el desayuno, la comida o la cena pueden convertirse en un espacio de entretenimiento cotidiano y, a la vez, garantizan una alimentación más saludable.

    Explica la terapeuta: “está comprobado que los niños aprenden a comer más verduras y vegetales, por lo que disminuye la probabilidad de que sufran obesidad. Además, se ha demostrado que cuando estos niños comienzan a hacerse cargo de su alimentación, mantienen estos hábitos saludables”.

Reconoce que en algunos casos los adolescentes de la familia suelen mostrarse renuentes a participar de esta dinámica, por lo que sugiere crear una atmósfera alegre y cálida en la mesa, ¡y libre de tecnología!, pues “la tecnología es una de las mayores fuentes de tensión”.

La Dra. Fishel ha estudiado el fenómeno y ha observado que los padres utilizan los dispositivos tecnológicos en la mesa el doble que sus hijos, así que propone que sean los adultos los primeros en modificar su comportamiento, y que “fijen parámetros claros: ‘vamos a dejar los celulares en una caja’ o ‘sólo vamos a usarlos para compartir entre nosotros (una foto graciosa, un e-mail…), pero no para comunicarnos con alguien que no esté con nosotros en la mesa’”.

Recomienda también que los niños participen en el proceso de planear y preparar los alimentos para que los disfruten aún más. “Cualquier tarea que implique que los niños toquen los alimentos, los mezclen o los elijan, los convierte en ‘accionistas’ de este proyecto y contribuye a que quieran cenar con más gusto”.

Una de las cosas que no pueden faltar en las comidas familiares es contar historias sobre su familia, pues se ha descubierto que esta práctica genera grandes beneficios. Por ejemplo, “los niños que aprenden a contar historias son mejores lectores –explica Fishel–. Además, aquéllos que conocen el pasado de su familia son más resilientes y tienen una mayor autoestima”.

Finalmente, la Dra. Fishel señala que “la mayoría de las familias comienzan el programa porque quieren mejorar su alimentación. Pero, al final, descubren que no sólo han logrado este objetivo, sino que también se la pasan muy bien juntos, y reconocen que no se habían dado cuenta de lo mucho que les hacían falta estos ratos en familia”.

En otras palabras, descubren que con dedicar tan solo una hora al día –entre cocinar, comer y recoger la mesa– pueden sacar el mejor rendimiento para el futuro de su familia.

Oración para la comida en familia

Señor Dios, que nuestra mesa sea lugar de intercambio fraterno, de afecto humano, de consuelo recíproco y de agradecimiento por todos tus dones. Tú estás presente entre nosotros porque eres el Amor, bendito por los siglos de los siglos. Amén

Comida, diversión y conversación sobre cosas que interesan

El proyecto de la Universidad de Harvard emplea unas tarjetas con preguntas que ayudan a iniciar y continuar la conversación: invitan a los participantes a contar, por ejemplo, una historia familiar, la de alguien que haya superado una dificultad o la historia de amor de sus padres. Les compartimos las planillas para que comiencen a formar parte de este proyecto. Si desean conocer más, pueden visitar la página: Aquí actualmente sólo disponible en inglés.

Iniciando la conversación (Papás)

Cuenten algo que les haya ocurrido en el trabajo este día.

Cuenten la historia de alguien de la familia que se haya mudado de país, ciudad o casa. Puede ser su propia historia.

Cuenten alguna tradición familiar que se realice en un día festivo.

Cuenten algún evento difícil que les haya ocurrido, pero que pudo solucionarse porque alguien les ayudó.

Cuenten algo sobre los abuelos que les gustaría que sus hijos recordaran para siempre.

Cuenten cómo pudieron sobrevivir a una etapa difícil de la vida. ¿Qué fue lo que aprendieron?

Expliquen a sus hijos cómo fue que eligieron sus nombres.

Cuenten algo que hicieron cuando tenían la edad de sus hijos.

Cuenten su historia de amor o la de alguien de la familia.

Cuenten algo gracioso que les haya pasado en la vida, o bien, un chiste.

Cuenten la historia de alguna mascota que formó parte de la familia.

Cuenten aquella vez que aprendieron algo muy importante de alguien. ¿Qué fue?

(Pueden incrementar esta lista de preguntas de acuerdo con su contexto familiar)

Continuando la conversación (Hijos)

¿Qué pueden hacer ahora que no podían realizar cuando eran más pequeños?

Si tuvieran superpoderes, ¿cuáles serían y cómo los usarían para ayudar a la gente?

Cuenten algo divertido que les gustaría hacer este año.

¿Quién es su personaje favorito de un libro, película o programa de televisión?

Si pudieran ser un animal, ¿qué animal serían? ¿Por qué?

Si pudieran vivir en cualquier parte del mundo, ¿dónde vivirían? ¿Por qué?

¿Cómo fue que sus padres eligieron sus nombres?

Si pudieran tener como mejor amigo a algún personaje de un libro, película o programa de televisión, ¿quién sería y por qué?

Digan tres cosas que hacen bien, pero que les tomó mucha práctica y trabajo hacerlas.

¿Cuál es la mejor canción del mundo y por qué?

¿Cuál es su prenda de vestir favorita? ¿Por qué es tan especial?

¿Cuál es su temporada favorita? ¿Por qué les gusta?

¿Qué significa para ustedes tener valor?

¿Cuál es su tipo de clima favorito?

¿Quién es la persona mas graciosa que conocen?

(Pueden incrementar esta lista de preguntas de acuerdo con su contexto familiar)
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7068Mon, 16 Jan 2017 00:00:00 GMT
30 útiles consejos para evitar el estrés









































]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7070Mon, 16 Jan 2017 00:00:00 GMT
Decálogo para no formar delincuentes
Emilio Calatayud, juez español que tiene la colosal experiencia de haber juzgado a más de 17 mil menores, y, por tanto, se ha enterado de las circunstancias que los llevaron a delinquir, decidió enlistar los diez errores que más comúnmente cometen los padres y que propician que sus hijos se vuelvan delincuentes.

Lo tituló, sarcásticamente: ‘Decálogo para formar delincuentes’.

Propone a los padres de familia diez supuestos consejos que, de ser seguidos, garantizan que sus hijos caigan en la delincuencia. Se trata, desde luego, de un texto irónico, que no busca que alguien siga esos consejos, sino más bien los evite, pero no todos captan la ironía, lo cual se puede prestar a confusión.

Para evitar dicha confusión, presentamos aquí una lista parecida a la del juez Calatayud, pero escrita en positivo, con verdaderos consejos que los padres de familia harán bien en seguir si quieren impedir que sus hijos caigan en la delincuencia:

Decálogo para no formar delincuentes

1. Comience desde la infancia. No le dé a su hijo todo lo que le pida, para que no crezca convencido de que el mundo entero le pertenece.

2. Asegúrese de darle una buena educación espiritual. No espere que alcance la mayoría de edad para que pueda ‘decidir libremente’, porque entonces será demasiado tarde.

3. Cuando diga palabrotas, no se las festeje. No lo anime a cometer faltas de respeto.

4. Corríjalo cuando haga algo mal. Póngale límites y enséñele a enmendar el rumbo cuando se equivoque.

5. No recoja todo lo que deje tirado (juguetes, libros, zapatos, ropa), para que no se acostumbre a cargar su responsabilidad sobre los demás.

6. No permita que lea todo lo que caiga en sus manos. Restrinja el uso de internet, televisión, cine. Así como usted cuida que no coma comida chatarra, cuide que su mente no se llene de basura.

7. Nunca riña con su cónyuge en presencia de su hijo. Que no se acostumbre a la violencia, ni en casa, ni fuera de casa.

8. No le dé todo el dinero que quiera gastar. Y en cuanto sea oportuno, que aprenda que una parte del dinero que recibe, aunque sea poco, es para ahorrar, otra para ayudar en casa, otra para donar a los necesitados y el resto para gastar, siempre y cuando usted apruebe en qué lo gastará. Enséñelo desde pequeño el valor de ganar honradamente el dinero.

9. No satisfaga todos sus deseos, apetitos, comodidades y placeres. Es muy importante que aprenda a esperar, a dominarse, a lidiar con la frustración de un modo positivo.

10. No se ponga incondicionalmente de parte de su hijo en cualquier conflicto que tenga con sus profesores, vecinos, etc. Averigüe primero lo sucedido, y si su hijo hizo mal, enséñelo a disculparse, a reparar la falta y a proponerse no volverla a cometer.

Los papás que sigan estos consejos tienen mayores probabilidades de no formar hijos delincuentes, sino personas de bien.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7059Domingo, 8 de enero de 2017, 14:00 horas
7 errores de los propósitos de año nuevo
¿Te ha sucedido hacer ‘propósitos de año nuevo’ que se han quedado en eso, en propósitos que nunca cumpliste? ¿Sabes a qué se debió? A que probablemente cometiste, sin querer, uno o varios de los errores que más comúnmente cometemos al hacer nuestros propósitos, sobre todo cuando se trata de propósitos espirituales:

1. Hacer demasiados propósitos.

Si haces muchos propósitos, por buenos que sean, te abrumarás intentando cumplirlos todos y puede ser que al final no cumplas ninguno. Como dice el dicho: ‘el que mucho abarca, poco aprieta’. Pregúntate cuál es tu defecto dominante, o tu peor hábito, y proponte trabajar en eso. San Francisco de Sales pasó diecinueve años trabajando un mismo propósito: dominar su mal carácter. Perseveró y lo consiguió.

2. Hacer propósitos muy vagos.

Si te propones algo así como ‘ser mejor’, tu buen propósito se quedará en el aire, no aterrizará en nada concreto. Ponle nombre, rostro, lugar, especifica a qué te refieres en particular y con quién, cómo, cuándo o dónde te propones realizarlo.

3. Hacer propósitos inalcanzables.

Es bueno que te propongas metas altas, pero no tan altas que estén fuera de tu alcance. Sé realista. No te propongas algo imposible. Que tu buen propósito te mueva a esforzarte, no a frustrarte.

4. No procurar los medios para cumplir los propósitos.

Decía san Francisco de Sales que no basta con hacerse buenos propósitos, sino que hay que poner los medios para cumplirlos. Por ejemplo, si te has propuesto orar diario, aparta el tiempo necesario.

5. No poner los propósitos en las manos de Dios.

Pululan en las redes sociales mensajes que afirman que tú puedes lograr lo que te propongas, sea lo que sea; y ‘cursos de superación personal’, que ponen el énfasis sólo en el ‘yo’. A mucha gente le encanta pensar que lo puede todo, pero se engaña. Ya lo dijo Jesús: “Sin Mí no podéis hacer nada (Jn 15, 5c). Si quieres lograr tus buenos propósitos, encomiéndaselos al Señor.

6. Olvidar los propósitos.

No basta con escribir los propósitos y guardar la hojita en un cajón (real o virtual). Ponla donde puedas verla al despertar y antes de irte a acostar. En la mañana, pide a Dios ayuda para cumplir tu buen propósito. Y en la noche examina si lo lograste. Si fue así, dale las gracias; y pídele que te ayude a mantenerte; si no lo conseguiste, pídele que te ayude a volver a intentarlo al día siguiente.

7. No hacer propósitos.

‘No hay peor lucha que la que no se hace’. El modo más seguro para no cumplir los propósitos es ¡no hacer propósitos! Pero eso es inadmisible. Como creyentes, vivimos a contrapelo del mundo, si no luchamos por avanzar, ¡nos lleva la corriente! Tenemos que esforzarnos por nadar río arriba, lo cual implica proponernos mejorar, cambiar, renovar, fortalecer algo cada día. Decía Tomás Kempis en su maravilloso librito ‘La imitación de Cristo’, que ‘si cada año lográramos desterrar un vicio (es decir, un pecado en el que solemos caer), bien pronto seríamos santos’. Así que ¿cuál te propones desterrar este año?
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7060Domingo, 8 de enero de 2017, 14:00 horas
Las aventuras de tres Reyes Magos
Este enero, como desde hace 17 años, “Melchor”, “Gaspar” y “Baltazar” estarán en hospitales pediátricos de la Ciudad de México para llevar juguetes, dulces y un sinfín de alegrías a los niños. Fascinante e incansable ha sido la labor de estos tres Reyes Magos, quienes, en entrevista para Desde la fe, cuentan algunas de sus experiencias durante sus tantas visitas a estos hospitales.

“Baltazar” inicia contándonos una extraordinaria anécdota que les ocurrió el 6 de enero de hace 14 años. Platica que esa ocasión, avanzada la noche, él, los otros dos Reyes Magos y un par de ayudantes decidieron ir a cenar a un pequeño local en la colonia Escuadrón 201; pero se dieron cuenta de que sólo llevaban dinero para dos quesadillas, así que pensaron repartírselas entre los cinco. “La dueña del local —refiere—, al vernos entrar, nos pidió un favor: que fuéramos a ver a su nieta y le diéramos personalmente su regalo, porque no creía en los Reyes Magos. La niña platicó un poquito con nosotros, pero siguió en lo mismo: en la escuela le habían dicho que los Reyes no existían. Dijo que si en verdad éramos los Reyes Magos, adivináramos cómo se llamaba. ‘Melchor’ le dijo que eso era fácil, sólo tenía que darle la primera letra de su nombre. La niña dijo ‘K’.  Melchor respondió: eres ‘Karla’. ‘¡Sí son los Reyes Magos, abuela!’, gritó la niña. El propio ‘Melchor’ quedó sorprendido de sus poderes mágicos. Le entregamos a Karla un juguete cada uno, y la pequeña quedó aún más llena de asombro, porque eran justo los juguetes que había pedido”. Así, la abuelita quiso regalares la cena, y tanto ellos como sus ayudantes quedaron muy contentos y satisfechos con tan abundantes y deliciosas quesadillas.

    Por su parte, “Melchor” relata un caso que le conmovió profundamente. Platica de un niño enfermo de cáncer, quien, al verlos entrar en su habitación, les pidió que le regalaran un avión, ya que su mamá había muerto y él quería volar por el cielo para ir a verla. “En nuestras bolsas de juguetes no teníamos ningún avión; salí corriendo a comprar uno, lo encontré después de tanto, pero era un avión muy pequeño, en el que el niño, obviamente, no podía volar. Le pedí entonces que cerrara los ojos y platicara con su mami; así lo hizo y se sintió contento. Al siguiente día, quisimos llevarle un avión un poco más grande y bonito, aunque de cualquier manera tampoco pudiera viajar en él. Cuando llegamos, el niño ya se había ido… se había ido a ver a su mami en un viaje sin regreso a tierra”.

    En su turno, “Gaspar” narra una aventura que vivieron una noche en que se dirigían al Hospital Pediátrico de Moctezuma. Platica que esa vez “Melchor” conducía la camioneta en que llevaban los regalos, y cien metros antes de llegar comenzaron a buscar estacionamiento; entonces un grupo de maleantes se acercó al vehículo; un joven que iba en patines se sujetó de la ventanilla y dijo que les dieran los juguetes. “Yo seguí avanzando lento —interviene ahora ‘Melchor’—, con cuidado de no dañar al joven; pero de pronto dejé de verlo, al tiempo que sentí como si pasara un tope, entonces aceleré. Más adelante estaba la entrada del hospital, ahí detuve la camioneta y comenzamos a descargar los juguetes aprisa. Nos alcanzó aquel tipo y me dijo: ‘Chale, Rey Mago; mira cómo me dejaste mi patín’. No había sido un tope, sino las llantas de su patín. De repente vimos que ya venían todos los amigos del joven. Pensábamos que nos golpearían. La sorpresa fue que venían cargados con redes llenas de pelotas para que se las diéramos también a los niños, pues se dieron cuenta de que nuestro destino era el hospital, y no algún tianguis navideño”.

    “Gaspar” refiere que lo ocurrido con esos jóvenes, también le pasó con unos policías: al igual tuvieron un cambio de actitud. “Esa vez íbamos al mismo hospital. Pero la verdad es que ahora estábamos perdidos. Era la media noche. Se acercaron entonces esos patrulleros en una actitud prepotente; pero al saber que éramos los Reyes Magos y que íbamos al hospital a llevar regalos, se conmovieron y nos pidieron inmediatamente que los siguiéramos para guiarnos y abrirnos paso hasta nuestro destino”.

    “Baltazar” señala que además de la visible alegría de los niños al recibir sus regalos directamente de las manos de los Reyes Magos, han visto incontables caras de asombro de sus papás, mamás, hermanos, hermanas u otros familiares. “Incluso de los mismos doctores. Algunos médicos que antes sólo confiaban en la ciencia, han vuelto a creer en los Reyes Magos al ver levantarse a niños que ya llevaban mucho tiempo inmóviles, tristes, agobiados por la enfermedad. Hace no tanto, una jovencita de unos 14 años, me enfrentó diciéndome que yo no era el Rey Mago, que estaba maquillado con pintura negra; entonces me saqué los guantes y ella pudo ver que era verdadero mi color de piel. Se emocionó tanto que comenzó a tocar mis arracadas, mi cara y a decirme que sí era el verdadero Rey Mago. ¡Son muchas las personas que se emocionan al vernos!”.

    “Melchor” platica que es tanta la impresión de los niños al verlos, que hubo uno que una noche los anduvo siguiendo por todo el hospital; las doctoras le dieron permiso de que anduviera por ahí con su suero. “Estuvo repartiendo juguetes con nosotros, nos pedía que le diéramos un abrazo de regalo y no quería que nos fuéramos. Nosotros lo abrazábamos, lo cargábamos; pero finalmente tuvimos que despedirnos de él con mucha tristeza, porque teníamos que seguir con nuestra labor de Reyes Magos”. 

    “Otra ocasión —refiere ‘Baltazar’—, llegamos a la habitación de una niña que tenía las manos vendadas porque era muy inquieta y se quitaba el catéter. Apenas encendimos la luz, se despertó. El papá, que esa noche la acompañaba, se enojó mucho porque habíamos importunado el sueño de su hija. No lo tomamos en cuenta. Los tres nos pusimos a jugar con ella; le dimos sus regalos y, como tenía sus manitas inhabilitadas, nos pidió que se los abriéramos. Se estaba divirtiendo en grande con nosotros. De pronto nos percatamos de que el señor lloraba de alegría. Él nos dio las gracias y nos dijo que por más que había hecho para que su hija se animara, ella sólo quería estar tirada en cama”.

    “Melchor” relata que alguna vez una de las ayudantes le regaló a él unos calcetines de dedos, como guantes para los pies, de muchos colores, y se le ocurrió ponérselos esa vez. “Esa noche visitamos a una niña, quien nos reclamó diciéndonos que nosotros no éramos los Reyes Magos; su argumento era que los verdaderos Reyes Magos usaban calcetines mágicos, diferentes a los de su papá. Yo le pregunté si quería ver mis calcetines mágicos, me quité una bota y le enseñé el calcetín de colores y con dedos. Empezó a llamar a la doctora gritándole que sí éramos los Reyes Magos, pedía que le tomara una foto con nosotros para enseñársela a todos. Y sí, eran unos calcetines mágicos, tan mágicos que cambiaron totalmente el estado de ánimo de la niña”.

    A “Baltazar” le gusta recordar la historia de un niño, interno del Hospital Federico Gómez, quien tenía en su habitación muchos juguetes, todos muy bonitos y llamativos. “Se alegró mucho al vernos. Pero, ¿qué podíamos regalarle a un niño que ya tenía juguetes de lo mejor?... Resulta que entre los juguetes que traíamos en nuestras bolsas venía una guitarrita de madera que por cuerdas tenía hilos de nailon, la cual se había estropeado con el peso de otros juguetes: estaba rota y le faltaba ya una cuerda. Nos dijo que nos cambiaba todos sus juguetes por la guitarrita. Desde luego se la regalamos. Y comenzó contento a tocar y a cantar. ¡Estaba que no cabía de felicidad!

    “Una noche inflamos globos con gas helio —recuerda “Gaspar”—, les metimos lucecitas led, y se los dábamos a los niños de todos los hospitales que visitábamos. Todos los niños dejaban a un lado sus juguetes y se divertían con sus “globos mágicos”. ¡Estaban más fascinados con eso! ¡A los niños les maravillan las cosas mágicas!

    Finalmente, Melchor envía un mensaje a los lectores de Desde la fe: los invitamos a formar parte de esta bella experiencia, donando juguetes nuevos para llegar a más niños de los hospitales. Pueden llevarlos, del 24 de diciembre al 4 de enero, a la Parroquia Asunción de María, Veracruz Núm. 14, Col. Aculco. Para mayores informes comunicarse al 56 33 03 37.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7050Domingo, 1 de enero de 2017, 14:00 horas
Los 10 ‘no’ de María
‘No serían tan bellos los días claros, sin el contraste con los nublados’, decía mi mamá, qepd, y es verdad: si amanece lloviendo y sopla un viento helado, y al otro día brilla el sol, lo agradecemos más recordando el día anterior.

Así puede suceder también en relación con la Virgen María. Para valorar más ese ‘sí’ que dio al Señor, puede ayudarnos reflexionar en estos diez ‘no’:

1. NO puso condiciones. Al saberse elegida para ser Madre de Dios, no exigió nada, no puso ‘peros’ ni pretextos. Le bastó para aceptar, su deseo de cumplir Su voluntad.

2. NO se envaneció. Las jovencitas de su tiempo anhelaban ser madre del Mesías; al ser Ella la elegida, no perdió piso ni se creyó mejor, se reconoció —y no era falsa modestia— la esclava del Señor.

3. NO lo divulgó. No contó su noticia, ni para presumir ni para desahogarse, ni a José ni a nadie. Supo callar, dejar que se supiera cuando y como Dios quisiera.

4. NO se centró en sí misma. No se dedicó a descansar y a mimarse. Al enterarse de que su parienta Isabel, que era mayor, estaba embarazada, fue presurosa a ayudarla.

5. NO pidió privilegios. Al saber que debían ir a empadronarse a Belén, pudo haber pedido a Dios que enviara un angelito ‘gestor’, un ‘coyote’ celestial para ahorrarse el trámite. Cuando tuvieron que salir huyendo a Egipto por culpa de Herodes, no propuso: ‘mátenlo a él y déjenos tranquilos’. Cuando Jesús, de doce años, se les perdió, no solicitó un ‘GPS’ para localizarlo, sino se puso a buscarlo. Nunca pidió trato ‘VIP’ para evitar alguna dificultad.

6. NO se atoró en los ‘hubiera’. Cuando tuvo que dar a luz en condiciones muy distintas a las que hubiera preparado, no se frustró pensando: ‘¡en casa hubiera tenido cuna, chambritas, y a mi mamá que me hubiera ayudado!’. Se iba adaptando a lo que Dios permitía, y hacía lo mejor con lo que tenía.

7. NO se aisló. Pudo haberse encerrado con José y el Niño a disfrutar solitos su felicidad, pero desde el principio lo entregó a los demás, a los pastores, a los Magos de Oriente, y más adelante a toda la gente.

8. NO suplicó cambio de planes. María reveló a santa Teresa que cuando el anciano Simeón mencionó la espada, Ella tuvo la visión de la Pasión. ¡Vio la cruz que le esperaba a Jesús! Pudo haberse postrado a suplicar a Dios que no lo permitiera, pero lo aceptó. Tanto así que cuando en Caná Él dijo que todavía no llegaba Su hora, Ella intervino, aun sabiendo que podría provocar que esa hora se pudiera adelantar.

9. NO rechazó ser nuestra Madre. Desde la cruz, su Hijo la encomendó a Su discípulo amado, y en él a todos nosotros. ¡Qué difícil aceptar ser Madre de aquéllos por cuyos pecados Jesús murió! Pero nuevamente dijo ‘sí’. Y no de mala gana. A san Juan Diego le dijo ¡que era un honor ser nuestra Madre! ¡Qué amor tan grande!

10. NO deja de amarnos y de interceder por nosotros. María no les guardó rencor a los discípulos que abandonaron a Jesús en la cruz. Tras la Ascensión, se dedicaba a orar con y por ellos, e imaginamos cuánto la alegró verlos, llenos de Espíritu Santo, salir a predicar. Y cuando fue asunta al cielo, pudo haberse dedicado a disfrutarlo y olvidarnos, pero no ha sido así. Está pendiente de nuestras necesidades, angustias y dificultades, y se la pasa rogando a Dios por nosotros. Vive en la patria celestial, atenta a la terrenal.

En este 1° de enero, en que celebramos la Solemnidad de Santa María, Madre de Dios, pidámosle nos ayude a imitarla en su ‘sí’ y en sus ‘no’, y añadamos tres más: NO la olvidemos, NO la dejemos de amar, y NO dejemos nunca de recurrir a su amorosa intercesión maternal.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7051Domingo, 1 de enero de 2017, 14:00 horas
Martín Valverde, 35 años de apostolado y agradecimiento a Dios
Originario de San José, Costa Rica, naturalizado mexicano y con residencia actual en Guadalajara, Jalisco, Martín Valverde hoy es considerado uno de los cantantes católicos más importantes a nivel internacional. Desde la fe platicó con él para conocer cómo ha logrado llevar por décadas su mensaje de evangelización a varias ciudades del mundo a través de sus conciertos.

Martín Valverde dijo que su conversión, en términos de San Juan Pablo II, ocurrió desde su encuentro personal con Jesús durante su formación escolar salesiana. “Los Salesianos fueron determinantes para que, años más tarde, a través de la música, empezará a transmitir mi sentir a otros jóvenes, adultos y en general a todos los que escucharan mis canciones. Como cantante, mis inicios fueron en él coro parroquial; de ahí decidí a estudiar Música en la Escuela de Guitarra Clásica de San José, y posteriormente en el Conservatorio de la Universidad de Costa Rica”.

Cuenta que en 1981 recibió de su hermana el primer mensaje de evangelización, a través de sus palabras y su testimonio de vida. “No fue un proceso rápido, pero sí seguro; ella me motivó a ingresar al Movimiento de Renovación Carismática Católica. Ya 1985 me integré a una organización cristocéntrica y ecuménica, llamada Juventud Nueva, con sede en mi natal Costa Rica. A partir de entonces, centré mi atención en la composición y desarrollo de música religiosa; también en esa época entablé una relación bastante estrecha con varios movimientos juveniles internos de la Iglesia costarricense, mismos que me trajeron a México. Aquí contraje Matrimonio con mi mujer, Elizabeth Watson, y me quedé a radicar en esta nación”. 

Valverde subrayó que su principal propósito en la vida es llevar el Evangelio a quien lo necesite a través de sus canciones, las cuales le han permitido comunicarse con cualquier público, hacer partícipes a las personas de un momento agradable, y crear un vínculo entre Evangelio y evangelizados. “De esta forma podemos entender a Jesús no como una camisa de fuerza, sino como la Buena Noticia para todas las áreas de nuestra vida. Yo canto el Evangelio, canto a Jesús, quien aparece en medio de letras y notas; y como Él es la Vida, podemos sentir en una canción los mil matices que ésta tiene, descubrir a Dios, siempre y cuando no se tengan límites o prejuicios. El centro de mi mensaje es que Jesús está vivo y nos ama”.

Destacó que, entre sus canciones, la que siempre ha llevado la delantera es Nadie te ama como yo; “pero no en todos los casos es siempre la que inspira, pues como dicen los mexicanos: ‘según es el sapo, es la pedrada’. Esto depende de la historia de cada uno de los asistentes, quienes han hecho parte de su vida otras canciones; esto es único en cada caso”.

El cantautor católico señala que él siempre tiene muy presente una frase de San Juan de la Cruz: “Jesús es el autor y dador de la fe”, o más poéticamente: “Dios te da a desear lo que Él mismo quiere darte”, y hacer lo que a uno gusta, aquello para lo que fue llamado, es un honor inmenso, un privilegio que se convierte en una dulce responsabilidad. “La satisfacción de ver y comprobar que este trabajo sirve, y que además de gustarme, con él puedo dar a Dios gracias totales, se refleja en algo que para mí es muy importante: salud en mi familia y en mis amigos”.

Dijo que su propósito es vivir de una manera en que pueda alcanzar la vida eterna, y que por ahora se siente muy satisfecho de llevar más de 35 años de apostolado sin haber extraviado el camino hacia Jesús. “Estoy muy contento de que Dios siga en mi vida y en mis decisiones, más allá de mí y de mi servicio”.

Valverde afirmó que en la actualidad ve una Iglesia sanamente desafiada. “Tenemos la verdad, pero no podemos inyectársela a nadie a la fuerza, nos toca volver a la base, si no es con amor nada se puede hacer, nuestra Iglesia cambia de un país a otro, donde tiene menos privilegios se vuelve heroica y da gusto trabajar ahí; donde tiene mayores privilegios, hay que trabajar con esos héroes que no se venden al sistema; hay mucho por hacer, y una de las tareas prioritarias es recordar a los jóvenes que ellos son el motor”.

Por ultimo, Martín Valverde dijo que cree que la unidad cristiana va por buen camino, por encima de la ignorancia que existe en instituciones que adoctrinan contra los católicos. “De nuestra parte, también cometemos un error al pensar a veces que todo es secta; creo que la música puede ser un buen vínculo; el año entrante realizaré varias giras en diferentes partes; tengo además un par libros y discos compactos recién producidos, mismos que están por salir, y, si Dios quiere, serán factor de unidad”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7052Domingo, 1 de enero de 2017, 14:00 horas
Realizarán comerciantes de Tepito su XXVIII Peregrinación a San Juan de los Lagos
Eduardo Chatelain Castillo ha organizado por 28 años ininterrumpidos la Peregrinación de Comerciantes de Tepito de Ciudad de México y Amigos, cuyo destino es el Santuaro de la Santísima Virgen de San Juan de los Lagos, en Jalisco. Desde la fe platicó con él para conocer cómo y cuánto les lleva realizar esta caminata y cuál es su propósito.

Chatelain Castillo comentó que su peregrinaje para ver a la Virgencita de San Juan de los Lagos inició junto con su fe hace tres décadas, cuando pidió su intercesión para que su hija sanara de un padecimiento traumatológico en los pies que le impedía caminar. “Necesitaba tres cirugías, y la gracia no se hizo esperar: un día fuimos a consulta al Hospital Magdalena de las Salinas del IMSS; sin proponérmelo, esa vez pude platicar con el Director, quien de manera inmediata me dijo que él la operaría. ¡Sólo fue necesaria una cirugía! Cuando mi niña pudo caminar, yo caminé por primera vez como invitado en esa peregrinación, a fin de pagar la manda”.

Explica que desde entonces le quedó el gusto de ir a dar gracias a la Virgen por todos los favores recibidos. “Cada año recorremos 480 kilómetros en 23 días, 18 de los cuales caminamos de manera ininterrumpida, y durante cinco descansamos para poder recuperarnos de los largos trayectos. Partimos siempre desde la calle Fray Bartolomé de las Casas, en la Col. Morelos; esta vez la salida será el 10 de enero a las cinco de la mañana, para dirigirnos a la Parroquia de san Francisco de Asís, y de ahí a la Basílica de Guadalupe para pedir a Nuestra Señora su bendición”.

Chatelain Castillo explicó que en la peregrinación hay personas encargadas de mantener el orden durante todo el trayecto, a quienes se les denomina “celadores”. “La función del ‘celador’ consiste en ir de avanzada a los aposentos donde se pernocta; el ‘celador-guía’ dirige la ruta por donde  transitará el grupo; casi siempre es la misma, pero en algunos casos puede variar por cuestiones ajenas, como rumores de inseguridad, derrumbes o trabajos de mantenimiento, entre otros imprevistos. En estos casos, el ‘celador-guía, buscar opciones alternas para continuar la marcha”.

Refirió que en el trayecto hasta San Juan de los Lagos recorren cuatro estados, sin contar Jalisco: Estado de  México, Hidalgo, Querétaro y Guanajuato, donde se unen a los peregrinos de diversas partes del país, incluidos otros de la Ciudad de México; a partir de ahí, la caminata será de madrugada y durará cuatro días. Añadió que durante el camino se hacen 37 estaciones en los diferentes aposentos, que pueden ser desde una modesta casa hasta iglesias, para comer, bañarse, recuperarse y tomar provisiones; el recorrido va apoyado por un camión que lleva todas las maletas y pertenencias personales.

Chatelain Castillo destacó que actualmente la Peregrinación de Comerciantes de Tepito de Ciudad de México y Amigos está conformada por unas 50 personas de diferentes edades, aunque en su mayoría son adultos de entre 50 y 60 años. “Todos saben perfectamente a lo que van,  cuál es la travesía; dos de los jóvenes que participan son los encargados de llevar a la Virgen de San Juan en un nicho de madero, desde la Ciudad de México hasta su Santuario en Jalisco”.

Por último, Eduardo Chatelain dijo que al llegar al Santuario de la Santísima Virgen de San Juan de los Lagos escuchan la Santa Misa, oran y agradecen a la Virgen por todas las bendiciones recibidas durante el año, así como por haberles permitido llegar con bien a su destino.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7053Domingo, 1 de enero de 2017, 14:00 horas
Cuento: El Plan Divino.Después de que Dios había puesto en la existencia a miríadas y miríadas de ángeles, los convocó para presentarles sus planes sobre a la creación. Acudieron gozosos a la cita. Verlos juntos era todo un espectáculo; aquello parecía un gigantesco adorno navideño de luces multicolores, hermosísimas y brillantes. No hacía mucho que estos seres luminosos habían salido de las manos del Creador, por lo que al moverse desprendían gruesas gotas de luz, como si hubieran sido sumergidos en el lago de gracia sobrenatural, y al salir chorrearan luminosidad en cada movimiento. El paisaje a la vista estremecía, pero además, con aparatos especiales (el Z – A 001 y el Omega – Alfa 002) podías captar sus pensamientos e incluso sus afectos más profundos. Es obvio decir que entre ellos no se necesitaban estos aparatos, ellos se captaban todo telepáticamente y a la velocidad de la luz. 

Llegados pues a la gran plaza central, Dios Padre les explicó su plan: “Crearé otros seres espirituales”, un aplauso rompió el profundo silencio. El Padre continuó: “Tendrán una naturaleza inferior a la suya. Serán espíritus mezclados con materia”. Se oyó una interjección llena de sorpresa. Varios alzaron la mano para preguntar, y se les concedió la palabra: “Padre –dijo uno–, ¿no crees que es una empresa muy arriesgada?”. Otro dijo: “Padre, la materia entorpecerá al espíritu”; y después otros hablaron: “¿cómo mantendrán el equilibrio entre lo espiritual y lo material?; el espíritu es perfecto y la materia no. ¿Cómo podrán ser eternos? Tendrás que pensar en hacerles un hábitat, ¿cuánto te llevará eso?”; y uno más preguntó: “¿Padre, al ser espirituales serán libres como nosotros?”. El Padre respondió “sí”, y “por tanto –explicó– serán capaces de pensar y de amar”. Replicó un arcángel: “Pero, ¿cómo lo harán si estarán cargados de materia? Y si tendrán materia deberán ser corporales”. “Padre –dijo un serafín– ¿Por qué no mejor inventas más jerarquías angélicas?, mira qué hermosos nos has hecho, la creación podría ser sólo espiritual, sin complicaciones. Señor, si creas seres humanos, tendrá que haber hombres y mujeres, no se entenderán, los fuertes se aprovecharán de los débiles, la ambición de las cosas materiales los hará injustos, se pelearán entre ellos…”. Los ángeles eran muy listos y continuaron exponiendo sus puntos de vista al Padre. Las objeciones de algunos eran interminables, no se les escapaba ni el más mínimo detalle de los problemas que podrían surgir… El Padre escuchaba atento, y cuando tuvo oportunidad, continuó: “Crearé la materia, le imprimiré mis leyes; cuando esté lista la ‘casa’ crearé a cada alma y la infundiré cuando la materia esté dispuesta, así, mis nuevas creaturas serán espíritus encarnados. Los humanos tendrán la misma finalidad que ustedes: participar de mi vida divina, y ustedes, como hermanos mayores, les ayudarán a alcanzar esa meta. Ustedes les servirán”. Se escuchó un murmullo desgarrador, y el discurso fue interrumpido por voces disonantes de sorpresa, y algunas de auténtica negación. El Padre continuó: “Yo mismo, un día entraré a la creación material para llevarla a su plenitud”. Se oyó una exclamación de admiración que resonó por los espacios inter-espirituales. Tratándose de reponer, un serafín alzó la voz y preguntó: “¿y cómo vas a entrar en esa creación?”. El Padre respondió: “Mi Hijo, sin perder su naturaleza divina, asumirá la humana”; un sonoro ¡ohhhh! se dejó escuchar. “El Hijo –dijo el Padre con toda solemnidad– se encarnará en el seno de una mujer y nacerá como uno de ellos…”. El murmullo creció.

–Padre,  –dijo una potestad–, ¿y si no saben hacer buen uso de su libertad, si te dan la espalda y se vuelven hacia la materia?, ¿qué harás si pecan?”

–Les daré otra oportunidad.

–Pero eso es injusto, Padre, nosotros tendremos una sola, ¿es que amarás más a esas creaturas miserables?, ¿por qué no mejor te haces un ángel y tomas nuestra naturaleza para compartir con nosotros?, y ¿qué harás si te fallan varias veces?.

–Les daré una y otra oportunidad y muchas, todas las que sean necesarias mientras vivan en el tiempo –continuó el Padre diciendo– Dios tendrá madre, y esa humilde creatura, será su Reina –. La voz de Dios cesó.

    De todas las jerarquías angélicas hubo quien no soportó más, y estalló una gran discusión entre todos. Se daban argumentos a favor y en contra del plan presentado por el Creador; aquello parecía una tremenda batalla campal. Luzbel, un ángel de la máxima jerarquía se hizo oír de todos con voz potente: “Es una locura lo que intenta hacer Dios, ¿acaso no se da cuenta de todos los inconvenientes?; tal vez Él no es Dios. Si lo fuera, no pensaría en hacer esas locuras. Yo nunca serviré a esas creaturas, ni dejaré que esa mujer sea mi reina. Revelémonos –invitó a todos, y con voz potente y concluyó–: a ese Dios. ¡No lo serviré!”. 

    Cuando muchos estaban por seguirlo, alzó su voz un pequeño ángel en jerarquía, apenas un arcángel llamado Miguel, quien con valentía exclamó: “Dios sabe mejor que nosotros el porqué de lo que va a hacer, confiemos en Él, pues, ¿‘quién como Dios’?”. Después de una dura guerra de argumentos, la mayoría, dos terceras partes, siguieron a Miguel.

    Después de aquella memorable trifulca, Dios había echado a andar su plan. Una pequeña partícula de materia había empezado a existir dando origen con una explosión al universo, y mientras éste se iba desenvolviendo y expandiendo, después de 13 mil millones de años, cuando el universo se expandía grandioso, en un punto minúsculo llamado tierra, y en un pequeñísimo pueblecito de nombre Nazareth, un colega de Miguel, el arcángel Gabriel, fue enviado por Dios a una jovencita Virgen llamada María. Sin su consentimiento no podía seguir adelante el plan de Dios. Cuando ella aceptó, los ángeles buenos saltaron de alegría. El Verbo de Dios se hacía carne y todos en el cielo esperaron gozosos su nacimiento.

    Cuando llegó el gran día, o mejor, la esperada noche, los ángeles que habían peleado contra Lucifer y sus secuaces, aquellos que habían aceptado el plan de Dios en la fe, afinaron sus instrumentos, hechos por ellos mismos para esta ocasión.

    Y cuando un silencio cubría la faz de la tierra y la Virgen María daba a luz al salvador, los ángeles comprendieron más profundamente el plan de Dios. Dios que es amor, no podía más que amar. Había creado a los seres humanos y su universo por amor, había ofrecido un remedio al pecado de Adán y entraba ahora en su creación para redimirlo por amor. La aventura humana del Dios de amor comenzaba…

    Por eso, aunque el frío apretaba, haciendo gala de su mejor voz, los ángeles y los arcángeles, los tronos y las dominaciones, las potestades, los querubines y serafines cantaron para nosotros su mejor concierto que nos repetirán de generación en generación: “Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres que gozan de su amor”… Amén.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7042Domingo, 25 de diciembre de 2016, 14:00 horas
CUENTO: El regalo de Jesús.Venía con la ilusión de poder ‘ser como los demás’, aprender a leer, a escribir, jugar, tener amigos, y, sobre todas las cosas, ser tratado igual que un niño ‘normal’.

Se bajó del autobús nervioso y a la vez gozoso. Con una mano, apretando fuerte la mano de su mamá, con la otra, su tambachito de ropa.

Viajaron, desde un pequeño poblado del interior, sólo ellos dos. Llegaron a pasar Navidad en casa de unos parientes, para luego ingresar al internado para invidentes donde vivirían, él estudiando y su mamá trabajando.

Se llamaba Juanito. Cuando nació le dio sarampión, que es fácilmente curable, pero en donde vivía no había medicina, así que la enfermedad se complicó y quedó ciego. Estaba ya en edad de entrar a la escuela, pero no había quién pudiera darle educación especial, y por eso emigraron a la capital.
Sus parientes los recogieron y los llevaron a pasear. Caía la tarde. Las calles del centro estaban iluminadas con foquitos de colores, había flores de nochebuena decorando las banquetas, árboles de Navidad que brillaban tras los ventanales de casas y almacenes. Juanito lo sabía, por los comentarios de admiración que oía, pero no los podía ver, y se iba sintiendo, como siempre se sentía, diferente, limitado, frustrado.

Llegaron a una plaza donde había un enorme Nacimiento. Se lo fueron describiendo. Quiso acercarse a tocarlo para conocer al Niño, pero no lo dejaron. Una valla se lo impedía. Se quedó muy desanimado. Su mamá se preocupó. Siempre le pedía a Dios que lo ayudara a descubrir que su discapacidad visual no lo hacía menos, lo hacía especial. Era un niño sensible, espiritual, que sabía captar el interior de las personas, que no juzgaba por lo superficial.

Llegaron ya noche al internado, donde los recibió, cariñosa, su amiga, la religiosa encargada. Enseguida notó que venía triste Juanito, le preguntó por qué, si era Navidad, y éste respondió que porque no pudo conocer al Niño Jesús como todos los demás.

La religiosa se quedó pensativa, y de pronto tuvo una idea. Cuando llevaron al niño a acostar, le dijo: ‘Juanito: vamos a rezar. Pídele al Niño Jesús que te dé de regalo en esta Navidad, poder conocerlo como los demás.’. Así lo hicieron. El chiquito recuperó la sonrisa y se durmió enseguida, esperanzado, bajo la mirada un poco aprensiva de su mamá, que no quería verlo de nuevo desilusionado.

A la mañana siguiente, lo primero que hizo Juanito al despertar fue buscar a la religiosa para preguntar cómo sabría si recibió lo que pidió. La religiosa llevó al niño y a su mamá a la capilla del internado. Paró a Juanito frente al Sagrario y le dijo: ‘¿sabes Quién está aquí?’ El niño negó con la cabeza. Ella respondió: ‘¡Aquí está Jesús!’. Al niño se le iluminó la cara. Dijo: ‘¿de veras?’, y queriendo asegurarse preguntó a su mamá: ‘¿tú lo ves, mamá?’ Ella dijo que no. Entonces la religiosa añadió: ‘tu mamá no lo ve, ni yo tampoco. Nadie puede verlo, pero Él está aquí, reservado’, y acercó la manita de Juanito para que tocara el Sagrario. ‘Ya te lo vamos a explicar en el Catecismo, pero ahorita lo que quiero que sepas es que en el Nacimiento que visitaron ayer, lo que todos vieron y tú no viste, era un muñequito que representa a Jesús, pero Jesús no estaba allí. En cambio Él sí está aquí. Y no importa si tú no lo ves, nosotros tampoco lo vemos. Sabemos que está, por la fe. ¿Te das cuenta? ¡Jesús te concedió tu regalo de Navidad, conocerlo como lo conocemos todos los demás!’

Juanito comprendió y aplaudió de gusto. Por primera vez en su vida no se sintió distinto ni discriminado. Y todo el tiempo que pasó en aquel internado, buscó siempre ratitos para irse a estar con su amigo Jesús, al que no podía ver con los ojos de la cara, pero no importaba, porque le concedió verlo, como lo vemos todos, con los del alma.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7043Domingo, 25 de diciembre de 2016, 14:00 horas
CUENTO: Un nacimiento de tareaGoyo tenía un problema: a su hija de 12 años le habían dejado de tarea hacer un nacimiento con material reciclable. Pero justo a él, eso de las manualidades no se le daba.

     Pensó en pagar para que alguien más lo hiciera o dejar que su hija lo elaborara sola, pero la nota era muy clara: “Hacer de tarea, para el viernes 9 de diciembre, un nacimiento en compañía de tus papás, sin comprar nada, solamente con materiales reciclables”. Lo peor es que no solamente le preocupaba mucho su torpeza con las manos, sino que desde la enfermedad y muerte de Doris, su esposa, había evitado platicar con su hija, temiendo preguntas que él no sabía o no quería responder.

 –Si tan solo estuviera mi esposa –se lamentaba Goyo. Pero ella había muerto meses atrás, por lo que, cada vez que tenía que atender este tipo de actividades, entraba en conflicto. Se preguntaba: ‘¿A caso las maestras no se dan cuenta de las complicaciones en las que meten a los padres cuando dejan estas tareas?’

Además, ¿cómo podía hablarle de nacimientos a su hija cuando su madre recién había muerto?, ¿cómo vivir Navidad, si la tumba aún era un recuerdo fresco?

     Pasaban los días, y la fecha para entregar el trabajo se acercaba. Dorita, su hija, constantemente le recordaba: “Papi, tenemos que hacer la tarea, no quiero que me bajen puntos”, a lo que él respondía de forma mecánica: “Lo sé, lo sé, tengo que darme un tiempo”.

     Finalmente, un día Dorita se puso firme, y plantándose frente a Goyo con los brazos cruzados, en señal de ultimátum, le dijo: “Papá, este es el último fin de semana antes de la fecha de entrega, si no tienes tiempo ahorita, menos lo vas a tener entre semana”.

     Goyo cedió y comenzó a buscar junto con la pequeña todos los materiales que les pudieran servir para hacer el nacimiento. Hurgaron cajones que tenían meses sin abrirse y aparecieron cosas que despertaron los recuerdos.

 –¿No extrañas a mamá? –la pregunta retumbó en su cabeza.

 –Sí hija, la extraño –respondió seco, al tiempo que tomaba varias medicinas caducadas de un buró–. Mira, podemos usar estas cajitas, y los frascos podemos utilizarlos para hacer los cuerpos de los pastores.

–Y si la extrañas, ¿por qué nunca me hablas de ella?

–Será porque me quiero hacer a la idea de que aún no se ha ido. ¿Cómo vez si les hacemos las cabecitas con estas cuentas que guardaba tu mamá?

–No, papá, están muy pequeñas, pero podemos hacerlas con estas pelotitas de unicel. Son de mami; ella y yo jugábamos al tiro al blanco con ellas. No creo que se enoje si las usamos porque a ella le gusta que haga la tarea; dice que es muy importante.

–¿Y tú no extrañas a mamá? –ahora se atrevió a preguntar Goyo.

–Sí y no, papi. La extraño porque ya no está, pero no la extraño porque me habla en mis sueños y me dice que me cuida desde el cielo.

–¿Y de mí no te dice nada? –preguntó el papá con cierta curiosidad.

–Claro que sí –respondió la niña, al tiempo que sonreía –. Me pide que te cuide porque estás sufriendo mucho; ella sabe que la extrañas y no sabes qué hacer. Me ha dicho también que si no hablas de ella es porque te duele su partida. Como cuando yo no quería hablar de mi muñeca cuando el perro del vecino la rompió a mordidas. Todo eso me lo dice cuando estoy dormida.

    Goyo se quedó sin habla. Simplemente abrazó a Dorita y se sumió en un llanto silencioso durante varios minutos.

     Una vez que se calmó, continuó buscando cosas para hacer el nacimiento, recordando y riendo, hablando de Doris, pero no como si estuviera muerta, sino teniéndola presente.

–Cómo ves hija, ¿crees que este tubo del pelo de mamá pueda servir de pesebre?

–Sí papi, ¿y cómo ves si ponemos pasadores como si fueran una cerquita?

–Me parece bien, y ahí encerramos a los borreguitos que hicimos.

     Terminado el nacimiento, Dorita le puso a una tarjeta su nombre y el grupo. Goyo firmó la tarjeta en señal de que lo había hecho con su hija, y también puso el nombre de su esposa.

     Cuando la pequeña Dorita se durmió, Goyo no resistió la tentación de volver a ver su obra. Allí estaban María y José, junto al niño Jesús, con pastores y borreguitos, pero también estaba su esposa en el recuerdo de todos los materiales y en el eco de la plática a la que tanto miedo le había tenido, pero que ahora lo hacía sentir liberado.

     Vio al pequeño niño Dios elaborado con una ampolleta de las medicinas de Doris, lo que le hizo recordar que hay un nacimiento y una muerte, pero también una resurrección. La Navidad tomó para él un sentido muy diferente. Cayó de rodillas y dio gracias por el don de la vida y la esperanza tras la muerte.

     Durante el sueño platicó con Doris:

–¿Cómo ves, amor? a fin de cuentas, no soy tan torpe para hacer manualidades –dijo, y ambos sonrieron uno al otro.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7045Domingo, 25 de diciembre de 2016, 14:00 horas
CUENTO: La guardiana del sueñoGabriel, Lucía, y su pequeña Sofía, se bajaron del taxi frente a la casa de los papás de Lucía. Desde que se casaron, hace ya seis años, se pusieron de acuerdo en pasar la Navidad con sus respectivos papás, alternando año con año. A Gabriel le gustaba pasar la Navidad en la casa paterna de su esposa porque allí se vivían mejor las tradiciones que en su propio hogar ya se habían perdido. A él le agradaban esas tradiciones y estaba decidido a conservarlas en su nueva familia.

El recibimiento no fue especialmente solemne por parte de la familia de Lucía; no era necesario, ya que los seguían considerando como si vivieran allí y como si ella nunca se hubiera ido. Ellos mismos se sentían en casa. A Sofía, su pequeña de cinco años, la recibieron sus primos, e inmediatamente la integraron a sus juegos. Ella se sentía a gusto aunque entre ellos no era la reina y la trataban sin miramientos.

Siguiendo la costumbre, toda la familia, incluyendo nueras, yernos y nietos, se dirigió al templo cercano a participar en esa Misa de Gallo, que ya no era de gallo porque la celebraban muy temprano, y vivieron devotamente el misterio del amor de Dios a los hombres que lo hizo hacerse hombre como nosotros. Al terminar la Misa arrullaron la imagen familiar del Niño Dios, y los abuelos organizaron a los nietos para que a cada uno le tocara arrullar al Niño por lo menos un ratito. Sofía abría muy bien los ojos y contemplaba aquella imagen infantil depositada en sus bracitos, y trataba de cantarle el A la ro-ro-ró, siguiendo a toda la comunidad. Al terminar la ceremonia, toda la familia llevó entre luces de velitas y de bengalas la imagen del Niño a su hogar, y allí celebraron el rito familiar de acostarlo en el pesebre junto a su Madre y a san José. Los ojos de Sofía captaban cada detalle y lo guardaba en su corazón. Así se aprenden las tradiciones.

La cena culminó esa noche santa en la que hubo brindis y regalos para todos. Poco a poco los que tenían que irse fueron desfilando por la puerta, despidiéndose como si no quisieran irse.

Gabriel y Lucía despertaron a su niña, la abrigaron y la llevaron a despedirse de sus abuelos. La abuela desapareció un segundo y reapareció radiante llevando una bella imagen del Niño Jesús que depositó en las manos de su nieta. Era su regalo de Navidad, un regalo para toda la vida, un regalo como el que ella había recibido cuando era niña y que todavía conservaba y acostaba cada año en su nacimiento. Así se inician las tradiciones.

A Sofía se le saltaban los ojos contemplando a aquel Niño Jesús que ahora era suyo y al que se apresuró a arropar con su propia chamarra, así, muy cerquita de su corazón que palpitaba acelerado por la emoción. Miles de gracias y de besos fueron su regalo a la radiante abuela, y se marcharon a casita en un taxi desvelado que por fin atinó a pasar.

Al llegar Lucía tomó al Niño Jesús de los bracitos de su hija y lo acostó en una cuna improvisada con escarcha y pelo de ángel debajo del arbolito de Navidad. Ellos no habían puesto nacimiento.

Sofía no quería irse a dormir, pero su mamá se la llevó cargando, le puso la pijama, la acostó y después del beso de buenas noches la dejó bien cobijadita en su camita, y se fue a dormir.

Gabriel y Lucía se despertaron tarde aquel día de Navidad extrañados de que en esta ocasión no los hubiera despertado su niña, ansiosa por abrir sus regalos. Lucía corrió a la cama de su hija y no la encontró. Alarmados se pusieron a buscar a su niña y no buscaron mucho porque su departamento era chiquitito, la encontraron acurrucada debajo del arbolito de Navidad con el Niño Jesús en brazos. No había querido dejarlo solo, sin una mamá que lo cuidara.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7044Domingo, 25 de diciembre de 2016, 14:00 horas
CUENTO: Mexicano—¡Mexicano! —le gritó uno de los salvadoreños desde la sala, entre las risas y las pláticas de por allá.
Pero él hizo como que no oía. No tenía ganas de salir de la cocina, aunque ya no aguantara el olor del barbecue que le habían echado al pavo, del que ya nadie parecía acordarse. Encendió el televisor colocado encima del refrigerador, y luego también un cigarro, aunque sin saber fumar, sólo por imitación. En pantalla pasaban un anuncio navideño, de ropa o algo así; no tenía ganas de saber de qué era. “Mexicano”, le había llamado aquella voz alcoholizada. Había ahí, en esa reunión, otros tres mexicanos; pero él era el único de apellido “Mexicano”, por eso se dirigían a él de ese modo. De por sí, en el país casi no había conocido a nadie con ese apellido. Además de él, solamente a dos: su padre adoptivo, muerto ya, y su hijo, quien había sido bautizado como Juan Antonio Mexicano López, y de quien no sabía nada desde hacía seis meses, cuando dejó de comunicarse y mandar dólares a Tlaxcala. La última vez que llamó para allá, había pensado decirle a Lupe: “Vende canarios y olvídense de mí”, pero le faltó valor, y después sólo se hizo el que se lo había tragado la tierra. Al venirse a Estados Unidos, cuando Juanito tenía apenas dos meses, había dejado unos doscientos canarios, y así como era Lupe de luchona, algo podría hacer con esos pájaros para comer; además vivían ya en la casa su mamá y dos tíos que eran buenos para el trabajo. Pero ni siquiera le había dejado el criadero por buena gente, sino porque ya nadie compraba pájaros, ni por más amarillos que fueran.

—¿Dónde está pues el Mexicano? —dijo ahora una mujer también desde por allá, pero sin entrar a buscarlo.

Era Patsy, la portorriqueña. A ella se le había ocurrido por la mañana que podían arrullar esa noche al Niño Dios como se hacía en otros lugares, de ese modo lo dijo antes de advertir que ella no se sabía ningún canto. Además, cuando lo dijo, lo dijo como burlándose de lo mexicano, porque ya había comenzado a tomar, y cuando estaba así se le subía lo dizque americana. ¿Y cómo iba a saber ella de esos cantos, si ese era el país de las libertades? Y el Niño Dios… sí, el Niño Dios estorbaba a todo eso, a los placeres, a hablar de motores y volantes, de condados donde se divierte uno de noche. Estorbaba, pensó, como estorba todo lo que no es desechable, contimás faltando cinco minutos para la medianoche, contimás todavía cuando uno tiene 26 de edad, y ha conocido de cerquita una sociedad moderna, y ha tomado muchas cervezas, y el llanto de un niño quiere venir desde lo lejos, acompañado del canto de esos canarios que no se venden. Acompañado también de pobreza, y de tierra, y de cuartos que se hablan porque no hay puertas.

—¡Acá está! —dijo ahora otro de los salvadoreños asomándose a la cocina. Pero tal cara le debió haber visto, que hizo señas a todos los de la sala para que mejor lo dejaran en paz.

Él, Mexicano, destapó una cerveza más. Escuchó que en la sala chocaban las botellas. Y después otra media hora de pláticas inútiles, como las de los canarios, como las de esos canarios que ya no se podían vender, y que por nada dejaban de hacer escándalo. Apenas le quitaba uno la cobija a la jaula y empezaban todos a platicar al mismo tiempo, cada uno con su tema, porque los pájaros habrían estado pensando que decían cosas, y que otros las entendían. ¿Si no para qué decían tanto? Casi que también parecían borrachos. Pero a Juanito le gustaba oírlos; apenas tenía un mes de nacido, de repente dejaba de llorar, paraba oídos a los canarios y como que quería reírse, a lo mejor porque le traían paz. Para eso servían al menos, para callar el llanto de aquel niño que había sacado su color de piel, y su cabello negro y con entradas, y los ojos enchinados como los de la mamá; y al que hacía seis meses él había decidido cambiar por una vida moderna, mintiéndose a sí mismo de que la Lupe, con lo luchona que era, podía sacarlo adelante.

Y mientras eso pensaba, oyó de pronto que allá afuera, en la sala, la Patsy, que por extraña razón iba en serio con lo del arrullo al Niño Dios, comenzaba a organizarlo, aunque ya pasara bastante de la medianoche. A él ya no lo molestaban. Otro de los mexicanos dijo que se sabía un canto. Y comenzaban ya con el arrullo. El mexicano aquel, a la verdad, nomás se sabía una estrofa del canto, y de lo mismo no salían. Duerme y no llores. Era el mismo canto que se sabía bien la abuelita de Lupe, y que cantaba siempre en esa fecha.

Se presentó por fin en la sala, y a señas pidió tomar una punta de la cobija con que se hacía el arrullo, y comenzó a cantarlo; casi que lo recordaba completo. Los demás lo seguían con el estribillo. Y de pronto, mientras cantaba, las lágrimas comenzaron a rodarle por los pómulos y se le alargaron hasta el cuello; no podía quitar los ojos del Niñito Dios, que de repente, como un milagro, comenzaba a parecerse mucho a aquél, a aquél que había dejado durmiendo al arrullo de los canarios, era muy igual: sus manos regordetas como dos hermosas estrellas de cinco picos, sus mejillas chapeadas como las de “La Lupe”, y su sonrisa tan niña, una sonrisa como de paz. No dejaría de llorar ni al hacerse de su abrigo y salirse de ahí para irse a dormir. Ni al llegar tres días después al país. Ni al oír el canto de tanto pájaro. Ni al llamar a la puerta. Ni al hincarse arrepentido y sentir en la cabeza las manos de la Lupe, quien lloraba de alegría por saber que estaba vivo.]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7046Domingo, 25 de diciembre de 2016, 14:00 horas
CUENTO: Navidad criollaEvens apenas recuerda a su madre. Recostado boca arriba, sobre las cobijas que los mayores pusieron en medio del patio del albergue, contempla una despejada noche de luna llena, y medita. Intenta recordarla. Imagina su piel negra y su sonrisa brillante; piensa que debió tener brazos largos y fuertes, aunque quizá cansados de tanto llevarlo. Piensa que, si ella aún estuviera, cada mañana sentiría sus manos grandes y tibias sobre su rostro para despertarlo.

Sus recuerdos más claros, sin embargo, eran el tazón de arroz y salchichas que comió junto a los mayores el día que Mickenson y él ya no tuvieron que compartir el mismo asiento en los autobuses; y las palabras de Emmanuel cada vez que llegaban a un nuevo refugio de migrantes: “Descansamos un poco y luego saldremos”. También recordaba con mucha claridad el día que le preguntó a Emmanuel si era su padre, y él le dijo que no, mientras lo subía al tren.

Una vez, Evens escuchó a uno de los mayores decir que su madre había muerto en Brasil hacía mucho tiempo. Esa noche lloró mucho y se sentía confundido. Creía recordar cada vez que durmió sobre el brazo de su madre mientras un arrullo metálico se internaba en el espesor de la selva. Evens siempre intentó recordar su rostro o su voz, trató de veras. Pero sólo le venían imágenes de su piel, la sensación de su tibia respiración sobre su pelo y sus brazos, que debieron ser fuertes y anchos, para cargarlo todos esos días y todas esas noches de las que casi no recordaba nada. Aquella noche, Mickenson intentó consolarlo, le dijo que su madre los esperaba en San Diego.

—Mamá nos espera allá. Nos espera a los dos. Ya lo verás hermano— decía. Pero Mickenson no era su hermano.

Eso lo supo cuando Emmanuel salió temprano con Mickenson y regresó, solo, hasta el atardecer. “Mick se ha ido ya con su madre”; fue todo lo que dijo y no volvieron a hablar del tema.

Evens ahora tiene un tarjetón con su nombre escrito en él. Emmanuel le dice que pronto estarán con los demás. Evens ignora quiénes serán “los demás”; él siempre se ha sentido parte de “los demás”. Siempre ha viajado con los demás, ha comido con los demás y ha escuchado con los demás la tranquilidad de tantas noches en el camino. Ahora mismo, por ejemplo, Evens entra con los demás en un amplio salón blanco con un crucifijo empotrado en la pared. Ha estado en otros salones semejantes y por eso se siente tranquilo. Le acercan una silla y se sienta. Es amplia.

Al atardecer comienzan a llegar los otros. Sonríen mientras entregan abrigos, suéteres y pants a los demás. Una mujer le ofrece un gorro a Emmanuel y él dice “¡Gracias! ¡Gracias! ¡Gracias!” A él le regalan una chamarra, algunos dulces y un muñeco de Supermán. En el salón se escucha música y entra un buen aroma a guisado. Los demás dicen que es Navidad, y Emmanuel le explica que celebran la noche en que María dio a luz a Jesús, el Salvador.

Evens mira la oscuridad a través de la ventana e imagina que la noche abraza ese salón y a todos quienes están, por eso se siente arropado. Piensa que, si Mickenson estuviera allí con él, ambos cabrían perfectamente en la silla y le regalaría un dulce.

*El 12 de enero del 2010, un terremoto destruyó buena parte de Haití y dejó un saldo de más de 220 mil muertes. Decenas de miles de damnificados huyeron a Brasil que les tendió la mano para albergarlos provisionalmente; pero, tras un golpe de estado contra la presidenta brasileña, se acabó la hospitalidad con los refugiados y éstos comenzaron a desplazarse a Estados Unidos. Los migrantes haitianos hoy deben cruzar siete países para solicitar asilo en Norteamérica, en medio de serias dificultades de salubridad, alimentarias y de seguridad. El 22 de septiembre pasado, EU reanudó la deportación de haitianos provocando que casi 5 mil migrantes apenas vivan en una burbuja de incertidumbre hacinados a las puertas de las puertas internacionales. ONG’s estiman que, en 2017, otros 8 mil haitianos cruzarán el continente contra todo pronóstico de éxito.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7047Domingo, 25 de diciembre de 2016, 14:00 horas
Santa Claus, el impostor¿Te gusta que te engañen?, ¿te gusta engañar?, ¿te gusta que engañen o engañar a tus hijos? Si haces estas preguntas a alguien, probablemente responderá a todas con un gran ¡no! A nadie le gusta ser engañado, ni que, como se dice popularmente ‘le vean la cara’ (es decir, la cara de tonto).

Y si eres una persona de fe, no puede gustarte engañar, porque eso sería ir en contra de la voluntad de Dios, que nos pidió específicamente no mentir; sería darle por su lado al Diablo, al que Jesús llamó despectivamente el “padre de la mentira” (ver Jn 8, 44).
Y por supuesto tampoco puede gustarte que engañen o engañar tú a tus hijos, porque ahí no solamente estarías transgrediendo uno de los mandamientos de Dios, sino que estarías siendo un pésimo papá o una pésima mamá, al defraudar a pequeñitos inocentes que tienen toda su confianza puesta en ti.

Queda claro que como cristianos estamos llamados a ser personas veraces, confiables, que, como pide Jesús, digamos sí cuando es sí y no cuando es no, porque lo demás es del Maligno (ver Mt 5, 37). Entonces, tenemos que preguntarnos, ¿por qué aceptamos y difundimos una de las mentiras más grandes que hay: el mito de santa Claus?

¿Cómo fue que nos pareció aceptable que este personaje ficticio viniera a ocupar el lugar central en la Navidad? ¿Estamos dormidos, somos sonámbulos, ingenuos o qué? ¡Nos dejamos engañar como niños y ahora encima engañamos a los niños!

Considera lo siguiente: Desde los orígenes del cristianismo, los creyentes hemos celebrado en Navidad el Nacimiento del Niño Jesús, la alegría extraordinaria de que Dios mismo haya querido venir a vivir entre nosotros, para salvarnos del pecado y de la muerte. Es una verdad que nos llena de gozo, una historia cierta que aparece en la Biblia y que podemos y debemos leer a nuestros hijos para que ellos también se regocijen.

Pero entonces, en el siglo pasado, a una famosa productora de refresco de cola, se le ocurrió crear una personaje completamente ridículo: un payaso panzón de barba blanca y nariz roja, con un traje colorado coronado por un gorro de dormir; con nombre mitad de mujer (santa) y mitad de hombre (Claus), que dizque vive en el Polo Norte, y una noche al año viaja en un trineo guiado por renos voladores para repartir simultáneamente regalos a los niños ricos de todo el mundo, lo cual consigue entrando subrepticiamente por las chimeneas sin atorarse ni llenarse de hollín ni que nadie lo vea. Es un cuento tan descabellado y absurdo que era como para que la gente al oírlo se burlara y lo olvidara. Pero no fue así. ¡Ah!, ¡la poderosa mercadotecnia logró lo inaudito! A la gente le encantó este mito, y decidió hacerle el juego a la refresquera, y en lugar de contarles a sus niños la maravillosa historia de la primera Navidad, mentirles en su cara inventándoles que justo en esa noche llegaría un personaje que les daría con sus regalos, mayor felicidad. ¡Los niños cayeron ingenuamente en la mentira que les dijeron sus papás, en los que confíaban ciegamente! Y por supuesto que muy pronto, la ilusión de esperar al gordo de los regalos, sustituyó por completo la ilusión de celebrar al Niño Dios. ¡El mundo al revés! Jesús les pareció sólo un muñequito del Nacimiento, y en cambio se convencieron de que santa Claus era real, pues además ¡sus papás los llevaron a conocerlo y a sentarse en sus rodillas en un centro comercial! Y cuando por fin un día se desengañaron y comprobaron la verdad, ¡no protestaron, sino se propusieron a su vez engañar! Y así esta aberración ha ido comunicándose de generación en generación.

Hoy en día se ha llegado al colmo de ver hogares católicos en los que sobreabundan las decoraciones de santa Claus, y ¡¡nadie puso siquiera un Nacimiento!!

¡Triunfó el autor de la mentira! ¡Funcionó su genial estrategia! ¡Logró que un personaje inexistente se adueñara de los corazones, les pareciera ‘simpático’ y ‘buena gente’, y desplazara por completo de la escena al Niño Dios! ¡Consiguió que la Navidad se volviera una fiesta consumista, donde lo que importa es comprar, regalar, apantallar, cenar, beber y esperar los obsequios de ‘papá Noel’! ¡Obtuvo que la gente diga: ‘¡felices fiestas!’, y hable de ‘mágica Navidad’ en clara referencia a la llegada de sta Claus, en lugar de desearse ‘Feliz Navidad’ porque nace el Niño Dios! ¡Qué listo fue! ¡Con razón se carcajea! Y sus JO JO JO resuenan cada veinticinco de diciembre, mientras el Niño del cumpleaños y Su Sagrada familia, en vano esperan, relegados, que los niños y sus papás abran los ojos, no los regalos.]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7034Domingo, 19 de diciembre de 2016, 14:00 horas
El temor de san JoséDebo confesar que cuando se proclama en Misa el texto del Evangelio según san Mateo de este Cuarto Domingo de Adviento (ver Mt 1, 18-24), me entristece que se le interprete con criterios demasiado mundanos.

Me refiero al pasaje que narra que María estaba desposada con José, que antes de que vivieran juntos, quedó embarazada por obra del Espíritu Santo, y que para “no ponerla en evidencia”, él decidió “repudiarla en secreto”. Reflexionemos en esto:

Eso de ‘ponerla en evidencia’ suena a 'echarla de cabeza', como si José no hubiera querido que se supiera algo negativo, que María le había sido infiel. Pero no es así. La pureza que sin duda irradiaba María, hacía imposible que se pensara mal de Ella. Si de alguien bueno que conocemos, nos atrevemos a decir: ‘meto mi mano al fuego por él’, ¡cuánto más podría haberlo dicho José refiriéndose a María! Aquí el sentido es otro. Dice san Basilio que lo de “poner en evidencia” se refiere simplemente a ‘hacer público’. Cabe interpretar que José se dio cuenta de que había algo misterioso (en el sentido bíblico de 'misterio') en el embarazo de María. Como judío practicante conocía las Escrituras, la profecía que anunciaba: “una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel” (Is 7, 14); (Emmanuel significa ‘Dios con nosotros). José sabía que estaba listo el tiempo para la venida del Mesías; captó que sucedió una intervención divina, y reflexionó, por una parte, que no le corresponde a él darla a conocer, y, por otra parte, que él no era digno de participar de algo tan grande. Un bello texto de San Efrén, diácono sirio del siglo IV afirma que José decidió renunciar a María, movido por el mismo sentimiento con que Pedro le dijo al Señor: 'Apártate de mí, que soy un pecador' (Lc 5,8). José se sintió indigno de participar de lo que Dios estaba obrando en María, pero si anunciaba que la dejaba porque estaba embarazada la exponía a que la acusaran de haberle sido infiel y le impusieran el terrible castigo que mandaba la ley (ver Dt 22, 20). Así pues, decidió partir en secreto, aún a costa de perder su reputación, pues todos pensarían mal de él.

En la traducción literal de la Biblia de Jerusalén, dice que entonces: “un Ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: ‘José, hijo de David, no temas tomar contigo a María tu mujer porque lo engendrado en ella es del Espíritu Santo’...”.

Algunos interpretan esta frase como si el Ángel le estuviera explicando a José que María estaba embarazada por obra del Espíritu Santo, como aclarándole que no le había sido infiel. Pero más bien le estaba pidiendo que no temiera tomarla por esposa porque lo engendrado en Ella fuera del Espíritu Santo, es decir, que no temiera participar de esta acción extraordinaria de Dios, que no se quedara al margen, que Dios quería que formara parte de esto; tan es así que lo llamó: ‘hijo de David’, recordándole que formaba parte de la descendencia de la que Dios prometió saldría el Salvador.

Cabe recalcar que el Ángel le pidió: ‘no temas’, pues es natural el temor ante un acto sobrenatural de Dios. Si José hubiera estado pensando que María le había sido infiel, hubiera sentido ira, celos, decepción, resistencia, pero no 'temor'.

Queda claro que no es ésta la vulgar anécdota de un novio que tiene fundadas bases para sospechar que su prometida quién sabe con quién se fue a revolcar. ¡Nada de eso! Es el recuento precioso del extraordinario acto de fe de José, el hombre escogido por Dios para ser padre adoptivo de Su Hijo.

Narra el texto que al despertar José hizo lo que le mandó el Ángel del Señor, y recibió a su esposa. Sencillas palabras para describir algo grandioso: que José, aun sintiéndose inmerecidamente elegido, se dejó comprometer en el plan de salvación divino.

Al igual que su esposa, la esclava del Señor, él también sintió que Dios puso los ojos en su humildad, y se atrevió a decir sí, y dejó que el Amor desterrara el temor.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7035Domingo, 19 de diciembre de 2016, 14:00 horas
Santa Claus, el impostor¿Te gusta que te engañen?, ¿te gusta engañar?, ¿te gusta que engañen o engañar a tus hijos? Si haces estas preguntas a alguien, probablemente responderá a todas con un gran ¡no! A nadie le gusta ser engañado, ni que, como se dice popularmente ‘le vean la cara’ (es decir, la cara de tonto).

Y si eres una persona de fe, no puede gustarte engañar, porque eso sería ir en contra de la voluntad de Dios, que nos pidió específicamente no mentir; sería darle por su lado al Diablo, al que Jesús llamó despectivamente el “padre de la mentira” (ver Jn 8, 44).

Y por supuesto tampoco puede gustarte que engañen o engañar tú a tus hijos, porque ahí no solamente estarías transgrediendo uno de los mandamientos de Dios, sino que estarías siendo un pésimo papá o una pésima mamá, al defraudar a pequeñitos inocentes que tienen toda su confianza puesta en ti.

Queda claro que como cristianos estamos llamados a ser personas veraces, confiables, que, como pide Jesús, digamos sí cuando es sí y no cuando es no, porque lo demás es del Maligno (ver Mt 5, 37). Entonces, tenemos que preguntarnos, ¿por qué aceptamos y difundimos una de las mentiras más grandes que hay: el mito de santa Claus?

¿Cómo fue que nos pareció aceptable que este personaje ficticio viniera a ocupar el lugar central en la Navidad? ¿Estamos dormidos, somos sonámbulos, ingenuos o qué? ¡Nos dejamos engañar como niños y ahora encima engañamos a los niños!

Considera lo siguiente: Desde los orígenes del cristianismo, los creyentes hemos celebrado en Navidad el Nacimiento del Niño Jesús, la alegría extraordinaria de que Dios mismo haya querido venir a vivir entre nosotros, para salvarnos del pecado y de la muerte. Es una verdad que nos llena de gozo, una historia cierta que aparece en la Biblia y que podemos y debemos leer a nuestros hijos para que ellos también se regocijen.

Pero entonces, en el siglo pasado, a una famosa productora de refresco de cola, se le ocurrió crear una personaje completamente ridículo: un payaso panzón de barba blanca y nariz roja, con un traje colorado coronado por un gorro de dormir; con nombre mitad de mujer (santa) y mitad de hombre (Claus), que dizque vive en el Polo Norte, y una noche al año viaja en un trineo guiado por renos voladores para repartir simultáneamente regalos a los niños ricos de todo el mundo, lo cual consigue entrando subrepticiamente por las chimeneas sin atorarse ni llenarse de hollín ni que nadie lo vea. Es un cuento tan descabellado y absurdo que era como para que la gente al oírlo se burlara y lo olvidara. Pero no fue así. ¡Ah!, ¡la poderosa mercadotecnia logró lo inaudito! A la gente le encantó este mito, y decidió hacerle el juego a la refresquera, y en lugar de contarles a sus niños la maravillosa historia de la primera Navidad, mentirles en su cara inventándoles que justo en esa noche llegaría un personaje que les daría con sus regalos, mayor felicidad. ¡Los niños cayeron ingenuamente en la mentira que les dijeron sus papás, en los que confíaban ciegamente! Y por supuesto que muy pronto, la ilusión de esperar al gordo de los regalos, sustituyó por completo la ilusión de celebrar al Niño Dios. ¡El mundo al revés! Jesús les pareció sólo un muñequito del Nacimiento, y en cambio se convencieron de que santa Claus era real, pues además ¡sus papás los llevaron a conocerlo y a sentarse en sus rodillas en un centro comercial! Y cuando por fin un día se desengañaron y comprobaron la verdad, ¡no protestaron, sino se propusieron a su vez engañar! Y así esta aberración ha ido comunicándose de generación en generación.

Hoy en día se ha llegado al colmo de ver hogares católicos en los que sobreabundan las decoraciones de santa Claus, y ¡¡nadie puso siquiera un Nacimiento!

¡Triunfó el autor de la mentira! ¡Funcionó su genial estrategia! ¡Logró que un personaje inexistente se adueñara de los corazones, les pareciera ‘simpático’ y ‘buena gente’, y desplazara por completo de la escena al Niño Dios! ¡Consiguió que la Navidad se volviera una fiesta consumista, donde lo que importa es comprar, regalar, apantallar, cenar, beber y esperar los obsequios de ‘papá Noel’! ¡Obtuvo que la gente diga: ‘¡felices fiestas!’, y hable de ‘mágica Navidad’ en clara referencia a la llegada de sta Claus, en lugar de desearse ‘Feliz Navidad’ porque nace el Niño Dios! ¡Qué listo fue! ¡Con razón se carcajea! Y sus JO JO JO resuenan cada veinticinco de diciembre, mientras el Niño del cumpleaños y Su Sagrada familia, en vano esperan, relegados, que los niños y sus papás abran los ojos, no los regalos.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7036Domingo, 19 de diciembre de 2016, 14:00 horas
Venció el cáncer poniendo toda su confianza en Dios“Me dijeron que tenía cáncer de hueso en la pelvis y que debían quitármela si quería seguir con vida y luchar mucho para seguir adelante. Eso fue lo que me llevó a descubrir que el cáncer no significa muerte, sino crecimiento en la fe, confianza en Dios, espíritu de lucha, y aquí estoy para demostrarlo”, señaló en entrevista a Desde la fe Enrique (Kike) Guajardo, humanista y conferencista regiomontano, joven de 29 años de edad que ha luchado dos veces contra esta enfermedad que lo ha dejado sin pelvis, pero no sin la posibilidad de cumplir sus sueños: hoy es un deportista extremo que ha recorrido en muletas gran parte de América Latina y España.

“Soy un joven que ha pasado por muchas adversidades –comenta–, me considero un guerrero que no se rinde fácilmente. La primera vez me detectaron un cáncer de hueso, conocido como osteosarcoma. Le pedí entonces a Dios que me permitiera vivir. Una vez que me quitaron la pelvis me deprimí, y esta situación me llevó a un año de peleas familiares y alcoholismo, pues me resultaba difícil entender todo lo que había sucedido. Pero Dios hizo que me diera cuenta que tenía que cambiar.

Explica que cuando creía haber superado la depresión, vino una recaída, pues el cáncer lo atacó por segunda vez; pero en esta ocasión pensó en la impotencia y el dolor inmenso que debían estar sintiendo sus padres, a quienes les pidió luchar al lado de él mientras Dios le concediera vida; platicaron en familia, comenzó de nuevo con el tratamiento anterior, e hicieron frente a la enfermedad por segunda ocasión. “Siempre he tratado de ver las cosas con humor, ver el lado chistoso de las cosas; recuerdo que en ese tiempo el equipo de los Tigres iba muy mal, y cuando la gente me preguntaba por qué no tenía pelo y estaba pálido, yo les decía que había apostado a los Tigres, empezando por el pelo y terminando con las cejas y pestañas”.

    Kike Guajardo señala que cuando comenzó a compartir su experiencia, empezó a percatarse de que muchos problemas que él tenía, también los tenían muchas personas, y sobre todo, que al expresarlos iban dejando de causar daño, que al ponerlos en palabras iban cobrando otro significado, como el miedo a las alturas, al público, al dolor: “me aventé entonces de un paracaídas, participé en un programa de concursos, y en cuanto al dolor, quiero decir que es bueno, pues me dio la señal de mi enfermedad”.

Refirió que los doctores le habían dicho que no iba a poder hacer nada, pero la terquedad es otra de las palabras a las que le ha dado otro sentido, porque ese empecinamiento le ha ayudado a hacer cosas, y lo ha convertido ahora en un competidor de crossfit. “Cuando era niño, quería ser un superhéroe y salvar vidas, y creo que se ha hecho realidad, pero de otra forma: hoy motivo a la gente para que disfrute la vida; estoy muy agradecido con Dios de que me haya tocado esta experiencia de tener cáncer de hueso muy joven, porque eso hizo que hoy disfrute mi vida al máximo; juego futbol en un equipo que inició con cinco personas, es mi pasión. Me costó entender que iba a estar sujeto a unas muletas, pero hace seis años comencé una fundación: Kikes the Miullet; muchos amigos me apoyaron, muchos profesionales del fútbol y de otros deportes”.

Por último, Kike Guajardo compartió que tiene dos metas principales: “poder compartir mis experiencias a nivel mundial y ser padre de familia; porque cuando luchas por algo, primero debes saber para qué luchas, y entonces vas a saber también cómo luchar; mi problema se llamó cáncer, pero yo no hablo de él, sino de cómo he logrado sobreponerme a él; en cuanto a las muletas, a mí no me molestan; al contrario, me favorecen, porque me recuerdan que debo luchar día a día para sortear nuevos retos; vivo feliz con lo que tengo, y sobre todo con la compañía de Dios, a quien le pedía todo para disfrutar de la vida, y me concedió vida para disfrutar de todo.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7037Domingo, 19 de diciembre de 2016, 14:00 horas
Obra humanista de Don Vasco de Quiroga, fundamental para su canonizaciónEl P. Fidel González Fernández es Misionero Comboniano, Doctor en Teología, Historia y Humanidades, y miembro del equipo postulador de la causa de Don Vasco de Quiroga. En entrevista para Desde la fe explicó que “el proceso de canonización de Tata Vasco, como se le conoce en las provincias michoacanas, “es largo porque hay que documentarlo fielmente por los casi cinco siglos que han trascurrido, ya que no se trata de una persona que haya muerto ayer”.

El sacerdote destacó la obra humanista y con sentido social que Don Vasco de Quiroga realizó en la Nueva España del siglo XVI. “Cuando Hernán Cortés escuchó de sus consejeros todas las arbitrariedades que cometían los jueces y el oidor,  decidió regresarlos a España para que fueran enjuiciados y condenados, al mismo tiempo que pidió su reemplazo; así fue como Carlos V mandó a tres nuevos elementos, quienes venían con el nombramiento de cogobernantes y representes de la corona; Don Vasco de Quiroga era uno de ellos, todos excelentes personas y experimentados juristas en el campo de la aplicación de las leyes y de Gobierno”.

El P. Fidel hizo énfasis en la laicidad de Don Vasco de Quiroga al llegar a tierras mexicanas: “no era ni clérigo, ni sacerdote; tenía sesenta años de edad y mucha experiencia; motivo por el cual fue enviado a nuestro país e inmediatamente comenzó a poner en orden lo que habían dejado los anteriores gobernantes”.

El P. Fidel González destacó también el buen gobierno civil y pacificador que logró Don Vasco de Quiroga, motivo por el cual pidió a España que le fueran enviados tres frailes misioneros como evangelizadores, para que pudieran realizar la labor de interlocución entre una nueva sociedad naciente y la Iglesia, pues había prioridad de implantar un programa de evangelización con personas que lo llevaran a cabo.

De esta manera –refirió el Padre– se creó la Diócesis de Michoacán, la cual era  necesaria para organizar una Iglesia Católica como debía ser, como él la conocía, con un Obispo, “para ello, el Virrey Zumárraga propuso al Papa Paulo III en Roma, a los candidatos a obispos para las regiones de su presbiterio español; consideró al oidor Quiroga por ser la personas indicada para esa región de México. En la actualidad sería un proceso diferente, pero en aquella época eran realidades que se repetían en la Iglesia”.

Añadió que fueron de gran importancia las obras que Don Vasco de Quiroga realizó, una de ellas fue la organización de la comunidad bajo la forma del sistema ‘policía’, es decir, “vivir en policía”, con lo que reunió a las poblaciones dispersas por la dureza del trato de los primeros conquistadores; de esa forma pudo educarlos, fomentar los oficios y las artes, e introdujo materias primas provenientes de Filipinas por el puerto de Acapulco, mismas que hasta ahora siguen en uso en el artesanado. Esto en el sentido estricto del concepto original de la palabra policía: ‘orden, desarrollo y armonía civil, para procurar un bienestar común’, para que pudieran sobrevivir y autogobernarse, como era la mentalidad de la primera legislación española de indias.

Agregó que otra gran obra de él fueron los tratados en Derechos Fundamentales para la defensa de los indígenas, para los que se inspiró en obras de la escuela de Salamanca, la madre del Derecho Internacional, que nacía en esa época y que era retomada por los grandes padres en esta materia: los dominicos.

El P. González dijo que Don Vasco también trajo a los jesuitas, con los que creó el colegio o primer Seminario de San Nicolás en Pátzcuaro, de gran importancia en la creación de un clero tarasco, nativo y criollo.

El postulador de la causa puntualizó que por todo lo que él desarrolló, la historia le da varios reconocimientos a su persona: Obispo, Sacerdote, evangelizador, letrado, jurista, defensor y humanista, todos de primera categoría, títulos que le han dado fama desde siempre.

Por último el P. Fidel González dijo que los problemas que actualmente enfrenta este tipo de causas, es que se juzga la historia del pasado con criterios del presente: “eso es un error en la historiografía, era otro momento, en los que la fe, la moral y la vida pública estaban sumamente compenetradas y unidas; por eso, Don Vasco de Quiroga ‘Tata Vasco’, fue un hombre con una formación teológica, espiritual, humanista, filosófica y jurídica; en pocas palabras, íntegra; lo mismo sucedió con muchos personajes de esa época, y por esas características muchos eran los elegidos para ser obispos. Hoy, su causa está en proceso; técnicamente se apoya en su vida y obra para demostrar que ha sido una regla de vida cristiana, que sin proponérselo, llevó una vida de heroicidad en el ejercicio de las virtudes, y que es un ejemplo cristiano a seguir sobre todo para los Obispos”.

“Don Vasco murió en la brecha, como decimos coloquialmente, cuando realizaba una visita pastoral en Uruapan, de donde lo trasladaron a Pátzcuaro, para sepultarlo en una iglesia jesuita, pero años más tarde sus restos fueron reubicados en la Catedral, obra que, por cierto, él comenzó a edificar”, concluyó.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7038Domingo, 19 de diciembre de 2016, 14:00 horas
Virgen de Guadalupe, intercede por tus hijos migrantes
A ti, Santa Madre de Dios, te invocamos como consuelo de los afligidos, y en este día de tu fiesta bendita, te hemos traído, como si fuera una ofrenda, la aflicción de millones de tus hijos que emigraron a los Estados Unidos de América en busca de pan para su familia, de educación para enfrentar el futuro, de hospitalidad de aquellos que también algún día fueron forasteros, y que supieron formar una gran nación diversa en sus culturas.
 
Tus hijos que emigraron, Madre Piadosa, se llevaron el recuerdo de sus familias y pueblos, pero también te llevaron a ti. Por eso, hoy no hay templo católico en los Estados Unidos que no dé posada a tu bendita Imagen, porque eres patrona y emperatriz de México, y de todo el continente. Tu Manto amoroso cruza océanos y cobija también a las Islas Filipinas, pero en realidad eres Madre de todos los cristianos, porque para tu amor no hay razas, no hay fronteras, no hay ricos o pobres, ni santos ni pecadores; tú abrazas a todos, tú nos consuelas a todos, amas como verdadera Madre, sin distinciones, pues sólo buscas la felicidad de tus hijos, y esa felicidad no está en este valle de lágrimas, sino en el cielo, en la salvación que nos da tu Hijo, en la verdad, la belleza y la libertad que sólo Dios nos puede dar.
 
¡Oh, Virgen Clementísima!, repite a tus hijos afligidos y amenazados aquellas palabras llenas de ternura y consuelo que le revelaste al humilde san Juan Diego: “¿No estoy yo aquí que soy tu madre? ¿Por ventura no estás en mi regazo? ¿Que más has de necesitar?” Fortalece a los padres que se angustian ante la posibilidad de perder sus trabajos; consuela a las madres que temen ver separada a su familia; da esperanzas a los jóvenes que no quieren abandonar sus estudios; anima a las familias que dependen económicamente del dinero que les envían sus seres queridos; da valor a los obispos norteamericanos para que defiendan a las ovejas que Dios les ha enviado; y a los obispos mexicanos concédenos el valor y la gracia para acompañarlos en la adversidad. ¡Oh, Madre Misericordiosa!, mueve el corazón de los norteamericanos para que den cabida a quienes, con su duro trabajo, han dado prosperidad a su país, y toca el corazón endurecido del nuevo Presidente Electo quien siendo cristiano –como él lo ha declarado–, no puede ver a los pobres y a los inmigrantes como enemigos, sino como hermanos con quienes debe ser tolerante, generoso y justo.
 
Pero nuestra súplica, ¡oh, Madre!, también va llena de aflicción por nuestro México, tu amado México, que está enfermo de violencia y herido de injusticias. Conmueve el corazón de los violentos y pecadores; protege a las familias; conserva nuestra fe católica; da a nuestros gobernantes vocación de servicio; sacia nuestra hambre y sed de justicia, pues estamos bajo tu amparo. Santa Madre de Dios, no desprecies las súplicas que te hacemos en nuestras necesidades, antes bien, líbranos de todo peligro, ¡oh, Virgen Gloriosa y Bendita! Has que veamos con claridad que la solución a los posibles problemas está en nuestras manos, en nuestra unidad y en nuestra imaginación para lograr caminos nuevos. No podemos pedirte más, pues nos has dado una tierra tan generosa y hermosa en la que sólo falta nuestro trabajo.
 
Dulce Niña del Tepeyac, madrecita de los mexicanos, acudimos a ti con rosas; bríndanos, Santa María de Guadalupe, tu bendita protección, tu dulce consuelo y esa paz tan deseada. Amén.
 
 
12 de diciembre de 2016
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7026Domingo, 11 de diciembre de 2016, 14:00 horas
¿Qué tiene de malo sta Claus?
De todos tamaños y materiales, en fachadas, negocios, oficinas y hogares, encuentra uno sta Clauses ¡hasta en la sopa! Y esta invasión suele ser vista con beneplácito por no pocos católicos, que cuando son cuestionados por su afición a este personaje, preguntan; ‘pero ¿qué tiene de malo sta Claus?’ ¿Realmente lo quieren saber? He aquí diez respuestas contundentes:

1. Ha desplazado al Niño Dios
Si preguntas a los niños: ‘¿qué se celebra en Navidad?’, demasiados responden entusiasmados: ‘¡que viene sta Claus!’ Les emociona imaginarlo volando por los aires en un trineo tirado por renos, y no lo que debía emocionarles: ¡que Dios haya nacido entre nosotros! Se habla de la ‘magia de la Navidad’, en lugar del Milagro de Navidad.

2. Se promueve en los niños el deseo de recibir regalos, no de darlos.
Como Jesús nació pobre y humilde en un pesebre, habría que animar a los niños a celebrarle Su cumpleaños, socorriéndolo en los necesitados, pero sólo piensan en lo que les traerá sta Claus, en lo que van a recibir, no a compartir.

3. Se propicia el consumismo
En lugar de que la Navidad sea una celebración espiritual, los papás deben gastar (a veces hasta endeudarse), para comprar los supuestos regalos de sta Claus.

4. Es sólo para quienes tienen dinero
Sta Claus sólo ‘visita’ hijos de papás con dinero. Millones de niños amanecen en Navidad tristes, frustrados, sintiéndose no amados porque no les dio regalo. En cambio el Nacimiento de Jesús trae alegría para “todo el mundo” (Lc 2,10).

5. Dura sólo un día
El gusto que da sta Claus dura un día. La felicidad que ofrece Jesús no tiene final. Sta Claus desaparece durante el año, Jesús permanece. Qué locura enseñar a los niños a preferir algo efímero e inexistente, desdeñando lo real y permanente.

6. Se propicia que los niños sean puestos en riesgo
Hay escalofriantes estadísticas de delincuentes que se disfrazan de sta Claus: desde pederastas contratados en comercios, felices de que les sienten en sus piernas a los niños, hasta ladrones y secuestradores a los que pequeños les abren la puerta o aceptan acompañarlos porque sus papás les enseñaron a confiar en quien representan.

7. Se miente.
Para hacerle creer que sta Claus existe, los papás y quienes rodean a un niño, le dicen muchas mentiras. Pero a éste le han enseñado que según la Biblia y el Catecismo de la Iglesia Católica, mentir es pecado. Un día confrontará su incoherencia, ¿qué le responderán?, ¿que el fin justifica los medios? No para un creyente cristiano.

8. Se propicia una falsa ilusión
Muchos papás no dicen la verdad a su niño para que ‘no pierda la ilusión’, pero cuando descubra la verdad, perderá más que la ilusión, la confianza en quienes le hicieron creer en un personaje imaginario. Es abuso infantil aprovechar su ingenuidad para engañarlo.

9. Se pone en riesgo la fe de los niños.
Al descubrir que han sido engañados y sta Claus no existe, muchos niños concluyen que seguramente también fueron engañados respecto a Dios, y dejan de creer en Él.

10. Se promueve hacer lo que todos hacen.
Hay papás que permiten que su niño crea en sta Claus, por seguir la corriente, porque ‘todos lo hacen’. Esa nunca es buena razón. Cuando su hijo crezca y quiera drogarse o emborracharse porque ‘todos lo hacen’, ¿con qué autoridad moral podrán prohibirlo?

Hasta aquí las diez razones. Sólo queda añadir que quien defiende a sta Claus, dice que es san Nicolás, pero si eso fuera cierto, ¿por qué celebrarlo el 25 y no en su fiesta, el 6 de diciembre? La verdad es que fue ideado para distraer la atención de lo que en Navidad es esencial, y fijarla en lo material. Por eso, ¡es hora de decidirnos a desterrar de nuestros ambientes a este viejo barrigón, y volver la mirada al Niño Jesús, el único que verdaderamente merece nuestro amor y celebración!
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7028Domingo, 11 de diciembre de 2016, 14:00 horas
Disfrazado de superhéroe, médico atiende a niños con leucemiaPediatra, oncólogo y responsable de la Clínica de Leucemia “Dr. Juan I. Menchaca”, Sergio Gallegos Castorena es un hombre de gran fe, quien se fortalece e inspira diariamente en Dios; al llegar a este hospital de Guadalajara, viste ropa de civil y bata blanca como cualquier otro médico, pero sólo para cumplir con sus labores administrativas, ya que enseguida se disfraza de superhéroe. “Mientras me disfrazo –comenta a Desde la fe– medito en que tengo que hacer mi trabajo con todo el amor y pasión que pueda ser capaz, encarnar los valores y la energía de mi personaje. Este mes me disfracé de Capitán América, así que tuve que aprender una de sus frases: ‘No pidas retos a la altura de tus fuerzas, pide fuerzas a la altura de tus retos’; y eso pedí a Dios a la hora de caracterizarme”.

El doctor Sergio Gallegos explicó que cuando tenía 17 años de edad sufrió el cáncer en carne propia; sus padres, al no encontrar el tratamiento adecuado en Guadalajara, su ciudad de origen, tuvieron que llevarlo a Estados Unidos, donde pudo recuperar totalmente la salud. Desde entonces, decidió que dedicaría el resto de su vida a trabajar por la salud de los niños mexicanos que padecen este tipo de cáncer.

“Regresé a mi país y me fijé dos misiones en la vida –comentó–: vivir cada día agradeciendo a Dios por la oportunidad que me dio de vivir, y convertirme en un médico de excelencia especializado en cáncer infantil, para que otros niños no se vieran en la necesidad de ir a tratarse a otra nación. Con este objetivo en mente, cuando cursaba mi primer semestre de Medicina, me dedicaba a entretener, bajo un disfraz de payaso, a niños hospitalizados por esta enfermedad; esto me hacía recordar mis tiempos en el hospital, cuando me iban a visitar voluntarios disfrazados de igual forma, que me hacían olvidarme de mi padecimiento”.

Es por esto que el doctor Gallegos no sólo se ocupa del tratamientos de los niños, sino que los conduce a sentir el amor que Dios les tiene, para que se motiven y tengan la confianza de que con el tratamiento podrán salir adelante. “Al tratar con niños enfermos de leucemia, sé de antemano que es un paquete pesado, por el compromiso que hay que asumir; eso me obliga a hacer todo lo posible para que un niño no se vaya de este mundo antes que sus padres. Yo no compro esa idea de no involucrarme para que no me duela; es imposible no hacerlo; con la forma en que trabajo, me abro a ellos y genero una relación estrecha. El que no libren la enfermedad siempre será para mí doloroso. Lo bueno es que la mayoría sanan”. 

Afirmó que le alienta mucho ver los mensajes que dejan sus pacientes. “Un día descubrí la carta de una niña pegada en el escudo del Capitán América que aparecía en un póster colocado en la pared del consultorio, en esa carta ella le pedía a Dios que me cuidara; la he leído y releído para tomar ánimos y dar lo mejor a mis pacientes. A diario reviso la lista y veo qué hay de especial en cada pequeño que atenderé, para lograr una consulta personalizada; así, si un paciente me pide que me disfrace de su personaje favorito, lo hago con mucho gusto, porque sé que eso influye mucho en su estado de ánimo y en su recuperación. Cuando me llegan a ver vestido de civil, sufro su reclamo, me cuestionan si me pasa algo, se preocupan”.

Dijo sentir una gran satisfacción cuando los niños corren a abrazarlo o cuando se disfrazan como él; frecuentemente le preguntan qué personaje tendrá en su próxima visita, para caracterizarse de igual forma; “es gratificante ver la alegría y el gusto con el que se presentan a su consulta o tratamiento”.
Finalmente, el doctor Gallegos comentó que cada caso es especial, por la naturaleza de la enfermedad, que obliga a muchos pequeños a un seguimiento largo; muchas veces la leucemia regresa cuando parecía que todo iba bien. “Volverlos a ver en estas circunstancias me resulta tremendamente doloroso, pues no sólo son pacientes, se puede ir Quique, Mariana, Judith. Todos tienen nombre, todos tienen cara, hay vivencias con ellos; se hacen parte de ti. He aprendido que cuando el proceso no va bien, cuando un niño entra en fase paliativa, y uno se entrega plenamente, los acompaña, los ayuda a despedirse, a partir lo más dignamente posible, queda la satisfacción y la tranquilidad por haber hecho lo correcto”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7029Domingo, 11 de diciembre de 2016, 14:00 horas
Diezmo Un día de salario al año“Los gastos de la casa…”

La primera vez que trabajé, aunque fue por poco tiempo, pues renuncié al cuarto día, recibí el salario correspondiente a esas horas. Recuerdo que en aquella ocasión mi papá me dijo: “Hijo, dale eso a tu mamá para que así bendigas tu trabajo”. Pese a que era mínima la cantidad que pude entregarle, aprendí que el primer salario se le debe a las personas que nos han ayudado a ser lo que somos. Aunque obviamente si se comparte la vida con la familia y nosotros tenemos ya una entrada económica –como salario o pago por algún servicio–, creo que en la cabeza de cualquier persona consciente está la obligación moral de contribuir con los gastos de la casa.

Recuerdo a un señor que, en su momento, les propuso a sus hijos: “Si quieren estudiar, yo les voy a apoyar económicamente, pero si han decidido no hacerlo, entonces tendrán que contribuir con los gastos de la casa”. Entendiendo que cada uno tenía capacidades distintas, pero no por eso dejaban de contribuir con los gastos cotidianos.

Hoy descubro en estas actitudes un valor que debemos recuperar: consiste en que lo primero –lo más bonito de nuestro esfuerzo–, debemos dedicarlo a las personas que amamos, especialmente a nuestra familia, que se merece lo mejor de nosotros; no sólo el tiempo que nos sobra o el genio destrozado por el tráfico o los problemas de esta gran ciudad, sino la parte más bella de nosotros como personas.

Me gusta ver el Diezmo desde esta perspectiva: es nuestra gran familia, la comunidad que llamamos Iglesia, quien también merece que la apoyemos con los “gastos de la casa”, pero no con aquello que no necesitamos, sino con algo que sea expresión de lo mejor que tenemos.

No quiero detenerme en esa reflexión, sino que yo mismo, como sacerdote, me pregunto: ¿Cómo voy a dar lo más bello de mí en este tiempo en que los laicos aportan su Diezmo? o ¿es que sólo a los laicos les obliga esto?

Entonces caigo en la cuenta de que, como respuesta al esfuerzo que hacen las personas por colaborar con ese día de trabajo, puedo enriquecer a la Iglesia con mi participación y con signos necesarios de austeridad. Y es que, estando la situación como está, no entiendo cómo algunos sacerdotes buscamos una y otra explicación para tener ciertos lujos que muchos de los fieles no se pueden permitir.

Cuando pienso en mí o en algunos de mis hermanos sacerdotes llegando a un lugar en cierto tipo de auto (aunque éste sea de la comunidad) o cuando reflexiono sobre dónde pasamos las últimas vacaciones, me doy cuenta que debemos revisar nuestro estilo de vida y tener más signos de austeridad.

Es cierto que el obrero merece su salario, pero también es cierto que los que queremos vivir como Jesús nos enseñó, debemos ser los primeros en promover una generosa pobreza, una sencilla obediencia y una alegre castidad.

Todavía recuerdo con mucho cariño las palabras que escuché en los últimos años de mi formación en el seminario, cuando el padre Girardi me dijo: “vive como el más sencillo y humilde de los fieles de tu parroquia”. Este es un deseo que alimenta el ministerio que la Iglesia me ha conferido y me pide cuidar celosamente.

Sin duda, mi vida no es como la de la persona más sencilla de mi parroquia, pero este tiempo de contribuir con el Diezmo comienza por ser un examen de conciencia para mí y un compromiso para los laicos, a quienes pido que cuando vean que mi estilo de vida o el de mis hermanos sacerdotes no es conforme al Evangelio, me lo hagan saber y esa es una obra de caridad que pueden hacer en este tiempo en el que esperamos juntos la llegada de Jesús a nuestra casa, a nuestra familia, a la Iglesia de Dios y al corazón de cada uno de sus hijos, fieles y pastores.

¡Que seamos generosos en nuestros signos de contribuir juntos a los gastos de la casa!
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7030Domingo, 11 de diciembre de 2016, 14:00 horas
La absolución del crimen de aborto
¿Qué es una excomunión?

A la Iglesia católica pertenecemos por el Bautismo y por la profesión de la fe. Profesar la fe significa practicar públicamente la fe católica sin negarla o avergonzarnos de ella. Muchos bautizados ya no practican su religión, pero siguen perteneciendo a la Iglesia por su ignorancia y por la falta de conciencia de su falta. En cambio, cuando algún católico conscientemente se aparta de la Iglesia por adherirse a otra o por ya no considerarse católico, entonces ha roto la comunión con la Iglesia, se ha excomulgado.

Cuando esta falta es pública e implica proselitismo, la autoridad de la Iglesia platica con el que comete la falta y lo llama a la reconciliación; si no hace caso, entonces la autoridad declara la excomunión del que ya se había separado de la Iglesia.

Pero hay excomuniones que no se declaran, que comienzan en el momento mismo en que se realiza una falta gravísima y hacen que el que la comete quede fuera de la comunión de la Iglesia.

Una de esas faltas es el cometer aborto. La que culpablemente aborta y todos los que participan en ese aborto, incluyendo a los médicos y enfermeras que lo realizan, están excomulgados.

No se considera en este rubro falta grave los abortos no buscados.

De este modo la autoridad de la Iglesia hace ver lo grave que es el crimen de asesinar a un niño antes de nacer, aunque las autoridades civiles proclamen que la mujer tiene derecho a matar a su hijo durante las primeras semanas de concebido. Esa es la eterna lucha de la Iglesia por la vida, ya que consideramos los católicos que la vida humana inicia en el momento de la concepción.

La excomunión hace que una persona deje de pertenecer a la Iglesia Católica y deje de recibir los sacramentos mientras no haya un arrepentimiento sincero de su crimen.

Perdonar la excomunión es papel del Papa y del Obispo. El Obispo puede designar a algunos sacerdotes para poder levantar la excomunión.

En caso de peligro de muerte, cualquier sacerdote puede y debe perdonar cualquier excomunión.

Los tiempos de misericordia

Las mujeres no abortan por gusto. Abortan porque en su angustia es la única solución que encuentran a sus problemas. Abortar trae consigo verdaderos traumas físicos y mentales que causan un problema a veces más grave que el que se trataba de solucionar. La mujer que aborta enfrenta graves problemas de conciencia que se agravan cuando sabe que está excomulgada. Cuando se acerca, por fin, al sacerdote, lo hace esperando el perdón de Dios. ¡Qué difícil para un sacerdote común y corriente el tener que negar la absolución y el tener que encausar a la penitente hacia algún otro sacerdote delegado por el obispo que sí pueda absolverla!

Comprendiendo esto, los obispos de cada diócesis acostumbran pedir a todos sus sacerdotes que absuelvan esta excomunión durante el tiempo de Cuaresma. El Papa Francisco, que es un buen pastor, que actúa como un viejo párroco, extendió esa delegación a todos los sacerdotes a lo largo de todo un año, el año del Jubileo Extraordinario de la Misericordia, y entonces los sacerdotes comunes y corrientes agradecimos ese poder perdonar la excomunión del aborto, para bien de nuestros feligreses. Como buen pastor, el Papa decide que esa delegación se prolongue indefinidamente, para hacer más fácil acercarse a la confesión a quienes se arrepienten de haber abortado. Esto nos gusta a todos los sacerdotes.

¿Ya no hay excomunión? 

El mismo Papa se apresura a aclarar que la pena de excomunión sigue presente por la maldad especial del crimen de aborto. Sigue siendo un pecado grave que separa al que lo comete de la pertenencia a la Iglesia Católica. Sigue siendo un pecado reservado al Papa y al Obispo, pero el Papa extiende la delegación de perdonarlo a todos los sacerdotes por un tiempo que no definió.

No es, por lo tanto, un intento del Papa por “comprender”, así, entre comillas, al mundo moderno que en eso se aparta de la ley natural y de la ley de Dios que dice muy claramente “No matarás”.

En la Iglesia hay lugar, sobre todo, para los pecadores a los que vino a sanar Cristo Jesús como Divino Médico.

Perdonar una excomunión implica un verdadero arrepentimiento y el propósito firme de reparar el daño cometido, sobre todo el de escándalo.

Los sacerdotes agradecemos al Papa Francisco el que haya dejado muy abiertas las puertas de la misericordia de Cristo.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7018Domingo, 04 de diciembre de 2016, 14:00 horas
Disfrazado de superhéroe, médico atiende a niños con leucemia
Pediatra, oncólogo y responsable de la Clínica de Leucemia "Dr. Juan I. Menchaca", Sergio Gallegos Castorena es un hombre de gran fe, quien se fortalece e inspira diariamente en Dios; al llegar a este hospital de Guadalajara, viste ropa de civil y bata blanca como cualquier otro médico, pero sólo para cumplir con sus labores administrativas, ya que enseguida se disfraza de superhéroe. “Mientras me disfrazo —comenta a Desde la fe— medito en que tengo que hacer mi trabajo con todo el amor y pasión que pueda ser capaz, encarnar los valores y la energía de mi personaje. Este mes que fui Capitán América, así que tuve que aprender una de sus frases: ‘No pidas retos a la altura de tus fuerzas, pide fuerzas a la altura de tus retos’; y eso pedí a Dios a la hora de caracterizarme”.

El doctor Sergio Gallegos dijo que cuando tenía 17 años de edad sufrió el cáncer en carne propia; sus padres, al no encontrar el tratamiento adecuado en Guadalajara, su ciudad de origen, tuvieron que llevarlo a Estados Unidos, donde pudo recuperar totalmente la salud. Desde entonces, decidió que dedicaría el resto de su vida a trabajar por la salud de los niños mexicanos que padecen este tipo de cáncer.

“Regresé a mi país y me fijé dos misiones en la vida —comentó—: vivir cada día agradeciendo a Dios por la oportunidad que me dio de vivir, y convertirme en un médico de excelencia especializado en cáncer infantil, para que otros niños no se vieran en la necesidad de ir a tratarse a otra nación. Con esta meta en mente, cuando cursaba mi primer semestre de Medicina, me dedicaba a entretener, bajo un disfraz de payaso, a niños hospitalizados por esta enfermedad; esto me hacía recordar mis tiempos en el hospital, cuando me iban a visitar voluntarios disfrazados de igual forma, que me hacían olvidarme de mi padecimiento”. 

Es por esto que el doctor Gallegos no sólo se ocupa del tratamientos de los niños, sino que los conduce a sentir el amor que Dios les tiene, para que se motiven y tengan la confianza de que con el tratamiento podrán salir adelante. “Al tratar con niños enfermos de leucemia, sé de antemano que es un paquete pesado, por el compromiso que hay que asumir; eso me obliga a hacer todo lo posible para que un niño no se vaya de este mundo antes que sus padres. Yo no compro esa idea de no involucrarme para que no me duela; es imposible no hacerlo; con la forma en que trabajo, me abro a ellos y genero una relación estrecha. El que no libren la enfermedad siempre será para mí doloroso. Lo bueno es que la mayoría sanan”.  

Afirmó que le alienta mucho ver los mensajes que dejan sus pacientes. “Un día descubrí la carta de una niña pegada en el escudo del Capitán América que aparecía en un póster colocado en la pared del consultorio, en esa carta ella le pedía a Dios que me cuidara; la he leído y releído para tomar ánimos y dar lo mejor a mis pacientes. A diario reviso la lista y veo qué hay de especial en cada pequeño que atenderé, para lograr una consulta personalizada; así, si un paciente me pide que me disfrace de su personaje favorito, lo hago con mucho gusto, porque sé que eso influye mucho en su estado de ánimo y en su recuperación. Cuando me llegan a ver vestido de civil, sufro su reclamo, me cuestionan si me pasa algo, se preocupan”.

Dijo sentir una gran satisfacción cuando los niños corren a abrazarlo o cuando se disfrazan como él; frecuentemente le preguntan qué personaje tendrá en su próxima visita, para caracterizarse de igual forma; “es gratificante ver la alegría y el gusto con el que se presentan a su consulta o tratamiento”. 

Finalmente, el doctor Gallegos comentó que cada caso es especial, por la naturaleza de la enfermedad, que obliga a muchos pequeños a un seguimiento largo; muchas veces la leucemia regresa cuando parecía que todo iba bien. “Volverlos a ver en estas circunstancias me resulta tremendamente doloroso, pues no es que esté en riesgo de morir un niño o una niña; se puede ir Quique, Mariana, Judith. Todos tienen nombre, todos tienen cara, hay vivencias con ellos; se hacen parte de ti. He aprendido que cuando el proceso no va bien, cuando un niño entra en fase paliativa, y uno se entrega plenamente, los acompaña, los ayuda a despedirse, a partir lo más dignamente posible, queda la satisfacción y la tranquilidad por haber hecho lo correcto”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7020Domingo, 04 de diciembre de 2016, 14:00 horas
Que no te roben el Adviento¡Hoy empieza el Adviento! ¿Sabías que la palabra “adviento” viene del latín, y quiere decir ‘la llegada’? El tiempo de Adviento está conformado de cuatro semanas que la Iglesia nos da para preparar la llegada de Cristo en Navidad. ¿Por qué cuatro semanas?

Ante todo, porque la Navidad –la llegada de Cristo al mundo– es una realidad tan importante, que no la podemos “digerir” de la noche a la mañana. Nadie prepara una boda la noche anterior. Como seres humanos, necesitamos tiempo para darnos cuenta de lo que viene, a fin de celebrarlo correctamente.

También necesitamos tiempo de preparación, pues en Navidad, Cristo llega para cada uno de nosotros. Pide posada en nuestro corazón y, si somos honestos, nuestro corazón no siempre es la posada más agradable y limpia. El Adviento nos da tiempo para prepararla y limpiarla, para recibir bien al Niño Jesús en la Nochebuena.

Por desgracia, parecería que el Adviento es todo lo contrario. Todo está ya adornado para Navidad, hay frenesí de compras, fiestas, pre-posadas, estrés. Y el día 26, tan sólo un día después de la gran llegada, ya estamos empacando las decoraciones y silenciando los villancicos. Todo está de cabeza. ¿Cuántas veces la sociedad materialista, tus propios anhelos del “espíritu navideño” y el estrés de diciembre te han robado el Adviento? ¿Y cómo hacer para que no te lo roben este año?

El primer paso consiste en darte cuenta que Navidad se celebra a partir de la Nochebuena, cuando celebramos la llegada de Cristo. No hay nada malo en las pre-fiestas que son parte de nuestra cultura, pero no hay que confundirlas con la verdadera Navidad. Si intentamos “adelantar” la celebración de Navidad, tendremos una celebración sin Cristo: algo tan ridículo como una fiesta de cumpleaños sin cumpleañero. Por eso, anticipar la celebración de la Navidad siempre nos dejará vacíos, sin verdadera alegría. En un mundo de luces y decoraciones, tenemos que darnos cuenta de que “¡todavía no!”


El siguiente paso es de apartar un momento de silencio cada día. No tiene que ser mucho: pueden ser tres minutitos, por ejemplo. Pero tres minutitos enteros en que me retiro, hago silencio y me acuerdo que Cristo viene en Navidad. ¡Cristo viene en Navidad! Si logras hacer esto diariamente, tu experiencia de la Navidad este año será muy diferente, y muy especial. En cambio, si no estableces momentos de silencio en tu Adviento, de repente será año nuevo y ni te habrás dado cuenta de la llegada personal del Señor…

Otra ayuda para vivir bien el Adviento es hacer de él un tiempo de preparación personal, como hacemos con la Cuaresma. Con actos de sacrificio y mejora personal, puedo “limpiar” el pesebre de mi corazón al que llegará el Niño Jesús el día 24. Una tarde sin radio, un café sin azúcar, una Misa entre semana, una sonrisa para una persona “pesada”, 5 pesos más para un pobre: todas son maneras de “barrer el pesebre” para que sea digno en su pobreza para el Rey que ha de venir.

Finalmente, los símbolos y prácticas externos también nos pueden ayudar a hacer del Adviento un tiempo de preparación. Tener una corona de Adviento en nuestro salón o lugar de trabajo y encender las velas correspondientes durante unas horas cada día, nos recuerda a fuerzas que todavía no ha llegado el Señor. También se puede leer un versículo del capítulo 1 ó 2 del Evangelio de san Lucas a la hora de encenderla. Otra práctica es construir nuestro Nacimiento gradualmente, añadiendo una pieza o decoración cada día del Adviento; pero sólo en los días en que nos hemos esforzado para vivir bien nuestro Adviento.

Un Adviento bien vivido asegura una Navidad hermosa y alegre. ¡Que no te pierdas tu Adviento!

*Director de desarrollo institucional de la Cáritas arquidiocesana.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7009Domingo, 27 de noviembre de 2016, 14:00 horas
¡Feliz año nuevo!Doña Teófila : ¡Hola compadrito!


Don Dudoso:   ¡Hola! ¡Qué bueno que la veo!, tengo una duda. Leí que este domingo la Iglesia celebra año nuevo, ¿por qué?, ¿si no es 31 de diciembre?


Doña Teófila :   La Iglesia celebra el inicio de un nuevo año, no civil, sino litúrgico, es decir, referente a lo que la Iglesia realiza para dar culto a Dios.


Don Dudoso:   A ver, explíqueme un poquito más, que no me queda muy claro.


Doña Teófila :  Como Ud. sabe, estamos acostumbrados a vivir ciclos anuales. Cada año celebramos, cumpleaños, aniversarios, las estaciones del año, etc.También la Iglesia nos propone recordar y celebrar en un ciclo anual, los acontecimientos más importantes relacionados con nuestra fe. Es lo que se llama, el ciclo o año litúrgico.


Don Dudoso:    ¿Y por qué no empieza el 1 de enero como todo el mundo, sino hoy?


Doña Teófila : Porque la Iglesia nos va presentando momentos claves en la vida de Jesús, y lo primero es celebrar Su Nacimiento, el 25 de diciembre, pero antes nos da un tiempo para prepararnos adecuadamente, es el tiempo de ‘Adviento’ (advenimiento, venida), que inicia cuatro domingos antes de Navidad. Hoy es el Primer Domingo de Adviento.


Don Dudoso:   Ah, ¿por eso dicen que hoy es un nuevo año?


Doña Teófila : Sí, y también porque la Iglesia ha organizado las Lecturas que se proclaman en Misa, en ciclos anuales, que se distinguen por las letras A, B y C. Durante el ciclo A, casi todos los domingos del año se proclama el Evangelio según san Mateo; durante el ciclo B, el de san Marcos, y durante el ciclo C, el de san Lucas.


Don Dudoso:   ¿Y el de san Juan?


Doña Teófila : Se proclama en Navidad, en Pascua, y en otros momentos del año. Hoy inicia también un nuevo año litúrgico, que ahora corresponde al ciclo A, es decir, que en casi todas las Misas dominicales estaremos disfrutando el Evangelio de san Mateo.


Don Dudoso:   ¿Disfrutando?, ¿Ud lo disfruta?


Doña Teófila :  ¡Sí, cómo no! Desde que tomé un curso sobre este Evangelio, aprendí a disfrutarlo muchísimo. Si Ud quiere disfrutarlo también, se lo recomiendo, es gratis, está en www.ediciones72.com


Don Dudoso:    Uy, pero yo no le sé a eso de la computadora.


Doña Teófila :  No le hace, viene en forma de clases escritas en hojas tamaño carta. Pídale a alguien que le imprima la que corresponda a cada domingo. Ahí mismo hay unos libros electrónicos, también gratuitos, con reflexiones sobre las Lecturas de la Misa, también alguien le puede imprimir o mostrar en pantalla, el que corresponda a cada domingo.

                          Está todo escrito con mucha sencillez y claridad, para ayudarnos a aprender y a reflexionar.


Don Dudoso:   Pues es buena idea, los voy a leer, ¡yo también quiero disfrutar el Evangelio de san Mateo!, ¡muchas gracias, y feliz año nuevo!


Doña Teófila :  ¡Qué bueno! ¡Feliz año nuevo!]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7010Domingo, 27 de noviembre de 2016, 14:00 horas
“¿Qué haría Jesús en mi situación?”, pregunta clave para enfrentarla vidaLos talleres de Oración y Vida del Padre Larrañaga (TOV) son una nueva forma de evangelización, más viva y positiva que la convencional, a través de una visión más vibrante y activa de Jesús, basada en el amor y no en el temor al castigo. Reconocidos por la Santa Sede en 1997, estos talleres cuentan en la actualidad con más de 18 mil guías en más de 40 países, quienes enseñan a las personas a orar de una forma progresiva, introduciéndolos paulatinamente en la oración litúrgica y en la vida sacramental, de acuerdo con lo que expresa a Desde la fe la Coordinadora para la Ciudad de México, Lourdes Licea.

    Licea señala que la oración que se aprende en los TOV no se queda sólo en la lectura o en las actividades dentro del aula, sino que en ellos se adquieren herramientas para llevar un programa de vida a partir de dos líneas: la descendente, que es la lectura y meditación de la Palabra, y la ascendente que es la oración.

Los 10 puntos clave de los TOV son la meditación de la Palabra, el tener a Cristo como centro, el hacerse partícipes de la misión profética de Jesús, el llevarse a cabo como una actividad exclusivamente laical, el tener un carácter práctico y experimental, el sumergirse en una actividad orante adaptada a la vida de la persona, el poder lograr una liberación a través del conocimiento de Dios y del autoconocimiento, la transformación a la luz de la Palabra, el compromiso con los pobres y desprotegidos, y la promoción de valores con base en el Evangelio. Una pregunta que los participantes en los talleres jamás dejarán de hacerse es: “¿Qué haría Jesús en mi situación?”.

    Lourdes Licea señala que los TOV cuentan con un Coordinador Internacional, quien actualmente trabaja desde Colombia y gira las pautas para los coordinadores zonales, cada uno de los cuales tiene a su cargo varios países. “Para México, la Coordinadora Zonal es Lucina de Hoyos, quien reside en Monterrey, desde donde organiza los trabajos de todos los coordinadores a nivel nacional. Cabe señalar que actualmente en la Ciudad de México se trabaja con 419 personas, tanto en talleres para adultos, como para jóvenes, niños y Matrimonios”.

    Explica que para poder ser guía de los TOV, el participante en un taller –o el tallerista, como se le denomina–, debe ser muy comprometido. “Cuando esta característica se detecta en una persona, se le envía a la Escuela de Preparación, donde son capacitados durante un año para poder impartir TOV.

    Finalmente, señala que los interesados en los Talleres de Oración y Vida del Padre Larrañaga pueden visitar la página www.tovpil.org o escribir a tletzin18@gmail.com. ¡Es una oportunidad que no puede dejar pasar!”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7012Domingo, 27 de noviembre de 2016, 14:00 horas
Aborto y ConfesiónAborto y confusión, podría titularse esta nota, porque a partir de que fue dada a conocer la nueva Carta Apostólica “Miseria et misera” (Miseria y miserable), que publicó el Papa Francisco, muchos medios de comunicación han generado una gran desinformación con respecto a la decisión del Sumo Pontífice de volver permanente una autorización que concedió durante el Jubileo de la Misericordia, con relación a la absolución del pecado de aborto. Por ello vale la pena hacer la siguiente aclaración:

1. ¿Qué enseña la Iglesia Católica respecto al aborto?


Que es un pecado grave (pecado mortal), que provoca la automática ex-comunión de quien se lo practica, y de quien de una u otra manera colabora o participa en ello.

2. El Papa Francisco ¿ha cambiado esa enseñanza?

No. En el párrafo #12 de su última Carta Apostólica lo deja bien claro: “Quiero enfatizar con todas mis fuerzas que el aborto es un pecado grave, porque pone fin a una vida humana inocente.”

3. ¿Qué es lo que ha cambiado el Papa Francisco?


Antes del Jubileo de la Misericordia, sólo los obispos tenían la facultad de confesar y absolver a quienes habían abortado o participado en un aborto. Durante el Jubileo, el Papa concedió dicha facultad a todos los sacerdotes. Ahora, terminado el Jubileo, ha decidido que conserven esa facultad.

4. Quien aborta o participa en un aborto, ¿sigue estando automáticamente ex-comulgado?

Sí, por considerarse éste un pecado muy grave. La única diferencia es que antes sólo el obispo podía levantar dicha ex-comunión, y ahora podrán hacerlo todos los sacerdotes.

5. ¿No se corre también el riesgo de facilitar que alguien pueda abortar y confesarse una y otra vez, ya que ahora ambas cosas se consiguen tan fácilmente?


Para recibir la absolución es indispensable que haya verdadero arrepentimiento y firme propósito de enmienda. Si alguien tiene propósito de volver a abortar, entonces no está cumpliendo con los requerimientos para recibir este Sacramento.

6. ¿Qué motivó al Papa Francisco a tomar esa decisión?

Su deseo de que quien ha cometido ese grave pecado pueda acercarse más fácilmente al Sacramento de la Confesión; que no tenga la complicación de buscar a un obispo, sino pueda confesarse con cualquier sacerdote. Probablemente supo del gran fruto que se obtuvo durante el Año Santo, en que muchas personas que habían abortado o participado en un aborto, que no se habían atrevido a ir a confesarse con un obispo, y cargaban con aquella tremenda culpa, sí se animaron a confesarse con un sacerdote, y experimentaron el perdón y el gozo de quedar reconciliadas con Dios y con la Iglesia. Quiso el Papa que no se terminara esa posibilidad. Sin duda fue una decisión motivada por la caridad.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7013Domingo, 27 de noviembre de 2016, 14:00 horas
La puerta que no se cerrará‘Parece que regalan’. ‘¿Qué?, ¿aquí celebran y por adelantado el ‘buen fin?’

Ésos y parecidos comentarios hacían quienes veían las interminables filas que había el fin de semana pasado en la Basílica, la Catedral y las parroquias a las que gran cantidad de gente acudió para poder confesarse, quedarse a Misa, comulgar, orar por el Papa y cruzar el umbral de la Puerta Santa, para obtener la indulgencia plenaria.

Hubiera cabido responder: ‘pues sí, en efecto, regalan, ¡un regalazo!’, y sí, también tiene algo que ver con el buen fin, pero no el comercial, sino el que estos fieles esperan gozar, claro cuando buenamente llegue (a diferencia del otro, éste nadie lo quiere adelantar...).

Las filas duraron horas y horas, e inevitablemente sucedió que al momento de cerrar la Puerta Santa, todavía había muchas personas que esperaban poder cruzar su umbral y se quedaron sin hacerlo y se marcharon frustradas, enojadas o tristes, creyendo que ésa había sido, y la habían perdido, su única oportunidad para recibir una gracia especial.

Están equivocadas y por eso vale la pena darles un aviso que sin duda las alegrará.

Es verdad que como fue anunciado (por cierto con mucha anticipación, quién sabe por qué tanta gente esperó a última hora), el pasado domingo 13 se cerraron todas las Puertas Santas que se abrieron en todo el mundo para el Año de la Misericordia, y este domingo 20 también la de la Basílica de san Pedro en el Vaticano.

Pero, y he aquí la buenísima noticia: ¡hay una puerta que no se cerrará!

Y si alguien pide: ‘¡indíquenme, pronto, dónde está para ir corriendo a atravesarla!’, hay que aclararle que no tiene que ir corriendo a ningún lado, de hecho no necesita ni moverse de donde está, porque la tiene al alcance de su mano, las veinticuatro horas, los trescientos sesenta y cinco días del año.

Se trata de la puerta, siempre abierta, de la misericordia de Dios.

Aunque haya terminado el Año Santo, Dios continúa siempre derramando Su misericorda en ti, en mí, en todos.

Diariamente nos colma de Su amor, aunque no le correspondamos; nos perdona aunque no lo merezcamos; nos libra de mil dificultades o nos da la capacidad para superarlas, aunque no lo notemos ni se lo agradezcamos.

Se cerraron las Puertas Santas, sí, pero el Señor mantiene siempre abierta la puerta de Su corazón, para que acudamos allí confiadamente, a encontrar refugio y salvación.

Y mantiene también abiertas otras puertas. Por ejemplo, la del confesionario, para que podamos reconciliarnos con Él y sentir Su perdón y Su abrazo. La puerta de Su Iglesia, para que podamor ir a Misa, a recibir Su amor, Su Palabra, a Él mismo en la Eucaristía; y también visitarlo en el Sagrario, contemplarlo, sabernos acogidos por Él, adorarlo.

Y aunque se hayan cerrado las Puertas Santas y por ello no sea ya posible ganar la indulgencia plenaria cruzando su umbral, sigue siendo posible obtenerla, con las acostumbradas condiciones, de otras muchas maneras, por ejemplo, orando media hora ante el Santísimo, o leyendo y reflexionando media hora la Palabra de Dios, o participando devotamente en un Viacrucis o en el rezo meditado del Rosario en una comunidad eclesial.

Se cerró el Jubileo, pero el Señor mantiene siempre abierta la puerta de Su misericordia. Eso sí, no olvidemos algo fundamental, que no sólo es para que podamos entrar a recibirla, sino también para que podamos salir a compartirla.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7001Domingo, 20 de noviembre de 2016, 14:00 horas
Terminó el JUBILEO DE LA MISERICORDIAEste domingo 20 de noviembre, Solemnidad de nuestro Señor Jesucristo, Rey del Universo, marca el final del Año Santo de la Misericordia, que inició el 8 de diciembre de 2015, convocado por el Papa Francisco.

Y al ver al Papa cerrar la única Puerta Santa que todavía permanece abierta, de todas las que se abrieron al inicio del Jubileo, la de la Basílica de san Pedro, tal vez experimentemos sentimientos encontrados: por un lado nostalgia de que se termine este año de gracia, y por otro, ojalá, satisfacción de haberlo aprovechado.
Se preguntó a diversas personas, ‘¿qué te dejó el Jubileo de la Misericordia?’. Mira si sus respuestas coinciden con las tuyas:

1. Una mayor conciencia de la misericordia de Dios.

Mucha gente no cree en Dios porque tiene una idea equivocada; lo creen lejano o castigador. En este año muchos descubrieron que es Misericordioso, y se animaron a acercarse a Él.

2. Una mayor conciencia de la misericordia de la Iglesia.

Muchos individuos y grupos que deseaban realizar obras de misericordia, no tuvieron que ‘inventar el hilo negro’, sólo voltear la mirada hacia las ya existentes. Descubrieron que la Iglesia es la institución que más obras de misericordia realiza.

3. El buen hábito de realizar obras de misericordia espirituales y corporales.

Muchas personas comprendieron que las obras de misericordia están al alcance de todos, no se necesita títulos o preparación especial para hacerlas, sólo disposición. El Jubileo las movió a conocerlas y a realizarlas.

4. El buen hábito de leer, reflexionar y orar sobre la misericordia.

Muchos fieles respondieron a la invitación del Papa de leer acerca de la misericordia en la Palabra de Dios, y quieren seguir bebiendo de este inagotable manantial.

5. El buen hábito de rezar la Coronilla de la Divina Misericordia.

Una oración increíblemente breve y poderosa, que Jesús dictó a santa Faustina, y que el Papa solicitó rezar. Pide misericordia para nosotros (lo que te incluye a ti, a quienes amas y a quienes se acogen a tu oración), y para el mundo entero. Es un arma espiritual tan eficaz, que quien la reza no la quiera ya jamás abandonar.

6. La reconciliación con Dios.

Gracias a que el Papa nombró a más de mil sacerdotes ‘Misioneros de la Misericordia’,
y les dio potestad de perdonar pecados reservados a la Santa Sede, y también concedió a todos los sacerdotes la facultad de perdonar pecados ordinariamente reservados al obispo (por ejemplo, el de aborto), es incalculable el número de personas a las que se les facilitó acercarse, tal vez después de muchísimos años, a reconciliarse con Dios.

7. La reconciliación con los hermanos.

A lo largo de este año, el Papa insistió en la importancia de valorar a los otros, restablecer relaciones rotas, lastimadas, sanar heridas. Eso animó a mucha gente que estaba distanciada de familiares o amigos, a reconciliarse.

8. Las indulgencias plenarias.

El Papa mandó abrir ‘Puertas Santas’ en Basílicas, Catedrales, parroquias y diversas instituciones, en todo el mundo, que permitían a quien cruzaba devotamente su umbral, obtener, con las acostumbradas condiciones (de tener verdadero deseo de conversión, confesarse, comulgar y orar por el Papa), la indulgencia plenaria, que borra la pena temporal de pecados perdonados, y se puede aplicar por la propia persona o por algún difunto. Gracias a ello, quién sabe cuántas almas fueron ayudadas a salir del Purgatorio y cuántos vivos pudieron disfrutar de un ‘borrón y cuenta nueva total’ y quedar con el alma como cuando recibió la gracia bautismal.

9. Las peregrinaciones.

Mucha gente peregrinó, como lo recomendó el Papa, a los lugares donde se abrieron Puertas Santas, y pudo vivir esa experiencia que se parece a lo que pasa en la vida: ir de camino, con el Señor y hacia Él, acogiéndonos a Su misericordia.

10. La invitación a continuar...

El lema del Jubileo: “Misericordiosos como el Padre” (Lc 6, 36), que hemos leído y escuchado una y otra vez, ha quedado grabado en nuestro corazón, no para ser borrado en cuanto acabe el Año Santo, sino como norma de conducta de aquí en adelante...
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7000Domingo, 20 de noviembre de 2016, 14:00 horas
Santa Cecilia, patrona de los músicosTodas las artes son bellas, pero la música tiene el privilegio de ser una de las expresiones más comunes, ya que a todos nos gusta escuchar el sonido armonioso de los instrumentos, acompañando alabanzas, alegrando una fiesta o relajándonos.

La Iglesia utiliza la música como compañera de su tesoro más grande, es decir, la Santa Misa: órganos, coros, estudiantinas y grupos musicales participan en las parroquias resaltando la belleza y solemnidad de la celebración, con miles de obras musicales compuestas con amor y belleza para Dios.

Se cuenta que una joven de la nobleza romana llamada Cecilia, mientras contraía matrimonio con otro joven llamado Valeriano, bajo el sonido de los instrumentos, cantaba de alegría en su interior pidiendo a Dios conservarla siempre pura y feliz. Cecilia no tocaba ningún instrumento, pero disfrutaba las delicias de la música. Es por ello que se le representa siempre acompañada de algún instrumento de cuerdas u órgano.
Muchos santos han disfrutado de la música y otros más han compuesto piezas bellísimas, como el santo obispo mexicano Rafael Guízar y Valencia (autor de Oh Virgen Santa). De Santa Cecilia quizá se conoce poco, pero si fue capaz de cantar a Dios con el corazón aún siendo martirizada, es digna de ser reconocida como la Santa protectora de la música y de sus intérpretes.

Este 22 de noviembre, día de Santa Cecilia, puedes pedirle que cuide a tus artistas favoritos y dedicarle una bella canción. ¡Santa Cecilia, ruega por nosotros!
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=7005Domingo, 20 de noviembre de 2016, 14:00 horas
Crece la ‘niñosfobia’, ¡Cuidado!
Niños del Hombre

En 2006, el director de cine mexicano Alfonso Cuarón dirigió una película impactante que se llamó Los Niños del Hombre, del género de ciencia ficción. El argumento nos habla de un futuro muy cercano en el que la humanidad pierde la capacidad de engendrar, y durante veinte años no ha nacido un solo niño. Un mundo sin niños es un mundo sin esperanza.

Tal parece que esa película, poco a poco, se va haciendo realidad en la medida en que la sociedad actual ya no quiere niños.

Hace muchos años, el “Día de las madres” se premiaba a la mamá más prolífera. Dicen que durante la presidencia de Lázaro Cárdenas había propaganda que decía: “Mujer, si eres casada, tener hijos es tu obligación; si eres soltera, es un honor”, y de pronto, ante las presiones económicas de los países del primer mundo, nuestro gobierno decidió que nos fuéramos haciendo menos. En cincuenta años hemos bajado de seis hijos por familia a dos. 
 
Una especie en peligro de extinción

La sociedad occidental, ideologizada y presionada por la constante propaganda, marcha hacia el auto genocidio, de tal modo que se prevé que, en cincuenta años más, el continente europeo será mayoritariamente de raza negra porque los blancos ya no quieren tener hijos.

La maternidad ha dejado de ser la aspiración de la mujer moderna y ha sido sustituida por la “realización personal” como empresaria, deportista o artista. Cada vez hay más parejas que deciden simplemente no tener hijos. En los Estados Unidos hay una tendencia de mujeres que se llaman a sí mismas “No Mo”, no mothers, manifestando su rechazo a los hijos. Una de ellas dice: “prefiero ser una tía divertida que una madre neurótica; cuando me canso de mis sobrinos se los regreso a su mamá”.

La legalización del aborto ha venido a contribuir a este ambiente de egoísmo en el que los hijos se ven como un estorbo para la felicidad de los padres.
 
La última moda: la ‘niñosfobia’

Cuando la sociedad se va haciendo consciente de lo que sucede en ella, muchas veces es demasiado tarde para corregir las fallas que traerán consecuencias fatales.

Hoy sale a flote un fenómeno llamado ‘niñosfobia’. Podría consolarnos el hecho de que solamente se diera en los países del primer mundo, pero lamentablemente en este México nuestro convivimos una minoría que siente que pertenece ya al primer mundo, y una inmensa mayoría que pertenecemos al tercer o cuarto mundo, si bien nos va. Los del primer mundo, también en México, manifiestan un rechazo creciente a la presencia de los niños en sus ambientes exclusivos, y de ese modo se prohíbe la entrada a niños a algunos salones de fiestas para celebrar nada menos que el inicio de una nueva familia: en las invitaciones a una boda se pone la nota de que por favor no lleven niños ¡cuando son los niños los que más gozan de esas fiestas! 

Me platicaba un amigo que en días pasados planeó unas vacaciones con su familia y que se encontró que en muchos hoteles mexicanos se advierte que no se admiten niños. 

Algunas líneas aéreas tienen lugares reservados para los que no soportan viajar con niños. Y algunos restaurantes tampoco los aceptan.

Me tocó ver, en Estados Unidos, un gran supermercado que tenía un horario especial para ciudadanos ancianos en el que no se admitía a niños.  ¿Estorban los niños?
 
Una verdadera fobia

Para muchos jóvenes, y para muchos más adultos, la presencia de niños entre ellos les causa una verdadera molestia, inquietud, ansiedad, ¡Fobia!, dirían los psicólogos; complejo de Herodes, decimos los mexicanos. Aclaran los niñófobos que no están contra los niños, sino contra los padres de los niños que no han sabido educarlos y que les permiten llorar, hacer berrinches y comportarse groseramente en público; y, en cierto modo, tienen toda la razón. Los papás que no saben educar a sus hijos son la ocasión de que estos sean rechazados por los intolerantes, ¡incluso por sus maestros!
 
Niñófobos en la Iglesia

Parece que ni en la Iglesia nos salvamos de esa niñosfobia. Algunos sacerdotes suspenden la celebración de la Misa hasta que una mamá avergonzada atina a sacar del templo a su hijo llorón, que interrumpe con su llanto a todo volumen.

Gracias a Dios, hay otros sacerdotes que hasta van preparados para esa eventualidad y le hacen llegar al niño llorón una paletita mágica que lo consuela y alivia a la madre.

Hasta los apóstoles cayeron en la niñosfobia cuando trataron de impedir que unas mamás molestaran a Jesús con sus niños hambrientos de la bendición divina. Jesús los regañó y pronunció aquella frase célebre: “dejen que los niños se acerquen a mí, porque de ellos es el reino de los cielos”.

Papás, eduquen a sus hijos. Fieles todos, aceptemos a los niños porque todos lo hemos sido, aunque ya ni nos acordemos.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6991Domingo, 13 de noviembre de 2016, 14:00 horas
5 pautas de oro para padres en apuros
Para nadie es un secreto que la forma de educar a los hijos ha cambiado en los últimos años, puesto que la autoridad paterna, los límites, normas, y demás elementos de la crianza responsable, han ido perdiendo importancia; tanto así que varios especialistas hablan de una “crisis educativa”, y de que hoy, más que nunca, los padres están en apuros, lo cual alarma.
Estas son cinco pautas de oro que pueden ayudar a entender y corregir algunos errores que se cometen generalmente con los hijos.


1. Tenemos miedo a nuestros hijos
Los niños amenazan a los padres con sus caprichos, y éstos prefieren ceder a ellos antes de que hagan un berrinche, pero esto es un gran error: ¿De qué tienen miedo? ¿Quién manda de los dos? Especialistas recomiendan dejar que el niño llore si quiere, e irse de ahí para no escuchar el llanto. No se debe trabajar de más sólo para agradar al niño. Y, lo más importante, pensar en la lección que se le está enseñando si se le da todo lo que quiere sólo por ponerse a llorar.


2. Hemos bajado el listón
Cuando los niños se comportan mal, ya sea en público o en privado, los padres tienden a encogerse de hombros como diciendo: “Así son los niños”. Pero no tiene por qué ser así. Los niños son capaces de mucho más de lo que los padres normalmente esperan de ellos. La única razón por la que no se portan bien es porque no se les ha mostrado cómo hacerlo y porque los padres no esperan que lo hagan. Así de simple. Se debe poner el listón más alto y el hijo sabrá cómo comportarse.


3. Hemos perdido las costumbres del pueblo
Anteriormente las personas que rodeaban al niño tenían la potestad para corregirlo, en cambio, ahora es al contrario. En la actualidad, si a alguien que no es padre del niño en cuestión se le ocurre regañarlo, a los padres no les hace ninguna gracia. Quieren que su hijo parezca el niño perfecto, y por eso no aceptan que los maestros u otras personas digan lo contrario. Entrarán en cólera e irán a hablar con el profesor antes que con su hijo por haberse portado mal en clase.


4. Confiamos demasiado en los atajos
Las comodidades de la vida moderna son una maravilla, pero pueden ser un arma de doble filo. Los padres están más ocupados que nunca, y siempre buscan el camino más fácil. Sin embargo, los atajos también pueden ser una pendiente resbaladiza. Por ejemplo, en un restaurante, los papás lo primero que hacen es buscar el mantel con dibujos, el celular o la tableta para distraerlos. Pero los niños también tienen que aprender a ser pacientes. Tienen que aprender a distraerse ellos solos. Tienen que aprender que no toda la comida va a estar siempre caliente y lista en menos de tres minutos y, si es posible, también tienen que aprender a ayudar en la cocina… Se debe enseñar a los niños que los atajos pueden servir de ayuda, pero que resulta muy satisfactorio hacer las cosas por la vía lenta. Eso les hace pacientes.


5. Las necesidades de los hijos por encima de todo


Se nota un deseo desmedido por atender todas las solicitudes de los hijos cuando y como ellos lo pidan: cada vez hay más mamás que se levantan seguido de la cama para satisfacer los caprichos del niño. O papás que lo dejan todo y recorren el zoológico a toda prisa para comprarle a la niña una bebida porque tiene sed. No pasa nada por no levantarse en mitad de la noche para darle otro vaso de agua al hijo. No pasa nada si el papá del zoológico dice: “Claro que vas a beber agua, pero vamos a tener que esperar hasta llegar a donde la vendan”. No pasa nada por utilizar la palabra no de vez en cuando. Naturalmente, los padres tienden a cuidar de sus hijos en primer lugar, y esto es bueno. Sin embargo, los padres de hoy en día han ido demasiado lejos, sometiendo sus propias necesidades y salud mental a las de sus hijos.


Conclusión
Es necesario evitar que este tipo de educación haga estragos en las próximas generaciones: Los padres y cuidadores del mundo deben exigir más a los niños. Esperar más de ellos. Hacerlos partícipes de sus luchas. Darles menos. Ponerles retos y prepararlos para que tengan éxito en el mundo real, y no en el mundo protegido que hemos creado para ellos.


Con información de www.lafamilia.info
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6992Domingo, 13 de noviembre de 2016, 14:00 horas
¡El fin se acerca!
Gracias al ‘no lo creo, pero por si acaso’, de quienes los reciben y reenvían, pululan en las redes sociales mensajes de quienes aseguran recibir revelaciones de la Virgen, o de Dios, o de un ángel, en las que se anuncian las más variadas e inminentes catástrofes.

No le hace que sean las mismas que circularon en el año 2000, resurgieron antes del 12/12/2012, y más recientemente el 29 de julio. Recicladas, vuelven a propagarse, esta vez con la pésima noticia de que terminando el Jubileo en noviembre, ocurrirá un suceso cósmico del que todavía no se sabe en qué consistirá porque los rumores son, como suelen ser los rumores, contradictorios. 

Según algunos, viene a velocidad vertiginosa una llamarada solar que pasará rozando y achicharrando la tierra; según otros, lo que viene es un astro, llamado planeta x, de la mitad del tamaño del sol, y se interpondrá entre éste y la tierra, provocando que en ella todo se ponga oscuro, se congele, se inviertan los polos (lo que sea que eso signifique), que haya mega olas, terremotos y que todos los volcanes hagan erupción al mismo tiempo. Dicen que no será el fin del mundo, nada más un aviso (¡válgame!, con semejante aviso, ¿quién necesita fin del mundo?).

Advierten que cuando todo se ponga oscuro, oiremos voces de seres queridos que nos pedirán entrar, pero que no les abramos porque son demonios (como si los demonios necesitaran que les abran la puerta. ¡ay!, ¡lo que hacen algunos para no dejar pasar a la suegra!). También recomiendan hacer acopio de comida, agua y velas (esperando. ingenuamente, sobrevivieran intactas semejante hecatombe).

La gente que recibe estos anuncios y se deja aterrorizar, sigue al pie de la letra las instrucciones y espera consternada el momento fatal. Entonces llega el temido día y no pasa nada. No se bambolean las estrellas, no se estremece la tierra (más que cuando pasa el camión de la basura); no se desbordan las olas, y el Popocatépetl se limita a echar su acostumbrado humito de tarjeta postal. Y ¡fiuf! respira aliviada hasta que se anuncie la próxima fatídica fecha. Pero ¡no se puede vivir saltando de la desesperación a la desaprensión y viceversa! ¿Qué hacer ante el constante bombardeo de catastróficas premoniciones? He aquí tres recomendaciones:

1. No creas todo lo que recibes. Los mensajes falsos son ambiguos, no identifican quién recibió dichas revelaciones, ni cuándo, cómo, dónde, por qué o para qué.

2. Ten por seguro que si Dios o María quisieran advertirnos acerca de un peligro inminente, probablemente se lo revelarían al Papa, o incluso a videntes de apariciones que, si bien no cuentan con la aprobación oficial de la Santa Sede, tampoco han sido prohibidas, como la de Medjugorje. No te fíes de videntes ‘patito’ que juran que la Virgen les habla (les aconsejaría santa Teresa que coman bien y duerman completo...).

3. Tal vez no haya razones para alarmarse, pero tampoco para desentenderse. El fin sí se acerca: cada día nos acercamos al final de nuestra vida en este mundo, y al comienzo de la eterna. Y para ese fin no nos va a servir de nada comprar velas o almacenar despensas, sino estar en amistad con Dios, vivir amándolo, procurando darle gusto, cumplir en todo Su voluntad.

Un día, mientras santo Domingo Savio jugaba billar, le preguntaron qué haría si supiera que moriría en minutos. Respondió: ‘seguiría jugando billar. El maestro nos dio recreo; y estoy haciendo lo que toca hacer en recreo. Moriría tranquilo, cumpliendo la voluntad de Dios.’

En lugar de inquietarnos por lo que puede pasar al terminar el Jubileo, atendamos lo que puede pasar antes de que termine: por ejemplo: confesarnos (todavía los confesores pueden perdonar pecados ordinariamente reservados al obispo, como el del aborto); reconciliarnos con alguien; abrirnos a la gracia de Dios...

¡El fin se acerca! Sí, cada día nos aproximamos al momento de entregar cuentas a Dios, pero no vivamos espantados por anuncios catastróficos, sino con la paz y la confianza de saber que cuando llegue el fin, sea el de todos o sólo el nuestro, estaremos, como santo Domingo Savio, cumpliendo lo que nos encomendó nuestro Maestro.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6993Domingo, 13 de noviembre de 2016, 14:00 horas
El confesor y el psicoanalista
A veces ocurre que el columnista no tiene nada que decir y preferiría callar. ¿Quién, que escriba, no ha experimentado alguna vez esta especie de impotencia? Tener que elegir un tema para luego desarrollarlo es una agonía que sólo pueden comprender los que escriben no esporádicamente, sino cada semana durante años y años. 

Mientras pienso, pues, en el tema –un tema que no haya tocado antes, nunca, porque hasta eso hay que cuidar–, me viene a la memoria una palabra perteneciente al vocabulario de la retórica: inventio. 

Inventio, para los antiguos maestros de elocuencia, no era inventar, como generalmente se piensa, sino encontrar. Y como hace poco, en mis paseos por el mundo de los libros me he encontrado con dos textos espléndidos acerca de los confesores y los psicoanalistas, ahora se los endilgaré al lector esperando que disfrute leyéndolos, tanto como yo disfruté meditándolos y transcribiéndolos. 

“En principio, ir regularmente al terapeuta es seguramente un fenómeno americano. Pero también entre nosotros los alemanes aumenta. Probablemente este fenómeno tenga sus raíces en la pérdida de relaciones interpersonales firmes. Antes era posible dialogar mucho con el amigo o la amiga, o con un sacerdote en la conversación de ayuda espiritual o en la confesión. En la actualidad ya no es algo tan natural: cada vez tenemos menos tiempo para nosotros y para un buen intercambio. 

“Lo mismo se aplica para la ayuda espiritual, en la cual la actividad ajetreada torna imposible una buena conversación… Hemos dejado que la confesión degenere en un ritual vacío; a la verdadera confesión corresponde el diálogo. Pero en las confesiones de masa el diálogo queda a mitad de camino. La confesión sería seguramente para muchas personas en nuestros días un buen ofrecimiento para hablar de sus lados de sombra y sobre su culpa, y experimentar en la absolución la aceptación incondicional de Dios… La confesión continúa siendo un importante ofrecimiento sanador de la Iglesia reconocido en nuestros días también por algunos psicoterapeutas. Por este motivo, sería bueno que descubriéramos nuevamente la dimensión psicoterapéutica del sacramento de la confesión. La gente acudiría con mayor frecuencia al padre confesor”.

Esto fue lo que respondió el famoso benedictino alemán Anselm Grün a un par de amigos suyos –Jan Paulas y Jaroslav Sebek– que lo entrevistaron para hacer un libro con sus respuestas en el año 2002. 

Sin embargo, mucho antes de esta fecha, en 1938, un enteradísimo obispo húngaro llamado Tihamer Thót –muerto un año después, en 1939– ya se había referido a este mismo asunto en uno de sus libros, donde escribió así:

“Visitando Goethe en cierta ocasión a un enfermo, dijo: ‘Un día –es decir, en los tiempos católicos, antes de la Reforma–, otros se encargaban de quitarle peso a la conciencia. Hoy la conciencia ha de hacerlo sola, y se consume inútilmente, gastando sus fuerzas para poner orden dentro de sí misma. Nunca hubiera debido suprimirse la confesión’.
“La confesión, realmente, en un medio tan incomparable de la vida religiosa y de la educación espiritual, que hoy día la desean aún aquellas sectas que, desgajadas del catolicismo, la suprimieron.

“Siempre que me encuentro con hombres que se agitan con los arduos problemas de la vida, y no van a confesarse, me acuerdo de Clemens Brentano, el célebre poeta alemán que, atormentado por dudas espirituales, buscaba el descanso sin poderlo hallar. Una de sus conocidas, la hija de un pastor protestante, Lucía Hensel –que más tarde se convirtió al catolicismo–, dijo una vez al hombre desesperado: ‘¡Usted es católico! ¡Usted tiene que ser hombre feliz! ¡Ustedes tienen la confesión!’…

“No hace mucho tiempo que se levantaban acusaciones en masa contra la confesión y la moral católicas, afirmando que aquello era un ‘potro de tormento’, una ‘cámara de tortura’, un ‘matadero espiritual’, y que ésta no es moralmente admisible. Y he aquí que hoy día son precisamente los psicoanalistas los que se ponen a confesar, pero con tal insistencia, con tales tormentos y con preguntas tan inverosímiles, que ni aun el más famoso casuista lo habría podido soñar.

“La cosa es clara: todo lo que ahora se quiere hacer pasar por un gran descubrimiento del psicoanálisis (Individualpsychologie, Affektpsychologie, Tiefenpsichologie, etcétera: ‘psicología individual’, ‘psicología de los afectos’, ‘psicología de las profundidades’), aunque no con nombres tan altisonantes, pero sí en cuanto a su esencia, se practica ya hace dos milenios en el sacramento de la confesión. 

“¿No es una gloria de la religión católica el haber declarado obligatoria hace ya siglos la confesión sincera de ese gran peso del pecado, que abruma nuestras almas, siglos antes de ser conocida la tesis de la moderna psicología? ¿Qué tesis? Que las grandes impresiones y los grandes secretos, ahogados dentro de nosotros mismos como fieras encerradas en un sótano, rugen en el fondo de nuestra alma, la roen, la consumen y pueden conducir al más completo desquiciamiento de los nervios y a la locura; pues no hay descaso posible hasta que salen fuera y nos vemos libres de su furor, comunicándonos con otro” (Cristiano en el siglo XX).

Interesante. Incluso muy interesante, ¿no es así? Por lo menos, dará qué pensar a los que utilizan la expresión “verdugo chino” para referirse al confesor, y nada dicen, por el contrario, del psicoanalista, que pregunta cosas que un confesor no preguntaría ni aunque lo ahorcaran. Bueno, pues así están las cosas en nuestro pequeño planeta, achatado y girador.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6994Domingo, 13 de noviembre de 2016, 14:00 horas
¿Qué es un obispo?
¿Te has dado cuenta que en todas las Misas el sacerdote pide a Dios por los obispos, y nos pide a nosotros orar por ellos? Pero ¿quiénes son los obispos?, ¿cuál es su papel en la Iglesia? Te lo contaré:

Después de que Jesucristo resucitó y subió al cielo para estar al lado de Dios Padre, los apóstoles continuaron valientemente su misión, llevando por todo el mundo el mensaje de Amor que su Maestro les había enseñado.

Pero como el número de fieles crecía cada vez más, los apóstoles fueron eligiendo sucesores para que continuaran cuidando las almas de quienes habían abrazado la fe en Jesucristo. A estos sucesores se les conoce con el nombre de “obispos”, palabra que significa “vigilante”, pues, en general, son los responsables de vigilar que el Pueblo de Dios vaya por buen camino.

Ellos, como guías y custodios del “rebaño”, se preocupan de que ninguna de sus ovejas se extravíe; cuidan también de que las enseñanzas de Jesús no sean alteradas o malinterpretadas, y son maestros que enseñan con el propio ejemplo. Además, son la autoridad de la Iglesia y ejemplo de oración, pues es ahí donde escuchan al Espíritu Santo que les indica cómo guiar a su grey, es decir, a sus fieles.

Ser obispo no es cosa fácil: es una responsabilidad muy delicada que requiere sabiduría, autoridad y mucho amor a Jesucristo y a su Iglesia. Y es por ello que los obispos necesitan de nuestra oración, necesitan que continuamente le pidamos a Dios que siga iluminándolos para que no se cansen en su labor y sigan humildemente cuidando de nosotros.

¿Sabes cómo se llama el obispo de tu ciudad? Pregúntale al sacerdote de tu parroquia y haz el propósito de conocerlo, de saludarlo con tu familia, pero sobre todo, de hacer oración por él, pues esta semana todos los obispos de México estuvieron reunidos para compartir experiencias y ver la mejor manera de cuidar de nosotros.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6995Domingo, 13 de noviembre de 2016, 14:00 horas
El Purgatorio, ¿invento o realidad?
Cuando alguien muere, quienes van a dar el pésame a los deudos, suelen decirles, para consolarlos, que su difunto: ‘ya está en el cielo’, pero eso en realidad no pueden afirmarlo. Fuera de los santos, de los que consta porque Dios concede milagros por su intercesión para confirmarlo, de nadie podemos asegurar que esté en el cielo.

‘¡Pero si era re buena gente el difuntito, cómo no va a estar en el cielo!’, dirá alguno. 

A ello cabe responder dos cosas: La primera, es que no podemos juzgar sólo por apariencias. Nosotros nada más vemos lo de afuera, pero el Señor conoce el interior. Nosotros vemos las obras de alguien y pensamos que de seguro se fue al cielo sin tocar barandas, pero Dios, que ve los sentimientos, apegos y pecados más ocultos, puede considerar que esa persona todavía tiene mucho que purificar.

La segunda es que no basta ser ‘buena gente’ para entrar al cielo, ¡hay que ser santo!

Y es que no es cualquier cosa poder disfrutar para toda la eternidad la felicidad plena, en presencia de Dios, en compañía de María, y de todos los santos y santas!, ¡no podemos acceder así como así a semejante premio y compañía! Al igual que en aquella parábola que contó Jesús, del rey que invitó a todos a su banquete, pero corrió al que no llevaba traje de fiesta (ver Mt 22, 1-14), así también al cielo no será admitida el alma todavía imperfecta. 

Y si alguien plantea desconcertado: ‘¿cómo que no todos vamos a ir al cielo? ¡Pero si Dios es muuuuuy misericordioso!’ Hay que contestarle: Sí, pero también es Justo. Y aunque, como dice la Primera Lectura del domingo pasado, Él aparenta “no ver los pecados de los hombres, para darles ocasión de arrepentirse” (Sab 11, 23), llegará el día en que juzgue a cada uno “según sus obras” (Rom 2, 6).

Tarde o temprano, todos enfrentaremos el juicio de Dios y habrá tres posibilidades:

En el caso excepcional de quien muera en estado de gracia, y habiendo purificado en este mundo lo que tuviera que purificar, su alma irá derechito al cielo. Sucedió con Juan Pablo II y Teresa de Calcuta.

En el extremo opuesto, está el otro caso, que ojalá fueran también excepcional, de quien estando en pecado mortal (falta grave que se comete con pleno conocimiento y pleno consentimiento), muera sin arrepentirse ni reconciliarse con Dios. Él no lo obligará a pasar la eternidad en Su compañía. Irá a la condenación eterna, a la más espantosa soledad y tiniebla. 

Pero en medio hay una tercera posibilidad: la de quien muera en amistad con Dios, pero todavía con apegos e imperfecciones que deba purificar, y culpas que deba expiar. Su alma pasará por el ‘Purgatorio’, que no es propiamente un lugar, sino un proceso, que la preparará para poder entrar el cielo. 

El Catecismo de la Iglesia Católica enseña que la existencia del Purgatorio es una ‘verdad de fe’ revelada por el Espíritu Santo y sustentada en la Sagrada Escritura (ver 2Mac 12,46; Mt 5, 25- 26; 1Cor 3,15; 1Pe 1,7), de la que, como católicos, no podemos dudar (ver C.E.C. #1030 - 1032). 

A muchos santos y santas se les ha concedido ver en visión el Purgatorio, y dicen que aunque allí las almas gozan sabiendo que irán al cielo (pasaron, como dicen los estudiantes ‘de panzazo’), sufren mucho porque ya quisieran ver a Dios. Por sí mismas no pueden salir, pero nosotros sí podemos ayudarlas, orando por ellas y ofreciendo Misas, indulgencias, Rosarios. De hecho, la Iglesia dedica todo el mes de noviembre a orar por las ánimas del Purgatorio.

Su purificación se parece a lo que sucede cuando un artesano acrisola un metal precioso al fuego. Se mantiene al pendiente, y sabe que está listo cuando puede verse reflejado en éste. Así pasa con las almas del Purgatorio. Aquel que a Su imagen y semejanza las ha creado, las acrisola allí, hasta que recuperan su pureza y puede verse en ellas reflejado.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6983Domingo, 06 de noviembre de 2016, 14:00 horas
10 Cosas que debes saber sobre las indulgencias
1. ¿Qué es una indulgencia?

Una gracia que concede la Iglesia, por los méritos de Jesucristo, de María y todos los santos, para borrar la pena temporal que queda como consecuencia del pecado.

2. ¿La indulgencia borra los pecados?

No. La indulgencia aplica a pecados ya perdonados. 

3. ¿Por qué si el pecado ha sido perdonado, queda una pena?

Para entenderlo, cabe poner este ejemplo: Un niño desobedece a su papá que le pidió no jugar pelota en casa, y rompe la ventana. Arrepentido, pide perdón. Su papá lo perdona, pero queda una consecuencia: debe pagar el vidrio roto. La mamá y hermanos del niño deciden ayudarle, con permiso del papá, a pagar la deuda. Así también, el pecado confesado es perdonado, pero queda una pena que hay que expiar, y es la que nuestra Madre la Iglesia nos ayuda a pagar con las indulgencias.

4. ¿Cuántas clases de indulgencias hay?

Dos: ‘parcial’, que perdona sólo parte de la pena, y ‘plenaria’, que la perdona toda.

5. ¿Por quién puedo aplicar la indulgencia obtenida cada día?

Por ti, o por un difunto. También puedes encomendarla a María, para que Ella la aplique por el alma que quiera ayudar. Sólo aplica a las almas que están en el Purgatorio; las que están en el Cielo, no la necesitan, y las que están en el Infierno no la aprovechan pues ya no saldrán de ahí. Como no sabemos si las almas de nuestros difuntos ya están en el cielo, conviene seguir ofreciendo indulgencias plenarias por ellas.

6. ¿Puedo aplicar la indulgencia plenaria por otra persona viva?

No. 

7. ¿Qué efecto produce la indulgencia plenaria en el alma?

Aplicada por ti, te libra de la pena temporal de pecados confesados y perdonados, desde el momento de tu Bautismo hasta la fecha en que obtengas la indulgencia plenaria. Aplicada por un difunto, es gran obra de misericordia, pues lo libra de la pena de sus pecados perdonados, lo cual podría ayudarle a salir del Purgatorio e ir al cielo. Decía santa Catalina de Siena, que las almas que ayudes así te estarán eternamente agradecidas, orarán siempre por ti, y al llegar al cielo harán valla para venirte a recibir.

8. Si una persona que se ha confesado y ha obtenido indulgencia plenaria, muriera, ¿iría al cielo?

Sí, siempre y cuando no tenga ya nada que purificar, en el sentido de apegos, pecados veniales no confesados (y por lo tanto no perdonados).

9. ¿Cuántas indulgencias puedo obtener?

Una por día.

10. ¿Cómo puedo obtener la indulgencia plenaria?

Debes estar en gracia de Dios y tener total rechazo al pecado (habiéndote confesado); asistir a Misa completa; comulgar, orar por las intenciones del Papa (por ej: Padrenuestro, Avemaría y Credo), y realizar lo que la Iglesia pida para conceder esa indulgencia, por ejemplo, orar media hora ante el Santísimo expuesto; o leer y meditar la Palabra de Dios durante media hora; o participar devotamente en un Viacrucis, o participar del rezo del santo Rosario en una iglesia, o, en este Año Santo de la Misericordia, atravesar el umbral de una Puerta Santa. Se abrieron varias, en Basílicas, Catedrales, parroquias y otros lugares, y se cerrarán, en todo el mundo, el domingo 13 y en san Pedro en el Vaticano, cuando el Papa clausure el Jubileo el domingo 20 de noviembre.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6984Domingo, 06 de noviembre de 2016, 14:00 horas
San Martín Caballero, soldado de Dios
En el año 337, bajo el frío invierno del poblado de Amiens, en Francia, un hombre en harapos, casi desnudo y temblando de frío, pedía en balde una limosna o mendrugo para comer, pero nadie había en la calle. Sólo un soldado del Ejército Romano que pasa por ahí; compadecido por la situación de aquel hombre, cortó con su espada la mitad de su capa para dársela. No la dio toda, pues la capa pertenecía al ejército al que servía fielmente. 

Aquella misma noche, el buen soldado fue visitado por alguien muy especial: Jesucristo, quien vistiendo la media capa que el militar había regalado al mendigo, le dijo con dulce voz: “Gracias, Martín”.

Martín, el soldado romano de 21 años, tomó la decisión de retirarse del ejército y hacerse bautizar como seguidor de Cristo, pero obviamente no se lo permitieron porque era un buen combatiente. Sucedió entonces que, cuando los romanos se alistaban a combatir a los invasores bárbaros, el emperador César Juliano visitó a su ejército para darle a cada uno de los soldados un incentivo económico antes de la batalla. Al llegar a Martín, éste le dijo: “César, he luchado por ti, permite que ahora luche por Dios. Yo soy soldado de Cristo, y no me es lícito seguir en el ejército ni aceptar tu dinero”.

En el Ejército Romano no estaba permitida la deserción, por lo que el emperador podía haber mandado ejecutar al soldado, pero Martín era apreciado por todos, y de hacerlo, bajaría la moral y ocasionaría descontento en la tropa en víspera de la batalla. Por ello, el emperador prefirió burlarse de él, diciéndole: “Los bárbaros nos atacarán mañana y tu actitud, querido Martín, parece movida por el miedo más que por tu fe. Dices ser cristiano por miedo de enfrentarte y derramar sangre”. Martín le respondió: “Mañana déjeme en primera línea de batalla, sin armas, sin escudo y sin casco, así le probaré mi valor y fidelidad, y le demostraré que el miedo que tengo no es a morir, sino a derramar la sangre de otros hombres”. Y así acordaron.

Sin embargo, no hubo necesidad de ello, pues, increíblemente, los bárbaros se rindieron antes de iniciar la batalla. Los legionarios dicen que fue el miedo ante el numeroso Ejército Romano, pero lo que realmente les espantó fue el saber, por sus espías, que los romanos estaban tan seguros de la victoria que había soldados que acudirían al combate sin armas. El César permitió entonces a Martín dejar la vida militar, y así, aquel buen soldado llegó a ser Obispo, defensor fiel de la fe en Cristo, y el santo patrono de los soldados y de aquéllos que dan cobijo al prójimo desamparado.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6988Domingo, 06 de noviembre de 2016, 14:00 horas
¡Está prohibido esparcir las cenizas de nuestros difuntos!
La Santa Sede, a través de la Congregación para la Doctrina de la Fe, ha publicado un nuevo documento que recuerda las normas sobre la sepultura de los muertos, y sobre todo la conservación de las cenizas. Aquí los puntos más importantes. 

1. La nueva Instrucción sobre sepultura de difuntos y conservación de cenizas nos recuerda que desde 1963 la Iglesia permite la cremación, siempre y cuando en el acto no haya “negación de los dogmas cristianos”; sin embargo, en la práctica han surgido ideas contrarias a la fe de la Iglesia, lo que hace necesario reafirmar la doctrina con este nuevo documento.

2. El texto nos recuerda que, por la muerte, el alma se separa del cuerpo, pero en la resurrección Dios devolverá la vida incorruptible a nuestro cuerpo transformado, reuniéndolo con nuestra alma. Por ello, la Iglesia recomienda que los cuerpos de los difuntos sean sepultados en cementerios u otros lugares sagrados. 

3. Con la sepultura –añade– la Iglesia confirma su fe en la resurrección de la carne, y pone de relieve la alta dignidad del cuerpo y de la persona humana. Por lo tanto, no permite ritos que impliquen conceptos erróneos de la muerte; por ejemplo, considerar que ésta es la anulación definitiva de la persona, o un momento de fusión con la madre naturaleza o con el universo, o una etapa en el proceso de re-encarnación o la liberación de la “prisión” del cuerpo.

4. El documento insiste en que la Iglesia sigue prefiriendo la sepultura de los cuerpos; sin embargo, aclara que la cremación no está prohibida. No obstante, señala que si se opta por este procedimiento, las cenizas deben mantenerse en un lugar sagrado, es decir, en el cementerio, en una iglesia o en un área dedicada a tal fin por la autoridad eclesiástica competente. 

5. Nos dice que la conservación de las cenizas en un lugar sagrado puede ayudar a reducir el riesgo de sustraer a los difuntos de la oración y el recuerdo de los familiares y de la comunidad cristiana. Así, además, se evita la posibilidad de olvido, falta de respeto y malos tratos, así como prácticas inconvenientes o supersticiosas.

6. Por las razones mencionadas anteriormente –precisa– no está permitida la conservación de las cenizas en el hogar. Sólo en casos excepcionales, el Obispo puede conceder el un permiso para ello. Las cenizas, sin embargo, no pueden ser divididas entre los diferentes núcleos familiares y se les debe asegurar respeto y condiciones adecuadas de conservación.

7. También deja en claro que no está permitida la dispersión de las cenizas en el aire, en la tierra o en el agua o en cualquier otra forma, o convertir las cenizas en recuerdos conmemorativos, en piezas de joyería o en otros artículos, teniendo en cuenta que para estas formas de proceder no se pueden invocar razones higiénicas, sociales o económicas que pueden motivar la opción de la cremación.

8. Finalmente, la Congregación para la Doctrina de la Fe reitera que en el caso de que el difunto hubiera dispuesto la cremación y la dispersión de sus cenizas en la naturaleza por razones contrarias a la fe cristiana, se le han de negar las exequias, de acuerdo con la norma del derecho.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6974Domingo, 30 de octubre de 2016, 14:00 horas
¿Los católicos ponemos altar de muertos?
En nuestra cultura, la muerte es algo muy comentado. Se hace tan normal oír, leer o ver las notas rojas, donde la muerte aparece como algo anónimo e impersonal; se habla de ella banalizándola, mostrándola sin pudor, privándola de su carácter dramático y enigmático. Ah, pero hablar de ella con seriedad resulta incómodo e inoportuno; es mejor no tocar el tema o dejarlo para después, porque afrontarlo sería ponerme seriamente ante mi propia muerte, y tal vez escuchar una voz que me llama por mi propio nombre. Todo esto ¿no reflejará la angustia del hombre de hoy, y un miedo a enfrentar el sentido último de la vida?


“Los días de muertos”

El nacimiento y la muerte son momentos importantes en la vida de todos los pueblos; por lo mismo, han sido objeto de celebraciones de diversos tipos, de acuerdo con el proceso histórico de cada cultura.

El culto a los muertos en México se remonta por lo menos a 1800 años a.C., culto que fue evolucionando hasta tener gran auge durante la supremacía de los mexicas, que eran considerados como el “pueblo de la muerte”. Su filosofía sobre la muerte y la inmortalidad quedó plasmada en un sinnúmero de poemas que reflejan que la vida no es más que un momento pasajero, y la muerte una especie de despertar del sueño presente.

En el calendario mexica existían dos meses dedicados a las festividades de los muertos. El mes noveno –o fiesta de los muertecitos– y el mes décimo –o gran fiesta de los difuntos–, fecha en que se sacrificaban seres humanos para dar solemnidad al festejo.

La celebración empezaba meses antes con los preparativos, y el día de la fiesta se invocaba a los espíritus de los ancestros para compartir con ellos los buenos frutos de la tierra. El culto continuaba con la colocación de la ofrenda en el altar familiar que pretendía estrechar los vínculos existentes entre los vivos y los muertos.


Época colonial

Con la conquista española, en el siglo XVI, se introdujo en México el terror a la muerte. Los cráneos que adornaban el Tzompantli en México-Tenochtitlan o en los altares de Tlatelolco desaparecieron, para reaparecer más tarde a pie de los altares y cruces atriales, con un significado completamente diverso: la muerte había sido vencida por la Cruz de Cristo. 

Fue en la época colonial cuando se empezó a representar a la muerte como un esqueleto en diferentes posturas, portando en la diestra una guadaña, simbolizando con ello, por un lado, la fragilidad que puede terminar con un simple “gudañazo” en cualquier momento, y por otro, que esto puede acaecer a cualquiera, pues la muerte “no respeta” a nadie. Hay que tener en cuenta que se trata de una representación cultural, que nada tenía que ver con el culto demoniaco que ahora se le tributa a esta misma imagen, mal llamada “santa muerte”.


Siglos XVIII -XX

En el siglo XVIII la muerte dejó de ser algo terrorífico para representarse como una figura de ballet o como un personaje amable. A finales del siglo XIX y principios del XX, José Guadalupe Posada, maestro del grabado, reanimó su homenaje dándole un toque humorístico. En esta época surgieron diversas revistas en las que se publicaban versos conocidos como “calaveras”", que ridiculizaban, por alguna de sus actuaciones, a los personajes del gobierno o gente notable de la sociedad.

En nuestros días, aquí en nuestro México, lindo y querido, en muchas comunidades se celebra de modo muy sentido “la fiesta de los muertos”, pero, hemos de ser sinceros, en ocasiones, de modo sincretista. Como si se deseara, no al modo de la fe, sino al de los antiguos mexicas, entrar ese día “en contacto” con los muertos, con nuestros seres queridos que ya no están con nosotros, a través de “una ofrenda”, eclipsando así completamente la solemnidad de todos los santos y dando más relieve a la memoria de todos los difuntos. 

Me han preguntado varias veces si es católico poner en estas fechas un altar para los muertos. Si se coloca como lo hacían los antiguos mexicas, la respuesta es NO. Sin embargo, vemos, a lo largo de la historia, cómo intrépidos y santos misioneros siempre trataron de inculturizar la fe, tomando celebraciones paganas y cristianizándolas, como es el caso de la misma celebración de la Navidad.

Utilizar nuestro arte e ingenio para plastificar el misterio del más allá, para alejar el miedo a la muerte, o mejor el miedo al morir, recordarme a través de un “altar de muertos” que puedo hacer por mis difuntos una gran obra de misericordia: orar a Dios Trino por su salvación; hacer una buena confesión y participar en la santa Misa para ganar por ellos la indulgencia plenaria, etc.; así, un altar de muertos daría mucho fruto y estaría muy lejos de la distorsión que de esta conmemoración ha hecho el Halloween que se ha desvirtuado hasta llegar a ser una invocación a los demonios.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6975Domingo, 30 de octubre de 2016, 14:00 horas
Ofrenda de muertos con sentido cristiano
Flor de cempoalxóchitl: representa al sol, símbolo de Dios que hace florecer la vida de las almas. Proclama la vida eterna como don de Dios. 


Cruz de cempoalxóchitl: la cruz florida sobre el altar significa que todos los caminos, los cuatro puntos cardinales, los brazos de la cruz, llevan a Dios, el centro donde se cruzan los brazos. Nos habla también de la redención de Cristo, vencedor de la muerte.


Velas: significan la iluminación del camino para que las almas lleguen a disfrutar de la luz divina. En un cirio encendido la Iglesia simboliza la resurrección de Cristo en la Pascua.


Vaso con agua: es signo del agua viva para nunca tener sed. La gracia, participación de la vida divina, también se simboliza con el agua, de la cual tenemos sed.


Copal: une la tierra con el cielo. Con el incienso, la Iglesia simboliza la oración, la alabanza grata a Dios que llega a su presencia.


Comida: se pone porque creemos que nuestros muertos viven. Los invitamos a comer porque los amamos. Es un signo de comunión, lo cual no significa que nuestros difuntos bajen a comer.
Pan de muerto: nos recuerda el pan de maíz y amaranto, semilla de la alegría, hecho en forma de huesos, que comían nuestros antepasados para significar que los que morían daban vida a los que quedaban. Hoy comemos el Pan de Vida, la Eucaristía, presencia real de Cristo, que murió para que tuviéramos vida.


Plato con sal: referencia al Bautismo en el que se daba a los niños un poco de sal para saborear a Cristo.


Imágenes: los retratos de los seres queridos a quienes se dedica la ofrenda y las imágenes religiosas manifiestan, una vez más, la comunión de los santos.


Conclusión 
La ofrenda es un rito que se repite año con año y que se aprende desde niño. No se cuestiona, se hace. Los jóvenes se avergüenzan de las costumbres de sus padres y, en el fondo, de su sangre y de su raza. Prefieren disfrazarse de Drácula o de Morticia. Se desarraigan. Algunos padres de familia dejan de poner su ofrenda ante la incomprensión y burla de sus hijos, mientras que algunos ancianos continúan poniéndola a escondidas en algún rincón de su habitación. 


¡Que esta bella tradición jamás se pierda!
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6976Domingo, 30 de octubre de 2016, 14:00 horas
Fieles difuntos, ¿cómo puedo ayudarlos a llegar a Dios?
Tradición permanente 

Orar por los fieles difuntos es una tradición permanente en la Iglesia, lo mismo que celebrar la santa Misa por ellos. Considerando que la muerte de un cristiano es en realidad su nacimiento al cielo, los primeros cristianos acostumbraron reunirse ante la tumba de sus hermanos difuntos  en el día del aniversario de su muerte y celebraban la Misa por ellos, sobre todo si habían dado testimonio de Cristo con su martirio. Gracias a esa tradición sabemos la fecha del martirio de muchos de nuestros santos.

Pero no sólo se oraba ante el sepulcro de los mártires, sino que también se oraba por los familiares que habían muerto. Santa Mónica, mamá de san Agustín, le pidió a su hijo obispo que, al morir, se acordara de ella junto al altar, dondequiera que estuviera. Ella murió en el año 387.

Cuando en México celebramos a los fieles difuntos con una ofrenda de comida en honor a ellos, nos parecemos a los romanos paganos del tiempo de los primeros cristianos que en el último mes del año celebraban a los difuntos preparando una comida y poniendo ante la mesa una silla vacía, pues suponían que el difunto venía a comer con ellos. A esta comida la llamaban “refrigerium”, refrigerio. También los cristianos participaban de este tipo de costumbres y muy pronto las cristianizaron celebrando por nueve días las “parentalia”, fiesta de los familiares difuntos.

Como vemos, orar por los difuntos es una costumbre profundamente enraizada en nuestra tradición.

Siguen siendo miembros de la Iglesia

Al celebrar a los fieles difuntos al día siguiente de la celebración de Todos los Santos, la Iglesia nos quiere enseñar que tanto los que ya están en el Cielo (santos todos ellos aunque no estén canonizados), como los que están en el Purgatorio, siguen siendo miembros de la Iglesia. Entre nosotros hay una comunicación de dones que se llama “Comunión de los santos”. Seguimos unidos a Cristo por el Espíritu Santo, seguimos siendo hermanos, hijos de un mismo Padre.

Los amamos ayudándolos

Creemos los católicos en el Purgatorio. El Purgatorio es ya el Cielo... pero todavía no. A la presencia de Dios sólo llega lo santo, lo limpio. Ante Él no debe haber ni la más mínima sombra del pecado. Por los méritos de Jesús se nos perdonan nuestros pecados. Los sacramentos del Bautismo, de la Reconciliación y de la Unción de los Enfermos son el signo ordinario del perdón generoso de Dios. De una forma extraordinaria, un acto de contrición bien hecho nos obtiene el perdón. Perdonados nuestros pecados, de nuestra parte queda pendiente un acto de justicia: reparar el daño causado. Lo reparamos mediante la penitencia. Pero a veces lo que nos queda de vida no es suficiente para hacer penitencia y si morimos nos salvamos, sí, pero tenemos todavía esa penitencia, pena temporal, que pagar. Eso es el purgatorio.

La comunión de los santos se aplica aquí al poder los vivos ayudar a los del Purgatorio a liberarse de esa sombra de pecado que les impide estar ya en la presencia de Dios. Ofrecemos por nuestros difuntos oraciones, obras buenas e indulgencias concedidas por la Iglesia y aplicadas a alguna obra especialmente importante. Por cierto, la Iglesia concede indulgencia total aplicable a los fieles difuntos a quienes vayan a Misa durante el novenario de los difuntos o visite y ore en un panteón.

¡Qué consolador saber que todavía podemos demostrar nuestro amor a nuestros seres queridos muertos mediante estos regalos que nos aporta nuestra fe!

Ellos están con nosotros

Creemos en la presencia moral de nuestros difuntos en nuestra vida; no una presencia macabra para asustar, sino una presencia amable y solidaria. Creemos que la amistad permanece después de la muerte y que, de hecho, se hace más pura y duradera.

Creemos también que algún día estaremos junto a ellos en la casa de nuestro Padre en el Cielo, a donde Jesús ha ido a prepararnos una habitación.

Creemos que sus cuerpos que regresaron al seno de la madre tierra duermen en espera del día de la Resurrección. Ésa es nuestra fe.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6977Domingo, 30 de octubre de 2016, 14:00 horas
Querido padre José Luis“Creí que iba a poder colarme al final feliz”. 

Así dijiste hace décadas, tras recuperarte de un padecimiento que te tuvo a las puertas de la muerte. Tus feligreses exclamamos: ¡Ay no, padre! ¡Ojalá falte muchísimo tiempo!’. Y gracias a Dios así fue; te disfrutamos todavía muchos años.

No te colaste en aquella ocasión, pero tampoco ahora. Entraste por la puerta grande, la del Jubileo de la Misericordia, y te la abrió Santa María de Guadalupe, la que siempre fue la fuente de tu alegría; la que puso en ti, como en Juan Diego, su mirada compasiva, y te mostró su especial predilección, concediéndote el privilegio de nacer al cielo en sábado, día de la semana que la Iglesia dedica a Ella, quien sin duda te ha recibido, y te ha arropado con su manto de estrellas, su muchachito querido.

Miraba la foto grande que pusieron frente al sencillo ataúd en el que reposabas mientras se celebraba la Misa de cuerpo presente en el altar mayor de la Basílica, y recordaba que no quisiste ser obispo, y aceptaste a regañadientes el título de Monseñor; te presentabas simplemente como sacerdote. Te apenaba ponerte esas vestiduras con las que sales retratado. Usabas siempre camisa blanca, y pantalón negro, un poco corto y ya brilloso de tanto plancharlo. La tuya era genuina humildad, y nunca te importó lo material.

Muchos medios católicos dieron la noticia de tu deceso, y publicaron luego tus logros más notables: que dominabas el náhuatl, eras el mayor experto en el Acontecimiento Guadalupano y fuiste pieza clave para la canonización de san Juan Diego, pero ninguno mencionó algo que para cientos de familias era lo más significativo: que fuiste rector en la Capilla de San Buenaventura, al sur de la Ciudad de México, durante casi un cuarto de siglo.

Allí te conocí cuando era adolescente. Iba con mi mamá a Misa de 9 am. Recuerdo que no decías homilía, para que quienes tenían prisa pudieran irse, pero al terminar te sentabas, explicabas las Lecturas, y preguntabas: ‘¿comentarios o dudas?’, abriendo así un rico espacio, que permitía a la gente expresarte sus inquietudes. Tus respuestas sabias y breves nos hacían aprender, no pocas veces reír, y eran tan interesantes que hasta los de las prisas terminaban por quedarse. Y ¡qué decir de tus obras y conferencias sobre tu amada Guadalupana!, nos enseñaste a valorarla y amarla.

Estando tan ocupado, te dabas tiempo para acudir puntualmente cada semana a dar a mi grupo de preparatoria un curso de ‘parapsicología’, tema que encontrábamos atractivo, y que aprovechabas para hablarnos de Jesús, que era siempre tu objetivo.

Contabas que en tu ordenación le prometiste a Dios nunca negar un Sacramento, y lo cumpliste. Si uno llegaba, tal vez inoportunamente, a preguntarte: ‘¿padre, me puede confesar?’, respondías siempre: ‘¡claro!’, siempre dispuesto a escuchar y a aconsejar, nunca a regañar. Cuando te cambiaron a la Basílica (era lógico, tu Madrecita quería tenerte cerca), redescubriste y disfrutaste tu vocación de confesor, y pasabas largas horas reconciliando a la gente con el Señor.

Tenías gran sentido del humor y una risa cándida como la de un niño. 

Te encantaban los helados de frutas, la comida japonesa, e invitar a toda la comunidad a convivir y saborear las deliciosas paellas que tanto disfrutabas preparar.

Imposible contar tantos recuerdos que vienen a la mente, pero hay uno en especial que no puedo dejar de mencionar y agradecer: cuando me alejé de la Iglesia durante mi período universitario, fuiste tú el instrumento que Dios empleó para animarme a volver.

Querido padre José Luis, que no te colaste, sino llegaste a la eternidad acogido por tu Morenita del Tepeyac, ruega al Señor por nosotros, para que como te lo ha concedido a ti, nos conceda también alcanzar, no sólo el final feliz, sino la felicidad sin final. ]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6978Domingo, 30 de octubre de 2016, 14:00 horas
¿Por qué el diablo le teme tanto a la Virgen María?
El famoso sacerdote Gabriele Amorth, exorcista del Vaticano, falleció el pasado 16 de septiembre, a los 91 años de edad. 

Considerado el exorcista más experimentado del mundo –toda vez que tenía en su haber aproximadamente 50 mil exorcismos–, poco antes de morir fue entrevistado en Italia por TV2000. En aquella ocasión, el P. Amorth reveló varias cosas sobre el demonio, particularmente su odio hacia dos grandes santos del Siglo XX y a la Virgen María.

En la entrevista, donde ya se le escucha con voz cansada, el P. Amorth dijo que cuando invocaba al Padre Pío o a Juan Pablo II, el demonio se ponía furioso. “Un día le pregunté respecto de Juan Pablo II. ‘¿Por qué tienes tanta rabia contra él?’ El respondió: ‘Porque ha roto mis planes’. Pienso que se refería al comunismo. Y continuó: ‘Porque también me ha raptado muchos jóvenes’. Sabemos del cariño de Juan Pablo II a los jóvenes, cuando les hablaba en las Jornadas Mundiales de la Juventud. Por eso la trae contra él”.

Explicó el P. Amorth que, en otra ocasión también forzó al demonio a que reconociera las virtudes de la Virgen María: “Lo pregunté: ‘¿cuáles son las virtudes de la Virgen que más te duelen?’. Él respondió: ‘Ella es la más humilde de todas las creaturas, y yo el más soberbio. Ella es la más pura de las creaturas, y yo el sucio. Porque ella es la más obediente a Dios, y yo soy el rebelde’”.

Finalmente, el sacerdote exorcista lo obligó a que le dijera por qué le temía tanto a la Virgen María: “Le pregunté: ‘¿Por qué te asustas más cuando nombro a la Virgen María que cuando nombro a nuestro Señor Jesucristo?’ El diablo respondió: ‘Porque me vence siempre. Porque con ella soy humillado, soy vencido por una simple creatura que nunca ha sido manchada por la culpa del pecado’”.

Lo que explicó el P. Amorth coincide con lo que otros dos reconocidos exorcistas han comentado al periódico Desde la fe. Y es que, con mayor frecuencia los especialistas en el tema de la liberación y expulsión del demonio y sus fuerzas malignas reconocen que la Virgen María es la verdadera exorcista, pues el Maligno se somete ante Ella. 

¡La Reina de los exorcistas!

“En San Andrés Tuxtla, junto al obispo, hicimos el ritual de exorcismo, pero la persona no se liberó. Después, mientras hacíamos la oración a la Virgen, la persona se liberó”. Así lo explicó en el 2010 a este semanario el P. Gabriele Nanni, formador de exorcistas en Roma, quien se encontraba impartiendo un curso en nuestro país. 

“La Virgen siempre ha sido muy importante en mi fe –dijo– pero aquí en México he experimentado algo más, que se puede resumir con la frase que ha dicho Nuestra Señora de Guadalupe a los fieles: ‘¿No estoy yo aquí que soy tu Madre?’. Esta maternidad muy particular tiene como significado teológico su presencia muy real en la Iglesia y en los fieles. Esta presencia y vínculo natural con sus devotos, protege a quien confía en Ella”. 

El P. Nanni ejemplificó con 20 casos en la Diócesis de Veracruz y San Andrés Tuxtla, donde fieles perturbados por influencias malignas fueron liberados gracias a la intercesión de la Virgen del Tepeyac: “Lo que he experimentado aquí es una presencia particular en los casos de liberación, así que he comprendido que Ella no sólo es una ayuda, sino la libertadora. Como exorcista, he descubierto que el medio de servir es ponerse a su servicio, y Ella actúa como verdadera exorcista”. 

Continuó: “La Virgen tiene un poder increíble porque el Padre, a través del Hijo, le dio ese poder, pues tiene una misión particular para destruir el poder del mal. Ella quiere ser la protagonista del exorcismo, y nosotros tenemos que servirla. Erróneamente algunos exorcistas piden ayuda, piden refuerzo; en este caso, Ella es la protagonista, el sacerdote sin hacer exorcismo va a lograr la liberación del poseso”, aseguró el P. Nanni. 

Estos casos se suman al relatado en 2009 por el P. Sante Babolin, exorcista de Padua, donde un joven italiano poseído sintió aversión por la Virgen Morena. Explicaba el sacerdote que al final no había otra opción, habían pasado meses bajo el procedimiento cauteloso, pero se hizo evidente la intervención del maligno en aquel joven italiano, y era absolutamente necesaria la ejecución de un exorcismo mayor.

El P. Sante comenzó el ritual tradicional para la expulsión del demonio, sin embargo, por su devoción a Santa María de Guadalupe, debido a los años que pasó en México, utilizó en las oraciones invocativas a la Virgen María:

–Por la Santísima Virgen María, Guadalupe Tonantzin (nuestra madre venerada)

A lo que el joven italiano respondió violentamente y con furia en los ojos: 
–Tonantzin no: Coatlicue…

Mons. Sante, asombrado de la reacción del demonio ante la invocación a la Virgen de Guadalupe, continuó el exorcismo depositando su confianza en la Virgen, y repitió la orden de expulsión con la Guadalupana, hasta que la voz en el poseído pronunció con iracunda rabia: 
–Antes de ella, todo esto era mío.

Y entonces quedó liberado el joven italiano.

Cuando hubo terminado el exorcismo, el P. Babolin le preguntó al joven si conocía México o algo de su historia, y le pidió que pronunciara Coatlicue. En ambos casos fue evidente que el joven no tenía referencia del país y mucho menos de sus orígenes y cultura prehispánicos.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6965Domingo, 23 de octubre de 2016, 14:00 horas
¡Celebremos a los santos, no a los espantos!
Como cada año por estas fechas, comercios y calles se inundan de diablos, fantasmas, monstruos, calacas, y demás parafernalia del ‘Halloween’, mucha gente lo toma como algo normal e incluso divertido, pero pensándolo bien, desde el punto de vista cristiano, ¿qué tiene de divertido disfrazar a los niños o decorar la casa con personajes que representan el mal, la tiniebla, lo opuesto a Aquél que es la Luz del mundo, enemigos del Señor en quien creemos?

Como cristianos, estamos llamados a celebrar el bien y lo bueno, así que vale la pena hacer un verdadero esfuerzo por recuperar el espacio perdido, y rescatar la víspera de la Solemnidad de Todos los Santos para festejarlos a ellos y agradecerles que nos dan tan buen ejemplo y se la pasan intercediendo por nosotros. 

Falta más de una semana, hay suficiente tiempo para organizar un festejo en familia, en el grupo o la comunidad parroquial. Aquí tienes diez sugerencias prácticas para que tomes ideas:

1. Disfraces de santos. Que todos, niños y adultos, vayan disfrazados de santos, y cada uno platique por qué eligió ese disfraz, qué es lo que le gusta de ese santo o santa.

2. Dulces con estampitas. A los niños que toquen a la puerta pidiendo dulces, no darles golosinas decoradas para Halloween, sino golosinas normales a las que se les dibujen caritas sonrientes con aureola, y regalar también estampitas de santos (se pueden mandar hacer fotocopiadas y recortadas, por ejemplo, de nuestro nuevo niño santo san Joselito).

3. Dividir a los asistentes a la fiesta en equipos, darles material (papel crepé, de china, cuerdas, etc.) para que se diviertan elaborando un disfraz de santo para disfrazar a algún miembro del equipo, y que cada equipo explique por qué eligió ese santo, y cuente lo que sepa de su vida. Y a todos darles premio por su ingenio y esfuerzo.

4. Que chicos y grandes se entretengan haciendo e iluminando dibujos de sus santos favoritos, (no le hace que no les salgan perfectos), para pegarlos en la pared como exposición.

5. Recortar aureolas de papel y pegarlas en la pared a diferentes alturas, para que los asistentes se paren delante de la pared y se les tome foto y parezca que tienen aureola. Quedan muy simpáticas las fotos de todos convertidos en ‘santitos’. 

6. Que cada uno de los asistentes se prepare con anticipación para contar alguna anécdota interesante, conmovedora o divertida de algún santo.

7. Organizar un mini festival de videos de vidas de santos.

8. Poner en el avisero de la iglesia o en alguna pared de la casa, papeles con frases favoritas de diversos santos, sobre todo del santo patrono de esa iglesia particular. 

9. Asistir juntos el día 1° de noviembre a la Misa de la Solemnidad de todos los Santos.

10. Leer lo que enseña el Catecismo de la Iglesia Católica acerca de los santos (en C.I.C. # 956-957, y al final hacer una oración para pedir la intercesión de los santos, en especial de los patronos o favoritos de los asistentes.

La intención es que puedas organizar un festejo sencillo, divertido, en el que estén presentes las dos cosas que más gustan del Halloween a los niños: disfrazarse y recibir dulces, pero dándoles un giro, para que no sea una fiesta pagana y mucho menos anti cristiana.

Anímate y envíanos las fotos de tu evento, para publicarlas en las páginas web y de facebook de Desde la fe.  ¡Celebremos a los santos, no a los espantos!
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6966Domingo, 23 de octubre de 2016, 14:00 horas
Iglesia Católica en Turquía, las dificultades de una minoría
“Ser cristiano en un país donde la mayoría de la población es musulmana es difícil, pero también es una bendición”. Así lo considera el obispo mexicano Rubén Tierrablanca González, un fraile franciscano que sirve desde hace 12 años en la Parroquia de Santa María Draperis, en Estambul, y a quien recientemente el Papa Francisco lo ha nombrado Vicario Apostólico de esa ciudad turca. Desde la fe platicó con él acerca de su compromiso con la minoría cristiana.

El obispo Tierrablanca González expresó que en un país como Turquía, que se acerca con rapidez a los 80 millones de habitantes, los católicos constituyen una minoría dentro de la minoría religiosa de los cristianos en general, que son unos 100 mil. Explicó que el 65 por ciento de estos son armenios. “Ser cristiano en Turquía es una gracia y un gran reto. Gracia, porque estamos en la raíz de la Iglesia, y la presencia de los cristianos es importante, dado que Dios mismo ha querido que su Iglesia se desarrollara aquí. Y desafío, porque se ha descristianizado el territorio, y ahora somos una verdadera minoría”.

Explicó que la Iglesia Católica en Turquía no tiene reconocimiento jurídico, por lo que sus integrantes, casi el 90 por ciento extranjeros, son residentes que por diversos motivos viven ahí. “Católicos de nacionalidad turca son pocos, tal vez unos trescientos. Esta es nuestra realidad, que, si la entendemos correctamente, es una gracia; no tenemos tradiciones ni manifestaciones religiosas como en México. Pero el Evangelio lo dice, que somos ‘sal de la tierra’; si todo el alimento fuera sal, se nos pica el hígado; los cristianos tenemos el deber evangélico y el gusto de darle sabor a la vida, esa es nuestra gracia”.

“En Siria –explicó– tampoco hay un reconocimiento oficial de la Iglesia Católica, por lo que no puedo responder a las necesidades de los pocos fieles y colaborar directamente con ellos; pero eso no me impide la colaboración con otras Iglesias y asociaciones humanitarias. Nuestra Iglesia Católica latina, junto con los ortodoxos y protestantes, estamos preocupados por la guerra que se ha desatado en ese país desde hace cinco años y que ha dejado decenas de miles de muertos y millones de refugiados, como sucedió anteriormente en Irak”.

El obispo Tierrablanca añadió que el único contacto que han tenido hasta ahora en Siria, es con los franciscanos de Tierra Santa que están en esa nación. “Antes de la guerra tuve la oportunidad de visitarlos en dos ocasiones, pero ahora es imposible, ya que la situación es cada día peor; recientemente fue bombardeada la escuela y la casa de los franciscanos en Alepo”.

Dijo que espera que en un futuro los católicos puedan ser reconocidos oficial y legalmente como minoría religiosa, “aunque ahora las prioridades son organizar una pastoral integral, que compagine las diferencias culturales, lingüísticas y rituales, y atender la relación con las iglesias orientales ortodoxas, comunidades protestantes y otros grupos cristianos de inspiración pentecostal. “Estambul, que anteriormente llevó los nombres de Bizancio y Constantinopla, ha sido la tierra de los concilios ecuménicos, del gran cisma de la Iglesia y de la cuarta cruzada. Nuestra misión ahora es la de reconciliar y buscar la unidad en Cristo; Unum in Christo, es la frase que he escogido para mi escudo episcopal”.

El Obispo externó que los conflictos e ideologías de los países del Medio Oriente, incluyendo Turquía, son el resultado de una situación mundial en la que los países ricos imponen sus políticas sobre los pobres, y les crean un mercado de armas para aprovechar sus recursos naturales. “Esto hacen con naciones débiles en organización política, que no entienden ni quieren vivir la guerra, más aún porque no corresponde a su visión histórica. Un ejemplo de esto es lo que ocurre en México, con Chiapas y otros estados aledaños”.

Explicó que en Turquía no se persigue a los cristianos como sucede en otros países, pero deben acatar las disposiciones propias del islam, en tanto que, al ser una minoría, tienen la categoría de huéspedes. 

Hay que resaltar –aclaró el obispo Torreblanca– que entre los musulmanes de Turquía hay muchas diferencias, incluso en su forma de vida. “Los hay muy abiertos y plurales, todo depende de la ciudad o región. Concretamente, Estambul es una ciudad cosmopolita y plural, por lo que no es de extrañarse su multiculturalidad y multirreligiosidad como parte de la armoniosa, amistosa y pacífica convivencia.  

Dijo que la Ley de la Blasfemia existe en Paquistán, en algunas regiones de la India y en ciertos ambientes musulmanes de África, donde hay grupos radicales que tienen injerencia decisiva en los gobiernos, mismos que, con mecanismos de persecución y ejecución, crean climas de miedo, opresión e injusticia. “No puedo comentar mucho al respecto, porque aquí en Turquía no existe la Ley de la Blasfemia. Si bien he visitado Paquistán y conozco realidades de verdadero peligro para los cristianos, no la he vivido personalmente”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6967Domingo, 23 de octubre de 2016, 14:00 horas
El exorcismo más eficaz, según el Predicador del Papa
En un artículo publicado en Zenit, el P. Cantalamessa, Predicador de la Casa Pontificia, aseguró que el cristiano que vive en gracia y es templo del Espíritu Santo, lleva en sí un poco de la santidad de Cristo, quien actúa en los ambientes donde vive el demonio, como un silencioso y eficaz exorcismo.

Como sustento a lo anteriormente dicho, el P. Cantalamessa cita un acontecimiento bíblico presente en el Evangelio: “Entonces un hombre poseído por un espíritu inmundo se puso a gritar: ‘¿Qué tenemos que ver contigo, Jesús de Nazaret? ¿Has venido a destruirnos? Sé quién eres tú: el Santo de Dios’. Jesús entonces dijo: ‘Cállate y sal de él’. Y agitándose violentamente, el espíritu inmundo dio un fuerte grito y salió de él”.

El Predicador de la Santa Sede aclara que cuando se habla de la creencia en el demonio, se deben distinguir dos niveles: el de las creencias populares y el intelectual. “A nivel popular, o de las costumbres, nuestra situación actual no es muy distinta de la Edad Media o de los siglos XIV-XVI, tristemente famosos por la importancia otorgada a los fenómenos diabólicos. Ya no hay procesos de inquisición, hogueras para endemoniados, caza de brujas y cosas por el estilo; pero las prácticas que tienen en el centro al demonio están aún más difundidas que entonces, y no sólo entre las clases pobres y populares; se ha transformado en un fenómeno social –¡y comercial!– de proporciones vastísimas”.

Señala que cuanto más se intenta expulsar al demonio por la puerta, tanto más vuelve a entrar por la ventana; y cuanto más se excluye la fe, tanto más prende la superstición. “Muy diferentes están ahora las cosas en el nivel intelectual y cultural. Aquí reina ya el silencio más absoluto sobre el demonio. El enemigo ya no existe”. 

El sacerdote considera que uno de los motivos por los que a muchos se les hace difícil creer en el demonio, es porque lo han buscado en los libros, cuando el demonio no está en ellos, sino en las almas; se encuentra en ellas, y no en los institutos universitarios, las bibliotecas y las academias. 

Señala que en el pasado se exageró al hablar del demonio; se le veía donde no estaba y se cometieron muchas ofensas e injusticias con el pretexto de combatirlo. “Se necesita mucha discreción y prudencia para no caer en el juego del enemigo; ver al demonio por todas partes no es menos erróneo que no verlo por ninguna… Se entiende así la prudencia de la Iglesia al desalentar la práctica indiscriminada del exorcismo por parte de personas que no han recibido un mandato para ello”.

Asegura que un cristiano que vive su fe y se acerca a los sacramentos no necesita de esas cosas. “Antes incluso de que Jesús dijera algo ese día en la sinagoga de Cafarnaúm, el espíritu inmundo se sintió desalojado y obligado a salir descubierto. La santidad de Jesús era insoportable al espíritu inmundo. Así que, el cristiano que vive en gracia y es templo del Espíritu Santo, lleva en sí un poco de esta santidad de Cristo, quien actúa en los ambientes donde (el demonio) vive, como un silencioso y eficaz exorcismo.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6968Domingo, 23 de octubre de 2016, 14:00 horas
7 cosas que debes saber de José Sánchez del Río
Este domingo 16 de octubre el Papa Francisco canonizará al Beato José Sánchez del Río, el niño cristero que fue mártir de la persecución religiosa que sufrió México en la tercera década del siglo XX.

“Joselito”, como se le conoce al pequeño testigo de Cristo, fue torturado y asesinado el 10 de febrero de 1928 por oficiales del gobierno de Plutarco Elías Calles porque se negó a renunciar a su fe.

A continuación 7 cosas que debes saber de la vida de Joselito, explicadas por el postulador de su causa de canonización, P. Fidel González Fernández, en diálogo con el periódico El Pueblo Católico.

1. Pidió a Dios la gracia de morir mártir

Cuando su familia se trasladó a Guadalajara, José fue a la tumba del abogado Anacleto González Flores, martirizado el 1 de abril de 1927. Allí el muchacho pidió a Dios poder morir como Anacleto en defensa de la fe católica. Uno de los 27 testigos en su proceso indicó que el joven tomó la decisión de unirse a los cristeros en esa visita-peregrinación. Su resolución se hizo más fuerte y rogó a sus padres que lo dejaran unirse a los cristeros. Al inicio se negaban por su corta edad. Incluso llegó a decirle a su madre: “nunca ha sido tan fácil como ahora ir al paraíso”. Al final, le dieron su permiso y bendición.

2. Dio la vida por un cristero

José sirvió a los cristeros –que en un principio no quisieron aceptarlo porque era joven y por el peligro al que se exponía– como portaestandarte de la imagen de la Virgen de Guadalupe, pero no llegó a tomar parte activa en los enfrentamientos armados. El 6 de febrero de 1928, durante un enfrentamiento entre las tropas del gobierno y los cristeros, le dispararon al caballo del jefe cristero Luis Guízar Morfín. Joselito se bajó del suyo y “en un acto heroico” para que no fuera hecho prisionero se lo ofreció diciéndole: “mi general, tome usted mi caballo y sálvese; usted es más necesario y hace más falta a la causa que yo”. Así Guízar Morfín pudo escapar y el joven fue capturado junto con su amigo Lázaro.

3. El lugar de su Bautismo fue su prisión

Luego de ser capturado el 7 de febrero de 1928 Joselito fue encerrado en el baptisterio de la iglesia de Santiago Apóstol en Sahuayo, que había sido convertida en una cárcel y en caballeriza de las tropas del gobierno. Así el lugar donde fue bautizado se convirtió en su prisión.

4. Defendió una iglesia convertida en gallinero

El postulador contó que el tabernáculo y el presbiterio de la iglesia donde estaba prisionero fue convertido en un gallinero donde se entrenaban los gallos de pelea del gobernador. José “reaccionó con fuerza matando a los gallos, y sin miedo a las amenazas de muerte”. Allí le dijo al carcelero: “la casa de Dios es para rezar, no para usarla como un establo de animales. Estoy dispuesto a todo. Puede fusilarme. Así me encontraré enseguida en la presencia de Dios y podré pedirle que le confunda”.

5.  Vivió su fe sin temor al peligro

El presidente Plutarco Elías Calles promulgó varias restricciones a la Iglesia y los que se atrevían a desobedecer y profesar su fe eran enviados a la cárcel y ejecutados. “Acudía al catecismo y se distinguía por su compromiso en las difíciles actividades parroquiales, (…) se acercaba a los sacramentos, cuando podía, porque el culto público estaba prohibido, poniendo en peligro su vida; rezaba cada día el santo Rosario junto con su familia. A pesar de ser todavía muy joven, José sabía muy bien lo que estaba viviendo México en aquella persecución”, indicó el postulador.

6. Su padrino de Primera Comunión mandó asesinarlo

Según recordó el postulador, el padrino de Primera Comunión de Joselito fue Rafael Picazo Sánchez. Incluso estaban emparentados y era amigo de la familia. Fue él quien, influenciado por el presidente Calles y su odio a la Iglesia, ordenó asesinarlo. Se le considera “el autor intelectual” de su martirio.

7. Le arrancaron la piel de los pies

Al inicio Rafael Picazo no quería asesinarlo así que le hizo varias propuestas tentadoras para hacerlo renegar de su fe. Le ofreció inscribirlo en la prestigiosa escuela militar del régimen e incluso mandarlo a Estados Unidos. Sin embargo él las rechazó. Entonces Picazo pidió a la familia la suma de 5 mil pesos de oro para su rescate. Su padre reunió el dinero, pero José le pidió que no pagara el rescate porque ya había ofrecido su vida a Dios y “su fe no estaba a la venta”. Dos testigos de su martirio contaron que ya en el mesón, los soldados le arrancaron la piel de la planta de los pies con un cuchillo. Después lo hicieron caminar hasta el cementerio mientras lo golpeaban. El P. González dijo que “querían obligarlo a apostatar de la fe con las torturas, pero no lo lograron. Sus labios solamente se abrían para gritar ‘¡Viva Cristo Rey y Santa María de Guadalupe!’.

En el cementerio el jefe de los soldados primero ordenó apuñalarlo para que no se oyeran los disparos. Pero con cada puñalada José gritaba: “¡Viva Cristo Rey!”, “¡Viva Santa María de Guadalupe!”. Después el jefe le disparó en la cabeza. Eran las 11:30 p. m. del 10 de febrero de 1928.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6955Domingo, 16 de octubre de 2016, 14:00 horas
San Joselito, ruega por nosotros
‘¡Catorce años!, ¡qué jovencito!, ¿realmente tenía conciencia de lo que hacía?’

Esto suelen preguntarse quienes se enteran de que nuestro nuevo santo mexicano, san José Sánchez del Río, era apenas un adolescente, y tal vez comparándolo con algunos adolescentes que conocen, que sólo piensan en echar relajo, ir al ‘antro’, y no a Misa, no pueden creer que alguien de esa misma edad pudiera ser un católico tan comprometido, capaz de soportar espantosas torturas y dar su vida por Cristo y por la Iglesia.

La respuesta es que a José no le pasó, como desgraciadamente sucede con demasiada frecuencia, que su familia se preocupara porque fuera al catecismo sólo como requisito para hacer su Primera Comunión, celebrar ésta con una gran fiesta, y en adelante olvidar el asunto, no volver a ir a Misa, nunca volverse a confesar ni comulgar.

José se crió en un hogar que realmente tomaba en serio su fe católica, así que desde pequeño aprendió a tener una relación personal, de amor y de confianza con el Señor, a leer la Biblia, a orar, a venerar a María; a rezar el Rosario; a amar la Eucaristía.

Le vienen como anillo al dedo las palabras que san Pablo dirigió al joven Timoteo en la Segunda Lectura que se proclama este domingo en Misa: “Permanece firme en lo que has aprendido y se te ha confiado, pues bien sabes de quiénes lo aprendiste, y desde tu infancia estabas familiarizado con la Sagrada Escritura, la cual puede darte la sabiduría que, por la fe en Cristo Jesús, conduce a la salvación” (2Tim 3, 14-4,2).

José también estuvo familiarizado desde chiquito con la Biblia, y recibió la sabiduría de decirle sí a Jesús, un sí heroico que lo hizo morir mártir, y alcanzar la santidad. 

Pidámosle que interceda por nosotros para que sepamos imitarlo en su fe y su valentía por defenderla; en su esperanza a toda prueba, y en dar testimonio de cristiana caridad.

ORACIÓN A SAN JOSÉ SÁNCHEZ DEL RÍO

San Joselito, niño cristero:
Tú que ofreciste tu vida
por amor a Cristo Rey y a María,
ruega por nosotros,
para que sepamos defender la fe
y dar testimonio cristiano con valentía.

Tú que mantuviste tus principios,
y no te dejaste desorientar o presionar, 
ruega por nuestros jóvenes y niños,
para que sepan distinguir la luz y la verdad
en donde reinen confusión y oscuridad.

Tú que sufriste la persecución
de quienes buscaban destruir la religión,
ruega por nuestra patria,
para que Dios la libre de semejante situación,
y los cristianos, unidos como hermanos,
demos ejemplo de esperanza, caridad y perdón.
Amén.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6956Domingo, 16 de octubre de 2016, 14:00 horas
El milagro que lo llevó a los altares
Una recién nacida desahuciada, en quien los doctores de diversos hospitales agotaron todas las posibilidades médicas, hoy, luego de 7 años, es un vivo milagro gracias a la intercesión del niño cristero José Sánchez del Río, quien será canonizado por el Papa Francisco en Roma este domingo 16 de octubre. Desde la fe platicó con Paulina Gálvez Ávila, madre de la pequeña Ximena, para conocer y compartir su testimonio de fe.

La señora Paulina Gálvez contó que su bebé nació en septiembre de 2008, y a los dos meses presentó tuberculosis, infarto cerebral, meningitis, ataques epilépticos, y le tuvieron que cortar un pedazo de pulmón. “Comenzaron los peores momentos de mi vida, con la terrible incertidumbre de no saber si mi hija moriría; me vi en la necesidad de pedir al P. Agustín Patiño que la bautizara en el mismo hospital, el de Santa María de Sahuayo, en Michoacán”.

Dijo que el día en que le informaron que ya no había nada qué hacer por la vida de su hija, ella se sintió morir, pero no se dio por vencida y pensó en Dios como su única esperanza. “Cuando vi entrar a mi bebé a terapia intensiva, pensé que podría ser la última vez que la vería con vida. Los doctores la indujeron en coma por 72 horas. Con la imagen del niño “Joselito” en la mano, le pedí con toda la fuerza de mi fe que intercediera ante Dios para que la salvara, que me hiciera el milagro de que viviera”.

Externó que, al día siguiente, cuando entró a la sala de terapia intensiva, vio a su bebé y se percató de que movía una piernita. “En ese momento el corazón me dio un salto. Al segundo día parpadeó; busqué al doctor inmediatamente para avisarle sobre las reacciones de Ximena, pero no me creyó, y como respuesta me dijo que esos movimientos eran provocados por el equipo médico de reanimación al que ella estaba conectada a través de diferentes aparatos; insistió en que no había esperanza, y que mi hija estaba ya en estado vegetal”.

La señora Paulina Gálvez dijo que, para asombro de todos, Ximena comenzó a reaccionar, a moverse; con la manita apretaba su dedo, mientras los doctores Rosendo Sánchez, Lucy Martínez y otro de apellido Capistrano observaban sorprendidos todo lo que sucedía. “Me pidieron guardar la calma. Querían examinar a Ximena para comprobar que no hubiera secuelas por el infarto cerebral y la meningitis. Le hicieron cuantos estudios creyeron pertinentes. Y al final constataron que mi hija milagrosamente había sanado por completo. Días después la dieron de alta. ¡Si esto no es un milagro, no sé cómo se le podría llamar!”.

Por último, Paulina Gálvez Ávila dijo que la imagen de José Sánchez del Río le había sido enviada por unos familiares a su domicilió cuando residía en Estados Unidos, y que gracias a la sanación de Ximena, hoy todos los que fueron testigos de lo ocurrido difunden la vida del niño que este domingo será canonizado, y cuya causa fue postulada por el P. Fidel González y el P. Antonio Berumen.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6958Domingo, 16 de octubre de 2016, 14:00 horas
Así fue el martirio de Joselito
Recientemente, Desde la fe platicó con el P. Fidel González Fernández, de nacionalidad española, postulador de la Causa de Canonización de José Sánchez del Río, conocido como el “Niño Cristero” o “Joselito”, quien, la noche del 10 de febrero de 1928, a los 14 años de edad, al grito de “¡Viva Cristo Rey! ¡Viva la Virgen de Guadalupe!”, dio su vida valerosamente frente a los federales que intentaban disuadirlo de sus creencias. 

El P. Fidel González explicó a este periódico que José Sánchez del Río era un cristiano bautizado y confirmado, como tantos otros jóvenes de la época, quien fue perseguido por haberse unido, junto con sus hermanos mayores, a la Cristiada, con lo cual sus padres no estaban de acuerdo. “Los mismos dirigentes del movimiento en esa localidad coincidían en que era muy joven y no medía las penalidades a las que iba a ser sometido de ser capturado, entre ellas, la muerte”.

Añadió que el muchacho se mantuvo firme en ser admitido, y lo logró bajo la condición de fungir como cocinero, portabandera y clarinetista. “Pero no fue el único; durante los tres años que se mantuvo esta guerra, hubo más jóvenes de su edad que hicieron lo mismo y que corrieron la misma suerte”.

El P. Fidel González considera que “un joven de la edad de Joselito muestra el gran potencial de un testimonio cristiano, ante un martirio que no se limitó sólo a lo verbal; también fue físico y psicológico. Los federales utilizaron a su familia, se escudaron en ella como materia prima para un intercambio chantajista y de extorsión emocional, a fin de que, a través de diversas artimañas, el mártir abandonara su fe, algo que no consiguieron”.

Explicó que sus captores pidieron a la familia un rescate de cinco mil pesos oro para presionar al niño, situación a la que se opuso, pidiendo a sus padres no ceder, ya que él “estaba dispuesto a morir por Cristo Rey”.

Destacó la claridad en la fe del niño: “una fe que no se compraba ni se vendía por nada del mundo; con esta actitud demostró que la vida no es mercancía, que prefería la muerte antes de renegar de Cristo, que era la esencia de su vida. El precio por mantener invicta su fe fue algo sádico y duro”.  

Detalló que se le practicaron varios interrogatorios y se le intentó persuadir de que abandonara su fe en Cristo, pero ante su negativa, fue llevado con el alto mando, ubicado en un hotel cercano, para convencerlo bajo métodos más severos: lo sobajaron, lo torturaron y le desollaron los pies. “El joven siempre mostró una fortaleza extraordinaria, y nunca dejó de exclamar ‘¡Viva Cristo Rey! ¡Viva la Virgen de Guadalupe!’, lo que motivó que le rompieran la boca, mandíbula y dientes de un culatazo. 

No obstante –dijo– Joselito continuó balbuceando sus consignas, así que fue conducido al Panteón Municipal, donde volvieron a ofrecerle libertad a cambio de renunciar a los motivos de su detención. Esto sólo hizo que él se reafirmara confeso de su fe cristiana y católica, volviendo a exclamar ‘¡Viva Cristo Rey! ¡Viva la Virgen de Guadalupe!’ Lo golpearon una vez más, y en ese momento el dirigente del pelotón de fusilamiento sacó el revólver, le dio un par de tiros en la nuca y lo remató en la sien”, relató el postulador. 

Dijo que existen varias versiones sobre la tumba de Joselito; algunas inverosímiles, dado el fuerte martirio al que fue sometido, como el hecho de que habría sido él mismo quien cavó su tumba en medio del panteón, junto a un árbol que aún existe. “Lo importante es que esa fosa existió, y que ahí lo echaron cuando fue ejecutado; el sepulturero cubrió el cuerpo de tierra y, una vez que se marcharon los soldados, él mismo lo sacó, lo envolvió en una sábana y volvió enterrarlo, pero ya protegido.”

Explicó que tiempo después los restos de Joselito fueron exhumados para trasladarlos a la Iglesia de Santiago, donde años antes lo habían recluido y martirizado; fue en este proceso cuando se encontraron las balas que se le habían alojado en el cráneo.

“Su fusilamiento se realizó a altas horas para que la gente no se enterara; los habitantes de la localidad veían todo a través de las rendijas de sus ventanas y puertas. Sahuayo era una población católica, en la que muchas personas apoyaban a los cristeros; la gente vio al niño pasar camino al panteón, rodeado de aquel grupo de soldados que lo llevaba a la muerte. Mucha de esa gente recogió la sangre que iba dejando a su paso, como sucedía en la Iglesia primitiva, cuando recogían las huellas de sus mártires. Así fue en síntesis la historia de su martirio”, explicó el P. Fidel González.

Finalmente, el sacerdote consideró a José Sánchez del Río como un mártir de la libertad debido a que luchaba por uno de los derechos fundamentales: la libertad de religión. “Todos los derechos fundamentales son naturales, no los otorga el Estado; este únicamente los protege, y así como debe defender la libertad de religión, también debe hacerlo con el derecho a la educación y el derecho a la vida”, concluyó. 
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6957Domingo, 16 de octubre de 2016, 14:00 horas
El niño valiente
José fue un niño travieso y alegre que jugaba a las canicas con sus amigos, y corría por las calles de Sahuayo, Michoacán, tirando con su resortera; montaba a caballo y estaba acostumbrado a la vida campestre, donde la fe y la caridad se practicaban como lo transmitían los padres de familia y la Iglesia.

Tenía 13 años cuando estalló la Guerra Cristera, con la que el Gobierno Federal declaró como enemigos a muerte a todos los ministros de la Iglesia Católica y a sus seguidores. Los dos hermanos de José se unieron a las fuerzas cristeras, y aunque él también deseaba unirse, su madre no lo permitió. Ante ello, José insistió en decirle cuánto quería tener la oportunidad de participar, tanto por su amor a Jesucristo y a la Virgen María, como por esto que le dijo a su madre: “… mamá, nunca ha sido tan fácil ganarse el cielo como ahora”. José confiaba plenamente en que, si moría, llegaría directamente ante Dios, y finalmente le aceptaron como portador del estandarte de la Virgen de Guadalupe.

En el transcurso de un combate entre cristeros y fuerzas federales, el caballo del jefe del batallón cristero cayó muerto. José le ofreció su propio caballo diciéndole “Sálvese usted, yo no hago falta, y usted sí.” El niño logró que se salvara el jefe, quien quedó muy conmovido por el gesto de valentía y generosidad del muchacho. José fue hecho prisionero, al igual que otros cristeros.

Desde la cárcel pudo enviarle una carta a su mamá, diciéndole: “Creo que voy a morir, pero nada importa, mamá. Resígnate a la voluntad de Dios, que yo muero muy contento, porque estoy en la raya al lado de nuestro Dios… y diles a mis hermanos que sigan el ejemplo de su hermano el más chico, y mándame la bendición”.

Fue torturado para que renegara de Dios, pero no lo hizo. Le llevaron caminando herido hasta donde le mataron, pero lejos de quejarse, gritaba: “Viva Cristo Rey”. Murió con el tiro de gracia. Los habitantes del pueblo nunca habían presenciado algo semejante; los mismos soldados estaban admirados de tanta valentía de aquel muchacho que el viernes 10 de febrero de 1928 fue hecho mártir de Cristo Rey, entrando en la Gloria de Dios.

¡San José Sánchez del Río, ruega por todos los niños de México!
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6959Domingo, 16 de octubre de 2016, 14:00 horas
Un regalo para el Papa
Un regalo para el Papa

La reliquia de José Sánchez del Río que se le regalará al Papa Francisco este domingo, en el marco de la canonización, consiste en un pequeño hueso de aproximadamente cinco centímetros, que está resguardado en un hermoso y sencillo relicario en forma de cruz. En el travesaño horizontal lleva escrito: “Viva Cristo Rey", y bordeando el travesaño: “San José Sánchez del Río” y “Nunca fue tan fácil ganarse el cielo”. En el travesaño vertical dice “Sta. Ma. de Guadalupe”.

Vivió en el #136

San José Sánchez del Río vivió en la calle Tepeyac #136, en Sahuayo, Michoacán. Actualmente en el lugar donde estaba su vivienda, sólo hay un lote baldío rodeado por una barda de tres metros de altura, y no hay ni siquiera una placa que indique su natalicio. De la familia Sánchez del Río quedan varios nietos de sus hermanos, algunos de ellos están presentes en Roma este 16 de octubre. Cabe mencionar que en Sahuayo hay una calle, en la colonia Cristo Rey, que lleva el nombre de José Sánchez del Río, y se tiene contemplado un museo dentro del complejo arquitectónico de la construcción del templo que estará consagrado a él.  

Construyendo su templo

Tras la muerte de José Sánchez del Río, el 10 de febrero de 1928, su cuerpo quedó sepultado en el Cementerio Municipal. Posteriormente, el P. Miguel Serrato Laguardia convenció a la madre del niño, Doña María del Río, de exhumar los restos y llevarlos a las criptas de las catacumbas de la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, donde estuvieron hasta el 3 de mayo de 1996. El 4 de mayo fueron trasladados a la parroquia de Santiago Apóstol, pero en cuanto se concluya la construcción de su templo, ahí serán llevadas sus reliquias.

Sobre el proyecto del Templo de José Sánchez del Río, la Diócesis de Zamora ha informado que el 13 de noviembre próximo se colocará y bendecirá la primera piedra, pero hay una capilla adjunta al templo que ya muestra importantes avances. El templo dedicado al niño mártir estará ubicado en Av. Dr. Enrique Sahagún Cortés s/n, colonia Cumbres, y el responsable del diseño es Fray Gabriel Chávez de la Mora. Se cree que en cinco años el proyecto estará concluido, pero esto depende de los recursos que ofrezcan los fieles. Si deseas colaborar para la construcción, puedes hacer tu donativo a la cuenta de Santander: 92009130019, a nombre del Templo de San José Sánchez del Río a.c.
Foto

Para aprender más…

Este domingo, el himno y canto oficial a San José Sánchez del Río se tocarán en el Vaticano, durante su canonización, ya que la Iglesia de Zamora envió dos propuestas, mismas que se pueden escuchar en la página de Facebook “Templo de San José Sánchez del Río”. También hay materiales didácticos; los más confiables son “José Sánchez del Río, el joven mártir de Sahuayo contra el tirano Goliat”, del P. Fidel González, el postulador de la Causa de Canonización, y El niño testigo de Cristo Rey, del P. Luis Laurean Cervantes L.C., originario de Sahuayo.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6960Domingo, 16 de octubre de 2016, 14:00 horas
Los 15 beneficios prometidos por la Virgen a quiene reza el Rosario
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6947Domingo, 09 de octubre de 2016, 14:00 horas
La verdad, toda la verdad y nada más que la verdad
En los juicios que aparecen en la televisión, se le suele pedir al que va a dar testimonio que diga “la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad”. Suena redundante, pero no lo es. Cada uno de estos conceptos tiene sentido. Consideremos por qué.

La verdad

Hoy en día se usa decir: ‘tú tienes tu verdad y yo tengo la mía’, pero es imposible que puedan ser ciertas dos afirmaciones distintas e incluso opuestas, una tiene que ser falsa. 

En un mundo en el que impera el relativismo, en el que se presenta lo bueno como malo y viceversa, resulta no opresor, sino liberador, más aún, indispensable, seguir a Jesús, que dijo de Sí mismo: “Yo soy...la Verdad” (Jn 14, 6), y cuya enseñanza es sólida, confiable, no cambia para adecuarse a las modas o presiones del momento.

Muchos hermanos que se han convertido al catolicismo comentan que tenían una idea distorsionada acerca de la Iglesia Católica. Les habían enseñado mentiras y se las habían tragado sin cuestionarlas. Decía el obispo Fulton Sheen que muchas personas odian a la Iglesia no por lo que es, sino por lo que equivocadamente creen que es.

Aceptamos con demasiada ligereza como verdadero lo que es falso, sólo porque salió en el periódico, la tele o el internet. Si tuviéramos sed de verdad, no nos dejaríamos engañar tan fácilmente.

También pensamos que existen las ‘mentiras piadosas’ pero mentir nunca es piadoso. Jesús dijo “digan sí cuando es sí y no cuando es no, lo demás es del maligno” (Mt 5, 37).

Uno puede, y debe, cuidar cómo decir la verdad a alguien para no herirle. Y también puede elegir callar. Pero mentir no debería ser nunca una alternativa aceptable.

Toda la verdad

San Francisco de Sales lamentaba que se ‘glorifique la mentira’. ¿A qué se refería? A mentir diciendo la verdad. Un ejemplo: Una maestra pregunta a un alumno: ‘¿puedes venir a echarnos una mano con la limpieza de la escuela el sábado?’ Éste responde: ‘Voy a salir fuera con mis papás.’ Es verdad que va a salir con ellos, pero no el sábado, sino el domingo. Tranquiliza su conciencia pensando: ‘es cierto que saldré con ellos, no mentí’. Pero sabe que lo que dijo se prestó para que se entendiera que saldrían el sábado. Sabe muy bien que su maestra malinterpretó lo que dijo, y no se lo aclaró. Así que aunque dijo la verdad, en realidad mintió.  Eso es ‘glorificar la mentira’: manipular la verdad para mentir. 

Quien lo hace cree tener justificación porque en estricto sentido la frase que pronunció no era en sí mentira. Pero para Dios no sólo cuenta la forma, cuenta el fondo, no sólo lo que se dice, sino con qué intención.

Y nada más que la verdad

El mundo suele embaucarnos presentándonos verdades mezcladas con medias verdades o incluso con grandes mentiras, con el objeto de dar la impresión de que todo es verdad.

Por ejemplo, cierta novela anticatólica que estuvo muy de moda hace poco tiempo,  mencionaba la existencia de unos archivos vaticanos que sí existen, pero aseguraba que contenían documentos que en realidad no existen. Decía un poquito de verdad para aparentar que todo era verdad, y hacer que la gente se tragara una sarta de mentiras.

Otro ejemplo: muchos medios citan fuera de contexto frases del Papa Francisco, para dar la impresión de que apoya ciertas causas, incluso circulan parte de un discurso suyo y le añaden algo que no dijo. Así, la gente, al reconocer frases que le oyó, se traga el resto sin dudar. Hay que ser cautelosos, confirmarlo todo con fuentes confiables. 

Queda claro que no sólo en las películas o en las cortes, sino en nuestra cotidianeidad tenemos que pedir y que decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6948Domingo, 09 de octubre de 2016, 14:00 horas
Empresa de anticonceptivos, detrás de la ONU: ex consultora
En entrevista para el programa informativo TVN, de la televisión panameña, la ecuatoriana Amparo Medina Guerrero, ex consultora del Fondo de Población de la ONU (UNFPA) y ahora expositora internacional sobre desarrollo humano, habló de la razón que ha impulsado a un órgano tan importante como las Naciones Unidas a implementar en Latinoamérica un programa común basado en la ideología de género; esto de acuerdo con su experiencia como colaboradora de esta organización, donde tuvo oportunidad de conocer el tema a fondo.

Tras mostrar los contratos que demuestran su trabajo como consultora de la UNFPA, Medina Guerrero señala que fue socia estratégica para la aplicación de un proyecto, con el cual se pretende imponer leyes que tienen como base la ideología de género, mismo que al tiempo le fue generando una gran preocupación. 

“Esto viene fabricado, embotellado para toda América Latina; es un programa que se ha creado bajo un marco institucional diseñado desde las Naciones Unidas, a solicitud de la más grande empresa de anticonceptivos, que ejerce poder sobre este órgano. Esta empresa busca transformar el proceso educativo, y obligarnos a comprar esos productos. Venden a 0.035 centavos de dólar cada preservativo, y se pueden comprar por paquetes de 144 unidades en la propia página de la ONU; ellos tienen la intención de obligarnos a colocar dispensadores de anticonceptivos en las escuelas. Solamente ganando 10 centavos por preservativo, ¡cuánto estarán ganando!”, señaló. 

Aseguró que la molestia que el UNFPA tiene con ella, es que cuando trabajó en ese órgano de la ONU, presentó un informe en el que afirmó que la metodología usada no estaba funcionando, pues se estaban quintuplicando los embarazos adolescentes y se estaba presentando un mayor número de casos de enfermedades de transmisión sexual. “No existe un solo anticonceptivo que impida el contagio de enfermedades como el Virus del Papiloma Humano o el herpes, ya que éstas pueden transmitirse piel a piel, a través del simple sudor”. 

Externó que el problema de la llamada “salud sexual y reproductiva”, es que cuando a niños de 10 o 12 años se les acerca un preservativo, lo que se le está diciendo es que ya puede usarlo, sin ofrecerle pautas para tomar decisiones acertadas, sin generar propuestas para que el adolescente sea un ser humano asertivo, capaz de discernir qué le hace bien y qué le hace mal a la edad que tiene, y sin importar si tiene o no la madurez para asumir la responsabilidad de sus decisiones.

“El plan es entregar a los niños y jóvenes muestras gratis –explicó–, para que luego se conviertan en consumidores. A partir de una muestra gratis, se garantiza un cliente por muchos años. Además, ellos conocen las consecuencias, y por eso también venden vacunas para evitar las enfermedades de transmisión sexual, vacunas que ni siquiera funcionan. Nos están engañando totalmente. Ellos mismos venden los equipos para realizar abortos, e impulsan leyes que favorecen esta práctica, sin contar con que también venden las partes de los bebés”. 

Medina Guerrero señaló que lo que se conoce ahora como “salud sexual y reproductiva” y “teoría de género”, son dos ideologías que buscan mercantilizar a los seres humanos en función del placer, y romper todos los esquemas naturales y biológicos, lo cual ha provocado casos como el ocurrido en Canadá, cuando un hombre de 54 años, padre de seis hijos, un día dijo querer ser una niña de seis años, se declaró en abandono y quiso ser dado en adopción, lo cual tuvo que aceptar el Estado, cuyas leyes funcionan con base en la ideología de género; o como el sucedido en Estados Unidos, cuando una señora señaló que no necesitaba de nadie, porque ella sola podía darse placer, y logró así legalizar el “matrimonio de la mismidad”, o el de la mujer inglesa que quiso casarse con su delfín y pudo hacerlo bajo la ley. “En la vida debe haber límites, a fin de formar seres humanos responsables y asertivos; es también un tema de ciudadanía”. 
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6949Domingo, 09 de octubre de 2016, 14:00 horas
El tesoro de los mexicanos: la Familia

No se cumplieron las expectativas


De los que pensaban que no iba a ir nadie porque a la gente le gana la apatía.

De los que emplearon todos los medios posibles para criticar, mofarse, amenazar, cuestionar, analizar por qué sería un fracaso y no tenía caso participar.

De los que pronosticaron que a los manifestantes les caería una tromba de agua, y otra de burlas y groserías.

De los que se dejaron desinformar y creyeron que sería una manifestación de odio.

De los que temieron que pudiera haber violencia.

De los que consideraron que no valdría la pena, que ya para qué, que no tenía sentido.

Y en cambio, sí se cumplieron las expectativas.


De los que organizaron en todo el país, culminando el sábado pasado en la capital, multitudinarias marchas por las familias, y apostaron que la gente sí respondería.


De los que no se dejaron intimidar, ni aun cuando sus seres queridos les pedían no acudir, porque en los medios corría el rumor de que aquello acabaría mal, con el feroz enfrentamiento entre grupos, autorizados a ocupar al mismo tiempo el mismo lugar.


De los que se animaron a ir, pensando que sería emocionante poner su granito de arena, su presencia, su apoyo, su entusiasmo, para sumarse a cientos de miles (que no decenas, como dijeron algunos medios), en una marcha que no era para protestar sino para proponer, que no era para atropellar derechos, sino para rescatarlos, que no era para molestar, sino simplemente para expresar una convicción: que el Matrimonio sólo puede ser entre un hombre y una mujer.


De principio a fin se vivió un ambiente de fiesta, fraternidad, alegría, solidaridad. 


Desde mucho antes de la hora señalada, fueron llegando los asistentes, de todas las edades; familias, grupos, individuos, vestidos de blanco, portando pancartas, globos rosas, azules y blancos, dispuestos a marchar, pacíficamente, gozosamente, a ser parte de una inmensa multitud a la que hermanaba la misma disponibilidad de manifestarse en favor de la familia, célula vital de la sociedad.


Cayó por tierra el truculento mito de que esta marcha fue ‘oscuramente orquestada’, con ‘oscuros propósitos’; se vio que los participantes eran sencillamente hombres y mujeres, ancianos, jóvenes y niños, que no tenían otra intención que la de decir: ‘¡aquí estamos y somos muchos!’, que no tenían otro anhelo que el de expresar su presencia, su legítimo deseo de ser tomados en cuenta a la hora de aprobar leyes que les pueden afectar.


Se vio que son personas pacíficas, de buena voluntad, dispuestas a dar la cara por lo que creen, y dispuestas también a dialogar. 


A lo largo de la marcha, hubo muchos espectadores que aplaudían, y la gente se los agradecía; hubo también algunos pocos que lanzaron insultos y chiflidos; nadie les respondía, nadie se dejó provocar. Y fueron respetuosamente acogidos cuantos se acercaron respetuosamente a conversar.


Quiera Dios que después de esta marcha quede la voluntad de tender puentes, dejar atrás descalificaciones, sospechas y discusiones, y buscar soluciones fincadas en el reconocimiento de los derechos de unos y de otros, de todos. Que los que marcharon y los que no, todos procuremos lo mismo: ser respetados y respetar, edificar un mundo mejor, y convivir en paz.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6939Domingo, 02 de octubre de 2016, 14:00 horas
Marcha Nacional por la Familia, un referente mundial
El pasado 24 de septiembre, la Ciudad de México fue testigo de la más grande concentración de personas a favor de una causa, cuando más de 400 mil ciudadanos vestidos de blanco, en medio de un ambiente de fiesta, marcharon del Auditorio Nacional hasta el Ángel de la Independencia, alzando la voz en favor del Matrimonio y la familia natural. Sobre este extraordinario acontecimiento, convocado por el Frente Nacional por la Familia (FNF), habló para Desde la fe el Dr. Rodrigo Iván Cortés Jiménez, vocero de la organización.

Cortés Jiménez comentó que en la Marcha por la Familia se reunió tal cantidad de gente, que, en el momento en que estaba por comenzar el acto programado en el Ángel de la Independencia –en que se leería un manifiesto–, prácticamente estaba ocupado el Paseo de la Reforma desde ese punto hasta la Fuente de Petróleos. “Vinieron a manifestarse personas provenientes de las 130 ciudades en que el pasado 10 de septiembre se organizaron marchas simultáneas con el mismo fin: la defensa del Matrimonio y la familia natural. Algo que es muy hermoso, es que todas esas personas fueron juntando sus propios recursos, consiguiendo sus camiones, y en general organizándose para participar en este acto multitudinario; llegaron mamás, papás, hermanos, tíos, abuelitos, hijos pequeños y jóvenes que se manifestaron con mucha alegría y respeto”.

Señaló que, entre las familias naturales, hubo, además de madres y padres casados, madres y padres solteros, o madres y padres viudos, que, “hay que decirlo claramente, constituyen también una familia”. “Además participaron personas de distintas convicciones y confesiones religiosas; hubo creyentes, no creyentes, e incluso muchos homosexuales que están convencidos de que la familia es una institución que debe fortalecerse a partir del Matrimonio natural. ¡Ha sido una causa por la que se han dejado atrás toda clase de diferencias!”.

Señaló que, ya ubicados los voceros del FNF en el Ángel de la Independencia, se enteraron de que las autoridades del Gobierno de la Ciudad de México, por cuestiones de seguridad, estaban impidiendo que descendieran personas de autobuses que aún iban llegando. “La autoridad nos dijo: ‘es que ya hay más de mil camiones, ya no podemos dejar que bajen’. Es para nosotros una gran satisfacción saber la cantidad de gente que asistió. No queda más que reconocer el valor de tantas personas que hicieron un esfuerzo enorme por llegar a la ciudad, que quisieron manifestarse a pesar de aquellos mensajes de amenaza en el sentido de que se formaría una resistencia para oponerse a nuestra manifestación, con lo cual sólo intentaban atemorizar”.

Explicó que el principal objetivo de esta marcha es colocar al centro de la agenda pública nacional a la familia, institución que, de acuerdo con tratados internacionales que sí son vinculantes, debe ser defendida por el Estado. “Los gobiernos no la están defendiendo, a pesar de que es la institución más importante para los mexicanos, muy por arriba de cualquier otra, llámense partidos políticos, ejército, etcétera; la familia es la institución a la que más recurren los mexicanos en busca de apoyo, así que resulta lamentable que el Estado, en lugar de protegerla, busque debilitarla”. 

Cortés Jiménez dijo que con la Marcha por la Familia también se buscó dejar en claro la oposición de la ciudadanía a las iniciativas que el 17 de mayo el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, presentó ante el Congreso, con las que se busca subordinar la política interior y exterior a la llamada ideología de género. “No estamos de acuerdo con esas iniciativas que se han tratado de imponer de manera autoritaria, en una actitud propia de otros tiempos, en que los mexicanos vivíamos en una “verbocracia”; es decir, donde el Presidente tenía todo el poder y cuya palabra podía imponerse a todos”.

Aclaró que el FNF no es un movimiento de odio, como lo han querido hacer ver muchos medios de comunicación. “Aquí no estamos en contra de quienes sienten atracción por personas del mismo sexo; ellos también tienen cabida en este movimiento, tan son bienvenidos que muchos homosexuales formaron parte de la marcha, porque simple y sencillamente son gente de convicciones, quienes no se sienten representados por el lobby gay ni están de acuerdo con lo que postula la ideología de género. Estamos a favor del respeto y la dignidad de la persona, independientemente de la manera en que hayan elegido vivir o los afectos que hayan deseado establecer”. 

Por otra parte, denunció que el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, institución que nació con un espíritu de inclusión, se ha convertido paradójicamente en un órgano de exclusión y discriminación, que no le interesa conocer de derechos legítimos, amparados por la ley. “Exigimos que se garantice el derecho a la libertad de expresión, a la libertad de conciencia y a la libertad religiosa. Nosotros sí creemos en un Estado laico, pero el Estado laico no es taparle la boca a todos los creyentes, que somos la gran mayoría en este país; el verdadero Estado laico tiene que ver con que el gobierno no puede imponer ni un solo credo ni una sola ideología a la nación. Lo que tenemos ahora es un Estado que margina y ridiculiza las convicciones religiosas, en el que ejercer el ministerio sacerdotal resulta algo de lo más peligroso, baste ver los recientes asesinatos de sacerdotes”. 

Señaló que durante la Marcha por la Familia se recibió el respaldo desde más de diez países, entre los que se encuentran Estados Unidos, España, Francia, Alemania y Chile. “Mexicanos que viven en esas naciones, al enterarse de la magnitud de las marchas simultáneas del 10 de septiembre, que congregaron a más de 1 millón 400 mil personas, y de que se estaba organizando esta marcha nacional, se entusiasmaron y organizaron también sus propias manifestaciones, a las que también asistieron ciudadanos de esos países que coinciden con nuestros principios. Esta manifestación es ya un referente mundial”. 

Cortés Jiménez señaló que, para concluir la manifestación, se leyó un manifiesto a fin de informar que el FNF se constituye como un movimiento permanente, que busca poner a la familia en la agenda pública nacional, por lo que se procurará la interlocución con los tres Poderes de la Unión y en los tres órdenes de gobierno: municipal, estatal y federal. “Asimismo, manifestamos nuestro desacuerdo con la ideología de género; creemos en el Matrimonio natural, una institución que el Presidente de la República busca vaciar de contenido”. 

Otro de los puntos importante del manifiesto _comenta— es que reconocemos el derecho de los niños a tener papá y mamá. “La adopción hay que verla no desde el punto de vista de los adultos, eso sería sumamente “adultocéntrico”; tenemos que hacerlo desde los ojos de los niños. El derecho de adopción es de los niños, no de los adultos; y si los niños requieren de esa complementariedad hombre-mujer para venir a la existencia, también requieren óptimamente de esa complementariedad para su desarrollo”.

Finalmente, externó que otro de los puntos importantes del manifestó es la defensa de los padres a educar a los hijos. “Sostenemos que la escuela no debe ser secuestrada por ideología alguna; estamos en contra de que se quiera imponer un pensamiento único, desde un monopolio educativo.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6940Domingo, 02 de octubre de 2016, 14:00 horas
Así fue la marcha, mamá
¡Habrase visto, madre mía, cosa igual en la Ciudad de México! “No somos uno, no somos cien, Señor Presidente, cuéntenos bien”. Y entonces me pregunté: “¿Será posible contar a tantos hijos de Dios congregados a lo largo de cuatro kilómetros; sí, cuatro mil metros, porque si bien la cabeza de la marcha partió del Auditorio Nacional, eran miles los que bajaban apresurados de sus camiones, allá por Periférico Norte, para sumarse al contingente en favor de la familia y estar a tiempo en el Ángel para escuchar el mensaje de los organizadores. 

¡Qué cosa más hermosa, madre mía! 400 mil personas, todas de blanco. Los ancianos empuñando su bastón, como dispuestos a defender a “fregadazos” la santidad del Matrimonio; papás y mamás con sus hijos, testimoniando la vida; jóvenes emocionados tomándose selfies, porque querían guardar el recuerdo de la mayor concentración de la que tenga memoria esta ciudad; los niños, ¡ah, los niños!, algunos aún en carriolas o en canguros, los más grandecitos en hombros, en patines y hasta en scooters. ¡Y los globos blancos, azules y rosas que coloreaban todo Reforma, madre! ¿Cuándo se había visto eso? ¡Qué bella se veía la ciudad así pintadita! De hombre y mujer, abiertos a la vida.

¿Ya podemos quitarnos las chamarras?, me preguntó tu nieta la mayor cuando se sintió en territorio seguro. Y sabía que lo estaba cuando vio llegar el tren en Tacubaya y los vagones eran blancos. Sí, blancos, no rosas mexicano ni multicolor: eran blancos, llenos de personas dispuestas a manifestar su amor a la familia aunque, en estos tiempos, eso sea políticamente incorrecto. Pero saber que estaban haciendo lo correcto provocaba en ellos una sonrisa franca. ¿Había acaso alguien en esa marcha que no llevara tatuada esa misma sonrisa? 

Madre mía, ¿recuerdas la “víbora de la mar” a la que jugábamos? También la cantamos rumbo al Ángel, pero decía así: “A las calles, las calles, de la ciudad, la ciudad, por aquí voy a marchar, los de adelante son mis hijos, los de atrás son sus papás, pas, pas, pas, pas”. Pero lo más divertido era cuando brincábamos, de derecha a izquierda, de adelante para atrás, tras, tras, tras. Tus tres nietos estaban encantados. Los hubieras visto brincar y ondear su banderita familiar, pero tú estabas en el hospital, más preocupada de que alguien nos fuera a atacar como decían en las noticias. Lo bueno es que no te hice caso, y fui. Y es que, si no era ese día, ¿cuándo podría unirme a tantos iguales para decirle al gobierno que yo también amo a mi familia, y que estoy dispuesto a defenderla a costa de lo que sea? 

¿Sabes, mamá? No me gustaría que mis hijos, tus nietos, pensaran que matrimonio son dos hombres o dos mujeres juntas, o que familia es una persona con su mascota. No, familia es por lo que tú y muchas madres mexicanas han dado la vida. ¡Qué coincidencia, madre, que mientras yo me manifestaba, a ti te operaban de la matriz, casa que albergó a cinco huéspedes, mis hermanos, para formar una familia católica!

Te hubiera gustado ver que la gente le tomaba muchas fotos a tus nietos. Se veían hermosos vestidos de blanco, y muy curiosos gritando: “Familia unida, nunca será vencida”. Pero pese a la alegría que se vivía en la marcha, me dio un cierto temor. Recordé cuando fui a Roma, y la gente miraba con añoranza a los pocos niños que subían al autobús para ir a la escuela. ¿No será que México se está quedando sin niños y por eso la gente nos ve como raros, como dice tu nieta? Sí, tu nieta, la misma que me preguntó en la marcha: Papá, cuando yo sea grande, ¿ya no va a haber familias? Creo que percibió cierta tristeza en mis ojos porque, ella misma se respondió: “Entonces quiero crecer muy rápido para que me toque una familia”. 

Cuando finalmente llegamos al Ángel, escuchamos el manifiesto del Frente Nacional por la Familia y cantamos el Himno Nacional. ¡Qué hermoso momento, madre bendita, lo hubieras escuchado! Y al lado mío, cantando emocionados, estaban unos jóvenes con la bandera del arcoíris, pero eran diferentes a aquéllos pocos que durante la marcha se metieron en medio de la gente para hacernos señas obscenas. Estos estaban tranquilos, contentos, de verdad felices, rodeados de miles de padres de familia. ¿Será que de pronto se sintieron contagiados de la alegría y de la vida? ¿Será, madre mía, que podemos convivir todos en este país? Yo creo que sí, porque eso fue lo que tú nos enseñaste en la familia, a respetarnos, a dialogar, a resolver los problemas. Y estoy seguro que sus mamás también se los enseñaron.  ¡Así fue la marcha, mamá, a la que te hubiera gustado ir!
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6941Domingo, 02 de octubre de 2016, 14:00 horas
Rosario y Coronilla
Si en una película de acción, el personaje bueno recibiera un arma poderosísima, especialmente diseñada para vencer a todos sus adversarios, por imponentes que fueran, sería una enorme tontería, una verdadera locura que la guardara sin usar, y se dejara aplastar.

Los espectadores, sentados al borde de las butacas, la boca llena de palomitas, se pondrían a gritar, como si los oyera:  ‘¡¡¡saca el arma!,¡no te dejes derrotar!!’

Pero eso no sucede en las películas, pues los héroes nunca cometer el error de desaprovechar el arma que los puede salvar.

No ocurre en el cine, pero lamentablemente sí en la vida real.

Como católicos, tenemos a nuestra disposición dos armas muy poderosas, que recibimos nada menos que de Jesús y de María.

Me refiero al Santo Rosario y a la Coronilla de la Divina Misericordia, dos armas de oración que pueden ayudarnos eficazmente en nuestro diario combate espiritual, porque nos mueven a conversión, nos animan a edificar en nuestro mundo el Reino de Dios, a interceder por otros, a vencer toda tentación.

Dos armas que desgraciadamente mucha gente desperdicia miserablemente, alegando que le falta tiempo, que nunca se acuerda, que le da flojera, que no las sabe rezar.

En el fondo son pretextos que muestran que no se tiene conciencia de la importancia de darse tiempo (el Rosario toma veinte minutos, cinco la Coronilla, ¿de veras no se tiene media hora en todo el día?), y por eso vale la pena mencionar algunas razones para hacer un hueco en nuestro horario para rezar la Coronilla y el Rosario:

El Santo Rosario fue dado por la Virgen María, a santo Domingo de Guzmán, en el año 1200. Con su rezo se han terminado sequías, pestes, guerras (de hecho, la Iglesia celebra a Nuestra Señora del Santo Rosario el 7 de octubre, conmemorando que, por rezarlo, se obtuvo la victoria en la batalla de Lepanto). Por su rezo se han reconciliado enemigos, se han transformado situaciones que parecían irremediables. Los exorcistas aseguran que Satanás odia el Rosario por arrebatarle almas que iban a condenarse. San Juan Pablo II llamaba al Rosario ‘compendio del Evangelio’, porque al rezarlo meditamos en la vida de Jesús y de María. Y Ella hizo quince promesas, entre las que se cuentan, que quienes recen el Rosario obtendrán su especial protección y grandes gracias; que los pecadores se convertirán y los justos crecerán en virtud y no morirán sin el auxilio sacramental; que sacará pronto del Purgatorio y hará gorzar de gran gloria en el cielo, a las almas devotas del Rosario

Por su parte, la Coronilla de la Divina Misericordia fue dictada a santa Faustina Kowalska (a quien la Iglesia celebra este 5 de octubre), por Jesús, que prometió que al rezarla se obtendrá la paz; que quien la rece obtendrá grandes gracias, y su alma no perecerá, sino obtendrá Su misericordia en la hora final.

Desde que se difundió el Santo Rosario en el siglo XIII, todos los Papas y santos (incluidos muchos Papas santos), han amado rezarlo. Y desde que se difundió la Coronilla, se ha extendido su devoción. El Papa Francisco pide rezarla durante este Año Santo de la Misericordia, para crearnos el hábito, y luego del Jubileo, continuarlo. 
¿Te preocupa que en el mundo las cosas anden muy mal? ¿Que haya terrorismo, violencia, desunión familiar, pobreza, confusión de valores, sufrimientos sin aparente final? ¿Y qué estás haciendo al respecto? No pongas de pretexto que hay tanto que hacer que no puedes hacer nada. ¡Puedes hacer mucho y diario! Tienes la Coronilla y el Rosario, dos armas prodigiosas que pueden transformar las cosas, que pueden tocar corazones, hacer palanca para mover al mundo, cambiar las situaciones. ¿Vas a aprovecharlas?, ¿o, por alguna banal razón, vas a dejarlas arrumbadas en un cajón?
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6943Domingo, 02 de octubre de 2016, 14:00 horas
El P. Valdemar responde a la intimidación del COPRED
El 13 de septiembre pasado, el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (COPRED) dirigió un oficio al presidente del Consejo editorial del semanario Desde la fe, padre Hugo Valdemar Romero, a raíz del artículo publicado en el número 1020 titulado “No se nace homosexual” sobre investigaciones del estadunidense Richard Cohen quien, a lo largo de 26 años de su vida, se ha dedicado a trabajar con personas atraídas por otras del mismo sexo y que desearían llevar un estilo de vida heterosexual.

Al amparo de la Ley para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México, el director de Cultura por la No Discriminación, Lic Ricardo Iván Pérez Vitela, recordó en su libelo a Desde la fe sobre la obligación de las autoridades para garantizar a todas las personas el goce de derechos fundamentales sin discriminación alguna. Asimismo entregó el análisis fechado en marzo de 2015 sobre los estudios de Richard Cohen los cuales, a juicio de la autoridad, serían poco científicos y lesivos de los derechos de la comunidad LGBT  advirtiendo al presidente del Consejo Editorial del semanario, bajo un tono poco conciliador, el propósito del COPRED para censurar y sancionar cualquier opinión que pudiera generar climas de intolerancia, difamación y homofobia contra la dignidad de la comunidad lésbico, gay, bisexual, tras, de la capital.

A las aseveraciones del COPRED, Desde la fe respondió a través de un documento fundamentado sólidamente con argumentos de derecho y motivado en las libertades de todos los mexicanos consagrados en la Constitución de la República. En sus consideraciones, criticó la lectura parcial del COPRED a las opiniones de Richard Cohen y usar, como infundado instrumento legal, presuntos principios internacionales carentes de validez jurídica en el sistema jurídico de nuestro país

Abundando en sus razones, Desde la fe observó las tendencias del COPRED que insisten en calificativos contra la comunidad LGBT, advirtiéndole de “elementos poco jurídicos”, subjetivos y fantasiosos en lugar de la interpretación adecuada de la ley. Para el semanario de la Arquidiócesis de México es preocupante que la institución dedicada a velar por los derechos humanos y prevenir la discriminación, bajo la bondadosa idea del “diálogo social”, sostenga supuestos estudios subjetivos y prejuiciosos contra la sociedad heteronormativa.

Desde la fe señala la insistencia del COPRED en actitudes ministeriales y fiscalizadoras y de alinearse a minorías tendenciosas perturbando el orden del Estado laico al contaminarlo con ideologías alienantes del ser humano; abogó por el respeto la libertad de expresión como el primero de los derechos que afianzan la autonomía de la persona impidiendo así el control del pensamiento.

Al concluir, el director del Consejo editorial del semanario Desde la fe  afirmó su compromiso por el respeto de todos los derechos humanos sin distinción y pugnar por autoridades auténticas e imparciales  capaces de tender puentes en lugar de derribarlos bajo criterios falaces y subjetivos que en nada abonan a la construcción de la sociedad libre y virtuosa.

El documento completo puede leerse bajo:

Ciudad de México, de septiembre, 2016

 

Lic. Iván Ricardo Pérez Vitela

Director de Cultura por la No Discriminación

Consejo para Eliminar y Prevenir la Discriminación

Ciudad de México

PRESENTE

Me refiero al oficio CPRED/DCND/SAC/289/2016 del 13 de septiembre de 2016 consignando el “Consecutivo de Atención y Orientación COPRED/DCND/ATO-915-2016 por el que la dirección a su cargo dirige algunas conclusiones derivadas del artículo titulado “No se nace homosexual” publicado en el semanario Desde la fe  No. 1020.

Al respecto, y con el fin de trabar el diálogo respetuoso, tolerante e incluyente, le dirijo las siguientes consideraciones.

Al amparo del artículo 6o de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, la manifestación de las ideas no debe ser objeto de inquisiciones judiciales o administrativas teniendo como límites los señalados en el mismo precepto constitucional, es decir, cuando se ataque la moral, vida privada a los derechos de terceros. En este sentido, las observaciones dirigidas a este semanario deben tomar en cuenta algunas precisiones que el Consejo para Eliminar y Prevenir la Discriminación (COPRED) omite lesionando la objetividad y parcializando la verdad jurídica.

1.- El análisis hecho al artículo mencionado sufrió un sesgo desestimando la visión general y cuestionando la opinión manifiesta de un especialista. Párrafos mutilados del artículo sólo abonaron a la formación de argumentos parciales inductores del error a fin de hacer creer que se provoca el odio, homofobia, discriminación e intolerancia; por las solicitudes de la comunidad LGBT, el Consejo fundó su opinión en criterios subjetivos e ilegales que no son derecho positivo.

2.- El Consejo invocó Principios no vinculantes que deben ser rechazados por la manipulación expresa que orilla a la percepción de falsos derechos según derivados de la orientación sexual e identidad de género. Los llamados Principios sobre la aplicación de la legislación internacional de derechos humanos en relación con la orientación sexual y la identidad de género, los Principios de Yogyakarta, son un texto no jurídico creado por un supuesto grupo de especialistas sin autoridad alguna conferida por los Estados nacionales.

3. Dichos Principios no cuentan con el consenso internacional, no hay acuerdos políticos ni jurídicos y carecen de legitimidad socavando las estructuras de la democracia al influir facciosamente en favor de ideologías por encima del sistema de derecho particular. Como es sabido, cualquier convenio, tratado o pacto internacional, para ser ley suprema de la Unión, debe reunir los requisitos que la misma norma fundamental impone a fin de dotarles de legalidad interna y certeza para ser derecho positivo conforme a lo establecido en los artículos 76 y 133 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

4.- De acuerdo con los Principios invocados, el Consejo pretende aplicar una desafortunada ficción atendiendo a inútiles recomendaciones por no ser vinculantes jurídicamente. De esta manera cita:

“…Que el respeto a los derechos sexuales, a la orientación sexual y a la identidad de género es esencial para la realización de la igualdad entre hombres y mujeres y que los Estados deben adoptar todas las medidas apropiadas para eliminar los prejuicios y prácticas que se basen en la idea de la inferioridad o superioridad de cualquiera de los sexos o en roles estereotipados para hombres y mujeres, y observando asimismo que la comunidad internacional ha reconocido el derecho de las personas a decidir libre y responsablemente en asuntos relacionados con su sexualidad incluyendo la salud sexual y reproductiva sin sufrir coerción, discriminación ni violencia”.

5.- De la lectura del párrafo anterior, se observan conceptos inconstitucionales; no obstante, el orden constitucional de los Estados Unidos Mexicanos prohíbe cualquier forma de discriminación, esto no quiere decir que el Estado mexicano esté compelido a proteger como “derecho humano” los asuntos relacionados con la sexualidad (orientación o preferencia sexual) como observa el párrafo citado por el Consejo basado en el “reconocimiento de la comunidad internacional”. A lo anterior, los malogrados Principios de Yogyakarta no son instrumento de derecho internacional ni adoptados por México por lo que debe atenderse al principio de supremacía constitucional que abunda en el sistema objetivo de derechos humanos y su teleología. Sirva el siguiente criterio de la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación:

Época: Décima Época

Registro: 2002065

Instancia: Segunda Sala

Tipo de Tesis: Aislada

Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta

Libro XIII, Octubre de 2012, Tomo 3

Materia(s): Constitucional

Tesis: 2a. LXXV/2012 (10a.)

Página: 2038

 

SUPREMACÍA CONSTITUCIONAL. LA REFORMA AL ARTÍCULO 1o. DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, DE 10 DE JUNIO DE 2011, RESPETA ESTE PRINCIPIO.

 

La reforma al artículo 1o. de la Carta Magna, publicada el 10 de junio de 2011, en modo alguno contraviene el principio de supremacía constitucional consagrado desde 1917 en el artículo 133 del propio ordenamiento, que no ha sufrido reforma desde el 18 de enero de 1934, y en cuyo texto sigue determinando que "Esta Constitución, las leyes del Congreso de la Unión que emanen de ella y todos los Tratados que estén de acuerdo con la misma, celebrados y que se celebren por el Presidente de la República, con aprobación del Senado, serán la Ley Suprema de toda la Unión", lo cual implica que las leyes y los tratados internacionales se encuentran en un plano jerárquicamente inferior al de la Constitución, pues en el caso de las leyes claramente se establece que "de ella emanan" y en el de los tratados "que estén de acuerdo con la misma". Por otra parte, la reforma de 2011 no modificó los artículos 103, 105 y 106 constitucionales, en la parte en que permiten someter al control constitucional tanto el derecho interno, como los tratados internacionales, a través de la acción de inconstitucionalidad, la controversia constitucional y el juicio de amparo. Además, el propio artículo 1o. reformado dispone que en nuestro país todas las personas gozan de los derechos humanos reconocidos en la Constitución y en los tratados internacionales de los que México sea parte, pero categóricamente ordena que las limitaciones y restricciones a su ejercicio sólo pueden establecerse en la Constitución, no en los tratados; disposición que resulta acorde con el principio de supremacía constitucional. Principio que también es reconocido en el ámbito internacional, en el texto del artículo 46 de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados entre Estados y Organizaciones Internacionales, al prever la posibilidad de aducir como vicio en el consentimiento la existencia de una violación manifiesta que afecte a una norma de importancia fundamental de su derecho interno.

Amparo directo 30/2012. Gustavo Janett Zúñiga. 22 de agosto de 2012. Unanimidad de cuatro votos; votó con salvedades Sergio A. Valls Hernández. Ausente: José Fernando Franco González Salas. Ponente: Sergio Salvador Aguirre Anguiano. Secretaria: Erika Francesca Luce Carral.

7.- Habiendo demostrado la falta de fundamentación jurídica del COPRED, paso a considerar algunos de los resultados derivados de la reunión con el señor Richard Cohen, el 6 de octubre de 2014, y que dio lugar a  la Opinión Consultiva 01/2015.

8.- Es importante señalar que la larga serie de argumentos contienen reprobables prejuicios que desvirtúan el concepto de la no discriminación. De la lectura minuciosa e imparcial se desprende la desafortunada inducción para considerar a los homosexuales como enfermos, delincuentes o infractores. Del artículo publicado en Desde la fe así como en el interrogatorio hecho al señor Cohen, jamás se advierte párrafo o línea que diga que los homosexuales son enfermos o padezcan trastornos de salud y requieran de elementos curativos. Es lamentable que el Consejo no haya comprendido que el especialista ofrece alternativas que de ninguna manera pretenden criminalizar o estigmatizar a los homosexuales o bien considerarlos como personas enfermas para concluir en que hay discriminación.

9.- Según el COPRED existen presiones para suprimir las preferencias sexuales llevando a la discriminación de forma irremediable. Aquí tenemos elementos poco jurídicos  que no son propios de una autoridad administrativa y más bien se mueve por lo subjetivo y fantasioso en lugar de la correcta interpretación de la norma. Por el contrario, es el Consejo quien usa como burda arma aseveraciones ilegales como el amedrentamiento e inquisición de las ideas contra un medio informativo y la libre opinión del especialista.

10. Así lo afirma cuando, de manera contradictoria, el Consejo alaba las virtudes de la sociedad de la Ciudad de México diciendo que es “democrática y respetuosa” de todos los derechos de las personas que habitan en la capital del país y, por otro lado, usa el amago contra lo que dice son “tratamientos” que deben ser “señalados y sancionados”. El COPRED estigmatiza y condena haciendo nula cualquier presunción de inocencia a la que toda persona tiene derecho condenando tan sólo por manifestar libremente las ideas que de ninguna manera inducen a la discriminación.

11. A falta de racionalidad jurídica, el COPRED recurre a calificativos contradictorios del espíritu de la legislación de la Ciudad de México que dice hacer valer. Efectivamente, al aseverar que se provocan “conductas discriminatorias hacia la población LGBTTTI en la Ciudad de México”, se sentencia sin fundamento alguno a la culpabilidad sin haber mediado juicio, recursos o defensas de quienes se les imputa falsamente la conducta típica y antijurídica de “discriminación”. Tales conclusiones demuestran que el COPRED actúa por atender agendas de grupos e ideologías en lugar de ser autoridad administrativa que deba conducirse por los principios de imparcialidad y objetividad jurídica. Ante tal situación, sus recomendaciones ya carecen de legitimidad por ser juez y parte arbitrarios comprometiendo así la honorabilidad y decoro de la institución. Sirvan las siguientes tesis del Poder Judicial de la Federación en lo conducente:

Época: Décima Época

Registro: 2011198

Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito

Tipo de Tesis: Aislada

Fuente: Gaceta del Semanario Judicial de la Federación

Libro 28, Marzo de 2016, Tomo II

Materia(s): Común

Tesis: I.11o.C.24 K (10a.)

Página: 1711

 

IMPEDIMENTO EN EL AMPARO. LA SITUACIÓN DE RIESGO DE PÉRDIDA DE IMPARCIALIDAD, DEBE SER REAL Y ACTUAL (ALCANCES DEL ARTÍCULO 51, FRACCIÓN VIII, DE LA LEY DE LA MATERIA).

Las fracciones de la I a la VII del artículo en mención, prevén la existencia de elementos objetivos que afectan de forma directa e inmediata la imparcialidad en que debe conducirse el juzgador, cuando tiene el carácter de cónyuge o pariente de alguna de las partes o de sus abogados; si tiene interés personal en el asunto o lo tiene su cónyuge o parientes; si ha intervenido en el asunto en diverso carácter o intervino como asesor; si forma parte de diverso juicio de amparo semejante al de su conocimiento; y si tiene una amistad o enemistad con alguna de las partes o sus representantes. Por otro lado, en la fracción VIII, el legislador estableció que pueden presentarse situaciones diversas a las especificadas, que impliquen, desde luego, elementos que pongan en riesgo la imparcialidad del juzgador. A diferencia de las fracciones I a VII, que señalan específicamente las circunstancias que afectan directamente la imparcialidad del juzgador, la fracción VIII no exige que el elemento objetivo la afecte directamente, pues establece como mínimo que exista un riesgo, término que significa una contingencia o proximidad de un daño que está expuesto a perderse o a no verificarse. Así, el elemento objetivo que exige la fracción VIII debe tener la característica de que el juzgador no se encuentre en una situación de riesgo que comprometa su imparcialidad o, que a los ojos de la sociedad o de un observador razonable pueda advertir que existe motivo para pensarlo así; esto es, que existan situaciones que puedan llevar a considerar que se advierten conflictos de intereses y, por ello, se pierda la distinción de honorabilidad, la buena imagen y el decoro de los que goza el juzgador, así como el órgano jurisdiccional del que forma parte; decoro judicial que funciona como una herramienta de unidad y equilibrio para la exteriorización de las conductas judiciales, atendiendo con razonabilidad a determinado escenario de conducta exigido como desarrollo de un mejor escenario de justicia, lo que fortalece la respetabilidad y confianza en los justiciables, la probidad, buena opinión e imagen. Así, para que se actualice la hipótesis prevista en la invocada fracción VIII debe presentarse lo siguiente: que el juzgador se encuentre en una situación diversa a las previstas en las fracciones I a VII; que esa situación constituya un elemento real y actual; y, que éste ponga en riesgo la pérdida de imparcialidad, como puede ser la afectación al decoro judicial.

DÉCIMO PRIMER TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA CIVIL DEL PRIMER CIRCUITO.

Impedimento 6/2015. Magistrado Indalfer Infante Gonzales. 11 de septiembre de 2015. Unanimidad de votos. Ponente: Fernando Rangel Ramírez. Secretario: Octavio Rosales Rivera.

 

 

 

 

Época: Décima Época

Registro: 2007237

Instancia: Primera Sala

Tipo de Tesis: Aislada

Fuente: Gaceta del Semanario Judicial de la Federación

Libro 9, Agosto de 2014, Tomo I

Materia(s): Constitucional

Tesis: 1a. CCCII/2014 (10a.)

Página: 532

 

PRUEBA PRESUNCIONAL. EL ARTÍCULO 261 DEL CÓDIGO DE PROCEDIMIENTOS PENALES PARA EL DISTRITO FEDERAL NO VIOLA EL PRINCIPIO DE IMPARCIALIDAD.

El principio referido, contenido en el artículo 17, párrafo segundo, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, constituye una de las características insoslayables que debe revestir a los juzgadores en el ejercicio de su función jurisdiccional, y se traduce en el deber que tienen de ser ajenos o extraños a los intereses de las partes en controversia y de dirigir y resolver el juicio sin favorecer indebidamente a alguna de ellas. Ahora bien, el artículo 261 del Código de Procedimientos Penales para el Distrito Federal, al disponer que los jueces y tribunales, según la naturaleza de los hechos, la prueba de ellos y el enlace natural, más o menos necesario que exista entre la verdad conocida y la buscada, apreciarán en conciencia el valor de las presunciones hasta poder considerar su conjunto como prueba plena, no viola dicho principio constitucional, en virtud de que el referido precepto establece cuáles son las reglas a respetar para la integración y valoración de la prueba, en particular, exige que se encuentren probados los hechos de los que derivan presunciones. Además, porque conforme al artículo 16 constitucional el juzgador, al valorar la prueba indiciaria, está obligado a exponer los motivos y fundamentos legales en los que apoye el razonamiento lógico que lo llevó a la convicción sobre la existencia de otros hechos o datos desconocidos en el proceso, para lo cual deberá atender a las reglas de la valoración de la prueba. Así, no permite una arbitrariedad que pueda implicar favoritismo para alguna de las partes pues, aun cuando la prueba presuncional constituye propiamente una vía de demostración indirecta, no es subjetiva, ya que existen reglas para su integración.

Amparo directo en revisión 341/2014. 11 de junio de 2014. Unanimidad de cuatro votos de los Ministros Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, José Ramón Cossío Díaz, Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena y Olga Sánchez Cordero de García Villegas. Ausente: Jorge Mario Pardo Rebolledo. Ponente: Olga Sánchez Cordero de García Villegas. Secretaria: Ana Carolina Cienfuegos Posada.

12.- Es preocupante que la institución dedicada a velar por los derechos humanos y prevenir la discriminación, bajo la bondadosa idea del “diálogo social”, se confirme en supuestos “estudios socio-jurídicos” (Opinión Consultiva 01/2015) sacando, desde los más absurdos subjetivismos, prejuicios contra la “sociedad heteronormativa”, término por demás ilógico que, según los obtusos criterios apriorísticos del Consejo, “da pie a la generación de conductas discriminatorias que colocan en situación de riesgo a un sector de la población como lo representan las personas homosexuales…” En otras palabras, la heterosexualidad traería aparejada, irremediablemente, la discriminación situando a la mayoría como la “parte mala” contra la minoría homosexual “buena”.

13.- Finalmente no es sano para la sociedad que precie su libertad y defienda la autodeterminación de las personas que la autoridad se arrobe bajo actitudes ministeriales y fiscalizadoras metalegales cuando afirma que cualquier debate y propuestas “serán objeto de seguimiento de este Consejo en posterior ocasión”. Es importante refrescar la memoria de las autoridades para dejar saber que uno de los más grandes derechos consagrados en nuestro orden constitucional es, precisamente, el de la libertad de expresión que exige una alta protección porque se relaciona con la autonomía y libertad individual. El máximo tribunal de los Estados Unidos Mexicanos así lo ha considerado al afirmar la libre manifestación de las ideas como condición indispensable de todas las demás libertades para “evitar la atrofia y el control del pensamiento”. A nuestro entender, en eso incurre el COPRED cuando se alinea a minorías tendenciosas socavantes del Estado laico contaminándolo con ideologías alienantes del ser humano. Sirva en lo conducente la siguiente tesis de la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación:

Época: Décima Época

Registro: 2008100

Instancia: Primera Sala

Tipo de Tesis: Aislada

Fuente: Gaceta del Semanario Judicial de la Federación

Libro 13, Diciembre de 2014, Tomo I

Materia(s): Constitucional

Tesis: 1a. CDXX/2014 (10a.)

Página: 233

 

LIBERTAD DE EXPRESIÓN. DIMENSIÓN INDIVIDUAL DE ESTE DERECHO FUNDAMENTAL.

La libertad de expresión en su dimensión individual asegura a las personas espacios esenciales para desplegar su autonomía individual. Así, se ha establecido que el contenido del mensaje no necesariamente debe ser de interés público para encontrarse protegido. En consecuencia, la dimensión individual de la libertad de expresión también exige de un elevado nivel de protección, en tanto se relaciona con valores fundamentales como la autonomía y la libertad personal. Desde tal óptica, existe un ámbito que no puede ser invadido por el Estado, en el cual el individuo puede manifestarse libremente sin ser cuestionado sobre el contenido de sus opiniones y los medios que ha elegido para difundirlas. Precisamente, la libre manifestación y flujo de información, ideas y opiniones, ha sido erigida en condición indispensable de prácticamente todas las demás formas de libertad, y como un prerrequisito para evitar la atrofia o el control del pensamiento, presupuesto esencial para garantizar la autonomía y autorrealización de la persona.

Amparo directo en revisión 1434/2013. Conservas la Costeña, S.A. de C.V. 22 de octubre de 2014. Mayoría de cuatro votos de los Ministros Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, Jorge Mario Pardo Rebolledo, quien reservó su derecho para formular voto concurrente, Olga Sánchez Cordero de García Villegas y Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena. Disidente: José Ramón Cossío Díaz, quien reservó su derecho para formular voto particular. Ponente: Arturo Zaldívar Lelo de Larrea. Secretarios: Ana María Ibarra Olguín y Arturo Bárcena Zubieta.

Esta tesis se publicó el viernes 5 de diciembre de 2014 a las 10:05 horas en el Semanario Judicial de la Federación.

 

Este semanario tiene el firme compromiso de construir una cultura del diálogo donde se privilegie la comprensión de la dignidad de las personas conforme a lo establecido en nuestra Constitución. Somos respetuosos de los derechos humanos de todos sin distinción de siglas multicolores o emblemas y pugnamos por autoridades verdaderamente imparciales capaces de tender puentes en lugar de derribarlos bajo criterios falaces y subjetivos que en nada abonan a la construcción de la sociedad libre y virtuosa.

 

ATENTAMENTE

PBRO. HUGO VALDEMAR ROMERO

PRESIDENTE DEL CONSEJO EDITORIAL

SEMANARIO DESDE LA FE 

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6935Miércoles, 28 de septiembre de 2016, 11:00 horas
Los ángeles están de moda
Los ángeles siempre están de moda, y de eso se encargan los comerciantes, porque para ellos son un buen negocio. ¿Cómo ves? La creatividad comercial es muy hábil para pintar y modelar “ángeles” de todos colores y sabores, en todo tipo de materiales y en cualquier objeto: adornos, prendedores, pulseras, anillos, aretes... y hasta estampados en camisetas. 

Y no se diga los libros, películas y programas de televisión sobre “ángeles” con los que te puedes tropezar, e incluso “irte de pinta”. Sin embargo, la mayoría de las veces se tiene una concepción de ángel muy equivocada, que surge por influencia de la New Age (Nueva Era)  y que se contrapone a la recta comprensión que la revelación cristiana tiene de los ángeles (véase el Catecismo de la Iglesia Católica del no. 326 a 336). 

¿Qué es pues un ángel? Empecemos por decir lo que no es. No es un niño que muere y se convierte en “angelito”, y que ya crecido regresa a la tierra a cumplir una misión. No es un ser de otro planeta que viene a entrometerse divertidamente en la vida de los humanos, ni mucho menos un ser dulzón con rasgos poco varoniles que espía la conducta de los hombres. 

Un ángel es una criatura espiritual, no corporal, por tanto, invisible a nuestro sentido de la vista, cuya existencia la afirmamos como una verdad de fe, y la expresamos al recitar el Credo cuando decimos: “Creo en un solo Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible y lo invisible”. Los ángeles son seres creados que pertenecen al ámbito del “cielo”; es decir, de las cosas celestiales (por contraposición a las cosas terrenales), son seres espirituales que en nuestra vida actual ordinariamente no podemos ver, son invisibles para nosotros. Conocemos su existencia por revelación. El testimonio de la Escritura es tan claro como la unanimidad de la Tradición al hablarnos de ellos. 

San Agustín dice de los ángeles: “si me preguntas por su naturaleza, te diré que es un espíritu; si me preguntas por lo que hace, te diré que es un ángel”. Es decir, que el nombre de ángel designa la acción de este ser espiritual. Su ser está orientado por un lado hacia Dios: con todo su ser son servidores y mensajeros de Dios, por otro lado, orientado hacia los seres humanos. Son nuestros “hermanos mayores”, que, en el plan eterno de salvación, están al servicio de los hermanos menores; es decir, nosotros, para ayudarnos a alcanzar nuestro fin último objetivo que es Dios. 

Los ángeles, en cuanto criaturas espirituales, tienen inteligencia y voluntad: son seres personales e inmortales. Su representación alada viene de las tradiciones orientales y seguramente del libro del Éxodo, donde Dios describe así a los custodios del Arca de la Alianza. 

Toda la vida de la Iglesia se beneficia de su ayuda misteriosa y poderosa. Desde la infancia a la muerte, la vida humana está rodeada de su custodia y de su intercesión. “Cada fiel tiene a su lado un ángel como protector y pastor para conducirlo a la vida” (San Basilio). En la Misa, la Iglesia se une a los ángeles para adorar al Dios tres veces Santo. Así invocamos su asistencia y celebramos la memoria de algunos de ellos (Miguel, Gabriel, Rafael, los ángeles custodios). 

Hay quien se pregunta si alguna persona puede ser medio para hablar con ángeles. Debemos responder que todos podemos hablar con los ángeles, y esto se llama oración, es decir, que no hace falta un intermediario para que nuestras oraciones lleguen a ellos. Pero hemos de tener cuidado porque hay personas que muchas veces por ignorancia, y otras por auténtica maldad, se constituyen en médiums (medios) para hablar con los ángeles; pero en este caso hablarían con los caídos, que son los demonios. A estos médiums se les llama nigromantes. Quien recurre a estos médiums abre puertas al demonio y comete un pecado muy grave contra el Primer Mandamiento: “Amarás a Dios sobre todas las cosas”.

Podemos, pues, hablar con todos los ángeles que queramos a través de la oración, especialmente con nuestro ángel de la guarda o con los arcángeles: Miguel, Gabriel y Rafael, sin olvidar que el centro de nuestra fe es Dios Trino. Pidamos su intercesión, de la misma manera que pedimos la intercesión de los santos y de María Santísima. Hagámonos amigos de los ángeles, compañeros de camino, que quieren ayudarnos a entrar en el Reino de Dios.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6930Domingo, 25 de septiembre de 2016, 09:00 horas
¿Qué sabes de los Arcángeles?
Este 29 de septiembre, la Iglesia celebra a los santos Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael. ¿Qué sabes de ellos? Compruébalo. Elige las respuestas que consideres correctas:

1. ¿Cuántos Arcángeles hay?
a) Tres; b) Siete; c) Incontables.

2. ¿Qué significa el nombre de Miguel?
a) Mi Arcángel; b) ¿Quién como Dios?;  c) Poderoso es Dios.

3. ¿Qué libro bíblico menciona a san Miguel Arcángel?
a) Daniel; b) Judas; c) Apocalipsis;

4. San Miguel es defensor de:
a) La Iglesia; b) Los exorcistas; c) Los moribundos.

5. ¿Qué significa el nombre de Gabriel?
a) Anuncio de Dios; b) Mensajero de Dios; c) Fuerza de Dios.

6. ¿Qué libro bíblico menciona a san Gabriel Arcángel?
a)  Daniel; b) Sabiduría; c) Evangelio según san Lucas.

7. San Gabriel es el santo patrono de:
a) Comunicadores; b) Obstetras; c) Cultivadores de azucenas.

8. ¿Qué significa el nombre de Rafael?
a) Vaya con Dios; b) Luz de Dios; c) Medicina de Dios.

9. ¿Qué libro bíblico menciona a san Rafael Arcángel?
a) Tobías; b) Evangelio según san Juan; c) Hechos de los Apóstoles; 

10 San Rafael es el santo patrono de:
a) Los novios; b)Los viajeros; c) Los enfermos.

Respuestas: 1.b. En la Biblia se afirma que hay siete Arcángeles (ver Tob 12,15; Ap 8,2), pero sólo se menciona el nombre de tres: Miguel, Gabriel y Rafael, que son los que la Iglesia Católica reconoce. Los otros cuatro (Uriel, Baraquiel, Jehudiel y Sealtiel) aparecen en textos de tradición judía. 2b; 3.Las tres respuestas son correctas: a: Dn 12,1; b: Jd 9; c: Ap 12, 7-8; 4: De nuevo, las tres respuestas son correctas.

5:c; 6: Dos respuestas son correctas: a: Dn 9, 21; c: Lc 1,19.26; 7:a. Por haber comunicado la Buena Nueva de la venida del Salvador. 8:c; 9a: En el libro de Tobías se narra cómo Rafael acompañó en su viaje a Tobías, lo ayudó a encontrar esposa, y devolvió la vista al padre de éste, Tobit (ver Tob 5-12). 10: b y c, en especial, los enfermos de la vista.

Evaluación: 10 a 8 aciertos: ¡Felicidades! Se nota que conoces lo que enseña la Iglesia sobre los santos Arcángeles; 7 a 5 aciertos: Se ve que sabes, pero no suficiente; sigue profundizando; 4 a 2 aciertos: Parece que atinaste de ‘chiripa’, no te conformes con el mínimo, esfuérzate por conocer más; menos de dos aciertos: La existencia de ángeles es una verdad de fe de la Iglesia, es importante que conozcas este tema. Lee en el Catecismo de la Iglesia Católica los párrafos: 328-336;
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6931Domingo, 25 de septiembre de 2016, 09:00 horas
Hijo de Jonny Magallón, testimonio de un milagro
En junio de 2009, el futbolista Jonny Magallón contrae Matrimonio con Sare Alfaro; poco más tarde, la feliz pareja es bendecida con la pequeña Zare, una hermosa niña que nace a los ocho meses de embarazo, sin que este periodo prematuro de gestación represente mayor problema. Al cumplir Zare dos años de edad, el Matrimonio Magallón Alfaro se encuentra nuevamente a la espera de un hijo, un varoncito que de manera lamentable muere dentro de la madre por una serie de micro infartos, dejando en la familia una profunda tristeza; la causa: trombofilia (engrosamiento de la sangre durante el embarazo). Meses después, en Jonny y Sare revive la ilusión: esperan otro varón, quien, sin embargo, presentaría graves dificultades, y por quien la madre pide la intercesión de san Juan Pablo para que Dios obre un verdadero milagro. A tres años de aquella difícil etapa, Sare Alfaro habla para Desde la fe sobre esta gran historia de amor, fe y esperanza.

La esposa del futbolista cuenta que al inicio de su tercer embarazo, Jonny Magallón se hallaba concentrado en el Club León, en aquella ciudad guanajuatense, mientras ella estaba bajo los cuidados de su madre en Guadalajara. “Desde un inicio este embarazo presentó algunas anomalías, como el hecho de que ni una prueba de farmacia, ni dos posteriores de laboratorio que me practiqué, arrojaran resultados positivos; fue hasta la tercera prueba, luego de dos meses de gestación, que el resultado cambió. 

Refiere que, a la semana de haberse constatado su embarazo, fue a un chequeo de rutina, en el que el médico lo calificó de alto riesgo y le pidió guardar reposo absoluto. “A partir de ahí, todo fue reposo y hospital; dos meses después tuve algunas contracciones que se pudieron controlar con medicamento intravenoso, pero al cumplir los seis meses de gestación tuve una nueva contracción, por lo que tuvieron que practicarme algunos estudios. Cuando los médicos analizaban los resultados, pude ver sus rustros y supe que las cosas no estaban nada bien: “Leonardo”, como pensábamos llamarle, tenía una cardiopatía originada por la ausencia del cuerpo calloso, el puente que une los dos hemisferios cerebrales, mismo que da movilidad al cuerpo, y el cual se forma sólo dentro de los primeros tres meses de vida; después ya nada”. 

Aquello resultó para Sare uno de los golpes más duros de su existencia, pues significaba que “Leonardo”, casi de manera segura, tendría una vida vegetal y estaría conectado a un respirador. “¿Por qué a mí?”, me preguntaba, y se lo pregunté hecha un mar de lágrimas a mi prima y a mi tía, quienes llegaron al hospital luego de que me dieran la mala noticia. Mi prima dijo que rezáramos un Rosario, pero yo no tenía cabeza para nada. Cuando llegó mi madre, el pediatra, amigo de la familia, la abrazó como si les estuviera dando el pésame, lo cual me confirmó la gravedad del problema. Después pude comunicarme con Jonny y le pregunté lo mismo: ‘¿por qué a mí?’. Él se mostró muy valiente, a la altura de las circunstancias; me decía que era un angelito que nos había mandado Dios, y que lo amaríamos y lo cuidaríamos en las condiciones en que viniera”.

Sare señala que ella habría podido aceptar sin problema que “Leonardo” viniera con parálisis cerebral, Síndrome de Down o cualquier otra enfermedad que no representara un impedimento para disfrutar la vida, pero no podía con la idea de que el nuevo bebé tuviera una vida vegetal; tan desconsolada estaba, que tuvieron que darle una pastilla para dormir. “Esa noche dormí profundamente, y al día siguiente desperté muy tranquila y con mucha fortaleza. Los doctores me dijeron que me llevarían a hacer un estudio para ver más a detalle la magnitud real del problema. Pedí que me esperaran para ir por una estampita de la Virgen de Guadalupe que siempre traigo en la cartera. Increíblemente no la encontré, pero una tía de Jonny me regaló una del Papa Juan Pablo II. Ya de camino, le pedí que intercediera por mi bebé, que no me dejara sola; a cambio, le prometí llamar Juan Pablo a mi bebé, entre otras cosas”.

Sare Alfaro comenta que pedía la intercesión de San Juan Pablo para que su bebé tuviera calidad de vida, que no necesitara estar conectado a un respirador; por lo demás, no le importaba que naciera con cualquier otra discapacidad. “El estudio fue para mí muy difícil, porque tengo claustrofobia y tuve que estar metida en un tubo durante los 45 minutos que duró la resonancia magnética; nunca solté la estampita de san Juan Pablo y todo el tiempo me la pasé rezando”. 

Refiere que el nuevo estudio –practicado menos de 24 horas después que el anterior– arrojó cosas alentadoras, pues, como si se tratara de una gripe, el bebé registraba ciertas mejorías: presentaba ya un poco de cuerpo calloso en el cerebro. “Esto significaba que tal vez el bebé podría moverse y no depender de un respirador. Eso sí, nacería con algún síndrome, de acuerdo con el doctor; su aprendizaje sería lento, tendría que asistir a escuelas especiales y demás. Pero esas para mí ya eran cosas secundarias. Yo estaba feliz de que mi bebé iba a poder moverse y respirar. ¡Para mí ya estaba hecho el milagro! 

La esposa del ahora jugador del Lanús de Argentina cuenta que ese estudio le fue practicado un viernes, y el domingo siguiente presentó una hemorragia que obligó a los médicos a practicarle una cesárea de emergencia, pues le fue detectado un coágulo que ponía en riesgo la vida del bebé y la de ella. “Mi bebé nació muy chiquito, midió 43 centímetros y pesó 1 kilo 890 gramos. Se lo llevaron inmediatamente a hacer estudios. Mi mamá fue a enterarse de los resultados; volvió a mi habitación y todo lo que atinaba a decirme era que se parecía a Jonny. Yo le preguntaba insistentemente cómo estaba mi bebé. Y finalmente me dijo que se encontraba completamente sano, perfecto de salud; sólo había que tenerlo en incubadora”. 

Cuenta emocionada que cuando Jonny llegó al hospital, ella le dio la estampita de san Juan Pablo y le dijo que se la pusiera a Juan Pablo. “El preguntó algo desconcertado: ‘¿Quieres que le ponga la estampita de san Juan Pablo a Leonardo?’, y yo le dije: ‘No, quiero que le pongas la estampita de Juan Pablo a Juan Pablo’”.

Sare Alfaro señala que al pequeño Juan Pablo le fueron practicados varios estudios inmediatamente después de nacer, y en cuanto estuvieron listos y analizados, el doctor le habló para decirle que el corazón del bebé funcionaba perfectamente y tenía una vista muy sana, pues era otro de los riesgos que se corrían; ya se enteraría después de que el cuerpo calloso de su cerebro estaba formado al cien por ciento. “¡Era más de lo que yo había pedido! El pediatra me dijo que como doctor podía hablarme de ciencia, de fallas, de aciertos; pero que como amigo sólo podía decirme una cosa, que lo ocurrido con mi bebé había sido un verdadero milagro. Ahí comenzó un año maravilloso: ¡nuestro hijo sano, el bicampeonato del León, y sobre todo, la familia unida nuevamente!”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6932Domingo, 25 de septiembre de 2016, 09:00 horas
Sexting, un peligro para niños y jóvenes
El sexting es un fenómeno de actualidad que, como si fuera un ‘hoyo negro’, puede absorber fácilmente a nuestros niños y jóvenes, seduciéndolos con el encanto de la tecnología, el descubrimiento de su sexualidad y la inmediatez con que una intimidad vuelta imagen puede distribuirse y llegar incluso hasta el punto más alejado del planeta. El sexting, término formado por los anglicismos “sex” y “texting”, es hoy una práctica común que consiste en fotografiar desnudos propios o ajenos, a fin de ser enviadas por mensaje a conocidos, pero que con frecuencia terminan en manos de desconocidos, problema del cual habla para Desde la fe Claudia Larrazolo, Psicoterapeuta Gestalt y Licenciada en Comunicación.

La también colaboradora de Cenyeliztli A.C. explica que el sexting es una práctica muy común debido a que la tecnología ahora está muy al alcance de cualquier niño o joven, lo que, en combinación con el despertar sexual de la edad –en la que el cuerpo presenta cambios que estimulan la autoexploración–, representa una atractiva invitación a abrir la intimidad (propia o de amigos), en un juego que en principio pinta divertido, pero que puede derivar en casos de “ciberacoso” o “ciberbullying”.

Señala que los niños o jóvenes pueden ser víctimas de acoso o bullying cibernético desde el mismo momento en que las imágenes salen de su celular o computadora para llegar a otras pantallas, en las que ya no tienen ningún control del trato que se les pueda dar; imágenes que incluso pueden volverse virales y estar en minutos en manos de miles de personas. “Puede pasar que una joven decida enviarle a su novio una fotografía de su intimidad, pero como las relaciones de pareja a esa edad carecen de estabilidad, existe la posibilidad de que haya una ruptura insalvable como consecuencia de una pelea, y el joven, en venganza, determine compartir esa imagen, que por la acción de otro puede llegar a las redes sociales, a las que cualquiera puede tener acceso, y hasta caer en manos de las “cibermafias”.

Comenta que el hecho de que la imagen de un niño o joven caiga en manos de estas mafias cibernéticas, representa un gran peligro, pues éstas son especialistas en obtener datos personales del individuo en cuestión; lo demás es hablarle por teléfono o por algún otro medio para chantajearla pidiéndole más fotografías (o videos) a cambio de no compartirlas entre su círculo social o familiar, o simplemente requiriéndole dinero. “Los jóvenes, temerosos de que sus padres, familiares, amigos o conocidos puedan ver sus intimidades, acceden a la petición, y cada vez se van enganchando más en esa exigencia que puede tener consecuencias lamentables, como orillarlos hasta el suicidio por la desesperación de no poder sustraerse de esa dinámica”.

Por esta razón, Claudia Larrazolo sugiere a los padres de familia mantener una comunicación muy abierta con sus hijos y no pensar que, porque son suyos, no pueden caer en el sexting. “Los padres de familia debemos ser conscientes de que no podemos tomar el control absoluto de nuestros hijos; aunque hayamos decidido no dotarlos de un celular, pueden usar el de algún amigo. Así que lo que debemos hacer es informarnos sobre el sexting, saber que existe, la forma de abordarlo y, sobre todo, alimentar la comunicación, explicándoles las consecuencias, pero nunca en un plan de regaño o de aleccionar, sino a manera de una conversación retroactiva, en la que ellos puedan exponer su opinión”. 

Señala que otra cosa importante es acercar el problema a los niños y jóvenes de modo que puedan comprenderlo y tomarlo en serio, ya que si se comienza hablando sobre el peligro de que una imagen llegue hasta alguna red de pornografía infantil, ellos seguramente verán el problema como algo muy lejano, como un mito o un espanto. “Si en cambio se les concientiza en el sentido de que una imagen comprometedora puede llegar a su círculo social más cercano, encontrarán una consecuencia que pueden asimilar con mayor facilidad, pues les representa algo más real”.

Finalmente, Claudia Larrazolo asegura que crear un puente de comunicación con los hijos es lo mejor que los padres pueden hacer, pues entre más los jóvenes guarden los secretos, entre más miedo tengan de comunicar algo a los padres, más solos van a estar en un posible caso de acoso. “Si la confianza, en cambio, se ha alimentado; tendrían la capacidad de decir: ‘me equivoqué, hice cosas indebidas, necesito tu ayuda’, y el problema casi estará resuelto. Si los padres no saben manejarlo, deben pedir ayuda a un profesional”. 
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6921Domingo, 18 de septiembre de 2016, 14:00 horas
¿Por qué leer la Biblia?
Septiembre es el ‘mes de la Biblia’, tiempo que la Iglesia dedica a animarnos a leer la Palabra de Dios, reflexionarla, amarla, vivirla y comunicarla.

Y si acaso te preguntas, ¿por qué vale la pena leer la Biblia?, considera estas 4 razones:

1. Porque Dios la inspiró

Detrás de todos los autores bíblicos está el Espíritu Santo, el ‘Autor intelectual’, que respetando las características y personalidad de cada uno, les inspiró a todos un mismo mensaje, perfectamente coherente a pesar de que fue escrito a lo largo de más de diez siglos y por personas de los más diversos lugares y condiciones. La Biblia nos habla de Dios y que Dios habla en la Biblia.

Y ante un Dios que habla la actitud más sabia es la de la escucha. Una y otra vez en la Biblia leemos la importancia que tiene el poner atención a lo que Dios quiere decirnos.

"Ojalá escuchéis hoy Su voz...no endurezcáis el corazón" (Sal 95,7-8).

2. Porque Jesús recurrió a la Sagrada Escritura

Jesús empezó Su ministerio público citando un texto del profeta Isaías (ver Lc 4,16-21); Sus últimas palabras en la cruz fueron tomadas de un Salmo (ver Sal 31,6), y en los Evangelios vemos cómo aprovechó la Sagrada Escritura para orar (ver Mt 27,46 y Sal 22,2; Lc 23, 46 y Sal 31,6) para referirse a Sí mismo (ver Mt 26, 64 y Dn 13-14) para explicar Su misión (ver Mt 11,2-6; Is 26,19; 29,18; 35,5; 61,1); para dar enseñanzas (ver Mt 19,18), para corregir a los equivocados (ver Lc 20,27-39), etc. 

Si Jesús recurrió a la Sagrada Escritura en todos los momentos de Su vida, nosotros, que queremos seguirlo, estamos llamados a imitarlo.

3. Porque Jesús encomendó la Sagrada Escritura a la Iglesia que fundó y de la que formamos parte

Una de las primeras cosas que hizo Jesús después de resucitar fue ‘abrirles el entendimiento’ a Sus apóstoles para que pudieran entender la Sagrada Escritura (lo que hoy conocemos como ‘Antiguo Testamento’) y aprender a interpretarla relacionándola con Él (ver Lc 24, 27.44-45).

Y luego de Su Ascensión les envió el Espíritu Santo que les había prometido para que, entre otras cosas, les recordara Sus Palabras (ver Jn 14,26). Ello permitió que pudieran predicar en Su nombre y, también escribir y difundir lo que hoy conocemos como ‘Nuevo Testamento’.

Puede decirse que una de las razones por las que Jesús fundó la Iglesia fue para que nos transmitiera con verdad y sin error Su Palabra, y fuera la autoridad competente que nos enseñara a interpretarla (pues si cada persona la interpretara a su modo, habría muchas interpretaciones opuestas, pero sólo una puede ser verdadera).

Como miembros de la Iglesia Católica, la Palabra de Dios es para nosotros fundamental. De la Biblia están tomadas las Lecturas y oraciones de la Misa, el santo Rosario, y las incontables oraciones y devociones que empleamos todos los días.

4. Porque los creyentes católicos nos nutrimos del Pan y de la Palabra

Según testimonio de san Justino mártir, del siglo II, las primeras comunidades cristianas se reunían no sólo a compartir la Eucaristía sino a leer la Palabra de Dios.

En la Biblia encontramos las razones de nuestra fe, la luz que ilumina nuestros pasos, y el medio privilegiado que nos permite conocer al Señor, para amarlo y seguirlo, y animar a otros también a conocerlo, amarlo y seguirlo.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6922Domingo, 18 de septiembre de 2016, 14:00 horas
Un santo que habla con tu ángel de la guarda
En 1887, en Pietrelcina, pueblito de Italia, nació Francisco Forgione, un niño travieso pero piadoso que asistía a Misa y le pedía mucho a Dios poder ver a Jesús y a María. Su mamá contaba que aquel pequeño hablaba con el ángel de la guarda de algunas personas, y que no era nada extraño para él. A los 16 años ingresó al convento de frailes capuchinos para ser ordenado sacerdote y hacerse llamar “Fraile Pío” en honor a San Pío V, un Papa muy humilde.

Un día brotó sangre de las manos y pies de Fray Pío. Sus superiores, asustados, le enviaron al médico, pues la sangre seguía saliendo y no cicatrizaba; sólo se percibía un aroma delicioso. “¡Son las heridas de Cristo crucificado!”, resolvieron los frailes, y le llamaron “estigmas”.

A pesar de estos estigmas, el Padre Pío –como también le llamaban– se dedicó a su labor; celebraba la Santa Misa y confesaba; pronto comenzó a saberse que el Padre Pío también conocía los problemas de las personas antes de hablar con ellas, y que podía estar en dos lugares a la vez (bilocación); así, su fama de santidad creció. Lo visitaban muchas personas y le tomaban fotos, pues empezaron a suceder milagros por su intercesión. Algunos decían que el Padre Pío había ido a visitarlos a su casa cuando en realidad no había salido del convento. Otros decían que en plena guerra, cuando intentaban bombardear un lugar cercano al convento, el Padre Pío apareció en el cielo frente a los aviones, los cuales tuvieron que girar en otra dirección y no pudieron cumplir su misión. En una ocasión, el encargado de aquel ataque aéreo llegó al convento y se encontró con todos los frailes. El Padre Pío lo vio y le reclamó muy enojado: “¿porqué quería acabar con todos nosotros?”. Aquel hombre lo reconoció y salió huyendo. 

Fray Pío murió a los 81 años, pero sigue hablando con nuestro ángel de la guarda. Este 23 de septiembre, en su fiesta, ¿tú qué le pedirías? Seguro le hablará de ti a Dios.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6923Domingo, 18 de septiembre de 2016, 14:00 horas
La obra de Carmen Parra llegará a Neza, en una capilla dedicada a San Juan Pablo
La prestigiada pintora Carmen Parra, especializada en arte sacro y novohispano, trabaja en un proyecto que es afín a la encíclica Laudato Si’ del Papa Francisco, para crear una capilla abierta que se verá enriquecida con las 15 estaciones del viacrucis hechas con vitrales de gran formato.

Esta capilla, de corte modernista y diseño triangular que evoca a la Santísima Trinidad, será construida sobre lo que fue un tiradero de basura en Ciudad Jardín, Colonia El Girasol, en Nezahualcóyotl, Estado de México, y en el proyecto global están involucradas tanto las autoridades civiles como las religiosas, así como varios sectores de la población. Formará parte de un amplio conjunto de convivencia familiar.

Cada uno de los retablos, inspirado en las estaciones del viacrucis, medirá 2 metros de alto por 2.50 de ancho, y contendrá vidrios lo suficientemente gruesos como para garantizar su durabilidad a la intemperie. Este viacrucis enmarcará y formará una especie de atrio luminoso delante de la capilla, y permitirá la cercanía y el involucramiento del espectador con la Pasión de Cristo.

La capilla estará dedicada tanto al Señor de la Misericordia –de acuerdo con la visión de santa Faustina Kowalska, y a San Juan Pablo II, quien la elevó a los saltares; su maqueta la pudo conocer y bendecir el Santo Padre Francisco durante su visita a nuestro país, en febrero pasado.

Carmen Parra se ha distinguido por la variedad y colorido de sus trabajos. Lo mismo ha diseñado los ornamentos sacerdotales que usó Juan Pablo II en México, así como  obras decorativas capillas y retablos, tanto pinturas como esculturas, y en fechas recientes realizó varias pinturas de gran formato dedicadas a la mística santa Teresa de Ávila, primera Doctora de la Iglesia, con motivo de los 500 años de su nacimiento en 2015, exposición que fue solicitada en España.

Carmen Parra cuenta con estudios realizados en la Esmeralda de México; luego en Londres, Roma y en Río de Janeiro; abarca expresiones artísticas en el campo del cine y de la música. Su especialidad es el riquísimo arte novohispano, al que mantiene vigente bajo una visión modernista. Forman parte de su lenguaje plástico cotidiano: los ángeles, las mariposas y las aves.

Se espera que la capilla con el viacrucis pueda estar terminada a finales de este mismo año.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6924Domingo, 18 de septiembre de 2016, 14:00 horas
Derecho de Réplica a la Comunidad LGBTTTI


]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6920Miércoles, 14 de septiembre de 2016, 13:00 horas
No se nace homosexual
Richard Cohen, Director de Positive Approaches To Healthy Sexuality (PATH), ha dedicado sus últimos 26 años de vida a trabajar con personas que se sienten atraídas por otras del mismo sexo, pero que en el fondo desean llevar un estilo de vida heterosexual, casarse, tener hijos y formar una familia; o simplemente llenar un vacío que no han podido llenar con ese modo de vida. El psicoterapeuta, quien en el pasado tuvo varias parejas hombres, habla para Desde la fe sobre la homosexualidad, sus causas y consecuencias, y algo muy interesante y poco sabido: sobre su carácter reversible.

Cohen, por principio de cuentas, aclara que respeta y tiene aprecio por los miembros de la comunidad LGBT, con quienes se siente hermanado, pues sabe, por propia experiencia, lo que es ser objeto de ataques y actos discriminatorios por el hecho de ser homosexual. 

Sin embargo, señala que, de acuerdo con la Asociación Americana de Psicología, no hay evidencias que permitan concluir que la homosexualidad esté determinada por la genética hormonal u otro factor particular, por lo que no se puede decir que se nace con inclinaciones homosexuales.

Refiere que en el pasado tuvo varias parejas hombres, entre ellas una con la que duró tres años. Se sentía totalmente atraído por los hombres, pero en el fondo de su alma quería casarse con una mujer y tener familia. “Actualmente llevo 36 años de casado con mi hermosa esposa y tenemos tres niños maravillosos. Mucha gente me decía: ‘tú no puedes cambiar; naciste gay y sólo acéptalo’; pero al final quedó demostrado que el cambio es posible. Así como yo, hay muchas personas inconformes con sentirse atraídas por personas del mismo sexo, quienes anhelan llevar un estilo de vida heterosexual, porque hombres y mujeres están diseñados heterosexualmente, hombres y mujeres ajustan a la perfección desde la perspectiva biológica. Es una realidad que el cambio de homosexual a heterosexual es posible. ¡Ocurrió en mi caso!”

A Richard Cohen le llevó años entender la razón de su debilidad o gusto por los hombres; pero llegó el tiempo en que pudo descubrir los factores que, en su caso particular, lo predispusieron a esa condición. “Hubo una falta de unión con mi padre y un apego excesivo hacia mi madre; había abuso físico por parte de mi hermano mayor, y abuso sexual por parte de mi tío; pero algo de lo más importante es que tenía yo un temperamento hipersensible. Si hubiera algo genético o biológico en la homosexualidad, sería la hipersensibilidad; el chico o la chica hipersensibles pueden ser fácilmente heridos, el chico con frecuencia por la lejanía del padre, y la chica por la de la madre; ya sea por un distanciamiento real o por una mala interpretación de ellos mismos, pero esta percepción se transforma en su realidad, y es muy probable que busquen ese amor inalcanzado en los brazos de una persona del mismo sexo”.

Señala que después de entender estos factores, le llevó otro tiempo prolongado sanar las heridas que lo habían condicionado a vivir una vida homosexual; y fue a través de experiencias de amor reparadoras por parte de personas heterosexuales que su atracción a personas del mismo sexo fue disminuyendo, al tiempo que comenzaba a tener deseos heterosexuales. “Gracias a esa efectiva terapia de mis amigos, yo experimenté una profunda transformación en mi corazón. Sentí entonces un llamado de Dios para realizar un grado de maestría en Psicología y ayudar a otros a superar la atracción por personas del mismo sexo”.

Richard Cohen asegura que, durante sus 26 años de labor como psicoterapeuta, ha ayudado a miles de hombres y mujeres homosexuales alrededor del mundo a llevar una vida heterosexual. Además ha asesorado a cientos de padres de familia para que sepan cómo amar a sus hijos cuando manifiestan inclinaciones homosexuales, y ha capacitado para ayudar a personas a superar su tendencia homosexual, a unos 6 mil psicólogos, psiquiatras, clérigos y líderes religiosos en Estados Unidos, Europa y Latinoamérica.

Un punto importante que aclara Richard Cohen es que las relaciones sexuales nunca son suficientes para llenar el vacío que sienten quienes llevan una vida homosexual, que lo que deben hacer es trabajar sobre dos aspectos trascendentales: sanar aquellas heridas irresueltas del pasado, y reconocer que su condición de homosexual se ha originado de un deseo surgido en la infancia, de obtener aceptación y amor, y no de una necesidad sexual. “Detrás de un homosexual hay un niño dolido por un sentimiento de rechazo, o por falta de amor; y lo que menos necesita para llenar ese vació es una relación sexual, porque un niño no necesita tener sexo, sino alcanzar un cariño que le fue negado, tener experiencias saludables de amor”.

Señala que a lo largo de más de cinco lustros como terapeuta, ha visto cuatro tipos de clientes con orientación homosexual que buscan un cambio: personas jóvenes que anhelan la heterosexualidad; personas casadas que, por amor a sus hijos, desean abandonar sus deseos homosexuales; personas que con frecuencia intentan relacionarse con gente del sexo opuesto, pero sin éxito, y finalmente quienes sienten que su estilo de vida es incompatible con sus creencias religiosas o espirituales.

Cohen ha tenido grandes éxitos ayudando a mucha gente a resolver su problema de homosexualidad y cumplir sus sueños heterosexuales. “Personalmente, he tenido un 85 por ciento de efectividad en el trabajo. A través de un programa que explico en mi libro Comprender y sanar la homosexualidad, la gente puede lograr un cambio de adentro hacia afuera. No se trata de un simple cambio de comportamiento, sino de identificar las causas de esa orientación sexual, para resolver después cada tema. Mediante un proceso de sanación que se detalla, se disiparán los deseos homosexuales y emergerán los heterosexuales”. 

Además de Comprender y sanar la homosexualidad, Richard Cohen ha publicado otro libro intitulado Hijos gay, padres heterosexuales, en el que enumera 12 principios para padres inconformes con la orientación sexual de un hijo. “Hay muchos casos en que los padres no soportan tener un hijo con inclinaciones homosexuales, por lo que es importante conocer los pasos a seguir para ayudarlos a cumplir con su verdadero potencial sexual; los padres necesitan estar cerca de sus hijos, y las madres cerca de sus hijas, es uno de los puntos más importantes, una sencilla recomendación que se vuelve cada vez más compleja en la medida en que pasan los años. 

En mi tercer libro –señala Cohen–, Abriendo las puertas del armario, ofrezco ideas prácticas para que cualquier persona pueda entender y resolver el dilema homosexual frente a la Iglesia y la cultura actual. “También hay padres que deben dejar de culparse por las inclinaciones homosexuales de un hijo, para evitar compensar de manera inadecuada, y poder comenzar a amarlo de una forma correcta”.

Finalmente, Cohen envía un mensaje a todas aquellas personas que desean resolver su atracción hacia el mismo sexo: “No dejen que nadie estorbe su camino, no crean cuando la gente dice: ‘No puedes, debes resignarte’. Tú desecha esa renuncia, sigue a tu corazón y nunca claudiques; Si yo pude, también tú. Y cuando lo logres, ayuda a otros. ¡Sé Jesús para ellos!

¿Quién es Richard Cohen?

Richard Cohen es licenciado en Psicología Terapéutica por la Universidad de Antioch y la Universidad de Boston. Es psicoterapeuta y educador, y uno de los mayores expertos en el campo de la reorientación sexual al ser terapeuta y, a la vez, haber experimentado la transición desde la homosexualidad a la heterosexualidad.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6912Domingo, 11 de septiembre de 2016, 14:00 horas
Fidelidad y misericordia
Conocí a mi mejor amigo un 15 de septiembre, y esta semana, con la gracia de Dios, cumplimos treinta y siete años de ininterrumpida amistad. La gente suele celebrar sólo los aniversarios matrimoniales, pero es bonito también celebrar las amistades.

Mis papás, qepd, se casaron un 22 de septiembre, y llegaron a festejar sesenta y dos años de casados, y mi hermana se casó un 4 de septiembre y acaba de cumplir cuarenta y seis años de matrimonio. 

Así que septiembre, además de ser para la Iglesia el mes de la Biblia, y para la Patria el mes en que se conmemora a los héroes de la Independencia, es, para mí, el mes que me recuerda que se es más feliz cuando se vive la propia historia con fidelidad y con misericordia.

Se necesita fidelidad para perseverar no sólo semanas o meses, sino años y años, en mantener la cercanía, la disponibilidad para escuchar, para acompañar, para alegrarse genuinamente, sin envidias ni celos, con las alegrías de otro, para llorar con auténtica compasión, sus tristezas, para dedicar tiempo, interés, atención a los mil pequeños detalles que diariamente permiten cuidar que no se apague ni se enfríe la llamita del cariño en el corazón.

No es fácil, porque además de tener que luchar contra la tentación de la rutina e incluso de la flojera, hay que enfrentar y vencer al peor enemigo de toda relación: la decepción. La proximidad con alguien, permite conocer bien sus cualidades, pero también sus defectos.

Es entonces cuando se requiere indispensablemente la misericordia, la capacidad de poner el corazón en la miseria de la otra persona, es decir, amarle como es, con lo bueno y lo malo, con sus virtudes y sus pecados.

No se puede decir que se ama realmente a alguien, sea amigo o cónyuge, si no se le ama con misericordia.

Cuando le conoces su ‘lado oscuro’, desagradable, molesto, aquello que no es considerado digno de aprobación o admiración, y le sigues amando, entonces sí que puedes decir que sabes amar.

Una persona conocida me contó que sintió un tajo en el alma cuando comprobó que un amigo al que consideraba como su hermano, le demostró que no valoraba su amistad, porque al primer enfado la hizo a un lado.

Comentamos que hoy en día se banaliza mucho el concepto de amistad, o se confunde amabilidad con amistad. Se engaña quien llama amigo a alguien sólo porque le atiende amablemente, sea en el mercado, el trabajo, la parroquia o la comunidad, o porque, sin conocerle realmente, le aceptó como ‘amigo’ en su red social.

La verdadera amistad, como el amor auténtico, se prueba y muere, o bien se consolida, en el tiempo y/o la dificultad, que es cuando se puede ejercer, y sólo con la gracia de Dios, la misericordia y la fidelidad.

Sólo Dios, que, como narran las Lecturas que se proclaman este domingo en Misa, cuando Su pueblo lo traicionó, se mantuvo fiel; sólo Dios, que cuando Pablo fue blasfemo y perseguidor de la Iglesia, fue misericordioso con él; sólo Dios, que es como ese padre que cuando regresó a casa su hijo, arrepentido de despilfarrar la herencia paterna, salió a abrazarle, e hizo fiesta, puede ayudarnos a abrir el corazón para imitarle.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6913Domingo, 11 de septiembre de 2016, 14:00 horas
Científicos echan abajo teorías del lobby LGTB que dañan a niños y adolescentes

La prestigiada revista estadounidense The New Atlantis, especializada en tecnología, política, sociedad y ética, publicó recientemente un estudio sobre “sexualidad y género”, en el que analiza algunas teorías del lobby LGBT respecto a la transexualidad, la homosexualidad y la dicotomía género-sexo. Entre las conclusiones de este estudio, se señala que no hay evidencia científica que respalde que la identidad de género sea independiente del sexo; es decir, que no hay sustento cuando alguien declara:  “soy un hombre atrapado en el cuerpo de una mujer”, o viceversa.

            Las afirmaciones contenidas en este trabajo fueron realizadas por el psiquiatra Lawrence Maier, miembro del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Medicina Johns Hopkins, y por el psicólogo y psiquiatra Paul McHugh, quienes, a partir de una sistematización de problemas mentales que afectan a los transexuales, señalaron que hay una diferencia entre lo que la gente cree que es la transexualidad y lo que realmente la ciencia revela sobre la misma.

El editor de la revista, Adam Keiper, explica la necesidad de este exhaustivo estudio de la siguiente manera: “La transexualidad es una de las realidades más complejas de la sexualidad humana; se puede ver hasta como un fraude de la especie, así que necesitábamos explicar, desde el punto de vista de la biología y la psicología, qué es la transexualidad y si ésta genera repercusiones mentales”.

            En este sentido, Maier y McHugh sostienen que la realidad biológica no puede ser alterada ni socialmente ni a través de la cirugía: “Aunque un niño pequeño sea considerado, incluso por él mismo, una niña, eso no lo convierte biológicamente en una niña. Para los humanos, el sexo biológico es: ‘claro, binario, y estable’, y no puede ser alterado por la cirugía o condicionamientos sociales”. El estudio señala que la idea de que la orientación sexual no responde a una realidad biológica, no está apoyada por ninguna evidencia científica; mientras que el sexo biológico sí es una característica innata de las personas. 

            El informe también explica claramente que sólo una pequeña parte de los niños que muestran pensamientos o comportamientos atípicos sobre su género, continúan haciéndolo durante la adolescencia y la edad adulta, por lo que no es una medida acertada que todos estos niños deban ser animados a convertirse en transexuales; mucho menos a ser sometidos a un tratamiento hormonal o a practicarse una cirugía.

            Los científicos autores de este estudio consideran que un niño no tiene desarrollado el sentido de su género. “Nos alarman profundamente las terapias, tratamientos y cirugías LGBT –con consecuencias negativas a largo plazo–, ya que pueden ser prematuras”, pues la gran mayoría de los niños que se identifican con personas de su mismo sexo no continuarán identificándose de esa manera a una edad mayor. Instamos enérgicamente a la precaución en este sentido”.

Es decir, es sumamente grave que a un niño que por alguna razón cree ser del sexo opuesto, se le someta a cirugías y a agresivos tratamientos hormonales para cambiarle de sexo, porque cuando llegue a la adolescencia y haya superado esa creencia infantil, se encontrará con que fue sometido a un cambio irreversible de sexo, que lo ha dejado mutilado y con un trauma psicológico casi imposible de superar.

            La investigación arroja además que la población transexual presenta más problemas de ansiedad, depresión y suicidio que la heterosexual; además de que son más frecuentes en ella algunos conflictos sociales, como la violencia de pareja. “Uno de los argumentos tradicionales empleados para explicar esta realidad, es el estrés que padecen tanto homosexuales como transexuales a causa de la discriminación y el estigma social. Sin embargo, la ciencia no ha demostrado que estos factores por sí solos den origen a este tipo de reacciones”.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6914Domingo, 11 de septiembre de 2016, 14:00 horas
¿Ideología de género o… la Gestapo gay?
A través de una videograbación que circula en internet, el P. Santiago Martín, sacerdote español, superior de los Franciscanos de María, autor de varios libros, y mundialmente conocido por sus programas en el canal católico EWTN, envía un mensaje al mundo sobre los pasos que en diversos países se están dando para imponer, mediante la aprobación de leyes, la llamada ideología de género, contraria a la ley natural, y la manera en que se actúa contra todo aquél que no se ajusta a esa forma de pensar. “Pero… ¿quién está detrás de esta campaña?”, es la pregunta que se hace el sacerdote.

El P. Santiago Martín refiere que en últimas fechas, en algunos países de Europa y de América los gobiernos están intentando imponer la tan mencionada ideología de género, con la que se relativiza totalmente lo masculino y lo femenino, en la medida en que ambos géneros dejan de estar ligados a la biología para convertirse en una cuestión cultural: “esa misma ideología que propone la homosexualidad como algo igual a la heterosexualidad y quita a los padres de familia el derecho a decidir en último término sobre la educación moral de sus hijos”.

El sacerdote considera extraño que en una misma semana en España, Colombia y Argentina se hayan tomado medidas gubernamentales en favor de dicha imposición ideológica, sin contar con que antes se había dado el caso en otras naciones; “probablemente estamos ante un programa (mundial) y no sabemos quién está detrás, detrás incluso de la ONU”. 

En España –explica–, el colectivo gay, a través de una de sus organizaciones, ha puesto ya una denuncia penal y ha pedido la cárcel para los obispos que han levantado la voz de protesta. “Estamos ante una vuelta de tuerca que quizás sea contundente para explicar lo que Benedicto XVI denominó la dictadura del relativismo. Aquí, el que se atreva a disentir de la ideología de género va a ir a la cárcel, y va a ir a la cárcel porque eso es lo que se está pidiendo, no otra cosa”.  

El P. Santiago Martín recordó que, en un tiempo, el mismo fenómeno de intimidación y censura ocurría con el tema del aborto, pues cuando la Iglesia y sus fieles decían que era un asesinato, una práctica contra la ley moral natural y, por supuesto, contraria a la ley cristiana, se les amenazaba con la prisión. 

Añade: “Un sacerdote no podía decirlo en una homilía sin después tener que ir a la comisaría, donde podía hacer ‘objeción de conciencia’; la novedad, en el caso de la ideología de género, es que aquí no cabe la ‘objeción de conciencia’: el que no acepte la ideología de género irá a la cárcel sin opción. 

El superior de los Franciscanos de María considera esto una auténtica persecución, en la que hasta el Papa podría ir a la cárcel si lo aprehendieran fuera del Vaticano, pues ha manifestado abiertamente su rechazo a esta forma de pensar, lo cual se puede ver en Amoris Laetitia, o en la conversación que recientemente sostuvo en Polonia con los obispos de aquel país, donde calificó la ideología de género como una auténtica colonización ideológica. “También podría acabar en prisión un padre de familia que quiere enseñar a su hijo que ser niño es una cosa ligada con la biología y tener la última palabra en la educación moral de su familia”. 

Dijo que a toda esta presión del lobby gay se le está conociendo ahora como la “Gestapo gay”, porque está intentando meter a la cárcel a todo aquel que disienta de sus juicios. “Pero… ¿a quién le interesa esto? ¿Verdaderamente a los gays les interesa meter en la cárcel a los curas? ¿Cuál va a ser la imagen del homosexual, del colectivo gay? ¿Realmente les interesa esto? ¿No hay entre ellos y entre sus organizadores alguien sensato que les haga ver que están siendo manipulados, que están siendo utilizados como punta de lanza para hacer daño a la Iglesia? ¿Quién está detrás de la Gestapo gay? ¿Quién está detrás de este programa? ¿Quién es el nuevo Hitler?”, se pregunta el sacerdote.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6915Domingo, 11 de septiembre de 2016, 14:00 horas
Santa Teresa de Calcuta
En el camino de Damasco

Saulo, el convencido perseguidor de cristianos, se encontró a Jesús en el camino a Damasco. Es uno de los grandes convertidos. Después de él, muchos hombres y mujeres quedaron en las páginas de la historia marcados con el signo de la conversión. Cada uno de ellos tuvo su camino de Damasco.

Teresa de Calcuta es una convertida. ¡¿Cómo?! Ya veremos:

El 10 de septiembre de 1946, una monjita europea muy seria y circunspecta, subió al tren que la llevaría a la estación de Darjeeling, al pie del Himalaya, en la India. En el mundo se había llamado Inés Bojaxhiu, albanesa de origen, y serbia o yugoeslava de nacimiento, tenía entonces 36 años. Excelente hermana, monja de Loreto, que había ido a la India a educar a la niñez y juventud, y que lo hacía bastante bien, ya hasta había sido directora de algunos colegios.

¿Qué hace una monja en un largo viaje en tren?; si es una buena monja aprovecha el tiempo para una plática larga y profunda con su amigo Jesús. Eso hizo aquella monjita que viajaba por tierra extranjera. ¡Y se encontró con Jesús en el camino a Darjeeling! En ese lento tren con su monótono traca traca, tuvo su conversión. Subió una monjita tradicional con su hábito a la europea, con la corrección propia de los ingleses, con la seriedad de una educadora y la severidad de una directora, y bajó de aquel bendito tren la Madre Teresa, que ya no era más una monja europea en tierra extraña, sino una madre en su propia tierra: Calcuta. Teresa de Calcuta.

La preparación

Dios nos modela como un alfarero, suavemente, delicadamente, o nos forja como un herrero, calentándonos al rojo vivo y después golpeándonos hasta que tomemos forma.

A Inés Bojaxhiu la modeló Dios dulcemente, dejándola ser una niña soñadora y realizándole todos sus sueños hasta que caldeó su corazón hasta ponerlo al rojo vivo al contacto con la pobreza y la enfermedad. Entonces, de un solo golpe, la forjó según su voluntad y salió una Teresa de Calcuta enamorada de Jesús en los más pobres de los pobres.

El 26 de agosto de 1910, en Skoplje, hoy Yugoeslavia, nació Inés, tercera hija de Nicolás y Rosa, un matrimonio humilde de origen albanés viviendo en tierra extraña.

Escuela, Iglesia, coro juvenil y Asociación Mariana fueron su preparación para su primera conversión. Le gustaba leer de esas revistas que hablan de las misiones en tierra extraña. Soñó con ser misionera en la India, y a los 18 años Dios le realizó su sueño. Se fue a Irlanda con las Monjas de Loreto que la enviaron a la India, como era su deseo.

Allí fue maestra de jovencitas hindúes, católicas y no católicas, y fue una buena maestra, tanto que muchas de sus alumnas la alentaron a iniciar su nueva vida de Misionera de la Caridad. A la hermana Inés le gustaba llevar a sus alumnas a visitar a los pobres. Eran sólo visitas, después regresaban las niñas a sus cómodos hogares y ella regresaba a la seguridad de su convento. Pero algo se pega. Poco a poco se fue contagiando de la cariad de Cristo hasta que sintió el llamado en aquel lento tren.

Las Misioneras de la Caridad

Teresa sintió la necesidad de darse más todavía. No le bastó haber dejado su patria y su familia, ni le bastó la vida de trabajo en el espíritu de pobreza, obediencia y castidad de todas las monjitas de todos los conventos. La Iglesia opta por los pobres. Ella decidió optar por los más pobres de los pobres, y a imitación de Cristo pobre, decidió ser una de ellos. Vivir como ellos y sufrir como ellos.

Con los debidos permisos tanto de sus monjas de Loreto como de su obispo, de quien recibió siempre un gran apoyo, comenzó su nueva aventura.

Comenzó por vestirse al modo de la India con ese sari blanco ribeteado de azul. Cada vez es más hindú y menos europea. Y en la medida en que se hizo más del pueblo se fue haciendo más universal.

Vestía como ellos, se sentaba en el suelo como ellos, andaba descalza como ellos, ¡para ellos! De ahí en adelante toda su vida se llenó de amor.

Muy pronto tuvo seguidoras. Y en su nueva congregación se dio un fenómeno que sólo puede explicarse por la gracia: las vocaciones abundaron. Todo mundo quería servir a los más pobres de los pobres; a los desahuciados que mueren en las calles; a los niños abandonados, deformes, enfermos; a los leprosos que eran tratados como bestias salvajes; a las madres solteras; a los enfermos de VIH y a los refugiados. A todos ellos servía ella con especial amor, mismo que aprendían sus discípulas. Ella explicaba: “lo hacemos por Jesús”

Cuentan de un reportero que la observaba lavar las llagas de un leproso. Maravillado exclamó: “Yo eso no lo haría ni por un millón de dólares” y ella, tranquilamente, contestó: “Yo tampoco”. Lo hacía por Jesús.

Una tentación vencida

El mundo descubrió a Teresa. Se convirtió en noticia para una sociedad acostumbrada a la vanidad y a lo superficial. Una Madre Teresa llena de amor fue noticia para el mundo. ¡Hasta hicieron una película de ella!

En el Año Internacional del Niño recibió el preciado premio Nóbel de la paz.

¡Qué difícil no caer en la tentación de sentirse santificada en vida!

Pero ella no tenía tiempo para vanidades. Estaba demasiado ocupada en la oración y en el amor a los hermanos. Jamás perdió su sencillez.

¿Cómo era Teresa?

Era una mujer práctica. Hubiera sido una gran mujer de negocios. Audaz por su confianza en la Providencia, pero no temeraria, y sumamente inteligente. Tenaz, pero no terca. Decidida, pero sabía ceder terreno cuando otros tenían la razón.

“Madre Teresa, decía una jovencita, quiero ir con usted a Calcuta”, y la madre le contestó con una sonrisa: “Búscate tu propia Calcuta”.

No necesitamos ir a tierras extrañas, en nuestra propia patria hay “los más pobres de los pobres”.

“A mí no me gustan los sermones, siempre dicen lo mismo y no convencen. Hablan de memoria. Hasta que oí hablar a la Madre Teresa. Habla de cosas sencillas que podemos entender, como de aquel niño que juntó toda la azúcar que le tocaba comerse para darla a los pobres. Me ganó... ¡para siempre!”

Un sacerdote hinduista pobre y enfermo fue llevado al hospital de Teresa. Allí vio la caridad de Cristo encarnada en la Madre y en sus hermanas. Un día le dijo: “Ya no necesito ver a Dios, Madre Teresa, lo he visto en su rostro”.

Nació al cielo

“Jesús, en ti confío” fueron sus últimas palabras en la tierra. Teresa murió el 5 de septiembre de 1997, en su convento de Calcuta. 

La noticia sacudió al mundo. Juan Pablo II, su amigo personal, envió a su Secretario de Estado a celebrar la Misa de difuntos. El gobierno de la India decretó darle honores de Estado en su funeral. Asistieron reyes y presidentes unidos por la admiración a aquella mujer que había sabido amar a los más pobres de los pobres.
La Madre Teresa sigue presente en el mundo y en la Iglesia a través de su testimonio y de su obra de las Misioneras de la Caridad. 

Canonización

Juan Pablo II fue un gran amigo de Teresa de Calcuta. La Madre Teresa le pidió al Papa un lugarcito en el Vaticano para atender a los más pobres de los pobres de Roma. El Vaticano es el país más pequeño del mundo. Su territorio está totalmente ocupado por las dependencias de servicio a la central del Catolicismo. Allí el terreno es apreciadísimo. Ya no puede crecer más que para arriba. ¡Pues el Papa le hizo un lugarcito a la Madre Teresa y le construyó un convento dentro del Vaticano para que atendiera a la “basura humana de Roma”, esa que anda tirada por las calles y que nadie quiere recoger.

Con motivo de sus 25 años de pontificado el Papa Juan Pablo II beatificó a Teresa de Calcuta el día 16 de octubre de 2003, y este domingo 4 de septiembre será canonizada por el Papa Francisco.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6904Domingo, 04 de septiembre de 2016, 14:00 horas
El testimonio de Teresa de Calcuta
¿Para qué canonizar a la Madre Teresa de Calcuta? 

Un amigo planteaba esta pregunta, en un tono que parecía implicar que ya hay muchos santos, que para qué añadir más.

Es verdad que la Iglesia Católica cuenta no sólo con muchos, sino con muchísimos santos y santas, hombres y mujeres que han dado un testimonio heroico de su fe. Pero nunca sobran. ¿Por qué? Porque los santos ruegan por nosotros y son un ejemplo a seguir, y el hecho de que haya muchos, de todos colores y sabores, facilita que personas de las más distintas condiciones, de todo tiempo y lugar, puedan familiarizarse con alguno-s o alguna-s, recurrir a su intercesión e imitar sus virtudes. 

En el caso de la Madre Teresa de Calcuta, su canonización ha generado una gran emoción, porque fue una religiosa mundialmente conocida y admirada, ya considerada santa cuando todavía vivía, y a la que sentimos cercana, no nada más porque la vimos muchas veces en el periódico y la televisión, sino porque en todas esas veces su testimonio nos tocó el corazón, nos sembró una semilla, nos dejó una lección.

Hay una foto donde sale Diana de Gales, altísima, guapísima, vestida a la última moda, de la mano a la Madre Teresa, bajita, arrugadita, humildemente vestida con el sari que usan las mujeres más pobres de la India, y sin embargo es la Madre la que llama la atención, a la que no puedes dejar de contemplar, porque su mirada y su sonrisa irradian una luz muy especial, esa belleza extraordinaria, que no es física, sino espiritual.

Hace relativamente poco se publicó un libro en el que se dieron a conocer cartas que la Madre escribió a su director espiritual, y que fueron publicadas contra su voluntad, pues ella pidió que se destruyeran cuando muriera. 

En ese libro hay una carta en la que afirma sentir como si Dios no existiera, y ese solo renglón, citado fuera de contexto, ha hecho que muchos se escandalicen, y otros tal vez se alegren pensando: ‘ya lo decía yo, Dios no existe’.

Pero la Madre no quiso decir que Dios no existe, quiso simplemente compartir cómo se llegó a sentir. Y la razón se descubre en el mismo libro: se ofreció a Dios como víctima por la salvación de las almas; le pidió sufrir para ofrecer sus sufrimientos por los demás. Y el Señor le concedió experimentar un gran sufrimiento: el de no volver a sentir esa comunicación íntima con Él a la que se había llegado a acostumbrar. 

No hay que quedarse sólo en lo que sintió o lo que dijo al respecto, lo valioso en este caso es notar cómo a pesar de sentirse privada de los consuelos a que Dios la tenía habituada, no dejó de creer en Él, no dejó de amarle y de descubrirle y amarle en todos; no dejó de obedecerle y saber que Él estaba a su lado, aunque permaneciera callado.

Tenía claro que todo lo hacía por Dios, por amor a Él, y eso le permitía realizar gozosamente labores tan difíciles y repugnantes, que muchos no las hubieran hecho ni por un millón de dólares; le permitía hablar, exhortar, aconsejar, con entera libertad; le permitía entregarse y enseñar a otros a entregarse enteramente al Señor, a dar aunque duela, es más, considerar que si duele, es buena señal; le permitía nunca posponer, recortar o suprimir sus tiempos de oración; y sobre todo, mantenerse en permanente disponibilidad para cumplir, con alegría y prontitud, la divina voluntad. 

En este domingo 4 de septiembre, cuando el Papa Francisco la canonice, tómate un momento para preguntarte y reflexionar, tú ¿qué le aprendiste a la Madre Teresa?, ¿qué testimonio te dejó?, ¿qué semilla te sembró?
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6905Domingo, 04 de septiembre de 2016, 14:00 horas
Defensora de la vida
“Soy albanesa de sangre, por vocación pertenezco al mundo, pero mi corazón pertenece completo a Jesús”. Así respondía a los periodistas una mujer anciana, bajita, de hábito humilde que vagaba por los basureros y calles de la India en busca de niños y niñas abandonados a su suerte.

“Madre Teresa”, le llamaban sus discípulas, otras mujeres que, con ella, fundaron la obra de las Misioneras de la Caridad, con la finalidad de ayudar a los más pobres entre los pobres. 

Madre Teresa y las Misioneras de la Caridad recorrían Calcuta y otras ciudades atendiendo a los enfermos, niños y familias pobres. Era común, en aquel tiempo, que las madres pobres abandonaran a sus recién nacidos por falta de recursos: y si se trataba de niñas, tristemente preferían que murieran para que no sufrieran cosas peores.

En una ocasión, Madre Teresa escuchó que Jesús le decía: “Ven y sé mi luz... buscando necesitados de Amor”, y se convenció de amar mucho. Así comenzó a fundar casas donde los niños abandonados se alimentaban y recuperaban para luego ser adoptados por familias que los amaban tanto como las Misioneras de la Caridad.

“Si saben de alguna mujer que no quiera tener a su hijo o quiere abortar, convénzala para que me traiga a ese niño. Yo lo amaré, viendo en él el Amor de Dios”. Esas fueron las palabras que la misionera de los más pobres dijo al mundo al recibir el premio Nobel de la Paz en 1979. Además dijo que “si se acepta que una madre mate a su propio hijo, ¿cómo podremos decirle a otros que no se maten?” Y no dejó de buscar, de cuidar y amar a niños, pobres y olvidados, poniendo en riesgo su propia salud hasta el final: “amando hasta que duela”.

Hoy la Iglesia está de fiesta porque la Madre Teresa ha sido reconocida como santa, defensora de la vida de los niños y de los más pobres entre los pobres.

Santa Teresa de Calcuta, ¡enséñanos a amar como tú!
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6906Domingo, 04 de septiembre de 2016, 14:00 horas
El milagor que llevó a la Madre Teresa a los altares
El Papa Francisco canonizará este 4 de septiembre a la Madre Teresa de Calcuta. El proceso para elevarla a los altares duró casi 20 años, y los milagros que se atribuyen a su intercesión son por demás impactantes.

El primero de ellos, aquel que permitió que fuera beatificada el 19 de octubre de 2003 ante miles de personas reunidas en la plaza de San Pedro, ocurrió en 1998. El entonces Papa Juan Pablo II aprobó la curación inexplicable de Mónica Bersa, una mujer india de 34 años, que sufría un tumor en el abdomen.

Pero el milagro que finalmente llevó a la religiosa albanesa a ser considerada santa ocurrió en América, en Brasil, en la ciudad de Santos. Se trata de la curación, en 2008, de un ingeniero que actualmente tiene 43 años de edad.

De acuerdo con los reportes médicos, el hombre padecía “múltiples abscesos cerebrales con hidrocefalia obstructiva”, y necesitaba urgentemente “un trasplante de riñón y terapia inmunosupresora” para evitar la muerte. Semanas después de haber contraído matrimonio, el hombre cayó en estado de coma. En el hospital se le programó una cirugía para el 9 de diciembre de ese año, pero una falla en los equipos provocó que los médicos pospusieran media hora la intervención. 

Cuando finalmente fueron por él a su habitación para realizar la operación namada, quedaron boquiabiertos al encontrar al enfermo despierto, sentado en su cama, sin ningún síntoma y perfectamente lúcido. “¿Qué estoy haciendo aquí?”, fue la pregunta que lanzó el ingeniero a los médicos, en medio de muchas personas del hospital que, atónitas, se concentraba a su alrededor. 

Mientras esto ocurría, los familiares del enfermo se hallaban en la planta baja del hospital, pidiendo a la beata Madre Teresa su intercesión ante Dios por la vida de aquel hombre. Días antes, la joven esposa le había pedido fervientemente al capellán de las Misioneras de la Caridad en Santos que rezara por su marido: “Díganle a la Madre Teresa que se preocupe por él”.

El diario de la Diócesis de Santos entrevistó en su momento al P. Eliram Ferreira, capellán de las religiosas de la Madre Teresa de Calcuta: “Yo acompañaba a la familia en esa época. Vi el dolor y el sufrimiento de todos ellos porque él estaba iniciando una vida nueva (estaba recién casado) y la dolencia retardaba muchos sueños. Yo le tenía mucha fe a la gran Madre Teresa y siempre rezo la Santa Misa en la Casa de las hermanas Misioneras de la Caridad en Santos. La manera como ella enfrentaba el dolor, el sufrimiento del mismo Cristo, me inspiraba a entender también el sufrimiento de aquella familia”.

El sacerdote le había dado además a la familia una oración para pedir la intercesión de la beata, a fin de que todos la rezaran intensamente. “La Madre Teresa se convirtió en el consuelo y aliento en aquella larga jornada. Así, cuando se verificó la completa recuperación de la salud del paciente que los médicos no podían explicar, entendí que allí estaba la mano de la Bienaventurada”, afirmó.

Reveló además que el médico que cuidó al hombre en Santos estuvo con el Papa Francisco en la Jornada Mundial de la Juventud en 2013, y ahí le contó el caso al Pontífice. Su Santidad expresó entonces el deseo de estudiar mejor el caso y por ello algunas personas de la Comisión Pontificia para la Causa de los Santos viajaron a Brasil.

Un grupo de médicos analizó el caso y determinó por unanimidad que la curación de aquel hombre no tenía explicación científica. El jefe del equipo médico declaró a los peritos eclesiales: “Nunca he visto un caso como éste. En mis 17 años atendiendo patologías como ésta todos los pacientes han fallecido. No puedo dar una explicación científico-médica de lo sucedido”.

Varias pruebas confirmaron el restablecimiento total de la patología cerebral permanente, en un corto tiempo y sin ninguna secuela. El joven regresó pronto a su trabajo y a sus actividades diarias.

El análisis oficial del milagro se inició en junio de 2015 en la Diócesis de Santos. Se espera que el ingeniero y su esposa estén presentes este domingo en Roma para participar en la ceremonia en que la Madre Teresa, quien fuera premio Nobel de la Paz, sea elevada a los altares por el Papa Francisco.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6907Domingo, 04 de septiembre de 2016, 14:00 horas
Madre Teresa, mujer de pocas palabra, pero grandes obras
La vida de la Madre Teresa de Calcuta fue sin duda un testimonio de amor y sacrificio, de grandeza y de dignidad del ser humano; fue una religiosa que cambió el concepto de las misiones y le dio sentido a las cosas pequeñas hechas con fidelidad y amor, pero sobre todo, dejó a los católicos una gran lección de amistad con Dios. Este domingo, la Madre Teresa de Calcuta será canonizada, por lo que reproducimos la entrevista que le realizó este semanario al Sr. Cardenal Norberto Rivera Carrera en octubre del 2003, con motivo de la beatificación de esta gran mujer. 

Desde la fe (DLF) Sr. Cardenal, ¿conoció personalmente a la Madre Teresa de Calcuta?

Card. Norberto Rivera (CNRC) Sí, tuve la oportunidad de conocerla en un viaje en el que coincidí con ella de aquí a Roma. La impresión que me dio fue de una persona realmente especial, consagrada a Dios; de una mujer muy sencilla y de un profundo amor hacia los más pobres.

DLF: Cuando escucha el nombre de Madre Teresa de Calcuta, ¿con qué lo asocia?

CNRC: Siempre he asociado a la Madre Teresa con el amor a la vida, con el amor a los más pobres, a los más desposeídos.

DLF: Desde su punto de vista, ¿cuáles fueron las principales virtudes que llevaron a la Madre Teresa a ocupar un lugar especial en el corazón de millones de personas católicas y no católicas en todo el mundo?

CNRC: Creo que ella fue todo un paradigma de radicalidad en su consagración al Señor, en su amor efectivo a los pobres, dejando fuera toda ideología, dejando fuera toda discriminación. El amor a los más pobres, a los que son desechados por este mundo.

DLF: Si tuviera que describir en unas cuantas palabras a la Madre Teresa, ¿cuáles serían?

CNRC: Personalmente, me impacta su fecundidad. Hay miles, millones de personas en el mundo que se están inspirando en la Madre Teresa para responder al Señor. Hay muchas personas consagradas precisamente a los más pobres siguiendo el ejemplo que Madre Teresa nos dejó en el siglo pasado.

DLF: La Madre Teresa de Calcuta nos invita a analizar y replantear el concepto misionera en nuestra Iglesia, ¿cuál es su opinión?

CNRC: La Madre Teresa siempre fue de pocas palabras, no era una mujer de grandes discursos, pero predicó el Evangelio con lo que es más efectivo: con las obras, acercándose a los más miserables, a los más necesitados. Creo que nuestro mundo necesita más que de palabras, necesita de obras concretas que revelen el amor de Dios.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6908Domingo, 04 de septiembre de 2016, 14:00 horas
La espiritualidad de la Madre Teresa de Calcuta
La Madre Teresa de Calcuta será canonizada por el Papa Francisco este 4 de septiembre, en el Vaticano. Son muchas las enseñanzas y buenos ejemplos que nos dejó en el camino que la llevó a la santidad, y en cuyo eje se encuentran la fe, el amor y la caridad al prójimo.

Ella decía: lo que han recibido de manera gratuita, denlo de manera gratuita, y así, en su oración cotidiana, encontró la necesidad de descubrir a Cristo en los enfermos, los pobres y los que más sufren. Ella decía: “Cuando damos no estamos regalando algo que nos pertenece, sino devolviendo algo de lo que nos han dado.”

Madre Teresa sostenía que “el mayor pecado de la humanidad es la ausencia del amor y de la caridad, la terrible indiferencia con el prójimo que, al borde del camino, está expuesto a la explotación, la corrupción, la indigencia y la enfermedad.”

Ella pensaba que el amor es una forma de expresar al otro: tú existes, y decía que el pobre es ante todo una persona, y hablaba del riesgo que enfrentan los pobres cuando llegan a la extrema miseria, que pueden perder la noción de que son seres humanos. 

A las religiosas de su congregación, con frecuencia aconsejaba: “Para entender y ayudar a quienes carecen de todo, debemos vivir como ellos. La diferencia está en que nuestros pobres lo son por fuerza; nosotras por elección.”

La Madre Teresa de Calcuta se identificaba con los pobres, comía lo mismo que ellos y vestía con la mayor sencillez, y compartía con ellos sonrisas porque esto comunica la alegría de Dios. Ella pregonaba que servir a Dios es servir a los hombres. “Dios ama al que lo da con alegría”, repetía con frecuencia.

La Madre Teresa pensaba que la Congregación de las Hermanas Misioneras de la Caridad era una obra de la Providencia, y jamás se refirió a la orden que fundó como algo propio.

Consideraba que la paz no puede reinar entre los hombres mientras que no reine en cada uno; es decir, si cada quien no observa en sí mismo el orden querido por Dios, y aseguraba que no querer a Cristo es la causa del sufrimiento hoy día en el mundo. “La barbarie de las guerras ha marcado los espíritus con un odio sordo que sólo el perdón, la caridad y el amor pueden combatir”, decía.

La Madre Teresa de Calcuta, en una ocasión, describió lo que es ser santa: “significa: yo me despojaré de todo lo que no es de Dios; despojaré y vaciaré mi corazón de todas las cosas materiales; viviré en la pobreza y el desasimiento. Renunciaré a mi propia voluntad, a mis inclinaciones, a mis caprichos, a mis deseos, y me haré una esclava dedicada a la voluntad de Dios.”

A lo largo de su vida, la Madre Teresa de Calcuta recibió varios premios importantes por su trabajo y dedicación con los pobres y enfermos, entre ellos, el Nobel de la Paz y el Nehrú, pero sin duda, el más grande de todos fue  la gloria eterna, el poder gozar por siempre de la amorosa presencia de Dios.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6909Domingo, 04 de septiembre de 2016, 14:00 horas
Yo también necesito cariño"
Cuando hablo del pasado, mi nieto arquea las cejas en señal de escepticismo y hace como que no me oye. ¿Querrá, tal vez, que le hable del futuro? Pero para nosotros, los viejos –como dijo uno de mi edad en una bellísima película española–, hacer planes para tres días, es hacer planes para muchos días. 

Apenas abro la boca, el muchacho me interrumpe para decir: 

–No es necesario que me cuentes esa historia, abuelo: ya me la sé. La habrás contado desde que me acuerdo unas ochocientas veces. 
¿De qué quiere que le hable, entonces? Conforme pasan los años, los viejos nos volvemos silenciosos. Primero, porque lo que decimos no interesa; y segundo, porque hemos aprendido el valor de las palabras. “Antes de hablar, asegúrate de que lo que vas a decir sea más precioso que el silencio”. Ignoro quién fue el que dijo esta frase verdadera, pero casi juraría que la dijo un viejo. Llegados a cierta edad hacemos una especie de balance espiritual y descubrimos con asombro que mucho de lo que dijimos se ha perdido en ese olvido universal de que hablaba no sé quién. Entonces, nos callamos. Ah, pero cuando abrimos la boca –y espero que no se tome esto como jactancia o presunción– es como si lo hiciera el oráculo de Delfos. 

Los jóvenes hablan de proyectos; nosotros, de los muertos. ¿De qué vamos a hablar, si no de los que hemos conocido y admirado, de los que amamos y ya no están? Mi nieto haría bien en tomar en cuenta esta verdad fundamental: “Envejecer es haber asistido a muchas muertes”. ¡Ah, con cuánta razón decía santo Tomás de Aquino (1224-1274): “Los jóvenes son optimistas, viven llenos de grandes esperanzas; ante todo, porque viven del futuro y muy poco del pasado. La memoria es del pasado, y la esperanza, del futuro. Mas como los jóvenes no tienen casi memoria del pasado, se dedican a vivir de la esperanza del futuro”! (Cf. 1-2 q. 40 a. 6).

Y, por lo demás –pasando a otra cosa–, nadie sabe si, como dijo el personaje de una novela leída por mí hace ya muchos años (es decir, cuando tenía aún ojos para ver), el mundo no haya sido creado para los muertos. Confieso que cuando tenía cincuenta años, tal afirmación me pareció sumamente chocante, si no es que aterradora; hoy, en cambio, no sabría qué decir de ella. Como la memoria empieza ya a fallarme, me gustaría transcribirla; la tomé de un libro de Flannery O’Connor (1925-1964), la novelista estadounidense, y dice así: “El mundo ha sido creado para los muertos. ¡Piensa en la cantidad de muertos que hay en él! Hay un millón de veces más de muertos que de vivos, y los muertos se quedan muertos millones de años más de cuanto se quedan vivos los vivos”. ¿No es un pensamiento sumamente persuasivo y a la vez consolador para aquellos que ya sabemos lo que nos espera en un futuro no muy lejano? 

Le pregunté hace poco a mi nieto que cuánto tiempo empleaba normalmente conduciendo de su casa al centro de la ciudad; me respondió que de cincuenta minutos a una hora. Le dije entonces: “¡Qué casualidad!, lo mismo que yo hacía hace cuarenta años, y caminando”. “Es por el tráfico”, protestó poniéndose a la defensiva. Pero yo me reí por dentro, pues su respuesta no hizo más que confirmar la idea, arraigada en mí desde hace mucho, que en lo que respecta a ciertas cosas el llamado progreso no sirve para nada. Amamos como se amaba hace diez mil años y tenemos tanto miedo a la muerte como lo tenían los cavernícolas en sus cuevas. Sí, es verdad que hoy dormimos en camas más mullidas, pero nuestra necesidad de dormir es la misma. 

Lo que me gustaría hacer comprender a los jóvenes –sobre todo a ese joven recién entrado a la Universidad que es mi nieto– es que si bien no todo tiempo pasado fue mejor, tampoco fue lo que se dice peor. Cuando le hablo, por ejemplo, de cartas escritas a mano, él se ríe como compadeciéndome de algo. No comprende que una carta escrita a mano era valiosa no tanto por lo que se leía en ella, cuanto por la dedicación que implicaba redactarla. ¡Cuántas hojas arrojadas a la papelera dejaba tras de sí la más sencilla declaración de amor! Y, así, recomenzando la carta una y otra vez, íbamos aprendiendo algo de la vida; por ejemplo, que para amar es necesario esforzarse; que el amor es una tarea, y no por cierto de las más fáciles. Pero aprendíamos también algo más: que siempre es posible volver a empezar. En otras palabras, las cosas y las acciones, con tal de que las ejecutáramos debidamente, nos iban enseñando el difícil arte de vivir. 

Cuando escribíamos a máquina –entonces no había ordenadores, computadoras, o como quiera que se llamen estos artefactos–, ¡cómo nos cuidábamos de no oprimir una tecla por otra, sobre todo al final de una hoja bien escrita! Una sola equivocación, una sola imprecisión en el movimiento de los dedos, y a comenzar otra vez. Pero de esta manera aprendíamos ciertos valores como el tesón, el coraje y la perseverancia, sin los cuales nuestra vida se hubiera visto muy empobrecida.

Hoy las gomas de borrar no la usan más que los dibujantes, pero en mis tiempos no nos dejaban entrar a la escuela si no íbamos bien provistos de esas gomas bicolores que creo que ya no existen. Y, al utilizarlas, aprendíamos que aunque es humano equivocarse, siempre es posible corregir nuestros errores. Hoy los estudiantes no escriben sino con bolígrafos y las cancelaciones se vuelven imposibles. ¿Será por eso que viven con un sentimiento trágico que nosotros, sus abuelos, no conocimos? 

Pero, bueno, son pensamientos de viejo; simples sospechas mediante las cuales he querido probar que si bien nuestro tiempo no fue el cielo tampoco fue el infierno. Y, ahora, a callar, que ahí viene mi nieto otra vez… 

¡Feliz Día del Abuelo
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6896Domingo, 28 de agosto de 2016, 14:00 horas
Nos creaste para ti
¿Has armado alguna vez uno de esos rompecabezas de muchas piezas que parecen todas igualitas? ¡Pronto descubres que no lo son! Suele suceder que crees que una de ellas va en cierto lugar y cuando la pones te das cuenta de que entra muy forzada o queda algo floja, que algunas de sus partes embonan, pero otras no.

Quién sabe cómo le hacen los fabricantes de esos rompecabezas, pero logran que sólo la pieza precisa entre en el lugar que le corresponde, y en ningún otro.

Y tal vez podemos aplicar esta característica de los rompecabezas a la vida espiritual. 

Decía, san Agustín, a quien celebramos este domingo 28 de agosto: “Señor, nos creaste para Ti, y nuestro corazón andará inquieto, hasta que no descanse en Ti”

Tomando la comparación con el rompecabezas, podríamos decir que el Señor nos creó para embonar en Él, y vamos inquietos de aquí para allá, buscando dónde encajar, pero no encajamos en ningún otro lado, porque somos de Dios y sólo descansaremos, cuando descansemos en Dios. Consideremos lo siguiente:

Cuando armamos un rompecabezas, a veces creemos que cierta pieza queda perfectamente en cierto lugar, sólo porque una partecita coincide, o tiene un puntito o una rayita parecida a las piezas de alrededor, o es del mismo color. Pero un solo elemento nunca es suficiente para identificar dónde va.

Así sucede con mucha gente, que permite que la identifique un solo rasgo: su raza, su orientación sexual, su situación económica o laboral, y cree que eso le permitirá encajar perfectamente en algún lugar. Olvida contemplarse integralmente, tomar en cuenta todas las características y dones que Dios le ha dado, y darse cuenta de que donde embona perfectamente, donde su alma puede realmente descansar es cuando se reconoce como hija del Señor, llamada a habitar y edificar Su Reino de paz, de justicia, de verdad, de perdón, de amor.

A veces, cansados de buscar, queremos meter a fuerzas una pieza donde no va. Y por más que lo intentemos, las partes salidas y las partes curvas no coinciden con la forma del hueco donde la pretendemos insertar. Y si la dejamos allí, habrá un vacío en otra parte del rompecabezas, otra pieza sobrará, y será un lío que afectará el resultado final.

Así sucede también cuando queremos forzar a Dios a amoldarse a nuestra voluntad en lugar de comprender y aceptar que somos nosotros los que tenemos que amoldarnos a la Suya. Sólo encontraremos nuestra perfecta pertenencia, sólo lograremos descansar cuando nos conformemos en todo a Él, cuando amemos lo que Él ama, detestemos lo que detesta, busquemos en todo cumplir Su voluntad.

En una ocasión en que tenía varios rompecabezas a medio armar, y había que quitarlos para poner la mesa porque llegó la hora de merendar, alguien quiso ayudar y guardó todas las piezas sueltas en una misma caja. Quedaron todas revueltas, parecía imposible saber a qué rompecabezas pertenecían, pero no era así: la parte que no se veía, la parte de abajo, era distinta en cada rompecabezas, y eso permitió identificar a cuál pertenecían las diferentes piezas. 

También en la vida espiritual, lo que nos identifica como católicos, lo que revela a dónde pertenecemos, no se nota a primera vista, hay que buscar bajo la superficie para descubrir que fuimos confeccionados amorosamente, y a mano, por el mismo Fabricante, y tenemos, como dice san Pablo, “un solo Señor, una sola fe, un solo Bautismo, un solo Dios y Padre” (Ef 4,5-6). Y sólo cuando reconocemos esto, dejamos de ser piezas sueltas de un rompecabezas, y podemos acurrucarnos perfectamente en las manos del Señor, para en verdad embonar, en verdad descansar en Su amor, ahora y por toda la eternidad.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6897Domingo, 28 de agosto de 2016, 14:00 horas
Nomofobia... nueva enfermedad

La nomofobia es el miedo incontrolable a salir de casa sin el teléfono celular. El término, que es una abreviatura de la expresión inglesa “no-mobile-phone-phobia”, fue acuñado durante un estudio ordenado por la Oficina de Correos Británica al Instituto Demoscópico YouGov con la finalidad de estimar la ansiedad que sufren los usuarios de telefonía celular.


El estudio fue realizado en España, y demostró que en la actualidad muchos usuarios de teléfonos celulares tienden a sentir ansiedad cuando “pierden su aparato celular, se les agota la batería o el crédito, o no tienen cobertura de la red”. En porcentajes, las mujeres son superadas por los hombres, quienes sufren más estrés cuando se encuentran con el equipo apagado. Así lo señaló a Desde la fe Leticia Coronado Estrada, licenciada en Pedagogía.


La especialista explica que se trata de un mal nuevo, que surge con el vertiginoso avance de la tecnología: “un individuo aún no se ha familiarizado con un determinado invento cuando ya existe otro; ante esto, muchas investigaciones demuestran que los niveles de estrés de una persona con nomofobia son equiparables con los nervios que se sienten antes de la visita al dentista, y que el hecho de estar ‘aislado’ de las posibles llamadas o mensajes de familiares y amigos podría crear altos niveles de ansiedad. Son realmente pocos casos en los que el uso del aparato tenga una justificación laboral”.


Externó que vivir en un mundo hedonista, donde lo que más importa es satisfacer nuestros deseos inmediatos, nos hace olvidar la posibilidad de una convivencia construida en el respeto, la tolerancia, la frustración y la paciencia: “los niños y jóvenes se han acostumbrado a recibir todo al instante, y eso hace que sean, hoy por hoy, el grupo más vulnerable: menores cuyos padres se ausentan el día entero por cuestiones laborales, pero que cuentan con el celular más revolucionado. Por otra parte, cabe señalar que muchas personas solas se sienten acompañadas con el hecho de tener en la mano, en el bolso o en el bolsillo, un teléfono celular; sin embargo, es preciso señalar que todos, sin excepción, estamos expuestos a este padecimiento.”


Asimismo, Coronado Estrada explicó algunos síntomas de este trastorno, como son la ansiedad, taquicardias, pensamientos obsesivos, dolor de cabeza y dolor de estómago, que están relacionados con la falta del celular en combinación con otros problemas emocionales, como el sentimiento de soledad, baja autoestima, ocio, inseguridad, incapacidad para establecer relaciones, miedo y angustia, así como la falta de opciones laborales, escolares, deportivas, sociales y de desarrollo personal.


Agregó que el diagnóstico podemos saberlo de manera inmediata si contestamos a unas simples preguntas, como lo hacen en algunos grupos de autoayuda: ¿llevas tu teléfono celular a todas partes y lo utilizas en todo momento, hasta para comer y dormir?, ¿conversas por el teléfono celular con quienes convives a diario?, ¿te provoca angustia quedarte sin saldo, batería o servicio de internet?, ¿mensajeas mientras caminas, conduces, subes o bajas escaleras, esperas el transporte público? Si la respuesta es afirmativa para al menos una de estas preguntas, podrías declararte nomofóbico o nomofóbica.


“Al crearnos a su imagen y semejanza –expresó la pedagoga–, Dios nos dota de ‘medicinas’, como la inteligencia, voluntad, libertad y los valores que nos ayudan a combatir muchos males que nos aquejan; algunos de ellos son la prudencia, autocontrol, el orden, la disciplina, la responsabilidad y la moderación. No podemos perder de vista que hablamos de una enfermedad adictiva, por lo que el paciente no sólo se afecta a él mismo, sino a todas las personas que le rodean; por ello requerirá de mucha espiritualidad y fe en Dios, y deberá llevar un programa de recuperación semejante al de “Sólo por hoy”, como el que ofrecen los programas de Alcohólicos Anónimos”.


Por último, Coronado Estrada afirmó que las consecuencias de usar el celular obsesivamente pueden ser desde pequeños accidentes hasta la pérdida de la vida, sin poder evitar situaciones como obtener bajas calificaciones o exposición de niños a la pornografía, entre otras. “Muchas son las actividades, como conducir, cruzar calles o bajar escaleras, que requieren de toda la atención de la persona, de manera que no debe haber distracciones de por medio; de lo contrario, las consecuencias pueden ser fatales”, concluyó.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6887Domingo, 21 de agosto de 2016, 14:00 horas
Tarde te amé
“¡Tarde te amé, Hermosura tan antigua y tan nueva, tarde te amé!

Tú estabas dentro de mí y yo afuera, y así por fuera te buscaba; y, deforme como era, me lanzaba sobre estas cosas hermosas que Tú creaste.

Tú estabas conmigo, mas yo no estaba Contigo. Reteníanme lejos de Ti aquellas cosas que, si no estuviesen en Ti, no existirían.

Me llamaste y clamaste y quebrantaste mi sordera; brillaste y resplandeciste, y curaste mi ceguera. Exhalaste Tu perfume, y lo aspiré, y ahora te anhelo. Gusté de Ti, y ahora siento hambre y sed de Ti. Me tocaste, y deseé con ansia la paz que procede de Ti”
(de las ‘Confesiones’ , de san Agustín)

¡Tarde te amé, Hermosura tan antigua y tan nueva!’ Así comienza este bellísimo texto de san Agustín (a quien, por cierto, la Iglesia celebra este domingo 28 de agosto), y esta frase sin duda hace eco en muchos corazones, porque quien ha vivido sin conocer a Dios, o le conoció y luego se apartó de Él, no puede menos que lamentar, el tiempo que perdió alejado.

San Agustín llama a Dios ‘Hermosura’, lo sabe fuente de todo lo hermoso, lo bello y bueno; sabe que sin Él, la vida se opaca, pierde brillo; las alegrías son más pasajeras y menos hondas, las penas más hondas y menos pasajeras. 

En cambio, quien se acerca al Señor comienza a verlo todo con otros ojos, se vuelve como quien por primera vez conoce el amor: vive como flotando, está feliz, siempre de buenas. Hay un canto que dice: ‘Desde que voy junto a Ti, el suelo que yo piso es como espuma, desde que voy junto a Ti, la noche más oscura tiene luz. Ya nada en este mundo me da miedo, pues sé que junto a mí siempre vas Tú. Andando de Tu mano, qué fácil es la vida, andando de Tu mano, el mundo es ideal...Señor’.

No significa que a quien se acerca a Dios no le pase nada malo, que todo se le solucione o nunca sufra, pues en esta vida enfrentaremos siempre dificultades y sufrimientos. Significa que quien vive de la mano de Dios, encuentra sentido a todo, disfruta más las alegrías, y tiene la fuerza para no quebrantarse ante el dolor, pues tiene el corazón apuntalado por Su gracia y por Su amor.

Lamentablemente, mucha gente podría decirle a Dios, como le decía san Agustín: ‘Tú estabas conmigo, pero yo no estaba contigo’. Quizá es católica de toda la vida, pero ha vivido su fe como por inercia, ha ido a Misa de ‘cuerpo presente’ pero con la mente en otro lado. Dios ha estado con ella, pero ella no ha estado con Dios.

Lo bueno es que Él no se resigna. Se hace el encontradizo, llama, clama, brilla, resplandece, como relámpago que penetra de pronto el alma, la hace consciente de que está en la oscuridad, y le permite comprender la abismal diferencia entre vivir en el sin sentido de no saber por qué o para qué, o descubrir en Dios la razón de todo, la luz que todo lo ilumina, el manantial que abreva toda sed, la fuente de la que brota la verdadera paz.
Quien por fin se abre a la gracia de Dios y gusta de Su misericordiosa presencia, no puede menos que lamentar, como san Agustín, haberlo amado tarde, haberse ‘ido con la ‘finta’, haber puesto la atención y el corazón en los dones del Dador, y no en el Dador de los dones. 

Quien por fin deja de estar distraído y se hace sensible a las señales que Dios ha ido poniendo en su camino, se vuelve capaz de mirarlo, escucharlo, aspirarlo, tocarlo, enamorarse de Él. Puede decirle, como san Agustín: ‘ahora te anhelo’; y no querer nunca más apartarse de Su lado. Parafraseando lo que decía un enamorado en un conocido filme: ‘cuando descubres con Quien quieres pasar el resto de tu vida, quieres que el resto de tu vida comience lo más pronto posible.’

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6888Domingo, 21 de agosto de 2016, 14:00 horas
Comienza el trajín, ¿cómo orar en medio del caos?
Debido al vertiginoso ritmo de vida que se lleva en ciudades como la de México, donde multitudes al volante batallan cada mañana para llegar a sus destinos, donde la organización no es precisamente lo que priva, donde el estrés de la tarde hace más intolerable la vuelta a casa, la oración parece haber quedado relegada al olvido; no hay tiempo para hablar con Dios en medio de estas selvas de asfalto, que ni siquiera parecen lugares propicios para orar. Sobre la forma en que los católicos podemos comenzar a hacer oración en el trajín que se vive a diario, habla para Desde la fe el P. Joaquín Gallo, Coordinador en México de la Red Mundial de Oración.

El sacerdote jesuita es consciente de que el ajetreo de las grandes ciudades a veces no invita mucho a orar, y de que la mayoría de los ciudadanos, por una falta de costumbre, ni siquiera saben cómo empezar a hacerlo; así que para esto ofrece una clave sencilla y muy útil: desglosar una oración de las que casi todo mundo tiene de memoria, quedarse con una sola de sus frases y llevarla en el pensamiento, para después hacerlo con otra, y así sucesivamente. 

“Por ejemplo –explica–, podemos poner en la puerta de nuestra habitación cartelitos con las siete peticiones fundamentales del Padrenuestro; y reflexionar el domingo la primera: ‘Padre Nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu nombre’, a fin de ir formando una verdadera conciencia en el sentido de que Él siempre está ahí; el lunes pensamos en la siguiente: ‘venga a nosotros tu reino’, la meditamos para ver a qué hace referencia; el martes reflexionamos en la importancia de que se haga su voluntad; el miércoles en el alimento que Él nos da; el jueves en su perdón; el viernes en las tentaciones, y el sábado en que Él nos puede ayudar a sortear los males. Así, una oración que comúnmente se dice de memoria, puede comenzar a saborearse. Lo mismo se puede hacer con el Ángelus a mediodía, y con el Avemaría en la noche”.

El P. Gallo señala que en la medida en que uno se apropia de estas y otras oraciones, puede comenzar a aplicarlas a la vida cotidiana, frente a situaciones específicas. “Cuando va uno manejando, puede darse a la reflexión de algún misterio del Rosario, aunque no se lleve la cuenta de las Avemarías; supongamos que es viernes y quiero acordarme del gran amor del Señor que murió en la cruz por mí, lo imagino camino al Calvario, le pongo atención, freno para no arrollarlo, espejeo para ver la multitud que hay detrás, me libro del conductor que a mi lado grita con imprudencia. Así que esto, lejos de ser un distractor, es una manera de concentrarse. Supongamos ahora que es época de vacaciones, pienso en la Sagrada Familia visitando Jerusalén; o si voy en el Metro entre los apretujones de la gente, pienso en la Comunión de los Santos; si veo una noticia sobre feminicidios, lo que me viene a la mente son los dolores de María al pie de la cruz”. 

Asegura que todo aquél que toma la oración por una práctica cotidiana, comienza a recogerse en sí mismo, a tomar conciencia de quién es, a ver con claridad en quién puede poner su confianza, lo cual ofrece una gran paz. 

 “Otra recomendación para los habitantes de las grandes ciudades –comenta–, es destinar un lugar dentro de casa para orar, un espacio en el que se puede colocar un altar, donde haya silencio, lejano a cualquier televisor, pues, trayendo ahora el tema de los Juegos Olímpicos, es muy necesaria esta gimnasia espiritual. Aunque también podemos platicar con Dios si estamos viendo la competencia de clavados, decirle por ejemplo: ‘¡Qué maravilloso has hecho nuestro cuerpo, que aguanta caer desde varios metros sin que le pase nada!, ¡y qué maravilla el agua, un elemento natural que creaste con mucho acierto!, ¡Te aventaste un diez, Padre bendito!”. 

Finalmente, el sacerdote señala que, en términos futbolísticos, lo que los seres humanos nos estamos jugando aquí es el partido de la vida. “No se trata simplemente de un América-Morelia, sino de algo mucho más importante, así que tenemos que ver con quién nos asociamos, a quién escogemos como delantero, a quién como nuestra defensa, a quiénes en todas las demás posiciones, y buscar que otros se integren a esta escuadra, en la que pueden ser mucho más de once jugadores.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6889Domingo, 21 de agosto de 2016, 14:00 horas
El que persevera alcanza
En el norte de África, en el año 332, nació una pequeñita llamada Mónica. Le encantaba hacer oración porque eso le daba mucha paz y alegría. Creció y contrajo Matrimonio con un hombre bueno, pero de carácter muy fuerte. Su esposo le gritaba y la amenazaba como solían hacerlo todos los demás hombres de aquella época, pero nunca le hizo daño porque ella siempre le pedía a Dios que la ira y el mal genio de su esposo disminuyeran.  Y así ocurría.

Tuvieron tres hijos, el mayor de ellos era Agustín. Mónica oraba todos los días y le pedía a Dios que Agustín se corrigiera, pues aunque era inteligente y siempre buscaba una explicación a todas las cosas, era muy travieso y desordenado. Tan fuerte fue la oración de su madre, que Agustín no sólo mejoró su conducta, sino que llegó a dejar todos sus vicios y seguir las enseñanzas de Cristo, hasta ser Obispo, uno de los más sabios y santos.

Mónica fue una esposa y madre paciente. Y Agustín un hijo rebelde, que fue transformado por Dios para alcanzar la Verdad que buscaba, gracias a la incansable oración de su mamá. Ellos son dos grandes santos que festejamos el 27 y 28 de agosto, respectivamente. 

"Es imposible que un hijo se pierda entre tantas lágrimas y oración".
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6893Domingo, 21 de agosto de 2016, 14:00 horas
Matrimonio gay, falso derecho
Recientemente, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo, el más importante del mundo en la materia, ha dictado una sentencia sorprendente: “El matrimonio es claramente entendido como la unión entre un hombre y una mujer”. 

Fueron los 47 jueces, de los 47 países del Consejo de Europa –que integran el pleno del Tribunal de Estrasburgo– quienes, por unanimidad, determinaron claramente que no existe tal derecho al “matrimonio homosexual”.

Los jueces sustentaron su decisión en el artículo No. 12 del Convenio Europeo de Derechos Humanos, el cual equivale a los artículos de los tratados sobre derechos humanos firmados por México: No. 17 del Pacto de San José y al No. 23 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. En ellos se establece que “…el hombre y la mujer tienen derecho a casarse y a fundar una familia…” 

Si los legisladores hubieran querido decir que el Matrimonio es también para hombres homosexuales o mujeres lesbianas, habría escrito: ‘las personas tienen derecho a casarse y a fundar una familia’. Pero no fue así. Específicamente quisieron preservar la institución natural del Matrimonio.

Pero además de dejar en claro que el Convenio Europeo de Derechos Humanos consagra “el concepto tradicional del Matrimonio, a saber, la unión de un hombre y de una mujer”, también explicaron que no se impone a los gobiernos la “obligación de abrir el matrimonio a las personas de mismo sexo”.

¿Qué llevó al máximo tribunal en Derechos Humanos a tomar esa determinación? Fue un conflicto iniciado en Austria por una pareja gay que denunció al Estado por negarse a casarlos en septiembre de 2002. En aquel entonces, Horst Michael y Johann Franz pidieron autorización al Ayuntamiento de Viena para casarse, pero éste rechazó su solicitud alegando que sólo podían contraer matrimonio dos personas de diferente sexo.

En abril de 2003, el Gobierno provincial de la capital austriaca ratificó la decisión del ayuntamiento, por lo que la pareja decidió recurrir al Tribunal Constitucional, el cual también rechazó su demanda.

La pareja homosexual llevó entonces su petición al Alto Tribunal de Estrasburgo alegando una supuesta infracción del derecho al Matrimonio, remitiéndose al artículo 12 de la Convención Europea de Derechos Humanos. La pareja consideraba que eran víctimas de discriminación y que el Estado austriaco había incurrido en una falta de respeto hacia la vida privada y familiar.

Sin embargo, el Tribunal de Estrasburgo dictaminó por unanimidad que el mencionado artículo 12, relativo al derecho al matrimonio, no establece la obligación del Estado austriaco de “abrir el acceso” a ese derecho a una pareja homosexual. Así lo hizo saber en un comunicado difundido por la Corte el 25 de junio de este año. 

Cabe mencionar que en Austria, al igual que en otros países europeos, y en la propia Ciudad de México, las uniones de parejas del mismo sexo pueden formalizase mediante una unión civil. Esas uniones de homosexuales son, entre los austriacos, equiparables al Matrimonio en algunos aspectos, aunque existen importantes diferencias. La más destacable es que en Austria las parejas del mismo sexo no pueden adoptar niños.

En tanto, es previsible que Estrasburgo tenga que volver a manifestarse sobre la misma materia, ya que una pareja de lesbianas rusas, casadas en Toronto, han anunciado su intención de demandar al Estado ruso por no reconocer en su territorio la validez del matrimonio celebrado en Canadá.

Por lo pronto, la opinión unánime de 47 jueces de 47 diferentes países del Consejo de Europa, dejan claro que hay un grave error por parte del Presidente Enrique Peña Nieto y de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), en su interpretación de lo que es el Matrimonio y en el significado de lo que es discriminar.

Con su interpretación, el Presidente de México y la SCJN violentan la realidad y ponen en peligro lo más querido para los mexicanos: la familia.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6879Domingo, 14 de agosto de 2016, 14:00 horas
¿Por qué creemos que María fue asunta al cielo?
¿Dónde en la Biblia dice que María fue asunta al cielo?, suelen preguntar hermanos cristianos que están esperando encontrar en algún libro bíblico una frase que diga tal cual: ‘y María fue asunta al cielo’, y como no la encuentran, dudan de la Asunción de María, afirman que sólo pueden creer en lo que está escrito en la Biblia (afirmación, por cierto, que no está escrita en la Biblia...).

No todas las verdades de fe en las que creemos aparecen en la Biblia escritas como frases que claramente expresan dicha verdad, pero ello no significa que no tengan fundamento bíblico, lo tienen, pero hay que deducirlo del texto. La Asunción de María es ejemplo de ello.

En la Biblia leemos que la Ley de Dios pide honrar al padre y a la madre (ver Ex 20,12); que María y José eran cumplidores de la ley (ver por ej: Lc 2,22-24), y que Jesús la cumplía también (ver Mt 17, 22-27). Podemos por tanto deducir que Jesús honraba a Su Madre, y cabe pensar que siendo Él Dios, no quiso limitarse a honrarla sólo mientras vivía en este mundo.

Hay un Salmo que dice: “No dejarás que tu fiel experimente la corrupción” (Sal 15, 10-11), y entendemos que se refiere a que Dios no dejó a Jesús en el sepulcro, pero bien puede aplicarse también a María, porque Ella fue siempre fiel. 

Si Cristo no experimentó la corrupción, ¿permitiría que su Madre amada la experimentara? ¡Claro que no! Si por los méritos de su Hijo, Ella fue preservada del pecado, podemos deducir que también por Él fue preservada del sepulcro. 

Dice el teólogo Scott Hahn en su estupendo libro “Dios te salve, Reina y Madre”, que Cristo, que honró a Su Madre librándola del pecado original, no se conformó con eso, sino quiso honrarla también otorgándole ‘la resurrección corporal y la gloria del cielo’, y cita al Papa san Damasceno, que escribió: ‘La que albergó a Dios en su seno, ¿cómo iba a ser devorada por la muerte?, ¿Cómo podría la corrupción atreverse a invadir el cuerpo que había recibido dentro de sí a la Vida?’.

El Catecismo de la Iglesia Católica nos enseña que:  “La Virgen Inmaculada, preservada inmune de toda mancha de pecado original, terminado el curso de su vida en la tierra, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria del cielo y enaltecida por Dios como Reina del universo, para ser conformada más plenamente a su Hijo, Señor de los señores y vencedor del pecado y de la muerte’. La Asunción de la Santísima Virgen constituye una participación singular en la Resurrección de su Hijo y una anticipación de la resurrección de los demás cristianos.” (CEC # 966)

Decía el filósofo católico francés Jean Guittón, que ‘María es la síntesis del tiempo, este segmento entre dos eternidades. En su Concepción Inmaculada se encuentra como estaba el ser humano antes del la catástrofe de Adán. En su Asunción al Cielo, se encuentra el estado final de la humanidad, esa vuelta del Hijo que Ella anticipa. Ella es la criatura del principio y del fin.’

Por otro lado, no se puede dejar de mencionar, que ninguna comunidad cristiana, ninguna iglesia en toda la historia afirmó poseer el cuerpo de María. Sus restos hubieran sido objeto de veneración y de peregrinaciones hasta nuestros días, pero no existen.

En este 15 de agosto en que la Iglesia celebra la Asunción de María, cuarto dogma mariano definido por el Papa Pío XII en 1950, gocémonos de contar con María, viva en cuerpo y alma en el cielo, junto al Señor, rogándole por nosotros, con maternal amor.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6880Domingo, 14 de agosto de 2016, 14:00 horas
Alberto García Aspe, un campeón tocado por la fe
Alberto García Aspe aseguró a Desde la fe que, hasta hace pocos años, no hubiera creído si le hubieran dicho que un día estaría dando testimonio del amor que siente por la Santísima Virgen de Guadalupe y de su fe en Dios. “Hoy me siento realmente orgulloso de poder dar a conocer lo que Dios ha logrado en mí y en mi familia, desde que tuve mi encuentro con Él. Provengo de padres católicos, pero la práctica de nuestra religión se limitaba a ir los domingos a Misa, o alguna celebración; es decir, como católicos ‘light’; no practicábamos verdaderamente la oración, ni hacíamos ayuno, ni sacrificios, ni penitencia, así como tampoco participábamos conscientemente en la Eucaristía. ¡Hoy todo eso ha cambiado!”

García Aspe debutó como futbolista profesional a los 17 años, y su carrera despegó muy pronto; creyó entonces estar listo para dejar la casa de sus padres, cosa que no sucedió, pues su papá lo convenció de que el mejor lugar para vivir era en la casa familiar, al lado de quienes le querían; sin embargo, esto no le impidió vivir las mieles del egocentrismo y la fama, que acompañan a muchos deportistas famosos, lo que lo alejó de los principios familiares durante mucho tiempo.

En 1990 contrajo matrimonio con Rosy Peláez; “comencé a acercarme un poquito a Dios, pero a un Dios muy ‘cómodo’; es decir, a un Dios dominical y de pedir, pedir, pedir”. En 1992 nació su primera hija, María Rosa, y su carrera en el balompié fue en ascenso, pero su relación familiar decayó; sin proponérselo, empezó a descuidar esta parte; años más tarde, el 28 de abril de 1995, Dios los bendijo con otra niña, a quien pusieron por nombre Ximena; era entonces el momento más brillante de su carrera, cuando vino lo inesperado: una angustiosa situación que lo haría reaccionar.

“El Capitán”, como también le llaman a García Aspe, platica que se había integrado al equipo Necaxa, y estaba concentrado en Valle de Bravo para jugar una liguilla; era el 11 de mayo de 1995, cuando recibió una llamada en la que le pedían que regresara en breve a la Ciudad de México porque su esposa se encontraba internada, grave de salud; de inmediato se trasladó, y al llegar al hospital lo primero que encontró fue a un doctor, quien, documento mano, esperaba su firma de autorización para que a su esposa le pudieran practicar una cirugía. “Rece mucho por ella”, me dijo el médico”.

Cuenta que aquélla ha sido la espera más larga de su vida, porque las 24 horas posteriores a la operación eran decisivas para la vida de su esposa, quien se recuperaba en la sala de terapia intensiva. “Esa noche experimenté dos situaciones que nunca olvidaré; antes de la operación, cuando mi esposa iba rumbo al quirófano, una enfermera se le acercó para hacerle una revisión de rutina; el nombre de esa enfermera era Guadalupe, estaba a la vista en su gafete. Mi esposa, al percatarse de eso, le preguntó si creía en la Virgen, y la enfermera respondió: ‘¡Sí, no se preocupe, todo va a estar bien!’”.

Esa madrugada, tras la operación, cerca de las seis de la mañana, García Aspe, con el estado de ánimo deshecho, se encontraba con sus suegros en una de las salas de espera del hospital, aguardando los informes médicos; su suegra estaba muy resentida con Dios por lo que le ocurría a su hija. “En ese momento llegó una amiga cercana a mis suegros, quien nos invitó a rezar el Santo Rosario. Yo me molesté; se me hizo imprudente que se presentara a esa hora, pero finalmente accedí; al momento en que terminó el rezo, sonó el teléfono; era el doctor con la noticia que Rosy estaba fuera de peligro, y me dijo que podía pasar a verla. Cuando la vi, lo primero que le dije fue que me retiraría de la liguilla para cuidarla; ella se negó, me pidió regresar al plantel para ser campeones. ¡Gracias a Dios estaba a salvo! Me pidió buscar a la enfermera para agradecer sus palabras de aliento. Jamás la encontré; nadie sabía de ella. Semanas más tarde celebrábamos juntos el triunfo del Necaxa”. 

Tres meses después, García Aspe era contratado por el River Plate de Argentina, equipo que lo convirtió en un jugador internacional: “Poco a poco me acoplé a aquel país y a su futbol; pero un día, por un partido mal jugado, todo cambió: me desconcentré y mi juego decayó, al grado de no ser considerado entre las reservas; me deprimí, incluso pensé en suicidarme; ya aquí en México acaricié la idea de estrellarme en el auto”.

Sin embargo, esos momentos difíciles sirvieron para que se uniera más a su esposa e hijas; “me abrieron la mente y el corazón a los proyectos de Dios, comprendí que el Señor aún tenía planes para mí; Manolo Lapuente me había llamado invitándome a reintegrarme a las filas del Necaxa, jugué la mitad de la temporada y el partido por el campeonato, en el que nuevamente salimos triunfantes; detalles que definitivamente me acercaron más a Dios y a la Virgen de Guadalupe”.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6881Domingo, 14 de agosto de 2016, 14:00 horas
¿Cómo puedo dejar de mentir?
“Ustedes son hijos de su padre el Diablo, y quieren cumplir los deseos de su padre. Éste fue homicida desde el principio, y no se mantuvo en la verdad, porque no hay verdad en él… porque es mentiroso, y padre de la mentira” (Juan 8, 44 BdJ).

Las  mentiras –piadosas, “bien intencionadas”, graves o dañinas– forman parte de la vida de cualquier ser humano. Causan grandes problemas y tristeza en sus víctimas y en sus autores, y ¡cuánto quisiéramos vernos librados de ellas! ¿Cómo hacer? ¿O somos más bien condenados a ser “hijos de (nuestro) padre, el diablo, el padre de la mentira”?

Jesucristo vino para curarnos de nuestras enfermedades de espíritu (Lucas 5, 32), de las cuales la tendencia a la mentira es una de las principales (ver Catecismo de la Iglesia Católica, no. 2485). ¿Cómo le hacemos para que el Divino Médico nos cure?

En primer lugar, es necesario darnos cuenta de la maldad de la mentira. Nadie se presenta al médico si no se cree enfermo. Pero la mentira, ¿a poco es tan mala? Considerémosla…

San Agustín nos dice que “la mentira consiste en decir falsedad con intención de engañar” (De Mendacio 4, 5). Cuando no hay engaño, no hay mentira: como cuando contamos un chiste, bromeamos o vemos una obra de teatro. Tampoco es mentir cuando decidimos no compartir una cierta verdad con personas que no tienen derecho a ella: no hay nada malo en negarse a decir al ladrón dónde están escondidos los billetes. 

Pero cuando decimos una falsedad con intención de engañar, sí es mentira. Es una ofensa, un ataque a la verdad. Y allá se pone grave el asunto, pues Nuestro Señor se define como “el Camino, la Verdad y la Vida” (Juan 14, 6). Lejos de ser un asunto privado o algo que “no hace daño a nadie”, aun la más “piadosa” de las mentiras nos separa de la verdad y, como tal, nos separa de Jesucristo. En nuestra sociedad, tan habituada a falsedades intencionales, es regalo del Señor reconocer la maldad de la mentira y querer separarla de nuestras vidas. 

Además, pensemos en todos los problemas que provocan las mentiras: nos enredamos, las personas sufren, hay desacuerdos, se pierden amistades. ¡Es terrible! 

Una vez convencidos de la maldad de la mentira, ¿cómo desenraizarla de nuestra vida? En el plano espiritual, el primer paso sería pedirle perdón al Señor, fuente de la Verdad, por la ofensa cometida. Idealmente pedimos perdón en la Confesión, pero también lo podemos hacer a lo largo del día. 

El segundo paso sería de rezar para que el Señor nos dé la fortaleza para no mentir, siendo testigos de la verdad.

Y el tercer paso sería de meditar: Dios se identifica con la Verdad (Juan 14, 6; Rm 3, 4), la verdad me hace libre (Juan 8, 31), estamos llamados a dar testimonio de la verdad (Juan 18, 37 y 2Tim 1, 8). El diablo es el padre de la mentira (Juan 8, 44) y quien miente no puede tener parte en Dios (1Jn 1, 6).

En el plano práctico, tenemos que poner los medios que están a nuestro alcance para ir reemplazando el hábito de mentir con el hábito de dar testimonio de la verdad. Ante todo, analizar mi vida: ¿cuáles son las situaciones en que suelo mentir (con mis papás, en el trabajo, con mi esposo(a)…)? ¿Cómo las puedo evitar? Si hay verdades delicadas que no  puedo o debo compartir, ¿cómo puedo responder a personas que me interrogan, sin tener que recurrir a la mentira? Pensando en estas situaciones antes de estar en ellas nos ayuda mucho a evitar la mentira.

En segundo lugar, conviene renovar nuestra decisión de jamás mentir conscientemente. Ponerse esta pequeña regla de oro nos ayuda, pues elimina la mentira como opción en nuestro actuar; ayuda mucho para saber por dónde caminar en nuestras relaciones.

Finalmente, proponerse pequeños pasos hacia una vida en la verdad, lejos de la mentira. Si tengo un problema habitual con la mentira, determinar una ocasión en particular donde caigo, y proponer un cambio. Luego extender mi esfuerzo a otras ocasiones conforme vaya avanzando en el respeto de la verdad. ¡Pues la verdad me hará libre!

*Director de Desarrollo Institucional de la Cáritas Arquidiócesis de México.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6871Domingo, 07 de agosto de 2016, 14:00 horas
Espíritu deportivo
San Pablo se comparaba con un atleta. Y no porque caminara tanto en sus viajes de evangelización, que de haber competido en las olimpiadas, hubiera ganado el maratón.

Lo decía en sentido espiritual. Recomendaba ser como el atleta que por ganar la corona, deja todo atrás y corre hacia la meta (ver Flp 3, 12-14; 1Cor 9, 24-25).

Aprovechemos que estamos en plenas Olimpiadas, para reflexionar en doce características de los buenos deportistas, que podemos aplicar a nuestra vida espiritual:

1. Disciplina. El atleta no espera mejorar su desempeño por arte de magia, sino se disciplina a seguir un régimen de alimentación y ejercicio. También en la vida espiritual se necesita disciplina, para ir a Misa, dedicar tiempo a la oración, a la lectura meditada de la Biblia, a hacer obras de misericordia, a la evangelización.

2. Conocer y trabajar puntos débiles y fuertes. El atleta conoce y busca cómo corregir sus puntos débiles, y reforzar los fuertes. También en la vida espiritual, debemos conocernos, para desterrar vicios y pecados y fortalecer virtudes y buenos hábitos.

3. Total dedicación. El atleta lo es de tiempo completo, no sólo en el estadio. Al salir de entrenar no se dedica a comer y a flojear. También en la vida espiritual, hemos de portarnos cristianamente, no sólo en la iglesia el domingo, sino toda la vida, en todo momento.

4. Perseverancia. Cuando no obtiene el triunfo a la primera, el atleta persevera. También en la vida espiritual necesitamos constancia en la oración, en dar buen ejemplo, en ayudar a los demás, en el perdón.

5. Máximo esfuerzo. El atleta da todo de sí en una Olimpiada. No se reserva nada. En la vida espiritual hemos de dar lo mejor a Dios, nuestro máximo esfuerzo, aprovechar cada oportunidad para buscar y cumplir Su voluntad.

6. Competir contra sí mismo. El atleta se supera sobre todo a sí mismo, mejora sus propios tiempos y rendimiento, sin compararse con los demás. También en la vida espiritual, no hay que sentirse mejor ni peor que otros, sino luchar por superarse uno a sí mismo, con la gracia de Dios.

7. Disfrutar. El atleta goza el deporte que practica. También en la vida espiritual hemos de valorar y disfrutar dialogar con Dios, ir a Misa, rezar en familia, leer la Palabra, conocer la riqueza de todo lo que nos ofrece la Iglesia.

8. No hacer trampa. (ver 2Tim 2,5). No hay gloria en ganar haciendo trampa. Tampoco en la vida espiritual se puede ganar con sólo aparentar. 

9. Solidaridad. El buen deportista no teme ayudar o aconsejar a otros, aun a sus contrincantes. También en la vida espiritual es esencial tener siempre la disposición de amar y tender la mano a los demás.

10. Humildad. El deportista sabe recibir el triunfo sin vanagloriarse, y la derrota sin desanimarse. También en la vida espiritual, hay que aprender a ponerse en manos de Dios, y aceptar con gratitud y humildad que se cumpla en todo Su voluntad.

11. Ayuda. El deportista cuenta con su entrenador y su equipo. También en la vida espiritual, contamos con el apoyo de otros: el padre que nos confiesa, nos aconseja, nos alimenta con el Pan de la Palabra y de la Eucaristía; la familia y nuestra comunidad.

12. Apoyo. El atleta en la Olimpiada siente a su país con él, apoyándolo, deseando que gane. En la vida espiritual, nos acompañan María y todos los santos, que con su intercesión sostienen nuestro esfuerzo, y desde luego, lo más importante, está con nosotros el Señor, que no sólo nos aguarda en la meta, con el premio prometido, sino nos anima, levanta y sostiene durante todo el recorrido.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6872Domingo, 07 de agosto de 2016, 14:00 horas
Ataques no pueden amedrentar a la Iglesia al denunciar “matrimonio” gay
“No nos amedrenta ni nos da miedo ni nos preocupa lo que podrán decir, porque tenemos muy claro que la Iglesia debe ser profética, debe ser valiente sin importar los costos que tengamos que pagar”, aseguró.

Enrique Peña Nieto, Presidente de México, anunció a mediados de mayo de este año que promoverá una reforma constitucional para que se reconozca el matrimonio gay en todo el país, así como modificaciones al Código Civil Federal para legalizar la adopción homosexual.

Obispos, sacerdotes y laicos mexicanos criticaron la propuesta de Peña Nieto, recibiendo el ataque de activistas y diversos medios de comunicación.

Entre los atacados figuran el Arzobispo Primado de México, cardenal Norberto Rivera, y el vocero de la arquidiócesis, P. Hugo Valdemar.

Para el P. Valdemar, estos ataques responden a “una especie de fundamentalismo laicista muy presente en el país”.

En declaraciones a ACI Prensa, el también director del semanario Desde la Fe, en el que se han criticado repetidamente las propuestas de Peña Nieto, advirtió que hay “mucho enojo, mucha irracionalidad y sobre todo una terrible intolerancia” entre quienes atacan a la Iglesia por defender a la familia.

“Incluso piden al gobierno que nos reprima. Han pedido que se cierre el semanario Desde la Fe, que se multe a los obispos, que se castigue a los sacerdotes que hablen de este tema”, indicó.

El sacerdote mexicano lamentó que “prácticamente todos los medios de comunicación son partidarios de este tipo de legislaciones, de apertura a falsos derechos humanos”.

“Entonces, claro, cuando la Iglesia se opone a esto o hay críticas a este tipo de propuestas viene una especie de linchamiento mediático, como hemos sufrido en la Arquidiócesis de México, el cardenal Rivera”.

Sin embargo, precisó, estos ataques mediáticos “no nos espantan, no nos preocupan en lo más mínimo. Un lunes yo conté 42 columnas en contra, de una manera verdaderamente visceral, ellos sí groseros, ellos sí faltando al respeto en el lenguaje”.

Quienes atacan a la Iglesia, señaló el P. Valdemar, “usan una estrategia muy simplista: todo aquel que se opone a esta mentalidad a estas propuestas son homófobos, punto”.

“Sea la Iglesia, sean los obispos, sean los padres de familia, es una manera muy mañosa de descalificar a aquellos que se oponen y que argumentan. Ellos no argumentan, sino que descalifican o incluso insultan”.

“La Iglesia simplemente defiende su doctrina, sus principios”, subrayó el vocero de la Arquidiócesis de México, y precisó que obrar así “por supuesto que no la hace homófoba”.

“Esta ha sido una especie de chantaje de esas personas: Decir ‘si tú te opones, yo te voy a poner el sanbenito de homófobo, homófoba’”.

El P. Valdemar señaló que “eso no nos puede inhibir, no podemos caer en el chantaje de no hablar con claridad por temor a que nos pongan un mote peyorativo. No por ello la Iglesia tiene que dejar de cumplir su misión”.

El sacerdote mexicano recordó luego que Peña Nieto, durante la visita del Papa Francisco a México, en febrero de este año, “comulgó en la Basílica (de la Virgen de Guadalupe), siempre se ha dicho católico”.

En su discurso de bienvenida, el Presidente mexicano le dijo al Santo Padre que “las causas del Papa son, también, las causas de México”.

Por este comportamiento, la decisión de Peña Nieto de promover la agenda gay desconcertó a la Iglesia en México. “Yo he platicado con muchos obispos –yo no soy vocero de los obispos, evidentemente–, pero platicando con muchos de ellos, la sensación es no sólo de desconcierto, sino de haber sido traicionados”.

“No es que haya habido un trato previo, un acuerdo firmado, pero se sobrentendía una relación adecuada donde el Presidente, junto con su partido, venían salvaguardando valores familiares”, dijo.

Temas como el matrimonio y la adopción gay, continuó el P. Valdemar, “son temas que dividen a la sociedad, dividen al país, en un momento en que el país ya está muy dividido, muy lastimado por el narcotráfico, la violencia, la corrupción”.

“Hay situaciones que ameritan verdadera atención del gobierno y los legisladores como todos estos azotes que tienen postrado al país”, en vez de abordar “este tipo de iniciativas que responden a grupos pequeñísimos, a lobbies internacionales”.

El P. Valdemar se refirió también a frases del Papa Francisco que, sacadas de contexto, son usadas para dibujar una separación entre el Santo Padre y los obispos que defienden la familia.

“Ellos han encontrado dos declaraciones, aquella que hizo de ‘quién soy yo para juzgar, y la otra de que había que pedir perdón a las personas homosexuales. Las usan como bandera de ataque a los obispos que hablan con verdad, con fuerza, sobre este tipo de situaciones que son inaceptables para la Iglesia, pero por supuesto son declaraciones del Papa sacadas de contexto, que se usan de manera tramposa”.

El director de Desde la Fe cuestionó “por qué no citan lo que el Papa (entonces Arzobispo de Buenos Aires, Cardenal Jorge Mario Bergoglio) escribió a las religiosas de clausura cuando se aprobó esta iniciativa en Argentina y él decía que no nos equivoquemos, que no se trata solamente de un proyecto legislativo, sino de una movida del padre de la mentira, es decir, una obra del demonio”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6873Domingo, 07 de agosto de 2016, 14:00 horas
¡Cuidado con las piedras calientes!
Sobre este tema, Desde la fe (DLF) conversó con un sacerdote exorcista que pidió mantenerse en el anonimato. 

(DLF): Conocemos casos de gente, incluso católica, que acude a una terapia que supuestamente relaja y cura, en la que se desviste, se acuesta boca abajo en un camastro, le hacen ‘pases energéticos’ con las manos, le ponen unas piedras redondas, casi siempre negras, a lo largo de la columna vertebral, le untan y dan para untarse en casa un ‘aceitito’ aromático. ¿De qué se trata?

SE: Es una práctica típica de la ‘nueva era’ o ‘new age’, una mezcolanza de oscuros ritos orientales. En el hinduísmo no existe la creencia en Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo; creen en una especie de ‘energía cósmica’, y que en el hombre hay siete ‘chakras’, o aberturas para conectarse a esa ‘energía’, empiezan abajo de la columna, suben, y luego de lo que llaman ‘tercer ojo’, ‘coronan’ la cabeza. Esos ‘pases energéticos’ buscan ‘despertar’ a la ‘serpiente’ que creen anida en la base de la columna, para que la recorra. Las piedras calientes, a lo largo de la espalda, pretenden ‘abrir’ y ‘alinear’ las ‘chakras’. Pero los cristianos sabemos que Dios es Persona, no ‘energía’, y ya sabemos quién es la serpiente que menciona la Biblia. Esta ‘terapia’ no abre ‘chakras’, pues no existen, pero sí abre a la persona a energías demoníacas. 

(DLF): Entonces quien asiste a estas terapias ¡está jugando con fuego!, buscando relajamiento o curación, y en realidad está metiéndose al peligroso mundo de lo oculto, invitando al demonio a entrar, ¡poniendo en grave riesgo la salud de su alma! Y seguramente lo mismo sucede con el ‘reiki’ y los demás ‘tratamientos alternativos’ que ofrecen en dichos centros.
SE: Así es. Muchas posesiones satánicas tienen su origen en estas prácticas.

(DLF):¿Recuerda Ud. algún caso concreto?

SE: Sí, el de una religiosa a la que un familiar llevó a esta ‘terapia de piedras’. Al principio se sintió bien, pero pronto empezó a experimentar un extraño cansancio; al leer su breviario sentía sueño; olvidaba rezar su Rosario, le empezó a dar acedia (desgano por las cosas de Dios). Cuando empezó a haber manifestaciones como ruidos extraños y objetos que caían, su superiora, preocupada, pidió se examinara el caso. Se descubrió acción demoníaca propiciada por aquel tratamiento.

(DLF): Muchos católicos acuden porque no ven nada raro, parece un consultorio normal. 

SE: ¡Qué ingenuos!, ¿qué esperan encontrar?, ¿olor a azufre? Al demonio le gusta actuar disimuladamente, que creamos que no está, más aún, que no existe.

(DLF): Además en esos lugares cuidan no tener nada que ‘espante’ a los clientes.

SE: No los espanta antes, ¡los espantará después!

(DLF): Y ¿qué hay del aceite que untan al paciente y piden que continúe untándoselo? Un exorcista dijo que hay sustancias que pueden ser ‘maleficadas’ en rituales satánicos, y quien las toma o unta puede quedar bajo influencia de Satanás.

SE: Es muy riesgoso untarse algo de origen desconocido, sobre todo en un sitio así.

(DLF): Preocupa que católicos, incluso sacerdotes y religiosas, desoigan su conciencia, desobedezcan a la Iglesia y acudan a estas prácticas. Si quieren calorcito en la espalda, ¡que usen un cojín eléctrico o una botella de agua caliente!, que recurran a los recursos médicos legítimos que Dios pone a su alcance, pero ¡que no le sean infieles! 

SE: Así es. Dicen: ‘¡qué exagerados!’, ‘no pasa nada!’, ‘sólo son piedritas’, ‘¡ustedes exorcistas ven al chamuco en todos lados!’, y por ignorancia, por incredulidad, acuden a estas terapias y luego experimentan manifestaciones demoníacas. ¡Si vieran lo que nosotros vemos, saldrían corriendo, en lugar de ir allí y tener luego la necesidad de ser exorcizados!

(DLF): Agradecemos esta entrevista y sus claras respuestas. Esperamos en Dios que sirva para que nuestros lectores comprendan que si acuden a estas nefastas ‘terapias’, cometen un pecado grave, y ponen en riesgo su salvación y la de quienes sigan su mal ejemplo y recomendación.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6863Domingo, 31 de julio de 2016, 14:00 horas
Fe joven
Un sacerdote contó que, hace meses, en una pequeña población de Siria, corrió el rumor de que la iglesia católica sería atacada el domingo. Mucha gente, atemorizada, no asistió ese día, pero hubo familias que decidieron ir a pesar de todo. Sin embargo sus jóvenes se quedaron afuera. ¿Por qué crees que no entraron a la iglesia? 

Ante esta pregunta, tal vez haya quien de inmediato piense en ciertos parientes o conocidos que detestan ir a Misa, van obligados y se quedan en la puerta, platicando y esperando el momento en que la celebración acabe y puedan irse. Pero no era el caso.

Estos jóvenes se quedaron afuera para vigilar, y cuando detectaron que se aproximaba un tipo sospechoso, lo rodearon y le impidieron acercarse. Era un terrorista islámico, que al ver frustrado su plan de volar la iglesia, se voló junto con quienes lo habían rodeado. Estos muchachos ¡dieron su vida para salvar las de sus seres amados!
Impacta su heroica determinación, su disposición para sacrificarse en favor de los demás, su radical seguimiento de Jesús hasta la cruz.

Cuando la gente generaliza y habla de ‘lo mal que está la juventud’, porque quizá conocen a ‘chavos’ que lamentablemente se dedican a beber y drogarse en ‘antros’, comete una grandísima injusticia, porque, gracias a Dios, abundan los jóvenes que son gente de bien, que tienen ideales y se esfuerzan por prepararse para ser útiles en la vida, que han sido criados con sólidos valores cristianos y procuran vivir de acuerdo con éstos.

Para muestra basta un botón: a la Jornada Mundial de la Juventud que está teniendo lugar en estos días en Cracovia, Polonia, han acudido incontables jóvenes, casi todos católicos, que dan un testimonio fenomenal: son alegres, solidarios, serviciales, respetuosos, y sobre todo, creyentes comprometidos en verdad a vivir cristianamente.

En la anterior JMJ en Brasil, por ejemplo, hubo una noche, en que más de tres millones de jóvenes reunidos a lo largo de la playa de Copacabana, se arrodillaron, en absoluto silencio, metidísimos en la oración, para adorar a Jesús Sacramentado, presente en el altar frente al Papa, y sólo se escuchaba el rumor de las olas; era ¡impresionante!

Y cuando terminó aquella Jornada, el alcalde de Río declaró que nunca había visto algo igual: millones de jóvenes y ni un disturbio, ni un pleito, ni una pinta en una barda, ni basura tirada en las calles, ni chavos alcoholizados o drogados, ni una sola queja de la gente. 

Lo mismo se está viviendo en Cracovia. 

Las redes sociales se han llenado de videos emocionantes y conmovedores, que muestran el ingenio, la frescura, y los deseos de vivir a tope su fe, de estos jóvenes que han acudido de todos los rincones del planeta. Por ejemplo, tres franceses fueron en bicicleta; pedalearon mil millas porque no querían llegar rápido, sino hacer una peregrinación, un esfuerzo físico, y tener tiempo para pensar en Dios y preparar su alma. Unos curas deportistas retan a los que pasan a jugar basketball, y prometen: ‘Desafías al padre; si le ganas, rezamos por ti; si te ganamos, ¡también rezamos por ti!’, y se mueren de risa. De seguro sus oraciones, sencillez y simpatía lograrán despertar vocaciones. 

¡Qué feliz idea de san Juan Pablo II, que amaba tanto a los jóvenes y se entendía tan bien con ellos, haber establecido estas Jornadas! Pidámosle que interceda por todos los participantes, para que Dios los colme de Sus bendiciones y la Virgen María los acoja bajo su amparo maternal, y que esta maravillosa experiencia de compartir la fe, la Palabra y los Sacramentos, los enriquezca y fortalezca para volver luego a su país, a su comunidad, a seguir siendo testigos del Señor, comunicar la buena nueva de Su misericordia y edificar un mundo mejor. 
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6864Domingo, 31 de julio de 2016, 14:00 horas
Alerta el Card. Sandoval sobre estrategia de Gobierno para aprobar iniciativas contra la familia y la vida
A través de una videograbación, el Arzobispo Emérito de Guadalajara, Card. Juan Sandoval Íñiguez, dirigió un mensaje a políticos, familias y sociedad en general, así como a obispos y sacerdotes para actuar de acuerdo con las normas de Dios y oponerse a iniciativas que pretenden dañar a la familia y atentan contra la vida. 

Aseguró que el Gobierno de México no cederá a estas iniciativas que presentó, y para no dar la cara ante dicho problema, se está obligando a los estados de la República a que tomen la delantera legislando sobre la despenalización del aborto y aprobando el llamado “matrimonio igualitario” que permite el “matrimonio” entre parejas homosexuales, a fin de que la aprobación de estas medidas por parte de los legisladores sea un mero trámite, ya que las “cúpulas del poder mundial” están obligando a los países a que las adopten.

Al dirigirse a los políticos y legisladores, el Card. Sandoval Íñiguez externó que todos los funcionarios de gobierno y legisladores que sean creyentes en Cristo, católicos o no católicos, tienen el deber de obrar conforme a su fe, pues la fe que salva va acompañada de obras. “Esta es una obra grande, la de alinearse con Dios Creador y defender la familia natural, integrada por un hombre y una mujer, como Dios la hizo, así como la de proteger la vida, que es el derecho fundamental del ser humano. No claudiquen, no voten iniciativas que dañan la moral natural. Recordemos siempre que habrá un juicio de Dios”.

En su mensaje a las familias mexicanas, el Arzobispo Emérito de Guadalajara dijo que, independientemente de que se aprueben o no dichas iniciativas emanadas del Gobierno, los padres de familia tienen la obligación de educar a sus hijos y luchar por ese derecho que se les pretende arrebatar a través de la llamada ideología de género, con la que se intenta despojarlos de su autoridad de padres. 

Al dirigirse a toda la sociedad, aseguró que la gran mayoría de los ciudadanos piensan correctamente y reprueban dichos excesos del Gobierno, mismos que obedecen a imposiciones del “gobierno del mundo”, ante los cuales nadie debe quedar pasivo. “Todo ciudadano tiene la obligación de ayudar, de reclamar la libertad y la democracia, frente a un gobierno dictatorial”. 

Finalmente, a obispos y sacerdotes les pidió recordar que el profetismo de Cristo los obliga a anunciar incansablemente el Evangelio, por lo que tienen el deber de enseñar a sus comunidades y alertarlas de los peligros, de encabezar una lucha que, al parecer, durará muchos años. “No sabemos si la vamos a ganar, pero al final la victoria será nuestra porque Dios está de nuestra parte”, concluyó el Sr. Cardenal, quien ha difundido otros videos sobre el tema.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6866Domingo, 31 de julio de 2016, 14:00 horas
Lista sobre los personajes más “homofóbicos”, estrategia a falta de argumentos: Dabdoub Giacoman
En días recientes, con motivo de la llamada “Celebración del Orgullo LGBT”, una organización denominada Red de Hombres Homosexuales Gay Latino presentó una lista de personajes públicos a quienes la comunidad homosexual considera los hombres y mujeres más “homofóbicos de nuestro país”, lista en la que, de acuerdo con cierto tipo de criterios de escaso fundamento, quienes más “odian” a la comunidad gay son el Arzobispo de México, Card. Norberto Rivera Carrera, y el Presidente de ConFamilia, Juan Dabdoub Giacoman, quien ahora habla para Desde la fe sobre el propósito de la comunidad homosexual al publicar este rol de personas, en el que también se encuentra el P. Hugo Valdemar Romero, presidente del Consejo Editorial de este semanario. 

Dabdoub Giacoman asegura que lo que persigue la comunidad gay con la publicación de esta lista de hombres y mujeres que disienten con su forma de vida, es descalificarlas con el adjetivo de “homofóbico”, un recurso sencillo que utilizan al carecer de argumentos que puedan dar validez a sus posturas. 

“Yo no he escuchado que el Card. Rivera Carrera, con quien comparto los primeros lugares de esta lista, los haya descalificado una sola vez; tampoco yo he ofendido o agredido a un homosexual. Discrepo únicamente con las cosas que ellos quieren hacer, para lo cual ahora cuentan con el apoyo del Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, y de la Suprema Corte de Justicia de la Nación”.   

Señaló que el hecho de que se pretenda elevar a rango constitucional el llamado “matrimonio igualitario” afectará directamente a la sociedad, y es por eso que se ha opuesto firmemente a que esta medida se lleve a cabo. “Lo que el Presidente de México intenta decirnos es básicamente: ‘Católicos, a ver si me van cambiando la Biblia; su Dios se equivocó cuando varón y hembra los creó, como dice el Génesis; yo, el Presidente de la República, soy más que su Dios y estoy diciéndoles que lo que debe ser es varón y varón, hembra y hembra, y todos contra todos”. 

Dabdoub Giacoman afirma que aprobar el “matrimonio igualitario” atenta contra todas las religiones monoteístas del país, no sólo contra la fe católica, ya que el cristianismo en general, la religión judía y los musulmanes también parten del Génesis. “Realmente lo único que estamos haciendo es defender nuestras creencias, que disienten totalmente de sus puntos de vista, de propuestas sin fundamentos, sin objetivos claros ni un soporte científico”.

Para Dabdoub Giacoman, el hecho de crear un Top Ten de los “personajes más homofóbicos”, es simplemente una medida para tratar de restar autoridad moral a personas que no concuerdan con su forma de vivir. “Aparecer en esta lista, la verdad es para mí casi como un galardón; es síntoma de que le están prestando mucha atención a nuestros argumentos, a nuestras posturas, y de que están preocupados por la defensa que hacemos de la familia. Nadie tiene derecho a meterse en la recámara de nadie, lo que alguien haga en ella es problema de esa persona; pero cuando ya nos quieren sacar la recámara a la calle e imponérnosla como forma de vida, tenemos siempre que dar la batalla”.

Finalmente, Dabdoub Giacoman pide a la sociedad no dejarse llevar por todo lo que se dice en los medios de comunicación sobre el tema. “En los medios de comunicación hay de todo, cosas buenas y cosas malas, así que nuestro deber es desarrollar una capacidad crítica para que podamos filtrar lo que recibamos, más allá de si lo dice una artista o una persona famosa. ¡Busquemos el porqué de lo que se dice, cual es su soporte, y opinemos con juicio!
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6867Domingo, 31 de julio de 2016, 14:00 horas
¿Por qué la Iglesia se opone a la iniciativa del Presidente que promueve el “matrimonio igualitario”?
En esta serie acerca de por qué la Iglesia se opone al llamado ‘matrimonio igualitario”, toca el turno a reflexionar cómo dicha unión genera un grave daño espiritual.

Se dice que la Iglesia discrimina a los homosexuales, lo cual es falso.

En el Catecismo de la Iglesia Católica se enseña que las relaciones homosexuales “no pueden recibir aprobación” (CEC 2357), pero también enseña que los homosexuales “deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará todo signo de discriminación injusta.” (CEC 2358)

Espera de ellos lo mismo que pide a solteros, divorciados o viudos: que vivan en continencia, en castidad (ver CEC 2359). Y no lo pide para molestarlos sino para beneficiarlos. No quiere que sean utilizados como simples objetos de placer, sino que se respete su inestimable dignidad de hijos del Padre celestial.

La identidad de un ser humano no puede ser su apetito sexual. Es ante todo, hijo de Dios, tiene dones, cualidades, es miembro de una familia, de una sociedad. Identificarse sólo por su inclinación sexual, permitir que ésta le defina, es limitarse.

La Iglesia considera que la relación sexual es una expresión de amor entre un hombre y una mujer, que se dan el uno al otro totalmente. Dicha entrega debe ser sostenida por Dios, que le da a los esposos la gracia de amarse como Él los ama, ser fieles y mantenerse unidos hasta que la muerte los separe.

Dentro del Matrimonio alcanza verdadera plenitud la relación sexual, que santifica a los cónyuges en una entrega mutua abierta a la vida.

Fuera del Matrimonio la relación sexual satisface de momento pero deja un vacío espiritual.

La Iglesia sólo admite el Matrimonio entre hombre y mujer, porque así lo establece la Palabra de Dios.

Dios creó al ser humano. “hombre y mujer los creó...Y los bendijo Dios, y les dijo Dios: ‘Sean fecundos y multiplíquense...” (Gen 1,27-28).

Jesús dice: “dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y los dos se harán una sola carne” (Mt 19, 5).

San Pablo condena fuertemente la relación homosexual. A una comunidad le reprocha: “sus mujeres invirtieron las relaciones naturales por otras contra la naturaleza; igualmente los hombres... se abrasaron de deseos los unos por los otros, cometiendo la infamia de hombre con hombre...” (Rom 1, 26-27).

A otra le advierte: “¡No te engañes! Ni los impuros, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales... heredarán el Reino de Dios.” (1Cor 6, 9-10).

Los angloparlantes llaman a los heterosexuales ‘straight’, es decir ‘rectos’, término aceptado por los propios homosexuales, y que implica que la homosexualidad es una desviación.

Todo ser humano tiene desviaciones, por ejemplo hacia la ira, el rencor, la avaricia, la gula, la lujuria, etc. y lo que necesita es que se le ayude a corregirla, no que se le propicie caer en ella.

Si surgiera un movimiento de mentirosos, que a través de medios masivos convencieran al público de que mentir es bueno y normal, que no pueden evitarlo, y que son víctimas de discriminación porque en los juicios y en los documentos oficiales se les obliga a decir la verdad, y el Estado cediera a la presión de influyentes políticos y empresarios mentirosos y legalizara su desviación hacia la mentira, la Iglesia no lo aprobaría. Se mantendría firme en pedir que dijeran la verdad, aunque no fuera la opción ‘políticamente correcta’ o popular. ¿Por qué? Porque Dios ordena: “no mentirás”.

Así también, a quien tiene una desviación sexual, la Iglesia quiere ayudarle a controlarla, no a entregarse a ella.
Que el Estado vuelva algo legal no lo hace moral.

La Iglesia considera pecado grave la relación sexual homosexual.

Muchos creyentes homosexuales que se casan terminan por alejarse de Dios. Como Adán y Eva, sabiéndose en pecado, se esconden de su Señor, ponen en riesgo su salvación.

Por eso la Iglesia, que mira con compasiva comprensión a todos los homosexuales, se preocupa por ellos y los exhorta a esforzarse por vivir en continencia y castidad, fortalecidos con la ayuda sacramental.

Cuando el Papa Francisco dijo: “Si una persona gay se acerca a Dios y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para criticar?”, no estaba aprobando la relación homosexual, sino invitando a los homosexuales a acercarse a Dios, y a experimentar la dicha y la paz de amoldar su vida a la divina voluntad.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6868Domingo, 31 de julio de 2016, 14:00 horas
Ir a misa es bueno para la salud
Inquietud médica

Hace ya muchos años, unos quince, leí en Selecciones del Reader Digest un artículo que me llamó la atención. Un grupo de médicos hizo un estudio, muy bien documentado como acostumbran hacerlo nuestros primos del Norte, sobre la incidencia de la oración en la salud de los enfermos, y constataron que aquellos enfermos que oraban o aquellos por quienes otros oraban, recuperaban más pronto la salud que aquellos que no oraban o por quienes no oraban. No recuerdo la estadística, pero sí que uno de los doctores que expuso este estudio concluía diciendo que desde el momento en el que él supo esto, comenzó a orar por sus pacientes.

Ahora, con la misma inquietud médica, un estudio denominado Association of religious service attendance with mortality among Women (Asociación de asistencia a servicios religiosos con la mortalidad entre mujeres), elaborado por un grupo de científicos de la Harvard Chan School of Public, nos informa que las personas que asisten a Misa o que practican alguna religión tienen un 33 por ciento menos riesgo de fallecer en comparación con los que no asisten a la Iglesia. 

El estudio relacionó los datos disponibles sobre asistencia a servicios religiosos y mortalidad entre mujeres. Se asociaron las estadísticas que se tenían desde 1992 a 2012 entre 74,534 mujeres, considerando también otros factores demográficos, antecedentes clínicos y estilos de vida. 

  La investigación muestra que las mujeres que acuden a la iglesia al menos una vez a la semana tienen 27% menos riesgo de muerte asociada a enfermedades cardiovasculares y 21% menos riesgo de muerte relacionadas con el cáncer.

  La conclusión del estudio es contundente: la asistencia frecuente a servicios religiosos (como la Misa) está asociado con un riesgo significativamente menor con la muerte. «La religión y la espiritualidad está siendo un recurso poco apreciado que los médicos deberían explorar con sus pacientes», remata la investigación.

Para realizar este estudio se consultó la estadística hecha durante diez años acerca de setenta y cinco mil mujeres, que muestra que las que asisten regularmente a Misa al menos una vez a la semana tienen menos riesgo de muerte asociada a enfermedades cardiovasculares o al cáncer.

Los médicos que realizan este estudio concluyen diciendo que la religión y la espiritualidad están siendo un recurso poco apreciado que los médicos  deberían explorar con sus pacientes.  

Cuando yo era joven, había allá por el Monumento de la Revolución un famoso médico muy popular por la exactitud de sus diagnósticos y por lo acertado de sus tratamientos; me acuerdo que en la receta que daba a sus pacientes ponía, como una medicina, el ir a Misa los domingos, ¡y los enfermos le hacían caso!

La fe es salud

Cuando vamos a misa yo creo que en lo que menos pensamos es en que sea saludable para el cuerpo. Ciertamente una de nuestra oraciones favoritas a Dios es para pedirle que nos dé la salud a nosotros o a algún ser querido, incluso algunos sacerdotes han celebrado las famosas misas de sanación porque constatan que los fieles tienen necesidad urgente de la salud del cuerpo y del alma. Cada Misa que celebramos es una Misa de sanación. No se necesita una Misa especial.

La enfermedad vuelve al hombre especialmente vulnerable y necesitado de la misericordia de Dios y por eso Jesús nos dejó como mandato no sólo el predicar el Evangelio, sino el visitar y ungir a los enfermos. Sería muy interesante un estudio médico sobre la efectividad del sacramento de la Unción de los Enfermos en sus pacientes. La experiencia sacerdotal nos enseña que este santo sacramento actúa maravillosamente en los enfermos, dándoles fortaleza para luchar contra su enfermedad, serenidad, tranquilidad del alma y muchas veces, muy frecuentemente, dándoles la salud del cuerpo.

Nuestros ministros extraordinarios de la Sagrada Comunión nos pueden dar también su experiencia constante del bien que hace a los ancianos y enfermos el recibir semanalmente la sagrada Eucaristía y cómo se sienten acompañados por esta gracia hasta atravesar el difícil momento de la muerte. Son auxilios que nos regala Jesús a través de la Iglesia y de la comunidad cristiana.

La Misa es saludable

La Misa no es un seguro de vida contra la muerte, pero sí es un seguro de Vida Eterna que comienza ya desde esta misma vida.

Los que van a Misa reciben de una forma palpable los beneficios de la gracia divina que se manifiestan en una vida más sana, más ordenada, más integrada a la comunidad y más armónica en lo familiar.

La experiencia también nos dice que las familias que acostumbran ir a Misa dominical suelen ser más sanas en sus relaciones, más estables y más unidas. Si los papás van a Misa con sus hijos, suelen tener hijos buenos y respetuosos que difícilmente se echan a perder. ¿Cómo pueden portarse mal si el domingo anterior se han encontrado con Cristo vivo en la Eucaristía?

La comunidad es un apoyo saludable

Pertenecer a la Iglesia es saludable. El testimonio constante de los alejados que regresan al seno de la Iglesia es que en ella han encontrado a personas que se han vuelto su familia y que el apoyo que de ellas reciben les ha ayudado a superar crisis y problemas del pasado.

Por algo los primeros cristianos pensaban que era Dios mismo el que los añadía a la comunidad para poder salvarse.

Agradezcamos a Dios nuestra santa Misa

La próxima vez que vayamos a Misa dominical agradezcamos en familia la gracia de tener la tradición de asistir a Misa y reconozcamos los beneficios que de esa costumbre hemos recibido. Demos gracias a Dios por su gracia transformadora y saludable.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6855Mon, 25 Jul 2016 00:00:00 GMT
A papá
Naciste hoy hace un siglo, y me hubiera encantado celebrar contigo tu centésimo cumpleaños, escuchar el sonoro ‘pom pom pom’, que entonabas a la mitad de las ‘mañanitas’, y que bromearas que necesitarías extinguidor para apagar tantas velitas.

Y aunque hace nueve años y medio que Dios te llamó a Su presencia, el dolor por tu ausencia se mitiga con tantos buenos recuerdos y tantas enseñanzas que sigo agradeciendo.

Quedaste huérfano desde muy chico, pero no te entregaste a la autocompasión, sino te esforzaste por salir adelante. Gracias por demostrar que obstáculos y dificultades le han de servir a uno para retarse, no para derrotarse.

No te importó empezar desde abajo y realizar los trabajos más humildes. Gracias por testimoniar que ningún trabajo es humillante, si se realiza con honestidad y dignidad. 

Eras madrugador (ay, temo que eso ¡no te lo aprendí!), disciplinado, puntual, honrado; pasaste en la misma compañía cincuenta años, y sin pisar callos ni hablar mal de nadie, por tus méritos y esfuerzo, y con la gracia de Dios, fuiste subiendo peldaños, e hiciste mucho bien a mucha gente. Gracias por haber puesto tus dones al servicio de los demás, y por tu ejemplo de perseverancia y de lealtad. 

Incansable viajero, voraz lector, ciudadano del mundo, tu cultura y tu memoria hacían imposible derrotarte jugando ‘maratón’, y en ajedrez sólo cabía aspirar a quedar ‘tablas’, pero lo importante no era ganar sino disfrutar. Gracias por tantas tardes de convivencia familiar.

Ávido deportista, gracias por compartir tu amor por el deporte, y por ayudarme a superar el miedo a nadar. 

Tenías un gran sentido del humor y el don de decir algo que hacía sonreír. Gracias porque no te tomabas demasiado en serio, captabas lo cómico de cada situación, sabías reír.

Gracias por tus consejos, tu apoyo, tu disponibilidad. Enfrentabas las situaciones más adversas con aplomo, incluyendo tu enfermedad final. Gracias por esa última enseñanza, de aceptarlo todo con serenidad.

Extraño verte sentado en tu sillón, despachando tu acostumbrada torre de periódicos; las caminatas por el bosque; las bromas, tus manos grandes y hábiles para arreglar lo que se descomponía, y que siempre sabías proporcionarme lo que requería, fuera un tornillo, una pila o un consejo paterno inolvidable. 

Doy gracias a Dios Padre por el don de tu vida y porque tu amorosa paternidad me facilitó captar y agradecer Su providente generosidad. 

Te llevo en el corazón, te recuerdo siempre en mi oración, y espero y ruego que se cumpla lo que solías decirme al despedirte: ‘que no sea adiós, sino ¡hasta luego!’
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6856Mon, 25 Jul 2016 00:00:00 GMT
El ilusionista Kyrio representará a la juventud mexicana en la JMJ
Miguel Alejandro Razo Silva, mejor conocido como el ilusionista Kyrio, después de haber fungido como Secretario del II Congreso Eucarístico Arquidiocesano (CEA-2016), donde además presentó algunos trucos de ilusionismo, actualmente se encuentra en España ejecutando estos espectaculares actos de corte evangelizador, por invitación de un joven católico que vio a través de internet sus llamadas “Catequesis mágicas”, videos breves que él comenzó a subir a la red en diciembre del año pasado, mismos que tuvieron una extraordinaria respuesta. Sin embargo, se avecina para él un acontecimiento de gracia muy importante, la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que se desarrollará en Cracovia, Polonia, del 26 al 31 de julio, donde tendrá dos intervenciones.

Comenta que la gira que actualmente realiza por España, surgió a partir de esta invitación que le hiciera ese joven español, quien después de haber visto su primera cápsula de “Catequesis mágicas”, lo contactó con la intención de que ofreciera su espectáculo en aquella nación; “yo sólo dije ‘sí’ a la voluntad de Dios, y le pedí que Él me pusiera los medios y las herramientas. De esta manera es que ahora estoy en España”.

Comenta que partió del Aeropuerto de la Ciudad de México el 5 de julio, con algo de tristeza por no haberse podido despedir de su director espiritual, el P. Eligio Luna Vega, quien siempre ha apoyado su espectáculo, que gracias a Dios ha trascendido fronteras. “Primero estuve en Madrid y después en Pamplona, donde tuve la oportunidad de conocer al Obispo de la localidad; posteriormente estuve en el Encuentro Nacional de Misioneros Javerianos, en Navarra, entidad en la que además tuve una presentación en un asilo de ancianos, y posteriormente otra para niños en la villa de Milagro. En cada presentación me han dado donativos para poder seguir recorriendo el territorio y solventar mis gastos”. 

El ilusionista Kyrio refiere que antes de partir a España, uno de los organizadores de la JMJ le había llamado desde Roma para invitarlo a este gran acontecimiento de gracia, como representante de los jóvenes mexicanos, a fin de ofrecer su espectáculo y anunciar al mundo que en México sí hay jóvenes dedicados a evangelizar y servir a Dios. “Me dijo que me estaba buscando el mayor tiempo posible de actuación, y hace unos días me comentó que me había conseguido dos espacios en el estadio de Cracovia, de una hora cada uno; de manera que tendré una presentación el miércoles 27 de julio a las ocho de la noche (una de la tarde en México), y la otra el viernes a las doce del día de Cracovia”. 

Señala que representar a México en la JMJ significa para él un gran compromiso, pues en su desempeño como ilusionista, los jóvenes presentes, o todos aquéllos que sigan la transmisión, podrán hacerse una imagen de la juventud católica de nuestro país. “Pero también estoy tranquilo porque sé que la obra, al final del día, no será realmente mía, sino de Dios. Mons. Pedro Agustín, a quien agradezco que me haya dado la oportunidad de fungir como Secretario del CEA-2016, siempre me ha dicho algo muy importante: que jamás me quede los aplausos, porque no son para mí sino para Dios, así que al término de cada espectáculo se los brindo a Él; pero también me ha dicho que si recibo abucheos, al igual se los entregue. Así he logrado entender y seguir creciendo en mi espiritualidad. Soy consciente de que iré a la JMJ como un representante de México, pero principalmente de Dios, quien lleva a cabo toda la obra”. 

Miguel Alejandro Razo comenta que ha practicado nuevos trucos para ejecutar en Cracovia, a fin de ilustrar el anuncio del Kerigma y el tema de la misericordia; sin embargo, estas novedades no lo ponen nervioso, pues el Señor lo ha venido preparando. “Tampoco siento nervios por tener que estar frente a tanta gente, ya que sé que en ese momento no será mi boca la que hable, ni mi mente la que esté pensando las palabras; será el Espíritu Santo el que esté anunciando el mensaje preciso que Dios quiere dar a la juventud”.

Finalmente, el ilusionista Kyirio señala que gracias a Dios está viviendo una etapa llena de alegría, en la que ha encontrado plenitud y una fe entera. “Dios me ha dado una familia que me impulsa, y amigos que me siguen empujando hacia adelante. A todos los jóvenes les digo que no existen imposibles cuando aceptamos la voluntad de Dios; las cosas salen de la mejor manera, porque lo único que Él quiere es que seamos felices. Confíen en Jesús Eucaristía, porque ahí realmente está presente y vivo Jesucristo. No dejen de hacer oración por ustedes, por sus familias y por sus sacerdotes”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6857Lunes, 25 de julio de 2016, 8:00 horas
Karyme Lozano pide a lectores de Desde la fe apoyar proyecto que inspirará a rezar el Rosario
Ojos de misericordia es una película que actualmente se encuentra en proyecto; se trata de un film que sólo será posible con la ayuda de católicos de buena voluntad, y cuyo objetivo es dar a conocer el poder del Santo Rosario. Este fin convocó a un grupo de cineastas y artistas, entre los que se encuentran el galardonado director Roberto Girault, la actriz mexicana Karyme Lozano, el aclamado compositor Juan Manuel Langarica y el productor Dennis Crow, quien cuenta con más de 30 años de experiencia trabajando en Hollywood.

El proyecto Ojos de misericordia requiere de fondos, mismos que se pueden depositar exclusivamente a través de la plataforma Kickstarter, teniendo como límite el 4 de agosto para recaudar la cantidad; la meta de lanzamiento del proyecto es de 320 mil dólares, monto con el que será posible la producción y posproducción, así como los efectos especiales, la música y la edición. La película, que presenta una conmovedora historia acerca de un hombre desesperado, busca revivir la devoción por el Santo Rosario, y, siendo un apostolado, se podrá ver gratis por Internet. 

La actriz mexicana Karyme Lozano, quien se identifica con Ojos de Misericordia a través de su devoción personal por Santo Rosario, ha mandado desde Los Ángeles, California, un mensaje a todos los lectores de Desde la fe, a fin de hacer realidad este gran proyecto. “Quisiera invitar a todos ustedes, apreciables lectores de este medio, a que nos apoyen en esta hermosa campaña, haciendo donativos, por pequeños que éstos sean. Ojos de Misericordia es un proyecto que sin duda inspirará a millones a rezar el Rosario. Muchas veces, como católicos o como padres de familia, nos quejamos de que no hay buenos proyectos familiares; pero este es uno, un film que llegará al corazón de niños jóvenes y adultos, y que ayudará a todo mundo a acercarse más a Jesús. 

Karyme Lozano considera que en la actualidad, más que nunca, los católicos debemos apoyar proyectos que glorifiquen a Dios y que nos lleven a una reflexión y a una unión más profunda con Él. “Rezar el Rosario es un arma poderosísima contra el mal. En estos días de tanta inseguridad y violencia, en los que se promueven antivalores, necesitamos unirnos en oración; les aseguro que si todos nos uniéramos a rezar el Rosario, el mundo empezaría a mejorar, pues la oración hace milagros. Imagínense ustedes, lectores de Desde la fe, a millones de católicos unidos rezando el Rosario. 

La actriz señala que, en lo personal, trata de rezar el Rosario diariamente, lo cual la ha acercado más a la Virgen María, quien la ha llevado a conocer a Jesús de una manera más íntima y profunda. “Rezar el rosario me ha dado muchas gracias espirituales, bendiciones y me ha dotado de una paz infinita; por eso mi interés en que todo el mundo lo rece. ¡No perdamos la oportunidad! ¡Apoyemos este proyecto!”.

Para donar se debe ingresar a la página del proyecto, hacer clic en el botón “Patrocina este proyecto”, introducir el monto de contribución, seleccionar la recompensa que se quiere, ir hacia abajo hasta encontrar el botón verde de “Continuar con el siguiente paso”, pulsarlo e introducir la información relacionada con la tarjeta de crédito que se vaya a utilizar”. En caso de no obtenerse los fondos necesarios, se regresará el dinero a los donantes.

Para contribuir al proyecto Ojos de misericordia, ingresar a: http://kck.st/2arFWkV
twitter: @karymelozano, instagram: karyme_lozano, facebook: @lozanokaryme, www.officialkarymelozano.com
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6858Mon, 25 Jul 2016 00:00:00 GMT
¿Por qué la Iglesia se opone a la iniciativa del Presidente que promueve el matrimonio igualitario?
En esta serie acerca de por qué la Iglesia se opone al llamado ‘matrimonio gay’, vimos en un primer artículo que su postura se debe a que como Madre vela por el bienestar de sus hijos, y le preocupa el daño físico, emocional y espiritual que conllevan las relaciones homosexuales. El artículo anterior se enfocó en el daño físico; el presente considerará el daño psicológico. 

El ‘matrimonio gay’ no tiene una adecuada estabilidad emocional. Los ‘esposos’ homosexuales que deciden tener hijos naturales, deben decidir cuál de los dos ‘papás’ donará el semen, o cuál de las dos ‘mamás’ prestará su vientre o sus óvulos. Esto es causa común de celos, resentimientos y rupturas.

Asimismo, cuando hay papá y mamá, cada uno tiene un rol bien definido y realiza actividades distintas con sus hijos, pero cuando hay dos mamás o dos papás, ambos compiten, consciente o inconscientemente, por ser la ‘mamá’ favorita, el ‘papá’ favorito.

De un ‘matrimonio gay’ los más afectados psicológicamente son los hijos.

En su artículo publicado el 25 de enero de 2015 en el British Journal of Education, Society & Behavioural Science, el sociólogo estadounidense Paul Sullins concluye que “los problemas emocionales de los niños con progenitores del mismo sexo son más del doble respecto a los que tienen progenitores de sexo opuesto”.

Se fundamenta en más datos que cualquier otro estudio previo: 512 niños con progenitores del mismo sexo escogidos de la Encuesta Nacional de Entrevistas de Salud. Los problemas emocionales incluyen mala conducta, signos de ansiedad, depresión, mala relación con sus condiscípulos e incapacidad para concentrarse.

Un estudio de Mark Regnerus, avalado por la Universidad de Texas y publicado en la edición de junio de 2012 de la revista Social Science Research, midió las diferencias en 40 indicadores sociales y personales entre tres mil estadounidenses de edades entre 18 y 39 años, criados en ocho tipos diferentes de hogares, y descubrió que los adultos que fueron criados en hogares homosexuales tienen un promedio más bajo en niveles de ingresos económicos y padecen más problemas de salud física y mental, así como mayor inestabilidad en sus relaciones de pareja, mayores niveles de desempleo, adicciones, necesidad de asistencia pública y participación en crímenes.

Heather Barwik de Denver, criada por lesbianas, publicó en The Federalist: “El ‘matrimonio gay’... promueve y normaliza una estructura familiar que necesariamente nos niega algo precioso y fundamental... Nos dice que estaremos bien, pero no estamos bien, estamos sufriendo”.

Brandi Walton, también criada por lesbianas, lamenta en su blog The lesbians daughter (la hija de lesbianas): “Ya tenía una madre; no necesitaba otra… Crecer sin la presencia de un hombre en mi casa me dañó. Todo lo que quería desde niña era una familia normal… Y siempre estuve aterrorizada de que alguien descubriera que mi madre era lesbiana… Sólo hay dos sexos, masculino y femenino, se requieren ambos para procrear un niño, y para ser parte de la crianza”.

No se debe adoptar niños para satisfacer un ‘vacío’ de la pareja, sino para hacerles un bien, y no les hace bien crecer en un ambiente homosexual. Es verdad que, por diversas circunstancias, hay niños criados por mamás o papás solteros, abandonados, divorciados o viudos, pero nadie considera que sea la situación ideal. Dar en adopción a un niño a un ‘matrimonio gay’ es cometer contra esa criatura una injusticia, al negarle intencionalmente su derecho de ser criado equilibradamente por un papá y una mamá, y ponerlo en una posición muy vulnerable.

Dice el Papa Francisco: “Los niños tienen el derecho de crecer en una familia con un papá y una mamá capaces de crear un ambiente adecuado para su desarrollo y madurez emocional.”
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6859Lunes, 25 de julio de 2016, 8:00 horas
Escapulario del Carmen
¿Qué son los escapularios?

El otro día fui a la Basílica de Guadalupe y se me ocurrió pasar entre los puestos que invaden la calle frente a la Basílica. En varios de ellos vi en venta escapularios en gran cantidad. Escapularios de la Virgen, de Juan Diego, de san Judas y de San Charbel, que son los más populares; escapularios rojos, verdes, azules, blancos, amarillo y de todos los colores habidos y por haber. Me llamó la atención un “collar” hecho con escapularios de varios colores bellamente trenzados, formando un cordón multicolor para lucirse en el cuello. 

No cabe duda: los escapularios están de moda, una moda impuesta por el ingenio y la creatividad de los comerciantes en artículos religiosos para incrementar sus ventas. Pero, ¿qué es un escapulario?

Literalmente es una prenda que se lleva sobre los hombros colgando por delante y por detrás. Se usa a través de la historia en diferentes tipos de vestiduras y de uniformes, pero es, sobre todo, un hábito religioso. Es la ropa que usan los monjes y las monjas. Consiste en una tira de tela que se lleva sobre el hábito y en la que se borda el escudo de la comunidad a la que se pertenece.

El que lleva un escapulario es porque quiere pertenecer a esa orden o comunidad religiosa.

Cuando surgieron las órdenes religiosas, a finales de la edad antigua y principios de la edad media, se fundaron la “primera orden” para varones, la “segunda  orden” para mujeres y la “tercera orden” para laicos de ambos sexos que anhelaban pertenecer a la orden religiosa, pero que querían hacerlo desde su estado de vida propio.

Las terceras órdenes agruparon a muchos fieles laicos que se comprometían en un tipo especial de vida, en la pobreza, en la castidad dentro del matrimonio y en la obediencia a Dios y a sus ministros. Mediante la oración, la mortificación y las obras buenas, aunadas a ciertas prácticas características de la orden buscaban su santificación en medio del mundo. Se organizaban bajo la dependencia de la orden religiosa e incluso hacían una especie de votos que renovaban año con año. Estas terceras órdenes, bendecidas y propiciadas por la Iglesia, hicieron y hacen mucho bien entre los fieles laicos, de los cuales muchos han llegado a los altares, como santa Rosa de Lima, que era terciaria dominica.

Estos fieles no podían usar el hábito completo de la orden, pero se les concedía usar un “mini hábito”, es decir, el escapulario reducido a su mínima expresión.

Hay escapularios de los dominicos, mercedarios, franciscanos, agustinos, carmelitas y demás órdenes y comunidades religiosas. El más conocido y usado, sin duda, es el escapulario de la Virgen del Carmen.

El Carmelo

En las costas de Palestina, hacia el mar Mediterráneo, hay una montaña escarpada que domina sobre el mar. Es el monte Carmelo. En el Antiguo Testamento vivió allí el profeta Elías, y desde allí hacía oración para que lloviera sobre aquella tierra que padecía sequía desde hacía varios años. Dios le hizo caso y un día vio en el horizonte una nubecita, del tamaño de una mano, que se acercaba hacia la tierra firme. Aquella nubecita trajo la lluvia esperada.
Elías, desde entonces, meditó en el Mesías que era esperado como una lluvia salvadora para su pueblo, y en la Madre del Mesías, que sería como aquella nube que trajo la lluvia. Muchos siglos después nació Jesús, de María la Virgen.

Sobre ese monte hubo, después de Elías, una comunidad de profetas que adoraban a Dios y pedían la venida del Mesías. Esa comunidad reconoció en Cristo al esperado y desde entonces en ese monte se veneró a la Madre del Mesías, a María, a la que llamaron cariñosamente “Estrella del mar”, Stella Maris.

Un 16 de julio, en el S. XI, la Virgen María se apareció al superior de la Orden Carmelitana, San Simón Stock, y le dio las reglas de su Orden. Según la tradición le entregó al santo un escapulario de color café con el escudo de la Orden y prometió a los que lo llevaran salir del Purgatorio al siguiente sábado después de su muerte. A esto se le llama el “privilegio sabatino”.

La Virgen pudo prometer esto porque llevar el escapulario del Carmen es un compromiso de vivir en oración, en mortificación y en obras buenas, medios clásicos que la Iglesia ofrece a sus fieles para hacer penitencia por sus pecados.

El escapulario del Carmen debe ser impuesto por un sacerdote a los que acepten santificarse en el amor e imitación de María y en la recepción frecuente de la Eucaristía.
¿Verdad que no es tan fácil usar un escapulario?
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6846Domingo, 17 de julio de 2016, 14:00 horas
¿De qué no debemos descansar?
‘¿Te das cuenta de que el día comenzaba con el descanso?’

Me hizo esta pregunta un amigo, refiriéndose a que en la Biblia leemos que el día iniciaba al ponerse el sol (ver Ex 1,5.8.13.19.23.31). 

Esto implica que una de las primeras cosas que la gente hacía al iniciar el día, era ¡descansar!
Reflexionábamos en la importancia que se da, y que de hecho tiene, el descanso.

En la Biblia dice que Dios descansó al terminar la Creación (ver Ex 2, 2-3), y que pidió a Su pueblo que al terminar la semana dedicara todo un día a descansar (ver Ex 20, 8-11).

Y es significativo que estaba muy bien especificado cómo descansar, qué se consideraba, y qué no se consideraba aceptable como descanso.

Convendría retomar esta última idea, y ya que probablemente tenemos muy claro de qué queremos descansar en estas vacaciones (del trabajo, del estrés, de la rutina, y tal vez hasta ¡de la suegra!), que tengamos claro también de qué no debemos descansar. Consideremos, por ejemplo:

1. No descansar de la comunicación con Dios

Teniendo tantas razones para alabar a Dios, agradecerle, escucharle, pedirle perdón; tantas intenciones urgentes por las cuales interceder, es no sólo magnífica costumbre, sino indispensable y fundamental no dejar la oración durante la vacación; tomar diario un rato para dialogar con Dios, y desde luego también rezar en familia, por ejemplo el Rosario durante trayectos en carretera, o caminando en la playa; rezar el Ángelus (toma dos minutos), y la Coronilla de la Misericordia. Jesús prometió grandes gracias a quien la rece, y el Papa Francisco recomendó rezarla en este Jubileo (sólo toma cinco minutos y viene paso a paso en: bit.ly/1WvcsqS ).

Y algo más: no conformarnos con decir: ‘estando de viaje, no me obliga ir a Misa’. Si estamos en un sito despoblado o donde no hay iglesias, no tenemos obligación de cumplir lo imposible, pero si podemos asistir a Misa, ¡nunca nos privemos de este encuentro de amor con el Señor! 

2. No descansar de amar al prójimo

A veces cuando la gente está de viaje donde nadie la conoce, se comporta de modo muy diferente a como lo hace en casa. En redes sociales circula un patético video, que muestra a un joven en la playa pateando a un vendedor ambulante. Dice: ‘por su molesta insistencia vendedor ambulante recibe su merecido’. ¿Merecido?, ¿alguien merece ser pateado? Por favor ¡nunca descansemos de amar y respetar a los demás! Y si vacacionamos en algún lugar donde detectamos una necesidad, busquemos el modo de ayudar.

3. No descansar del respeto a nosotros mismos

Hay quien aprovecha las vacaciones para perder todo control de sí mismo, alcoholizarse, drogarse, entregarse a toda clase de excesos, que no sólo le dejan una cruda física y moral, sino pueden tener graves consecuencias.
Para que nuestro cuerpo descanse no tenemos que abusar de nada, basta que le prestemos atención a esas legítimas necesidades que a veces pasamos por alto en el frenesí de la rutina diaria. Si tenemos sueño, dormir; si tenemos hambre, comer; beber suficiente agua; procurar, en la medida de lo posible, rodearnos y disfrutar de un bello paisaje y un ambiente de serenidad.

En estas vacaciones pidamos al Señor que nos ayude a diferenciar de qué sí, y sobre todo de qué no debemos descansar.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6847Domingo, 17 de julio de 2016, 14:00 horas
Cayó sobre él un camión de basura; sobrevivió para dar testimonio de Dios
En 1986, en el seno de una familia ejemplar, nació José Villela, quien desde muy temprana edad se interesó por la Medicina, carrera en la que años más tarde fijaría su objetivo. Comenzaría sus estudios médicos en 1995, pero un lustro después, a poco de concluir la carrera, un accidente transformaría su mundo, mas no podría arrancarle el coraje y la entrega para cumplir sus metas tal como siempre las había soñado.

Al término de su jornada laboral, José Villela conducía de regreso a casa, cuando un semáforo detuvo su avance; en espera de que se encendiera la luz verde, un camión de basura cayó desde el segundo piso del Periférico sobre el automóvil. El resultado de este accidente parecía una muerte segura; pero milagrosamente no lo fue, aunque el impacto le dejó una lesión en la médula espinal que le ocasionó parálisis permanente; pese a esto, jamás ha dejado de luchar por mantenerse sano y lograr la mayor independencia posible. Pero sobre todo, es de admirar la alegría y la gran fe de este gran guerrero de la vida.

José Villela, quien actualmente cuenta con 29 años de edad, refiere a Desde la fe que el accidente ocurrió en el cruce de Rómulo O’Farril y Periférico, en la Ciudad de México, sin que de momento él supiera lo que sucedía, ya que sólo sintió un golpe muy fuerte y se percató de que no podía moverse y de que no sentía gran parte del cuerpo. “Escuché que comenzaban a llegar personas, posteriormente también oí a los integrantes del equipo de rescate, quienes me sacaron del automóvil con mucho esfuerzo después de diez o quince minutos de estar atrapado, tiempo en el que estuve totalmente consciente.

Comenta que durante esos minutos pensó muchas cosas, sobre todo que estaba a punto de morir, ya que el auto olía bastante a gasolina y había riesgo de que estallara. “Sin embargo, me vino a la mente Dios. Le pedí que me ayudara porque tenía mucho miedo de que ahí fuera a terminar mi vida; le dije no quería que fuera el final, que me concediera cumplir todos mis sueños. Desde pequeño yo tenía fe en Él, porque la fe fue un regalo Suyo que me inculcaron mis padres; y la manera en que quedó el coche, así como lo cerca que estuvo una llanta de aplastarme la cabeza, lo único que me dicen es que el hecho de que haya sobrevivido fue realmente un milagro. Yo creo que me protegió la Virgen de Guadalupe, porque había una estampa de ella en la visera de mi lado”.

Después de que me sacaron del auto –relata José Villela–, me regresaron al hospital del que había salido; volví al mismo servicio, sólo que ahora en una circunstancia distinta. “Me hicieron estudios y lo que se concluyó fue que había una fractura en la quinta vértebra cervical, y que tenía lesionada la médula espinal; eso explicaba por qué no podía sentir ni moverme de la clavícula para abajo, todo el cuerpo prácticamente. Al principio no lo podía procesar, pero poco a poco me fue cayendo el veinte de la gravedad del accidente, y pude dar gracias a Dios de que me mantuviera con vida”.  

Señala que el accidente cambió su mundo en muchos aspectos, pues tuvo que comenzar a vivir con una discapacidad permanente, lo cual no es nada fácil, pues se requieren cuidados especiales, desplazarse en una silla de ruedas y sortear diversas dificultades. “Pero también mi vida se transformó en un sentido positivo, pues una experiencia así te hace valorar mucho más las cosas sencillas, te das cuenta de que el solo hecho de estar vivo ya es un hermoso milagro; aprendes a dimensionar los problemas, a no ahogarte en un vaso de agua, a no quejarte de cosas sin importancia, a darte cuenta de que lo verdaderamente importante es la familia y la fe en Dios. Con espíritu de fortaleza continué con mis sueños, acabé la carrera, estudié una especialidad y aún tengo muchas metas por delante”.  

Finalmente, José Villela manda un mensaje a todas las personas: “No hay que dejarse vencer jamás; todos tenemos distintos problemas; todos, de alguna manera, vivimos con nuestro propio “camión de basura”, y lo primero es no quedarnos debajo de él, sino poner más empeño a nuestros planes y proyectos; pero, sobre todo, utilizar las experiencias difíciles de la vida para acercarnos a Dios, quien transforma en positivas todas las cosas”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6849Domingo, 17 de julio de 2016, 14:00 horas
¿Por qué la Iglesia se opone a la iniciativa del Presidente que promueve el “matrimonio igualitario”?
Es muy común que cuando un niño sale por primera vez al kínder o a la escuela, su mamá lo llene de recomendaciones (que si hace frío no se quite el sweater, que si hace calor no se asolee; que coma lo que le preparó y no lo intercambie por comida ‘chatarra’, que no beba agua de la llave, que si un compañerito estornuda, no se le acerque), todas nacidas de su corazón amoroso de madre, que no quiere que su hijito se enferme.

Y no importa si sus consejos son o no bien recibidos, ella los hace de todos modos.

Así pasa con la Iglesia. Ella, como Madre, se preocupa por todos sus hijos, quiere que estén lo mejor posible, y si percibe que corren algún riesgo, se los advierte.

Es el caso del llamado ‘matrimonio igualitario’.

La Iglesia se opone porque no quiere que nadie sufra los daños que este tipo de unión suele provocar: daños a la salud espiritual, psicológica y física.

Consideremos en este número el daño a la salud física.

El cuerpo humano no está diseñado para la relación homosexual.

La mujer tiene una cavidad especialmente preparada para la relación sexual, que se lubrica para facilitar la penetración, resiste la fricción, segrega sustancias que protegen al cuerpo femenino de posibles infecciones presentes en el semen.

En cambio, el ano del hombre no está diseñado para recibir, sólo para expeler. Su membrana es delicada, se desgarra con facilidad y carece de protección contra agentes externos que pudieran infectarlo. El miembro que penetra el ano lo lastima severamente pudiendo causar sangrados e infecciones.

También en el sexo lésbico puede haber contagio de enfermedades de transmisión sexual, así como daños por la penetración de objetos que sustituyen el miembro masculino.

Según informe del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre VIH/SIDA, emitido hace dos años, los hombres que tienen sexo con otros hombres son los principales propagadores de enfermedades de transmisión sexual.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) reportaron que en 2010, “los hombres que tienen sexo con hombres sumaron el 78 por ciento de nuevas infecciones de VIH entre los hombres y el 63 por ciento de todas las nuevas infecciones”.

Más del 50 por ciento de las personas con atracción al mismo sexo que sostienen relaciones sexuales contraerán algún tipo de enfermedad de transmisión sexual: VIH, herpes, papiloma humano, sífilis, gonorrea, etc.

Se convierte en un problema de salud pública porque una parte importantes de personas homosexuales reconoce tener adicción al sexo, e inclinación hacia un estilo de vida promiscuo.

Aun sabiendo esto, la Iglesia insiste como pedía san Pablo, a tiempo y a destiempo, en que la continencia es la única solución.

Y cabe añadir, que así como sucede cuando el niño al que su mamá hizo recomendaciones, no las sigue y se enferma, que ella no lo rechaza sino lo atiende amorosamente, también la Iglesia Católica dedica su amoroso cuidado maternal a los homosexuales que enferman por tener relaciones sexuales.

Por ejemplo, cuando surgieron los primeros enfermos de SIDA y nadie se les quería acercar, no los ayudaron quienes aplaudían su estilo de vida, ni los que critican a la Iglesia por oponerse al uso del condón (del que se sabe que deja pasar virus microscópicos así que realmente no ofrece segura protección), los ayudó la Iglesia Católica, que les abrió las puertas en sus centros de salud atendidos por religiosas y un caritativo personal, que les dio atención digna hasta el final. Hasta hoy en día la Iglesia Católica es la institución que más hace por los enfermos de SIDA a nivel mundial.

La Iglesia no odia a los homosexuales, los ama, y sufre si ellos sufren, por eso se opone el ‘matrimonio igualitario’, porque quienes participan en este tipo de unión tienen una altísima probabilidad de sufrir los daños enumerados anteriormente.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6850Domingo, 17 de julio de 2016, 14:00 horas
María Magdalena, cercana al Maestro
A lo largo del año, la liturgia invita a los cristianos a recordar algunas de las figuras que siguieron de cerca a Cristo. Hacer memoria de los santos constituye un incentivo para revitalizar la propia vida cristiana, mirando a quienes —hombres o mujeres—, con su ejemplo y su intercesión, invitan al Pueblo de Dios a contemplar el futuro con esperanza segura.

El Papa Francisco, en este Año de la Misericordia, ha querido subrayar la relevancia de una gran figura, seguidora de Cristo, María Magdalena, disponiendo que su memoria litúrgica se eleve a la categoría de fiesta. Con tal decisión, el Santo Padre desea que el ejemplo de esta santa discípula de Jesús se halle más presente en la vida de piedad de la Iglesia.

La Magdalena irrumpe en el Evangelio con la fuerza de quien ama profundamente y desea amar siempre más. De ella se escribe en el texto que Jesús había expulsado siete demonios, una afirmación que puede referirse a situaciones dolorosas, físicas o morales. En cualquier caso, el sufrimiento la condujo a Cristo y, desde entonces, no miró atrás. Comprendió que su caminar ya sólo tenía sentido si se gastaba al servicio de Dios y de los hermanos. Liberada de esos males, se muestra grande y generosa ante nuestros ojos, cuando —cercana a la Cruz— nos ofreció una lección de fortaleza; y luego, acudiendo a la tumba del Crucificado, no permitió que la esperanza se apagara en el mundo. ¡Gran discípula de Cristo fue María Magdalena!

“Mujer, ¿por qué lloras?”, le preguntó Cristo cuando había llegado a buscarle al sepulcro, para ungir su cadáver, y lo buscaba con pasión santa, con perseverancia. Como señaló muchas veces el fundador del Opus Dei, “sin Jesús no estamos bien”. En 1964, en la memoria litúrgica de esta mujer, san Josemaría hizo su oración personal ante el Sagrario y, entre otras cosas, comentaba: “¡El sepulcro vacío! María Magdalena llora, hecha un mar de lágrimas. Necesita al Maestro. Había ido allí para consolarse un poco estando cerca de Él, para hacerle compañía, porque sin el Señor no merece la pena ninguna cosa. Persevera María en oración, le busca por todos los sitios, no piensa más que en Él. Hijos míos, frente a esa fidelidad, Dios no se resiste: para que tú y yo saquemos consecuencias; para que aprendamos a amar y a esperar de verdad”.

En un primer momento, ella no reconoció al Maestro. Pero perseveró en su afán de encontrarle. Sólo al escuchar su nombre, con el acento personalísimo con que Jesús se dirige a cada uno, reconoce al Salvador. Y a ella, la primera entre los discípulos que vio al Resucitado, se le confía el primer anuncio de la resurrección: un mensaje que no ha cesado de difundirse desde entonces en el mundo. Una preciosa responsabilidad que recae ahora en cada uno de nosotros. ¡Cuántas veces se sirve el Señor de otras personas para llamarnos a cada uno por nuestro nombre y comunicarnos también el encargo de darle a conocer a otras gentes!

Las mujeres del Evangelio —María Magdalena, Marta y María de Betania, Juana, Susana y Salomé—, sirvieron a Jesucristo con una lealtad que no siempre demostraron los discípulos. Ellas acompañaban al Maestro por los senderos de Palestina o lo alojaron en su hogar; lloraron a su lado en el camino de la Cruz; fueron con la Madre, Santa María, hasta el patíbulo; y quisieron honrar el cuerpo de Jesús tras la sepultura...

Hoy como entonces, la mujer está convocada a contribuir a la misión de la Iglesia con su inteligencia, su sensibilidad y fortaleza, su piedad, su celo apostólico y su afán de servicio, su capacidad de iniciativa y su generosidad. Pero, por encima de todo, puede contribuir —como los demás fieles cristianos— con su santidad personal. Esta es la enseñanza primordial de la vida de María Magdalena: quien desea verdaderamente servir a la Iglesia, ante todo pone sus ojos en Cristo, le sigue de cerca por los caminos de la tierra, con fidelidad total, incluso cuando los demás huyen ante la aparente victoria del mal.

Este 22 de julio supone una ocasión para recordar la vida de la Magdalena, que viene a presentarse como el resumen de la biografía de cada cristiano: comenzar y recomenzar, con humildad; amar a Cristo; confiar en Él pese a las sombras que, a veces, quizá oscurezcan el camino; servir a los demás con empeño creciente, en el lugar donde nos ha tocado vivir. La humanidad necesita mujeres y hombres así: capaces de acudir sin cansancio a la misericordia divina, leales al pie de la Cruz, atentos a escuchar —en las tareas ordinarias de cada jornada— el propio nombre de los labios del Resucitado.

*Prelado del Opus Dei
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6851Domingo, 17 de julio de 2016, 14:00 horas
El poder liberador de la Medalla de San Benito
Unas de las más grandes posesiones diabólicas que se conocen, según fueron reportadas en varios libros con documentación histórica precisa, es aquella de los dos hermanos Burner de Illfurt (Alsazia), quienes fueron liberados tras una serie de exorcismos en 1869. El exorcista Gabriele Amorth refiere en un libro que entre las graves irreverencias y desprecios que el demonio quería hacer, era provocar la volcadura de la carroza que trasportaba al exorcista, quien iba acompañado de un monseñor y de una religiosa. Pero el demonio no pudo llevar a cabo su propósito porque, en el momento en que la carroza partía, le fue dada al cochero una medalla de San Benito, con el propósito de que lo protegiera, y el cochero se la había metido a la bolsa muy devotamente. 
 
Algo de historia

Los orígenes de la medalla de San Benito datan de siglos atrás. El Papa Benedicto XIV ideó el diseño y lo aprobó en 1742, concediendo indulgencias a quien la llevara con fe. En la parte trasera está san Benito, quien sostiene en la mano derecha una cruz que se eleva hacia el cielo, y en el brazo izquierdo el libro abierto con la santa Regla. En el fondo hay un altar; se encuentra también un cáliz del que sale una serpiente, que recuerda un episodio de la vida del santo cuando unos monjes quisieron envenenarlo y él, haciendo la señal de la cruz, hizo que la copa se rompiera en pedazos.

Alrededor de la medalla están acuñadas estas palabras: “EIUS IN OBITU NOSTRO PRESENTIA MUNIAMUR” (Podemos ser protegidos con su presencia en la hora de nuestra muerte). Al frenet de la medalla se encuentra la cruz de San Benito y las iniciales de un texto. Estos versos son muy antiguos. Aparecen en un manuscrito del siglo XIV que testimonian la fe en el poder de Dios y del santo. La devoción a la medalla y de la cruz de san Benito se hizo popular en el año 1050 después de la curación milagrosa de un joven llamado Brunone, hijo del Conde Ugo de Eginsheim en Alsazia. Brunone, dicen algunos, fue curado de una gravísima enfermedad después de que se le impuso la medalla de san Benito. Años más tarde se hizo monje benedictino y llegó a ser Sumo Pontífice: San León IX, quien murió en 1054. Entre los protagonistas de la difusión de la medalla hay que incluir a san Vicente de Paul.

Las gracias que los fieles han obtenido con la medalla y la cruz de san Benito son: su poderosa intercesión contra los maleficios y otras influencias diabólicas; el alejamiento de personas que tienen malas intenciones; la curación de los animales que padecen epidemias o maleficios; la ayuda a superar las tentaciones; las imaginaciones y vejaciones del demonio sobre todo contra la castidad; la conversión de un pecador, particularmente cercano a la muerte; destruir o hacer ineficaz un veneno; alejar las epidemias; la restitución de la salud de quienes sufren cálculos y hemorragias; ha ayudado a evitar contagios; a que las madres a punto de abortar reciban la ayuda divina para no hacerlo, y a salvar de los relámpagos y las tempestades.

Explicación de las iniciales:

C.S.P.B. (Crux Sancti Patris Benedicti) La Cruz del Santo Padre Benito
C.S.S.M.L. (Crux Sacra Sit Mihi Lux) La Cruz Santa sea mi Luz.
N.D.S.M.D. (Non Drago Sit Mihi Dux) No sea el demonio quien me conduzca. 
V.R.S. (¡Vade Retro, Satana!) ¡Aléjate Satanás!
N.S.M.V. (Numquam Suade Mihi Vana) No me atraigas a la vanidad. 
S.M.Q.L. (Sunt Mala Quae Libas) Son malas tus bebidas.
I.V.B. (Ipse Venena Bibas) Beve tú mismo tus venenos.

Finalmente, es preciso recordar que la medalla de san Benito no es un amuleto ni nada por el estilo. Es, ante todo, un modo de recordar la presencia de Dios en nuestras vidas y un símbolo de nuestro deseo de servirle y amarle a través del servicio a los demás.

Para la medalla de san Benito se emplea una bendición especial.
La encuentras aquí:  bit.ly/29nKGZW
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6837Domingo, 10 de julio de 2016, 14:00 horas
Pretender y creer
‘Vive como si Dios existiera’.

Un gran consejo que el Papa Benedicto XVI propuso alguna vez para quien no tiene fe. 

¿Qué significa vivir como si Dios existiera? 

Desde luego no simplemente conformarse con admitir Su existencia sólo a nivel intelectual, sin que ello afecte en lo más mínimo la propia conducta, sino vivir como viven los verdaderos creyentes: buscando amoldar su voluntad a la de Dios, buscando espacios para encontrarse con Él en la oración, en los Sacramentos, en la comunidad, en la cotidianeidad.

Quien hace eso, se ve grandemente beneficiado. 

Comienza a llenarse de la alegría y la paz que sólo Dios puede dar.

Claro, es lógico que la criatura se realiza plenamente sólo cuando obedece a su Creador. Quien hace lo que Dios manda, quien vive una vida recta, perdona, consuela, ayuda, queda con una gozosa serenidad que no se compara con lo que ofrece el mundo: efímera felicidad.

Y, lo mejor de todo, es que poco a poco comienza a descubrir que en realidad Dios existe. Se vuelve sensible a las maneras sutiles pero innegables como Él le va manifestando Su presencia. Y siente el alivio, el consuelo de no tener que vivir en soledad, cargando solo el peso de sus problemas, sino que tiene a Quien recurrir para recibir ánimo y fortaleza, y sus alegrías, sus sufrimientos, su vida misma adquiere un nuevo sentido, una trascendencia que está más allá de los límites de lo meramente humano.

En cambio, cuando una persona vive como si Dios no existiera, es decir, se comporta de manera contraria a como sabe o supone que Dios querría que se comportara, no es realmente feliz. Claro, es que Dios le creó con un hueco en el alma que sólo Él puede llenar, y si pretende llenar ese vacío, con cosas, con dinero, poder, drogas, alcohol, posesiones materiales, etc. queda siempre defraudada, siempre vacíá, insatisfecha. Como se empeña en mantenerse ciega y sorda a los medios que Dios emplea para hacerse el ‘encontradizo’ en su vida, se priva de ese encuentro vital, y del consuelo de ser colmada por Su amor eterno e incondicional.

El filósofo francés católico Pascal planteaba que es mejor apostar a la existencia, que a la no existencia de Dios. Considera esto:

Si mueres creyendo en Dios, y no existe, no pierdes nada.

Si mueres creyendo en Él y existe, lo ganas todo.

Si mueres no creyendo en Dios y no existe, no pierdes nada.

Pero si mueres no creyendo en Él, y existe, lo pierdes todo y para siempre.

Hay muchos creyentes que niegan serlo, y muchos no creyentes que no quieren vivir como si Dios existiera, porque no están dispuestos a renunciar a ciertos pecados que se les han vuelto hábitos a los que se han acostumbrado.

Creen que aceptar la existencia de Dios les quitaría libertad o les impediría disfrutar de la vida. Tarde comprenderán que era todo lo contrario.

El pecado esclaviza; el mal distorsiona la vista; no camina con libertad quien vive en tinieblas, y quien da la espalda a la luz camina sobre su propia sombra.

Sólo quien se deja iluminar por la luz de Dios, puede ver y disfrutar el camino, y llegar, sin desviarse, a su destino.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6839Domingo, 10 de julio de 2016, 14:00 horas
“Fray Tormenta”, víctima de una terrible calumnia
El P. Sergio Gutiérrez Benítez, mejor conocido como “Fray Tormenta”, es un sacerdote que ha dedicado su vida a ayudar a niños y jóvenes en situación de calle, a quienes recibe en un orfanato que ha mantenido gracias a sus exhibiciones de lucha libre, mismas que ofrece pese a su avanzada edad; por su loable labor, ha inspirado diversas películas en el extranjero, donde se le reconoce como un hombre entregado a Dios y a servir a jóvenes necesitados de ayuda. Sin embargo, “Fray Tormenta” ahora es víctima de una calumnia, pues en algunos diarios de circulación nacional recientemente ha aparecido la noticia de que un joven de 17 años de edad, quien tiene una incontrolable adicción a las drogas, ha levantado una denuncia donde lo acusa de abuso sexual, situación de la que habla para Desde la fe el propio sacerdote.

 “Fray Tormenta” señala que el joven que lo acusa de semejante delito estuvo cerca de tres años en su orfanato, donde se recuperaba de las adicciones, pero de pronto comenzó a consumir demasiadas drogas, por lo que él habló a la Procuraduría de la Defensa del Menor de Naucalpan para que se lo llevaran, debido a que ya no aguantaba sus comportamientos. “Lo que me llama mucho la atención es que ahora esté hablando de abusos y violaciones, cuando en realidad aquí se le dio un trato digno, como a todos los que ingresan”.

El sacerdote aseguró que en mayo pasado, cuando acudió al orfanato la trabajadora social para llevárselo, él joven estuvo llorando mucho porque no se quería ir, situación que atestiguaron su secretaria y el sacristán; pero ahora, por desconocida razón, el muchacho ofrece esa versión sin fundamentos. “Hasta el momento no he recibido ningún citatorio por el caso; me enteré a través de algunos diarios que había levantado una denuncia; pero de haber sido cierto lo que dice, frente a la trabajadora social no hubiera suplicado quedarse aquí, sino que hubiera denunciado ese supuesto abuso sexual”. 

Otra cosa lamentable –señala “Fray Tormenta”– es que ahora las autoridades le estén dando juego a su mentira, cuando además en los tres años que el joven estuvo conmigo, nunca dijo nada de eso a la trabajadora social. “La denuncia se hizo poco después de que se lo llevaron; tal pareciera que lo hubieran ido preparando en el camino”.
El sacerdote asegura que durante aproximadamente 20 años, la propia Procuraduría de la Defensa del Menor de Naucalpan le estuvo mandando jóvenes al orfanato para que se reformaran, y jamás se había registrado un problema de esa naturaleza. “Siempre me mandaron los chicos más complicados, y yo trabajé con ellos de la mejor manera que pude. ¡No entiendo por qué ahora estas autoridades actúan así! ¡Siento que es una cuestión de mala fe! ¡Hay en esto mucha contradicción!”.

Señala que ha platicado acerca del caso con su Obispo, Mons. Juan Manuel Mancilla Sánchez, quien le ha manifestado su apoyo. “Pero como le dije a mi Obispo: “Toda obra buena siempre es perseguida”. ¡Qué lástima que haya sido de esta manera, con un joven al que se le apoyó tanto, quien ahora me acusa con infundios. ¡La verdad tarde o temprano tiene que salir! Yo sólo me encomiendo a Dios y se lo dejo todo a Él”, finaliza “Fray Tormenta”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6840Domingo, 10 de julio de 2016, 14:00 horas
¡No he ofendido a nadie!: Obispo de Toluca, ante denuncia presentada en su contra
Ante la polémica suscitada en diferentes medios periodísticos debido a la demanda interpuesta en su contra por activistas de la comunidad lésbico-gay ante el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED), Mons. Francisco Javier Chavolla, Obispo de Toluca, señaló a Desde la fe que él no ha ofendido a nadie.

Mons. Chavolla dijo que los medios tienen todo el derecho a denunciar, pero también tienen el deber de comprobar, y por eso a él no le preocupa, pues habla con la verdad ante la información que han difundido, donde aseguran que él promueve el odio. “En realidad, sólo promuevo la verdad; yo he hecho declaraciones para defender la familia, relacionadas con la iniciativa del Presidente (Enrique Peña Nieto), quien quiere llevar a cabo la legalización del “matrimonio igualitario”.

Afirmó que él, como hombre de Iglesia, defiende el Matrimonio entre hombre y mujer, que lógicamente cimienta la familia; “el Matrimonio natural es lo que precisamente nosotros protegemos. No he herido a ninguna persona, no critico al Presidente ni al gobernador (del Estado de México), ni a las cámaras legislativas, menos a los mismos homosexuales”.

El Obispo de Toluca explicó que está contra el error, la falsedad y todos aquellos que quieran ir en contra de la naturaleza, por lo que la iniciativa de ley emitida por el Ejecutivo le resultó una imposición. En cuanto a la demanda interpuesta ante CONAPRED, dijo que desconocía en qué términos estaba planteada. “Ellos están en todo el derecho de defenderse y reclamar, no hay ningún problema; yo no los he ofendido, ellos son los que se sienten ofendidos. Los invito a seguir adelante en su proceso y dejo claro que también pediré mi derecho de réplica”.

Aseguró que la familia se tambalea por la agresión que atraviesa en estos tiempos; “a nosotros nos tocó vivir en tiempos muy bellos, aquellos en que la misma sociedad protegía a la familia, que es el núcleo social más importante, y que hoy, por el ambiente, las leyes y la degradación, corre el riesgo de sufrir daños directos”.

Yo, como pastor de la Diócesis de Toluca –externó–, tengo el deber de defender lo que creo y lo que el Señor me ha mandado; ese es mi derecho y esa es mi responsabilidad. “A ningún homosexual he ofendido públicamente en la radio o en la prensa; incluso, desde el púlpito mi mensaje ha sido que los amo y los quiero acompañar para promover su respeto, su dignidad. ¡A nadie, a nadie he ofendido!”, reiteró.

Por último, Mons. Chavolla animó a los fieles a salir adelante: “Hoy la familia tiene que manifestar su gran riqueza y valor por ser expresión viva de la Trinidad; el mundo quiere aplastarnos, pero tenemos nosotros la victoria en Cristo, Él nos ha defendido. Invito a los fieles católicos a no tener miedo de ninguna forma, a no dejarse amedrentar por la agresión y por la violencia; ya el Papa nos dijo: ‘que no triunfe el mal, no se dejen amedrentar’. ¡Vamos!, tenemos un corazón valiente, con el que el Señor nos invita a defender lo que creemos, lo que valoramos como positivo y grande”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6841Domingo, 10 de julio de 2016, 14:00 horas
Cincuenta años de cambios en la Iglesia y en el mundo
La Iglesia se ha renovado en los últimos cincuenta años –a partir del Concilio Vaticano II–, de una manera vertiginosa y como nunca lo había hecho a lo largo de sus veinte siglos de existencia. El motivo primero ha sido la decisión del Papa Juan XXIII de lanzar a la comunidad cristiana hacia un aggiornamento; es decir, una puesta al día, teniendo como base el Evangelio y la Tradición, pero como desafío las nuevas respuestas a los tiempos modernos. El motivo segundo ha sido el dinamismo incesante del progreso científico y tecnológico, los cambios sociales y las transformaciones culturales que se han vivido en estos mismos años.

Es en este cincuentenario en el que se coloca el sacerdocio de Norberto Rivera Carrera. Fue ordenado sacerdote por el Papa Pablo VI, quien tuvo la enorme responsabilidad de implementar el Concilio y darle forma a la renovación interna de la Iglesia en medio de crisis profundas y vientos nuevos de esperanza. Fue nombrado obispo, arzobispo y cardenal por Juan Pablo II, quien recorrió los caminos del mundo en su incasable peregrinar por todos los rincones de la tierra, dándole un rostro distinto al ministerio de Pedro, influyendo en los cambios políticos al final del siglo XX y mostrando la vitalidad y solidez del Evangelio al comenzar el tercer milenio de Jesucristo, acorde también a la cultura de la comunicación y de la imagen. Fue colaborador de Benedicto XVI, siempre preocupado por el desgaste de la fe, los pecados de la Iglesia y el relativismo imperante en el mundo entero. Y finalmente, es amigo confiable y cercano del Papa Francisco, quien insiste en la importancia del testimonio de todo cristiano, especialmente de los ministros, que deben ser servidores de la Iglesia y del mundo. La doctrina está escrita y debe ser presentada claramente, pero lo que transforma a las personas es el testimonio de la propia experiencia del Dios de misericordia.

De allí que el sacerdocio de Norberto se ha desarrollado, primero, para mostrar la novedad de la eclesiología del Vaticano II como formador y profesor en el seminario de Durango y en la Universidad Pontificia de México. Muy pronto recibió el episcopado para emprender tareas difíciles como reorientar la formación sacerdotal en Tehuacán y enfrentar la crítica situación por los pecados de la Iglesia, estando ya en la Arquidiócesis Primada, junto a los cambios culturales en la Ciudad de México, acordes al cambio de época que se vive en el mundo entero. En medio de un ambiente social, cada vez más crítico hacia las autoridades en general y hacia los representantes de la Iglesia en particular, ha debido caminar con enorme fortaleza espiritual para no sucumbir ante la crítica injusta y despiadada de un sector altamente hostil a través de los medios de comunicación. No cabe duda que, desde una plena confianza en la Providencia de Dios, ha conservado la paz interior, y ha sabido desempeñar con una gran dignidad su ministerio episcopal en esta inmensa ciudad, en medio de muchas adversidades.

Se ha distinguido por su prudente presencia ante los medios de comunicación, por su constancia como Pastor en la Catedral de México y como fiel custodio de María en el Tepeyac. Debemos destacar sus amplios recorridos en las visitas pastorales, su gran responsabilidad en las visitas pontificias, su trabajo sinodal con el Consejo Episcopal, su cercanía con movimientos, religiosas y clero en general. Su firmeza ante decisiones necesarias y su apertura al diálogo ante muchas circunstancias que lo ameritan. También debemos señalar su cercanía con círculos gubernamentales y empresariales con el ánimo de tender puentes como corresponde a su ministerio de Pastor y no de construir muros que aíslan y dividen.

Cincuenta años intensos en medio de un mundo intenso, pero especialmente en medio de este México lleno de posibilidades, aunque también de injusticias, un pueblo envuelto por la violencia criminal y marcado por su confianza en Dios y su amor a María de Guadalupe. Son muy elocuentes las palabras del Papa Francisco al concluir su visita a nuestro país, “les aseguro que por allí en algún momento sentía como ganas de llorar al ver tanta esperanza en un pueblo tan sufrido”. 

Cómo será la experiencia de un Pastor que ha recorrido esta realidad durante cincuenta años, dando sentido a su vida, sirviendo a sus hermanos en nombre de Jesucristo. Norberto Rivera Carrera es un hombre de su tiempo, marcado por el torbellino de nuestra historia reciente, pero también y, sobre todo, es un hombre de Iglesia que ha vivido gozosamente inmensas bendiciones de Dios junto a la exigencia de la evangelización de un mundo árido y frío que necesita de Jesucristo.

Sólo queda decir con fe sencilla y auténtica: ¡Gracias, Santa María de Guadalupe, por caminar siempre en medio de nosotros, gracias Señor por tu infinita misericordia!
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6829Domingo, 03 de julio de 2016, 14:00 horas
Cielo y Tierra: Ayuda en verano
En un céntrico parque hay unos jóvenes, cada uno de los cuales porta un letrero que llama la atención: “AVE MARÍAS GRATIS. Rezo contigo por lo que necesites”.

Inspirados por una campaña que estuvo de moda hace tiempo, y que consistía en pararse en algún lugar público con un letrero que decía “abrazos gratis”, estos jóvenes católicos le dieron un giro acorde con la fe que profesan, y en lugar de ofrecer solamente abrazar a la gente, le ofrecen algo que además de confortarla momentáneamente, va más allá, trasciende, y puede realmente hacer una gran diferencia en su vida: encomendarla a Dios, a través de la amorosa y poderosa intercesión de María.

Comentan que han tenido muy buena respuesta, mucha gente se detiene, se acerca, les pide orar por un ser querido enfermo, encontrar trabajo, superar cierto problema o dificultad, y se marcha con otra expresión en la cara, con renovada esperanza, con recobrada paz.

En otra parte de la ciudad, un grupo de niños, capitaneado por el papá de uno de ellos, va de casa en casa recolectando periódico. Tienen una vecina viejita, a la que unos vándalos le grafitearon las paredes exteriores de su vivienda, y ella no tiene dinero ni fuerzas para repintarla, así que decidieron ayudarla. Venderán el periódico recolectado, comprarán pintura y dejarán como nueva la fachada de la casa de la ancianita, que aguarda ese momento muy emocionada y agradecida.

En casa de una amiga de la mamá de una de ellas, se reúnen muchas jovencitas para aprender a tejer. Se han propuesto hacer la mayor cantidad de bufandas y chales que puedan, para repartirlos en invierno entre personas de escasos recursos que padecen frío.

Tres ejemplos distintos que tienen en común una palabra: verano.

Son proyectos que jóvenes y niños realizan durante las vacaciones, para dedicarlas no sólo a descansar, divertirse o asistir a uno de esos ‘cursos’ que los mantienen ‘entretenidos’, sino para dar lo más valioso que tienen: su tiempo, su talento, su disponibilidad.

Qué gran manera de aprovechar el tiempo de descanso, ingeniándoselas para hacer algo por los demás.  ¡Quiera Dios que se multipliquen estos buenos ejemplos!


Para un recuadrito en la parte de abajo del artículo:

Y ya que hablamos de ayudar a los demás, he aquí una forma de hacerlo:

El padre italiano josefino Ángelo Berti, al que conozco desde hace años y es un alma de Dios, está organizando una campaña para apoyar a personas que están pasando por una grave necesidad, como por ejemplo, una abuelita que tiene cáncer, cuya hija murió de cáncer y dejó a su cuidado cuatro niños, o una mamá soltera que acaba de dar a luz esta semana, no tiene trabajo, y tiene un niño de once años.

Si deseas apoyarlo con un donativo único o mensual, puedes depositarlo en Banco Azteca, en la cuenta 46241384846566  Clabe 127180013848465668 a nombre de Ángelo Berti Cestonaro.  Y si deseas dar ayuda en especie o avisarle de tu depósito, puedes llamar al tel. 55 73 52 65. Dios recompense con creces tu generosidad.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6831Domingo, 03 de julio de 2016, 14:00 horas
Defender a la familia no es homofobia
Desde la fe (DLF): P. Hugo Valdemar, se ha desatado en la opinión pública –sobre todo en articulistas y activistas– una campaña para culpar a la Iglesia Católica por lo masacre ocurrida en Orlando, EEUU, perpetrada por un joven islamista, ¿cómo se explica esto? 

P. HVR: Tan cobarde e injusto es matar inocentes –como fueron las 50 personas asesinadas en Orlando por un joven desquiciado–, como cobarde e injusto es culpar a inocentes de crímenes que no cometieron; en este caso, los inocentes somos los cristianos, la Iglesia Católica, que no tiene absolutamente nada que ver con un crimen de odio cometido por una persona fanática. 

El asesino –cada vez va quedando más claro– era gay (http://bit.ly/28RzwNK) y comulgaba con el Islam (http://bit.ly/28LCeSs). ¿Por qué nos quieren ocultar que el crimen fue una cuestión totalmente gay, tanto en sus causas como en sus consecuencias? Imaginemos que esta persona hubiera sido cristiana o católica, entonces el linchamiento contra los creyentes hubiera sido peor. Lo cierto es que, nuestros perversos acusadores, no han hecho una sola condena al Islam, al radicalismo islámico del que se alimentaba ideológicamente el asesino; tampoco hemos oído un cuestionamiento al estado norteamericano que permite que cualquier persona pueda poseer armas, o a la industria armamentista que impunemente las vende y cuyo comercio causa un sinfín de muertes. De todo esto, nada, la culpable –según nuestros críticos– es la Iglesia por oponerse al matrimonio entre personas del mismo sexo.

DLF: ¿La Iglesia ha sido omisa en la condena a este acto terrorista? 

P. HVR: En absoluto, no. El cardenal Norberto Rivera, a través de un duro comunicado, fue el primero en condenar lo que llamó un cobarde y brutal atentado, y fue enfático al recordar que “la Iglesia Católica rechaza todo crimen de odio, y nos recuerda que la vida es un don que bajo ninguna circunstancia o justificación se debe vulnerar”. Asimismo, el Papa Francisco se mostró consternado e hizo una dura condena, al igual que la Conferencia del Episcopado Mexicano; sin embargo, no vi ninguna condena de los grupos islámicos en México, o de los países musulmanes. ¿Muy extraño, no? Pero eso no cuestiona ni escandaliza a nuestros críticos. 

DLF: Y entonces, ¿por qué culpan a la Iglesia Católica, en concreto a la mexicana, de lo acontecido en Estados Unidos?

P. HVR: Por dos razones: porque los lobbys gay y sus defensores, por cierto, la inmensa mayoría de los líderes de opinión, ven en los principios y valores de la Iglesia Católica su más importante adversario, el mayor obstáculo para alcanzar sus fines en cuanto a este tipo de legislaciones. Se han convertido en el nuevo Nerón, si Roma arde, es por culpa de los cristianos; si un desequilibrado mata a 50 personas en Orlando, la culpa es de los católicos, no del Estado Islámico. El odio a las personas con preferencias homosexuales, según ellos, está alimentado por la doctrina cristiana, pero resulta que el asesino no era cristiano. Cuando los masacró no confesó su fe en Jesús, sino en Alá; no se declaró soldado de Cristo, sino del Estado Islámico. 

La otra razón es que, de forma muy perversa, vieron en este crimen una oportunidad para chantajear a la Iglesia Católica diciendo: ‘si te sigues oponiendo al matrimonio homosexual y a las adopciones de menores por parte de estas parejas, vamos a seguir diciendo que tu oposición genera odio a los homosexuales, azuza a la gente contra ellos, los lleva a la discriminación y a que sean asesinados’. Pero esta argumentación es absolutamente falsa e insostenible. ¿Quién, movido por su fe católica, ha matado a algún homosexual en México?, ¿cuántos crímenes han sucedido en el país contra estas personas por motivos religiosos? El asesinato ocurrido en Veracruz en un centro nocturno gay aún no ha sido aclarado; es decir, ni siquiera las autoridades han podido determinar las causas; así pues, ¿cómo pueden ser tan perversos en acusar a la Iglesia de estos crímenes por su oposición a este tipo de legislaciones?

DLF: Los acusan de utilizar un lenguaje de odio.

P. HVR: Yo reto a que lo demuestren; por ejemplo, están acusando al cardenal Norberto Rivera de incitar al odio. ¿En que acto lo hizo?, ¿en qué Misa?, ¿en que declaración pública o privada?, ¿en que documento lo ha escrito? Son calumnias, mentiras dichas a propósito con el fin de dañar la imagen de los obispos, no sólo la del Cardenal. Su finalidad es, sobre todo, influir en la opinión pública, de forma especial en los jóvenes, para que se queden con la idea de una Iglesia intolerante y malvada que no permite que las personas se amen libremente.

DLF: Argumentan que la doctrina católica, sus conceptos que rechazan los matrimonio entre personas del mismo sexo, constituyen un lenguaje de odio.

P. HVR: Si asumimos esa lógica, toda opinión que emita una persona en contra de otra, es odio; toda oposición es odio; todo desacuerdo es odio. Para estas personas, si yo digo que los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados –siguiendo lo que dice el Catecismo de la Iglesia Católica–, estoy utilizando un lenguaje homofóbico; si yo predico que la unión de personas homosexuales, como si fuera una relación normal, es algo equivocado, y cito a san Pablo, eso también es odio, es homofobia, lo cual es ridículo. Entonces más bien lo que tienen estas personas es ‘cristianofobia’, un odio a Cristo, a su Iglesia, a la Biblia, y a todo aquel que se diga cristiano, sea católico o protestante. 

DLF: ¿Qué es lo que pretenden con estas campañas de odio a la Iglesia?

P. HVR: Lo que buscan es marginar a la Iglesia de la vida pública, quieren meterle un complejo de inferioridad, de culpa; quieren llevarla a que prácticamente se avergüence de Cristo, de su Evangelio, de sus enseñanzas, de la moral cristiana. En el fondo es un ataque a la verdad de Dios y del hombre; a la verdad de Dios porque se le quiere hacer ver que se equivocó, que la creación no es buena como Él la hizo, sino que la verdadera creación es una creación alternativa, donde se niega la verdad del hombre; el hombre ya no es más varón y mujer, según la propia sexualidad que ha recibido, sino lo que cada uno decida ser, la sexualidad ya no es natural sino una elección que puede estar en contradicción con la propia genitalidad, la libertad consiste ya no en transgredir las leyes, sino en hacer nuevas leyes, en querer ocupar el lugar de Dios, y curiosamente, en querer destruir la razón, porque toda esta ideología de género no se sostiene en la razón. Este sí que es un pensamiento débil, líquido, carente de raciocinio, de ética, y dominado por el sentimiento. “Si se aman, ¿qué tiene de malo?” Es el argumento máximo de quién se cierra a la razón. 

DLF: ¿Considera que la Iglesia debe callar para no deteriorar su imagen pública con estas campañas tan perversas?

P. HVR: La Iglesia no puede vender a su Señor por 30 monedas de plata y no puede callar; la Iglesia no vive de la imagen pública. A lo largo de su milenaria historia nunca lo ha hecho. La opinión pública, en nuestros días, generalmente se construye sobre el engaño, y la Iglesia se construye sobre la verdad, la verdad de Cristo y de su Evangelio; la Iglesia no está para contentar al mundo, el día que lo haga, empezará su fin. La Iglesia está para dar testimonio en el mundo y para combatir la mentalidad del mundo que lucha contra Dios y que busca la perdición de los hombres. Nos dicen las Sagradas Escrituras en la Carta de Santiago: “¿No saben que la amistad con el mundo es enemistad con Dios?” (St. 4,4) Nuestros detractores no deben tener miedo, pues la Iglesia no quita la vida a quienes no están de acuerdo con ella, más bien, la Iglesia da mártires que están dispuestos a morir por la verdad; la Iglesia, como Cristo, está para dar vida, no para quitarla. 

DLF: Y si algún cristiano cree que puede despreciar a personas con tendencias homosexuales, o peor aún, quitarle la vida,  ¿se justifica?

P.HVR: Quien actúa así, simplemente no es cristiano, porque la fe en Jesús nos pide dar la vida, pero nunca quitarla; nos dice que nadie se puede acercar al altar si tiene algo pendiente contra su prójimo; es más, pide nunca devolver mal por mal, sino que exige que recemos por quienes nos odian, calumnian o persiguen. Nadie puede justificar el odio, la discriminación o el asesinato en nombre de Dios. 

DLF: ¿Entonces la Iglesia no odia y discrimina a las personas con preferencias homosexuales?

P. HVR: La Iglesia no sólo no las odia, sino que las ama, quiere su salvación y su integración a la Iglesia que es madre; la Iglesia, por ejemplo, es la institución que más hace en el mundo por personas homosexuales enfermas de VIH-Sida. Ahí hay una prueba de que las ama. Hay que distinguir: se condena el pecado de homosexualidad como se condena el robo o el adulterio, pero la Iglesia por eso no odia ni al ladrón ni al adúltero, sino que a todo pecador le hace ver lo que es el pecado y sus consecuencias, y pide que se arrepienta y vuelva a Dios que siempre perdona, pero llamar mal al mal, pecado al pecado, o inmoral o lo inmoral, no sólo no es un lenguaje de odio, es un lenguaje de misericordia que advierte del peligro y la gravedad del pecado a fin de que la persona se arrepienta y se salve, y no se obstine y se pierda.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6821Domingo, 26 de junio de 2016, 14:00 horas
Dos consejos virtuales de san Pedro y san Pablo
Si san Pedro viviera hoy, de seguro seguiría usando las redes, pero no las de pescar, sino las del internet, y si san Pablo viviera hoy, sus viajes evangelizadores no serían a pie ni a caballo ni en barco, sino de modo virtual, hasta el último blog, tweet, página web, y chat, y tal vez en Misa se proclamarían Lecturas: ‘Del email de san Pablo a los cibernautas’, o ‘Del muro del Facebook de san Pedro’.

Ya sabemos que no es así, que ambos fueron contemporáneos de Jesús. Pero el hecho de que hayan vivido hace dos mil años no impide que puedan darnos ahora consejos relevantes, aplicables a nuestra actual comunicación digital.

Aprovechando que esta semana la Iglesia celebra la Solemnidad de san Pedro y san Pablo, encomendémonos a su intercesión, y apliquemos sus consejos sabios a nuestra misión evangelizadora en el ciberespacio.

Consejo de san Pedro:

“Velad. Vuestro enemigo, el Diablo, ronda como león rugiente, buscando a quien devorar. Resistidle firmes en la fe” (1Pe 5, 8-9)

Por ‘velar’ se entiende estar atentos, poner atención. ¿Por qué? Porque en las redes rondan, circulan, mensajes peligrosos, aparentemente muy positivos, aparentemente católicos, pero que en realidad distorsionan la fe, siembran semillitas de error, o de duda o de malestar con relación al modo de vivir la fe, a lo que dijo o hizo el Papa, a lo que enseña la Iglesia, etc. y quien los recibe suele reenviarlos sin revisar su música, imágenes y textos promueven verdaderamente valores cristianos, o sutilmente plantean algo que puede apartar a la gente de Dios. 

Hoy en día, san Pedro, nos advertiría: ‘pónganse listos, porque el Chamuco cibernavega, como hacker de la fe, buscando a quien desinformar’. No nos vayamos con la ‘finta’, y sólo porque un mensaje que leemos en pantalla viene de fuente supuestamente católica, lo demos por bueno; examinémoslo primero, y si detectamos que no es tan positivo o cristiano como aparenta, démosle ‘clic’, pero no a reenviar sino a eliminar.

Consejo de san Pablo:

“Evita las discusiones necias; tú sabes bien que engendran altercados. Y a un siervo del Señor no le conviene altercar, sino ser amable con todos, pronto a enseñar...y que corrija con mansedumbre a los adversarios, por si Dios les otorga la conversión que les haga conocer plenamente la verdad, y volver al buen sentido, librándose de los lazos del Diablo que los tiene cautivos, rendidos a su voluntad.

Proclama la Palabra, insiste a tiempo y a destiempo, reprende, advierte, exhorta, con toda paciencia y doctrina. Porque vendrá un tiempo en que los hombres no soportarán la doctrina sana, sino que, arrastrados por sus propias pasiones, se harán con un montón de maestros por el prurito de oír novedades; apartarán sus oídos de la verdad y se volverán a las mentiras. Tú en cambio, pórtate en todo con prudencia, soporta los sufrimientos, realiza la función de evangelizador, desempeña a la perfección tu ministerio.” (2Tim 2, 23-26; 44, 2-5). 

Amparada por el anonimato mucha gente se permite lanzar insultos, hacer críticas despiadadas y usar un lenguaje procaz en internet, olvidando que se dirige a seres humanos, más aún, a hermanos, a quienes ofende y hiere gravemente.

Hay que seguir el consejo de san Pablo: evangelizar siempre con caridad, mansedumbre y paciencia. No escribir nada que no te atreverías a decirle a esa persona en su cara, tomando en cuenta que el Señor nos dejó un solo mandamiento, el de amar, y no ‘aplican restricciones’ al cibernavegar.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6822Domingo, 26 de junio de 2016, 14:00 horas
“No voy a rendirme, Iñaki lo merece”
El Síndrome de Sanfilippo es una enfermedad infantil genética muy rara, con consecuencias devastadoras para todo el organismo, principalmente para el sistema nervioso central. Sobre este padecimiento, que es muy poco conocido, Desde la fe platicó con Janette Ojeda, una guerrera que divide su vida entre España, Estados Unidos y México, moviendo cielo, mar y tierra para encontrar cura a la enfermedad de Iñaki, su hijo de seis años de edad.

Janette Ojeda, quien trabaja desde su fundación Red Sanfilippo A.C., explicó que los niños que padecen este síndrome nacen aparentemente normales, pero entre los dos y tres años de edad comienzan con otitis e infecciones recurrentes en vías respiratorias, retraso en el lenguaje y aprendizaje; a partir de los cuatro o cinco años, pierden progresivamente la capacidad de hablar, caminar, comer y respirar. Agregó que, debido a la manera en que se presentan los síntomas, la edad promedio de diagnóstico son los seis años, y es común que se confunda con déficit de atención, autismo o un retraso generalizado del desarrollo; “la mayoría de los pacientes muere en la adolescencia. No hay sobrevivientes”.

Jeanette Ojeda señaló que Iñaki, quien cumplió seis años el 18 de junio, fue diagnosticado con esa enfermedad antes de los dos años; entonces no presentaba ningún síntoma evidente, como los tiene hoy, que son trastornos de conducta y de sueño; “ha perdido el 90 por ciento del lenguaje, que espero recupere con terapias y medicamentos; está en la segunda etapa de la enfermedad, e intento, en la medida de mis posibilidades económicas, que reciba la atención para evitar que ésta avance. En Semana Santa dejó de caminar y hoy lo ha vuelto a hacer; esto es parte de la lucha diaria”.

Afirmó que hace tiempo recibió una noticia en el sentido de que su hijo, quien llevaba entonces cinco meses hospitalizado y expuesto al dolor físico, no sobreviviría, lo que la desalentó profundamente; sin embargo, Janette recibió una llamada telefónica de quien menos lo esperaba: el Papa Francisco, tras lo cual Iñaki presentó una notable mejoría y ella recobró la fe, una fe que ahora es ciega. 

“Las palabras del Papa Francisco hacia mí fueron las de un padre que consuela a su hijo que sufre; me dijo que había leído una carta que le escribí, que agradecía mis oraciones, que sentía mi dolor pero también mi esperanza. Me pidió que rezara por él, que lo necesitaba; que él rezaría por un milagro, y que mucha gente estaba rezando porque esto sucediera. Yo creo en el poder de la oración. Tiempo después pude visitarlo en el Vaticano, y me dio un gran consuelo”. 

Janette Ojeda subrayó que Su Santidad leyó un par de cartas que ella le escribió, así que sabe por lo que está pasando; tiene conocimiento de las largas estancias de Iñaki en el hospital y de las veces que ha estado en riesgo de muerte. “Soy humana y vivo mis debilidades con humildad; de la misma manera vivo mi fe. Crecí en un hogar amoroso y cristiano, veo a María como una Madre amorosa. Mi fe es fuerte, con momentos de debilidad, como los de cualquier persona que enfrenta día a día el reto del dolor de un hijo que está muriendo. A veces soy fuerte, a veces no tanto, pero siempre luchando. Tengo muy claro que no voy a rendirme, mi hijo se lo merece”.

Añadió que del Síndrome de Sanfilippo se conoce poco, y que los médicos que lo tratan aún están en fase de investigación. Ella quiere que la gente conozca más sobre la enfermedad y considera que ese es su reto y responsabilidad. “Al mismo tiempo que sufres por tu hijo, vives por hacerlo feliz, cuidas su salud lo mejor que puedes, estudias y te preparas para trabajar al lado de investigadores y hablar con las farmacéuticas, quienes te ofrecen una luz de esperanza para salvar su vida; la gente no sabe nada de esto, y del desconocimiento no nace la empatía”.

Finalmente, Janette Ojeda dijo que su hijo tiene una condición que le ha marcado un camino de sufrimiento y muerte prematura. “Si yo lucho por su vida, es porque él me pide luchar, cada día, cada mañana. Lo que hace a Iñaki especial es su capacidad para tocar vidas. Mis esperanzas, aunque existen días muy difíciles, son que mi hijo será tratado con la terapia génica y sobrevivirá. Tengo miedo, pero mucha más esperanza; espero justo el milagro más grande que podría pedir una madre: la vida de su hijo, y que no sufra”. 

Si desea conocer el trabajo que lleva a cabo en Red Sanfilippo A.C., puede visitar el portal de internet www.redsanfilippo.org.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6823Domingo, 26 de junio de 2016, 14:00 horas
Padres "cavernícolas" que nos quitan los miedos
Tendría yo unos ocho o diez años cuando mis padres, por primera vez, me llevaron al mar. “No te apartes mucho de la orilla, hijo”, me rogaba mi madre, visiblemente angustiada. “Déjalo, yo estaré siempre cerca de él”, respondía mi padre, que no tenía, ni tuvo nunca, miedo al agua. Aquella vez regresé a casa muy rojo de la espalda a causa del sol y la sal, pero también con unas ganas enormes de volver a la playa. ¿Cuándo sería esto? Sólo Dios podía saberlo.

¿Qué tiene el mar que nos asombra? Yo podría estarme contemplándolo un día entero sin pestañear, en silencio absoluto. Me gusta el rumor de sus olas, su misterio, y comprendo perfectamente el estupor que sintió un amigo mío cuando, ya adulto, fue por primera vez al puerto de Tampico. Allí le dijo quien lo había llevado allá: “Mira, Lino, eso es el mar”. El pobre –hijo de la árida altiplanicie potosina– se quedó mirando a través de la ventanilla del auto en el que iba, tragó saliva durante un rato y dijo por fin: “¡Cuánta agua, cuánta agua!”. 

A los once años me llevaron a un río. Entonces me dijo mi padre: “Te enseñaré a nadar”. Acto seguido, me metió en lo hondo y me mostró cómo había que hacer para aprender el arte de flotar; pero al punto sucedió algo inesperado, y fue que al mirar que empezaba a tragar agua, mi madre gritó suplicando que tuvieran piedad de mí y me dejaran en paz. En efecto, me dejaron en paz, pero con el triste resultado de que nunca aprendí a nadar. Hasta el día de hoy no sé cómo se hace. Y me digo a mí mismo: “¿Por qué prestó atención mi padre a aquellos gritos de terror? ¡Ah, debió haberlos ignorado!”. 

A veces me da por pensar que si Dios quiso que tuviéramos un padre, fue para que hubiera alguien en este mundo que nos obligara, con la fuerza de su autoridad, a vencer nuestros miedos y enfrentarnos al mundo verdadero. El amor de la madre es tierno, incondicional, cálido, y si no saliéramos nunca del nido, mejor para ella. ¡En cambio el amor del padre!... Aquél es centrípeto; éste, centrífugo; aquél nos quiere cerca para acariciarnos; éste, lejos para que cumplamos con nuestros deberes; aquél mima, pero éste exige. Y los dos son necesarios. Casi me atrevería a decir que si no fuera por nuestro padre, que es por lo regular quien nos invita a medir nuestras fuerzas interiores con los obstáculos del exterior, jamás aprenderíamos a hacer nada de aquello que se aprende sólo al precio de arriesgar la vida. ¿Aprenderíamos, por ejemplo, a conducir? Lo dudo: ¡es tan peligroso manejar un coche! Podríamos atropellar a alguien, chocar, volcarnos, o qué sé yo, y a nuestra madre todo eso le causa mucho miedo. Pero el padre quiere que aprendamos a hacerlo, y entre más pronto mejor. “Aunque tiembles –nos dice–, tienes que hacerlo”. Yo, por mi parte, aprendí así: íbamos mi padre y yo por una carretera solitaria en plena noche cuando de pronto frenó el auto hasta detenerlo, se bajó de él y me ordenó: “Anda, ahora manéjalo tú”. Yo protestaba, decía que no, imploraba misericordia, pero un padre, un padre verdadero, no se deja ablandar nunca con esta clase de ruegos. Mientras conducía, yo iba tragando saliva, esa es la verdad, pero no creo que hubiese aprendido de otra manera. ¡A veces nuestro padre no tiene otro remedio que ser un poco cavernícola en sus métodos para que los hijos nos atrevamos a hacer lo que tanto miedo nos da!

Cuenta George Steiner en La barbarie de la ignorancia –un libro de preguntas y respuestas: un libro-entrevista, en fin– que, cuando vino al mundo, lo hizo sin poder mover el brazo y la mano derechos… Pero escuchemos aunque sólo sea un fragmento de lo que el famoso humanista inglés confesó a Antoine Spire en aquella larga conversación:  
Antoine Spire: “Dice usted que nació minusválido de la mano y del brazo derechos, y que cierta dosis de voluntarismo de su padre… Porque hay un voluntarismo cultural y se necesita un asombroso voluntarismo para forzarlo a escribir con la mano derecha minusválida. Creo que le ataban la mano izquierda a la espalda, para obligarlo a escribir con la derecha. ¡Sería incomprensible hoy día!” 

George Steiner: “Pues verá: ¡lo siento por hoy día! Una vez aprendido el hecho de que un pequeño hándicap es, al contrario, un gran privilegio, es decir, una escuela de esperanza, una escuela de la voluntad donde se califica cada progreso, el hecho de que para atarse los lazos de los zapatos uno necesite un año de ejercicio (cuando ya existían los cierres de cremallera)… es de eso precisamente de lo que estamos hablando: o sea, en lugar de decirle al niño: ‘Pobrecito, te facilitaremos las cosas’, se le dice: ‘¡Qué suerte tienes, te las haremos más difíciles!’… Hoy, cuando todas las terapias son terapias de facilidad, creo que es mucho más difícil crecer con alegría… En mi padre no había nada de sádico ni de siniestro, al contrario: cuando llega el éxito es una risotada de alegría”.

¡Dios mío, qué métodos tan jurásicos y pleistocénicos! Y, sin embargo, a veces funcionan bastante bien. Si su padre se hubiera apiadado de él, George Steiner jamás habría puesto a utilizar su mano paralizada, y tal vez hasta se hubiera pasado la vida lamentándose de su triste suerte. Pero, para su fortuna, tuvo un padre, un padre que le ataba la mano izquierda para obligarlo a ejercitar la otra, aquella con la que ha escrito esa cantidad enorme de libros imprescindibles que conocemos. ¿Un método demasiado cavernícola? Júzguelo el lector.

Por mi parte, no puedo sino dar a Dios las más sinceras gracias por habernos dado un padre que nos incite a hacer aquello a lo que nunca nos hubiéramos atrevido por miedo, por pereza o por lo que sea. Dios es sabio y quiso que tuviéramos un padre. Por algo será. 

Pero el padre, para cumplir su función, tiene que ser realmente un padre, y no una madre. Porque si el padre se volviera maternal, ¿qué sería de nosotros? ¡Dios mío, no quiero ni pensarlo!
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6813Domingo, 19 de junio de 2016, 14:00 horas
Negativa paternal

-‘¡Pues ya no te quiero!’

-‘¡Pues yo sí te quiero!’

Estas dos frases se repitieron alternadamente muchas veces. La primera la decía una nena como de cinco años, la segunda, su papá, que había ido a recogerla a la escuela. Afuera de ésta, vendían ‘raspados’. A la niña la sedujeron los colores brillantes de los saborizantes, al papá le preocupó la dudosa procedencia del hielo. La niña quiso raspado, y cuando su papá dijo no, ¡empezó el berrinche!

Era de llamar la atención la manera firme y cariñosa con la que el papá respondía una y otra vez a la exasperación de su hija. Nunca cayó en la tentación de decirle: ‘¡pues yo tampoco te quiero!’, ni de amenazarla o chantajearla. Se mantuvo firme en su negativa, pero firme también en reiterarle su amor.

Recordé ese incidente ahora que se celebra el ‘día del padre’, y reflexionaba en que cuando se enlistan las cualidades que debe tener un buen papá, no suele mencionarse una que es muy importante: saber decir no, que implica, en primer lugar, atreverse a decirlo, y, en segundo, saber cómo.

A muchos papás les da miedo que si les niegan algo a sus niños, éstos hagan desde pucheritos hasta pataletas; temen que se enojen con ellos, les aterra ‘caerles mal’ y que los dejen de querer, así que les dan cuanto piden, les conceden todos sus gustos y caprichos y convierten a sus niños en consentidos insoportables, y, lo más grave aún, los privan de aprender algo importantísimo: cómo lidiar con la frustración.

A nadie le gusta que le digan que no, pero en la vida sucede continuamente, es inevitable. No todo lo que uno quiere o espera resulta como uno quiere o espera. 

Y cuando eso sucede, hay dos posibilidades: hacer berrinche y quedarse atorado en la frustración, o aceptarlo y seguir adelante.

Se hizo un estudio muy interesante para saber qué factores determinan que una persona pueda superar o no dificultades y obstáculos que se le presentan, y entre los factores decisivos, se detectó que quienes de chiquitos recibieron una sana dosis de ‘no’, pueden asumir y superar mejor la frustración.

Ahora bien, no basta decir no, hay que saber decirlo. El ‘no’ que se grita con enojo, acompañado de violencia, física o verbal, lastima al niño. 

Una negativa firme, pero dicha con cariño, le da una lección invaluable: que cuando su papá le niega algo, no lo hace para molestarlo o porque no lo quiera, sino por una buena razón.

En el mencionado estudio, se descubrió también algo muy significativo: que los ‘no’ que recibe un niño, afectan de grande su vida espiritual. 

Muchas personas se alejan de Dios porque le han pedido la salud de un ser querido, y éste no sanó o falleció; o le han solicitado cierto favor que no les ha cumplido, y sintieron que no las escuchó, o no le importó, o quiso fastidiarlas o no existe. Reacciones todas resultado de la frustración y de una distorsión de la imagen de Dios. 

En cambio, quienes de niños captaron que cuando sus papás les decían ‘no’, era por su bien, pueden luego aplicar esa experiencia a su relación con su Padre celestial, y cuando Dios les dice ‘no’ a lo que le piden, están mejor dispuestos no sólo a comprenderlo y aceptarlo, sino incluso a agradecerlo.

Y hablando de agradecer: en este día, no nos olvidemos de dar gracias a Dios Padre, de quien procede toda paternidad; darle un gran abrazo a los papás vivos; orar por los difuntos; felicitar al padre de tu parroquia, encomendarlo a él y a todos los padres y obispos al Señor, y pedir en especial por el Papa Francisco, nuestro padre y pastor.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6814Domingo, 19 de junio de 2016, 14:00 horas
¿Crees en los horóscopos o en Dios?
Un gran número de personas en todo el mundo leen o escuchan su horóscopo, algunos lo hacen por curiosidad, otros por diversión, para reírse un rato; pero otros lo hacen con toda seriedad, tal vez movidos por la inseguridad, la desesperación o la ignorancia, pero en el fondo creyendo supersticiosamente lo que ahí se dice. Tal vez tú también lo hayas consultado, pero ¿qué buscas al hacerlo?, ¿de verdad crees lo que ahí te pronostican?, o dices como muchos: “no creo, pero por si las dudas”.

Veamos qué significa la palabra horóscopo, ¿de dónde proviene?, ¿qué alcances podría tener?, ¿qué dice la ciencia sobre ellos?, y sobre todo ¿qué nos dice la fe?  

Empecemos viendo su raíz etimológica. La palabra horóscopo proviene del griego: “ὥρα”, “hora” y “σκοπέω” o “skopeo” que significa “examinar” u “observar”; pero, aunque por su origen sería simplemente examinar la hora, se podría definir como: la supuesta adivinación de tu futuro y la descripción de los rasgos de tu personalidad, tomando en consideración la posición de los astros en la hora y el día en que naciste. Por esta fecha se te asigna un signo del Zodiaco, el cual de acuerdo a su posición en el firmamento, determinaría como eres y lo que te sucedería cada día de tu vida.

Tenemos noticias de que ya los antiguos caldeos usaban los horóscopos, también los chinos, los egipcios, los griegos y los romanos los usaron, pero su fuente de inspiración ha ido cambiando a lo largo de la historia, y van desde la asignación de un dios pagano a la persona que nace en tal o cual fecha, hasta la determinación de la personalidad y de su futuro por la posición de su signo zodiacal en el día que nació.

Es muy importante no confundir la astronomía (ciencia que estudia los astros, sus posiciones, movimientos y todo cuanto existe relacionado a los mismos) con la astrología que es una especulación, sin base científica, que predice o adivina el futuro de los seres humanos, basándose en la posición de los astros. Cierto es que éstos de alguna manera lejana e indirecta influyen en los seres humanos. Veamos. Nosotros formamos parte de un universo cuyos cuerpos se influyen mutuamente y que, los más cercanos afectan directa y físicamente a nuestro planeta, como por ejemplo: en los vientos,  las mareas, las estaciones, etc., y que a su vez esto influye en las realidades corporales del hombre (las alergias, las cefaleas, etc.) terminando por afectar algunos de los sentidos internos (como la imaginación y la memoria o hasta los instintos –afirma Santo Tomás de Aquino–) lo cual tiene consecuencia en los estados anímicos, la concentración, el desenvolvimiento en el propio trabajo, etc. Sin embargo, más allá de una influencia física directa, los astros no puedan predecir o determinar los actos libres del hombre.

Si se acepta lo que dicen los astrólogos en sus horóscopos se caería en la negación de la libertad humana y la Providencia divina; se afirmaría el fatalismo y el determinismo absoluto, y se desembocaría en la superstición y la idolatría. 

¿Qué dice la ciencia sobre los horóscopos? Sencillamente, que son una farsa. Que el zodiaco es una franja imaginaria en el firmamento donde aparecen 12 o 13 constelaciones (que los astrólogos no se ponen de acuerdo). Que las únicas fuerzas que ejercen estos astros sobre la tierra son: la de gravedad y la electromagnética (pero que en este sentido la computadora que tenemos delante, ejerce más estas fuerzas sobre nosotros que aquellos astros). Que si se dividieran los 12 signos zodiacales entre la población mundial, 7 mil millones de habitantes, daría como resultado que a más de 500 millones de personas les pasaría lo mismo, todos ellos estarían caminando por los mismos triunfos o derrotas de la vida.

Y nuestra fe ¿qué dice? El Catecismo de la Iglesia Católica (CEC) en el número 2116 nos enseña que: “Todas las formas de adivinación deben rechazarse: el recurso a Satán o a los demonios, la evocación de los muertos, y otras prácticas que equivocadamente se suponen ‘desvelan’ el porvenir (cf. Dt 18, 10; Jr 29). La consulta de horóscopos, la astrología, la quiromancia, la interpretación de presagios y de suertes, los fenómenos de visión, el recurso a ‘mediums’ encierran una voluntad de poder sobre el tiempo, la historia y, finalmente, los hombres, a la vez que un deseo de granjearse la protección de poderes ocultos. Están en contradicción con el honor y el respeto, mezclados de temor amoroso, que debemos solamente a Dios”.

Conclusión

Querer conocer el futuro es una gran tentación, sobre todo si se plantea como una herramienta para tomar siempre las decisiones correctas. Consultar el horóscopo para este propósito, implica un deseo desordenado de querer dominar el tiempo, lo cual no nos compete y caeríamos en pecado grave, además de que quien se aficiona a esta práctica abrirá la puerta a los demonios, a los poderes ocultos de los que habla el Catecismo.  

Hemos de rechazar tajantemente este tipo de adivinación y poner nuestro futuro en las manos de Dios, Él es Padre amoroso y Providente sabe lo que necesitamos y está al pendiente de nosotros. Confiemos en Él y no en las criaturas, porque esta es nuestra auténtica previsión del futuro y nuestra fuerza para emprenderlo: “Yo, Señor confío en ti; yo te he dicho: ¡Tú eres mi Dios! Mi vida está en tus manos” (Sal 31,14).
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6804Domingo, 12 de junio de 2016, 14:00 horas
¡¡Está Vivo y Presente!!
Mientras muchos se arrodillan, una señora se sienta, cruza la pierna y mira sus uñas; un adolescente checa su celular; un señor, que podría arrodillarse, se queda parado; unos niños ríen, platican, mascan chicle, columpian las piernas, sin que sus papás digan nada.

Están en Misa, durante la Consagración, y aunque incluso suena una campanita, como para llamar la atención y dar solemnidad al momento, es evidente que estas personas no saben o no creen, o, peor aún, no quieren creer lo que está ocurriendo en esos instantes allá al frente, en el altar: que Cristo ¡se hace presente!

Si lo vieran descender del cielo entre relámpagos y truenos, quedarían boquiabiertos y tal vez caerían rostro en tierra para adorarlo, pero como llega tan discretamente, oculto en la Eucaristía, lo ignoran completamente.

Según una encuesta realizada hace unos años, seis de cada diez católicos cree que Cristo está realmente presente en la Eucaristía.

¿Y los otros cuatro?, ¿por qué no lo creen? Cabe pensar que por desconocimiento. 

Desconocen el capítulo 6 del Evangelio según san Juan, en el que Jesús habla claramente de que hay que comer Su Carne y beber Su Sangre, y cuando los que lo escuchan lo toman al pie de la letra y se alejan horrorizados, no los llama para decirles que lo han malinterpretado, sino deja que se vayan, y enfatiza aun más que Su Carne es verdadera comida y Su Sangre verdadera bebida. 

Desconocen que en los Evangelios de san Mateo, san Marcos y san Lucas, se narra que en la Última Cena, Jesús tomó pan y dijo: “éste es Mi Cuerpo”, “ésta es Mi Sangre” (Mt 26, 26-28; Mc 14, 22-24; Lc 22, 19-20). No dijo: ‘es un símbolo’, ni ‘parece’, sino ES.  Y con “Cuerpo” se refería a toda Su Persona, es decir que en la Hostia Consagrada está Él realmente presente, en Cuerpo y Sangre, Alma y Divinidad.

Desconocen que creer en la Presencia Real de Jesús en la Eucaristía, no es opcional, sino dogma de fe, verdad infalible a la que hay que adherirse (ver C.I.C.  1413).

Incluso desconocen que a lo largo de los siglos, en diversos países, ha habido Hostias Consagradas que han sangrado, y cuando se han tomado muestras para enviarlas a analizar, a laboratorios de expertos, casi siempre no creyentes, se ha descubierto que dichas muestras corresponden a tejido del corazón; que ese corazón pertenece a alguien que sufrió mucho, que padeció asfixia, como la padeció Jesús en la cruz, que al momento de tomar la muestra, ese corazón está todavía vivo; porque mantiene intactos sus glóbulos blancos; que su ADN muestra que sólo tiene los cromosomas del lado materno, y que su sangre es tipo AB, el mismo que está en la Sábana Santa y en el Sudario de Oviedo.

Y, sobre todo, desconocen, porque tristemente nunca se han dado la oportunidad de experimentarlo, que pasar tiempo ante Jesús Eucaristía, adorándolo, contemplándolo, sabiéndose acogidos, escuchados, amados por Él, deja el alma sosegada, porque no hay mayor paz que a Su lado, no hay mejor lugar que junto a Él.

Por todo ello, qué bendición y qué alegría que se haya tenido la feliz iniciativa de celebrar en la Ciudad de México  el II Congreso Eucarístico Arquidiocesano, en el que las ponencias, las Misas, los ratos de adoración ante el Santísimo, han ayudado a cientos de personas ahí presentes, a incontables que lo siguieron en vivo por internet, y a muchas otras que acudieron a eventos eucarísticos que se desarrollaron en estos días en diversas parroquias y capillas, a descubrir y/o revalorar que en la Eucaristía, está el Señor, ¡Vivo y Presente!, y sepan agradecérselo, y acercarse con devoción y alegría a recibir Su amor.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6805Domingo, 12 de junio de 2016, 14:00 horas
¿Por qué la Iglesia se opone a la iniciativa del Presidente Enrique Peña Nieto que promueve las uniones homosexuales?
Un barco transatlántico que navega en medio de una noche oscura, de pronto avista a lo lejos una luz que parece avanzar directo hacia él. El capitán envía de inmediato un mensaje: ‘Están en ruta de colisión con nuestra nave, cambien de rumbo’. Le contestan: ‘No. Más bien ustedes deben cambiar su rumbo’. El capitán vuelve a insistir, los otros también. Luego de intercambiar varios mensajes en los que nadie cede, el capitán, exasperado, escribe ‘Estoy transmitiendo desde el buque de su majestad, ¡les ordeno que cambien de rumbo!’. Le contestan: ‘¡Cambie usted de rumbo! Nosotros estamos transmitiendo desde el faro del puerto...’

Da risa esta anécdota, pero plantea algo muy cierto: lo que está sólidamente asentado no puede moverse, hacerse para otro lado, cambiar.

La Iglesia es como ese faro del puerto.

Está firmemente cimentada sobre la piedra angular que es Cristo. 

En estos tiempos en los que surgen tantas voces, tantas modas, tantas propuestas que se contradicen unas a otras, la Iglesia es ese faro del puerto que se mantiene firme, lanzando un haz de luz que ilumina a quienes están navegando a oscuras por un mar de confusión, azotados por toda clase de olas y tempestades; los libra de naufragar, y los ayuda a llegar a tierra firme.

Hay quien se queja de que la Iglesia no se pone al día, no ‘moderniza’ su pensamiento, no es ‘democrática’, no se deja regir por las encuestas como otras iglesias. Es que la Iglesia Católica no se manda sola. Es depositaria del tesoro de la fe que le encomendó el que la fundó: Cristo, y debe mantenerse fiel a Él, a nadie más. No está para darle gusto a las masas, no es política ni agente de relaciones públicas, no busca caer o quedar bien, es Madre y es Maestra, lo que le interesa es acoger y encaminar amorosamente a todos sus hijos a la salvación, y si para eso hace falta exhortarlos, los exhorta, y si hace falta decirles para su bien algo que no les guste oír, se los dice.

La Iglesia no teme hablar con la verdad, aunque ya sabe que, como dice el dicho, ‘las verdades no pecan, pero incomodan’, y en ciertos casos no sólo incomodan, sino enfurecen. Ni modo. Recibió la misión de ser profeta de Aquél que dijo: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida” (Jn 14,6), aunque lo que diga no sea lo ‘políticamente correcto’ y sea tomado a mal por mucha gente.

Es el caso de su rotunda oposición al llamado ‘matrimonio gay’.

¿Por qué no lo aprueba, si hay tantos que exigen que lo haga?

No es, como algunos medios de comunicación han planteado, ni por un conservadurismo que la hace aferrarse neciamente a tradiciones arcaicas, ni porque odie a los homosexuales.

Lo que la Iglesia propone tiene siempre dos razones: ser fiel a lo que dice la Palabra de Dios, y buscar lo que pueda ayudar al ser humano a ser verdaderamente libre, pleno, feliz, encaminándolo a su salvación.

Con base en estos dos criterios, la Iglesia ve con preocupación cómo desde hace años se ha puesto en marcha un programa cuidadosamente diseñado para cambiar la mentalidad de la gente en relación con la homosexualidad.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6806Domingo, 12 de junio de 2016, 14:00 horas
II Congreso Eucarístico Arquidiocesano
El amor de las cristianas

En el mundo y en la Iglesia la mujer tiene un papel muy importante. En los hogares católicos ella es no sólo la trasmisora de la vida, sino la trasmisora de la fe. De ella, primordialmente, aprendemos a amar a Dios y a vivir como Dios manda.

Lo mismo sucede a nivel de Iglesia estructura. Aunque la mujer no forma parte de la directiva de la Iglesia, es la guardiana de la fe y la impulsora del amor cristiano.

A la mujer y a su amor a Dios debemos muchas de las iniciativas que han renovado nuestra vida cristiana a lo largo de los siglos, y los católicos reconocemos, recordamos y agradecemos su labor histórica. Grandes mujeres han sido santa Catalina de Siena, santa Juana de Arco, santa Teresa de Ávila y, ya en nuestros días, la inspiradora Teresa de Calcuta.

A la mujer en la Iglesia le debemos, de manera muy especial, el amor a Cristo y el culto a su divino amor.

La fiesta de Corpus Christi tuvo su origen en la insistencia de santa Juliana de Mont Cornillón que logró que el Papa Urbano IV, en el año de 1264, instituyera esta fiesta para toda la Iglesia.

La devoción al Sagrado Corazón de Jesús se debe a otra monjita, santa Margarita María de Alacoque, que logró que el Papa Pío IX, en 1856, extendiera la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús a toda la Iglesia.

San Juan Pablo II Instituyó la fiesta de la Divina Misericordia motivado por una monjita paisana suya, santa Faustina.

El amor de una laica francesa, Marie Baptistine Tamisier, logró que en el año de 1881 se realizara el primer Congreso Eucarístico Internacional en la Ciudad de Lille en Francia, y que de allí en adelante se siguieran convocando en diferentes ciudades del mundo bajo la autoridad del Papa y, a veces, con asistencia del mismo Papa. Este año se celebró en Filipinas, en la Ciudad de Cebú el LI (51) Congreso.
 
¿Qué es un Congreso Eucarístico?

Muy pronto la idea del Congreso Eucarístico se extendió por toda la Iglesia y ya no sólo se celebraron Congresos Internacionales, sino nacionales, diocesanos y hasta parroquiales. Nosotros estamos preparando nuestro II Congreso Arquidiocesano para la semana que entra.

Este Congreso Eucarístico es una fiesta en torno al Sacramento de la Eucaristía a la que están invitados todos los miembros de la comunidad arquidiocesana y de otras iglesias del mundo para adorar a Jesús presente en la Eucaristía, para celebrar en comunión el santo sacrificio de la Misa, para profundizar en la doctrina de la Eucaristía, para agradecer el don de la Eucaristía y para alegrarnos porque Jesús sigue presente entre nosotros y porque podemos tener un encuentro con Él, vivo en la Eucaristía.
 
La Eucaristía nos une

Nuestro Congreso Arquidiocesano tiene como objetivo: Propiciar que los fieles de la Arquidiócesis de México conozcan, celebren y vivan cada vez mejor el Misterio Eucarístico para amar, adorar, hacer vida y compartir este Misterio, con toda la riqueza pastoral que emana de Él.

La Ciudad de México, a pesar de la crisis actual de desacralización que se da a nivel universal, es todavía respetuosa de los valores religiosos en sus diferentes manifestaciones. Los católicos, en particular, manifestamos un especial amor a Cristo presente en la Eucaristía, y éste se manifiesta en el apego tradicional a la Primera Comunión de los niños, preparada siempre con mucho cuidado y devoción. También se manifiesta ese amor en la constante demanda de la celebración de la Misa en los momentos más importantes de nuestra vida. Todo lo celebramos con Misa, desde el nacimiento hasta la muerte.

Por eso este Congreso es tan importante para nosotros, porque responde a nuestra vida misma y a lo que amamos. También amamos las fiestas, y el Congreso nos da la oportunidad de unirnos a los católicos de toda la Ciudad en una fiesta Eucarística que nos va a unir en torno al que es el Centro de nuestra vida de fe.
 
Motivación para la Evangelización

El Congreso se realizará en un momento en el que tanto los ministros ordenados como los laicos estamos empeñados en una Misión Permanente que nos lleva a evangelizar de una forma renovada y ciertamente urgente.
El testimonio del Congreso deberá servir para ayudar a la transformación de nuestro entorno en una comunidad más digna, en la que crezca el aprecio de la justicia, de la paz y de la misericordia con los que siempre están con nosotros, los pobres en todos los sentidos.

Nuestro Congreso es un acontecimiento histórico que no podemos perdernos, punto de referencia en el futuro y experiencia gozosa en nuestro presente.

Si amamos a Cristo y creemos en la Eucaristía, seremos protagonistas de este II Congreso Eucarístico Arquidiocesano.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6795Domingo, 05 de junio de 2016, 14:00 horas
Cielo y Tierra ¿Qué sabes de la Eucaristía?
En esta semana en que se está llevando a cabo el II Congreso Eucarístico Arquidiocesano 2016, diviértete poniendo a prueba tus conocimientos sobre la Eucaristía:

1. ¿Qué significa Eucaristía?

a)carestía   b)Misa   c)acción de gracias

2. ¿Quién instituyó la Eucaristía?

a)Jesús   b)San Pedro   c)Constantino

3.  ¿Desde cuándo se celebra la Eucaristía?

a)desde el siglo III    b)desde la Edad Media    c)desde el siglo I

4. La Hostia y el Cáliz consagrados son:

a)recuerdo de la Última Cena   b)presencia real de Cristo   c)símbolo de Cristo

5. ¿De qué está elaborada la hostia?

a)trigo, leche y miel  b)trigo sin gluten  c)trigo sin levadura 

6. ¿Qué hace válida la Eucaristía? 

a) la materia b) la fórmula consacratoria   c)quien la consagra  d) quien la recibe 

7. Para comulgar es necesario:

a)estar bautizado  b) estar en gracia   c)ayuno eucarístico

8. ¿Se debe comulgar en la boca o en la mano?

a)como te la de quien distribuye la Comunión;   b) como prefieras.

9. Si sólo se comulga la Hostia,  ¿se recibe incompleta la Eucaristía?

a)sí    b)no  c)a veces sí, a veces no

10. ¿Conoces algún milagro eucarístico?
a)sí   b)no

RESPUESTAS:

1c. Se llaman Eucaristía, tanto la celebración (la Misa), como la Sagrada Comunión (la Hostia Consagrada); 2a. Jesús la instituyó en la Última Cena (ver Mt 26, 26-28); 3c. Desde los inicios del cristianismo. Los apóstoles ya la celebraban (ver Hch 2,42). 4b. Cristo está realmente presente, en Cuerpo y Sangre, Alma y Divinidad; 5c.Cuando Cristo instituyó la Eucaristía, empleó pan ázimo, es decir sin levadura; 6a,b,c. La materia: que sea pan ázimo y vino de uva; la fórmula: que se digan correctamente las palabras de la Consagración, y que quien consagre, sea un ministro válidamente ordenado y autorizado. La validez de la Eucaristía no depende de quien la recibe; 7a,b,c, es decir, ser católico, no tener pecado grave y no haber comido ni bebido nada ni mascado chicle, una hora antes de comulgar. En ciertos casos, a los enfermos y ancianos no les obliga el ayuno eucarístico; 8b. Quien comulga elige si lo hace en la boca o en la mano. Personalmente, considero prefiero recibirla en la boca, para evitar que partículas de la Eucaristía queden en las manos o caigan al suelo; 9b. Ya lo dijo santo Tomás de Aquino: “en el mínimo fragmento, entero late el Señor”. .10a.A lo largo de los siglos y en diversos lugares ha sucedido que Hostias Consagradas sangran, y al estudiarlas se descubre que la Hostia es tejido cardíaco, y la Sangre es tipo AB, el mismo que está en la Sábana Santa. Si deseas conocer más acerca de milagros eucarísticos, mira estos videos:  bit.ly/1O4kyUA    y  bit.ly/1UtwNZY

EVALUACIÓN:

10 a 9 aciertos: ¡Felicidades! Se ve que conoces tu fe y seguramente amas la Eucaristía.
8 a 6 aciertos: Muy bien, pero no te conformes con lo que sabes, profundiza.
5 a 3 aciertos: Se nota que ya casi se te olvidó lo que aprendiste sobre la Eucaristía. ¡Repásalo!
2 a 0 aciertos: Conviene leas en el Catecismo de la Iglesia Católica, lo referente a la Eucaristía (ver C.E.C. # 1322-1419).
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6796Domingo, 05 de junio de 2016, 14:00 horas
María Victoria, toda una época de cantos, fe y devoción
María Victoria, la cantante y actriz de la Época de Oro del cine mexicano, quien por más de cinco décadas le ha llevado “Las Mañanitas” a la Virgen de Guadalupe cada 12 de diciembre, se dice afortunada por haber recibido la Comunión en tres ocasiones, de manos de dos Papas; las primeras dos de san Juan Pablo II, y la tercera del Papa Francisco. Desde la fe ha querido recoger su testimonio de amor a la Guadalupana y conocer su experiencia de cercanía con ambos Vicarios de Cristo.

La señora María Victoria cuenta que desde niña su mamá siempre le inculcó el cariño a la Virgen, y que cuando viajaban del Bajío a la Ciudad de México, “lo primero que hacían era ir a La Villa para ver a la Santísima Virgen de Guadalupe”. 

La artista, oriunda de Guadalajara, dijo que a temprana edad se fue a vivir a Monterrey, y de aquella entidad se trasladó a la Ciudad de México; aquí le pidió a la Virgen de Guadalupe que le ayudara a salir adelante, y a cambio le ofreció dedicarle un poco de los beneficios que obtuviera. 

“¡Y siempre me ayudó! Yo no quise ser artista, fue la necesidad. Nunca pensé que me fuera a dar tanto; sólo pedía que no me faltara el trabajo, pero he sido tan bendecida por Dios que me ha permitido recibir a Cristo de la mano de dos de sus mensajeros”. 

Comentó que ha acudido a llevarle Las Mañanitas a las de la Virgen desde que trabajaba en el teatro “Margo”, a finales de la década de los cuarenta; se reunía ahí con varios compañeros artistas, entre los que se encontraban Pedro Infante, los Tariácuri, Miguel Aceves Mejía, y caminaban con rumbo a la Antigua Basílica. 

“Siempre íbamos diferentes compañeros; entrábamos como cualquier persona, al aventón. Mientras Paco Malgesto transmitía para la radio desde un templete, nosotros estábamos entre la ola de gente, nadie nos hacía caso. Ahora es más fácil para mí, ya que voy como invitada y ese día puedo estar frente al altar y ver directamente a la Santísima Virgen”.

Dijo haber tenido la fortuna de estar cerca del Papa Juan Pablo II en dos de las ocasiones que visitó nuestro país, y que en 1979, gracias a su personaje de televisión en La criada bien criada, le abrieron la puerta de la Nunciatura Apostólica y lo pudo ver de cerca. “Yo sólo quería verlo pasar por la esquina; me aproximé lo más que pude a la Nunciatura, y en ese momento las personas me reconocieron y comenzaron a pedirme autógrafos; se armó un alboroto y esto provocó que el cuerpo de seguridad me moviera a un lugar más seguro para no ser molestada; salió entonces un padre, me reconoció, y me pasó”.

Externó que las personas que atendían al Santo Padre la reconocieron como “la criada bien criada”, y no dudaron en darle un recorrido por cada uno de los rincones de la casa. “No sabía por dónde llegaría el Papa, sólo me guié por el grito de la muchedumbre y corrí a la puerta; una de las monjitas que lo atendía me presentó con él. El Santo Padre me dio la bendición y me regaló una medalla de la Virgen con un Rosario; cuando él estaba junto a mí, sentía que realmente Cristo estaba a mi lado. En su última visita, cuando beatificó a san Juan Diego, tuve nuevamente el privilegio de participar con él en la Eucaristía”.

María Victoria se alegra igualmente de que en la reciente visita que el Papa Francisco hizo a México¸ ella haya tenido la oportunidad de estar presente en la Basílica de Guadalupe, invitada por los organizadores. Asegura que para ella no hay nada más grande que estar en la casita del Tepeyac. 

“Cuando voy a ver a la Virgen, es porque tengo ganas de hacerlo y estoy siempre segura de que algo bueno me pasará. Así, cuando le canto, me olvido de todo lo que sucede a mi alrededor. ¡Yo siempre fiel, como dijo el Papa! Así le he sido y así le seré siempre a mi Virgencita de Guadalupe”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6797Domingo, 05 de junio de 2016, 14:00 horas
Peña, en favor de minorías y contra la mayoría de los mexicanos: Card. Sandoval Íñiguez
A través de una videograbación que circula en redes sociales, el Arzobispo Emérito de Guadalajara, Card. Juan Sandoval Iñiguez, se ha manifestado en torno al tema del llamado “matrimonio igualitario”, que recientemente el Presidente de México, Enrique Peña Nieto, presentará como una iniciativa de ley ante el Congreso, así como sobre el uso y consumo de la mariguana, tema que en abril pasado fue abordado por el Ejecutivo en el seno de la Organización de las Naciones Unidas.

El Card. Emérito considera que en el país hay problemas mucho más graves que tratar ambas cuestiones, como la pobreza creciente, la corrupción generalizada, la actividad delictiva de los cárteles, los asesinatos, los secuestros, la deficiencia en la calidad educativa o el descontento y politización de los maestros. “¿Cómo es posible que el Presidente de México se ocupe de estas cosas, con las que seguramente pretende ganar alguna popularidad, y descuide los grandes problemas que nos agobian?”.

Asimismo, opina que las decisiones de Peña Nieto responden a imposiciones del extranjero, como parte de una agenda internacional para acabar con la moral, con el Matrimonio como obra de Dios, en la que se presiona a los gobiernos débiles y endeudados como México, a gobiernos desarticulados y sin la capacidad de ofrecer resistencia a andanadas de inmoralidades. “¿O será acaso –me pregunto yo– una distracción? ¿Habrá otras movidas peores por ahí y nos estén distrayendo con el ‘matrimonio’ de estas personas? Los homosexuales tienen el derecho de vivir como quieran, de escoger lo que quieran, y el gobierno les puede dar alguna forma jurídica para sus asociaciones, pero el Matrimonio es otra cosa, es la unión entre un hombre y una mujer”,

Dijo que, con ambas mociones –la del matrimonio igualitario y la del uso y consumo de la marihuana–, el Presidente de México está en favor de una minoría y en contra de la mayoría del pueblo de México, una mayoría que es sensata y tiene la cabeza en su lugar. “Acerca de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), me llama la atención que, de un tiempo para acá, este órgano no sólo juzgue, sino que también legisle; hace mociones y propuestas, además de que sofoca la democracia pidiendo a la Iglesia que se calle, que no opine. La Iglesia es una abstracción, pero lo concreto somos los católicos, que representamos una mayoría y tenemos derecho de hablar, pues vivimos en un régimen democrático, aunque nuestra democracia sólo sea de fachada. Cuando se llegue a un Estado totalitario, hacia el cual camina México a pasos agigantados, a lo mejor veremos si nos callamos”.

Para el Arzobispo Emérito de Guadalajara, el hecho de que el Presidente de México tome medidas en cumplimiento de una orden de la SCJN, como ocurrió con la iniciativa que presentó sobre los llamados “matrimonios igualitarios”, es señal de un extravío por parte de los poderes del Congreso, en perjuicio de México, donde ahora, además de los males que se padecen, las autoridades atentan contra el Matrimonio como el Señor lo pensó: “la sociedad más antigua, anterior a los gobiernos, la sociedad primitiva, más provechosa y sana para la humanidad; la familia, con padre, madre e hijos, donde la vida se da y donde la vida se cuida con amor y con responsabilidad”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6798Domingo, 05 de junio de 2016, 14:00 horas
3 cosas que te urge SABER sobre la peligrosa iniciativa del Presidente
Hace años, ser una persona con preferencias homosexuales era considerada una patología psicológica.

Hoy en día, hay marchas del ‘orgullo gay’ ¿Cómo se pasó de uno al otro extremo? Debido a un plan cuidadosamente estudiado, elaborado y financiado por lobbies internacionales que pretenden destruir la familia porque la ven como una institución arcaica y represora. Así fue como lograron que la OMS quitara la homosexualidad de la lista de padecimientos psiquiátricos. Luego promovieron la idea de que ser alguien con atracción por el mismo sexo era algo muy normal: en televisión y cine aparecieron personajes ‘gays’ que despertaban simpatía, y poco a poco la gente se fue acostumbrando a verlos con normalidad, y a tildar de homofóbico a quien no los aceptara.

Pero la realidad es que, por más propaganda que reciba, la homosexualidad no corresponde a una vivencia de la sexualidad ni madura ni equilibrada, y provoca, en quienes la padecen, daños físicos, psicológicos, morales y espirituales (ver los documentados artículos que sobre este tema publicó Desde la fe, del 12 de julio al 9 de agosto de 2015 en http://bit.ly/27SmLJd). Por ello la iniciativa gay que ha propuesto el Presidente de México, Enrique Peña Nieto, y que apoya su partido el PRI, es sumamente preocupante y un peligro para la Familia y el país. Entérate de lo que realmente se pretende con ella:

1. Que se alteren la Constitución y el Código Civil.

Se quiere establecer que el Matrimonio no es la unión de un hombre y una mujer, sino entre individuos, con lo cual, en primer lugar, las parejas con atracción homosexual pueden casarse y adoptar niños, lo cual es muy grave, porque no se respetaría el derecho superior del niño de ser adoptado por una pareja normal, es decir, por un padre y una madre. Y es que, un niño no es cosa, ni un objeto, ni una mascota. Además, hay muchos estudios científicos que demuestran el grave daño que sufre una criatura educada por una pareja con preferencias homosexuales. Y puesto que las uniones de personas del mismo sexo son estériles, se propicia otro grave mal: la fertilización in vitro y los vientres de alquiler. Y en segundo lugar, si el Matrimonio ya no es entre un hombre y una mujer, se abre la puerta a toda clase de preferencias aunque sean inmorales y absurdas: ¿por qué no podrá ser entre varios individuos, entre hermanos, entre padres e hijos, en fin, ¿cuál será el límite? ¡No habrá!

2. Que se alteren los libros de texto. 

Se pretende enseñar a los niños que no sólo existen hombres y mujeres, y que ser una persona con atracción por el mismo sexo es lo normal. En EUA ya se promueve a nivel de preescolar, un libro que dice que las familias están formadas por dos mamás o dos papás, y cuentos infantiles como ‘el rey y el rey’. Es una campaña intensiva y perniciosa para promover el estilo de vida homosexual desde la más tierna infancia. Y los padres de familia no podrán oponerse.

3. Que los niños puedan cambiar de género. 

Si un niño dice ‘soy Napoleón’, la maestra no lo pasa al frente y le pregunta: ‘cuéntanos cómo te fue en Waterloo’, sino le avisa a sus papás para que lo envíen a terapia psicológica. Pero si esta iniciativa es aceptada, sucederá, como ya viene pasando en otros países, que cuando un niño diga: ‘soy niña’, le darán por su lado, al instante adoptará un nombre femenino, tendrá nueva acta civil, y permiso de entrar a baños y vestidores de niñas.

Y tal vez dijo que era niña por una confusión que es normal a su edad, sin saber que su ingenua afirmación provocaría que los adultos a su alrededor se encargaran de alterarle su identidad sexual para siempre.

El sexo no está dado por una idea o un sentimiento, sino por la propia naturaleza.

Por más que una niña crea que es niño, tiene cuerpo de niña, ¿cómo va a usar un mingitorio?, ¿cómo le van a permitir entrar a bañarse desnuda entre sus compañeros?

Y esta ley no sólo afectará los baños y vestidores de las escuelas, sino de todo sitio público. A un baño de damas podrá entrar un hombre que vista de mujer o que diga que lo es, sin importar si su intención real es abusar de alguna usuaria de ese baño.

Como ves, si esta iniciativa del presidente Enrique Peña Nieto y su partido el PRI es aceptada, las consecuencias para nuestras familias serán desastrosas. Por ello, ¡¡no puedes quedarte con las manos cruzadas!! Sigue leyendo y pon en práctica algunas medidas urgentes que te proponemos a continuación:

3 cosas que te urge HACER 
ante la peligrosa iniciativa de Peña Nieto

1. Manifestación

Expresa tu oposición. Organízate con personas de tu iglesia para acudir a las marchas o manifestaciones de protesta contra esta iniciativa absurda.

Comparte en redes sociales los mensajes y videos que están circulando, en los que se denuncia la perversa ideología de género que hay detrás de esa iniciativa, y las graves consecuencias que tendría.

Participa firmando las peticiones a los legisladores para exigirles que no la aprueben. Puedes firmar aquí:  bit.ly/1NHdcGg  y también aquí: bit.ly/1TlWePY

Pon mucha atención para saber qué legisladores apoyan esta iniciativa, y tómalo muy en cuenta para no votar por su partido en futuras elecciones.

2. Educación

No dejes la educación sexual de tus hijos en manos de la escuela. La educación de los niños, en primer término, es un derecho y una obligación de los padres, la escuela sólo debe ser subsidiaria de esta labor y no hacerlo nunca contra los valores de los padres de familia. Si se alteran los libros de texto, siéntate a leer con tus hijos las partes que contengan propaganda de género, y explícales que el verdadero Matrimonio sólo puede ser entre un hombre y una mujer, que eso es lo natural y lo sano, y lo moralmente correcto de acuerdo a nuestros valores cristianos. Tienes el derecho a darles una educación conforme a tus principios y valores.
3. Oración

Lo más importante de todo: la oración, que tiene una fuerza muy poderosa. 
Ora todos los días, individualmente, en familia, con tu comunidad parroquial y también con compañeros de estudio o de trabajo, para pedir al Señor que no prospere esta diabólica iniciativa.

El Presidente Enrique Peña Nieto y muchos legisladores dicen ser católicos y pese a ello hacen cosas que contradicen y ofenden profundamente a Dios, como es propugnar por estos falsos derechos; ruega para que entiendan que ponen en peligro su salvación eterna y que recuerden que un día tendrán que entregarle cuentas a Dios de cómo ejercieron el poder que les concedió tener. 

Reza diario el Rosario, para pedir a María que ruegue por nuestras familias.

Si vas a recoger a tu niño o niña a la escuela, aprovecha el tiempo que esperas a que salga, para juntarte con otras mamás o papás, y rezar juntos un Avemaría o un Padrenuestro, para que no prosperen los ataques contra la familia. Puedes emplear y difundir esta oración:

Oración por la defensa
del Matrimonio

Padre Eterno:
Tú que nos creaste
a Tu imagen y semejanza,
hombre y mujer nos creaste,
para unirnos y ser fecundos,
no permitas que prosperen
proyectos e iniciativas humanos
que atenten
contra la obra de Tus manos.

Líbranos de la tentación
de inventar o aceptar
una creación alternativa
que desdeñe Tu divina voluntad.

Danos la gracia y el valor,
de promover y defender
Tu sabio designio de amor
para el Matrimonio y la familia,
bajo el amparo y la guía
de Jesús, José y María.
Amén.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6787Domingo, 29 de mayo de 2016, 14:00 horas
Cielo y Tierra: ¿Pisotear unos para defender otros?
Defender los derechos humanos es algo sumamente importante y digno de alabanza.

Y en este tema, la Iglesia Católica ha estado siempre a la vanguardia. 

En la Biblia leemos cómo Pedro, el primer Papa de la historia, impulsado por el Espíritu Santo, abrió la Iglesia para admitir en ella a los paganos, gentes discriminadas por sus contemporáneos.

Fue la Iglesia la primera en denunciar y pugnar por abolir la esclavitud en todo el mundo.

Aquí en México, como en otros países de América Latina, fue la Iglesia la primera en reconocer y defender los derechos de los indígenas.

Y es la Iglesia Católica la que siempre ha promovido el auténtico respeto a los derechos del ser humano, desde su concepción hasta su muerte natural.

Lamentablemente, hoy en día el tema de la equidad, la tolerancia, la no discriminación, y la defensa de los derechos humanos, se manipula tremendamente según convenga a las ideas de políticos, activistas sociales y personas varias que lo toman de pretexto para obtener algún beneficio o privilegio, o simplemente para pasar por encima de los derechos de los demás.

Por ello no es de extrañar, aunque sí de lamentar, que en este mundo en el que cada vez más se vive un clima anticatólico, en política, en medios de comunicación, en redes sociales, etc. se aproveche la supuesta defensa de los derechos humanos de unos, para pisotear los derechos de otros, en este caso, de los católicos.

Es la nueva manera ‘políticamente correcta’ de atacar a la Iglesia.

Tres ejemplos: En España, un extranjero se quejó de que se violaban sus derechos, porque no era creyente y debía pasar por una calle en la que había una cruz en el atrio de una parroquia católica. ¿Qué hizo la alcaldesa?, ¿pedirle que pasara por otra calle o mirara para otro lado?, ¿explicarle que si estaba en un país de mayoría católica, era lógico que hubiera iglesias con cruces? No. Lo que hizo fue mandar quitar la cruz. Priorizó los supuestos derechos de uno, por encima de los de cientos de feligreses afectados, que protestaron inútilmente.

Aquí en México, en una clase en la universidad, una joven amiga mía se atrevió a opinar contra el aborto. De inmediato todos los asistentes, incluida la maestra, se pusieron contra ella y la atacaron verbalmente. Alegaban defender los derechos de una embarazada, pero no estaban dispuestos a considerar los del ser humano que ella lleva vivo en su vientre, y mucho menos el derecho que tenía esa compañera de expresar su opinión y ser respetada.

En Londres, una azafata que trabajaba en una aerolínea inglesa, fue despedida por portar una crucecita al cuello. Un pasajero denunció que ver dicha cruz durante el vuelo, lo hizo sentir mal (¡ay nanita!, ¿por qué sería?). Se dio preferencia al derecho de él por encima del de ella.

Podrían citarse miles de ejemplos que muestran cómo se está llevando el asunto de la no discriminación y la supuesta defensa de los derechos humanos, demasiado lejos y siempre, qué curiosa coincidencia, en agravio de los católicos.

Las autoridades se están pareciendo a esos papás que tienen un hijo consentido al que no le niegan nada y al que favorecen en perjuicio del resto de sus hermanos.

Pero puede suceder que los hijos afectados se rebelen y le agarren fobia al favorito, lo cual puede ser muy peligroso, para éste y para la unidad y tranquilidad familiar.

Lo único que puede garantizar la paz, sea en una familia o en un país, da lo mismo, es tomar en cuenta los derechos de todos, sin injustos favoritismos.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6788Domingo, 29 de mayo de 2016, 14:00 horas
La batalla final entre el Señor y Satanás será sobre la Familia y el Matrimonio
El 16 de febrero del 2008, el cardenal Carlo Caffara, entonces Arzobispo de Bolonia, Italia, después de una Misa celebrada en la tumba de San Pío de Pietrelcina, concedió una entrevista a una televisora local, en la que abordó el tema de una profecía de Sor Lucía dos Santos, la vidente de Fátima, que habla acerca “La batalla final entre El Señor y el reino de Satanás”.

El Card. Caffarra explicó que san Juan Pablo II le dio la instrucción de planear y establecer el Instituto Pontificio para los Estudios del Matrimonio y la Familia, y al comienzo de dicho trabajo encomendado le escribió precisamente una carta a Sor Lucía de Fátima a través de su obispo, ya que él no podía hacerlo directamente. 

“Inexplicablemente –narró a la televisora–, ya que no esperaba una respuesta, viendo que sólo había pedido sus oraciones, recibí una larga carta con su firma, la cual ahora se encuentra en los archivos del Instituto. En ella encontramos escrito: ‘La batalla final entre el Señor y el reino de Satanás será acerca del Matrimonio y de la Familia. No teman, añadió,  porque cualquiera que actúe a favor de la santidad del Matrimonio y de la Familia siempre será combatido y enfrentado en todas las formas, porque ésta es la cuestión fundamental. Después concluyó: sin embargo, Nuestra Señora ya ha aplastado su cabeza’”.

El Card. Carlo Caffara explicó después que, hablando también con Juan Pablo II, uno podía sentir que la familia era el punto medular, ya que toca el fundamento de la creación, la verdad de la relación entre el hombre y la mujer entre las generaciones. Si el pilar fundamental es trastocado, todo el edificio se colapsa y ahora vemos esto, porque estamos justo en este punto y lo sabemos”. 

Concluyó: “me conmuevo cuando leo las mejores biografías del Padre Pío acerca de cómo este hombre estuvo tan atento a la santidad del Matrimonio y a la santidad de los esposos, incluso, con justificable rigor en ocasiones”.

Recuadro

“Tomen conciencia de que el Santo Matrimonio no es cosa de ustedes. Es Dios el que los necesita unidos para hacer un gran bien en este mundo. Es Dios el que cuenta con cada uno de ustedes y por ello nunca les faltará su gracia para vivirlo conforme a los planes que Dios tenga para ustedes. No son dos, sino tres. El tercero es Dios y debe ser el centro. Siempre que lo quitéis del centro, el mundo se pondrá en su lugar y vuestro Santo Matrimonio peligrará”.

Padre Pío de Pietrelcina
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6789Domingo, 29 de mayo de 2016, 14:00 horas
“Asmodeo”, el demonio que hoy ataca a la familia: exorcista
El padre exorcista César Truqui, quien participó en el reciente Curso de Exorcismo y Oración de Liberación, llevado a cabo en Roma, afirmó que en el mundo actual se mueve un demonio bíblico especializado en atacar a la familia, pues cualquier cosa que afecte a la familia –entre ellas el divorcio–, es agradable al Diablo. El referido demonio –dijo el sacerdote—, se llama “Asmodeo”; fue quien mató a siete maridos de Sara, y quien fue condenado al desierto por san Rafael Arcángel.  

Asegura que el demonio “Asmodeo” ahora se hace presente en muchos exorcismos, como en varios de los practicados por el P. Amorth y el P. Francesco Bamonte. “Recuerdo a una pareja de jóvenes muy unida, que quería enlazarse en Matrimonio; no obstante, ella debía someterse a un exorcismo para ser liberada. Así, durante el exorcismo, el Demonio estaba furioso y pedía al P. Amorth impedir el Matrimonio, amenazándolo con que de no hacerlo, mataría a la joven. Obviamente era una amenaza del ‘mentiroso’, que de hecho no ocurrió”.

El sacerdote afirma que el Diablo también busca atacar a la familia a través de las ideologías y de los estilos de vida y pensamiento individualistas que han seducido a la sociedad, y entre los cuales se encuentra la difusión del divorcio. 

“Se piensa: ‘si no me gusta más mi marido, el divorcio me hará estar mejor’, pero olvidan las consecuencias sobre los hijos y la sociedad; esta mentalidad contraria a la familia es agradable al Diablo: él sabe que un hombre solo y sin puntos de referencia es manipulable e inestable”. 

El P. Truqui dice que en lo personal, aún hoy que ya cuenta con 50 años de edad, siente alivio y coraje para seguir adelante sólo de pensar que su madre y su padre se aman; “en cambio, los hijos de padres separados son más frágiles e indecisos”. 

La opinión del P. Truqui concuerda con el discurso que el Papa Francisco ofreció a la Renovación Carismática en julio del año pasado en el estadio olímpico de Roma ante 52 mil personas, en el que señaló que el Demonio busca destruir a las familias, pues es en éstas donde Jesús crece, en medio del amor de los cónyuges y en la vida de los hijos. “Por esto el enemigo ataca tanto a la familia –aseguró el Santo Padre–, por esto no la quiere, por eso busca destruirla y que el amor no esté ahí”. 

El Sumo Pontífice recordó en aquel entonces que las familias son iglesias domésticas, y pidió al Señor que las bendiga y las haga fuertes en la actual crisis, en que el Diablo quiere destruirlas. 

Con información de ACI Prensa
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6790Domingo, 29 de mayo de 2016, 14:00 horas
¿Diaconisas en la Iglesia Católica?
Lo que dijo el Papa

El Papa Francisco es un pastor con olor a oveja, y aprovecha cuanta oportunidad tiene para hablar con los fieles y escuchar lo que ellos siempre tienen qué decirle al Vicario de Cristo.

El jueves 12 de mayo tuvo una reunión con religiosas que participaban en la Asamblea Plenaria de las Superioras Generales, y dentro de esa reunión escuchó lo que tenían que decirle aquellas monjitas, siempre inquietas por servir más y mejor.
Una de ellas le pidió al Papa crear una comisión especial para estudiar la posibilidad de volver a la práctica de las diaconisas como se usó en la Iglesia apostólica y entre los primeros cristianos.

El Papa contestó con la sencillez que lo caracteriza y, entre otras cosas, medio en broma y medio en serio, les dijo que en la vida de la Iglesia las “diaconisas permanentes” son las hermanas religiosas, palabras que fueron recibidas con risas de parte de las hermanas.

Después les habló de las diaconisas en la Iglesia Primitiva, y terminó diciendo que le gustaría que se formara una comisión oficial para estudiar el tema.

Como siempre, las palabras del Papa fueron interpretadas por los periodistas como si ya fura un hecho que volverá a haber diaconisas en la Iglesia, cosa que desmintió al día siguiente el mismo Vaticano.
 
¿Qué son los diáconos?

El sacramento del Orden Sagrado tiene tres órdenes o tres grados: el Diaconado, que puede ser meramente transitorio como requisito para después recibir el orden del Presbiterado o puede ser permanente y dado a hombres célibes o casados que normalmente no serán presbíteros; el Presbiterado, que constituye ya un sacerdocio ministerial en unión con el obispo; y el Episcopado, que es la plenitud del sacramento y que de algún modo da sentido al diácono y al presbítero.

Los diáconos reciben el sacramento del Orden, pero no en orden al ministerio, sino en orden a la caridad. Ellos son ministros ordinarios del Bautismo solemne; presiden a la asamblea en la celebración de la Palabra y en la Liturgia de las Horas; presiden las exequias para un difunto; debidamente delegados, asisten al Matrimonio; proclaman solemnemente el Evangelio en la Misa y pueden predicar en ella o en cualquier celebración que presidan. No pueden celebrar Misa, ni confesar, ni ungir a los enfermos. Su ministerio propio, para el que fueron instituidos desde un principio, es el de la caridad hacia los más necesitados.

El diácono participa de la triple misión del obispo de santificar, enseñar y pastorear a la comunidad, y es miembro de la jerarquía y del clero. Su ordenación imprime carácter y es para siempre.
 
¿Qué fueron las diaconisas?

San Pablo, en la Carta a los Romanos, 16, 1 encomienda a los romanos a la diácono Febe, así, en masculino, porque es una palabra que en griego no tiene femenino.

La palabra diácono significa servidor. Así que aquella mujer, Febe, debió tener en la Iglesia un ministerio de servicio muy especial. Esa es la única referencia en el Nuevo Testamento a las diaconisas, pero en la práctica de la Iglesia primitiva, sobre todo en el Oriente, se habla con frecuencia de las diaconisas que eran mujeres escogidas e instituidas para atender únicamente a las mujeres de la comunidad, sobre todo en lo que tocaba al Bautismo durante el que se ungía a la nueva cristiana y se le sumergía en el agua, lo que no estaba bien visto que hiciera el obispo o el sacerdote.

Estas diaconisas fueron siendo innecesarias en la medida en que ya no se bautizaba a adultos, sino a niños, y en la medida en que comenzó a haber en la Iglesia vírgenes consagradas y monjas que suplieron a las diaconisas. Por eso el Papa les dijo a las religiosas que ellas son las diaconisas de hoy y, ciertamente, hacen mucho más que las diaconisas de antaño.

Se discute si recibían el sacramento del orden sagrado, pero todo hace ver que tan sólo era una institución; es decir, un sacramental (no un sacramento, sino un rito de institución), como lo son hoy en día los ministerios que dan los obispos a algunos laicos y laicas para dar la Comunión a los enfermos, para dar catequesis, para cantar y tocar en las Misas, para leer la Palabra de Dios y para ser acólitos al servicio del altar.
 
¿Podría haber diaconisas hoy?

Diaconisas ordenadas con el sacramento del Orden, no. Y esta es una cuestión a la que contestó categóricamente el Papa san Juan Pablo II en su tiempo. La ordenación sacramental, según la doctrina de la Iglesia, ha sido siempre y lo seguirá siendo sólo para varones, no por desprecio a la mujer ni por discriminación, sino porque la mujer tiene otro papel muy importante en la Iglesia como trasmisora de la vida y de la fe.

Diaconisas como ministerio laical, sí, aunque es solo cuestión de nombres ya que muchas laicas y religiosas desempeñan, de hecho, funciones que las diaconisas primitivas ni siquiera soñaron.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6778Domingo, 22 de mayo de 2016, 14:00 horas
Dios y el amor, las llamas de la vida
Amanda Miguel y Diego Verdaguer son una de las parejas más sólidas del medio artístico, misma que en diciembre del año pasado renovó sus votos matrimoniales, después de 40 años de ser esposos, lo cual motivó a Desde la fe a platicar con la cantante nacida en Argentina y naturalizada mexicana, con el fin de saber de qué manera han logrado conservar su relación en un medio en el que las relaciones no suelen ser duraderas. 

Amanda Miguel dijo que el inicio de su vida artística y de su Matrimonio con Diego Verdaguer se dio en su natal Argentina, cuando aún ambos eran muy jóvenes, pero que una vez que dejaron su país para venir a radicar a México, se hicieron más fuertes como pareja, pues se vieron obligados a luchar contra viento y marea, tomados de la mano y con Dios a su lado.

La cantante afirma que el Matrimonio es una cuestión de dos, que requiere de una entrega continua y en el que día a día se aprende y se crece. “De pronto llueve, de pronto viene un ventarrón, las mismas vivencias de la vida diaria hacen que un día pueda ser muy tranquilo y que al otro haya una revolución. ¡Eso es el Matrimonio! Pero el punto es tomar todas esas situaciones como una enseñanza de la unión; de otro modo, resultaría sencillo decir: “ya me aburrí”, “ya me separo”, “se acabó”. Eso sería triste, porque se perdería la esperanza del amor, y el amor puede salvarlo todo, fundamentalmente en la familia; aquí es donde tiene que sobresalir en todas las cosas que hagamos.”

Asegura que la fidelidad debe ser algo sagrado en el Matrimonio; si por cualquier motivo ésta se transgrede, hay una traición a la persona amada, por lo que las parejas deben ser conscientes de que la infidelidad separa. “Puede llegar a pasar, pero sólo el amor verdadero puede hacer que la crisis se supere. Si consideramos que nadie es perfecto y que Dios nos pide perdonar, en un Matrimonio es indispensable hacerlo y conservar la unión, no dejarse llevar por el egoísmo, el orgullo y el rencor. 

Señala que muchos esposos han pasado por el problema de la infidelidad y terminan la relación llenos de resentimientos, sin considerar lo que en realidad conviene a los dos, lo que le depara a los hijos, lo que sienten verdaderamente uno por el otro. “En estos casos, lo único evidente es la carencia de fe en Dios y la falta de amor, que son la llama de la vida.” 

Amanda Miguel dijo que el año pasado ella y Diego Verdaguer renovaron sus votos de amor por la Iglesia, jurándose amor eterno y fidelidad, para cumplir con este sacramento y sentirse en paz, seguros y bien con Dios. “Ahora, una situación de infidelidad no puede repetirse, ya que hay un juramento con Dios de amarnos, con todas nuestras virtudes, nuestros defectos, en lo próspero y en lo adverso, en la salud y en la enfermedad”. 

Finalmente, dijo que a ella le gusta mucho orar, porque a través vez de la oración recibe mucha paz, además le agrada analizar las palabras del Papa Francisco, como antes sucedía con las de san Juan Pablo II, pues son “personas elevadas, templos de sabiduría y grandes ejemplos de vida”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6779Domingo, 22 de mayo de 2016, 14:00 horas
¿Qué sabes de Pentecostés?
Este domingo la Iglesia celebra la Solemnidad de Pentecostés. 

Diviértete poniendo a prueba tu conocimiento sobre este tema. Elige en cada pregunta la respuesta que consideres correcta.

1. ¿Qué significa Pentecostés?

a) Cinco.  b) Cincuenta.   c) Quinientos.

2. ¿Quién narra lo que sucedió ese día?

a) San Pedro.    b) San Pablo.    c) San Lucas.

3. ¿En qué libro de la Biblia se le menciona?

a) En el libro de Hechos de los Apóstoles.    b) En el Evangelio.    c) En el Apocalipsis.

4. ¿Quiénes estaban reunidos en casa en Pentecostés?

a) Pedro, Pablo y 11 apóstoles.      b) María, 12 apóstoles, algunas mujeres y parientes de Jesús.   c) Los 72 apóstoles mencionados en Lc 10,1;

5. ¿Qué estaban haciendo?

a) Hablando de la Resurrección de Cristo.   b) Preparando su primer viaje misionero.    c) San Lucas no lo dice.

6. ¿Cómo se manifestó primero la venida del Espíritu Santo?

a) Con una intensa luz que los deslumbró.   b) Con un aleteo como de alas de paloma.   c) Con un ruido como de viento huracanado.

7. ¿Cuál fue lo primero que hicieron los apóstoles tras recibir al Espíritu Santo?

a) Correr a comunicárselo a su familia.    b) Hablar en otras lenguas.    c) Ir al Templo a dar gracias.

8. ¿Cuál de éstos no es uno de los 7 dones del Espíritu Santo?

a)ciencia;    b) piedad;    c)fortaleza;   d)generosidad;    e)consejo;

9. ¿Cuál de éstos es uno de los 9 frutos del Espíritu Santo?

a) sabiduría;      b) paz;     c) esperanza;     d) templanza;      e) prudencia

10. ¿Cuándo recibimos nosotros al Espíritu Santo?

a) En el Bautismo.       b) En la Confirmación.      c) En la Ordenación sacerdotal.


RESPUESTAS:

1b: Ocurre cincuenta días después de la Resurrección; 2c; 3a: Ver Hch 2, 1-12; 4b: Ver Hch 1, 13-14;2, 1; 5c: En Hch 2,1 no dice qué hacían; se deduce que oraban, por Hch 1, 14; 6c: Hch 2,2; CEC # 2623; 7b: En Hch 2, 4 dice que empezaron a hablar en lenguas que todos los extranjeros allí reunidos podían entender, y en Hch 2, 11 dice que hablaban de las maravillas de Dios. 8d: Los 7 dones del Espíritu Santo son: sabiduría, entendimiento, ciencia, consejo, fortaleza, piedad y temor de Dios. Ver Is 11,2; 9b: Los 9 frutos del Espíritu Santo son: amor, alegría, paz, paciencia, benevolencia, bondad, fidelidad, mansedumbre y dominio propio. Ver Gal 5, 22; 10:a,b,c. En cada uno de esos Sacramentos, se recibe, mediante la imposición de manos, el Espíritu Santo.

EVALUACIÓN:

10 a 8 aciertos: Se nota que sabes lo que sucedió en Pentecostés.¡Felicidades!
7 a 5 aciertos: Sabes, pero a medias. Te falta profundiza. Repasa Hch 2.
4 a 2 aciertos: Al parecer atinaste ¡de‘chiripa’! Lee Hch 2.
2 a 0 aciertos: ¡No esperes que el Espíritu Santo te sople las respuestas!
Para profundizar en el tema, leer el Catecismo de la Iglesia Católica: CEC #731-741.767.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6769Domingo, 15 de mayo de 2016, 14:00 horas
10 razones para ser católico

 1. Creo en Dios. 


No creo que cuanto existe surgió espontáneamente, por casualidad, sino que es obra de Creador del que nos dice la Biblia que todo lo hizo bueno. Creo en el Dios Eterno y Todopoderoso que se reveló como “paciente y compasivo, clemente, misericordioso y fiel” (Ex 34,6), que estableció una alianza con el ser humano y cuando éste la rompió, no lo abandonó al poder del pecado y de la muerte, sino envió a Su Hijo amadísimo a salvarlo.


2. Creo en Jesucristo.


Creo que Jesús es el Hijo de Dios. Nadie en la historia se atrevió a decir, como Él: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida” ( Jn 14,6), no un camino entre muchos, sino el único; no una verdad relativa, sino absoluta; no una vida finita, sino eterna. Jesús anunció que resucitaría, y ¡resucitó! Ello le da credibilidad a cuanto vino a enseñarnos, y a Su promesa de resucitarnos.


3. Jesús fundó la Iglesia.


Jesús fundó una sola Iglesia, no muchas, y prometió que el mal no prevalecería sobre ella (ver Mt 16, 18-19). Durante mil quinientos años, toda la cristiandad era católica. Luego hubo hombres que se salieron, fundaron, y siguen fundando, iglesias, pero la original, la auténtica instituida por Cristo es la Católica.


4. La Iglesia es una. 


Otras iglesias son muy locales, se usa algo en una y no en otra de la misma denominación, al gusto del pastor. En la Iglesia Católica hay unidad de fe y de culto. En todo el mundo celebramos la Eucaristía con iguales ritos, y Lecturas. Podemos ir a Misa dondequiera y sentirnos en casa. La Iglesia Católica mantiene la unidad que quiere Jesús y por la que oró al Padre (ver Jn 17, 21).


5. La Iglesia es santa. 


La fundó Jesús, que es Santo. . Y nos da todo lo que necesitamos para alcanzar la santidad. Nos honra la compañía, ejemplo e intercesión de incontables santos y santas, heroicamente virtuosos, la más excelsa de los cuales es la Virgen María, Madre de Dios y Madre nuestra, que nos ama y ruega al Señor por nosotros.


6. La Iglesia es católica.


 Es decir, universal. Está en todo el mundo, aun donde es perseguida. Y a todos ayuda a acercarse Dios, sea con callada contemplación o bulliciosa alabanza, textos elementales o elevados tratados, tradiciones o sacramentales.


7. La Iglesia es apostólica. 


El Papa Francisco es sucesor de san Pedro en línea ininterrumpida. La Iglesia enseña y celebra como los apóstoles (ver Hch 2,42 y C.E.C.1345). No necesita estar inventando el hilo negro, tiene dos mil años de sabiduría y experiencia, sostenida por la Palabra de Dios, la Tradición y el Magisterio.


8. En la Iglesia puedo encontrarme con Dios. 


El Bautismo nos hace hijos de Dios; la Confesión nos perdona en Su nombre; la Confirmación nos colma de dones del Espíritu Santo para ser testigos del Señor. Y en la Eucaristía, Jesús está realmente presente en Cuerpo y Sangre, Alma y Divinidad. La Iglesia nos facilita el encuentro con Dios en Su Palabra, en los Sacramentos, en la oración, en la comunidad.


9. La Iglesia ayuda. 


Da orgullo pertenecer a la institución no gubernamental que más ayuda humanitaria da en todo el mundo sin distinción de raza, credo o situación. Y su doctrina social ha inspirado las constituciones políticas de muchos pueblos y la creación de organismos de derechos humanos.


10. En la Iglesia está la verdad. 


El Señor prometió que el Espíritu Santo la guiaría a la verdad. Ya que la Biblia se presta para diversas interpretaciones, a veces opuestas, y que las gentes suelen tener puntos de vista contrarios, era necesario que hubiera una institución que pudiera dirimir las diferencias entre sus miembros, ser una guía confiable, y por ello contara con infalibilidad para definir verdades de fe. Otras iglesias lo deciden todo por votación, a la Iglesia Católica la conduce el Espíritu Santo, que Jesús envió a iluminarla, recordarle Sus palabras, interceder por ella y darle el valor de salir a predicar, a contracorriente del mundo, la Buena Nueva del Reino de Dios.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6770Domingo, 15 de mayo de 2016, 14:00 horas
Una escuela muy dulce
Como –según dice una vieja canción de Cyndi Lauper– las chicas sólo quieren divertirse, y los chicos también, la escuela posmoderna, adaptándose a este afán de diversión general, se ha vuelto más dulzona que nunca. En ella, hoy, las palabras «disciplina», «rigor», «responsabilidad», etcétera, ya no quieren decir nada. Como afirmó de ellas alguien una vez, «se trata de viejos resabios de los tiempos antipedagógicos». 

Hace poco conocí a una maestra que fue demandada ante no sé qué instancia superior por haberse atrevido a llamar la atención en público a una de sus alumnas. «¿Cómo se atreve esa maldita arpía a ridiculizar así a mi hija sólo por no haber hecho la tarea?», dijo la madre sumamente indignada al director del plantel. Luego añadió que se sentía preocupada por los ulteriores traumas que semejante trato podría desencadenar en la psique de su pequeña. Prohibido prohibir, prohibido exigir, prohibido premiar a los mejores para no indignar a los peores. 

Los maestros, hoy, ya no saben qué hacer. Están desesperados. Si amonestan, se exponen a una demanda; si no amonestan, se exponen a que el grupo haga lo que le venga en gana. Los alumnos se han vuelto demasiado susceptibles, demasiado conscientes de sus derechos, y demasiado inconscientes de sus deberes. Ahora bien, como nadie les pide nada –pues los exigentes podrían meterse en serios problemas con las autoridades civiles o académicas–, la ignorancia campea por las aulas de la escuela posmoderna con una libertad soberana, o como Juan por su casa.

Un famoso diario norteamericano publicó el 11 de julio de 1996 la siguiente noticia: «El 50 por ciento de los estudiantes de secundaria del Estado de California no supieron responder a la pregunta: ¿Cuál de los siguientes cuatro es un país árabe: México, India, Egipto o Israel?’ ¡Y pensar que México es el vecino del Sur! Pues bien, la mitad de los 2 000 muchachos encuestados no lo sabía; la pregunta, por decirlo así, los tomaba por sorpresa.

En 1979, la periodista española Rosa Montero –hoy novelista de gran éxito– se quejaba así en sus Crónicas bostonianas: «Una estudiante hispanista de la Universidad de Wellesley llamada Nancy Schena realizó una encuesta entre colegiales de primera y segunda enseñanza, de diez a dieciocho años. El objetivo de su estudio era investigar los conocimientos de los jóvenes sobre Latinoamérica, y el resultado fue lo que se dice espeluznante. Los encuestados, incluyendo a los de mayor edad, apenas si eran capaces de nombrar algún país de Sudamérica. Algunos citaron Vietnam o Camboya como naciones centroamericanas». 

En 1997, el senador demócrata Bill Bradley, famoso por sus opiniones liberales, se quejaba de la educación norteamericana en los siguientes términos: «¿Queréis escuchar una noticia espeluznante y fastidiosa? El 95 por ciento de nuestros estudiantes no es capaz de localizar Vietnam en un atlas geográfico. Creo que ha llegado el momento de preocuparnos seriamente». Vietnam, no hay que olvidarlo, es el lugar en el que miles de jóvenes norteamericanos de la generación anterior habían perdido la vida peleando una guerra inútil. Acaso aquellos muertos eran sus padres o sus tíos; pues bien, a los estudiantes norteamericanos de 1997 Vietman y sus inmediaciones les importaban un pepino. 

En 1983, un reporte del Departamento de Educación de Estados Unidos, cuyo título era Una nación en riesgo, hablaba ya de «una oleada de mediocridad» que se había ido apoderando poco a poco de casi todas las escuelas del país: «Por primera vez en la historia –decía el informe– el nivel educativo de una generación no igualará y ni siquiera se aproximará al nivel alcanzado por sus padres... Esta generación se quedará sin saber cosas importantísimas que debería conocer».

Una última cita, ahora del novelista Saul Bellow (1915-2005), premio Nóbel de literatura y desilusionado incurable del rumbo que han ido tomado las cosas en materia de educación: «Es un tormento –dijo poco antes de morir– observar a los jóvenes, porque se comprende que no son capaces de hacer estimulante su propia existencia: les falta ambición y fe en un modelo superior. Están en casa solos, frente al televisor, con una charola de comida congelada. En Estados Unidos se crece sin saber escribir correctamente, se desconoce la propia lengua, no se tiene sentido crítico, no se lee y se vive en la esfera pública sólo porque ya no existe el núcleo familiar».

«¡Pero se trata aquí únicamente de los Estados Unidos!», dirá quizá más de un lector. ¡Como si los Estados Unidos no fueran, en cierto modo, el termómetro del mundo! 

Sí, la canción decía la verdad: las chicas sólo quieren divertirse, y los chicos también. Obsérvelos usted en la escuela: no están en ella; andan más bien en otro mundo. ¿En qué mundo? Eso es lo quisiera yo saber. 

Una vez, en clase, pedí a mis alumnos que leyeran en un cierto libro veinte páginas: de la 30 a la 50. Protestas generales. «¿Tantas?», preguntaban sin poder reprimir el bostezo. «¿Y para qué leer? ¡Oh, es demasiado!». 

Recuerdo que, en cierta ocasión, uno de mis profesores en el Seminario, el padre David Palomo, vio que un compañero leía con interés un libro de pastas amarillas; lleno de curiosidad, le pidió que le mostrara el título: se trataba de un método de inglés sin esfuerzo que prometía enseñar la lengua de Chesterton en pocos días. El padre Palomo se esbozó una sonrisa y dijo a mi compañero en tono serio: «¿Inglés sin esfuerzo? Tenga cuidado, joven, porque puede quedarse usted incluso sin inglés». 

Bien, con estas palabras se ha dicho todo. ¿Considera usted necesario decir más?
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6771Domingo, 15 de mayo de 2016, 14:00 horas
5 regalos inolvidables para mamá
En este Día de las Madres, el semanario Desde la fe te invita a hacer un obsequio fuera de lo común, y para ello te ofrece algunas sugerencias que harán de esta fiesta una celebración verdaderamente inolvidable. 

  • Una carta-compromiso. Redacta una carta a tu mamá en la que te comprometas, no sólo con ella, sino con Dios, a cambiar un hábito o conducta que sepas que le haría muy feliz. Por ejemplo: dejar de fumar o beber alcohol, crecer en la responsabilidad, evitar la crítica, obtener mejores calificaciones en la escuela, limpiar diariamente tu habitación, etc. Debes tener mucho cuidado al elegir el compromiso porque, de no cumplirlo, lo que en un principio tenía la intención de ser un bonito regalo, se convertiría en una gran decepción para tu madre. 

  • Una fotografía-oración: Imprime una fotografía personal o familiar y escribe al reverso de la misma una hermosa oración de tu autoría en la que pidas a Dios y a la Santísima Virgen María todas las bendiciones para tu madre. No debes olvidar fechar la imagen y, de ser posible, enmárcala adecuadamente para que sea colocada en un lugar visible de la casa con la finalidad de que sea un detalle siempre presente.

  • Una comida-agradecimiento: Ponte de acuerdo con tu familia y organiza una comida especial. Antes de compartir los alimentos y de la tradicional bendición de los mismos, cada miembro de la familia deberá dirigirse a la festejada para hacerle un agradecimiento personal. Puede ser por haberlo traído al mundo, por sus cuidados incondicionales, por su educación en la fe, por sus enseñanzas para la vida, por sus valiosos consejos y comprensión, etc. El agradecimiento puede entregársele también por escrito para que ella lo custodie no sólo en su corazón, sino en algún alhajero al que pueda acceder siempre que lo necesite.

  • Una reunión-reconciliación. Muchas madres que viven la desgracia de tener a su familia desintegrada a causa de diversos problemas, lo único que piden a Dios es tener la oportunidad de ver a sus hijos nuevamente congregados y en paz. Si tu familia atraviesa una situación similar, esta semana despójate de tu orgullo y date la oportunidad de pedir perdón o perdonar a quien ofendiste o te ofendió, y regala a tu madre, en su día, la posibilidad de ver reunidos y felices a sus seres queridos. En estas celebraciones se debe evitar el consumo de alcohol por ser el peor de los consejeros.

  • Una visita-agradecimiento. No existe mejor manera de celebrar este día que visitando a la madre de Dios en su casa. Si vives en la ciudad de México, puedes asistir en familia a alguna celebración en la Basílica de Guadalupe para agradecerle a la Madre del cielo todas las bendiciones que te ha hecho llegar a través de tu Madre terrena. Posteriormente, pueden ir a desayunar o a comer. En caso de que esta actividad les sea imposible, pueden asistir a Misa juntos.

Ninguna celebración con motivo del Día de la Madre cumplirá su cometido si la familia no está unida y en paz. Para ello, es muy importante dejar todos los planes en manos de Dios y de la Madre por excelencia: Santa María de Guadalupe.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6760Domingo, 08 de mayo de 2016, 14:00 horas
La Capilla del Señor de los Trabajos, después de su destrucción
Después del doloroso episodio que vivió la Iglesia en la Ciudad de México, cuando el pasado viernes 29 de abril personal de la Delegación Tlalpan llegó hasta la Capilla del Señor de los Trabajos, ubicada en colonia Cultura Maya, y sin previo aviso lanzó a la calle los objetos e imágenes sagradas, y comenzó a destruir paredes, techos y pisos, el P. Juan Guillermo Blandón y su comunidad esperan que las autoridades delegacionales reparen lo que ellas mismas calificaron como un error.  

El día que ocurrieron los hechos, el Sistema Informativo de la Arquidiócesis de México (www.siame.mx) dio cuenta de que el sacerdote se encontraba oficiando la Misa de 8:00 de la mañana en la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, en la misma colonia, cuando un grupo de fieles se presentó para informarle lo que estaba aconteciendo; sin embargo, no pudo acudir al instante debido a que estaba celebrando la Eucaristía.

Explicó que el inmueble sagrado se encontraba en proceso de nacionalización, pues si bien se hallaba abierto al culto público desde los años 80 del siglo pasado, por un error no había sido registrado por la Arquidiócesis Primada de México tras las reformas de 1992; sin embargo, “desde hace tiempo comenzamos los trámites para nacionalización del inmueble”.

El P. Juan Blandón consideró en ese momento que el hecho era un “madruguete” de la Delegación Tlalpan al Gobierno Federal para quedarse con el terreno: “La intención de ellos –dijo– es que al momento del juicio ya no aparezca el templo, por eso se están apresurando a demolerlo”.

Precisó que la orden de allanamiento que presentaron las autoridades delegacionales para el desalojo y la destrucción de la capilla respondía a un decreto de expropiación de 1991; sin embargo, un año después la misma delegación emitió otro decreto que derogaba el anterior. “Nosotros les presentamos este documento, pero no se logró nada. Arrasaron con la capilla”.

Para el sacerdote, el templo tiene una ubicación estratégica en el centro de la colonia, y de ahí el interés de las autoridades delegacionales por quedarse con el terreno. “Algunos grupos de otras religiones habían estado presionando para que se le quitara esta capilla a la Iglesia Católica y se dedicara a otro fin”.  

Lo que más me duele –señaló en su momento el P. Juan Blandón– es la profanación que hicieron del lugar sagrado. Si querían hacer eso, nos hubieran dicho, y hubiéramos retirado el altar y las imágenes sagradas, pero jamás hubo un aviso”.

Tras la publicación de la nota en SIAME, la Delegación Tlalpan emitió un comunicado el sábado 30 de abril, en el que explicaba que la demarcación había recuperado un terreno, pero por error de quienes llevaron a cabo la diligencia jurídica, habían derribado también parte de la capilla que llevaba muchos años en el lugar. 

“Lo que ocurrió con la Capilla del Señor de los Trabajos es un error que como delegación debernos enmendar, resarciendo daños y acordando con las autoridades católicas el futuro del terreno en disputa, siempre buscando junto con los vecinos de Cultura Maya las mejores opciones para la colonia. Lo anterior en apego irrestricto a la ley y con actos de buena voluntad”, señalaba el texto. 

El pasado martes 3 de mayo Desde la fe platicó nuevamente con el P. Juan Guillermo Blandón, quien explicó que, pese a no tener la capilla, nuevamente se celebró la Misa en el predio: “Aún hay mucha tristeza en la gente, pero ya están más tranquilos. El domingo acudieron como unos 700 fieles aproximadamente”.

Reconoció que las autoridades están mostrando su interés en resarcir el daño y dialogar, y eso ha tranquilizado a la comunidad. “Eso para nosotros, como Iglesia, es bueno pero también nos dice que los políticos no sólo no desconocen el potencial de la Iglesia, sino que además la respetan”.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6762Domingo, 08 de mayo de 2016, 14:00 horas
Carta del lector
Estamos muy consternados. Esta semana Desde la Fe publicó que en Mosul volaron una parroquia de la Virgen María, supimos que quemaron una iglesia en Chile, y demolieron dos iglesias en China, pedimos a Dios por los cristianos que sufrieron eso, pero ¡nunca pensamos que nosotros sufriríamos esos atropellos!

Pues el viernes nos levantamos sobresaltados con el ruido de maquinaria pesada que estaba ¡destruyendo nuestra iglesia!

Detrás de un enorme despliegue de patrullas que llevaron para mantenernos a raya, vimos con desesperación e impotencia cómo destrozaban las columnas, el techo, las cruces, echaban al suelo las imágenes de la Virgen de Guadalupe y del Sagrado Corazón. 

A los más grandes pensamos que les iba a dar algo de la impresión y tristeza de ver cómo en un instante arrasaron la capilla del Señor de los Trabajos, que ellos ayudaron a levantar hace treinta años con mucho cariño y esfuerzo. Ya teníamos hasta las flores para decorarla el domingo en que íbamos a festejar el día del trabajo. 

La delegada del partido Morena en Tlalpan, Claudia Sheinbaum quiso darnos un escarmiento que porque cometimos el error de levantar una barda sin permiso. Se trataba de una cerca bajita, de piedra, para proteger el predio, para bien de todos, demoler así nuestro templo por eso no se vale, no son modos.

El lunes salió la delegada de Morena en el noticiario. Esperábamos aunque fuera que pidiera perdón por lastimarnos en lo más sagrado con esa profanación y sacrilegio, pero está visto que los políticos no acostumbran eso, nada más saben ser amables cuando quieren que votemos por ellos. 

La delegación de Tlalpan sacó un comunicado diciendo que respetan las fes de todos, bonito modo de demostrarlo.
Ahora al parecer prometieron reconstruir lo que tiraron, a ver si es cierto.

En las ruinas de nuestra capillita tuvimos nuestra Misa, muchos lloramos, y todos oramos, y nuestro párroco nos pidió que tengamos calma y que perdonemos, porque los ánimos están muy alebrestados, y sí lo vamos a hacer, porque nosotros seguimos el ejemplo de nuestro Señor Jesucristo que dijo: ‘perdónalos porque no saben lo que hacen’, y somos personas de fe, pacíficas que estamos en contra de la violencia.

Pero ojalá recapaciten los que hicieron esto, lo remedien y no lo vuelvan a hacer, porque la próxima vez quién sabe cómo reaccione la gente y qué pueda suceder.

(Carta firmada y acompañada de numerosas firmas de personas que solicitaron quedar en el anonimato para evitar represalias).
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6763Domingo, 08 de mayo de 2016, 14:00 horas
Alertan sobre falso sacerdote en el Centro Histórico
En semanas anteriores a la Visita Apostólica que el Papa Francisco hizo a nuestro país, algunos feligreses acudieron a la redacción del semanario Desde la fe para reportar la presencia de algunos defraudadores que, disfrazados de sacerdotes, se dedicaban a pedir dinero a locatarios del perímetro de la Delegación Tlalpan, para apoyar supuestamente la visita del Sumo Pontífice. 

La estrategia, que consistía en vender cirios en los establecimientos a nombre “de un obispo de la Arquidiócesis de México” –mismos que serían bendecidos por éste–, es una práctica que hasta la fecha se sigue utilizando, aunque actualmente los estafadores operan en la zona del Centro Histórico.

Los falsos sacerdotes siguen vendiendo sus llamados “cirios especiales” en 200 pesos, pero ahora bajo el argumento de que “el obispo”, que se encuentra en la Ciudad de México, pasará a bendecir todos los negocios de la zona. 

En este sentido, un empleado del Hotel Pánuco, ubicado en Enrico Martínez y Ayuntamiento, dijo que esta semana se presentó en las instalaciones un hombre que aseguró que el 27 de abril, en punto de las 15:00 horas, se cerraría la calle durante 20 minutos, pues “el obispo” pasaría a bendecir todos los establecimientos, para lo que se requería que compraran un cirio y dieran una cooperación extra para ayudar al obispo y realizar un convivio en la Rectoría de Nuestra Señora de Guadalupe Reina de la Paz.

Los empleados del hotel rechazaron darle dinero, y optaron por presentarse directamente en el templo para dejar ahí su cooperación, donde la encargada de la oficina, Carolina Ángeles, tuvo a bien desengañarlos. 

“Antes de que viniera la gente del hotel, el supuesto sacerdote vino y entró. Portaba un traje negro para hacerse pasar por padre. Se metió, se persignó y abandonó al instante las instalaciones; su objetivo era seguramente que las personas del hotel lo vieran moverse por aquí”.

Por este motivo, desde el semanario Desde la fe se emite una alerta para que los dueños de los negocios, ya sea del Centro Histórico o de cualquier punto de la Ciudad, no caigan en estas trampas, que, debido al modus operandi, ya de manera tan prolongada, probablemente esté resultando un buen negocio para los estafadores.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6764Domingo, 08 de mayo de 2016, 14:00 horas
El trabajo: ¿bendición o castigo?
Si te ganaras el premio gordo de la Lotería, ¿qué sería lo primero que harías?, ¿renunciar a tu trabajo para vivir en permanente vacación?

A esta pregunta mucha gente responde que sí, sin pensarlo dos veces, porque desgraciadamente tiene un trabajo que detesta, pues hace algo para lo que no tiene facilidad, o no le reconocen su esfuerzo, o la maltratan, o no le pagan lo justo. 

Por el pecado del hombre, el trabajo se ha convertido, en demasiados casos, en fuente de terrible explotación e injusticias, y quienes lo padecen así, lógicamente viven agobiados, anhelando poder tener aunque sea unos días de asueto, y desde luego alcanzar lo más pronto posible, si acaso fuera posible, la añorada y siempre insuficiente jubilación.

Pero el ser humano no fue creado para quedarse de brazos cruzados, para lo que en italiano llaman: ‘il dolce far niente’ (el dulce no hacer nada). Lo comprobamos cuando logramos tomar vacaciones: el primer día quizá nos tumbamos ante un bello paisaje y no hacemos nada, pero al día siguiente empezamos a aburrirnos e inquietarnos y no tardamos en ponernos a discurrir qué podemos hacer.

Es que tenemos la tendencia natural de obrar, de trabajar.

En el libro del Génesis se narra poéticamente que Dios creó el universo en seis días, es decir, que trabajó (ver Gen 1-2,3); que creó al ser humano “a Su imagen y semejanza” (Gen 1,27), y que lo primero que le encomendó fue trabajar: lo puso en el jardín del Edén y le pidió: “labrarlo y cuidarlo” (Gen Gen 2,15). Así que antes de que entrara el pecado en el mundo, cuando el hombre gozaba feliz del paraíso, ¡ya existía el trabajo! Queda claro que Dios lo pensó como bendición.

Y cuando Adán y Eva pecaron, y Dios le dijo a él que en adelante obtendría con esfuerzo los frutos de la tierra, y comería su pan con el sudor de su frente (ver Gen 3, 19), no le estaba imponiendo el trabajo como castigo. Castigo hubiera sido prohibirle seguir trabajando, mandarlo a pararse en un rincón y quedarse allí, ocioso para siempre. El castigo consistió en que de ahí en adelante Adán no tendría todo tan fácil, tan a su alcance, sino que debería esforzarse, y mucho, por obtenerlo.

Y como todos los correctivos que aplica Dios, fue para bien del propio corregido, pues lo desafió a ingeniárselas para desarrollar al máximo sus capacidades. Queda claro que en la Biblia el trabajo no es calamidad sino oportunidad. 

Jesús dijo: “Mi Padre trabaja y Yo también trabajo” (Jn 5,17), y no sólo Su Padre en el cielo, también Su padre en la tierra. Si el trabajo fuera castigo, Dios hubiera librado a José de trabajar, pero no lo hizo, ni a éste se le ocurrió pedírselo. Sin duda se sintió privilegiado de seguir trabajando y enseñó a Jesús a trabajar, y por eso muchos los conocían como el “carpintero” (Mc 6,3) y el “hijo del carpintero” (Mt 13, 55), y por eso en este domingo 1° de mayo, la Iglesia lo celebra como san José obrero.

Encomendémonos a su intercesión, para que a nadie le falte trabajo, y todo trabajo sea, conforme al plan original del Creador, para gloria Suya, bien del trabajador y edificación del Reino de Dios.

Dice el Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica: “Para el hombre, el trabajo es un deber y un derecho, mediante el cual colabora con Dios Creador. En efecto, trabajando con empeño y competencia, la persona actualiza las capacidades inscritas en su naturaleza, exalta los dones del Creador y los talentos recibidos; procura su sustento y el de su familia y sirve a la comunidad humana. Por otra parte, con la gracia de Dios, el trabajo puede ser un medio de santificación y de colaboración con Cristo, para la salvación de los demás.” (CCEC #513).
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6750Domingo, 01 de mayo de 2016, 14:00 horas
Cielo y Tierra: Oración a san José, obrero
Querido San José, obrero,
santo patrono de los trabajadores:

Tú que conoces el valor del trabajo,
que con tu esfuerzo conseguías
el sustento cotidiano para Jesús y María
ruega por nosotros.

Que a nadie le falte la bendición
de un trabajo digno donde ejercer
los dones y talentos que Dios le dio
para gloria Suya, bien de muchos
y su propia santificación.

Que quien trabaja no se proponga 
como solo objetivo su propio beneficio
y mucho menos perjudicar
a quienes considera enemigos.

Que el trabajo nunca sea 
ni explotador ni esclavizante, 
ni se busque obtener ilícitas ganancias
a costa del sufrimiento de la gente.

Que nadie se conforme
con realizar su trabajo de manera mediocre, 
sino con la conciencia de trabajar para el Señor
y así esforzarse en dar lo mejor.

Que quien trabaja logre captar
que ha de laborar para su santificación,
y que aun el tedio de la rutina y el cansancio, 
ofrecidos al Señor y vividos con amor,
son medios para alcanzar la salvación.

San José obrero, ruega a Dios, con María, 
por todos los trabajadores,
para que como tú, realicen día a día su labor
con rectitud, pasión, perseverancia y alegría, 
y en todo busquen cumplir la voluntad del Señor. Amén.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6751Domingo, 01 de mayo de 2016, 14:00 horas
México podría tener un santo exorcista
El P. Juan Manuel Martín del Campo, sacerdote mexicano dedicado a practicar exorcismos en la Arquidiócesis de Xalapa, dio un paso importante hacia los altares gracias a la aprobación del Papa Francisco, quien tras evaluar sus virtudes heroicas, le otorgó el título de Venerable, lo que reafirma que el sacerdote vivió y murió con fama de santidad. 

El P. Rafael González, responsable de las Causas de los Santos en la Arquidiócesis de Xalapa, explicó a Desde la fe que ya se trabaja en la recopilación de los argumentos para cumplir con los requisitos de la fase romana del proceso. 
Desde septiembre pasado han estado muy atentos a la normatividad que debe seguirse con la Congregación Pontificia para la Causa de los Santos: “Estamos muy contentos porque se analizó la positio de la causa del P. Martín del Campo, y fue aprobada por unanimidad, con lo que se acepta que el sacerdote vivió y murió con fama de santidad. Eso es un gran avance porque el proceso de beatificación ha superado una etapa más”.

Y es que –explica el P. González– una vez reconocido como Venerable, resta un paso más, que es el milagro atribuible a su intercesión, para ser reconocido como beato de la Iglesia Católica. 

En este sentido, el Postulador explicó que hay muchos casos que se presentan como hechos prodigiosos, pero la Iglesia Católica tiene que ser muy cuidadosa para documentar cada uno, ya que hay que despejar todo tipo de incógnitas. “Se requiere confirmar la presencia de un milagro, una curación inexplicable o hecho prodigioso, que ofrezca, mediante la obra de Dios, la certeza al Santo Padre para que lo eleve al honor de los altares como beato”.

Consideró que esto sería una verdadera gracia de Dios, porque el P. Juan Manuel fue un sacerdote muy conocido en Xalapa en virtud de su santidad, y cada vez aumenta más la devoción de los feligreses al llamado “sacerdote exorcista”.  

Refirió que ya hay un presunto milagro en Xalapa, pero falta la opinión de los médicos. Si éstos lo consideraran como milagro, tomaría de dos a tres años concluir el proceso de beatificación.

El P. Juan Manuel Martín del Campo murió en 1996, e inmediatamente los fieles empezaron a dirigirle cartas al entonces arzobispo de Xalapa, Mons. Sergio Obeso Rivera, a quien le pedían que iniciara el proceso de canonización. “Al principio, Mons. Obeso se negó prudentemente, haciéndoles saber que había que esperar cinco años después del deceso. Con la llegada de Mons. Hipólito Reyes a la Arquidiócesis, se ordenó abrir el proceso informativo del P. Martín del Campo, y así inició la indagatoria a través de un proceso formal”.

Cabe señalar que un beato es un ser humano que ha sido beatificado por la Iglesia Católica por haber llevado una vida cristianamente ejemplar, digna de ser recordada, y que recibe culto público en determinados actos o lugares. 

¿Quién fue el P. Juan Manuel Martín?

El P. Juan Manuel Martín del Campo nació en Lagos de Moreno, Jalisco, el 14 de diciembre de 1917. Murió en Xalapa el 13 de agosto de 1996. Fue párroco de la Iglesia de San Jerónimo durante 10 años, y fundador del Colegio México en Coatepec.

Juan Manuel Martín del Campo estudió en el Seminario de Veracruz en la década de los 30, cuando esta institución se hallaba en la clandestinidad debido a la persecución religiosa que estaba al mando del gobernador de Veracruz, Adalberto Tejeda.

En medio de la persecución en el seminario, el Santo Obispo Guízar y Valencia lo nombró coordinador del grupo de alumnos que compraba los víveres para los estudiantes de la institución, cuya existencia estaba prohibida por las leyes de ese entonces en México.

Solía pasar sus vacaciones en el seminario y ayudaba a San Rafael Guízar y Valencia a recorrer las periferias de la ciudad para dar comida a los pobres, visitar a los enfermos y para colaborar con él en la celebración de la Misa.

El 16 de julio de 1939 recibió el ministerio del acolitado de manos del Obispo sucesor de San Rafael, Mons. Manuel Pío López Estrada, y fue ordenado sacerdote el 21 de diciembre de 1940.
Fue exorcista de la diócesis de Xalapa entre 1987 y 1995.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6752Domingo, 01 de mayo de 2016, 14:00 horas
Fui abusada sexualmente; romper el silencio me ayudó a vivir

El pasado 22 de abril, en el Auditorio de la Rectoría de la Universidad Anáhuac del Sur, se llevó a cabo el foro “El abuso sexual en nuestro entorno escolar, social y eclesiástico”, en el que se pudo escuchar el testimonio de Ana, una de las tantas víctimas de abuso sexual que, por miedo, han decidido guardar silencio por largo tiempo.

Ana describió al pleno la escena de una niña jugando, a quien de pronto alguien sujeta por detrás; ella puede gritar pero no lo hace; es maltratada por quien la somete, siente un mareo, falta de fuerza, y de pronto, desfallece. Lo demás ocurre en el closet de un cuarto de su propia casa. Se trata de ella misma, quien ha sido abusada por sus tíos, unos gemelos de 10 años.

Ana explica que cuando ocurrió aquel lamentable suceso, aún no estaba siquiera en edad preescolar, y que el hecho de que dos personas de diez años abusaran de alguien de tres, era señal de que algo estaba ocurriendo al interior de la familia, una cadena de abusos, que, sin embargo, era difícil afirmar que existiera. “Fui la primera en comentarlo a la familia y, en consecuencia, hoy soy la oveja negra”. 

Señala que había crecido al lado de sus abuelos, en un ambiente de “matriarcado machista”, en el que la abuela pugnaba por la obediencia total a la figura masculina, mientras que ella había sido criada por una madre soltera. En el hogar de los abuelos vivían todos, incluyendo los gemelos, hermanos de su mamá, quienes al abusar de ella sexualmente la convirtieron en una niña introvertida y miedosa, que sólo quería estar al lado de su mamá o de su abuela.

Ana cuenta que su vida escolar, por encima de ser una buena alumna, siempre estuvo cargada de miedo; hubo periodos en que ya no quería ir a la escuela por el temor que le producía estar separada de su madre o de su abuela.

Comenta que cuando su madre empezó a sospechar que algo raro estaba ocurriendo, la tomó por los hombros y le preguntó con mirada de enojo: “¿te hacen algo tus tíos?”. Ella tuvo que mentir, ya que el gesto de irritación de su madre la hizo sentir que esa furia por ella; en ese tiempo los abusos ya eran constantes y eso la avergonzaba.

Explica que los abusos sexuales contra ella pararon momentáneamente cuando tenía 12 años, ya que era regordeta y sus tíos tenían novia; pero lo que no pararon fueron los ataques verbales, que se volvieron en lo cotidiano, frases como “¡eres tonta!”, “¡eres fea!”, “¡no vas a llegar a ningún lado!”, sumadas a las de la abuela “¡te tienes que casar!” “¡tienes que obedecer al esposo!”. En ese periodo creyó que los abusos ya habían terminado, pero la situación volvió cuando ella cumplió diecisiete años. 

Cuenta que esta vez su reacción fue diferente; pensó quitarse la vida, pero en el fondo una pequeña parte de ella quería vivir; entonces decidió poner un alto total y denunciar, con lo que dio inicio otra etapa en el entorno familiar, con chantajes por parte de la abuela, lo que la llevó a buscar apoyo en la comunidad eclesial donde participaba. 

Al tiempo, conoció a Rodrigo, quien, de mejor amigo, pasó a ser su esposo y un gran apoyo, gracias a lo cual ella poco a poco ha ido superado las secuelas que en su vida dejó el hecho de sufrir abuso sexual. Hoy, asegura que la clave de todo fue haber roto el silencio.

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6754Domingo, 01 de mayo de 2016, 14:00 horas
Van mil y todos para ti

El semanario Desde la fe ha llegado a su edición número 1000. Lo que inició en 1997  como un proyecto evangelizador del Card. Norberto Rivera Carrera, actualmente se ha convertido en uno de los periódicos católicos más importantes del país, y el de mayor tiraje en el continente americano, con 655 mil ejemplares cada domingo.


En colaboración con el empresario de los medios de comunicación Don Mario Vázquez Raña (E.P.D.), el Card. Norberto Rivera –recién llegado a la Arquidiócesis de México–, pensó en un órgano de formación católica que llegara a todos los rincones del país, encartado en los diarios de circulación de la Organización Editorial Mexicana: La Prensa, El Sol de México y el Esto.


Un cambio importante en la dirección del semanario ocurrió en el año 2003, cuando el Card. Norberto Rivera Carrera nombró al P. Hugo Valdemar Romero como director de la Oficina de Comunicación Social del Arzobispado de México, y Presidente del Consejo Editorial del semanario Desde la fe.


A partir de entonces se comenzó a estructurar una planilla de colaboradores, especialistas en diferentes áreas. Actualmente ésta se conforma de aproximadamente 30 personas, de las cuales la mitad son sacerdotes, seis de ellos con doctorado, y el resto laicos profesionales en el ámbito de la comunicación.


En los más variados medios y ambientes, incluso no católicos, Desde la fe es leído con atención e interés. El Consejo Editorial se ha preocupado porque la temática sea de actualidad, sin perder la sencillez y claridad que nuestros lectores demandan, por lo que resulta común que semana a semana los textos sean reproducidos en los principales portales católicos del orbe, así como en las redes sociales.


Cabe mencionar que Desde la fe ha emprendido fuertes batallas contra acciones que atentan contra la dignidad del ser humano y contra la Iglesia de Jesucristo. En abril del 2007, el semanario destacó por su firme defensa de la vida, cuando en la Ciudad de México se legalizó el aborto en las primeras semanas de gestación; lo mismo ocurrió con el tema de la unión de parejas homosexuales y la adopción de menores por parte de éstas, lo que incluso trajo consigo una serie de demandas legales a las que este semanario hizo frente.


La respuesta del semanario Desde la fe también ha sido oportuna ante los ataques a la Iglesia: frente a la película del Código Da Vinci, se imprimieron un millón de ejemplares con argumentos que echaban por tierra las mentiras de la cinta, mientras que grupos de jóvenes se apostaron fuera de los cines para repartirlos entre los espectadores. También se dio una respuesta acertada a las falsedades publicadas por una revista que buscaba hacer escándalo con el supuesto hallazgo de la tumba de Jesucristo y el Evangelio de Judas, entre otros.


Los ataques al Arzobispo de México no han faltado en estos años. El semanario Desde la fe ha salido a su defensa, aclarando las calumnias de los agresores y convirtiéndose en un contrapeso de algunos líderes de opinión que encuentran en el escándalo su modo de vida.


También ha sido la voz de muchos obispos cuyas diócesis carecen de un medio oficial de comunicación para informar o aclarar ciertas situaciones. Por ejemplo, el caso de Villa de las Niñas, donde el Obispo de Chalco ocupó nuestro medio para frenar el linchamiento mediático al que estaba expuesto, así como los pastores de algunas diócesis donde sus comunidades sufren la violencia del narcotráfico o constantes desastres naturales.


Las editoriales del semanario también son una referencia obligada en la opinión pública. Lo que inspira este espacio es el deber profético de la Iglesia, así como la obligación ética de denunciar lo que está mal en la sociedad. Los artículos editoriales, que expresan la voz del periódico, han transcendido fronteras, generando incluso debates a nivel internacional.


Desde la fe ha llegado a 1000 ediciones, por lo que aprovechamos esta oportunidad para dar gracias a Dios, que ha inspirado y sostenido nuestro quehacer periodístico; al Sr. Cardenal Norberto Rivera, que lo concretó en este semanario; a la familia Vázquez Raña que alienta su difusión; a nuestro equipo de colaboradores, que aseguran que los contenidos sean de calidad y lleguen con oportunidad; y a ustedes, queridos lectores, que semana a semana leen Desde la fe en sus comunidades parroquiales y hogares.


Ratificamos nuestro compromiso de continuar al servicio de la Iglesia, ofreciéndoles un semanario católico confiable, que les forme e informe con claridad, valor y verdad.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6741Domingo, 24 de abril de 2016, 14:00 horas
Cielo y Tierra: Mil esfuerzos
Nos topamos en los pasillos del centro de convenciones, ya tarde en la noche, y nos reconocimos: todos hacíamos lo mismo: deambular de aquí para allá, mientras sosteníamos nuestra lap top en lo alto.

¿Quiénes éramos y qué estábamos haciendo? ¿un nuevo deporte o ejercicio?, ¿una exótica danza ritual?, ¿una extraña rutina para combatir el insomnio?

Nada de eso.

Simplemente éramos colaboradores de semanarios católicos, que debíamos entregar nuestro artículo antes del temible cierre de la edición, y como en la habitación no había señal de internet, habíamos salido a tratar de ‘pescar’ una.

Estábamos participando en un encuentro de comunicadores católicos, y a diferencia de la mayoría de los asistentes, que hacía horas se habían ido a dormir, nosotros continuábamos despiertos, pensando qué escribir o escribiendo, y buscando luego el modo de mandar lo escrito. 

En eso logramos captar una señal e hicimos ‘bolita’, unos sentados en el suelo, otros en cuclillas o de pie, todos tecleando velozmente, y poco a poco, conforme cada uno fue enviando su texto, nos pudimos relajar y nos pusimos a platicar.

Descubrimos que aunque todos escribíamos para distintos semanarios, vivíamos algo similar cada semana: un proceso que nos retaba, exprimía y agotaba, pero que ¡no lo cambiábamos por nada!

Comentamos que a veces pasábamos horas o días pensando qué tema podría ser de interés para ayudar a nuestros lectores en su vida de fe. La mayoría admitió que solía desvelarse para escribir, ya que es de noche, cuando mejor se puede trabajar en silencio y es raro que alguien llegue a interrumpir. Nos consoló comprobar que tampoco a los demás les salían los artículos a la primera, que a veces se sabe el tema, pero no cómo abordarlo, y hay que pensarlo y repensarlo. Y coincidimos en que cuando al fin terminamos y damos el ansiado ‘clic’ a ‘enviar’, sentimos el cerebro exprimido y el cuerpo cansado, pero se trata de un cansancio feliz por la satisfacción de un trabajo bien cumplido.

Alguien compartió que percibía la pantalla de la computadora como si fuera una ventana, por la que lanzaba una paloma mensajera, con el texto recién escrito atado a la patita. No sabía a quién llegaría, quién lo leería o con qué fruto, y sólo le quedaba pedir a Dios que esas palabras llegaran a quienes mejor las aprovecharan.

Reconocimos que nuestra labor consiste en sembrar, no en cosechar; que no conocemos a nuestros lectores, pero los amamos y queremos darles lo mejor para iluminar su fe, fortalecer su esperanza y alentar su caridad. 

Terminada aquella tertulia nocturna, cada quien se fue a su habitación, feliz de haber revalorado su vocación, y de haber conocido colegas que se volvieron amigos.

Recordé aquella inesperada charla nocturna, ahora que ‘Desde la Fe’ cumple mil ediciones, es decir, lleva mil veces publicándose cada semana, y por lo tanto mil veces le ha sucedido lo que suele suceder en torno a una publicación como ésta: su cuidadosa planeación, elaboración e ilustración; la coordinación de todos los colaboradores, la presión del cierre de edición y de distribuirlo bien y a tiempo, y luego, casi casi sin transición, el empezar de nuevo todo este proceso. 

¡Sólo Dios sabe los esfuerzos y desvelos que conlleva esta labor, que sólo puede llevarse a cabo con ayuda de Su gracia, y con mucho amor! 

Damos gracias a Dios y a quienes han contribuido para que ‘Desde la Fe’ lograra llegar este millar. ¡Enhorabuena y oremos para que alcance miles más!

]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6742Domingo, 24 de abril de 2016, 14:00 horas
Cervantes, ese católico desconocido
El 7 de octubre de 1571, un soldado español, Miguel de Cervantes Saavedra, enfermo y con mucha fiebre, salió de la parte baja de la galera para combatir a la flota turca que parecía invencible. Años después, el autor de Don Quijote de la Mancha, explicaba “que más quería morir, peleando por Dios y por su rey”, que haber recibido atenciones por haber estado enfermo el día en que se libró la Batalla de Lepanto, donde se desalentó al avance islámico sobre Europa, aunque ese día resultó herido del brazo izquierdo. 

El “Manco de Lepanto”, como también se le conoce a Miguel de Cervantes, estuvo cerca de una copia de la imagen de la Virgen de Guadalupe, que era el estandarte de la nave capitana que comandaba Andrea Doria, y que ahora se conserva en la iglesia de La Madonna di Guadalupe, en Santo Stefano d´Aveto, en Italia.

No está demás decir que, luego del triunfo de la flota cristiana, el Papa Pío V instituyó la fiesta de la Virgen de las Victorias, después conocida como la fiesta de la Virgen del Rosario, y a la letanía de Nuestra Señora añadió la frase “Auxilio de los cristianos”.

Cervantes Saavedra fue un devoto de la Virgen María, y la mejor prueba está en su propia obra, en la que tiene frases como: “Espero en Dios y en su bendita Madre, flor y espejo de los caballeros”, además de que a él se le atribuye un auto sacramental dedicado a la Soberana Virgen de Guadalupe, refiriéndose a la escultura que se venera en España.

Cervantes nació en Alcalá de Henares el 29 de septiembre de 1547, donde fue bautizado el 9 de octubre en la parroquia de Santa María la Mayor. Aunque poco se sabe de sus primeros años de vida, se cree que pudo haber estudiado con jesuitas, pues en su obra El Coloquio de los perros, hace una descripción precisa del sistema pedagógico de la Compañía de Jesús.

Fue hecho prisionero por los moros, y pasó varios años en cautiverio en Argel. Fue rescatado por los padres Trinitarios, entre ellos fray Antonio de la Bella y fray Juan Gil, quienes pagaron por su rescate. Desde entonces, su relación con estos religiosos fue tan estrecha que pidió ser sepultado en la Iglesia del Convento de las Trinitarias Descalzas de Madrid, donde falleció el 23 de abril, hace exactamente 400 años.

En la obra de Cervantes hay frases en las que, a través de sus personajes, denota su fe cristiana, como ésta de la segunda parte del Quijote: “…oigo Misa cada día, reparto mis bienes con los pobres, sin hacer alarde de las buenas obras, por no dar entrada en mi corazón a la hipocresía y vanagloria, enemigos que blandamente se apoderan del corazón más recatado. Procuro poner en paz lo que sé que están desavenidos; soy devoto de Nuestra Señora y confío siempre en la misericordia infinita de Dios Nuestro Señor.”

Por una caprichosa coincidencia, el mismo día que falleció Miguel de Cervantes también murió William Shakespeare, el máximo exponente de la lengua inglesa, y quien también fue católico, bautizado en Stratford-upon-Avon, Warwickshire, el 26 de abril de 1564.

A Shakespeare le tocaron vivir los duros años de expansión protestante en Reino Unido, durante los gobiernos de Isabel I de Inglaterra y Jacobo I, pero él se mantuvo firme en sus principios religiosos y formó parte de los opositores al anglicanismo.

En obras como Hamlet y Romeo y Julieta, el autor hace profundas reflexiones sobre los principios morales y religiosos de la Iglesia Católica, y en varios párrafos habla de la sacralidad del sacramento del Matrimonio, cuya violación fue la causa de la ruptura entre Enrique VIII y la Iglesia de Roma.

La enseñanza que deja la lectura de sus piezas teatrales arroja el conocimiento de varias virtudes, al plantear en sus tragedias las consecuencias del pecado y de las faltas que se cometen a los principios morales. En efecto: los celos desbordados de Otelo, la ambición de Macbeth; la enemistad de las familias en Romeo y Julieta; las intrigas en El Rey Lear, etc., son pasiones que conducen al hombre al pecado, y finalmente a la tragedia.
]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6743Domingo, 24 de abril de 2016, 14:00 horas
Cielo y Tierra: 10 cosas que debes saber sobre la Exhortación Apostólica post sinodal ‘Amoris Laetitia’ del Papa Francisco

1. ¿Qué es una Exhortación Apostólica post sinodal?

Es un documento en el que el Papa presenta los temas que él, y obispos, sacerdotes y laicos reflexionaron en una reunión especial que se conoce con el nombre de sínodo.

Se le llama ‘Exhortación’, porque exhorta, es decir, anima, invita a atender lo que propone. Se llama ‘Apostólica’ porque contiene los planteamientos de los obispos, sucesores de los apóstoles, y la firma el Papa Francisco, sucesor en línea ininterrumpida, del Apóstol san Pedro, el primer Papa. Se llama ‘post sinodal’ porque se publica después del sínodo. En este caso, se trata del documento publicado posteriormente al Sínodo de la Familia, que concluyó en octubre de 2015.


2. ¿Cómo se llama la Exhortación Apostólica que se acaba de publicar?

Se llama “Amoris Laetitia” (se pronuncia: amóris letítzia), ‘sobre el amor en la familia’.


3. ¿Por qué se llama así?

Los documentos vaticanos suelen estar escritos en latín y recibir su nombre de las palabras con las que inician. La Exhortación Apostólica post sinodal sobre la Familia, inicia refiriéndose a ‘la alegría del amor’, en latín: ‘amoris laetitia’.


4.  ¿A quién va dirigida?

A los obispos, presbíteros y diáconos; a las personas consagradas; a los esposos cristianos, y a todos los fieles laicos.


5. ¿De qué trata?

El propio Papa Francisco lo explica en el #6: Partiendo de lo que dice la Palabra de Dios, considera la situación actual de las familias. Recuerda algunas enseñanzas de la Iglesia sobre el Matrimonio y la familia. Dedica los capítulos centrales al tema del amor. Propone algunos caminos que nos orienten a construir hogares sólidos y fecundos según el plan de Dios. Dedica un capítulo a la educación de los hijos. Hace una invitación a la misericordia y al discernimiento ante situaciones que no responden plenamente a lo que el Señor nos propone. Propone algunas líneas de espiritualidad familiar, y termina con una bella oración a la Sagrada Familia.


6. ¿Por qué eligió el Papa este tema?

La familia es un tema muy cercano al corazón del Papa Francisco, porque la familia, que es la base de la sociedad y de la Iglesia, está sometida a muchos ataques, dificultades y tentaciones y es de vital importancia fortalecerla y ayudarla a recuperar su sentido de iglesia doméstica. Dice el Papa: “el bien de la familia es decisivo para el futuro del mundo y de la Iglesia” (AL #31).


7.  ¿Cómo está estructurada esta Exhortación apostólica post sinodal?

Está dividida en nueve capítulos: 1. A la luz de la Palabra. 2. Realidad y desafíos de las familias. 3. La mirada puesta en Jesús: vocación de la familia. 4. El amor en el Matrimonio. 5. Amor que se vuelve fecundo. 6. Algunas perspectivas pastorales. 7. Fortalecer la educación de los hijos. 8. Acompañar, discernir e integrar la fragilidad. 9. Espiritualidad matrimonial y familiar.


8. ¿Contiene cambios doctrinales con relación a temas delicados?

No. Eso se especuló en algunos medios de comunicación y redes sociales, pero el Papa no pretende cambiar lo que siempre ha enseñado la Iglesia, es fiel y respetuoso de su doctrina. La novedad, si pudiera llamarse así, es que se hace especial énfasis en la misericordia, no sólo porque el documento se publica en el Año Santo del Jubileo Extraordinario de la Misericordia, sino porque es un tema siempre presente en el corazón del Papa.


9. ¿Cómo debemos responder a esta Exhortación?

Desde luego, lo primero es leerla. Como católicos no podemos conformarnos con enterarnos de la publicación de un documento vaticano o leer sólo un resumen, lo que otros ‘dicen que dice’, (y menos aún si el resumen viene de medios de comunicación no católicos, porque suelen tergiversar las cosas). Hay que leer el documento de primera mano. Organizarse para hacerlo en familia, o en grupos parroquiales, irlo reflexionando y comentando, y responder a lo que plantea.


10. ¿Dónde podemos conseguir esta Exhortación apostólica post sinodal?

Puedes adquirirla en librerías religiosas. También está disponible en internet, para imprimirla o leerla en pantalla. En la página oficial del Vaticano (www.vatican.va), en la de Aciprensa (www.aciprensa.com), o en este link: bit.ly/1SiMsau


]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6730Domingo, 17 de abril de 2016, 14:00 horas
Divorciados vueltos a casar, ¿ya pueden comulgar?

Testimonio de una pareja

Humberto y Claudia, una pareja en la que ella había estado casada por la Iglesia anteriormente, y que actualmente tienen ya dieciséis años juntos, casados por lo civil, hablaron al Papa en su visita a México. Ellos son una familia “donde el centro es Dios” e indudablemente sufren por no poderse acercar a la Comunión Eucarística; sin embargo, su testimonio es claro y preciso: “No podemos acceder a la Eucaristía, pero podemos comulgar a través del hermano necesitado, del hermano enfermo, del hermano privado de su libertad”. Ellos pertenecen a un grupo católico en Monterrey, y realizan labor social en una cárcel, se sienten integrados a la Iglesia en la que han sido aceptados con amor y no como católicos de segunda.


No pidieron al Papa que dejara comulgar a las parejas que viven en su situación, aceptan su realidad y se han integrado a su comunidad porque ellos y sus hijos necesitan de la Iglesia que Jesús nos dejó como medio de salvación para todos, la Iglesia a la que Dios mismo nos añade.

La exhortación post sinodal

En el 2015 se llevó a cabo un Sínodo sobre la Familia en el que los obispos y los expertos de la Iglesia pudieron reflexionar sobre la situación de la familia en este tiempo. En torno a esa reunión, se presentaron muchas expectativas nacidas del dolor de muchos católicos que se sentían hechos a un lado de la marcha de la Iglesia, y que buscaban un consuelo a su situación. Estas expectativas fueron presentadas incluso por algunos obispos y sacerdotes preocupados por la integración plena de algunos sectores, a la Iglesia. El Sínodo manifestó su comprensión y, al mismo tiempo, reafirmó la Doctrina Católica sobre estos aspectos de la familia.


Le toca al Papa presentar los resultados del Sínodo y lo ha hecho a través de un documento, la Exhortación Apostólica Post-Sinodal Amoris Laetitia, publicada el 8 de abril pasado, y dirigida a los ministros ordenados, a las personas consagradas y, de una forma especial, a los esposos cristianos y a los laicos en general.


El Papa expresa los resultados sinodales de una forma clara y precisa, pero deja la puerta abierta a futuras reflexiones e interpretaciones: “quiero reafirmar que no todas las discusiones doctrinales, morales o pastorales deben ser resueltas con intervenciones magisteriales. Naturalmente, en la Iglesia es necesaria una unidad de doctrina y de praxis, pero ello no impide que subsistan diferentes maneras de interpretar algunos aspectos de la doctrina o algunas consecuencias que se derivan de ella”. (A L 3)

Sobre los bautizados divorciados en nueva unión

Reitera lo que la Iglesia siempre ha enseñado, que son parte de la Iglesia, que no están excomulgados, que no deben ser tratados como tales porque siempre integran la comunión eclesial (A L 243)

Expone que su situación exige un atento discernimiento y un acompañamiento respetuoso, y que se evite la discriminación. Las parejas en nueva unión deben ser promovidas a participar en la vida de la comunidad.

Recuerda que los padres sinodales insistieron en hacer más ágiles y menos onerosos los procedimientos para el reconocimiento de los casos de nulidad. El Papa ya legisló sobre las nuevas normas para los tribunales que tratan estos casos (A L 244).


Pide que integremos a todos y que se debe ayudar a cada uno a encontrar su propia manera de participar en la comunidad eclesial.

“Nadie puede ser condenado para siempre, porque esa no es la lógica del Evangelio” (A L 297).

“Respecto a un enfoque pastoral dirigido a las personas que han contraído matrimonio civil, que son divorciados y vueltos a casar, o que simplemente conviven, compete a la Iglesia revelarles la divina pedagogía de la gracia en sus vidas y ayudarles a alcanzar la plenitud del designio que Dios tiene para ellos, siempre posible con la fuerza del Espíritu Santo.” (A L 297)


El Papa manifiesta una gran comprensión para las situaciones de cada divorciado en nueva unión, y pide que a cada uno se le ayude en su integración a la comunidad y a la misericordia de Dios.

Pero también pide que “Debe quedar claro que este no es el ideal que el Evangelio propone para el matrimonio y la familia.” (A L 298)

¿Pueden comulgar los divorciados en nueva unión?

Los divorciados vueltos a casar, después de la publicación del Papa, no pueden comulgar en automático, como muchos medios de comunicación superficialmente han hecho creer a la opinión pública. El Papa más bien propone un camino serio de discernimiento por parte de las parejas, y la ayuda de los pastores para analizar caso por caso, y ver si es posible la reintegración a la vida sacramental, no sin antes hacer también un camino penitencial. El Papa Francisco no se ha movido un ápice de la doctrina católica de todos los tiempos, más bien ha abierto la puerta de la misericordia y la comprensión para las parejas que han vivido este drama, pero se debe hacer con gran seriedad y responsabilidad.


]]>
http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?z=38&a=6731Domingo, 17 de abril de 2016, 14:00 horas
Fuimos cuestionados dura e injustamente por el caso “Sharon”: Movimiento Scout en México